Velocidad salta radar

Contenidos

¿A qué velocidad salta el radar? Consejos para evitar multas

¿A qué velocidad salta el radar? Consejos para evitar multas

Los distintos tipos de radar ubicados en las carreteras de nuestro país tienen diferentes parámetros para detectar el exceso de velocidad. Descubre a qué velocidad saltan y sigue estos consejos para evitar la correspondiente multa.

Es uno de lo grandes interrogantes para la mayoría de españoles, ¿a qué velocidad detectan los radares el exceso de velocidad? Pues bien, esta detección va a depender de multitud de factores tales como el tipo de radar, la velocidad máxima permitida, o bien por la precisión del radar en sí. El objetivo es establecer el mayor margen de error posible para evitar una avalancha de recursos a las posibles multas que puedan llegar. Te ponemos al día sobre las velocidades a la que los distintos radares saltan.

Tipos de radares

Con el paso del tiempo, la DGT ha ido actualizando la base de radares en las carreteras españolas, contando también con los radares específicos de los que hacen uso la policía o la Guardia Civil. Nos encontramos pues con varios tipos:

Radares fijo: están colocados en arquetas, carteles de información o postes. Para velocidades de hasta 100 km/h, estos radares cuentan con 5 km/h de margen. Para más de 100 km/h, los radares se calibran con un 5% de margen.

Radares móvil: están colocados en coches de policía o de la Guardia Civil —pueden ser vehículos oficiales o camuflados—. Para velocidades que no sobrepasen los 100 km/h, hay 7 km/h de margen. Para más de 100 km/h, se aplica el 7% de margen.

Radares de tramo: son aquellos que calculan la velocidad media de un tramo de la carretera gracias a la obtención de imágenes al principio y al final del mismo. Para velocidades de hasta 100 km/h, 10 km/h de margen. Para velocidades superiores a 100 km/h, 10% de margen.

Helicóptero Pegasus: pueden captar imágenes a 300 metros de altura y a 1.000 metros de distancia. No solo detectan los excesos de velocidad, también están preparados para detectar otras infracciones como no hacer uso del cinturón de seguridad. Para velocidades de hasta 100 km/h, 10 km/h de margen. Para más de 100 km/h, 10% de margen. La DGT cuenta con 7 unidades. El Pegasus hace gala de un radar aéreo, de origen militar y fabricado por la empresa canadiense Wescam. En concreto, está compuesto por dos cámaras que trabajan a la vez: la primera es panorámica y se encarga de seguir el movimiento de un vehículo y determinar su velocidad; mientras que la segunda, que cuenta con un teleobjetivo de largo alcance, sirve para visualizar la matrícula del mismo.

Velocidades máximas permitidas

La teoría está muy bien, pero nada mejor que la práctica para evitar la consiguiente sanción administrativa. No sin antes recalcar que el mejor consejo que te podemos dar es que no excedas, bajo ningún concepto, el limite de velocidad establecido en la vía. No solo evitarás la multa, también circularás de forma más segura.

Otro consejo verdaderamente útil es conocer la base de radares, así como la velocidad máxima permitida de la vía. Para ello, lo más recomendable es consultar nuestro buscador de radares, donde encontrarás la ubicación de los mismos, la velocidad a la que saltan y el sentido en el que están colocados. No solo están recogidos los fijos; también los móviles, de tramo, incluso de cinturón o de semáforo.

En el caso de los radares móviles, la DGT estipula que, a velocidades inferiores a 100 km/h, el radar no saltará hasta que dicha velocidad no se exceda en 7 km/h. Es decir, si se circula a 70 km/h, hasta los 78 km/h no saltará el radar. Si hablamos de un radar fijo, y siempre que no superemos los 100 km/h, el margen será de 5 km/h. Si vamos 90 km/h, el radar no saltará a menos que se pase a 96 km/h.

En el caso de los radares colocados para detectar excesos de velocidad superiores a 100 km/h —normalmente colocados en autopistas y autovías—, un radar móvil no saltará hasta los 128,4 km/h (aplicando el 7% de la velocidad excedida). Mientras que uno fijo saltará a los 126 km/h (aplicando el 5% de la velocidad excedida).

Regla del 7: ¿a qué velocidad saltan los radares de la DGT?

Ampliar

Marcos Diego 02 de marzo, 2019

  • 2

Si quieres evitar multas por exceso de velocidad, es conveniente que conozcas la regla del 7. Gracias a ella, podrás saber a qué velocidad real salta el radar de la DGT.

A través de su cuenta oficial en Twitter, la Guardia Civil ha querido recordar a los conductores que la carretera no es un circuito, invitándoles de esta manera a respetar los límites de velocidad. Además, ha lanzado la siguiente pregunta a los usuarios de esta conocida red social: ¿Sabes a qué velocidad real te denunciará un radar? Pues bien, la respuesta, que la propia Benemérita se ha encargado de responder, la podemos conocer muy fácilmente aplicando la conocida como regla del 7.

Puede que te interese: A qué velocidad me quitan puntos del carnet de conducir

Esta regla consiste en sumar 7 km/h a la velocidad máxima establecida para la vía por la que se esté circulando, siempre y cuando el límite no sea superior a 100 km/h. Es decir, en una carretera con límite a 50 km/h, el radar saltará cuando circulemos a 58 km/h. Si transitamos por una con un límite de 60 km/h, el radar saltará a los 68 km/h. Lo mismo ocurre en las carreteras donde la velocidad máxima está limitada a 70, 80, 90 y 100.

12 cosas que debes saber sobre las multas de radar

En las autovías o autopistas en las que la velocidad máxima sea de 120 km/h, hay que aplicar otro criterio en la regla del 7. En este caso, debemos sumar un 7% a límite máximo de velocidad. De esta manera, la velocidad real a la que saltará el radar para el límite de 120 km/h será 128,4 km/h.

La razón por la que los radares de velocidad funcionan así es el margen de error. Aunque son máquinas muy precisas, la ley exige que se aplique un margen de error para, de esta manera, asegurar que siempre que salte el radar es porque se ha superado la velocidad máxima permitida en la vía.

La regla del 7 para evitar multar de radar se puede aplicar en todos los casos, ya que es válida para los fijos, los móviles y también para Pegasus.

La Guardia Civil ha desvelado la verdadera velocidad a la que multan los radares en España, para que entiendas el por qué de multas que hayas podido recibir anteriormente.

Cuando recibimos una multa, a veces nos extraña que se nos multe siempre que hayamos pasado el límite de velocidad en un porcentaje determinado, y esto está relacionado con los márgenes de error de este tipo de aparatos.

Todo aparato de medición, entre los que se incluyen los radares, deben pasar por controles metrológicos periódicos y homologados, y por ley hay que establecer un margen de error en los mismos que es el que marca el límite de recibir o no una multa.

La Guardia Civil en su cuenta oficial de Twitter ha aclarado a qué velocidad retratan los radares móviles, señalando que hasta 100 km/hora hay que sumar 7 km; y que por encima de los 100 km/hora hay que sumar un 7 % a la velocidad límite.

— Guardia Civil 🇪🇸 (@guardiacivil) 22 de noviembre de 2019

De esta manera, si la velocidad es inferior a 100 km/h, el radar móvil no se activará hasta que la velocidad del vehículo exceda los 7 km sobre el límite. Es decir, si el límite en una carretera son 80 km/h, el radar saltará si el vehículo alcanza o sobrepasa los 88 km/h.

Las cosas cambian al superar los 100 km/h, donde habría que añadir un 7 % de la velocidad que marca el límite. De esta manera, para los límites de velocidad de 120 km/h, los radares retratan a partir de los 128,4 km/h, lo que sería un 7 %.

El hecho de no aplicar la misma medida para velocidades por debajo o por encima de los 100 km/h, es que las velocidades bajas son muy difíciles de percibir por los radares móviles.

Esto es todo lo que los radares de la DGT descubren de ti (además de la velocidad)

Los radares forman ya parte de las carreteras españolas, los conductores se han acostumbrado a convivir con ellos a pesar de lo mal que sienta que te multen. Sin embargo, muchos no son realmente conscientes de todo lo que son capaces de hacer estos dispositivos.

Además se ha establecido el tema del número 7 porque los errores máximos que se permiten a los radares se encuentran entre el 3 % para los nuevos y el 7 % para los antiguos con lo que al final Tráfico está haciendo un favor al hacer que salten los radares como si todos fueran antiguos.

Para los radares fijos cambia la historia, dado que el límite se encuentra en 5 km/hora en velocidades inferiores a 100 km/hora y un 5 % en mediciones superiores a los 100 km/hora.

Las 10 mejores apps para evitar multas de radar

Las 10 mejores apps para evitar multas de radar

Estas vacaciones, alguno de los 1.321 radares de nuestras carreteras podría multarte. Para evitarlo, te proponemos una serie de apps que te avisarán de la presencia de estos cinemómetros.

Si eres uno de los conductores que viajará durante el inminente desplazamiento veraniego en el que confluyen la Operación Retorno, la Operación Salida y el puente de agosto, deberás andar con mil ojos para evitar las multas de los radares fijos por exceso de velocidad.

Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido más completo

Así que no tengas que rascarte la cartera, te traemos una selección de las mejores aplicaciones móviles que, además de incorporar GPS, te ayudarán a la detección de los más de 1.321 radares que se instalan en las carreteras españolas.

GOOGLE MAPS

  • PRECIO: Gratis
  • Disponible para Android y Iphone

Es la aplicacióon de navegación más utilizada del mundo y, recientemente, desde el pasado ha incorporado la función de avisador de radar. Sin duda, una función que es de gran ayuda de cara a localizar los radares fijos (y móviles) antes de realizar una determinada ruta.

Lo mejor: Su comunidad de usuarios es la más amplia del mercado, permite informar de incidencias como accidentes, atascos…
Lo peor: No es mejor que otras aplicaciones especializadas en radares, enviar una alerta puede distraer al conductor.

SOCIAL DRIVE

  • PRECIO: Gratis
  • Disponible para Android y Iphone

Sus creadores definen esta app como la «red social de los conductores», ya que permite que los usuarios compartan entre sí la ubicación de radares fijos y móviles, así como todo tipo de alertas de seguridad vial, como accidentes o atascos.

Lo mejor: Los administradores de la app verifican cada alerta para confirmar su veracidad.
Lo peor: Para enviar una alerta hay que rellenar un pequeño formulario que puede distraer al conductor.

CAMSAM

  • PRECIO: Gratis
  • Disponible para Android

Cuenta con una gran base de datos mundial con cerca de 60.000 radares, que se presentan en una sencilla pantalla con código de colores (verde y rojo) según la cercanía del usuario al cinemómetro. También puedes elegir visualizar los mapas de Google para mostrar los radares próximos a la ubicación del teléfono.

Lo mejor: Se actualiza automáticamente cada 5 minutos.
Lo peor: No funciona bien en segundo plano, mientras se usa otra app.

TRÁFICO NO!

  • PRECIO: Gratis
  • Disponible para Iphone

Completa app que incluye, además de una base de datos de radares actualizada de forma automática, información en tiempo real sobre el tráfico, opción de ver cámaras de seguridad de la DGT, o un listado de las gasolineras más baratas cercanas al usuario. Muestra sus alertas también en el Apple Watch.

Lo mejor: Sólo ofrece alertas de los radares en el sentido de la marcha.
Lo peor: No muestra determinados avisos si se circula por debajo de la velocidad máxima de la vía.

TOM TOM RADARES

  • PRECIO: gratis
  • Disponible para Android

Utiliza la cartografía de TomTom y las alertas generadas por los usuarios de su comunidad para mostrar la presencia de radares fijos, móviles o de tramo. Permite su uso en segundo plano, mientras se ejecuta otra app en el móvil.

Lo mejor: Gran comunidad de usuarios; 4,6 mill.
Lo peor: Sólo se actualiza dos veces por semana, con un 95% de cobertura de radares.

RADARDROID

  • PRECIO: gratis (Versión Pro 5,99 euros)
  • Disponible para Android

Es uno de los avisadores de radar más completos y configurables -es posible elegir, por ejemplo, la voz de las alertas o las bases de datos de radares-. Esta app permite su uso en horizontal o vertical en función del soporte en el que se coloque el móvil. Muestra en pantalla la ubicación del usuario y los radares que tiene a su alrededor.

Lo mejor: Tiene un modo que ‘lanza’ alertas al usuario por vibración para no tener que sacar el móvil del bolsillo.
Lo peor: La versión gratuita tiene mucha publicidad.

WAZE

  • PRECIO: gratis
  • Disponible para Android y Iphone

Cerca de 300 millones de usuarios en todo el mundo cuentan con esta app en sus teléfonos, lo que hace de ella la más completa en lo que se refiere a alertas comunitarias. Muestra información sobre tráfico, controles de policía, radares fijos y móviles, y permite alertar a cualquier contacto del teléfono sobre la llegada del conductor a su destino.

Lo mejor: Ofrece muchísima información de utilidad para el conductor.
Lo peor: Depende de la actividad de sus usuarios en la zona en la que se circula para tener una mayor precisión en sus alertas.

COYOTE

  • PRECIO: 30 días de suscripción gratuita y suscripción mensual de 5,99 euros
  • Disponible para Android y Iphone

Basada en la colaboración de sus usuarios, esta app tiene como objetivo evitar sorpresas inesperadas en la ruta al avisar de cualquier incidencia que pueda existir. Coyote actualiza diariamente su base de datos de radares.

Lo mejor: Alerta a los usuarios de la presencia de los nuevos radares que multan por no llevar cinturón de seguridad o usar el teléfono móvil.
Lo peor: Si no cuentas con suscripción, no recibirás alertas sobre la presencia de radares de ningún tipo.

RADARES Y TRÁFICO ESPAÑA SYGIC

  • PRECIO: Gratis (paquetes Premium desde 0,99 hasta 9,99 euros).
  • Disponible para Android y Iphone

Aplicación que incorpora la cartografía de Sygic para mostrar la ubicación de los radares; puede usarse a la vez que otras apps -por ej., un navegador-; en caso de accidente, graba empleando la cámara del móvil… Cuenta con paquetes Premium que añaden, por ejemplo, función HUD, que proyecta las alertas visuales en el parabrisas.

Lo mejor: Muestra un gran velocímetro en la pantalla del móvil, es muy exacto.
Lo peor: Muchas de sus funciones requieren comprar paquetes Premium (desde 0,99 euros).

AVISADOR DE RADARES

  • PRECIO: 1,99 euros. Hay una gratis, denominada Lite.
  • Disponible para Android y Iphone

Sencilla app que muestra alertas visuales y sonoras cuando el usuario se acerca a un radar fijo, camuflado, de tramo, móvil, de semáforo o túnel. Cuenta con un modo mapa en el que comprobar, de un vistazo, la ubicación de todos los radares en una determinada zona.

Lo mejor: Puede funcionar en segundo plano mientras ejecutamos, por ejemplo, un navegador GPS o un reproductor musical.
Lo peor: En la versión gratuita Lite se actualizan los radares cada semana; en la de pago a diario.

¿Cómo descargarte apps para tu móvil?

Si tienes un teléfono con Android. Tendrás que registrarte previamente en la tienda de aplicaciones Google Play (http://play.google.com o usando el icono de acceso que encontrarás en tu móvil), utilizando obligatoriamente una cuenta de e-mail de Gmail. Si además quieres adquirir apps de pago, tendrás que indicar una tarjeta de crédito/débito válida.

Si tienes un móvil con IOS (iPhone, aunque muchas son válidas también para iPad). Deberás registrarte en la AppStore, ya sea en tu ordenador (mediante iTunes) o utilizando el icono a la AppStore que encontrarás en tu teléfono. Al igual que en Google Play, deberás darte de alta con una cuenta de correo electrónico (en este caso, de cualquier proveedor -Gmail, Hotmail, Terra, etc-) y añadir una tarjeta de crédito/débito para poder adquirir apps de pago.

¿Qué pasa con los detectores de radares?

Desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Tráfico, el 9 de mayo de 2014, quedó prohibido el uso de cualquier detector de radar -un dispositivo capaz de recibir las ondas emitidas por un radar para alertar de su ubicación- y de los inhibidores -que anulan la señal de los radares fijos y móviles para impedir que se capte la velocidad a la que circula el coche- bajo multa de 200 euros y tres puntos en el primer caso, y de hasta 6.000 euros y seis puntos en el segundo.

Pero una sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº1 de Segovia, hecha pública recientemente, ha estimado íntegramente el recurso promovido por los servicios jurídicos de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), anulando una multa de 200 euros y la detracción de tres puntos del carnet a una conductora, al considerar que la simple instalación de un detector de radar no constituye, de por sí, una infracción.

Según esta sentencia, «la administración debe probar que la sancionada utilizó dicho detector, no simplemente su instalación». La defensa, además, presentó un certificado que aseguraba que el dispositivo que incorporaba el vehículo sólo colaboraba en la seguridad de la conducción al facilitar que se concentrase más en ella que en la velocidad a la que circulaba, lo que, a su vez, llevó al Juzgado a valorar que las autoridades no cuentan con la formación pericial necesaria para determinar, en cada caso, si el aparato usado «es, realmente, un detector de radares» y no un simple dispositivo de ayuda a la conducción.

Mejor detector de radares para Comprar

Este artículo fue actualizado el 5th noviembre, 2018

Viajas de manera habitual en tu coche o moto, tanto por motivos profesionales como personales, y te gusta tener a mano todo lo que te facilite y mejore la conducción y circulación. En ese caso, debes saber que uno de los artículos imprescindibles que debes poseer es un detector de radares.

¿Quieres saber en qué consiste, qué te ofrece, consejos para adquirirlo o incluso cuáles son los mejores modelos del mercado actual? Toda esa información y más la tienes a continuación:

¿Qué es un detector?

Como su propio nombre indica, un detector de radares es un dispositivo que tiene como función principal avisarte de dónde hay un radar instalado, una vez que lo localiza mediante ondas. De esta manera, al darte cuenta del mismo, te evita que puedas ser multado por exceso de velocidad, ya que al conocer que hay uno levantarás el pie del acelerador. Es decir, que irás a la velocidad que está permitida legalmente en la vía por la que circulas.

Por tanto, tenemos que establecer que un detector de radares te va a permitir poder evitar multas por infracciones que cometas por exceso de velocidad.

Datos a tener en cuenta sobre los detectores de radares

Además de todo lo expuesto es importante establecer otra serie de datos que te van a resultar interesantes acerca de los detectores de radares:

  • Hay que diferenciarlos de los avisadores de radares y de los inhibidores. Los primeros, que están totalmente permitidos, vienen a alertar al conductor de los radares fijos que tiene instalados la DGT y que están anunciados directamente por esta. Los segundos, los inhibidores, están prohibidos, y lo que hacen es, mediante ondas, anular la frecuencia del radar lo que supone que evite que pueda detectar que se va a una velocidad que no es la correcta.
  • Los detectores de radares se encuentran también prohibidos y pueden llevar una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos. No obstante, hay que tener en cuenta que ya existe alguna sentencia judicial que determina que no se sancionará al conductor si no se demuestra que ha usado el que lleva en el coche. Es decir, que es ilegal usarlos, pero no llevarlos en el vehículo.
  • No menos relevante es que se considera que este tipo de dispositivo tecnológico trae consigo una serie de ventajas al emplearlo, tales como poder realizar una conducción más tranquila, evitar infracciones e incluso tener más capacidad de reacción ante un radar.
  • De la misma manera, no podemos pasar por alto que el detector, igual que el inhibidor, no necesita contar con GPS ni tampoco con bases de datos.

Consejos para comprar un detector de radares

A la hora de comprar un dispositivo como el que nos ocupa es importante fijarse en determinados aspectos que serán los que determinarán que se ha elegido el más adecuado:

  • Hay que poner atención a lo que es el método que tenga de actualizaciones, para que este sea sencillo.
  • Por supuesto, también es necesario tener en consideración qué extras incluye. Es decir, hay que ser consciente de si, además de alertas de radares, puede dar más información sobre el estado de la carretera e incluso de la conducción que se está llevando a cabo. Así, se logrará poder hacerle frente a un viaje más seguro, cómodo y tranquilo.
  • El sistema de avisos y alertas que posee, que debe ser claro y discreto.

La marca que viene a avalar el artículo e incluso el precio que tiene son, sin lugar a dudas, otros de los aspectos en los que hay que fijarse a conciencia a la hora de comprar un detector. Todo en pro de dar con el más idóneo.

14,90€ 2 nuevo de 14,90€ in stock57,00€ 1 usado de 53,03€ 7 nuevo de 54,94€ in stock81,99€ 1 usado de 74,27€ 8 nuevo de 78,00€ in stock89,90€ 1 nuevo de 89,90€ in stock

Comparativa de los mejores detectores de radares

Una vez que has podido conocer un poco a fondo qué es el artículo que nos ocupa, puede ser que estés pensando que quizás es lo que necesitas para conducir de manera más tranquila y segura. Si es así, sigue leyendo. A continuación, te vamos a presentar algunos de los mejores modelos de detectores de radares que hay a la venta en estos momentos:

1- Detector de radares barato Kaza DT 110 LIVE

Avisador de Radares Kaza DT 110 LIVE

  • Versión completa, con cable Data-Módem para disfrutar de los reportes de la Comunidad LIVE, actualizaciones automáticas, etc
  • Ha sido equipado con la más alta y moderna tecnología y es 100% legal, ofrece un exclusivo doble escudo de protección, que incluye la función de avisador de radares GPS y conectividad a la Comunidad LIVE

1 usado de 74,27€
Envío gratuito
Last update was on: 1 febrero, 2020 2:41 am in stock 81,99€

En la primera posición de nuestro ranking se encuentra este artículo, que se encuentra disponible en las tiendas online, como sería el caso de Amazon, por un precio que ronda los 100 euros.

Hay que destacar que cuenta con avanzada tecnología por satélite, que no necesita contar con antenas externas para poder realizar su trabajo y que alerta de los citados radares a una distancia de entre 500 a 800 metros.

A todo lo expuesto hay que añadir que es capaz de detectar tanto lo que son los radares fijos como móviles que han sido colocados, como también incluso la presencia del helicóptero PEGASUS, que es usado por la DGT para detectar infracciones e imprudencias de los conductores.

De la misma manera, si está entre los modelos más solicitados del mercado es porque los anuncios que realiza son claros, porque puede usarse en distintos idiomas y porque incluye un mecanismo que muestra la velocidad real del coche en cuestión.

Tiene un peso aproximado de 998 gramos y sus dimensiones son de 12 x 15 x 15 centímetros. El hecho de que pueda conectarse a Internet le permite poder recibir los avisos de radares por parte de otros usuarios, concretamente de la comunidad LIVE, e incluso emitir alertas a los demás conductores.

2-Wikango 700

Wikango 700 – Avisador de radar,radares fijos y móviles, pantalla digital, alertas vocales, limitador de velocidad, bateria incluida, memoria de…

  • Legal según la ley vigente de cada país
  • Avisa de radares fijos y posibles móviles
  • Fácil instalación
  • Se puede utilizar para motos ya que lleva batería independiente

Envío gratuito
Last update was on: 1 febrero, 2020 2:41 am in stock 89,90€

De este segundo modelo podemos destacar el hecho de que es capaz de detectar tanto radares fijos como móviles. No menos relevante es que cuenta con pantalla de tipo digital y que se puede utilizar no solo para coches sino también para motos porque cuenta con batería, lo que hace que no necesite llevar cables. Además para las motocicletas hay que subrayar que incorpora conexión para el casco.

Se instala de manera realmente sencilla, cuenta con un peso de 100 gramos y su tamaño es de 5,2 x 2,2 x 9,5 centímetros. Entre sus características más reseñables está también que da cuenta de los avisos mediante un mensaje vocal y que puede incluso indicar la velocidad del vehículo en cada momento e incluso la media de ese parámetro.

Dispone además de limitador de velocidad que puede alertar al conductor cuando sobrepasa la que se ha definido e incluso tiene memoria para guardar lo que son los puntos personales.

Se encuentra ahora a la venta por un precio de unos 83 euros, aproximadamente.

3-Wikango 97-W600

Wikango 97-W600 Avisador de Radares Europa

  • Legal según la ley vigente de cada país
  • Avisa de radares fijos y posibles móviles
  • Fácil instalación

1 usado de 53,03€
Envío gratuito
Last update was on: 1 febrero, 2020 2:41 am in stock 57,00€

El tercer modelo que te puede interesar es este que tienes ahora delante, pues está a la venta en la tienda online Amazon por un precio que se halla rondando los 70 euros.

Es legal según la normativa europea, se instala de forma muy sencilla y ayuda a avisar tanto de radares móviles como fijos e incluso de los semáforos en rojo. Su peso es de 81 gramos y cuenta con unas dimensiones de 5,3 x 2,1 x 8,4 centímetros.

Integra pantalla digital, alertas vocales y limitador de velocidad. Además no hay que olvidar tampoco que tiene un diseño muy vanguardista y que se presenta con un sistema de memoria para lo que son puntos personales.

4-Inforad M1

Inforad M1 avisador de radar GPS para motos (Radares GPS para moto)

  • INFORAD Moto, es un avisador GPS de zonas de riesgo, especialmente desarrollado para el mundo de la moto.
  • su función es la de alertar al conductor en tiempo real de la proximidad de una zona de riesgo con el fin de evitar un frenazo excesivo y peligroso debido a la sorpresa del conductor.

Envío gratuito
Last update was on: 1 febrero, 2020 2:41 am in stock 14,90€

En el caso de que estés buscando un detector de radares barato y para motocicletas te puede interesar este que tienes ahora delante, que está realizado por la empresa Inforad y que se encuentra a la venta en la tienda online Amazon por un precio que ronda los 25 euros.

Tiene un peso aproximado de 630 gramos, sus dimensiones son de 6 x 4 x 1,5 centímetros y realiza los avisos mediante señales luminosas al tiempo que sencillas y fáciles de comprender. Se instala de forma rápida y sin complicaciones.

Mira también

Estos son tres de los detectores de radares más demandados y alabados del mercado actual. No obstante, tú debes tomar la decisión de si son o no lo que tú necesitas al respecto. Analiza bien la información que te hemos dado y elige el que más y mejor se adapte a lo que tú necesitas en este momento.

14,90€ MÁS INFO Amazon.es 57,00€ MÁS INFO Amazon.es 81,99€ MÁS INFO Amazon.es 89,90€ MÁS INFO Amazon.es Last update was on: 1 febrero, 2020 2:41 am

Los detectores de radares se han convertido en uno de los dispositivos que actualmente los conductores están usando en sus coches, ya que gracias a ellos pueden ser avisados de la proximidad de un radar.

Estos dispositivos detectan los radares tanto fijos como móviles. Lo que permite tener un radio más amplio. En esta oportunidad, hablaremos sobre los mejores detectores de radares 2018.

Inforad K3

Este modelo con GPS viene con limitador de velocidad para alertar en caso de que se sobrepase la velocidad autorizada. Este detector, además advierte la presencia de radares fijos móviles y zonas de riesgo para la conducción.

Inforad K3

Una de las grandes ventajas de este detector de radares es que permite actualizaciones gratuitas e ilimitadas, esto se debe a su base de datos que solamente se debe conectar con el puerto USB a la PC y se actualizarán automáticamente.

Este detector tiene más de 17000 zonas de riesgo y cubre una gran parte de todos los países de Europa dentro de la cobertura de su radar.

Kaza DT110 Live

Kaza DT110 Live

Este es un dispositivo excelente, ya que incorpora la conectividad con la comunidad de usuarios Kaza Live; lo que permite tener una interacción con los usuarios y poder recibir más reportes y avisos durante tu recorrido.

Este modelo por GPS hace avisos en un radio de 50 kilómetros. Y una de las características más llamativas es que también alerta sobre avistamientos de helicópteros Pegasus.

La conectividad de este detector de radares se puede realizar vía SIM y se actualiza automáticamente.

Por otra parte, posee una base de datos de 20.000 posiciones. Avisa con antelación los: radares fijos, radares de túneles, radares fijos de velocidad variable, radares de semáforo, radares de inducción, radares móviles y radares de control de tramo óptico.

Wikango 97-W600

Wikango W600

Este modelo entra la lista, porque es capaz de avisar la cercanía del de radares fijos y radares móviles. El dispositivo te avisa a través de una voz los límites de velocidad establecida.

Avisa los radares de semáforo, zonas peligrosas y radares de tramo, además de calcular la velocidad media de los radares de tramo.

También, se puede actualizar fácilmente la base de dato a través de la PC y una de las ventajas de este dispositivo es que no es una antena, sino una base de datos encapsulada muy discretamente.

Coyote Mini

Coyote Mini

Este modelo entra en la lista de uno de los mejores detectores de radares, pues está conformado por una pantalla que te avisa, visualmente, las zonas peligrosas la densidad del tráfico y el exceso de velocidad.

La pantalla del Mini Coyote es de 3.2 pulgadas un formato bastante ergonómico que incluye Bluetooth y permite la conexión de otros dispositivos en el vehículo como la radio y los cascos de moto.

Este dispositivo avisa en tiempo real los riesgos de la ruta y prevenciones de riesgo en la carretera en un radio de 30 kilómetros.

GPS Kermes Plus IV

GPS Kermes Plus IV

Es un detector de radares GPS que incorpora tecnología MTK. Por otra parte, es una nueva generación de la marca que avisa mediante voz los riesgos y la velocidad permitida.

El Kermes es muy completo, ya que tiene la capacidad de avisar zonas de circulación restringida, zonas de control de velocidad habitual y cámaras de control automático en semáforos.

Algunas de las funciones más destacadas son:

  • Aviso de radares en el interior de túneles
  • Zonas de control de velocidad
  • Avisos de seguridad vial como: cruces y curvas peligrosas.

Las ventajas de este modelo es que tiene una conexión de acceso externo y es 100% legal en tecnología GPS.

La Guardia Civil publicó en las redes sociales el margen de tolerancia de los radares de tráfico. No hay una regla fija para todos ellos, pues siempre dependerá de la vía y del límite de velocidad vigente sobre ella, así como del tipo de radar. Aunque son máquinas electrónicas, su efectividad no siempre es del 100 %, y hasta la propia DGT los ha puesto en tela de juicio.

La Fiscalía General del Estado estableció en el 2011 cuáles eran los errores máximos permitidos (EMP), que iban desde los tres a los siete kilómetros por hora en función de la antigüedad del cinemómetro y de la velocidad medida, independientemente de si es inferior o superior a 100 km/h. En 2015, la Dirección General de Tráfico estableció un baremo –bautizado como Tolerancia 7– por el cual el radar “saltaba” en caso de superar en 7 km/h el límite impuesto sobre la vía, siempre y cuando fuese inferior a 100 km/h.

Si el límite de velocidad es superior, se aplica un margen del 7% más un redondeo. Es decir, circulando a 120 km/h el radar tomará una foto cuando se excedan los 128,4 km/h reales (131 km/h ajustado al redondeo de la DGT). En palabras de la propia DGT, este error máximo permitido es “el umbral de tolerancia más garantista y beneficioso para el conductor”. Esta regla fue establecida porque los cinemómetros calculan la velocidad con una posibilidad de error de entre el 3 y el 7%, aproximadamente. Es por ello por lo que a los conductores se les concede este pequeño colchón.

“El motivo de no aplicar a las velocidades inferiores a 100 km/h el porcentaje, sino el número concreto se debe a que a velocidades bajas es difícil percibir la velocidad concreta a la que se circula. Por ejemplo si se estableciera el 7% en una vía a la que se tuviera que circular a 30km/h, el radar actuaría a 33 km/h, velocidad difícil de percibir (30-33 km/h) si el velocímetro del vehículo no es digital. En cambio, aplicando el umbral de tolerancia de 7 km/h el radar actuaría a partir de los 38 km/h, exceso más fácil de apreciar”, explicó Tráfico cuando tomó la decisión de establecer la medida.

Sin embargo, existe un único caso en el que esta norma no se cumple. En los tramos de velocidad controlada (como en túneles) hay dos aparatos: uno que detecta la velocidad de llegada desde el punto indicado (entrada de un túnel) y, más adelante (en la salida del túnel), otro que hace lo propio para calcular la velocidad media de forma exacta. Como la velocidad es igual a la distancia dividida entre el tiempo, si has tardado demasiado poco en recorrer dicha zona vigilada, los denominados radares de tramo se encargarán de hacer llegar a tu domicilio la notificación pertinente.

Márgenes según el tipo de radar:

  • Radares fijos: son aquellos colocados sobre arquetas, pórticos o postes. Cuando la velocidad de la vía es igual o inferior a los 100 km/h, el margen de error es de 5 km/h. Si el límite es superior, la calibración permite un 5% de tolerancia.
  • Radares móviles: son aquellos colocados en los coches de Tráfico, estén identificados visualmente como tales o no (camuflados), en parado o en movimiento. Cuando la velocidad máxima permitida de la vía es de 100 km/h o menor, existe un margen de 7 km/h. En carreteras limitadas a más de 100 km/h el margen es de un 5%.
  • Radares de tramo: son aquellos que calculan la velocidad media a partir de dos aparatos, uno al comienzo del tramo limitado y otro al final. En vías con un límite de velocidad igual o inferior a los 100 km/h el margen de error es de 5 km/h. Consecuentemente, en vías cuyo límite es superior, el error es del 5%.
  • Radares en helicóptero: son aquellos instalados en los temidos Pegasus (azules y amarillos). Pueden actuar hasta una altura máxima de 300 metros y distancias de hasta 1.000 metros. En este caso, el margen de error es de 10 km/h sobre vías limitadas hasta 100 km/h y del 10% si el límite es superior.

Desde abril de 2018, el Tribunal Supremo estableció un margen de error del 5% (antes 7%) en los radares móviles que miden la velocidad de circulación desde una ubicación fija (trípodes o vehículos detenidos). Según el máximo organismo jurisdiccional, “la medición de la velocidad, desde un radar fijo, o desde una instalación sin movimiento, supone un menor margen de error que la medición realizada desde un dispositivo en movimiento”.

Velocidad a la que un radar tomará foto:

Limitación de velocidad Velocidad a la que salta
30 km/h 38 km/h
50 km/h 58 km/h
90 km/h 98 km/h
100 km/h 109 km/h
120 km/h 131 km/h

La regla del 7. Es la que deben conocer los conductores que no quieran resultar sancionados por los radares de la Dirección General de Tráfico (DGT). El margen de error que dan estas máquinas es de 7 km/h cuando el límite de velocidad de la vía en cuestión es de 100 km/h o menos. «Por encima de 100 km/h, suma el 7%», recuerda Tráfico. Si un vehículo supera el límite establecido (contando con ese margen de error), salta el radar y llega la sanción.

A efectos prácticos, la DGT recuerda estas cifras para evitar una confusión que se repite cada cierto tiempo entre los conductores. Los márgenes actuales quedaron establecidos en 2015: cuando la velocidad máxima es de 40 km/h, el radar salta al superar los 47 km/h. En un tramo señalizado a 50 km/h, ese margen de error permite circular hasta 57 km/h, y así sucesivamente: 67 km/h, 87 km/h…

Cuando el límite de velocidad es superior a 100 km/h, es decir, en autopistas y autovías, rige la regla del 7%. En consecuencia, si el punto controlado por el radar está señalizado a 110 km/h, el aparato salta a los 117,7 km/h; por último, en las zonas limitadas a 120 km/h, la foto no se dispara hasta que no superemos los 128,4 km/h.

La DGT estableció esta regla del siete porque los cinemómetros calculan la velocidad con una posibilidad de error de entre el 3% y el 7%, aproximadamente, según la antigüedad de los modelos. De ahí que se conceda este margen a los automovilistas.

Así explicó Tráfico la decisión en su día: «El motivo de no aplicar a las velocidades inferiores a 100 km/h el porcentaje, sino el número concreto se debe a que a velocidades bajas es difícil percibir la velocidad concreta a la que se circula. Por ejemplo si se estableciera el 7% en una vía a la que se tuviera que circular a 30km/h, el radar actuaría a 33 km/h, velocidad difícil de percibir (30-33km/h) si el velocímetro del vehículo no es digital. En cambio, aplicando el umbral de tolerancia de 7km/h el radar actuaría a partir de los 38km/h, exceso más fácil de apreciar.

Hay un caso en el que no rige esta norma: los tramos de velocidad controlada. En este caso, no existe un aparato que capte la velocidad, sino que se detecta la hora de entrada de un coche en la zona vigilada y, unos kilómetros más adelante, la hora de salida, lo que permite calcular la velocidad media de manera exacta.

El 69% de los conductores utiliza algún tipo de avisador de radares , el único dispositivo legal, casi el 10% confiesa utilizar un detector de radares y casi un 1% un inhibidor (estos dos últimos, ilegales). El objetivo de todos ellos, evitar las multas por exceso de velocidad, cuyo detalle está claramente establecido por Tráfico.

¿Y cuáles son estas sanciones? En el siguiente cuadro puedes consultar su cuantía, que varía en función de la velocidad máxima establecida y de cuánto se sobrepase el límite.

Las infracciones consideradas muy graves son constitutivas de delito y pueden acarrear penas de prisión y retirada del carné de conducir.

Seguro que has escuchado varias historias sobre el margen de error de los radares cuando se excede el límite de velocidad. Esto puede llevar a confiarnos y llevar a cabo una conducta peligrosa y por este motivo la Guardia Civil y la Dirección General de Tráfico (DGT) han publicado a través de Twitter cuál es el margen de error exacto.

Los dispositivos están programados para captar a aquellos vehículos que excedan en más de 7 km/h el límite de velocidad permitido. De esta manera en las carreteras en las que se permite circular a 50, el radar no salta hasta los 58 km/h y así sucesivamente hasta vías donde la velocidad máxima es de 100km/h, que saltaría a los 108 km/h.

Sin embargo, en las vías en las que el límite de velocidad este fijado en 110 o 120km/h, el margen de error de los radares será del 7%, de tal forma que en el primer caso la sanción no se aplicaría hasta alcanzar los 117,7 km/h y en el segundo hasta los 128,4 km/h.

La asociación de Automovilistas Europeos Asociados (AEA) en base a la última normativa aprobada en 2010, explica que los márgenes de error que se deben aplicar en los radares fijos debe ser de 5 km/h para velocidad iguales o inferiores a 100 km/h y del 5% caso de velocidades superiores. Sin embargo en radares móviles, es de 7 km/h para velocidades iguales o inferiores a 100 km/h realizadas por instalaciones móviles o del 7% caso de velocidades superiores.

El radar también se equivoca: ¿a qué velocidad debe ir para que le multen?

Es una de las dudas por antonomasia del conductor en España: ¿a partir de qué velocidad salta el radar para ponerme una multa? Una nueva sentencia, dada a conocer por los Automovilistas Europeos Asociados (AEA), ha devuelto al primer plano de la actualidad este tema. Según esta organización, la DGT puede tener que devolver por completo o bien reducir el importe de un millón de multas por su exceso de celo a la hora de sancionar. En muchos casos, la multa es superior a lo que debería porque Tráfico no aplica la correción.

¿Cuál son los distintos márgenes de error que aplica -o que debería aplicar- la DGT? Vienen recogidos en la Orden ITC/3123/2010, la misma que la AEA denuncia que Tráfico lleva desde 2010 ignorando. Van en función del tipo de radar y de la velocidad a la que circulemos, para lo que hay que tomar como referencia los 100 kilómetros por hora.

En el caso de radares fijos y en los de tramo, si rodamos por debajo de 100 km/h el margen está fijado en 5 km/h; por encima, en el 5% de nuestra velocidad. De este modo, si vamos a 54 km/h por una vía urbana limitada a 50 km/h, la DGT no podría multarnos dado que el umbral de error reduce nuestra marcha a 49 km/h. Y si circulamos por autopista a 155 km/h, nuestra velocidad ‘real’ -a ojo de cinemómetro- disminuye hasta 147 km/h. En este caso, sí que nos exponemos a una sanción, aunque no de 300 euros y una pérdida de 2 puntos, sino de 100 euros sin pérdida de puntos, dado que a efectos no habríamos rebasado los 150 km/h.

Para los radares móviles, el margen de error es mayor: 7 km/h por debajo de 100 y un 7% de nuestra velocidad por encima. Así, en una carretera convencional limitada a 90 km/h, solo podrían multarnos si vamos a 98 o más. Y en un tramo de autovía con el tope en 100 km/h, el castigo es reglamentario cuando nos cogen a 108 km/h o más. Teniendo en cuenta, por ejemplo, que en este caso la sanción muy grave se da a partir de 171 km/h (600 euros más pérdida de 6 puntos), será aplicable cuando vayamos -algo, en todo caso, poco recomendable- a 183 km/h.

Finalmente están los radares más novedosos, los que transportan los helicópteros Pegasus y que por ser los más recientes no aparecen en la mencionada orden de 2010. En su caso, dadas sus especiales características -captan las imágenes a 300 metros de altura y 1.000 metros de distancia-, los topes quedan fijados en 10 km/h por debajo de 100 y en un 10% de nuestra velocidad por encima.

Lo cierto es que, pese a que los márgenes de error son públicos, la AEA lleva nueve años denunciando su incumplimiento, y sucesivas sentencias han dado la razón a esta organización. La última, según destacaron el pasado lunes los Automovilistas Asociados, ha fijado los criterios que deberán utilizarse como punto de referencia para futuros litigios.

Límites de velocidad y sanciones que aplica Tráfico.

El fallo fue dictado por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Pontevedra y rechaza el argumento de la Abogacía del Estado, según la cual “el cinemómetro (de la DGT) nada tiene que corregir, porque el tipo legal infractor toma como único parámetro para determinar si se cometió o no el exceso de velocidad la captada por la máquina, sin aplicación de índice corrector”. Frente a este argumento, el juez insta a corregir “en cada caso la velocidad detectada por el radar, aplicando a la baja el índice máximo de error admisible según la mencionada Orden ITC/3123/2010, de 26 de noviembre”. Es decir, que el cinemómetro debe aplicar los márgenes mencionados.

De consagrarse este criterio, según la AEA, la Dirección General de Tráfico se vería obligada a retirar hasta un millón de sanciones, siempre que haya reclamación por parte de los afectados.

¿Quieres saber con exactitud a qué velocidad salta el radar? Desmontamos falsos mitos, ¡entra y conoce los datos reales!

¿A qué velocidad saltan los radares en las carreteras españolas? La respuesta es tan sencilla como tener un número en mente. La regla del 7. Número que, por cierto, no ha variado desde 2014, cuando la Dirección General de Tráfico estableció los márgenes de error de los radares. Cuando la velocidad máxima permitida es de 40 km/h, el radar salta al superar los 47 km/h. En un tramo señalizado a 50 km/h, ese margen de error permite circular hasta 57 km/h, y así sucesivamente: 67 km/h, 87 km/h…

Entre las infracciones de seguridad vial más comunes se repite cada año el respeto a los límites de velocidad. Mientras la campañas de sensibilización se suceden y se mejora los sistemas de radares, incluida la posibilidad de drones de vigilancia, cada cierto tiempo la duda asalta al conductor medio: a qué velocidad salta el radar, cuál es el margen del error de los radares.

La regla del 7. Los radares tienen un margen de 7 kilómetros hora. Lo dice la Guardia Civil en su cuenta de twitter. Según esta información, los dispositivos están programados para captar a aquellos vehículos que excedan en más de 7 km/h la velocidad en carreteras cuyo límite de velocidad es 100 km/h. El sistema, conocido como Tolerancia 7, esta implementado por la DGT e implica que en vías en las que se puede circular a velocidades hasta los 100 km/h, el radar castigará a los conductores que se encuentren circulando 7 km/h más rápido que lo que indica el límite de la vía en cada momento. Siguiendo este criterio, en las carreteras en las que se permite circular a 50, el radar no salta hasta los 57 km/h. Para las vías a 60 km/h, el límite entre la multa y la no multa es 67 Km/h. Igual para los 70 (a 77 km/h), 80 (87 km/h), 90 (97 km/h) y 100 (108 km/h).

¿Qué ocurre en aquellas carreteras en las que el límite de velocidad excede los 100 km/h? El número mágico sigue siendo el 7. Así los conductores que sobrepasen un 7% el máximo permitido en caso de que se circule por una vía de más de 100 km/h, serán multados por exceso de velocidad. En un tramo de autovía o autopista limitado a 120 km/h, el radar saltará a los 128,4 km/h. En el caso de las 110 km/h, el radar registraría para su posterior sanción los conductores que se encuentren circulando a más de 117,7 km/h.

¿A qué #velocidad salta un radar?
Hasta 100 km/h suma 7 km/h
A más de 100 km/h suma el 7%#LaCarreteraNoEsUnCircuito pic.twitter.com/ffLfG28XH4

— Guardia Civil (@guardiacivil) 22 de noviembre de 2016

La DGT estableció esta regla del siete en 2015 porque los radares calculan la velocidad con una posibilidad de error de entre el 3% y el 7%, aproximadamente, según la antigüedad de los modelos. Hasta el año pasado cada provincia y comunidad española tenía sus propios criterios de tolerancia para sus radares, tanto fijos como móviles.

¿Qué pasa con los radares fijos? En los radares fijos el número a recordar es el 5. La legislación vigente establece que en el caso de los radares fijos, de ondas y de tipo láser, el límite se encuentra en 5 km/h en velocidades inferiores a 100 k/h y en un 5% en mediciones superiores a esa velocidad.

En los tramos de velocidad controlada, no existe un cinemómetro que capte la velocidad, sino que se detecta la hora de entrada de un coche en la zona vigilada y, unos kilómetros más adelante, la hora de salida, lo que permite calcular la velocidad media de manera exacta.

Límites de velocidad en España

La velocidad es uno de los componentes fundamentales que determina la mayor o menor incidencia en la siniestralidad vial, la gravedad y el grado de lesión de las víctimas en caso de accidente. El exceso de velocidad disminuye la capacidad de reacción del conductor ante imprevistos y variaciones en el tráfico o el estado de la carretera. La Ley de Seguridad vial establece límites de velocidad adecuados a la vía y al tipo de vehículo. Los límites oscilan entre los 20 km/h y los 120 kilómetros por hora y, además, hay que tener en cuenta que según el vehículo que se utiliza.

En carreteras convencionales con arcén pavimentado de 1,50 m o más, las motos y turismos pueden circular a 100 km/h; autobuses a 90 km/h y los camiones y automóviles con cualquier tipo de remolque, a los 80 km/h.

En carreteras fuera de poblado sin arcén pavimentado, los turismos y motos pueden circular hasta 90 km/h; los autobuses a 80 km/h y los camiones y automóviles con cualquier tipo de remolque, a 70 km/h.

En ciudad, el límite de velocidad para cualquier tipo de vehículo es de 50 km/h. En casos especiales, como los vehículos que realicen transporte escolar y de mercancías peligrosas, el límite se puede ver reducido en 10 km/h.

En autopistas y autovías, los turismos y motos pueden alcanzar los 120 km/h; los autobuses, no pueden superar los 100 km/h; los camiones y automóviles con remolque de hasta 750 kg, tienen una limitación de velocidad de 90 km/h y los restantes de 80 km/h.

Según el tipo de vía, la velocidad máxima cambia, igual que las multas por exceso de velocidad. Las infracciones consideradas muy graves son constitutivas de delito y pueden acarrear penas de prisión y retirada del carné de conducir. Puedes consultar aquí las sanciones por exceso de velocidad.

Conocer los límites de velocidad por cada vía, las posibles sanciones y los márgenes de error de los radares permitirá al conductor planificar de forma adecuada su siguiente ruta en carretera. Ahora que ya sabemos a qué velocidad salta el radar, preparémonos para los kilómetros que cuentan.

Coche · Conducir · Mantenimiento · Tips

  • En España, la Dirección General de Tráfico (DGT) cuenta con 724 radares fijos, 62 radares de tramo, 557 radares móviles.
  • Los radares no son 100% precisos al medir la velocidad. Por eso, dan un pequeño margen a los conductores antes de multarlos.
  • Para los radares móviles y una velocidad menor a 100Km/h el margen de error es de 7 Km/h mientras que para velocidades mayores hay que sumar un 7% a la velocidad que estipula la vía.
  • En cuanto a los radares fijos, la historia cambia dado que el límite se encuentra en 5 km/hora en velocidades inferiores a 100 km/hora y un 5% en mediciones superiores a los 100 km/hora.
  • Para los nuevos radares Pegasus y los radares de tramo el margen de error que se aplica en las carreteras españolas es de un 10%.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cada año, más de un millón de conductores españoles circulan a velocidades superiores a las permitidas por la DGT.

El respetar los límites de velocidad va mucho más allá de cumplir las normas de tráfico y evitar una multa de tráfico y una posible pérdida de puntos, es también una cuestión de seguridad y de minimizar el riesgo de tener un posible accidente. De hecho, llevar una velocidad adecuada podría evitar una cuarta parte de los muertos en accidentes de tráfico.

Además el exceso de velocidad también influye de manera negativa sobre el medio ambiente, ya que provoca un mayor consumo de combustible y unas mayores emisiones de gases contaminantes, sobre todo en vías rápidas.

Cuántos radares hay en España

En España, la Dirección General de Tráfico (DGT) cuenta con 724 radares fijos, 62 radares de tramo, 557 radares móviles.

Además, la DGT también cuenta con 10 helicópteros y 8 drones que se encargan de vigilar las carreteras del estado español.

En total 1.361 puntos de control a los que hay que sumar los que utilizan en la Comunidad de Cataluña, Navarra y el País Vasco y en los ayuntamientos, según Race.

Mapa de radares fijos de la DGT

A qué velocidad multan los radares

Los radares no son 100% precisos al medir la velocidad. Por eso, dan un pequeño margen a los conductores antes de multarlos.

De acuerdo con la Orden Ministerial ITC/3123/ 2010 todos estos dispositivos de medición de la velocidad deben pasar por controles metrológicos periódicos y homologados, y por ley hay que establecer un margen de error en los mismos que es el que marca el límite de recibir o no una multa.

Es importante también para saber a qué velocidad un radar puede multarte que el margen de error para los radares fijos y móviles es diferente.

Los radares móviles se activarán cuando la velocidad del vehículo exceda los 7 km sobre el límite siempre y cuando la velocidad de la vía sea inferior a 100 Km/h. Es decir, si el límite en una carretera son 80 km/h, el radar saltará si el vehículo sobrepasa los 87 km/h.

Las cosas cambian en carreteras cuyo límite de velocidad sea superior a 100 km/h. En estas se añade un 7 % a la velocidad que marca el límite de la vía. De esta manera, para los límites de velocidad de 120 km/h, los radares móviles se activarán a partir de los 128,4 km/h. El hecho de no aplicar la misma medida para velocidades por debajo o por encima de los 100 km/h, es que las velocidades bajas son muy difíciles de percibir por los radares móviles.

Además se ha establecido el tema del número 7 porque los errores máximos que se permiten a los radares se encuentran entre el 3 % para los nuevos y el 7 % para los antiguos con lo que al final Tráfico está haciendo un favor al hacer que salten los radares como si todos fueran antiguos.

En cambio los radares fijos comienzan a multar cuando se supera el límite de la vía en 5 km/hora, en velocidades inferiores a 100 km/hora y un 5 % carreteras cuyo límite de velocidad sea superior a los 100 km/hora.

La mayoría de los conductores se percatan antes o después de que los radares suelen estar “escondidos”. Incluso aquellos radares fijos que aparecen señalizados y marcados cientos de metros por delante resultan poco visibles. Detrás de un puente, tras una columna, pórticos, en cabinas… ¿por qué?

¿Por qué no ponerlos simplemente a la vista de todo conductor? El que en ocasiones aparezcan ocultos hace que se levanten sospechas. Algunos conductores incluso pueden llegar a pensar que se camuflan con fines recaudatorios. No es el caso, los radares están poco visibles por seguridad.

¿Es obligatorio señalizar los radares?

Hay dos normativas que obligan a señalizar los radares fijos, pero no ocurre así con los radares móviles. La primera es la Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto. Habla sobre la utilización de videocámaras por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lugares públicos. Técnicamente, una carretera es un lugar público.

La segunda es el Real Decreto 596/1999 de 16 de abril, que “baja a tierra” la ley anterior. En el Artículo 22 de este decreto se puede leer el por qué es obligatorio informar a los conductores de que hay un radar. Básicamente, que existen videocámaras fijas, y si se graba se debe informar.

Encontramos leyes similares en países de nuestro entorno, como en Francia, Portugal, Italia… En estos países también es obligatorio señalar los radares fijos, pero los radares móviles pueden quedar sin marcar en las carreteras.

Esconder los radares para evitar distracciones

Si el lector acostumbra a conducir, seguro que se ha encontrado alguna vez con la siguiente situación. En un tramo de autopista con curvas se observa cómo los vehículos reducen bruscamente su velocidad durante cientos de metros. A menudo las distancias de seguridad no se cumplen o se forma una ligera retención.

Sin embargo, unos metros más allá los coches vuelven a una velocidad más elevada, y la densidad del tráfico desaparece. Esto ocurre a menudo cuando un radar sorprende a los conductores, que frenan de golpe al verlo, frecuentemente muy por debajo de la velocidad a la que se dispara la foto.

La situación es similar a cuando conducimos distraídos pero nuestro copiloto está pendiente. Si este visualiza un radar y avisa de golpe, “¡Cuidado, radar!”, lo más probable es que frenemos de más.

En un periodo de tiempo mínimo nos damos cuenta de que nuestra velocidad podría ser demasiado elevada. Por miedo a ganar una multa, frenamos por instinto, y eso supone un enorme problema de seguridad al volante. El objetivo de colocar radares es aumentar la seguridad, no reducirla.

De ahí que los radares fijos estén señalizados pero estos no se vean de una forma tan fácil. A veces nos damos cuenta de ellos porque los vemos alejarse por el retrovisor. La mayoría de las veces se encuentran dentro de una cabina o tras infraestructuras como puentes.

Pero, ¡si es que van a pillar!

1 of 3

Hace tiempo el medio Autopista.es publicaron una serie de fotografías que “indignan a los conductores”. Arriba podemos ver tres de ellas. Estas fotografías formaban parte de una recopilación mucho mayor de fotos en la que se observa muchos radares móviles ocultos en el sentido de la marcha.

Destacaba que en muchas ocasiones los Cuerpos de Seguridad habían escondido los radares con insistencia. Los radares móviles aparecían detrás de marquesinas, ocultos tras amortiguadores de impacto o “camuflados” bajo contenedores. Cualquier objeto valía para ocultarlos, de ahí que algunos conductores se indignasen al descubrirlos in fraganti.

Así puedes “ver” también los radares móviles

Hemos visto que tanto los radares fijos como los móviles suelen estar escondidos por seguridad. Lo último que busca la DGT en las carreteras son frenazos bruscos porque nos percatamos de uno en el último segundo. Además, los radares móviles no suelen aparecer señalizados. ¿Hay modo de verlos?

Si, con los dispositivos Coyote. Podemos avisar a otros usuarios de la vía de que hay un radar móvil en cierto punto de la carretera, así como recibir el feedback de los vehículos que nos preceden. Gracias a esta red colaborativa los conductores podemos avisarnos mutuamente y compartir información.

Esta información aparecerá sobre nuestra pantalla con hasta 30 kilómetros de antelación, por lo que se evita cualquier “frenada de emergencia” al intentar corregir bruscamente nuestra velocidad. Sabremos de antemano que a varios kilómetros hay un radar, y podremos adecuar nuestra velocidad antes. Instálate la aplicación Coyote y disfruta de 15 días de prueba gratuita.

Radares de tráfico: ¿Es obligatoria su señalización? ¿Van a poner más?

El otro día tuvimos un pequeño debate sobre si es obligatorio señalizar la ubicación de los radares o no. Yo pienso que no, pero los demás compañeros decían que sí. Además me viene otra duda: ¿van a instalar más radares con la nueva Ley?

Susana ( Vigo ) Susana, tus compañeros de debaten tienen razón. El art. 22 del Real Decreto 596/1999, de 16 de abril por el que se aprueba el Reglamento de desarrollo y ejecución de la Ley Orgánica 4/1997, de 4 de agosto, por la que se regula la utilización de videocámaras por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en lugares públicos establece que (ya ahora viene la aclaración de vuestras dudas, esta introducción es para que tengáis absolutamente todos los datos) : «Para informar al público de la existencia de instalaciones fijas de videocámaras (entre los que se encuentran los radares fijos) se utilizará una placa informativa, en la que figurará el pictograma de una cámara de vídeo y un panel complementario con el contenido especificado en el artículo anterior». La placa tendrá la misma forma, color y diseño que la señal de indicación general con nomenclatura S-17, descrita en el art. 159 del Reglamento General de Circulación. La ubicación de dicha señal significará que la zona está vigilada en un radio de 500 metros por videocámara.

Con la nueva Ley de seguridad Vial, ¿van a instalarse más radares?

Según el director general de Tráfico «por la longitud de las carreteras españolas y el comparativo europeo, España es un país que debería tener unos 2.000 radares». Sin embargo, aunque aún no está elaborado el nuevo plan de radares, el Sr. Pere Navarro ha afirmado que sólo habrá un incremento anual de entre 150 y 200 nuevos radares.
Foto principal cortesía de La Voz de La Palma

Os lo decimos de lunes a viernes, los fines de semana y en vacaciones: las prisas no son buenas consejeras, y menos al volante. Ante un agente de tráfico puede que te valgan las excusas y los despistes, a un radar no le servirán y la multa puede ascender a los 600€, 6 puntos menos en el carnet e incluso penas de cárcel.

¿Sabes que tráfico ingresa más de 1.000.000 de euros al día en multas?

La Dirección General de Tráfico (DGT) dispone de 850 radares, la mitad de los cuales son móviles. Radares, móviles y fijos, y seis helicópteros Pegasus son los encargados de cazar los excesos de velocidad y las infracciones más pintorescas en carretera.

Los 3 tipos de radares que pueden cazarte

Los radares móviles se usan en carreteras secundarias, las que han registrado mayor siniestralidad. Estos funcionan con operador, en movimiento o parados. Pueden ir en los coches de la Guardia Civil o en coches camuflados que no son fáciles de identificar entre los vehículos particulares.

Aunque a comienzos del año pasado hubo noticias que anunciaban que la DGT no iba a seguir utilizándolos, y que los haría todos visibles, en el pasado mes de junio se supo que se habían hecho con 50 coches nuevos para retirar los más antiguos. Ahora son mucho más discretos, con frecuencias indetectables y cámaras completamente integradas en el chasis. Pista: la mayoría se instalaron en Citröen C4 Picasso y Peugeot 3008. (Puedes encontrarlos en la red).

En principio, estos radares deberían colocarse siempre a la vista del conductor.

Los radares fijos de la DGT funcionan sin operador y puedes verlos en cabinas al margen de la carretera o en postes. Esos radares deben estar siempre señalizados.

También puedes encontrarte con los radares de tramo. Estos son más fiables que los fijos, porque calculan la velocidad media que has llevado en un tramo determinado. Estos están claramente señalizados, así que cuando te encuentres con uno de ellos, mantén una velocidad similar o para curarte en salud levanta un poquito el pie para ir por debajo del límite.

¿Cómo funcionan los nuevos márgenes de los radares?

Antes los radares trabajaban con un margen de error del 10%. Eso significa que, con los antiguos sistemas de detección de velocidad, podías circular por una autovía con un límite de velocidad de 120 km/h, y los radares sólo comenzaban a poner multas a partir de los 130 km/h de velocidad.

Actualmente, los radares de tráfico son mucho más sensibles y tienen una puntería divina a la hora de medir la velocidad a la que circulas. La DGT trabaja con sistemas de detección con un margen de error del 7% para los radares fijos y los radares móviles.

Ahora los radares te harán la foto si circulas a 128 km/h en un tramo limitado a 120. Si circulas entre los 30 y los 90 Km/h, el margen de tolerancia será de 7 kilómetros.

Además, desde el pasado 1 de marzo Tráfico ha adaptado los radares para que distingan entre una furgoneta, un camión, un turismo o una motocicleta para aplicar la sanción por exceso de velocidad que le corresponda a cada tipo de vehículo.

El 70% de los multados por exceso de velocidad
optan por el pronto pago y pasan de recurrir una multa de radar

Probablemente sea porque un recurso se convierte en un largo peregrinar por administraciones y al final los multados prefieren dejarse de líos. Pero, que te llegue una multa no siempre quiere decir que seas culpable, si no que se lo digan a Sònia, a la que le llegó una multa por exceso de velocidad cuando su coche iba subido en una grúa. Porque existen situaciones y sanciones marcianas, la Constitución te ampara con la presunción de inocencia, es tu derecho, así que ¡haz uso de él!

Si no hay pruebas determinantes y estás convencido de que no has rebasado los límites de velocidad y que la multa que te ha llegado no es justa, presta atención, esto es lo que debes saber al recurrir una multa de radar.

1 Plazo para recurrir una multa de radar

Lo primero que debes saber es que las multas se hacen efectivas en cuanto te la pone el agente.

Según el código de Seguridad Vial, las multas pueden notificarse más tarde en tres casos: cuando la detención del vehículo suponga un peligro para el conductor y la circulación del resto de vehículos; cuando tu vehículo esté estacionado en la calle y estés ausente; cuando exista una fotografía por parte de tráfico que acredite la infracción cometida.

A partir de ese momento, tendrás 20 días para recurrir una multa de radar, incluyendo domingos festivos. De todos modos encontrarás el plazo exacto en el reverso de la multa.

2. Adiós al descuento por pronto pago

¿Estás convencido de que quieres recurrir una multa de radar? Si decides presentar tus alegaciones perderás automáticamente el descuento del 50% por pronto pago.

3. Busca errores en la multa de radar

Repasa detenidamente la multa buscando errores de forma. Asegúrate de que todos los datos sean correctos, como por ejemplo tus datos personales, DNI, nombre, apellidos… y por supuesto la identificación que han hecho de tu vehículo.

4 Datos de la multa de radar

La multa que te entreguen deberá:

  • Identificar tu vehículo y especificar su matrícula, marca, modelo y color.
  • El nombre del denunciado.
  • Una explicación completa de los hechos por los cuales te han multado y los datos y firma del agente que tramita la infracción (en caso de que sea de un radar móvil). No sería justo que firmase la denuncia un agente que no presenció la infracción.
  • ¿No te pararon para ponerte la multa? Cuando te llegue la carta a casa con la multa de radar, lo primero que debe mirar es si te ha llegado la solicitud para que identifiques al conductor. Si no te he ha llegado quiere decir que el ayuntamiento o al DGT presupone que eres tú, como titular del vehículo el infractor. No te conformes, lo mejor es recurrir una multa de radar solicitando su nulidad por “atribución arbitraria de responsabilidad”.

5 La foto del radar

Como los radares funcionan de forma tan precisa, la foto que te envien debe cumplir el mismo requisito: precisión.

La fotografía que te envían con una multa de radar es la prueba más importante que deben aportar cuando te sancionan por exceso de velocidad o por haberte saltado un semáforo, por ejemplo. Por eso, si hay algo que no te cuadra en la imagen tendrás el argumento perfecto para presentar alegaciones y recurrir una multa de radar.

La foto del radar siempre debe ser nítida. Siempre debe estar hecha sin flash para evitar destellos y reflejos, y en ella no debe aparecer otro vehículo que no sea el tuyo.

En la imagen deberías identificar a la perfección el modelo de tu coche y la matrícula. Si no se cumple, estás ante un error de forma.

6 ¿Qué es el pliego de descargo?

Para recurrir una multa de radar tendrás que presentar un documento que se llama “pliego de descargo”.

Aunque estos documentos tipo puedes encontrarlos fácilmente en Internet, lo ideal es que recurras a un equipo de expertos que te ayude con esa gestión, ya que debe definir claramente los motivos por los cuales la multa que te ha llegado no es correcta. Algunos seguros de coche también cubren ese servicio de recursos.

¿Tienes el mejor seguro de coche?
Encuéntralo en 15 segundos

En ese pliego, además de las alegaciones y todas las pruebas que consideres oportunas, deberás incluir todos tus datos personales: nombre, apellidos, DNI, dirección postal y teléfono de contacto. También deberás incluir los datos de la denuncia: número de expediente, fecha de la denuncia y todos los datos de tu vehículo.

7 Dónde presentar tu recurso

Si es la DGT quien te ha multado, la forma más rápida y cómoda es hacerlo a través de la Sede Electrónica de la Dirección General de Tráfico puedes presentar las alegaciones y recursos con el DNI o certificado digital.

Para recurrir una multa de radar impuesta por la Policía Local tendrás que acudir al Ayuntamiento.

Los organismos correspondientes deberán darte respuesta a tu recurso en 15 días.

8 Después de presentar las alegaciones

Si tras recurrir un multa de radar desestiman tu pliego de descargo, tendrás un mes para presentar un segundo recurso, en esta ocasión ante el Ministro del Interior. Además, tendrás derecho a que te envíen las pruebas que quieras solicitar para demostrar que esa multa es legal y presentarlas en tu “recurso de reposición”, el proceso para reafirmar tu recurso.

9 Qué pruebas del radar puedes pedir

Si estás seguro de que tú no circulabas a la velocidad indicada, o por esa carretera, cuando te llega una multa de radar por exceso de velocidad en tu recurso puedes exigir pruebas sobre el funcionamiento del dispositivo.

En la foto quedan reflejados el día y la hora en los que se hizo la fotografía, la velocidad a la que se circulaba y el modelo del radar, pero para saber que ni la multa ni el radar han sido manipulados, puedes solicitar:

  • La ubicación exacta del radar, sus características y el margen de error que admite.
  • Su certificado de homologación.
  • Un informe de la última revisión que ha pasado el radar.
  • El número de equipo y el vehículo en el que iba instalado.
  • ¿El radar que te hizo la foto era móvil? Asegúrate de que estaba situado fuera de la calzada. Si no es así, tendrás otro motivo para recurrir una multa de radar. Siempre que la seguridad lo permita los radares deberán estar en una zona visible.

10 Las multas también caducan

Las autoridades tienen plazos para comunicar las multas de tráfico: 3 meses para las sanciones leves (como un estacionamiento); 6 meses para las graves (hablar por el móvil, no respetar los límites de velocidad o no llevar el cinturón) y hasta un año para las muy graves (no cumplir superar en más del 50% el límite de velocidad, conducir bajo los efecto del alcohol o llevar inhibidores de radar).

Si te llegan más tarde podrás alegar que han prescrito y no tendrás la obligación de pagarlas.

En cuanto al cobro: si DGT o Ayuntamiento hacen firme una multa de radar y no inician el proceso de cobro en 4 años, ya no podrán hacerlo, la sanción habrá prescrito. Aunque no te emociones demasiado, hoy en día es prácticamente imposible que esto suceda.

¿Quieres saber dónde están los radares de la DGT?

El pasado mes de Julio la DGT hizo pública una lista con los tramos de mayor siniestralidad. No tendrás los puntos exactos, pero sí podrás ver las 1.500 carreteras secundarias en las que se intensificó el control de la velocidad con radares móviles.

Este ejercicio de transparencia de la DGT al no esconder la ubicación de los radares pretendía advertir a los conductores de la peligrosidad de esos tramos y hacerles más conscientes de los límites de velocidad marcados.

Las soluciones menos útiles

Seguro que has oído hablar de detectores e inhibidores para ahorrarte más de una multa de radar. Bien, ve olvidándote de problemas…

Actualmente la Ley de Tráfico prohíbe el uso de los detectores y conllevan una multa de 200 euros y tres puntos del carnet para los conductores que los lleven instalados.

Los inhibidores también son ilegales. Estos no solo detectan la señal del radar, si no que además interfieren en su funcionamiento ofreciendo una lectura errónea. A los más tramposillos les caerá una multa de 6.000 € y perdida de seis puntos.

Sin embargo, los avisadores, integrados en casi todos los sistemas de GPS sí son legales, no interfieren en las señales ni ofrecen ubicaciones exactas para los radares móviles.

¿Qué te parece el procedimiento? ¿Te han multado y no has sabido plantarle cara al papeleo y los trámites? En ocasiones lo mejor es contar con un equipo que te haga fácil lo que otros hacen difícil.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *