Te kombucha comprar

Contenidos

Kombucha: qué es, beneficios y cómo prepararlo

La Kombucha es una bebida probiótica hecha a partir del té negro endulzado que es fermentado por levaduras y bacterias que hacen bien para la salud, siendo una bebida que fortalece el sistema inmune y mejora el funcionamiento intestinal. Su método de preparación es muy parecido al yogur casero y al del kéfir, pero se usa té negro en vez de leche como ingrediente principal.

El té negro con azúcar blanco son los ingredientes más utilizados para hacer kombucha, pero también se pueden utilizar otras hierbas e ingredientes adicionales como té verde, flor de jamaica, té de hierba mate, jugo de frutas y jengibre, para que tenga un sabor más agradable al paladar.

Beneficios de la Kombucha

La Kombucha tiene su origen en China y tiene un sabor parecido a una sidra espumante de manzana, y su consumo trae los siguientes beneficios para la salud:

  1. Contribuye para adelgazar porque regula el apetito;
  2. Combate la gastritis, porque ayuda a eliminar la bacteria H. pylori, una de las grandes causantes de la gastritis;
  3. Previene infecciones intestinales, por combatir otras bacterias y hongos que causan enfermedades en el intestino;
  4. Actúa como desintoxicante, por unirse a las moléculas tóxicas del organismo y estimular su eliminación a través de la orina y por las heces;
  5. Alivia y previene problemas como gota, reumatismo, artritis y cálculos renales, por desintoxicar el organismo;
  6. Mejora el funcionamiento el intestino, por equilibrar la flora intestinal y tener acción laxante;
  7. Equilibra el pH sanguíneo que deja al organismo naturalmente más fuerte para prevenir y curar enfermedades;
  8. Reduce el estrés y combate el insomnio, siendo una buena opción para períodos de mayor estrés o pruebas del colegio o universidad;
  9. Reduce el dolor de cabeza y la tendencia de sufrir de migraña;
  10. Mejora el funcionamiento del hígado, siendo una buena opción para después de tomar antibióticos;
  11. Fortalece el sistema inmunológico, por ser rico en antioxidantes y actuar en el intestino;
  12. Previene enfermedades como diabetes y cáncer porque mejora el funcionamiento de todo el organismo en general;
  13. Normaliza la presión arterial;
  14. Disminuye los síntomas de la menopausia;
  15. Previene infecciones urinarias porque es una buena fuente de líquidos, lo que hará con que se produzca más orina.

Los beneficios de la Kombucha son mayores que tomar el té negro o verde en su forma tradicional, y por esto esta bebida es utilizada como un poderoso beneficio para la salud. Vea los beneficios del té negro.

Cómo hacer Kombucha en casa

Hongo de kombucha, también llamado hongo chino

Para preparar la base del kombucha, también llamada de primera fermentación, se deben llevar a cabo los siguientes pasos:

Ingredientes para la Primera Fermentación

  • 3 L de agua mineral;
  • Olla de acero inoxidable, vidrio o cerámica;
  • 1 taza de azúcar blanco;
  • 5 sobres de té negro;
  • 1 hongo de kombucha, también llamado hongo chino;
  • 1 recipiente de vidrio hervido con agua caliente;
  • 300 ml de kombucha listo, equivalente a 10% del volumen total de la kombucha a ser producida (opcional)

Modo de preparación

Lavarse bien las manos y los utensilios, pasándolos por agua caliente y vinagre para ayudar a eliminar cualquier contaminación por microorganismos. Colocar el agua en la olla y calentar. Cuando el agua esté hirviendo, se debe adicionar el azúcar y mezclar bien. En seguida, se debe apagar el fuego y agregar los sobres de té, dejando que la mezcla descanse de 10 a 15 minutos.

Colocar el té en el frasco de vidrio y esperar a que se enfríe hasta alcanzar la temperatura ambiente. En seguida se debe adicionar el hongo de kombucha y los 300 ml de kombucha listo (si se desea), tapando el frasco de vidrio con un paño y una liga, lo que irá a permitir la circulación del aire sin dejar la mezcla expuesta. Guardar el frasco en un sitio aireado, sin mucha luz alrededor de 6 a 10 días, tiempo en el cual la bebida final estará lista, con el aroma de vinagre y sin sabor dulce. Al final del proceso, una nueva colonia de kombucha es formada por encima de la primera, el cual puede ser guardada en el refrigerador o donada para otra persona.

Cómo hacer la Kombucha más sabrosa

También llamado Kombucha de segunda fermentación, ya que se le puede dar sabor con ingredientes como jengibre, pera, uva, fresa, limón, piña, naranja y otras frutas, trayendo un nuevo sabor para la bebida y agregando el beneficio de las frutas. Las frutas y otros ingredientes deben ser agregados en la Kombucha base ya lista, y en esta fermentación la bebida quedará gasificada, recordando un refresco.

Kombucha de Limón y Jengibre

Ingredientes

  • 1,5 litro de kombucha;
  • 3-5 ruedas de jengibre;
  • Medio limón exprimido;
  • Botella de plástico 1,5L de capacidad

Modo de preparación

Colocas las ruedas de jengibre y el jugo de limón en una botella de plástico limpia. Agregue la Kombucha en la botella, llenándola hasta quedar totalmente completa, para que no quede aire en la botella. Tapar y dejar reposar de 3 a 7 días, tiempo necesario para que haya una nueva fermentación, generalmente está lista al cabo de 5 días de fermentación. Sin embargo, como la bebida crea gas rápidamente, algunas personas les gusta el sabor después de 24 horas de la segunda fermentación.

Para hacer la Kombucha con otros sabores, solo es necesario licuar la fruta, colar y agregarla en la botella en conjunto con la Kombucha base, esperando 5 días mínimo para la nueva fermentación que dará sabor a la bebida.

Dónde comprar

La kombucha lista puede ser encontrado en las tiendas de productos naturales y de nutrición, estando a la venta tanto su sabor tradicional como con sabores variados y con condimentos.

El hongo Chino o de Kombucha con los hongos y bacterias responsables por la fermentación de la bebida, pueden ser encontrados en paginas o foros de internet. Normalmente como en cada fermentación se forma un nuevo hongo, los consumidores de esta bebida normalmente los donan para otras personas que desean hacer esa bebida en casa.

Vea también los beneficios del kéfir, otro tipo de bacterias que ayudan a bajar de peso y prevenir enfermedades.

  • Cultivar el SCOBY de kombucha comprado.
  • Retiramos la capa gelatinosa con aspecto de hongo del kombucha elaborado, el SCOBY que fermentó el té. Una vez que esté embotellado, las levaduras y bacterias que permanezcan en el kombucha siguen activas, fermentando aunque sea más lentamente.

    Hay que destacar que esto solo ocurre con kombucha “crudo”, ya que en los kombuchas pasteurizados el calor del proceso de pasteurización destruye todas las levaduras y bacterias.

    Cómo hacer té kombucha en casa

    1. Comprar una botella de kombucha crudo y sin saborizantes.
    2. (Opcional) Infusionar una taza de té negro con 1-2 cucharadas de azúcar y dejar que se enfríe.
    3. Lavar bien un frasco de vidrio, profundo y con un diámetro de 5-8 cm, asegurándonos de que no quede ningún residuo de comida o jabón.
    4. Verter el kombucha y el té azucarado en el frasco.
    5. Cubrir el frasco con muselina, papel de cocina o papel de filtro para café y asegurarlo bien con una goma elástica.
    6. Guardar el frasco en un lugar seco, a temperatura ambiente y no expuesto directamente al sol, durante una semana, sin destaparlo.
    7. Comprobar si el nuevo SCOBY ha empezado a cultivarse: al principio aparece como una gelatina transparente, que con el paso del tiempo se vuelve más blanca y más espesa.
    8. Esperar hasta que el SCOBY tenga un grosor de aproximadamente ½ cm antes de emplearlo en la elaboración de kombucha casero. Si no hay señal de vida después de 3 semanas, volver a empezar el proceso desde el inicio.

    Proceso de elaboración. (Imagen traducida de «wake the wolves»)

    Beneficios para la salud del té Kombucha

    • Aporta propiedades probióticas (2).
    • Tiene antioxidantes (2).
    • Alivia la digestión (2).
    • Beneficioso para la salud digestiva (5).
    • Desintoxica el hígado y la sangre (2).
    • Mejora el sistema inmunológico gracias a su contenido de vitamina B12 y enzimas (5).
    • Fuente de glucosaminas que ayudan a aliviar dolor e inflamación (5).

    Consejos para el consumo de kombucha

    • Nunca toméis kombucha si parece, huele o sabe desagradable.
    • No consumáis el kombucha en el caso de haber experimentado problemas o reacciones a alimentos fermentados previamente.
    • En caso de duda, aconsejamos que consultéis a vuestro médico antes de consumir kombucha, o cualquier otro tipo de alimento fermentado.
    • Las mujeres embarazadas deben consultar a su médico antes de probar el kombucha.

    Continúa aprendiendo sobre cómo hacer el kombucha en nuestro tutorial para hacer kombucha.

    Bibliografía

    Productos relacionados y de interés

    Kombucha: ¿qué es y para qué sirve?

    El té de kombucha es una bebida que se consume en muchos países asiáticos desde hace miles de años. Hoy en día ha cobrado popularidad por su alto contenido probióticos, los cuales se cree que podrían brindar varios beneficios al organismo.

    Se trata de una bebida que se obtiene a base de la fermentación del té, con especies de hongos y bacterias. Estos hongos y bacterias generan gas carbónico, glucosa y alcohol etílico. Dichos componentes se unen en la superficie del té, formando así una masa gelatinosa de color crema y castaño.

    Las bacterias y hongos que se utilizan pueden variar, dependiendo del tipo de té que se utilice y del tiempo de preparación.

    ¿Para qué sirve la kombucha?

    Dado que es un alimento probiótico, se considera que puede contribuir a la salud de todo el organismo y, en especial, el sistema nervioso, muscular y óseo.

    Además, al estar hecha la kombucha a base de té negrocontiene cierta cantidad cafeína, por lo que puede contribuir también con la estimulación del sistema nervioso central.

    • Podría ayudar a mantener una buena hidratación, siendo una alternativa mucho más recomendable que un refresco o un agua saborizada industrial.
    • Puede ayudar a aumentar la frecuencia de micción (algo que puede resultar beneficioso en caso de sufrir de retención de líquidos, por ejemplo).
    • Según el tipo de té que se emplee en su preparación, la kombucha puede tener mayor o menor cantidad de polifenoles y, por tanto, vitaminas y minerales.
    • Los compuestos de la kombucha pueden ayudar a la digestión de azúcar y acelerar el metabolismo celular.

    Se ha llegado a la conclusión de que es necesario realizar más estudios para evaluar los posibles beneficios de la kombucha en sujetos humanos.

    Te puede interesar: ¿Las frutas ayudan a eliminar toxinas?

    A tener en cuenta

    Así como puedes disfrutar de un zumo de frutas casero, puedes disfrutar de una buena taza de té de kombucha. La clave estaría en aprender a prepararlo correctamente y considerar la bebida simplemente como una opción más para mantenerse bien hidratado; no como una medida de prevención para enfermedades o como un tipo de tratamiento.

    Hay quienes aprovechan esta bebida fría, para los momentos más calurosos del verano. En este caso, podría considerarse como una alternativa mucho más recomendable que un refresco o cualquier bebida industrial.

    Dado que esta bebida debe prepararse con azúcar, debes consumirla con moderación para no exceder la cantidad diaria de consumo recomendado, según las pautas brindadas por la Organización Mundial para la Salud.

    Hemos hablado ya sobre ella en este blog y la enumeramos en la lista de alimentos probióticos a incluir en tu alimentación diaria: la kombucha, también conocida como hongo manchuriano, hongo de té u hongo chino.

    En este artículo vamos a ahondar un poco más en esta bebida, en sus propiedades y beneficios, y también en sus inconvenientes e intentaremos dar respuesta a preguntas como estas:

    • ¿Cómo se prepara el té de Kombucha?
    • ¿Qué es la Kombucha?
    • ¿Qué es el Scoby?
    • ¿Cómo hacer el hongo del té?
    • ¿Para qué sirve y qué beneficios aporta la Kombucha?
    • ¿Dónde Comprar Kombucha sana y ecológica?

    Si te interesan todos estos temas, no te pierdas este post. Además, al final tienes la oportunidad de conseguir un descuento del 12%.

    Kombucha: un poco de historia

    Según señalan algunos autores, el origen de la kombucha se sitúa en China, donde era muy apreciada por su capacidad para equilibrar el chi, o flujo vital de energía, y mejorar la digestión.

    Posteriormente se extendería a otros países vecinos como Japón, Corea, Rusia, India, etc. Es en el siglo XX cuando se introduce en Europa. Respecto a las primeras investigaciones acerca de sus propiedades, cabe citar:

    • En el año 1952, K. M. Dubovskiy, médico del Instituto de Epidemiología de Kazajistán, extrajo de la kombucha su sustancia activa, que demostró tener propiedades antibióticas contra estafilococos, tifus o disenteritis.
    • Año 1956: N. M. Ovchinnikov, médico ruso, verificó que retrasaba el desarrollo de la tuberculosis (ensayos con conejillos de indias).
    • Año 1964: el médico alemán R. Sklener la introdujo en la práctica medicinal tras investigar sus cualidades.

    ¿Qué es la Kombucha?

    La kombucha es una bebida fermentada probiótica que se obtiene a base de té endulzado fermentado mediante Medusomyces gisevi (nombre que le asigna en 1913 el micólogo alemán Gustav Lindau), una colonia de microorganismos, bacterias y levaduras, que conviven simbióticamente.

    Básicamente la kombucha es una bebida que se elabora fermentando té al que se le añade azúcar como alimento de las bacterias y levaduras del hongo kombucha que se usa para fermentarlo. Aunque se le llama coloquialmente hongo kombucha, los microorganismos que aparecen en el cultivo madre de la kombucha son una mezcla de géneros y especies, y no únicamente hongos (levaduras).

    Los géneros más comunes de los hallados, aunque pueden variar bastante de un cultivo a otro, son: Acetobacter, Gluconacetobacter kombuchae, Lactobacillus y Pediococcus, y Saccharomyces, Brettanomyces y Zygosaccharomyces kombuchaensis (levaduras). Su sabor es ligeramente ácido y se asemeja al del vinagre; no obstante, este dependerá del tiempo de fermentación y del té que se use.

    Esta bebida es conocida como «el hongo de la inmortalidad» (si bien realmente no se trata de un hongo sino de la mezcla de bacterias y levaduras mencionada anteriormente) pues los microorganismos forman en su superficie un cuerpo gelatinoso que, de recibir alimentación continua, permanece siempre «vivo».

    De hecho, en el comienzo del proceso de fermentación participan varios tipos de bacterias y levaduras pero tras unos días únicamente sobreviven las que conforman el cuerpo gelatinoso, el resto muere debido a la acidez y las sustancias antibióticas segregadas.

    Hasta hace algunos años solo era posible tomar kombucha si se elaboraba artesanalmente en casa. Hoy día es posible encontrarla de forma comercial, en tiendas y supermercados de determinados países, distribuida en botellas de vidrio, tetra briks e incluso en polvo.

    Propiedades y Beneficios de la kombucha

    Los alimentos y suplementos probióticos naturales contienen bacterias beneficiosas que alcanzan nuestro intestino, donde se establecen y realizan funciones positivas para nosotros. La kombucha es un alimento (bebida) probiótica, ya que los microorganismos que con que se elabora y que se encuentran en la composición final de la bebida tiene la capacidad de beneficiarnos si los consumimos regularmente.

    Como alimento probiótico, la kombucha aporta multitud de beneficios a nuestro organismo, entre ellos: mejora de la flora intestinal, mejora del tránsito intestinal o fortalecimiento del sistema inmune.

    Aunque, sin duda, la principal función de la kombucha es la mejora de la digestión, su ayuda al aparato digestivo. Además del aporte directo de bacterias y levaduras, contiene ácidos y enzimas producidas por estos microorganismos que favorecen el proceso digestivo, es decir, que ayudan a digerir mejor la comida.

    Al ser una bebida elaborada con té y teniendo cierto nivel de tenía (cafeína) procedente de la infusión, también es revitalizante y/o energizante. Nos aporta vitalidad. Pero debemos tener en cuenta que si somos susceptibles a las bebidas estimulantes, tomar kombucha después de ciertas horas de la tarde o tomar kombucha en cantidades elevadas puede hacer que nos cueste conciliar el sueño como volvemos a explicar más adelante.

    Además, como mencionábamos en nuestra guía completa sobre probióticos, las bebidas fermentadas no lácteas, como la kombucha, el kéfir de agua u otros refrescos fermentados, son quizá el alimento con más poder probiótico pues, al ser el agua su principal vehículo, el ataque de los ácidos gástricos es mucho más leve y los probióticos consiguen llegar vivos al intestino. Al no contener lactosa, están indicadas para personas con alergias e intolerancias alimentarias (lactosa y gluten).

    Contraindicaciones del Té kombucha

    Los microorganismos de la kombucha transforman el azúcar en glucosa y fructosa, después en alcohol etílico, CO2 y ácido acético. Esta genera por tanto alcohol, hasta un 2%, aunque prácticamente ningún fabricante lo advierta en el etiquetado del producto.

    Por otra parte, hemos de tener presente que la kombucha es té y por tanto contiene teína, por lo que tomada después de determinada hora (tras el almuerzo, a partir de las 16 h) y en función de la persona podría ser causa de desvelo o dificultad para conciliar el sueño.

    En el post «Té kombucha o kéfir de agua. ¿Cuál es el mejor?» hacíamos una comparativa entre los dos alimentos probióticos. La kombucha tiene una composición y unas propiedades diferentes a las del kéfir de agua, por tanto son bebidas complementarias, y no antagónicas, que puedes incluir en tu dieta diaria. Ambas cuentan con una serie de características nutricionales que las hacen especialmente interesantes como suplemento para mantener una buena salud y como fuente de hidratación secundaria (el agua debe ser la fuente de hidratación primaria).

    ¿Qué es el Scoby?

    Cuando buscamos información sobre kombucha es habitual, especialmente en páginas de habla inglesa, que nos hablen del scoby.

    Scoby es un acrónimo de Symbiotic Culture Of Bacteria and Yeast, y se refiere al cultivo microbiano que permite fermentar el té. Scoby es una masa semi-gelatinosa donde conviven en armonía, de hecho se necesitan unos a otros (eso es un simbión, la simbiosis), bacterias y levaduras.

    Esta masa nada en la superficie del envase o depósito dónde se fermenta el té y al estar en contacto con el aire por un lado y con el té azucarado por otro, puede tomar oxígeno por la superficie y fermentar el té y liberar microorganismos al medio líquido por el otro.

    El scoby es el equivalente al cultivo de kéfir, sólo que este trabaja sumergido en el agua y el scoby flota en la superficie.

    Dónde Comprar té Kombucha

    Para todos los que queráis comprar té kombucha en el Mercadona comentar que aún es pronto para ello pero sí que hemos visto kombucha en otros supermercados, especialmente los que tienen sección eco o premium.

    Esto por lo que hace referencia a España, en otros países Europeos y especialmente en Estados Unidos, la kombucha es tan popular que ya se puede comprar hasta en gasolineras.

    En España puedes encontrar diversas marcas de kombucha en herbolarios y tiendas de alimentación ecológica. También se puede conseguir el scooby en Internet para hacer nuestra propia kombucha casera.

    Cold Brew Kombucha de Prokeydrinks

    Nosotros, podemos ofrecerte un té kombucha muy especial, elaborado de una forma única.

    Nuestra Cold Brew Kombucha se elabora macerando las hojas de té en frío, consiguiendo así una extracción de nutrientes diferente, y menor en teína. Tras esta maceración filtramos para eliminar las hojas y añadimos azúcar y el cultivo microbiano para fermentar el té y conseguir la kombucha.

    Otra característica de nuestra Cold Brew Kombucha es que está totalmente libre de alcohol gracias a la mezcla de microorganismos que empleamos en la elaboración.

    Si te interesa probar nuestro té de Kombucha, solo tienes que registrarte en este formulario y te enviamos un CUPÓN con el 12% de descuento a tu mail y te avisamos también por Mail en cuanto activemos las ventas, que será más o menos hacia mediados de Enero de 2018.

    Si quieres beneficiarte de un descuento en tu primera compra, solo tienes que registrarte aquí y te enviaremos el descuento directamente a tu correo electrónico.

    Descuento 12% COLD BREW Kombucha de Prokeydrinks

    También tienes en nuestra tienda kéfir de agua ProKey en varios sabores, sin duda todos ellos exquisitos. ¡Pásate por nuestra tienda y no dudes en probarlos todos!

    Qué es el kombucha y sus beneficios a la salud

    La kombucha es una bebida fermentada elaborada con té, azúcar, bacterias y levaduras. Se dice que ayuda a mejorar la salud, desde problemas digestivos hasta cáncer pero, ¿qué dice la ciencia al respecto?

    La evidencia de sus efectos sobre la salud es limitada y solo sus propiedades antioxidantes y antimicrobianas tienen un sustento bien establecido. Se trata de un alimento vivo, es decir, un alimento rico en probióticos y aunque —todavía— no están bien descritos los beneficios de sus cepas, contiene bacterias de ácido láctico que pueden tener una función probiótica.

    via GIPHY

    Desde la antigüedad, numerosas culturas han elaborado alimentos basados en la fermentación con el fin de producir nuevos productos y de aumentar la durabilidad de los mismos, algunos como el yogur y la leche cultivada, el vino, la cerveza, y el pulque, el sauerkraut o chucrut, el kimchi, y la salchicha fermentada son ejemplos de los primeros alimentos procesados que consumió la humanidad.

    Dato curioso: la kombucha también es conocida como “té de hongos” aunque la capa que cubre el líquido está compuesta por bacterias y levaduras, no hongos.

    La kombucha se originó en China hace aproximadamente dos mil años y su popularidad ha aumentado por tratarse de una importante fuente de microorganismos vivos con supuestos beneficios a la salud, entre ellos:

    1. Mejora la digestión y disminuye la inflamación.
    2. Es una fuente de polifenoles, compuestos bioactivos que funcionan como poderosos antioxidantes, sustancias que protegen a las células.
    3. Bebida antibacteriana y antifungicida. Durante la fermentación de la kombucha se produce ácido acético (abundante también en el vinagre) que ataca microorganismos potencialmente dañinos como a la bacteria E- coli y al hongo cándida.
    4. En estudios con ratas, se ha visto que beber kombucha regularmente puede reducir lesiones del hígado originadas por el uso de sustancias tóxicas.
    5. Estos beneficios fueron probados en kombucha preparadas con té negro o té verde.

    A considerar…

    Preparar kombucha casera no es tan sencillo como parece. Es necesario no sobrefermentarla y mantener un buen control sanitario pues esta bebida es muy susceptible a contaminación. Por otro lado, se han registrado casos de intoxicación por plomo al preparar la infusión en recipientes de cerámica no aptos para su elaboración. La recomendación es utilizar vidrio.

    via GIPHY

    Los alimentos y las bebidas fermentadas suelen ser productos seguros y benéficos a la salud, pero —como cualquier otro alimento— no es recomendable consumirlos en exceso, además de que la kombucha es rica en azúcares, de ahí la importancia de consumirlos con moderación e incluir distintas fuentes de fermentados (yogur, kéfir, kimchi, miso, etc.) en la dieta diaria.

    ¿Has escuchado hablar de la kombucha? Se trata de una bebida muy usada en la actualidad y promocionada como beneficiosa para la salud del organismo. Te contamos todo sobre la misma: qué es, cómo se usa, sus propiedades y beneficios.

    ¿Qué es la kombucha?

    La kombucha es una bebida a base de té fermentado, ligeramente dulce y ácida que se logra mediante la acción sobre el té negro endulzado de bacterias y hongos semejantes a la levadura.

    Históricamente se ha consumido en China, Rusia y Alemania aunque sus potenciales efectos positivos sobre el organismo han extendido su uso a todas partes del mundo con fines medicinales.

    Por ser un producto fermentado y derivado del té negro, la kombucha se ha vuelto una bebida muy atractiva a la cual se adjudican valiosas propiedades beneficiosas para el organismo que sólo podríamos obtener con beberla, pero ¿qué hay de cierto en ello? ¿Cuáles son sus reales efectos en nuestro cuerpo? A continuación te mostramos lo que la ciencia dice al respecto.

    Las propiedades de la kombucha

    Ante todo, la kombucha es una bebida y por tanto, es fuente de agua para nuestro organismo. Pero además, la fermentación y el té negro endulzado como origen vuelven a la kombucha en fuente de azúcar (10-13%) y una mínima cantidad de alcohol (entre 1 gramo y 3,6 gramos por litro) producto de las levaduras sobre el azúcar del té.

    Igualmente, la kombucha posee vitaminas y minerales varios, entre los que destacan vitaminas del complejo B que nuestro cuerpo necesita para el funcionamiento del sistema nervioso y muscular, vitamina C, hierro, zinc, cobre y manganeso.

    Además, por ser una bebida derivada del té negro (aunque también puede elaborarse a partir de té verde), la kombucha posee polifenoles antioxidantes en cantidades variables, pues los mismos se degradan mínimamente durante la fermentación.

    En cantidades pequeñas, la kombucha también puede tener cafeína propia del té negro que en nuestro organismo estimula el sistema nervioso central.

    La kombucha se suele beber fría, como infusión refrescante y beneficiosa para el organismo, en cantidades recomendadas de entre 100 y 300 ml diarios (aproximadamente un vaso al día).

    Los beneficios de la kombucha

    Por su riqueza en agua, vitaminas y minerales la kombucha puede contribuir a la hidratación del organismo, y por contener polifenoles antioxidantes como son las catequinas su ingesta puede ofrecer iguales beneficios que la ingesta de té como son reforzar el sistema inmune, contribuir a la quema de grasa e incrementar el metabolismo, prevenir el cáncer y demás.

    Los polifenoles y los microorganismos propios de esta bebida también pueden promover funciones digestivas y hepáticas, así como beneficiar la salud cardiovascular, tener actividad anti. estrés y hepatoprotectora, éstas dos últimas funciones se han estudiado sobre todo en roedores.

    Aunque muchos consideran que los beneficios del té negro, o del té verde si éste fuera el objeto de fermentación, son trasladables a la kombucha, no son suficientes las investigaciones sobre el tema y por ello, estas ventajas son aun cuestionables, sobre todo, porque las cantidades recomendadas de kombucha son muy inferiores a las que podemos beber de té cada día.

    Incluso, en algunas personas la ingesta de kombucha se ha asociado a efectos adversos tales como ictericia, náuseas, dolor de cabeza y cuello, vómitos, y síntomas propios de una reacción alérgica que desaparecieron ante el cese de su consumo.

    Por ello, la kombucha puede ser bien tolerada y beneficiosa en muchas personas, sobre todo, consumida en cantidades no superiores a los 300 ml diarios, pero claro está que su ingesta no es milagrosa y que probablemente obtengamos más beneficios de la ingesta de té y no de esta bebida fermentada que además, contiene alcohol, azúcar y bacterias vivas que no siempre son bien aceptadas por el organismo.

    Los alimentos y bebidas que forman parte de nuestra dieta se han multiplicado en los últimos años. La globalización también ha llegado para cambiar en cierta medida la forma en la que comemos. Y es que hay alimentos de los que tal vez ni habías oído hablar y que ahora ya forman parte incluso de tus hábitos alimenticios. Y uno de ellos, de los que cada vez se habla más, es el té kombucha, uno de los grandes aliados detox que está presente en las dietas saludables de modelos como Doutzen Kroes y su hermana Ren, impulsora del power food.

    Es un alimento con años de historia que, una vez más, nos llega de Oriente. En la cultura china, se le denominaba el “elixir de la salud inmortal”, desde hace más de 2.000 años. De hecho en China, Tíbet, Siberia y Rusia se ha bebido desde hace muchos años. Hemos hablado con nuestra experta Meritxell Martí para que conozcas todos sus beneficios y lo incluyas en tu dieta desde hoy.

    Las razones por las que este alimento parece haber llegado para quedarse tienen mucho que ver con sus propiedades, pues esta bebida hecha a base de té fermentado promete no sólo desintoxicar tu cuerpo, sino mejorar la digestión y ayudarte si estás intentando perder peso. La clave parece estar en los probióticos y enzimas que posee, los cuales se logran gracias a la fermentación del té verde con un hongo de kombucha, conocido como scoby -acrónimo en inglés de colonia simbiótica de bacterias y levaduras (symbiotic colony of bacteria and yeast)-.

    Una bebida ácida y efervescente

    Tal y como nos explica Meritxell, se trata de un té que está fermentado, preparado simplemente con té, azúcar y levaduras y bacterias. El azúcar que se puede usar para fermentar es muy variado: se puede usar azúcar moreno de caña, fruta o miel.

    Al fermentarse se forma un líquido que además del té contiene vinagre, vitaminas del grupo B y otros componentes como enzimas, probióticos y alta concentración en ácido acético, láctico y glucónico. También un pequeño contenido en alcohol. Esta fermentación es la que le aporta propiedades al té kombucha, aunque esta misma fermentación es la que también puede tener efectos secundarios sobre todo cuando se prepara en casa.

    ¿Cuál es el resultado? Una bebida ácida y efervescente, que como decíamos, tiene un ligero contenido en alcohol. Se puede hacer en casa, de hecho esta muy de moda hacerlo así, pero también se puede encontrar en tiendas especializadas, aunque también se puede encontrar cápsulas y extracto concentrado.

    Buen aliado detox que además te aporta energía

    Quizá las propiedades más importantes que se le atribuyen tienen que ver con su capacidad detox, pues ayuda a desintoxicar hepáticamente, gracias al contenido en ácido glucurónico que ayuda también a eliminar las toxinas a nivel renal. También es bueno a nivel digestivo, en casos de problemas de úlceras estomacales, acidez o ardor de estómago y es un buen aliado en casos de cándida intestinal, gracias a su alto contenido en probióticos, además de que ayuda a regular el tránsito intestinal.

    El té kombucha también aumenta la energía, por su alto contenido en hierro, que aporta vigor y energía, algo que se suma al efecto de la cafeína del té y las vitaminas del grupo B. Mejora la oxigenación celular, lo que aumenta la capacidad deportiva, y ayuda a disminuir las agujetas.

    Mejora la formación de colágeno y te ayuda a perder peso

    Previene algunas enfermedades -al tener antioxidantes y vitamina C-, además de disminuir la inflamación de articulaciones y combatir arrugas. Y es que uno de los componentes del té Kombucha es la glucosamina, que es uno de los principales componentes para mejorar el cartílago ya que forma parte del liquido sinovial de las mismas. Y como decíamos, mejora la formación de colágeno, lo que también le da acciones beneficiosas para la piel y el envejecimiento.

    Y, por último, también puede echarte una mano si estás intentando perder peso, pues mejora el metabolismo, estimula la combustión de las grasas y evita su acúmulo. El contenido en ácido acético y los polifenoles ayudan a perder peso. En estos días de verano, esta bebida podría venirte bien al ser un buen sustitutivo de los refrescos, que incluso se puede encontrar endulzada con stevia y mezclada con otros ingredientes como lavanda, manzana, pepino y menta.

    Pero, como nos cuenta Meritxell, no deberíamos olvidar que se trata de un producto fermentado, y que tiene un alto contenido en levaduras y bacterias, por lo que se debe tener especial precaución al tomarlo, ya que puede provocar algún efecto secundario como dolor abdominal, infecciones por levaduras, úlceras bucales o reacciones alérgicas. “Me gustaría indicar que el té kombucha, al que se le atribuyen muchas propiedades beneficiosas se debe tomar todo a la medida y sin excesos, ya que contiene cafeína, alcohol y probióticos en alta cantidad”, concluye Meritxell Martí.

    Ni los ingredientes ni las cantidades necesarias son algo férrea y unánimemente aceptado.

    En general cada uno habla según su propia experiencia, que a su vez está mediatizada por sus propios gustos y sus necesidades particulares.

    RECETA CASERA DE KOMBUCHA

    Antes que nada es necesario tener listos todos los ingredientes y utensilios que se van a utilizar:

    • Un cultivo sano de kombucha.
    • Un cuarto de litro de té ya fermentado
    • 250 gramos de azúcar blanca.
    • Tres litros de agua.
    • Seis bolsitas de té (o dos de tamaño familiar).
    • Una olla grande de acero inoxidable, porcelana en buen estado o pirex.
    • Un recipiente de cristal para realizar la fermentación.
    • Una cuchara de madera o de plástico.
    • Un trozo de tela y una goma o elástico.
    • Un colador

    Al igual que ocurre con otros alimentos tradicionales fermentados, como el yogur o el kéfir, para iniciar la producción casera de kombucha es necesario contar con un cultivo vivo.

    Hay que disponer de un “hongo» o “madre» en buen estado y también de un poco de té ya fermentado.

    Aunque es posible iniciar el proceso con solo té fermentado, o únicamente con un cultivo sin té (llamado también «madre» para diferenciarlo del cultivo “hijo” que surgirá a los pocos días de iniciada la fermentación), en estos casos el desarrollo es bastante más lento y el resultado incierto, multiplicándose el riesgo de contaminación con moho.

    Lo ideal es que algún amigo o conocido nos regale un cultivo y un poco de té ya fermentado.

    Una vez listos los ingredientes y utensilios mencionados, es necesario:

    • lavarse bien las manos con jabón,
    • quitarse los anillos metálicos y
    • lavar también cuidadosamente las superficies sobre las que se colocarán los objetos que van a entrar en contacto con el cultivo o con el té.

    PREPARACIÓN DE KOMBUCHA EN CASA

    1. Hervir 3 litros de agua durante 10 minutos

    Hervir 3 litros de agua -mejor si es destilada o purificada- en una olla esmaltada, de acero inoxidable o de cristal pirex.

    Evitar cualquier utensilio de aluminio!

    1. Añadir 1/4 de kilo de azúcar y dejar hervir 2 ó 3 minutos más.

    Cuando haya hervido durante 5-7 minutos añadirle una taza de azúcar blanco (250 gr aprox).

    Dejar que hierva dos o tres minutos más.

    1. Apagar el fuego y añadir 6 bolsitas de té

    Quitar la olla del fuego e introducir seis bolsitas de té negro (o dos bolsas de tamaño familiar) que no tengan grapas metálicas.

    1. Dejar reposar durante 15-20 minutos en el agua, luego retirar las bolsitas de té.
    2. Esperar a que se enfríe y verter en un recipiente de cristal

    Transcurrido ese tiempo sacar las bolsas de té y dejar que el líquido se enfríe.

    Cuando haya alcanzado una temperatura cercana a la del medio ambiente, pasarlo al recipiente donde se va a fermentar.

    1. Añadir un vaso de té ya fermentado
    2. Colocar el cultivo con el lado más claro arriba

    Colocar con cuidado el cultivo sobre la superficie del líquido, con la parte más fina hacia arriba y la más rugosa y obscura hacia abajo.

    No importa si se hunde.

    1. Cubrir el recipiente con una tela y asegurarla con un elástico

    Colocar la tela sobre la boca del recipiente de fermentación y sujetarla firmemente con una goma o elástico.

    Si queremos disfrutar de los beneficios de la kombucha hay que seguir su método de preparación exactamente

    1. Dejar en un lugar tranquilo entre 8 y 14 días

    Situar el recipiente en un lugar tranquilo, donde no reciba humo de tabaco, esporas de plantas ni los rayos directos del sol.

    Dejarlo reposar entre 8 y 14 días, dependiendo de la temperatura ambiental, para mantener los beneficios de la kombucha.

    Durante la fermentación, desprenderá un cierto olor ácido o incluso avinagrado.

    Es necesario tenerlo en cuenta a la hora de seleccionar el lugar donde se va a dejar.

    Una vez en dicho lugar, no es conveniente moverlo, pues ello puede alterar y retrasar el proceso.

    Durante la fermentación el azúcar es descompuesto por la levadura y convertido en un gas (CO2), varios ácidos orgánicos y otros compuestos químicos.

    Siendo el conjunto de todo ello lo que da al té de kombucha su característico sabor.

    1. Separar el hongo nuevo del viejo si están pegados

    Entre 8 y 14 días después (en climas templados) se podrá ya cosechar el delicioso té.

    Al quitar la tela veremos que en la superficie se ha formado otro cultivo (el “hijo»).

    Si el primero quedó arriba tal vez ahora estén los dos pegados y será necesario separarlos.

    Se puede medir el PH del líquido cada pocos días (en las farmacias o droguerías venden unas tiritas de panel a este fin) para cosecharlo en el momento apropiado según el gusto particular de cada quien, pues unos lo prefieren más dulce y otros mucho más ácido.

    1. Echar el té ya fermentado en una vasija y guardarlo en el frigorífico

    Pasar el té a botellas o frascos y guardarlo en el frigorífico (se puede colar si se desea).

    Las botellas no deben llenarse hasta arriba.

    Es conveniente utilizar tapones de corcho o de plástico sin rosca, para evitar que a causa del gas carbónico pudieran estallar.

    Aunque a menor ritmo, el proceso de fermentación sigue en el frigorífico y allí se conservan los beneficios de la kombucha.

    No olvidéis dejar un 30% del líquido fermentado para añadirlo a la nueva fermentación.

    1. Iniciar todo el proceso de nuevo.

    Para la siguiente fermentación se puede utilizar indistintamente el cultivo nuevo o el viejo.

    El sobrante se desecha (mejor no tirarlo en el WC, pues según algunos podría seguir creciendo y llegar a taponar los drenajes).

    O bien se le puede regalar a alguien que esté interesado en iniciarse en la kombucha.

    En caso de no disponer de una olla con capacidad para tres litros, o de un recipiente de fermentación lo suficientemente grande:

    se puede efectuar todo el proceso con una cantidad de agua menor, ajustando proporcionalmente las dosis de té y de azúcar.

    El sedimento de levadura que se va formando en el recipiente de fermentación se puede dejar en él.

    Si bien cada 2 o 3 meses es conveniente tirarlo y lavar la vasija con agua muy caliente.

    La kombucha no necesita luz para fermentar, al contrario, sino perdemos los beneficios de la kombucha.

    Diversos experimentos han demostrado que:

    en los tés fermentados en la oscuridad la concentración de ácidos es superior a la que presentan los que fermentaron en un ambiente con luz normal.

    Hay que evitar especialmente los rayos directos del sol.

    Éstos podrían incluso inhibir totalmente el proceso y perder los beneficios de la kombucha.

    En cuanto a la temperatura:

    la kombucha se desarrolla bien a la temperatura ambiental, entre los 20 y los 30 grados centígrados.

    El resultado es mejor cuando la temperatura se mantiene uniforme.

    A medida que ésta baja de los 20 grados el proceso de fermentación comienza a hacerse cada vez más lento.

    Es importante recordar para terminar que:

    Té kombucha, la nueva bebida de moda que ha conquistado a la Reina Letizia

    Actualizado 23/10/2017 16:44

    Si pensabas que el colmo de las infusiones healthy eran el té matcha o el chai, te equivocas. Desde Los Ángeles, viene pegando fuerte el té kombucha, la nueva bebida tendencia con innumerables beneficios para tu salud, que adelgaza y que además puedes hacer en casa. Además de las celebrities, ya ha conquistado a la mismísima Reina Letizia. Dos expertos en nutrición nos cuentan sus virtudes y cómo hacerla y disfrutar de todos sus beneficios.

    El té kombucha es el nuevo dorado de las tendencias de alimentación que vienen. Y es que según distintos organismos norteamericanos un crecimiento del consumo de esta bebida de un 25% en todo el mundo. Y es que el también llamado té de la inmortalidad como el té matcha se ha utilizado durante siglos… La cuestión es ¿cómo se hace? ¿está indicado para todo el mundo? Entre sus virtudes, adelgaza, desintoxica, fortalece tu sistema inmune…

    Se trata de una bebida fermentada elaborada a partir de té (verde, rojo, rooibos…) endulzado que ha sido fermentado por una colonia de bacterias y levaduras llamadas SCOBY (Symbiotic Culture of Bacteria and Yeast). Durante el proceso de fermentación, el ázucar se separa por la acción de las bacterias y levaduras obteniendo una bebida burbujeante, ácida y refrescante. Muy parecido al kéfir pero esta vez para beber.

    Si lo quieres preparar en casa los expertos de Dietox recomiendan utilizar tés ecológicos de primera calidad y sin que te asuste el azúcar blanco porque éste se digerirá mejor por el hongo SCOBY durante el proceso de fermentación y que «convierte el azúcar en ácidos, vitaminas, minerales, enzimas y dióxido de carbono (lo que explica la efervecencia)», apuntan los expertos de Dietox. Entre sus virtudes, adelgaza, desintoxica, mejora la digestión, combate la resaca, mejora tu sistema inmune…Es rico en vitaminas, enzimas, ácidos orgánicos esenciales, minerales, hierro (si utilizas el rooibos), levaduras y polisacáridos además del 0,5 por ciento de alcohol.

    Desde Gwyneth Paltrow, a Olivia Culpo, o Leonardo di Caprio o Nikki Reed… son sólo algunas de las celebrities que no paran de beber esta bebida milenaria de moda y llena de probióticos cuyos efectos todavía no están demostrados científicamente. Lo que sí está claro es que no hay yogui que se precie que no haya probado esta bebida de reconocidos efectos sobre la salud y las defensas. ¿La última en apuntarse? La Reina Letizia. Al parecer, la bebida ya ha llegado a la Zarzuela y se ha convertido en el nuevo capricho healthy de la esposa de Felipe VI.

    ¿Cómo hacer té kombucha?

    La receta del té kombucha nos la dan los expertos de Dietox. «Hierve un litro de agua, añade tres saquitos de té (negro, verde o rooibos…) y déjalos reposar 15 minutos. Después agrega al té caliente (ya se han sacado los saquitos), 100 gramos de azúcar blanco y remueve el té para que se disuelva el azúcar y deja que se enfríe a temperatura ambiente. Pon el té en un contenedor de vidrio y añade el cultivo hongo SCOBY y recúbrelo de una tela/toalla de papel para evitar contaminación pero dejando a la vez que respire. Y déjalo fermentar unos 10 días a la sombra entre 23ºy 27º. Luego comprueba el PH si dudas (un PH de 3 indicar que el tiempo de fermentación está completo). Después sacar el cultivo (que puedes añadir a otro té) y colocar la bebida preparada en botella dejándolo reposar 5 días». Y voilá ya tienes listo tu kombucha o tu kéfir para beber.

    Para la experta en nutrición Itziar Digón, la bebida tiene innumerables propiedades para la salud aunque a la hora de beberla «tendrán que tener cuidado todas aquellas personas que tienen un débil sistema inmune intestinal o hepático porque en todo producto fermentado existe el riesgo de contaminación cruzada por otras bacterias». Y continúa que además, «no se recomienda el consumo de grandes cantidades de kombucha en embarazo o lactancia si no se haya consumido antes ya que los efectos desintoxicantes causarán temporalmente un aumento de radicales en la sangre, lo que no sabemos en que nivel si se traspasa al útero o la leche maternal», apunta la experta en nutrición.

    Así que pásate al té kombucha pero con moderación… Puedes comprar el hongo o la bebida en herbolarios y ecotiendas. O pídela en Mun Ferments, empresa que comercializa la bebida en dos variantes de té kombucha con sabores de granada y jengibre.

    Dónde comprar kombucha en la ciudad

    La kombucha es un té fermentado con un hongo llamado Scoby (por sus siglas en inglés). La bebida es originaria de China y, de acuerdo con sus partidarios, tiene varios beneficios a la salud, especialmente para la digestión, el sistema inmune y ayuda a tratar la depresión, estrés y ansiedad. Aquí te contamos dónde comprar kombucha en CDMX.

    Si bien los ingredientes no parecen tan apetitosos, actualmente hay variedad de sabores para probar este elixir hecho con té verde y negro, como jengibre, tuna roja, lavanda, fresas, matcha y más. La cosa es buscarle.

    Cómo beber kombucha

    En cuanto a cómo beberla, no hay restricciones, pero sí se recomienda hacerlo poco a poco al inicio. Los productores de kombucha de La Semilla Colectivo recomiendan beber una botella al día, y dosificar el consumo entre el desayuno, comida y cena.

    Aunque médicos han advertido que algunas personas han presentado malestar estomacal, infecciones y reacciones alérgicas tras beber kombucha, en realidad el factor de riesgo es que la bebida se prepare en condiciones no estériles y en recipientes inadecuados; aunque será tu cuerpo el que decida si le cae bien o no la kombucha. Sin más preámbulos, nuestra sugerencia de lugares para comprar kombucha.

    Opciones de kombucha en CDMX

    Orgánica y de temporada

    Foto: La Semilla Colectivo

    Producida en Valle de Bravo, Estado de México, la kombucha de La Semilla Colectivo es artesanal, natural y orgánica; está a la venta en varios lugares de la ciudad. Los sabores disponibles dependen de la temporada, pero los de línea son menta, pétalos de rosa, jengibre y la natural. Además, tienen talleres para que aprendas a preparar tu propia kombucha casera.

    Si recién comienzas a beber kombucha, la recomendación es que pruebes ⅓ de la botella en cada comida. Puedes agregarla también a licuados, jugos o para marinar.

    The Green Corner (varias sucursales). $52. Tiendas Verum (varias sucursales).

    Kombucha Simbiótica

    Foto: Kombucha Simbiótica /Cortesía

    La bebida de Kombucha Simbiótica es preparada con una mezcla de Camellia sinensis –mejor conocida en sus variaciones como té verde, té rojo, té negro, té amarillo, té blanco–, té nurite silvestre mexicano –una planta medicinal utilizada en la medicina tradicional purépecha– e infusiones con otras hierbas, raíces y frutos. Todo acompañado de azúcar de caña orgánica de Chapingo, Estado de México.

    Los sabores que tienen disponibles son el original (té verde), romero con jamaica, hierbabuena con menta, jengibre con cúrcuma y fruta de temporada que cambia cada mes. Adicional a la kombucha, también preparan otros fermentos tradicionales mexicanos como tepache, tejuino, pozol, chilate, kvass, sake, vinagres vegetales, amazake, shoyu, natto, douchi, masas madre y más.

    Elixir con amor

    https://www.instagram.com/p/Bn6q0jWhtpa/?utm_source=ig_web_button_share_sheet

    La recién lanzada Kombucha Miamor combina la kombucha tradicional con hierbas medicinales y es baja en azúcar. Tienen variedad de sabores para dar energía (la de jengibre); con manzanilla, flor de Azahar y toronjil para ayudar a dormir bien; con flor de tila y dos tipos de toronjil contra el estrés; con fresas como antioxidante. Esta kombucha promete ser alta en probióticos vivo para cubrir el tracto digestivo y regenerar la flora intestinal. Está preparada con té verde y té negro, ambos procedentes de la India, azúcar orgánica y el Scoby, que es el hongo fermentador.

    Casa Awolly. Sinaloa 57, Roma Norte. $50-$70

    Una muy mexicana

    Foto: Leonardo Pérez

    Kombucha a la puerta de tu casa. Nopa es una productora 100% mexicana de kombucha artesanal. Es orgánica, no está pasteurizada ni contiene conservadores. Además, trabajan directamente con los sabores locales, ya que lo único que viene de fuera es el té negro. La elaboración de la kombucha es artesanal y elaboran pequeños lotes. Si te interesa, puedes pedir paquetes de seis o cuatro botellas que llegarán a tu domicilio con la frecuencia que tú elijas. Los sabores que tienen disponibles por el momento son jamaica y tamarindo, pero van cambiando.

    Nopa. Envíos a domicilio desde su sitio web. Six pack $342, 4 pack $228.

    Kombucha

    El té kombucha es una bebida milenaria que ha ido ganando popularidad en los últimos años gracias, por una lado, a la alta cantidad de minerales y vitaminas que contiene y, por el otro, a que se trata de un alimento probiótico. El té kombucha es una bebida fermentada originaria de China. Se elabora a partir de una infusión de té azucarado a la que se le añaden unos microorganismos semejantes a la levadura. Gracias a esta fermentación, la bebida resultante está repleta de vitaminas y minerales beneficiosos para el cuerpo. Su sabor es delicioso y dulce, aunque tiene un ligero toque ácido, lo que la convierte en un sustituto ideal de los refrescos ecológicos.

    La kombucha es un té fermentado a base de Scoby (un grupo de bacterias y levaduras). Su alto contenido en probióticos la convierte en una opción muy saludable y en un alimento muy completo. Además, se combina con otros ingredientes que le aportan un gran sabor como, por ejemplo, el jengibre, las frutas y las especias. Nuestra kombucha artesanal es una bebida que se obtiene a base de la fermentación de té verde o negro endulzado al que se añaden distintos hongos y bacterias semejantes a la levadura. Tradicionalmente la bebida de Kombucha es utilizada como probiótico, ya que ayuda a mejorar la flora intestinal y permite que el sistema inmunológico funcione normalmente

    ¿Qué es la kombucha orgánica?

    Se denomina kombucha orgánica a una bebida fermentada que se puede elaborar con distintos ingredientes, pero cuya base el té endulzado. Originariamente, se utilizaba tan solo el té, pero hoy es posible encontrarla con yerba mate, rooibos, frutas del bosque o jengibre. También se le denomina té de alga, porque cuando se elabora en casa, la levadura que queda en la parte superior se asemeja a unas algas. Cuando está envasada, sin embargo, no tiene estas impurezas. La kombucha orgánica no requiere de ninguna intervención química externa, puesto que el proceso de fermentación se realiza de forma natural, respondiendo a un equilibrio entre los distintos microorganismos. Una de las principales características es su peculiar sabor, ya que tiene un sabor dulce y ácido a la vez.

    La Kombucha es una bebida tradicional asiática de sabor ácido fermentada de forma artesanal, a través de añadir microorganismos (hongos y bacterias) a té endulzado. Éstos se quedan en la superficie formando una capa gelatinosa que van transformando las propiedades del brebaje; de manera que convierte el azúcar en glucosa y fructosa y después en alcohol etílico potable, gas carbónico y ácido acético. Toda esta transformación genera diferentes enzimas, vitaminas, minerales y ácidos orgánicos esenciales beneficiosos, dado que la acidez (muy parecida a la de la sidra) y las sustancias antibióticas que genera la mezcla (llamada “scoby”), eliminan las bacterias y hongos nocivos.

    El resultado es un té Kombucha cuyo sabor variará en función de la mezcla de tés que se fermenta (en China suele ser habitual con té rojo principalmente), de la cantidad de azúcar que se pueda añadir en el proceso de fermentación (para alimentar a las bacterias) y de las bebidas externas que se puedan añadir al té final (siropes, zumos de limón, agua etc.). Fue en el siglo XX, cuando tres investigadores suizos descubrieron y estudiaron las propiedades de esta bebida de Oriente (China, Rusia o Japón), que también recibe el nombre de “el hongo inmortal” (porque las bacterias viven de forma permanente si disponen de alimento).

    Aunque no se ha demostrado mucho más que aumenta la vida de los ratones, su fama ha trascendido todas las fronteras y en California se ha convertido en una rutina de moda entre comunidades de hipsters o de veganos. Lo toman como bebida habitual, en sustitución de refrescos o de té. De hecho, se estila su elaboración casera, volviendo al origen de la tradición milenaria de fermentar los alimentos (pensemos en las fermentaciones lácteas del queso, el yogur, el reciente kéfir o simplemente la fermentación del pan).

    Beneficios de la kombucha

    Los beneficios de la kombucha son varios, pero dependerá de la base con la que se haya elaborado. Cuando se prepara con té, además de ser una fuente de agua también lo es de azúcares, vitaminas, minerales y polifenoles antioxidantes.

    Aunque en mucha menor cantidad, también contiene proteínas vegetales. Hay que destacar, además, que esta bebida no tiene ningún ingrediente de origen animal, por lo tanto, es un producto apto para veganos. Por todos estos motivos, la kombucha es un buen aliado para una dieta equilibrada en la que se desee consumir nutrientes variados.

    El té kombucha tiene muchos beneficios que son positivos para nuestro organismo. Uno de los más destacables es que ayuda a regular el tránsito intestinal y contribuye a mejorar las digestiones. Además, refuerza el funcionamiento del sistema nervioso y muscular gracias a su contenido en minerales y vitaminas. También proporciona una importante fuente de polifenoles antioxidantes, lo cual ayuda a combatir los radicales libres que provocan el envejecimiento prematuro de las células. Asimismo, ayuda a perder peso regularizando el metabolismo.

    El té kombucha aporta un gran número de propiedades al organismo. En primer lugar, por tratarse de un alimento probiótico se considera una bebida “detox”. Además, contiene teína, lo que lo convierte en un producto altamente antioxidante. Por último, es rico en minerales como el hierro y el magnesio así como en vitaminas C y B.

    Uno de los principales beneficios de la kombucha es que ayuda a mejorar la digestión gracias a las enzimas que contiene y que ayudan al aparato digestivo. Además, su alta capacidad probiótica mejora la flora intestinal, lo que se traduce en un fortalecimiento de las defensas. Sus propiedades antioxidantes contribuyen a combatir los radicales libres. Por otra parte, dado que contiene teína, funciona como revitalizante y proporciona las dosis de energía que necesitamos para afrontar el día.

    Pero entre sus beneficios más destacados, podemos resaltar su alto aporte en Vitamina B, que interviene en las funciones metabólicas del organismo (procesado de hidratos de carbono, regulación de energía, sistema cardíaco, etc). Tener un nivel adecuado de Vitamina B ayuda además a controlar el estrés y la ansiedad y a desintoxicar el exceso de estrógeno del organismo. Los probióticos y enzimas digestivas permiten regular la flora intestinal y la desintoxicación del cuerpo, por lo que influye en una correcta función hepática y ayuda a resolver problemas digestivos. Gracias al equilibro de la flora intestinal, la Kombucha también contribuye al funcionamiento de nuestro sistema inmunitario. Un beneficio que se ve reforzado por las propiedades antioxidantes de la bebida.

    Propiedades de nuestra kombucha de sabores

    La kombucha tiene muchas propiedades nutricionales entre las que destacan las vitaminas del tipo B (necesarias para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y muscular) y las del tipo C. Del mismo modo, contiene minerales como el zinc, el hierro, el manganeso o el cobre, además de antioxidantes. Nuestra kombucha de sabores tiene un gran número de propiedades que aportan múltiples beneficios:

    • Gracias a su contenido en bacterias beneficiosas para la salud mejora el rendimiento del aparato digestivo.
    • Refuerza el sistema inmunológico, de modo que protege al organismo frente a alergias e infecciones.
    • Aporta energía para afrontar la rutina diaria.
    • Consigue equilibrar la circulación del organismo preservando el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular.
    • Tiene propiedades analgésicas que calman los dolores musculares.
    • Mejora el rendimiento cerebral y estimula la memoria.

    ¿Cómo se toma la kombucha?

    Si te estás planteando empezar a consumir kombucha, es posible que te preguntes cómo se elabora. Debes tener claro que esta bebida se realiza mediante un proceso artesanal que incluye diferentes ingredientes: la bebida ya preparada de té, los azúcares o edulcorantes y los microorganismos (hongos y bacterias).

    Este preparado tiene que reposar durante un tiempo para que se produzca la fermentación. Tras esto, se forma un cuerpo gelatinoso en la superficie del líquido que se retira una vez que la bebida ha absorbido todos sus nutrientes.

    Se puede consumir fría o a temperatura ambiente, aunque para su conservación lo ideal es que se guarde en la nevera. En este caso, no es recomendable tomarla caliente. Debido a su composición y presentación, lo recomendable es consumirla como refresco o aperitivo, dependiendo de la hora del día.

    ¿Dónde comprar kombucha online?

    Si quieres que el consumo de kombucha artesanal y la kombucha de sabores forme parte de tu día a día, has de saber que esta bebida fermentada no se encuentra fácilmente en supermercados y tiendas convencionales. Por suerte, cuentas con comercios como Merkabio, donde te ofrecemos los mejores productos ecológicos para que puedas adquirir los artículos que necesitas con tranquilidad y comodidad.

    En el supermercado online Merkabio puedes comprar kombucha de diferentes variedades para que elijas la que más te gusta: rooibos, jengibre, con limón, de frutas del bosque, de té verde, etc. Hay de todos los sabores, desde más ácida hasta más dulce. Además en nuestra tienda ecológica encontrarás distintas variedades de té para consumir a cualquier hora del día. Cada una de estas bebidas tiene un sabor único, ya que están elaboradas a partir de ingredientes diferentes. Están deliciosas y además es 100% natural y ecológica, para que disfrutes de todo su sabor y propiedades porque además la Kombucha de estos productos no está pasteurizada.

    No te lo pienses y echa un vistazo a la web ¡Prueba la kombucha ecológica!

    La kombucha es una de esas bebidas que hoy por hoy se están convirtiendo en una auténtica revolución entre las famosas (y no tan famosas) y es que es sus beneficios son increíbles. Pero ¿sabes dónde comprar kombucha? Te contamos donde puedes encontrarla para que puedas pasarte al producto de moda.

    Como no se trata de un producto demasiado conocido, vamos a empezar contándote qué es realmente. Se trata de una bebida fermentada que se consigue con té endulzado y una colonia de bacterias y levaduras. Sí, has leído bien.

    Por lo general, en páginas de habla inglesa, también lo podrás conocer con la palabra ‘Scoby’. Se trata de la masa gelatinosa donde conviven los microorganismos de los que te hablábamos. Eso sí, cuando lo compras ya hecho esta gelatina se encuentra ya disuelta.

    Debes saber que la kombucha es conocida como ‘el hongo de la inmortalidad’.

    Dónde comprar kombucha

    Ahora sí, encontrar kombucha no es tan complicado como piensas. Existen bastantes lugares donde la puedes comprar sin problemas.

    Tiendas especializadas

    Seguro que muy cerca de tu hogar tienes alguna tienda especializada en productos bio/ecológicos en el que puedes comprar kombucha. La ventaja de comprarlo en estas tiendas es que los expertos que allí trabajen pueden asesorarte sobre la mejor forma de tomarlo.

    En hipermercados

    No lo vas a poder encontrar en todos o, al menos, no de momento. Eso sí, vas a poder encontrarlo en los hipermercados que cuenten con sección de productos ecológicos. Aquí seguro que puedes hacerte con él.

    En internet

    Y, por supuesto, donde sí que lo encuentras sí o sí es en internet. Comprar kombucha online es la mejor opción para poder encontrarlo en distintos formatos y tamaños. Además de, por supuesto, encontrar ofertas, descuentos y promociones especiales.

    En lugares como Amazon o Ebay puedes comprar online kombucha seguro. Y, por si fuera poco, te lo llevan a casa sin que tengas que molestarte por nada.

    Formatos en los que puedes encontrar kombucha

    Existen tres:

    En su forma ‘natural’

    Con natural nos referimos al té ya fermentado y a la fina capa de Smoby por encima. En este formato lo podrás encontrar, sobre todo, en tiendas especializadas.

    En té ya elaborado

    Se venden botellas como si se tratara de zumo. Lo mejor es que tienes varios tamaños. Desde tomas individuales hasta botellas más grandes para varios días. Si te decantas por esta opción te recomendamos que optes siempre por kombucha cien por cien natural. Es decir, que no lleve ningún producto químico que la pueda alterar.

    En bolsitas de té

    Vamos, como te tomas cualquier infusión. Se suele vender ya en cajas preparadas con sus bolsitas para que directamente te la puedas preparar cómodamente en casa.

    ¿Cuál es el precio de la kombucha?

    Pese a que no es demasiado cara, lo cierto es que muy económica tampoco es. Es decir, no te vayas a pensar que vale como cualquier otro tipo de té u otra infusión. Por ejemplo, un litro de kombucha concentrada (siempre orgánico) puede salirte por entre 10 y 30 euros. Sí, sabemos que es mucha diferencia. Pero aquí el grado de concentración y la marca hacen variar mucho el precio.

    En el caso de las bolsitas de té es algo más económica y unas 16 bolsas pueden salirte por unos 12 euros. Pero, como en el caso anterior, va a depender de lo natural que sea.

    ¿Por qué tomar kombucha?

    La kombucha nos aporta una gran cantidad de antioxidantes, ayuda a mejorar nuestro sistema digestivo, previene enfermedades, tiene efecto detox y fortalece el sistema inmunológico.

    Con estas propiedades y beneficios podemos entender porque cada muchas personas se están convirtiendo ya en adeptas de este producto. Y ahora que ya sabes dónde comprar kombucha, lo tienes más fácil que nunca.

    A Coruña Álava Albacete Alicante Almería Asturias Ávila Badajoz Baleares Barcelona Burgos Cáceres Cádiz Cantabria Castellón Ciudad Real Córdoba Cuenca Girona Granada Guadalajara Gipuzkoa Huelva Huesca Jaén La Rioja Las Palmas León Lérida Lugo Madrid Málaga Murcia Navarra Orense Palencia Pontevedra Salamanca Segovia Sevilla Soria Tarragona Santa Cruz de Tenerife Teruel Toledo Valencia Valladolid Vizcaya Zamora Zaragoza

    También buscamos información sobre otros países:

    México Argentina Perú Colombia Bolivia Venezuela Chile Paraguay Ecuador Uruguay

    Y otras ciudades de estos paises:

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *