Tarjeta familiar basic fit

Abusos, venta de datos personales, publicidad engañosa

Describe tu queja

Me hice socia del gimnasio Basic-Fit, del Paseo de la Florida, el 27 de enero de 2017. Me explicaron los tres tipos de tarifa y escogí adherirme a la tarifa FIt-Flex de prima mensual algo más elevada pero, según el chico que me la vendió, con la ventaja de pagar «mes a mes» y «no tener permanencia». Así lo ponía también en la publicidad que me viaron al correo electrónico una vez que me di de alta y así lo reflejan en su página web de forma muy visible, sin asteriscos ni «peros». Me cogí esta tarifa porque, tanto por trabajo como por cuestiones personales, no podía asegurar que iba a estar 12 meses viviendo en Madrid capital. El día 26 de abril, efectivamente, por motivos profesionales, me traslado en cuestión de dos días a vivir a Coslada, municipio éste donde Basic Fit no tiene gimnasios y me es imposible continuar con ellos (mi horario de trabajo no me permite ir a Madrid para entrenar al finalizar mi jornada y volver a casa antes de que el transporte público deje de funcionar, era totalmente inviable). Por lo que conlleva un traslado de vivienda, voy a comunicar a Basic Fit el día 4 de mayo que ya no puedo continuar y que dese acogerme a eso de «sin permanencia» para no renovar a partir del 1 de junio; asumo mayo, porque ya está pagado, pero no tiene sentido pagar junio, porque para entonces ya he tenido que empezar a pagar otro gimnasio en Coslada donde ellos no tienen instalaciones (si las tuvieran no me tendría que haber dado de baja). La sorpresa viene cuando me obligan a firmar una baja a fecha 1 de julio porque, claro, al haber iniciado el mes de mayo, no he avisado con plazo de mes natural y junio ya lo tengo contratado quiera o no quiera. Me tocó aceptarlo porque sino no podía formalizar la baja. Me dijeron que eso venía en las condiciones del contrato. Solicité mi contrato físicamente porque yo no había firmado nada, sólo había tecleado en una máquina aquél fatídico 27 de enero de 2017 con el chico que me atendió delante guiándome/tecleando por mí (lo único que tecleé yo fue mi nº de cuenta, porque él no lo tenía) y dándole a botoncitos hasta decirme «pues ya está, bienvenida», tras haberme vendido que lo que contrataba era «sin permanencia». Una publicidad engañosa que es absolutamente recurrente tanto en la página web, como en los escaparates, como en la información que proporcionan los trabajadores. La chica que aquél 4 de mayo me obligó a firmar la baja a fecha 1 de julio no me pudo sacar contrato firmado por mí, por lo que, aunque lo verbal sirva de poco, ya le dije que aceptaba la baja de forma obligada sin estar conforme y que iba a devolver al recibo porque era claramente un abuso cara al consumidor inaceptable siendo que, no era yo ni mi descontento, es que ellos no me podían prestar el servicio allá donde me trasladaba. A partir de ahí, una tal XXXX (entiendo que es el nombre ficticio que emplean desde la compañía) comenzó a reclamarme los pagos, acosando a diario primero con sugerencia de pago de los 25’99 euros correspondientes al mes de junio y luego con amenazas de pasar el caso a «servicios jurídicos». Le expliqué lo sucedido, que me tuve que trasladar de urgencia en cuestión de días y que no me podían prestar el servicio en el nuevo municipio, pero insistió en que yo firmé unas condiciones de baja con “mes natural de antelación”, unas condiciones que yo desconocía. Y le pedí mi contrato el día 7 de junio de 2017. EL día 13 de junio de 2017 me responde «XXXX» y, en lugar de remitirme contrato firmado por mí (algo vinculante), me responde lo siguiente: «Buenos días Laia, Cuando te apuntaste aceptaste las condiciones del contrato en las que ponía que las bajas se tramitaban con una antelación mínima de 1 mes natural antes del día 1 del mes que no quiera hacer uso. Te mando el enlace donde lo puedes comprobar. https://www.basic-fit.com/es-es/acerca-de/terminos-y-condiciones Un saludo y gracias!» Es decir, la tal XXXX, me remite a una página dentro de la web de Basic Fit -página, por cierto, nada visible- en la que hay una serie de condiciones que se supone que yo he firmado (¿?), de las que no me han informado, ni activa ni proactivamente, que no constan ni en la página web, ni cuando vas a contratar on-line la tarifa Basic-Fit Flex (lo he comprobado, puedes llegar a completar el registro entero dando tus datos bancarios y que no te informen ni te remitan en ningún caso a unas condiciones más especificas que las que ves en la pantalla ). Sólo vas a darte cuenta de que hay una letra pequeña si malpiensas de la empresa y buscas en la faldón negro final de la página web, en el último link, en una esquina a la derecha, donde dice «términos y condiciones». Finalmente la tal XXXX me dice que van a pasar el caso a «sus servicios jurítidicos» si no pago. Indago en las cláusulas de la LOPD, las cuales se supone que me informaron y que yo firmé, y leo lo siguiente: «15.- INCUMPLIMIENTO DE CUALQUIERA DE LOS PAGOS: El usuario que deje pendiente de pago cualquier cantidad, incluidas las domiciliaciones SEPA que no se hayan podido efectuar, incurre en mora automática sin necesidad de previo requerimiento, procediendo Basic Fit Spain S.A.U. a remitir el expediente a SUS SERVICIOS JURÍDICOS DE RECLAMACIÓN para adoptar las medidas que legalmente amparen a Basic Fit Spain S.A.U. En cualquier caso, el socio responderá de los gastos generados por la devolución de los recibos y de la indemnización de los daños y perjuicios que legalmente procedan por dicho incumplimiento. 16.- PROTECCIÓN DE DATOS: De acuerdo con el contenido de Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal 15/1999, los datos del titular del contrato (socio) y las personas adicionales reflejadas en el anverso, serán incluidos y tratados en un fichero de Socios cuyo administrador es Basic Fit Fitness Spain, S.AU. El usuario autoriza expresamente a Basic Fit Spain, S.A.U. para que sus datos sean utilizados para la gestión de los clubes, en otras actividades relacionadas con la firma, así como para la realización de campañas de información comercial y de marketing. Los interesados podrán ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación u oposición de sus datos, dirigiéndose por escrito y aportando fotocopia de su DNI o documento equivalente, en los términos previstos en la Ley, al responsable del Fichero: Basic Fit Spain, S.A.U., Calle Condesa de Venadito 1, 8ª planta, 28.027 Madrid (España).» He remarcado en mayúscula el párrafo “A SUS SERVICIOS JURÍDICOS DE RECLAMACIÓN” porque, tras no haber podido aclarar esto por e-mail con XXXX y haberme amenazado ya en los últimos e-mails, ahora he empezado a recibir las amenazas por parte de INTRUM JUSTITIA, quienes, además, elevan la deuda de 25’99 a 28’99 euros (3 euros más, por las molestias). Y yo diría que esta empresa no son los SERVICIOS DE RECLAMACIÓN DE BASIC-FIT, sino los SERVICIOS DE RECLAMACIÓN DE MÚLTIPLES EMPRESAS A QUIENES LES COMPRAN LAS ‘DEUDAS’ DE CLIENTES. Lo primero que quisiera reclamar, si fuera posible, es la venta de mis datos personales a una empresa externa, porque yo no recuerdo en ningún momento que me hayan avisado de que mis datos personales a través de Basic Fit iban a ser objeto de comercio. No sé hasta que punto el hecho de no dar publicidad a este tipo de información puede llegar a constituir un delito, pero, aún con el poco conocimiento legal que tengo, diría que infringe claramente la LOPD. Ahora esa empresa, INTRUM JUSTITIA, tiene mis datos personales y me está acosando diariamente por un conflicto que yo he tenido con otra empresa con el consiguiente malestar que eso conlleva al abrir cada día el correo electrónico y ver constantes e-mails amenazantes. Lo segundo que quisiera reclamar es el abuso que se comete frente al consumidor. Se supone que una empresa, según estuve indagando y corríjanme si me equivoco, por favor, es que una empresa puede poner las condiciones que quiera siempre y cuando dé publicidad a las mismas. Y ni en la página web se da publicidad de forma intuitiva, ni en el proceso de contratación online se da publicidad, ni por último se da publicidad en las máquinas de contratación de los gimnasios donde el mismo trabajador realiza la contratación de forma proactiva sin nombrarte ni mostrarte la existencia de letra pequeña, sino, más bien, informando de forma proactiva de lo contrario (mes a mes, sin permanencia). Y si bien esta empresa no da publicidad correcta a sus condiciones en lo que parece un claro ejemplo de publicidad engañosa, obliga en circunstancias como la mía, donde no es que no quiera continuar con ellos sino que no tienen instalaciones en el municipio al que me traslado donde puedan continuar prestándome el servicio, a hacerse cargo al cliente de un mes extra del que no va a poder disfrutar, cuando se supone que es sin permanencia y mes a mes. Es un abuso. Y como tal abuso, tanto por lo engañoso de su publicidad como por la venta de los datos de los clientes, reclamo estos hechos y quedo a la espera de respuesta. Gracias de antemano.

Indica qué solución esperas para tu problema

Reembolso: € 28,99

Espero que anulen esa deuda atendiendo a todas las faltas y engaños que cometen en el proceso de contratación; una disculpa por los daños ocasionados por el acoso que estoy sufriendo por parte de una empresa externa que no tendría por qué tener mis datos personales y, asimismo, que esa empresa externa deje de acosarme porque no tengo claro que esté dentro del marco legal.

Gimnasios low cost en España

Instalaciones del gimnasio McFit.

Ir al gimnasio no tiene por qué ser un lujo prescindible, como demuestra esta selección de centros deportivos de bajo coste en los que puedes entrenarte por un precio asequible

I-fitness. Espacios e instalaciones muy amplios, horarios variados y equipamiento necesario. Es la oferta de los centros deportivos i-fitness, que tienen como principal objetivo demostrar que no todo el low cost es sinónimo de baja calidad. Su empresa cuenta con más de 10 centros repartidos por toda España y está en constante expansión, ya que próximamente abrirá dos centros más: uno en Vista Alegre (Madrid) y otro en Cádiz.

Dónde: Málaga, León, Vigo, Tenerife, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Benidorm y Madrid.

Cuánto: 22,87 al mes.

La clave: siendo socio podrás entrenar en cualquier ciudad en la que haya alguno de sus gimnasios. Además, ofrecen múltiples clases de ejercicios especiales para mujeres embarazadas y actividades post-parto.

McFit. Con más de 200 gimnasios y ubicaciones en cinco países, esta cadena de centros deportivos low cost continúa creciendo. La empresa cuenta con 223 centros en toda Europa y 27 en España, lo que suma más de 1.200.000 socios en total y subiendo. Desde 2012, además de ofrecer sendas instalaciones deportivas a sus clientes, cuentan con un servicio de estética, música, vídeos, imágenes y medios interactivos que complementan las actividades y ejercicios deportivos.

Cuánto: 19,90 al mes.

La clave: su promoción de enero. Hasta el día 31 de este primer mes de 2015, tienes la oportunidad de hacerte socio de McFit y entrenar durante 6 meses gratis.

Basic-Fit. Sus rutinas de entrenamiento o una primera visita en la que poder conocer las instalaciones sin coste alguno son dos de los atractivos de los centros Basic-Fit, a los que se le añaden clases colectivas como las de Basic-Combat, ideales para disparar la adrenalina.

Dónde: Bilbao, Córdoba, Valencia, Palma de Mallorca, Gijón, Guadalajara y Madrid.

Cuánto: 19,99 la mensualidad (IVA incluido).

La clave: una suscripción para toda la familia. Con la tarjeta de socio de Basic-Fit, podréis entrenar indiferentemente todos los miembros de la familia, sin necesidad de pagar todos una cuota mensual.

DreamFit. Cuatro años han pasado desde que esta cadena, pionera en centros de fitness de bajo coste en España, abrió sus primeras instalaciones en Madrid. «Los gimnasios low cost llevaban funcionando más de 15 años en Estados Unidos y Alemania, pero nosotros reinterpretamos ese modelo, por ejemplo, implantando 150 clases colectivas a la semana y preocupándonos por el entorno de nuestras instalaciones», asegura Rafael Cecilio. Según el presidente de DreamFit, la clave para ahorrar costes sin reducir la calidad del servicio es la misma que en las aerolíneas: «aviones grandes con asientos confortables, trabajar con rutas de éxito y que los vuelos siempre vayan llenos».

Dónde: Madrid (Aluche, Valdebernardo, Vallecas y próximamente Villaverde), Zaragoza y Castellón.

Cuánto: 22,90 la mensualidad.

La clave: su jardín con sauna panorámica y solarium (sin coste adicional).

Gym24h. Si los horarios rutinarios no van contigo, este gimnasio tiene la solución, ya que puede llegar a abrir hasta 24 horas al día los siete días de la semana. «La gestión domótica de toda la instalación nos permite suprimir gastos como la recepción, ya que para entrar sólo necesitas un código que consigues a través de Internet», explica Ismael Pargada, representante de Gym24h. Una sesión gratuita de iniciación para conocer el club y la variedad de sus clases colectivas, con Body Pump y Zumba a la cabeza, son algunas de las ventajas que ofrece este centro.

Dónde: Valencia y próximamente Madrid.

Cuánto: puedes elegir entre pagar un año entero (sale a 15,95 el mes) o pagar mes a mes 19,95 .

La clave: su compromiso de no esperar colas para entrenar.

Altafit. Esta red de gimnasios, operativa desde 2011, nace con el objetivo de servir a la mayor población posible a través de sus precios low cost. Con 34 centros deportivos abiertos, AltaFit sigue expandiéndose y tiene previstas 10 aperturas más en el primer semestre de 2015. Algunas de sus apuestas son actividades dirigidas como Zumba, GAP, ciclo indoor o bodyfit, además de su zona de peso libre, estiramientos y entrenamientos funcionales.

Cuánto: si eliges pagar mes a mes y no por trimestre, la cuota oscila entre los 19,90 más IVA y los 21,90 más IVA. Consulta aquí la tarifa de tu centro más cercano.

La clave: el gran número de localidades en las que opera.

FitUp. «Conecta con el fitness low cost». Ésta es la tarjeta de presentación de este gimnasio madrileño, entre cuyos objetivos está acercar el deporte a todo tipo de públicos. Para ello combinan su «soft area», perfecta para quienes conciben el fitness como un complemento, con circuitos de trabajo exigente y todo tipo de actividades colectivas como, por ejemplo, clases de Fit Balance, fusión entre yoga y tai chi con la base del pilates, «donde encontrarás un equilibrio cuerpo-mente total».

Dónde: Madrid y Ávila.

Cuánto: 19,90 más IVA de cuota mensual en pagos trimestrales.

La clave: sus circuitos para tonificar en sesiones de 15 minutos, perfectos para complementar con trabajo cardiovascular.

Bf Fit. En 1976, Luis Ángel García, director de Body Factory, montó su primer gimnasio con tan sólo 300 metros cuadrados. Tres décadas después, Bf Fit se presenta como un modelo de gimnasio low cost respaldado por esta marca de renombre bajo el lema «salud física y psíquica». Entre las actividades que ofertan destacan especialmente el entrenamiento funcional (Cross Factory), ideal para mejorar en resistencia muscular, fuerza o flexibilidad, y sus clases de ciclo indoor de 45 minutos de duración.

Dónde: Elche, Castellón, Telde y León.

Cuánto: 18,90 más IVA la mensualidad, excepto Elche y Castellón, con un precio de 19,90 más IVA al mes.

La clave: 30 años de experiencia operando en el mercado del fitness.

Millenium. «Los gimnasios tradicionales estaban sobrevalorados. Además, las fuertes inyecciones de capital extranjero hacia España han hecho mas rápida la implantación del modelo low cost en este mercado». Así explica Alberto Roca, gerente de Millenium, la expansión de este tipo de centros por nuestra geografía. Consciente de la actual situación de crisis, esta marca aragonesa reestrenó su instalación de Zaragoza, reconvirtiéndola en un gimnasio en el que los clientes sólo pagan por lo que realmente necesitan.

Dónde: Zaragoza.

Cuánto: 20,95 la mensualidad (servicios como spa, estética o masajes no incluídos).

La clave: sus clases de GAP, para fortalecer glúteos, abdominales y piernas.

Fitness19. «Hoy tenemos muy claro lo que queremos y cuánto estamos dispuestos a pagar por ello. Low cost, es simplemente consumo inteligente, consumo racional». Así es como expone este grupo de gimnasios su filosofía. Abierto los siete días de la semana, sus centros ofrecen zonas de peso libre, de entrenamiento funcional y de maquinaria de peso guiado, además de una amplia gama de material que incluye incluso sacos de boxeo. Todo lo necesario para entrenar y ponerte en forma por muy poco dinero.

Dónde: Madrid, Pamplona, Sevilla, Salamanca, Alicante, Cádiz y próximamente Valladolid.

Cuánto: 19,90 más IVA la mensualidad.

La clave: sus clases express de 30 minutos.

VivaGym. Con un equipo que incluye desde coordinadores y técnicos de fitness y actividades dirigidas hasta entrenadores personales y fisioterapeutas, este grupo se ha hecho un hueco en el mercado del fitness a bajo coste. Tanto es así que, a los seis centros con los que cuenta ya en España, pronto se sumarán nuevas aperturas en Cartagena, Granada, Zaragoza, Sevilla y Almería. Entre sus actividades estrella cabe citar las clases de Sh’bam, una combinación de movimientos de baile con la que podrás ponerte en forma al ritmo de los éxitos más actuales.

Dónde: Barcelona, Valencia, Jerez, Vigo, Granada, Cartagena, Zaragoza, Málaga, Sevilla, Almería y Madrid.

Cuánto: 22,90 la mensualidad.

La clave: posibilidad de reservar tu clase desde el área de cliente.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *