Tarjeta de memoria

 

Hoy en día podemos encontrar en el mercado tarjetas de memoria de muchas clases y muchos tipos. Encontrar una tarjeta de memoria que se ajuste a nuestras necesidades no siempre es fácil ya que hay muchas clases y dentro de una misma clase podemos encontrar tarjetas de muy diferentes calidades. En este artículo vamos a ayudaros a distinguir unas de otras de modo que puedas encontrar la tarjeta que más se ajusta a tus necesidades.

Y es que esto de las tarjetas de memoria se puede llegar a complicar. SD, SDHC, MicroSD y el problema no acaba con este mareo de siglas sino que además podemos encontrarnos, por ejemplo, con dos tarjetas SD con la misma capacidad pero con tasas de transferencia totalmente diferentes.

Tipo de memoria

Vamos a empezar con la clasificación.

Tarjetas SD. Secury Digital.

Probablemente sean de largo, el tipo de tarjeta de memoria más conocido por todos. Son las utilizadas por multitud de dispositivos entre ellos camaras fotográficas digitales o dispositivos GPS. La capacidad maxima que puede almacenar este tipo de tarjeta es de 2 GB aunque podemos encontrar tarjetas en el mercado de esta categoria de hasta 4 Gb

Tarjetas SDHC. Secure Digital High Capacity

Digamos que son iguales que las tarjetas SD pero con una mayor capacidad. La tarjetas SDHC y SD son idénticas en tamaño y forma. La principal diferencia es que las tarjetas SDHC son más nuevas y tienen una mayor capacidad. Si en las tarjetas SD hablamos como mucho de 4 GB, en las tarjetas SDHC estaríamos hablando de capacidades no inferiores a 2 Gb y máximas de hasta 128 Gb aunque técnicamente su límite máximo esta definido en los 32 Gb Si adquirimos una nueva memoria para nuestro dispositivo tenemos que tener cuidado y asegurarnos de que admite este tipo de memoria y tener cuidado con la capacidad máxima reconocida por nuestro aparato pues hay dispositivos que aunque reconocen este tipo de tarjeta ven más halla de los 4 Gb de memoria por lo que desperdiciriamos nuestro dinero en caso de que comprásemos una tarjeta con mayor capacidad de almacenamiento

Tarjetas SDXC. Secure Digital Xtra Capacity.

Son unas tarjetas con una capacidad de almacenamiento mucho más elevada que las tarjetas SDHC. Estamos hablando de tarjetas cuya capacidad de almacenamiento puede elevarse hasta los 2 TB. Las tarjetas SDXC utilizan un formato de archivos propietario desarrollado por Microsoft denominado extFAT, Por lo que para leer el contenido de estas tarjetas necesitaríamos un equipo con un sistema de archivos capaz de leer este sistema de almacenamiento. Todas las versiones de Windows 7 y posteriores leen el formato extFAT. Este formato también es admitido por Linux, Windows 7 y OSX. Si tenemos Windows XP podemos instalar este parche para agregar la compatibilidad necesaria a nuestro sistema para leer este sistema de archivos.

Estas tarjetas se insertan en el mismo tipo de ranura que las tarjetas SDHC por lo que en principio cualquier dispositivo que admita tarjetas SDHC admitirá también las tarjetas SDXC. De todas formas nunca está de más asegurarnos antes de adquirir una memoria de este tipo.

Tarjetas Compact Flash (CF)

En este caso estamos hablando de tarjetas que pueden almacenar hasta unos 256 Gb de datos fueron desarrolladas por sandisk en 1994. La especificación actual de este formato admite capacidades de almanamiento de hasta 2 Tb. Actualmente existen adaptadores que permiten insertar este tipo de tarjetas en ranuras PCI, PCMCIA, IDE o sata lo que habilita a esta memoria para trabajar como un disco de estado sólido, lo que habilitaria a este tipo de tarjeta a trabajar con cualquier equipo y en cualquier Sistema Operativo. Las tarjetas de este tipo con una capacidad mayor a los 2 Gb suelen utilizar el formato de archivo FAT32. Obviamente si lo utilizamos como disco duro podemos formatearlo, con cualquier formato de archivos. (NTFS, ext4…)

Tarjetas MicroSD.

Este tipo de tarjetas es muy conocida por ser utillizadas por multitud de teléfonos móviles. Sus dimensiones son las más pequeñas de todos los modelos que llevamos analizados hasta ahora. Practicamente tienen el tamaño de una uña. Aunque son pequeñas pueden retener hasta 2 Gb de datos y las tarjetas Micro SDHC de 4 Gb hasta 64 Gb de datos. El uso de este tipo de memorias se reduce a dispositivos en los que el tamaño es crítico como por ejemplo teléfonos móviles, sistemas GPS, etc.

XD Picture CARD.

Este tipo de tarjeta fue desarrollado por Olimpus y Fujifilm y es usado principalmente en modelos antiguos de cámaras digitales. Su capacidad de almacenamiento es de 512 Mb hasta 2 Gb. Lo cierto es que este tipo de memoria se ha visto desplazado por la tecnologia SD/SDHC.

Memory Stick Duo.

Este tipo de memoria ha sido desarrollado por Sony y es utilizado principalmente en sus dispositivos. Tienen una capacidad de almacenamiento de 256 Gb, (teoricos de hasta 2 Tb). Estas tarjetas son utilizas para almacenar imágenes multimedia en dispositivos portatiles de forma que pueda ser facilmente extraida la información a un ordenador. En cualquier caso los modelos más actuales de camaras digitales de sony también admiten el formatod SD/SDHC

Multimedia Media Card – MMC.

Su diseño nos recuerda a los viejos disquetes de 3,5 pulgadas ya desaparecidos. Carece de la pestaña de seguridad que nos ayuda a no sobreescribir datos de forma accidental. Podemos encontrar tarjetas de este tipo de hasta 8 Gb de capacidad.

XDQ Card.

Acabamos esta clasificación con este modelo de tarjeta que fue lanzado en enero de 2012. Puede almacenar hasta 2 Tb de información y tiene una tasa de transferencia muy alta de hasta 500 Mb/seg. Las versiones más actuales de esta tarjeta elevan la tasa de transferencia hasta los 1000 Mb/seg. Este tipo de tarjeta esta orientado hacia cámaras y grabadoras digitales de alta definición.

Velocidad de las tarjetas de memoria.

La velocidad de las tarjetas es algo que a menudo no revisamos a la hora de adquirir una tarjeta y junto con la capacidad de almacenamiento es algo de suma importancia a la hora de decidirnos por uno u otro modelo ya que la velocidad de transferencia es la capacidad de la tarjeta de memoria a la hora de leer y escribir datos.

Normalmente las velocidades de lectura suelen ser superiores a la de escritura. En algunos modelos vamos a ver velocidades de lectura de 100x, 200x 300x etc. Esto representa esa X representa la velocidad inicial de lectura de una unidad de CDROM. (x = 150 kb/sec), las tarjetas SD de 133x proveen velocidades de transferencia de 20 Mb/seg. Las de 400x tienen una velocidad de lectura de datos de 60 Mb/seg y las de mayores de 600x de 90 Mb/seg.

Una clasificación más reciente de las capacidades de transferencia de datos de una tarjeta de memoria supone basar estas en la velocidad mínmmia de transferencia de datos esa tarjeta. Al contrario que la anterior que supone basarla en una transferencia de datos sostenida en el tiempo.

Esta clasificación la podemos encontrar inscrita en la tarjeta y son las que relacionamos a continuación.

Class 2. La velocidad de escritura mínima garantizada por esta categoría es de 2 Mb /Sec. Podemos aplicar este tipo de velocidad en la grabación de videos en formato H.264, MPEG-4, MPEG-2, VGA, etc.

Class 4. Velocidad de escritura mínima garantizada de 4 Mb / Sec. Debemos adquirir una tarjeta de esta capacidad si queremos grabar video de alta definición

Class 6. Velocidad de escritura mínima garantizada de 6 Mb /seg. Es utilizada en la grabación de video HD de 1080 p.

Class 10. Velocidad de escritura mínima garantizada de 10 Mb /Seg. Aquí ya estamos hablando de tarjetas de memoria utilizadas con fines profesionales,

Resumen :

Clase

Velocidad

Class 2

  1. MB/s

Class 4

4 MB/s

Class 6

6 MB/s

Class 10

10 MB/s

Y hasta aquí el artículo. Espero que el mismo os ayude a elegir con más conocimiento de causa la tarjeta de memoria que más se ajuste a vuestras necesidades.

Vamos a explicarte cuáles son los tipos de tarjetas SD, las tarjetas de memoria Secure Digital que sirven para introducirse en diferentes tipos de dispositivos portátiles para ampliar sus almacenamientos internos. La idea es que cuando vayas a comprar una tarjeta SD, puedas saber qué significan las siglas que puedes encontrarte en ellas.

Para ello, empezaremos explicarte cuáles son sus tipos más comunes en relación a su tamaño. También te diremos cuáles son las diferencias entre las tarjetas SDSC, SDHC y SDXC, y terminaremos hablándote de las clases con las que puedes diferenciar las diferentes velocidades de escritura que tienen.

Tipos de tarjetas SD

Vamos a empezar explicándote cuáles son los tres principales tipos de tarjetas SD que puedes encontrar en el mercado. Se diferencian por su tamaño y grosor, y mientras que hay dispositivos compatibles con unas SD estándar de gran tamaño, habrá otros que prefieren utilizar los tamaños inferiores de las miniSD y las microSD

  • Tarjeta SD: Las tarjetas SD estándar son las primeras que llegaron al mercado, y sus medidas son de 32 x 24 milímetros, con un grosor de 2,1 milímetros. Son utilizadas en cámaras de fotos, grabadoras de audio, y muchos portátiles que son compatibles con ellas.
  • Tarjeta miniSD: No son tan utilizadas como los otros dos formatos, y tienen un tamaño de 21,5×20 milímetros, con un grosor de 1,4 milímetros.
  • Tarjeta microSD: La más pequeña de todas, con un tamaño de 15×11 milímetros, y un grosor de sólo 1 milímetro. Es la que utilizan dispositivos pequeños como los móviles y las tabletas.

Has de tener en cuenta que existen algunos tipos de adaptadores que ayudan a solucionar los posibles problemas que haya entre los diferentes formatos, por lo menos cuando quieres usar tarjetas de tipo más pequeño en dispositivos que tienen ranuras para los más grandes. Por ejemplo, hay adaptadores preparados para meter una microSD dentro de una SD y poder utilizarla en los portátiles y dispositivos preparados para estas segundas.

SC, HC, XC y sus capacidades de almacenamiento

En ocasiones vas a ver que las tarjetas también tienen un código de dos letras, que puede ser SC, HC o XC. Estos códigos representan la capacidad de almacenamiento que tienen las tarjetas en cuestión.

  • SDSC: Las siglas SC significan Stardard Capacity, y son las tarjetas con capacidad para almacenar hasta 2 GB de datos.
  • SDHC: Las siglas XC significan High Capacity, y son las tarjetas con capacidad para almacenar hasta 32 GB de datos.
  • SDXC: Las siglas XC significan Extended Capacity, y son las tarjetas con capacidad para almacenar hasta 2 TB GB de datos, que son unos 2.000 GB.

Cada dispositivo es compatible con uno de estos tipos de tarjeta, pero como tienen retrocompatibilidad no vas a tener ningún problema. Esto quiere decir que los dispositivos que soportan SD XC van a ser compatibles también con las HC y SC, y que los dispositivos que soportan con HC serán también compatibles con las SC.

Pero tienes que tener claro que se trata de retrocompatibilidad y no una compatibilidad absoluta, lo que quiere decir que los dispositivos que soportan un tipo con menos capacidad no van a ser compatibles con los tipos de mayor capacidad. Así pues, antes de comprar una tarjeta es recomendable que te asegures de con cuáles es compatible tu dispositivo.

Clases de tarjetas SD

Las tarjetas SD también se diferencian entre ellas mediante su clas, que indica su velocidad de escritura. Las clases pueden ser Clase 2 (C2), Clase 4 (C4), Clase 6 (C6), Clase 10 (C10), UHS Speed Class 1 (U1) o UHS Speed Class 3 (U3). Los nombres de las primeras cuatro clases indican ya la velocidad de escritura en MB/s que tienen.

La diferencia de los nombres tiene que ver con su Bus, el sistema de transferencia de datos. Las tarjetas hasta la Clase 6 tienen un Bus Estándar, aunque al subir a la Clase 10 se cambia a un Bus de Alta Velocidad. La cuestión es que las otras dos clases ya utilizan Buses de Ultra Alta Velocidad, y de ahí que se haya decidido llamarlas de forma diferente. Aquí tienes la lista completa.

  • Clase 2: Tienen una velocidad de escritura mínima de 2 MB/s, y pueden ser usadas para hacer fotos y grabar vídeos en baja resolución.
  • Clase 4: Tienen una velocidad de escritura mínima de 4 MB/s, y pueden ser usadas para grabar vídeos en HD de 720p.
  • Clase 6: Tienen una velocidad de escritura mínima de 6 MB/s, y pueden ser usadas para grabar vídeos en HD de 720p.
  • Clase 10: Tienen una velocidad de escritura mínima de 10 MB/s, y pueden ser usadas para sacar fotos de alta definición consecutivas y grabar vídeos en FullHD de 1080p o resoluciones inferiores.
  • UHS Speed Class 1 (U1): Tienen una velocidad de escritura mínima de 10 MB/s, pero como tiene un bus mejor que la Clase 10 es mejor para grabar vídeos FullHD a 1080p que son más largos.
  • UHS Speed Class 3 (U3): Tienen una velocidad de escritura mínima de 30 MB/s, y es la más indicada para grabar vídeos en resoluciones 4K.

Las tarjetas también pueden diferenciarse por su clase de velocidad de vídeo, que es una clase a parte que es muy importante tener también en cuenta a la hora de comprar tarjetas para hacer vídeos, ya que influyen en la cantidad máxima de fotogramas por segundo a los que se puede grabar.

  • Clase V6: Está en las tarjetas de Clase 6, para la grabación de vídeo HD a 72p.
  • Clase V10: Está en las tarjetas de Clase 10 y UHS1, para sacar fotos de alta definición consecutivas y grabar vídeos en FullHD de 1080p o resoluciones inferiores
  • Clase V30: En las tarjetas de Clase U3, para vídeos 4K a 24/30 fps
  • Clase V60: En las tarjetas de Clase U3, para vídeos 4K a 60/120 fps
  • Clase V90: En las tarjetas de Clase U3, para vídeos 4K a 60/120 fps

Protección de escritura y conexión WiFi

Si te vas a comprar una tarjeta SD de tamaño estándar, hay otras dos cosas que tienes que tener en cuenta. La primera es la protección de escritura, una pestaña que suele estar en uno de los laterales de la tarjeta, y que permite bloquearla para que no se puedan guardar datos en ella. Esto ayuda a evitar accidentes que te hagan perder tus fotos, vídeos o archivos.

Y la otra característica es la conexión WiFi. Hay tarjetas SD de tamaño estándar que permiten establecer una conexión WiFi para comunicarse con otro dispositivo. De esta manera, si sacas una foto con una cámara digital podrás conectarte a tu móvil o portátil y pasar los datos estableciendo una WiFi entre ambos en vez de tener que estar sacando la tarjeta de la ranura.

Si eres de los que siempre está borrando fotos del móvil para tener espacio, debería comprar una MicroSD. Te decimos cuál es la mejor para ti y tu smartphone.

Que levante la mano quien nunca se haya quedado sin espacio en el móvil… Si hicieras esta pregunta en tu grupo de amigos seguramente nadie la levantaría. Y es que el almacenamiento de los smartphone es uno de los quebraderos de cabezas de más de una persona.

Seguramente has tenido que borrar fotos antiguas o eliminar montones de vídeos en whatsapp tras recibir un aviso de espacio insuficiente. La falta de espacio disponible afecta a los smartphone haciendo que funcionen mucho más lentos que antes, incluso provocando que las aplicaciones fallen. Si sabes de lo que estamos hablando, ha llegado el momento de que compres una microSD.

Pero antes de lanzarte a ello te vendrá bien conocer las características que diferencian a los distintos modelos de tarjetas de memoria para móviles: tipo, clase y almacenamiento.

Micro SD: Tipos y características

Aunque existen tres tipos (SD, SDHC y SDXC), normalmente nos referimos a ellas como tarjetas de memoria o tarjetas SD. Su única diferencia es la capacidad máxima de cada una de ellas, por lo que dependiendo de la cantidad de ‘gigas’ que nos interese, tendremos que optar por un tipo u otro. Que no os asuste confundiros, pues todas ellas llevan el tipo serigrafiado en ellas de forma bien visible.

  • Tarjetas tipo SD: Su capacidad máxima es de 2GB y están en desuso desde 2013.
  • Tarjetas SDHC: Alcanzan los 32GB de capacidad y aún existen un gran número de móviles que hacen uso de ellas.
  • Tarjetas SDXC: Las más actuales y con una capacidad máxima de 2TB.

Los smartphone actuales utilizan las de tipo SDXC. Para conocer la cantidad máxima compatible con vuestro modelo de móvil debéis echar un vistazo a sus especificaciones (normalmente visibles en la caja) o en la ficha de producto.

Clases y clasificación UHS de las tarjetas microSD

Este apartado gira en torno a la velocidad de la tarjeta, pues tanto la clase como la clasificación UHS hacen referencia a ella.

En las tarjetas SD la transferencia de datos venía especificada por la clase o Speed Class, que determina la velocidad mínima de escritura sostenida garantizada expresada en MB/s. Es muy fácil identificarla, pues se trata de un número rodeado por un círculo.

Velocidad mínima garantizada de una tarjeta SD

Clase 2

2 MB/s

Clase 4

4 MB/s

Clase 6

6 MB/s

Clase 8

8 MB/s

Clase 10

10 MB/s

En algunas tarjetas podemos ver como se especifican dos cifras que corresponden a la velocidad máxima de lectura y escritura (Read y Write) que puede alcanzar la microSD. En este caso también están expresadas en MB/s y suelen referirse a picos de velocidad, lo que significa que la velocidad de lectura y escritura sostenida será bastante inferior.

Las tarjetas de memoria más modernas, las SDHC y SDXC llegaron junto a una nueva clase —UHS Speed Class— que aprovecha el nuevo bus de datos para alcanzar mayores velocidades.

La forma con la que la SD Association ha introducido esta nueva clase es añadiendo una I junto al tipo de tarjeta. Actualmente existen tres clases y sus velocidades máximas son de 50, 104 y 312 MB/s. La última de ellas corresponde a las tarjetas microSD UHS-II Clase 3.

Podemos identificar si la tarjeta UHS es de clase 1 o 3 porque aparecerá el número dentro de una U.

Convivencia de la Speed Class tradicional y UHS en tarjetas microSD actuales

En algunas microSD podemos ver impresas las especificaciones tanto de la Speed Class de las tarjetas SD como las UHS Class de las SDHC y SDXC. Esto lo veremos sólo en los dos últimos tipos de tarjetas y se debe a que puede darse el caso de que un smartphone sea compatible con las capacidades de las nuevas tarjetas pero no sean compatibles con el bus UHS, lo que repercute tan solo en la velocidad de transferencia de datos. En estos casos la velocidad mínima de escritura será la marcada por la clase 10, la cifra rodeada por un círculo.

¿Cuál es la mejor tarjeta microSD para móviles y cámaras?

A esta pregunta no se puede responder de forma absoluta, pero sí que hay algunas claves que te pueden ayudar a elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Lo ideal es que no elijas ninguna con clase inferior a 10, y aunque estemos hablando principalmente de utilizarla en móviles, también son utilizadas por profesionales de la fotografía y el vídeo, lo que aumenta los requisitos.

Si realizas vídeos 4K de forma habitual, no deberías utilizar menos de una UHS-I, aunque recomendamos dar el salto a los modelos UHS-I Clase 3 o a las nuevas tarjetas Video Speed Class que podemos encontrar en el mercado con los símbolos V6 a V90 y que determinan la velocidad mínima de lectura sostenida.

La Video Speed Class es una de las dos nuevas versiones de tarjetas presentadas por la SD Card Association junto a las Application Performance Class, y como podemos adivinar, han sido concebidas para mejorar el rendimiento de éstas en almacenamiento y tratamiento de vídeos y aplicaciones.

Para el caso que nos ocupa la Video Speed Class (tipo SDXC) es la adecuada y podemos identificarla porque en ella aparecerá una V seguida de un número. Además de ser adecuadas para la grabación de vídeo en 4K, 8K y vídeo 360, tiene la particularidad de poder grabar varios archivos simultáneamente.

En la siguiente imagen se puede observar qué clases son adecuadas para cada formato de vídeo.

Las tarjetas microSD adecuadas para instalar aplicaciones

Aunque ahora es toda una realidad, hasta la llegada de la versión 7.0 de Android (Nougat), una de las mayores peticiones de los usuarios de Android era poder instalar aplicaciones en la tarjeta SD.

El problema llegó cuando se comprobó el pobre rendimiento de las tarjetas de memoria, incluso de las más rápidas, puesto que su arquitectura interna ofrecía un buen rendimiento en lectura secuencial, pero no en aleatoria, justo el tipo de lectura y escritura que afecta al funcionamiento de las aplicaciones.

Para solucionar esto se desarrollaron las tarjetas APC (Application Performance Class) una nueva clase cuya estructura y funcionamiento eran el adecuado para el correcto almacenamiento y ejecución de aplicaciones. En estos momentos ya está disponible la APC 2 y la forma de identificar a este tipo de memorias es porque en ellas aparece impresas una A1 o A2.

Este tipo de tarjetas mantiene la clase 10, que como ya sabemos se refiere a la lectura mínima secuencial de 10 MB/s mientras que la lectura y escritura aleatoria multiplica el rendimiento hasta alcanzar los 1.500 IOPS de lectura y 500 IOPS de escritura en las A1 y 4.000 IOPS y 2.000 IOPS respectivamente en las A2.

Ahora que tienes claros todos los factores que afectan al rendimiento de tu tarjeta y cuál es mejor utilizar en cada situación, no tendrás ningún problema para elegir la mejor tarjeta SD para tu móvil o cámara.

post

Seguro que más de uno nos hemos visto en la situación de tener que comprar una tarjeta de memoria y no saber que tipo de tarjeta de memoria es la que necesitamos exactamente. Quizás el primer pensamiento que nos viene a la cabeza es que todas sirven para lo mismo. Nada más lejos de la realidad.

Lo primero que debemos de conocer son cuales son los tipos de tarjeta de memoria. En la actualidad se han quedado reducidos a cuatro:

–Tarjeta de memoria SD

–Tarjeta de memoria micro SD

–Tarjeta de memoria compact flash

–Tarjeta de memoria memory stick

Los diferentes tipos de tarjeta de memoria los podemos clasificar por capacidad, dispositivo y funciones.

En primer lugar deberíamos saber es que una tarjeta de memoria es un soporte de almacenamiento. En ella se guardan y conservan los datos que transferimos.

Según su capacidad existen diferentes tipos de tarjeta de memoria. En primer lugar vamos a referirnos a la tarjeta de memoria SD. Normalmente este tipo de tarjetas no superan los 2 GB de capacidad. Dentro de esta existe la tarjeta de memoria micro SD, se trata de una tarjeta de memoria para móvil. En el caso de los móviles la capacidad de almacenaje dependerá de la compatibilidad de esta con la capacidad de almacenaje del móvil. Es decir, aunque la tarjeta tenga cierta capacidad si el móvil no tiene por lo menos la misma, nunca se podrá utilizar la totalidad de la que disponga la tarjeta de memoria. La tarjeta de memoria SD tiene un tamaño mayor que la tarjeta de memoria micro SD.

La tarjeta de memoria Micro SD Samsung EVO 128GB + Adaptador a SD además de poseer unas características en cuanto a lo que a calidad de imagen y rapidez se refiere de primer nivel, es resistente al agua salada y además puede soportar temperaturas que oscilan entre los -25º y los 85º.

En segundo lugar existen las tarjetas de memoria SDHC. Se trata de tarjetas de memoria de 32 GB. Son una variante más avanzada de las SD. Un ejemplo de ello es la tarjeta de memoria Sandisk 32GB.

Por último encontramos las tarjetas con alta capacidad de almacenaje, las tarjetas de memoria SDXC que pueden llegar a tener 2 TB de capacidad. Estas también son una versión todavía más avanzada de las SD. Por supuesto si lo que necesitamos es una tarjeta de memoria con 64 GB de capacidad no nos merecerá la pena el gastar más de la cuenta en una con mayor capacidad ya que en el mercado existe una amplísima oferta de tarjetas de memoria con diferentes capacidades y a un menor precio.

Otra manera de clasificar los diferentes tipos de tarjeta de memoria es en función del dispositivo en el que se van a utilizar.

Si la tarjeta de memoria va a ser utilizada en una cámara de fotos réflex entonces necesitaremos una tarjeta de memoria compact flash. Prácticamente su uso ha quedado reducido al uso en cámaras fotográficas. Por ejemplo la compact flash sandisk extreme con 16GB de almacenamiento sería una alternativa muy acertada.

Si el dispositivo donde se va a utilizar es Sony deberemos de adquirir una Memory Stick, ya que estas tarjetas están fabricadas por Sony para el uso en cualquiera de sus dispositivos: cámaras digitales, telefonía, portátiles… La tarjeta de memoria memory stick pro duo Sony MSHX16APOUCH tiene una capacidad de 16 GB y es específica para cámaras digitales Sony. Si no necesitamos tanta capacidad de almacenaje Sony también fabrica este mismo modelo con menor capacidad y a un menor coste.

Por último tendríamos que hacer referencia a las tarjetas de memoria SD y MicroSD. Este tipo de tarjetas se utiliza para casi cualquier dispositivo: teléfonos móviles, cámaras de fotos, videoconsolas, ordenadores y tablets. Las tarjetas de memoria SD se utilizan más con las cámaras de fotos compactas. El formato microSD está totalmente asociado a los teléfonos móviles.

Si a funciones nos referimos, las tarjetas de memoria microSD resultan a día de hoy el formato más sencillo de manejar. Es adaptable a diferentes dispositivos. La mayoría de los ordenadores incorporan un lector que las reconoce y sino por muy poco dinero podemos adquirir un lector de tarjetas. Además tienen una gran capacidad de memoria y son económicas.

En cuanto a las tarjetas Memory Stick al tener un uso más limitado puede resultar más complicado encontrarlas fuera de lo que es un establecimiento especializado. También se pueden utilizar con adaptadores.

En lo que respecta a las tarjetas de memoria Compact Flash tienen muy alta resolución por lo que no se aconseja su uso en pequeños dispositivos electrónicos. Su uso está más limitado a cámaras fotográficas digitales.

Conociendo los diferentes tipos de tarjeta de memoria y sus características ahora ya puedes saber qué tarjeta de memoria comprar y en Euronics te ofrecemos una selección de cada una de ellas para que puedas elegir la más adecuada para ti. Si lo que necesitas es un tipo de almacenamiento superior, también te damos algunos consejos que puedan ayudarte a la hora de decidir qué disco duro comprar.

Con el paso del tiempo los usuarios de dispositivos Android (independientemente de si hablamos de móviles o tablets) nos vamos volviendo más exigentes tanto con las especificaciones como con el almacenamiento. Una solución bastante común y bien vista es la inclusión de una ranura para tarjetas microSD que, dicho sea de paso, facilita la vida a mucha gente.

Ahora bien, algunas personas tienen dudas acerca de qué tarjetas microSD comprar, pues normalmente hay varias características que el usuario no puede diferenciar y cuál de ellas es la más adecuada para el uso que le quiere dar. Teniendo esto en cuenta, para aquellos que se encuentren confundidos e indecisos, vamos a explicar cómo puedes elegir la tarjeta microSD que mejor se adapte a tu uso.

Un repaso a los diferentes tipos de tarjetas microSD

Antes de nada, lo mejor es empezar por conocer los distintos tipos de tarjetas microSD y sus velocidades de escritura, pues cuanto mayor sea esta última, más rápido podrá grabar los datos en su interior. El primer tipo es la tarjeta microSD original, cuya memoria máxima es de 2 GB, con lo que esta vamos a dejarla fuera por obsoleta.

El segundo tipo de tarjetas son las microSDHC, las cuales alcanzan a tener una memoria de hasta 32 GB, pero a día de hoy, a no ser que tengas un dispositivo un tanto antiguo, éstas resultarán algo obsoletas para la mayoría de usuarios. El tercer y último tipo, pues, son las microSDXC, que pueden llegar a ser de hasta 2 TB.

Dentro de las microSDXC podemos encontrar una clasificación por clases, cuyo número indica su velocidad de escritura estable. Tenemos, pues, las de clase 2, con 2 MB/s, clase 4 con 4 MB/s, clase 6 con 6 MB/s, clase 8 con 8 MB/s y clase 10 con 10 MB/s. Después de esto tenemos a la clase UHS (Ultra High Speed), que tiene una clasificación aparte.

Hay varios tipos de tarjetas microSD, pero las más recomendables son las microSDXC a partir de clase 8 en adelante gracias a que son bastante asequibles

En primer lugar tenemos a las UHS-I, que se bifurca en dos subtipos, las U1, cuya velocidad de escritura y lectura mínima es de 10 MB/s y máxima de 104 MB/s, y las U3, con una velocidad mínima de 30 MB/s y máxima de 104 MB/s. Por otro lado tenemos las UHS-II, cuyas velocidades mínimas son iguales, pero la máxima alcanza los 312 MB/s.

Más recientes son las de clase UHS-III, que llegan a alcanzar una velocidad de hasta 624 MB/s, aunque estas cifras están basadas en tarjetas prototipo que ha probado la SDA (Secure Card Asociation). Además, estas tarjetas SD y microSD están listas para soportar la grabación de vídeos en resolución 4K a cámara lenta, aunque por ahora no se venden oficialmente.

CLASE DE TARJETA

VELOCIDAD DE ESCRITURA

Clase 2

2 MB/s

Clase 4

4 MB/s

Clase 6

6 MB/s

Clase 8

8 MB/s

Clase 10

10 MB/s

UHS-I U1

Mínimo 10 MB/s Máximo 104 MB/s

UHS-I U3

Mínimo 30 MB/s Máximo 104 MB/s

UHS-II U1

Mínimo 10 MB/s Máximo 312 MB/s

UHS-II U3

Mínimo 10 MB/s Máximo 312 MB/s

UHS-III

624 MB/s

¿Qué tarjeta microSD debería elegir para mi uso?

Ahora que hemos atiborrado de números y siglas la sección anterior para tengas una idea aproximada de qué velocidades suelen alcanzar, vamos a ponernos un poco más prácticos. Usuarios de tarjetas microSD hay muchos y, por lo general, pueden distribuirse en varios grupos según lo que quieran almacenar en ella.

Una recomendación es que ignores las tarjetas de clase inferior a 8 (es decir, de 6 para abajo) dado que los precios de las mismas son lo bastante asequibles como para tenerlas en cuenta. Con todo esto dicho, vamos a agrupar a los usuarios según lo que quieran almacenar en sus tarjetas microSD.

Sólo la quiero para meter fotos y vídeos

Si eres del tipo de usuario que va a meter exclusivamente fotos y vídeos en la microSD, lo mínimo sería hacerse con una tarjeta de clase 10 para garantizarte una velocidad de lectura y escritura buena. No obstante, si usas un smartphone o tablet de gama alta, sería buena idea plantearse una UHS-I.

Teniendo en cuenta que muchos usuarios suelen almacenar gran cantidad de fotos y vídeos (redes sociales, Whatsapp, hechas con el propio dispositivo…), 64 GB de memoria sería lo ideal. Un ejemplo de una microSD con estas características puede ser esta tarjeta que en Amazon está por menos de 25€, aunque hay muchas más opciones igualmente viables.

Si eres de los que quieren aprovechar al máximo la capacidad del dispositivo de grabar vídeo en 4K y quieres hacer uso de esta resolución, entonces lo mejor es invertir más dinero en una microSD UHS-II, como esta, ya que están preparadas para almacenar contenido en esa resolución y realizar el proceso de escritura y lectura de forma más ágil.

La quiero para instalar aplicaciones

Para estos casos depende bastante del dispositivo que tengas. Recomendaría una UHS-I en la mayoría de dispositivos de gama media y media-baja (fíjate que el terminal soporte tarjetas microSDXC), mientras que, para un gama alta, apostaría por una UHS-II para equiparar la velocidad de lectura de la tarjeta con la de la memoria interna del dispositivo.

Una cosa que debes tener en cuenta es que, para poder instalar apps en la microSD, debes configurarla como almacenamiento interno, tal como explicamos hace un tiempo en un tutorial.

Eso sí, antes de comprar una tarjeta microSD al azar, asegúrante de que aparece uno de los símbolos que ves en la imágen que hay justo encima, ya que así tendrás la garantía de que es apta para instalar aplicaciones. Obviamente, eso no quiere decir que las que no tengan el símbolo no lo sean, pero con él tendrás la certeza.

¿Qué tarjeta microSD sería la adecuada para los usuarios de tablets?

En el caso de los usuarios de una tablet, haría las mismas recomendaciones que en los puntos anteriores, ya que, aunque el apartado fotográfico no es importante en estos dispositivos, puedes querer ver ese contenido ahí en lugar de en un smartphone, para lo cual es conveniente que la tarjeta sea la adecuada en cada situación.

TIPO DE USUARIO

TARJETA MICROSD RECOMENDADA

Almacenar fotos y vídeos

Clase 10 o UHS-I Si graba mucho vídeo en resolución 4K, UHS-II

Instalar aplicaciones

UHS-I o UHS-II

Todavía tengo alguna duda de qué tarjeta escoger

En muchos casos, a estas alturas el usuario ya ha elegido su microSD y ha hecho la compra, pero en otros es posible que aún queden dudas. Esto puede pasar, sobre todo, si no sabes qué uso exacto lo vas a dar o crees que la vas a usar un poco para todo. En este caso, la opción más equilibrada son las UHS-I por su buena velocidad de lectura/escritura y su precio económico.

Sobre qué marca elegir, las más populares son, a día de hoy, Sandisk, Kingstone, Samsung y Lexar. Las dos primeras, en muchos casos, ofrecen una mejor relación calidad-precio, pero todas ellas son bastante buenas en este terreno. Todas estas recomendaciones son una base para que cualquier usuario pueda realizar la compra acertada. ¿Qué tipo de microSD sueles usar tú?

En Xataka Android | Cómo mover aplicaciones a la tarjeta microSD en un móvil Android

Las tarjetas de Memorias SD

“Parece mentira que un trozo de plástico tan pequeño sea capaz de almacenar tanta información”, seguramente ese es el pensamiento que nos cruza la mente cada vez que tenemos en nuestra mano una tarjeta de memoria. Esta reflexión tiene por supuesto un asidero bien sólido, quienes recuerden los antiguos diskettes, con su enorme tamaño y sus apenas 360 Kb. de capacidad, sabrán de las penurias que se sufrían cada vez que se tenía algo que almacenar que ocupara más de esta limitación. Claro está que la informática en esos tiempos era mucho más sencilla, y los escenarios para necesitar mucho más de esa capacidad, limitados.

Pero desde esos días a hoy, la tecnología ha avanzado, permitiendo la creación de instrumentos cada vez más precisos y complejos, y con ellos apareció la necesidad de almacenar la enorme cantidad de datos que estos generaban o que necesitan para funcionar.

Es más, actualmente no es posible pensar en la adquisición de un dispositivo sin su correspondiente tarjeta de memoria del tipo SD que la acompañe. No sólo estamos hablando de máquinas fotográficas digitales sino también de filmadoras, mp3 players, PDAs, GPS, smartphones, tablets, TV Box y muchos otros aparatos de electrónica, cada cual con su correspondiente tipo de tarjeta de memoria.

Por esto es bueno estar informado sobre las varias opciones que hay en memorias SD, información que podremos tener fácilmente sólo con seguir leyendo.

Si bien en el mercado existe una enorme variedad de tarjetas de memoria de diferentes fabricantes y con muchos diferentes propósitos como Compact Flash, Memory Stick, MultiMedia Card y otras, lo cierto es que el formato más popular de tarjeta de memoria es la llamada tarjeta de memoria SD, llamada así por su nombre en inglés, Secure Digital, las cual tiene muy buenas referencias de todos los que la utilizan a diario, y por esto se ha vuelto un standard muy utilizado, juntamente con sus «hermanos» Mini SD y Micro SD, siendo esta última la más extendida.

Principales características de las Tarjetas de Memoria SD

Algunas características interesantes que podemos encontrar en las tarjetas de memoria SD son su pequeño tamaño y su enorme capacidad, pero además su compatibilidad con toda clase de dispositivos, puntos que explicaremos debajo de estas líneas.

Formatos de las tarjetas de memoria SD

El formato es asimétrico, por lo tanto, no hay riesgo de ser insertado por error en su equipo, además de tener un tamaño bien pequeño:

Memoria SD tradicional: 32 mm x 24 mm x 2.1 mm
Memoria Mini SD: 20 mm x 21,5 mm x 1,4 mm
Memoria Micro SD: 11 mm x 15 mm x 1 mm

Capacidad de almacenamiento de tarjetas SD

Se encuentran con diferentes capacidades: 8, 16, 32, 64, 128, 256 y 512 MB, aunque tarjetas de este tipo son difíciles de encontrar, ya que han sido reemplazadas en el mercado por tarjetas con mucha mayor capacidad: 8, 16, 32, 64, 128, 256 y 512 Gb. Es importante recordar que no todos los equipos poseen soporte para tarjetas con 2 GB o más, debido a la diferencia en el formateo. Este problema puede ser resuelto mediante la actualización del firmware de dicho equipo.

Primero, es importante decidir la capacidad de la tarjeta de memoria deseada. En este punto no debemos desilusionarnos, ya que la capacidad comprada «nunca es suficiente», ¡mucho menos en la máquina fotográfica de una adolescente que está de vacaciones!

El hecho de que las máquinas fotográficas ofrezcan cada vez más megapíxeles sin aumentar el precio, genera la necesidad de más memoria para que quepan las fotografías que, a más alta definición ocupan mayor espacio.

Compatibilidad de las tarjetas de memoria SD, MiniSD y MicroSD

En este sentido, las tarjetas del tipo Micro SD son las más compatibles que las del tipo MiniSD y SD, quizás por el hecho de que son el tipo de memoria más extendido del mercado. Utilizado por incontables fabricantes de máquinas fotográficas digitales como Casio, Canon, Nikon, Pentax, Kodak, Panasonic, Konica/Minolta y manufacturadores de dispositivos electrónicos de todo el mundo, equipan a todo tipo de artefactos como smartphones, tablets, PDAs, mp3 players y muchos otros.

Sin embargo, si nuestro dispositivo sólo acepta tarjetas del tipo SD, también llamadas Transflash, esto no es inconveniente para poder usarlas, ya que en el mercado existen adaptadores que pueden convertir una tarjeta de memoria MicroSD o MiniSD en SD.

Protección y seguridad en tarjetas de memoria SD

Las tarjetas de memoria SD poseen una traba que imposibilita la escritura en la tarjeta, algo similar a las trabas de grabación que incluían los antiguos diskettes de 3.5, si bien en el mercado podemos encontrar modelos de tarjetas más baratas sin esta función. Sin embargo, a diferencia de los diskettes, este bloqueo es realizado por el firmware del aparato que detecta que la llave está activada.

Los contactos de la tarjeta son colocados en una depresión de la tarjeta, de forma que evita el contacto con la suciedad dejada por manos y otros materiales.

Velocidad en tarjetas de memoria

Las tarjetas de memoria pueden poseer diferentes velocidades de transferencia (lo que varía también en el precio), conforme a la versión utilizada. La velocidad es medida en múltiplos de 150K (igual al CD-ROM). Lo más usual es encontrar tarjetas o equipamientos que utilizan hasta velocidades de 16x (2,4 MByte/seg), y algunos más rápidos de 66x (10 MByte/seg), aunque también pueden encontrarse tarjetas ultra-rápidas de 133x o hasta 150x.

En realidad, muchas veces sólo se aprovecharán las tarjetas de velocidades mayores al llevar a cabo la transferencia de datos de la tarjeta a la computadora, utilizando lectores de tarjeta con USB 2.0 por ejemplo, ya que difícilmente las cámaras fotográficas digitales de uso común tendrán este soporte (funcionarán con la tarjeta, pero más lento), y muchas ni especifican este tipo de información. Sin embargo, si usted está pensando en utilizar equipamientos más avanzados como cámaras profesionales, semi-profesionales, o SLR, tendrá con certeza mejores beneficios en la utilización de tarjetas de memoria más rápidas.

Otras funciones acopladas a las tarjetas de memoria

Debido a su gran popularización, la SD CARD Association, ente encargado de la estandarización de esta clase de dispositivos, se encuentra definiendo nuevas funciones y aplicaciones como la posibilidad de añadir un dispositivo Wi-Fi dentro de la propia tarjeta, de las cuales ya podemos encontrar alguna en el mercado.

Algunos ejemplos de estas implementaciones son:

SD Card con Copyright, utilizado para la distribución de películas, lo que le permite al usuario comprar una tarjeta SD Card que contiene una película en formato DVD, la cual podrán reproducir en equipos como PS3 y dispositivos portátiles.

Utilización de la tecnología SDIO , la cual permite, en las dimensiones de la tarjeta y utilizando sus pines, la utilización de dispositivos como receptores Bluetooth y Wi-Fi, entre otros.

Si bien este formato vino para quedarse, existen diferencias significativas de características, de capacidad y precio. Por eso es necesario, antes de adquirirlo, conocer un poco más de las tarjetas de memoria para poder seleccionar mejor el modelo que traerá el resultado esperado en nuestros equipos.

Las opciones de almacenamiento digital a lo largo de los años han cambiado radicalmente, sobre todo porque las unidades de almacenamiento han debido afrontar las transformaciones que han sufrido los dispositivos informáticos con la incorporación de nuevas tecnologías.

Esto ha sido más evidente aún en la última década, con la masificación de pequeños dispositivos electrónicos tales reproductores de MP3 y MP4, teléfonos inteligentes, cámaras digitales, tablets, videocámaras portátiles y demás, que por su escaso tamaño han provocado también la masificación de pequeñas unidades de almacenamiento, como lo son las tarjetas de memoria flash, ya que en definitiva son actualmente un requisito indispensable para que dichos dispositivos funcionen de la manera correcta.

Si bien muchos de estos dispositivo incluyen su propia memoria interna, lo cierto es que el espacio de almacenamiento por defecto que incluye el hardware de los mismos suele volverse rápidamente limitado para nuestras necesidades cotidianas, por lo que se vuelve esencial incorporarles una tarjeta de memoria, con el fin de poder añadir mayor capacidad de almacenamiento.

El mercado de las tarjetas de memoria actual es realmente amplio, no obstante por lo general es probable que optemos por una del tipo SD, cuyas siglas significan Secure Digital, ya que lo cierto es que este se ha convertido en el formato de memoria flash más elegido por los usuarios.

¿Qué significa la clase en las tarjetas de memoria SD?

Sin embargo, ante la posible adquisición de una tarjeta SD, no basta sólo con elegir la marca, aspecto que debería ser decisivo también a la hora de la compra, sino también debemos tener en cuenta que existen muchos tipos de tarjetas SD, las cuales poseen distintas formas, tamaños y velocidades, por lo que debemos ser cuidadosos para poder escoger la más adecuada, de acuerdo al dispositivo en la cual la utilizaremos.

Uno de los aspectos que suelen siempre crear confusión en los usuarios reside en la llamada “clase” a la cual corresponde la tarjeta SD, ya que lo cierto es que actualmente existen tarjetas de clase 2, 4, 6 y 10, y si bien existen más clases, en el caso de las SD se catalogan en estas cuatro categorías.

Ahora bien, ¿qué diferencia existe entre ellas? Pues bien, en principio debemos aclarar que la “clase” hace referencia fundamentalmente a la velocidad de transmisión mínima que ofrece la unidad.

En líneas generales, el asunto aquí es que no todas las tarjetas SD ofrecen las mismas velocidades de transmisión, lo cual es determinante en el momento de elegir una de estas unidades de almacenamiento, ya que la elección dependerá por un lado de la tarea para la cual será utilizada, y por otro del equipo en la cual se incorporará.

En este sentido, de acuerdo a la categorización realizada por la SD Card Association, una tarjeta SD clase 2 tiene una velocidad de transferencia de 2 MB por segundo, mientras que una de clase 4 reporta una velocidad de 4 MB por segundo, una de clase 6 de 6 MB/s y una de clase 10 posee una transferencia de 10 MB/s. De esta forma vemos que la tarjeta de clase 10 será mucho más veloz que la de clase 2.

Cabe destacar que los fabricantes de tarjetas SD utilizan las “clases” para ofrecerle al usuario una orientación en relación a la velocidad con la que trabaja una tarjeta SD, de acuerdo al estándar establecido por la SD Card Association, pero lo cierto es que esto no define las velocidades exactas asociadas con estas clases, eso dependerá también de los modelos y marcas de las unidades flash.

Entonces, si por ejemplo somos fotógrafos, ya sea profesionales o amateur, y utilizamos una cámara digital del tipo réflex, con la cual solemos tomar fotos en sucesión rápida, y guardamos las mismas en formato RAW de alta resolución, lo más recomendable es optar por una tarjeta SD que también sea veloz, por lo cual lo ideal es elegir una unidad de clase 6 o clase 10.

Lo mismo sucede en el caso de que dispongamos de una videocámara que nos permite capturar video en alta resolución, lo cual requerirá de una tarjeta SD de clase 6 o 10.

El caso contrario es cuando por ejemplo necesitamos una tarjeta SD para nuestro smartphone o nuestra tablet, en la cual almacenaremos algunos archivos multimedia, o bien para las cámaras digitales compactas. En estos casos podemos utilizar tarjetas SD de clase 4 e incluso de clase 2.

Es decir que en este punto debemos tener presente que si hablamos de grabación de video, por ejemplo, las tarjetas SD de clase 2 son las adecuadas para la grabación de vídeo de definición estándar, mientras que las de clase 4 y 6 son recomendadas para la grabación de vídeo de alta definición, y por último las de clase 10 son ideales para la grabación de vídeo Full HD y HD en grabación continua.

Cabe mencionar aquí que también existen dos tipos de tarjetas de alta velocidad, conocidas como UHS (Ultra Alta Velocidad), de las cuales existe la clase 1, que posee una velocidad de transferencia de 10 MB/s, y la de clase 3, que proporciona una velocidad de 30 MB/s. No obstante, este tipo de tarjeta es mucho más costosas, y en general están diseñadas para uso profesional, sólo para aquellos dispositivos que son compatibles con el estándar UHS.

En conclusión, si lo que necesitamos es una unidad flash para utilizar en una cámara digital compacta, un smartphone o una tablet, podemos optar por una tarjeta SD de clase 4 o 6.

Si la necesitamos para utilizarla en una cámara digital del tipo réflex, o una video filmadora Full HD, para almacenar fotos RAW o grabar videos n alta resolución, se recomienda optar por una tarjeta SD de clase 10.

Mientras tanto, en lo que respecta a las tarjetas SD de clase 2, debido a que estas son bastante lentas en relación a la velocidad de los procesos que alcanzan actualmente los dispositivos, lo más aconsejable es evitar la comprar de una de estas unidades, aunque claro está siempre pueden ser utilizadas para reproductores de MP3, MP4 e incluso cámaras digitales y teléfonos económicos.

Es importante mencionar que para poder identificar correctamente qué clase es una tarjeta SD, podemos hallar esta información en el propio cuerpo de la unidad, ya que se incluye el logo de la clase a la cual corresponde cada modelo dentro del sticker en el que se detalla también la marca y la capacidad de almacenamiento.

Tengamos siempre en cuenta que si nos encontramos frente a una tarjeta SD que no especifica cuál es la clase de velocidad que posee, entonces seguramente será una tarjeta de clase 0, las cuales fueron diseñadas y producidas hace muchos años, antes de la introducción del estándar de clasificación de clases de velocidades para las SD, por lo cual es probable que se trata de una tarjeta incluso más lenta.

Cómo resolver los problemas más comunes en tarjetas SD

Es innegable que las tarjetas SD y microSD son la mejor alternativa disponible en la actualidad para ampliar la capacidad de almacenamiento de dispositivos como smartphones, tablets, cámaras de fotos, reproductores mp3 y hasta incluso notebooks y equipos de escritorio, además de por supuesto brindarnos la comodidad de poder compartir su contenido entre varias plataformas y aparatos sin problema alguno y rápidamente.

Gracias a las tarjetas de memoria, podremos fácilmente disponer de hasta 512 Gb. de capacidad de almacenamiento en un espacio realmente pequeño, lo que nos permite tener muchas horas de audio, video o miles de fotografías y documentos almacenados en un espacio más pequeño que una uña, en perfecto estado y por mucho tiempo.

Sin embargo, y pese a que están construidas con lo más sofisticados sistemas de ensamble, lo cierto es con el uso pueden llegar a presentarse una serie de problemas, siendo afortunadamente la mayoría de las veces los mismos, independientemente de su marca, modelo o capacidad. Esto por supuesto facilita la solución de los mismos, y lo que precisamente intentaremos hacer mediante este artículo, es acercar a aquellos que tienen problemas con sus tarjetas de memoria alguna solución práctica para ponerle fin a la problemática.

No se reconoce la tarjeta de memoria

Pese a que las tarjetas de memoria son capaces de trabajar en cualquier escenario, a veces suele suceder que el sistema no reconozca la tarjeta, un problema común que afecta a muchos usuarios. Llegado el caso de que no podamos solucionar el problema por otra vía, la opción del formateo es la única valedera.

Cabe destacar que el acto de formatear una tarjeta de memoria implica la pérdida total de los datos que se encuentren almacenados en ella. Así que este paso debe ser el último que debemos tomar.

Para formatear una tarjeta de memoria no necesitaremos más que las herramientas que nos proporciona Windows o el sistema operativo que estemos usando.

No se muestra el icono de la tarjeta

Este problema está más relacionado con el funcionamiento de la PC que con la tarjeta de memoria propiamente dicha, ya que se debe en la mayoría de los casos al consumo excesivo de recursos por parte de la computadora. Para solucionarlo, lo único que podemos hacer es detener alguna de las aplicaciones que estemos utilizando.

Compatibilidad de tarjetas de memoria entre puertos

En la mayoría de los casos, las PC de escritorio y las portátiles sólo son capaces de aceptar el tamaño estándar de la tarjeta de memoria, por lo cual si poseemos una tarjeta microSD, tendremos que usarla mediante un adaptador, siendo este último una fuente conocida de problemas, ya que cada una de ellas funciona con un determinado tipo de adaptador, el cual generalmente acompaña a la tarjeta de memoria cuando la adquirimos.

En el caso de que no dispongamos del adaptador original, tendremos que obtener alguno, siendo una buena idea la adquisición de un adaptador del tipo pendrive, los cuales suelen disponer de varias ranuras, lo que facilita su conexión.

No se puede guardar en la tarjeta de memoria

La imposibilidad de guardar datos en la tarjeta es otro de los problemas más comunes que suelen tener las unidades SD. Esto es debido a que muchas tarjetas tienen un sistema de bloqueo que impide que la misma pueda ser escrita por error, y es posible que la hayamos activado sin darnos cuenta, ya que se trata de una pequeña lengüeta ubicada en uno de los lados de la unidad. Con probar moviendo la misma a la otra posición, es posible que el problema se solucione.

También es posible, de acuerdo a la marca y modelo que dispongamos, que la tarjeta traiga incorporado un sistema de protección por software, generalmente mediante una contraseña. El problema aquí es que al no tener o haber olvidado dicha contraseña no podremos acceder a los datos, ni tampoco poder borrar el contenido de la tarjeta para reutilizarla.

En este caso, la mejor solución sería la destrucción total de todos los datos, lo que podemos hacer fácilmente mediante una herramienta como Hard Drive Eraser, que podemos descargar directamente pulsando sobre este enlace.

Con esta herramienta, además de realizar esta acción, también podremos formatear una tarjeta de memoria.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *