Subida de tension electrica

La tensión eléctrica, también conocida como voltaje eléctrico, es uno de los parámetros más importantes de la red eléctrica. Equivale a la energía que tienen los electrones al pasar por el circuito. Cuanta mayor tensión, mayor energía.

Subidas y bajadas de tensión eléctrica

La mayor parte de los electrodomésticos e instalaciones domésticas funcionan a baja tensión: concretamente en España a una tensión normalizada de 230 V. Esta es la cifra generalizada, pero todavía hay algunas zonas, normalmente rurales, que trabajan con tensiones de alrededor de 125 V.

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes REGÍSTRATE GRATIS

En cualquier caso, los fabricantes hacen que sus equipos sean compatibles con esta tensión. Una tensión más alta o más baja complica su funcionamiento.

Así, una tensión más baja de 230 V simplemente no haría funcionar el aparato, debido a que la corriente no tendría suficiente potencia para mover ciertos mecanismos de un motor, activar componentes o generar una temperatura suficiente.

En cambio, una tensión más alta de 230 V podría quemar el aparato. En un caso extremo, el calor podría producir un incendio que destruiría la vivienda.

Subidas de tensión eléctrica: Causas

La causa más habitual de subida de tensión es una sobrecarga en el sistema por exceso de producción. La red eléctrica es un circuito eléctrico gigante, lleno de consumidores y productores, en muchas ocasiones muy alejados entre sí.

Las distintas compañías eléctricas y organismos de control de la red eléctrica actúan para aumentar la producción o disminuirla, en función del consumo. Es en este escenario cuando ocurren estas perturbaciones en el sistema.

Lo más habitual es que no superen en más de 10 V la tension normalizada, pero en ocasiones esto ocurre. Es entonces cuando se produce el fenómeno de la sobretensión (o subida de tensión).

Por tanto, las causas de la subida de tensión son siempre ajenas al consumidor. El cliente puede demandar a la compañía eléctrica por los daños y perjuicios que ocasione la subida.

Sin embargo, para hacerlo deberá comprobar que su propia instalación se encuentra dentro de la ley. Es conveniente solicitar antes un boletín de baja tensión para que un profesional acreditado certifique que ha sido culpa de la compañía.

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes REGÍSTRATE GRATIS

Cómo saber cuándo hay una subida de tensión eléctrica

  1. Son siempre ajenas al consumidor (salvo que el consumidor tuviera un generador propio).
  2. Son consecuencia de descompensaciones entre la producción y el consumo a gran escala.
  3. Pueden durar desde milisegundos a un tiempo indefinido (sobretensión permanente).
  4. Las sobretensiones permanentes suelen ser difíciles de solucionar.
  5. Una subida de tensión es peligrosa para los aparatos pero no para las personas, salvo que se inicie un incendio.

Según lo visto anteriormente las sobretensiones pueden clasificarse como:

  • Sobretensiones transitorias:

Suelen durar como mucho unos pocos segundos, pero la subida de tensión es muy elevada, pudiendo provocar daños a los aparatos más sensibles.

  • Sobretensiones permanentes:

Su duración es indefinida en el tiempo y pueden ser muy dañinas para los aparatos, al estar sometidos durante largo plazo a tensiones superiores a las habituales. No suelen ser muy elevadas, de apenas unas decenas de voltios, pero es suficiente para causar daño.

Si disponemos de protecciones eléctricas adecuadas, podemos pasar una temporada más o menos alta sin suministro eléctrico o con apagones continuados.

Protecciones frente a las subidas de tensión

Puesto que no es un factor que dependa del consumidor, no es posible actuar sobre la sobretensión. Lo único que puede hacer el consumidor es instalar interruptores de protección frente a sobretensiones que eviten algunos de los daños. Muchos esquemas unifilares de viviendas incluyen la protección en el cuadro eléctrico.

Hace bastantes años que la legislación cambió, y las compañías eléctricas obligan a disponer de estos interruptores si se quiere poner alguna reclamación por sobretensiones. Sin estos interruptores, el seguro o la compañía eléctrica pueden desentenderse de una indemnización.

Existen en el mercado distintos aparatos que protegen de sobretensiones transitorias y permanentes. Estas protecciones, sobre todo en zonas geográficas sensibles, pueden dejarnos sin suministro durante largos períodos de tiempo. Es la compañía eléctrica la que debería solucionar el problema.

Sin embargo hay que tener en cuenta que estas protecciones son muy beneficiosas, ya que es preferible no tener suministro eléctrico (y entonces sí se puede poner una reclamación a la compañía eléctrica por la subida de tensión) que lamentar los efectos de un incendio en nuestra vivienda o local.

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes REGÍSTRATE GRATIS ¿Cuánto cuesta un boletín eléctrico ? 70€Es el precio más barato hasta ahora 188€ 300€Es el precio más alto hasta ahora

Estos precios son una media obtenida de 7.242 presupuestos solicitados en Certicalia.

Contacta con los mejores profesionales de tu zona:

PIDE PRESUPUESTOS en menos de 1 minuto y gratis

Pasos a seguir en la reclamación por daños eléctricos

07, julio | ARTICULOS | Sin comentarios

Todos estamos expuestos a sufrir subidas y bajadas de tensión eléctrica, incluso apagones, que dañen electrodomésticos, ordenadores y otros aparatos eléctricos. En hogares, comercios o restaurantes (numerosos en zonas turísticas donde hay mayor demanda eléctrica) es bastante habitual que suceda y las consecuencias pueden ser desastrosas. Pensemos en un restaurante que sufre un apagón en un día festivo (por caída de la red, obras en la vía pública, accidente en la propia finca o colindantes etc.), la cantidad de pérdidas de alimentos perecederos que tendría al dejar de funcionar las cámaras refrigeradoras y las ganancias (lucro cesante) que dejaría de percibir al no poder prestar servicio a su clientela.

La cobertura por daños eléctricos es una de las soluciones que aportan los seguros para restaurantes. Este tipo de garantía indemniza por los daños que sufren las instalaciones eléctricas (la cobertura para las máquinas y equipos por ésta misma causa se recomienda contratarla mediante la garantía opcional de Avería de Maquinaria o Equipos Electrónicos) y sus accesorios por motivos como las corrientes anormales, cortocircuitos, caída de un rayo, etc. Pero tanto para empresas como para particulares veamos cómo proceder para percibir una indemnización por los daños sufridos :

  • – En primer lugar deberemos informar a la compañía de suministro, la cual nos facilitará un número de expediente con el que solicitaremos un certificado en el que se expongan los sucesos ocurridos, el fallo en la red y la fecha y hora en que fue solucionado. No es fácil que la empresa eléctrica reconozca fallos de suministro en su red.
  • – Dar parte a nuestra compañía aseguradora, si existe póliza de seguro con la garantía de Daños Electricos.
  • – Solicitar un informe del servicio técnico de mantenimiento (SAT) que repare los electrodomésticos averiados haciendo constar la avería que presenta y su causa. No es imprescindible esperar la visita de un perito de la aseguradora.
  • – Aportar la factura o presupuesto de la reparación, o informe de la imposibilidad de reparar y presupuesto o factura de un aparato similar, en el que conste que es de las mismas características que el averiado, así como una valoración de las pérdidas
  • – Solicitar a la autoridad local (policía, guardia civil, alcalde, pedáneo) un informe sobre lo sucedido, indicando siempre fecha y horario, que deberá coincidir con el del certificado que la compañía eléctrica nos entregará, o en su defecto, el número de expediente
  • – Si el corte en el suministro de la luz ha afectado a más de un vecino es muy útil hacer una relación de los que hayan sufrido igualmente desperfectos con un breve informe en que se diga nombre, dirección, D.N.I., daño que tienen, fecha y hora en que ocurrió, si han presentado reclamación, parte de seguro, facturas, etc. Es una prueba que las aseguradoras admiten ante la falta de otros documentos.

Por último, es importante recordar qué por daños eléctricos los seguros indemnizan los perjuicios o desperfectos relacionados con la electricidad, incluso cuando se produce un incendio sin llama. Es una garantía opcional en la gran mayoría de seguros multirriesgo y el coste medio de los siniestros por ésta causa superan los 2.500 euros.

En ocasiones un usuario o un grupo de ellos en un edificio o comunidad de vecinos pueden verse afectados por una subida y bajada de tension eléctrica cuyas causas son varias. Como también son variadas las causas de los cortes en el suministro y las consecuencias en los electrodomésticos, negativas porque dejan de funcionar irremediablemente. Las subidas y bajadas de tensión se deben, así como cortes en el suministro y cortocircuitos repentinos, a lo que se denomina energía reactiva vertida en la red. No es la única causa pero sí la más común y se caracteriza por producir mucha energía que alguien o algo como motores eléctricos, fluorescentes al encenderse o transformadores y que se vierte en la red provocando perjuicios irreparables como acabar con la vida de los electrodomésticos.

Pero fundamentalmente estas alteraciones y cortes de suministro eléctrico son debidos, cuando queda descartada una avería en la instalación eléctrica individual, a problemas que se originan en la empresa suministradora. A veces, las caídas de tensión se deben o están relacionadas con acometidas de sección insuficientes por distancias largas desde el punto de alimentación a la vivienda.

Un cortocircuito provoca una bajada de tensión y la luz se vuelve tenue como si estuviera a punto de apagarse, afectando sobre todo a los motores eléctricos o moto compresores como son las neveras, por ejemplo. Y las subidas de tensión, percibidas como aumentos puntuales o picos de subida de la intensidad, provocan efectos negativos en los aparatos eléctricos o electrónicos como batidoras, tostadoras, aspiradoras y similares.

Para minimizar estos efectos negativos ocasionales pero insistentes, una vez que la empresa suministradora hace las comprobaciones y no achaca dichas anomalías al funcionamiento de la línea, es colocar un aparato llamado batería de condensadores automática. Puede hacerse individual para cada aparato o para toda la vivienda, y protegen de las sobretensiones y otras incidencias. Las baterías de condensadores automáticas evitan la pérdida de aparatos eléctricos en las sobretensiones y cortes de suministro, pero podrían no ser eficaces cuando la instalación eléctrica se ve afectada por rayos producidos por grandes tormentas.

Antes de seguir sufriendo las consecuencias de la rotura de electrodomésticos sin aparente razón achacable a la compañía, hay empresas de eficiencia energética que monitorizan durante varios días la red para diagnosticar el fallo antes de que se produzca una subida o bajada de tension eléctrica. Es posible que su factura sea menor que la de reponer electrodomésticos a cada paso.

Ayuntamiento de Jaén

¿Cómo puedo reclamar por los daños ocasionados a causa de una subida de tensión en el suministro eléctrico? Electricidad. Faqs

Volver Imprimir

QUEJAS POR DAÑOS OCASIONADOS POR SUBIDAS DE TENSIÓN EN EL SUMINISTRO ELÉCTRICO

En general, en todas las reclamaciones por daños causados por oscilaciones o subidas de la tensión en el suministro eléctrico, es necesario demostrar, en lo posible, que los daños que se reclaman han sido producidos presumiblemente por irregularidades en dicho suministro. Para que la empresa comercializadora o suministradora pueda asumir el coste de los daños es fundamental aportar con la reclamación los siguientes datos y/o documentos:

1º.- Parte dado, en su caso, a la Compañía Aseguradora e informe pericial del Seguro (hoy casi todos los hogares disponen de seguros del hogar, al que deben dar parte del siniestro, y la aseguradora emitirá un informe que, aún cuando cubra el siniestro, sí que puede ayudar en la reclamación).

2º.- Informe del servicio técnico que repare el /los electrodomésticos averiados haciendo constar la avería que presenta y su causa. (No es válido hacer constar en la propia factura ¿avería por subida de tensión¿). Debe haber un documento en el que se indique que el responsable, como técnico, jefe, etc., certifica que el aparato, marca, modelo, nº de serie, etc. presenta avería concreta por tal causa, fechado y firmado.

3º.- Factura o presupuesto de la reparación, o informe de la imposibilidad de reparar y presupuesto o factura de un aparato nuevo, en el que conste que es de las mismas características que el averiado (tamaño, prestaciones, etc.).

4º.- Informe de la Policía Local o Ayuntamiento, haciendo constar el/los día/s a, hora/s, durante las que se produjeron anomalías en el suministro eléctrico, indicando además si hay quejas de otros vecinos y si se tiene conocimiento de otros daños que se produjesen por ese motivo.

5º.- Relación, en caso de que existan, de otros vecinos que también hayan sufrido daños, con un breve informe en que se diga nombre, dirección, D.N.I., daño que tienen fecha y hora en que ocurrió, si han presentado reclamación, parte de seguro, facturas, etc.

6º.- Guardar siempre el aparato o piezas dañadas hasta que se resuelva totalmente la reclamación.

RECLAMACION POR ELECTRODOMESTICOS AVERIADOS POR SUBIDA DE TENSION

Describe tu queja

El día 23 de Enero de 2016 cuando me levanté sobre las 8h no había suministro de luz, me fui a trabajar y cuando volví a las 18h ya había luz, pero no funcionaban ni el Frigorífico ni el microondas ni la calefacción/Aire Acondicionado. Según me dijeron muchos vecinos de la zona, ellos también habían sido afectados por el apagón ese día y también tuvieron electrodomésticos averiados, o sea que fue un apagón en toda la zona y con muchos afectados. Realicé una Reclamación de Daños a ENDESA mediante un formulario proporcionado por dicha empresa, en él figura el número de aviso de la incidencia Nº4563580, el número de referencia de la reclamación Nº 3-16649817093 y la valoración de los TRES electrodomésticos afectados (adjunto la Reclamación de Daños en Archivos nº 1 y 2). También adjunto las facturas de los electrodomésticos dañados (Archivos nº 3 y 4). Dicha reclamación a ENDESA fue declarada “Improcedente” (según servicio telefónico de Atención al Cliente de Endesa), y me comunicaron que ya me habían enviado una carta con fecha de 8 de marzo de 2016 con la respuesta a la reclamación, dicha carta nunca la recibí. Dicha carta, según el servicio telefónico de atención al cliente de Endesa, dice literalmente lo siguiente: “Finalizamos Improcedente según indicaciones de la división y enviamos carta extra sistema. Cerramos Improcedente tras el incidente de 23 de Enero de 2016, no consta registrada anomalía alguna en el suministro eléctrico citado que hubiese podido originar los daños que reclama. Comprobamos que la fecha del boletín es posterior al 7 junio de 2005 por lo que el suministro debería de contar con el protector para sobretensiones. Enviamos carta extra sistema con fecha 7 de marzo de 2016. Observaciones división del día 03/03/2016 a las 13:03h. El cliente SI fue afectado por la incidencia de neutro 0006289855 pero no procede la reclamación. Se reconoce incidencia en el suministro con número de aviso generado por departamento de averías 4563580.” Reclamé esta carta a Atención al Cliente de ENDESA en numerosas ocasiones sin resultado alguno. En su lugar me llegó otra carta con fecha 8 de marzo de 2016 en la que decía que NO se produjo ninguna incidencia ese día ni en ese lugar (cosa que admiten en la otra carta que no me enviaron que SI hubo una incidencia por subida de tensión). Esta carta la adjunto como Archivo nº 5. En el servicio de Atención al Cliente después de mucho reclamar dicha carta me enviaron otra carta distinta volviendo a repetir que ese día no hubo ninguna incidencia en ese lugar (adjunto carta como Archivo nº 6 y 7). Posteriormente volví a reclamar la carta al Defensor del Cliente de Endesa y me dijeron que sí me la enviarían, pero tampoco la recibí, lo que si me enviaron fue un email, que no es la carta que reclamo (adjunto email como Archivo nº 8 y 9 ). En definitiva que después de tanto tiempo reclamando que se hicieran cargo de los electrodomésticos averiados por la subida de tensión de ese día, de hacer caso omiso a dicha reclamación y de recibir cartas con la misma respuesta de que no tenían constancia en la fecha y lugar de anomalía alguna en el suministro eléctrico y de tanto tiempo sin disponer de esos electrodomésticos, solicitamos la intermediación del Ministerio de Industria en esta reclamación para solucionar esta situación lo antes posible. TENGO MAS CARTAS Y ARCHIVOS QUE NO PUDE ENVIAR.

Indica qué solución esperas para tu problema

Reembolso: € 3622,50

LA REPOSICION DE LOS ELECTRODOMESTICOS AVERIADOS POR SUBIDA DE TENSION.

¿Cómo actuar ante una subida de tensión puntual?

La presión arterial es la medida de la fuerza ejercida en las paredes de las arterias por la sangre mientras fluye de un órgano a otro. El nivel de la presión arterial recomendado para un adulto sano es de 120/80 mmHg. Sin embargo, se puede dar el caso de que este nivel disminuya o aumente, dando lugar a una bajada o subida de tensión, debido a diferentes factores.

Estos cambios en la presión arterial son el resultado de hábitos de vida como la alimentación, el estrés y otros cambios en el organismo. La presión arterial alta o baja respecto al nivel recomendado no es saludable y supone un peligro para la salud de la persona afectada.

Una persona con la presión arterial alta, también conocida como hipertensión, puede mostrar unos niveles de 140/90 mmHg. Aunque una subida de tensión puntual no supone padecer una enfermedad, cuando esta permanece en el tiempo de forma sostenida, puede suponer un peligro para la salud.

Cuando la subida de tensión se da de forma repentina, puede ser una señal de que algo en el organismo no marcha como debería. Es más, puede llegar a provocar distintos accidentes a nivel vascular o incluso la muerte.

Causas de la subida de tensión

Debido a los peligros que conlleva una subida de presión arterial repentina, es importante conocer las causas y los síntomas de la misma. Hay distintos factores que pueden provocar una subida de tensión arterial, entre los que se encuentran:

  • Dolor: el dolor severo producido como consecuencia de una lesión también puede causar una subida de tensión.
  • Ansiedad: la ansiedad es una de las causas más comunes. Es común que cuando en momentos en que se produce un pico de estrés, la tensión arterial se dispare. Esto se debe a que con el estrés, ciertas hormonas son liberadas, como el cortisol, que hacen que se constriñan los vasos sanguíneos y aumente el ritmo cardíaco.
  • Dieta rica en sal: debido al consumo excesivo de sal, el mecanismo corporal encargado de los niveles de la presión arterial pierde eficacia. Esto hace que se disparen los niveles de tensión arterial.
  • Obesidad: con la obesidad, el tejido lipídico obstruye los vasos sanguíneos, por lo que la sangre que llega al corazón es insuficiente. En consecuencia, el corazón debe aumentar el ritmo cardíaco y la fuerza con que bombea la sangre, aumentando así la tensión.
  • Embarazo: no es raro que durante el embarazo se experimente una subida repentina de la tensión arterial. Esta situación debe ser controlada para evitar complicaciones como la preeclampsia, una condición debida a la retención de líquidos.

Ver también: 5 remedios naturales para la tensión alta

Síntomas

Para poder actuar rápidamente en casos de subida de tensión arterial puntuales, es necesario reconocer los síntomas de la misma. De esta manera, los síntomas que avisan de una subida de tensión arterial son:

  • Mareos.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Falta de aliento.
  • Sangrado nasal.
  • Visión borrosa.
  • Sudoración excesiva.
  • Somnolencia excesiva.
  • Zumbido en los oídos.
  • Dificultad para respirar.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.

Lee también: Valores normales de la tensión arterial

¿Qué hacer ante una subida de tensión?

Frente a una subida de tensión puntual y repentina, es de vital importancia bajarla rápidamente. De esta manera, evitaremos que se produzca cualquier complicación que ponga la vida de la persona en peligro. Esto se consigue siguiendo estos pasos:

  • Medir la tensión para saber los niveles de la persona. En especial, si esta es hipertensa.
  • Colocar a la persona en una posición cómoda.
  • Si se esta en un lugar frío, se debe abrigar a la persona y si es posible, trasladarla a un lugar cálido. Esto se debe a que las bajas temperaturas aumentan la presión arterial.
  • Si por el contrario hace mucho calor, se debe tratar de resguardarse en un lugar fresco.
  • Tratar de rebajar el estrés, hacer que la persona se relaje. Para lograr así, que sus niveles de presión arterial vuelvan a la normalidad.

Si después de realizar estos pasos la tensión no ha bajado, acuda a un médico de inmediato. Además, aparte de medidas puntuales frente a este tipo de situaciones, será necesario iniciar un tratamiento para evitar que episodios así se repitan.

Hábitos de vida saludables para regular la tensión

Es importante aprender a gestionar mejor el estrés y, en la medida de lo posible, evitarlo. Los ejercicios de mindfulness y meditación son algunas de las mejores medidas para aprender a calmar la mente en distintas situaciones y, en general, disminuir los niveles de tensión emocional.

Evidentemente, será necesario realizar ciertos cambios en la alimentación. En este sentido, reducir el consumo de alimentos ricos en sal, y evitar la ingesta de congelados y procesados. También es conveniente dejar de salar las comidas en exceso y, en su lugar, aprender a sustituir la sal por hierbas u otras especias.

Los cambios en los hábitos alimenticios serán determinantes, pero deben estar siempre inscritos dentro de un estilo de vida saludable, para que así, unas medidas apoyen otras y, en conjunto, puedan brindar bienestar a la persona. Hay que tener presente que, ninguna medida es capaz de suponer una «cura» por sí sola.

¿Qué hacer cuando se estropea un electrodoméstico por una subida de tensión?

Dic 2013

Todos los electrodomésticos y equipos electrónicos están expuestos a las subidas de la tensión eléctrica, un problema que puede ocurrir en cualquier momento y sin previo aviso. En algunas ocasiones la sobretensión no provoca daños pero otras veces puede averiar los equipos. ¿Qué hacer en esos casos? ¿El seguro de hogar nos indemnizará?

La cobertura para daños de origen eléctrico

Si tienes contratado un seguro de hogar que no se limita el continente sino que también incluye el contenido, podrás reclamar los daños en caso de que se produzca una subida de la tensión eléctrica. Obviamente, será necesario demostrar que la avería en los equipos ha sido producida por un problema ajeno a nuestra voluntad; o sea, que ha sido causada por la propia empresa que nos suministra la electricidad o por la caída de un rayo.

Afortunadamente, producir las pruebas es bastante sencillo ya que solo tendrás que dirigirte a la oficina más cercana de la empresa en cuestión y pedirles que te den un documento donde certifiquen que, en la fecha y hora en que ocurrió la avería, se produjo una sobretensión.

No obstante, vale aclarar que cada compañía de seguros es diferente por lo que es importante que leas con atención las limitaciones de la cobertura para daños eléctricos. Por ejemplo, lo más usual es que no cubran las averías producidas por instalaciones eléctricas provisionales o que no estén en regla. Además, tampoco cubren los daños meramente estéticos que no afecten el funcionamiento del equipo y muchas compañías de seguros no te indemnizarán electrodomésticos cuyo valor a nuevo sea inferior a cierta cifra, que normalmente suele oscilar entre los 50 o 100 euros.

Cuando ocurre una sobretensión y te percatas de que algunos equipos se han averiado, el primer paso es llamar a la compañía de seguros. Esta te pedirá las pruebas correspondientes y también sería de gran ayuda que pudieses adjuntar los comprobantes de pago que indiquen el valor de los equipos averiados. Lo más usual es que la aseguradora envíe a un técnico para que evalúe si los electrodomésticos pueden ser reparados, caso contrario, te indemnizará su valor o los repondrá con un modelo de características similares.

Prevenir siempre es la mejor alternativa

En la actualidad es obligatorio tener instalado en el hogar un interruptor diferencial, que también se conoce como “salvavidas”. Este tiene la tarea de interrumpir el circuito eléctrico en caso de que ocurra una subida de tensión o cortocircuito, así protege la instalación eléctrica y los equipos que tenemos conectados. También sería recomendable que apostases por los protectores eléctricos, al menos para los electrodomésticos más valiosos que tengas en casa.

Además, si trabajas mucho con el ordenador, es conveniente invertir en los grupos SAI (Sistema de Alimentación Ininterrumpida), más conocido por sus siglas en inglés UPS (Uniterruptible Power Supply) ya que, además de proteger el ordenador de una sobretensión repentina, también lo mantiene alimentado durante varias horas en caso de apagón y así evitará que pierdas los datos o se dañe el disco duro.

¿Cubre el seguro del hogar la rotura de electrodomésticos por subidas de tensión?

Es una pregunta muy recurrente: Si se me estropea la videoconsola o algún electrodoméstico por una subida de tensión, ¿mi seguro me lo cubriría? Sobre este polémico aspecto te hablamos en este artículo.

Las subidas de tensión son más frecuentes de lo que nos gustaría y aunque no siempre provocan un daño en los electrodomésticos, es cierto que en algunos casos lo hace. ¿Y entonces? ¿Deberíamos reclamar a la compañía que nos cede la electricidad? La realidad es que el único que puede ayudarnos es nuestro seguro del hogar.

La que resulta normal, o al menos frecuente, es que para solucionar una incidencia de este tipo baste con telefonear a nuestra compañía de seguros e informar de lo sucedido. Ellos, por su parte, se encargan de investigar el incidente y de hacerse cargo de la reparación o reposición de los electrodomésticos que hayan resultado dañados por el siniestro, sin embargo, en algunas ocasiones no resulta así de sencillo.

Si tu seguro del hogar es un seguro básico que tan sólo contempla las prestaciones exigibles por ley, lo que va a resultar con certeza es que tu compañía de seguros no se encargue de solventar este tipo de siniestros, pero hoy en día no es tan frecuente contar con este tipo de seguros tan básicos ya que por lo general buscamos la máxima garantía de seguridad en nuestro hogar. Entonces, partiendo de la base de que tengas un seguro de hogar con la cobertura para daños eléctricos incluida, con casi toda probabilidad tu compañía de seguros se hará cargo de reparar o reponer tus electrodomésticos en caso de subida de tensión. En algunas aseguradoras puede darse el caso de que te pidan que pruebes que se produjo la subida de tensión. Para ello tendrás que escribir o acudir a tu compañía eléctrica y solicitar un documento en el que te acrediten que en la fecha y hora en que ocurrió la avería, se produjo una sobretensión.

Para terminar te recomendamos dos cosas: revisa siempre con mucha atención todos los detalles de tu póliza de seguros ya que son muchos los casos en los que estos siniestros se producen, y al desconocerse que están cubiertos por la póliza, simplemente se dejan pasar, por lo que no estamos obteniendo de nuestro seguro el provecho que deberíamos; y por último que revises a menudo la oferta de seguros que se encuentra disponible en el mercado ya que, de cualquier forma, siempre puedes encontrar mejores condiciones a un mejor precio. Para ello te recomendamos que uses nuestro comparador de seguros de hogar, en el que encontrarás toda la oferta disponible en tan solo unos segundos y a golpe de clic.

Si te ha gustado el artículo queremos pedirte un pequeño favor:

  • Compártelo en las redes sociales pinchando en los iconos de la izquierda o
  • Suscríbete al blog y recibe cada nuevo post en tu email pinchando aquí.

Los daños eléctricos que suele cubrir un seguro

¿Qué tener en cuenta al de contratar un seguro?

Los daños eléctricos están cubiertos en las pólizas multirriesgo del hogar. Por lo tanto, es importante que analicemos muy bien el seguro que vamos a contratar antes de firmarlo. Solo así tendremos la seguridad de que nos va a proteger ante este tipo de siniestros.

Además, hay que tener en cuenta que no todas las compañías contemplan los mismos supuestos ni las mismas indemnizaciones para un siniestro por daños eléctricos. En consecuencia, es recomendable que comparemos entre varias para saber cuál de ellas nos ofrece mayor protección e, incluso, cuál de sus productos es más adecuado para nuestro caso.

En este sentido, debemos tener especialmente claro qué aparatos eléctricos están cubiertos por la póliza y en qué condiciones concretas. Merece la pena señalar que muchas compañías de seguros optan habitualmente por fijar una franquicia sobre la cantidad que deberían abonar. Otra posibilidad es que se establezca la cobertura para electrodomésticos a partir de un determinado valor, y que los de coste más económico queden desprotegidos.

Finalmente, hay aseguradoras que fijan en sus pólizas de seguros del hogar la posibilidad de una indemnización por daños eléctricos basada en el valor real del aparato. Es decir, en el que tiene en el momento del siniestro, no nuevo de compra.

En definitiva, podemos decir que los seguros solamente cubren determinados daños eléctricos y, además, tienen diversas opciones para fijar la correspondiente indemnización.

El mejor seguro es que nunca haya fallos

La necesidad de un seguro de hogar es evidente, como lo es la de revisar a fondo lo que estás pagando y lo que te va a cubrir dicha póliza.

Pero la mejor manera de evitar las complicaciones de una u otra cobertura es evitar todo tipo de averías eléctricas. ¿Es posible conseguirlo? Desde luego es perfectamente posible intentarlo mediante un mantenimiento adecuado de tu instalación.

Contratar un servicio de mantenimiento te garantiza que tu instalación estará siempre en el mejor estado, reduciéndose al mínimo la probabilidad de daños eléctricos. Te recomendamos informarte sobre OKLuz Assist, un servicio de mantenimiento con reparaciones ilimitadas:

Endesa paga 2.800 euros a una socia de FACUA Sevilla: una subida de tensión le averió más de 10 aparatos

Tras la reclamación de FACUA Sevilla, Endesa ha tenido que indemnizar con 2.839 euros a una usuaria después de que se le estroperan más de una decena de aparatos eléctricos de su domicilio debido a una subida de tensión. Tras meses dando largas, la eléctrica le ofreció poco más de la mitad del valor de los equipos estimado en un peritaje que se realizó a instancias de la propia compañía. Ante esto, la asociación solicitó un arbitraje en el que se ha elevado la indemnización a casi el 90% de la cantidad reclamada.

En noviembre de 2015, el domicilio de T.M.B., en la localidad sevillana de Sanlúcar la Mayor, sufrió una subida de la tensión eléctrica que estropeó más de una decena de aparatos que tenía conectados en ese momento a la red. Resultaron afectados cinco equipos de aire acondicionado, dos televisores, un frigorífico, una minicadena, un ordenador y varios cargadores y alimentadores de electricidad. No era, además, la primera ocasión en que su vivienda sufría subidas de tensión. Tras ponerlo en conocimiento de Endesa, la compañía envió a un técnico de la empresa Reparalia que valoró los daños en 3.210 euros.

A pesar de los diversos intentos de la usuaria para que Endesa le indemnizara con dicha cantidad, la eléctrica estuvo enviándole comunicaciones durante varios meses informándole únicamente de que se encontraban tramitando la incidencia, pero sin aportarle ninguna solución. Finalmente, en marzo de 2016, la usuaria decidió acudir a FACUA Sevilla para que ejerciera acciones en defensa de sus derechos.

FACUA Sevilla reclamó por daños y perjuicios

FACUA Sevilla reclamó a Endesa que indemnizara a su socia con los 3.210 euros en que el perito había valorado los daños. En su escrito, el equipo jurídico de la asociación señaló que había existido un incumplimiento del Real Decreto 1955/2000, de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica. En su artículo 104, se establece que «los límites máximos de variación de la tensión de alimentación a los consumidores finales serán de +-7%», límites que habían sido superados en este caso.

Además, el artículo 105 de la misma normativa recoge que «el consumidor afectado por el incumplimiento de la calidad del servicio ocasional, podrá reclamar, en vía civil, la indemnización y perjuicios que dicho incumplimiento le haya causado».

La Junta Arbitral de Consumo resolvió parcialmente la reclamación

Tras presentar FACUA Sevilla la reclamación, Endesa envió a otro perito, esta vez de la propia compañía, para que valorara nuevamente los daños causados por la subida de tensión. La empresa concluyó en ese segundo informe que «el importe a indemnizar es de 1.792,60 euros. Endesa paga a Valor Real y en las sustituciones aplica depreciación por la antigüedad y vida útil consumida».

Ante la negativa de Endesa a pagar el importe total de los daños valorados en el primer peritaje y al considerar abusivos los porcentajes de depreciación (del 60 y 70%) del valor de los aparatos afectados, la asociación decidió acudir a la Junta Arbitral de Consumo de la Junta de Andalucía para que resolviera el asunto.

El laudo arbitral pone de manifiesto que «la parte reclamante ha actuado diligentemente en la gestión de su tramitación, actuando de buena fe Ha tenido que realizar un largo proceso de reclamación, pues ante las negativas reiteradas de la empresa, ha sido insistente en la defensa de sus derechos como consumidor».

La Junta Arbitral ha estimado parcialmente la reclamación de la socia de FACUA Sevilla: «en base a la documentación aportada por la parte reclamante y el informe de valoración aportado por la parte reclamada, este órgano arbitral entiende que el importe justificado entre ambas partes ascendería a 2.839,95 euros». Endesa ha abonado finalmente esta cantidad a la usuaria.

18 de abril de 2015 (19:45 CET)

Entre las compañías que más reclamaciones reciben anualmente, las eléctricas suelen ocupar los primeros puestos del ranking. Falta de transparencia y complejidad de los contratos son sólo algunos de los aspectos de los que se quejan los usuarios. Y es que no sólo los clientes deben cumplir una serie de obligaciones respecto a la compañía, sino que la empresa comercializadora también adquiere una serie de obligaciones para con sus clientes en el momento de firmar un contrato de luz. Pero, ¿sabemos qué derechos existen como clientes?

Derecho a rectificar una factura

Es muy habitual recibir facturas en las que los datos no se corresponden con el consumo realizado. La razón es que la compañía emite la factura según un consumo estimado. Pero si recibimos un segundo recibo en el que tampoco aparece el consumo real, podemos reclamar a la compañía. Uno de los derechos como cliente es el de poder reclamar a la compañía que corrija una factura errónea. No obstante, la reclamación deberá hacerse en un plazo no superior a un año.

Derecho a que las reclamaciones se tramiten en 5 días

Cuando un usuario interpone una reclamación a una compañía eléctrica, ésta tiene un plazo concreto para tramitarla y, en caso de incumplirlo, debe indemnizar al cliente. Los plazos de tramitación varían en función del tipo de incidencia. Así, el plazo para tramitar una reclamación de un cliente con una potencia inferior a 15 kW es de 5 días y de 15 días para el resto.

En el caso de solicitar un presupuesto para un suministro nuevo, de potencia inferior a 15 kW, el plazo de respuesta también debe ser de 5 días. Si se sufren incidencias relacionadas con las instalaciones, el plazo de tramitación será de 5 días, siempre que no haya que ampliar la red. Si hay que ampliarla, el plazo será de 30 días o más, dependiendo de la obra que se deba realizar.

Por último, si se trata de solucionar asuntos relacionados con enganches e instalaciones de contador, el plazo también será de 5 días. Eso sí, si se trata de reenganchar un domicilio a la red eléctrica tras un corte del suministro por impago, el plazo para solucionarlo será sólo de 24 horas una vez se haya abonado la factura.

En caso de incumplir uno de los plazos anteriores, la compañía eléctrica deberá abonar una indemnización de 30 euros o el 10 % de la primera factura posterior a la reclamación, lo que suponga un importe mayor.

Derecho a un descuento por el corte de la luz

Los cortes eléctricos son uno de los problemas más habituales a los que se puede enfrentar el consumidor. Las compañías de luz consideran que sufrir cortes durante más de 6 horas por año o 12 cortes anuales es un problema y, por ello, el cliente puede reclamar a la compañía un descuento en la factura.

Si el problema es mayor y durante los cortes eléctricos algún aparato se ha estropeado, por ejemplo, a causa de una subida de la tensión, se puede tramitar la reclamación judicialmente y conseguir una indemnización mayor.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *