Servicio militar para jubilacion

Millones de españoles dedicaron parte de su vida laboral a prestar el Servicio Militar Obligatorio, “la mili” o la Prestación Social Sustitutoria. ¿En qué casos la Seguridad Social lo tiene en cuenta a la hora de conceder prestaciones como la jubilación?

El tiempo dedicado al servicio militar obligatorio o la prestación social sustitutoria por el momento no se tiene en cuenta a la hora de calcular la jubilación ordinaria. Tan solo se reconoce, hasta un año, en una situación concreta: si va a solicitar la jubilación anticipada o la jubilación parcial.

Lo explicamos con más detalle a continuación.

Contenido de este artículo

¿Cuándo está previsto que el tiempo dedicado al Servicio Militar o la Prestación Social Sustitutoria sean tenidos en cuenta?

Actualizado: 12/01/2020

La Ley 27/2011 de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, establece en su disposición adicional 28ª que el gobierno deberá establecer un sistema para compensar la interrupción de cotizaciones que supuso para millones de españoles la realización del servicio militar o la prestación social sustitutoria.

Disposición adicional vigésima octava.– Cómputo, a efectos de Seguridad Social, del periodo de servicio militar obligatorio o de prestación social sustitutoria.

El Gobierno presentará, en el plazo de un año, un proyecto de ley que establezca un sistema de compensación a la Seguridad Social para que por ésta pueda reconocerse, a favor de las personas interesadas, un periodo de asimilación del tiempo de servicio militar obligatorio o de prestación social sustitutoria que compense la interrupción de las carreras de cotización ocasionada por tales circunstancias, acorde con los incrementos que, en el ámbito de la contributividad, se producen en esta Ley, y con la sostenibilidad del sistema.

Vemos por lo tanto que ya existe una previsión legal para que se modifique la legislación, de modo que el tiempo que se dedicó al servicio militar obligatorio o la prestación social sustitutoria sean tenidos en cuenta para la concesión de prestaciones de la Seguridad Social. Sin embargo, año tras año el gobierno aplaza la puesta en marcha de esta medida y tan solo la reconoce en una situación excepcional.

2020: por el momento, otro año más sin el reconocimiento

Año tras año, desde 2011, el gobierno viene aplazando el reconocimiento del tiempo invertido en la mili y la prestación social sustitutoria a efectos generales de cotización. Y en 2019, hubo un nuevo aplazamiento y por el momento, en 2020 la situación no ha variado (disposición adicional 53 de la Ley 6/2018, de 3 de julio).

Así pues, para el cálculo de la jubilación ordinaria, a fecha actual (enero de 2020), no se tiene en cuenta el periodo de Servicio Militar Obligatorio o Prestación Social Sustitutoria. Y en los casos de aquellos que después de la mili continuaron prestando sus servicios como militares profesionales, únicamente se tendrá en cuenta el periodo cotizado en el ISFAS que exceda el de servicio militar obligatorio.

Sin embargo, a continuación vamos a ver algunas situaciones excepcionales en las que si se tiene en cuenta el tiempo de mili o prestación.

Situaciones en las que ya se reconoce el tiempo de mili o Prestación Social Sustitutoria

Actualmente, se tendrá en cuenta el tiempo cotizado el servicio militar obligatorio o la prestación social sustitutoria en estos casos:

Jubilación anticipada

Según lo previsto en el art. 207 y 208 de la LGSS para acceder a la jubilación anticipada (bien sea “forzosa” o voluntaria) de se debe acreditar un período mínimo de cotización efectiva y a estos efectos se permite tener en cuenta el período de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria, con el límite máximo de un año en ambos casos.

Así lo establece la normativa: Artículo 207 LGSS. Jubilación anticipada por causa no imputable al trabajador.
1. El acceso a la jubilación anticipada derivada del cese en el trabajo por causa no imputable a la libre voluntad del trabajador exigirá los siguientes requisitos:
a) Tener cumplida una edad que sea inferior en cuatro años, como máximo, a la edad que en cada caso resulte de aplicación según lo establecido en el artículo 205.1.a) sin que a estos efectos resulten de aplicación los coeficientes reductores a que se refiere el artículo anterior.
b) Encontrarse inscrito en las oficinas de empleo como demandante de empleo durante un plazo de, al menos, seis meses inmediatamente anteriores a la fecha de la solicitud de la jubilación.
c) Acreditar un período mínimo de cotización efectiva de 33 años, sin que, a tales efectos, se tenga en cuenta la parte proporcional por pagas extraordinarias. A estos exclusivos efectos, solo se computará el período de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria, con el límite máximo de un año.
Igualmente se regula en el art. 208 para la jubilación anticipada voluntaria.

Jubilación parcial

Para la jubilación parcial (art. 215 LGSS) se debe acreditar un período de cotización de treinta y tres años y solo se computará el período de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria, con el límite máximo de un año (como sucede con la jubilación anticipada).

Para una jubilación anticipada o una jubilación parcial, ¿cómo se solicita que se tenga en cuenta el periodo de Servicio Militar?

Para acreditar este tiempo computable como Servicios al Estado es necesario dirigir una instancia a la Dirección General de Personal Militar (Área de Pensiones) de la Delegación del Ministerio de Defensa de la provincia dónde se residía en el momento de incorporarse al servicio militar, solicitando un certificado para el cómputo recíproco de cotizaciones (El Ministerio de Defensa dispone de un modelo estándar de instancia).

A esta instancia hay que adjuntarle fotocopias compulsadas del DNI y de la cartilla del servicio militar. Esta instancia se puede enviar a través del correo certificado oficial desde cualquiera oficina de correos y también se puede presentar directamente en la Delegación de Defensa de la provincia donde, además, compulsarán las fotocopias.

Jubilación de los funcionarios

En el caso de los funcionarios que van a acceder a las clases pasivas (la jubilación de los funcionarios) se considerará el tiempo de servicio militar obligatorio en estos dos supuestos:

  • si se realizó después del ingreso como funcionario
  • si se realizó antes de ser funcionario, solo se tendrá en cuenta lo que exceda del tiempo del servicio militar obligatorio.

A los funcionarios de carrera que ya tuvieran tal condición al incorporarse al servicio militar, se le computa dicho periodo a efectos de cotización y antigüedad (trienios). A los funcionarios de carrera que adquirieron tal condición después del cumplimiento del servicio militar sólo se le computa el exceso del periodo obligatorio, tanto a efectos de cotización como de antigüedad.

Artículo relacionado: Dos sentencias reconocen el derecho de mujeres que realizaron el Servicio Social Femenino a que sea reconocido para su jubilación anticipada

Coordinador de Loentiendo.com en el área de Derecho laboral

La Sexta Noticias

Jaime ya ha pedido su certificado del servicio militar obligatorio en la Delegación de Defensa. «Si me puedo jubilar dentro de cinco meses no me esperaré a los 65 años», afirma.

El Gobierno anunció que podría convalidar los años de mili en el cómputo de años trabajados necesarios para la jubilación. Y aunque lo ha vuelto a aplazar, ya lo admite en tres casos: en el de la jubilación anticipada forzosa o voluntaria y la jubilación parcial. Y solo en caso de que falte menos de un año para el retiro. Al cambio, es un año menos trabajado.

Hasta el momento, la edad de jubilación del régimen general se sitúa como máximo en los 65 años y 6 meses. En 2027, esta cifra aumentará hasta los 67. Por este motivo, son muchos los que intentan aprovechar los años de mili para tener más años trabajados.

La entrada en vigor de la reforma de las pensiones podría hacer también que la cuantía sea menor. Reconocer el año de mili como periodo cotizado podría ser una medida muy beneficiosa para determinadas personas ya que » hay mucha gente que no tiene la posibilidad de seguir cotizando, que está en desempleo o que hace convenios con la Seguridad Social pero son muy caros», señala la abogada Pilar Cascón.

Solo en Madrid ya se han pedido más de 25.000 certificados, mientras que en la Comunidad Valenciana ya superan los 10.000.

“Señoras y señores, se acaba la mili”, comunicó el entonces ministro Federico Trillo en 2001. Con esa frase se daba por finalizado el servicio militar obligatorio. Pero hasta entonces fueron miles de españoles los que tuvieron que dedicar varios meses, e incluso años, a este servicio comunitario. Un tiempo que muchos echan en falta a la hora de solicitar la jubilación, ya que retrasó o interrumpió las carreras de cotización de esos trabajadores.

Por ello en la reforma de las pensiones realizada en 2011 se estableció un mandato en el que se estableció que el Gobierno debía presentar en un plazo de un año un proyecto de Ley para establecer un sistema de compensación a la Seguridad Social que reconociera ese tiempo. Esta medida afectaría a todos los hombres nacidos entre 1954 y 1983 que realizaron el servicio militar obligatorio, conocido como mili, o la prestación social sustitutoria. Pero este proyecto legislativo se ha ido retrasando.

Los años de mili o de prestación social sustitutoria no computan de cara a la jubilación ordinaria al no ser que dedicaras más tiempo del obligatorio, pero sí para la jubilación anticipada.

Veamos como es actualmente la situación. Si te encuentras entre los nacidos entre esos años, lamentamos comunicarte que de momento ese periodo ordinario no se te contabilizarán a la hora de calcular tu pensión de jubilación. Otra cosa es si dedicaste más tiempo al servicio militar del legalmente establecido, entonces puedes solicitar un certificado al Ministerio de Defensa para que compute a la hora de calcular tu pensión.

La opción que actualmente también está contemplada es la posibilidad de computar un año de mili o de prestación sustitutoria, como máximo, a la hora de acceder a la jubilación anticipada o parcial si no alcanzas el periodo mínimo exigido de cotización. La condición es que ese año se acredite como parte del tiempo cotizado y nunca como base de cotización.

Dónde pedir el certificado de la ‘mili’ para las jubilaciones

El tiempo de servicio militar computa como vida laboral al acceder al retiro anticipado, voluntario o forzoso

JORGE MURCIA Miércoles, 26 diciembre 2018, 01:07

Haber hecho la ‘mili’ es una de las vías que exiten para acceder a una jubilación anticipada. La Administración admite que el tiempo invertido en el servicio militar, o en su defecto en la prestación social sustitutoria que hacían los objetores de conciencia, computa a efectos de vida laboral. Pero sólo para solicitar el retiro antes de la edad reglamentaria, establecido en estos momentos en 65 años y seis meses.

En los casos de la jubilación anticipada, así como en la parcial, el servicio militar y el sustitutorio cuentan como tiempo cotizado por un máximo de un año. Un supuesto que beneficia a aquellos a los que les reste como mucho 12 meses para alcanzar el periodo exigido de cotización. Para la voluntaria se necesitan al menos 35 años, y en el caso de la forzosa -cuando el trabajador ha sido víctima de un ERE, o un despido objetivo por razones organizativas, económicas, de producción u otras – son 33. Eso sí, en estos casos la ‘mili’ sólo se tendrá en cuenta para acreditar el tiempo cotizado, pero nunca como base de cotización.

Hay algunas excepciones en las que el tiempo de ‘mili’ sí computa como tiempo cotizado para acceder a la pensión de jubilación. Por ejemplo, en la jubilación ordinaria (no en la anticipada) se reconocen los meses de servicio militar o sustitutorio que hubieran excedido el legalmente obligatorio en cada momento. Por ejemplo, es el caso de los voluntarios que en su día se reengancharon a esos servicios.

¿Cómo y quién procesa esas solicitudes? Son las subdelegaciones provinciales del Ministerio de Defensa las que certifican el tiempo que el peticionario pasó haciendo la ‘mili’. Un periodo que se fue reduciendo con el paso de los años. Hasta 1969 duraba dos; de 1970 hasta 1984 osciló entre el año y medio y los 15 meses; en 1985 duraba 13 meses; de 1986 a 1991 fue un año. Y desde entonces hasta la supresión del servicio militar obligatorio, sólo se prestaba durante nueve meses.

Para formalizar la petición de los certificados es necesario presentar una instancia en la subdelegación territorial del Ministerio de Defensa acompañada de una fotocopia del DNI y de la Cartilla del Servicio Militar (la popularmente conocida como ‘la blanca’), así como de los originales de ambos documentos para su compulsa. Normalmente el certificado se entrega en menos de 30 días.

Sucede que a veces los solicitantes han extraviado ‘la blanca’ y, en ese caso, las subdelegaciones de Defensa han de pedir a otras unidades y archivos la información acreditativa del tiempo durante el que se ha prestado el servicio militar. Si se producen estas circunstancias, los trámites suelen alargarse.

Cabecera de la manifestación en apoyo de las pensiones públicas en Barcelona. / Joan Cortadellas

Hace ya tiempo y por razones obvias, la mili dejó de ser un tema de actualidad. Lo cual no significa que no lo sea para los que la hicimos.
La situación económica y especialmente la laboral, hace que los de mi generación, obligados a jubilarse por falta de empleo, recuerden el Servicio Militar Obligatorio y la consiguiente pérdida de cotización a la Seguridad Social.
La Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social contemplaba el cómputo del periodo de servicio militar o prestación social sustitutoria como periodo cotizado a efectos del cálculo de la pensión de jubilación. Según la misma, “(…) el Gobierno presentará, en el plazo de un año, un proyecto de ley que establezca un sistema de compensación a la Seguridad Social para que por esta pueda reconocerse, a favor de las personas interesadas, un periodo de asimilación del tiempo de servicio militar obligatorio o de prestación social sustitutoria que compense la interrupción de las carreras de cotización ocasionada por tales circunstancias, acorde con los incrementos que, en el ámbito de la contributividad, se producen en esta Ley, y con la sostenibilidad del sistema».
Sin embargo, esta disposición se encuentra paralizada y no será el año 2017 el de su implantación y sigue sin serlo, según lo recogido en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2017. Según la disposición adicional cuadragésima, prevé “el aplazamiento de la aplicación de la disposición adicional vigésima octava” de dicha ley.
Por tanto, la norma que permitiría el cómputo a todos los efectos del periodo de servicio militar o prestación social sustitutoria se mantendrá sin efecto un año más a la espera de un desarrollo reglamentario definitivo.
Ya no parece preocuparle a nadie, solo a cada uno de los anónimos individuos que fuimos obligados a enrolarnos y ahora obligados a no poder trabajar.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participa

¿Cuenta el servicio militar para la jubilación?

La Ley 27/2011 de 1 de agosto sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, establece en su disposición adicional 28ª que el gobierno deberá establecer un sistema para compensar la interrupción de cotizaciones que supuso para millones de españoles la realización del servicio militar o la prestación social sustitutoria.

Según la misma, el Gobierno presentará, en el plazo de un año, un proyecto de ley que establezca un sistema de compensación a la Seguridad Social para que por ésta pueda reconocerse, a favor de las personas interesadas, un periodo de asimilación del tiempo de servicio militar obligatorio o de prestación social sustitutoria que compense la interrupción de las carreras de cotización ocasionada por tales circunstancias.

Sin embargo, esta disposición se encuentra paralizada y no será en el año 2019 el de su implantación, según lo recogido en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2018. Por tanto, la norma que permitiría el cómputo a todos los efectos del periodo de servicio militar o prestación social sustitutoria se mantendrá sin efecto un año más a la espera de un desarrollo reglamentario definitivo.

Solo aquellos que hayan prestado servicios de forma profesional (militar), adheridos al régimen de Clases Pasivas a través del ISFAS (Instituto Social de las Fuerzas Armadas), podrán solicitar el reconocimiento de este periodo en virtud del cómputo recíproco entre regímenes de la Seguridad Social.

Sin perjuicio de lo anterior, sí es posible aprovechar el periodo de servicio militar o prestación social sustitutoria, pero en caso de acceder a la jubilación anticipada.

Así, es posible solicitar el reconocimiento de un máximo de 12 meses de servicio militar en caso de acceder a la jubilación anticipada por cese voluntario o por cese involuntario y a exclusivos efectos de acreditar el periodo de carencia exigido en cada modalidad, que es de 35 y de 33 años de cotizaciones respectivamente.

En Abogados CEA te ofrecemos un asesoramiento personalizado y te ayudamos frente a cualquier problema legal; Llámanos al 91 557 68 46 o contrata ahora los servicios: pago por consulta sólo 20 € o pago anual por sólo 85,80 €.

Éste sería el caso de un trabajador que quiere jubilarse anticipadamente por provenir de un cese involuntario según lo exigido en la ley y que acreditase un periodo de cotización de 32 años. En este caso podría alcanzar los 33 años de cotizaciones exigidos si hubiese prestado 12 meses de servicio militar. El efecto de éste se limitaría a poder cumplir dicho requisito de acceso a la jubilación anticipada, siendo su periodo de cotización a todos los demás efectos, incluido el del cálculo de la pensión, de 32 años.

Para comprobar en cualquier caso cuantos son los días que tienes cotizados debes pedir un informe de vida laboral.

Tu informe de vida laboral es el documento oficial en el que se recogen todos los períodos en que has estado cotizando en el Sistema de la Seguridad Social, ya sea como asalariado o como autónomo. En este informe se registra cronológicamente la relación de todas las empresas con las que has firmado contratos de trabajo, se señala en cada caso la fecha exacta en que se dio de alta en el Sistema de la Seguridad Social cada uno de los contratos y la fecha en que se dio de baja, con el saldo resultante de días de cotización, también se especifica la modalidad de jornada en cada caso: completa o a tiempo parcial y al final del documento se recoge el tiempo total que has cotizado: en años, meses y días y en una cifra total de días, pudiendo consultar detalladamente el historial de todos tus trabajos a lo largo de los años.

Olga Muñoz Villas – Abogada de CEA

Etiquetas: jubilacion, seguridad social, servicio militar obligatorio, mili, mili y jubilacion, cotizacion seguridad social, cotizacion seguridad social mili, calcular jubilacion, jubilacion antiipada, vida laboral, cotizacion, ISFAS, servicio militar, servicio militar jubilacion, informe vida laboral, seguridad social informe laboral

¿CUENTA LA ‘MILI’ PARA LA JUBILACIÓN?

Javier Arranz 14/Mayo/2019

El tiempo obligatorio de permanencia en el servicio militar (mili) o en la prestación social sustitutoria computa como tiempo cotizado (por un máximo de un año) en los casos en los que se desee acceder a la jubilación anticipada o parcial. En los casos en los que el tiempo de permanencia en el servicio militar o el sustitutorio excediera el legalmente obligatorio de cada momento (ver tabla), el exceso de meses pueden añadirse como tiempo cotizado sólo en la jubilación ordinaria. Ojo, en todos los casos computa para el cálculo del tiempo cotizado, no para el de la base de cotización.

Tiempos obligatorios de mili

PERÍODO PERMANENCIA
Hasta 1969 2 años
1970 a 1984 16 – 15 meses
1985 13 meses
1986 a 1991 1 año
A partir de 1992 9 meses

Para acreditar este tiempo computable como Servicios al Estado es necesario dirigir una instancia a la Dirección General de Personal Militar (Área de Pensiones) de la Delegación del Ministerio de Defensa de la provincia dónde se residía en el momento de incorporarse al servicio militar, solicitando un certificado para el «cómputo recíproco de cotizaciones» (El Ministerio de Defensa dispone de un modelo estándar de instancia). A esta instancia hay que adjuntarle fotocopias compulsadas (la compulsa se puede realizar en cualquier oficina de registro, encuentra aquí la tuya) del DNI y de la cartilla del servicio militar (la famosa «blanca»). Esta instancia se puede enviar a través del correo certificado oficial desde cualquiera oficina de correos y también se puede presentar directamente en la Delegación de Defensa de la provincia. En este caso, no hace falta compulsar las fotocopias previamente, si llevas los originales del DNI y de la cartilla realizarán la compulsación de las fotocopias allí mismo.

El tiempo de entrega del certificado es de unos 30 días. Cuidado, si has perdido la «blanca» y no aportas la cartilla del servicio militar el trámite se prolongará más tiempo.

Si te gusta lo que has leído, apúntate con nosotros aquí.

Trabajamos para conseguir una empresa mejor.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS

El Gobierno se ha comprometido a realizar un estudio para modificar la Ley General de la Seguridad Social para equiparar el Servicio Social de la Sección Femenina –que era obligatorio para las mujeres durante la dictadura franquista– y el Servicio Militar con el objetivo de alcanzar el período de cotización que permita el reconocimiento de la jubilación anticipada.

Así lo ha expresado la Secretaría de Estado de Seguridad Social en un escrito remitido al Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, quien celebra el compromiso del Gobierno de estudiar el cambio normativo que permita asemejar el Servicio Social Femenino y el Servicio Militar a efectos de la jubilación anticipada.

Entre los años 1937 y 1978 muchas mujeres de entre 17 y 35 años se vieron obligadas a realizar este servicio femenino ya que era requisito indispensable para tomar parte en oposiciones y concursos, obtener títulos académicos, acceder a un puesto de trabajo remunerado, unirse a una asociación, obtener el pasaporte o el carné de conducir.

A pesar de ello, la Ley de Seguridad Social no reconoce ningún efecto al tiempo que las mujeres dedicaron a este servicio. Sin embargo, en el caso de los hombres sí se considera a efectos de cómputo de tiempo trabajado el servicio militar o prestación sustitutoria.

En los últimos años, algunos tribunales ya han reconocido que ambos servicios deben ser equiparados dada la similitud que tenían. Por este motivo, el Defensor del Pueblo solicitó información a la Secretaría de Estado de la Seguridad Social sobre la posibilidad de modificar la Ley de la Seguridad Social para igualar ambas prestaciones.

El Defensor del Pueblo hizo esta petición al Ejecutivo tras recibir una queja de una mujer a quien no se le contabilizó para el cómputo de su edad de jubilación el tiempo que realizó el Servicio Social Femenino.

La institución «valora positivamente» la respuesta recibida desde la Administración que, en su escrito, ha comunicado que, «en el momento en que sea posible», realizará el citado estudio para «computar dicho período en los mismos supuestos y con los mismos requisitos que contempla el ordenamiento jurídico respecto al cómputo del período de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria».

Tal y como explica el Defensor del Pueblo, en la actualidad el tiempo de servicio militar o prestación social sustitutoria computa a efectos de cubrir los periodos de 33 y 35 años de cotización que se requiere para las modalidades jubilación anticipada y para los 33 de la jubilación parcial. Pero no se considera como cotizado para acreditar el período de quince años que, con carácter general, se requiere para acceder a la jubilación ordinaria.

2. ¿La “mili” cuenta para cobrar la jubilación ordinaria?

Actualmente, los períodos dedicados al servicio militar, o a la prestación social sustitutoria, no computan para cobrar la pensión por jubilación ordinaria.

Si hiciste “la mili”y luego te quedaste en el ejército como militar profesional, a partir del momento que terminaste el servicio militar, sí comenzaste a cotizar para la jubilación ordinaria, pero durante el tiempo en que realizaste la “mili” no.

No obstante, y tal como indicábamos en el apartado anterior, está previsto legalmente que estos períodos sí se tengan en cuenta, de forma general, como cotizaciones para la Seguridad Social.

La Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social, dispuso que el Gobierno contaba con un plazo de un año para presentar un proyecto de Ley donde estableciese un sistema de compensación a la Seguridad Social, de forma que esta reconociera, a favor de los interesados, un período de asimilación del tiempo del servicio militar obligatoria, así como del de la prestación social sustitutoria.

Este período vendría a compensar la interrupción de las carreras de cotización que se produce a causa de estas obligaciones, y debería ser acorde a los incrementos producidos en dicha ley y con la sostenibilidad del sistema, en lo que al ámbito de la contributividad se refiere.

Como podemos observar, la ley prevé que el tiempo de servicio militar obligatorio, o de prestación social sustitutoria, se tenga en cuenta de forma general como cotización a la Seguridad Social. En cambio, este plazo que se dispuso en la Ley no ha entrado en vigor aún a día de hoy, y su aplicación se aplaza cada año en la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

Si quieres conocer qué cotizaciones debes tener para jubilarte, pulsa en el enlace siguiente:

Jubilación ordinaria

EL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO (SMO), “LA MILI”, Y LA JUBILACIÓN

A todos los perjuicios señalados (y más habrían si escucháramos las historias personales), hay que añadir uno de futuro: el tiempo que se pasaba en el SMO, no se consideraba como tiempo cotizado, por lo que algunos miles de personas, vieron disminuidos sus derechos de pensión de jubilación y algunos tuvieron la desgracia de no conseguirla por falta de cotizaciones suficientes. ¿He dicho que no se consideraba tiempo cotizado a efectos de conseguir prestaciones?. Bueno no es del todo cierto, los funcionarios, no tuvieron ni tienen ese perjuicio y eso estuvo bien, pero solo fue un beneficio para unos pocos: Si al entrar en el SMO, o al salir, alcanzabas esa posición social de funcionario, al llegar a la jubilación, te consideran el SMO o una parte del mismo, como tiempo cotizado, de lo contrario, el Estado se quedaba con el beneficio de tu servicio.
Así pues nos encontramos con una discriminación directa, respecto de los funcionarios, y respecto de aquellos soldados o marineros, que a partir de 2001 en que dejó de existir el SMO, y se instauró el servicio militar profesional, suscribieron un contrato con el Estado para prestar voluntariamente, servicios militares para el país, lógicamente a cambio de un salario y con la obligación de cotizar a la Seguridad Social durante la vigencia del contrato. Por tanto los funcionarios y los contratados, acceden a cotización por su periodo militar, y no los que lo hicieron contra su voluntad, forzados y con perjuicio personal y material.

Cualquier persona que lea el artículo 14 de la Constitución Española y aquello de que todos somos iguales ante la ley, o alguna sentencia del Tribunal Constitucional en la que se afirma “es discriminación aquella acción que carece de racionalidad, y venga simplemente determinada por una condición personal o social”, convendrá en la injusticia que sufren aquellos que habiendo soportado una situación forzosa esta, le continua perjudicando y discriminando gravemente a la hora de alcanzar sus derechos, única y exclusivamente por que el Gobierno, se niega a reparar esa discriminación y agravio comparativo que supone conceder derechos a unos por el simple hecho de pertenecer a un grupo profesional, encontrarse en un tiempo determinado, en una situación personal o pertenecer a un sexo diferente.

Además durante el SMO, el Estado no tenía obligación de cotizar por aquellos soldados o marineros que le prestaron servicios (tampoco dice lo contrario la ley), pero es sensato y razonable considerar que el hecho que el propio Estado convirtiéndose en juez y parte, se auto elimine de pagarse a sí mismo una cotización, no debería de repercutir en el derecho de sus subordinados, tanto más cuanto se encontraban prestando un servicio forzoso. Las distintas leyes que se fueron promulgando, establecieron normas de salvaguarda para los derechos de aquellos que prestaban servicio para otros, así: Los empresarios son los obligados a la cotización del personal que se encuentra a su disposición. Cuando un empresario no cotiza a un trabajador a su servicio, el es el responsable de ello, el trabajador no pierde sus derechos ¿por que al Estado no le ocurre los mismo?. El Estado puede hacer lo que desee con sus obligaciones, pero es totalmente injusto que esta acción influya en los derechos de sus subordinados.

Desde 1944 todas las medidas laborales y de Seguridad Social instauran normas que equilibran las relaciones entre quienes prestan servicios y quienes los reciben. Así la Ley de Contrato de Trabajo ya establecía que: “el contrato se supone siempre existente entre todo aquel que … utiliza un servicio y el que lo presta, …el Estado o bien las entidades oficiales representativas de estas instituciones, quedan equiparados a los empresarios respecto de los servicios públicos que se ejecuten directamente …. “ y ciertamente el servicio militar o los servicios prestados al Estado tienen un carácter eminentemente público.

En 1958, se promulgó una Ley que decía así: «el personal de toda clase que, sin tener la condición de funcionario público, presta servicios al Estado, … en régimen de dependencia, tendrá derecho, en las mismas condiciones que los trabajadores al servicio de empresas privadas a los beneficios de los Seguros Sociales obligatorios (subsidio familiar, Seguro de Vejez e Invalidez y Seguro de Enfermedad) actualmente existentes o que puedan establecerse”. Más claro, agua

La antigua Ley de Bases de la Seguridad Social de 1963, establecía “Tendrán derecho a los beneficios de la Seguridad social todos los españoles……”, …”los regímenes y sistemas especiales a los que les será de aplicación los beneficios de la seguridad social (son)…
…h) al “personal civil no funcionario dependiente de establecimientos militares “

En la década de los 80, se promulgó una norma que establecía que el SMO, se correspondían con 9 meses y el resto de tiempo, para aquellos que lo superaron, sería considerado tiempo de “servicios prestados al Estado”.
Cuando se publicó la Ley de las Clases Pasivas del Estado (Ley 670/1987), en su artículo 32, establece que no se considerara servicios al estado, el SMO, pero si todo aquel tiempo que lo sobrepase.
Finalmente la actual LGSS establece que “será nulo todo pacto, individual o colectivo, por el cual el trabajador renuncie a los derechos que le confiere la ley de Seguridad Social, y los obligados al alta y cotización son las entidades ante las que se prestan servicios”.

Dicho todo lo anterior, aquellos que tuvieron la obligación de servir a la patria, esta les ha pagado con el menosprecio, discriminándolos de manera persistente hasta nuestros días negándoles derechos y parece ser que también en el futuro, pues, el hecho de que en 6 años no se haya desarrollado lo preceptuados en la Ley 27/2011 de 1 de agosto, y la decisión de reparar la enorme discriminación y agravio de aquellos que de manera forzada y gratuita dieron años de su vida al servicio de LA PATRIA, es un insulto mas a sus derechos, proferido, para su vergüenza por quienes están o estarán obligados a protegerlos

AQUÍ PUEDES DESCARGARTE LA FICHA COMPLETA

Descarga la ficha en PDF

Pensión de jubilación

El Defensor del Pueblo (e.f.), Francisco Fernández Marugán, valora positivamente la respuesta recibida desde la Secretaría de Estado de la Seguridad Social en la que se comprometen a realizar un estudio para modificar la Ley General de la Seguridad Social y equiparar el Servicio Social de la Sección Femenina y el Servicio Militar a los efectos de alcanzar el período de cotización que permita el reconocimiento de jubilación anticipada.

En su escrito, la Administración ha comunicado que, en el momento en que sea posible, realizará el citado estudio para, atendiendo a las características del Servicio Social Femenino computar dicho período en los mismos supuestos y con los mismos requisitos que contempla el ordenamiento jurídico respecto al cómputo del período de prestación del servicio militar obligatorio o de la prestación social sustitutoria.

En la actualidad, el tiempo de servicio militar o prestación social sustitutoria computa a efectos de cubrir los periodos de 33 y 35 años de cotización que se requiere para las modalidades jubilación anticipada y para los 33 de la jubilación parcial pero no se considera como cotizado para acreditar el período de quince años que, con carácter general, se requiere para acceder a la jubilación ordinaria.

El pasado mes de noviembre, el Defensor admitió a trámite la queja de una mujer que cuestionaba que no se había contabilizado el tiempo dedicado a la prestación obligatoria en el Servicio Social Femenino para acreditar el periodo mínimo de cotización exigido para acceder a la jubilación anticipada y parcial, y exponía su disconformidad con la norma al considerarla discriminatoria.

Prestación obligatoria para muchas mujeres

Entre los años 1937 y 1978 muchas mujeres de entre 17 y 35 años se vieron obligadas a realizar este servicio ya que era requisito indispensable para tomar parte en oposiciones y concursos, obtener títulos académicos, acceder a un puesto de trabajo remunerado, unirse a una asociación, obtener el pasaporte o el carné de conducir.

A pesar de ello, la Ley de Seguridad Social no reconoce ningún efecto al tiempo que las mujeres dedicaron a este servicio y sin embargo, en el caso de los hombres sí se considera a efectos de cómputo de tiempo trabajado el servicio militar o prestación sustitutoria.

En los últimos años, algunos tribunales ya han reconocido que ambos servicios deben ser equiparados dada la similitud que tenían. Por este motivo, el Defensor del Pueblo solicitó información a la Secretaría de Estado de la Seguridad Social sobre la posibilidad de modificar la Ley de la Seguridad Social para igualar ambas prestaciones.

Fernández Marugán celebra el compromiso del Gobierno de estudiar el cambio normativo que permita asemejar el Servicio Social Femenino y el Servicio Militar a efectos de la jubilación anticipada.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *