Segundo plazo renta 2016

Contenidos

Conozca las fechas de los impuestos que deberá pagar en el segundo semestre

Las personas naturales deberán declarar y pagar renta en la segunda mitad del año. En julio se vencen los plazos para la declaración de precios de transferencia

Laura Lucía Becerra Elejalde – [email protected]

“Más vale pecar por precavido que lamentar no haberlo sido”, reza el dicho popular, que podría aplicar perfectamente a todos los contribuyentes que tienen algún tipo de obligación en esta segunda mitad del año. Por eso, LR le presenta un calendario tributario para que tenga claros los impuestos que se vienen en este semestre y las fechas en las que deberá cancelar sus contribuciones y presentar sus declaraciones.

Si bien durante los primeros seis meses del año los grandes contribuyentes y las personas jurídicas realizaron el pago de sus declaraciones de renta, en lo que resta del año los responsables de tributar este concepto son las personas naturales. Según los últimos dos dígitos del NIT, hasta agosto deben pagar quienes finalicen en 00, o que sus últimos dos dígitos estén entre 68 y 99; septiembre es el plazo máximo para quienes tienen un NIT que finaliza entre 25 y 65, y en octubre corresponderá a los contribuyentes con NIT terminados entre 01 y 24 (ver gráfico).

Para estas mismas fechas del calendario tributario se debe realizar también la declaración de activos en el exterior, incorporada con la Ley 1739 en 2014, en la que, si bien no hay que pagar ningún tributo, se debe informar a la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), a través de un formulario, los activos que se poseen en una jurisdicción diferente a Colombia.

“Para las personas naturales en la segunda mitad del año el impuesto fundamental es el de renta, pero adicionalmente hay dos impuestos muy importantes a tener en cuenta: el impuesto del patrimonio, para quienes tengan patrimonios superiores a $5.000 millones, y otro muy importante, que se presentará solo este año, el de normalización tributaria”, explica Jairo Higuita, socio de Jiménez, Higuita, Rodríguez y Asociados.

Este último tributo se introdujo el año pasado con la Ley de Financiamiento para aquellas personas que tienen activos omitidos o pasivos inexistentes, y que tienen este año gravable como única oportunidad para presentar esa declaración, y pagar en caso de estar en una situación de evasión.

Según el experto en el sistema tributario, si es un activo en el exterior para el que se haga la repatriación en este año gravable aplican dos tipos de tarifas, una de 13% y una de 6%. La importancia de este impuesto radica en que se paga por una única vez y no hay posibilidad de corrección o modificación.

“Es una última oportunidad de saneamiento que entregó la última reforma tributaria, la Ley 1943 de 2018, es una oportunidad muy interesante que el contribuyente que esté en esa situación debe evaluar, porque el plazo de esa declaración es el 25 de septiembre y si no se presenta ya se pierde esa oportunidad”, asegura Higuita.

Otra declaración que se debe tener presente es la informativa de los precios de transferencia y la documentación comprobatoria, que se vencerán en julio, y cuya fecha de pago se determina según el último dígito del NIT.

Según explica Rubén Pedreros, profesional senior en Precios de Transferencia de Tributar, quienes están obligados a realizar la declaración informativa son los contribuyentes del impuesto a la renta y complementarios “cuyo patrimonio bruto del 31 de diciembre del año fiscal anterior, en este caso 2018, sea superior a los 100.000 UVT, y sus ingresos brutos sean superiores a 61.000 UVT, y adicionalmente hayan realizado transacciones con vinculados económicos en el exterior”.

En el caso de la presentación de documentación comprobatoria, Pedreros comenta que aplica para quienes, adicional a presentar esa documentación cumplan con los topes de patrimonio bruto e ingresos brutos, superen las operaciones 45.000 UVT, que para 2018 son $1.492 millones.

Otro impuesto que se debe tener presente es la declaración mensual del impuesto nacional de gasolina y Acpm, pues el 17 de julio se debe declarar el correspondiente al periodo gravable de junio, el 16 de agosto el de julio, el 17 de septiembre el de agosto, el 16 de octubre el de septiembre, el 14 de noviembre debe declararse el de octubre, el 13 de diciembre el aplicable a noviembre y el 16 de enero de 2020 el de diciembre.

Así mismo, el plazo para declarar y pagar el impuesto al carbono para el bimestre correspondiente a mayo y junio es el 17 de julio, para el término de julio y agosto el 17 de septiembre, mientras que el 14 de noviembre se paga septiembre y octubre y el 16 de enero de 2020 el del periodo gravable de noviembre y diciembre.

De acuerdo con Adriana Solano, directora (e) de Gestión de Ingresos de la Dian, la importancia de cumplir con la presentación de las declaraciones y el pago de impuestos en sus fechas oportunas no solo es un “deber solidario” de los contribuyentes, sino que es una forma en la que se “aseguran los recursos que requiere el país y se evita a los ciudadanos un mayor costo de cumplimiento por pago de sanciones e intereses”.

Teniendo presente el último dígito del NIT están también las declaraciones y el pago del IVA. En julio, septiembre, noviembre y enero de 2020 se deberán realizar los pagos del impuesto bimestral, fechas que también se deben tener presentes para la declaración y el pago del impuesto nacional al consumo, incluyendo bolsas plásticas y cannabis, mientras que en septiembre y enero de 2020 se hará el pago y la declaración del impuesto cuatrimestral.

Para el caso de los prestadores de servicios desde el exterior, los plazos para presentar la declaración bimestral del impuesto sobre las ventas IVA, por el año gravable 2019 y cancelar el valor a pagar son 17 julio para mayo-junio, 17 septiembre para julio y agosto, 14 noviembre para septiembre y octubre y 16 enero del próximo año para noviembre y diciembre.

Tenga presente los impuestos locales
Además de los impuestos nacionales que recauda la Dian, otros tributos que se deben tener presentes para este segundo semestre son los que cobran las administraciones locales, como es el caso del predial, que en ciudades como Bogotá tienen el pago de la segunda, tercera y cuarta cuota en el segundo semestre. Así mismo, cada una de las alcaldías publica los plazos para presentar las declaraciones bimestrales de retención en la fuente por concepto de Industria y Comercio.

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.

¿Cuándo pagan la renta?

REDACCIÓN Los españoles que hayan presentado la Renta 2018, ya sea a través de la confirmación del borrador, por métodos telemáticos o en las oficinas de la Agencia Tributaria, estarán ansiosos por conocer cuándo les ingresan declaración. Es necesario conocer que periodos manejan los servicios de Hacienda para devolver la cuantía que marque el IRPF en caso de que así sea.

La Agencia Tributaria recuerda que «si la liquidación provisional no se hubiera practicado en el mencionado plazo de seis meses», la Administración procederá a devolver de oficio «el exceso de pagos a cuenta sobre la cuota autoliquidada».

Transcurrido el plazo de seis meses sin que se haya ordenado el pago de la devolución por causa imputable a la Administración, «se aplicará a la cantidad pendiente de devolución el interés de demora tributario desde el día siguiente al de la finalización de dicho plazo y hasta la fecha de ordenación del pago, sin necesidad de que el contribuyente lo solicite».

Hacienda tiene un plazo de seis meses para ingresar en la cuenta del contribuyente el importe correspondiente desde la misma fecha en que concluya la campaña de la renta, que siempre es el 30 de junio. Sin embargo, Hacienda no suele tardar más de un mes en hacer el ingreso, siempre y cuando el importe no supere los 3.000 euros.

No obstante, si la cuantía de la devolución rebasa esta cantidad, los 3 000 euros, es muy probable que Hacienda emplee más de 30 días en ingresar el dinero ya que suele realizar una serie de comprobaciones complementarias. Realizar y entregar la declaración del IRPF a través de Internet puede también agilizar los plazos.

Antes de presentar la declaración, es necesario asegurarse de que no sólo los datos fiscales sean los correctos, sino también de que han quedado anotados los posibles cambios en el estado civil, modificaciones en direcciones postales y cuentas bancarias y también las deducciones a las que se tenga derecho

Son muchos los contribuyentes que desean consultar el estado de tramitación de su declaración de la renta una vez entregada toda la documentación, ya sea por vía presencial o por métodos telemáticos. Consultar la evolución de todo este proceso es posible desde 2008 a través de los servicios en Internet de la Agencia Tributaria.

Para ello, es imprescindible acceder a la página de la Sede Electrónica de la Agencia Tributaria. Una vez allí, hay que dirigirse a la pestaña de ´Mis Expedientes´ y, dentro de ella, seleccionar ´Impuestos´. Ahí se desplegará un menú que permitirá conocer datos sobre los distintos tributos que pagamos: el propio IRPF, el IVA, etc.

Este servicio incluye:

  • Estudio del borrador de Hacienda y datos fiscales
  • Recepción y comprobación de documentos
  • Cálculo de la cuota a ingresar/devolver
  • Confección de la declaración, modelo D-100, y 2º plazo, modelo 102 y D-714
  • Asesoramiento integral sobre los impuestos

Documentación necesaria para la confección de las declaraciones:

  • Liquidación del IRPF del ejercicio anterior (2015) y la de patrimonio de 2015
  • DNI y miembros de la unidad familiar
  • Certificados de rendimientos del trabajo personal
  • Rendimientos del capital mobiliario, certificados bancarios
  • Rendimientos del capital inmobiliario, recibos del IBI y escrituras de adquisición
  • Documentación acreditativa de gastos: recibos del IBI, préstamos para la adquisición de la vivienda…
  • Justificantes de compra y venta de bienes, en su caso, así como cualquier otra documentación de interés fiscal

Borrador Renta 2016

Como novedad, este año desaparece el programa PADRE.

Así mismo, le informamos que desde el 5 de abril puede solicitar desde la página web de la Agencia Tributaria (www.agenciatributaria.es) el número de referencia RENÆ, que le permitirá acceder al servicio de tramitación del borrador / declaración (Renta Web).

Plazo para la presentación:

  1. a) Presentación telemática, cualquiera que sea el resultado, desde el 5 de abril al 30 de junio (hasta el 26 de junio si se domicilia el pago).
  2. b) Si la presentación se realiza en papel y la declaración es a devolver, desde el 11 de mayo hasta el 30 de junio.
  3. c) Si la presentación se realiza en papel y la declaración es a ingresar y se domicilia el ingreso, desde el 11 de mayo al 26 de junio.

Si la presentación se realiza en papel y la declaración es a ingresar y no se domicilia el pago, desde el 11 de mayo hasta el 30 de junio.

Renta 2018 | Cómo hacer la declaración sin complicaciones ni sanciones

8:18 – 22/03/2019 Actualizado: 11:58 – 26/03/19

Un año más es preciso prepararse para afrontar las exigencias de la Campaña de la Renta, cuya fecha de inicio está prevista para el próximo 2 de abril. Y, como siempre, es recomendable recopilar toda la comunicación precisa para evitar errores, que nos pueden generar molestias e, incluso sanciones y el pago de intereses de demora. Consulte nuestro especial Declaración de la Renta 2018.

También, es necesario revisar los datos fiscales, que la Agencia Tributaria (Aeat) pone a nuestra disposición, porque es posible que no estén completos y que, con posterioridad, pueda reclamarnos por los conceptos que no hayamos incluido en la liquidación.

Si bien el ejercicio pasado fue muy rico en novedades técnicas, en esta ocasión hay diversos cambios normativos que es preciso tener en cuenta, como, por ejemplo,

Amplias posibilidades

Para comenzar el repaso, no extensivo, a las novedades es conveniente empezar porque este año desaparece la posibilidad de obtener la declaración y sus correspondientes documentos de ingreso o devolución en papel impreso generado a través del Servicio de tramitación del borrador/declaración de la Aeat.

De esta forma, la declaración deberá presentarse por medios electrónicos a través de Internet, en la sede electrónica de la Aeat, a través del teléfono, o en sus oficinas, previa solicitud de cita, así como en las habilitadas por las Comunidades Autónomas, ciudades con Estatuto de Autonomía y Entidades Locales en los casos en que confirmemos el borrador de declaración.

Todos los contribuyentes, cualquiera que sea la naturaleza de las rentas que hayamos obtenido durante el ejercicio, podemos obtener el borrador de la declaración a través del Servicio de tramitación del borrador/declaración -RentaWEB-.

Se puede emplear este año el mecanismo de obtención del número de referencia para acceder al borrador y a los datos fiscales, a través de la Sede Electrónica de la Aeat, mediante RentaWEB, debiendo consignar para ello el Número de Identificación Fiscal (NIF) del obligado tributario u obligados tributarios, la fecha de expedición o de caducidad de su Documento Nacional de Identidad (DNI) y el importe de la casilla 475 de la declaración del IRPF correspondiente al ejercicio 2017, bajo el epígrafe: Base liquidable general sometida a gravamen.

También podremos acceder al borrador o a los datos fiscales, a través de RentaWEB, utilizando certificados electrónicos reconocidos y el sistema [email protected] PIN y mediante la aplicación para dispositivos móviles que se puso en marcha en la campaña anterior.

Diferentes formas de pagar

Si ésta sale a ingresar, se puede domiciliar el ingreso, ingresar obteniendo un número de referencia completo (NRC) de nuestra entidad bancaria o bien efectuar el pago a través de un documento para el abono en una entidad colaboradora, que deberá imprimir y proceder a efectuar dicho ingreso.

Importante: quienes confirmen y presenten el borrador de declaración a través de la aplicación para dispositivos móviles, el pago del importe de la deuda tributaria resultante deberá realizarse necesariamente en dos plazos, mediante domiciliación bancaria de ambos.

Y si lo que deseamos es fraccionar el pago, una vez domiciliado el primer pago, podremos retrasar el segundo plazo hasta el 22 de septiembre de 2019, mediante domiciliación.

Si, por el contrario, no domiciliamos el primero, podremos domiciliar el segundo hasta el 1 de julio de 2019. En el caso de aquellos que, al fraccionar el pago, no deseen domiciliar el segundo plazo en una entidad colaboradora, deberán efectuar el ingreso hasta el día 5 de noviembre de 2019, inclusive, mediante el empleo del modelo 102.

Sin obligación de declarar

Este ejercicio se han introducido cambios en el límite excluyente de la obligación de declarar, que se sitúa en 12.643 euros para los contribuyentes vivos o que hayan fallecido a partir del 5 de julio de 2018, en los casos en que perciban rendimientos íntegros del trabajo que procedan de más de un pagador -salvo las excepciones señaladas en la Ley del Impuesto-; perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas; el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener o se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

Tienen esta última consideración la retención del 35% o del 19% -cuando los rendimientos procedan de entidades con un importe neto de la cifra de negocios inferior a 100.000 euros- aplicable a las retribuciones de administradores y miembros de los consejos de administración, así como el tipo de retención del 15% aplicable a los rendimientos derivados de impartir cursos, conferencias y similares, o derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas, siempre que se ceda el derecho a su explotación.

Como esta modificación entró en vigor el mencionado 5 de julio de 2018, los contribuyentes fallecidos antes de esa fecha tienen su límite para no declarar en los 12.000 euros.

No se deben confundir estos límites con el aprobado para 2019, que es de 14.000 euros, y regirá para la declaración del año que viene.

También, entró en vigor a partir del 1 de enero de 2018, la inclusión de todas las ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas en el límite conjunto excluyente de 1.000 euros anuales que ya venía rigiendo para las rentas inmobiliarias imputadas, los rendimientos íntegros del capital mobiliario no sujetos a retención derivados de Letras del Tesoro y las subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado.

Más rentas que no tributan

El Tribunal Supremo estableció en 2018, como doctrina, que las prestaciones públicas por maternidad o paternidad percibidas de la Seguridad Social no tributan. Además, están exentas de tributación algunas becas para estudios reglados en los ámbitos universitarios.

Por otro lado, si en 2018 hemos percibido prestaciones por maternidad o paternidad no deberemos imputarlas como rendimientos del trabajo, al contrario de lo que veníamos haciendo en ejercicios precedentes. Tras la Sentencia del Tribunal Supremo, están exentas de tributación, según se regula en Real Decreto-Ley 27/2018, de 28 de diciembre -BOE de 29 de diciembre- por el que se adoptan determinadas medidas en materia tributaria y catastral- Esta modificación tiene efectos desde el 30 de diciembre de 2018 y para ejercicios anteriores no prescritos, la redacción de la letra h) del artículo 7 de la Ley del IRPF, para contemplar la exención de las prestaciones por maternidad o paternidad percibidas del régimen público de la Seguridad Social.

También, las prestaciones por maternidad o paternidad percibidas de las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas al régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos, con el límite de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por estos conceptos.

Y en la misma línea, la retribución percibida durante los permisos por parto, adopción o guarda y paternidad, por los empleados públicos encuadrados en un régimen de Seguridad Social que no de derecho a percibir prestación de maternidad o paternidad, con el límite de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda.

Si hemos percibido prestaciones por dichos conceptos en los años 2014, 2015, 2016 y 2017, podemos solicitar la rectificación de las declaraciones de IRPF presentadas en las que hubiesen incluido tales rentas mediante el formulario específico, disponible en la página web de la Aeat (www.agenciatributaria.es), en el que la persona perceptora de la prestación o retribución deberá indicar en cuáles de esos años ha percibido la renta y un número de cuenta bancaria de su titularidad, donde se abonará la devolución que proceda, sin que tenga que adjuntar ningún documento acreditativo de las prestaciones percibidas.

Cuando no se haya presentado declaración, se puede solicitar la devolución presentando la declaración de IRPF del ejercicio o ejercicios en que percibió la prestación, en la que deberá incluir la totalidad de las rentas del ejercicio en cuestión, salvo la prestación exenta, y deducirá la totalidad de las retenciones soportadas, incluyendo la de la propia prestación.

Becas universitarias

A partir del 1 de enero de 2018, se han incrementado los límites exentos de las becas públicas y de las concedidas por entidades sin fines lucrativos o por fundaciones bancarias para cursar estudios reglados.

Premios de loterías

Están exentas las ganancias de los premios sujetos al gravamen especial en el caso de los juegos celebrados antes del 5 de julio de 2018, cuyo importe íntegro sea igual o inferior a 2.500 euros o hasta dicho importe cuando se trate de premios que los superen.

Por otra parte, los celebrados desde el 5 de julio hasta el 31 de diciembre de 2018, tienen exentos los premios con importe íntegro igual o inferior a 10.000 euros o hasta dicho importe cuando se trate de premios que superen 10.000 euros.

Hacienda permite fraccionar el pago del IRPF cuando el resultado de la declaración de la renta es a pagar. El primer pago se hace al presentar la renta y el segundo pago del IRPF se hace en noviembre. Hay de plazo hasta el 5 de noviembre para ingresarlo.

Cuando la declaración de la renta sale a ingresar al fisco, la Agencia Tributaria ofrece la posibilidad de aplazar el pago de la renta. En concreto, se puede fraccionar en dos el dinero a pagar. Esta medida sirve para reducir la morosidad en el IRP y ayudar a los contribuyentes menos previsores.

Si eres de los que fraccionó el pago del IRPF deberías tener el mes de noviembre marcado en tu calendario fiscal. Dispones hasta el 6 para ingresar el segundo pago del IRPF a Hacienda.

Cuánto hay que pagar en el segundo plazo de la renta

Al aplazar el pago de IRPF, Hacienda divide en dos la cantidad a ingresar. En el primer pago hay que abonar el 60% de la cantidad a ingresar. Esta cantidad ya deberías de haberla pagado al hacer la declaración de la renta.

En el segundo pago del IRPF pagarás el 40% restante mediante la opción que eligieses al hacer la renta.

Cuándo hay que hacer el segundo pago de IRPF

Los contribuyentes disponen hasta el 5 de noviembre para ingresar el dinero del segundo plazo de la renta. Esto no quiere decir que debas esperar hasta ese momento.

El plazo para el segundo pago de la renta comienza en noviembre y se extiende hasta el citado día 6.

Cómo ingresar el segundo plazo de IRPF

Hacienda permite elegir la forma de abono al fraccionar el pago de la renta. La AEAT ofrece dos fórmulas para dividir el abono. La primera es mediante domiciliación bancaria. La segunda es mediante ingreso directo, es decir, sin domiciliación.

Hacienda siempre preferirá que domicilies el pago al fraccionar el IRPF. De hecho, te preguntará si quieres usar el mismo número de cuenta que has consignado para el primer ingreso. El motivo es puramente práctico. Es más fácil que pagues si domicilias porque no dependerás de tu memoria, sólo del banco.

Pagar el segundo plazo de la renta con domiciliación

Si optaste por domiciliar el segundo pago de IRPF, puedes sentarte tranquilamente en el sofá. El banco se encargará de todo. El 5 de noviembre te cargarán en la cuenta el 40% que reste por abonar.

Lo único que deberás hacer es asegurarte de que tienes el dinero en la cuenta ese día.

Pagar el segundo plazo de la renta sin domiciliar

Si optaste por no domiciliar la operación, ahora te tocará abonar el segundo pago de forma manual.

Hacienda ofrece varias vías para cumplir con tu obligación fiscal.

A través de la Sede Electrónica. Esta es la fórmula más sencilla. Sólo debes conectarte a la Sede Electrónica de Hacienda a través de este enlace, acudir al área de trámites y proceder al pago. El único inconveniente es que necesitas tener DNI Electrónico, certificado digital o Clave PIN,

Con el modelo 102 en tu banco. La otra opción es descargarte el modelo 102 a través de este enlace, y presentarlo en tu banco para abonar el importe exigido.

Recuerda que la fecha límite para pagar el segundo plazo es el 6 de noviembre.

Qué pasa si no hago el segundo pago del IRPF

¿Y si a 6 de noviembre no tienes dinero en la cuenta o se te olvida pagar? Como ocurre cuando no haces a tiempo la renta, Hacienda suele tener manga ancha si pagas uno o dos días tarde.

A partir de ahí, la Agencia Tributaria pondrá en marcha los mecanismos para reclamar el segundo plazo del IRPF. A efectos prácticos esto quiere decir que te llegará una notificación informándote de tu obligación y del recargo por pagar fuera de plazo.

Cuanto más tardes en pagar, mayor será la multa y los intereses que te cargará Hacienda.

Modalidades de pago

En el momento de presentación de las declaraciones a ingresar, se puede optar por el fraccionamiento de su importe: 60% en el momento de presentar la declaración y el 40% restante, hasta el 5 de noviembre de 2019, inclusive. En ningún caso pueden fraccionarse autoliquidaciones complementarias.

Asimismo puede optarse por utilizar como medio de pago la domiciliación bancaria: domiciliación de ambos plazos, domiciliar el pago del primer plazo y no domiciliar el correspondiente al segundo plazo o bien domiciliar únicamente el pago correspondiente al segundo plazo.

En relación con las opciones de pago de la declaración previamente presentada, se permiten determinadas modificaciones:

  • Anular las dos domiciliaciones e ingresar en un único plazo.

  • Anular la domiciliación del segundo pago de la declaración.

  • Hasta el 26 de junio existe la posibilidad de fraccionar el pago (60% / 40%), siempre que la deuda declarada esté domiciliada. .

  • Hasta el 22 de septiembre se podrá domiciliar el segundo plazo del fraccionamiento (40%); esta opción será posible siempre que el primer pago esté domiciliado.

Estas dos últimas modificaciones pueden efectuarse a través de la opción «Consulte y/o modifique su cuenta de domiciliación» que se encuentra dentro de Renta 2018 en el apartado MÁS TRÁMITES.

No obstante, para las declaraciones con resultado a ingresar en las que no se opte por la domiciliación bancaria como medio de pago del importe resultante o, en su caso, del correspondiente al primer plazo, el contribuyente podrá obtener un documento con el que, una vez impreso, podrá efectuar directa y personalmente el ingreso del importe resultante de su declaración en las oficinas de las entidades colaboradoras. (NOVEDAD).

El día 5 de abril de 2017 se inicia el plazo para la presentación de la Declaración Anual del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), es decir, la conocida por todos como “declaración de la renta” del ejercicio 2016.

Por ello, hemos hecho un resumen con las cosas más importantes que deberías de saber sobre la campaña de este año:

  • Los plazos oficiales de la declaración de la renta de 2016
  • ¿Qué se declara en la Declaración de la Renta?
  • ¿Quién tiene que presentar la declaración?
  • ¿Quién no está obligado a presentar la renta en 2016?
  • ¿A quién le interesa presentar la declaración de la renta aunque no esté obligado a hacerlo?
  • ¿Cómo hacer la declaración de la renta a través de internet?
  • ¿Cómo hacer la declaración de la renta si eres profesional o autónomo?

Plazos oficiales para la declaración de la renta 2016

La campaña de renta del ejercicio 2016 tiene los siguientes plazos y fechas a recordar:

5 de abril de 2017

El día 5 de abril se inicia el plazo para:

Obtención o solicitud del borrador de la declaración o de los datos fiscales.

  • A través de la web se puede obtener el número de referencia usando el programa RENØ (se requiere disponer de certificado digital, [email protected] PIN o conocer el importe de la casilla 440 de la declaración de renta del año anterior (2015). Este número de referencia da acceso al borrador y los datos fiscales de cada contribuyente.
  • A través del teléfono 901 121 224.

Confirmación y modificación (si es necesario) del borrador de la declaración.

  • A través de la web, usando la aplicación Renta WEB.
  • A través de los teléfonos: 901 200 345 ó 91 535 68 13.

Presentación de la declaración Renta 2016.

  • A través de la web, usando los datos fiscales y la aplicación Renta WEB.

Presentación de la declaración de Patrimonio 2016.

  • A través de la web, usando la aplicación Renta WEB.

4 de mayo de 2017

Inicio del plazo para solicitar una cita previa para hacer la declaración en las oficinas de Hacienda.

  • A través de la web se puede pedir la cita previa para que personal propio o contratado por la Agencia Tributaria confeccione la declaración al contribuyente en las oficinas habilitadas para la campaña.
  • A través de los teléfonos: 901 22 33 44 ó 91 553 00 71.

11 de mayo de 2017

Inicio del servicio de confección de declaraciones en las oficinas de la Agencia Tributaria u otras entidades públicas colaboradoras.

  • Se requiere tener cita previa y permite tanto confeccionar la declaración directamente como confirmando o modificando el borrador.

26 de junio de 2017

Fin del plazo para presentar declaraciones con domiciliación bancaria.

  • Es el último día para presentar declaraciones que salgan a pagar, y cuyo pago se quiere domiciliar en una cuenta bancaria. Haciéndolo así el importe será cargado el último día del plazo de rentas (30 de junio) si es un único pago, o 30 de junio y 6 de noviembre si se paga en dos plazos.

29 de junio de 2017

Fin del plazo de solicitud de cita previa para atención en oficinas.

30 de junio de 2017

Fin del plazo para presentar declaraciones con domiciliación bancaria.

  • Último día para presentar declaraciones de Renta 2016, tanto las que salgan a pagar como las que salgan a devolver.
  • Último día para presentar declaraciones de Patrimonio 2016, para quienes estén obligados.

¿Qué se declara en la declaración de la renta?

En la declaración de la renta se deben registrar – y se tributa por – las rentas obtenidas durante todo el ejercicio. La legislación del IRPF cataloga cinco tipos distintos de rentas:

  1. Rendimientos de trabajo: rentas derivadas del trabajo y similares. Por ejemplo: nóminas, prestaciones de desempleo, subsidios, pensiones, etc.
  2. Rendimientos de capital mobiliario: rentas obtenidas de la tenencia de dinero, ahorros y algunos productos financieros, como son los intereses de cuentas y depósitos bancarios.
  3. Rendimientos de capital inmobiliario: rentas obtenidas o imputadas por ser propietario de inmuebles, como son los ingresos por alquileres de inmuebles.
  4. Rendimientos de actividades económicas: rentas generadas de la obtención de beneficios por hacer una actividad económica o profesional por cuenta propia.
  5. Ganancias y pérdidas patrimoniales: rentas o ganancias obtenidas por ventas o cambios de bienes del patrimonio personal, como puede ser derivadas de la venta de un piso o unas acciones.

¿Quien tiene que presentar la declaración de la renta?

La declaración de la renta es la declaración fiscal que deben presentar las personas físicas que han sido residentes en España en ese año declarado, es decir, si han vivido en España más de 183 días en ese año.

Las personas físicas que no han sido residentes fiscales en España deben declarar sus rentas en el Impuesto de la Renta de No Residentes (IRNR), y las personas jurídicas o sociedades mercantiles en el Impuesto de Sociedades (IS).

¿Quién no está obligado a presentar la declaración de la renta en 2016?

No obstante, no estarán obligados a presentar la declaración en 2016 aquellas personas físicas que, aunque hayan sido residentes fiscalmente en 2016, sólo hayan tenido en ese año las siguientes rentas, con los siguientes límites y condiciones:

Renta obtenida Límite Condiciones
  • Rentas del trabajo
22.000€
  • Un pagador (2º y restantes ≤ 1.500 euros anuales).
  • Prestaciones pasivas de dos o más pagadores cuyas retenciones hayan sido determinadas por la Agencia Tributaria.
  • Rentas del trabajo
12.000€
  • Si más de un pagador (2º y restantes >1.500 euros anuales).
  • Para pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos.
  • Si el pagador de las rentas no está obligado a retener.
  • Rendimientos con tipo fijo de retención (35%, 19% Y 15%)
  • Rendimientos del capital mobiliario.
  • Ganancias patrimoniales.
1.600€
  • Sujetos a retención o ingreso a cuenta, excepto ganancias patrimoniales procedentes de transmisiones o reembolsos de acciones o participaciones de IIC en las que la base de retención no proceda determinarla por la cuantía a integrar en la base imponible.
  • Rentas inmobiliarias imputadas.
  • Rendimientos de Letras del Tesoro.
  • Subvenciones para la compra de VPO
1.000€

No tienen que presentar declaración en ningún caso quienes obtengan rentas de trabajo, de capital, de actividades económicas, o ganancias patrimoniales que en su conjunto no superen en el año los 1.000€, ni quienes hayan tenido, exclusivamente, pérdidas patrimoniales inferiores a 500€.

Los límites anteriores son aplicables tanto en tributación individual como conjunta.

¿A quién le interesa presentar la declaración de la renta aunque no esté obligado a hacerlo?

Aunque, por los mínimos comentados anteriormente, no se esté obligado a presentar la declaración de la renta, puede interesar hacerlo si el resultado de la misma es a devolver. En este caso, es necesario confirmar el borrador o presentar la declaración para obtener la devolución.

Además, también es muy útil presentar la declaración – a pesar de no estar obligado – para conservar el documento acreditativo del nivel de rentas, que luego nos pueden pedir para numerosos trámites, por ejemplo para solicitar prestaciones o ayudas, trámites bancarios, etc.

¿Cómo hacer la declaración de la renta a través de internet?

Para la renta de 2016, y por primera vez, ya no es posible utilizar el famoso programa PADRE. Desde este año, para hacer la declaración de la renta a través de internet es necesario utilizar la aplicación Renta WEB, que funciona sobre la web de la Agencia Tributaria y que no requiere descargar ningún software.

Pasos para hacer la declaración de la renta en 2017:

1. Obtener número de referencia

El número de referencia permite acceder a los datos fiscales, y puede obtenerse de las siguientes formas:

  • Correo postal: es comunicado por la Agencia Tributaria a través de correo postal en la carta que acompaña al borrador impreso o a los datos fiscales.
  • SMS: comunicado por la Agencia Tributaria a través de SMS, si se solicitó en las declaraciones de renta anteriores.
  • Web: se obtiene en la web de la Agencia Tributaria usando el programa RENØ, para lo que es necesario disponer de de certificado digital, [email protected] PIN o conocer el importe de la casilla 440 de la declaración de renta del año anterior (2015).

2. Revisar, modificar y confirmar borrador

Con el número de referencia, el certificado o [email protected] PIN, se puede acceder a la aplicación Renta WEB, para comprobar el borrador de la renta, revisar los datos, modificar si alguno es erróneo o hay algún dato que falta, y finalmente poder confirmarlo generando y presentando la declaración final.

Rellenar la declaración con los datos fiscales

De forma similar al caso anterior, se puede acceder a la aplicación Renta WEB para trasladar y confirmar los datos fiscales que ya posee la propia Agencia Tributaria, modificando los que sean necesarios y añadir aquellos que faltan.

Este es el caso habitual para los profesionales y autónomos que realizan una actividad económica, porque Hacienda no tiene todos los datos económicos de su actividad y no puede generar un borrador, solamente aportar los datos fiscales que posee.

¿Cómo hacer la declaración de la renta si eres profesional o autónomo?

Aquellas personas que realizan una actividad económica por su cuenta de forma individual o asociados con otros a través de comunidades de bienes o sociedades civiles que tengan una actividad mercantil, van a estar obligados siempre a presentar declaración de renta.

Como indicamos en el apartado anterior, los autónomos no van a disponer de un borrador que puedan confirmar, ni pueden acceder a los servicios de cita previa para que le elaboren la declaración en los propios servicios de la Agencia Tributaria. Por ello, necesariamente deben elaborar su declaración a través de asesores externos o personalmente utilizando la aplicación web, teniendo en cuenta los datos fiscales que le aporta la Agencia y los datos económicos de su actividad.

Más información sobre la declaración de renta 2016

Si quieres más información sobre todo lo relativo a la campaña de renta de 2016 puedes consultar los siguientes enlaces:

  • Manual Oficial de Renta 2016 (PDF, 11MB)
  • Videos explicativos para hacer la renta en 2016
  • Preguntas frecuentes y material de ayuda para hacer la renta en 2016.
  • Principales novedades en la renta de 2016.

Si el resultado de la declaración de la renta (que aparece reflejado en la casilla 610) es positivo, es decir, sale a ‘ingresar’ a Hacienda, puede que, en función de las circunstancias del contribuyente, la cantidad sea elevada. En tal caso, y si no se dispone de liquidez suficiente para realizar el pago de una sola vez, cabe saber que existe la posibilidad de fraccionar o aplazar el pago.

Desde la Agencia Tributaria se explica que la normativa del IRPF prevé la posibilidad de fraccionar la deuda tributaria distribuyendo la cuota en dos pagos:

– el primer pago será del 60% del importe y se efectuará en el momento de presentar la declaración, ya sea en efectivo, con cargo en cuenta, o por domiciliación bancaria.

– el segundo pago será del 40% restante y se podrá realizar hasta el 6 de noviembre de 2017

Hay que tener en cuenta, eso sí, que el fisco da estas facilidades siempre y cuando la declaración de la renta se haya presentado dentro del plazo establecido y no se trate de una declaración complementaria. En el sistema Renta Web la opción de pago fraccionado sale por defecto en todas las declaraciones que salen a pagar. El contribuyente solo debe indicar en la propia declaración que solicita el fraccionamiento del pago y domiciliarlo en una entidad bancaria. Es un trámite muy sencillo.

Hay otra alternativa: es posible aplazar el abono del IRPF durante más tiempo si existen causas justificadas. En este caso, no hace falta realizar ningún desembolso justo al realizar la declaración, pero el proceso es algo más complicado. Hacienda exige demostrar que la situación financiera es delicada y que existen dificultades de tesorería que justifiquen aplazar las cantidades pendientes de pago. Y es el propio contribuyente el que debe presentar una propuesta de calendario de pagos (seis meses, un año, etc).

Si se pide el aplazamiento para un importe superior a 30.000 euros será necesario presentar avales o garantías, señalan desde la OCU.

Los medios para solicitar el aplazamiento son:

  1. [email protected] PIN
  2. Certificado electrónico o DNI-e

– Personalmente en las oficinas de la Agencia Tributaria, al tiempo de presentar la declaración.

Si se hace a través de Renta Web, al presentar la declaración, hay que marcar la casilla «No fraccionado» y seleccionar la opción “Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento”. Después firmar y enviar. Aparecerá entonces, según explica la OCU, otra pantalla diciendo que la presentación se ha realizado con éxito, un aviso con la cantidad pendiente de ingreso, la clave de liquidación que corresponde a dicha deuda y un botón de “Tramitar deuda”. Al darle, se abrirá otra ventana y hay que seleccionar «Aplazar». Después, solo queda rellenar la solicitud de aplazamiento y hacer clic en «Firmar y Enviar».

Desde el año 2009 es posible aplazar el 100% de las cantidades pendientes de pago, aunque se hace diferencia entre deudas inferiores a 18.000 euros y las que superan estas cantidades.

El aplazamiento no sale gratis, dado que la Agencia Tributaria cobra el interés legal de demora, que se sitúa en el 3%.

En el impuesto sobre la renta, al contrario de lo que ocurre en otros aspectos de la vida, el resultado positivo puede resultar ‘negativo’ para el contribuyente, sobre todo si no ha planificado bien el pago de sus impuestos y se encuentra que tiene que contribuir a la Hacienda pública y que no tiene liquidez para hacerlo en los plazos exigidos.

En estos casos cuenta con tres alternativas: aplazar el pago, fraccionarlo o pedir un préstamo a una entidad financiera para poder cumplir con el fisco. Las dos primeras opciones consisten en pagar ‘a plazos’ los impuestos y, de ellas, la más beneficiosa para el ciudadano es el fraccionamiento del pago porque no supone ningún coste añadido. Se trata de pagar a la Agencia Tributaria en dos plazos. El primero se abona al presentar la declaración y en él se paga el 60 por ciento del total. El segundo plazo, que es el 40 por ciento restante, se debe abonar hasta el 5 de noviembre y exige la domiciliación bancaria.

Lo primero que hay que hacer para acogerse al pago fraccionado es presentar en plazo la declaración de la renta. «Esto es fundamental porque si no conllevará los recargos correspondientes», afirma Jesús Sanmartín, presidente del REAF-REGAF del Consejo General de Economistas.
Y para solicitarlo solo hay que marcar la casilla correspondiente de ‘Sí, fracciona el pago en dos plazos’ y después indicar la cuenta bancaria en la que se domicilia el segundo plazo.

«El fraccionamiento de pago de impuestos es muy utilizado por los contribuyentes, ya que se trata de un aplazamiento sin interés de demora», asegura José María Mollinedo secretario general del Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha)

Lo que tiene que tener en cuenta el contribuyente que se acoja a él, a juicio del representante de Gestha, es «estar pendiente de que la cuenta en que tiene domiciliado el pago tenga el saldo suficiente para hacer frente al segundo plazo cuando llegue noviembre, porque si no puede sufrir un recargo de apremio del 5 por ciento».

Fraccionar es tan positivo, a juicio de los expertos, que incluso lo recomiendan a aquellos contribuyentes que poseen liquidez suficiente para pagar sus impuestos, ya que «no tiene coste financiero y hasta el 5 de noviembre puede tener en su poder el 40 por ciento del dinero que le resta por pagar», asegura Sanmartín.

APLAZAMIENTO

Si el declarante no posee el 60 por ciento del dinero que debe pagar a Hacienda en el primer plazo puede acogerse a un aplazamiento del pago, lo que exige mayores requisitos e intereses.

Para optar por él hay que llegar a un acuerdo con la Agencia Tributaria y esta exige al ciudadano que justifique los motivos que le han impedido pagar sus impuestos. Aceptado el aplazamiento, la Agencia Tributaria y el contribuyente fijan un calendario de pagos para que éste abone las cantidades necesarias para satisfacer la totalidad de lo adeudado. Más un recargo del 5 por ciento por el ‘retraso’.

Si el deudor no cumple los plazos de pago según lo establecido en el calendario, la Agencia Tributaria puede anular el acuerdo de aplazamiento e iniciar un procedimiento de pago por la vía de apremio, lo que significa que podría llegar a embargar los bienes del contribuyente y aplicar un recargo de entre el 20 y el 35 por ciento.

La solicitud del aplazamiento puede hacerse por Internet, en la sede electrónica de la Agencia Tributaria, o personalmente en las oficinas de la agencia al presentar la declaración.

FACILITAR LA TRIBUTACIÓN

Desde el Gobierno se han tomado medidas para facilitar y aumentar la recaudación, por lo que aprobó en octubre del año pasado una orden ministerial por la que los contribuyentes que presenten solicitudes de aplazamiento o fraccionamiento de pago de deudas tributarias hasta 30.000 euros quedan exentos de aportar garantías para su concesión. Hasta entonces el límite para la exención era de 18.000 euros.

A Jesús Sanmartín esta medida le parece «muy positiva» para aquellos contribuyentes que, debido a la crisis, «no pueden afrontar el pago de sus impuestos».

Mientras que Ricardo Perpiñán, portavoz de la Asociación Española de Asesores Fiscales y Gestores Tributarios (Asefiget), afirma que «cuando hablamos de contribuyentes siempre nos parecen insuficientes las medidas tomadas en su beneficio. Pero la ampliación hasta los 30.000 euros sin aportar garantías es un avance importante, aunque habría que completarla con una ampliación de los plazos para el pago».

Sin embargo, a José María Mollinedo esta ampliación le parece «excesiva», porque «se trata de una cantidad lo suficientemente alta para que los deudores aporten algunos bienes en garantía de ese pago». A su juicio se trata de «una fórmula que se aprobó en vísperas de un proceso electoral».

PRÉSTAMO BANCARIO

La tercera opción de los contribuyentes para pagar en plazo sus impuestos es solicitar un préstamo bancario. Según fuentes de ING Direct, es bueno anticiparse y hacer la solicitud con tiempo para evitar apuros de última hora. Además, «hay que tener en cuenta los plazos y la cuota a pagar, de tal manera que el contribuyente se asegure que lo puede asumir mensualmente en su presupuesto».

Ante esta necesidad y coincidiendo con el arranque de la campaña de la renta, las entidades financieras presentan productos diseñados para hace frente a la declaración. Estos préstamos suelen ofrecer condiciones ventajosas, ya que muchos no aplican intereses aunque sí comisiones de estudio y de apertura elevadas, lo que, según fuentes de Bankimia, «en la práctica puede considerarse un tipo de interés». Pone como ejemplo el Préstamo Credi-Renta db de Deutsche Bank que financia el importe a pagar sin intereses, aunque aplica una comisión de apertura del 3 por ciento y otra de estudio del 1 por ciento, «que se traduce en una TAE del 7,856 por ciento».

Sin intereses se comercializa también el Préstamo de Pago IRPF de Banco Santander que aplica una comisión de apertura del 3 por ciento, «lo que en la práctica supone una TAE del 6,90 por ciento para un préstamo de 3.000 euros», dice Bankimia.

SIEMPRE PAGAR

El contribuyente debe aprovechar todas las alternativas a su alcance para pagar los impuestos al fisco si la declaración le sale positiva, ya que si no los paga en el plazo fijado puede salirle caro. Hacienda puede obligarle a pagar una sanción que va desde los 100 a los 400 euros, más el importe a satisfacer, con un recargo que se incrementa en el tiempo. Los tres primeros meses de demora el recargo es del 5 por ciento del importe a pagar; de 3 a 6 meses, del 10 por ciento; entre 6 y 12 meses es del 15 por ciento, y si pasan más de 12 meses el recargo será del 20 por ciento del importe a pagar más los intereses de demora.

Por tanto, según fuentes de ING Direct, «no pagar es una mala idea, dado el elevado gasto extra de la sanción y el recargo adicional. Además, es perjudicial para el historial crediticio de la persona que puede verse perjudicada si solicita un producto financiero en un banco y en el estudio aparece su deuda con la Administración».

LA OPINIÓN DE LOS EXPERTOS

José María Mollinedo, Gestha

«El fraccionamiento de pago de impuestos es muy utilizado por los contribuyentes, ya que no tiene intereses de demora»

Jesús Sanmartín, Reaf-Regaf

«Antes de acogerse al pago fraccionado de impuestos hay que presentar en plazo la declaración de la renta. Esto es fundamental porque si no conllevaría recargos»

Ricardo Perpiñán, Asefiget

«Cuando hablamos de contribuyentes siempre nos parecen insuficientes las medidas tomadas desde la Administración en su beneficio»

Calendario del contribuyente 2019 y fechas clave para la renta 2018

Cada año la Agencia Tributaria publica el calendario del contribuyente con las fechas fiscales más importantes que ciudadanos, autónomos y empresas deben tener presentas para cumplir con Hacienda.

En este sentido se puede distinguir entre el calendario fiscal del ciudadano y el de autónomos y sociedades. Para los primeros la campaña de la renta 2018 es el principal evento fiscal. Al IRPF habrá que añadir también los impuestos municipales como el IBI o el Impuesto de Circulación, que dependerán ya de cada ayuntamiento. Enero, mes de retenciones en el calendario del contribuyente

Cada enero las empresas actualizan las retenciones de IRPF que practican a sus empleados. Esto se traduce en la presentación del modelo 145 de Hacienda donde básicamente te preguntarán por tu salario y situación personal. Con esos datos la empresa calculará cuál es la retención que te corresponde en la nómina.

¿Cuánto te va a retener Hacienda?

Además, deberás rellenar de nuevo ese modelo 145 si durante el año vuelve a cambiar tu situación personal o profesional. A modo de ejemplo, si tienes un hijo en 2019 tendrás que comunicárselo a la empresa y actualizar el modelo 145, al igual que si cambias de trabajo.

Abril, mayo, junio y julio: Fechas clave de la renta 2018

La campaña de la renta 2018 se mantiene en los meses de abril, mayo, junio y julio. El nuevo calendario de la renta 2018 tiene el 15 de marzo como punto de partida. A partir de esa fecha se podrá ya descargar la nueva app de Hacienda y descargar tus datos fiscales. Eso sí, para presentar el IRPF 2018 a través de internet mediante Renta Web tendrás que esperar hasta el 2 de abril. Esta es la primera fecha clave de la renta 2018 que debes apuntar.

El plazo máximo para presentar la renta 2018 es hasta el 1 de julio para quienes el resultado de la renta es a devolver, ya que el final de mes cae en domingo este año.. Si te toca ingresar, la fecha límite es el 26 de junio.

Calendario de la renta 2018

Para evitar problemas, nada mejor que apuntar los días más importantes de la campaña de IRPF 2018. Son los siguientes:

  • Desde el 15 marzo. Acceso a la app de Hacienda y a tus datos fiscales. Hacienda ha adelantado lacampaña de la renta 2018 y desde el viernes 15 de marzo podrás acceder ya a tus datos fiscales.
  • Desde el 2 de abril. Comienzo de la campaña de la Renta y Patrimonio 2018. Desde ese día podrás pedir tu borrador de la renta, modificarlo y presentar tu declaración de IRPF a través de Renta Web. También podrás usar el servicio Le Llamamos para que Hacieda te ayude por teléfono a confeccionar tu declaración de IRPF 2018, una de las novedades de la renta 2018.
  • Desde principios de mayo. Pedir cita previa para la renta con Hacienda. Si necesitas la ayuda de la Agencia Tributaria para hacer el IRPF, el 10 de mayo se abre el plazo para pedir cita con sus técnicos. Aquí te explicamos cómo hacerlo: Cómo pedir cita para la renta con Hacienda.
  • Desde el 14 de mayo. Presentación de la Renta 2018 en entidades colaboradoras.
  • Hasta el 26 de junio. Plazo para presentar la renta con resultado a ingresar. Si te toca pagar a Hacienda con domiciliación en cuenta, tienes hasta el 27 de junio para hacerlo.
  • Hasta el 1 de julio. Plazo para presentar la renta con resultado a devolver y para ingresar con domiciliación del primer plazo en caso de fraccionar el pago de la renta.

Anota bien estas fechas claves del calendario de la renta 2018 para evitar que se te pasen.

Si tienes dudas sobre la renta, empezando por la obligación de declarar, visita este artículo: ¿Estás obligado a presentar la renta? También puedes plantear tu duda en nuestra sección de preguntas para que un experto te responda.

Recuerda que estas fechas también se mantiene para el Impuesto sobre el Patrimonio. ¿No sabes si tienes que declarar? Aquí te damos la solución: ¿Tengo que hacer el Impuesto sobre el Patrimonio? Cómo saberlo

Noviembre: segundo pago de la renta 2018

Quienes opten por fraccionar el pago de la declaración de la renta tendrán hasta el 5 de noviembre para realizar el ingreso del segundo plazo. Aquí puedes ver cómo llevarlo a cabo: Segundo pago del IRPF: qué hay que tener en cuenta.

Por último, recuerda que Hacienda dispone hasta final de año para abonar la devolución de la renta. Incluso si no lo ha hecho a 31 de diciembre, podrá pagar más tarde incluyendo los correspondientes intereses. Lo importante en estos casos es comprobar el estado de la declaración de la renta para cerciorarte de que Hacienda no necesita ningún dato adicional.

En este enlace puedes consultar el calendario del contribuyente 2018 completo.

Calendario fiscal para autónomos y empresas

El calendario del contribuyente autónomo 2019 es ligeramente diferente del de un trabajador por cuenta ajena, empezando por la necesidad de presentar la declaración trimestral de IVA y siguiendo por las declaraciones informativas.

Enero y febrero, meses clave para declaraciones informativas

Los meses de enero y febrero están cargados de obligaciones fiscales para el autónomo. Los protagonistas en este punto serán las declaraciones informativas. Las más importantes son las siguientes:

  • Modelos 111 y 115 de retenciones de IRPF.
  • Modelo 303 de declaración trimestral de IVA y resumen anual de IVA con el Modelo 390.
  • Modelo 130 y 131 de pago fraccionado de IRPF.
  • Modelo 180 de declaración informativa anual de retenciones e ingresos a cuenta. Rendimientos procedentes del arrendamiento de inmuebles urbanos.
  • Modelo 190 de declaración informativa de retenciones e ingresos a cuenta. Rendimientos del trabajo y de actividades económicas, premios y determinadas ganancias patrimoniales e imputaciones de rentas.
  • Modelo 347 de declaración anual de operaciones con terceros que la mayoría de autónomos olvida presentar pero que también es obligatorio. En este caso la fecha límite se extiende hasta el 28 de febrero.

IRPF y declaraciones trimestrales de IVA

El calendario fiscal del autónomo 2018 está cargado de citas con Hacienda dependiendo de la actividad y el volumen de ventas. Sin embargo, hay dos que se repetirán en todos los casos: la campaña de la renta y las declaraciones trimestrales de IVA.

El calendario de IRPF para los autónomos es el mismo que para el resto de contribuyentes. Lo que sí cambiará es la forma en la que los trabajadores por cuenta propia rellenan la renta.

En cuanto a la declaración trimestral de IVA a través del Modelo 303, estas son las fechas que debes apuntar

  • 30 de abril. Plazo máximo para presentar el modelo 303 correspondiente al primer trimestre del año.
  • 30 de julio. Plazo máximo para presentar el modelo 303 correspondiente al segundo trimestre del año.
  • 30 de ocubre. Plazo máximo para presentar el modelo 303 correspondiente al tercer trimestre del año.
  • 31 de enero de 2020. Plazo máximo para presentar el modelo 303 correspondiente al cuarto trimestre de 2019 y el resumen anual modelo 390.

Calendario de impuestos municipales

Si de verdad no quieres perderte ni una cita fiscal en 2019 no te olvides de consultar el calendario del contribuyente de tu Ayuntamiento para el pago del Impuesto de Circulación, IBI, Servicio de Gestión de Residuos Urbanos o IAE, entre otros impuestos. A modo de ejemplo, aquí el calendario del contribuyente en Madrid.

Limitación de pagos en efectivo

El artículo 7 de la Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, establece la limitación de pagos en efectivo respecto de determinadas operaciones.

En particular se establece que no podrán pagarse en efectivo las operaciones, en las que alguna de las partes intervinientes actúe en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera.

No obstante, el citado importe será de 15.000 euros o su contravalor en moneda extranjera cuando el pagador sea una persona física que justifique que no tiene su domicilio fiscal en España y no actúe en calidad de empresario o profesional.

A efectos del cálculo de las cuantías indicadas, se sumarán los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega de bienes o la prestación de servicios.

Se entenderá por efectivo los medios de pago definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo. En particular, se incluyen:

  • El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.
  • Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.
  • Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

Respecto de las operaciones que no puedan pagarse en efectivo, los intervinientes en las operaciones deberán conservar los justificantes del pago, durante el plazo de cinco años desde la fecha del mismo, para acreditar que se efectuó a través de alguno de los medios de pago distintos al efectivo. Asimismo, están obligados a aportar estos justificantes a requerimiento de la Agencia Estatal de Administración Tributaria.

Esta limitación no resultará aplicable a los pagos e ingresos realizados en entidades de crédito.

El incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo mencionadas es constitutivo de infracción administrativa.

Serán sujetos infractores tanto las personas o entidades que paguen como las que reciban total o parcialmente cantidades en efectivo incumpliendo la limitación indicada. Tanto el pagador como el receptor responderán de forma solidaria de la infracción que se cometa y de la sanción que se imponga. La Agencia Estatal de Administración Tributaria podrá dirigirse indistintamente contra cualquiera de ellos o contra ambos.

La infracción será grave.

La base de la sanción será la cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros o 15.000 euros, o su contravalor en moneda extranjera, según se trate de uno u otro de los supuestos anteriormente mencionados.

La sanción consistirá en multa pecuniaria proporcional del 25 por ciento de la base de la sanción.

Esta acción no dará lugar a responsabilidad por infracción respecto de la parte que intervenga en la operación cuando denuncie ante la Agencia Estatal de Administración Tributaria, dentro de los tres meses siguientes a la fecha del pago efectuado en incumplimiento de la limitación, la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente. La denuncia que pudiera presentar con posterioridad la otra parte interviniente se entenderá por no formulada.

La presentación simultánea de denuncia por ambos intervinientes no exonerará de responsabilidad a ninguno de ellos.

La infracción mencionada prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día en que la infracción se hubiera cometido. La sanción derivada de la comisión de la infracción prescribirá a los cinco años, que comenzarán a contarse desde el día siguiente a aquel en que adquiera firmeza la resolución por la que se impone la sanción.

Hace apenas unos años, y casi por sorpresa, la ley 7/2012 estableció la limitación de los pagos en efectivo de determinadas operaciones. En concreto, se estableció que no podrían pagarse en efectivo las operaciones en las que alguna de las partes intervinientes actuase en calidad de empresario o profesional, con un importe igual o superior a 2.500 euros o su contravalor en moneda extranjera. Salvo por alguna excepción, como en el caso de los que no tengan su residencia fiscal en España, en cuyo caso opera otro límite, (15.000€), este ha sido un cambio que ha venido a contribuir a poner coto a ciertas operaciones de dudosa certeza, medida que ya se unía a otras en la lucha de la Administración contra el fraude fiscal.

La Agencia Tributaria nos advierte qué debemos considerar pagos en efectivo (definidos en el artículo 34.2 de la Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo), y concreta:

– El papel moneda y la moneda metálica, nacionales o extranjeros.
– Los cheques bancarios al portador denominados en cualquier moneda.
– Cualquier otro medio físico, incluidos los electrónicos, concebido para ser utilizado como medio de pago al portador.

Si bien la jurisprudencia ha aclarado o ampliado en algún caso lo que puede o no considerarse un pago en efectivo, con la exclusión del CHEQUE ORDINARIO gracias a una Sentencia de este año 2017, del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

STSJ CL 8/2017

Órgano: Tribunal Superior de Justicia. Sala de lo Contencioso

Sección: 3 Fecha: 09/01/2017

SANCIONES

Es importante recordar que las consecuencias del incumplimiento suponen una infracción administrativa grave.

¿La base de la sanción? La cuantía pagada en efectivo en las operaciones de importe igual o superior a 2.500 euros ó 15.000 euros. Y la sanción consistirá en una multa pecuniaria proporcional del 25% de la base de la sanción, ¡lo que no es poco!.

Algún despistado se preguntará cómo sabe la Administración qué cobro o pago en efectivo, pues bueno, no es difícil hacer la cuenta. Mis ingresos declarados distintos a mis ingresos bancarios, algo no cuadra. O tal vez una comprobación de IVA o IRPF, o la de uno de nuestros proveedores o clientes, que, por cierto, pueden verse impelidos a denunciarnos en medio de su propia comprobación, lo que en determinados casos (en principio límite temporal de tres meses) los exoneraría de responsabilidad. Y el procedimiento sancionador es más habitual de lo que parece.

Haciendo memoria, en noviembre de 2016, el Gobierno volvió a la carga con el anuncio, por parte del ministro Cristóbal Montoro, de la inminente entrada en vigor de un nuevo límite: 1.000 euros. El hábito de los españoles de pagar en efectivo, determinadas prácticas, unido a todo el dinero B que muchos guardaban en los bolsillos hizo temblar al comercio. La patronal montó en cólera ante lo que preveían sería un descalabro en las ventas a las puertas de la campaña navideña, pero lo cierto es que esa inminencia ha quedado casi en el olvido; aunque no para Hacienda, que tengamos en cuenta ya remitió hace unos meses su programa de reformas a Bruselas.

PAGOS EN EFECTIVO EN EUROPA

Es en nuestro entorno, en países del sur de Europa como Grecia, Italia, España o Portugal, estas limitaciones están más extendidas, ¿por qué? Porque el porcentaje de economía sumergida es escandaloso en comparación con el resto, y Europa exige medidas.

Anecdóticamente, comentar que hace muy poco, al hilo de la denominada “operación Dragón” ejecutada por la Agencia Tributaria en el sector de la importación, distribución y venta de productos asiáticos, se pudo detectar una enorme bolsa de compras masivas en efectivo. Estas operaciones realizadas en determinados polígonos por empresarios minoristas y distribuidores , que , textualmente, según la el informe de la Agencia Tributaria ”acuden personalmente a cargar mercancía con sus coches particulares o pequeñas furgonetas, efectuando en efectivo una parte significativa de los de los pagos y eludiendo así lo que sería una actividad comercial ordinaria, con pedidos seguidos de envíos al cliente y posterior pago bancario de estos pedidos”.

En cualquier caso, en Interasesoría queremos darte un par de recomendaciones: conserva los justificantes de pagos y cobros durante al menos 5 años (4 de prescripción+ 1 en curso) y no caigas en la trampa de fraccionar la factura en varias, es fácilmente detectable en una comprobación rutinaria. Si por el contrario ya es tarde y Hacienda te ha enviado una carta para que pruebes que lo declarado es real, este artículo puede interesarte (clic aquí)

Pagos en efectivo. Consultas a la AEAT

Con respecto a la limitación a 2.500 euros para los pagos en efectivo, la Agencia Estatal de Administración Tributaria ha evacuado sendas consultas que resumimos a continuación:

Operaciones de arrendamiento

Las operaciones de arrendamiento de bienes en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional del arrendatario, están sujetas a la limitación a los pagos en efectivo. Por ejemplo, en caso de arrendamiento de un local de negocio o de una oficina, al menos una de las partes que intervienen en la operación, el arrendatario, será un empresario o profesional, por lo que la operación está sometida a las limitaciones a los pagos en efectivo si el importe periódico del alquiler supera los 2.500 euros.

Asimismo, están sometidos a esta limitación los arrendamientos de bienes cuando el arrendador actúa en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional. En el caso de arrendamiento de inmuebles destinados exclusivamente a viviendas en el que el arrendador sea una persona física, se entiende que actúa en el desarrollo de una actividad empresarial o profesional si concurre que cuenta, al menos, con un local exclusivamente destinado a llevar a cabo la gestión de la actividad y utiliza, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa para la ordenación de la actividad.

También se encuentra sometido a la limitación al pago el abono por un empresario de la nómina mensual a su empleado si el importe es igual o superior a 2.500 euros.

No están sujetas a la limitación y por tanto pueden abonarse en efectivo las operaciones en las que ninguna de las partes actúa en calidad de empresario/profesional, esto es, las operaciones entre particulares.

Concepto de operación a efectos de la limitación de pagos en efectivo (operaciones de tracto sucesivo)

En las operaciones de tracto sucesivo, que se refieren a una sola operación continuada en el tiempo, se ha de tener en cuenta la facturación del periodo de tiempo establecido para su liquidación periódica. Pero si se trata de operaciones distintas e independientes, que se recogen en una factura recapitulativa, hay que considerar el límite de 2.500 euros para cada una de las operaciones individuales.

Cuantificación de las operaciones

A efectos del cálculo de la cuantía de la operación se han de sumar los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega del bien o prestación del servicio.

Realización de varias operaciones en el mismo día

En el caso de la realización de varias operaciones en el mismo día, si se trata de dos operaciones distintas, podrían satisfacerse en efectivo si no supera ninguna de ellas los 2.500 euros. No obstante, si las operaciones se refieren a los mismos bienes o a bienes que se encuentran directamente relacionadas, y el cliente las separa con la intención de fraccionar una única operación, se han de sumar los importes. En este caso, si el vendedor detectara este fraccionamiento, debería indicar al cliente que el pago debería efectuarse por medios distintos al efectivo. Si el vendedor no puede detectar esta conducta de fraccionamiento efectuada por el cliente, aquél no sería responsable de la sanción. Pero la Agencia Tributaria podría dirigirse contra el cliente para imponerle la sanción correspondiente por su incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo.

Presupuesto inferior a 2.500 euros que después se supera

En los casos de un presupuesto inferior a 2.500 euros que después se supera, se trata de una única operación que inicialmente se prevé que no alcanzará los 2.500 euros, pero en un momento posterior se constata que va a superar esa cifra. Como inicialmente se estimó, de acuerdo con el presupuesto efectuado, que la operación no alcanzaría los 2.500 euros, esta no se encontraba sometida a la limitación a los pagos en efectivo, y el pago inicial por ejemplo de 1.200 euros pudo realizarse en efectivo. Pero una vez constatado que esa operación superaría los 2.500 euros, los pagos posteriores debían efectuarse por un medio distinto al efectivo. Luego, el pago restante, se encontraría sujeto a las limitaciones a los pagos en efectivo.

Denuncia de los pagos en efectivo y sus consecuencias

La denuncia voluntaria del incumplimiento de la limitación de los pagos en efectivo ante la AEAT, detallando la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente, no da lugar a responsabilidad respecto de la parte que la realiza.

Infracciones y sanciones por incumplimiento de la limitación de los pagos en efectivo

La sanción por incumplimiento de la limitación de los pagos en efectivo es una sanción única de la que se responde solidariamente por ambas partes, cobradora y pagadora, y la Administración tributaria puede dirigirse contra cualquiera de ellos para cobrar esa sanción. Es compatible con cualquier otra sanción tributaria pero al tener naturaleza financiera no se le puede aplicar ninguna reducción por conformidad o por pronto pago.

Pagos y cobros con personas/entidades domiciliadas en el extranjero

El ámbito espacial de aplicación de la prohibición de pagos en efectivo por encima de 2.500 euros se limita al territorio español. Por ello, las operaciones realizadas y pagadas fuera del territorio español no se encuentran afectadas por esta limitación.

A efectos de prueba, no resulta suficiente la mera alegación por parte de la persona o entidad con domicilio fiscal en territorio español de que el pago se ha efectuado en el extranjero. La AEAT puede exigir que se justifique que los pagos superiores a 2.500 euros se han satisfecho efectivamente en el extranjero. En concreto, puede exigir que el pagador con domicilio fiscal en territorio español justifique que disponía de efectivo suficiente en el extranjero para efectuar dicho pago o que, en su caso, se ha presentado la declaración previa sobre movimientos de medios de pago por entradas o salidas en territorio nacional de efectivo.

Con respecto a la limitación a 2.500 euros para los pagos en efectivo, la Agencia Estatal de Administración Tributaria ha evacuado sendas consultas que resumimos a continuación:

Las operaciones de arrendamiento de bienes en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional del arrendatario, están sujetas a la limitación a los pagos en efectivo. Por ejemplo, en caso de arrendamiento de un local de negocio o de una oficina, al menos una de las partes que intervienen en la operación, el arrendatario, será un empresario o profesional, por lo que la operación está sometida a las limitaciones a los pagos en efectivo si el importe periódico del alquiler supera los 2.500 euros.

Asimismo, están sometidos a esta limitación los arrendamientos de bienes cuando el arrendador actúa en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional. En el caso de arrendamiento de inmuebles destinados exclusivamente a viviendas en el que el arrendador sea una persona física, se entiende que actúa en el desarrollo de una actividad empresarial o profesional si concurre que cuenta, al menos, con un local exclusivamente destinado a llevar a cabo la gestión de la actividad y utiliza, al menos, una persona empleada con contrato laboral y a jornada completa para la ordenación de la actividad.

También se encuentra sometido a la limitación al pago el abono por un empresario de la nómina mensual a su empleado si el importe es igual o superior a 2.500 euros.

No están sujetas a la limitación y por tanto pueden abonarse en efectivo las operaciones en las que ninguna de las partes actúa en calidad de empresario/profesional, esto es, las operaciones entre particulares.

En las operaciones de tracto sucesivo, que se refieren a una sola operación continuada en el tiempo, se ha de tener en cuenta la facturación del periodo de tiempo establecido para su liquidación periódica. Pero si se trata de operaciones distintas e independientes, que se recogen en una factura recapitulativa, hay que considerar el límite de 2.500 euros para cada una de las operaciones individuales.

A efectos del cálculo de la cuantía de la operación se han de sumar los importes de todas las operaciones o pagos en que se haya podido fraccionar la entrega del bien o prestación del servicio.

En el caso de la realización de varias operaciones en el mismo día, si se trata de dos operaciones distintas, podrían satisfacerse en efectivo si no supera ninguna de ellas los 2.500 euros. No obstante, si las operaciones se refieren a los mismos bienes o a bienes que se encuentran directamente relacionadas, y el cliente las separa con la intención de fraccionar una única operación, se han de sumar los importes. En este caso, si el vendedor detectara este fraccionamiento, debería indicar al cliente que el pago debería efectuarse por medios distintos al efectivo. Si el vendedor no puede detectar esta conducta de fraccionamiento efectuada por el cliente, aquél no sería responsable de la sanción. Pero la Agencia Tributaria podría dirigirse contra el cliente para imponerle la sanción correspondiente por su incumplimiento de las limitaciones a los pagos en efectivo.

En los casos de un presupuesto inferior a 2.500 euros que después se supera, se trata de una única operación que inicialmente se prevé que no alcanzará los 2.500 euros, pero en un momento posterior se constata que va a superar esa cifra. Como inicialmente se estimó, de acuerdo con el presupuesto efectuado, que la operación no alcanzaría los 2.500 euros, esta no se encontraba sometida a la limitación a los pagos en efectivo, y el pago inicial por ejemplo de 1.200 euros pudo realizarse en efectivo. Pero una vez constatado que esa operación superaría los 2.500 euros, los pagos posteriores debían efectuarse por un medio distinto al efectivo. Luego, el pago restante, se encontraría sujeto a las limitaciones a los pagos en efectivo.

La denuncia voluntaria del incumplimiento de la limitación de los pagos en efectivo ante la AEAT, detallando la operación realizada, su importe y la identidad de la otra parte interviniente, no da lugar a responsabilidad respecto de la parte que la realiza.

La sanción por incumplimiento de la limitación de los pagos en efectivo es una sanción única de la que se responde solidariamente por ambas partes, cobradora y pagadora, y la Administración tributaria puede dirigirse contra cualquiera de ellos para cobrar esa sanción. Es compatible con cualquier otra sanción tributaria pero al tener naturaleza financiera no se le puede aplicar ninguna reducción por conformidad o por pronto pago.

El ámbito espacial de aplicación de la prohibición de pagos en efectivo por encima de 2.500 euros se limita al territorio español. Por ello, las operaciones realizadas y pagadas fuera del territorio español no se encuentran afectadas por esta limitación.

A efectos de prueba, no resulta suficiente la mera alegación por parte de la persona o entidad con domicilio fiscal en territorio español de que el pago se ha efectuado en el extranjero. La AEAT puede exigir que se justifique que los pagos superiores a 2.500 euros se han satisfecho efectivamente en el extranjero. En concreto, puede exigir que el pagador con domicilio fiscal en territorio español justifique que disponía de efectivo suficiente en el extranjero para efectuar dicho pago o que, en su caso, se ha presentado la declaración previa sobre movimientos de medios de pago por entradas o salidas en territorio nacional de efectivo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *