Restricciones trafico barcelona 2020

Contenidos

Así es el mapa de Madrid Central

Así es el mapa de Madrid Central

El Ayuntamiento de Madrid aplica sanciones a los conductores que circulen por Madrid Central sin cumplir la normativa. Te contamos qué calles delimitan esta zona y cómo es el mapa de Madrid Central.

El pasado 30 de noviembre de 2018 entró en vigor la Ordenanza de Movilidad Sostenible de Madrid y, con ella, comenzaron a aplicarse las restricciones al tráfico en Madrid Central, las Áreas de Prioridad Residencial del Ayuntamiento de Madrid.

¿Por qué Kia apuesta por los coches híbridos y eléctricos

Según la ordenanza, esta zona se crea «para reducir los niveles de contaminación ambiental, disminuir la intensidad del tráfico y promover una movilidad más sostenible». Te contamos cómo es el mapa de Madrid Central.

Haz clic en la imagen para descargarte el mapa en PDF

El Ayuntamiento ha delimitado los 10 km del perímetro exterior de la APR Madrid Central con líneas rojas dobles en el asfalto y con 57 pictogramas pintados sobre el asfalto de sus vías de acceso. Además, está colocando señalización vertical que informa de la entrada a estas zonas.

La APR Madrid Central quedará delimitada por las calles de Alberto Aguilera, Glorieta de Ruíz Jiménez, Carranza, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Plaza de Colón, Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Plaza de Cánovas del Castillo, Paseo del Prado, Plaza del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, Glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Calle Bailén, Plaza de España (lateral continuación de la Cuesta de San Vicente), Calle Princesa y Calle Serrano Jover.

Sanciones desde marzo

Ver Galería

El acceso a Madrid Central se controla mediante cámaras colocadas en los accesos que fotografiarán la matrícula de los vehículos para comprobar si están autorizados para entrar en la APR, es decir, si tienen alguna de las etiquetas ambientales de la DGT.

Este sistema de cámara empezó a funcionar en marzo, momento en que la policía comenzó a sancionar a los conductores con vehículos no autorizados para circular por la zona. La multa es de 90 euros, aunque puede quedarse en 45 euros si decides no recurrir la sanción y abonarla con el 50 % de reducción durante los 20 días naturales siguientes a su notificación. Si no tienes claro si tu coche está autorizado para circular por esta zona, te contamos qué vehículos podrán entrar y cuáles no a Madrid Central.

Más información sobre Madrid Central

  • Preguntas frecuentes sobre Madrid Central
  • Qué vehículos pueden entrar a Madrid Central
  • Madrid Central: así son las restricciones al tráfico en Madrid

Si quieres informarte sobre las nuevas soluciones de movilidad, en el número 2 de #urban, que puedes encontrar en tu punto de venta habitual, encontrarás un completo listado de los coches y motos con etiqueta Cero, las multas de Madrid Central, las mejores bicis y patinetes eléctricos…

Madrid Central comprende casi todo el distrito Centro, en el cual se encuentran los barrios de Palacio, Embajadores, Cortes, Justicia, Universidad y Sol. Cuando se implante Madrid Central, las cuatro áreas de prioridad residencial existentes en la actualidad (Letras, Cortes, Embajadores y Ópera) se integrarán en una nueva Zona de Bajas Emisiones, de perímetro continuo e intuitivo casi coincidente con los límites del Distrito Centro, lo que facilitará considerablemente el conocimiento y comprensión de la medida, tanto por los residentes en el área como por el resto de vecinos y visitantes de Madrid.

El perímetro de Madrid Central estará formado por las calles Alberto Aguilera, Glorieta de Ruíz Jiménez, Carranza, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Plaza de Colón, Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Plaza de Cánovas del Castillo, Paseo del Prado, Plaza del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, Glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Calle Bailén, Plaza de España (lateral continuación de la Cuesta de San Vicente), Calle Princesa y Calle Serrano Jover.

Estará permitida la libre circulación de vehículos en todas las calles que componen el perímetro que delimita el Área.

En el área delimitada por este perímetro estarán restringidos el acceso y la circulación de vehículos que carezcan del correspondiente permiso, excepto en los siguientes viales o tramos de éstos en los que se permite la circulación de vehículos:

  • Calle Santa Cruz de Marcenado (de Calle Serrano Jover a Calle Mártires de Alcalá).

  • Calle Mártires de Alcalá.

  • Calle Seminario de Nobles.
  • Avenida Gran Vía de San Francisco.

  • Calle Bailén.

  • Calle Algeciras.

  • Cuesta Ramón.

  • Calle Ventura Rodríguez (de Calle Princesa a Calle Duque de Liria).

  • Calle Duque de Liria (de Calle Ventura Rodríguez a Calle Princesa).

Madrid 360: este es el mapa de la nueva zona de bajas emisiones. Como ya sabes, una de las primeras medidas del nuevo Ayuntamiento de Madrid fue tratar de imponer una moratoria a Madrid Central, algo que la justicia detuvo a los pocos días por partida triple (fueron tres los jueces que no lo permitieron). El motivo esgrimido por el nuevo ayuntamiento para tratar de acabar con Madrid Central era su supuesta falta de efectividad; por ello, recientemente han presentado su nuevo plan para mejorar con la calidad del aire de la ciudad, el cual sustituirá el actual: se llama Madrid 360 y trae novedades.

¿Estás buscando coche nuevo? Aquí tienes la manera más sencilla de encontrarlo

Por ello, muchos son los que se preguntan cómo es el mapa de Madrid 360, el sustituto de Madrid Central que entrará en vigor a lo largo del primer semestre de 2020. Pues bien, la respuesta a esta pregunta es muy sencilla: el mapa de Madrid 360 es el mismo que el de Madrid Central. Es decir, la nueva zona de bajas emisiones de la capital no será ni más grande, ni más pequeña; será idéntica. Eso sí, habrá ligeras modificaciones, que en este artículo vamos a explicarte.

Madrid 360: este es el mapa de la nueva zona de bajas emisiones

Madrid 360 será un gran área de acceso restringido con un total de 472 hectáreas; agrupa las cuatro APR actuales y amplía su espacio también a barrios como Justicia y Universidad. En su interior no habrá calles de libre circulación, salvo algunos viales con objeto de permitir determinadas incorporaciones, por lo que se elimina el tráfico de paso por el centro de la ciudad. El perímetro del mapa de Madrid Central coincide con el primer cinturón de circulación de Madrid, el de las rondas y bulevares.

Los tres tipos de coches que no pueden entrar a Madrid 360

El mapa de Madrid 360 comprende casi todo el distrito Centro, en el cual se encuentran los barrios de Palacio, Embajadores, Cortes, Justicia, Universidad y Sol. Cuando se implante Madrid Central, las cuatro áreas de prioridad residencial existentes en la actualidad (Letras, Cortes, Embajadores y Ópera) se integrarán en una nueva Zona de Bajas Emisiones, de perímetro continuo casi coincidente con los límites del distrito Centro.

El perímetro del mapa de Madrid 360

Al igual que sucedía con el mapa de Madrid Central, el perímetro del mapa de Madrid 360 estará formado por las calles Alberto Aguilera, Glorieta de Ruíz Jiménez, Carranza, Glorieta de Bilbao, Sagasta, Plaza de Alonso Martínez, Génova, Plaza de Colón, Paseo de Recoletos, Plaza de Cibeles, Paseo del Prado, Plaza de Cánovas del Castillo, Paseo del Prado, Plaza del Emperador Carlos V, Ronda de Atocha, Ronda de Valencia, Glorieta de Embajadores, Ronda de Toledo, Glorieta de la Puerta de Toledo, Ronda de Segovia, Cuesta de la Vega, Calle Mayor, Calle Bailén, Plaza de España (lateral continuación de la Cuesta de San Vicente), Calle Princesa y Calle Serrano Jover.

En el área delimitada por el perímetro del mapa de Madrid 360 serán restringidos el acceso y la libre circulación de vehículos, a excepción de las siguientes calles o tramos de las mismas, por necesidades de ordenación de la circulación:

  • Calle Santa Cruz de Marcenado, entre Serrano Jover y Mártires de Alcalá.
  • Calle Mártires de Alcalá, entre Santa Cruz de Marcenado y Alberto Aguilera.
  • Calle Ventura Rodríguez, de calle Princesa a calle Duque de Liria.
  • Calle Duque de Liria, de Ventura Rodríguez a Princesa.
  • Avenida Gran Vía de San Francisco, Calle Bailén, Calle Algeciras, Cuesta Ramón.

¿Qué coches pueden circular (o no) por Madrid 360?

Una de las principales novedades que trae Madrid 360 con respecto a su antecesor es que es más permisivo con la entrada de coches a esta zona de bajas emisiones. De hecho, con Madrid 360 sí está permitido que los coches con etiqueta C de la DGT (es decir, los de gasolina posteriores a 2006 y los diésel posteriores a 2014) con dos ocupantes circulen libremente al ser considerados «vehículos de alta ocupación».

Además de suavizar las medidas de restricción al tráfico, otras medidas que trae Madrid 360 con las que el Ayuntamiento de Madrid pretende reducir las emisiones contaminantes son:

  • Ampliar el horario para que circulen las motos hasta las 12 de la noche.
  • Reducir las tarifas de aparcamiento y se amplían las plazas para no residentes.
  • Crear una línea de ayuda a la renovación del parque móvil.
  • Desarrollar un plan de sustitución de calderas de carbón y gasóleo.
  • Eliminando algunos carriles bici.
  • Crear otros carriles BUS-VAO (cabe destacar que, aunque esta última medida ha sido incluida en el plan Madrid 360, es una competencia estatal).
  • Crear dos Líneas Cero de autobuses eléctricos gratuitos.
  • Soterrar los ocho carriles de la A-5 entre la avenida de Portugal y la Avenida de los Poblados.

Barcelona y Madrid recrudecen la lucha contra la contaminación ambiental. En la imagen, un cartel de la nueva Zona de Bajas Emisiones en la Ronda de Dalt de Barcelona. / JORDI COTRINA / VÍDEO: EFE

La zona de bajas emisiones (ZBE) de Barcelona se empieza a aplicar hoy jueves, primer día laborable del año, aunque hasta el 1 de abril no se impondrán multas, solo se enviarán avisos a quienes más reiteradamente incumplan la norma. La medida prohíbe la circulación en el interior de las rondas a los coches más contaminantes, unos 50.000 vehículos, el 20% del parque móvil de la capital catalana.

La restricción está en vigor los días laborables de lunes a viernes, entre las siete de la mañana y las ocho de la tarde, y afecta a un área de 95 kilómetros cuadrados no solo de Barcelona, pues también repercute a parte de L’Hospitalet de Llobregat, Cornellà de Llobregat, Esplugues de Llobregat y Sant Adrià Besòs.

El transporte público prevé absorber unos 170.000 desplazamientos diarios más por la entrada en vigor de la ZBE, 137.000 correspondientes a trayectos de vehículos privados –87.000, entradas y salidas de la zona restringida, y cerca de 50.000, internos–, según la Autoritat del Transport Metropolità (ATM).

Sanciones

El Ayuntamiento de Barcelona ya instaló a finales del año pasado 36 cámaras para controlar la ZBE del total de 66 que tendrá la ciudad el 1 de abril. A estas hay que sumar las que se distribuirán por toda el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), llegando a unas 200.

Las cámaras registran y contrastan las matrículas con la base de datos de los vehículos sin etiqueta de la DGT. Los coches que no tengan permiso para circular según la AMB recibirán una sanción: 100 euros, las leves; 200, las graves, y 500, las muy graves.

Los conductores de los coches contaminantes que necesiten entrar dentro del área de la ZBE pueden pedir hasta 10 autorizaciones al año, que expide el AMB y que cuestan dos euros cada una. Si se debe entrar en la ZBE por una urgencia médica y no se dispone de permiso previo, se puede solicitar durante los tres días siguientes de coger el coche o moto.

Con bajos ingresos

Las matrículas extranjeras también serán leídas y en la frontera los vehículos recibirán información para que, cuando lleguen a Barcelona, hayan podido inscribirse en el registro electrónico para circular con la exención de 10 días, pues de lo contrario tendrán la «sanción correspondiente».

Las personas que acrediten unos ingresos económicos inferiores al indicador público de renta de efectos múltiples (Iprem) –537 euros al mes en el 2018– más el 10% y que necesiten su vehículo de forma «indispensable» para trabajar podrán beneficiarse de un año de moratoria.

También se ha ampliado la lista de tipos de vehículos que presentan servicios «singulares», como blindados, vehículos taller y laboratorio, adaptados a la venta y exposición de libros, condicionados para la venta de artículos, grúas de arrastre o elevación, y vehículos para ferias y hormigoneras, entre otros.

El ‘conseller’ Damià Calvet ha colgado este jueves en las redes sociales un vídeo en el que defiende la medida como «clave para afrontar la emergencia climática» y la ha vinculado con la entrada en vigor de las nuevas tarifas y tarjetas del transporte público.

Comencem l’any amb novetats importants en mobilitat, clau per fer front a l’#emergènciaclimàtica. La #ZBEBarcelona ens permetrà respirar un aire més net: l’alternativa és el transport públic. I amb les noves tarifes a la T-16, la T-Jove i la T-Usual, el fem encara més atractiu. pic.twitter.com/t4Cg0pH9dz

— Damià Calvet�� (@damiacalvet) January 2, 2020

La entrada en el 2020 no será un cambio de año cualquiera en Barcelona. Supone un cambio de era, la entrada en una nueva etapa donde se toman medidas mínimamente contundentes de protección de la calidad del aire por el bien de las personas que viven y trabajan en la ciudad.

La nueva medida consiste en la restricción de circulación para los vehículos más contaminantes durante los días laborables en el perímetro delimitado por las rondas de Barcelona, lo que se ha bautizado como zona de bajas emisiones. Este concepto está llamado a integrarse en el imaginario popular de los conductores, especialmente entre los 115.000 que se verán directamente afectados porque sus coches o motos no disponen de la etiqueta ambiental que permite circular sin ningún impedimento.

Sobre el papel está todo muy claro. El diseño del plan impulsado por el Ayuntamiento y el Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) lleva tres años a punto para ser aplicado y apenas ha sufrido variaciones desde entonces. Ha sido en el tramo final, durante la aprobación de la ordenanza en la capital catalana, cuando se han rebajado más las expectativas con la introducción de diversas exenciones y moratorias para los vehículos profesionales de reparto, autocares y otros colectivos afectados. La fecha marcada en rojo para todos ellos es el 1 de enero del 2021.

Para el resto, los resultados de los efectos sobre 85.000 coches y 30.000 motos de particulares se empezarán a ver el próximo jueves 2 de enero a partir de las siete de la mañana. Como durante los festivos no hay restricciones, será en ese momento cuando habrá las primeras limitaciones de circulación por cuestiones medioambientales en Barcelona, l’Hospitalet y algunas partes de Esplugues, Cornellà y Sant Adrià.

Los perjudicados

Unos 85.000 coches y 30.000 motos se verán afectados por la puesta en marcha de la medida

Con todo, si alguien circula con su coche viejo durante los primeros días no será sancionado. Tan sólo recibirá una carta advirtiéndole de la nueva normativa en caso de ser reincidente. Las multas de 100 euros se empezarán a tramitar formalmente a partir del 1 de abril. En cierta manera, hasta entonces la zona de bajas emisiones será de prueba, aunque con total apariencia de rigor.

Las señales ya están instaladas en todas las salidas de las rondas, por donde cabe recordar que todos los vehículos tienen permitido circular. También hay en funcionamiento el primer medio centenar de cámaras operativas, una cifra que queda muy lejos de las 200 prometidas, pero ya ejercen la capacidad disuasoria que se les atribuye. Ahora sólo falta que los conductores cumplan y eso se traduzca en una reducción de los niveles de contaminación en el aire de Barcelona, que al fin y al cabo es el único objetivo de la medida.

La teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, no se cansa de repetir en cada intervención sobre la zona de bajas emisiones que es “el equivalente a 20 veces Madrid Central”. Más aún ahora, cuando el gobierno municipal de la capital española ha decidido recortar el perímetro y reabrir varias calles de la zona restringida en el mandato de la alcaldesa Manuela Carmena. En lo que pierde la capital catalana si se compara con Madrid y con otras metrópolis europeas es en el grado de restricción. Barcelona pone el listón mucho más bajo para los vehículos diésel.

Las administraciones implicadas defienden que esto es sólo un primer paso, que en los próximos años quizás se amplíe la restricción a los vehículos con etiqueta amarilla –a día de hoy, el grueso del parque circulante– o se implante un peaje urbano como el que ya funciona con éxito en otras grandes ciudades. Todo eso queda para un futuro, cuando probablemente se demuestre que la restricción puesta en marcha con el principio de año es insuficiente para reducir de manera relevante los niveles de contaminación atmosférica, como vaticinan los expertos. El vicepresidente de Movilidad del AMB, Antoni Poveda, no se esconde y ya incluye en el plan de movilidad a cuatro años vista ese siguiente paso. Y no hay que olvidar que fue él quien habló por primera vez de la posibilidad de vetar a los vehículos más contaminantes, un hecho que después de tantos años escuchándolo ahora se va a hacer realidad.

Los beneficiados

Camiones, furgonetas, autocares y vehículos profesionales tienen un año para adaptarse

La creación de una autorización diaria que cuesta dos euros por día hasta un máximo de diez veces al año para los vehículos vetados es una aproximación al hipotético peaje urbano que quizás llegue en un futuro. El trámite lo deberán hacer a través del registro metropolitano (zbe.barcelona), una herramienta que está llamada a ser el músculo de la gestión de la zona de bajas emisiones.

A la vez, el principal reto para las administraciones es ofrecer una alternativa fiable y efectiva a los afectados. La Autoritat del Transport Metropolità (ATM) calcula que se producirán cerca de 170.000 desplazamientos diarios más en transporte público por la entrada en vigor de las restricciones. El RACC alertó de que diversos corredores ferroviarios ya funcionan al límite de su capacidad. Mientras tanto, los carriles bus-VAO que debían agilizar el acceso para las líneas de bus exprés siguen siendo un proyecto que no se materializa de ninguna manera pese a la urgencia del momento. Lo que sí que ha habido es un refuerzo durante los últimos meses de las flotas de autobuses tanto de la Generalitat como del AMB y de Transports Metropolitans de Barcelona (TMB). Ferrocarrils de la Generalitat (FGC), por su parte, espera la llegada de 15 nuevos trenes entre finales del 2020 y principios del 2021 que permitirán incrementar la capacidad desde Sabadell y Terrassa a Barcelona. Otro reto pendiente es la creación de aparcamientos de intercambio en las estaciones de Rodalies y FGC para que los coches queden aparcados en el lugar de origen.

¿Restringirías más la circulación de coches en las grandes ciudades?

  • No

Los coches viejos no son de usar y tirar

Cuando alguien se compra un coche nunca sabe si es para toda la vida o si antes o después lo acabará cambiando por otro más moderno, de otro estilo, más ecológico, más grande, más deportivo o más pequeño. Lo que uno no piensa nunca es que su vehículo particular por tener una cierta edad -y aunque funcione igual de bien que el primer día- va a acabar condenado a cadena perpetua, sin poder moverse del garaje, porque de la noche a la mañana se ha convertido en ilegal. Pues este es el futuro casi inmediato que les espera a los turismos diésel metropolitanos matriculados antes de 2006 y a los de gasolina anteriores al 2000, si se cumplen los planes de la alcaldesa y presidenta del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Ada Colau que los ha puesto en el punto de mira por considerarlos vehículos contaminantes. O lo que es lo mismo, de usar y tirar como simples kleenex.

A partir del próximo 1 de diciembre, cuando se declare un episodio alta contaminación, los vehículos privados que no tengan las etiquetas distintivas de la Dirección General de Tráfico DGT (B, C, ECO o 0) no podrán abandonar las rondas para entrar en Barcelona, en L’Hospitalet ni en Sant Adrià de Besòs, y parcialmente tampoco en Esplugues ni Cornellà. Normalmente se producen un máximo de tres episodios de este tipo al año, así que podría parecer un tema menor. Pero no lo es, pues la intención del Ayuntamiento de Barcelona es que esta restricción se aplique todos los días laborales en horario de oficina (de 7:00 a 20:00 horas) a partir de enero de 2019 y que ni siquiera se pueda circular con ellos en 2025.

“Es una medida injusta, muy discriminatoria y muy poco equitativa”, denuncia David Llort, portavoz de la Plataforma de Afectados por las Restricciones Circulatorias (PARC) que ya cuenta con unos 3.500 integrantes. “La contaminación es un problema muy grave para la salud pero no se puede hace que acaben pagando el pato los trabajadores que no tienen recursos para poder cambiarse de coche o quienes tienen un vehículo clásico o histórico que llevan toda la vida cuidando”, señala Llort.

MULTAS CON MALA FE

El portavoz de la PARC cree que las restricciones (y las multas de 100 euros que comporta su incumplimiento) se han dictaminado de forma demasiado precipitada y sin preguntar a nadie. “Desde 2004 se sabe que la contaminación es un grave problema y no se ha hecho nada”. Y en un abrir y cerrar de ojos, la administración se ha pasado de frenada. “En ninguna ciudad europea le han dicho a ningún ciudadano que tire su coche como se quiere hacer en Barcelona”, subraya Llort. “Hasta las multas se van a aplicar sin haber consultado antes con nadie. Se ha hecho de mala fe”, agrega el portavoz de los afectados.

Y es que hasta el propio baremo de las pegatinas tiene agujeros. Hay automóviles diésel matriculados en 2005 sin pegatina (como por ejemplo el Audi A4 TDI 2.0) que montan un motor idéntico al del mismo modelo con matrícula de 2006 (que no está sujeto a ninguna restricción). Incluso hay motores ‘contaminantes’ que siguen impulsando turismos matriculados en años posteriores pero que sí pueden lucir la pegatina, ya que en realidad ninguno de los dos supera las emisiones permitidas. Y hay casos todavía más flagrantes. “Un Seat Panda viejo produce menos emisiones que un Volkswagen Touareg nuevo y con pegatina”, desvela el vocal de la plataforma. Y hay muchas más incongruencias y muchísimas situaciones particulares que deberían tener un trato especial. “Hay que acabar con el mito de que los coches viejos contaminan más porque no es cierto. Hay muchos turismos sin pegatina de la DGT que cumplen la normativa de emisiones y que que pasan la ITV”, reclaman desde la PARC.

Ante estas «injusticias», los afectados piden que nadie se cruce de brazos. “Hay que buscar alternativas, hay que encontrar soluciones”, exige David Llort. E insisten en que tampoco es necesario romperse la cabeza para encontrarlas. Solo hay que mirar lo que hacen otras ciudades europeas. En París, por ejemplo, los residentes pueden moverse por el centro de la ciudad pero los demás dejan su coche estacionados en aparcamientos especiales bastante económicos de las afueras y desde allí acceden a medios de transporte público que en 20 minutos les dejan en la Torre Eiffel. En Alemania restringen en función de las emisiones “reales” de cada vehículo. Así en Berlín por citar otro caso llamativo, “un VW Touareg tiene prohibida la entrada al centro”, destaca Llort. Pero una antigualla tipo Seat Panda, no.

SOLUCIONES LÓGICAS

En definitiva, la plataforma no pide más que “soluciones lógicas” porque hay situaciones concretas en las que no queda más remedio que coger el coche porque no existe un transporte público alternativo. Esto es lo que pasa en Corbera de Llobregat, que está a 25 minutos de Barcelona en coche pero a dos horas o más en transporte público. “No nos están pidiendo un cambio de hábitos, nos están pidiendo un cambio de vida”·, se lamenta el vocal de la plataforma, quien recuerda que muchos barceloneses que tienen su puesto de trabajo en la ciudad han tenido que mudarse a poblaciones de fuera de la primera corona metropolitana “por el elevado precio de la vivienda y de los alquileres”. “Con un sueldo de mileurista no puedes vivir en Barcelona”, se queja David.

Por si a los políticos o a los técnicos no se les ocurre ninguna solución, la PARC ya tiene unas cuantas en el tintero: incorporar un anexo a la normativa que permita circular siempre a los coches de los residentes en Barcelona (sin importar la fecha de matriculación) o que se incentive a los propietarios de los coches vetados para que los modifiquen, introduzcan los cambios que sean menesteres de forma que emitan menos sustancias contaminantes (como la sustitución del tipo de filtros) y así consigan que se homologuen en la mismas condiciones que los turismos nuevos. “Se hizo cuando dejó de dispensarse gasolina con plomo. No hubo que desguazar ningún coche. Los que no tenían catalizador solo habían de añadir un aditivo al carburante y ya está. Ahora se podría hacer algo parecido”, sostiene Llort.

El problema es que incluso modificar los coches, homologarlos después y registrar los cambios en la tarjeta técnica puede estar fuera del alcance de algunos bolsillos debido a que es necesario que intervenga hasta el fabricante. “Podrían concederse ayudas económicas” para homologar los coches y también para pasarse del automóvil de carburante fósil a uno híbrido o con motor eléctrico, sugiere el portavoz de la plataforma.

TURISMOS CONVERTIDOS EN PISAPAPELES

Lo que no parece de recibo es que un coche de 2004, con sólo 40.000 kilómetros y que solo se utiliza los fines de semana (como es el caso de una de las afectadas apuntadas a la plataforma) acabe en solo dos años “convertido en un pisapapeles”, se queja David Llort. Porque nadie querrá comprarlos cuando llegue el día del veto total y ni siquiera ahora pues con este panorama se están devaluando a marchas forzadas. “Nos obligan a tirar el coche cuando en ningún otro sitio se hace”, protesta el vocal de la PARC. Igual es que hay una mano negra en Barcelona a la que no le gustan nada los coches solo porque son coches, sospechan. “Queremos agotar todas las vías de diálogo y negociación pero si no se nos escucha no se descartan las movilizaciones”, remarca el portavoz de los afectados.

Las reclamaciones del colectivo no son baladís porque el problema puede alcanzar proporciones dramáticas en solo unos años si el modelo restrictivo de Barcelona se extiende. Según datos de la propia DGT, en 2016 había en Catalunya 5.431.259 turismos, de los que solo 3.186.000 tenían derecho a lucir alguna de las cuatro pegatinas que servirán como salvoconducto para utilizar el coche dentro de solo un par de año. Es decir, el 58% de la flota de vehículos matriculados en una de las cuatro provincias catalanas (o sea, más de la mitad) se convertirán en forajidos si intentan entrar en Barcelona en días de contaminación y, con el tiempo, quien sabe si estos viejos cacharros acabarán criando malvas en la parte más oscura de un garaje. O en un desguace, para desconsuelo de sus chalados dueños, como los de la película.

Restricciones de Circulación por contaminación en la ciudad de Barcelona y en 40 municipios (Àmbit-40) declarados zonas de especial protección atmosférica. ¿Qué coches no podrán circular por Barcelona? ¿Alguna prohibición para los coches diésel en Barcelona? ¿Las motos también tienen restricciones?

El próximo viernes 1 Diciembre 2017 entra en vigor la primera gran medida para regular el impacto del tráfico rodado metropolitano en la ciudad de Barcelona y en las siguientes líneas intentaremos aclarar a qué vehículos y a qué zonas concretas afecta la de restricción de tráfico.

Con la intención de reducir las emisiones contaminantes y alcanzar los niveles fijados por la Unión Europea, y alcanzar los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Plataforma para la Calidad del Aire, formada por la Generalitat de Catalunya, Ayuntamiento de Barcelona, el Área Metropolitana de Barcelona y la Diputación de Barcelona, han llegado a un acuerdo.
Este acuerdo implica el veto circulatorio por polución de algunos vehículos en 40 municipios de la ciudad Condal (comarcas del Barcelonès, el Baix Llobregat, el Vallès Occidental y Vallès Oriental) cuando se declaren episodios por contaminación ambiental.

Restricciones de tráfico en Barcelona por contaminación

El consistorio barcelonés ha anunciado que se instalará un sistema de cámaras que permitirá identificar las características del vehículo tras leer la matrícula y cotejarla con la base de datos de la DGT. El dispositivo se desplegará por los principales accesos de la ciudad y en los ramales de la Ronda de Dalt y la del Litoral durante el año que viene y tendrá un coste previsto de 1,5 millones.
De esta manera, en caso de que se declare un episodio de alta polución en las próximas semanas y probablemente meses, la supervisión deberá recaer en el método humano. Un total de 48 patrullas de la Guardia Urbana se encargarán específicamente de controlar el flujo circulatorio en este intervalo temporal. El dispositivo se focalizará eminentemente en el entorno de las rondas e irán alternando su ubicación en función de las necesidades detectadas.

La teniente de alcalde de Ecología de Barcelona, Janet Sanz, ha explicado en declaraciones a los medios que las comprobaciones de si al vehículo le corresponde distintivo ambiental o no, se harán a través de la consulta telemática de la matricula con la base de datos de la DGT, ya que “los conductores no están obligados a llevar visible la etiqueta ambiental de la DGT aunque dispongan de ella”.

Señales aviso zona de bajas emisiones en Barcelona

Ya se ha comenzado a instalar unas señales específicas de las nuevas zonas de bajas emisiones en Barcelona que se situarán en las salidas de las Rondas y en otras vías de entrada a la ciudad y barrios afectados.
Se colocarán 49 señales en la ciudad y más de cien en los municipios del área metropolitana que forman parte de la zona de bajas emisiones.

Además, se usarán los paneles de información variable del Servei Català de Trànsit. Estos avisarán al conductor que se acerca a una zona de bajas emisiones Rondas Barcelona en las vías de acceso, dando la opción de cambiar de ruta si el vehículo está afectado por la restricción.

Debido a las dudas que se han generado entre los conductores que circulan diariamente por Barcelona y sus alrededores, y a la espera de que se concreten más detalles, avanzamos algunas de las respuestas a las preguntas más frecuentes.

¿Qué es un episodio de contaminación atmosférica?

Un episodio de contaminación atmosférica es cuando los niveles de contaminantes atmosféricos superan los valores límite recomendados por la Unión Europea y resultan nocivos para la salud. Cuando los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) superan los 200 µg/m horarios en más de una estación de la XVPCA (red de estaciones con sensores meteorológicos en la red de vigilancia y prevención de la contaminación atmosférica). De media y como ejemplo, en el área metropolitana de Barcelona se puede producir hasta 3 veces al año.

¿Cómo sé si se activa un episodio de contaminación?

La Generalitat declara un episodio de contaminación.
En ese momento, la AMB informa a la población a través de su web, redes sociales, radios locales y medios de comunicación.

¿Cuándo se activa la restricción de circulación al declarar un episodio de contaminación?

Al día siguiente y no durante todo el día. Tampoco sábados y domingos.
Como es necesario que los ciudadanos estén informados y además dar tiempo a que se activen los refuerzos de servicios públicos, la activación de las restricciones de tráfico entran en vigor a las 7:00 de la mañana del día siguiente del anuncio del episodio de contaminación.
En cambio la desactivación del episodio de contaminación es inmediata y entra en vigor el mismo día que se anuncia.

¿Cuándo se aplicarán las restricciones? ¿A quiénes afectarán?

A partir del 1 de diciembre 2017, se prohibirá la circulación por el perímetro urbano dentro de las Rondas de Barcelona de a aquellos vehículos que no dispongan de etiqueta medioambiental (no porque no la hayan recibido, sino porque no les corresponde tener ninguna etiqueta).

Restricciones tráfico por contaminación Barcelona 2019

Por el momento la medida sólo entrará en vigor en episodios de contaminación ambiental.
Pero, a partir del 1 de enero de 2019 las restricciones por contaminación en el perímetro de las Rondas será progresivamente permanente: empezando en esa fecha por los turismos que responden a la Euro1 (matriculados antes de 1997) y furgonetas ligeras pre Euro1 (matriculadas antes de1994) y afectando a todos los vehículos sin etiqueta de la DGT a partir de enero de 2020.
Estas restricciones serían efectivas de las 7:00 a las 20:00 de lunes a viernes laborables. Durante los fines de semana y festivos no se aplicarían las restricciones.

¿Qué municipios se verán afectados por las restricciones de tráfico?

  • Zona de Bajas Emisiones (ZBE) del Ámbito Rondas de Barcelona:
    Engloba todo el término municipal de Barcelona (excepto Zona Franca Industrial y el barrio de Vallvidrera, el Tibidabo y las Llanuras), los municipios de Sant Adrià de Besòs y L’Hospitalet de Llobregat y parte de los municipios de Esplugues de Llobregat y Cornellà de Llobregat.
  • Zona de Bajas Emisiones (ZBE) del Ámbito 40:
    1. Los municipios afectados, que forman parte del Àmbit-40, son Barcelona, Badalona, L’Hospitalet, Cornellà, Esplugues, El Prat y Sant Feliu de Llobregat, Barberà, Cerdanyola, Sant Cugat, Sant Quirze, Mollet, Montornès y Parets del Vallès, Sant Adria del Besòs, Santa Coloma de Gramenet, Castelldefels, Gavà, Martorell, Molins de Rei, El Papiol, Pallejà, Sant Andreu de la Barca y Sant Joan Despí.También Sant Just Desvern, Sant Vicenç dels Horts, Viladecans, Castellbisbal, Montcada i Reixac, Ripollet, Rubí, Sabadell, Santa Perpètua de Mogoda, Terrassa, Granollers, La Llagosta, Martorelles, Montmeló, y Sant Fost de Campsentelles.

    ¿Quién envía las etiquetas medioambientales y qué vehículos quedan fuera del etiquetaje?

    Las etiquetas medioambientales las envía la DGT. Por tanto, si todavía no has recibido la tuya y quieres saber por qué no la has recibido o bien reclamarla, debes ponerte en contacto con la DGT, llamando al 060.
    Actualización: En breve se podrá adquirir el Distintivo Ambiental en Correos.

    Recordamos que los conductores no están obligados a llevar visible la pegatina ambiental de la DGT aunque dispongan de ella ya que las comprobaciones se harán por parte de la Guardia Urbana que estará conectada con la base de datos del Registro de Vehículos de la DGT y podrá saber el tipo de etiqueta que corresponde a cada vehículo.

    ¿Qué vehículos quedan exentos de las restricciones?

    Se ha establecido una exención permanente para:

    • Vehículos de emergencias (policía, bomberos, ambulancias).
    • Vehículos de Personas con Movilidad Reducida (VPMR).
    • Servicios básicos (médicos y funerarios).

    Igualmente, se ha establecido una exención temporal para el invierno 2017/2018, que se revisará para el invierno 2018/2019, para los siguientes vehículos:

    • Motos (pendiente de que reciban el etiquetado ambiental de la DGT para motos).
    • Camiones.
    • Autocares y autobuses.
    • Furgonetas Euro1, Euro2 y Euro3.

    Se está estudiando cómo regular el uso de segmentos de vehículos específicos, como los de coleccionistas o matriculados como Históricos.

    ¿Qué ocurre con los vehículos con matrículas de otros países?

    El AMB está trabajando en «el despliegue de los instrumentos técnicos que permitan el control de los vehículos extranjeros», un extremo que en estos momentos no es viable. El objetivo es que en el 2020 se dispongan de las herramientas para la inscripción e identificación de los turismos, camiones, furgonetas y motos de origen foráneo y de su categoría ambiental, según expone el gobierno metropolitano en Barcelona.

    ¿La restricción afecta a los taxis y a los autónomos?

    En caso de episodio se limitará la circulación de taxis bajo criterios ambientales o con limitación de los trayectos en vacío en algunas zonas.
    La Administración ha anunciado la voluntad de potenciar las ayudas que favorezcan la renovación de taxis y vehículos comerciales por modelos híbridos, eléctricos o de gas. También ha asegurado que a partir del año 2019 no homologará ningún taxi más con motor diésel.

    ¿Qué incentivos facilitará la Administración a los afectados?

    • T-aire: la tarjeta de los días de episodio de contaminación.
      A los refuerzos del transporte público se añade una tarjeta de transporte exclusiva para los días de episodio. Es la llamada T-aire, un título multipersonal de 2 viajes integrados que se podrá utilizar durante el mismo día de la validación y que será válido únicamente en situaciones de episodio ambiental.
      La T-aire estará disponible en las 6 coronas y el tiempo de transbordo será el mismo que el de cualquier título integrado: 1 hora y 15 minutos para la zona 1 y se va incrementando en 15 minutos más para cada zona adicional.
      El precio será el de 2 viajes de una T-10 con un descuento del 10%. Estará disponible en las máquinas de venta automática de los operadores de transporte público: TMB, FGC, Rodalies de Catalunya y Tram.
  • T-verde metropolitana: transporte público gratuito si te deshaces de un vehículo altamente contaminante.
    1. Los usuarios empadronados en los municipios afectados que desguacen un vehículo de más de 20 años, previa petición a la Administración, recibirán la Tarjeta Verde, que da derecho a utilizar el transporte público gratuitamente en el área metropolitana durante tres años. Para obtenerla hay que desguazar un diésel anterior a 2006 (norma Euro3 o anterior), un coche de gasolina anterior a 1997 (norma Euro1 o anterior), ciclomotores homologados antes del 17 de julio de 2002 o motos de antes del 1 de abril de 2005).
      En cualquier caso, para recibir la Tarjeta Verde es necesario comprometerse a no adquirir ningún vehículo nuevo durante los 3 años de vigencia de la tarjeta, ni haber adquirido uno 6 meses antes del desguace.

    Para Información detallada sobre los incentivos se puede llamar al teléfono de Información al Ciudadano del Área Metropolitana de Barcelona:
    Atención al ciudadano AMB; 93 223 51 51

    ¿Multa por no llevar la etiqueta?

    La DGT recuerda que no es obligatorio portar la etiqueta identificativa sobre el impacto atmosférico del vehículo, sin embargo, la pegatina facilita mucho la identificación rápida por parte de los Agentes de Tráfico de los vehículos menos contaminantes.

    En un día de episodio de contaminación con restricciones a la circulación, si la Guardia Urbana detecta un vehículo sin la etiqueta ambiental, lo puede parar para comprobar mediante la matrícula qué tipo de etiqueta le corresponde.
    En el caso de que no le corresponda etiqueta o esta le impida circular, y únicamente en este supuesto, podrá imponerse una multa de 100 euros y se le invitará a no entrar en la ciudad. No se le podrá inmovilizar.

    Nueve meses después de que la Generalitat, el Área Metropolitana de Barcelona y el ayuntamiento de la capital catalana consensuaran un acuerdo histórico para reducir sustancialmente el impacto del tráfico rodado en el aire que respiran los ciudadanos, se alumbró la primera de las medidas de gran calado. Desde el 1 de diciembre del 2017, los vehículos más contaminantes tendrán prohibido circular en la mayor parte de las calles de la capital catalana los días en los que se declare un episodio de elevada polución atmosférica. Es el primer paso de un calendario definitivo y unas medidas concretas que se consensuaron en marzo del 2017, en el transcurso de la cumbre para la mejora de la calidad del aire en la conurbación de Barcelona.

    La nueva estrategia medioambiental se ha marcado como objetivo prioritario la reducción de un 30% de la carga contaminante vinculada al tráfico en los próximos 15 años, en aras de mejorar la salud de los ciudadanos. A medio camino de esa exigente carrera las autoridades se han comprometido a una reducción de un 10% en las emisiones sobre el asfalto que permitan alcanzar los niveles recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Según los datos que manejan las autoridades, en el área metropolitana se registran alrededor de 3.500 muertes prematuras al año como consecuencia del perjuicio que representan la polución.

    La elevada polución causa unas 3.500 muertes al año en el área metropolitana

    La primera fecha clave tiene que ver con un recurso episódico, el de situaciones críticas relacionadas con el NO2 y las partículas en suspensión, pero la finalidad es acometer intervenciones estructurales a medio plazo que permitan optimizar los registros ambientales a diario. La puesta en marcha de la hoja de ruta en la lucha contra la contaminación presenta unos claros objetivos para mejorar la calidad de vida de la población del entorno metropolitano. Pero también arroja un puñado de incógnitas sobre cómo será su ejecución sobre el terreno y la afectación en el día a día de los ciudadanos. Esta información trata de dar respuesta a esas cuestiones.

    AUTOR FOTO

    Pie de foto

    ¿Qué restricciones se aplican y a qué vehículos afecta?

    El 1 de diciembre del 2017 entró en vigor en el área metropolitana de Barcelona el protocolo de restricciones de tráfico para los vehículos más contaminantes en aquellos días en los que se produzcan registros de polución atmosférica que superen los umbrales marcados por los organismos internacionales. Los vehículos afectados son los turismos de gasolina matriculados antes del 2000 y los automóviles diesel que ya circulaban antes del 2006. La restricción también apunta a las furgonetas que ya estaban sobre el asfalto antes de la normativa Euro 1 (previas a 1994).

    Impacto de la contaminación en Barcelona / JULIO CARBÓ

    Para decretar la medida deben superarse los 200 microgramos por metro cúbico de dióxido de nitrógeno en más de una estación de medición de calidad del aire durante al menos una hora, episodios que en la conurbación de la capital catalana se producen entre 0 y 3 veces de media al año. El otro parámetro a tener en cuenta es el referente a las partículas en suspensión PM-10, para las que está prevista la activación del protocolo si se superan los 80 microgramos por metro cúbico en más de una estación durante un día o los 50 microgramos durante tres días consecutivos. Esta última circunstancia se produce, a lo sumo, en una ocasión al año de media en el territorio metropolitano, momento quer comporta la declaración de episodio, peroi no restricciones de tráfico. Situaciones que afectan a toda la ciudadanía pero que tiene un impacto de mayor calado entre los niños, ancianos, embarazadas y personas con problemas de salud.

    Las restricciones se pondrán en práctica cuando la Generalitat declare que el episodio de contaminación ha superado la fase preventiva y se anunciarán a la ciudadanía durante el día previo a la aplicación del protocolo mediante mensajes en las webs y redes sociales de los ayuntamientos, el Área Metropolitana de Barcelona y el Ejecutivo catalán, así como a través de los medios de comunicación. Antes de adoptar esas medidas se aplicarán las iniciativas propias de la fase de preaviso, en la que se avisa a la población de las circunstancias ambientales y las autoridades preparan sus operativos internos.

    ¿Cuál es el área de ejecución y el calendario previsto?

    Las medidas restrictivas en cuanto a la circulación se ejecutarán en la denominada Zona de bajas emisiones (ZBE) de Barcelona, que está formada por el tráfico rodado de la Ronda de Dalt, la Ronda de Litoral y la superficie que ambas delimitan. De esta manera, se ve afectada toda la ciudad de Barcelona, a excepción de la Zona Franca y los barrios de Vallvidrera, Tibidabo y Les Planes, en la zona alta de la urbe. También quedan incluídos L’Hospitalet y aquella parte de los municipios de Esplugues, Cornellà y Sant Adrià de Besòs que queda incluida dentro de las rondas.

    Tráfico denso en la Ronda de Dalt. / JORDI COTRINA

    La hoja de ruta del AMB, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona contempla una aplicación progresiva de las medidas, con la ya comentada primera fase episódica que se instaura el próximo viernes. En dicha etapa, que se aplicará de 7 de la mañana a 8 de la tarde, quedan exentos de las prohibiciones hasta la primavera del año que viene las motocicletas y ciclomotores, los autocares, autobuses y las furgonetas Euro 1 (matriculadas antes de 1994) y posteriores. A partir de ese periodo se revisará la casuística para estos vehículos. La prohibición pasa a ser permanente a partir del 1 de enero del 2020 en la zona de bajas emisiones interrondas para todos los propietarios de vehículos que no hayan recibido el distintivo de la DGT (aquellos de gasolina previos al 2000, y al 2006 en cuanto a los diésel).

    El veto circulatorio entre las rondas se extenderá a 40 municipios de Barcelona el 2025

    Cinco años después, en el 2025, culminará el proceso al extender el veto permanente a los 40 municipios que integran la Zona de Protección Especial del Ambiente Atmosférico. La finalidad es preservar la salud de sus 4,3 millones de habitantes, adoptando medidas conjuntas que redunden en el beneficio común. Los municipios del Àmbit 40 pueden adoptar medidas adicionales en su territorio. En este sentido, Badalona, Sant Just Desvern, Castelldefels, Sant Cugat y Sant Boi de Llobregat son los municipios elegidos para aplicar sobre el terreno las primeras pruebas piloto ante episodios de exceso de polución.

    ¿De qué manera se controlará el cumplimiento del veto?

    Barcelona será la primera ciudad española en poner en marcha un sistema que se sirve de las etiquetas de identificación con el que la Dirección General de Tráfico (DGT) clasifica el parque de vehículos en función de su potencial contaminante. En Madrid, una ciudad con problemas de polución más acuciantes que la capital catalana, se ha optado por comenzar vetando el aparcamiento de los coches más contaminantes en el área conocida como almendra central (la bordeada por la M-30), pero la restricción circulatoria por la urbe no se establece hasta el 2025.

    El consistorio barcelonés ha anunciado que se instalará un sistema de cámaras que permitirá identificar las características del vehículo tras leer la matrícula y cotejarla con la base de datos de la DGT. El dispositivo se desplegará por los principales acceso de la ciudad y en los ramales de la Ronda de Dalt y la del Litoral durante el año que viene y tendrá un coste previsto de 1,5 millones. De esta manera, en caso de que se declare un episodio de alta polución en las próximas semanas y probablemente meses, la supervisión deberá recaer en el método humano. Un total de 48 patrullas de la Guardia Urbana se encargarán específicamente de controlar el flujo circulatorio en este intervalo temporal. El dispositivo se focalizará eminentemente en el entorno de las rondas e irán alternando su ubicación en función de las necesidades detectadas.

    Uno de los carteles que avisan de las restricciones de tráfico en la zona de baja emisiones. / DANNY CAMINAL

    Si la policía detecta circulando a un vehículo vetado le aplicará una multa leve, que comportará el pago de 100 euros, 50 en caso de pronto pago, como ya ocurre en la mayoría de sanciones municipales. El propietario podrá continuar la marcha, puesto que no se le inmovilizará el vehículo, pero se le recomendará que no lo haga, puesto que se expone a que otra patrulla le intercepte en su recorrido y le aplique una nueva sanción.

    Desde esta semana se está colocando las cerca de 150 señales verticales informativas de la ZBE en las salidas de las rondas y en otras vías. En episodios de contaminación, se superpondrán una señal de prohibido circular y el horario de su aplicación. Los paneles digitales de Trànsit también informarán de las condiciones del veto.

    ¿Cómo se reforzará la red de transporte público?

    Las autoridades reforzarán la red de transporte público para compatibilizar las necesidades de movilidad con las restricciones de vehículos más contaminantes, a los que no les corresponde la etiqueta de Tráfico (1,6 millones en toda la provincia de Barcelona, según la base de datos de la DGT, si bien el AMB reduce a algo más de 100.000 vehículos los que realmente suelen circular por la zona interrondas, un 14% del total, puesto que la mayoría «no están dados de baja pero nunca o casi nunca circulan»).

    En los episodios se expenderá la tarjeta
    T-Aire, que reduce el precio del billete a 1,80 euros ida y vuelta

    La red de metro incrementará su frecuencia de paso en horas punta con un convoy más por línea, de manera que el tiempo de espera se reducirá de entre 3 y 4 minutos a 3 minutos. Se prolongará la hora punta hasta las 11 de la mañana. Los autobuses metropolitanos aumentarán la oferta en los corredores con mayor afluencia de pasajeros, con 15 buses adicionales en el área del Baix Llobregat y otros 15 en la zona del Barcelonès norte. También el bus exprés.cat incrementará en 25 unidades su presencia en ciudades como Mataró, Vic, Sabadell, Igualada, Corbera o Sant Pere de Ribes.

    Un autobús urbano, junto a otros vehículos por el centro de la capital catalana. / JOAN PUIG

    Para facilitar el tránsito de las líneas interurbanas procedentes del sur metropolitano, se habilitará un carril Bus-VAO temporal desde Molins de Rei hasta la capital catalana. El AMB aún debe decidir la cantidad mínima de personas en los vehículos de alta ocupación para poder circular por dicho carril preferente. La Generalitat se ha comprometido a construir carriles Bus-VAO en la B-23, C-31, y C-245 entre este año y el 2019.

    En el ámbito ferroviario, la red de Rodalies ampliará la hora punta hasta las 11 de la mañana en las líneas R-1 y R-4, mientras que los Ferrocarrils de la Generalitat engrosarán la oferta en las líneas del Vallès y Llobregat-Anoia. El Tram reducirá de 5 a 4 minutos los intervalos de paso entre las 7 de la mañana y las 10 de la noche, al tiempo que incorporará dos unidades dobles en la T-1 y la T-4 y reforzará el servicio de la T-5 y la T-6 en las horas valle. Se habilitará la T-Aire, un título de transporte para ida y vuelta por 1,80 euros, cuando el billete sencillo de un solo trayecto ya cuesta 2,15 euros.

    ¿Se verá afectado el aparcamiento en BCN en los episodios?

    Sí. El Ayuntamiento de Barcelona penalizará a los propietarios de turismos no residentes que aparquen los vehículos más contaminantes en la zona azul y verde de la capital catalana con un recargo de 2 euros más por hora la tarificación estándar que se desembolsa en la actualidad. A diferencia del veto a la circulación, la medida no se aplicará solo a los turismos sin etiquetas, sino que incluye a todos los coches, excepto los catalogados como ECO y Cero emisiones. El consistorio está trabajando en la implementación del sistema de nuevos parquímetros que podrán identificar el potencial de contaminación de cada coche para aplicar el importe correspondiente.

    Fuentes municipales afirman que el nuevo modelo se encuentra en “una fase muy avanzada” y que está previsto que se active a lo largo del año que viene. El gerente de Presidencia y Economía, Jordi Ayala, expuso que para la identificación de cada caso, el conductor deberá introducir la matrícula del coche, y el sistema imprimirá un tíquet ajustado al perfil técnico del turismo.

    Un turismo estacionado en una plaza de zona azul en la barcelonesa calle de Bailèn. / JOAN PUIG

    El consistorio también pretende gravar aquellos coches más contaminantes, así como bonificar a los más ecológicos, como ya ha manifestado el concejal de Presidencia y Energia, Eloi Badia, que persigue este objetivo desde hace dos años. Sin embargo, los planes del gobierno municipal de Ada Colau requieren del apoyo de la oposición para que prospere, algo que por el momento no se ha producido.

    La Zona azul y la verde serán más caras excepto para los coches Eco y Cero emisiones

    El pasado octubre, la oposición municipal tumbó por segundo año seguido la propuesta de ordenanzas fiscales que presentó el equipo Colau para el ejercicio del 2018. El año pasado, la alcaldesa se vio abocada a retirar su proyecto y limitar su propuesta a modificaciones puntuales de tarifas. En la nueva oferta del equipo de gobierno se había suprimido la pretensión inicial de penalizar a los coches de mayores dimensiones y se limitaban las cargas previstas a los que acarrena un efecto más pernicioso sobre la atmósfera.

    ¿Las motos también estarán sometidas a las restricciones?

    Para ilustrar la magnitud de la protagonista, baste con recordar que 3 de cada 10 vehículos que transitan sobre el asfalto barcelonés son ciclomotores o motocicletas. Un alivio para la movilidad y el aparcamiento en la gran urbe, pero no tanto si se atiende a los parámetros de impacto ambiental. Para muestra, del conjunto del parque circulante, el ciclomotor es el que emite más partículas en suspensión PM-2,5, mientras que la motocicleta encabeza la clasificación en cuanto al monóxido de carbono.

    Dos motos estacionadas en una zona peatonal. / CARLOS MÁRQUEZ DANIEL

    “La UE rige la normativa para las motos a partir de los valores de emisiones que se fijaron en el 2003 y el 2006, mientras que para los diésel, por ejemplo, se actualizaron en el 2016”, explica Xavier Querol, experto de calidad del aire del CSIC. Ante ese desfase normativo, la DGT aún no ha comenzado a distribuir las etiquetas identificativas sobre los efectos perniciosos de las motos en la atmósfera. Será entonces cuando las autoridades determinen las restricciones circulatorias para los vehículos de dos ruedas.

    ¿Habrá facilidades para dejar el coche alrededor de BCN?

    El Área Metropolitana de Barcelona trabaja en un sistema de ‘park & ride’ que garantice que quienes aparquen en los párkings de las estaciones de ferrocarril sean usuarios que optan por dejar su turismo para evitar congestiones de tráfico y problemas de estacionamiento en el centro de la urbe. Lo que parece una obviedad no lo es tanto desde que las autoridades detectan que un elevado porcentaje de esos vehículos aparcados son vecinos de la población, que optan por la comodidad de dejar el coche cerca de casa y ocupan espacio vital para la movilidad intermunicipal.

    ‘Park & ride’ en la estación de Castelldefels. / DANNY CAMINAL

    A principios del 2019 se activará una aplicación para móvilque permitirá al usuario aparcar de manera gratuita en las estaciones de Rodalies del entorno metropolitano en cuanto valide el billete. Un sistema de código QR confirmará que ese vehículo tiene derecho a permanecer en el párking sin abonar ni un céntimo. Una estrategia que pretende esponjar el flujo de vehículos privados y aprovechar todo el potencial de buena parte de las 6.000 plazas de ‘park & ride’ que permanecen sin destinarse para su objetivo primordial en el entorno metropolitano.

    ¿Hay incentivos para desballestar un coche antiguo?

    Una de las medidas para incentivar la retirada de la circulación de los turismos con mayor impacto ambiental es la propuesta de la T-Verda, una tarjeta personal que el AMB impulsa desde el pasado mes y que permite el desplazamiento gratuito durante tres años en las seis zonas de transporte público integrado para aquellos propietarios de los turismos vetados en episodios de alta polución que decidan desguazarlos.

    La tarjeta T-Verda permite 3 años gratis en transporte público por desguazar el turismo

    Los requisitos para acogerse a la iniciativa son que se haya dado de baja el coche seis meses antes de solicitar la T-Verda y el compromiso de no adquirir un nuevo vehículo durante el periodo en el que la tarjeta esté en vigor. El titular puede cederla a algún familiar.

    En el primer mes y medio desde que entrara en vigor la propuesta, el AMB ha recibido 249 peticiones, de las que 202 ya se han aceptado 62. Más de la mitad de los solicitantes tiene más de 50 años, mientras que la franja de edad que va de los 18 a los 29 años es la que presenta menos demanda. Del total de solicitudes, 186 son turismos y 16, ciclomotores. El 74% de los coches desballestarlos son de gasolina (148), frente al 26% de diésel (54).

    ¿Qué condiciones tendrán los profesionales del transporte?

    Este invierno representará un periodo de adaptación para camiones y furgonetas, que en su mayor parte (solo se verán afectadas las matriculadas antes de 1994) quedarán exentos de las medidas restrictivas. Se trata de un asunto capital, dado que representan cerca de un 20% del flujo circulatorio de la ciudad. El AMB trabaja en una «batería de medidas para conseguir una logística urbana» que redunde en el desarrollo económico «en conciliación con la sostenibilidad medioambiental». Una estrategia que centrará en «incentivar los vehículos más limpios, el impulso de microplataformas de transportes y la concienciación social».

    Un taxi circula por las calles del centro de Barcelona. / JORDI COTRINA

    El gobierno metropolitano revela que de los 10.500 taxis en el ámbito urbano solo un 3% no dispone de distintivo ambiental, mientras que un 30% de la fltoa son híbridos, eléctricos o de gas. A partir del 2019, el Institut Metropolità del Taxi dejará de homologar licencias para vehículos diésel. Asimismo, se crearán más paradas de taxis y se mejorará su infraestructura de comunicaciones para evitar la circulación estéril de vehículos a la búsqueda de clientes.

    ¿Qué pasa si no tengo la tarjeta identificativa de la DGT?

    La DGT recuerda que no es obligatorio portar la etiqueta identificativa sobre el impacto atmosférico del vehículo y avanza que en breve informará de que aquellos conductores que no tengan el adhesivo o lo hayan perdido podrán ir a recogerlo “a una serie de oficinas de Correos por un precio simbólico, condiciones ambas que aún están por definir”.

    No es obligatorio llevar la tarjeta de la Dirección General de Tráfico en el vehículo

    Los vetos tendrán exenciones para los vehículos de personas con movilidad reducida, servicios de emergencias (ambulancias, bomberos) y esenciales, como los funerarios. Se está estudiando cómo regular el uso de segmentos de vehículos específicos, como los de coleccionistas.

    ¿Se podrá calibrar el impacto en la mejora de la salud?

    El 68% de los barceloneses respiran un aire por encima de los valores límite que marcan la UE y la Organización Mundial de la Salud en cuanto a NO2, un porcentaje que se eleva hasta el 97% en el caso de las partículas en suspensión PM-10, atendiendo a los umbrales establecidos por el organismo sanitario internacional.

    La capital catalana, afectada por la elevada polución ambiental. / DANNY CAMINAL

    El Ayuntamiento de Barcelona ha anunciado que se ponderarán los registros de impacto medioambiental y los datos sanitarios, como los nuevos ingresos y casos de urgencia, en episodios de alta polución para ajustar su estrategia a las necesidades de salud pública.

    El AMB espera poder identificar la carga ambiental de os vehículos foráneos el 2020

    El AMB está trabajando en «el despliegue de los instrumentos técnicos que permitan el control de los vehículos extranjeros», un extremo que en estos momentos no es viable. El objetivo es que en el 2020 se dispongan de las herramientas para la inscripción e identificación de los turismos, camiones, furgonetas y motos de origen foráneo y de su categoría ambiental, según expone el gobierno metropolitano.

    También se están articulando mecanismos «que permitan operar en una red europea que facilite la gestión de las denuncias», detalla el ente supramunicipal.

    Retenciones de tráfico en la Via Laietana de Barcelona. / DANNY CAMINAL

    Aviso importante a los propietarios de los coches más contaminantes, los que no han recibido la etiqueta de la Dirección General de Tráfico (DGT). A partir del próximo 1 de diciembre, cuando se produzca un episodio de contaminación, no podrán circular por Barcelona y si lo hacen se les multará con 100 euros (50 si pagan al momento). Lo que no podrá hacer el Ayuntamiento es inmovilizar el vehículo. Durante estos episodios el transporte público incrementará un 10% para dar alternativa a los afectados. «El objetivo es que no haya sanciones sino la lucha contra la contaminación. Estamos ofreciendo alternativas en transporte público y el mensaje debe ser que hoy ir en coche mata», ha dicho la teniente de alcalde Janet Sanz, que ha subrayado que Barcelona es la primera ciudad en utilizar las etiquetas de la DGT para luchar contra la contaminación.

    A partir del 1 de diciembre cuando la Generalitat declare episodio de contaminación. (Sucede entre cero y tres veces al año)

    En 2020 serán restricciones permanentes, independientemente de la contaminación.

    La zona de bajas emisiones comprende 95 kilómetros cuadrados: toda Barcelona salvo Zona Franca y los barrios de montaña; L’Hospitalet, parte de Cornellà, Esplugues y Sant Adrià.

    No podrán circular los turismos que no han recibido la etiqueta de la DGT, los más contaminantes. Se puede consultar aquí.

    Sí podrán circular, de momento, todas las motos, furgonetas, camiones y autobuses.

    La Guardia Urbana parará a los turismos que circulen sin etiqueta. Comprobará por la matrícula si pueden circular. Si no la tienen, les multarán con 100 euros.

    Las restricciones de turismos contaminantes que entran en vigor el 1 de diciembre se aplicarán solo cuando haya episodio de contaminación (lo que ocurre entre cero y tres veces al año). Pero a partir de 2020 serán restricciones estructurales: siempre e independientemente de si se declara episodio de contaminación. El consistorio estima que afectarán a un 17% de los 700.000 coches del área de Barcelona: 119.000 coches. En esta página web del Ayuntamiento los conductores pueden comprobar si les corresponde etiqueta o cuál.

    El consistorio ha explicado este martes el dispositivo que prepara para aplicar las restricciones de tráfico, que se aplicarán en el perímetro que queda dentro de las Rondes de la ciudad, la llamada Zona de Bajas Emisiones (ZBE). De facto, es toda la ciudad, salvo la Zona Franca, Vallvidrera, Les Planes y el Tibidabo; además del municipio de L’Hospitalet, parte de Esplugues, Cornellà y Sant Adrià. Por ahora, solo afectará a los turismos y los que tendrán prohibido circular, bajo riesgo de multa, son los que no han recibido la etiqueta. Los coches afectados son los de gasolina matriculados antes de 2000 y los diésel matriculados antes de 2006. Durante este primer año de restricciones, se libran el resto de vehículos: furgonetas, camiones, motos, autobuses y autocares. Además, la limitación no afectará a vehículos de emergencias o servicios esenciales.

    Todos los agentes de la Guardia Urbana han sido formados y además en los días de episodio habrá 48 patrullas específicamente destinadas a controlar los vehículos. Los agentes pararán a todos los coches que no lleven la etiqueta (que no es obligatorio enganchar en el parabrisas, pero sí recomendable) y comprobarán por la matrícula si pueden o no circular. Si no tienen etiqueta, se les multará y se les invitará a salir de la zona de bajas emisiones. Los coches que no tienen etiqueta sí podrán circular por las rondas, porque precisamente es la vía que tienen para salir de la ciudad o para evitar entrar en ella.

    En paralelo a las restricciones, las administraciones incrementarán en un 10% la oferta de transporte público para dar alternativas. Y habilitarán una tarjeta de transporte, la T-Aire, de dos viajes que costará un 10% de lo que cuestan dos trayectos con la T-10. Por otra parte, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha actualizado este martes este martes la cifra de ciudadanos que han decidido dar de baja coches contaminantes a cambio de transporte público durante tres años: son ya 249. Estas personas recibirán la llamada T-Verda, la mayoría de Barcelona (138) pero también de L’Hospitalet, Badalona, Sant Boi o Santa Coloma. La mayoría de vehículos dados de baja son turismos de gasolina, aunque también hay 16 ciclomotores. El vicepresidente de Movilidad del AMB, Antoni Poveda, ha asegurado que los 249 coches contaminantes equivalen a 5.000 nuevos «a efectos de contaminación».

    La Conselleria de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat ha activado este martes un aviso preventivo de contaminación atmosférica en los 40 municipios de la conurbación de Barcelona, en la Plana de Vic y en la zona de Ponent, que afecta a 224 municipios catalanes. El aviso tiene como objetivo reducir la emisión de contaminantes para evitar un episodio de contaminación ambiental,
    por lo que se indica en paneles luminosos en las principales carreteras.
    También se informa a los ciudadanos para que prioricen el uso de
    transporte público en lugar del vehículo privado, notificar las actividades
    industriales y recomendación a los municipios para que reduzcan las obras
    con materiales polvorientos. La medida se toma a causa de elevados niveles de contaminación y la previsión de la persistencia de un anticiclón, que afecta al territorio y que dificulta la dispersión de partículas contaminantes en suspensión.

    Estos son los coches que no podrán entrar a Barcelona en 2020

    El área metropolitana de Barcelona sigue adelante con sus planes de mejora de la calidad del aire que prevén restricciones de tráfico en aumento en los próximos años. Durante 2019, el veto a los vehículos más viejos, unos 50.000, solo se activa en casos de episodios de alta contaminación por óxido de nitrógeno, pero a partir de 2020 habrá restricciones permanentes para acceder a la zona de bajas emisiones de Barcelona y un régimen de sanciones que pueden llegar a multas de 1.803 euros para vehículos viejos, contaminantes y reincidentes.

    El protocolo aprobado por los municipios del Área Metropolitana de Barcelona prevé varios escenarios y fases de implantación de las restricciones al acceso y la circulación en un área delimitada por las rondas de Dalt y Litoral. La zona que se encuentra en el interior del óvalo formado por las dos rondas de Barcelona, que comprende territorio de varios municipios, estará vetada a determinados vehículos en días de alta contaminación en 2019 y de forma permanente a partir del 1 de enero de 2020. Una guía de Coche Global responde a algunas de las dudas y las preguntas frecuentes sobre la Zona de Baixes Emissions de Barcelona.

    Horarios y días de veto

    De momento, en lo que llevamos de 2019 no se ha aplicado el veto a los vehículos debido a que no se ha declarado ningún episodio de alta contaminación. Las restricciones permanentes a partir de enero de 2020 no serán, sin embargo, en todo momento. El protocolo prevé el veto a coches viejos de los días laborables de lunes a viernes entre las 7 de la mañana y las 8 de la tarde.

    El Ayuntamiento de Barcelona prepara una ordenanza de aplicación del protocolo en la que estudia flexibilizar ligeramente las restricciones adelantando la hora final los viernes en función de los flujos de vehículos que salen de la ciudad para pasar el fin de semana fuera.

    Los vehículos con restricciones

    Los vehículos afectados por las restricciones de tráfico en el área de Barcelona tienen en cuenta las etiquetas ambientales y las exigencias de reducción de emisiones de gases. Así, la norma general es que los coches que no dispongan de etiqueta ambiental resultan afectados a pesar de que el control se lleva a cabo mediante la lectura de la matrícula y no con el adhesivo del distintivo.

    Los coches de gasolina anteriores a Euro 3 y, por tanto, matriculados antes de enero del 2000 no podrán circular por Barcelona en episodios de contaminación en 2019 y de lunes a viernes a partir de 2020.

    Furgonetas y motos afectadas

    Los turismos diésel afectados con los que tienen una homologación anterior a la regulación Euro 4. Eso quiere decir que el veto afecta a los coches diésel matriculados antes de enero de 2006. Asimismo, las furgonetas matriculadas antes del octubre de 1994, con normativa anterior a Euro 1, tampo podrán entrar a la ciudad.

    Además, el veto afecta también a las motos y ciclomotores sin etiqueta y anteriores a Euro 2. Es decir, las motos matriculadas antes de 2003. En la página web del Ayuntamiento de Barcelona dedicada al protocolo anticontaminación se explican más detalles sobre las medidas que afectan a la circulación. En caso de duda respecto a si un vehículo está afectado por las restricciones, el Ayuntamiento de Barcelona dispone de un buscador online que comprueba la situación legal del coche y su clasificación ambiental introduciendo la matrícula.

    Madrid y Barcelona, las dos principales ciudades de España, estrenan en este 2020 nuevas restricciones al tráfico. En la capital del país las medidas entraron en vigor el primer día del año, pero en la capital catalana lo han hecho hoy. Las nuevas normativas, que pretenden reducir la contaminación en ambas urbes —en consonancia con las principales capitales europeas y las peticiones de Bruselas—, afectan a miles de vehículos, sobre todo a los que no tienen distintivo ambiental. Estas son las principales medidas en Madrid y Barcelona:

    Los coches sin pegatina no pueden entrar en Madrid Central

    Madrid estrenó en noviembre de 2018 Madrid Central, un área de tráfico restringido en pleno centro. Las limitaciones para que los automóviles entren en ella son mayores desde el primer día del año, ya que los vehículos sin etiqueta ambiental (los más antiguos) no pueden circular ni aparcar en esta zona. Hasta el 31 de diciembre del año pasado, sin embargo, un automóvil con este tipo de catalogación sí podía pasar o estacionar en Madrid Central si un residente le daba una invitación para ello. Los coches que no tienen etiqueta son los de gasolina matriculados antes del 2000 y los diésel anteriores a 2006. Hay algunas excepciones para esta restricción. Por ejemplo, para los empadronados en el distrito Centro, que pueden seguir aparcando en esta área su coche aunque no tenga distintivo ambiental, para los automóviles que trasladen a personas con movilidad reducida que dispongan de una tarjeta de estacionamiento, para las grúas de remolque o para los vehículos que lleven y recojan a alumnos de escuelas, colegios e institutos ubicados en Madrid Central.

    Tampoco pueden aparcar en la zona SER de Madrid

    La otra novedad importante en la capital del país afecta a la zona del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER), que funciona en la almendra central de la ciudad, es decir, en el interior de la M-30. Los vehículos sin etiqueta podrán circular, pero no aparcar en ninguna zona, ni azul ni verde (esta última es más cara, ya que está pensada para que la usen los residentes). Sí podrán usar los aparcamientos de la zona o estacionar en la calle fuera del horario del SER, esto es, de 21.00 a 9.00 entre semana, el sábado a partir de las 15.00 y los domingos a cualquier hora.

    Barcelona se blinda contra los coches más contaminantes

    La capital catalana ha estrenado este jueves 2 de enero —el día1 fue festivo— la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), un área de 95 kilómetros —20 veces el tamaño de Madrid Central, aunque es menos restrictiva— por la que no pueden circular los coches más contaminantes, los que no tienen etiqueta ambiental de la DGT. Las autoridades estiman que el veto afecta a 85.000 coches y 30.000 motos. Además, la ZBE no solo afecta al término municipal barcelonés, sino que se extiende a L’Hospitalet de Llobregat, Sant Adrià del Besòs y áreas de Esplugues y Cornellà de Llobregat, en el extrarradio de la capital catalana. El veto al coche contaminante, que persigue mejorar la calidad del aire, se aplica solo los días laborables de 7.00 a 20.00 y durante el 2020 solo afecta a coches y motos. Hasta abril no habrá multas, solo avisos. En 2021 se incorporarán a la prohibición de circular sin etiqueta ambiental las furgonetas, camiones y autobuses, es decir, hay una moratoria de un año para este tipo de vehículos.

    ¿Qué coches están exentos de la restricción en la capital catalana?

    Los coches sin etiqueta, a pesar de que no pueden circular con regularidad por la ZBE, sí pueden hacerlo 10 veces al año registrándose en la web zbe.barcelona. El permiso cuesta dos euros. Además, están exentos de la restricción los vehículos de emergencias (cuerpos de seguridad, bomberos, ambulancias), los funerarios o médicos, los de personas con movilidad reducida, los que transportan caudales, las unidades móviles de televisiones y radios, los vehículos con cámaras refrigeradas alimentarias, con laboratorio, antiguas camionetas que sirven comida (foodtrucks), de feriantes, las grúas, hormigoneras y vehículos que son bibliotecas. También están exentos turismos de pacientes que siguen tratamientos médicos o que no pueden utilizar el transporte público (afectados por sensibilidad química múltiple). Eso sí, tienen que registrarse para circular.

    ¿De cuánto son las multas en Madrid y Barcelona?

    Los Ayuntamientos de Madrid y Barcelona castigarán con hasta 500 euros —en los casos más graves— a los conductores que incumplan las nuevas restricciones de tráfico. La capital catalana, que comenzará a multar en abril, impondrá sanciones de 100 euros a los vehículos ligeros sin etiqueta y de 200 cuando entren durante un episodio de contaminación o para vehículos pesados. La sanción llegará a los 500 euros para vehículos pesados en episodio de contaminación. Si a un infractor se le detecta de nuevo pasados 90 minutos, se le volverá a multar. En la capital española, en cambio, la multa por aparcar en una zona SER sin distintivo ambiental será de 90 euros, 45 con pronto pago.

    Ya está en vigor la Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Barcelona, un área de 95 kilómetros cuadrados de restricción de tráfico a los vehículos contaminantes que incluye la capital catalana casi entera y algunas de sus ciudades colindantes. La medida, que tiene como objetivo reducir unos niveles de emisiones de gases –sobre todo de dióxido de nitrógeno– que incumplen los límites fijados por Bruselas, prevé retirar de la circulación unos 50.000 vehículos que entran regularmente en la ciudad. ¿Cuáles? ¿En qué horarios? ¿Con qué supervisión? ¿Con qué excepciones? ¿Qué pasa con los vehículos de empresa? ¿Y con los taxis? ¿Y las emergencias?

    En esta guía resumimos todo lo que hay que saber sobre la Zona de Bajas Emisiones.

    ¿Qué área incluye la medida?

    La Zona de Bajas Emisiones abarca casi toda Barcelona y parte de algunas ciudades metropolitanas. Es básicamente todo lo que queda dentro del perímetro que dibujan la ronda de Dalt y la del Litoral, pero con algunas excepciones. De la capital catalana solo dos zonas quedan excluidas de la prohibición: la parte industrial de la Zona Franca y los barrios de Vallvidrera, Tibidabo y Les Planes, alejados del centro y mal conectados con transporte público.

    Las demás ciudades afectadas son, en su práctica totalidad, l’Hospitalet de Llobregat y Sant Adrià del Besòs. En Cornellà de Llobregat alcanza los barrios de Almeda y Sant Ildefons y en Esplugues de Llobregat, Can Cervera, Can Vidalet y Ca n’Oliveres. Sin embargo, las vías rápidas como las Rondas y la C-31 no se verán afectadas para favorecer la distribución de los vehículos que no vayan a entrar en la ciudad.

    ¿A qué vehículos afectará la normativa?

    Los vehículos que no podrán circular por la Zona de Bajas Emisiones a partir de este 2 de enero –la norma entra en vigor hoy, día 1, pero no se aplica en festivo– son todos aquellos que no cuentan con la etiqueta ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT). Esto incluye a todos los turismos de gasolina matriculados antes del año 2000, a los diésel de antes de 2006, las furgonetas anteriores a 1994 y las motocicletas y ciclomotores anteriores a 2003.

    La medida afecta a unos 115.000 turismos y motos de la zona metropolitana, un 15% del parque circulante, aunque se estima que de entrada sacará de las calles unos 50.000 vehículos de los que entran a la ciudad a diario.

    Infográfico con los coches que no podrán circular por la ZBE y las excepciones y moratorias

    ¿Cuál va a ser el horario de las prohibiciones?

    La prohibición a los vehículos contaminantes no será a todas horas. La Zona de Bajas Emisiones de aplicación entre 7:00h y 20:00h solo en días laborables, con lo que los automóviles y ciclomotores vetados podrán circular de noche y en fin de semana, cuando se considera que el riesgo para la salud es menor. Al ser este 1 de enero festivo, el veto empieza a la práctica el día 2.

    ¿Qué calendario contempla la medida?

    La fecha más importante es este mes de enero, cuando se pone en marcha la restricción en el acceso a los vehículos contaminantes. Con todo, sus efectos puede que no se empiecen a notar hasta abril de este mismo año, puesto que hasta entonces no se multará a los infractores, solo se les enviará cartas con advertencias.

    Otra fecha clave será el 1 de enero de 2021, cuando deberán cumplir también con la medida los vehículos a los que se aplica una moratoria de un año –y que detallaremos a continuación–. Además, existe el compromiso a partir de 2025 de ampliar la restricción en todos los 36 municipios del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), según el compromiso político alcanzado.

    ¿Hay excepciones? Sí, y moratorias de un año

    A medida que se ha ido desarrollando la ordenanza de la Zona de Bajas Emisiones se han incorporado para algunos vehículos tanto excepciones –para las primeras que habrá que solicitar autorización en el registro del AMB– como moratorias.

    Todos los coches sin etiqueta ambiental que quieran entrar tendrán un máximo de diez días al año para hacerlo, previo pago de 2 euros por cada autorización individual. Los vehículos extranjeros, que no están clasificados según criterios de la DGT, deberán registrarse todos abonando una tasa de gestión de 5 euros, tras lo cual se les catalogará como aptos o no aptos de acuerdo con los mismos criterios que los españoles y con las mismas consecuencias.

    Habrá también autorizaciones gratis de dos años para los vehículos de personas de movilidad reducida y para toda una serie de vehículos profesionales como los de servicios de emergencias, vehículos blindados, unidades móviles de radio y televisión, vehículos laboratorio, hormigoneras, grúas o vehículos de ferias.

    Por otro lado, están las moratorias. El AMB ha decretado principalmente dos, ambas de un año. Se podrán acoger a ellas todas las furgonetas, camiones, autocares y vehículos de gran tonelaje de empresas, por un lado, y los vehículos de trabajadores que ingresen menos de 8.000 euros al año y que puedan acreditar que lo necesitan para su empleo.

    ¿Qué pasa con los clásicos? ¿Y con los taxis?

    Los coches y motos considerados clásicos no tendrán ninguna exención, y deberán solicitar como todos los demás autorizaciones individuales para entrar. El AMB argumenta que lo hacen así porque a nivel legal no se puede distinguir entre un vehículo que recibe esta consideración y cualquier otro que sea solamente antiguo.

    Por lo que respecta a los taxis, deberán cumplir también la normativa, algo que ya ocurre en la práctica totalidad de la flota. Solo 8 licencias de las 10.500 existentes no tienen distintivo, según datos del Instituto Metropolitano del Taxi.

    ¿Qué sanciones se impondrán?

    Las sanciones que se impondrán por el incumplimiento de la nueva normativa van de los 100 a los 500 euros, con la posibilidad de incrementarse un 30% adicional si hay reiteración (esto ocurrirá si se detecta un mismo coche circulando por la ciudad 90 minutos después de recibir la primera sanción).

    Las penas serán consideradas leves, con el importe mínimo, en el caso de que el infractor sea una moto, turismo o una furgoneta. Subirán a 200 euros en el caso de los vehículos más pesados. Y si la infracción se da durante un episodio de alta contaminación es cuando podría ascender hasta los 500 euros.

    ¿Hay que llevar visible la etiqueta ambiental?

    No hará falta que los vehículos lleven visible la etiqueta ambiental, porque las comprobaciones se harán cotejando las matrículas. Se hará con 66 cámaras repartidas por Barcelona –se desconoce por ahora cuántas colocarán los demás municipios– y con inspecciones de los policías municipales.

    ¿Y si entro por una urgencia?

    ¿Qué pasa si tengo que acudir a un centro sanitario por una urgencia y solo tengo mi coche viejo? La ordenanza no contempla conceder autorizaciones para usos sobrevenidos, puesto que los trámites en el Registro Metropolitano tardan más tiempo, así que las multas se enviarán igualmente. Eso sí, desde el consistorio aseguran que la persona sancionada tendrá 72 horas para presentar alegaciones con un justificante en el caso de urgencias médicas.

    ¿Tengo ayudas si no puedo usar el coche?

    La alternativa para quienes ya no puedan usar su coche es la red de transporte público del área metropolitana de Barcelona. La principal ayuda para estas personas es la T-Verde, un abono para usar de forma gratuita el metro, el autobús, Cercanías y los Ferrocarriles de la Generalitat. Esta tarjeta puede llegar a durar hasta tres años, pero su usuario se tiene que comprometer a desguazar el vehículo antiguo y a no comprarse otro durante todo ese tiempo. Unas 5.500 personas ya la tienen.

    Desde 2016, la Dirección General de Tráfico clasifica el parque automovilístico en función de su potencial contaminante. Para ello ha creado cinco grupos de coches y cuatro etiquetas que clasifican a cada uno de ellos. El primer grupo engloba a los vehículos sin etiqueta, es decir los más contaminantes, y los cuatro restantes al resto en función de su nivel de emisión de gases. Así, de más a menos contaminantes nos encontramos con los que poseen la etiqueta B (de color amarillo), C (de color verde), ECO (de color verde y azul) y 0 Emisiones (de color azul).

    Si hay un grupo de vehículos que está experimentando un incremento considerable de ventas es el de la etiqueta ECO. Se trata de una categoría de vehículos que engloba a coches híbridos enchufables con autonomía por debajo de los 40 kilómetros, híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas natural -comprimido y licuado- (GNC y GNL) y vehículos propulsados por gas licuado del petróleo (GLP). Son automóviles que se están popularizando especialmente en las grandes ciudades al no tener restringida su circulación en episodios de contaminación ambiental y porque disfrutan de otras ventajas adicionales.

    El distintivo ECO de la DGT es una de las etiquetas más codiciadas por los conductores (SEAT)

    Barcelona y Madrid son pioneras en la restricción al tráfico por motivos medioambientales, pero en un futuro no muy lejano se les unirán otras grandes urbes de España. Estas dos ciudades tienen diseñado un protocolo de actuación mediante el cual los coches sin etiqueta y los de etiqueta B y C tienen prohibida la circulación en episodios de alta contaminación atmosférica por dióxido de nitrógeno (NO2).

    Los vehículos ECO no tienen restricciones en la circulación y cuentan con otras ventajas, como bonificaciones de hasta el 75% en los impuestos de circulación

    En cambio, los vehículos ECO no tienen restringida la circulación y cuentan con otras ventajas como una bonificación de hasta el 75% en el impuesto de circulación en Barcelona y Madrid y el acceso a los carriles bus VAO en las vías de acceso a estas dos ciudades. En la capital española, además, se puede obtener un descuento del 50% en el aparcamiento regulado y en Catalunya rebajas del 30% en los peajes de las autopistas de la Generalitat.

    El mercado ofrece un amplio abanico de marcas y modelos de vehículos con distintivo ECO que los hace muy atractivos para aquellos que estén pensando en la adquisición de un coche de este grupo. Si bien es cierto que el precio de compra de un coche ecológico es superior a sus equivalentes de gasolina y gasoil hay que tener en cuenta que, a la larga, el ahorro diario en combustible y las ventajas que otorga la etiqueta ECO compensa el desembolso.

    Para todos los gustos

    Un segmento de mercado que está en alza es el de los SUV, los vehículos utilitarios deportivos que combinan el pragmatismo de un turismo con la robustez de un todoterreno. En este apartado encontramos coches muy asequibles como el Dacia Duster GLP o el Suzuki Ignis 1.2 SHVS GLX híbrido por menos de 16.000 euros hasta un Mercedes GLE 500 e 4 MATIC híbrido enchufable -el primero que saca al mercado la firma alemana- a partir de 75.000 euros. Entremedio, Seat ofrece la versión bifuel de dos de sus marcas más emblemáticas, León y Arona, que reducen alrededor de un 25% las emisiones de CO2 con respecto a sus homólogos de gasolina y hasta un 75% de NOx respecto a las versiones diésel. En el caso del Seat León TGI, la marca acredita un coste de solo 3,15 euros por cada 100 kilómetros de uso.

    Otros SUV con etiqueta ECO son el Opel Mokka X GLP, un bifuel con mejor comportamiento en ciudad que en carretera, con un precio en torno a los 24.000 euros, y el Toyota RAV 4 Hybrid (gasolina y eléctrico), la quinta generación del pionero de los todocaminos. La firma japonesa propone al usuario elegir entre diferentes modos de conducción, en función de las necesidades y sus preferencias.

    El mercado ofrece un amplio abanico de marcas y modelos de vehículos con distintivo ECO

    En el apartado de los crossovers ECO, también hay variedad de elección. Algunos de los coches más demandados de este tipo son el Kia Niro híbrido HEV, el Ford Mondeo HEV, el Toyota C-HR y el Lexus NX 300h, híbridos eléctricos, o el bifuel Opel Crossland X GLP. Este último, el todocamino más pequeño de la firma alemana, es el más económico, ya que su precio está por debajo de 20.000 euros. Precisamente Opel pone a disposición dos coches urbanos bifuel a gas como son el Corsa GLP y el Adam GLP. De este podemos decir que cuenta con un depósito de gas licuado con capacidad para 35 litros y 500 kilómetros de autonomía. Pero si se utiliza a modo bifuel, también con gasolina, la autonomía es de 1.200 kilómetros.

    Por lo que se refiere a los utilitarios, dos claros ejemplos de coches con etiqueta ECO son el Seat Ibiza 1.0 TGI, un bifuel GNC-gasolina, y el Toyota Yaris, híbrido eléctrico. Entre los compactos destacan el Volkswagen Golf TGI y el Hyundai Ioniq, el primer híbrido de la marca japonesa que se presenta con las versiones híbrido eléctrico e híbrido enchufable.

    Seat es una de las marcas que más apuesta por los coches de gas (SEAT / Getty)

    Como insignia de los monovolúmenes urbanos destaca el Fiat 500 GLP, un bifuel a gas -el combustible alternativo más popular en Europa-, y que es uno de los crossowers más pequeños del fabricante italiano.

    Ahorrar 4.000 euros en la compra

    Ya ha quedado dicho que la compra de un vehículo ecológico resulta más cara que uno de gasolina o diésel, pero existen herramientas que nos harán ahorrar un buen pellizco de este desembolso que al principio parece muy costoso. Carnovo, la plataforma que pone en contacto de forma anónima al usuario con el concesionario, es una de ellas, ya que acredita que a través de su web app se consigue un descuento en torno a los 4.000 euros de media en la adquisición de un coche nuevo.

    Lo primero que hay que hacer es acceder a carnovo.com e introducir en un configurador la marca, el modelo, motorización y acabados del coche que busca. La plataforma remite al usuario en pocos minutos de las cinco mejores ofertas de concesionarios con un ahorro medio de 4.000 euros respecto a los precios de mercado. A partir de ahí, el usuario puede ponerse en contacto de forma anónima, por chat o por teléfono, con el concesionario que le haga la oferta que más le convenza. El cierre de la compra se hace de forma presencial.

    La compra de un vehículo eco suele ser más cara que uno convencional, pero existen herramientas para ahorrar, como Carnovo

    Por lo tanto, a través de Carnovo la compra de un vehículo con etiqueta ECO siempre resulta más beneficiosa. Primero, porque la plataforma ofrece los precios más bajos del mercado y, segundo, porque ahorra al usuario la pérdida de tiempo que supone desplazarse hasta los concesionarios para conocer el precio del vehículo que desea adquirir.

    La etiqueta ‘ECO’ es muy similar a la de ‘Cero emisiones’, lo que te permitirá disfrutar de numerosas ventajas si tienes un coche de estas características.

    La consideración de proteger el medio ambiente se ha convertido en uno de los temas más importantes de nuestro siglo. Por este motivo, los vehículos denominados ‘ECO’ y ‘Cero emisiones’ cuentan con mayores ventajas que el resto de automóviles, pero ¿de qué ventajas hablamos? Te lo explicamos a continuación.

    Etiqueta ECO: coches que la llevan

    El Registro de Vehículos considera ecológicos a los turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de ocho plazas y transporte de mercancías que estén clasificados como híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía inferior a 40 kilómetros, híbridos no enchufables (HEV) y propulsados por gas natural, gas natural comprimido (GNC) y gas licuado del petróleo (GLP).

    En el caso de los coches que utilizan motores de combustión, independientemente de consumir gasolina o diésel, deben cumplir con normativas específicas. En el caso de los motores de gasolina, deben pertenecer al ciclo de homologación Euro 4 como mínimo, mientras que los motores diésel deberán utilizar una homologación Euro 6.

    Podremos diferenciar esta etiqueta de otras por su combinación de colores: el azul y el verde, a partes iguales, son las tonalidades con los que se clasifican a los vehículos ecológicos.

    ¿Tiene tu coche la etiqueta ECO? Compruébalo

    Ventajas de la etiqueta ECO

    La DGT aplicará una “discriminación positiva” para los vehículos catalogados como ecológicos. El respeto por el medio ambiente de estos coches les permitirá beneficiarse de ciertas ventajas fiscales, de aparcamiento o de movilidad en el centro de las grandes ciudades de nuestro país.

    Este tipo de vehículos no se verán afectados por los distintos escenarios para combatir la contaminación. Su acceso y movilidad por el centro de Madrid, por ejemplo, no se verán restringidos en el área denominada ‘Madrid Central’. Además, los usuarios de estos coches obtendrán descuentos de hasta el 50% en las zonas de aparcamiento regulado (SER).

    Otra de las ventajas es la opción de utilizar los carriles BUS-VAO independientemente de la cantidad de pasajeros que estén a bordo del vehículo. Asimismo, estos coches ‘ECO’ gozan de un descuento de hasta el 30% en algunas autopistas de peaje (especialmente en Cataluña).

    Aquellos vehículos que utilicen gas licuado del petróleo (GLP) y gas natural comprimido (GNC) obtendrán descuentos de hasta un 75% en el impuesto de circulación durante los primeros seis años de matriculación.

    Ventajas adicionales de la etiqueta ‘Cero emisiones’

    Los vehículos clasificados como ‘Cero emisiones’ son todos los coches eléctricos de batería (BEV), automóviles eléctricos con autonomía extendida (REEV), híbridos enchufables con una autonomía mínima de 40 kilómetros y vehículos de pila de combustible de hidrógeno. El distintivo de esta categoría se reconoce por una tonalidad azul.

    Además de ofrecer las ventajas que hemos mencionado sobre la etiqueta ‘ECO’, el distintivo de ‘Cero emisiones’ añade todas las siguientes:

    • Aparcamiento gratuito en la zona AREA de Barcelona y SER de Madrid (previa inscripción en la web del ayuntamiento).
    • Exención de pago en los peajes de las autovías catalanas, previa inscripción en EcoviaT.
    • Impuesto de matriculación gratuito y descuento del 75% en el impuesto de circulación.

    Ventajas de un modelo con etiqueta ECO

    • La tecnología híbrida de SEAT utiliza gasolina y Gas Natural Comprimido (GNC), permitiendo recorrer 1.300 Km sin parar a repostar.
    • SEAT apuesta por el respeto al medio ambiente con su tecnología híbrida, que reduce las emisiones CO2 en torno a un 25% y un 87% las de NOx.
    • Estacionamiento en Madrid (SER), con un descuento del 50% gracias a la etiqueta ECO.

    SEAT mantiene su alto compromiso con el medio ambiente con eficientes mecánicas en toda su gama. El máximo exponente ecológico son sus motores propulsados por GNC, con unos niveles de emisiones NOx y CO2 realmente bajos. Además, el León TGI consigue una considerable autonomía total de hasta 1.300 km sin parar a repostar.

    SEAT incorpora la tecnología híbrida de gasolina y GNC, en el Mii Ecofuel y el León TGI -este último disponible en las carrocerías 5 puertas y familiar ST, con cambio manual y automático DSG-. Más adelante, las versiones TGI llegarán a los nuevos SEAT Ibiza y el crossover Arona.

    Asimismo, proporciona grandes ventajas al cliente tanto económicas, por su bajo coste por kilómetro y de mantenimiento, como de circulación en los núcleos urbanos y descuentos para la adquisición del coche y el pago de impuestos en Barcelona y Madrid.

    Ventajas económicas del Gas Natural Comprimido

    La tecnología TGI disponible en los modelos SEAT, se engloba dentro del etiquetado medioambiental ‘ECO’ de la Dirección General de Tráfico, con grandes ventajas para el cliente:

    Ayudas generales:
    • Bonificación de hasta el 75% del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica en Barcelona y Madrid, ayuda que varía en otras Comunidades Autónomas.
    • Exención del pago del impuesto de matriculación.
    • Regalo de tarjeta de combustible de Gas Natural valorada en 200 euros.

    Beneficios en Madrid:
    • Acceso al interior de la M-30 en los episodios de restricciones al tráfico por contaminación.
    • Ahorro del 50% al aparcar en las zonas de estacionamiento regulado de la capital (SER).

    Asimismo, repostar el SEAT León TGI resulta más económico que el resto de opciones, ya que el depósito de GNC se llena por tan sólo 13 euros y, además, el gas produce más energía que otros combustibles, por lo que para recorrer 15.000 km -un año de uso aproximadamente-, el coste del gas necesario es en torno a un 50% menor que la gasolina que requiere el León 1.2 TSI. En términos comparativos, con una inversión de 20 euros, el León puede recorrer 500 km con el motor diésel 1.6 TDI de 115 CV, 355 km con el gasolina 1.2 TSI de 110 CV y hasta 805 km con la versión de GNC, con su motor 1.4 TGI de 110 CV.

    León TGI, dos coches en uno con las virtudes de ambos

    La tecnología híbrida de SEAT es la alternativa más económica, pues a la ventaja antes mencionada, se añade que el precio del 1.4 TGI es igual al León 1.2 TSI de 110 CV, desde 15.150 euros, precio con ofertas comerciales.

    Los modelos de SEAT impulsados a gas natural utilizan dos depósitos distintos, uno para la gasolina que permite recorrer hasta 900 km y otro para el Gas Natural Comprimido ubicado bajo el piso del maletero, con 400 km de autonomía. Los motores TGI siempre utilizan el GNC hasta que se agota, momento a partir del cual emplea la gasolina sin que el conductor perciba cambio alguno, más que la información que se refleja en el ordenador de a bordo.

    Con el SEAT León TGI, el cliente puede recorrer hasta un total de 1.300 km, cambiando de gas a gasolina sin interrupción y entrar en las ciudades sin ningún tipo de restricción, sea cual sea el nivel de contaminación, gracias a la etiqueta ECO que la DGT le otorga por su motor híbrido, además de las muchas ventajas ecológicas y económicas de la tecnología TGI.

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *