Repartidores de costes

  • Infografía: preguntas y respuestas
  • ¿Cómo funcionan los repartidores de costes de calefacción?
  • ¿Cómo miden el consumo?
  • Normativa que obliga a instalar repartidores de costes de calefacción
  • Ventajas de usar repartidores de costes
  • Cómo engañar a un repartidor de costes de calefacción

Los repartidores de costes permiten visualizar el valor de consumo de cada radiador. Estos aparatos se utilizan desde hace más de 80 años fundamentalmente en países europeos. En Europa aproximadamente 30 millones de viviendas están dotadas de este tipo de sistema de reparto de costes de calefacción central, lo que supone un total de 150 millones de dispositivos instalados.

Están formados por: una carcasa, dos sensores, una fuente de alimentación, una pantalla, los elementos de instalación y un precinto. El sello o precinto tiene la misión de proteger la unidad contra manipulaciones no autorizadas. No se puede ni se debe manipular.

Contenidos

¿Cómo funcionan los repartidores de costes de calefacción?

El funcionamiento de los repartidores de costes de calefacción es el siguiente: Uno de los sensores del aparato mide la temperatura que desprende el radiador sobre el que está instalado. El otro sensor mide la temperatura ambiente de la habitación. El repartidor de costes empieza a medir consumos cuando la diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4° C (en verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC).

El repartidor calcula la diferencia de temperatura entre la superficie del radiador sobre el que están instalados y la temperatura ambiente de la habitación en la que se encuentra. Cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado, y por tanto el consumo será mayor.

Transmiten la información de la emisión de cada radiador mediante radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que permite a la empresa encargada de gestionar las mediciones de recoger de forma sencilla y rápida los valores de todos los Repartidores.

Tal y como explican desde AERCCA, Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción, los datos recogidos por el sistema se pueden exportar de manera sencilla a una hoja de cálculo para su posterior incorporación al sistema de facturación.

¿Cómo miden el consumo de calefacción?

El valor de consumo reflejado por el repartidor de costes en su pantalla es un valor adimensional (no son kwh ni ninguna otra unidad física de energía). Lo reflejado en el display del repartidor de costes deberá ser corregido por un coeficiente K.

Cada fabricante de repartidores de costes tiene disponibles una base de datos de radiadores, marcas, fabricantes, características, etc. que son consultados por el profesional para determinar el consumo final de cada radiador.

Los parámetros que recoge el repartidor se emiten y leen vía radio. A éstos parámetros, se le aplican unos factores de tarificación para obtener el consumo real de cada radiador en los términos económicos que se recogen en el recibo. El profesional de la empresa contratada para la medición y reparto de los consumos de calefacción calculará qué precio corresponde a cada vecino según la siguiente fórmula:

Consumo radiador (€) = VC x P

VC – Valor calculado de consumo en cada repartidor

P – Precio de cada unidad consumida de calefacción

Ahora bien… ¿cómo se obtiene el precio de P?

Lo explicaremos a través del siguiente ejemplo que expone AERCCA en su web: Una caldera de calefacción central ha tenido los siguientes gastos para la comunidad: 10.800 €

Los gastos fijos (30% ) de la instalación se reparten por coeficiente a cada vecino.

Los gastos variables (70%, es decir 7.560 €) se repartirán en base al consumo real, siendo éste la suma de los consumos medidos los contadores.

Si por ejemplo, el consumo en calefacción del edificio son 20.000 unidades de calefacción, entonces:

P = 7.560 €/20.000= 0,378 € por unidad de calefacción

¿Qué normativa obliga a instalar repartidores de costes de calefacción?

Directiva europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE obliga a todos los estados miembros a individualizar sus sistemas de calefacción central bien mediante contadores individuales (en el caso de instalaciones de calefacción central en anillo) o bien mediante repartidores de costes y válvulas termostáticas (en el caso de instalaciones de calefacción central en columna). Actualmente esta normativa está pendiente de su transposición al ordenamiento jurídico español aunque su aprobación es inminente ya que ya está presentado el Proyecto de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas centralizadas de edificios.

Ventajas del uso de repartidores de costes para individualizar la calefacción

Según un estudio recientemente publicado por la Universidad de Dresde (Informe Felsmann), tras analizar en más de 3,3 millones de viviendas los efectos de la medición individual de calefacción en el ahorro energético de las viviendas, desde la introducción en el año 1981 de la obligación de la medición individual de los consumos energéticos en edificios de viviendas, tan sólo en Alemania se han ahorrado 350 millones de toneladas de CO2.

La mayoría de las medidas de eficiencia energética tienen periodos de recuperación de la inversión elevados y costes altos por tonelada de CO2. Sin embargo, la medición individual del consumo de calefacción permite alcanzar ahorros de hasta 200 euros por tonelada de CO2. “Ninguna medida de ahorro de las estudiadas es tan rentable como la medición individual de los consumos de calefacción”, dice Felsmann.

  • Muy sencillos de instalar, no requieren obras, se instalan sobre el radiador normalmente mediante simples tornillos de sujeción.
  • Son pequeños y estéticamente agradables, sin cables ni elementos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.
  • Son cómodos. La principales empresas instaladoras y de servicios ofrecen la instalación y el correspondiente servicio de estos dispositivos sin grandes inversiones, por medio de contratos de alquiler.
  • Mayor flexibilidad. Al medir los consumos de forma individual, el usuario podrá elegir la temperatura que desee en cada momento, mediante el uso de válvulas termostáticas en cada radiador.
  • Mayor concienciación en el uso de la calefacción. Esto se traduce en una reducción del consumo. Al ser conscientes del gasto individual de su vivienda, los usuarios se concienciarán y optimizarán el uso de su sistema de calefacción evitando derroches.

Engañar a un repartidor de costes de calefacción

¿Se puede engañar a un repartidor de costes de calefacción? La respuesta es no. Los repartidores de costes cuentan con un precinto de seguridad que impide su manipulación y por tanto, la modificación de los datos que recoge.

5 preguntas frecuentes sobre repartidores de costes de calefacción

En las viviendas de nueva construcción es habitual que cada vecino cuente con un contador independiente de consumo de calefacción, cosa que no ocurre en algunas comunidades de vecinos antiguas. Para lograr individualizar el consumo de la calefacción de los propietarios de estas comunidades la solución pasa por la instalación de repartidores de costes o contadores de energía.

Para ello hay que tener en cuenta el sistema instalado en el edificio de distribución de la calefacción central. Si es en anillo para acometer el proceso de individualización de consumos se pueden instalar los contadores de energía para cada una de las viviendas.

La instalación de repartidores de costes puede generar una serie de dudas, por eso en este artículo intentamos responder a las más frecuentes.

¿Qué es un repartidor de costes?

Los repartidores de costes son unos aparatos de pequeño tamaño que se instalan en cada uno de los radiadores de las viviendas de una comunidad de vecinos que cuente con una instalación en columnas de calefacción central. Su objetivo es individualizar el consumo de calefacción de cada una de las viviendas obteniendo las cifras de consumo energético de las mismas.

¿Puedo convertir la calefacción central en individual con los repartidores de costes?

Sí, pero los repartidores de costes son solo el primer paso. Para individualizar el consumo y lograr el mayor confort térmico posible es necesaria también la instalación de válvulas termostáticas. Las válvulas termostáticas nos permiten regular el caudal que entra por cada uno de los radiadores por lo que con su instalación podremos regular la temperatura de cada estancia y optimizaremos el gasto energético de la vivienda.

¿Qué beneficios tienen?

La instalación de los repartidores de costes tiene muchos beneficios. ¡Toma nota!

  • Ahorro energético. Sí. Según datos del Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) , el ahorro potencial que puede obtenerse en la instalación de calefacción central de un edificio de viviendas con la instalación de un sistema que permita la contabilización individual de la calefacción como son los repartidores de costes es de un 30%. Este ahorro es confirmado también por la Asociación Europea de Repartidores de costes de Calefacción (EVVE) y la Asociación Española de Repartidores de costes de Calefacción (AERCCA).
  • Menos discusiones con tus vecinos. Gracias a los repartidores de costes, las cuentas en tu comunidad se simplificaran y cada vecino pagará por lo que consuma en los costes variables que es donde queda reflejado el consumo individual de cada uno. Los costes fijos de la instalación de calefacción (pérdidas de energía, mantenimiento, consumo eléctrico de la sala de calderas…) se reparten, sin tener en cuenta los consumos individuales, según el criterio que haya establecido cada comunidad de propietarios.
  • Un mayor confort térmico si como mencionábamos en la pregunta anterior, junto a ellos se instalan las válvulas termostáticas para poder regular la temperatura de cada estancia. Se puede elegir la temperatura que queramos sin tener que estar en invierno con la ventana abierta como ocurre debido al excesivo calor de la calefacción central, por no poder seleccionar cada vecino la temperatura deseada.
  • Ayudan a cuidar el medio ambiente gracias a que se evita el despilfarro energético. Nuestro ahorro de energía no solo se traduce en pagar menos, sino que se traduce en una reducción de CO2 que emitimos a la atmósfera.

¿Se pueden manipular los repartidores de costes?

Los repartidores de costes son aparatos pequeños y discretos, que se colocan en la superficie de los radiadores, por lo que están “a mano” dentro de las diferentes estancias de las viviendas. Por eso, y para evitar que por ejemplo, los niños puedan tocarlos y entorpecer el ahorro energético, cuentan con un sistema antimanupulaciones. Son programados por el operario y una vez hecho esto, no es posible que sean manipulados por terceros sin enviar un mensaje de error que alerte de esta manipulación a la empresa que lo gestiona.

¿Quién puede colocarlos?

Los repartidores de costes deben ser instalados por una compañía con experiencia que cuente con técnicos profesionales que estén cualificados para ello. Esto evitará posibles imprevistos y errores en la instalación que a la larga pueden perjudicar a la comunidad de vecinos y entorpecer el ahorro energético.

Si estás pensado en dar el paso y en tu comunidad de vecinos queréis apostar por la individualización de consumo ponte en contacto con nosotros. En Remica contamos con más de tres décadas de experiencia en el sector. Llámanos al 91 396 03 00 ó mándanos un correo y uno de nuestros consultores energéticos se pondrá en contacto con la comunidad para estudiar la opción energética que mejor se adapte a sus necesidades.

Cumpliendo la normativa

Tiempo de lectura: 3 minutos

Como recordaréis, la semana pasada comenzamos a cubrir el candente tema de la calefacción central. Pudimos ver como, al contrario de lo que se piensa, aún no es obligatorio instalar contadores individuales o repartidores de costes No obstante, como ya corroboramos, tarde o temprano sí que lo será. Y conviene estar preparados.

Ya se sabe, más vale prevenir que cuidar.

Para explicar el tema que nos concierne, necesitaremos una pequeña explicación previa sobre la calefacción central.

Existen dos tipos de calefacción central: en columna (izquierda) y en anillo (derecha). La disposición en columna es la más antigua pero también más común en España. En ella, los radiadores de las diferentes viviendas están unidos entre sí de arriba a abajo. Por otro lado, en la disposición en anillo, los radiadores de cada vivienda van por separado y solo existe un único punto de entrada y de salida.

Calefacción centralizada en columna y en anillo. Imagen propiedad de Remica Servicios Energeticos

Para cumplir con los requisitos de la Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE, lo más fácil es instalar un contador a cada vecino. Lamentablemente, eso solo es posible en las instalaciones de calefacción en anillo y, en España, aproximadamente el 60% son en columna.

¿Qué son los repartidores de costes?

Los repartidores de costes son unos dispositivos de medición que se instalan en los radiadores de la vivienda. Cuentan con dos sensores que miden dos temperaturas: la de la superficie del radiador y la de la habitación en la que están. Como su nombre indica, su principal objetivo es el reparto individual del consumo de una instalación central.

Son aparatos inalámbricos de sencilla instalación, compuestos por una carcasa, dos sensores de temperatura, un dispositivo de cálculo, una pantalla, una fuente de alimentación, los elementos de instalación y un precinto. De dimensiones reducidas, su coste es bajo (aproximadamente cuatro veces inferior al de un contador inteligente individual).

Repartidor de costes. Imagen propiedad del portal Ceis.

¿Cómo funcionan?

Los repartidores de costes empiezan a medir el consumo en función de dos condicionantes:

a) Si la diferencia entre la superficie del radiador y la temperatura ambiente es mayor de 4ºC.
b) En función de unas temperaturas tope. En verano, si la temperatura del radiador supera los 40ªC y en invierno si supera los 29ºC.

Es decir, el medidor interpreta que la calefacción está funcionando cuando la diferencia entre el radiador y la habitación es elevada (más de 4 ºC). Cuanto mayor es esta diferencia, mayor es el trabajo del radiador y mayor es el consumo. Por el contrario, cuando la diferencia es menor de 4 ºC, el medidor entiende que el radiador no está funcionando.

¿Cómo se calcula el consumo?

La explicación a este asunto nos la proporciona la AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes):

El consumo de calefacción de cada radiador en euros se calcula siguiendo la siguiente fórmula:

  • Consumo radiador(€) = VC x P

VC – Valor calculado de consumo por cada repartidor
P – Precio de cada unidad consumida de calefacción

El precio de la unidad de calefacción es único para todo el edificio. Podéis ampliar información sobre el precio en la web de AERCCA.

¿Cuánta energía se ahorra?

En España la media de ahorro en energético se sitúa en aproximadamente un 23% por vivienda. No obstante, según los expertos, existe un potencial de ahorro de hasta un 30%. Además, si se complementa a los repartidores con el uso de las válvulas termostáticas, este porcentaje puede ser aún mayor. Es decir, potencial de ahorro sí que existe.

Si deseas saber más sobre calefacción o climatización en general, visita nuestro blog.

Estado actual de la normativa sobre contabilización consumos

En septiembre de 2019 el Ministerio para la Transición Ecológica cerraba el proceso de alegaciones del proyecto de Real Decreto por el que se modifica el RD 1027/2007, de 20 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios. El objeto de la Fase I de modificación del Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios es trasponer, en lo que se refiere a las instalaciones térmicas de los edificios, las obligaciones sustantivas de varias Directivas Europeas que quedan aún pendientes por aplicar en nuestro país.

Uno de los puntos más esperados de la transposición de la Directiva 2018/2002 se encuentra en la contabilización de consumos de calefacción y la obligatoriedad de individualizar esta contabilización en el caso de edificios con calefacciones centralizadas, lo que obligaría a instalar repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas en miles de viviendas.

Sobre este punto, el RD presentado modificaría el artículo 12 punto 4 que resulta de la siguiente forma: “las instalaciones térmicas deben estar equipadas con sistemas de contabilización para que el usuario conozca su consumo de energía, y para permitir el reparto de los gastos de explotación en función del consumo, entre distintos usuarios, cuando la instalación satisfaga la demanda de múltiples consumidores”.

Además, Se modifica la IT 1.2.4.4. aunque haciendo referencia a un Real Decreto que regulará la contabilización de consumos individuales en instalaciones de edificios.

Quedaremos a la espera de conocer el contenido concreto de ese citado RD y sobre todo, su fecha de publicación que obligará a individualizar miles de instalaciones de calefacción central que funcionan en nuestro país.

Por lo tanto, hasta que no se publique y entre en vigor el referido Real Decreto, la instalación de contadores de consumo o repartidores de costes en España es voluntaria. Aunque la obligatoriedad de contabilizar los consumos en instalaciones de calefacción central es inminente, ya que se trata de una norma ya aprobada en Europa.

Artículo patrocinado por Gomez Group. Si quieres saber más sobre repartidores de costes, haz clic en:

Consideraciones sobre la normativa

En nuestro parque edificatorio existen dos tipos de instalaciones de calefacción central: viviendas con circuito de calefacción dispuesto en anillo en las que es posible instalar un contador de energía por cada vivienda e instalaciones con circuito de calefacción dispuesto en columna ( las más antiguas y que representan alrededor de un 60% del total) y en las que, efectivamente, el mejor sistema para el contaje de energía será la instalación de repartidores de costes de calefacción, unos dispositivos de medición del consumo de calefacción que deben ser instalados en cada uno de los radiadores de la vivienda.

En relación a estos dos tipos de instalaciones, el borrador del Proyecto de Real Decreto sobre la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas fija para los titulares de las instalaciones térmicas centralizadas existentes en los edificios, la obligación de instalar contadores individuales que midan el consumo de calor y frío de cada consumidor, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable y excepcionalmente, para el caso de calefacción, y siempre que no sea técnicamente viable el uso de contadores individuales, se impone la obligación de instalar repartidores de costes de calefacción o sistemas alternativos, siempre que esta opción sea económicamente viable.

En líneas generales, los sistemas de control y monitorización de las instalaciones de un edificio conducen mayoritariamente a conseguir importantes ahorros energéticos ya que el objetivo principal de su instalación es que cada usuario sea conocedor de sus consumos y a través de dicho conocimiento, tratar de reducir la emisión de contaminantes y por supuesto, el coste económico de la factura energética pero, antes de su instalación, se recomienda tener en cuenta una serie de consideraciones:

  • La instalación de repartidores de costes debe ser realizada siempre por instaladores habilitados con carné en vigor de instalaciones térmicas (RITE).
  • Será aconsejable que la instalación de repartidores de costes vaya acompañada de válvulas con cabezal termostático como sistema de regulación de las instalaciones de calefacción y otros elementos de control que permitan al usuario regular horarios, temperaturas y en definitiva, controlar su sistema de calefacción.
  • Habrá que tener en cuenta que la rentabilidad de estos tipos de instalaciones dependerá de múltiples factores; zona climática en la que esté ubicada la vivienda, nivel de aislamiento, de la calidad de las instalaciones del edificio y del uso que cada usuario realice.

Hasta el momento, la mayor parte de países europeos ya han traspuesto la Directiva de Eficiencia Energética en Edificios 2012/27/EU, (EPDB – Energy Performance of Buildings Directive) y desde las distintas asociaciones del sector se espera que el nuevo Ejecutivo, en su compromiso de reducir las emisiones de CO2 y promover la eficiencia energética, incorpore la normativa comunitaria cuanto antes al ordenamiento jurídico español para que puedan empezar a ponerse en marcha las medidas necesarias para reducir el consumo de energía en el sector residencial.

Artículo patrocinado por Gomez Group. Si quieres saber más sobre repartidores de costes, haz clic en:

Será obligatorio instalar contadores individuales y repartidores de costes de calefacción

19 de marzo de 2018. Según consta en una propuesta de real decreto elaborada por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, los titulares de instalaciones térmicas centralizadas de edificios podrían estar obligados a instalar contadores individuales o repartidores de costes de calefacción siempre que sea viable técnica y económicamente.

Esta propuesta de real decreto se encuentra actualmente en trámite de audiencia y en periodo de alegaciones hasta el próximo 3 de abril de 2018. Y obedece a la necesidad de transponer el artículo 9 de la Directiva 2012/27/UE, relativa a la eficiencia energética.

La Directiva 2012/27/UE ya se había traspuesto al ordenamiento jurídico español a través de diversas normas, entre otras la Ley 18/2014 de 15 de octubre (aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia) y el Real Decreto 56/2016, de 12 de febrero, por el que se establece el marco normativo en lo relativo a las auditorías energéticas, la acreditación de proveedores de servicios y auditores energéticos y la promoción de la eficiencia del suministro de energía.

Sin embargo, todavía queda pendiente de transponer el artículo 9 de esta directiva, en el que se estipula que “en los edificios de apartamentos y polivalentes con una fuente central de calefacción/refrigeración o abastecidos a partir de una red de calefacción urbana o de una fuente central que abastezca varios edificios, se instalarán también contadores de consumo individuales antes del 31 de diciembre de 2016”.

Por ello, la Comisión Europea hizo llegar el pasado mes de octubre una carta de emplazamiento en la que pedía a España que velara por la correcta trasposición de Directiva 2012/27/UE. Una condición que podría estar cercana a cumplirse de aprobarse próximamente la propuesta de Real Decreto.

¿Por qué es importante contar con un sistema, como los repartidores de costes, que permita individualizar el consumo de calefacción central?

Tal y como se explica en el Proyecto de Real Decreto, la eficiencia energética es un principio vertebrador de la Estrategia de la Unión de la Energía.

Las medidas que promueven la eficiencia energética (como por ejemplo la contabilización individualizada de consumo de calefacción) son altamente rentables y tienen un gran impacto para ahorrar costes, reducir importaciones de energía, mejorar la competitividad y contribuir a la sostenibilidad medioambiental.

Un estudio elaborado por la Universidad de Alcalá para la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA) avala la efectividad de esta medida para ahorrar energía.

Según este estudio, en las viviendas de edificios con calefacción central, la instalación de repartidores de costes de calefacción, acompañada de válvulas termostáticas, permite ahorrar una media de 24,7% de consumo de calefacción. Y, además, se trata de una medida medioambientalmente sostenible ya que contribuye a la reducción de los gases de efecto invernadero, disminuyendo una media de 61 toneladas de CO2 al año.

¿Cómo influye en el usuario final?

Aunque las instalaciones de calefacción centralizada están bastante extendidas en los bloques de pisos, presenta algunas dificultades:

  • No se alcanza un nivel óptimo de confort, ya que no se puede elegir por vivienda cuándo calentarla y a qué temperatura.
  • Además, el consumo energético es elevado, al establecer unas normas generales de calefacción para todos, sin poder optimizar el sistema para adaptarlo a las necesidades individuales de cada familia. Por ejemplo, que se pueda parar la calefacción en las viviendas que permanecen vacías durante un largo periodo de tiempo.
  • Este derroche energético que se produce en las instalaciones, además de un gasto de dinero para las comunidades, también perjudica al medio ambiente ya que a más consumo energético más emisiones de gases contaminantes llegan a la atmósfera.

Por ello, en las instalaciones de calefacción, la determinación de los consumos individuales y globales y su posterior reparto económico entre los usuarios contribuye al ahorro y eficiencia energética del edificio.

De hecho, en edificios de nueva construcción ya es obligatorio que cada usuario disponga de un contador de energía. Sin embargo, el problema existe en edificios de una cierta antigüedad, antes de que se aprobara esta normativa, donde es necesario instalar dispositivos que permitan medir por vivienda el consumo de energía.

¿Qué diferencia un contador de la energía de un repartidor de costes de calefacción?

Existen principalmente dos sistemas de obtención de los datos de consumo para repartir los costes entre usuarios: los contadores de energía térmica y los repartidores de costes.

El primero de ellos mide realmente la energía que consume el sistema de calefacción de cada usuario y el segundo estima la energía que emite el radiador sobre el que está montado.

Instalar uno u otro depende del tipo de instalación:

  • La medición del consumo se realiza mediante un contador de energía en viviendas “en anillo”. En estas instalaciones, las tuberías generales de distribución están dispuestas por plantas y en cada vivienda existe un circuito de calefacción independiente que conecta todos los radiadores y a su vez está conectado con la general del edificio.
  • En cambio, es necesario instalar repartidores de coste en viviendas con sistema de distribución “en columnas”, donde las tuberías están configuradas por columnas verticales, que de abajo arriba conectan los radiadores del edificio sin existir unión entre los distintos radiadores de la vivienda.

Según el actual proyecto de Real Decreto, todos los edificios que no resulten exentos deberán instalar contadores de calorías y, en caso de que eso no sea técnicamente viable (cuando la distribución de la calefacción sea por columnas), deberán instalar repartidores de costes. Ambos (contadores y repartidores) deberán ser de lectura remota.

¿Qué edificios están exentos?

El proyecto de Real Decreto estipula que están excluidos de la obligación de instalar contadores o repartidores de costes los edificios de las zonas climáticas α, A y B, que esencialmente corresponden a las Islas Canarias, Islas Baleares y litoral mediterráneo.

Por su parte, los edificios de las zonas climáticas C, D y E, están obligados a instalar contadores o repartidores de costes salvo que:

  • Cuenten con un sistema de calefacción que no permita la medición (calefacción por radiadores conectados en serie, climatización por aire, transmisores de vapor…)
  • Si aun teniendo un sistema de distribución de calefacción por radiadores la instalación de repartidores de costes/contadores no es rentable.

Entonces, ¿cómo saber si la instalación de contadores o repartidores es rentable?

Cuando se apruebe el Real Decreto, el gobierno dictará una orden ministerial en la que se estipulará el porcentaje de ahorro medio de energía a obtener, y el plazo de amortización, en años, por debajo del cual la iniciativa es rentable económicamente.

En base a estos datos, se calculará el plazo de amortización según la siguiente fórmula

Inversión / (coste energético medio de los últimos 3 años x porcentaje medio de ahorro) – coste anual de lectura y facturación.

Si el plazo de amortización resulta mayor que el que se fije por orden ministerial, el edificio se considerará exento de la obligación. En caso contrario, estará obligado. Y, de no cumplir con esta obligación, las multas serán de entre 1.000 y 10.000 euros.

EL GOBIERNO APLAZA LA OBLIGACION DE INSTALAR LOS CONTADORES INDIVIDUALES DE CALEFACCION

El Gobierno central ha pospuesto ‘sine die’ la aprobación de la normativa que regulará la instalación de contadores individuales en las viviendas de edificios dotados de sistemas de calefacción central, una obligación recogida en la directiva europea de eficiencia energética y que permitirá a cada hogar pagar en función de su consumo real. Esta regulación debería haber sido incluida en la transposición de esta norma comunitaria aprobada en febrero pero, sorprendentemente, el Ejecutivo dejó fuera el articulado referente a este aspecto, lo que ha sumido en la incertidumbre a los hogares afectados, unas 120.000 en el País Vasco, según los cálculos del sector. La mayoría de estas 2.200 comunidades de vecinos están aplazando las obras para adaptarse a Europa a la espera de la aprobación del marco legal que detalle los requisitos a cumplir aunque, paradójicamente, este incumplimiento les expondría a partir del 1 de enero a multas de hasta 10.000 euros.

Fuentes del Ministerio de Energía consultadas por este periódico contestaron lacónicamente que «se sigue evaluando la transposición» del reglamento en lo referido a los contadores individualizados, sin aportar más razones ni dar pistas de cuándo puede estar aprobado. «Otros 15 países europeos tampoco lo han hecho», se justificaron sobre la decisión de eliminar a última hora del borrador del real decreto de eficiencia energética cualquier mención a los repartidores de costes. Pero según han transmitido los responsables ministeriales tanto a las empresas instaladoras como a los administradores de fincas, la razón obedecería a la excepcional situación política que vive España, con un Gobierno en funciones y a la espera de nuevas elecciones.

«Al parecer, el Ejecutivo ha eludido incluir en el reglamento cualquier decisión que supusiera un impacto económico en el usuario final, como es este caso, y ha optado por dejar la medida para el futuro Ejecutivo que salga de las elecciones del 26 de junio», apunta Ignacio Abati, presidente de la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (Aercca). Por esta razón la transposición se hizo parcialmente, limitándose el Ejecutivo a regular aspectos más neutros como los referidos a la realización de auditorías energéticas, acreditación de proveedores de servicios y auditores o medidas de promoción de la eficiencia en los suministros.

Anuncio: El vídeo comenzará en 18 segundos

Sin embargo, lo inesperado de la medida y la falta de explicaciones ha sembrado la inquietud entre las comunidades afectadas que ya daban por hecho que este verano como muy tarde –debido a la necesidad de tener apagada la caldera– iban a tener que acometer las reformas necesarias para adaptarse a la ley. Mientras algunas –unos 8.000 hogares, según Aercca– ya se han puesto las pilas y han realizado el proyecto, los vecinos del grueso de los edificios afectados se mantienen a la espera de conocer el desarrollo del marco legal para meterse en faena.

«Aunque la finalidad de la medida es obtener un ventajoso ahorro energético para cada vecino, en este país estamos acostumbrados a hacer las cosas si nos lo imponen. Así que, como además de suponer una importante inversión económica de momento no hay obligación, la mayoría de las comunidades se están manteniendo a la espera», reconoce la administradora de fincas de Bilbao Ana Landaida, que también es partidaria de aguardar al «desarrollo reglamentario para conocer todos los matices de la normativa, los aspectos legales e incluso las ayudas, si las hubiera».

Sanciones

Dos sistemas

Contador Cada domicilio cuenta con un contador propio, que mide la energía exacta que consume cada familia

Repartidor de costes En los edificios que tienen la distribución del agua de la calefacción mediante columnas verticales la solución es instalar repartidores de costes en cada radiador.

Bombas Debido a que cada familia podrá ajustar la temperatura, muchas comunidades deberán sustituir las bombas actuales por otras de velocidad variable.

En esta misma línea, algunos colegios de administradores de fincas, como el de Madrid, han remitido una circular a sus asociados para que recomienden a sus clientes «no realizar adaptación alguna en sus instalaciones hasta que realmente se sepa cuáles son las razones por las que no se ha transpuesto en su totalidad la directiva europea». También el órgano general de los colegiados ha instado al Gobierno a que «aclare definitivamente» el marco legal ante la inminencia del plazo previsto para aplicar las sanciones, el próximo 1 de enero. Porque, paradójicamente, a pesar de no haber reglamento sí se han aprobado las sanciones que penalizarán su incumplimiento: así, el artículo 80.2C del real decreto de julio de 2014 sobre medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficacia establece multas de entre 1.001 y 10.001 euros para aquellos particulares o comunidades que no cuenten con sistemas de repartición de costes desde esas fechas.

Todas las fuentes consultadas coinciden en que será necesario articular una moratoria o similar para dar tiempo a las comunidades a adaptarse. A no ser que el próximo Gobierno decida dejar definitivamente la medida en el cajón, supuesto que descartan tanto los colegios de administradores como las empresas. «La obligación emana de Europa con lo que, más tarde o más temprano, la ley española deberá adaptarse».

REPARTIDORES DE COSTES DE CALEFACCIÓN: AHORRO DE ENERGÍA

Repartidores de costes de calefacción o contadores de calorías: La directiva 2012/27/UE del parlamento europeo relativa a la eficiencia energética, establece la obligatoriedad de instalar sistemas de imputación de costes para la medición del consumo individual en edificios de viviendas con suministro de calefacción urbana o central comunitaria.

¿Qué son los repartidores de costes de calefacción?

Un repartidor de costes de calefacción es un pequeño equipo digital que se utiliza como método de medición individual para cada radiador.

Deben estar fabricados de acuerdo a la norma UNE-EN 834:1994.

Estos equipos de medida obtienen la temperatura del radiador y la temperatura ambiente de la dependencia donde está situado.

Para que lo entiendas de forma sencilla, un repartidor de costes de calefacción contabiliza cuando:

  • La diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y la del ambiente sea superior a 4ºC.
  • En el caso de que la diferencia de temperatura anterior sea igual o inferior a 4ºC, el repartidor entenderá que el radiador está apagado.
  • Entenderá época estival, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC. (*)
  • Si la temperatura del radiador es superior a 29ºC entenderá que se trata del invierno. (*)

(*) Los repartidores de costes discriminan entre verano e invierno

Pero…realmente ¿qué contabilizan los repartidores de costes de calefacción?

A diferencia de los contadores individuales térmicos que se instalan actualmente, los repartidores de costes no miden energía (kW-h(termicos)), sino un valor adimensional que depende de varios factores correctores, todos ellos definidos en la norma UNE-EN 834:1994.

Repartidor de costes de calefacción con medida adimensional

Los factores correctores:

  • Conforman un factor K que es único para cada tipo de radiador
  • Únicamente son válidos para el repartidor de costes que se instale.

Por lo tanto, es fácil imaginar la enorme cantidad de coeficientes que existen ya que entran en juego muchas variables, como el tamaño de radiador, potencia, número de elementos, caudal, materiales, etc.

Los fabricantes de repartidores de calefacción disponen de una amplia base de datos de modelos de radiadores, para proceder a configurar correctamente los equipos y evitar errores en las mediciones.

¿Por qué se ha pensado en la instalación de repartidores de costes de calefacción?

Hace 30, 40 y 50 años en el caso de España, se ejecutaron numerosas instalaciones centralizadas con un sistema de distribución denominado «por columnas».

Se trata de una distribución de tuberías (montantes) que alimentan a cada radiador de cada planta de la misma vertical.

En la siguiente imagen, se observa de forma gráfica cómo se realiza la distribución por columnas en una instalación centralizada de calefacción:

Distribución de calefacción por columnas (Fuente: Gobierno de Navarra)

En las instalaciones centralizadas de calefacción por columnas, los usuarios no pagan por lo que realmente consumen ya que no existe control alguno del consumo, siendo estos edificios verdaderos derrochadores de energía.

Fijándose en la imagen, os daréis cuenta que la única manera de medir el consumo es instalando equipos individuales en cada radiador.

Por lo tanto, al disponer la instalación de elementos de medición, el usuario actuará de forma muy diferente preocupándose de regular su sistema de calefacción para no consumir más de lo que necesita y, por lo tanto, pagar menos.

¿Se ahorra energía con la instalación de repartidores de calefacción?

Los estudios realizados tanto en España como en Europa en instalaciones que disponen de repartidores de costes de calefacción indican que se obtienen ahorros entre un 20% y un 30%, con 200-300 Euros de media anuales de ahorro por vivienda.

Así mismo, la propia directiva europea añade que el sistema de repartidores de costes de calefacción es beneficioso cuando los clientes cuenten con medios de control de su propio consumo individual.

Y las válvulas termostáticas, son el aliado perfecto en combinación con los repartidores de costes. De hecho, la Directiva Europea así lo recomienda.

Existen también sistemas de radiofrecuencia que permiten regular la temperatura deseada en cada dependencia a través de una pantalla táctil y empleando válvulas termostáticas electrónicas.

¿Cómo se realiza la lectura de los repartidores de costes?

La lectura de los equipos se realiza por una empresa especializada y a distancia (vía radio).

Lectura de repartidores de calefacción vía radio

No será necesario acceder a la vivienda para realizar la medición de los repartidores de costes de calefacción instalados.

¿Qué precio tienen los repartidores de costes de calefacción?

Se pueden realizar dos tipos de contratos:

  • Contrato de venta: En este caso, se realiza la venta de los equipos, quedando en propiedad del propietario. Un valor de referencia, estaría rondando los 30 euros por repartidor, por lo que una vivienda con 6 radiadores deberá realizar una inversión aproximada de 180 euros.
  • Contrato de alquiler: Se instalan los repartidores de costes de calefacción en régimen de alquiler, es decir, el propietario no realiza ninguna inversión. El precio del alquiler dependerá de diversos factores, como el número de viviendas de la comunidad, número de radiadores de la vivienda, etc. Un precio aproximado estaría entre 4,5 y 6 Euros por vivienda.

¿Cómo se calcula el reparto de consumo con repartidores de costes de calefacción?

Como hemos visto anteriormente, los repartidores de costes de calefacción aportan una medición adimensional. Por lo tanto, en la factura aparecerán dos términos:

  • Término fijo que corresponde al 30% de los gastos generales de la instalación como combustible, mantenimiento y consumo eléctrico. Se dividirá en % de participación de cada propiedad
  • Un término variable que corresponde al 70% restante y se repartirán en base al consumo real, siendo éste el sumatorio total de todas las lecturas de repartidores de costes.

Veamos un ejemplo de facturación mensual:

Edificio de viviendas con los siguientes gastos en calefacción central:

  • Combustible: 1.700 €
  • Mantenimiento: 150 €
  • Energía Eléctrica: 100 €
  • Totales: 1.950 €

Se han medido todos los repartidores de costes de calefacción del edificio:

  • Número total de unidades: 10.625 unidades

Medición repartidores de costes de vivienda ejemplo (después de aplicación de coeficientes correctores)

  • Total de unidades vivienda: 450 unidades
  • Cuota Participación Vivienda Ejemplo: 3,50%

Cálculo del término fijo

Cálculo gastos totales fijos de un edificio de viviendas con repartidores de costes de calefacciónGastos fijos de calefacción por vivienda con coeficiente de participación 3,5%

Cálculo del término variable

Total de gastos variables calefacción edificio de viviendasImporte unitario de consumo por vivienda en unidades para repartidores de costesImporte por vivienda con repartidores de costes de calefacción

¿A partir de qué fecha es obligatoria la instalación de reaprtidores de costes de calefacción?

La directiva europea 2012/27/UE establecía que, a partir del 1 de Enero del 2017, los edificios existentes que cuenten con una instalación centralizada térmica, dispondrán de contabilidad individualizada de consumos.

En España, no obstante, se está a la espera de que se realice la transposición parcial de dicha directiva, por lo que, a fecha de Septiembre de 2019 no es obligatoria la instalación de estos dispositivos.

Existe un borrador del Proyecto de Real Decreto, por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas. Lo puedes consultar AQUÍ

Repartidores de coste de calefacción: te interesa

Si bien es cierto que la normativa de individualización de calefacción aprobada por el Parlamento y Consejo Europeo en 2012 tenía que haberse instaurado en España en 2017, aún sigue sin una fecha de formalización definitiva. Por el momento, lo único que sabemos es que el Gobierno anterior lanzó el borrador del proyecto de esta adaptación en abril de 2018 y que lo lógico sería que no se retrasase mucho más, pero lo cierto es que el Gobierno nuevo no se ha dicho nada sobre el tema.

¿Qué dice el borrador?

En este documento se habla de un programa de instalación escalonado que se haría en función del tipo de vivienda y de la zona climática establecida en el CTE (Código Técnico de la Edificación) en la que esté situado el inmueble, de tal forma que el primer plazo finalizaría en diciembre de 2019 y el último en diciembre de 2021.

El texto establece también que la obligación de los usuarios de instalar contadores individuales o repartidores de coste dependerá de si la modificación de las instalaciones resulta técnicamente viable y económicamente rentable. Es por esto por lo que las viviendas ubicadas en las zonas a, A y B estarán exentas de modificar sus instalaciones, al igual que las siguientes instalaciones térmicas:

  • Sistemas de emisión de calor calentando la plaza sin medición posible
  • Sistemas de calefacción equipados con emisores de calor conectados en serie (monotubos en serie)
  • Sistemas de climatización por aire
  • Sistemas de calefacción equipados con transmisores de vapor
  • Dispositivos de calentamiento/enfriamiento equipados con baterías o tubos con aletas, convectores de agua o fan-coils.

Respecto a las zonas C, D y E, el proyecto determina unas fechas límite para evaluar si el coste de la instalación de contadores individuales será rentable económicamente y establece también el plazo máximo hasta cuándo se podrán modificar las instalaciones sin sufrir penalización según el área climática y el número de viviendas por edificio.

¿Cómo se sabrá si es viable y rentable?

Antes de que pasen 6 meses desde la entrada en vigor del Real Decreto, está previsto que el Gobierno publique una Orden Ministerial en la que se establecerá:

  • El porcentaje medio de ahorro de energía que se debería obtener con la instalación de los contadores individuales.
  • El plazo de amortización máximo (en años) para que la instalación se considere rentable económicamente. Si este es mayor que el que establece la Orden Ministerial, los vecinos del edificio estarán exentos de instalar los contadores individuales o repartidores de coste.

En último lugar, queremos recordar que el borrador del Real Decreto no obliga a instalar válvulas termostáticas en los radiadores. Sin embargo, sí dispone que se deban instalar las herramientas para el equilibrado hidráulico de la instalación.

REPARTIDORES DE COSTES DE CALEFACCIÓN de ista

1.2 ¿Cómo y dónde se verifican los repartidores de costes?

El correcto funcionamiento de los repartidores de costes ha sido comprobado exhaustivamente para poder cumplir con la norma europea UNE-EN834:1994. Esa labor de comprobación se realiza mediante ensayos en laboratorios independientes y homologados para estos tipos de ensayos.

La gran mayoría de los fabricantes (>90%) suelen utilizar uno de los laboratorios que existen para eso en Alemania, que es el país donde la legislación es más exigente en cuanto a calidad y fiabilidad. ista también utiliza uno de estos laboratorios independientes, el WTI en Mannheim. De esta forma, se garantiza que los repartidores de costes que no cumplan con la norma no puedan salir al mercado.

1.3 ¿Se calibran los repartidores de costes?

El sistema utilizado por los repartidores de costes es un sistema de proporciones. Los valores registrados en los repartidores de costes de cada radiador indican la cantidad de calor que han consumido los habitantes de un edificio en relación con el consumo del edificio. Por ello, la calibración de los repartidores de costes, del mismo modo que se hace con los contadores de consumos habituales, no es posible debido a que el repartidor no proporciona valores absolutos (por ejemplo Giga Joules, m3 de gas, litros de gasóleo o KWh).

Lo que garantiza que el repartidor de costes mide correctamente son las pruebas realizadas por laboratorios homologados, garantizando el cumplimiento de la norma UNE 834:1994.

2 Lo que tiene que saber y porqué es crítico el proceso de instalación de los repartidores de costes

2.1 ¿Cómo funciona un repartidor de costes de calefacción doprimo®?

Todos los repartidores de costes que se instalen deben estar fabricados de acuerdo con la norma UNE EN 834:1994. De acuerdo con dicha norma europea los repartidores de costes miden dos temperaturas: la de la superficie del radiador y la temperatura ambiente de la habitación donde está instalado. Estas medidas, en el caso de repartidor de costes doprimo® se toman cada 4 minutos. Los repartidores de costes registran la integral de la diferencia de temperatura entre sus dos sensores con relación al tiempo.

2.2 ¿Por qué es crítico el proceso de instalación de un repartidor de costes?

La instalación de repartidores de costes en cada radiador es posiblemente la fase más crítica y la que requiere mayor atención. Una deficiente instalación es la razón más habitual por la que el repartidor mide de forma errónea, con lo que el reparto de los costes de la calefacción puede estar basado en datos de consumo erróneos, y sobre todo, porque una mala instalación es la principal causa de insatisfacción y de reclamaciones del cliente final.

Cada repartidor de costes de calefacción está configurado y parametrizado, en base a lo que dicta la norma UNE-EN-834, en función de pruebas realizadas en laboratorios homologados, y en condiciones estándar de funcionamiento e instalación. Por ejemplo, un repartidor de costes que no está instalado en el sitio exacto del radiador para el que está diseñado, no va a medir bien, o mejor dicho, no va a medir en las condiciones en las que está parametrizado. En general, a un 75% de la altura del radiador y en el centro horizontal del mismo, aunque según el tipo de modelo de radiador a veces se requiere la instalación en otro lugar.

Más información en www.ista.es/repartidores-de-costes

2.3 ¿Qué preguntas tiene que hacer la Comunidad de Vecinos antes de decidirse a elegir un repartidor de costes de calefacción?

Es esencial que en España las cosas se hagan bien desde el principio. Experiencias recientes como Italia o Polonia resultan poco beneficiosas para todos, y generan una gran cantidad de problemas, quejas y reclamaciones entre los vecinos.

Por un lado, es importante que el repartidor de costes haya sido fabricado de acuerdo a los estándares de calidad europeos exigibles. Debe tener marcado CE, que esté fabricado según la norma UNE_EN 834, que tenga certificado de verificación firmado por un laboratorio independiente y homologado, etc. Por otro lado, que el repartidor de costes se instale bien (el 95% de los errores de medición y origen de quejas del vecino son debidos a una instalación deficiente).

Lo que tiene que saber y porqué es crítico el proceso de instalación

¿Qué cuatro preguntas hay que hacer antes de decidir si un repartidor de costes tiene las garantías de calidad suficientes para los vecinos?

1. ¿Los radiadores de uso común en España, constan en la base de datos del fabricante del repartidor de costes?

Lo más importante, desde el punto de vista del producto, es que el fabricante del repartidor de costes aporte una amplia base de datos de radiadores. Además, deberá aportar la información necesaria sobre el comportamiento de su repartidor de costes en cada tipo y modelo de radiador.

Si el fabricante del repartidor de costes no aporta una base de datos suficientemente amplia y el radiador concreto donde se instala no está en dicha base de datos, habrá problemas a la hora de medir. Lo que ha pasado en muchos países de nuestro entorno es que se han instalado repartidores de costes cuyo fabricante proviene de países con otra tipología de radiador (países del este de Europa fundamentalmente), de forma que al instalarlos en España, con radiadores no comunes en aquellos países, no es posible interpretar correctamente las mediciones.

La base de datos de radiadores la construye cada fabricante en base a su experiencia, a lo largo de los años. Cada radiador nuevo debe ser testado. Por eso es tan importante confiar en un fabricante que tenga instalados una gran cantidad de repartidores y en una gran cantidad de países diferentes.

ista tiene presencia en 26 países en el mundo y tiene más de 50 millones de
repartidores instalados, resultando en una base de datos muy amplia alimentado durante su casi 90 años de historia.

2. ¿Se puede instalar éste repartidor de costes en todos los países de la CE, o sólo en algunos? ¿En qué laboratorio independiente y homologado se ha validado este repartidor de costes?

Para la verificación de estos dispositivos existen laboratorios independientes y homologados (casi todos están en Alemania) que son los que los certifican. No valen, por tanto, certificados emitidos y firmado por el propio fabricante. Estos laboratorios, y nadie más, son los encargados de calcular los factores de corrección K que se aplican para calcular los consumos de cada radiador.

Además, no todos los repartidores de costes están autorizados para ser instalados en todos los países de la CE. Por ejemplo, Alemania (país que más experiencia tiene y con mayores requisitos de calidad), no permite instalar algunos repartidores de costes que han sido verificados por ciertos laboratorios.

ista utiliza el laboratorio WTI-Mannheim de Alemania:

  • Laboratorio oficial A2 para repartidores de costes de calefacción
  • Laboratorio oficial reconocido por el estado Alemán.
  • Certificado según DIN EN ISO 9001:2008
  • Laboratorio DIN para repartidores de costes de calefacción. Numero 75.

El repartidor doprimo®de ista está instalado en 26 países de todo el mundo, incluyendo todos los de la CE.

3. ¿En caso de que el radiador esté cubierto por un cubre radiador, etc., se utilizan
repartidores de costes de calefacción (RCC) con sensores externos?

Todos los mayores fabricantes de repartidores de costes utilizan sensores externos en los casos en que el radiador esté cubierto total o parcialmente por cubre radiadores. (ista, Minol, Qundis, Siemens, Techem, Brunata etc.)

Según la norma UNE-EN-834 que regula este tipo de dispositivos, no existe ningún factor de corrección que resuelva los casos en que, por razones estéticas u otras, el radiador esté cubierto. La única solución para medir bien es instalar un sensor externo. No lo duden, en caso de que un vecino no disponga de estos sensores, y quiera reclamar porque no esté de acuerdo con su liquidación, podrá reclamar y tendrá toda la razón. Medir mal puede provocar muchos problemas al administrador y a la comunidad de vecinos.

4. ¿Está Vd., como instalador, homologado por el fabricante de los repartidores?

En lo que se refiere al instalador de los repartidores de costes, es muy importante que sea un instalador autorizado por el fabricante. Sólo en este caso tiene la información necesaria y la responsabilidad de disponer de cursos de formación adecuados para que el instalador garantice, mediante una instalación adecuada, que el repartidor de costes va a medir correctamente.

AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción), en España, valida y verifica que los cursos de formación de los fabricantes cumplan con los mínimos requisitos de calidad.

A diciembre de 2018 ista ya cuenta en España con 165 empresas y 750 de sus instaladores homologados.

Si las respuestas a todas estas preguntas son satisfactorias, el repartidor de costes y su instalador tendrán el sello de calidad AERCCA. Un repartidor de costes de calidad, correctamente instalado, es la mejor forma de evitar quejas y reclamaciones de los vecinos.

2.4 ¿Qué precio tienen los repartidores de costes?

ista, líder mundial y en España de repartidores de costes de calefacción, comercializa a sus clientes, fundamentalmente comunidades de vecinos, los repartidores de costes en dos tipos de contratación:

• Contrato de venta. ista se encarga de suministrar e instalar a sus clientes los repartidores de costes y, si procediera, las válvulas termostáticas, en régimen de venta. Además, ista se puede encargar de tomar la lectura de los consumos de los dispositivos por radio, realizar las correspondientes liquidaciones individuales (normalmente cada dos meses), y garantizar el mantenimiento de todo
el sistema. Los precios de venta de un dispositivo instalado depende siempre del número de radiadores por vivienda, del número de viviendas en la finca, y de la situación geográfica de la finca.

Así, una vivienda media deberá realizar una inversión que amortizará, en la mayoría de los casos, en menos de 18 meses.

• Contrato de alquiler (inversión 0€). ista instala el repartidor de costes en régimen de alquiler, es decir, el usuario no tiene que realizar inversión alguna. Del mismo modo que en el contrato de venta, el precio dependerá del número de radiadores por vivienda, las viviendas que tenga el edificio, la localización del edificio, duración del contrato, y otros factores.

Como valor de referencia, por sólo aproximadamente 4.5 €/mes por vivienda, la comunidad de vecinos puede empezar a ahorrar desde el primer día.

Cada caso es particular y requiere un estudio pormenorizado con el que poderle ofrecer el mejor precio, por lo que si quiere que nos pongamos en contacto con Vd. o desea que le enviemos una oferta.

Consulte su oficina más cercana en www.ista.es/oficinas

3 Instalación de Repartidores de Costes de Calefacción

3.1 ¿La instalación de los repartidores es muy molesta?

No, la instalación es muy simple y se puede tardar entre 5 y 10 minutos en colocar el repartidor de costes Doprimo® en cada radiador. El registro de los datos iniciales con los datos de cada uno de sus radiadores es la parte más importante del proceso y debe hacerse con las máximas garantías de fidelidad para que, posteriormente, no haya ningún tipo de problema. No es necesario ningún tipo de obra.

3.2 ¿Son recomendables los repartidores de costes para todo tipo de instalaciones de calefacción central?

Hay dos tipos de distribución de la calefacción:

– Sistemas en anillo, en los que el agua entra en la vivienda, pasa por todos los radiadores y vuelve a incorporarse al circuito de retorno a la caldera. Tienen una única entrada y salida por cada vivienda.

– Sistemas en columna, en los que el agua circula por todas las viviendas, en columnas verticales de un radiador a otro radiador en otra planta en la misma ubicación.

Para el primer sistema se utilizan normalmente los contadores de calefacción, llamados Sensonic®, que miden el consumo de calefacción en toda la vivienda. Para el segundo sistema se utilizan los repartidores de costes Doprimo® que miden el consumo de cada radiador.

Esquemas de los 2 tipos de distribución para una calefacción central:

La reparticion

La información de la emisión de cada radiador se transmite por radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que permite a la empresa encargada de gestionar las mediciones de recoger de forma sencilla y rápida los valores de todos los Repartidores. Los datos recogidos por el sistema se pueden exportar de manera sencilla a una hoja de cálculo para su posterior incorporación al sistema de facturación.

¿Cómo funcionan los Repartidores de Costes de Calefacción?

Los distribuidores de costes de calefacción constan de una carcasa, dos sensores de temperatura, un dispositivo de cálculo, una pantalla, una fuente de alimentación, los elementos de instalación y un precinto.

El sello o precinto tiene la misión de proteger la unidad contra manipulaciones no autorizadas. Cada distribuidor de costes de calefacción constituye por sí mismo una unidad funcional u operativa. Cada uno de sus componentes individuales deberá fabricarse de conformidad con determinadas tolerancias. De este modo cada una de las piezas o componentes de un modelo en particular de distribuidor de costes de calefacción (tipo, fabricante) deben funcionar de forma idéntica cuando se utiliza con el mismo propósito.
Los distribuidores de costes de calefacción, son aparatos de medición destinados al registro de la integral de temperatura con relación al tiempo.

De acuerdo con la norma EN 834:1994, los distribuidores de costes de calefacción miden dos temperaturas: la de la superficie del radiador y la temperatura ambiente de la habitación donde el radiador está instalado.
La lectura visualizada corresponde al valor de la integral de tiempo de la diferencia de temperatura entre la superficie del radiador y la temperatura ambiente. Así, el medidor entiende que la calefacción está en marcha cuando la diferencia de temperaturas entre el radiador y la habitación es muy elevada, y cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado, y por tanto el consumo será mayor.
Sin embargo, si la diferencia de temperatura ambiente de la habitación con respecto a la del radiador es pequeña (menos de 4ºC), el medidor entenderá que el radiador no está en funcionamiento. Adicionalmente, el medidor diferencia entre verano e invierno, de modo que en verano (desde junio a septiembre), se entiende que la calefacción está en funcionamiento siempre que la temperatura del radiador supere los 40ºC, mientras que en invierno, se entiende que el radiador está en funcionamiento cuando supera los 29ºC.
En resumen y para simplificar, el repartidor de costes empieza a medir consumos cuando:

  1. La diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4° C.
  2. En verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC

La norma UNE-EN-834:1994, además, muestra otras exigencias técnicas y de medición adicionales que tiene que ser respetadas por el dispositivo. El valor de consumo reflejado por el repartidor de costes en su pantalla es, por tanto, un valor adimensional (no son kwh ni ninguna otra unidad física de energía) que debe ser corregido en función de varios coeficientes correctores, todos ellos perfectamente definidos en la mencionada Norma UNE-EN-834:1994.
Por tanto lo reflejado en el display del repartidor de costes deberá ser afectado por un coeficiente K, que tiene a al menos los siguientes componentes:

  • KC – Transferencia de calor de la superficie del radiador al repartidor de costes. Este valor es una característica de diseño del radiador, que aporta el fabricante del mismo, y que son interpretados a su vez por el fabricante del repartidor de costes según tablas de transmisión, tipo de sujeción al radiador, etc. Así, por ejemplo, es distinta la transmisión de calor de un radiador de aluminio o de hierro, la forma de los elementos radiadores, etc.
  • KQ – Mide el rendimiento térmico del radiador, basado fundamentalmente en potencia calorífica del mismo, número de elementos, etc. El factor de tarificación KQ es el valor numérico (adimensional) del rendimiento nominal térmico (en vatios) del radiador. El rendimiento nominal térmico se corresponde al rendimiento térmico de radiador funcionando a una temperatura de entrada, una temperatura de retorno y una temperatura del aire de 90º C, 70º C y 20º C respectivamente en una cámara de pruebas climáticas a una temperatura estable. La temperatura del aire se tiene que medir a 0,75 m por encima del suelo y a una distancia de 1,5 m de la superficie de calentamiento. Si el rendimiento nominal térmico del radiador se estableció para otras condiciones de temperatura, deberá convertirse éste a las condiciones mencionadas anteriormente

Para la determinación de los factores de conversión K cada fabricante de repartidores de costes tiene disponibles una base de datos de radiadores, marcas, fabricantes, características, etc. que son consultados por el instalador para determinar el consumo final de cada radiador.

Repartidores de costes de calefacción: ¿Qué dice la Normativa?

¿Es obligatorio instalar repartidores de costes de calefacción? ¿Qué estipula actualmente la normativa?

Estas son algunas de las preguntas que a día de hoy más dudas sigue suscitando entre los usuarios de calefacción central. Si quieres conocer la respuesta ¡Sigue leyendo!

Repartidores de costes de calefacción: situación actual de la normativa

El Ministerio de Energía, Industria y Agenda Digital hizo público el pasado mes de marzo de 2018 un Proyecto de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios.

Con ello, el Gobierno busca completar la transposición al sistema jurídico español del artículo 9 de la Directiva 2012/27/UE, según el cual, el 1 de enero de 2017 los hogares debían de contar con contadores individuales de calefacción.

A fecha de publicación de este artículo (10 de diciembre de 2019) esa transposición está pendiente de llevarse a cabo.

¿Cuándo instalar repartidores de costes?

En muchos edificios de viviendas con calefacción central no existe un sistema que permita dividir los gastos de calefacción en función del consumo realizado en cada vivienda.

El problema es que no siempre es técnicamente viable instalar contadores de energía. Esto sucede cuando las tuberías de calefacción están organizadas “en columna”, es decir, cuando el radiador de una estancia del primer piso comparte entrada con la misma del piso superior y así sucesivamente.

En estos casos, la solución es instalar repartidores de costes en los radiadores de la vivienda.

Los repartidores de costes de calefacción se utilizan desde hace más de 80 años fundamentalmente en países europeos.

Estos medidores electrónicos se instalan en cada uno de los radiadores de la vivienda siguiendo unas estrictas normas de montaje recogidas en la norma UNE EN 834.

La instalación de repartidores de costes tiene varias ventajas:

  • Son aparatos electrónicos. Las lecturas de consumos se recogen por radio, por lo que no es necesario entrar en la vivienda hasta que se agote la batería, que normalmente tiene una duración de unos 10 años.
  • Instalación sin obras. Se instalan sobre el radiador, normalmente, usando tornillos de sujeción.
  • Son pequeños. No hay cables u otros elementos molestos que puedan afectar a la decoración de la vivienda.
  • Son económicos. Los repartidores de costes son hasta cuatro veces más baratos que instalar contadores de energía.

Beneficios de instalar repartidores de costes

Independientemente de lo que estipule la normativa, instalar repartidores de costes es beneficioso para las personas.

Según estudios realizados por la Asociación Europea de Repartidores de Costes de Calefacción (EVVE), la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), y según recomendaciones del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético), instalar un sistema que permita la contabilización individual de la calefacción puede generar ahorros de hasta un 30%.

¿Buscas un instalador? Que tenga Certificado de Marca N

El Certificado de Marca N de Servicio de medición y reparto de consumos en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) es un certificado de emite AENOR.

Las empresas con esta certificación acreditan la calidad de los equipos de medición, su correcta instalación por parte de personal cualificado y el rigor en la lectura de datos y en el reparto de costes de calefacción y agua caliente sanitaria en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción en las comunidades de propietarios.

¿Hay obligación de instalar contadores individuales de calefacción central?

Existe una cierta confusión sobre si hay obligación o no de instalar contadores individuales de calefacción central. La respuesta es compleja, ya que hay miles de instalaciones distintas. Por eso, en el siguiente artículo trataremos de dar respuesta a las consultas más frecuentes ¡Sigue leyendo!

Beneficios de los contadores

Se trata de una medida que potencia el ahorro energético en los edificios residenciales ya que cada propietario paga en función del consumo que realiza en cada vivienda.

Edificios de nueva construcción

Según la normativa actual (Real Decreto 1751/1998, donde se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios), los edificios de nueva construcción con instalaciones térmicas comunitarias deben disponer de un contador de energía que permita realizar una medición por vivienda de cuál es el consumo de calefacción realizado.

Edificios antiguos

Sin embargo, en edificios de cierta antigüedad, no existe ningún sistema de medición que permita realizar un reparto del consumo en función del consumo realizado.

En estos edificios el gasto se reparte en función de un coeficiente que en muchos casos tiene que ver con el tamaño de las viviendas sin tener en cuenta otros factores, como si la vivienda ha permanecido vacía durante un periodo prolongado de tiempo.

Situación de la normativa

El Ministerio de Energía, Industria y Agenda Digital hizo público el pasado mes de marzo de 2018 un Proyecto de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios.

Con ello, el Gobierno busca completar la transposición al sistema jurídico español el artículo 9 de la Directiva 2012/27/UE, que establecía que el 1 de enero de 2017 los hogares debían de contar con contadores individuales de calefacción.

Es decir, que los legisladores españoles van con retraso en la aplicación de este artículo 9 de la Directiva.

De hecho, este retraso ha provocado que La Comisión Europea haya denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) por no aplicar correctamente todos los requisitos establecidos en la directiva sobre eficiencia energética.

Contadores de energía VS repartidores de coste

Para medir y estimar el consumo de calefacción realizado en viviendas con calefacción central que todavía no se hayan sometido a la individualización, existen dos tipos de dispositivos que pueden utilizarse: repartidores de costes y contadores de energía.

Utilizar uno u otro depende del tipo de instalación de calefacción:

  • Las instalaciones de calefacción en anillo se caracterizan por tener un único punto de entrada y de salida para cada vivienda. Por tanto, en este tipo de instalaciones suele ser viable instalar contadores individuales en la entrada de cada vivienda.
  • Si la instalación es en columna, es decir, el radiador de una estancia del primer piso comparte entrada con la misma del piso superior y así sucesivamente, el uso de contadores de consumo individuales no es técnicamente viable. En este caso, se tendrán que utilizar repartidores de costes de calefacción para medir el consumo de calor de cada radiador.

¿Quién puede hacer la instalación?

Para instalar contadores de energía o repartidores de coste en una comunidad de propietarios con calefacción central es imprescindible acudir a un profesional de confianza, que realice un diagnóstico personalizado de la instalación y que, después, ofrezca la solución técnica más factible.

En Remica, además, disponemos del Certificado Marca N de Servicios de medición y reparto de consumos de AENOR.

Información sin compromiso en el teléfono 91 396 03 03 y en el email [email protected]

¡Hola! ¿Necesitas renovar tu instalación de calefacción y colocar calefacción central con contadores individuales? Hoy verás los beneficios de este sistema: medir el consumo mensual de tu vivienda para ahorrar en facturas energéticas y pagar lo mínimo.

Hoy en día muchos edificios tienen la calefacción central encendida de manera permanente entre Otoño y Primavera. Y eso es un despilfarro.

Si necesitas precios de instalación de calefacción central con radiadores de agua, o calefacción de gas, de gasoil, eléctrica por suelo radiante o aerotermia, puedes pedirlos ahora mismo:

Calefacción central con contadores individuales para propietarios

Hasta ahora, una vivienda con calefacción central y TODOS los radiadores cerrados debía pagar igual que los vecinos que tenían la calefacción encendida todo el día. Y es una injusticia.

Ahora, los contadores individuales y los repartidores de costes de calefacción vienen a solucionar esa situación. Cada propietario sabe exactamente lo que consume, y elige lo que decide gastar.

Motivos para renovar la calefaccion central en edificios antiguos

Las calefacciones centrales en edificios antiguos tienen muchos problemas:

❶ Las personas que viven en los pisos cercanos a la caldera tienen que soportar la calefacción encendida durante los calurosos, y lo compensarán abriendo las ventanas y poniéndose en bañador. No apagan la calefacción, porque ya que la están pagando…

❷ Además la calefacción central suele ocasionar discusiones entre vecinos, porque la temperatura no suele llegar a todos los pisos por igual. Quienes viven en los últimos pisos se quejan de que no les llega el calor. ¡Y lo están pagando! Y se enfadan, con razón.

❸ Lo mismo sucede con los propietarios que no viven en el edificio y tienen sus pisos vacíos. Si tienes tu casa cerrada ¿Porqué tienes que seguir pagando la calefacción?

En resumen, que cada propietario tiene que pagar una cuota -incluida en los gastos comunitarios- independientemente si utiliza la calefacción o no. Porque no se puede medir el consumo individual dentro de cada vivienda

En el siguiente video nos explican claramente cuál es el problema:

Ventajas de calefacción central con contadores individuales

1️⃣ Es la manera más eficiente – y económica- de calentar una casa. Y garantiza el reparto del calor equitativamente según las necesidades de cada propietario

2️⃣ Cada vecino de la comunidad de propietarios paga según lo que consume. Ni más ni menos.

3️⃣ Si dejas la vivienda vacía, puedes cerrar los radiadores para ahorrar energía y dinero en la factura.

4️⃣ Se impulsa el ahorro de energía porque cada vecino sabe lo que está consumiendo, y no despilfarra.

5️⃣ Esto conlleva la emisión de menos CO2 contaminante al medio ambiente.

Y lo más importante ⇒ Disfrutas de una sensación de confort y bienestar que te produce el poder graduar la temperatura a tu gusto.

Debes saber que el 50 % del gasto energético de una vivienda corresponde a los gastos de calefacción.

Al conocer su consumo exacto, cada propietario buscará la manera de consumir menos, regulando la de temperatura de sus radiadores o mejorando el aislamiento térmico de la vivienda.

Una vivienda donde se han hecho reformas para aislar sus paredes y ventanas, evidentemente pagará menos en calefacción.

Cómo funciona la calefacción central con contador individual

El edificio sigue contando con una sala de calderas comunitaria, pero ahora cada propietario puede regular la temperatura de la calefacción de su vivienda.

De esta manera, los gastos se reparten en función del consumo real de cada vecino. Con contadores o repartidores de costes, cada propietario solo pagará en función de su consumo energético ese mes. Puedes apagar el radiador y no consumes.

Dos maneras de determinar el consumo individual de calefacción en una vivienda

El consumo se contabiliza con:

  • Contadores individuales -de calorías- de calefacción ⇒ para instalaciones en anillo
  • Repartidores de costes de calefacción en radiadores ⇒ para instalaciones en columna

Esos aparatos se colocan en los radiadores y nos muestra la energía calorífica que están consumiendo nuestra.

Son como un contador de agua. Si conocemos el consumo, estaremos más concienciados en ahorrar.

En el siguiente video de Aguahorro indican cómo instalar los repartidores de costes en radiadores:

Veamos cuándo usar cada uno de los elementos descritos.

1. Contadores individuales para calefacción central EN ANILLO

Sabemos cómo funciona la calefacción central:

  • La caldera calienta el agua y (normalmente) una bomba hace circular el agua por las tuberías y los radiadores de todos los pisos y luego vuelve a la caldera.

En una calefacción central con distribución en anillo, cada vivienda tiene un circuito de calefacción independiente de las demás viviendas.

Ese circuito recorre todos los radiadores y se conecta en la entrada de la vivienda a la tubería vertical de distribución general del edificio.

Si colocamos contadores individuales de energía -calorímetros- en la entrada de nuestro piso, obtendremos nuestro consumo de energía.

La instalación de este contador de energía térmica es una tarea sencilla, y mide la energía que consume la calefaccion de cada usuario.

Los contadores miden la diferencia de temperatura entre el agua que entra y sale de la vivienda, y a partir de ahí calculan los kWh consumidos de energía térmica.

Por cierto:

  • Si la instalación es en anillo y quieres quitar la calefacción central de la comunidad, los trabajos son más sencillos que si el inmueble dispone de la calefacción por columnas.

La obra a realizar consistirá en instalar calderas individuales -con su contador- en cada vivienda, que se conectarán al circuito de radiadores que transcurra por todas las habitaciones. Así destacar que es altamente recomendable la instalación de calderas de condensación.

2. Repartidores de costes de calefaccion central POR COLUMNAS

Veamos ahora la medición de consumo cuando la red de distribución de la calefacción central es con distribución EN COLUMNAS

En la calefacción central con distribución en columnas no hay una única entrada de tuberías en cada piso -como sucede en la distribución en anillo- sino que los montantes verticales ascienden a través de las viviendas del edificio, conectando los radiadores que estén en la misma vertical.

  • La tubería del radiador del baño del 1ºA también asciende a los baños de los pisos 2ºA, 3º A, etc. En edificios con estas instalaciones es donde más se derrocha calefacción.

La energía de calefacción que consume de cada radiador se comprobará colocando repartidores de costes que medirán la variación de temperatura entre cada radiador y la estancia donde está.

Si el dispositivo detecta una gran diferencia entre la temperatura ambiente y el radiador, entenderá que la calefacción está trabajando a plena potencia.

A) Válvulas termostáticas para radiadores de calefacción central

El funcionamiento de una válvula termostática es sencillo: permite controlar el consumo de calefacción individual en cada radiador.

⇒ No es obligatoria su instalación, pero sí recomendable porque ahorras en la factura.

Instalar una válvula termostática junto a los repartidores de costes te permitirá abrir y cerrar y regular la temperatura de la calefacción a tu gusto.

De esta manera regulas el caudal de entrada de agua caliente y el consumo de Kcal en cada radiador. Así controlas la temperatura en cada habitación. Y reduces tus facturas de calefacción y climatización (hasta un 40%)

B) No olvidarse de las bombas de caudal regulable

Por cierto, al instalar válvulas termostáticas en los radiadores de un edificio hay que colocar una bomba de caudal variable en la sala de calderas.

Si dejamos la bomba de velocidad constante, surgirán problemas por exceso de presión de agua en las tuberías, cuando haya unos radiadores abiertos y otros cerrados.

Esto se traducirá en vibraciones o averías por los distintos encendidos/apagados de los vecinos.

C) El equilibrado hidráulico de la instalación de calefacción

También será necesario realizar un equilibrado hidráulico de la instalación, para garantizar que todos los radiadores reciben el caudal de agua que necesitan.

  • Evitaremos ruidos y vibraciones en las tuberías por la circulación de un caudal de agua excesivo.
  • Y conseguiremos que las válvulas termostáticas funcionen de la manera más eficiente posible.

Precios de la calefacción central con contadores individuales

Un dispositivo contador individual de calefacción no es muy caro, sale por unos 25 – 30 euros por aparato.

En una casa normal con 8 radiadores, la instalación de estos aparatos puede ser salir por unos 200 euros en total.

El aparato tiene un contador digital y un precinto mecánico que salta cuando se manipula.

Si ya queremos modernizar las instalaciones de calefacción del inmueble, la colocación de estos dispositivos y las derramas para modificar la instalación en las zonas comunes puede costar entre 600 euros y 1200 euros por propietario.

La ventaja es que luego ahorras unos 200 euros al año, con lo que recuperas la inversión en pocos años.

A modo de orientación:

  • En grandes edificios antiguos con calefacción central pueden pasar de gastar de 80.000 euros al año en climatización (gran despilfarro energético) a unos 30.000 euros, gracias a un uso más razonable de las instalaciones térmicas.

En resumen, podemos ahorrar hasta un 30 de la energía consumida, y amortizar la inversión en unos 5 años

Y pasaremos de un sistema ineficiente que despilfarra energía a otro sistema con absoluta eficiencia energética.

¿Es obligatorio poner contadores individuales de calefaccion?

La Directiva Europea de Eficiencia Energética 2012/27/UE establece la obligación de instalar contadores individuales o repartidores de costes para conocer el consumo calorífico de edificios con calefacción central.

Es algo que lleva exigiendo años, como método para detener el derroche energético en los edificios. Puedes leer aquí todo el documento.

España es el país con más retraso en la instalación de contadores, muy lejos de los países como Bélgica o Dinamarca donde más del 90% de las viviendas tienen contadores instalados.

  • En España el Real Decreto de Repartidores de Costes de Calefacción todavía no está aprobado, por lo que de momento no hay obligación de poner contadores individuales. El Ministerio de Energía tiene el Decreto todavía en fase de borrador. (Aquí lo puedes ver)

Por cierto, un par de detalles:

1️⃣ Pero en esta Ley expone la obligación de instalar repartidores de costes de calefacción o contadores individuales simepre que sea una opción viable y rentable.

2️⃣ Habrá zonas donde no será rentable hacer esta modificación, como los edificios situados en zonas climáticas calurosas, como el Levante, las islas, la zona del Guadalquivir, etc.

Espero que esta aproximación a la calefacción central con contadores individuales y repartidores de costes haya resultado de tu interés. Los edificios antiguos despilfarran calefacción y derrochan energía, por lo que todo sistema que ayude a mantener una sensación de confort en casa ahorrando menos (en eso consiste la eficiencia energética) será siempre bienvenido. ¡Un saludo, lector!

¿Existe obligación de instalar contadores individuales de calefacción central?

Una de las dudas más frecuentes en edificios de viviendas con calefacción central es si es obligatorio o no instalar contadores individuales, que permitan medir el consumo de calefacción realizado en cada vivienda.

La respuesta no es sencilla ya que* hay múltiples factores como la antigüedad de la edificación o la configuración de la red de tuberías que condicionan esta cuestión.

Imagen: Repartidor de costes de calefacción

*a fecha de publicación de este artículo, 15 de abril de 2019

Es obligatorio en edificios de nueva construcción

El Real Decreto 1751/1998 (norma mediante la cual se aprueba el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios) estipula que los edificios de nueva construcción con instalaciones térmicas comunitarias deben disponer de un contador de energía.

¿Por qué es importante medir el consumo energético que se realiza en cada vivienda? Expertos estiman que se trata de una medida que potencia el ahorro energético en los edificios residenciales, ya que se paga en función del consumo realizado.

Además, es una importante fuente de datos ya que, por ejemplo, si no se mide el consumo energético es imposible identificar si están existiendo ineficiencias que provocan que las viviendas estén consumiendo más energía de la necesaria.

Edificios con calefacción central sin sistema de contabilización de energía

Sin embargo, existen miles de edificios con calefacción central en los que no existe ningún sistema que permita realizar una contabilización individualizada de la calefacción central.

En este tipo de edificaciones, los gastos de calefacción se repartían tradicionalmente entre todos los vecinos, y se pagaba más o menos cuota en función de criterios como los metros cuadrados de la vivienda.

No obstante, se trata de un sistema muy poco preciso de repartir los gastos de calefacción entre los vecinos de una manera equitativa, en función del consumo realizado.

Aunque a fecha de publicación de este artículo todavía no se ha aprobado una ley española que regule la contabilización individualizada de consumos, esta cuestión es una asignatura pendiente ya que el artículo 9 de la Directiva 2012/27/UE establece que el 1 de enero de 2017 los hogares debían de contar con contadores individuales de calefacción.

De hecho, el incumplimiento de esta norma ha provocado que la Comisión Europea haya denunciado a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE) “por no aplicar correctamente todos los requisitos establecidos en la directiva sobre eficiencia energética, en concreto en relación con los contadores individuales de consumo en edificios de apartamentos”.

Soluciones técnicas para instalar contadores individuales de calefacción central

Sea obligatorio o no, es recomendable instalar un sistema de contabilización energética que permita medir el gasto en calefacción, ya que eso potencia el ahorro y la eficiencia energética en el edificio.

Esta es la razón por la que muchas comunidades de propietarios ya se han adelantado y han apostado por realizar el cambio.

Técnicamente, existen dos posibilidades. Optar por una tecnología o por otra depende del tipo de red de distribución del sistema de calefacción:

  • Instalaciones de calefacción “en anillo”. En este tipo de estructura la red de tuberías tiene un único punto de entrada y de salida para cada vivienda, por lo que es factible instalar contadores individuales en cada inmueble.
  • Instalaciones de calefacción central “en columna”. En este tipo de instalaciones, el radiador de la estancia del primer piso comparte entrada con la misma del piso superior y así sucesivamente. Por ello, no es técnicamente viable instalar contadores y se deben usar repartidores de costes de calefacción para medir el consumo de calor de cada radiador.

Fuente: Guía para reducir el gasto en calefacción central manteniendo el confort (Fenercom, 2016)

La diferencia entre los contadores y los repartidores de costes es que, mientras que el contador de energía mide realmente la energía que consume el sistema de calefacción de cada usuario, los repartidores de costes estiman la energía que emite el radiador sobre el que está montado.

Este proceso de “estimación” está perfectamente regulado. De hecho, los repartidores de costes de calefacción se utilizan desde hace más de ocho décadas en varios países europeos. Se instalan en cada uno de los radiadores de la vivienda siguiendo unas estrictas normas de montaje recogidas en la norma UNE EN 834.

Pero además de medir el consumo de calefacción, es conveniente que la instalación de contadores /repartidores de costes se complemente con la colocación de válvulas termostáticas en los radiadores. Así, además de ‘medir’ el consumo, los usuarios pueden regular la temperatura de su hogar para adaptarla a sus necesidades reales de confort.

Para más información sobre instalación y funciones de las válvulas termostáticas, te recomendamos el artículo Válvulas termostáticas: Cinco aspectos imprescindibles que debes saber

Remica, empresa certificada con la Marca N de Servicios de Medición y Reparto de Consumos de AENOR

En Remica no solo contamos con una gran experiencia en la gestión y optimización de instalaciones térmicas. ¡Somos la empresa líder en mantenimiento de instalaciones térmicas central en la Comunidad de Madrid!

Además, nuestros procedimientos siguen los más altos estándares de calidad. Entre otros certificados, disponemos del Certificado Marca N de Servicios de Medición y Reparto de Consumos de AENOR.

Realizamos un estudio personalizado. Consulta sin compromiso a nuestros consultores energéticos en el teléfono 91 396 03 03 y en el email [email protected]

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *