Renault electrico twizy precio

La oferta de autos eléctricos en México aún es poca. Dentro de ese puñado de modelos disponibles en nuestro país, el más barato —»barato»— es el Renault Twizy, un simpático biplaza con el que la firma francesa propone una solución de movilidad. ¿Vale la pena? Te lo presentamos a través de 7 curiosidades.

¿Es un coche o una moto?

No es ni uno ni otro. Euro NCAP lo cataloga como un cuadriciclo pesado, pero en México fue homologado como coche —se matricula igual que cualquier otro auto. Yo lo defino como una moto techada; los pasajeros, de hecho, viajan en la misma configuración de una motocicleta: uno atrás del otro.

En fotografías, el Twizy luce mucho más grande de lo que en realidad es: mide 2.33 m a lo largo y tan solo 1.45 m a lo alto. Tiene un motor eléctrico de 20 hp y 42 lb-pie, alimentado por una batería de sólo 6.1 kWh. Según la marca, su autonomía es de 100 kilómetros por carga.

Caben dos personas, en serio

El Renault Twizy aprovecha muy bien el espacio. A pesar del tamaño, el asiento delantero acomoda bien incluso a conductores altos; atrás es un poco más complicado porque debes viajar con las piernas algo abiertas para poder colocar los pies a los costados.

Dos personas pueden viajar en el Renault Twizy. Uno viaja atrás del otro.

Algo muy curioso de este auto son las puertas. Abren a manera de tijera —como Lamborghini— y la pieza negra en la parte baja es de un plástico transparente que permite ver el piso mientras vas conduciendo. Lo menos acertado es que, incluso con ventanas y puertas cerradas, queda un hueco a través del cual se puede meter la lluvia o agua de charcos si otros autos te salpican.

¿Cómo lo abro y cómo lo cierro?

Debo confesar que la primera vez que llegué a casa, estuve 10 minutos dentro del coche intentando averiguar cómo abrirlo. No tuve suerte buscando en Google. Cuando me di por vencido, jalé la palanca, empujé la puerta y la subí con fuerza… y sí, ése es el modo correcto. Poco práctico porque antes debes zafar el marco de la ventana.

Un dato curioso es que el Renault Twizy no tenía ventanas cuando se lanzó en 2012. No tardaron en darse cuenta que era mala idea. Las ventanas que lleva son de hule y se cierran a través de una cremallera.

Así es la experiencia de conducirlo

Conducir un Twizy es una experiencia muy curiosa. No tiene medallón, no tiene espejo retrovisor central y el auto es tan pequeño, que hasta los carriles más estrechos te quedan enormes. Una bendición en embotellamientos. Como podrás imaginar, todo mundo te va mirando con curiosidad.

Si alguna vez te has subido a una moto, sabrás a lo que me refiero cuando digo que cualquier irregularidad del asfalto se siente al manejar un Twizy. El auto es un tanto saltón, pero al final es un modelo mucho más orientado a uso urbano; su velocidad máxima es de 80 km/h, suficiente para vías rápidas, pero yo lo recomiendo más para calles.

Estacionarlo es una delicia porque cabe en cualquier espacio. Olvida los 2.33 metros que mide de largo; te puedes estacionar en batería entre dos autos estacionados en paralelo. A lo ancho, el Twizy mide sólo 1.23 metros de ancho.

¿Qué incluye el equipamiento?

Como lo dije al principio, el Twizy es como una moto. No puedes esperar demasiado equipamiento. Vamos a encontrar reproductor de música con dos bocinas, entrada USB compatible con dispositivos de Apple, conexión Bluetooth, manos libres, velocímetro digital —con pantalla monocromática—, toma de corriente de 12 V, sensor de reversa y claxon. Y hago énfasis en el claxon porque suena como videojuego de 8 bits.

La seguridad del Renault Twizy

Una pregunta muy recurrente acerca del Renault Twizy es qué tan seguro es. Euro NCAP lo tuvo en sus manos y considera estable la estructura del coche, sin embargo, un auto de este tamaño no puede hacer milagros. La prueba de choque arrojó resultados pobres en protección para cuello, rodilla y fémur en impacto frontal, y lesiones serias en cabeza para impactos laterales. Obtuvo dos estrellas de cinco.

El equipamiento de seguridad que incluye en Renault Twizy es bolsa de aire frontal, cinturón de seguridad de cuatro puntos para el conductor y de tres puntos para el pasajero.

El precio es de $319,300

El Renault Twizy cuesta tanto como un Captur. La tecnología eléctrica es costosa, sin embargo, no veo a un cliente particular comprándose un Twizy para utilizarlo como coche de todos los días, aun cuando sus trayectos sean sólo en ciudad.

El Twizy me parece una solución muy intersante para negocios: transporte de seguridad en un estacionamiento, movimiento de huéspedes en un hotel, traslados dentro de una fábrica —existe una versión cargo, de hecho. Es 100% deducible de impuestos.

Ver galería completa » Renault Twizy (prueba) (12 fotos)

En Motorpasión México aceptamos vehículos de prueba sólo con fines editoriales. No aceptamos contenido patrocinado a menos que sea claramente especificado como tal. Para más información, consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Renault Twizy

Renault presenta el Twizy como un biplaza seguro y confortable, eléctrico, abierto, energético, divertido, audaz y con un diseño totalmente innovador.

Con algunos de los adjetivos se puede estar a favor o en contra, pero de lo que no hay duda es de que sus formas son de las que hacen girar el cuello para verlo bien a su paso.

El Renault Twizy es un cuadriciclo biplaza de configuración 1+1 pensado para la ciudad por sus reducidas dimensiones. Atento a lo que dice Renault: «Levántate, extiende los brazos, no necesitas más espacio para aparcar un Twizy».

Presentado como un Concept Car futurista

La primera vez que vimos al Renault Twizy fue en el Salón de Frankfurt de 2009. Entonces no era más que un concept de tintes futuristas que tardó cerca de dos años en convertirse en un modelo producción.

El Twizy llegó como una de las primeras incursiones de Renault en el mundo de la electromovilidad creando debate entre si debería ser considerado un coche o una moto (en un primer momento no tenía ventanillas, se introdujeron como elemento opcional meses después).

Sus datos principales: 2,33 metros de longitud, 1.19 metros de ancho, 1.46 metros de alto, cien por cien eléctrico y autonomía de 100 kms.

Es, por tanto, más pequeño que un Smart ForTwo y no tiene apenas elementos de confort (ni calefacción, ni aire acondicionado) ni de asistencia a la conducción (como opción se puede montar un asistente de aparcamiento).

Lo que sí admite son varias opciones de personalización que van desde el diseño de las llantas (todas de 13 pulgadas), hasta los ya mencionados cristales para las puertas.

En la lista de accesorios figuran también la funda de protección, una manta impermeable, la bolsa de transporte que se instala en el asiento del pasajero y la red organizadora del maletero.

Dos versiones a elegir

El Renault Twizy se comercializa en dos versiones: la normal se conduce con carné tipo B, mientras que el Twizy 45 no requiere permiso de conducir y se pueden utilizar a partir de los 15 años.

La gran diferencia entre ambas es la velocidad máxima que alcanza cada una. La más rápida llega a 80 km/hm, mientras que la que se puede manejar sin carné de conducir no pasa de 45 km/h.

Batería en alquiler o compra

Renault ofrece el Twizy con batería en alquiler, con varias opciones en función de los kilómetros y la duración prevista de la suscripción. El compromiso de la marca es que la batería estará siempre en perfecto estado de funcionamiento y con una capacidad de carga siempre superior al 75% de la capacidad inicial.

Al alquilar la batería, Renault ofrece un servicio de asistencia 24 horas y 365 días al año. Cubre tanto las averías del cuadriciclo, como las del motor y las de la batería. También garantiza asistencia y remolcaje hasta el punto de carga seleccionado, en un límite de 80 kms.

El alquiler no es la única opción, también hay posibilidad de compra.

Tiempos de carga

En cuanto a su carga el Twizy necesita hasta 3,30 horas para una recarga completa y 3 horas para alcanzar el 80% de capacidad.

Dispone de serie de un cable integrado en la zona delantera con tres metros de largo, que podrá ser usado con una toma estándar de 220v y 10A.

Precios

La lista de precios del Renault Twizy se conforma en función de la opción elegida para la adquisición de la batería:

  • Renault Twizy Life con batería el alquiler: desde 7.525 euros
  • Renault Twizy Cargo con batería en alquiler: desde 9.495 euros
  • Renault Twizy Life con batería en propiedad: desde 11.855 euros
  • Renault Twizy Cargo con batería en propiedad: desde 13.825 euros

El Renault Twizy es un cuadriciclo eléctrico disponible en versión cuadriciclo ligero, con velocidad máxima de 45 km/h, y cuadriciclo pesado, con velocidad máxima de 80 km/h, con varios acabados diferentes. Es un vehículo eléctrico pensado principalmente para una sola persona (aunque tenga dos plazas en tándem) y desplazamientos cortos, sobre todo por ciudad, algo así como un producto a medio camino entre una moto y un coche. Se fabrica en Valladolid.

El Renault Twizy tuvo un buen comienzo, de hecho en pocos meses en el 2012 se convirtió en el vehículo eléctrico más vendido de Europa. La cifra de ventas en España también era esperanzadora, en 2012 se matricularon 932 unidades en total. Sin embargo las ventas del Twizy se han frenado mucho.

En 2013 las ventas han caído a la tercera parte

Si en 2012 se habían vendido en total 9.020 unidades, casi todas en Europa, en 2013 solo se vendieron 3.025 unidades, prácticamente la tercera parte que el año anterior. En España la situación es aún peor: el descenso de las ventas se ha notado todavía más, de las 932 unidades de 2012 se ha pasado a solo 193 unidades en 2013, una bajada del 79,3%.

De hecho con tal desplome el título de vehículo eléctrico más vendido en Europa le duró poco. Ahora mismo lo tiene el coche eléctrico Nissan LEAF, con casi 20.000 unidades, y también ostenta el título de más vendido en el mundo, con más de 100.000 unidades vendidas a nivel mundial.

¿Qué le ha pasado entonces al Renault Twizy? Parece que después del efecto novedad y de las reservas de aquellos interesados que estuvieron esperando por él, no ha terminado de cuajar en el mercado. Ya habíamos dicho alguna que otra vez, que el Twizy era una apuesta no carente de cierto riesgo porque estamos muy acostumbrados a los coches, pero no a los cuadriciclos.

Es cierto que es un producto muy interesante pensado para las ciudades del presente y del futuro, cada vez más densas, atestadas de coches, con problemas para moverse y aparcar, por las que nos movemos la mayor parte de las veces solos, y donde necesitamos consumir menos energía y dejar de contaminar el aire.

No en vano varias marcas se animaron a proponer soluciones de movilidad personal para la ciudad al estilo del Twizy: baste recordar el Audi Urban Concept, el Volpe Zagato, el Opel RAK Concept o el Honda Microcommuter. Parecía que el Twizy había sentado las bases de un nuevo segmento. ¿Ha sido demasiado pronto?

Su diseño peculiar, su velocidad limitada, y su austeridad y ausencia de ciertas comodidades que nos parecen básicas hoy en día, como la calefacción o el aire acondicionado, entre otras, parecen no poder ser compensadas por su conducción sincera, directa, ágil y divertida, ni por su asequible precio.

De hecho no olvidemos que la versión más básica del Renault Twizy, Urban 45, está disponible por 7.220 euros, y considerando los 1.800 euros de las ayudas a la compra del Estado, se quedaría en 5.420 euros (más 52 euros al mes de alquiler de baterías). Pues parece que ni con esas.

La versión más alta de gama, Technic, que alcanza los 80 km/h, equipada con las semipuertas y con el kit de ventanillas, dos opciones muy demandadas, se pone en 9.681 euros, y tiene derecho a 2.200 euros de ayudas a la compra del Estado, con lo que se quedaría en 7.481 euros (más la cuota mensual de las baterías).

Supongo que este precio parece ya un poco caro a los compradores, para el vehículo del que hablamos, y puede también que el alquiler de batería no guste mucho tampoco, sobre todo porque hace que el coste por kilómetro ya no sea tan interesante, aunque recargarlo de noche sea muy barato. Habrá incluso quien mirando solo el precio de compra, dentro del grupo Renault, se fije en un coche como el Dacia Sancero, que con el Plan Pive está disponible desde 6.300 euros (claro que luego la gasolina no es que la regalen).

¿Estará en apuros la pequeña factoría Z.E. de Renault en Valladolid? ¿Se podrá tirar del mercado exterior para animar las ventas de este pequeño vehículo eléctrico (y me refiero a más allá de Europa)? ¿Será cuestión de esperar? ¿Vosotros qué opináis?

En Motorpasión Futuro | Renault Twizy Cargo, la versión para reparto

El Renault Twizy no es un coche; es un cuadriciclo. La diferencia es importante porque en ella radica el que la marca francesa haya podido homologar un vehículo así. El concepto en sí mismo es algo bastante fácil de explicar, aunque después, en la práctica, aparecen algunas sombras que no se entienden del todo. El Renault Twizy es un vehículo de 2,33 metros de longitud, 100% eléctrico, biplaza y con una autonomía de unos cien kilómetros. Es más pequeño que un Smart Fortwo y algo más grande que un scooter. Disponible en dos versiones (de 5 y 13CV), sus baterías de ion-litio se recargan a la red en solo tres horas. El modelo francés parece proteger bien (las puertas solo se ofrecen en opción), pero la realidad es que el agua, el frío y el viento se cuelan en el habitáculo sin demasiada oposición. A todo esto hay que añadir que, si ya es incómodo conducir así, la ausencia total de ayudas electrónicas hace que llevar el nuevo Renault por asfalto mojado se convierta en un ejercicio tan divertido como delicado y a prueba de sustos. En el aspecto práctico, el Renault Twizy ofrece alguna sombra más: no hay climatización (es un sistema que gasta mucha energía y por eso se ha decidido prescindir de él) y tampoco radio propia, ya que la única música que puedes escuchar es la que emita el iPod o smartphone vía Bluetooth. No lleva frenos antibloqueo (ABS), ni ningún sistema de estabilización, por lo que todo queda en manos de la sensibilidad para regular un pedal de freno bastante duro y con el que se puede provocar que las ruedas delanteras se bloqueen. Al menos del motor no hay queja, ya que acelera con suficiencia y mueve bien al Twizy.

El futurista Reanult Twizy dispone de ventanillas tras su paso por el Salón de París. La casa automovilística francesa presentó en la muestra parisina una solución desmontable y sencilla para cerrar la parte superior de las puertas del Twizy y así parapetarse de los rigores del invierno. El sistema está formado por dos partes, un soporte de metal rígido que se acopla a la puerta y una ventana transparente y flexible, que se sujeta a marco mediante una cremallera cuyos cierres, además de permitir el acceso al vehículo, también harán posible la apertura o el cierre de las protecciones laterales dependiendo de la temperatura exterior. Con el fin de democratizar un poco más el uso del Twizy, Renault ha lanzado el Renault Twizy Cargo, una versión comercial que ofrece la posibilidad de transporte requerida por pequeñas empresas que necesitan de un vehículo puntualmente para entregar objetos o mensajería a sus clientes o proveedores. Un pequeño y práctico vehículo pensado para las empresas modernas de las ciudades del mañana, donde la preocupación por el medio ambiente y al sostenibilidad forman parte de la filosofía de la compañía. Renault busca la funcionalidad total en el Twizy Cargo. Para ello le dota de un maletero independiente con una capacidad de 180 litros y una carga de hasta 75 kilogramos. El acceso se efectúa por la parte posterior del vehículo a través de una puerta, que tiene una apertura de hasta 90 grados. La plaza posterior del Twizy se suprime en esta versión, mientras que la del conductor se mantiene igual.

El Renault Twizy Cargo ha sido desarrollado por ‘Renault Tech’ y ‘Renault Sport Technologies’. Se fabricará en la factoría de Valladolid y cuenta con dos versiones definidas por su velocidad máxima: 45 y 80 km/h. La autonomía prevista del Twizy Cargo ronda los 80 kilómetros con una conducción ecológica y poco más de cincuenta si las condiciones de uso son extremas. El nuevo vehículo comercial de Renault ofrece numerosas opciones de personalización en distintos detalles: retrovisores exteriores, techo, puertas, embellecedores o llantas de aleación. Por otro lado, el Renault Twizy se ofrece en varios acabados diferentes: ‘Life’, ‘Intens’ y ‘Cargo’. Está disponible con tan solo dos motorizaciones eléctricas, un propulsor con 5CV y otro con 13CV, los cuales ofrecen, además, una velocidad máxima de 45 y 80 km/h, respectivamente. El aspecto de la personalización forma parte ahora del Twizy. Por ello, en Renault han diseñado y creado una serie de accesorios opcionales para mejorar la habitabilidad del pequeño urbanita eléctrico. Destacan las ventanillas de plástico desmontables antes mencionadas, las llantas de aleación diamantadas de 13 pulgadas disponibles en cuatro colores, la ayuda al aparcamiento trasero, la alarma antirrobo, un alzador para niños de más de cuatro años, una redecilla de organización para portar pequeños objetos, otra bolsa de organización con una capacidad de 50 litros, manta para conductor y pasajero, faldillas delanteras para los guardabarros y un kit manos libres audio Bluetooth.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *