Reciclar capsulas de cafe

La importancia de reciclar las cápsulas de café para el Medio Ambiente

Quiero reciclar las cápsulas de café Dolce Gusto, ¿por dónde empiezo?

El proceso de reciclaje empieza en tu hogar, cuando ya has saboreado una deliciosa taza recién hecha y tienes una cápsula vacía a la que quieres darle una segunda oportunidad. Entonces te surge la duda: ¿dónde se tiran las cápsulas de café?

La respuesta depende del tipo de cápsula que hayas utilizado. Por ejemplo, si quieres reciclar cápsulas Dolce Gusto, a grandes rasgos debes saber que las cápsulas de té, chocolate, leche y café con leche se tratan como un envase o plástico reciclable y se pueden juntar con el resto de residuos del contenedor amarillo . Sin embargo, para reciclar las cápsulas de café NESCAFÉ® Dolce Gusto®, es decir, aquellas variedades que solo contienen café como los Ristrettos o Espressos, el proceso de reciclaje empieza en los puntos verdes fijos o móviles de tu territorio.

Primer paso: separar y depositar las cápsulas

Una vez hayas degustado tu café, el primer paso para reciclar tus cápsulas de café de plástico es separarlas del resto de residuos, ya que debemos tratarlas como un residuo especial. Sólo tendrás que seguir los siguientes pasos:

  • Acumula tus cápsulas de café. Una vez hayas disfrutado de tus cafés favoritos, recoge las cápsulas vacías para llevarlas al punto de recogida.

  • Busca el punto verde más cercano a tu casa dentro de los más de 1440 disponibles. Averigua dónde tirar las cápsulas de café indicando tu código postal y población (no disponible en la Comunidad de Madrid), allí te aparecerá el listado de los puntos fijos y móviles más cercanos a tu hogar y la distancia que tienes hasta ellos. Para obtener más información sobre días y horarios de recogida consulta la página web de tu ayuntamiento. Actualmente seguimos trabajando para ampliar la red de puntos limpios por todo el territorio español.

  • Trae tus cápsulas ¡forma parte de nuestro plan de reciclaje! El circuito ya está en marcha, gracias a tu colaboración estas cápsulas tendrán una nueva vida útil.

Segundo paso: recogida y tratamiento

Acabada tu labor, ahora nos toca a nosotros y seguramente aún te preguntes ¿dónde se reciclan las capsulas de café? Las cápsulas pasan de los puntos de recogida a una planta de reciclaje que separa mecánicamente sus partes.

  • Las cápsulas de café utilizadas se dividen en diferentes partes según su composición: las plásticas se trituran y se tratan, las de aluminio se depositan con otros metales y el café se reutiliza junto con otros compuestos orgánicos.

Tercer paso: resultados del reciclaje

El procesado de la cápsula da lugar a varios elementos reciclados que, además de darle una segunda vida, permiten cuidar el medio ambiente y reducir los desperdicios.

  • Abono de alta calidad. Aprovechamos los restos de café que quedan en las cápsulas para hacer compost. Este abono es muy valorado por el sector agrícola.

  • Mobiliario urbano. La planta de reciclaje tritura los restos de plástico de las cápsulas y después de un tratamiento específico se convierten en una pasta, con la que es posible hacer bancos, papeleras, pilonas, etc. Ya existen bancos en las fábricas de Nestlé España realizados con estas técnicas, y en otros lugares como el monasterio de Poblet en Tarragona. Próximamente los ciudadanos de Barcelona podrán sentarse en estos bancos gracias a una donación que se ha hecho al Ayuntamiento de la ciudad condal.

Los más curiosos podéis ver el vídeo de José Luis Gallego , divulgador medioambiental, donde se detalla todo el proceso de nuestro Plan de reciclaje. Nos preocupa el medio ambiente y la sostenibilidad igual que a ti, por eso nos comprometemos a luchar por tener un planeta mejor.

Ahora que ya has visto todo lo que conseguimos al reciclar las capsulas de café de plástico, no te pierdas nuestra sección de Manualidades – DIY , un rincón lleno de ideas para reciclar tus cápsulas mientras das rienda suelta a tu creatividad. ¡Ya no hay excusa!

Tomar un café de cápsulas monodosis quizás no tenga esa cremosidad del clásico espresso, ni el toque bohemio de las viejas cafeteras italianas. Pero es cómodo, rápido, y la amplia variedad de sabores y tostados hacen que los más sibaritas puedan cambiar de gusto cada día.

Estas pequeñas cápsulas, sin embargo, tienen un problema: sus materiales no son biodegradables. Cada cápsula de seis gramos de café requiere otros tres gramos de envoltorio, que en su mayoría son aluminio y plástico que no se recicla, o que se tira en el contenedor equivocado. Y eso sin contar el cartón o plástico del envase que las resguarda.

El segundo producto más consumido del mundo

El café es el segundo producto que más se consume en el mundo, por detrás del petróleo. Según el banco cooperativo Rabobank, la venta de cápsulas ha crecido un 26% en la última década, y ha superado ocho veces al resto de modalidades de preparación de este producto. Un estudio de Kantar Worldpanel calcula que en pocos años más, el café monodosis superará al molido y el soluble. ¿Y dónde van la mayoría de estas cápsulas? A la basura.

Una de las productoras de envases biodegradables, Halo, calcula que cada minuto se tiran 13.500 cápsulas de aluminio y plástico al cubo de residuos, o sea que en un año, hay más de 7 mil millones de cápsulas que tardarán al menos un siglo en reciclarse en forma natural. Dicen los amantes de las estadísticas que si se colocan una al lado de la otra, estos pequeños envases podrían dar la vuelta al mundo 14 veces.

data-youtube-vid>

El impacto ecológico es tan grande que hasta John Sylvan, el creador de las monodosis K-cup –el modelo más popular en Estados Unidos- se arrepiente de su invento. “Yo ya no las uso, son muy caras”, dijo, y en tono apocalíptico, afirmó a la revista The Atlantic “no importa lo que digan los fabricantes, las cápsulas no se pueden reciclar”.

España, entre las líderes del consumo de cápsulas

España es el tercer país del mundo con más consumidores de cápsulas de café, sólo por detrás de EEUU e Italia, y el despacho de estas pequeñas unidades ha superado en cantidad al café que se sirve en los bares y restaurantes.

Consecuencias colaterales

En España hay más de 1,5 millones de personas que cada día toman dos o tres cafés monodosis, lo que también ha acarreado mayores gastos en aras de la comodidad

Ya hay más de 1,5 millones de personas que cada día toman dos o tres cafés monodosis, lo que también ha acarreado mayores gastos en aras de la comodidad: de comprar paquetes de medio kilo a cinco o seis euros (11 o 12 euros por kilo), se ha pasado a las cápsulas que incrementa el precio del kilo a 50 euros.

El reciclaje incorrecto

Un problema de este tipo de producto es que los consumidores lo recicla de forma incorrecta. Las regulaciones no lo considera como un envase, y no debe tirarse en el contenedor amarillo. Si alguna persona trata de vaciar el café y tirar la cápsula de aluminio, siempre quedarán restos orgánicos.

Nespresso, la principal compañía mundial de venta de monodosis, cuenta con más de 900 puntos donde los clientes pueden acercar las cápsulas usadas. En todo el mundo cuentan con 14.000 centros, y los portavoces de la empresa dicen que para el 2020 esperan tener la capacidad para reciclar el 100% de su producción.

Pero no todas las personas tienen tiempo o conciencia para acercarse al punto de reciclaje: se calcula que sólo una de cada cinco se preocupa en recolectarlos y entregarlos.

La alternativa de las cápsulas bio

Una solución al problema ecológico puede venir de la mano de las cápsulas biodegradables. Una de las empresas que las ha lanzado al mercado es Cafés Novell, cuyas monodosis son compatibles con las máquinas Nespresso. La empresa catalana quiere aprovechar la corriente de conciencia ecológica de muchos consumidores y aspiran a vender 500.000 unidades al año, de unas cápsulas que se pueden desintegrar entre uno y tres meses.

Materiales

El secreto está en el plástico biodegradable con que se fabrican las monodosis. Se trata de Ecovio, un material creado por Basf producido en base a un poliéster llamado Ecoflex

El secreto está en el plástico biodegradable con que se fabrican las monodosis. Se trata de Ecovio, un material creado por Basf producido en base a un poliéster llamado Ecoflex (también desarrollado por la multinacional germana) y el biopolímero PLA, elaborado con almidón de maíz.

Un papel reciclable recubre la parte exterior de la cápsula, y en su interior se encuentra este tipo de plástico biodegradable. Además, la estructura se unifica con un adhesivo compostable llamado Epotal Eco, otra creación de Basf. De esta manera, se evita –como las demás cápsulas- que la humedad, el oxígeno o la luz perjudiquen al producto.

cafe (halo.coffee / halo.coffee)

Más marcas en el mercado

Otra marca que presenta sus cápsulas biodegradables es Café Ético, la filial de Ethical Coffee Company, fundada por el ex director general de Nespresso Jean-Paul Galliard, en 2008. Precisamente, las cosas con su antigua empresa no terminaron bien y la compañía de Nestlé les hizo juicio por la patente de sus famosas cápsulas, demanda que el gigante de la alimentación perdió y dio alas a esta nueva empresa de presentar cápsulas ecológicas y vender café de productoras englobadas en el comercio justo.

Estas cápsulas se fabrican “a base de fibras vegetales de procedencia 100% biológica”, informa la empresa, y asegura que en seis meses se degrada gracias a un sistema de compost industrial. Al momento de tirarlo, hay que arrojarlo al cubo de basura orgánica.

Iniciativas

Hay compañías que fabrican cápsulas “a base de fibras vegetales de procedencia 100% biológica”, asegurando que en seis meses se degradan gracias a un sistema de compost industrial

Cabú Cofee es otra empresa que pretende conquistar el mercado con sus cápsulas biodegradables, que se pueden desechar en los contenedores orgánicos, y sus modelos son compatibles para las máquinas de Nespresso y Dolce Gusto.

La avanzada ecológica contra las tradicionales cápsulas va en paralelo a la expansión de este sistema. En Hamburgo, su gobierno municipal ha prohibido la compra de máquinas y cápsulas en todas las dependencias de la administración pública –entre otras medidas de consumo sostenible-. Quizás con la llegada de estas nuevas cápsulas los funcionarios de esta ciudad del norte de Alemania puedan volver a tomar un café monodosis en una pausa de su trabajo.

data-youtube-vid>

Reciclaje de las cápsulas de café en Donostia

En la sociedad actual cada vez son mas los desperdicios y desechos que se tiran a la basura y no disponen de una segunda vida. Las cápsulas de café son un producto en auge, estas cápsulas provocan un grave problema a nivel medioambiental, tal y como explicamos en nuestro articulo “Problema del reciclado de las cápsulas de café“.

Intentando dar una solución a este grave problema en el contexto del cambio climático, Ekogras con la participación y el apoyo tanto de Lavazza como de Euskovazza, del Departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral de Guipúzcoa y del ayuntamiento de la ciudad de San Sebastián, presentan el Proyecto Kafea. El proyecto se basa en el reciclaje para las cápsulas de café. Además, el proyecto planifica analizar las posibilidades de valorización de las cápsulas de plástico y aluminio, en una materia prima de primera categoría para la fabricación de contenedores de reciclaje de cápsulas y productos de mercantiles para los clientes de Lavazza y otros productos que se podrían comercializar.

Actores del Proyecto.

Ekogras.

Ekogras es una empresa cuya actividad es la recogida, el transporte, la gestión y la venta de aceites vegetales usados. Nació como respuesta a la demanda del sector hostelero, que necesitaba gestionar de forma adecuada este residuo. Esta especialización y dedicación continuada ha permitido que hoy en día sea un referente en el sector del reciclaje de aceites alimentarios usados.

Ekogras fundamenta su modelo de negocio entorno al aceite usado y otros residuos, como el poso de café o las cápsulas de café, creando soluciones a medida para la ciudadanía, facilitando el acceso al reciclaje de dichos productos.

Lavazza.

Lavazza es una empresa italiana centenaria que comenzó su historia en 1895, cuando Luigi Lavazza abrió la primera tienda de Lavazza en Turín, rodeado de sacos de café de diferentes orígenes que usaba para crear sus mezclas de café.

El grupo Lavazza está formado por unas 30 empresas gestionadas directa o indirectamente por la empresa matriz Luigi Lavazza S.p.A., con sede en Turín. Las filiales extranjeras directas se ocupan principalmente de la distribución y comercialización de los productos y las máquinas de café.

Lavazza es una empresa reconocida internacionalmente por ser la empresa referente en el mundo de la Alta Gastronomía que muestra un interés grande a la preservación del medio ambiente y a la diminución de su impacto ambiental a nivel mundial. Euskovazza, filial del grupo Lavazza España, inicio el proyecto de recogida de cápsulas de café con la empresa Ekogras.

Euskovazza.

Euskovazza es una empresa vasca especializada en café, que da servicio a los diferentes sectores de mercado (oficinas, grandes empresas, hostelería y hogares) con más de 20 años de experiencia en el sector de la distribución y servicio para empresas, oficinas y canal hostelería.
Como empresa comprometida socialmente y con el medio ambiente inició el proyecto de recogida de cápsulas de café con la empresa Ekogras comenzando un sistema de recogida no solo con las cápsulas, sino también con los posos del café, lo que ha permitido que se desarrolle el proyecto de reciclaje de las cápsulas de
café.

Departamento de medio ambiente y obras hidráulicas de la diputación foral de Guipúzcoa.

Avanzar hacia una economía verde es la obligación ética y de solidaridad que se ha impuesto desde el Departamento de Medio Ambiente. No sólo para salvaguardar el futuro del planeta sino también como una oportunidad económica de futuro, de crecimiento y de empleo. Para ello, buscan constantemente las buenas prácticas, las sinergias y la cooperación entre empresas e instituciones.

El primer objetivo del departamento de medio ambiente es dar una respuesta integral a la gestión de los residuos urbanos basada en la resolución del Parlamento europeo del 9 de julio de 2015 sobre uso eficiente de los recursos o economía circular. La gestión de los residuos exige una acción integral que comienza antes de la generación de los mismos y que no acaba con el reciclaje, sino cuando se ha sido capaz de aprovechar el producto obtenido.
Por ello, desde el Departamento de Medio Ambiente aseguraran el cumplimiento de la jerarquía de residuos establecida en las directivas europeas y que consiste en prevención, reutilización, reciclaje y valoración energética.

El reciclaje y la valorización de las cápsulas es una medida necesaria porque las cápsulas que se encuentran en el contenedor de reciclaje obstruyan el proceso de reciclaje de las instalaciones. Necesitamos desarrollar una nueva solución de reciclaje, dedicada a las cápsulas mismas.

La ciudad de Donostia y su población.

Donostia es una ciudad dinámica, joven, que vive fundamentalmente del turismo que visita la ciudad, así como de su comercio. Es una ciudad que cuenta con turismo de muchos tipos, de sol y playa, turismo cultural, turismo deportivo, pero también es una ciudad que tiene en la banca una importante actividad económica. Además Donostia siempre ha sido pionera en tema de reciclaje y de valorización de los residuos urbanos.
Donostia cuenta con una población de más de 185,000 personas, de los cuales más de la mitad son adultos y, por lo tanto, consumidores potenciales de cápsulas de café. El ayuntamiento de Donostia presenta un interés grande a desarrollar un proyecto piloto en 3 barrios seleccionados de su ciudad. Los resultados obtenidos permitirán a los actores del proyecto de analizar los datos sobre los hogares participantes, las toneladas recogidas en 6
cada barrio, la calidad de los residuos recogidos. De hecho, el proyecto piloto de Donostia se podrá replicar en otras zonas de la ciudad según los resultados obtenidos.

El proyecto Kafea.

El objetivo principal del proyecto Kafea – Reciclaje de cápsulas domesticas en Donostia es proporcionar una solución de reciclaje de las cápsulas mono dosis a la población de la ciudad
de Donostia. Ekogras propone aprovechar su ruta de recogida de aceite, para agregar un sistema de recogida de cápsulas para la recuperación y el reciclado de las cápsulas mono dosis de café
que generamos al nivel domestico. Esperamos crear una ruta sostenible y una tecnología nueva para la revalorización de las cápsulas mono dosis, teniendo en cuenta el ciclo de vida de los productos para que las soluciones encontradas formen parte de la economía circular de nuestra región. Además planificamos proporcionar a los ciudadanos consumidores de cápsulas en Donostia,
un contenedor domestico para guardar las cápsulas usadas y así facilitar su transporte hasta el contenedor de reciclaje yuxtapuesto a los contenedores de aceite usado.

Para el proyecto se aprovechará la red logística que utiliza Ekogras para la recogida de aceite. Se han seleccionado dos barrios de Donostia para llevar a cabo el proyecto, el barrio de Altza y el de Intxaurrondo. Con 12 y 14 contenedores respectivamente.

Se utilizará dos tipos de contenedores:

  • Contenedor Público: Un “buzón” de recogida de cápsulas que se colocará al lado de los contenedores de recogida de aceite vegetal que actualmente se reparten por la ciudad de Donostia.
  • Bote de casa: Se ha proyectado la creación de un pequeño bote, con el que los usuario podrán almacenar las cápsulas de café para su posterior recogida.

Los producto Kafea.

1. Las setas.

Mezclados con aserrín, restos de levadura o paja, el poso de café es un excelente sustrato para el cultivo de setas ostras. Las setas ostras pueden venir en 3 variedades diferentes: rosa, amarilla y gris.

En el proyecto Kafea se trabaja en la concepción de un nuevo kit de autocultivo de setas en casa con un sustrato hecho a base de poso de café.

El sustrato es completamente biológico, así como el micelio que contiene.

Los niños y los adultos podrán cultivar sus propias setas en casa.

Gracias a la recogida de posos de café de los restaurantes y cafés asociados, y en asociación con la empresa guipuzcoana Euskovazza, Ekogras ofrece una manera divertida y amigable de cultivar sus propias setas ostras en casa!

Ekogras lanzará su nuevo kit de autocultivo de setas ostras en septiembre. Tendremos venta online en el sitio web Kafeaproject, así que socios en el país vasco que participarán vendiendo las cajas de setas en sus tiendas, restaurantes y cafés.

El cultivo de las setas en casa madura en 2 o 3 semanas, echándole agua todos los días.

La caja del kit es totalmente reciclable: el sustrato puede servir de abono en sus plantas y la caja de cartón se puede degradar en su compost.

¡Bienvenido en la aventura de la economía circular!

2. El abono (en proceso de investigacion).

Los posos de café son respetuosos con el medio ambiente. El poso de café actúa como fertilizante para nuestras plantas. De hecho, gracias a su importante contenido de nutrientes (potasio y magnesio, asimilados directamente por la planta, así como por otros elementos que se recuperarán más adelante como el fósforo y el cobre), el poso de café se puede echar regularmente en su jardín para enriquecerlo.

Los posos de café también se pueden usar como repelente contra los insectos devoradores de plantas y vegetales.

Finalmente, mezclado con el compostaje, permite una actividad biológica más importante y lo degradará más rápidamente: recuperará un caldo de cultivo de calidad.

3. Las briquetas y los pellets (En proceso de investigación).

El uso de los posos de café para la conformación de pellets o briquetas ha sido estudiado en numerosas ocasiones debido a que los posos de café presentan un valor energético elevado, aproximadamente un 20% más de poder calorífico (PC) que los de madera.

Mezclados con serrín de madera, o simplemente secados y comprimidos, el poso de café tiene un potencial de calentamiento extraordinario, que está 20% más alto que el de la madera. Sin embargo, continuamos poniéndolo en la basura en lugar de utilizarlo como energía no contaminante. Su balance carbón es neutral debido a su origen natural y el CO2 que rechaza durante su combustión es el mismo que el obtenido por la planta durante su crecimiento.

4. El plástico de las cápsulas de café.

Con el proyecto esperamos transformar los materiales residuales de las cápsulas de café en varios subproductos para poder valorar un máximo de cápsulas, y así evitar que terminen en el vertedero. Esperamos obtener materias primas (aluminio, plástico y poso de café molido) bien separadas para facilitar su uso.

Con las cápsulas de plástico planeamos ofrecer productos mercantiles, dedicada a los clientes de Euskovazza que utilizan máquinas LAVAZZA BLUE. Por lo tanto, las cápsulas de plástico cerrarían el bucle y se utilizarían nuevamente como parte del sistema LAVAZZA BLUE.

5. Filamento para impresión 3D.

La revolución de las impresoras 3D se desarrolla en todos los sectores. El componente esencial para la impresión 3D es el filamento de plástico que se funde cuando la impresora realiza idas y vueltas para formar un objeto. La compañía 3R3D, ubicada en Irún, se especializa en la creación de filamentos a base de una mezcla de materiales reciclados (madera, acero, plástico, etc.). 3R3D desarrolló un filamento que contenga entre hasta unos 20% de posos de café reciclados.

Las impresoras 3D pueden imprimir todo tipo de productos, desde un jarrón decorativo, hasta un signo de empresa, hasta artículos promocionales.

En la pagina web de la Diputación Foral de Gipuzkoa tienes más información y la nota de prensa sobre el reciclaje de las cápsulas monodosis de café.

Conclusión.

El tema del reciclado de cápsulas es un problema global, el aumento del consumo de café en este formato nos obliga a tomar conciencia de la importancia del reciclado de estos materiales.

Con este proyecto, gracias a Ekograss, Lavazza Euskovazza, al ayuntamiento, la ciudad de Donostia y al departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral de Guipúzcoa se tiene una gran oportunidad de realizar un proyecto innovador en toda Europa que dotará de una segunda vida a todos estos productos.

Las cápsulas se pueden reciclar fácilmente, en un proceso de ahorro de energía y de materia prima, promoviendo un enfoque de economía circular.
¡El futuro de las cápsulas se juega en Donostia!

Descubre todo lo que te ofrece la tienda Nespresso de Zielo

Nespresso cafeteras

En la tienda Nespresso tienes la opción de elegir diferentes cafeteras que se adapten a tus cocinas y al estilo que sigue tu hogar. Además, dependiendo del uso que le des y del tipo de café del que quieras disfrutar, puedes elegir entre una máquina de café u otra. Te enseñamos tres tipos de cafeteras que te encantarán y que ofrecen diferentes estilos y servicios.

La primera de ellas es una de las más clásicas, Krups Inissia Ruby Roja, con ajustes de hasta 2 tamaños de taza (espresso y lungo) y con apagado automático. Una máquina compacta y ligera que puedes adquirir en diferentes tamaños (39,90€). Si quieres una máquina más completa, pero con un estilo muy similar, puedes hacerte con esta cafetera Nespresso DeLonghi Essenza Plus para prepararte Espresso, un Lungo, un Americano o incluso un té (119,90€).

Si quieres hacerte con una versión mucho más profesional para las cocinas más modernas, nos gusta esta versión Nespresso Expert Off Negra Krups. Te ofrece un nivel de configuración versátil con cuatro tamaños de tazas, además del nuevo Nespresso americano de café largo pero más suave (219,90€). ¿Te animas a hacerte con una para tu cocina?

Puntos de reciclaje de cápsulas | Nespresso ™

Además, Nespresso se convertirá en la primera empresa que utilizará aluminio de origen responsable, suministrado por Rio Tinto, para producir sus cápsulas de café. El uso de aluminio certificado por la Iniciativa para la Gestión del Aluminio (ASI) es un paso importante para reducir el impacto que produce el segundo metal base más utilizado del planeta. ASI establece estándares para promover la protección de la biodiversidad, el respeto por los derechos de los pueblos indígenas, la gestión del agua y las emisiones bajas en carbono durante la producción del aluminio.

Nuestro compromiso por la sostenibilidad y defensa por el aprovechamiento pleno de los residuos nos ha llevado a buscar las mejores soluciones de reciclaje y de reutilización del aluminio para darle una segunda vida al material con el que trabajamos. Incluso apostamos por aprovechar los restos de café de las cápsulas usadas para enriquecer compost y destinarlo a fines agrícolas. Un compost que utilizamos para cosechar arroz solidario. Gracias a esta acción, desde 2011 Nespresso dona anualmente 100 toneladas de arroz a Banco de Alimentos.

A pesar de que los índices de reciclaje están mejorando gracias al esfuerzo colectivo de toda la sociedad, lo cierto es que, en nuestro país, a nivel general, todavía hay mucho camino por recorrer en la gestión de residuos.

Además, el consumidor manifiesta cierta confusión sobre cómo separar correctamente o sobre la reciclabilidad de ciertos residuos. Por ejemplo, parte de los consumidores desconocen que las cápsulas de café de aluminio son reciclables.

En algunos países, como en Alemania, Suecia, Finlandia o en muchos puntos de Francia, los consumidores pueden recurrir al contenedor amarillo para depositar envases de aluminio ligero. En Alemania, desde 1993 el SIG de Envases y Embalajes alemán admite cápsulas de aluminio y las recicla en sus plantas de selección de envases.

Mientras esta realidad llega, desde 2009 contamos con un sistema propio de recolección y reciclaje, único y pionero en el mercado. Nespresso seguirá invirtiendo constantemente en iniciativas de sostenibilidad, buscando expandir las opciones de reciclaje y comunicándonos constantemente con nuestros clientes de todo el mundo para animarles a reciclar.

Así, hemos instalado cerca de 1.650 puntos de reciclaje a lo largo del territorio para que los clientes pueden reciclar sus cápsulas usadas, Estos puntos, que continuamente buscamos ampliar, están ubicados en boutiques Nespresso, grandes superficies donde se pueden adquirir máquinas Nespresso y en puntos municipales de recogida de residuos con los que la compañía colabora, como Barcelona, Madrid, Vizcaya, Sevilla o Valencia, entre otras. Nuestros consumidores pueden encontrar el punto de reciclaje más cercano aquí.

Seis de la mañana: despertador, ducha y café. Una cápsula a la máquina y listo en medio minuto. Cada vez son más los que tienen en casa, para el desayuno o cualquier otro momento del día, cafeteras con el sistema de monodosis, rápido, limpio y cómodo para el usuario. ¿Todo ventajas? No para el medio ambiente. Las cápsulas son un desperdicio que con los métodos tradicionales para hacer café no se genera. Ante esta problemática y a petición de los clientes con conciencia ecológica, las marcas están desarrollando mecanismos para minimizar el impacto ambiental. Unas han optado por investigar y desarrollar materiales biodegradables, otras por crear redes de reciclaje propias, todavía poco desarrolladas pero en expansión.

Las cápsulas de café no son consideradas envases según la Ley de envases y Residuos. “Esto se debe a que la capsula es indivisible del producto que contienen. Por este motivo, no entra dentro de la cadena de reciclaje de envases como las botellas, latas o bricks que se depositan en el contenedor amarillo sino que tiene que hacerse por otras vías”, confirman desde Ecoembes. Por eso, algunas compañías han puesto en marcha programas de recogida y reciclaje de este producto. Es el caso de Nespresso y Dolce Gusto, ambas de Nestlé.

Desde febrero de 2011, se empezaron a instalar en Barcelona puntos limpios para reciclar cápsulas Dolce Gusto. Todavía hay pocos contenedores en la geografía española, en torno a 150, la mayoría en la capital catalana, Bilbao, Valencia y Sevilla. “Es un proceso creciente, nuestro plan es que haya en Madrid a finales de este año o principios del que viene”, explica Carles Monsó, representante de la marca. Esta es, de momento, la única vía para que los usuarios puedan retornar los envases usados y es una práctica que todavía necesita de recorrido tanto por parte de la compañía, desarrollando más su red de recogida, como de los usuarios.

En este sentido, Nespresso le lleva ventaja. Empezó su programa de reciclaje en diciembre de 2009 y ya cuenta con 770 puntos de recogida en España, entre ellos sus 36 tiendas, a las que los clientes pueden llevar las cápsulas usadas. “Es el punto de recogida que más me gusta porque hay vídeos en los que se explica el proceso”, dice Jaime de la Rica, director de marketing de la firma. “Reciclamos tanto el aluminio, como el café. Pero una buena red es fundamental e intentamos innovar para aumentarla”, detalla. De momento, la compañía asegura que tiene capacidad para reciclar el 75% de las cápsulas que vende, un objetivo que ha cumplido un año antes de lo previsto, pero no confirma el volumen que realmente los clientes retornan.

Mobiliario urbano hecho con cápsulas Dolce Gusto.

Las marcas se resisten a aportar datos del porcentaje de cápsulas que se reciclan del total vendidas. La Organización de Consumidores de España (OCU) hizo un estudio entre sus socios el pasado noviembre para comprobar qué hacían con sus Nespresso. Solo un 18% manifestó que las llevaba a la tienda cuando iban a comprar nuevas. El 73% reconoció que las tiraba a la basura, mientras que el 9% dijo que hacía “otras cosas” con ellas.

Sean muchas o pocas, el proceso está en marcha y con intención de expandirse, según expresan las marcas que animan a cualquier usuario a buscar su punto limpio más cercano para una gestión de este desecho respetuosa con el medio ambiente. Pero, ¿qué hacen las empresas con esos materiales? Ambas separan los materiales plásticos o el aluminio, respectivamente, del café. Los primeros se reciclan en plantas especializadas en estos materiales. El plástico de Dolce Gusto, sirve, por ejemplo, para la fabricación de mobiliario urbano como bancos o papeleras. “Y estamos explorando vías alternativas para darles una segunda vida como barreras sonoras en las autopistas”, añade Monsó.

¿Qué pasa con el café? También se recicla. Los posos sirven para hacer compost para plantas. Ambas compañías lo hacen, aunque el uso final es distinto. Mientras que Dolce Gusto lo comercializa, Nespresso da el abono a productores de arroz del Delta del Ebro a los que les compran la cosecha completa para donarla a la Federación Española de Bancos de Alimentos. En 2011, donaron 50 toneladas de arroz, y en 2012, 68. Una cantidad que esperan superar en 2013.

Pero el reciclaje no es la única alternativa para evitar el impacto ambiental de las cápsulas. Las Senseo, de Marcilla, se fabrican con papel de filtro tradicional. Por este motivo, se pueden tirar en los contenedores para desechos orgánicos. Pero solo las de café, porque las que contienen leche “tienen una estructura interna de plástico (polipropileno). Este plástico por sí mismo es reciclable, pero al mezclarse con restos de café y filtro no puede desecharse en el contenedor de plástico”, explican fuentes de la compañía.

En esta línea, la marca Ethical Coffee Company, comercializa unas cápsulas biodegradables 100%, compatibles con las cafeteras Nespresso. Puede que el café no sepa igual, pero una vez usadas se pueden tirar con los restos del pescado y la cáscara de plátano.

Una alternativa para aquellos amantes del café con una máquina en casa cuya marca no recicle las cápsulas (por ejemplo, Digrato, de El Corte Inglés, no tiene ningún programa en este sentido) es extraer el café para utilizarlo como abono casero para las plantas acidófilas, como las rosas, arándanos, azaleas u hortensias, a las que el café les aporta potasio, magnesio y nitrógeno. La sabiduría popular dice que los posos, además, sirven para desatascar tuberías.

Una vez vaciadas hay quienes le han echado imaginación y reutilizan las cápsulas para manualidades. Sobre todo las Nespresso, que por su maleabilidad y colores son utilizadas para fabricar joyas artesanalmente. En la red abundan los tutoriales y las ideas para reutilizar estas cápsulas. Aplastadas sirven para hacer pendientes, colgantes o broches. La marca Blancier Handmade Watches ha ido un paso más allá y vende (a un precio que no está al alcance de cualquier bolsillo), relojes ‘Grand Cru’, cuya esfera es una cápsula Nespresso.

Con todo, pese a las buenas intenciones de las marcas y los usuarios, así como de los más mañosos, todavía queda mucho camino por recorrer para que el café recién hecho de la mañana perjudique lo menos posible al medio ambiente. El camino se está haciendo, ahora falta transitarlo… hasta el punto limpio más cercano.

Cápsulas Nespresso

¿CÓMO ESTÁN COMPUESTAS?

Las cápsulas Nespresso están compuestas 100% de aluminio.

¿SON RECICLABLES?

Son reciclables si están limpias y secas.
Al estar selladas y contener café en su interior, se dificulta su reciclaje, ya que los restos de café pueden ensuciar y contaminar otros reciclables, y porque éstos comienzan a descomponerse en poco tiempo. Por esto las cápsulas con restos de café sólo pueden separarse junto a los reciclables comunes si están totalmente limpias y secas.

Las buenas noticias son que a raíz de varias críticas que recibió la empresa en Argentina por la imposibilidad de reciclar los residuos de sus productos, decidieron comenzar a recibir los cápsulas usadas en sus puntos de venta, y hacerse cargo de su reciclaje. Los dos locales Nespresso en Buenos Aires (Montevideo 1704 y Shopping Unicenter), actualmente reciben cápsulas usadas para su reciclaje, aunque tengan restos de café en su interior. Si bien están trabajando para que la empresa misma las recicle, por el momento el servicio está tercerizado.

¿CÓMO LAS SEPARO PARA FACILITAR SU RECICLAJE?

Para poder entregarlas a las Cooperativas de Recuperadores Urbanos o en los contenedores verdes, es necesario que estén totalmente limpias y secas. Para esto, es necesario abrirlas, usando un abrelatas o un cuchillo, vaciar el café de su interior, lavarlas y secarlas. Una vez hecho esto, se las puede colocar junto a los reciclables comunes.

¿CÓMO SE PUEDEN REUTILIZAR?

He aquí algunos ejemplos de reuso de este residuo desde nuestro Pinterest:
Follow Reciclario.com.ar’s board Re-Uso de Capsulas Nespresso on Pinterest.

¿CÓMO SE PUEDE REDUCIR ESTE RESIDUO?

Preparando el café utilizando filtros reutilizables se reduce muchísimo el volumen de residuos.

¿Eres amante del café y todo lo cool de la Nespresso?

¿Sabías que la ciudad de Hamburgo ha prohibido las cápsulas de café monodosis?

Seguramente no conocían estas cápsulas biodegradables para la Nespresso que te permiten disfrutar de tu café, sin cargo de conciencia por estar contaminando a saco. Esto sí que es dolce gusto

¿Qué son las cápsulas de café biodegradables?

Una cápsula de café, de las habituales monodosis, trae 6 gramos de café y 3 gramos de envoltorio. Para que te hagas una idea es como si comprases un kilo de azúcar y viniera en un envase de medio kilo de plástico. Nadie lo compraría.

Sin embargo, en los últimos años el café de cápsula se ha puesto muy de moda, ¿demasiado? Desde enero de 2017, el INE (Instituto Nacional de Estadística) incluye el café monodosis en la cesta de la compra base de los españoles. Las cafeteras a cápsula han desterrado a las de toda la vida -con lo rico que está su café-.

¿Cuál es el problema?

Como te habrás dado cuenta, usar la mitad del peso de un producto en su envoltorio es cualquier cosa menos eficiente, ¿verdad?

Además, están fabricadas en plástico y aluminio, por lo que es muy complicado reciclarlas. Y, aunque lo fuera, no existe todavía demasiada conciencia de reciclaje.

¿Son válidas estas cápsulas biodegradables para la Nespresso?

La marca propiedad de Nestlé ha peleado durante muchos años por la exclusividad de las cápsulas, sin éxito. Desde que 2011 Marcilla empezó a vender en supermercados cápsulas compatibles con Nespresso, ha sido un no parar de marcas vendiendo esas monodosis.

Esto significa que todas esas cápsulas biodegradables son 100% perfectas para la máquina de George Clooney.

Cápsulas rellenables

Siempre se dice que reutilizar es mejor que reciclar. Para ello existen unas cápsulas recargables para Nespresso de acero inoxidable que funcionan igual que las originales pero sin contaminar. Echa un ojo a los comentarios de la gente porque están encantados. Aparte del tema ecológico, otra enorme ventaja es que puedes echar el café que quieras, descafeinado, de comercio justo…

¿Por qué deberías comprar estas cápsulas de café ecológicas?

Artículo traducido de Natural Living Ideas

¿Quién no se siente instantáneamente energizado por el olor del café recién hecho por la mañana? A veces, sólo necesitamos ese pequeño estimulante antes de sacar a los niños de la cama, o para enfrentarnos a una reunión temprano en la mañana.

Ya que estamos todos atados por el tiempo, y vivimos en una cultura de conveniencia, no es ninguna sorpresa que muchos de nosotros dependamos de nuestras máquinas cafeteras de una sola taza para nuestro éxito de cafeína. De hecho, la National Coffee Association of the USA encontró que, en 2015, el 27% de los estadounidenses utilizan un sistema de preparación de café de una sola taza, ¡desde un simple 7% hace tan sólo cuatro años!

Sin embargo, esta tendencia al alza puede ser motivo de preocupación, sobre todo si se tiene en cuenta el impacto ambiental de todas estas vainas de café, junto con las preocupaciones sanitarias que rodean la limpieza de las máquinas y el uso de los plásticos en las vainas.

Veamos algunas de las principales preocupaciones que rodean a estas máquinas.

Impacto Ambiental

En general, estas cápsulas de plástico y metal no son reciclables, o al menos requieren un procesamiento adicional para separar los componentes antes de reciclarlos.

Algunas de las compañías más grandes – como Nespresso, Keurig y Dolce Gusto de Nescafé (que lideran en Europa) – no ofrecen cápsulas fácilmente reciclables.

Keurig ha sido criticado durante mucho tiempo por la dificultad de reciclar sus vainas de café, conocidas como K-Cups. En 2011, fueron condenados por Clean Water Action, lo que llevó al fabricante estadounidense a prometer que todas las K-Cups serían reciclables para 2020. De manera similar, Nescafe afirma que están «explorando una serie de posibles opciones» para reciclar sus vainas, pero no han dado una fecha definitiva de cuándo ocurrirá esto.

Mientras que Nespresso recogerá sus cápsulas para reciclarlas, primero tendrá que pedir más de su sitio web. De lo contrario, puede llevar sus cápsulas usadas a un punto de reciclaje dedicado. Sin embargo, su número es limitado, por lo que puede que no haya ninguna cerca y todavía no es exactamente la definición de «cómodo», el concepto mismo en el que estas marcas construyeron sus imperios.

Entonces, ¿qué hace que estas cápsulas sean tan difíciles de reciclar?
Hechas de elementos como plástico, aluminio, material orgánico (café) y filtros de papel, estos pods son técnicamente reciclables. Sin embargo, necesitarán ser separadas primero.

Dado que la mayoría de la gente compra una de estas máquinas para ahorrar tiempo, es poco probable que muchos se sienten para separar los componentes. De esta manera, estos envases de plástico usados son arrojados al contenedor entero, haciéndolos no reciclables. (También significa que no nos quedamos con los posos de café, así que no podemos usarlos!

Incluso aquellos que se preocupan por el medio ambiente y que reservan tiempo para separar sus vainas usadas pueden estar haciéndolo en vano. Los expertos dicen que es virtualmente imposible reciclar los componentes porque son tan pequeños que a menudo caen a través de las grietas de la mayoría de las instalaciones de reciclaje.

Por supuesto, debido a que los plásticos en las cápsulas son escogidos específicamente debido a su habilidad de permanecer estables y duraderos a medida que el agua caliente pasa a través de ellas, no se descomponen fácilmente en los vertederos.

Con miles de millones tiradas cada año, pronto podríamos estar sentados en montañas de ellas. ¿Crees que eso es una exageración? En 2013, se vendieron suficientes cápsulas que, si se colocaban de extremo a extremo, rodearían la Tierra 10.5 veces.

¿Y qué hay de las cantidades de Nespresso pods de aluminio vendidas? La empresa no publica estadísticas sobre cuántas capsulitas se reciclan, pero parece probable que muchas de ellas terminen en un vertedero.

Con casi 20 fabricantes de sistemas de café de una sola taza en funcionamiento, y un sinnúmero de otras compañías que las venden para ajustarlas a estas máquinas, la cantidad verdadera de este tipo de desechos que terminan en nuestros vertederos probablemente no puede ser cuantificada.

Incluso el creador de las cápsulas de café desearía no haberlas inventado nunca, ¡por su impacto ambiental masivamente negativo!

¡Pásate a las cápsulas biodegradables!

Comprar

Alternativas biodegradables a las cápsulas de la Nespresso

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *