Que se echa al contenedor amarillo

¿Qué es?

El contenedor amarillo es uno de los que más dudas genera. El contenedor amarillo lleva 20 años en funcionamiento en España, parece poco, ¿verdad? De media puede encontrarse un contenedor amarillo por cada 117 habitantes.

A pesar de que ha habido una muy buena evolución, y cada año aumenta la cantidad de envases de plástico, briks y latas recicladas por habitante, un tercio de la población sigue sin saber con exactitud dónde va cada tipo de residuo.

¿Qué tirar en el contenedor amarillo?

Dentro del contenedor amarillo, debemos depositar: botellas y envases de plástico, envases metálicos y briks como:

  • Botellas de plástico
  • Latas
  • Tapas y tapones de plástico, metal y chapas
  • Bandejas de aluminio
  • Papel film y papel de aluminio
  • Aerosoles
  • Botes de desodorante
  • Bolsas de plástico (excepto las bolsas de basura)
  • Tarrinas y tapas de yogurt
  • Briks: de leche, zumos, sopas, etc.
  • Bandejas de corcho blanco
  • Tubos de pasta de dientes

Aunque podamos tener esto claro, existen una serie de productos que pueden acabar en el contenedor equivocado, lo que se conoce como residuos “impropios”.

Errores más comunes del contenedor amarillo

Es lógico pensar que todos los objetos que estén fabricados con plástico y que ya no nos son de utilidad, van al contenedor amarillo, pero no siempre es así. En el contenedor amarillo debe depositarse exclusivamente lo citado anteriormente. No deben depositarse: juguetes de plástico (que deben ir al contenedor de restos, aunque pueden donarse a muchas organizaciones que se dedican a obras sociales), biberones y chupetes (que también van al contenedor de restos), utensilios de cocina y los cubos de plástico (estos últimos también deben ir al contenedor de restos).

Otros materiales con los que también podemos dudar, y que por tanto no deben depositarse en el contenedor amarillo, son los siguientes: vasos de papel de cafeterías, papel plastificado usado en carnicerías y pescaderías, tupperwares, capsulas de aluminio de café, moldes de silicona para cocinar, termos, macetas de plástico, cajas de CD’s y DVD’s, carcasas de vídeos de VHS y cintas de casete, monederos y carteras, bolígrafos, sacapuntas, mecheros, materiales de plástico de cuadros o fotografías, envases de los medicamentos o neceseres.

Curiosidades

¿Sabías que con 6 briks puede hacerse una caja de zapatos, 40 botellas de plástico pueden convertirse en un forro polar o que 80 latas de bebidas pueden transformarse en una llanta de bicicleta? 8 botes de conserva pueden tener una segunda vida como olla de cocina, 22 botellas de plástico una camiseta y 550 latas pueden ser una silla. ¡Y estos son solo algunos ejemplos!

Además, cada envase reciclado tiene su impacto en la lucha contra el cambio climático y la contaminación, ya que reciclando 6 latas o briks se contrarresta la emisión de 10 minutos de un tubo de escape.

Proceso de reciclaje

Todos los envases que van a parar al contenedor amarillo son transportados a las plantas de selección, y de allí a sus respectivos recicladores.
De manera más desarrollada:

  1. Primero se separan los materiales según sean aptos o no aptos. Por ejemplo, las etiquetas, los restos o tierras de algún tipo se desechan. Este proceso puede ser algo complejo, ya que se separan al menos tres fracciones: metales (acero y aluminio) y plásticos (PET, PEAD, film y plástico mezcla). Una botella de agua sería plástico PET, una lata de refresco sería metal y una bolsa de patatas sería plástico mezcla.
  2. Por otro lado, también se segregan según los colores. De esta forma se optimiza el uso de colorantes.
  3. Las piezas se rompen y trituran en trocitos pequeños para facilitar el tratamiento.
  4. Después se lavan, cubriendo los trozos con agua y dejando que las impurezas más densas queden abajo.
  5. Se seca y centrifuga, eliminando cualquier otra impureza que haya podido quedar.
  6. Se homogeneiza con un proceso mecánico para lograr un color y textura uniforme.
  7. Después vuelve a depurarse el material de impurezas y se le da la forma y el color demandado, pasando por los respectivos controles de calidad.

¿En qué se convierte los envases de plástico reciclado? Ecoembes afirma que una mayoría del plástico PET se destina a lámina (embalajes para juguetes, aparatos electrónicos u otros productos), un porcentaje menor a fibra (moquetas o ropa) y la menor parte a fleje (precintos).

Según Ecoembes, en España se ha conseguido que se recicle el 73,7% de los envases de plásticos, latas y briks y los envases de papel y cartón.

Esto es gracias a que cada vez más somos conscientes de la importancia del reciclado. Hoy en día es difícil entrar a una casa donde no veas al menos 3 cubos de basura.

¿Pero lo hacemos del todo bien?

En España tenemos 5 contenedores, 4 para reciclaje y uno para desechos:

  • Amarillo
  • Azul
  • Verde
  • Marrón
  • Gris.

¿Qué va en el contenedor amarillo?

En el contenedor amarillo van los envases. Envases de plástico, tetrabriks y latas.

Envases de plástico (botellas de plástico, bolsas de plástico, envases de plástico, como los de yogur, de mantequilla, de productos de limpieza, etc.), latas de bebidas y latas de conservas, tetrabricks, bandejas de porexpan, papel de aluminio, film transparente, etc.

Lo recogido se lleva a plantas de selección de residuos que se encargan de separar, compactar y distribuir a los centros de reciclaje.

¿Qué va en el contenedor verde?

En el contenedor verde van los envases de vidrio.

El vidrio recolectado se lleva a la planta de reciclaje, se limpia, se retira todo lo que no es vidrio (etiquetas, pegamento, etc) y se tritura hasta convertirlo en polvo. Esto sirve de materia prima para fabricar envases de vidrio como los originales para hacer botellas, bombillas, frascos, etc.

¿Qué va en el contenedor azul?

En el contenedor azul va el papel y el cartón.

Lo recogido también va a las plantas de reciclaje respectivas, allí se tritura y compacta y se transforma en unas grandes balas de papel. Estas balas luego se hidratan para crear pasta de papel que pasa por un proceso de limpieza. Una vez seco, se plancha y se enrolla en bobinas para distribuir a las fábricas de papel. El papel reciclado se usa para hacer nuevas cajas, papel higiénico, sacos para materiales de construcción.

¿Qué va en el contenedor marrón?

En el contenedor marrón van los residuos orgánicos.

Básicamente todo lo que si lo dejaras en una bolsa después de días se pudriría. Residuos de materia orgánica, de origen vegetal y/o animal. Restos de comida o de jardinería. Normalmente se llevan a parques donde se convierten en compost que se usa como abono orgánico principalmente. También se usa para generar biogás, un tipo de energía renovable que sirve para producir electricidad.

¿Qué va en el contenedor gris?

En el contenedor gris van los desechos.

Todo el resto que no puedas poner en los otros contenedores, todo lo que no puede ser reciclado pero que no contiene residuos tóxicos. Cd’s, envases de productos tóxicos (bote de pintura, por ejemplo) pilas, etc. Estos materiales debes llevarlos al punto verde de tu ciudad ellos se encargarán de su reciclaje o desecho seguro.

En esta infografía de Ecoembes podemos ver fácilmente qué va en cada contenedor, y como siempre surgen dudas con cosas específicas, también han creado un buscador de envases para saber en qué contenedor va eso que quieres reciclar.

Estamos por encima de los objetivos fijados por la Unión Europea y estamos entre los países que mejor lo hacen, pero aun así podemos mejorar.

Si tu reciclas bien, en Relevo recibiremos el plástico de los centros de reciclaje y podremos fabricar nuestras bolsas de basura hechas 100% de plástico reciclado, para que sigas reciclando y consigamos entre todos un mundo más sostenible.

El contenedor Amarillo de reciclaje, ¿para que sirve el contenedor amarillo?:

Es uno de los que mas dudas genera, lleva en España 20 años en funcionamiento, puede encontrarse 1 contenedor amarillo por cada 117 habitantes, el contenedor amarillo es en el que se deben depositar «Los envases ligeros» son los que como característica común tienen una baja relación de peso/volumen, como las botellas de plástico, botes, film de plástico, latas y brics, cartón para bebidas y otros envases mixtos.

A pesar de existir una buena evolución, cada año aumenta la cantidad de consumo de envases de plástico, briks y latas, y un tercio de la población sigue sin saber exactamente dónde va cada residuo que separa.

Hay muchas dudas, desinformación o desconocimiento sobre el contenedor Amarillo, para podertelas aclarar te dejamos este práctico listado que hará que cada vez que tengas que echar algo al contenedor amarillo sepas exactamente lo que se puede tirar o no se puede tirar en el mismo:

Contenedor Amarillo que tirar

-*Latas de bebida, cerveza, refrescos, etc.

-*Latas de Conservas.

-*Papel de Aluminio, Platos y Bandejas (por ejemplo de comidas preparadas).

-Briks de vino, caldo, zumos, batidos, nata, leche, etc.

-Botellas de agua, leche, refrescos, zumo, aceite comestible, etc.

-Envases y tapas de productos lácteos como yogur, flan y otros productos.

-Bandejas y cajas de corcho blanco (las de fruta, carne, verduras, pescado…)

– Platos, vasos y cubiertos desechables.

-Tapas, chapas y tapones de plástico.

-Botes de plástico de productos para el aseo, aerosoles, etc.

-Botes de plástico de productos para la limpieza.

-*Bolsas de plástico para alimentos (pan de molde, bollería, verduras…)

-*Bolsas de la compra, las que entregan en los supermercados.

-Envoltorios de Film transparente (que acompaña a las bandejas).

-Burbujas de plástico para los envoltorios.

Las eternas dudas a la hora de reciclar*:

¿Dónde se reciclan el «Papel de Aluminio», las «Latas» y las «Bolsas de Plástico»?, «Siempre en el contenedor Amarillo!!!.

El «Papel de Aluminio» y las «Latas» al ser un metal su proceso para reciclarlo, es fácil ya que el metal puede fundirse y reutilizarse muchas veces, por lo tanto siempre hay que echarlo en el Contenedor Amarillo.

Las «Bolsas de Plástico» se componen de un material termoplástico, es decir, un material capacitado para que mediante la aplicación de calor sea repetidamente ablandado, luego se endurece y cuando se enfría puede ser reciclado, por lo tanto siempre hay que echarlo también en el Contenedor Amarillo.

Que no tirar en el contenedor amarillo:

-Juguetes.

-Electrodomésticos.

-Biberones, bidones de ciclista, chupetes.

-Guantes de goma.

-Utensilios de cocina.

-Cajas de frutas.

-Cubos de fregar, barreños de plástico, cubos de playa y macetas.

-Pilas.

-Cápsulas de café.

-Táper de plástico para alimentos.

-Botes y tarllos de barro.

-Papel plastificado de carnicerías y pescaderías.

-Moldes de silicona para postres.

-Bolígrafos.

-Plásticos del marco de una fotograíia o cuadro.

-Mecheros.

-Caja de plástico duro para herramientas.

-DVD´s, CD´S, Cassetes, etc.

Buenas prácticas:

– Aplastar los envases: Las botellas, Latas, Briks y Garrafas ocupan gran volumen, al aplastarlos antes de reciclarlos ocupan menos, tendrán mas cabida en los contenedores y con esto la capacidad de los contenedores amarillos se aprovechará mas, cabrán el doble y evitaremos que rebosen.

– Las bolsas de plástico con las que transportamos los envases de plástico, el papel y el vidrio hasta sus contenedores (Amarillo, Azul y Verde) luego deben tirarse al contenedor amarillo por tratarse en un envase ligero.

– Reutilizar las bolsas de plástico de la compra como bolsa de basura.

– –Reciclar los envases retirando lo máximo posible los restos orgánicos y evitar introducir un envase dentro de otro.

«Curiosidades» a tener en cuenta:

¿Sabías que con 6 briks puede hacerse una caja de zapatos, 40 botellas de plástico pueden convertirse en un forro polar o que 80 latas de bebidas pueden transformarse en una llanta de bicicleta? 8 botes de conserva pueden tener una segunda vida como olla de cocina, 22 botellas de plástico una camiseta y 550 latas pueden ser una silla. ¡Y estos son solo algunos ejemplos!

Además, cada envase reciclado tiene su impacto en la lucha contra el cambio climático y la contaminación, ya que reciclando 6 latas o briks se contrarresta la emisión de 10 minutos de un tubo de escape.

«¿Que hacen con los envases que yo reciclo?, ¿Donde van a parar?

Todos los envases que depositamos en el contenedor amarillo se transportan a plantas de selección y de allí son enviadas al reciclador que corresponde.

Te detallamos como es su proceso de transformación:

1-Se separan los materiales según son «aptos o no aptos», este proceso es algo complejo ya que «los aptos» son separados al menos en 3 fracciones: Metales (acero y aluminio), Plásticos (PED, PEAD y film), y Plásticos mezcla, por ejemplo una botella de agua seria PLÁSTICO PET, una lata de bebida seria METAL y una bolsa de patatas seria PLÁSTICO MEZCLA.

Los «no aptos» como las etiquetas, los restos o algún tipo de tierra, se desechan.

2-Después se separan por colores, de esta forma se optimiza el uso de colorantes.

3-Las piezas se rompen y se trituran en trozos pequeños para facilitar el tratamiento.

4-Después son lavadas cubriendo los trozos con agua y dejando que las impurezas más densas queden abajo.

5-Se seca y centrifuga para eliminar cualquier otra impureza que haya quedado.

6-Se homogeneiza con un proceso mecánico para conseguir una textura y un color uniforme.

7-Y por último se vuelve a depurar el material eliminando impurezas y se le da la forma y el color solicitado, pasando por sus correspondientes controles de calidad.

Después de este proceso los envases de plástico reciclado se convierten: Una mayoría del conseguido mediante plástico PET se destina para la fabricación de embalajes para juguetes, aparatos electrónicos u otros productos, un porcentaje menor se destina para la fabricación de productos de fibra (moquetas o ropa) y el menor porcentaje se destina para la fabricación flejes (precintos).

*Para poder contribuir a un mejor reciclaje en casa, los productos que te ofrecemos en www.transformahogar.com te permitirán separar y almacenar de forma Personal, Cómoda y Correcta todos tus residuos,

¿Dónde tirar cintas VHS?

¿Qué son las cintas VHS?

Para las nuevas generaciones, estos objetos serán todo un misterio. Así que para todos aquellos que no tengáis muy claro qué son, aquí os dejamos una pequeña explicación:

Las cintas VHS (Video Home System, en español Sistema de Video Casero) fue un sistema de grabación y reproducción de vídeo analógico y doméstico muy popular, sobre todo en los años 80 y 90, hasta que fueron sustituidos por los CDs y DVDs en la década del 2000. ¡En Ecoembes todavía las recordamos con mucha nostalgia!

Físicamente tienen un funcionamiento y estructura que son semejantes a los de los casetes, pero tanto la cinta magnética como la caja que la contiene es más grande. La estructura interna estaba compuesta por dos carretes internos que, al ser insertados en el reproductor, hacían girar los engranajes para el visionado de la película.

Hoy en día, son pocas las casas que disponen de reproductores VHS, debido al desuso en los últimos años. Por ello, si no eres coleccionista de estos objetos y quieres liberar algo de espacio en tu casa, te contamos como tirarlos de manera responsable.

¿Es reciclable?

Las cintas de VHS son completamente reciclables, y aunque muchas veces, siendo plástico, se tiran al contenedor amarillo, este no es su lugar. Sigue leyendo y descubre dónde deben terminar.

Tipo de contenedor

Al ser objetos que contienen varios tipos de materiales distintos y además no tratarse de un envase, deben ser llevados al punto limpio. Aunque también hay muchas tiendas que los recogen para reutilizarlos e incluso organizaciones que los destinan a fines sociales, ¡así que considera también esa opción!

¿Cómo es el proceso de reciclado?

Después de ser recicladas, las cintas VHS se llevan a su centro de reciclaje, donde se desmontan todas las piezas. Por un lado, la cubierta y las bobinas magnéticas. Por otro, posibles metales procedentes de tornillos y los plásticos de distintos tipos que se encuentran en el interior.

Los plásticos de la cobertura son lavados, para quitar etiquetas y posibles impropios. Se trituran y se funden in situ o se llevan a plantas de fundición. Y lo mismo sucede con los plásticos internos.

Las cintas magnéticas deben ser lavadas en profundidad, para despojarlas de los metales que las recubren. Estos quedan disueltos en el agua y evaporándola pueden solidificarse, para también ser utilizados en otros procesos productivos.

Mientras, que queda de las cintas es también plástico reutilizable. Interesante, ¿no?

¿Qué se hace con ello después?

Los metales pueden ser usados para bisutería, circuitos electrónicos, elementos de decoración…

Y los plásticos para dar vida a una infinidad de objetos que nos rodean compuestos por los mismos. ¡Sigamos reciclando!

¿Dónde se tiran los residuos plásticos para ser reciclados?

Como si de un juego de colores se tratase, los residuos plásticos van a parar al contenedor amarillo, el vidrio al verde y los cartones y papeles al azul. En nuestra mano está cuidar el medio ambiente y aportar nuestro granito de arena con una sencilla acción como es reciclar los residuos que generamos en nuestro hogar y entorno más próximo. Y, entre toda esa basura, los envases que están fabricados de plástico tardan decenas de años en degradarse y desaparecer.

¿Qué podemos hacer? Cuando bajamos a dejar la basura, debemos saber qué envases se pueden depositar en el contenedor amarillo y cuáles no. Botellas de plástico, protectores de productos alimenticios, bolsas de la compra, latas de conservas o refrescos deben ir en este depósito. No así las cintas magnéticas, juguetes, cepillos, persianas o tuberías de pvc, entre otros.

¿Cuánto tarda en degradarse un plástico?

Y es que por mucho que estemos concienciados en usar cada vez menos material plástico, lo cierto es que en nuestra vida diaria nos encontramos miles de productos que están fabricados o vienen protegidos con plástico. Así, si conocemos cuánto tiempo tardan en desaparecer estos desechos y lo que contaminan, quizá entendamos la importancia de reciclarlos y de apostar por un mundo más limpio.

Más de un centenar de años es lo que tarda una bolsa de plástico –de las que nos dan o compramos todavía en algunos supermercados– en desaparecer. Años que parecen pocos si los comparamos con los 1.000 que tarda en degradarse una botella de PET. El politereftalato de etileno –más conocido por sus siglas en inglés– es un tipo de plástico muy usado en envases de bebidas y textiles.

Pese a que en nuestro país hemos avanzado en la última década en este sentido y demostramos una mayor conciencia en el reciclaje, lo cierto es que todavía estamos a años luz de países como Alemania. El país germano, solo en residuos municipales, superó el 65% del reciclaje de deshechos urbanos según datos del Eurostat de hace algo menos de 3 años. La media en España está estancada en un 30%.

ALIMENTACIÓN

1. Envoltorios pequeños de caramelos, chicles, bombones… SÍ

2. Cajas metálicas de bombones, pastas y otros dulces… SI

3. Envases de yogur. SÍ

4. Tapa del envase del yogur. SÍ

5. Envases metálicos de nata montada. SÍ

6. Tarrinas de mantequilla, margarina y queso de untar. SÍ

7. Envoltorios de aluminio de mantequilla. SÍ

8. Botes o tarros de barro de cuajadas y cremas. NO. Al contenedor gris del resto de basuras o a un punto limpio.

9. Tapas de los envases de cristal. SÍ

10. Tapones de plástico (botellas, tetrabrik, tubos pasta de dientes…). SÍ

11. Tapones de corcho natural. NO. Al gris

12. Tapones de corcho sintético. SI

13. Chapas de botellas de cristal. SÍ

14. Botes de plástico de kétchup, mostaza y mahonesa. SÍ

15. Abrazaderas de plástico de las latas de bebida. SÍ

16. Plástico que envuelven paquetes de varias botellas y tetrabriks. SÍ

17. Vasos de papel de hamburgueserías y cafeterías. NO. Al azul de papel y cartón

18. Tapas de vasos de papel de hamburgueserías y cafeterías. SÍ

19. Tarrinas de papel de helados. NO, Al azul

20. Envases de aperitivos (pipas, patatas, gusanitos…). SÍ

21. Sobre de sopas, caldos y purés. SÍ

22. Bolsas de plásticos de alimentos frescos empaquetados (fruta y verdura). SÍ

23. Bolsas de plástico de magdalenas, cruasanes, galletas… SÍ

24. Bolsas de redecilla de naranjas y patatas. SÍ

25. Plástico fino trasparente de paquetes de embutidos y quesos. SÍ

26. Bandejas y otros envases de plástico duro con alimentos a granel (carnes, embutidos y encurtidos) SÍ

27. Papel plastificado utilizado en carnicerías y pescaderías NO. Al azul. Si tiene restos de alimentos, al gris.

28. Bandejas de corcho blanco (poliestireno expandido o poliespán). SI

29. Bandejas plateadas de empanadas, pasteles, tartas… SI

30. Envases triangulares de plástico de sándwiches. SÍ

31. Táperes para envasar alimentos. NO. Al gris o a un punto limpio

32. Papel de aluminio SÍ

33. Celofán o plástico (film) para envolver alimentos en el hogar. SÍ

34. Latas de conservas. SÍ

35. Latas de alimentos preparados o precocinados y encurtidos. SÍ

36. Latas de aceite de cocina. SÍ

37. Envoltorios individuales de galletas, magdalenas, pastas… SÍ

38. Cápsulas de aluminio de café. NO. Al gris o puntos de recogida especiales

39. Hueveras de plástico. SÍ

40. Moldes de silicona para dulces y otros postres. NO. Al gris

MENAJE DEL HOGAR

41. Platos, vasos y cubiertos de plástico desechables. SI

42. Biberones. NO. Al gris

43. Termos. NO. Al gris

44. Bidones empleados por ciclistas. NO. Al gris

45. Macetas de plástico. NO. Al gris o a un punto limpio

46. Celofán que envuelve discos, libros, revistas… SI

47. Corcho blanco de embalajes. SI

48. Plástico de burbujas de embalajes. SÍ

49. Cajas de plástico de CD y DVD. NO. Al gris

50. Carcasas de vídeos VHS. NO. Al gris

51. Fundas y carcasas de cintas de casete. NO. Al gris

52. Fundas de móviles, tabletas, ipod, ipad. NO. Al gris

53. Estuches de gafas. NO. Al gris

54. Recipientes metálicos de velas pequeñas. NO. Al gris

55. Envases de plástico de paquetes de pilas, tornillos, bombillas… SÍ

56. Monederos y carteras. NO. Al gris

57. Cajas de plástico de rotuladores, bolígrafos, pinceles… Sí

58. Bolígrafo. NO. Al gris o a un punto limpio

59. Carretes de hilo. SÍ

60. Sacapuntas. NO. Al gris o a un punto limpio

61. Estuches (plumieres) de material escolar o similar. NO. Al gris

62. Envases mixtos que contengan papel y/o cartón y plástico (sobres, cajas de juguetes…). Hay que separarlos: el papel/cartón, al azul, y el plástico, al amarillo

63. Materiales plásticos del marco de una fotografía o cuadro. NO. Al gris

64. Mechero, NO. Al gris o a un punto limpio

65. Cajas de plástico duro (triángulos de carretera, herramientas…) NO. Al gris o a un punto limpio

66. Aerosoles (limpieza, insecticidas, ambientadores…). SÍ (siempre vacíos)

67. Botellas de plástico de lejías, amoniaco y limpia-hogares. SÍ (siempre vacíos)

68. Latas de pintura. SÍ, si son de uso doméstico.

69. Cubos y barreños de plástico (de basura, de fregar…). NO. Al gris o punto limpio

70. Bolsas de basura y de la compra. SÍ

71. Bolsas de plástico de fregonas, maquinillas de afeitar, esponjas, papel higiénico… SÍ

MEDICINAS, HIGIENE PERSONAL Y COSMÉTICA

72. Caja de cartón de los medicamentos. NO. Al punto SIGRE de las farmacias

73. Envases de plástico (blísteres y botes) de los medicamentos. NO. Al punto SIGRE de las farmacias

74. Envases de pañuelos de papel. SI

75. Tubos y otros envases de pastas de dientes.SÍ

76. Envase de un dosificador de jabón. SÍ

77. Envases de lacas, espumas, moldeadores… SÍ

78. Resto de envases de productos de higiene personal (geles, champús, acondicionadores, cremas…). SÍ

79. Envases de pintalabios, rímel, vaselina… SI

80. Neceseres. NO. Al gris

¿Dónde se tiran las cajas de plástico de los CD y DVD? ¿Y los bolígrafos? A pesar de que son de plástico, no los tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje. En el que, por paradójico que pueda parecer, sí que debemos tirar las latas de refresco o de conserva.

Tal como vimos en el artículo dedicado al contenedor verde de reciclaje, hay productos que no siempre tenemos claro dónde los debemos tirar. Pero tomar consciencia sobre ello es muy importante porque, según el diario El País, citando una encuesta de la Oficina Europea de Estadística que se dio a conocer en 2016, se constató que, a pesar de respecto a 2013, se generaban menos kilos de residuos por habitante, en el Estado español se estaba más de 30 puntos por encima de la media de la UE en despojo de residuos. Y, en el caso reciclaje, el 20% en el Estado español y el 28% de media en Europa.

Nos encontramos, por tanto, atrasados en este sentido y es de vital importancia que tomemos cartas en el asunto para poder dejar un mundo mejor a nuestros predecesores.

Qué tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje

  • Bolsas de plástico de las que dan en los supermercados
  • Botes de productos de limpieza y de productos de aseo como champús, cremas, mascarillas, etc.
  • Bandejas de corcho blanco en la que se envasa la carne, el pescado y la fruta que venden en el supermercado
  • Latas de refresco y de cerveza
  • Latas de conserva
  • Briks de zumo, leche, caldo, etc.
  • Bandejas en las que vienen envasados generalmente los platos precocinados
  • Botellas de plástico
  • Cubiertos, vasos y platos de plástico
  • Film transparente
  • Envoltorios de plástico de cualquier producto alimenticio
  • Bolsas y recipientes de aluminio para alimentos
  • Envases de yogur y otros productos lácteos
  • Papel de aluminio

Qué no tenemos que tirar en el contenedor amarillo de reciclaje

  • Electrodomésticos
  • Pilas
  • Juguetes
  • Cajas de fruta de plástico
  • Productos que contengan aerosol
  • Biberones
  • Cintas de CD y DVD
  • Guantes de goma de fregar
  • Cubos y barreños de plástico
  • Macetas de plástico
  • Táperes para envasar alimentos
  • Bolígrafos

Hoy en día todavía es muy habitual el pensamiento de que todos aquellos objetos que están fabricados con plástico, y que ya no son útiles, van al contenedor amarillo, pero esto no es así. A nuestro amigo “Zampaenvases” solo debemos depositar los envases de plástico, las latas y los briks.

Hagamos un repaso a los errores más comunes que solemos cometer para evitarlos. Uno de ellos, los juguetes de plástico. Cabe recordar, y más en este mes previo a las Navidades, que existen diferentes ONG´s que recogen juguetes usados para obras sociales, de no ser así deben ir al al ecoparque o ecomóvil.

Del mismo modo, los cepillos de dientes, los táperes para envasar alimentos, los cubos, las cajas de CD o DVD de plástico, los utensilios de cocina, los biberones y chupetes también van al contenedor de resto o punto limpio y no al amarillo.

Gran duda crean también los bolígrafos y sacapuntas de plástico, recuerda que no son envases, por lo tanto nuestro amigo “Zampaenvases” tampoco los quiere. ¿Y las cápsulas de aluminio de café, cada vez utilizadas con mayor frecuencia en nuestras casas? Más de lo mismo, debemos retirarlas en puntos de recogida especiales o bien al contenedor de resto, en el caso de que no los hubiera.

Otra duda muy habitual, ¿qué pasa con las pajitas de plástico?, no son reciclables, van al contenedor de resto, así que mejor prescindir de ellas.

Ya lo sabemos. Nuestra intención de reciclar es buena, convirtámosla en perfecta.

¿Dónde tirar el corcho blanco o poliespán?

¿Qué es el corcho blanco o poliespán?

El poliestireno expandido (EPS), también conocido como “poliespan”, “porexpán” o “corcho blanco”, es un material plástico espumado, derivado del poliestireno y utilizado en el sector de los envases y embalajes, además del de la construcción, principalmente como aislante térmico y acústico.

Tiene muchas propiedades, ¿sabías que su cualidad más destacada es su higiene? Como no constituye sustrato nutritivo para microorganismos no se pudre, no se enmohece ni se descompone.

Otras características reseñables del poliestireno expandido son su ligereza (con un peso volumétrico de 10 kg/m3), resistencia a la humedad, sales, numerosos tipos de ácidos y a la mayor parte de las grasas, además de ser inflamable. También destaca su capacidad de absorción de los impactos. Esta última peculiaridad lo convierte en un habitual acondicionador de productos frágiles o delicados como electrodomésticos y componentes eléctricos.

Pues sí, el corcho blanco o poliespán es reciclable y reutilizable al 100% para formar bloques del mismo material y para fabricar materias primas para otra clase de productos.

Tras su uso doméstico, debe ser depositado en el contenedor amarillo destinado entre otros a envases de plástico, latas y briks. Esto facilita mucho su reciclaje, ¿verdad? ¡Tenemos el cubo en casa!

Se conocen tres métodos principales:

  • El principal método para reciclar el poliestireno se ha usado desde hace décadas y consiste en despedazar mecánicamente el material para posteriormente mezclarlo con material nuevo y así formar bloques de EPS que pueden contener hasta un 50% de material reciclado.
  • Existen actualmente otras tecnologías para reciclaje como la densificación mecánica que consiste en aplicar energía mecánica y térmica a los espumados para convertirlos en partículas compactas que pueden transportarse más fácilmente.
  • También se estudian métodos para disolver los espumados en disolventes especiales y así facilitar su transporte y reprocesamiento.

Desde nuevos envases, a materiales para la construcción, pasando por ser de nuevo poliespán. ¡Démosle muchas vidas a este material!

¿Dónde reciclar corcho blanco o poliespan?

13 Ago ¿Dónde reciclar corcho blanco o poliespan?

Posted at 10:00h in Gestión de residuos by Beck Destrucción Confidencial

Hace unos meses os contamos, en otro artículo, cuáles eran los errores más comunes al reciclar. Porque sí, incluso con nuestras mejores intenciones, a veces metemos la pata. Muchas personas descubren, en un momento dado, que han estado años tirando determinado producto en el contenedor equivocado. Después de todo, y por mucho que conozcamos cada contenedor y lo que debe ir dentro, hay determinados productos híbridos, a medio camino entre dos materiales, que resulta difícil saber en qué contenedor hay que tirarlos.

Otras veces el material predominante del producto está claro, pero está contaminado por alguna otra sustancia y, por tanto, no debería ir en el contenedor que nos dice el sentido común. Un caso muy concreto lo encontramos en las radiografías. Están compuestas principalmente de plástico, pero también contienen pequeñas cantidades de metales que obligan a un reciclado especial. Otros productos muy confusos son las servilletas utilizadas, los vasos de café o el papel de aluminio. Pero no vamos a repetirte lo que ya sabes.

En este caso, vamos a hablarte del corcho blanco o poliespan. ¿No sabes lo que es? ¿Sabes lo que es, pero no de qué está compuesto? ¿Quieres saber en qué contenedor hay que tirarlo? Te contamos todo a continuación.

¿Qué es el corcho blanco o poliespan?

Comencemos por lo básico: ¿qué es el corcho blanco? También conocido como poliespan, poliestireno expandido o porexpán, se trata de un material de plástico espumado derivado del poliestireno. Este último es un polímero termoplástico. Se utiliza, principalmente, en la fabricación de envases, embalajes, aditamientos de construcción e incluso tablas de surf. En otras palabras: está bastante presente en nuestra vida diaria, aunque no seamos muy conscientes de ello y, sobre todo, lo reciclemos de la manera equivocada.

El por qué es tan utilizado tiene muchas razones. En primer lugar, y por encima de todo, el corcho blanco goza de unos altísimos niveles de higiene. No se pudre, no se enmohece y tampoco se descomponen. Esto es debido a que no constituye sustrato nutritivo para ningún tipo de microorganismos. Por otro lado, también es un material muy ligero, ideal por tanto para envases. También es muy resistente a la humedad y, para terminar, también es un material con una gran capacidad de absorción.

Esto último provoca que sea muy utilizado también para salvaguardar electrodomésticos y productos delicados. Su gran desventaja, no obstante, son que resulta fácilmente inflamable. Ahora vamos a explicarte cómo reciclar el corcho blanco. Después de todo, cuidar del planeta es tarea de todos.

A qué contenedor debemos tirarlo

El hecho de que el poliespan no se descomponga es una ventaja comercial, pero también una desventaja cuando hablamos del medioambiente. Por esta razón, reciclarnos correctamente es importantísimo. Porque sí, el corcho blanco es absolutamente reciclable y reutilizable. De hecho, las plantas especializadas realizan un tratamiento que genera nueva materia prima para fabricar nuevos productos. Nuevos envases, nuevos aditamientos para la construcción, nuevos embalajes… Un ciclo sostenible que nos permita disfrutar de sus ventas sin contaminar.

La pregunta es: ¿dónde tirar el corcho blanco? ¿En el contenedor verde? ¿En el contenedor azul? ¿O en otro tipo de contenedor especial? No, el lugar al que debes tirar el porexpán una vez has terminado de usarlo es siempre el contenedor amarillo. Ese es el contenedor específico para los plásticos, las latas y los briks de leches o zumos. Si no tienes el cubo en casa, en las ciudades existen siempre contenedores municipales amarillos donde tirar el corcho blanco.

Ahora que ya sabes dónde reciclar el corcho blanco, puedes tachar un error de reciclaje de tu lista. Seguiremos hablándote de otros materiales cuyo reciclaje levanta polémica para que puedas realizar un reciclado eficiente y responsables de verdad. Nos vemos en el próximo capítulo.

¿Cómo reciclar corcho blanco? Seguro que en casa tienes algún trozo de corcho blanco o porexpan de modo que vamos a darte algunas ideas para que le puedas dar algún uso o hagas con él una manualidad, y también como no, te explicamos dónde tirarlo en el caso de querer reciclarlo en el contenedor adecuado. Veámos paso a paso, cómo reciclar corcho blanco.

Ideas para reciclar corcho blanco

Muchas son las ideas que se nos pueden ocurrir para reciclar corcho blanco. Este suele venir en cada envase de productos como los de tecnología de modo que es fácil que tengas corcho blanco o porexpan por casa y dada su dureza y resistencia te puede servir para muchas cosas como por ejemplo:

Haz nieve artificial con corcho blanco

  1. Uno de los primeros usos que se nos ocurre para reciclar corcho blanco es aprovechar este para llenar una bolsa con las bolitas que surjen cuando lo rompemos o rallamos .De este modo podrás tener nieve artificial para cuando tengas que preparar la decoración navideña este año.

Haz un centro de mesa con corcho blanco

  1. Por otro lado, también podemos hacer un sencillo centro de mesa con un trozo de corcho blanco.
  2. Lo cortamos en forma cuadrada o rectangular. Hacemos unos huecos y podemos colocar dentro velas o clavar si queremos flores artificiales.

Haz un marco de fotos con corcho blanco

  1. Otra idea que se nos ocurre es cortar un trozo de corcho blanco o porexpan de forma rectangular o cuadrada pero que sea grande.
  2. Lo pintamos y pegamos a este varias fotos. Luego solo tendrás que usar un poco de silicona caliente para pegar el corcho blanco con las fotos a la pared.

Haz letras gigantes con corcho blanco

  1. Si tienes un trozo grande de corcho blanco, también puedes hacer otra manualidad que consiste en dibujar con el lápiz las letras de tus iniciales en grande.
  2. Las cortas y las pintas de modo que luego te pueden servir como elemento decorativo sobre cualquier estante.

Haz una lámpara con corcho blanco

  1. Si tienes vasos de café de corcho blanco, puedes pegarlos todos para hacer una lámpara de vasos. Necesitarás un buen número de estos, pero hacerla es fácil y tendrás la lámpara más original de todas.

Reciclaje de corcho blanco

Por último queremos explicaros de qué modo se recicla el corcho blanco en el caso de que lo queramos tirar a la basura. En este caso, se debe tirar en el contenedor amarillo, el mismo al que tenemos que tirar el papel transparente (film), el papel de aluminio y las tapas de los yogures.

Vemos como el corcho blanco es un material al que le podemos encontrar infinidad de usos de modo que antes de lanzarlo al contenedor, prueba alguna de las ideas que os hemos dado y comprueba todo el partido que le puedes sacar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *