Precio revision gas natural

¿Qué es Revisión de Gas Natural Obligatoria?

Esta es una revisión que, por Decreto, deben hacer cada cinco años todos los usuarios de una instalación de gas para comprobar que esta se encuentra en perfectas condiciones para funcionar como debería.

Nuestro objetivo cuando la hacemos es garantizar la seguridad de cada sistema, tanto de la canalización como de cada uno de sus elementos.

Todos los servicios y sistemas están sujetos a la inspección obligatoria, pero el gas natural, como es el que requiere darse de alta para recibir el suministro, es el que mayormente se asocia a esta revisión. Cada titular el responsable de solicitar que se hagan a su debido tiempo.

Mediante esta revisión podremos confirmar que no existe ningún tipo de anomalía que pudiera resultar peligrosa, asegurándonos así de que su funcionamiento es correcto y energéticamente eficiente.

En cada inspección se hace una revisión del funcionamiento y la estanqueidad del contador, así como del funcionamiento y estado de conservación de las llaves, tuberías y gomas.

¿Para qué sirve la Revisión Obligatoria de Gas Natural?

Esta inspección constará de una supervisión y diagnóstico completo del estado en el que se encuentran todos los elementos relacionados con el funcionamiento de la instalación de gas de nuestra vivienda, desde la estanqueidad del contados, pasando por comprobar que no haya ningún tipo de obstrucción en las tuberías y conductos por los que pasa el gas hasta cualquier detalle y debiendo cumplir siempre con la normativa vigente.

¿Cada cuanto tiempo hay que pasar la Revisión de Gas Natural Obligatoria ?

La inspección de gas obligatoria debe pasarse, con carácter general para toda España cada 5 años, exceptuando el País Vasco que se lleva a cabo cada 4 años.

No te preocupes si no te acuerdas de cuando fue la última vez que pasaste la inspección, la propia compañía deberá comunicarte con 3 meses de antelación la fecha en la que la llevará a cabo.

Aunque en este momento solo nos atañe la inspección periódica, realmente son tres las ocasiones cuando este procedimiento se debe llevar a cabo:

  1. Cuando se realiza la obra de cometida de la instalación. En este caso es obligatorio hacer esta inspección a fin de certificar que todo se ha hecho correctamente y funciona a la perfección.
  2. Cada cinco años (cada cuatro años en el País Vasco). Las normativas de todas las comunidades autónomas exigen que se revise todo el sistema para garantizar que siga funcionando dentro de los parámetros de seguridad y eficiencia.
  3. Cuando se le hace algún cambio o reforma al sistema de gas del inmueble. Es necesario dejar constancia certificada que todas las modificaciones se hicieron adecuadamente y están e óptimo funcionamiento.

¿Cuánto vale la Revisión Obligatoria de Gas Natural?

Dependiendo de cual sea la compañía distribuidora del gas con la cual tengas contratado el servicio, el precio podrá diferir de unas a otras.

Por un lado encontramos los gastos de gestión, que serán de 15,49 euros, los cuales son fijos y establecidos así para todas las distribuidoras, y por otro la inspección propiamente dicha, este precio ya no será fijo y dependerá de lo que hayamos negociado individualmente con la empresa que hayamos contratado.

Precio revision gas natural obligatoria 5 años 2019

En el caso en el que optemos por que la inspección sea realizada por la distribuidora, el precio suele estar en torno a los 30-35 euros pero podrá variar dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos.

Ya que coste de la inspección lo establece cada comunidad autónoma, y si se hace mediante una empresa diferente, entonces será la tarifa que la compañía y el cliente pacten.

El precio varía entre los 24 y los 70 euros, con un promedio de unos 50 euros.
Como hemos comentados por el servicio se paga por dos conceptos.

El primero corresponde a los gastos de gestión de la distribuidora, estos son fijos (15.49 euros) y se pagan siempre. El segundo concepto es el de la inspección como tal.

Por ejemplo, en Cantabria habría que pagar 23.91 euros si se acepta la inspección de la distribuidora, y casi 50 euros si se hace con otra empresa en la misma comunidad.

Cuando la revisión va para instalaciones en edificios en los que hay un sistema comunitario, la inspección de esta instalación será un poco más cara, pero nada que vaya a afectar demasiado el presupuesto de nadie.

¿Cómo se paga?

Esto siempre se paga en la factura del gas, jamás ha de hacerse en el momento de la inspección. Incluso, si en cliente contrata a una empresa como la nuestra, el importe del servicio se cargará en la factura de la distribuidora y esta a su vez nos pagará lo que nos corresponde por el trabajo realizado.

Nunca se debe aceptar pagarle directamente a un técnico, sea de los nuestros o de cualquier otra empresa.

¿Quién la hace la Revisión de Gas Natural Obligatoria?

Todas las compañías distribuidoras de gas (Gas natural, Endesa…) cuentan con personal debidamente formado, especializado en la realización de inspecciones de gas, por lo que podrán detectar cualquier tipo de problema rápidamente, así como tomar las medidas necesarias para corregirlo o en el caso de que no fueran subsanables en ese momento precintar la instalación para su posterior reparación.

La inspección de la instalación de gas debe ser realizada el personal autorizado para ello. Todos nuestros técnicos han superado las pruebas correspondientes para recibir sus acreditaciones y poder hacer las revisiones y certificaciones que el cliente solicite.

El personal de nuestra empresa está debidamente identificado con su carné profesional, de tal forma pueda ser reconocido con facilidad.

Como norma de seguridad, nadie debería permitir el acceso a cualquier persona sin identificación visible de la empresa que dice representar.

Las distribuidoras deben comunicar con tres meses de antelación que se acerca la fecha de la inspección.

Si el consumidor no envía a la distribuidora los documentos que prueben que se realizó el procedimiento con otra empresa, entonces esta enviará a su propio personal para realizarla.

Siempre envían una notificación previa con la fecha de la visita, por lo general lo hacen con unos cinco días de antelación.

Es importante aclarar que las distribuidoras de cada zona o comunidad son la única autoridad encargada de monitorizar que todas las instalaciones de gas tengan sus revisiones al día.

De hecho, aunque la responsabilidad del estado de la instalación sea del titular del suministro, son ellas las que han de avisarle de que a lo largo del año se deberá realizar la revisión.

¿Qué comprueban en una inspección periódica?

Este es un trabajo minucioso, por eso solo lo hace un técnico cualificado y certificado, cada revisión debe comprobar:

1. Estado de la ventilación.
2. Que no existan fugas de gas.
3. Estado de los conductos de evacuación de calderas y calentadores.
4. Ubicación de los contadores.
5. Zonas accesibles y visibles de las tuberías.
6. Conexión de los diferentes dispositivos a la instalación.
7. Combustión en calderas, calentadores y cocinas.

Inspección Periódica de Gas: ¿Dónde y cómo conseguir tu certificado?

Toda instalación de gas debe pasar una inspección periódica obligatoria cada 5 años, con el objetivo de garantizar la seguridad y el buen funcionamiento de ésta. Descubre su precio, qué incluye y su certificado.

¿Qué es la inspección periódica de gas?

La inspección periódica de gas es una revisión que deben realizar todos los consumidores en su instalación de gas natural. Tiene como objetivo comprobar que todos los elementos que la componen están en buen estado y así garantizar su correcta actividad, lo que certifica la seguridad de dicha instalación.

La revisión periódica de gas es de carácter obligatorio y debe realizarse cada 5 años. El usuario podrá llevarla a cabo en cualquier momento del último año. En función del resultado de la inspección, esta podrá ser:

  • Satisfactoria: Cuando los equipos que componen la instalación, así como aquellos que están conectados a ella, cumplen con los requisitos de calidad que garanticen su correcta actividad
  • No satisfactoria: Cuando no se cumplen dichos requisitos. El usuario deberá solventar las incidencias encontradas.
  • Ausente: Si el cliente no se encuentra en su vivienda en el momento de la inspección, será declarado como ausente y deberá solicitarla de nuevo.

Según la magnitud de los defectos encontrados en la instalación, la distribuidora podrá tomar una serie de medidas:

Incidencias muy graves: la instalación supone un peligro de riesgo para la seguridad del consumidor y el medio ambiente. El técnico que haya realizado la inspección precintará la instalación de gas hasta que las incidencias sean corregidas y se emita un certificado satisfactorio. El cliente deberá solicitar a la distribuidora o a una empresa autorizada la reparación de los equipos afectados. El tiempo que tarden en llevarla a cabo lo definirá la propia distribuidora o la compañía instaladora.

Incidencias graves: no suponen un peligro para las personas, pero impiden el correcto funcionamiento de la instalación de gas. Ésta será precintada a la espera de que se solventen y se emita un certificado de inspección satisfactorio.

Incidencias leves: son aquellas que no impiden la actividad de la instalación. El usuario tendrá 15 días para solucionarlas y solicitar una nueva inspección.

El mantenimiento y una correcta actividad de la instalación de gas es responsabilidad del titular de la misma. En caso de tener que solventar alguna incidencia, tendrá la opción de solicitar un técnico a su distribuidora o contratar a una empresa certificada para ello.

¿Quién realiza la inspección periódica de gas natural?

La inspección periódica de gas natural debe ser realizada por un técnico autorizado, que deberá identificarse como tal aportando la acreditación correspondiente. Este puede proceder de la distribuidora de la zona o de una empresa instaladora.

Independientemente de la elección que tome el consumidor, será la distribuidora la encargada de revisar el certificado expedido tras la inspección, además de asegurar su veracidad y garantizar que la instalación de gas se encuentra en buen estado.

Las distribuidoras de gas natural deben avisar al consumidor de la fecha en la que se va a realizar la inspección periódica obligatoria. Para ello, enviarán al cliente una serie de notificaciones en un periodo de tiempo establecido:

Aviso por carta 3 meses antes: a través de correo ordinario, se avisará al usuario de que su instalación de gas debe pasar la inspección obligatoria correspondiente en los próximos 3 meses. Antes del vencimiento de dicho plazo, el cliente deberá notificar a su distribuidora si desea realizar la revisión de su instalación a través de una empresa instaladora autorizada. Si desea que un técnico de su distribuidora sea el encargado de realizarla, deberá esperar la próxima notificación.

Aviso por carta 15 días antes de la inspección: el cliente recibirá una segunda carta con 15 días de antelación, donde se le hará saber la fecha en la que un técnico se desplazará a la vivienda para realizar dicha inspección. Esta notificación la recibirán todos los usuarios que no hayan enviado el certificado que acredite que han pasado la inspección periódica de gas con una empresa instaladora autorizada.

Aviso por cartel en el inmueble: la misma semana en la que se realizará el reconocimiento de la instalación, la distribuidora notificará mediante un cartel en la comunidad de vecinos, la fecha y hora en la que el técnico se desplazará a la vivienda. Si el usuario sabe de antemano que no podrá estar en su vivienda en la fecha y hora señaladas, deberá ponerse en contacto con el técnico a través del teléfono que encontrará en dicho cartel.

Tipos de inspecciones periódicas de gas

Existen dos tipos de inspección periódica de gas natural, la que se realiza en la instalación de la vivienda y la que revisa la instalación en zonas comunes. Ambas son obligatorias y han de realizarse cada 5 años, tal y como dicta la ley a través del Real Decreto 984/2015.

Inspección de la Instalación Receptora Individual (IRI): es la revisión que debe llevarse a cabo dentro de la vivienda. La IRI es la instalación que conecta el suministro de gas al hogar, es decir, la conexión entre el contador, o la llave de acometida en viviendas unifamiliares, y los aparatos de gas del inmueble.

Inspección de la Instalación Receptora Común (IRC): revisión periódica de las zonas comunes del inmueble. La IRC permite que el suministro de gas se distribuya hacia las Instalaciones Receptoras Individuales de cada vivienda.

Los usuarios no deben confundir la inspección periódica de gas natural con la revisión de la caldera. Esta última también es de carácter obligatorio y se realiza cada 2 años.

¿Qué incluye la inspección de gas natural?

En la inspección periódica obligatoria se valora que todas las partes que transportan o contienen gas natural estén en un óptimo estado para su correcto funcionamiento y así garantizar la seguridad de la instalación. Para ello, se comprueban:

  • Ausencia de fugas de gas en la instalación
  • Funcionamiento de los aparatos que requieren de gas natural
  • Evaluación de las tuberías que canalizan el suministro
  • Condiciones y ubicación de los contadores de gas
  • Comprobación del enganche entre los elementos que requieren de gas natural y la instalación del suministro
  • Estado de la ventilación
  • Evaluación de la combustión de calderas, calentadores y vitrocerámica
  • Comprobación de los conductos de evacuación de calderas y calentadores

La inspección periódica de gas tiene una duración de 15 a 20 minutos aproximadamente, pero este tiempo dependerá de los componentes de la instalación y la cantidad de aparatos que tenga conectados a ella.

Precio de la inspección periódica de gas natural

El precio de la inspección periódica de gas tiene dos componentes:

Gastos de gestión: se fijan anualmente y siempre tendrán el mismo coste, independientemente de si es la distribuidora o una empresa instaladora autorizada quien realiza la inspección. Este importe irá destinado a la distribuidora del cliente.

Coste de la inspección de gas: si es la propia distribuidora quien la realiza, el precio está regulado por cada comunidad autónoma, mientras que si la lleva a cabo una empresa instaladora autorizada, el precio es el que marca la propia compañía.

El coste de la inspección de gas en las instalaciones receptoras comunes (IRC) es por vivienda, a excepción de las comunidades señaladas, en las que el precio marcado se repartirá entre las viviendas del bloque o comunidad de vecinos.

A continuación, se muestra el precio de la inspección de gas natural con IVA incluido en cada comunidad autónoma:

Precio de la Inspección Periódica Obligatoria

Comunidad autónoma Coste de la inspección IRI Coste de la inspección IRC
Andalucía 32,85€ 9,90€
Aragón 42,59€ 9,56€
Asturias 37,15€ 9,28€
Baleares 36,54€ 0€
Cantabria 23,91€ 7,25€
Castilla-La Mancha 31,70€ 8,47€
Castilla León 29,31€ 9,14€
Cataluña 32,52€ 56,69€ *
Comunidad de Madrid 35,67€ 10,44€
Comunidad Valenciana 38,03€ 11,34€
Extremadura 35,53€ 77,86€ *
Galicia 41,62€ 93,15€ *
Murcia 33,82€ 10,07€
Navarra 42,24€ 9,99€
País Vasco 36,93€ 6,91€
La Rioja 26,04€ 6,18€

*Coste a repartir entre cada una de las viviendas del bloque o comunidad de vecinos.

A estos precios se deben incluir los gastos de gestión, que en 2019 son de 15,49€ (IVA incluido), tanto si es la distribuidora como si es una empresa instaladora autorizada la que realice la inspección de gas. Los gastos de gestión son los mismos para todas las comunidades autónomas.

El cliente no deberá realizar el pago en el momento de la inspección, independientemente de quien la realice, pues debe pagarse a través de la factura del gas. Será la comercializadora la que le haga llegar el importe correspondiente a la distribuidora o al instalador autorizado.

¿Quién paga la inspección del gas, el inquilino o el propietario?

La inspección periódica de gas natural se factura a través del contrato con la comercializadora, por lo que el encargado de pagarla será el titular de éste.

A nivel ético, no hay una respuesta tan clara. Habrá propietarios que al alquilar el inmueble se comprometan a reembolsar el gasto de la inspección, y otros que rehúsen de pagarlo. El arrendador estará en su derecho ya que es el inquilino el que realiza el consumo, y con ello el desgaste de los elementos que componen la instalación.

Por ello, se recomienda negociar estas cuestiones previamente antes de firmar un contrato de alquiler.

Certificado de inspección periódica de gas natural

El técnico que realice el reconocimiento de la instalación le entregará al cliente un acta al terminar. Se trata del Certificado de Inspección Periódica, que acredita el buen funcionamiento de la instalación y la seguridad de la misma.

Si el usuario ha proporcionado el correo electrónico a su distribuidora, ésta se lo hará llegar en formato PDF. El cliente deberá conservarlo y disponer de él para su entrega al técnico que acuda en la próxima inspección.

El certificado de inspección periódica del gas natural contiene la siguiente información:

  • Plano de la instalación y distribución de los aparatos de gas
  • Descripción detallada de cada elemento que compone la instalación de gas natural y de los aparatos conectados a ésta.
  • Certificación de que la instalación de gas cumple con los requisitos estipulados en el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE)

Se distinguen dos tipos de Certificados de Inspección Periódica, según el tipo de instalación:

  1. Certificado de la Instalación Receptora Individual (IRI)
  2. Certificado de la Instalación Receptora Común (IRC)

Será de carácter obligatorio la presentación del certificado de la inspección de gas para poder realizar un alta de suministro de gas natural.

Tengo un servicio de mantenimiento, ¿es válido como inspección periódica?

No, la inspección periódica de gas es obligatoria. Las revisiones que realizan las comercializadoras mediante su servicio de mantenimiento no sustituyen dicha inspección bajo ningún concepto.

Las revisiones de la caldera o calentador se realizan para cumplir con el Reglamento de Inspecciones Térmicas de Edificios (RITE), y en la mayoría de los casos deben realizarse cada dos años. Aunque coincidan y ambas estén programadas para el mismo año, el consumidor está obligado a realizar ambas.

Algunos servicios de mantenimiento, como por ejemplo Servigas Complet de Naturgy, incluyen el coste de la inspección periódica como una de sus coberturas. El usuario deberá informarse de si el servicio contratado incluye el coste de la revisión periódica, o si en su defecto, debe abonar los gastos derivados de la misma.

¿Cuánto cuesta la revisión del gas?

  • El estado del contador: Consiste en constatar que el contador numérico interno funciona correctamente. Para confirmar que no está manipulado, el contador debe mantenerse precintado. Además, el técnico comprobará que no hay fugas y que el aparato se encuentra en buen estado.
  • Las tuberías y las llaves: La verificación de las tuberías y llaves por donde circula el gas natural es imprescindible para asegurar que no existen fugas y se encuentran en buen estado.
  • Las juntas y gomas: Las conexiones entre tuberías o juntas pueden desgastarse con el paso del tiempo. El técnico debe verificar su estado y fecha de caducidad de las gomas.
  • Una correcta ventilación: La estancia donde esté instalada la caldera y pase de tuberías debe contar con una buena ventilación para que, en caso de que se produzca una fuga, no se acumule en gas natural. Por ello, el técnico también deberá comprobar si la vivienda dispone de suficiente ventilación.

¿Quien lo realiza?

Generalmente la revisión del gas la debe realizar la empresa distribuidora del gas, aunque existen empresas privadas certificadas que ofrecen mantenimiento de la instalación. El consumidor puede contratar una empresa por su cuenta, si no lo hace, la distribuidora enviará su personal para realizar la inspección.

Distribuidoras de gas natural:

Si tienes cualquier duda puedes llamarnos al 977 070 001.

Cuánto cuesta un servicio de revisión gas butano en Zaask 47€ – 80€

El coste medio de un servicio de revisión de gas butano es de 65 €. Este valor puede oscilar entre 47 € y 80 € en función de la ubicación geográfica de la instalación, la empresa contratada, posibles averías u otras variables.

La utilización y el mantenimiento de las instalaciones de gas butano están regulados por RD 1085/1995 y por el RD 919/2006 que aprueba el Reglamento Técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias ICG 01 a 11.

Esta normativa nos viene a decir que las instalaciones de gas butano utilizadas en viviendas o locales deben pasar una revisión obligatoria cada cinco años. Pero dicha revisión no es obligatoria en aquellas instalaciones que utilizan una sola bombona de capacidad inferior a 15 kg conectada por tubería flexible o acoplada directamente a un solo aparato de gas móvil.

Esta normativa establece también que únicamente las empresas y los profesionales autorizados por cada Comunidad Autónoma pueden realizar la revisión de las instalaciones de gas butano y emitir el correspondiente certificado.

Sin embargo, los precios de estos servicios no están regulados. Cada empresa puede poner el precio que quiera para llevar a cabo esta revisión. Es el usuario (generalmente el propietario del inmueble) quien deberá ponerse en contacto con la empresa instaladora y asumir los gastos.

Ubicación geográfica

La zona geográfica del inmueble puede influir en el coste del servicio. Ya sea por razones de mayor demanda de profesionales y escasa oferta, por ser una localización aislada o poco accesible, o bien por tratarse de lugares con población con mayor o menor poder adquisitivo.

La empresa contratada

Como decíamos, el coste de los servicios de revisión de gas butano se determinan con libertad. Cualquier empresa o profesional autónomo autorizado por la Comunidad Autónoma e identificado con carné puede hacer la revisión del gas butano.

El tipo de servicio

Las revisiones de gas butano pueden ser anuales o quinquenales. Las revisiones anuales no son obligatorias por ley, pero muchas empresas instaladoras las ofrecen como un servicio preventivo y de mantenimiento para detectar con antelación posibles incidencias. Estas revisiones son usualmente más económicas y pueden ser muy útiles. No obstante, no son exhaustivas ni siempre válidas para cumplir con la exigencia de la ley.

En cambio, el servicio de revisión oficial obligatoria cada 5 años incluye toda la estructura que provee del gas de la bombona al inmueble. Usualmente, la empresa que realizó la última revisión envía con bastante anticipación una carta al cliente recordando que debe pasar la revisión y facilitando el número de un técnico. También puede recurrir al contacto telefónico con el cliente para fijar fecha de visita de su técnico autorizado.

En este tipo de revisión se comprueba el estado de la instalación, su conservación, la buena combustión de los aparatos y la correcta evacuación de los gases de la combustión. Cuando la revisión arroja un resultado satisfactorio la empresa debe expedir un Certificado de Revisión que habrá que conservar durante su tiempo de validez. Un adhesivo cerca de la instalación acreditará la fecha de la revisión.

Posibles averías

Cuando se detectan averías o anomalías al hacer la revisión, la corrección de las mismas se suele cobrar aparte, si se pueden solucionar en el momento. Este es el caso de la sustitución de gomas o tubos flexibles caducados, regulador estropeado, etc

En caso de que la avería no pueda solucionarse en el mismo momento, el técnico instalador debe expedir un Informe de Anomalías que deberán solucionarse en el plazo de 15 días.

Modalidades de contratación

La revisión de gas butano puede contratarse para un único servicio o de manera indefinida (siempre que así lo quiera el cliente), para futuras revisiones, mediante un contrato de servicios.

El servicio lo pueden realizar las empresas distribuidoras de gas butano (Repsol o Cepsa), o bien, cualquier otra empresa o profesional debidamente autorizados.

Es recomendable comparar entre varios presupuestos, atendiendo al desglose de los detalles de la inspección, incluido el precio de los elementos de la instalación que usualmente se cambian en la revisión oficial, así como traslados e indicaciones sobre otros posibles extras y forma de pago.

FACUA advierte a los usuarios sobre las cartas que anuncian falsas revisiones obligatorias de gas

FACUA-Consumidores en Acción ha recibido numerosas consultas de usuarios que están recibiendo cartas en las que se les advierte de que deben realizar una inspección a sus instalaciones de gas natural de parte de empresas que no son las distribuidoras del combustible. La organización recuerda a los usuarios que deben desconfiar de dichas cartas, dado que es la propia distribuidora la que tiene la obligación de avisar a sus clientes de la fecha de la siguiente revisión.

La asociación recuerda que dichas inspecciones se deben realizar de manera obligatoria, de acuerdo a la ley, cada cinco años y que, en cualquier caso, «el titular o el usuario, según el caso, tendrá la facultad de elegir libremente la empresa encargada de realizar las adecuaciones que se deriven del proceso de control periódico» (Real Decreto 919/2006, de 28 de julio, por el que se aprueba el reglamento técnico de distribución y utilización de combustibles gaseosos y sus instrucciones técnicas complementarias).

FACUA aconseja a quienes reciban una de estas cartas que se pongan directamente en contacto con su compañía distribuidora para verificar la fecha de la próxima revisión y para solicitar información, si realmente les corresponde una revisión de sus instalaciones, sobre las empresas autorizadas legalmente para llevarlas a cabo.

Además, la asociación también recomienda a los usuarios que no les faciliten datos personales de ningún tipo a los supuestos agentes que visitan los domicilios para revisar la instalación antes de haber confirmado que se trata de la inspección correcta y según la fecha notificada por la distribuidora. Asimismo, recuerda que los costes derivados de la inspección son determinados por las diferentes comunidades autónomas y que el pago de dicho importe se hace a través de la factura periódica, no en efectivo ni en ningún tipo de contrato adicional.

FACUA aconseja a los usuarios que, tras la revisión periódica, se queden con una copia del certificado oficial que el agente está obligado a emitir. De esta manera, podrá prever la siguiente inspección (a partir de la fecha reflejada en el certificado) y tendrá constancia de los trabajos realizados.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *