Plazo clausula suelo

Contenidos

El plazo para reclamar la nulidad de la cláusula suelo de una hipoteca dependerá de los términos en los que se haya planteado la demanda de nulidad.

Una de las preguntas que más nos hacen en el despacho es si existe un plazo para reclamar la nulidad de la cláusula suelo que figure en una hipoteca.

Ante esta pregunta el equipo de mundojuridico entiende después de estudiar la cuestión, que ello dependerá de la fundamentación que invoque el consumidor en la demanda para que el Juzgado elimine dicha cláusula por abusiva.

Y por otro lado hemos de advertir y seguidamente lo explicaremos detalladamente, que para que pueda recuperar el consumidor las cantidades cobradas de más por el Banco por la aplicación de la cláusula suelo de su hipoteca, DEBE DECLARARSE previa o simultáneamente por el Juzgado LA NULIDAD DE DICHA CLÁUSULA SUELO.

Me explico por qué es esta nuestra postura:

Abogado Francisco Sevilla Cáceres

1.- Las cláusulas suelo como tales, son lícitas en un principio salvo que se demuestre en un procedimiento judicial que no existió la transparencia debida por parte del Banco a la hora de incorporarlas a la escritura de hipoteca y de que el consumidor no estaba debidamente informado de la existencia y repercusión de las mismas. Esta falta de transparencia e información, es la que determina la nulidad de dicha cláusula.

2.- Si el Juzgado declara la nulidad de la cláusula suelo, acordará su eliminación y si así es solicitado en la demanda, condenará a la entidad financiera a que devuelva todas las cantidades cobradas indebidamente por aplicación de dicha cláusula. Esta retroactividad en el total pago de las cantidades es lo que acaba de decidir el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su importante sentencia de 21.12.2016, corrigiendo el criterio del Tribunal Supremo español que había decidido que se devolvieran sólo las cantidades posteriores a Mayo de 2013.

Plazo para reclamar la nulidad de la cláusula suelo

Desde nuestro punto de vista, existen por así decirlo, DOS tipos de plazos para solicitar al Juzgado la nulidad de la cláusula suelo:

A) NO EXISTIRÁ PLAZO ALGUNO y por tanto será imprescriptible, cuando en la demanda se solicite la nulidad absoluta de la cláusula suelo fundamentándola en los artículos 8, 9 y 10 de la Ley de Condiciones Generales de Contratación (LCGC).

Ver sentencias recientes sobre caducidad de la acción de nulidad de la cláusula suelo.

B) EXISTIRÁ UN PLAZO DE CUATRO AÑOS para demandar la nulidad de la cláusula suelo si la demanda se fundamenta en un «error o vicio del consentimiento», siendo aplicable en este caso el artículo 1301 del Código Civil (nulidad relativa o anulabilidad).

Estos 4 años de plazo para reclamar la nulidad de la cláusula suelo COMENZARÁN desde la «consumación del contrato», es decir, desde que hayan terminado los efectos de la hipoteca y no desde que se formalizó la escritura como alegan los Bancos en las contestaciones a las demandas judiciales.

Si se presentase la demanda fuera de los 4 años marcados en este apartado, podría el Juzgado (incluso de oficio) estimar la CADUCIDAD de la acción.

Si mi hipoteca terminó hace más de 4 años ¿podría solicitar la nulidad de la cláusula suelo y reclamar las cantidades cobradas indebidamente?

Volvemos a dar nuestra opinión al respecto:

Consideramos que si la demanda de nulidad se fundamenta en que la cláusula suelo es una condición general de contratación abusiva (OPCIÓN A) tal como así se dispone en los artículos 8,9 y 10 de la Ley de Condiciones Generales de la Contratación en relación con el artículo 83 de la Ley General Defensa de Consumidores y Usuarios, NO EXISTE PLAZO DE CADUCIDAD para su ejercicio, por lo que sí podría reclamarse dicha nulidad y como consecuencia la devolución de las cantidades cobradas de más por el Banco.

Si la demanda se fundamenta en la OPCION B, nulidad de la cláusula por vicio o error en el consentimiento, al existir un plazo de caducidad de 4 años (artículo 1301 C. Civil), podría el Juzgado estimar que la acción ha CADUCADO si se sobrepasa dicho plazo desde que terminó la hipoteca.

OBSERVACIÓN:

Si el Banco y el cliente firmaron un acuerdo en documento privado donde se rebajaba la cláusula suelo o donde se renunciaba al cobro de cantidades derivadas de la aplicación de dicha cláusula, ¿son nulos dichos acuerdos o tienen eficacia jurídica?

Te recomendamos la lectura de nuestro artículo » Nulidad del acuerdo de rebajar la cláusula suelo».

Argumentos judiciales sobre el plazo para reclamar la nulidad de la cláusula suelo

Os recomendamos la lectura de nuestro aculo sobre si se puede declarar abusivas las cláusulas de una hipoteca cancelada

Audiencia Provincial de Alicante (Sección 8ª), sentencia 10.03.2017

«La primera alegación del recurso tiene por objeto mantener la excepción de caducidad de la acción por haber transcurrido el plazo de cuatro años desde la consumación del contrato, previsto en el artículo 1301 del Código Civil.

Se rechaza esta alegación por los mismos motivos que ya fueron puestos de manifiesto en la Sentencia recurrida y es que la acción ejercitada en la demanda no es la de anulabilidad por concurrencia de un vicio del consentimiento, sino la de nulidad por falta de transparencia y abusividad (artículos 8 de la Ley de Condiciones Generales de Contratación y 83 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios) y, es doctrina jurisprudencial reiterada la que declara que la acción de nulidad absoluta, radical o de pleno Derecho no está sometida a plazo de prescripción ni de caducidad.»

Sentencia Juzgado de lo Mercantil 19.10.2015:

» Opone en primer lugar el Banco la caducidad de la acción en la medida en que han transcurrido más de cuatro años desde la firma del contrato de préstamo el 29.06.2007.

Cierto que el art. 9 de la Ley Condiciones Generales de la Contratación (LCGC) se remite a las reglas generales reguladoras de la nulidad contractual y por ello al artículo 1301 Código Civil. Y es cierto que este último dispone que la acción de nulidad caduca a los cuatros años. Sin embargo, aunque la norma hable de nulidad, la jurisprudencia ha explicado que, en realidad, se está refiriendo a situaciones de anulabilidad, porque la nulidad es definitiva, insubsanable.

Lo explica la Sentencia del Tribunal Supremo de 18.10.2005, que indica «tanto la jurisprudencia como la doctrina coinciden unánimemente en interpretar que el artículo 1301 del Código Civil se aplica a la anulabilidad y no a la nulidad, que es definitiva y no puede sanarse por el paso del tiempo, habiendo declarado la sentencia de 4 de noviembre de 1996, que «la nulidad es perpetua e insubsanable, el contrato viciado de nulidad absoluta en ningún caso podrá ser objeto de confirmación ni de prescripción» (en el mismo sentido la sentencia de 14 de marzo de 2000, entre muchas otras)».

Aunque en la demanda se hace referencia también (además de a condiciones generales de la contratación) a un posible vicio del consentimiento, en la Audiencia Previa se dejó claro que lo que se ejercita es la acción de nulidad basada en la Ley de Condiciones Generales de la Contratación, que era lo que determinaba la competencia objetiva de este Juzgado.

Por tanto, el plazo de cuatro años del artículo 1301 del Código Civil no es de aplicación, porque no nos encontramos ante error, dolo o falsedad de la causa, pero además la entidad demandada parte de una base errónea, como es computar ese plazo desde el otorgamiento de la escritura pública, cuando en todo caso habría de computarse desde la consumación del contrato, que no coincide con el momento de la perfección.»

Audiencia Provincial de Granada (Sección 3ª), sentencia de 13.07.2015

» Partiendo de la licitud de las cláusulas limitativas de la variación del tipo de interés, Unicaja Banco, S.A., alega como excepción a la acción ejercitada de contrario la caducidad de la acción de nulidad habida cuenta que a la fecha de interposición de la demanda (19 de febrero de 2014) había transcurrido con creces el plazo de cuatro años que para su ejercicio prevé el artículo 1301 Código Civil, pues la escritura de ampliación de la hipoteca se suscribió el 7 de mayo de 2007, fecha de inicio para el ejercicio de la acción de anulabilidad de la cláusula, delimitación temporal que se sustenta en el principio de seguridad jurídica que rige las relaciones contractuales entre las partes.

La excepción ha sido desestimada en primera instancia al considerar que el plazo de los cuatro años para el ejercicio de la acción de nulidad del art. 1301 Código Civil no habría comenzado a la fecha de presentarse la demanda, pues el contrato estaba todavía vigente y frente a esta interpretación se interpone recurso de apelación por la entidad demandada para insistir en que el » dies a quo » para el ejercicio de la acción de nulidad sería la fecha de suscripción o perfeccionamiento del contrato de préstamo hipotecario.

Argumento que no compartimos porque no estamos ante en ninguno de los supuestos de nulidad del contrato que contempla el artículo 1300 Código Civil consentimiento prestado por error, violencia, intimidación o dolo; por menores o incapaces; o por uno de los cónyuges sin el consentimiento del otro cuando fuera necesario), sino ante una nulidad de pleno derecho del artículo 8 de la Ley Condiciones Generales Contratación (LCGC): «1.Serán nulas de pleno derecho las condiciones generales que contradigan en perjuicio del adherente lo dispuesto en esta ley o en cualquier otra norma imperativa o prohibitiva, salvo que en ellas se establezca un efecto distinto para el caso de contravención. 2. En particular, serán nulas las condiciones generales que sean abusivas, cuando el contrato se haya celebrado con un consumidor, entendiendo por tales en todo caso las definidas en el art. 10 bis y disposición adicional de la Ley 26/1984 General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios», vigente a la fecha de suscribirse el contrato.

Nulidad de pleno derecho que así declaraba el artículo 10.bis.2 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios al decir «2. Serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas las cláusulas abusivas» y reproduce el actual art. 83 del Texto Refundido de la Ley General para la Defensa de los consumidores y Usuarios de 2007: «Las cláusulas abusivas serán nulas de pleno derecho y se tendrán por no puestas. A estos efectos, el Juez, previa audiencia de las partes, declarará la nulidad de las cláusulas abusivas incluidas en el contrato, el cual, no obstante, seguirá siendo obligatorio para las partes en los mismos términos, siempre que pueda subsistir sin dichas cláusulas».

En este mismo sentido la AP de Burgos sección 3, sentencia de 17 de abril de 2015 (Recurso: 56/2015) » Conviene precisar que este precepto (art. 1301 C. Civil) , y el plazo que establece, es inaplicable al supuesto procesal, pues la doctrina y la jurisprudencia es acorde en considerar que la «acción de nulidad», y plazo a que se refiere este artículo es para caso de anulación o anulabilidad, de modo que no se aplica a la nulidad de pleno derecho».

Que no estamos ante un supuesto de vicio en el consentimiento así lo explica el TS en la sentencia del Tribunal Supremo de 9 de mayo de 2013 en el apartado 142: » El conocimiento de una cláusula -sea o no condición general o condición particular- es un requisito previo al consentimiento y es necesario para su incorporación al contrato, ya que, en otro caso, sin perjuicio de otras posibles consecuencias – singularmente para el imponente- no obligaría a ninguna de las partes. No excluye la naturaleza de condición general de la contratación el cumplimiento por el empresario de los deberes de información exigidos por la regulación sectorial».

En todo caso, el plazo de 4 años para el ejercicio de la acción de anulabilidad de los contratos previsto en el artículo 1301 Código Civil empezaría a correr desde la consumación del contrato que se produce cuando se han realizado todas las obligaciones y no puede confundirse el momento de la perfección del contrato con el de consumación que ocurre cuando están completamente cumplidas las prestaciones de ambas partes y en este sentido se ha pronunciado la jurisprudencia del TS recogida en la sentencia del Pleno de 12 de enero de 2015.»

¿Desde qué año se puede reclamar la cláusula suelo?

¿Cómo saber si me aplican y si tengo derecho a reclamar la cláusula suelo de una hipoteca?

Para saber si tiene derecho a reclamar la cláusula suelo, recomendamos dos pasos sencillos:

Primero: revisar la escritura de su préstamo hipotecario.

Nuestro objetivo se encuentra «habitualmente» dentro de las cláusulas financieras de la escritura. Más concretamente dentro del grupo de cláusulas destinadas a hablar de los intereses.

Pueden adoptar múltiples denominaciones, como por ejemplo, «límites a la aplicación del interés variable», «limite de la variabilidad» o «pacto de estabilización», pero en ningún momento aparecerá como CLAUSULA SUELO.

Segundo: comparar la cuota de la hipoteca con las oscilaciones del EURIBOR

Durante los últimos 6 años la cuota de su hipoteca se habrá mantenido; a pesar de que el EURIBOR ha caído y el tipo de interés es variable.

Si esto le ocurre, sería interesante que buscase su escritura para revisarla, porque tiene muchas posibilidades de tener cláusula suelo (y estará pagando intereses de más por ello).

Es importante no confundir la cláusula suelo con el tipo de interés fijo que se establece al principio de la vida de los préstamos.

A través de un pequeño ejemplo podremos ver como la cuota al mes del préstamo con suelo se mantiene desde 2.009 hasta el día de hoy.

Por el contrario, y sin suelo, la cuota mensual varía cada año, en el mes de revisión (que en el caso de debajo se sitúa en el mes junio):

En el caso, cuando comenzaron a bajar los tipos de referencia (EURIBOR), las clausulas suelo se activaron, pero no provocaron grandes diferencias.

Las diferencias se notaron a partir de 2.010, donde existen diferencias en las cuotas en torno a 60 €, que al año serán 720 €.

Posteriormente, en 2.011, el EURIBOR repunto, provocando que esta diferencia se redujese.

En 2.012, continúa la bajada del EURIBOR, alcanzando los 30 € al mes (360 €/año). En 2.013 la diferencia es notable. Con el desplome del EURIBOR, las diferencias se acercan a los 100 € mensuales, lo que genera un pago en exceso de 1.200 € al año. Situación que se mantiene en 2.014 y no se prevé que cambie en 2.015.

Como conclusión, en el caso tipo, nos encontramos con que el deudor hipotecario ha abonado 4.500 € en intereses de mas, en el caso de que su hipoteca no tuviese cláusula suelo.

Por qué se puede reclamar la cláusula suelo en hipotecas canceladas

La sentencia 662/2019 del 12 de Diciembre del Pleno del Tribunal Supremo abre las puertas completamente a la reclamación por cláusula suelo, gastos de hipoteca y, en general, por cualquier cláusula abusiva, a todos los afectados, aunque su hipoteca estén ya canceladas o pagadas.

ARGUMENTOS DE LOS BANCOS: HIPOTECAS CANCELADAS

Hasta ahora, en los procedimientos judiciales por gastos o cláusula suelo, los bancos alegaban que los clientes no podían reclamar por estos gastos o cláusula suelo cuando la hipoteca se encontraba cancelada ya que el contrato había acabado.

Ciertamente había discrepancia entre los Juzgados: unos establecían que el cliente podía reclamar todo aunque la hipoteca estuviese cancelada; otros que solo se podía reclamar en el plazo de prescripción de 5 años desde la cancelación; otros desde el plazo de caducidad de 4 años; y una minoría que no se podía reclamar en hipotecas canceladas.

Ahora el Tribunal Supremo acaba con toda esta discrepancia y permite reclamar a los afectados de hipotecas canceladas.

PLAZO PARA RECLAMAR

El Tribunal Supremo no se pronuncia en esta sentencia sobre el plazo para reclamar en estas hipotecas canceladas, pero por los argumentos dados en la sentencia, y por los antecedentes, estimamos que debemos apoyarnos en el plazo de 4 años desde la cancelación de la hipoteca.

Por lo tanto, en ese plazo se debe presentar la demanda para que no nos aleguen caducidad en la reclamación.

CUALQUIER AFECTADO POR CLÁUSULA SUELO O GASTO PUEDE RECLAMAR AUNQUE LA HIPOTECA ESTÉ CANCELADA

Así lo establece el Tribunal Supremo acabando con la imposibilidad de reclamación de aquellos que habían cancelado su hipoteca, al haber pagado la misma, y se les negaba la reclamación por los bancos y algunos Juzgados, siempre y cuando lo hagan en plazo

MOTIVOS DADOS POR EL TRIBUNAL SUPREMO PARA LA RECLAMACIÓN EN HIPOTECAS CANCELADAS

MOTIVO 1: NINGÚN PRECEPTO LEGAL IMPIDE RECLAMAR LA NULIDAD DE CLÁUSULAS ABUSIVAS EN CONTRATOS CANCELADOS O ACABADOS

No existe fundamento legal para afirmar que la consumación de un contrato impide el ejercicio de la acción de nulidad. De hecho, el artículo 1301 del Código Civil fija la consumación del contrato como término inicial del plazo para ejercitar la acción de nulidad.

MOTIVO 2: LOS AFECTADOS TIENEN INTERÉS LEGÍTIMO EN RECUPERAR SU DINERO

Si la acción ejercitada se limita a declarar la nulidad de una cláusula del contrato, sin pedir la devolución de lo pagado indebidamente, se podría cuestionarse que exista un interés legítimo por estar el contrato ya extinguido. Pero si la finalidad es recuperar lo pagado indebidamente al banco por la cláusula suelo o los gastos de la hipoteca, hay un interés demostrado.

La solicitud en la demanda de un pronunciamiento judicial que declarara la nulidad de una cláusula abusiva ha de entenderse como un antecedente necesario para lograr el pronunciamiento que condena a la devolución de lo indebidamente cobrado en aplicación de la cláusula nula.

MOTIVO 3: EN LOS CONTRATOS DE TRACTO SUCESIVO, EL PLAZO INICIAL PARA RECLAMAR SE CUENTA DESDE QUE SE ACABA EL CONTRATO

Son contratos, como un préstamo, en los que, continuamente, el cliente va pagando, mensualmente, las cuotas.

El artículo 1.301 del Código Civil señala que el inicio del plazo se debe contar desde que se acaba esa obligación de pago, por lo que carece de sentido impedir reclamar por contratos cancelados o acabados

MOTIVO 4: APLICACIÓN DIRECTA DE LA NORMATIVA EUROPEA

El propio Tribunal Supremo, en la sentencia de 16 de octubre de 2019, señala que el artículo 6.1 de la Directiva 93/13/CEE del Consejo, de 5 de abril de 1993, sobre cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores (que establece la no vinculación del consumidor a las cláusulas abusivas) debe ser considerado como una norma equivalente a las disposiciones nacionales que en el ordenamiento jurídico interno tienen rango de normas de orden público.

CONCLUSIÓN: LOS AFECTADOS EN HIPOTECAS CANCELADAS, PUEDEN RECLAMAR

Por tanto, los que hayan tenido cláusula suelo en hipoteca o hayan pagado los gastos hipotecarios, aunque la hipoteca ya se haya dejado de pagar, pueden reclamar, siempre y cuando lo hagan en plazo.

Y sobre el plazo, la prudencia hace que debamos tener en cuenta 4 años desde la cancelación o pago de la hipoteca.

El Tribunal Supremo acaba de dictaminar que los consumidores que padecieron una cláusula suelo abusiva en su hipoteca tiene derecho a reclamar a su entidad la restitución del dinero indebidamente cobrado aunque el préstamo haya vencido. El fallo abre la puerta a una nueva ola de demandas en torno a las ya célebres cláusulas suelo hipotecarias al permitir que no solo quienes mantengan el crédito vivo puedan exigir judicialmente la devolución de lo pagado.

El caso abordado por la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo es el de unos clientes de la Caja Rural de Extremadura que en marzo de 2007, en pleno auge del boom inmobiliario, firmaron una hipoteca de 90.000 euros a devolver en 30 años. El interés pactado para el primer año era del 4,564% que pasaba a ser de euríbor más 0,5% a partir de enero de 2008. El contrato incluía una cláusula suelo que establecía que el interés mínimo a pagar por estos consumidores sería invariablemente de al menos el 4,5%, y una cláusula techo que establecía un tipo de interés máximo en un improbable 16%.

En noviembre de 2009 la cláusula suelo fue suavizada para fijar un tipo mínimo del 3,75%, cuyos efectos acabarían notando los clientes a partir de 2013, cuando, pese la fuerte caída del euríbor -que acabaría marcando mínimos históricos-, dejaron de disfrutar de rebajas en las cuotas de su hipoteca.

En junio de 2014, los prestatarios solicitaron por escrito a la caja que dejara sin efecto la cláusula suelo, alegando que no pasaba los controles mínimos de transparencia que el Tribunal Supremo declaró, en mayo de 2013, que este tipo de cláusulas debían cumplir para ser consideradas válidas. No obtuvieron contestación.

Finalmente, los clientes acabaron vendiendo el inmueble hipotecado y cancelando el préstamo en diciembre de 2015. Tres semanas después de esta transacción, y tras año y medio sin contestar a su petición de anular la cláusula, la caja archivó la reclamación al dar por cancelado el préstamo.

Los consumidores acabaron acudiendo a los tribunales en junio de 2016 solicitando el monto que se les habría cobrado por la aplicación de una cláusula abusiva, por opaca. El Juzgado de Primera Instancia de Olivenza desestimó su demanda, como también lo hizo en segunda instancia la Audiencia Provincial, por estar el crédito ya extinguido.

Finalmente, el caso ha acabado llegando al Tribunal Supremo que, de un lado desestima la acusación de los litigantes de que ambas instancias inferiores incurrieran en una infracción procesal, asumiendo que simplemente aplicaron la norma de forma “incorrecta”. A partir de ahí, los magistrados aclaran, sin embargo, que los demandantes tienen pleno derecho para reclamar el dinero que se les ha cobrado indebidamente en aplicación de la cláusula abusiva pese a que el crédito esté extinguido, pues así lo reconoce el Código Civil.

“La extinción del contrato de préstamo hipotecario no priva a quienes fueron prestatarios de ejercitar la acción dirigida a obtener la declaración de nulidad de la cláusula suelo, por ser abusiva, y la restitución de lo indebidamente pagado en aplicación de dicha cláusula”, reza el fallo, al que ha tenido acceso este diario.

En todo caso, los magistrados del Supremo se limitan a fijar criterio y a devolver el caso a la Audiencia Provincial para que esta dicte una nueva sentencia teniendo en cuenta ahora que “no existe fundamento legal para afirmar que la consumación de un contrato impide el ejercicio de la acción de nulidad”.

“Nosotros ya teníamos sentencias de este tipo en primera y segunda instancia, sobre todo de gente con hipotecas multidivisa que vendió su casa o la dio al banco en dación en pago para saldar la deuda y recuperó el dinero, pero esta es la primera vez que lo establece el Supremo y es importante porque hay mucha gente que ha cancelado el préstamo y pensaba que no podía reclamar”, valora Patricia Suárez, presidenta de la asociación de usuarios financieros Asufin.

“Había ciertos juzgados y Audiencias reacios a admitir estas reclamaciones, aunque otros ya venían estimándolas”, expone Alfonso Martín, abogado de LEAN, que considera clave el fallo del Supremo para aclarar esta jurisprudencia dispar y abrir la puerta a recuperar su dinero a aquellos consumidores que tras saldar la hipoteca prefirieron no arriesgarse a pagar las costas si acudían a la justicia.

Martín aclara que aunque hay cuatro años para reclamar el dinero desde que la cláusula es declarada nula, “la nulidad es imprescriptible” por lo que si se solicita a la vez que el suelo sea considerado abusivo y que la entidad devuelva el dinero no hay límite para reclamar aunque el préstamo haya vencido.

CGPJ. El fallo del Tribunal Supremo, abriendo la puerta a nuevas demandas judiciales por cláusulas suelo abusivas de aquellos consumidores cuyos préstamos hayan vencido, coincide con la decisión del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de mantener en marcha el plan de juzgados especializados en materia hipotecaria. Estas sedes, 54 repartidas por todo el país a razón de una por provincia más otra en cada una de las islas de los territorios insulares, fueron creadas en junio de 2017 a fin de evitar el colapso del sistema judicial por el aluvión de demandas hipotecarias que se estaban recibiendo. Las cláusulas suelo, que el Supremo declaró nulas en mayo de 2013 en caso de que no fueran transparentes y que llevaron al Tribunal de Justicia de la UE a obligar a los bancos a devolver el dinero cobrado por ellas con retroactividad total en diciembre de 2016, fueron el detonante. Sin embargo, los juzgados hipotecarios asumieron también otras materias que acabaron ganando importancia como el reparto de gastos hipotecarios, la cláusula de vencimiento anticipado (desahucios), los intereses de demora o los créditos multidivisa. El CGPJ decidió este miércoles prorrogar entre seis meses y un año, en función de las necesidades de cada región, la actividad de estos juzgados.

Cláusulas Suelo – Preguntas y Respuestas

Reclamaciones vía extrajudicial mediante el procedimiento administrativo del RDL 1/2017

¿Es obligatorio seguir el procedimiento del Decreto Ley antes de acudir a la vía judicial?

No, la reclamación vía extrajudicial por el procedimiento del Decreto Ley es voluntaria y gratuita para el consumidor.

¿Se renuncia a acciones legales por acogerse a la vía extrajudicial?

No, pero una vez que se inicia el procedimiento del Decreto Ley, se debe esperar el transcurso de 3 meses para iniciar la reclamación por la vía judicial.

¿Cómo informa el banco sobre el procedimiento de reclamación de la cláusula suelo?

El banco sólo está obligado a informar de la existencia de este sistema de reclamación y puede hacerlo a través de la página web y directamente en sus oficinas abiertas al público. No está obligado a hacer una comunicación individual a cada afectado.

¿Quién tiene derecho a reclamar por el procedimiento del RDL?

Todos aquellos afectados que consideren que la cláusula suelo que le han aplicado en su hipoteca es abusiva. Hay expertos en finanzas o profesionales (notarios, registradores de la propiedad) que no pueden alegar desconocimiento. El procedimiento extrajudicial es solo para contratos hipotecarios firmados por “consumidores” o personas físicas (no es para los préstamos hipotecarios a empresas)

¿A qué hipotecas afecta la reclamación vía extrajudicial de la cláusula suelo?

Afecta a todos los préstamos hipotecarios firmados por personas físicas en calidad de consumidores.

¿Qué ocurre si la hipoteca no se negoció individualmente sino por un colegio profesional u otro colectivo?

Este cauce extrajudicial también está pensado para colectivos de personas físicas. Los bancos suelen ignorar estas reclamaciones.

¿Devolverá el banco el importe de la cláusula suelo si no se reclama? No, el banco solo hará gestiones con los clientes que hayan hecho reclamación.

¿Se puede reclamar la cláusula suelo sin abogado?

Sí, la reclamación extrajudicial puede ser presentada por el consumidor, puede entregar una carta al banco exigiendo la eliminación de la cláusula. Si bien lo normal es que esta acción, por si misma, no consiga el objetivo.

¿Cuáles son las ventajas de presentar una reclamación firmada por un abogado?

Resulta altamente recomendable que sea un profesional el que se encargue de evitar que el banco pueda aprovecharse de nuevo. Además, un abogado que asiste al cliente-consumidor, ofrece una fuerza mayor para negociar con el banco.

Una vez presentada la reclamación ¿cuánto tiempo tardará el banco en responder?

Los bancos tienen tres meses de plazo.

¿Está el banco obligado a responder?

No, no está obligado. Si transcurren tres meses desde la reclamación sin responder, se entiende que no hay acuerdo.

¿Quién calcula a cuánto asciende el dinero cobrado de más?

La entidad financiera debe presentar al cliente una cifra incluyendo los intereses indemnizatorios desglosados. El afectado podrá rechazarla si no está de acuerdo.

¿Cómo se puede saber si están ofreciendo menos dinero del que corresponde?

Es conveniente que un abogado calcule la cantidad que tiene que devolver la entidad financiera, pues los bancos negocian a la baja.

¿Puede ofrecer el banco algún tipo de acuerdo o solamente cantidades en efectivo?

Sí, puede ofrecer medidas compensatorias. El plazo para aceptar esas “medidas compensatorias” es de 15 días, el cliente deberá aceptarlas por escrito y de forma expresa, a fin de que conste haber sido totalmente informado del contenido de dicha compensación y el valor económico de la misma.

¿Está obligado el cliente a aceptar la propuesta del banco?

No, no es obligatorio. Solo se debe aceptar si se está conforme con las cuantías. Si la propuesta incluye formas de compensación complejas, como el uso de productos financieros, se debe rechazar.

El banco propone un acuerdo para quitar la cláusula suelo… pero se duda qué hacer.

Recomendamos no firmar acuerdos con el banco sin el asesoramiento de un profesional, pues puede perder cantidades que le corresponden.

¿Qué pasa con los pactos ofrecidos por las entidades bancarias?

Muchos bancos han logrado modificar contratos acompañados del compromiso, por parte del cliente, de no emprender acciones legales. Estos pactos de renuncia de acciones legales son también abusivos y por tanto nulos. Se sigue teniendo el derecho de reclamar lo que corresponda.

¿Está obligado el banco por el Real Decreto a pagar lo cobrado de más por la cláusula suelo?

No, el banco, sólo te tiene que devolver el dinero si reconoce que cuando se contrató el préstamo no informó adecuadamente del significado de la cláusula suelo. En realidad, el banco es juez y parte en este proceso. El Decreto no establece ningún tipo de sanción para las entidades que se nieguen a devolver todo el dinero a los usuarios incluso habiendo llegado a un acuerdo de pago por el procedimiento extrajudicial. Ahora bien, si se niega a devolver la cantidad ofrecida, se puede acudir a la vía judicial que es garante de los derechos de los consumidores frente a la banca. El banco solo está obligado a pagar cuando hay sentencia judicial firme tras la reclamación judicial.

Si después de acordar la reclamación extrajudicial, el banco no paga ¿qué opciones hay?

Esperar que se cumplan tres meses desde que se presentó la reclamación extrajudicial por el procedimiento del Decreto y después interponer una demanda judicial contra el banco reclamando: la nulidad de la cláusula suelo, la devolución de los intereses indebidamente pagados, los intereses legales aplicables y las costas judiciales.

El Supremo concede más tiempo a los afectados para demandar a los bancos

22/02/2018 05:00 – Actualizado: 22/02/2018 16:32

Grandes noticias para los perjudicados por algún producto colocado de forma abusiva por un banco y que pensaban que no estaban a tiempo para demandar. El Tribunal Supremo ha establecido un nuevo criterio según el cual el plazo para hacerlo, de cuatro años según el Código Civil, solo empieza a contar desde la extinción del contrato firmado con el banco y no desde su firma o desde que el cliente se dio cuenta del abuso. Lo hace en una sentencia sobre los ‘swaps’ hipotecarios, pero la doctrina puede extenderse a otros muchos productos, como preferentes, deuda subordinada, cláusulas suelo o bonos convertibles.

«A efectos del ejercicio de la acción de nulidad por error, la consumación de los contratos de ‘swaps’ debe entenderse producida en el momento del agotamiento, de la extinción del contrato», concluye la sentencia. «En los contratos de ‘swaps’ o ‘cobertura de hipoteca’ no hay consumación del contrato hasta que no se produce el agotamiento o la extinción de la relación contractual, por ser entonces cuando tiene lugar el cumplimiento de las prestaciones por ambas partes y la efectiva producción de las consecuencias económicas del contrato», añade.

Sede del Tribunal Supremo en Madrid.

Esta doctrina ha sido la tradicional del Alto Tribunal, pero una sentencia de 2015 abrió la puerta a una interpretación más favorable a la defensa de las entidades financieras basada en la prescripción por haber transcurrido más de cuatro años. La clave para ello es el momento a partir del cual comienza a contar ese plazo, que la banca sostiene que debe ser la firma del contrato o, como muy tarde, el momento en que el cliente se dio cuenta de que lo que había firmado no era lo que se creía.

Advertir el abuso no marca el inicio del plazo

La nueva sentencia, fechada el 19 de febrero y cuya ponente es Mª Ángeles Parra, desmonta esta tesis: «De esta doctrina sentada por la sala no resulta que el cómputo del plazo de ejercicio de la acción deba adelantarse a un momento anterior a la consumación del contrato por el hecho de que el cliente que padece el error pueda tener conocimiento del mismo, lo que iría contra el tenor literal del art. 1301.IV CC, que dice que el tiempo para el ejercicio de la acción empieza a correr ‘desde la consumación del contrato».

Es decir, para establecer el comienzo del plazo de cuatro años para reclamar, se debe tomar el momento de la extinción del contrato firmado con el banco, por mucho que el cliente haya podido percatarse mucho antes del abuso. Esta doctrina es fácilmente extrapolable a otros contratos con vencimiento definido, como una hipoteca con cláusula suelo: interpretándola literalmente, aunque un hipotecado se haya dado cuenta hace mucho de que su letra mensual no reflejaba las bajadas del euríbor, tendría derecho a reclamar hasta cuatro años después del vencimiento de la misma. Otras fuentes jurídicas sostienen que no se aplica a las cláusulas suelo porque, cuando son abusivas, «su nulidad es radical, de pleno de derecho y por lo tanto, esta nulidad, ni la acción para ejercitarla en los tribunales, no está sujeta a ningún plazo de prescripción».

¿Y si el contrato no vence?

Más complicada es su aplicación a otros productos bancarios sin vencimiento, como la adquisición de títulos como preferentes o acciones. ¿Cuándo se considera que se ha consumado el contrato? La doctrina hasta ahora es que esta fecha es la de la amortización de los valores, su conversión o la operación que destruyó su valor (como la reducción/ampliación de capital que hizo el FROB en Bankia).

Por lo demás, la sentencia del Supremo reitera su doctrina de que los contratos son nulos cuando el banco no explicó con detalle todas las características del producto, en especial sus riesgos, incluyendo simulaciones de escenarios. No sirve como eximente para esta obligación que el cliente sea un profesional o una empresa (en esta sentencia, era una promotora inmobiliaria que pidió un crédito de seis millones al Santander) si no se dedica específicamente al negocio financiero.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *