Planes de pensiones como funcionan

Tiempo de lectura: 6 minutos

Si hay un producto estrella para planificar la jubilación, este es el plan de pensiones. Es la fórmula más tradicional y también la más conocida. Pese a todo, apenas un 16 % de la población cuenta con uno, quizás debido a que mucha gente desconoce qué es un plan de pensiones y cómo funciona exactamente.

Qué es un plan de pensiones

Se puede definir al plan de pensiones como un producto de ahorro para tu jubilación a largo plazo pensado específicamente para la jubilación. Básicamente, el plan invierte el dinero que aportan los ahorradores siguiendo los parámetros que marca su política de inversión.

Los beneficios del interés compuesto

Al reinvertir los intereses que produce cada año, un plan de pensiones aprovecha los beneficios del interés compuesto.

Por ejemplo, si invertimos 1000 € durante 5 años con una rentabilidad del 5% anual, obtendríamos 250 € con interés simple (es decir, sin reinvertir los 50 € de intereses obtenidos cada año). En cambio, con interés compuesto, serían 276,28 €.

El truco es sencillo. El primer año la rentabilidad se calcula sobre 1000 €, pero el segundo sobre 1050 € (el capital más la rentabilidad), el tercero sobre 1102,50 €, y así sucesivamente. Ahora imagínate esa diferencia a 30 años y con una capital mucho mayor.

Existen dos tipos de planes de pensiones dependiendo de quién sea el promotor:

  • Planes de pensiones individuales. Son los más extendidos y lo que la mayoría entiende por un plan de pensiones. Son los planes que se pueden contratar en bancos y aseguradoras de forma particular.
  • Planes de pensiones de empleo, que son los que gestiona una empresa y en la que sólo los trabajadores pueden realizar aportaciones. En ocasiones será la empresa quien aporte parte del dinero de los empleados y en otras se realizarán aportaciones mixtas entre el trabajador y la empresa.

Todos los planes de pensiones deben funcionar de acuerdo con el Real Decreto Legislativo 1/2002 o Ley de Planes de Pensiones y el RD 304/2004, que es el Reglamento de Planes de Pensiones. La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) se encarga de que así sea y de regular y supervisar el mercado de planes de pensiones.

Cómo funciona un plan de pensiones

Al contratar un plan de pensiones realizas una aportación al plan de pensiones y éste lo invierte a través de un fondo de pensiones.

Ese fondo de pensiones se encarga de mover el dinero, comprar y vender activos y gestionar el capital para conseguir la mejor rentabilidad a largo plazo de acuerdo con su política y perfil inversor.

Planes NARANJA

Si no puedes vivir del rock… Planes NARANJA Dinámicos

Con menos comisiones para que tú ahorres 11.798€ más.
Y si traes un plan te damos el 1,5 % del importe traspasado

Encuentra tu Plan >

Aportaciones al plan de pensiones

Las aportaciones al plan son la cantidad que añades periódicamente al plan de pensiones y se rigen por dos máximas:

  • La aportación anual al plan de pensiones no puede superar los 8000 € por partícipe al año.
  • La inversión en planes de pensiones desgrava en la renta.

En realidad, esta ventaja actúa como una reducción, de manera que el dinero aportado al plan de pensiones se resta de la base imponible. Según los cálculos del sindicato de técnicos de Hacienda, Gestha, una aportación de 3000 € anuales supone un ahorro fiscal de 900 € para una persona con una renta de 25.000 € anuales, y de 1350 € si gana más de 80.000 € al año.

A modo de ejemplo, si tu base imponible es de 37.000 € y has aportado 5000 € a tu plan de pensiones, para Hacienda es como si solo hubieses ganado 32.000 €. Por lo tanto, tu factura fiscal será menor.

Hay otra máxima que se aplica a este tipo de inversiones: cuanto antes empieces a invertir, mejor. El plan de pensiones es un producto a largo plazo y, como tal, funciona mejor cuanto más tiempo tiene por delante. La razón es que así aprovecha mejor la capacidad del interés compuesto y también maximiza las deducciones fiscales.

La diferencia entre empezar pronto y no hacerlo Para entenderlo mejor, vamos a imaginar el caso de Juan y Pedro, dos amigos de toda la vida. A los 36 años, Juan abre un Plan NARANJA 2040 al que aporta todos los años 100 €. Pedro por, su parte, ha tardado más en dar el paso, pero igualmente termina buscando una vía de complementar su pensión, y la encuentra con el Plan NARANJA 2030. También invierte 100 € al mes desde que tiene 46 años. ¿Cuál será la diferencia llegado el momento de jubilarse? Casi del doble, habiendo aportado Juan solo 12.000 € más que Pedro.

Tomando como partida la rentabilidad media anual de los Planes Dinámicos NARANJA durante los últimos 5 años (4,18% anual para el Plan NARANJA 2040, 3,03% para el Plan NARANJA 2030), Juan tendrá 75.113,92 € al jubilarse y Pedro 35.087,05 €, habiendo aportado a lo largo de los años 37.200 € Juan y 25.200 € Pedro.

Como puedes ver, empezar a aportar pronto al plan de pensiones tiene sus ventajas.

Cuándo puedes recuperar el dinero del plan de pensiones

Las aportaciones sólo cuentan una parte de la historia de lo que es un plan de pensiones y cómo tributa. La segunda tiene que ver con el momento del rescate. Podrás rescatar tu plan de pensiones en las siguientes circunstancias:

  • Cuando te jubiles, este es el caso más habitual de recuperar el plan de pensiones y precisamente para lo que está pensado. En este caso podrás rescatarlo de tres formas, recuperando toda la cantidad de una, en mensualidades o bien una combinación de las dos anteriores. Cada una de estas opciones tendrá un impacto fiscal distinto que te explicamos más adelante.
  • Pasados 10 años desde que lo contrataste. Esta opción es una novedad que se instauró en 2015 y por eso no está disponible hasta 2025. Así, ese año podrás rescatar el dinero que hubieses depositado en el plan de pensiones y los beneficios generados hasta 2015 y en 2026 podrás hacer lo propio con el dinero invertido hasta 2016.
  • En caso de incapacidad y enfermedad grave también podrás acceder antes de tiempo al dinero ahorrado en el plan de pensiones.
  • Si eres desempleado de larga duración podrás acceder al dinero del plan para aliviar tu situación.
  • Cuando fallece el partícipe del plan, los herederos legales o quien él haya designado podrá recuperar el dinero del plan. Al hacerlo pagará impuestos en el IRPF como si fuese el propio partícipe, ya que los planes de pensiones no tributan en el Impuesto de Sucesiones como el resto de la herencia.

Fiscalidad del plan de pensiones, cuánto pagas en el rescate

Los planes de pensiones también son especiales al recuperar el dinero. La ventaja fiscal que tienen durante las aportaciones hace que los impuestos que se pagan al rescatarlos sean diferentes a los del resto de productos de inversión.

Y es que los planes de pensiones tributan dentro de las rentas del trabajo y no del ahorro. Esto quiere decir que el dinero que recuperes del plan se sumará a tus rendimientos del trabajo, como el salario o la pensión pública.

Para Hacienda, ese capital es como un dinero de más que has ganado. Además, como forman parte de las rentas del trabajo, tributan según las tablas generales de IRPF y no las del ahorro. La diferencia es significativa y puedes verla a continuación:

Rentas del trabajo Tipo impositivo
Hasta 12.450 € 19 %
12.450 – 20.200 € 24 %
20.200 – 35.200 € 30 %
35.200 – 60.000 € 37 %
Más de 60.000 € 45 %
Renta del ahorro Tipo impositivo
Hasta 6000 € 19 %
6000 – 50.000 € 21 %
Más de 50.000 € 24 %

A esto se añade que puedes recuperar el plan de pensiones de tres formas diferentes:

  • En forma de renta. Como su propio nombre indica, implica recibir una renta periódica, que puede ser mensual, trimestral, semestral o anual, hasta que se agote el dinero del plan.
  • En forma de capital. Es lo que se conoce como recuperar todo el dinero de golpe. Si lo haces antes de que pasen dos años desde que te jubiles, podrás aplicar una reducción del 40% al dinero invertido antes de 2007 y sus ganancias.
  • En forma mixta, parte como capital y el resto como renta.

¿Cómo se pagan menos impuestos por el plan de pensiones, en forma de renta o de capital?

Dependiendo del modelo que elijas, pagarás más o menos impuestos al rescatar el plan de pensiones. La mayoría de personas opta por recuperar el plan en forma de capital y termina pagando muchos más impuestos por ello. El principal motivo es que el año en el que lo rescates, todo el dinero del plan se sumará a la pensión pública, y hará que tributes en los tramos más altos del impuesto, con un tipo del 45%.

Nada como los propios números de un caso concreto para ver la diferencia.

¿Renta o capital? Un ejemplo de cuánto pagas en cada caso

Para este supuesto vamos a retomar el ejemplo de Juan, que ha acumulado 75.113,92 € en su plan, y que al jubilarse a los 67 años se plantea recuperarlo como capital o como renta durante un periodo de 10 años.

Para que el cálculo sea más exacto, vamos a añadir la pensión pública a la ecuación: 15.969,94 €, que es la media nacional a septiembre de 2019, según datos del Instituto Nacional de la Seguridad Social.

Con estos datos, si rescatamos la pensión en forma de capital, los ingresos totales el año de la jubilación serían de 91.083,86 € (aunque los primeros 6700 € están exentos de tributación desde los 65 años, 8100€ desde los 75 años) por lo que en realidad tributan 84.383,86 €. Si hacemos los cálculos, Hacienda se quedaría con 28.874,24 € de ese dinero, casi un tercio.

Tramo Tipo impositivo Impuestos si se rescata en forma de capital Impuestos si se rescata en forma de renta (primer año)
Hasta 12.450 € 19 % 2365,50 € 2365,50 €
Entre 12.450 € y 20.200 € 24 % 1860,00 € 1039,52 €
Entre 20.200 € y 35.200 € 30 % 4500,00 € 0 €
Entre 35.200 € y 60.000 € 37 % 9176,00 € 0 €
Más de 60.000 € 45 % 10.972,74 € 0 €
TOTAL 28.874,24 € 3405,02 €

¿Y si se hace en forma de renta? Sería como si cada año ganáramos 23.481,33 € (sumando la renta más la pensión de jubilación), aunque de esa cantidad solo tributarían 16.781,33 € los 8 primeros años (hasta cumplir 75) y 15.381,33 € los dos últimos.

La factura final al cabo de 10 años sería de 33.378,20 € frente a los 45.955,14 € de recuperarlo todo de golpe; más de 12.000 € de ahorro fiscal.

Año Impuestos si se rescata en forma de capital Impuestos si se rescata en forma de renta
1 28.874,24 € 3405,02 €
2-8 1761,29 € 3405,02 €
9-10 1495,29 € 3069,02 €
TOTAL 45.955,14 € 33.378,20 €

Es por eso que, en la mayoría de los casos, compensa rescatar el plan en forma de renta, pues al cabo de los años, acabaremos pagando menos impuestos, aunque todo depende de nuestras circunstancias particulares.

Planes de pensiones de ING

Los planes de pensiones son una buena forma de preparar tu jubilación y con ING podrás hacerlo ahorrando en comisiones y en impuestos. En concreto, si aportas 3000 € anuales, puedes ahorrar más de 11.798 € en comisiones (Cálculo de ING para una inversión con una rentabilidad del 5,53%, la media anual de los Planes NARANJA Dinámicos).

Pero lo más importante es que con los Planes NARANJA Dinámicos sabrás que el perfil del plan se adapta en cada etapa de tu vida. Este tipo de planes varía el porcentaje que invierte en renta variable y en renta fija de forma automática en función de tu edad, por lo que no tendrás que preocuparte de realizar esos movimientos por tu cuenta.

Existen Planes NARANJA de Renta Fija y Planes NARANJA de Renta Variable. De hecho, el Plan NARANJA S&P 500 es el mejor de la última década y uno de los pocos que logra superar el rendimiento del Ibex 35 en los últimos 15 años.

Inversión, Planes de pensiones

¿Qué es y cómo funciona un plan de pensiones?

Los planes de pensiones están más de actualidad que nunca. Escuchamos este término constantemente en las noticias y en las propuestas de aseguradoras y bancos. Pero ¿Qué significa realmente? ¿Qué supone tener un plan de pensiones y cómo funciona?

Contenido del artículo

Definición: ¿Qué es?

Un Plan de pensiones es un producto de ahorro a largo plazo en el cual una persona efectúa aportaciones periódicas o extraordinarias, para percibir rentas o capitales en el momento de la jubilación.

El objetivo es conseguir un mayor rendimiento, algo que dependerá en parte del riesgo que se asuma. En cualquier caso, en función del resultado de las inversiones, el dinero se recuperará en el momento de la jubilación con beneficio o con pérdidas.

Los planes de pensiones son una opción pensada para preparar la jubilación y aumentar el poder adquisitivo el día de mañana.

Como gran ventaja, destaca que es el único producto de ahorro cuya aportación desgrava en la Base Imponible del IRPF, con un límite de 8.000 euros anuales.

Aunque hablamos de un largo plazo para recuperar el dinero, esta prestación puede adelantarse en casos excepcionales:

  • Fallecimiento de la persona que había contratado este plan
  • Enfermedad grave
  • Situación de parado de larga duración

Al recuperar este plan de pensiones antes del momento de la jubilación hablamos de rescate, una situación sobre la cual también profundizaremos en este artículo.

Pero, antes de nada, vamos a ver cómo funciona este tipo de fondo de pensiones controlado por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, del Ministerio de Economía; que es quien los regula.

¿Como funciona un plan de pensiones?

El funcionamiento de un plan de pensiones está basado en las aportaciones, que pueden ser puntuales y periódicas.

  • Aportaciones periódicas: aportaciones mensuales, trimestrales, semestrales o anuales que se pueden aumentar, reducir o incluso parar, en función de la situación del cliente. Hay que tener en cuenta que las aportaciones no pueden exceder los 8.000 euros al año.
  • Aportaciones extraordinarias: es posible realizar aportaciones extraordinarias que nutran el plan de pensiones en un momento determinado en el cual se dispone de más capital.

Como parte del funcionamiento, una duda muy común es dónde invierte un plan de pensiones. A qué planes va a parar el dinero que confiamos las entidades o compañías bancarias con las que lo contratamos. Dependiendo de perfil de riesgo y de la edad se determinan varios grupos:

  • Planes de renta fija: existe la renta fija pública y la corporativa
  • Planes de renta variable
  • Mixtos: combinan renta fija y variable
  • Planes garantizados (llamados PPA): permiten recuperar el 100 % del dinero invertido en el momento del rescate, aunque esto está ligado a ciertas condiciones.

La ley que regula los planes de pensiones ya deja claro que se constituyen voluntariamente, por lo que sus prestaciones no serán, en ningún caso, sustitutivas de pensión pública.

Los planes de pensiones son de carácter privado y se suman a la pensión de jubilación garantizada por el Estado.

Al tomar la decisión de contratar un plan de pensiones es muy importante fijar bien las condiciones y conocer su tipología. Por eso, aconsejamos que estudies bien las gestoras y los planes que te ofrecen. En Moné Seguros nos encargamos de ese asesoramiento para algo tan importante como el futuro de tus ahorros. Buscamos para ti la mejor opción de plan de pensiones entre nuestra red de aseguradoras, y siempre en función de tu perfil de riesgo.

Paralizar un plan de pensiones: el rescate

El rescate de un plan de pensiones se produce de forma generalizada en el momento de la jubilación en la Seguridad Social. Además, existen excepciones que hacen que se pueda paralizar un plan de pensiones y rescatarlo:

  • Fallecimiento: lo recibe el beneficiario designado o, de no haberlo, los herederos.
  • Desempleado de larga duración.
  • Enfermedades: en casos como incapacidad laboral permanente, dependencia, enfermedades graves…

El contratante puede recuperar las aportaciones realizadas y la posible rentabilidad que haya generado. En dinero se puede obtener mes a mes (rescate en forma de renta) o de una sola vez (rescate en forma de capital).

Esperamos que los conceptos básicos sobre este producto de ahorro tan extendido te hayan quedado muchos más claros. Si quieres profundizar todavía más, te invitamos a consultar nuestro post sobre los conceptos técnicos. Y, por supuesto, si te estás planteando su contratación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que te informemos sobre las mejores opciones para tu perfil ahorrador.

¿Te ha gustado este articulo? Comparte!!

Puntuación del artículo

Cómo funciona un plan de pensiones

Las mejores ofertas de traspaso de planes de pensiones #1

  • Hasta 5,5% de bonificación
  • Válido para aportaciones y traspasos
  • Oferta hasta el 31/01/2020

Más info Compara #2

  • Hasta 5% de bonificación
  • Válido traspasos
  • Oferta hasta el 17/01/2020

Más info Compara #3

  • Hasta 5% de bonificación
  • Bonificación según permanencia
  • Oferta hasta el 31/12/2019

Más info Compara #4

  • Bonificación de hasta el 4,25%
  • Importe mínimo traspasado de 1.000€
  • Hasta el 31/01/2020

Más info Compara #5

  • Hasta 5% de bonificación
  • Sin importe mínimo traspasado
  • Oferta disponible hasta el 31/01/2020

Más info Compara #6

  • Hasta 4% de bonificación
  • Válido para aportaciones y traspasos
  • Oferta hasta el 31/12/2019

Más info Compara #7

  • Hasta 4% de bonificación
  • Ventajas para los mayores de 60 años
  • Oferta válida hasta el 31/01/2020

Más info Compara #8

  • 3% de bonificación
  • Sin importe mínimo a traspasar
  • Hasta el 20/02/2020

Más info Compara #9

  • Bonificación de hasta un 3% por traspaso
  • Sin límite de bonificación
  • Promoción hasta el 31/01/2020

Más info Compara #10

  • Hasta 3% de bonificación
  • Bonificación según permanencia
  • Oferta hasta el 31/12/2019

Más info Compara #11

  • 1,5 % bonificación por traspaso
  • Permanencia de solo 2 meses
  • Oferta hasta el 31/12/2019

Más info Compara #12

  • Regalos físicos por traspaso
  • Permanencia de 3 años
  • Oferta hasta el 31/01/2020

Más info Compara ×

  • Más ofertas: ya te guste buscar solo o no, tener más opciones siempre será una ventaja
  • Mejores condiciones: los profesionales que presentamos tienen acuerdos exclusivos con los bancos
  • Sin compromiso: decidirás si lo que te proponen es mejor que lo que consigues por tu cuenta y solo pagarás los honorarios del intermediario si al final eliges su oferta
  • Seguimos contigo: durante todo el proceso puedes acudir a nuestra web y foro para aclarar cualquiera duda o comparar ofertas. Nosotros no vendemos la hipoteca y somos imparciales en nuestras respuestas

No, gracias Empezar

Descubre los mejores depósitos del momento

Los mejores depósitos reumuneratos #1

TAE

1,20 %

Ventajas

  • 50% depósito- 50% fondo de inversión
  • Inversión mínima de 20.000€
  • Cuenta asociada gratuita al 0,30% TAE
  • FGD de España

Solicitar Compara #2

TAE

1,05 %

Ventajas

  • Beneficio de 1.583€ sobre 50.000€
  • Cuenta ahorro asociada al 0,10% TAE
  • Inversión desde 5.000€
  • FGD de España

Solicitar Compara #3

TAE

0,51 %

Ventajas

  • Beneficio de 63€ sobre 50.000€
  • Inversión a partir de 1.000€
  • Liquidación al final
  • FGD de Malta

Solicitar Compara #4

TAE

1,00 %

Ventajas

  • 50% depósito-50% fondo de inversión
  • Inversión mínima de 20.000€
  • Cuenta ahorro asociada al 0,30% TAE
  • FGD de España

Solicitar Compara #5

TAE

0,75 %

Ventajas

  • Beneficio de 561€ sobre 50.000€
  • Cuenta ahorro asociada al 0,10% TAE
  • Inversión desde 5.000€
  • FGD de España

Solicitar Compara #6

TAE

1,04 %

Ventajas

  • Beneficio de 1.040€ por 50.000€
  • Hasta 150€ de regalo con Raisin
  • Inversión desde 5.000€
  • FGD de Eslovaquia

Solicitar Compara ×

  • Más ofertas: ya te guste buscar solo o no, tener más opciones siempre será una ventaja
  • Mejores condiciones: los profesionales que presentamos tienen acuerdos exclusivos con los bancos
  • Sin compromiso: decidirás si lo que te proponen es mejor que lo que consigues por tu cuenta y solo pagarás los honorarios del intermediario si al final eliges su oferta
  • Seguimos contigo: durante todo el proceso puedes acudir a nuestra web y foro para aclarar cualquiera duda o comparar ofertas. Nosotros no vendemos la hipoteca y somos imparciales en nuestras respuestas

No, gracias Empezar

Qué es y cómo funciona un plan de pensiones

Un plan de pensiones es un producto de inversión diseñado para ahorrar de cara a nuestra jubilación. Durante la vida de los préstamos se van realizando aportaciones periódicas al plan que nos irán dando una rentabilidad y que podremos recuperar en forma de renta cuando nos jubilemos. Están diseñados para complementar la pensión pública que recibiremos al dejar de estar activos laboralmente y poder tener un mayor poder adquisitivo durante esos años.

Dónde invierten los planes de pensiones

Los planes de pensiones invierten en fondos de pensiones el capital que vayamos aportando cada año, al igual que los fondos de inversión, estos fondos invertirán un porcentaje en renta fija y otro en renta variable según el que hayamos escogido de acuerdo con nuestro perfil como inversores. A partir de esta inversión se generarán unos beneficios que nos permitirán conseguir la rentabilidad del plan y que aumentarán nuestros ahorros de cara a la jubilación.

Las comisiones de los planes de pensiones

Los planes de pensiones tienen dos tipos de comisiones que nos cobrarán de manera anual sobre el capital total del fondo. Estas comisiones están reguladas y acotadas por Real Decreto:

  • Comisión de gestión, es lo que nos cobrará la gestora de fondos que invierte nuestro capital, no podrá ser superior al 1,50 % anual.

  • Comisión de depósito, será la que nos cobre la entidad bancaria y no podrá superar el 0,25 % por año.

Estas comisiones se cobrarán cada año sobre todo el dinero del plan más la rentabilidad obtenida, por lo que a medida que pasen los años y nuestros ahorros crezcan también lo hará el monto de las comisiones.

¿Puedo perder dinero con los planes de pensiones?

Es posible perder el dinero depositado ya que es un producto de inversión sin ningún Fondo de Garantía que asegure nuestro capital invertido. Como los fondos de pensiones invierten en activos de renta fija y renta variable cualquier cambio en el mercado de valores puede hacer que perdamos capital.

De todas maneras debemos tener en cuenta que esta inversión es a muy largo plazo y cualquier pérdida ocasional tiene la posibilidad de recuperarse con las rentabilidades futuras.

Si preferimos asegurar nuestro capital existen planes de pensiones garantizados que aseguran el capital aportado al plan y, en ciertas ocasiones, un mínimo rentabilidad. Esta garantía suele venir dada con una permanencia obligatoria, esto significa que si queremos mantener la garantía no podremos traspasar nuestro capital de un plan a otro antes de que acabe el plazo de permanencia.

Sobre esta página

Para qué sirve esta página: con las pensiones en el ojo de mira por sus bajos fondos son muchos los que se plantean contratar una forma de ahorro que asegure una renta para nuestra jubilación. No obstante, antes de contratar cualquier tipo de producto financiero es importante conocer sus ventajas e inconvenientes. En esta página encontraremos las características principales de los planes de pensiones y su funcionamiento.

Fuente: la información de interés sobre cómo funciona un plan de pensiones ha sido extraída de diferentes organizaciones de referencia, como el Instituto Aviva de Ahorro y Pensiones, entre otras web.

Metodología: para conseguir la información para crear esta página, nuestros expertos han realizado un estudio de diferentes fuentes de información y entidades que ofrecen este tipo de productos de ahorro.

Sobre HelpMyCash.com: es un comparador online donde los usuarios podrán informarse y comparar de manera completamente gratuita entre todos los productos financieros y de economía del hogar del mercado actual.

Aviso: los servicios que ofrecemos son totalmente gratuitos para el usuario, ya que HelpMyCash obtiene sus ingresos de la publicidad y de sus productos destacados.

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que tengas sobre los créditos rápidos o cualquier otro producto financiero. Para ello, ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:

Filtrando resultados…

¿Eres una persona ahorradora? ¿Miras por tu futuro? Seguro que te preguntas el porqué de esta pregunta y más adelante lo averiguarás. “El plan de pensiones”, es algo que los expertos dicen que será una necesidad básica en un futuro próximo, si queremos mantener nuestro nivel de ingresos cuando nos jubilemos.

Para saber más sobre este producto financiero, vamos a responder cinco preguntas clave, que muchos nos hemos o en nuestro caso nos estamos planteando:

1.- ¿Qué es un plan de pensiones?

Se trata de un instrumento financiero de ahorro, es decir, un producto que ofrece cualquier banco, con el objetivo de guardar dinero de cara a nuestra jubilación. Para que nos hagamos una idea, sería como tener dos cuentas en el banco y en una de ellas ingresaríamos el dinero que queramos cuando queramos, sin poder tocarlo hasta el día que finalicemos nuestra vida laboral.

Existen varios tipos:
• Planes de Pensiones Individuales, los que podemos adquirir en entidades financieras.
• Planes de Pensiones de Empleo, la empresa en la que trabajamos es la que aporta o bien ambas partes, la empresa una cantidad y nosotros otra.
• Planes de Pensiones de Empleo Asociado: promovidos por asociaciones u otras agrupaciones.

2.- ¿Por qué y cuándo es conveniente tener uno?

Siendo sinceros, si hablamos del porqué contratarlo, todos sabemos que el actual sistema de pensiones es algo insostenible en el tiempo, ya que las recaudaciones anuales de la Seguridad Social no cubren los gastos que tenemos en pensiones, o lo que es lo mismo tenemos una población envejecida. Por ello, es mejor que empecemos a ahorrar y a pensar nosotros mismos en nuestra jubilación (recordad que otros no lo harán por nosotros) si queremos que nuestro nivel de ingresos y por lo tanto de vida no cambie en un futuro.

Pues bien, vayámonos a la otra gran pregunta, cuándo debemos comenzar a ahorrar, la respuesta es muy sencilla y directa, cuanto antes mejor, pero ojo, que ahora no cunda el pánico, no importa cuando sea, lo que vale es comenzar. Expertos aconsejan que planifiquemos la jubilación desde que entramos al mercado laboral, pero en realidad eso lo hacen muy pocos, pero si algo debemos tener claro es que cuanto antes empecemos, tendremos más años para ahorrar y nos generará una mayor rentabilidad.

3.- ¿Es mejor ahorrar mes a mes o al final de año?

En este caso nos sirve el refrán de “para gustos los colores”. Aquí cada uno nos gestionamos como podemos y queremos, pero lo más recomendable es realizar aportaciones mensuales o trimestrales, porque nos genera un “hábito” de ahorro, además de ayudarnos distribuirnos mejor el riesgo que pueda tener dicha inversión.

4.- ¿Podemos disponer del dinero ahorrado?

Obviamente el dinero lo recuperaremos, normalmente será al llegar la ansiada fecha que muchos sueñan nada más comenzar a trabajar, el día en el que los madrugones se acaban y la tranquilidad llega a nuestras vidas, el día que nos jubilamos, pero existen otros supuestos de cobro anticipado: desempleo prolongado, enfermedad grave o desahucio. En 2015, salió una nueva posibilidad, podremos disponer de las aportaciones realizadas con al menos 10 años de antigüedad.

A consecuencia de esta pregunta, nos viene a la cabeza otra ¿cómo cobraremos el plan de pensiones? La respuesta es que tenemos varias opciones para elegir:
• Rescate en forma de renta, es decir, cobrar una cantidad al mes, al trimestre o al semestre, lo que nosotros decidamos.
• Rescate en forma de capital, todo el dinero de golpe (puede suponer que paguemos muchos impuestos el año de nuestra jubilación).

5.- ¿Qué nos suponer fiscalmente tener un plan de pensiones?

¡Estamos de enhorabuena! Tener un plan de pensiones, es el único instrumento financiero que nos genera una reducción en el IRPF (el Impuesto sobre la Renta de la Personas Físicas), es decir, pagaríamos menos. La cantidad de dinero máxima que podemos aportar al plan de pensiones con derecho a reducción son 8.000€, por lo que si tributamos con un 20% en IRPF y hemos ingresado 6.000€, Hacienda nos devolverá:

6.000€ x 0,2 = 1.200€

Pero… Si si, hay un pero. Una vez nos jubilemos y nos vayamos de retiro a la playa o nos dé por viajar, CUIDADO porque Hacienda nos llamará a la puerta (o por teléfono si estamos fuera) y nos pedirá que paguemos impuestos por el dinero ahorrado durante tantos años, como si fuese un rendimiento de trabajo.

¡Si algo nos ha quedado claro es que debemos empezar a pensar en nuestra jubilación ahora que somos jóvenes y ahorrar para cuando llegue el día en que todos los días sean de fiesta!

Artículo elaborado en colaboración con El Diario Montañés

¿Te ha resultado interesante? ¡Compártelo!

¿Qué es un plan de pensiones y cómo funciona? Ventajas y alternativas

Cada vez son más los ahorradores que buscan un complemento para la pensión pública de jubilación. Una buena manera de poder mantener el nivel de ingresos de que se dispone durante la vida laboral y de no ver mermado nuestro bienestar en el momento del retiro profesional. En esta dirección se alinean los planes de pensiones, productos de ahorro diseñados para crear un fondo económico que amortigüe el descenso de ingresos que supone el término de la actividad laboral. Pero también productos de inversión, con sus ventajas, sus inconvenientes y sus riesgos. Dada la complejidad de este tipo de productos, hoy nos acercaremos a los planes de pensiones, de cara a comprender su funcionamiento para poder determinar si son adecuados para nosotros como producto de inversión.

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un producto financiero de ahorro e inversión vinculado a la actividad laboral o económica del inversor. Los planes de pensiones se conciben como productos de ahorro con el objetivo de que el cliente que los contrata pueda acumular un capital que le permita complementar sus ingresos durante su tiempo de jubilación. Desde un punto de vista formal, los planes de pensiones son un tipo de fondos de pensiones y tienen un funcionamiento muy parecido al de los fondos de inversión. Esto quiere decir que el dinero aportado por el inversor es utilizado por la gestora del plan de pensiones para intentar obtener una rentabilidad. Para ello, reinvierte el dinero del ahorrador en diferentes productos de inversión, tanto de renta variable como fija.

¿Cómo funciona un plan de pensiones?

Los planes de pensiones son productos financieros supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, dependiente del Ministerio de Economía. Como ya hemos visto, al contratar un plan de pensiones, el inversor cede una cantidad económica a una entidad financiera que se dedicará a invertirla de cara a obtener una rentabilidad. Lo que diferencia a los planes de pensiones de otros productos de ahorro e inversión es su orientación a la jubilación del inversor, en lo que se basa el sistema de aportaciones y de rescate mediante el que funcionan estos planes.

A partir del momento de la contratación del plan de pensiones, el inversor deberá abonar una serie de aportaciones que constituirán el colchón de ahorro para su jubilación. En este sentido, los planes de pensiones son bastante flexibles, ya que el ahorrador puede hacer las aportaciones de forma periódica: de forma semanal, mensual, trimestral, semestral, anual, etc.; o bien a través de una única aportación.

Una vez que llega el momento, el ahorrador puede rescatar los derechos consolidados de su fondo de pensiones, es decir, el dinero que ha ido acumulando con el paso de los años. Esto puede hacerse de una forma también bastante flexible. Lo más normal es percibir una renta periódica que complemente el resto de ingresos del ahorrador: pensión pública, rentas inmobiliarias, otras actividades económicas e inversiones… En este caso, estaríamos hablando de un rescate del plan de pensiones en forma de renta. Pero también es posible rescatar los derechos consolidados a través del plan de pensiones en forma de capital, percibiendo todo el dinero en un único pago. Y por supuesto, también es posible recurrir a fórmulas de rescate mixtas, fraccionando el rescate en el cobro de una primera cantidad relativamente importante y en la percepción del resto del montante a través de rentas periódicas.

¿Cuándo puede rescatarse un plan de pensiones?

Aunque el plan de pensiones se concibe en un principio como un complemento de ingresos a percibir en el momento de la jubilación, lo cierto es que el ahorrador puede rescatar su capital en más supuestos. En general, podremos rescatar un plan de pensiones en los siguientes casos:

  • Jubilación. Es la opción más extendida. Al alcanzar la edad de jubilación o de prejubilación, el inversor rescata sus derechos consolidados de cara a mantener un cierto nivel de rentas. También es posible rescatar el plan tiempo después de jubilarse.
  • Incapacidad laboral. Debe ser total y permanente y acreditada por la Seguridad Social.
  • Enfermedad grave.Cuando el titular sufra una enfermedad, dolencia o lesión que conlleve intervenciones quirúrgicas o tratamientos que le impidan desarrollar su actividad habitual durante más de 3 meses, o que le ocasionen secuelas permanentes que condicionen sus capacidades para el trabajo. También debe ser acreditada por la Seguridad Social.
  • Paro prolongado. Cuando el titular se encuentre en situación de desempleo de larga duración: más de 12 meses continuados de desempleo involuntario y sin cobro de prestaciones por desempleo.
  • Rescate parcial de las aportaciones realizadas hace más de 10 años. A partir de 2015, la ley permite rescatar las aportaciones a planes de pensiones que tengan más de 10 años de antigüedad. Esto quiere decir que si tenemos un plan de pensiones desde hace más de 10 años, podemos rescatar parcialmente el dinero acumulado desde el momento de la contratación, hasta 10 años antes del momento del rescate.
  • Fallecimiento del titular. Los herederos o beneficiarios podrán rescatar el plan de pensiones.

Ventajas e inconvenientes de los planes de pensiones

Es muy común pensar que un plan de pensiones es un producto que replica el funcionamiento de los sistemas de pensiones públicas, pero gestionado por una entidad privada. Esto es un claro error que puede llevarnos a concebir el plan de pensiones como una hucha de ahorro para la jubilación. Sin embargo, en la práctica los planes de pensiones son productos financieros más complejos que entrañan una serie de ventajas e inconvenientes para quien los contrata. La mejor forma de saber si un plan de pensiones es adecuado para complementar nuestra cartera de inversiones, es conocer a fondo estas ventajas e inconvenientes.

Ventajas de los planes de pensiones

La principal ventaja que suele remarcarse en el caso de los planes de pensiones es que entraña una serie de beneficios fiscales. En este sentido, el total de las aportaciones anuales a fondos de pensiones suponen un ahorro en el IRPF del inversor con el límite menor de los dos siguientes:

  • Desgravación de las aportaciones hasta los 8.000 € anuales.
  • En percepción individual, desgravación del 30 % de la suma de ingresos por rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas. 50 % a partir de los 50 años.
  • En el caso del fallecimiento del titular, los beneficiarios solo tributan el rescate de los derechos consolidados en el IRPF y no en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

Inconvenientes de los planes de pensiones

Los planes de pensiones pueden configurarse de formas muy dispares en función del criterio de las entidades emisoras. Pero de manera general y sin atender a las características concretas de cada producto, podemos señalar una serie de desventajas comunes:

  • Poca liquidez. Los planes de pensiones no pueden rescatarse más que en los supuestos detallados más arriba.
  • Rentabilidad no garantizada. Como hemos visto, los planes de pensiones son una forma de inversión indirecta por parte del ahorrador en toda una suerte de productos financieros: fondos de pensiones, fondos de inversión, productos de renta fija, renta inmobiliaria, mercados de valores, etc. Una cartera que configura la entidad gestora del plan, y que puede suponer una rentabilidad positiva, pero también negativa. Es decir, puede darse el caso de que en el momento del rescate, recuperemos menos dinero del que hemos invertido a lo largo de años y años de ahorro.
  • Los planes de pensiones vienen a menudo asociados al cobro de comisiones por la realización de depósitos y de gestión. Además, al tratarse de un instrumento mediante el cual la gestora invierte en otros productos, esta puede repercutirnos las comisiones derivadas de los movimientos de los activos que componen el plan de pensiones.
  • Si antes señalábamos que la principal ventaja de los planes de pensiones son las ventajas fiscales que estos entrañan, lo cierto es que hay que matizar esta afirmación. Y es que si bien los planes de pensiones ofrecen ciertas desgravaciones para las cantidades aportadas, en el momento del rescate deberemos tributar las cantidades que recibamos como rendimientos del trabajo en nuestras declaraciones del IRPF, no como rendimientos del ahorro. Esto, además de suponer tipos impositivos distintos y normalmente más elevados para la misma cantidad, implica que estamos pagando impuestos por todo lo que hemos ahorrado previamente, no por los beneficios reales obtenidos por la rentabilidad del plan de pensiones.

Como hemos visto, los planes de pensiones son productos de inversión relativamente complejos. Es posible que puedan ofrecer una serie de ventajas para ciertos inversores que busquen unas características muy concretas en un producto de inversión, sobre todo si hablamos de planes de pensiones exclusivos para clientes VIP. Para el resto de los mortales, existen otras opciones de ahorro e inversión mucho más sencillas y seguras. Es el caso del Depósito Facto , un depósito de alta rentabilidad que nos permite obtener una rentabilidad de hasta el 1,50 % TAE* (1,50 % TIN). Y con total flexibilidad a la hora de realizar nuestras imposiciones, pudiendo elegir las cantidades exactas desde 10.000 € hasta 3.000.000 €; y las fechas de vencimiento, con períodos de imposición desde 3 meses a 60 meses. Una forma perfecta de ahorrar para la jubilación, con la seguridad que nos ofrece el Fondo de Garantía de Depósitos y la tranquilidad que nos da el poder configurar los tiempos de vencimiento según nuestra previsión de necesidad de liquidez para el futuro.

Debido a las bajas tasas de natalidad con pronóstico decreciente y a los altos niveles de esperanza de vida con pronóstico creciente, la población está cada vez más envejecida y las previsiones apuntan a que esa horquilla se va a ir ampliando con el paso de los años.

Este fenómeno demográfico afecta en gran medida a los ahorradores españoles. En España seguimos conservando un Sistema de Pensiones con aportación solidaria en lugar de un sistema de pensiones de aportación individualizada (como en Holanda, Reino Unido o Suecia), esto quiere decir que los trabajadores de hoy pagan las pensiones de jubilación de los pensionistas de hoy y que la pensión de jubilación de los trabajadores de hoy depende de los trabajadores que habrá cuando ellos hayan cumplido la edad de jubilación.

A día de hoy el déficit de la Seguridad Social es alarmantemente alto, a cierre de 2017 el déficit de la tesorería de la seguridad social era de 24 mil millones de euros, un 14% más alto que en el 2016. La Tesorería General de la Seguridad Social acumula un patrimonio neto negativo de 13 mil millones de euros en 2017, es decir, la Tesorería General de la Seguridad Social se encuentra en quiebra técnica.

Ante la realidad de que…

  1. El Organismo que financia las pensiones de jubilación está quebrado y
  2. Los gastos de la Seguridad Social crecen más rápido que los ingresos.

Muchos trabajadores y empresarios se plantean …

¿Debería abrir un plan de pensiones para complementar mi pensión de jubilación?

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un vehículo comercial de ahorro a largo plazo cuyo objetivo es acumular un capital, del cual se podrá disponer tras la jubilación con el objetivo de complementar la pensión de la Seguridad Social.

¿Cómo funciona?

Funciona a través de aportaciones periódicas y/o puntuales que el titular o partícipe deposita individualmente en un Fondo de Pensiones, siendo la aportación máxima anual de 8.000 euros. Además, las personas cuyo cónyuge no disponga de rendimientos netos del trabajo y/o sus rendimientos por actividades económicas sean inferiores a 8.000 euros pueden aportar al Plan de Pensiones del cónyuge un máximo de 2.500 euros anuales.

El patrimonio del Fondo de Pensiones se custodia por una Entidad Depositaria, que suele ser una entidad bancaria especializada en banca de inversión. Esta entidad funciona como una gran caja fuerte que se encarga del depósito, administración, vigilancia del Patrimonio, cobro de aportaciones, recepción de dividendos, pago de prestaciones y cumplimiento de las órdenes de compraventa de valores, entre otras funciones, por las que cobran una comisión de depositaría.

El Fondo de Pensiones está gestionado por una entidad Gestora de Fondos de Pensiones. Los gestores, se encargan de invertir los fondos siguiendo la política de inversión y los criterios de rentabilidad y riesgo definidos en el Plan de pensiones con el objetivo de maximizar la rentabilidad. Esta política de inversión depende del tipo de plan contratado, siendo los más habituales:

  • Panes de renta variable: Fondos de Pensiones que invierten el 100% del capital en renta variable, tiene un perfil de riesgo alto.
  • Planes mixtos: Fondos de pensiones que invierte un porcentaje en renta variable y otro porcentaje en renta fija, tiene un perfil de riesgo medio-alto. El porcentaje de inversión en renta fija vs. Renta variable suele oscilar en una horquilla que está definida en la Política de inversión del Plan.
  • Planes de renta fija: Fondos de Pensiones que invierten el 100% del capital en renta fija, tiene un perfil de riesgo medio.
  • Planes garantizados: Fondos de Pensiones que aseguran la devolución del 100% de los fondos aportados, perfil de riesgo bajo.

El perfil de riesgo se debe ir adaptando conforme el titular se va acercando a la edad de jubilación, partiendo de un perfil de riesgo alto (un horizonte de inversión a muy largo plazo) y terminando con un perfil de riesgo bajo durante los últimos años precedentes a la jubilación. Las tres instituciones (Plan, Fondo y Gestora) están reguladas por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y deben estar inscritas en los registros públicos de Planes de Pensiones, Fondos de Pensiones y Gestoras de Fondos de Pensiones.

A la hora de rescatar el plan, el titular obtiene el dinero aportado a lo largo de los años más la rentabilidad obtenida por el Equipo gestor del fondo, por lo que mientras se llevan a cabo las aportaciones, se paga una comisión de gestión o management fee. El rescate se puede percibir en forma de capital, en forma de renta vitalicia o en forma mixta, en función del impacto fiscal en el momento del rescate y la planificación financiera del titular.

¿Cuáles son las ventajas de tener un plan de pensiones?

Al margen de las ventajas de complementar la pensión de jubilación en un futuro, las cantidades aportadas anualmente al Plan de Pensiones tienen una ventaja fiscal en forma de reducción de la base imponible del IRPF. En función de la cantidad anual aportada al Plan de Pensiones (máximo de 8.000 euros) y de las remuneraciones percibidas como rentas del trabajo y/o de las actividades económicas como empresario o profesional, podríamos llegar a ahorrar anualmente hasta 3.600 euros.

En este punto hay que hacer un inciso y es que ese ahorro hoy, realmente es un diferimiento del impuesto, el cual se pagará cuándo se rescate aplicando la normativa del impuesto del IRPF en el momento del rescate. En el caso de fallecimiento del titular, se entiende que el beneficiario ha rescatado el Plan y este tributará como rendimiento del trabajo en el IRPF del heredero y no en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

¿Es seguro? Van a pasar muchos años hasta que me jubile ¿Y si quiebra la gestora?

El Patrimonio de un Fondo de Pensiones es propiedad de sus partícipes, la entidad depositaria únicamente lo custodia y en caso de quiebra de esta, la entidad gestora lo traspasará a una nueva entidad depositaria, sin incurrir en ningún caso en un riesgo de crédito. Por otro lado, en el caso de que quiebre la sociedad Gestora del Fondo de Pensiones, el fondo pasará a ser gestionado por otra gestora previamente designada por la Dirección general de seguros y fondos de pensiones. En este sentido el único riesgo inherente a un plan de pensiones es el riesgo de mercado, es decir, el riesgo de que el gestor no obtenga la rentabilidad esperada o de que se produzcan perdidas porque el movimiento del mercado afecta negativamente a la estrategia definida por la entidad gestora.

El tiempo no es un factor de riesgo a la hora de suscribir un Plan de Pensiones sino todo lo contario, cuanto antes se contrate y cuanto más tiempo se esté aportando al Plan menos arriesgado es, ya que el horizonte temporal de inversión es a largo plazo. Por este motivo, cuanto antes se abre un Plan de Pensiones más rentable es y más sentido tiene.

Los Planes de Pensiones son propiedad del titular y por lo tanto este es libre de traspasarlos al Fondo de Pensiones que considere en cada momento, ya sea: por adaptación del perfil de riesgo; por la quiebra de la sociedad gestora o porque el equipo gestor no está obteniendo la rentabilidad esperada.

¿Hay otras alternativas de ahorro de cara a mi jubilación?

Por supuesto, cualquier instrumento de ahorro como pueden ser: fondos de inversión; fondos monetarios; depósitos; carteras de valores… Pueden servir como instrumento de ahorro de cara a la jubilación, pero sin disfrutar de las ventajas fiscales de reducir la base imponible general.

Todos los instrumentos de ahorro son compatibles entre ellos, lo más importante es establecer una estrategia óptima de ahorro e inversión.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *