Plan de pensiones opiniones

Los argumentos clásicos son de sobra conocidos: los planes de pensiones son instrumentos especialmente diseñados para ahorrar de cara a la jubilación, ofrecen inmejorables condiciones fiscales a la hora de aportar –reducen la base imponible– y el futuro del sistema público de pensiones hará cada vez más necesario contar con un extra.

Pero hay otras razones menos mencionadas habitualmente que también nos pueden ayudar a ponernos, ya de una vez por todas, tengamos la edad que tengamos, a hacer hucha para complementar la pensión pública que cobraremos cuando nos jubilemos. Estos son los argumentos de los expertos.

Contenidos

1 Aportas lo que quieras, cuando y donde prefieras

El economista Carlos Herrera, miembro del Comité de Servicios al Asociado de EFPA y administrador y socio de Globalbrok, lo tiene claro: los planes son los mejores productos realmente pensados para planificar el ahorro para la jubilación, “ya que permiten realizar aportaciones periódicas mensuales, pudiendo incrementarlas en cualquier momento, disminuirlas o paralizarlas, hacer aportaciones extraordinarias, cambiar de entidad gestora sin que tenga ningún coste ni de gestión ni fiscal”. Todo facilidades.

No obstante, aportar dinero duele, “y es que los expertos dicen que el ahorro y la pérdida se manifiestan en la misma área del cerebro”, explica Alberto Vizcaya, responsable de planes de pensiones del sistema individual de Santander AM España.

“Estamos convencidos de que una mayor educación financiera, introduciendo aspectos de la economía conductual, nos ayudaría a entender el ahorro a largo plazo no como una pérdida sino como una necesidad. Por ejemplo, entender el ahorro para la jubilación como una factura más, un gasto periódico, nos hará conseguir de manera más sencilla y efectiva nuestro objetivo de ahorro a largo plazo”, puntualizan.

El atractivo del ahorro con criterios socialmente responsables crece entre
los más jóvenes

Rubén Puga, director de banca personal de Triodos Bank

2 Se puede asumir como un gasto mensual más

El consejo práctico de José Carlos Borreguero, director de planes de pensiones de Bankinter, para ahorrar con menor esfuerzo para la jubilación es “apartar una parte de nuestros ingresos cuando recibimos todos los meses la nómina y no esperar a fin de mes para realizar las aportaciones al plan de pensiones”. Es decir, que, en su opinión, la fórmula no sería restar a los ingresos salariales los gastos mensuales y luego ver lo que me queda para ahorrar. Al contrario, lo que hay que hacer es deducir directamente de nuestros ingresos el ahorro destinado a la jubilación y el remanente utilizarlo para gastos.

Además, “si reinvertimos el ahorro fiscal que generan las aportaciones en el propio plan de pensiones, conseguiremos reducir el esfuerzo ahorrador o ahorrar sensiblemente más con el mismo esfuerzo”.

3 Mejorarás el bienestar del resto de tu vida

Como observan desde Renta 4, nuestra pensión nunca será igual que el sueldo que cobrábamos. Se podrá acercar más o menos, pero si no contamos con un complemento, nuestro nivel de vida se resentirá. El plan de pensiones puede ayudar así a no perder poder adquisitivo una vez llegado el retiro de la vida laboral.

“Ahorrar para esta etapa sirve, en definitiva, para asegurarse una buena calidad de vida en la jubilación”, resalta Ricardo González Arranz, director comercial de Mutuactivos, quien menciona el gran riesgo que conlleva la longevidad, que es la dependencia. “El complemento en ahorro que se consigue con los planes de pensiones es útil también para ayudar en una etapa más difícil a la que se puede llegar, como es la de la dependencia. En estos casos, contar con suficiente ahorro es crucial para poder hacer frente a los costosos tratamientos y necesidades que se pueden llegar a requerir”.

Ahorrar para esta etapa sirve, en definitiva, para asegurarse una buena
calidad de vida en la jubilación

Ricardo González Arranz, director comercial de Mutuactivos

4 Hay para todos los gustos

Además, los planes de pensiones nos permiten sistematizar el ahorro y no tener que hacer grandes esfuerzos puntuales, “ya que ofrecen una gran diversidad en cuanto a perfiles de riesgo, por lo que cada persona puede encontrar el que mejor se ajuste a sus necesidades”, señala Gloria Siso, responsable de inversión digital de ING España.

Efectivamente, existe una gran variedad y tipología de planes, desde los más conservadores a los más arriesgados, o los que presentan una gestión activa o los que prefieren copiar índices. Sobre estos últimos, Kevin Koh Maier, responsable de asignación de activos de Finizens, asegura que, al presentar comisiones más competitivas y rentabilidades históricas más elevadas sin necesidad de asumir un mayor nivel de riesgo, “la gestión pasiva se configura como la solución por resultar más rentable que la media de los planes de pensiones”.

Esto se debe, en gran medida, continúa el experto, “a que la mayoría de las gestoras de planes de pensiones tradicionales siguen aplicando las comisiones máximas permitidas por ley (57,74% del mercado), según el último Estudio de planes de pensiones en España, elaborado por Finizens”.

Los productos complementarios de jubilación, al menos, deben superar a la inflación

José Luis Manrique, director del Observatorio Inverco

5 Tu dinero está protegido

Miguel Ángel Larruga Rodríguez, director de negocio de Unicorp Vida (Grupo Unicaja Banco), recuerda que los planes de pensiones están supervisados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones y, entre los organismos que los controlan, la comisión de control, la entidad gestora y la entidad depositaria.

Cada año deben pasar la auditoría de sus cuentas anuales y cada tres años un dictamen financiero actuarial. Asimismo, “el patrimonio está fuera del balance de la entidad, con lo que, en caso de quiebra del banco, el plan de pensiones no se ve perjudicado”. Es decir, el dinero pertenece a los ahorradores y no a la sociedad gestora ni a la entidad depositaria o comercializadora. Así, si le ocurriera algo al banco con el que suscribió su plan de pensiones, la sociedad gestora simplemente tendría que sustituir la entidad depositaria por otra.

6 Son rentables

Para José Luis Manrique, director de estudios del Observatorio Inverco, la mala rentabilidad de los planes de pensiones es solo un tópico y, para desmontarlo, echa mano de los datos referidos a septiembre de 2019, que indican que el retorno medio anual a distintos plazos “supera en todos los casos a la inflación media anual del periodo, por lo que al menos aseguran el poder adquisitivo de las aportaciones”.

Y menciona que la inflación media anual de los últimos 25 años ha sido del 2,2%, según el INE, y durante ese periodo, la rentabilidad media anual neta de gastos y comisiones de estos instrumentos ha sido del 3,8%, “muy superior a la inflación del periodo, por lo que los planes de pensiones han mantenido el poder adquisitivo de los ahorros de los partícipes y les han aportado una rentabilidad adicional muy satisfactoria. No todos los productos financieros pueden presumir durante este periodo de las mismas rentabilidades”, apostilla.

Desde Unicorp Vida recuerdan que el partícipe puede designar a los beneficiarios que desee, aunque sean distintos de los herederos legales

7 Su ventaja fiscal también renta

Paula Sa­trús­tegui, socia de asesoramiento patrimonial de Abante, también recomendaría invertir en un buen plan de pensiones porque su ahorro fiscal “nos ayuda a conseguir con más facilidad nuestro objetivo si reinvertimos y rentabilizamos la devolución que nos hace Hacienda”.

Pone un ejemplo: una persona que aportase a planes de pensiones 4.000 euros anuales y reinvirtiera durante 17 años los aproximadamente 1.500 euros de ahorro fiscal que le producen en cada ejercicio, cuando rescate el dinero –aunque lo hiciera de golpe, que es la manera menos eficiente fiscalmente– “habría conseguido un extra de 5.900 euros frente a haber optado por otro producto como un fondo de inversión”.

8 Puedes influir en la sostenibilidad del planeta

La inversión socialmente responsable, aquella en la que se aplican criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno en las compañías, para tomar sus decisiones de inversión, también afecta a estos vehículos de ahorro previsión.

De hecho, cada vez es más común encontrar planes con una política de inversión socialmente responsable que, tal y como explica Rubén Puga, director de banca personal de Triodos Bank, “ayudan a gestionar el ahorro de los clientes para la jubilación y, además, están alineados a unos valores en los que la rentabilidad financiera no es el único motor de la inversión.

En este tipo de productos, la rentabilidad social que se genera es tanto o más importante que la económica y permite a los aportantes contribuir a la creación de una sociedad en la que las personas están en el centro”.

Getty Images

9 Te evita romper la hucha antes de tiempo

También cabe mencionar lo que Eva Valero, directora del Observatorio de Pensiones Caser, denomina ventajas emocionales: “Al ser un producto con una liquidez limitada a ciertos supuestos, nos hace que de verdad ahorremos y no lo podamos recuperar para fines que no sean ese objetivo de jubilación marcado, o sus supuestos excepcionales”.

Efectivamente, tener el dinero invertido en un producto de ahorro nos ayuda a no contar con él “y a evitar excusas en las que gastarlo”, admite José Antonio Iglesias, subdirector general de negocio de VidaCaixa, y “es aún más práctico y fácil si nos servimos de la tecnología y programamos aportaciones periódicas. Aunque sea una cantidad pequeña, es la forma de ser constantes. Nos olvidamos de ahorrar y nos beneficiamos de la magia del interés compuesto”, que hace que los intereses generados se reinviertan, volviendo a generar rendimientos que, a su vez, producen más retorno e impulsan nuestro esfuerzo de ahorro.

10 Te permite planificar tu herencia

“El plan de pensiones no forma parte de la masa hereditaria y el partícipe tiene la libertad de designar a los beneficiarios que desee, aunque sean distintos de los herederos legales”, recuerda el experto de Unicorp Vida. “Es la forma óptima para proporcionar liquidez a nuestros herederos con el objetivo de hacer frente a los impuestos derivados de la trasmisión del patrimonio, es decir, el impuesto de sucesiones y plusvalías municipales en caso de inmuebles”, observa el subdirector general de negocio de VidaCaixa.

Salvador Masens, director de impulso de negocio de Arquia Profim Banca Privada, arguye, por su parte, que “si gestionamos correctamente la transferencia de este patrimonio, podemos conseguir diferirlo desde momentos donde los marginales del IRPF son superiores (cuando trabajamos y ahorramos) a otros donde los marginales son prácticamente nulos, por ejemplo, si traspasamos este patrimonio a descendientes que aun no disponen de ingresos”.

En general, en España, al ahorrador le falta una planificación entre lo que ahorra cuando está trabajando y lo que espera obtener de ese ahorro una vez se jubile, “y esa conexión es algo que casi nadie se pregunta, tal vez porque la tasa bruta de cobertura o reemplazo de la pensión pública está hoy cerca del 72% para gran parte de la población cuando se jubila”. Jesús Pérez, profesor del IEB, se refiere a la ratio que relaciona la pensión con el último salario percibido.

“La pregunta que debemos hacernos es: ¿seguirá en el futuro próximo esa tasa de cobertura vigente?”, prosigue, escéptico, este experto docente, ya que la media de la tasa bruta de reemplazo de la pensión pública en los países de la OCDE está actualmente en el 53% (estudio Pensions at a Glance 2017). “Esto es algo que nos debería hacer pensar, y más viendo la inversión de la pirámide poblacional que hay en España y que indica que en cinco años el número de pensionistas va a crecer en más de tres millones para alcanzar cerca de los 12,5 millones, y que ya actualmente de las 14 pagas de la pensión pública solo se financian con aportaciones de los trabajadores activos 12 pagas, generando déficits continuos en la Seguridad Social”.

A día de hoy ya ha sido necesario aplicar medidas correctoras, como el retraso de la edad de jubilación, en aras de mantener el sistema público de pensiones, y se prevé que factores como la tasa de sustitución sigan decreciendo. De hecho, representantes de la OCDE han llegado a rebajarla hasta el 46% en los próximos años.

En este escenario, parece inevitable que las jubilaciones no podrán depender en su totalidad del sistema público, y el ahorro privado tendrá que empezar a ganar protagonismo. A pesar de ello, solo el 18% de los jóvenes de entre 25 y 37 años ha empezado a tomar medidas de cara a esta etapa de su vida, según el reciente Informe Naranja de ING, que analiza la actitud de los españoles ante la jubilación, y eso pese a que el 86% de los mileniales cree que las pensiones públicas no serán suficientes para cubrir sus necesidades futuras.

Así las cosas, la advertencia de Renta 4 es clara: “Si la generación pasada podía contar con su pensión pública y el ahorro de toda una vida para mantener su nivel de vida, la generación actual tendrá que sacarle rendimiento al dinero que va ahorrando poco a poco. Es decir, tendrá que invertir en lugar de ahorrar, y eso supone asumir un riesgo mayor… y más dentro de un entorno de muy bajos tipos de interés”.

Llegado el momento puedes rescatar tu plan de varias maneras. La primera es cobrar todo el dinero acumulado de golpe en un solo pago. ¿Tiene alguna pega esta variante? La única es que tendrás que pagar más a Hacienda. No obstante, para retirar el dinero de una manera más llevadera optar por retirarlo a modo de renta es ideal.

Retirar el dinero del plan como una renta te permite fijar la periodicidad con la que recibes lo ahorrado. Lo normal es retirar los ahorros de manera mensual, aunque siempre tienes la posibilidad de hacerlo de manera trimestral o semestral. Además, tú eres quien marca cuánto dinero recibes en cada pago. Es una manera de rescate parcial del plan.

¿Puedes optar por otras modalidades? La mixta une características de las dos ya mencionadas. El rescate seguirá siendo parcial, pero las cantidades a retirar son variables para mayor comodidad del propietario de los ahorros, es decir, tú.

Por último, rescatar el plan de pensiones en forma de renta vitalicia es otra opción. Esta variante es la ideal para que no tengas sobresaltos, ya que en vez de cobrar el dinero hasta que se agote, podrás establecer un acuerdo con el banco y sacarle una mayor rentabilidad al plan. Así, podrás estirar un poco más los ahorros y evitar algún que otro mal trago. Pincha aquí para calcular cuánto te retiene tu entidad financiera si deseas rescatar tu plan de pensiones.

¿Cabe la posibilidad de cambiar el dinero de un plan a otro?

La respuesta corta es un sí. Esta es una mecánica que te permite cambiar el capital de un plan a otro, sea de la misma gestora u otra distinta. En caso de hacerlo no habría consecuencia fiscal alguna. Moverías la suma de las aportaciones realizadas y los beneficios generados. Podrías, además, realizar el movimiento de manera parcial o del importe total.

Así, obtienes una gran flexibilidad para buscar las mejores condiciones, por eso no existe ningún peaje fiscal. De ti depende realizar este movimiento, pero procura sopesar si el cambio merece la pena antes de realizarlo y actúa siempre como mejor te convenga para maximizar los ahorros.

Es un hecho. Los planes de pensiones no terminan de cuajar en España como fórmula de ahorro para la jubilación. Los largos plazos para poder rescatar el dinero depositado o la baja rentabilidad han sido siempre las excusas perfectas para que los ahorradores desconfían de estos productos.

Según datos de Inverco, la rentabilidad media anual de los planes de pensiones del sistema individual se situó en el 1,3% a un año a cierre de junio. A 3 años la cifra es del 2,3%, mientras que a cinco apenas supera el 1,6%. Si se incluyen en el cálculo los planes del sistema de empleo y del asociado, la cifra mejora algo, hasta el 1,8% a un año, y hasta el 2,5% a tres.

Sin embargo, hay productos que baten con creces la media del sector. Inverco distingue entre seis categorías distintas de planes de pensiones y estos son los que mejor comportamiento han registrado en el medio plazo:

FONDOS GARANTIZADOS

Según la distribución que realiza Inverco, estos planes cuentan con la ‘garantía’ de un determinado rendimiento que suele estar sujeta a ciertas condiciones, como la permanencia del cliente hasta el vencimiento de las inversiones.

Dentro de esta categoría, uno de los productos más destacados es el BBVA Protección 2025, que acumula una rentabilidad del 30% este año inviertiendo con una estrategia de gestión activa en activos de renta fija con una duración similar a la garantía (5,99 años al fin del periodo).

Actualmente, y según consta en su ficha mensual, el plan invierte su patrimonio en bonos del Estado español, bonos segregables, además de deuda emitida por CaixaBank, Santander Consumer Finance, Azora y bonos del gobierno vasco.

A tres años, el producto gana un 6,8%, siendo también el más rentable de su categoría a ese plazo. Sus gestores cobran una comisión anual del 0,5% y del 0,10% de depósito.

RENTA FIJA CORTO PLAZO

Con una rentabilidad del 4,4% este año, y del 2,5% a tres años, dentro de la categoría de renta fija a corto plazo destaca el Asefarma Conservador asesorado por la mutua de ingenieros industriales de Cataluña. Se trata de un plan de pensiones que invierte sobre todo en cédulas y titulizaciones, además de emisiones de deuda soberana emitida por Italia, España y de la Comunidad de Madrid.

Por lo general, la duración media de este tipo de fondos no puede superar los dos años.

RENTA FIJA LARGO PLAZO

Con una duración media mayor, el PlanCaixa Futuro 170 es uno de los que mejor comportamiento registra con un rendimiento acumulado del 8% este año. Su estrategia es invertir todo el patrimonio en valores y derechos de renta fija admitidos a negociación en mercados regulados en el ámbito de la OCDE. Entre sus mayores posiciones actuales se sitúa deuda emitida por la Comunidad de Madrid y por el Reino de España, con una duración de la cartera cercana a los 6 años, según datos de Morningstar. A tres años, su rentabilidad supera el 7%.

RENTA FIJA MIXTA

Vidacaixa vuelve a destacar en esta categoría con su Plan Caixa Proyección Bolsa, que gana cerca de un 6% a tres años, según datos de Inverco. El plan tiene como objetivo alcanzar en 2024 el cien por cien del patrimonio inicial invertido, además de un 3% de revalorización cada año que el índice Eurostoxx 50 se sitúe por encima del nivel inicial marcado el 31 de octubre de 2014, tal y como indica en su folleto de registro.

La cartera invierte en activos de renta fija de países de la zona euro, tanto renta fija pública, renta fija privada, agencias y organismos supranacionales.

RENTA VARIABLE MIXTA

Según la definición de Inverco, los planes incluidos en esta categoría pueden invertir entre el 30% y el 75% de la cartera en activos de renta variable. Bajo esta premisa, destaca la buena evolución del Mundiplan Dinámico, que destina entre un 25% y un 35% a la inversión en valores de renta fija, y entre un 65% y un 75% a renta variable.

El fondo invierte actualmente la mayor parte de su cartera a un ETF ligado al Eurostoxx 50 y a otro de Lyxor de bonos corporativos. Además, apuesta por la deuda pública de Italia, Francia y por bonos emitidos por la empresa tecnológica SAP.

RENTA VARIABLE

El fondo más rentable dentro de esta categoría es el Global Value gestionado por la gestora Renta 4 Pensiones. En concreto, registra una rentabilidad de más del 14% este año y del 9% a tres años. Su estrategia se centra en invertir en otros fondos de pensiones e IIC (instituciones de inversión colectiva, fondos y sicavs) con un porcentaje de reneta variable de entre el 60% y el 100%. Actualmente, las acciones en cartera ocupan un 76% del patrimonio, según datos de Morningstar.

Entre sus principales posiciones se encuentra un fondo indexado de iShares (BlackRock), el iShares Phisycals, además de valores cotizados como la empresa japonesa de telecomunicaciones Softbank, el gigante de las materias primas Glencore o la empresa de ingeniería Applus Service.

Diez ‘mentiras’ sobre los planes de pensiones: ni son para ricos, ni debes tener mucho dinero ahorrado, ni penalizan fiscalmente

7:48 – 1/02/2020

A pesar de que los planes de pensiones son los productos más populares para tener una jubilación tranquila existen algunos mitos, ideas preconcebidas, sobre cómo funcionan que no se ajustan a la realidad. Con la ayuda de BBVA repasamos estas ideas no del todo veraces.

1. ¿Los planes de pensiones son para ricos? ¿Hay que ahorrar mucho dinero para abrir uno?

En principio no. Se trata de un producto muy flexible y las aportaciones pueden ser periódicas o puntuales. El importe depende del tipo de plan que tengamos contratado, pero las cantidades rondan los 30 euros mensuales o su equivalente anual, algo que permite ahorrar poco a poco si somos constantes.

2. ¿Los planes de pensiones invierten siempre en activos arriesgados?

De nuevo no tiene por qué. Efectivamente hay planes de pensiones que invierten en activos arriesgados en busca de mayores rentabilidades pero también existen planes que, en el extremo opuesto, no invierten en activos de riesgo, sino en títulos de deuda o liquidez, ajustándose a perfiles conservadores que no ponen en riesgo tus ahorros. Además hay planes de pensiones mixtos, para que cualquier ahorrador, tenga el perfil de riesgo que tenga, pueda encontrar uno que se ajuste a sus necesidades.

3. ¿Es verdad que el dinero invertido en un plan de pensiones se pierde si fallece el titular?

Rotundamente no. Ese patrimonio que no se pierde, sino que se transmite a unos beneficiarios que libremente puede establecer el partícipe. Los planes de pensiones contemplan dicha contingencia y en caso de fallecimiento del titular, los derechos consolidados (el patrimonio) del mismo, recaen sobre los beneficiarios designados por el titular. ¿Y si no se han designado? En ese caso, siempre y cuando se establezca así en las especificaciones del plan, podrán ser beneficiarios sus descendientes, viudos o testamentarios.

4. ¿Los planes de pensiones no dan rentabilidad?

Pues no exactamente. Los planes de pensiones son vehículos de ahorro que, salvo los garantizados que establecen una fórmula de rentabilidad que el partícipe conoce desde inicio, no ofrecen una rentabilidad pactada de antemano. Pero esto no quiere decir que no ofrezcan rentabilidad aunque conviene saber en qué tipo de plan debemos estar en cada etapa de nuestra vida y qué podemos esperar de cada uno de ellos.

Si queremos aspirar a mayor rentabilidad, deberemos asumir ineludiblemente un mayor riesgo y a un largo plazo. Por el contrario, ahorradores con escaso margen temporal deben enfocarse en consolidar su ahorro, por lo que no deben asumir riesgos y por tanto deberán conformarse con menores rentabilidades.

5. ¿Qué pasa con la fiscalidad de los planes de pensiones?

Hay gente que asegura que al rescatarlo el Estado se queda con todo su dinero. En efecto los planes de pensiones tienen un impacto fiscal al rescatarlos. Las prestaciones del mismo se consideran rendimiento del trabajo y hay que tributar por ello. Pero por otra parte no olvidemos que también tienen importantes desgravaciones fiscales en la aportación, que nos permiten reducir la factura fiscal todos los años.

6. ¿Debemos ser expertos financieros para invertir en un plan de pensiones?

Aunque existe mucha información sobre estos productos al alcance de cualquiera se recomienda acudir al banco o asesor financiero en caso de duda.

7. ¿Para qué sirve un plan de pensiones?

La jubilación es una nueva etapa que tiene consecuencias para todos. Una de ellas es la reducción de ingresos respecto a nuestra etapa como trabajadores activos. Por tanto, el plan de pensiones es un ahorro realmente importante para poder tener una jubilación desahogada y acorde con nuestras expectativas.

8. ¿Si el banco quiebra pierdo mi plan de pensiones?

BBVA recuerda que el banco (o su gestora) es la entidad encargada de la gestión del patrimonio del fondo de pensiones sobre el que se instrumentaliza el plan. Sin embargo, ese patrimonio se encuentra custodiado por una entidad independiente, que es la entidad depositaria. Ésta y la entidad gestora tienen la misión de supervisarse mutuamente.

9. ¿Quién vigila los planes de pensiones?

Los planes de pensiones están sometidos a la supervisión de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, dependiente del Ministerio de Economía, y que implementa estrictos controles sobre la gestión del patrimonio y sobre el funcionamiento de estos productos. Los ahorradores disponen además de la figura del Defensor del Partícipe, que tratará las reclamaciones que realicen los partícipes y beneficiarios a la Entidad Gestora o Depositaria, o a la propia Entidad Promotora de los Planes de Pensiones.

10. ¿Puedo rescatar mi plan de pensiones? ¿Cuándo?

Los planes de pensiones, desde 1 de enero de 2015, permiten realizar rescates de aquellas participaciones que tengan una antigüedad mínima de 10 años, a contar desde dicha fecha. Por tanto, los primeros rescates acogidos a este supuesto de liquidez se podrán realizar a partir de 1 de enero de 2025.

Los demás supuestos de rescate son: jubilación, incapacidad, fallecimiento del titular, situación de dependencia severa o gran dependencia, desempleo de larga duración o enfermedad grave.

En los últimos años, hemos tenido diversas noticias en relación a las pensiones públicas: congelación de las mismas o subidas mínimas, descenso pronunciado de la hucha de las pensiones, o incluso, alertas sobre las sostenibilidad del propio sistema, como consecuencia del progresivo envejecimiento de la población y de la elevada tasa de paro existente.

Aunque la situación ha empeorado, quizás no sea tan grave como parece. En cualquier caso, todo este bombardeo de noticias hace que muchos se planteen complementar su futura pensión a través de algún sistema. Los planes de pensiones se llevan la palma en este sentido, debido a algunas de sus características, como la flexibilidad en las aportaciones, la posibilidad de ir cambiando de plan sin coste (lo que permite adecuar la estrategia de inversión en función del riesgo que se quiera asumir) o la reducción de la base imponible del IRPF, que permite pagar menos impuestos.

A continuación, veremos qué hay de cierto en esto, porque la realidad es que, en los planes de pensiones, no es oro todo lo que reluce, sino que hay afirmaciones que pueden no ser engañosas, ser medias verdades o, cuando menos, ser ampliamente discutibles. Veamos algunas de ellas.

Es Imprescindible abrir un plan para complementar la pensión pública

Para empezar, nadie conoce el futuro. Es verdad que es recomendable ahorrar y tener un colchón financiero. También es cierto que la población envejece, ya que cada vez se vive más años, y, debido a la estructura poblacional española (como consecuencia del baby boom de los años sesenta y setenta), se prevén millones de jubilaciones en la próxima década.

Pero nadie sabe cómo va a evolucionar la economía española (quizás vaya muy bien y haya muchos más cotizantes, aunque tengan que venir de fuera). Y, además, existen diversas alternativas a los planes de pensiones, que pueden resultar tanto o más ventajosas que éstos. No conviene ceñirse a una única opción, sino que siempre hay que mirar más posibilidades.

Los planes de pensiones son flexibles

Se suele hacer hincapié en algunas de las ventajas citadas al principio, pero lo cierto es que también presentan algunas rigideces que los limitan considerablemente; en especial, el momento en que se puede rescatar el dinero, ya que sólo puede hacerse en circunstancias muy concretas: jubilación, enfermedad grave, invalidez, desempleo de larga duración, dependencia severa, gran dependencia o fallecimiento del partícipe.

Son rentables

Muchas veces se informa de la rentabilidad en un período amplio de tiempo (10 años, 30 años…). Si se calcula cuál es la rentabilidad anual del plan, se reduce a un porcentaje en muchas ocasiones inferior al IPC, con lo cual, de hecho, se está perdiendo valor. Además, muchos de ellos tienen unas comisiones elevadas, aspecto que deberemos tener en cuenta a la hora de considerar la contratación de un plan. Y como hay muchos tipos de planes de pensiones, debemos recordar que las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Si te decides a buscar productos de este tipo (o de otro), es bueno que te informes con una entidad independiente que te proporcione información para que seas tú quien escoja, sin forzarte a invertir en un producto que no te interese.

Es posible que puedas encontrar otras alternativas de inversión más rentables y/o con menores gastos. Como siempre, es mejor no ser perezosos y trabajar un poco por nuestras finanzas, analizando, comparando…

Me dan un regalo

Los regalos pueden ser muy variados, desde un aparato tecnológico o un electrodoméstico, a alguna aportación extra por parte de la entidad al plan que se abre, pasando por dinero en efectivo. Esto no debería ser una razón para considerar esta alternativa de inversión. Si el plan no es tan rentable como otras opciones y, además, tiene otros inconvenientes como los que estamos detallando, el “caramelo” del regalo no debería hacer que lo contratáramos.

Son fiscalmente ventajosos

Éste es posiblemente el mito más extendido. Año a año, las aportaciones que realizamos al plan de pensiones nos permiten reducir la base imponible, de manera que pagamos menos impuestos. Hasta ahí, la parte más conocida, o la que se suele destacar. El problema viene cuando rescatamos el plan.

Debemos saber que al jubilarnos pagaremos por el importe rescatado como rendimientos del trabajo, lo cual puede elevar considerablemente el tipo marginal al que tributamos, de manera que es posible que el ahorro fiscal que hayamos tenido en los años precedentes lo paguemos con creces.

Antiguamente, había una reducción del 40% aplicable a las prestaciones cobradas en forma de pago único, pero ésta fue eliminada a partir de 2007 (aunque se abrió un período transitorio para los que tuviesen planes anteriores a ese año). Pero el hecho es que, hoy en día (ya que no se pueden descartar cambios tributarios en el futuro), la fiscalidad de los planes de pensiones no es buena en el momento del rescate.

MITO 3

“Hasta que me jubile no podré disponer de mi plan de pensiones”

Además de ciertos supuestos especiales como en caso de paro de larga duración, enfermedad grave, necesidad de saldar una hipoteca, etc. , desde el 1 de enero de 2015 ya puedes rescatar el dinero de tu plan una vez que hayan transcurrido 10 años desde que hiciste tu primera aportación. Es decir, cada vez es más fácil acceder a tus ahorros.

MITO 4

“Si mi banco quiebra, perderé todo lo ahorrado en mi plan de pensiones”

Los ahorros de tu plan de pensiones están custodiados por una entidad independiente a tu banco por lo que, si esta quiebra, tus ahorros están garantizados y no los perderías. Las sociedades gestoras y depositarias dejan fuera de sus balances el patrimonio de los planes de pensiones para protegerlos, así que puedes estar tranquilo.

MITO 5

“Con los planes de pensiones no se gana nada”

Ahorrar en planes de pensiones no es cosa de un día o dos Hacer hucha para la jubilación siempre ha de ser a largo plazo. Por eso es imprescindible ver si nuestro producto consigue buenos resultados a 5, 10 o, incluso, a 20 años. A esos plazos, todas las categorías de planes de pensiones logran de media rentabilidades positivas, según los últimos datos de Inverco. Otra cosa es que estemos mal asesorados. Y es que, con frecuencia, las entidades financieras convencionales se limitan a ofrecer sus propios planes, que muy habitualmente ni son los más apropiados para tu perfil de ahorrador ni están entre los mejor posicionados en rentabilidad.

Si tienes dudas, no dejes de consultar esta guía de pensiones que te ayudará elegir correctamente el plan de pensiones que mejor te vaya. Y recuerda: cuanto antes empieces a ahorrar, más dinero tendrás en tu jubilación. Esto no es ningún mito, es una realidad.

¿Será realmente necesario complementar la pensión con un plan de pensiones?

La respuesta es un sí rotundo. Seguro que lo has escuchado en las noticias: España tiene un problema grave con las pensiones públicas. Tal y cómo explica Antonio Fernández Vera, presidente de Renta 4 Pensiones, “la cuestión importante no es tanto si habrá pensión para todos como de qué importe será la que vamos a tener en el futuro. Cada vez hay más pensiones y cada vez menos cotizantes, y la relación entre unos y otros se va a ir deteriorando”.

Tanto es así que el fondo de la Seguridad Social, la llamada hucha de las pensiones llamada a durar años se está vaciando: ha pasado de tener 67.000 millones de euros en 2010, a 7.500 millones de euros a finales de 2017. Es decir, peligra seriamente la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Esta situación conlleva que con toda probabilidad las pensiones serán cada vez de menor cuantía, y si queremos mantener nuestro nivel de vida no queda más remedio que aumentar nuestro ahorro privado para complementarlas. Ante este escenario, lo expertos animan a contratar cuanto antes un plan de pensiones. Pincha aquí para ver las ventajas que te ofrecen los planes de Renta 4.

Ofertas por cambiar los planes de pensiones de banco: ¿Te interesan?

09/11/2019 05:00

La tentación vive en la sucursal de al lado. Casi todos los bancos han lanzado ya un potente arsenal de promociones para captar el ahorro para la jubilación. Y aunque hay ofertas para los que quieren contratar planes de pensiones por primera vez, la verdadera guerra sin cuartel se libra especialmente en otro frente: ‘robar’ clientes a los rivales premiando los traspasos.

El motivo es sencillo: mientras que con las nuevas aportaciones cada cliente meterá como mucho 8.000 euros a la entidad (el tope legal que puedes invertir en planes de pensiones cada ejercicio), cuando un cliente mueve su dinero de una entidad a otra no hay límites. Lo cual se traduce en un mayor incremento de las comisiones de gestión, algo muy apreciado por la banca en época de tipos de interés en mínimo y vacas flacas en la actividad económica.

Esto explica que haya entidades que llegan a ofrecer hasta un 5% de bonificación si se cumplen las condiciones, que no suena nada mal cuando mentalmente comparamos con un depósito que ahora mismo no paga nada. Pero ¿compensa escuchar los cantos de sirena de las promociones? ¿Es una buena idea aprovechar las ofertas para cambiar de un banco a otro?

Lo primero que debemos tener en cuenta es cómo está evolucionando el plan que ya tenemos. Mucho más importante que el incentivo de corto plazo por cambiar de banco, por atractivo que parezca, es la rentabilidad que conseguiremos a largo plazo con la inversión en estos productos. Eso sí hace la diferencia, como vamos a ver.

Imaginemos que tenemos una inversión de 40.000 euros en un plan de pensiones con el que conseguimos una rentabilidad media anualizada del 4,4%. Pasados 20 años, nos habrá generado en rentabilidad cerca de 50.000 euros sin invertir nada más, gracias al poder del interés compuesto

.

Por lo tanto, lo primero que tenemos que saber es si tenemos un buen plan de pensiones o una castaña.

Precisamente por lo mismo, y aunque nuestro plan de pensiones actuales efectivamente sea un horror, convendría buscar y comparar con otros planes más allá del que nos ofrecen en las promociones. Imagina que por haber elegido una oferta que te da un 4% de bonificación un año te pierdes un plan de pensiones que consigue superarlo en un 4% todos los años… Un desastre.

¿Es el momento de buscar un plan de pensiones mejor?

Otro punto imprescindible a tener en cuenta son las comisiones. Los planes de pensiones que ofrecen los bancos en promoción suelen estar entre los más caros. Fíjate antes de tomar la decisión, consultando el folleto, si se acercan al máximo que pueden cobrar, que es del 1,5% en planes de renta variable; del 1,3% en los mixtos y del 0,85% en renta fija.

Imaginemos que hacemos un traspaso de 50.000 euros de un plan de pensiones que cobra el 1% a otro que cobra un 1,5%. Pasaríamos de pagar 500 euros en comisiones a abonar 750 cada año. Si la promoción que nos ofrecen tiene una permanencia mínima de 8 años, nos tendrán que abonar más de un 4% de bonificación en la oferta para que nos interese el cambio.

Y aquí llegamos al otro punto fundamental de estas ofertas: los compromisos de permanencia que llevan asociados, igual que pasaba antes con los móviles. Si va pasando el tiempo y no estás contento con ese plan, la libertad está restringida. Es decir, si mueves el dinero antes del plazo fijado en la promoción, tendrás que devolver una parte de lo recibido (mayor o menor dependiendo del tiempo que haya pasado desde la contratación).

Por último, recuerda que las bonificaciones que obtienes por mover tus planes de pensiones deberán pasar por la ventanilla de Hacienda. Cualquier regalo por el plan de pensiones será considerado un rendimiento de capital mobiliario a efectos de la renta 2020. Se sumará al resto de las rentas del ahorro y tributará entre un 19% y un 23% (en función de la ganancia total). Ver fiscalidad de las promociones de planes de pensiones.

Ya en el podcast que grabé con Juan Such tuvimos ocasión de discutir sobre los planes de pensiones, y después de volver a salir hoy el tema por Twitter, creo que ha llegado el momento de desarrollar a fondo lo que pienso sobre los planes de pensiones…

La argumentación a favor de los planes de pensiones suele ser muy parecida a este tweet:

Esta línea argumental se basa en una serie de premisas, algunas explícitas y otras implícitas, para llegar a la conclusión de que los planes de pensiones interesan a cualquiera que tenga un salario mayor de 36.000€ brutos (o de 60.000€, según versiones) o que sea autónomo. La argumentación es irrebatible, siempre que se cumplan las premisas… pero si las premisas no se cumplen, la argumentación se viene abajo. Así que veamos cómo de sólidas son esas premisas, de más robusta a más cuestionable:

Premisa 1: La reinversión de los impuestos diferidos aporta rentabilidad extra

Para los que creemos en la magia del interés compuesto, esto nos suena a música celestial. Sin duda, punto a favor de los planes de pensiones…

Premisa 2: Nos evita pagar un tipo marginal elevado ahora

Es por eso que se habla de que interesan para sueldos «por encima de X». Si tu sueldo actual es mediano, o bajo, ya no te salen los números. Así que, por más que los bancos intenten colarle un plan de pensiones a todo el mundo, hay que comprobar cuál es tu tipo marginal para saber si te conviene: si es un 45% posiblemente sí, con un 37% menos, con menos que eso ya, ejem…

Premisa 3: Nos evita pagar un tipo marginal elevado en el futuro

Premisa 3.1: Sabemos que debemos rescatar el dinero poco a poco

Los planes de pensiones se pueden recuperar de golpe, o poco a poco. Con ciertos conocimientos de fiscalidad, sabremos que recuperarlos poco a poco es mucho más favorable fiscalmente; pero ojo, que como ya he dicho, los bancos le colocan planes de pensiones a cualquiera, incluídos muchos «cualquieras» que no saben esto, y que se pueden llevar un palo fiscal de los gordos, quedándose con cara de gilipollas… «¿no era la fiscalidad una ventaja de los planes de pensiones? ¡Pues yo he tenido que pagar más impuesto por su culpa!»

Premisa 3.2: Querremos rescatar el dinero poco a poco

Mucha gente usa la bola de cristal con demasiada ligereza, y están seguros de que en el futuro querrán lo mismo que quieren hoy. Pero ese futuro podría incluir problemas de salud y una corta esperanza de vida, o problemas económicos urgentes, o ganas de correrse una juerga a lo grande… y quizá mañana querremos algo diferente a lo que queremos hoy. Y si tu dinero está en un plan de pensiones, y quieres recuperarlo YA, Hacienda te dará un buen palo.

Premisa 3.3: Hacienda permitirá rescatar el dinero poco a poco

El actual sistema de pensiones es insostenible, y antes o después habrá que hacer «algo». Y hay muchos «algos» que no son muy viables, bien porque frenan la economía, porque perjudican a los pobres, porque son fácilmente evadibles con otras alternativas… ¿y si le metemos mano a los planes de pensiones? desde luego, no son evadibles (los de los planes están 100% «pillaos»), tienen un impacto muy reducido en la economía, y estará socialmente bien visto cuando expliquen que son un producto para ricos (y aquí me remito a lo dicho en la premisa 2).

Y ojo… que se quede la cosa sólo en obligar a pagar el marginal máximo al rescatar! Porque hay opciones peores, del tipo «las pensiones públicas sólo se pagan al que no tenga ya un plan de pensiones privado propio» (caso peor), o algo intermedio…

Premisa 4: Los planes de pensiones darán una rentabilidad razonable

En teoría, un plan de pensiones es como un fondo de inversión, pero con distinto tratamiento fiscal. En la práctica, ya en los fondos de inversión hay muchas cosas feas, y en los planes es aún peor, porque al estar el dinero más prisionero, muchos planes sufren comisiones altas y «poco cariño» del gestor. Que hay buenos planes de pensiones… haberlos haylos, pero la realidad es que la inmensa mayoría de la gente acaba cayendo en los malos.

Premisa 5: Invertir en un producto tan ilíquido como los planes de pensiones no reducirá mi rentabilidad ni me dará problemas

Entre 2009 y 2015 se dieron unas circunstancias especiales en las preferentes que me permitieron conseguir una rentabilidad extraordinaria con un riesgo muy razonable. No sé si volveré a ver otra ocasión tan clara en la vida, pero sí que tengo claro que cada tantos años irán saliendo oportunidades extraordinarias en distintos mercados (bolsas, vivienda, materias primas, renta fija… lo que sea), y que si consigues pillar una de esas, va a marcar una gran diferencia en la rentabilidad que consigas sacar. Obviamente, si los precios de los pisos se hunden y puedes comprarlos por un tercio de su precio actual, querrías aprovecharlo… pero si el dinero está bloqueado en un plan de pensiones, no podrás.

Pero no es ya sólo temas de inversión… ¿y si tus circunstancias personales cambian? Un divorcio, la oportunidad de montar un negocio, una mala racha económica, alguien cercano muy apurado… lo que sea. Tienes dinero, pero no puedes usarlo en lo que necesitas. Estás jodido…

Y ojo, que yo he invertido en productos muy ilíquidos! Invertir en productos ilíquidos no es necesariamente malo; será un problema la iliquidez, sí, pero si el precio lo justifica y el potencial de rentabilidad es muy superior al de un producto similar con buena liquidez, pues ya me compensa. Ahora, ¿invertir en un producto extremadamente ilíquido como un plan de pensiones, a cambio de una rentabilidad que, siendo muy optimista, sería similar a la de un producto similar pero con buena liquidez? ¡Amos anda!

Conclusión:

Si eres una persona a la que alguien quiere venderle un plan de pensiones, no te conviene ni de coña.

Si eres una persona con ingresos elevados, con conocimientos financieros para elegir uno de los pocos planes de pensiones buenos y para saber retirarlo poco a poco, suponiendo que no te va a surgir ninguna necesidad ni oportunidad financiera en 30 años, y suponiendo que la fiscalidad de los planes de pensiones no cambie en ese tiempo, un plan de pensiones podría salirte rentable. Aunque como diría Taleb, los grandes planes a grandes plazos son una cosa extremadamente frágil, y la opcionalidad está en las inversiones líquidas, así que tú mismo…

«Yo es que, si no tuviera el dinero en un plan de pensiones, me lo gastaría»
Ése es el único argumento que me convence plenamente para recomendar planes de pensiones; para personas con perfil más de cigarra que de hormiga, los planes de pensiones funcionan perfectamente como protección frente a tu propia mala cabeza.

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo y recomendarlo en las redes sociales, usando los botoncitos de ahí abajo… ¿Te ha gustado mi post?

Si quieres recibir un aviso cada vez que publique un post nuevo suscríbete a mi blog haciendo click en el siguiente botón:

¿Me interesa contratar un plan de pensiones?

¿Sabes porque se debería contratar un plan de pensiones?. La respuesta la encontramos en el objetivo de mantener el mismo nivel de vida cuando llegue el momento de la jubilación por lo que el ahorro privado sirve para compensar el futuro tan poco alentador que presenta el sistema público de pensiones.

Los planes de pensiones son la mejor manera de capitalizar el ahorro, pues las inversiones de los fondos de pensiones están sujetas al cumplimiento de estrictos requisitos con el objetivo de asegurar su adecuación a los objetivos del plan, así como a una diversificación suficiente. Cuanto más riesgo mayor rentabilidad en los activos de renta variable, frente a los de renta fija, más seguros, aunque con menor rentabilidad.

Los planes de pensiones son un producto seguro y transparente, gestionado por entidades especializadas y sujetos a la supervisión pública, con importantes ventajas fiscales como la reducción en la base imponible del IRPF.

Permiten realizar aportaciones de forma cómoda durante la vida laboral activa, pudiéndose fijar tanto la cuantía como la periodicidad del dinero aportado dentro de los limites reglamentariamente establecidos.

Sobre cuándo se puede iniciar las aportaciones, es obvio que si se empieza pronto el beneficio será mayor, aunque la movilización de los planes de pensiones es gratuita, pudiéndose trasladarlos derechos consolidados a otro plan en el momento que se desee y sin ningún coste.

SEGUROS DE JUBILACION Y PLANES DE PENSIONES: en SEGUROSCEA ofrecemos seguros de jubilación y planes de pensiones con una flexibilidad en aportaciones y máxima rentabilidad. Son seguros cuyo objetivo es tener un ahorro para el momento de tu jubilación. Llámanos al 91 557 68 06 o solicita tu seguro sin compromiso.

Por último, indicar que un plan de pensiones es un producto para el ahorro a largo plazo y recuperar el dinero solo es posible en supuestos muy concretos, como son: la jubilación, el fallecimiento, invalidez para trabajar, enfermedad grave, dependencia total y desempleo de larga duración.

Federico Martínez de la Puente. Abogado Seguros CEA

Mitos y realidades de los planes de pensiones: no solo son para ricos, tienen ventajas fiscales y se pueden rescatar

Madrid 8:29 – 1/08/2018

Muchos son los mantras vertidos sobre el producto más común de ahorro complementario para la jubilación: el plan de pensiones. En el acervo popular subyace la teoría de que tienen una baja rentabilidad, la de que hay que pagar muchos impuestos a su rescate, o la sensación de que no pueden tocarse hasta que se materialice la jubilación.

Quizá muchas de estas leyendas son las que provocan que la penetración de este tipo de producto en el conjunto de activos financieros en los que invierten las familias sea menor en España que en el resto de economías desarrolladas comparables. elEconomista Pensiones ha analizado con el responsable de pensiones de KPMG, Álvaro Granado, cuánto hay de mito y cuánto de realidad en las características que se vienen atribuyendo a este instrumento.

1. Es falso que no puedan tocarse hasta la jubilación

Como explica Granado, es cierto que los planes de pensiones, por ser instrumentos de ahorro a largo plazo, sólo permiten el cobro o rescate de los mismos cuando acaezca alguna de las contingencias previstas: jubilación, fallecimiento o invalidez. Pero la ley ha venido incorporando supuestos excepcionales de liquidez que bajo ciertas circunstancia permiten el rescate anticipado de los fondos, como el desempleo de larga duración y enfermedad grave.

Además, recientemente se ha incorporado a la normativa la posibilidad de rescatar planes de pensiones por las aportaciones de más de 10 años de antigüedad, contando éstas a partir de 2015. Los derechos derivados de aportaciones a planes de pensiones efectuadas hasta el 31 de diciembre de 2015, con los rendimientos correspondientes a las mismas, estarán disponibles a partir del 1 de enero de 2025.

2. No son «sólo para los ricos»

Los planes de pensiones sirven para complementar las prestaciones públicas de jubilación, fallecimiento o incapacidad. En la medida en que preveamos una pensión pública insuficiente para satisfacer las necesidades u objetivos básicos de vida, es recomendable acudir al ahorro complementario, con independencia de cuál sea el salario o nivel de vida.

De hecho, las aportaciones pueden ser periódicas o puntuales, y los importes se pueden adaptar a todos los presupuestos: los importes mínimos rondan los 30 euros mensuales o su equivalente anual. Además, los expertos en ahorro a largo plazo sostienen que, ante el horizonte del Sistema Público y la itinerancia normativa, la previsión complementaria debería incluirse en el presupuesto personal o familiar como cualquiera de las más habituales: vivienda, alimentacion, suministros, vacaciones.

3. Sí tienen incentivos fiscales

Son de los pocos instrumentos de ahorro que cuentan con incentivo fiscal para el sujeto que realiza aportaciones. Las aportaciones que a nivel individual realice a un plan de pensiones, supondrán una reducción en la base imponible, considerando los topes que marca la legislación y suponen poder aplicarse desgravaciones que reducen la factura fiscal todos los años.

Así pues, los planes de pensiones generan un efecto de diferimiento fiscal que nos permite tener más renta disponible en el presente que se puede reinvertir en el propio plan o en otro producto. Desde la óptica empresarial, las aportaciones realizadas a planes colectivos a cargo de la empresa, suponen un gasto deducible en el Impuesto de Sociedades. Es cierto, no obstante, que la fiscalidad siempre puede ser mejorable.

4. Su rescate está sujeto a tributación

Como ocurre con prácticamente todos los ingresos, el rescate del plan implica pagar impuestos. En este caso, tributa como un rendimiento más del trabajo. Si decido retirar de una sola vez el plan de pensiones, ese montante tributará al tipo impositivo del perceptor del plan. Si bien, explica Granado, existe la posibilidad de hacer una planificación financiera y fiscal llegado el momento del cobro con el objeto de ajustar el tipo impositivo al máximo en función de las cuantías que cada cual decida cobrar en forma de renta.

5. Una baja rentabilidad que no lo es tanto

Se tiende a decir que no se realizan aportaciones a planes de pensiones por obtener rentabilidades bajas, comparativamente con otros instrumentos financieros de ahorro. Un dato importante a tener en cuenta es que la rentabilidad de cualquier instrumento financiero, incluidos los planes de pensiones, va a depender de la estrategia de inversión y activos en los que quedan invertidos las aportaciones.

La tendencia en los planes de pensiones en España suele ser a invertir en porcentajes elevados de renta fija y porcentajes inferiores en renta variable. (Ej: 80/20%; o 70/30%). En la medida en que una parte importante de la cartera esté invertida en renta fija y los tipos de interés sean bajos, como ha ocurrido en los últimos años, tendrá como efecto una rentabilidad similar a los tipos de interés de referencia.

Si se compara la rentabilidad de un fondo de pensiones con la de otro producto financiero, estando ambos invertidos en los mismos activos, las rentabilidades serían similares. La rentabilidad no la marca tanto el producto en el que se invierte, sino los activos en los que invierte dicho producto, explica Granado, de KPMG. Coinciden en esta apreciación los expertos de Inverco consultados por elEconomista Pensiones, desmontando el mito urbano de que la rentabilidad es baja. Aducen que se trata de un producto de ahorro finalista y que por esa naturaleza se invierten en valores seguros.

Añaden desde Inverco que la rentabilidad relevante de este producto es a largo plazo, y que en un horizonte de 25 años ésta se sitúa en el 4,32%, lo cual significa recibir un retorno de 3 euros por cada euro invertido. Evidentemente, si se aspira a una mayor rentabilidad, habrá que optar por un producto donde se asuma más riesgo, explica el director de estudios del observatorio Inverco, José Luis Manrique.

6. No hace falta ser un experto para acudir a este vehículo

Los planes de pensiones son unos vehículos de ahorro sobre los que existe mucha información y fácilmente accesible. Las entidades bancarias asesoran con detalle sobre cada producto y los conceptos financieros que manejan no son complicados. En cualquier caso, ante la menor duda se puede recurrir a un asesor financiero.

7. Nunca se es demasiado joven para contratarlo

El principal aliado del ahorro para la jubilación es el tiempo, que permite afrontar este objetivo con más tranquilidad y margen para afrontar imprevistos. Los expertos financieros recomiendan abordar el ahorro complementario a la pensión en cuanto se empiecen a percibir rentas del trabajo o actividades económicas y no dejarlo para el último tramo de la vida laboral, cuando ya se obtendrá un retorno menor.

8. Sobrevive aunque quiebre el banco

El plan forma parte de un fondo que está protegido por una reserva del 100%. Están separadas las actividades del depositario y la gestora, que además tienen la misión de supervisarse mutuamente.

9. No se pierde lo invertido si fallece el titular

En caso de fallecimiento del titular del plan, los derechos consolidados recaerán sobre los beneficiarios expresamente designados por el titular. A falta de designación, podrán ser beneficiarios los herederos naturales -cónyuges, descendientes- o testamentarios.

10. Los activos en que se invierten no son arriesgados

Aunque hay planes que sí invierten en activos arriesgados, existen otros que se sitúan en el extremo opuesto ajustándose a perfiles conservadores.

Vídeo “Y tú, ¿qué opinas sobre los Planes de Pensiones?”

El mes de diciembre se ha convertido en la época por excelencia para la comunicación sobre planes de pensiones por parte de bancos y aseguradoras y, además, desde el Ministerio de Economía se ha insistido en las últimas semanas en la necesidad de impulsar los planes de pensiones entre los españoles como instrumentos de ahorro para la jubilación. En este momento, los planes de pensiones están en boca de todos. Desde el Instituto santalucía, nos hemos preguntado… ¿Qué conocen los ciudadanos acerca de este vehículo de ahorro? Les hemos hecho las siguientes preguntas:

  1. ¿Sabes qué es un plan de pensiones y cuántas modalidades hay?
  2. ¿Conoces cuáles son las ventajas de estos productos financieros?
  3. ¿Y sus riesgos?
  4. ¿Conoces en qué supuestos se puede rescatar un plan de pensiones?
  5. ¿Cómo se puede cobrar llegado el momento de la jubilación?

Las conclusiones son estas:

  • Un plan de de pensiones es un instrumento de ahorro para constituir un capital que nos permita cobrar una pensión de jubilación complementaria a la de la Seguridad Social.
  • Mediante las aportaciones realizadas, parte del salario se difiere a un momento futuro. Por eso al hacer la declaración de la renta, de los rendimientos del trabajo se restan las aportaciones realizadas. Así, a la hora de cobrar el plan de pensiones, afloran los rendimientos del trabajo.
  • La probabilidad de pérdida varía en función del fondo en el que va a estar invertido. Pero desde el punto de vista del producto, no existen riesgos, ya que lo ampara la Ley de Planes y Fondos de Pensiones.
  • Es un vehículo de ahorro con una finalidad: ahorrar para la jubilación. No tiene disponibilidad de capital para otros objetivos. Sin embargo, hay supuestos excepcionales de liquidez: enfermedad grave y desempleo de larga duración; y no excepcionales: la incapacidad permanente.
  • Además, a los planes de pensiones contratados con más de 10 años de antigüedad, se les añade un supuesto de liquidez ilimitada.
  • ¿Cómo podemos cobrar el plan de pensiones?
    • Capital, cobrando todo el saldo de golpe.
    • Renta, cobrando una cantidad mientras el resto sigue generando rendimientos.
    • Combinación de ambos.

¿Planes de Pensiones? Unos los odian, a otros les gustan y hay quienes ni saben qué son. Yo tengo contratado un Plan de Pensiones Indexado y en este artículo te cuento los motivos de tenerlo en mi cartera así como las opciones disponibles en España.

📌 Nota importante: Debo advertirte que los Planes de Pensiones Indexados son un producto de inversión con muy baja liquidez (no puedes sacar el dinero cuando quieras) y que lo que aquí expongo es solo mi opinión personal.

Contenidos

¿Qué es un Plan de Pensiones?

En principio, un Plan de Pensiones es un producto de ahorro destinado a complementar la pensión pública una vez se llegue a la jubilación, ya sea retirando el dinero del plan en forma de capital (todo de golpe) o mediante rentas (mes a mes).

A diferencia de los fondos de inversión, el dinero que inviertes en un Plan de Pensiones no lo puedes rescatar en el momento que quieras, sino que deberás cumplir una serie de condiciones (ver más abajo).

Los planes de pensiones tienen una serie de características fiscales que comentaré a lo largo del artículo, pero que a grandes rasgos son:

  • El dinero invertido se puede desgravar en la declaración de la renta
  • A diferencia de otros productos de ahorro tradicionales (p.ej. fondos de inversión), los Planes de Pensiones tributan como rendimientos del trabajo en el IRPF

Lo cierto es que los Planes de Pensiones tienen muy mala fama, tanto por las bajas rentabilidades históricas que han presentado como por el alto IRPF que algunos pagaron al rescatarlo.

De entrada te cuento que pretendo combatir estos inconvenientes de la siguiente forma:

➡️ Por una parte invirtiendo en un Plan de Pensiones Indexado con bajas comisiones (para intentar maximizar la rentabilidad), y por la otra, rescatando el plan en forma de rentas el día que pueda/decida hacerlo (así mi IRPF no subirá por las nubes).

A partir de aquí voy a exponer lo que, a mi juicio, son los principales argumentos a favor y en contra de contratar un Plan de Pensiones Indexado. Luego te mostraré las diferentes opciones disponibles en España.

Por qué invierto en un Plan de Pensiones Indexado

Argumentos a favor

  • Ahorro en impuestos

Esta es la principal razón por la que invierto en un Plan de Pensiones.

La gran ventaja de este vehículo de inversión es que el dinero que inviertes lo puedes desgravar en la declaración de la renta hasta 8.000€ anuales o el 30% de tus rendimientos netos del trabajo y actividades económicas (la cifra que sea menor). Esto se traduce en que tendrás más capital para invertir, lo que te estás ahorrando en impuestos.

Y esto no es todo, hay más.

A día de hoy, con los Planes de Pensiones podrías retirar hasta 13.115 € de tus inversiones sin pagar un solo euro en impuestos en un año. Increíble, ¿no? Lo descubrí hace relativamente poco en este artículo y, aunque cueste de creer, es cierto.

Para poder aplicar esta estrategia, tendrás que cumplir dos requisitos:

  1. No tener ingresos por rendimientos de trabajo o actividades económicas (como en el supuesto caso de alcanzar la libertad financiera y dejar de trabajar).
  2. Que el dinero retirado fuese solamente de Planes de Pensiones o de una combinación con rendimientos de capital/ganancias (como intereses de fondos inversión o dividendos) siempre que estos no superen los 5.550 € (por ejemplo: 7.615€ de tu Plan de Pensiones y 5.550€ de rendimientos).

Esto es posible ya que se desgravarían los siguientes conceptos:

  • Mínimo personal: 5.550 € (usaré esta cifra como estándar pero podría ser superior en función de la situación de cada uno)
  • Gastos deducibles: 2.000 €
  • Reducción por ingresos inferiores a 14.450€: 5.565 €

Total: 13.115 €

Está claro que estas condiciones fiscales podrían cambiar en el futuro, pero creo que esta característica es muy beneficiosa a la hora de hacer retiradas.

Por último, cabe mencionar que el capital de los Planes de Pensiones no se contabiliza en el Impuestos de Patrimonio, lo que sería otra forma de ahorrar impuestos para los que tengan un patrimonio abultado.

Nota: Todo esto es un poco complicado así que si hay algo que no se entiende dímelo en los comentarios 🙂

  • Diversificación fiscal

Seguimos con los impuestos.

Como he comentado, los Planes de Pensiones no tributan como rendimiento de capital (inversiones) sino como rendimientos de actividades económicas (trabajo). En otras palabras, cuando rescates tu Plan de Pensiones ese dinero tributará como si lo hubieras ganado trabajando y los impuestos a pagar podrán modificar el tramo de IRPF para ese año.

Si bien esto puede ser un inconveniente si se retira todo el dinero de golpe (subiría mucho el IRPF y se pagarían muchos impuestos), también ofrece una diversificación fiscal muy interesante, ya que se aplica un impuesto distinto al de otros productos de inversión (en mi caso fondos índice). Como no tengo ni idea de como van a ser los impuestos en 10, 20 o 30 años, prefiero diversificar también en este sentido.

Por cierto, el hecho de que los Planes de Pensiones tributen así provoca que sea mucho más recomendable hacer pequeñas retiradas en vez de rescatarlo todo de golpe.

También hay otra forma de verlo que me parece muy interesante (en especial para los que no se planteen alcanzar la independencia financiera):
– Si las cosas en el futuro te van peor (tienes menos ingresos que ahora) te interesará tener un Plan de Pensiones ya que pagarías menos impuestos de los que te ahorras al hacer las aportaciones,
– y si las cosas te van mejor (tienes más ingresos) no te importará tanto haber invertido en este tipo de vehículo ya que estarás ganando más que ahora.
De esta manera, se podrían considerar como un especie de «seguro fiscal» por si las cosas nos van peor en el futuro (asumiendo igualdad de impuestos entre ahora y el momento de rescatar el plan).
Es una reflexión que he tomado prestada de Marcos Luque y que creo que tiene todo el sentido del mundo.

Nota: Como el capital invertido en Planes de Pensiones desgrava al hacer la aportación, en el momento de rescatarlo se deben pagar impuestos sobre todo el dinero retirado (no solo sobre las ganancias como pasa con el resto de inversiones).

  • Bajas comisiones

Entrando más en detalle en los Planes de Pensiones Indexados, uno de sus puntos fuertes son sus bajas comisiones. Aunque gracias a la nueva legislación todos los Planes de Pensiones han bajado sus comisiones, para mí siguen siendo demasiado elevadas.

En mi opinión, la pobre rentabilidad que han presentado los Planes de Pensiones tradicionales se debe, en gran parte, a sus altas comisiones.

Por suerte para nosotros, a día de hoy tenemos Planes de Pensiones Indexados con bajas comisiones (a partir de 0,72% anual) que ofrecen carteras diversificadas a nivel global y adaptadas al perfil de cada inversor (recuerda que más abajo te muestro las opciones disponibles en España).

  • Traspasos

Otra ventaja de los Planes de Pensiones es que son traspasables entre sí, es decir, podrás moverlos entre las distintas entidades sin tener que pagar impuestos, como pasa con los fondos de inversión.

Además, también permiten invertir en distintos tipos de activos al mismo tiempo manteniendo esta característica, como puede ser el caso de fondos de inversión y los ETFs; estos últimos suelen tener una oferta más amplia de opciones y comisiones anuales menores.

  • Mínimos bajos

Terminado con los argumentos a favor, otro punto positivo que le veo a los Planes de Pensiones Indexados es que los mínimos para empezar a invertir son muy bajos, normalmente desde 50€. Esto es una gran ventaja sobre todo cuando los comparamos con los gestores automatizados o roboadvisors que he comentado en este blog, donde el mínimo más bajo es de 1.000€.

Argumentos en contra

  • Falta de liquidez

Sin duda, la peor característica de los planes de pensiones.

Si inviertes en un Plan de Pensiones no podrás sacar el dinero cuando tú quieras, sino que se deberá cumplir alguna de las siguientes condiciones:

  • Jubilación
  • Al cabo de 10 años (opción válida desde 2015, es decir, será posible a partir de 2025)
  • Paro de larga duración
  • Enfermedad grave
  • Invalidez laboral
  • Fallecimiento (lo cobran los herederos)

La nueva actualización de la ley mejoró este aspecto ofreciendo la posibilidad de retirar el dinero al cabo de 10 años de invertir el capital, aunque es importante recalcar que solo se podrá retirar el capital que ha permanecido en el plan más de 10 años, no todo el plan.

El tema de la liquidez es un inconveniente, no cabe duda. Para intentar minimizar esta desventaja lo que hago es invertir solo el dinero que no espero necesitar en el corto-medio plazo y, si un mes tengo menos capital para mis inversiones, suelo reducir primero las aportaciones a mi Plan de Pensiones Indexado.

  • Rentabilidad histórica de los planes tradicionales

Los Planes de Pensiones tienen muy mala fama, en parte por la pobre rentabilidad que han ofrecido históricamente. En mi opinión, esto ha sido provocado por una combinación de estos tres factores:

  • Altas comisiones
  • Carteras de inversión con poca Renta Variable
  • Mala gestión de las inversiones

Considero que los Planes de Pensiones Indexados pueden ayudar a paliar esto gracias a sus bajas comisiones, sus carteras adaptadas a cada perfil y el hecho de invertir en todo el mercado (gestión pasiva o indexada). Sea cual sea el principal motivo de las bajas rentabilidades históricas, creo que con un Plan de Pensiones Indexado existen más posibilidades de obtener una mayor rentabilidad (aunque nadie lo garantiza).

  • Herencia

Por último, en el caso de heredar un Plan de Pensiones, este tributará de la misma forma que si se cobra en vida, es decir, como un rendimiento del trabajo.

Lo bueno es que los herederos pueden decidir si quieren cobrarlo entonces o mantenerlo para hacer el rescate más adelante.

Lo malo es que comparado con los fondo de inversión (u otros tipos de inversión), estos tienen la gran ventaja de que las ganancias acumuladas no tienen que tributar (es lo que denominan las «plusvalías del muerto») y los herederos solo tienen que pagar el respectivo impuesto de sucesiones por el valor total de esas inversiones. Con los Planes de Pensiones esto no pasa.

Puede parecer egoísta pero, sinceramente, mi prioridad ahora mismo no es pensar en qué tendrán mis herederos. A no ser que las cosas me vayan muy mal, lo más probable es que reciban una gran cantidad de capital, por lo que no se tendrán que preocupar de los impuestos de mi Plan de Pensiones Indexado. Además, si la fiscalidad del futuro es parecida a la actual, es posible que lo primero que rescate sea el Plan de Pensiones para aprovechar sus ventajas.

Para mí, esta característica no es un problema.

Nota: Debido a las enormes diferencias en las bonificaciones del impuesto de sucesiones en las Comunidades Autónomas, es posible que para algunas personas heredar un Plan de Pensiones pueda ser más beneficioso en términos de impuestos.

➡️ Mi conclusión: Los Planes de Pensiones Indexados me parecen un muy buen complemento a los fondos indexados y a los roboadvisors, teniendo siempre en cuenta su poca liquidez y sus particularidades fiscales.

Comparativa de Planes de Pensiones Indexados en España

Una vez vistos los pros y los contras de los Planes de Pensiones Indexados, vamos a ver qué oferta tenemos disponible en España (más abajo amplío la descripción):

Tabla comparativa de Planes de Pensiones Indexados

Plan de Pensiones indexado Características principales Entidad gestora / Depósito
Inversión en ETFs
Mínimo de 50€
Comisión total de 0,60%
10 carteras
Caser Seguros /
CecaBank
Acceder
Inversión en fondos indexados y ETFs
Mínimo de 50€
Comisión total de 0,84%
5 carteras
Caser Seguros /
CecaBank
Acceder
Inversión en ETFs
Sin mínimo, solo traspasos
Comisión total de 0,92 – 1,00%
3 carteras
Bankinter Acceder
Inversión en fondos de inversión
Sin mínimo
Comisión total de 0,85 – 1,32%
5 carteras + 5 fondos
Renta 4 /
Banco Santander
Acceder

Nota: No he incluido los costes de los planes de pensiones (auditoría, brokeraje, etc.) para que sea más comparable posible, puesto que no he tenido acceso a la información real de todos. Estoy en conversaciones con cada uno de ellos para que me la faciliten cuanto antes. Por otra parte, las comisiones pueden variar ligeramente en función del plan elegido.

Una vez revisadas las características principales de cada plan, voy a explicarlos con más detalle:

Planes de Pensiones Indexados de Indexa Capital

Los Planes de Pensiones Indexados de Indexa Capital son los que ofrecen las comisiones más bajas y es el plan que actualmente tengo contratado.

Su estrategia de inversión es 100% indexada y sus 10 carteras están formadas por hasta 19 ETFs (recuerda que son traspasables al estar dentro de un Plan de Pensiones) y ofrecen una alta diversificación a nivel mundial.

Si haces el test para los Planes de Pensiones verás que en realidad tienen 2 planes:

  • Indexa Más Rentabilidad Acciones (100% Renta Variable)
  • Indexa Más Rentabilidad Bonos (100% Renta Fija)

A partir de estos dos planes lo que hacen es combinarlos de forma que crean 10 carteras adaptando el nivel de Renta Fija y Variable a cada perfil de inversor: la cartera #1 solo tiene Renta Fija y la cartera #10 solo Renta Variable, mientras que las del medio tienen una combinación de acciones y bonos distinta.

En mi caso particular tengo contratada la cartera #9, con 90% RV y 10%RF (sin contar la liquidez*), pero esta no tiene porque ser la más adecuada para ti. Lo mejor es hacer el test y revisar la cartera que te propongan:

*Nota: Ten en cuenta que en todos los Planes de Pensiones suele haber un 1-2% de liquidez para hacer los rebalanceos y el cobro de comisiones.

Planes de Pensiones Indexados de Finizens

Finizens también tiene Planes de Pensiones Indexados interesantes con bajas comisiones. Se caracterizan por invertir en fondos indexados y ETFs, incluyendo bienes raíces y oro con el objetivo de disminuir la volatilidad y combatir la inflación. Sus carteras cuentan con hasta 13 activos de inversión muy diversificados.

En función de tu perfil de inversión te propondrán una cartera; luego podrás decidir si es adecuada para ti o quieres cambiarla.

Aquí podrás acceder a su página web:

Planes de Pensiones Indexados de Popcoin

En Bankinter están apostando fuerte por los fondos indexados y una muestra de ello son los nuevos planes de pensiones de Popcoin.

A día de hoy ofrecen 3 carteras indexadas globalmente compuestas por hasta 12 ETFs:

  • Conservador: Hasta un 25% de exposición en Renta Variable, el resto en Renta Fija y liquidez.
  • Moderado: Entre un 30 y un 50% de Renta Variable, el resto en Renta Fija y liquidez.
  • Dinámico: Hasta el 70% en Renta Variable, el resto en Renta Fija y liquidez.

A diferencia de los dos anteriores, se puede considerar que la distribución de activos (asset allocation) es más «activa», ya que la composición de las carteras varía según los criterios del gestor. Esto aplica tanto para la parte de RV y RF, como con el porcentaje de liquidez.

*Nota: Ahora mismo Popcoin solo permite hacer traspasos de Planes de Pensiones externos, es decir, aún no permite invertir directamente.

Planes de Pensiones Indexados Naranja de ING

Hasta hace relativamente poco, los Planes de Pensiones indexados de ING eran los únicos disponibles en España aunque, por desgracia, sus comisiones son demasiado elevadas para mi gusto.

ING ofrece dos tipos de planes: las carteras y los fondos individuales.

  • Planes de Pensión Naranja Dinámicos (Carteras): 5 carteras con distinto nivel de renta variable, que va disminuyendo a medida que avanzan los años.
  • Planes de Pensión de Renta Variable y Renta Fija (Fondos individuales): 3 fondos indexados de Renta Variable (Ibex 35, S&P 500 y EuroStoxx 50) y 2 fondos de gestión activa de Renta Fija (Renta Fija Europea y Renta Fija Corto Plazo).

Los Planes Naranja Dinámicos son una combinación de los fondos individuales, de forma que pueden ofrecer carteras con distinta exposición a la Renta Variable. En este caso, el grado de diversificación es menor y sobrepondera en gran medida al territorio español (el peso es el mismo que Europa y Estados Unidos en sus carteras dinámicas).

En este caso no ofrecen ningún test para saber cuál es el más adecuado, por lo que deberás elegirlo por tu cuenta si estás interesado en ellos.

Planes de Pensiones Indexados de CNP Morningstar

Actualización: Estos planes han dejado de estar activos. Los antiguos clientes pasarán a tener un plan de pensiones solo de CNP Partners (sin la colaboración de Morningstar) con el que podrán quedarse o traspasarlo a otro plan de pensiones.

Los Planes de Pensiones CNP Morningstar han sido creados por el grupo asegurador CNP Partners juntamente con Morningstar, la página web de referencia para buscar información sobre productos de inversión.

En este caso las comisiones son un poco superiores, acercándose al 1% anual. Esto es debido, en parte, a que su estrategia de inversión no es 100% indexada sino que es una mezcla de gestión pasiva y activa.

A día de hoy ofrecen 3 planes de Pensiones con hasta 19 activos de inversión de todo el mundo por lo que, igual que los otros planes analizados, cuentan con una amplia diversificación.

En su página web podrás hacer un test para determinar el plan más adecuado para ti, aunque también puedes contratarlo directamente si lo prefieres.

Consejos finales

Para terminar, me gustaría dejar algunas recomendaciones en caso de que decidas contratar un Plan de Pensiones:

  • Fíjate en las comisiones y en el grado de diversificación: Como ya debes saber, rentabilidades pasadas no garantizan resultados futuros por lo que debemos centrarnos en ver las comisiones que seguro que nos cobrarán y el grado de diversificación de las carteras.
  • No hace falta esperar a final de año: Muchas personas se esperan a diciembre para invertir en un Plan de Pensiones y así poder desgravar en la declaración de la renta de ese año. En mi opinión, es mejor invertir poco a poco para beneficiarse del Dollar Cost Averaging, además de poder aprovechar los posibles intereses al tener el dinero invertido durante más tiempo.
  • Cuidado con los regalos de los bancos: Relacionado con lo anterior, cuando nos acercamos a final de año los bancos empiezan a ofrecer regalos por contratar sus Planes de Pensiones. Ten siempre en mente lo siguiente: «Los bancos nunca pierden»; si te ofrecen algo te aseguro que vas a tener que pagarlo con sus comisiones.

  • Vigila no sobrepasar el límite legal de aportaciones: Esto no será un problema si inviertes en un solo plan, ya que la misma entidad vigilará que no aportes más de lo permitido, pero en caso de que tengas más de un Plan de Pensiones contratado deberás ir con cuidado ya que invertir más de 8.000€ al año podría conllevar una penalización.
  • Producto financiero no líquido: Recuerda que el dinero que inviertas en un Plan de Pensiones (sea Indexado o no) no lo podrás retirar hasta cumplir las condiciones que te he comentado. Procura no invertir dinero que puedas necesitar en el corto o medio plazo.

Recursos relacionados:

Aquí tienes algunos recursos que me han servido y que te podrán interesar:

– El vídeo de Marcos Luque que me convenció de invertir en un Plan de Pensiones (dura media hora pero vale la pena).

– El blog Impuestos Independencia Financiera que me abrió los ojos en cuanto a las ventajas fiscales de los Planes de Pensiones.

– La comparativa de Hola inversión sobre algunos de los Planes de Pensiones comentados.

– Los artículos de Que No Te Lo Inviertan sobre Planes de Pensiones Indexados.

– La web de Que Fondos, donde puedes encontrar toda la información sobre cualquier Plan de Pensiones de España.

Cargando…

Nota: Algunos de los enlaces de esta página son de afiliación, es decir, si los utilizas para registrarte me darán un incentivo sin que a ti te afecte en nada. Utilizar estos enlaces para invertir en un Plan de Pensiones Indexado es la mejor forma de dar soporte a este blog 🙂

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *