Plan creciente sialp opiniones

Nationale-Nederlanden lanza Plan Creciente SIALP para favorecer el ahorro

13/01/2016 – 12:57

Nationale-Nederlanden ha desarrollado un producto que permite a los clientes rentabilizar la inversión sin asumir apenas riesgos, y beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrece el producto.

Se trata del Plan Creciente Sialp, un seguro de vida pensado para invertir con una garantía diaria y creciente.

La compañía señala que este nuevo plan de ahorro utiliza un innovador sistema de gestión diaria de la inversión que busca por el cliente las mejores oportunidades para conseguir rentabilidad y protege su inversión en todo momento. «Es como disponer de un asesor personal 365 días al año. Tanto es así que el cliente podrá consultar cada día en la web el valor de su inversión y su valor garantizado», explica Nationale-Nederlanden.

Con una prima periódica mínima de 1.800 euros al año y una inversión máxima de 5.000 euros al año (máximo marcado por ley), el Plan Creciente Sialp garantiza a sus clientes un capital formado por el 85 por ciento del valor más alto alcanzado por su inversión a lo largo de la vida de su plan.

De esta manera, el capital garantizado crecerá con la subida de los mercados y se consolidará en el tiempo, manteniendo su capital garantizado aunque bajen los mercados.

Con el Plan Creciente Sialp, además, el cliente se beneficiará de las ventajas fiscales relativas a los SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo), ya que los rendimientos obtenidos están exentos de impuestos siempre y cuando mantenga la inversión durante cinco años. Asimismo, todos los rendimientos que consiga el cliente a partir de entonces, también estarán libres de tributación.

No obstante, que el cliente pueda disfrutar con este plan de ahorro de las ventajas fiscales no significa que no pueda disponer de su capital si lo necesita pasado el primer año, pudiendo cancelar su póliza antes del quinto año, sin aplicársele la exención de tributación en el IRPF. Únicamente se le aplicará un coste de entre el 1 y el 2 por ciento del valor de su inversión. Y con la tranquilidad de saber que siempre, y bajo cualquier circunstancia, el valor de su inversión será, como mínimo, del 85 por ciento de las primas pagadas.

Por otro lado, el Plan Creciente Sialp también le garantiza al cliente que, en caso de falleci-miento, sus beneficiarios recibirán el valor de la inversión más 1.000 euros adicionales.

Plan Creciente, una propuesta para los más decididos

Y para aquellos que valoren la rentabilidad por encima de todo, Nationale-Nederlanden ha desarrollado otra solución, Plan Creciente, que ofrece tres niveles de garantía para que el cliente pueda elegir.

En este caso, tras una aportación inicial mínima de 5.000 euros, el cliente podrá seguir aportando primas desde 500 euros cuando lo considere oportuno.

El Plan Creciente garantiza a los clientes un capital formado por el 80, 85 o 90 por ciento (a elección del cliente) del valor más alto alcanzado por su inversión a lo largo de la vida de su plan. Pasado el primer año, podrán disponer del valor total o parcial de su inversión en cualquier momento, con un coste de entre el 1 y el 2 por ciento del valor de su inversión hasta el quinto año a partir del cual no se le aplicará ningún coste. Este plan también garantiza que, en caso de falle-cimiento del cliente, sus beneficiarios recibirán el valor de la inversión más 3.000 euros.

Plan Creciente SIALP

Dirigido a inversores minoristas:

Que quieran rentabilizar la inversión sin asumir apenas riesgos,

Que quieran beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrece el producto.

Caracteristicas generales:

Aportación única o periódica: Prima inicial por importe mínimo de 5.000€. Prima extraordinaria por importe mínimo de 500€.
Nivel de riesgo: El tomador asume el riesgo
¿Garantizado o con riesgo?: Garantizado al 85%
¿Límites?: Mínimo 1.800€ al año. Máximo 5.000 al año. La suma de todas las primas aportadas no podrá superar los 200.000€ anuales.
Periodo recomendado: 5 años para acogerse a la exención de tributar por los beneficios.
Modalidad de rescate: Total y parcial. Pasado el primer año, puede disponer del valor total de su inversión, que será como mínimo el capital garantizado.
Costes: En caso de retirarlo antes del 5º año, se aplicará un pequeño coste de entre el 1% y el 2% del valor de su inversión.

Gastos de la garantía de inversión y de la cobertura de fallecimiento (entre el 0,5% y el 1%)

Cobertura de fallecimiento: Valor de la inversión + 1.000€. Este importe siempre será superior al capital garantizado.

La primera modalidad es el Plan Creciente Sialp, un seguro de vida con una garantía diaria creciente. Este plan utiliza, según la aseguradora, un innovador sistema de gestión diaria de la inversión que permite al cliente consultar cada día el valor de su inversión y su valor garantizado a través de la web. La prima periódica mínima es de 1.800 euros al año y la máxima es de 5.000. Este producto garantiza un capital formado por el 85% del valor más alto alcanzado por la inversión a lo largo de la vida del plan. De esta manera, según afirman desde la entidad, el capital garantizado crecerá con la subida de los mercados y se consolidará en el tiempo, manteniendo su capital garantizado, aunque luego bajen.

Igualmente, el cliente podrá disponer de su capital, si lo necesita, pasado el primer año, pudiendo cancelar la póliza antes del quinto, aunque se le aplicará un coste de entre el 1 y el 2% del valor de su inversión.

Además, Plan Creciente Sialp goza de las ventajas fiscales de los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (Sialp), ya que los rendimientos obtenidos están exentos de impuestos siempre y cuando se mantenga la inversión durante cinco años. Asimismo, todos los rendimientos que consiga el cliente a partir de entonces, también estarán libres de tributación (salvo normativa foral del País Vasco)

Por otro lado, el Plan Creciente Sialp incluye un seguro de vida riesgo que garantiza a los beneficiarios, en caso de fallecimiento, el valor de la inversión más 1.000 euros.

La segunda modalidad es el Plan Creciente, que garantiza un capital formado por el 80%, 85% o 90% (este último porcentaje sólo disponibles para clientes de la compañía que deseen realizar una reinversión de capital proveniente de otro seguro de vida contratado con ella, una vez llegado el vencimiento del mismo) del valor más alto alcanzado por su inversión a lo largo de la vida del plan. Al igual que con el Sialp, el cliente podrá recuperar su inversión a partir del primer año, con un coste del 1 o 2% del valor de su inversión hasta el quinto año, a partir del cual no se aplicará ningún coste. En esta modalidad, el importe del seguro de vida riesgo es de 3.000 euros. La aportación inicial mínima es de 5.000 euros, y las aportaciones periódicas (voluntarias) siguientes son de 500 euros, hasta un máximo de 200.000 euros al año.

Coste de la garantía de inversión y fallecimiento (sobre el valor de la inversión)

Servicio de gestión y administración de las inversiones: 0,125% al mes sobre el valor total de la inversión (equivalente al 1,50% anual).

Estos costes no se aplican si el 100% de la inversión se encuentra en activos de protección a consecuencia de condiciones de mercado muy desfavorables.

Un operador de Bolsa, en el parqué de Wall Street (Nueva York). Efe

El arranque del ejercicio ha sido desolador para los inversores conservadores. Los depósitos rentan menos que nunca. La renta fija ofrece rendimientos negativos y además es mucho menos fija de lo que era antes. El oro hace ya varios años que dejó de ser un activo refugio. Y todas las categorías de fondos de inversión presentan rentabilidades negativas. ¿Qué puede hacer un particular que persigue por encima de todo la preservación de sus ahorros? ¿Cómo evitar que los mercados le cuelen más goles?

Hasta hace poco, el catenaccio era la medida más fácil y efectiva para esquivar las pérdidas: bastaba con tener toda la cartera de inversiones en productos ultraseguros, como la renta fija a corto plazo o los depósitos bancarios, para mantener la portería a cero. Pero con la era de los tipos cero cambia todo: estos productos no ofrecen ningún rendimiento, y las comisiones acaban llevando a pérdidas.

“El ahorro ya no puede remunerarse en mercado ya que toda la curva de tipos de interés del euro a corto plazo se encuentra en rentabilidades negativas”, explica Ana Rivero, directora de producto e inteligencia de mercado de Santander AM España. “Esta situación se acentuará si en su reunión de marzo el BCE vuelve a bajar el tipo de depósito y lo sitúa en el -0,50% como espera parte del mercado”.

M. M. M.

Los planes Ahorro 5 son un producto financiero surgido con la última reforma fiscal. Empezaron a comercializarse por primera vez en 2015 y durante su primer año de vida captaron 890 millones de euros en su formato asegurador. Su diseño es especialmente adecuado para clientes conservadores, puesto que el banco o la aseguradora que lo comercialice debe garantizar al menos el 85% de la inversión realizada. Además, cuenta con la ventaja fiscal de que los rendimientos que genere no tributarán, siempre que se mantenga la inversión durante cinco ejercicios. Recientemente la aseguradora National Netherlanden ha lanzado su Plan Creciente Sialp (el nombre técnico de los planes ahorro 5), que obliga a aportar una prima periódica mínima de 1.800 euros al año y una inversión máxima de 5.000 euros al año (máximo marcado por ley), garantizando a sus clientes un capital formado por el 85% del valor más alto alcanzado por su inversión a lo largo de la vida de su plan. El producto aplica una comisión que estará entre el 1% y el 2%.

1. Fondos de inversión: perfilados, renta fija a corto plazo y garantizados

Para sortear las turbulencias financieras el inversor cuenta con varias alternativas en fondos de inversión, aunque debe ser consciente de que la rentabilidad que puede obtener será mínima. En un entorno de tipos bajo cero, una de las claves de la inversión conservadora debe ser apostar por productos que tengan comisiones muy reducidas.

Una de las familias de productos que más están volviendo a recomendar los asesores financieros son los fondos garantizados, aunque es una opción que implica asumir plazos de inversión más largos. Desde Santander Asset Management han lanzado Santander 100 Valor Creciente. “Este producto requiere de un mantenimiento de la inversión más allá de 5 años y medio para garantizar la preservación del capital invertido a vencimiento”, explica Ana Rivero. El fondo incluye un posible pago anual de importe variable según la evolución de 3 acciones (Alphabet, Apple y Unilever).

Desde la gestora proponen otras dos opciones. “Los fondos de renta fija constituyen una alternativa de diversificación y descorrelación en momentos puntuales de caídas fuertes de los mercados de Bolsa”. Sus tres apuestas para clientes conservadores son los fondos Santander Renta Fija Flexible, Santander Eurocrédito y Santander Renta Fija Privada, todos con rentabilidades positivas en lo que va de año.

En el caso de Bankia, defienden como la mejor alternativa para evitar las turbulencias bursátiles los fondos perfilados conservadores. Se tratan de fondos de fondos, diseñados para un perfil específico.

“Para 2016, la entidad continuará potenciando estos productos, ya que se espera que continúe el actual entorno de rentabilidades de los activos más conservadores (depósitos y renta fija a corto plazo), de forma que los clientes deberán asumir algo de riesgo para buscar retornos positivos”, comenta Rocío Eguiraun, directora de negocio de Gestión de Activos de Bankia.

El fondo Bankia Evolución Prudente ha logrado limitar mucho la volatilidad de los últimos meses. Durante el último mes, ha perdido poco más de un 1%, frente a las fuertes correcciones que han tenido los mercados.

BBVA también ha hecho una fuerte apuesta por los fondos perfilados. Su producto Quality Cartera Conservadora también ha logrado limitar al máximo las pérdidas en las últimas semanas. Desde la gestora también proponen dos fondos de retorno absoluto: BBVA Valor Relativo (que se dedica al arbitraje en la inversión de deuda pública) y el BBVA Duración Flexible.

2. Depósitos: buena opción combinados con fondos

Ibercaja Gestión se ha ganado una merecida fama como una de las gestoras de activos con mejores resultados en los últimos años, con un enfoque especialmente centrado en la preservación del patrimonio del cliente. Desde la firma recomiendan para los inversores más conservadores combinar una aportación a un depósito con apostar una parte en fondos de inversión de perfil prudente.

El Depósito Bonificado Gestión Activa tiene una duración de 12 meses, intereses semestrales y permite alcanzar un tipo de hasta el 1% TAE, si se realizan aportaciones a fondos de inversión o a través del servicio de gestión de carteras de fondos.

Para una inversión de 30.000 euros, recomiendan destinar 15.000 euros al fondo de inversión que el cliente elija en Ibercaja Gestión, y otros 15 000 euros se destinarían a un depósito a plazo Gestión Activa.

Desde la aseguradora Axa su propuesta es el Depósito Fusión 2D3. Se trata de es una fórmula multielección que permite diversificar la inversión en función de sus necesidades de protección familiar y personal, de acuerdo a su perfil inversor. “El cliente puede elegir entre dos productos con tipo garantizado y mejorado, al que destinará hasta un máximo del 50% de la inversión total”, explican desde la entidad. Los dos productos entre los que elegir son Flexiplus Depósito Flexible, que garantiza el 100% de los ahorros (primas aportadas más los rendimientos obtenidos), y ofrece un capital adicional por fallecimiento de 600 euros.

La otra opción es el FlexiVida Rendimiento, que ofrece una garantía adicional de fallecimiento de hasta 90.000 euros y garantía del 100% del capital (primas aportadas + rendimientos obtenidos) con una aportación mínima de 18.000 euros.

3. Seguros: Elegir bien en función del plazo de inversión

El sector asegurador ofrece varias fórmulas para aquellos ahorradores que quieran preservar a toda costa su patrimonio. Desde Mapfre, recuerdan que una de las claves a la hora de escoger un producto es el plazo de la inversión. Para aquellos clientes que quieran recuperar el dinero dentro de un año, su propuesta es el seguro de ahorro Millón Vida. Se trata de una póliza de prima única y con una rentabilidad garantizada en el momento del vencimiento. “Es una inversión sin riesgo que ofrece mayor interés cuanto mayor es el plazo, y en la que el cliente cuenta con liquidez en caso de necesidad”, explican.

Para aquellos clientes que tengan un horizonte de inversión de hasta dos años, su recomendación es el seguro de ahorro de prima única Confianza Dólar que ofrece al asegurado un doble escenario de remuneración. El 50% de la inversión está ligado a la apreciación que experimente el dólar respecto al euro (con unas rentabilidades variables hasta el año 2023), mientras que el seguro garantiza para el 50% restante, en el plazo de un año, un rendimiento fijo del 0,5% respecto a lo invertido.

Para plazos más largos, la aseguradora dispone de seguros de ahorro, modalidad unit linked –donde el riesgo de la inversión lo asume el asegurado—. Este tipo de seguros invierte directamente en fondos de inversión y, entre ellos, Mapfre destaca para los inversores conservadores el Multifondos Elección Prudente. “Es un producto que invierte en fondos de inversión perfilados, seleccionando los mejores fondos de inversión para este perfil de clientes”. Su límite de exposición a activos de renta variable es del 30%.

La propuesta de Mutua Madrileña para los inversores conservadores es el Plan Ahorro Plus, que ofrece un rendimiento en 2016 del 1,25%, un nivel que triplica el interés medio de los depósitos bancarios. “El seguro de ahorro de Mutua se puede suscribir con una inversión mínima de 5.000 euros y permite hacer aportaciones extraordinarias por una cuantía mínima de 2.500 euros. El producto no tiene plazo de vencimiento y goza de total liquidez, aunque la inversión recomendada es a más de un año”, explican desde la entidad.

En Catalana Occidente recomiendan el seguro Patrimonio Oro Premium. Se trata de un producto a prima única, con aportación mínima de 3.000 euros que garantiza, además del capital aportado una tasa de revalorización anual del 1,5%. “La rentabilidad neta anual dependerá básicamente del importe de la prima. Además, se trata de un producto donde la liquidez está penalizada a partir de los tres meses, pero que no tiene ninguna penalización a partir del primer año”, explican desde la entidad aseguradora.

Para aquellos clientes que ya tienen seguros contratados con la compañía, Catalana ofrece la Cuenta Cliente. Se trata de un producto similar al anterior, que permite obtener, además, hasta un 0,45% de rentabilidad extraordinaria en función de la vinculación del cliente. Este producto agrupa el pago de los seguros contratados en cuotas mensuales sin recargos por su fraccionamiento.

DiarioAbierto

Nationale-Nederlanden ofrece el Plan Creciente Sialp, un seguro de Vida pensado para invertir con una garantía diaria y creciente, y disfrutar de ventajas fiscales. Este plan de ahorro utiliza un innovador sistema de gestión diaria de la inversión que busca por el cliente las mejores oportunidades para conseguir rentabilidad y protege su inversión en todo momento.

«Es como disponer de un asesor personal 365 días al año», afirman en la aseguradora. El cliente podrá consultar cada día en la web el valor de su inversión y su valor garantizado.

Con una prima periódica mínima de 1.800 € al año y una inversión máxima de 5.000 euros al año (máximo marcado por ley), el Plan Creciente Sialp garantiza a sus clientes un capital formado por el 85% del valor más alto alcanzado por su inversión a lo largo de la vida de su plan.

Los rendimientos obtenidos están exentos de impuestos siempre y cuando mantenga la inversión durante cinco años. Y todos los rendimientos que consiga el cliente a partir de entonces también estarán libres de tributación.

El cliente puede disponer de su capital si lo necesita pasado el primer año, y cancelar su póliza antes del quinto año, sin aplicársele la exención de tributación en el IRPF. Únicamente se le aplicará un coste de entre el 1% y el 2% del valor de su inversión. Y bajo cualquier circunstancia, el valor de su inversión será, como mínimo, del 85% de las primas pagadas.

Por otro lado, el Plan Creciente Sialp también garantiza al cliente que, en caso de fallecimiento, sus beneficiarios recibirán el valor de la inversión más 1.000 euros.

Plan Creciente, para los más decididos

Para aquellos que valoren la rentabilidad por encima de todo, Nationale-Nederlanden ha desarrollado el Plan Creciente, que ofrece tres niveles de garantía para que el cliente pueda elegir. En este caso, tras una aportación inicial mínima de 5.000 euros, el cliente podrá seguir aportando primas desde 500 euros cuando lo considere oportuno.

El Plan Creciente garantiza a los clientes un capital formado por el 80%, 85% o 90% (a elección del cliente, pero este último porcentaje de garantía sólo es posible en caso de reinversión a su vencimiento) del valor más alto alcanzado por su inversión. Pasado el primer año, podrán disponer del valor total o parcial de su inversión en cualquier momento, con un coste de entre el 1% y el 2% del valor de su inversión hasta el quinto año a partir del cual no se le aplicará ningún coste, y siempre con la tranquilidad de saber que, bajo cualquier circunstancia, el valor de su inversión será como mínimo del 80%, 85% o el 90% de las primas pagadas.

Este plan también garantiza que, en caso de fallecimiento del cliente, sus beneficiarios recibirán el valor de la inversión más 3.000 euros.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *