Picaduras de chinches

Con la llegada del verano, las comidas al aire libre, los días de playa y las excursiones a la montaña, también llegan los mosquitos. Sus picaduras molestan a grandes y pequeños y, pese a que no suelen ser generalmente peligrosas, sí pueden llegar a ser muy molestas.

Suelen hacer acto de presencia sobre todo durante la noche, que es cuando salen de su escondite (donde han permanecido alejados de los rayos solares que tanto odian) para buscar a sus víctimas, que localizan gracias a unos sensores que detectan el olor corporal y, sobre todo, el dióxido de carbono.

Contenidos

¿Por qué pican los mosquitos, y por qué siempre a mi?

Los mosquitos no tienen buena vista, pero sí un buen olfato. De ahí que se guíen por el olor, y sus picaduras están relacionadas con la cantidad de dióxido de carbono que se emite al respirar: cuanta más cantidad de dióxido de carbono y otras sustancias como la que se emite al sudar (ácido láctico), más posibilidades de que piquen.

También influye el color de la piel. La cantidad de dióxido de carbono es distinta según la persona, depende sobre todo de la dieta o el ejercicio, lo que explica que algunas personas sufran más picaduras que otras. Las que pican son las hembras, que son las que necesitan unas proteínas que contiene la sangre para que se desarrollen sus huevos.

Al picar, los mosquitos segregan su saliva con una sustancia que produce una reacción química a quien sufre la picadura. Según sea la predisposición, se libera más o menos histamina y se puede formar una zona rodeada de un edema. También debe tenerse en cuenta la predisposición individual, que hace que la respuesta a la picadura sea más o menos intensa.

Por tanto, las reacciones pueden ir de las más superficiales (un punto de picadura) hasta las más graves. Por suerte, en España las picaduras no están en general relacionadas con enfermedades graves, como ocurre en países de Asia o África, sino que suelen producir una afectación local y limitada. Aun así en verano en el mediterráneo conviene ir con cuidado con el mosquito tigre, portador del virus del zica.

Foto: Susan Ellis

Nueve maneras eficaces de prevenir las picaduras

1. Instalar mosquiteras

Instalarlas en ventanas y alrededor de las camas. Son muy efectivas para evitar las picadas, pero solo si los poros tienen unas medidas de 1,2 mm por 1,2 mm. También es recomendable mojarlas con insecticidas como la permetrina para aumentar la protección.

2. Usar repelentes cutáneos

Se pueden poner tanto de día como de noche y, en niños, debe tenerse precaución según la edad (en menores de dos años debe tenerse cuidado con los repelentes que se usan para evitar riesgos). No deben dejarse al alcance de los niños, no deben aplicarse cerca de la boca ni de los ojos ni en zonas quemadas por el sol o en heridas.
Un repelente ideal debe tener alta eficacia a un gran número de especies de mosquitos, baja toxicidad tópica, pocas interacciones y facilidad de aplicación. Los repelentes no matan el mosquito, lo mantienen lejos de la zona donde se ha aplicado durante al menos de cuatro a ocho horas.
Están en varios formatos (leches, roll-on, toallitas, lociones, etc.). También existen los repelentes para la ropa que, si se usan con cuidado, son de larga duración, no estropean la ropa y solo desprenden olor en el momento de aplicarse.

3. Pulseras antimosquitos

Han surgido sobre todo en los últimos años, y su principal característica es que llevan en su interior algún tipo de repelente, en la mayoría de los casos la citronela. De todos modos, su protección es muy limitada y conviene no fiarlo todo a ellas.

4. No usar olores dulces

No ponerse champú, jabón, colonia o cremas con aromas dulces.

5. Evitar el hábitat del mosquito

Esto debe respetarse especialmente en el horario de máxima actividad (a partir de las últimas horas de la tarde y durante la noche). También deben evitarse las fuentes de agua estancada que pueda haber cerca (los mosquitos necesitan agua para reproducirse). Si hay bebida para mascotas cerca, deberá cambiarse el agua con frecuencia; y, si hay piscina en el jardín, debe tratarse el agua con cloro de manera periódica.

6. Usar ropa de colores claros y de manga larga

Los colores claros reflejan más la luz en la noche y molestan a los mosquitos, con lo que aumentamos la probabilidad de no ser nosotros los destinatarios de sus picadas. Por otro lado, obviamente cuanto más cubiertos estemos, mejor será nuestra protección.

7. Usar remedios naturales

Algunos productos naturales pueden tener efectos repelentes, como un vaso de vinagre, o el uso de plantas aromáticas como el romero, el geranio mosquitero, la citronela, los eucaliptos, el tomillo y la albahaca.

Podemos ponerlos por la noche en las ventanas o bien en la mesa si cenamos en la terraza o el jardín, pero su protección es un tanto aleatoría. También hay velas con aceites repelentes o espirales que se queman produciendo un humo basado en estas sutancias, que son más eficaces.

8. Dormir con enchufes vaporizadores de repelente

Los vapotizadores de repelente son depósitos de líquido que se calienta, al estar el dispositivo enchufado a la corriente, y se evapora, creando un ambiente con olores que molestan al mosquito. Conviene encenderlos al irlos a dormir y no debemos olvidarnos de apagarlos por la mañana, ya que de lo contrario los malgastaremos inútilmente.

9. Pasar de los dispositivos ultrasonidos

No, los dispositivos supuestamente basados en ultrasonidos que se venden en ferreterías y otras tiendas, al parecer no funcionan.

Foto: Max Pixel

Qué hacer si, pese a todo, pican

Si, a pesar de seguir todas las recomendaciones para evitar las picaduras de mosquitos, no lo conseguimos, debemos tener en cuenta una serie de recomendaciones.

  • Lavar la piel con agua y jabón.
  • No rascarse; si lo hacemos, se favorece la liberación de más histamina y, si esta se libera en mucha cantidad, puede producirse una reacción a la picadura. También puede ser que se infecte la herida y aumente el dolor. En algunos casos, si la infección es importante (piel caliente, roja, inflamación y dolor), deberá acudirse al médico para que valore la necesidad o no de tratarla con antibiótico
  • Aplicar frío para disminuir la inflamación.
  • Aplicar una loción de calamina y, si el prurito es importante, el médico puede administrar antihistamínicos orales.
  • Con inflamaciones importantes puede ser necesario aplicar cremas con corticoides.

DINOS QUÉ TEMAS TE INTERESAN

5 repelentes caseros para evitar picaduras de mosquitos

Estos insectos son realmente molestos y pueden frustrar una salida al aire libre, y es que no hay duda de que las picaduras de mosquitos son irritantes. La buena noticia es que se pueden evitar. En el siguiente artículo te damos algunas recetas de repelentes caseros. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo evitar picaduras de mosquitos de forma natural?

En las tiendas podemos conseguir repelentes bastante eficaces, pero también repletos de componentes químicos que pueden afectar nuestra salud o la de nuestras mascotas. Por eso, siempre es bueno contar con una alternativa natural para evitar picaduras de mosquitos. Entre ellas destacamos:

1. Citronela

La citronela –imagen que encabeza este artículo– es una planta cuyo aroma es insoportable para muchos insectos. Por ello, cuando estamos cerca de ella, los mosquitos no se acercan. Puedes plantarla en una maceta y colocarla en el jardín, o bien conseguir velas o inciensos y encenderlos cuando estás en la terraza o jardín.

Otra opción es comprar el aceite de citronela, diluirlo con aceite de almendras o neutro y pasar por la piel (las áreas que quedan expuestas como rostro, manos, brazos, etc).

2. Albahaca

Esta planta aromática, que se usa tanto en la cocina mediterránea,nos sirve para ahuyentar a los mosquitos, así como también a las moscas, debido a su fuerte olor(que para nosotros es delicioso).

Solo necesitas dos cucharadas de hojas de albahaca seca y medio litro de agua. Coloca en un cazo y cocina durante 20 minutos una vez que rompe el hervor. Luego deja reposar cuatro horas. Cuela y echa en un frasco con pulverizador. Puedes usarlo en las cortinas, las sábanas, la ropa o el ambiente.

3. Aceite de eucalipto

Es otro de los mejores repelentes para evitar picaduras de mosquitos. Se consigue en las tiendas naturistas y sirve también para descongestionar las vías respiratorias. Necesitarás un difusor o un vaso de vidrio. Coloca 15 gotas del aceite esencial de eucalipto y enciende una vela para que desprenda su aroma y sus propiedades.

Algunas personas llevan este aceite cuando salen de campamento o realizan una excursión a un parque nacional, y lo esparcen por la piel para evitar que ningún insecto se les acerque. Incluso, se puede mezclar con el champú o en alguna crema que usamos habitualmente.

Otras opciones similares al aceite de eucalipto son el de neem, el de limón, el de lavanda y el de almendras.

4. Clavo de olor

Otro potente repelente que puede ser usado por toda la familia –sobre todo por los niños– porque no es tóxico ni nocivo para la salud. Es muy fácil: en una olla coloca 30 clavos de olor y dos tazas de agua.

Cocina durante 20 minutos, retira del fuego y deja reposar dos horas. Luego filtra y mezcla con el champú, acondicionador o crema corporal habitual. Aplica antes de salir a la calle o al jardín y estarás protegido.

5. Manzanilla

Tanto la manzanilla como la lavanda son dos increíbles repelentes contra picaduras de mosquitos. Además, son plantas con flores muy bonitas, por lo cual puedes tenerlas en la terraza, balcón o patio para decorar.

El aroma que desprende la manzanilla –o la lavanda– es muy fuerte e insoportable para los insectos como moscas y mosquitos. Puedes preparar una infusión con dos cucharadas de sus flores y medio litro de agua hirviendo.

Tras reposar seis horas, cuela y coloca en un recipiente con atomizador. Es tan fácil como pulverizar en una habitación, puerta, ventana o ropa… ¡Y así evitarás el ingreso de esos molestos visitantes veraniegos!

Cómo evitar y curar las picaduras de mosquitos

En verano, además de vacaciones, vienen también los mosquitos. Es por eso que debes saber cómo ahuyentarlos y qué hacer si pican a tus hijos. Aprende cuáles son las mejores medidas de seguridad y las soluciones más eficaces contra las picaduras de mosquitos.

Los meses de calor son los más propensos a que los mosquitos, que abundan en muchos ambientes -sobre todo los húmedos- , piquen a tus hijos.

Las soluciones más eficaces contra los mosquitos

En primer lugar, debes tener claro que debes alejarlos de tus hijos. Para conseguir tal objetivo, un método muy seguro, además de económico, es la instalación de mosquiteras. Los lugares más recomendados para ello son las ventanas y alrededor de las camas de tus hijos. Aunque pueden resultar un poco molestas con el calor porque disminuyen la entrada de aire, son muy efectivas para evitar picaduras.

Recuerda que una mosquitera cumplirá correctamente su función si sus poros tienen unas medidas de 1,2mm x 1,2mm. Además, es recomendable rociarlas con insecticidas como la permetrina o la deltametrina para aumentar su potencial protector.

Por otro lado, es también una buena opción aplicar repelentes cutáneos. Sin embargo, debes tener cuidado, según la edad de tus pequeños, hay algunos más adecuados que otros. Por ejemplo, el DEET y la picaridina, que se consideran los más efectivos por su tiempo de duración, deben usarse con mucha precaución. De hecho, el DEET no puede aplicarse en menores de seis meses; además, en niños de hasta dos años, sólo puede aplicarse una vez al día ya que, a causa de algunos de sus componentes, la exposición prolongada a grandes cantidades de este producto puede causarles convulsiones. Por su parte, la picaridina es un invento muy reciente y no existen estudios a largo plazo sobre él. Eso sí, puede utilizarse con seguridad si tus hijos tienen más de dos años.

En la aplicación de estos repelentes, debes tener en cuenta el tiempo que duran y que el sudor puede reducir sus efectos. Además, los envases de estos productos nunca deben estar al alcance de los niños ni debes permitir que sean ellos mismos los que se los apliquen. Antes de utilizarlos, lee bien toda la etiqueta, pues indica el método correcto de uso y las precauciones que se deben tomar con los pequeños, como no utilizar pesticidas cerca de los ojos, la boca o los oídos y lavarte las manos después de aplicar estos productos a tus hijos.

Por otro lado, los repelentes para la ropa son un sistema muy eficaz. La permetrina es el método más efectivo de todos, y más si sobre la piel se ha aplicado DEET. Sin embargo, debes tener cuidado, este producto es más tóxico que los insecticidas para la piel, por eso sólo debe aplicarse sobre ropa, objetos o mosquiteras. Teniendo precaución, esta es una medida de larga duración, que no daña la ropa y que huele sólo en el momento que se aplica. A pesar de ello, es un poco más caro que los mencionados anteriormente.

Por otra parte, debes saber que los mosquitos necesitan el agua para reproducirse. Lo mejor es evitar y tratar las fuentes de agua estancada que pueda haber en tu casa, así harás que no se multipliquen. De este modo, si tienes cubos, contenedores o bebederos de mascotas renueva el agua con frecuencia o bien elimínalos. Si además, tienes piscina, debes tratar el agua con cloro de forma periódica. De igual modo, si dispones de una fuente, vigila que esté siempre en funcionamiento ya que el movimiento constante de agua disuade estos insectos. Si en tu casa hay un lago artificial, puedes introducir pesticidas químicos o biológicos o incluso una idea es poner peces que se coman las larvas de los insectos –carpas o gambusias, por ejemplo-.

¿Qué hacer ante una picadura de mosquito?

Aun utilizando todas estas medidas, es posible que en alguna ocasión, tus hijos se vean afectados por una picadura de mosquito. Si se da el caso, no te preocupes, los mejores métodos para curarlas son:

  1. Lavar la picadura con agua y jabón
  2. Aplicar a la picadura loción de calamina o de hidrocortisona para aliviar el picor
  3. Poner sobre la picadura una bolsa de hielo
  4. Puedes dar a tus hijos algún antihistamínico para reducir la inflamación y el picor

Sin embargo, si con estos métodos la picadura no se va curando, debes consultar cómo tratarla con tu pediatra.

Así pues, recuerda que evitar las picaduras de mosquitos es fácil y posible si se tienen en cuenta las medidas mencionadas. No sufrir las molestas picaduras de estos insectos hará que tus pequeños disfruten de las vacaciones sin percances.

Acceso a los documentos originales:

¡Ay! ¡Me ha picado un mosquito! Kidshealth.

¿Qué es la mosca negra y por qué se habla tanto de ella ahora?

La mosca negra (simúlidos) son díptero (bichos con dos alas) de unos 2 a 5 mm, de color oscuro y aspecto algo cheposo. Hasta hace cuatro días se estudiaban simplemente por el hecho de pertenecer a determinados ecosistemas acuáticos, pero ahora acaparan titulares porque, más allá del río, se han empezado a encontrar de forma masiva en Zaragoza, Murcia o Madrid (especialmente en los municipios próximos a los ríos Jarama y Henares).

Se apunta a distintas causas para que se haya dado lugar esta circunstancia, principalmente el exceso de macrófitos y plantas acuáticas en los ríos. Y es que la mosca negra es un animal de costumbres y le gusta criarse en macrófitos, que son las plantas de agua que se observan a simple vista (aunque hay muchas categorías, del tipo nenúfares, para entendernos). En los últimos años ha aumentado la presencia de estas plantas acuáticas en los ríos. Las lluvias ayudan a limpiar los márgenes de los ríos, pero cuando el caudal es bajo, estas plantas acuáticas se hacen fuerte y proliferan. Y con ellas, la mosca negra, que encuentra en esta vegetación una bonita casa para entrar a vivir.

A diferencia del mosquito tigre, que se pirra por el agua estancada, a la mosca negra le gusta el agua limpita. Y en esto, la mosca negra del presente también tiene suerte: por un lado se han creado nuevas zonas de regadío que suponen nuevas «urbanizaciones» de todo lujo para entrar a vivir, y por otro, hoy en general disfrutamos de unos ríos con agua de mayor calidad que hace unos años cuando se realizaban vertidos y se creaban situaciones hostiles para que los simúlidos procreasen.

La mosca negra no pica, muerde

La mosca negra es telmófaga, un nombre feo para denominar algo más feo aún: se alimentan de hemorragias. Tal cual. Una vez más, ellas son las malas de la película ya que son las hembras quienes necesitan la sangre para poner huevos.

Cuentan con una boca en forma de sierra (en la foto se observa lo feísimas que son) con la que realizan una herida en la piel en la que inoculan saliva dejando de recuerdo un punto rojo central acompañado de inflamación. No crean ustedes que esta saliva es un escupitajo cualquiera. No. Su saliva está diseñada al milímetro conteniendo sustancias anestésicas, vasodilatadoras, anticoagulantes y antitrombínicas (prueben a decirlo en voz alta) que actúan como «bomba de humo». Por un lado consiguen que el hospedador no sienta dolor en el momento de la picadura pero a la vez evitan la coagulación de la sangre y favorecen el aumento del flujo sanguíneo en la zona.

Nada es para siempre, y la anestesia de la saliva tampoco. Generalmente cuando cae la noche la cosa empieza a doler o a picar. Incluso puede provocarse un edema. Además, esta saliva es la responsable de las reacciones alérgicas que tienen lugar en algunos afectados.

¿Cuál es el mejor repelente para la mosca negra?

Al igual que para mantener a raya a sus primos, los mosquitos y mosquitos tigre, se recomienda el uso de DEET (dietiltoluamida). En este caso a elevadas concentraciones (al 45% o superior). También podría ser eficaz el biocida citriodiol a elevadas concentraciones. Si alguien quiere profundizar sobre nombres comerciales, en el post «el mejor repelente de mosquitos» tiene más información para ir «a tiro hecho» a la farmacia.

Además de emplear repelentes, se recomienda evitar pasear cerca de los cauces de los ríos donde habitan a primera hora de la mañana y de la tarde, que son sus favoritas, y cuando lo hagamos que sea con botas, calcetines, pantalón largo y camisa de manga larga. A ser posible rollo Adlib ibicenco, todo muy blanquito, para enterarnos bien de si se nos acercan los bicjos.

¿Qué hago si me pica una mosca negra?

Ya hemos quedado en que no «pican», sino que «muerden», pero las medidas son similares a las de otras lesiones por mosquitos: emplear hielo en primer lugar para disminuir la inflamación. Además de utilizar cremas o pomadas emolientes para evitar el rascado, en función de los síntomas y características, valorar el uso de antiinflamatorios, antihistamínicos o corticoides. Más información sobre todo ello, en este post.

Si se observan reacciones alérgicas (especialmente en lugares diferentes al de la picadura, como hinchazón en los labios o dificultad al tragar) debe acudirse a urgencias. Es importante vigilar la evolución de la mordedura ante otros síntomas como fiebre, dolor muscular o vómitos, pues podría producirse una infeción (celulitis infecciosa).

¿La mosca negra puede transmitir enfermedades?

Afortunadamente en España no debemos preocuparnos, pero es importante saber que numerosas especies son vectores del parásito Onchocerca volvulus, que origina la oncocercosis o ceguera de los ríos. Se distribuye principalmente en países tropicales, siendo el África subsahariana la más afectada.

¿Se puede hacer algo para evitar la plaga de mosca negra?

Es posible y de hecho se trabaja en ello, aunque para que sea efectivo debe trabajarse de forma conjunta desde cuatro frentes:

  • Gestión ambiental: Eliminación de los sustratos que dan cobijo a la mosca negra mediante la limpieza de la vegetación en los canales.
  • Control químico: El uso de insecticidas se desaconseja generalmente por no tener una eficacia limitada y no ser selectivo. Presentan potenciales riesgos para la salud pública y medio ambiente aunque puede ser un recurso en casos de emergencia.
  • Control biológico: Por su especificidad, el sistema más recomendado es el control biológico de las larvas mediante las esporas de la bacteria Bacillus thuringiensis serotipo israelensis. Se trata de un bioinsecticida que «se come». Una vez en el interior de la larva, causa desbalances osmóticos que rompen la pared del intestino produciendo una septicemia y causándole la muerte.
  • Acción cultural: Ofrecer información y realizar campañas de sensibilización ciudadana.

Fuentes bibliográficas:

WILSON, M. D., et al. Efficacy of DEET and non‐DEET‐based insect repellents against bites of Simulium damnosum vectors of onchocerciasis. Medical and veterinary entomology, 2013, vol. 27, no 2, p. 226-231.

Imágenes:

Wikimedia Commons, Flickr y Fritz Geller-Grimm.

Agricultores que se cubren con camisa de manga larga y pantalón largo en pleno verano; otros que se rocían con repelente, se embadurnan con crema hidratante o interrumpen su trabajo en el campo, aborrecidos; niños con las heridas de la molesta mordedura jugando en el patio del colegio; vecinos que renuncian a reunirse en la calle, al fresco, cuando anochece; o unas turistas que buscan el mejor repelente en una pequeña farmacia de pueblo, atraídas por el boca-oreja, con dos farmacéuticas, madre e hija, con muchas cosas que contar pero sin ganas de fama.

No, no es el apocalipsis. Sí es un problema de salud pública, muy molesto para los vecinos y aún más para los agricultores, que aprovechan la primera hora del día para esquivar el calor, justo cuando la mosca está más activa, y para el turismo, porque asusta a algunos visitantes.

La mosca negra es todo esto y mucho más en el peor verano que se recuerda en el Ebro desde que esta especie autóctona de insecto se convirtió en plaga, hace más de 14 años. “Se ha desbordado, lo que pasa este verano es excepcional; es un problema de salud pública, no es ninguna broma”, advierte la farmacéutica Carmen Hernández, con 40 años de experiencia en Benissanet.

En la Ribera d’Ebre, junto al río, sigue estando el epicentro de la plaga: es donde más mosca hay y más molestias provoca, en pueblos como Ginestar, Miravet, Benifallet, Flix o Vinebre. Pero el diminuto insecto ha colonizado ya todo el tramo final del Ebro, hasta el Baix Ebre (80 kilómetros). También se ha instalado en la Terra Alta. En el 2018, casi 300 personas requirieron asistencia médica en esta comarca por la mordedura de la mosca negra.

La falta y tardanza en la fumigación en el río, una de las causas del descontrol

A las siete y media de la mañana, Marc Paladella ha empezado a faenar en los viñedos que tiene en Batea (Terra Alta). Se olvidó el repelente y en menos de media hora la mosca negra ha dejado huella en sus piernas: más de treinta mordeduras. “Se esconden entre las hierbas y no las ves, pero al menos ahora, la reacción en la piel no es tan grande como antes”, dice Marc, que se resiste a ponerse pantalones largos para trabajar a más de 30ºC.

A poco más de 20 kilómetros, la farmacéutica de La Fatarella, Bettina Stolpa, ha visto mordeduras de mosca negra de diez centímetros de diámetro. “La primera vez suele ser peor, ahora la gente viene con muchas picadas pero con menos reacción”, afirma. Recuerda que, hace unos años, las urgencias del hospital de Móra d’Ebre y de los Centres d’Atenció Primària se colapsaban, porque la gravedad de las picadas de esta mosca requería cortisona. “En algunos casos el hinchazón de piernas era increíble… ahora, con cualquier antihistamínico o una pomada con un poco de cortisona, suele ser suficiente”, dice.

“La mosca puede volar 30 kilómetros. Trabajamos para reducir al máximo su presencia, pero no se va a poder erradicar”, advierte Raül Escosa, director de salubridad pública del Consorci de Polítiques Ambientals de les Terres de l’Ebre (Copate). “Haced ruido, haced ruido… A ver si por fin nos escuchan y se encuentran soluciones”, destaca Jordi Riera, agricultor de Vinebre, al tiempo que muestra el bote de crema hidratante de marca (Natural Honey) que la creencia popular y la práctica han situado como repelente.

La plataforma de afectados lamenta que se esté asustando al turismo con la plaga

“Hay días que tenemos que irnos a casa porque no se puede estar en el campo, te comen vivo”, añade Riera, también entre viñedos. La nube de moscas llega a hacerse insoportable cuando empieza o acaba el día.

La mosca negra es también motivo de controversia y enfado. Si no se habla de la problemática, mal, porque crece la sensación de olvido. Si se habla demasiado tampoco es bueno, porque no ayuda a generar marca turística en una zona empobrecida y despoblaba que busca alternativas a la industria o a la agricultura.

“Es importante que no desinformemos, no es un problema durante todo el día, sí que es insoportable en las horas de afectación. Poco turismo que tenemos, si lo asustamos, no vamos bien”, lamenta Jordi Mestre, portavoz de la plataforma Afectats de la Mosca Negra, creada en primavera para denunciar la pasividad institucional. “Es bueno que haya mordido al president Torra o al conseller Buch, así sabrán que es un problema serio”, añade.

A los vecinos les cuesta no sonreír, aunque sea por lo bajini, cuando recuerdan a políticos o comunicadores de Barcelona padeciendo en carne propia una pequeña mosca que cuesta de ver. En las Terres de l’Ebre se tiene la sensación de que muchos políticos y periodistas han descubierto ahora el drama, a raiz del incendio. No es el caso de este diario, que ya explicó su irrupción en el 2005, con el alud de atenciones médicas generadas por las reacciones alérgicas a la mordedura (ver hemeroteca), y ha seguido relatando el avance de la plaga, justo antes del incendio, cuando saltaron las alarmas porque había más mosca que nunca.

En la Terra Alta ya sufren la colonización del insecto, que puede volar hasta 30 km

En las Terres de l’Ebre suman quince años exigiendo soluciones. Se ha gastado dinero público (4,5 millones solo desde el 2015) y se siguen aplicando tratamientos en el río lanzando un producto biológico en helicóptero, desde Riba-roja hasta la desembocadura, para frenar la proliferación de larvas.

La excepcional cantidad de ejemplares se explica este verano por una mezcla de factores, una especie de tormenta perfecta: poco caudal en el Ebro, proliferación de plantas acuáticas (macrófitos), donde se reproduce el insecto, y tardanza en los tratamientos: desde julio del 2018 hasta abril de 2019 no se hizo nada por problemas de presupuesto.

La mosca negra, como plaga de gran afectación, genera debate en la calle, donde se mezcla lo vivido, la ciencia y algunas leyendas rurales. “Cuando lanzan el producto en el río las moscas van como locas, es insoportable”, coinciden tres vecinas en una tertulia de café con leche y el díptero en el centro de la discordia. Fuera, el helicóptero fumigador sobrevuela el río en el quinto tratamiento del año. “La eficacia ha sido del 90%, pero hay mucha mosca adulta”, constata Escosa, del Copate, y biólogo experto en mosca negra.

Jordi y Raquel, monitores en Vinebre, saben qué tienen que hacer con sus niños. Repelente en una mano y crema para calmar el picor en la otra. “¿Quién tiene picaduras?”. Brazos arriba. Cuesta encontrar un pequeño al que no hayan mordido.

En el 2018 se atendieron 3.510 personas en los centros de asistencia médica ebrenses

En la trastienda de la farmacia de Benissanet muestran con discreción la fórmula que les ha ayudado a preparar el repelente. Una vecina pide uno más, como quien compra un analgésico. “No hemos inventado nada”, insiste la farmacéutica. “Lo pasé muy mal viendo como sufría por culpa de la mosca toda la gente que vino al incendio, estuve a punto de ir a repartir repelente”, dice Carmen, mezcla de generosidad y sabiduría. Fue ella quien hizo uno de los primeros estudio, sobre el terreno, cuando eclosionó la mosca en el Ebro.

Carmen muestra fotos de piernas hinchadas. Aquel verano del 2005, semanalmente se atendían en ambulatorios ebrenses 250 personas. En el 2018, según datos del Departament de Salut, en las Terres de l’Ebre hubo 3.510 asistencias médicas por la mosca negra (y otros insectos), con el Baix Ebre (1.671) y el Montsià (1.100) pasando por delante de la Ribera d’Ebre (443). Las cifras no explican la magnitud del problema, porque las reacciones alérgicas bajan cuando ya se ha probado la mosca negra. Del 2019 aún no hay datos más allá de mayo, pero la tendencia era al alza, con casi 700 asistencias antes de la llegada del calor. “En la Ribera nos hemos inmunizado, ya no vamos al médico”, dicen las vecinas. Sabiduría popular.

La mosca negra o simuliidae se ha extendido como una plaga en Madrid, Aragón, Murcia y Cataluña. Pertenece a la familia de los simúlidos y apenas mide entre tres y seis milímetros, algo más pequeña que una mosca habitual.

Cuentan con una boca en forma de sierra con la que producen una herida en la piel en la que inoculan la saliva, dejando como marca un punto rojo además de la inflamación. Al contrario de lo que muchas veces se cree, la mosca negra no pica, sino muerde. Inyecta además un anestésico que provocará que nos demos cuenta horas más tarde de que nos ha mordido.

Por regla general causará una inflamación que, a pesar de ser dolorosa, no tiene riesgo alguno de transmisión de enfermedades. La saliva puede causar reacciones alérgicas en personas susceptibles. La herida suele durar una semana.

El mejor repelente para la mosca negra es el DEET (Dietiltoluamida) a altas concentraciones (> 45%). También podría ser eficaz el citriodiol a altas concentraciones. Además del uso de repelentes, para evitar su picadura se recomienda evitar pasear cerca de los cauces de los ríos a primera hora de la mañana y de la tarde, y si lo hacemos debemos cubrirnos con botas, calcetines, pantalón largo y camisa de manga larga.

En caso de picadura, lo primero es limpiar la zona y aplicar hielo para disminuir la inflamación. Además de usar cremas o pomadas emolientes para evitar el picor, puede estar recomendado tomar antiinflamatorios, antihistamínicos o corticoides.

Debe acudirse a urgencias si presentan signos generales de reacción alérgica (hinchazón en la cara o labios, dificultad para tragar, voz ronca, dificultad respiratoria, etc).

Desde SEMES Divulgación hemos realizado esta infografía con toda la información útil sobre qué hacer en caso de mordedura de mosca negra.

¡Ay! ¡Me picó una chinche!

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Qué es una chinche

La chinche es un bichito (aproximadamente del tamaño de una semilla de manzana), de cuerpo plano y de color marrón rojizo que se puede encontrar en el interior de las casas de todas las partes del mundo. Se esconde durante el día y sale por la noche en busca de sangre. La chinche tiene una sustancia especial en su saliva que impide que la sangre se coagule mientras se está alimentando.

Cómo es y cómo se siente una picadura de chinche

Si a una persona le pica una chinche, sentirá comezón en la picadura después de haberla recibido. Las picaduras de chinche son pequeños bultos rojos (parecidos a las picaduras de mosquito) y algunas veces aparecen en línea sobre el cuerpo.

Qué deberías hacer si te picara una chinche

Si crees que te ha picado una chinche, lava la picadura con agua y jabón y ponte loción de calamina para aliviar el picor. Un adulto te puede conseguir una crema para aliviar la picazón en una farmacia o droguería. Intenta rascarte la picadura lo menos posible porque se te podría infectar.

Qué hará el médico

Si se te infecta una picadura de chinche por rascártela demasiado, el médico te recetará medicamentos para tratar la infección.

Cómo evitar las picaduras de chinche

La mejor forma de evitar las picaduras de chinche es manteniendo bien limpia y ordenada tu habitación para que las chinches no tengan donde esconderse. Cambiar las sábanas una vez por semana y pasar la aspiradora con frecuencia también son dos cosas importantes para evitar las picaduras de chinche. Si crees que podría haber chinches en tu habitación, pide ayuda a un adulto para deshacerte de ellas.

Elimina los chinches de la cama con estos remedios caseros

Los chinches son pequeños insectos que se alimentan de sangre, bien humana o de animales domésticos, y suelen ser muy difíciles de apreciar a simple vista. Uno de sus lugares preferidos dentro del hogar son las camas, ya que encuentran allí un ambiente cálido y el alimento que necesitan para sobrevivir.

Por supuesto, tener que lidiar con ellos es todo un problema pues, además provocar picaduras en la piel, tambiénaumentan el riesgo de padecer diferentes enfermedades.

Tirar los colchones sería la opción más efectiva para erradicarlos pero, por obvias razones, no es lo ideal. La buena noticia es que existen varios remedios caseros para terminar con este problema y volver a tener una cama limpia y saludable.

Vapor

Las vaporizaciones son uno de los remedios caseros más sencillos y efectivos que se pueden realizar para eliminar por completo esta plaga, puesto que los chinches no tienen la capacidad de soportar las altas temperaturas.

Por ello, una buena opción es aplicar vapor caliente (120 ºF o más / 48,8 ºC) sobre el colchón, así como en sábanas, ropa, cortinas y otros elementos de la habitación.

Aspiradora

Aspirar es uno de los métodos más populares para erradicar todo tipo de insectos y ácaros, en especial porqueayuda a acceder a aquellas grietas o espacios donde se ocultan los chinches.

Sol

Las altas temperaturas también pueden ayudar a eliminar estos insectos escondidos en el colchón, las sábanas, los cojines o las mantas.

Una exposición prolongada al sol puede dar lugar a altas temperaturas que erradicarán el problema de raíz, puesto que estos insectos son muy sensibles a las altas temperaturas.

Menta

El aceite de menta es conocido por ser un repelente casero de insectos pequeños. Esto se debe a la liberación de olores que resultan muy molestos a estos pequeños organismos, por lo que migrarán para evitarlos.

Por ello, este remedio casero puede ser útil para mantener los chinches alejados de la habitación, el jardín y las mascotas. Otra opción es el aceite de lavanda, por tener un efecto similar al anterior.

Clavos de olor

El clavo de olor es una especia con un aroma fuerte que puede repeler casi todo tipo de insectos. Por lo general, se utiliza en el jardín para ahuyentar las hormigas, pero también se puede utilizar para eliminar los molestos y peligrosos chinches.

Alcohol isopropílico

Estos insectos no soportan los ambientes ácidos, y por ello el alcohol isopropílico también conocido como isopropanol) es un remedio efectivo.

Para utilizarlo, basta con poner este producto en una botella con atomizador y rociarlo por todas las áreas de la cama donde se crea que están ocultos. Eso sí, es muy importante aclarar que se trata de un proceso constante, ya que se requiere repetir el tratamiento cada 6 o 7 días.

Una vez se rocíe el producto, se debe dejar ventilar el colchón para evitar que el olor del alcohol se quede impregnado.

Descubre: 12 usos del bicarbonato de sodio para la limpieza del hogar

Recomendaciones finales para acabar con los chinches

  • No se debe poner la cama contra las paredes o al lado de otros muebles. Además, bajo ningún motivo se deben dejar en el suelo edredones, colchas o sábanas.
  • En caso de tener mascotas se debe evitar que entren en la habitación y tratar de asearlas a menudo.
  • Observar con regularidad las patas de la cama y de otros muebles ya que justo allí también suelen esconderse estos insectos.
  • La limpieza y desinfección regular de toda la habitación es esencial para evitar la presencia de todo tipo de plagas. Por ello, es muy importante limpiar con frecuencia cada espacio y cambiar por lo menos dos veces al mes las sábanas.

¿Qué es un repelente de insectos?

¿Sabía que los repelentes de insectos son pesticidas? Según la ley de pesticidas, estos productos son cualquier sustancia o mezcla de sustancias destinadas a lo siguiente:

  • prevenir;
  • eliminar;
  • repeler;
  • mitigar cualquier peste. (Mitigar significa reducir el efecto de algo).

​Algunas veces, las personas creen que el término pesticida o plaguicida se refiere solamente a algo que mata insectos, pero un “pesticida” es un término amplio e incluye productos que no matan nada, como los repelentes de insectos. Los productos etiquetados como repelentes no están diseñados para eliminar las plagas. Por ejemplo, en el caso de los repelentes que se aplican en la piel, el producto hace que las personas sean menos atractivas para las plagas o pestes.

Tipos de repelentes de insectos

En general, los repelentes de insectos que se aplican en la piel son en lo que pensamos cuando queremos evitar las picaduras de insectos. Son los que tienen los beneficios más amplios porque no se eliminan a pesar de los movimientos de la persona. Otros tipos de repelentes que la EPA registra son:

  • Productos que se enganchan, que tienen una almohadilla con repelente y un ventilador u otro mecanismo que dispersa el repelente cerca de su cuerpo.
  • Faroles, que usan un mecanismo de calentamiento para dispersar el repelente en el área.
  • Difusores de mesa.
  • Velas y espirales.

Para estar registrados en la EPA, estos productos deben tener datos de seguridad y efectividad, que la EPA evalúa antes de permitir que estén en el mercado.

Hay otros productos en el mercado, como dispositivos que se basan en ondas de sonido, que no están registrados por la EPA; en consecuencia, no hay datos disponibles sobre la seguridad y la efectividad. No obstante, se rigen por determinados requisitos reglamentarios para “dispositivos”. Lea más acerca de la reglamentación de estos dispositivos (en inglés).

Para obtener más información:

  • Información básica sobre los pesticidas
  • Control de plagas y uso seguro de pesticidas para consumidores
  • Control de plagas
  • Más información acerca de los pesticidas (en inglés)

Tratamientos para una picadura de cucaracha

Puede existir el caso que te pique una cucaracha y no sepas que hacer, por este motivo te traemos los remedios naturales para una picadura de cucaracha, que te servirán y serán de mucha ayuda ya que la mayoría, lo tenemos en casa y no son tan costosos.

La Sal, este es un ingrediente que tenemos todos en las casas, y sirve para aliviar cualquier picadura, reduce el picor y la inflación, lo que debes de hacer es frotarte en la picada una pasta de sal y agua.

Vinagre de manzana, con un algodón lo pasas por la zona afectada, y te funciona como antiséptico y reduce la inflamación y enrojecimiento.

La miel, esta tiene muchas cualidades antibacterianas, que te ayudaran en el caso de una picadura de cucaracha, solo debes echarte un poco de miel en la picadura, y esperar que la piel la absorba.

Dentro de los tratamientos para esta picadura aquí te dejamos la crema más vendida en Amazon para tratar las picaduras, entre otras cosas.

Crema natural ideal para picaduras de insectos y otras plagas

Descripción:

  • Propiedades antiinflamatorias y antibacterianas: hecha para proporcionar un alivio rápido y eficiente a una variedad de dolencias de la piel, ayuda a reducir los efectos de la picazón, la sequedad, la descamación, el enrojecimiento y la piel agrietada.
  • Ayuda a reponer y reparar la barrera natural de hidratación de la piel, idear para heridas superficiales, envejecimiento, heridas abiertas, llagas, quemaduras, quemaduras de sol, picaduras de insectos, quemaduras por congelación y mucho más para todo el cuerpo

Picadura de cucaracha imágenes

Te dejamos una galería de fotos para que puedas observar mejor cuáles son las consecuencias de la picadura cucaracha y cómo son.

Ya sabemos que las picaduras de cucarachas son muy ciertas, por lo que aprendimos qué hacer, cómo identificarlas y como curarla.

Te invitamos a que compartas esta información por tus redes sociales. Gracias por leer lo que hoy traemos para ti.

MORDEDURAS DE CUCARACHAS » Consejos, síntomas y remedios

Las mordeduras de cucaracha son parte de las menos comunes, esto se debe a que las cucarachas pueden encontrar alimento en casi cualquier sitio. Sin embargo, cuando las cucarachas domésticas no encuentran alimentos, tienen a morder a los seres humanos; esto con el objetivo de alimentarse. Ciertamente, no desprenden importantes pedazos de piel, puesto que sólo requieren de una pequeña parte de la epidermis para alimentarse; sin embargo, cuando muerden tienden a hacerlo varias veces. Por lo tanto, es importante saber cómo actuar ante mordeduras de cucarachas, sobre todo si se sospecha de que ha sido mordido por una.

¿Cómo actuar ante mordeduras de cucarachas?

La reacción que debe tenerse ante una mordedura de cucaracha, no deja de ser similar a la que debe tenerse ante cualquier otra mordedura o picadura. Ciertamente, al percatarse de que se tiene una herida de este tipo, es necesario desinfectar la zona; esto puede ser por medio de jabón antibacteriano o alcohol antiséptico.

Posteriormente, se debe evitar rascar la zona, debido a que se podría empeorar la situación; en su lugar, se recomienda utilizar compresas frías para desinflamar y luego colocar una gasa o bandita en la zona afectada.

Es importante tener en cuenta que, seguir estas recomendaciones es fundamental; de esta forma, no se entra en riesgo de contraer alguna infección, o enfermedad grave. Cabe mencionar que, si se experimentan secreciones o más síntomas, lo mejor es acudir a un centro médico para que evalúen el caso.

¿Qué hacer si se tiene alergia a las cucarachas y se tiene una mordedura?

Si padece de alergia a las cucarachas o cualquier otro insecto similar, es necesario seguir otro tipo de recomendaciones, esto se debe a que los peligros que conllevan las reacciones alérgicas, son mayores que las reacciones comunes que podría tener una persona ante una mordedura de cucaracha. Cabe mencionar que, las reacciones alérgicas ante cucarachas tienden a ocasionar los siguientes síntomas:

  • Sofocación.
  • Ataques de asma o dificultad para respirar.
  • Urticaria.
  • Otros.

Por lo tanto, si se experimenta algún síntomas de los mencionados, lo más recomendable es dirigirse con rapidez a un centro médico; de esta forma, el paciente podrá ser tratado con los medicamentos necesarios según su caso.

¿Cómo se ven las mordeduras de cucaracha?

Las mordidas de cucaracha tienden a ser bastante similares a las de otros insectos; de hecho, al haber sufrido una mordedura de cucaracha, muchas personas han afirmado que se siente como la de un mosquito. No obstante, esto es algo que puede variar, ya que dependiendo de la edad de la cucaracha, será más o menos fuerte su mordida.

Ahora bien, las lesiones que quedan como consecuencia de las mordidas de una cucaracha, son difíciles de diferencia a otras mordeduras; sobre todo porque presentan los mismos signos, tales como:

  • Enrojecimiento del área.
  • Inflamación.
  • Comezón.
  • Aparición de ampollas.

Es por ello que, si se conoce cómo actuar ante mordeduras de cucarachas, o de otros animales; esto podrá ser de gran ayuda para evitar realizar una acción incorrecta y así, será mucho más sencillo evitar enfermedades o infecciones.

Peligros de no tratar una mordedura de cucaracha

Cuando no se presta atención a las mordeduras de cucarachas, y estas no son tratadas como se debe; es muy posible que el individuo comience a sufrir distintas consecuencias, las cuales siempre están relacionadas con la aparición de enfermedades e infecciones.

Es por ello que, si se desea evitar las enfermedades que causan las cucarachas, es necesario darle la atención que merece la situación. De esta forma, se podrá tener la seguridad de encontrarse sano y no padecer de ninguna consecuencia grave, puesto que casi todas las enfermedades que transmite este insecto conllevan el riesgo de muerte.

Uno de los mayores impactos que pueden tener las cucarachas es la expansión de una serie de bacterias y virus nocivos que pueden conducir al desarrollo de enfermedades.

Para las empresas esto puede ser un enorme problema, especialmente si operan dentro de la industria alimentaria. Y es que a las cucarachas se las han relacionado, directamente, con la propagación de enfermedades transmitidas por los alimentos, como la Salmonelosis, que puede afectar tanto a trabajadores como a los clientes.

¿Has leído el nuevo comic del #ComandoCucarachas: Llama al doctor?

Enfermedades causadas por cucarachas

A diferencia de los mosquitos y garrapatas, que causan enfermedades en los seres humanos y los animales directamente a través de sus picaduras, las cucarachas sólo causan enfermedades indirectamente. Al igual que las moscas domésticas, las cucarachas propagan gérmenes que pueden generar ciertas enfermedades debido a sus sucios hábitos.

Las cucarachas actúan como depósitos de bacterias. Los lugares que visitan, tales como las alcantarillas y papeleras, al igual que el hecho de comer carne cruda y heces de animales, significa que pueden acumular bacterias fácil y frecuentemente.

Estos son algunos ejemplos de enfermedades e infecciones que las cucarachas propagan: la E. Coli, la Salmonela, la Fiebre Tifoidea, el Staphylococcus y Streptococcus, el Cólera, la Gastroenteritis, la Disentería y la Lepra.

Cucarachas y asma

Aparte de enfermedades como las mencionadas anteriormente, estos insectos arrastrantes pueden causar asma. Las cucarachas tienen ciertas proteínas en sus cuerpos que pueden ser un alérgeno para ciertas personas.

Cuando las partículas diminutas de los cuerpos de la cucaracha se expanden a través del aire en edificios cerrados, estas proteínas, al ser inhaladas pueden causar un ataque de asma en personas sensibles.

El Colegio Americano de Alergia, Asma e Inmunología asegura que la saliva, las heces y la piel de las mudas de las cucarachas pueden desencadenar el asma y otras alergias.

La Asociación Nacional de Manejo de Plagas, en EEUU, ha llevado a cabo estudios sobre los alérgenos de las cucarachas y residencias. Sus estudios muestran que alrededor del 63% de los hogares en los EE.UU. contienen alérgenos. Esta estadística aumenta para hogares en áreas urbanas (entre 78% y 98%).

Sus estudios muestran que alrededor del 63% de los hogares en los EE.UU. contienen alérgenos. Esta estadística aumenta para hogares en áreas urbanas (entre 78% y 98%).

¿Cómo propagan enfermedades las cucarachas?

Entonces, ¿cómo propagan enfermedades las cucarachas?

Hay varias formas por las que las cucarachas pueden propagar enfermedades: a través de sus vómitos, sus heces, o por contacto directo.

Cuando una cucaracha se alimenta de algo que contiene bacterias como una pieza cruda de pollo, o heces de animal, la bacteria entrará en su sistema permaneciendo dentro de su boca, en su saliva, e incluso inactiva en su sistema digestivo.

Cuando vomitan o defecan, las bacterias pueden contaminar el lugar u alimento donde se depositen.

Más aún, durante sus tránsitos y mientras se están alimentando entran en contacto con la suciedad, que contiene gérmenes, y que luego llevan en su cuerpo. ¡Piensa en las cucarachas como imanes gigantes para las bacterias y los virus! Dichos gérmenes se depositan en cualquier sitio por donde pasan y con los que tienen contacto.

¿Cómo nos contagian las enfermedades las cucarachas?

Es bastante simple, podemos contraer una enfermedad solo por el hecho de comer o beber cualquier cosa dónde la cucaracha haya vomitado, defecado o incluso por dónde se haya paseado.

Del mismo modo, si has utilizado cualquier aparato o utensilio de cocina para comer tales como una taza o plato que haya sido contaminado por excrementos de cucarachas, podría existir el riesgo de enfermar. Lo mismo ocurre con los paños de cocina y las toallas sucias.

Para los asmáticos, la presencia de cucarachas en su hogar o lugar de trabajo puede conducir a un ataque de asma u otras reacciones alérgicas.

Como ya os he contado, la piel de las cucarachas, la saliva y las heces contienen todas las proteínas que desencadenan el asma, por lo que el riesgo existe sólo con el hecho de estar en un área y respirar donde dichas sustancias se hayan mezclado con el aire.

Cómo prevenir las enfermedades de las cucarachas

La mejor manera de prevenir las enfermedades de las cucarachas es aplicar buenas prácticas de higiene de los alimentos.

El cocinar apropiadamente los alimentos antes de comer, lavar los ingredientes crudos, así como limpiar regularmente los cubiertos, los utensilios de cocina y la vajilla pueden ayudar a eliminar cualquier bacteria y virus que una cucaracha haya podido dejar.

En cuanto a los negocios, las buenas prácticas para prevenir las enfermedades que las cucarachas puedan propagar vienen de la mano del cumplimiento de las normas y regulaciones de seguridad alimentaria correctas para cada país.

Existen normas y regulaciones específicas que ayudan a limitar la propagación de bacterias por cucarachas, y otras plagas, para asegurar que los alimentos producidos sean seguros para el consumo humano, y el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos se mantenga al mínimo.

¿Quieres saber más sobre cucarachas? Sigue sus últimas aventuras en #ComandoCucarachas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *