Pastilla para el mareo

Publicidad

Los niños son los que más disfrutan los viajes en coche. Sin embargo, también son los primeros en verse afectados, ya que su organismo es más frágil y suelen tener menos control de su cuerpo que un adulto. Un ejemplo de esto es que sufren más de mareos.

Cinetosis es su nombre científico y se trata de un trastorno que se presenta cuando las señales provenientes del oído interno, los ojos, los músculos y las articulaciones no coinciden; esto según el sitio web Medline Plus.

Este padecimiento también es típico en las mujeres embarazadas ya que aumenta la sensibilidad de su centros nerviosos.

Por ello les dejamos algunos recomendaciones antes de que algún pequeño se maree en medio de su viaje de vacaciones:

1- Pónganlos junto a la ventana. Ya sea en un carro particular o en el autobús, procura sentar a los pequeños o a las personas propensas a los mareos cerca de las ventanas. Es menos probable que nuestro organismo se confunda si es consciente de las calles, curvas o la distancia recorrida.

2- Que no lean, jueguen o vea películas mientras viajan. Leer un libro, ver una película o jugar con los dispositivos móviles suelen ser la mejor manera de evitar el aburrimiento cuando hacemos viajes largos, pero estas actividades implican completa atención por parte de la vista. Esta es la manera más común de propiciar un mareo, pues nuestro organismo entiende que se esta desplazando pero las imágenes fijas no coinciden.

3- Que coman sana y ligeramente. Alimentar bien a los más pequeños además de evitar las constantes paradas o los berrinches a causa del hambre, los mantendrá inmunes a los mareos. Es importante que no hagan comidas pesadas, es mejor consumir líquidos, frutas y verduras.

4- Que coman jengibre. El jengibre es uno de los mejores tratamientos para combatir los mareos, ya sea antes o después, crudo, en té o jugo; esta planta puede ser su nueva mejor amiga en cada viaje que hagan.

5- Que duerman durante el viaje. Es una manera de anestesiar a nuestros sentidos, mientras dormimos no somos conscientes del movimiento, la velocidad o el espacio recorrido. Además los viajes son más cortos.

6- Beban jugo de arándano. Este fruto contiene propiedades astringentes y antivomitivas que reducen las nauseas y mareos, se recomienda tomar antes de emprender largo viajes. Además es un excelente remedio para combatir los dolores de cabeza, la migraña y vertigo.

7- Coman chocolate. Se recomienda comer una barra de chocolate, para que nuestro organismo reciba el azúcar que ha perdid durante el mareo. Finalmente, hay que mencionar que algunos niños son más propensos al mareo que otros, y en algunos casos los médicos recomiendan soluciones más drásticas como pastillas que anestesien los posibles síntomas del mareo.

Contenidos

Cómo evitar el mareo al viajar sin tomar medicamentos

Derechos de autor de la imagen Thinkstock Image caption Puede ocurrir en cualquier vehículo.

Puede que no sea grave, pero es sin duda molesto.

El mareo es un mal que se sufre con frecuencia al viajar, e incluye malestar, sudor frío, palidez, náuseas e incluso vómitos.

Lo puede padecer cualquiera, pero hay quienes son más susceptibles.

Y puede ocurrir en cualquier medio de transporte: aviones, barcos, autos. Pero hay uno en el que es más común.

Según los expertos, en los trayectos largos en autobús se marean un tercio de los pasajeros.

  • El extraño mal del eterno mareo

¿Qué es lo que provoca esta molesta sensación?

Nuestro cerebro recibe información sobre el movimiento desde varios sentidos:

  • La vista
  • El sistema vestibular, ubicado junto al oído interno y que percibe la aceleración, y está relacionado con el equilibrio y el control espacial
  • La propriocepción, el sentido que informa al organismo sobre nuestros propios movimientos

Los expertos coinciden en que el mareo que se sufre al viajar se debe a una discrepancia entre la información que llega al cerebro a través de estos sentidos.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock Image caption Los expertos concuerdan en que te mareas porque tu vista le dice al cerebro que te estás moviendo pero otros sentidos le dicen que estás quieto.

Por ejemplo, cuando estás sentado y quieto en un vehículo en movimiento, uno de tus sentidos, el de la vista, le dice a tu cerebro que te estás desplazando.

Mientras, el sistema vestibular y la propriocepción le indican lo contrario.

El resultado es, con frecuencia, el mareo.

¿Qué se puede hacer para evitarlo?

Existen fármacos antimareo, como la escopolamina, también conocida como hioscina, y que bloque las señales procedentes del sistema vestibular.

Y después están los antihistamínicos, como la biodramina, comúnmente utilizados para tratar alergias pero que pueden ayudar a controlar la náusea y el vómito.

Hay evidencias sólidas de que ambas opciones funcionan, aunque tienen el inconveniente de los efectos secundarios, el más frecuente la somnolencia.

Entonces, ¿hay alternativas no medicinales contra el mareo?

Derechos de autor de la imagen Thinkstock Image caption Hay medicinas para evitar el mareo.

Algunos estudios hablan de los beneficios de las pulseras de acupresión, una técnica de la medicina tradicional china que consiste en hacer presión en determinados puntos del cuerpo.

Aunque muchos expertos señalan que funcionan más como placebo y no hay evidencia científica sólida que lo respalde como un tratamiento efectivo contra el mareo por viajar.

Y el jengibre se ha usado durante más de 2.000 años para prevenir la náusea, aunque su efectividad tampoco tiene respaldo científico.

Por otra parte, hay comportamientos que pueden ayudar a prevenir el mareo del viajante:

  • Mirar a un punto estable en el horizonte, para sincronizar lo que capta la vista con lo que perciben los otros sentidos
  • Mover la cabeza lo menos posible
  • No leer, ya que esto aumenta el conflicto entre los sentidos
  • Escuchar música, porque puede servir de distracción

El experimento con la «respiración controlada»

Luego está un simple ejercicio respiratorio, cuya efectividad puso a prueba el programa Trust Me, I’m a Doctor (Confía en mí, soy médico) de la BBC.

En ello colaboró el profesor John Golding, de la Universidad de Westminster, en Reino Unido, y miembro de su equipo de investigación sobre neurociencia cognitiva.

Y la doctora Saleyha Ahsan, quien sufre mareos recurrentemente por viajar, fue la voluntaria del experimento.

Antes de comenzar, el doctor Golding le pidió a Ahsan que completara un cuestionario para determinar cuán susceptible es al mal en cuestión.

Y éste reveló que forma parte del 5% de la población que es «extremadamente susceptible» al mareo por viajar.

Image caption Saleyha Ahsan tuvo que sentarse en una silla giratoria especial.

Después, la voluntaria se sentó en una silla giratoria especial, que oscilaba a una velocidad creciente en función de un patrón previamente establecido.

La rapidez aumentaba cada 30 segundos.

Para empeorar las condiciones, Ahsan tenía que mover su cabeza a uno de los cuatro puntos cardinales cada vez que el médico así se lo indicaba.

Éste seguía unas instrucciones pregrabadas y así, cada 30 segundos, ella completaba un conjunto de cuatro movimientos de cabeza.

También se le pidió que reportara sus síntomas con regularidad.

Y cuando Ahsan alcanzó el tercer nivel, el de la náusea leve, la silla se paró.

Niveles de mareo por viajar

  1. Sin problemas
  2. Síntomas iniciales, pero no náusea
  3. Náusea leve
  4. Náusea moderada
  5. Náusea severa y arcada
  6. Vómito

Tras tres horas de recuperación, el doctor Golding le enseñó a la voluntaria una técnica de respiración controlada, y la volvió a someter a la rutina en el asiento giratorio.

El resultado

Durante la primera sesión, Ahsan resistió seis minutos antes de reportar la náusea leve, lo que incluyó 12 secuencias y cuatro movimientos de cabeza.

Y en términos de velocidad, alcanzó a girar hasta 36 grados por segundo.

Pero en la segunda sesión, una vez aprendida la rutina de respiración, aguantó hasta 15 secuencias, un total de 7,5 segundos, y llegó a girar hasta 45 grados por segundo.

Mejoró así un 25%.

Y por tanto, hay evidencias de que la llamada respiración controlada ayuda a prevenir el mareo por viajar.

No es un arma mágica, pero los estudios de laboratorio indican que esta técnica tiene una efectividad del 50% comparada con los medicamentos antimareo.

Y lo bueno es que está libre de efectos secundarios.

¿Pero cómo funciona?

La base es un acto reflejo que al vomitar te impide respirar, pero que también funciona a la inversa.

Así que, si puedes controlar la respiración, podrás evitar vomitar, incluso la náusea.

Prueba el ejercicio tú mismo:

La idea es concentrarte y controlar la respiración, para poder mantener un ritmo calmado, natural.

No consiste en hiperventilar, ni en respirar más hondo de lo normal.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock Image caption La clave es identificar el ritmo de respiración con el que te sientas cómodo.

La mejor manera para entrenarte en ello es que busques una habitación vacía, te sientes en ella y que hagas series de entre 10 y 15 minutos.

Durante los cinco primeros minutos simplemente permanece sentado y vuélvete consciente de tu propia respiración.

Trata de identificar el ritmo más cómodo para respirar, ya que todo el mundo es diferente.

Después, durante cinco o 10 minutos, céntrate en respirar con ese compás.

Si aplicas esto a una situación en la que crees que te podrías marear, debería funcionar como preventivo.

Además siempre podrás combinar esto con otros remedios.

Muchos niños se marean cuando viajan y lo pasan mal. El mareo (cuyo término médico es cinetosis) es una sensación desagradable que nos hace sudar, sentir frío o náuseas y suele ir acompañado de bostezos o palidez. Los más pequeños suelen manifestar su malestar señalando a su «tripita». Los síntomas pueden hacer que el pequeño llegue a vomitar, haciendo muchas veces que los viajes sean una pesadilla.

Normalmente, «no afecta a los menores de dos años, pero a partir de esa edad la sensibilidad a marearse suele persistir e ir incrementándose hasta más o menos los 12 años», nos explica por correo electrónico la doctora Paz González, coordinadora de contenidos de la web de divulgación de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Según esta experta, las recomendaciones básicas son:

  • En viajes cortos es mejor que el pequeño no coma nada antes; si es largo es preferible que ingiera algo ligero
  • Hay que evitar hacer actividades que le obliguen a fijar la vista en un objeto cercano, como leer o jugar a videojuegos durante el viaje. Lo ideal es que miren hacia adelante objetos lejanos. Juegos como señalar lo que hay en el paisaje, los colores de los coches, las montañas, cantar… son los recomendados
  • Lo mejor es una siesta. Hay que animar al niño a que se duerma, ya que durante el sueño no aparecen los mareos.
  • Una buena ventilación del coche es importante, así como evitar los olores fuertes; por supuesto, también el humo del tabaco

González señala que en los viajes en coche, aparte de hacer la puesta a punto correspondiente, «las necesidades de los más pequeños deben ser la prioridad parando las veces que sea necesario bien, por lo que siempre debe calcularse el tiempo de viaje con mucha holgura». En cuanto al tipo de transporte, la experta explica que «cada niño es diferente y algunos se marean y otros no en diferentes medios de transporte». En algunos medios de transporte como por ejemplo en los viajes en avión, los cambios en la presión del aire pueden desencadenar dolor de oídos, sobre todo al despegar y al aterrizar. Para evitarlo se pueden hacer maniobras que ayuden a abrir la trompa de Eustaquio (un conducto que comunica el oído con la nariz) para que las presiones se igualen, como tragar saliva, beber, bostezar o masticar un chicle (esto último no en los niños más pequeños).

Una vez vomitan: ¿cómo actuar?

«Con las medidas preventivas, anteriormente citadas, se pueden atenuar el mareo y los vómitos», argumenta la experta. «En cualquier caso, hay que estar preparado para la posibilidad de que los niños vomiten durante el viaje, por lo que es aconsejable que dispongan de una bolsa o cubo de plástico a los que poder recurrir rápidamente si se da el caso», añade. Cuando los síntomas del mareo son intensos puede ayudar «el empleo de algún medicamento, aunque usado con prudencia y consultando antes a su pediatra».

El menor debe ir seguro en el coche

La forma de viajar más segura, sobre todo en los niños menores de 2 años, es hacerlo en el sentido contrario a la marcha. En España, la ley obliga a usar un sistema de retención infantil, salvo excepciones, siempre en los asientos traseros. «El sistema de retención del grupo 0 y 0+ siempre ha de instalarse en sentido contrario a la marcha, pero a partir de los nueve kilos, con el sistema del grupo 1 puede ir en el sentido de la marcha. No obstante, por seguridad del niño, aunque no sea obligatorio, es recomendable llevar a los niños a contramarcha el mayor tiempo posible, explica González. «Hay que tener en cuenta», prosigue, «que en caso de accidente, si el niño no está bien sujeto, sale proyectado y se golpea contra el interior del coche con una fuerza mucho mayor a la de su propio peso. Esta fuerza es capaz de producir lesiones graves o mortales. Cabe recordar que los accidentes de circulación son una de las primeras causas de fallecimiento infantil en los países desarrollados».

Pasarlo bien

Las vacaciones son un tiempo en el que los niños y adultos tienen tiempo para compartir y disfrutar juntos. «Unos pocos consejos para esos días serán de utilidad, en cuanto al ocio, y prevención de aspectos como seguridad, protección solar, seguridad en el agua, etc. Para los niños es muy importante pasar mucho tiempo jugando al aire libre en la playa, piscina o montaña», concluye. En verano, los padres son padres y también monitores de tiempo libre. A disfrutar del verano.

A la hora de emprender un viaje, en cuestiones de salud, conviene llevar a cabo una serie de medidas preventivas, y contar con botiquín es propiado. Este debe contener:

  • La tarjeta sanitaria, la cartilla de vacunaciones e informes médicos de relevancia. «Para viajes al extranjero dentro de Europa hay que solicitar con antelación la Tarjeta Sanitaria Europea. En otros casos, es importante conocer los conciertos con otros países que pueda tener su seguro privado, o bien contratar un seguro de viaje adecuado».
  • En los viajes internacionales hay que tomar precauciones, como revisar el calendario vacunal y prevenir accidentes y enfermedades.
  • Botiquín básico: antiséptico, gasas, tiritas, termómetro, analgésico/antitérmico.
  • Protector solar, gafas de sol, sombrero.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

BIODRAMINA INFANTIL 25 MG 12 COMPRIMIDOS

Acción y mecanismo

– , . El dimenhidrinato es un complejo equimolecular de difenhidramina y un derivado de la teofilina, la 7-cloro-teofilina. La difenhidramina es un derivado de la etanolamina, que bloquea de forma competitiva, reversible e inespecífica a los receptores H1, disminuyendo los efectos sistémicos de la histamina. Da lugar a vasoconstricción y disminución de la permeabilidad vascular, disminuyendo el enrojecimiento y el edema asociado a la alergia. Mitiga parcialmente síntomas asociados a los procesos alérgicos como enrojecimiento ocular o congestión nasal. Además produce un ligero efecto broncodilatador y una disminución del prurito dérmico.
El dimenhidrinato es un antagonista H1 inespecífico, por lo que es capaz de antagonizar a otros receptores como los colinérgicos centrales y periféricos. Al atravesar la barrera hematoencefálica y bloquear receptores H1 y muscarínicos va a dar lugar a sedación, pero más ligera que las etanolaminas.
– , antiemético. El dimenhidrinato es un antagonista inespecífico capaz de bloquear además otros receptores como los muscarínicos centrales o periféricos. El bloqueo de los receptores H1 y colinérgicos centrales podría ejercer un efecto antiemético, aunque no está totalmente esclarecido. Se ha podido comprobar que este fármaco es capaz de inhibir la estimulación vestibular, inhibiendo en primer lugar los estímulos formados en el sistema otólico, y a dosis superiores, en los conductos semicirculares. Tras el uso continuado, se ha apreciado una tolerancia a los efectos antieméticos.

Farmacocinética

Vía oral:
– Absorción: El dimenhidrinato se absorbe bien en el intestino, pero sufre un intenso efecto de primer paso hepático. Tras la administración de una dosis, los efectos aparecen a los 15-30 minutos, y su duración es de 3-6 horas. El Tmax es de 2 horas.
– Distribución: El dimenhidrinato se distribuye ampliamente por el organismo, atravesando la barrera hematoencefálica y placentaria. También se excreta en pequeñas cantidades con la leche.
– Metabolismo: Es metabolizado de forma rápida y casi completa en el hígado.
– Eliminación: Los metabolitos se eliminan con la orina.

Indicaciones

– . Prevención y tratamiento de , y asociados a viajes.

Posología

– Niños de 7-12 años: 25-50 mg. Dosis máxima 150 mg/24 h.
– Niños de 2-6 años: 12,5-25 mg. Dosis máxima 75 mg/24 h.
– Niños menores de 2 años: no se ha evaluado la seguridad y eficacia.
Administrar al menos 30 min antes del viaje, y preferiblemente 1-2 h antes. La dosis se puede repetir cada 6-8 h mientras dure el viaje, sin superar las dosis máximas.

Normas para la correcta administración

Administrar junto con alimentos, agua o leche para reducir las molestias gástricas.
– Comprimidos: ingerir los comprimidos enteros o disgregados en zumo o bebidas azucaradas.

Contraindicaciones

– Hipersensibilidad a cualquier componente del medicamento. Pueden existir reacciones cruzadas con otros antihistamínicos, por lo que no se recomienda emplear ningún antihistamínico H1 en pacientes que hayan presentado hipersensibilidad a cualquier compuesto del grupo.
– . Para algunos autores, el dimenhidrinato podría empeorar el asma, por lo que no se recomienda su empleo en una crisis aguda.
– . Los antihistamínicos H1 se han asociado con la aparición de brotes porfíricos, por lo que no se consideran seguros en estos pacientes.

Precauciones

– . No se ha evaluado la seguridad y eficacia en pacientes con insuficiencia renal, pero los metabolitos del dimenhidrinato se eliminan con la orina, por lo que se podría producir una acumulación de los mismos. Ya que estos metabolitos podrían ser activos, podría ser necesario prolongar los períodos de administración en pacientes con insuficiencia renal, sobre todo en cuadros moderados o severos (CLcr menor a 60 ml/minuto).
– . El dimenhidrinato se metaboliza intensamente por metabolismo hepático. En caso de insuficiencia hepática podría producirse un aumento de la concentración plasmática, con el consiguiente riesgo de efectos adversos. Puede ser necesario un reajuste posológico en estos pacientes según el grado de funcionalidad hepática.
– Pacientes aquejados de , u , , , , estenosante u . Debido a los efectos anticolinérgicos del dimenhidrinato, se podría producir un agravamiento de estos cuadros, por lo que se recomienda extremar las precauciones y suspender el tratamiento en caso de que se produjese un empeoramiento.
– Enfermedades del árbol respiratorio inferior, como , o . Según algunos autores, los antihistamínicos H1 podrían disminuir el volumen de las secreciones bronquiales, aumentando su viscosidad, debido a sus efectos anticolinérgicos, por lo que podrían agravar estos cuadros. Sin embargo, no existen demasiadas evidencias clínicas, a pesar de lo cuál, se recomienda extremar las precauciones en estos pacientes. Por regla general, no se recomienda su utilización en pacientes con crisis asmáticas (Véase Contraindicaciones).
– . Se debe tener precaución en pacientes epilépticos, ya que los antihistamínicos se han asociado en ocasiones con reacciones paradójicas de hiperexcitabilidad, incluso a dosis terapéuticas, por lo que podrían disminuir el umbral de convulsiones.
– . Debido a sus efectos antieméticos, podría interferir con el diagnóstico de la apendicitis. Se recomienda descartar previamente la presencia de apendicitis en pacientes con vómitos de origen desconocido.
– Ototoxicidad. El dimenhidrinato puede ejercer un efecto beneficioso en caso de vértigos, tinnitus y mareos, por lo que podría enmascarar la ototoxicidad inducida por fármacos ototóxicos como los aminoglucósidos parenterales, carboplatino, cisplatino, cloroquina y eritromicina entre otros.
– Fotosensibilidad. El dimenhidrinato podría dar lugar a fenómenos de fotosensibilidad, por lo que se recomienda no tomar el Sol durante el tratamiento, y protegerse mediante filtros solares.
– Temperaturas extremas. Los antihistamínicos H1 podrían agravar el síndrome de agotamiento-deshidratación y el golpe de calor debido a la disminución de la sudoración ocasionada por sus efectos anticolinérgicos. Se recomienda a aquellos pacientes en tratamiento con estos medicamentos evitar la exposición a temperaturas muy altas, sobre todo en caso de niños pequeños, ancianos o personas con enfermedades crónicas graves. También es aconsejable seguir unas medidas higiénico-dietéticas adecuadas, como una adecuada aireación e hidratación.

Consejos al paciente

– Administrar cuando aparezcan los síntomas, junto con alimentos para reducir las molestias gástricas. En personas sensibles, podría administrarse 1-2 h antes del viaje.
– Podrá repetirse la administración durante el viaje, siempre y cuando se respeten los intervalos entre dosis y no se supere la dosis máxima recomendada.
– Puede provocar somnolencia, por lo que se recomienda tener precaución a la hora de conducir, y no combinarlo con fármacos u otras sustancias sedantes como el alcohol.
– No se aconseja a aquellos pacientes en tratamiento con fármacos sedantes que se automediquen con productos con dimenhidrinato sin consultarlo con un médico.
– Se aconseja no tomar el Sol durante el tratamiento.
– Se deben notificar al médico cualquier patología crónica que presente el paciente antes de iniciar el tratamiento.
– Se debe evitar la exposición a temperaturas extremas durante la utilización de este medicamento, manteniéndose en un ambiente fresco, hidratándose adecuadamente.

Advertencias especiales

– El dimenhidrinato podría enmascarar los efectos ototóxicos de algunos fármacos, por lo que se recomienda evaluar periódicamente la funcionalidad acústica en pacientes tratados con estos fármacos.
– Antes de utilizar este medicamento en pacientes con vómitos de origen desconocido se recomienda descartar la presencia de apendicitis.
– Se recomienda vigilar la hidratación del paciente en caso de ola de calor, y sobre todo si el paciente es un niño pequeño, un anciano o una persona con una enfermedad grave.
– Debido a los efectos antialérgicos de este medicamento, podría dar falsos negativos en pruebas dérmicas de hipersensibilidad a extractos antigénicos. Se recomienda suspender la administración de este medicamento al menos 72 horas antes de la prueba.

Interacciones

El dimenhidrinato podría enmascarar los síntomas inducidos por fármacos ototóxicos al disminuir el vértigo o los mareos. De igual manera, podría potenciar los efectos fotosensibilizadores de otros principios activos que den lugar a reacciones de fotosensibilidad. Además se han descrito interacciones medicamentosas con los siguientes principios activos:
– Alcohol etílico. La administración conjunta de alcohol y dimenhidrinato podría potenciar los efectos sedantes de ambas sustancias. Se recomienda evitar el consumo de alcohol durante el tratamiento.
– Anticolinérgicos (antiparkinsonianos, antidepresivos tricíclicos, IMAO, neurolépticos). La administración de dimenhidrinato junto con otros fármacos anticolinérgicos podría potenciar los efectos anticolinérgicos, por lo que se recomienda evitar la asociación.
– Sedantes (analgésicos opioides, barbitúricos, benzodiazepinas, antipsicóticos). La administración conjunta de dimenhidrinato junto con un fármaco sedante podría potenciar la acción hipnótica. Se recomienda extremar las precauciones.

Embarazo

Categoría B de la FDA. En estudios realizados en ratas y conejos usando dosis 20-25 veces superiores a las humanas no han evidenciado daño para el feto. No se han realizado estudios adecuados y bien controlados en seres humanos. Sin embargo, el dimenhidrinato se ha utilizado en caso de hiperemesis gravídica sin haberse apreciado efectos adversos significativos. No obstante, existen informes sobre una posible asociación entre la administración durante las dos últimas semanas de embarazo y la aparición de fibroplasia retrolenticular en niños prematuros. Aunque parece remota la posibilidad de dañar al feto, sólo se debe emplear este medicamento cuando los beneficios superen los posibles riesgos.

Lactancia

El dimenhidrinato podría inhibir la lactancia debido a sus efectos anticolinérgicos. Además se excreta con la leche materna en pequeñas cantidades, aunque se desconoce si éstas podrían presentar efectos sobre el lactante. Sin embargo, los niños son más sensibles a las reacciones anticolinérgicas, y pueden presentar con mayor frecuencia reacciones paradójicas de hiperexcitabilidad. Se recomienda suspender la lactancia materna o evitar la administración de este medicamento.

Niños

No se recomienda la utilización de dimenhidrinato en niños menores de dos años, sobre todo en neonatos y lactantes, debido a que pueden ser más susceptibles a los efectos adversos anticolinérgicos. En niños mayores de 2 años se han descrito casos de reacciones paradójicas con hiperexcitabilidad, sobre todo a dosis altas, por lo que se recomienda emplearlo con precaución.

Ancianos

Los ancianos son más sensibles a los efectos adversos de los antihistamínicos, tales como mareos, sedación, confusión, hipotensión e hiperexcitabilidad, así como a los efectos anticolinérgicos (sequedad de boca, retención urinaria, precipitación de glaucoma). Los antihistamínicos se pueden utilizar en pacientes mayores de 65 años, pero se deben extremar las precauciones. Si los efectos secundarios persisten o son graves, se aconseja suspender el tratamiento.

Efectos sobre la conducción

El dimenhidrinato puede afectar sustancialmente a la capacidad para conducir y/o manejar maquinaria. Los pacientes deberán evitar manejar maquinaria peligrosa, incluyendo automóviles, hasta que tengan la certeza razonable de que el tratamiento farmacológico no les afecta de forma adversa.

Reacciones adversas

Los efectos secundarios del dimenhidrinato suelen ser leves y transitorios, siendo más frecuentes durante los primeros días de tratamiento. Al igual que otras etanolaminas, el dimenhidrinato da lugar sobre todo a somnolencia y fenómenos anticolinérgicos, pero existe gran variabilidad interindividual con respecto a la frecuencia e intensidad de los síntomas, afectando sobre todo a niños pequeños y ancianos. Las reacciones adversas más comunes son:
– Digestivas. , , , , , , . Estos síntomas pueden disminuirse al administrar el antihistamínico con las comidas.
– Neurológicas/psicológicas. Es frecuente (1-9%) la aparición de , sobre todo al inicio del tratamiento, y que suele disminuir al cabo de 2-3 días. También se ha descrito , y . Excepcionalmente se han observado casos de paradójica, sobre todo en niños pequeños. Esta hiperexcitabilidad cursa con , , , , , , , palpitaciones e incluso .
– Cardiovasculares. En ocasiones puntuales, y normalmente en caso de sobredosis, se pueden producir , y otras como o . Estos efectos se podrían deber a la actividad anticolinérgica. En ocasiones se han descrito o .
– Respiratoria. En ocasiones se puede producir un aumento de la viscosidad de las secreciones bronquiales, que pueden dificultar la respiración.
– Genitourinarias. Puede aparecer e por el bloqueo colinérgico.
– Hematológicas. Raramente se ha descrito , , , o .
– Oculares. Debido a la actividad anticolinérgica podría producirse una y como , o .
– Alérgicas/dermatológicas. Pueden aparecer tras la administración sistémica de antihistamínicos, que puede llegar a producir incluso una . También pueden aparecer tras la exposición intensa a la luz solar, con , , y .

Sobredosis

Síntomas: Los síntomas suelen aparecer al cabo de 2 horas, aunque pueden prolongarse durante 18 horas, y suelen ser variables, presentando mayor gravedad en niños y mayores de 65 años. Se ha descrito depresión nerviosa moderada, con sedación y apnea, colapso cardiovascular, hiperexcitabilidad con insomnio, alucinaciones, temblores o convulsiones, y síntomas anticolinérgicos como sequedad de boca, visión borrosa y retención urinaria. También puede aparecer fiebre superior a 41.8 ºC.
En los casos más graves, sobre todo en niños, los síntomas podrían agravarse, apareciendo hipotensión, convulsiones, depresión respiratoria, pérdida de la conciencia coma y muerte.
Tratamiento: El tratamiento consistirá en las medidas habituales destinadas a favorecer la eliminación del fármaco. La administración de eméticos suele ser ineficaz. Aunque puede resultar beneficioso un lavado gástrico si han transcurrido menos de 3 horas desde la ingesta.
Se mantendrá al paciente tranquilo para minimizar la estimulación del sistema nervioso central. Las convulsiones pueden tratarse con diazepam en adultos y fenobarbital en niños a dosis de 5-6 mg/kg. La hipotensión puede tratarse con vasopresores, aunque la epinefrina debe evitarse ya que puede disminuir aún más la presión.
Si fuera necesario, se podrá recurrir a la intubación y respiración asistida. No se recomienda la utilización de analépticos ya que podrían inducir la aparición de convulsiones.

URIACH – BIODRAMINA INFANTIL 24mg (5 unidosis de 6 ml)

BIODRAMINA INFANTIL 24 MG SOLUCION ORAL del laboratorio Uriach Aquilea Otc, S.L.
Principio activo: DIMENHIDRINATO
Excipientes: PROPILENGLICOL,SACAROSA,PARAHIDROXIBENZOATO DE METILO,AMARANTO (CI=16185,E-123),SACARINA SODICA

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este medicamento, porque contiene información importante para usted.
Siga exactamente las instrucciones de administración del medicamento contenidas en este prospecto o las indicadas por su médico o farmacéutico.
– Conserve este prospecto, ya que puede tener que volver a leerlo.
– Si necesita consejo o más información, consulte a su farmacéutico.
– Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto.
– Debe consultar a un médico si empeora o si no mejora después de 7 días.
Contenido del prospecto:
1. Qué es BIODRAMINA Infantil y para qué se utiliza
2. Qué necesita saber antes de empezar a tomar BIODRAMINA Infantil
3. Cómo tomar BIODRAMINA Infantil
4. Posibles efectos adversos
5 Conservación de BIODRAMINA Infantil
6. Contenido del envase e información adicional
1. QUÉ ES BIODRAMINA Infantil Y PARA QUÉ SE UTILIZA
El dimenhidrinato es el principio activo de este medicamento y actúa contra el mareo producido por los medios de locomoción. Está indicado en niños de 2 a 12 años en la prevención y tratamiento de los síntomas del mareo producido por los medios de transporte por tierra, mar o aire, tales como náuseas, vómitos y/o vértigos.
Debe consultar a un médico si empeora o si no mejora después de 7 días.
2. QUE NECESITA SABER ANTES DE TOMAR BIODRAMINA Infantil
No tome BIODRAMINA Infantil
– Si es alérgico (hipersensible) al dimenhidrinato, la difenhidramina o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).
– Si padece porfiria (trastorno raro, normalmente hereditario, en el que se elimina gran cantidad de porfirina en heces y orina).
– Si tiene crisis asmáticas.
Advertencias y precauciones
– Si padece asma, enfermedades respiratorias graves (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfisema, bronquitis crónica), ya que se puede producir espesamiento de las secreciones y alterar la expectoración.
– Si padece una enfermedad en la que se produce un aumento anormal de la actividad de la glándula tiroides (hipertiroidismo), aumento de la presión intraocular (glaucoma), presenta agrandamiento de la próstata (hipertrofia prostática), hipertensión o alguna enfermedad que provoque obstrucción del aparato urinario o del tracto gastrointestinal.
– Si padece de crisis en las que aparecen movimientos convulsivos, con o sin pérdida de conciencia (epilepsia).
– Si es mayor de 65 años puede producirse sequedad de boca, retención de orina, náuseas, sedación, confusión y bajada de la tensión (hipotensión).
– Si está utilizando algún medicamento que produce toxicidad en el oído, ya que pueden quedar enmascarados síntomas de esos efectos tóxicos, como pitidos en los oídos, mareos o vértigos. – Si padece alguna enfermedad o trastorno del hígado o del riñón, úlcera de estómago o de duodeno, o inflamación del estómago (gastritis) deberá consultar a su médico antes de tomar este medicamento.
– Deberá consultar a su médico antes de tomar este medicamento si padece o ha padecido enfermedades o trastornos del corazón (arritmia cardiaca, isquemia miocárdica,…).
– Si sospecha que pueda tener síntomas de apendicitis como náuseas, vómitos o calambres abdominales, se recomienda acudir a un médico para que le pueda descartar la presencia o no de apendicitis, ya que el dimenhidrinato puede dificultar el diagnóstico de esta enfermedad.
– Se recomienda evitar la exposición a temperaturas muy altas y seguir unas medidas higiénico-dietéticas adecuadas, como una adecuada aireación e hidratación.
– Evite exponerse al sol (aún estando nublado), y a lámparas de rayos U.V.A. mientras tome este medicamento.
Uso en niños
No utilizar este medicamento en niños menores de 2 años.
Toma de BIODRAMINA Infantil con otros medicamentos
Informe a su médico o farmacéutico si está tomando, ha tomado recientemente o podría tener que tomar cualquier otro medicamento.
En particular, si está utilizando algunos de los siguientes medicamentos, puede ser necesario modificar la dosis de BIODRAMINA Infantil o no tomarlo:
– Anestésicos y otras sustancias con acción depresora del Sistema Nervioso Central
– Antibióticos del grupo de los aminoglucósidos
– Antidepresivos, como inhibidores de la monoamino-oxidasa (IMAO)
– Antiparkinsonianos
– Neurolépticos (utilizados para calmar la agitación y la hiperactividad neuro- muscular)
– Medicamentos ototóxicos (que pueden afectar al oído) (ver apartado advertencias y precauciones).
– Medicamentos que puedan producir fotosensibilidad (reacciones en la piel debidas a la sensibilidad a la luz solar).
Interferencias con pruebas diagnósticas:
Si le van a realizar alguna prueba de alergia: incluidas las pruebas cutáneas (de la piel) se recomienda suspender el tratamiento 72 horas antes de comenzar la prueba, para no alterar los resultados de la misma.
Toma de BIODRAMINA Infantil con los alimentos, bebidas y alcohol
No se recomienda el consumo de alcohol durante el tiempo que esté tomando este medicamento.
Embarazo,lactancia y fertilidad
Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada. consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento. Las mujeres en período de lactancia no deben tomar este medicamento sin antes consultar al médico o farmacéutico, debido a que este medicamento pasa a la leche materna.
Conducción y uso de máquinas
No conduzca ni maneje maquinaria peligrosa ya que este medicamento produce sueño o disminución de la capacidad de reacción a las dosis recomendadas.
BIODRAMINA Infantil contiene amaranto, sacarosa y parahidroxibenzoato de metilo.
Este medicamento puede producir reacciones alérgicas porque contiene amaranto (E- 123). Puede provocar asma, especialmente en pacientes alérgicos al ácido acetilsalicílico. Este medicamento contiene sacarosa. Si su médico le ha indicado que padece una intolerancia a ciertos azúcares, consulte con él antes de tomar este medicamento.Este medicamento puede producir reacciones alérgicas (posiblemente retardadas) porque contiene parahidroxibenzoato de metilo (E-218).
IMPORTANTE PARA LA MUJER
Este medicamento está destinado exclusivamente para administrarse en niños. El consumo de medicamentos durante el embarazo puede ser peligroso para el embrión o el feto y debe ser vigilado por su médico.
 3. CÓMO TOMAR BIODRAMINA Infantil
Siga exactamente las instrucciones de administración del medicamento contenidas en este prospecto o las indicadas por su médico o farmacéutico. En caso de duda pregunte a su médico o farmacéutico.
Las dosis recomendadas son:
Niños de 2 a 6 años: de 3 a 6 ml de la solución oral (12-24 mg de dimenhidrinato) . Si fuera necesario, repetir la dosis cada 6 a 8 horas. No tome en ningún caso más de 18 ml de BIODRAMINA Infantil al día (75 mg de dimenhidrinato en 24 horas).
Niños de 7 a 12 años: de 6 a 12 ml de la solución oral (24-48 mg de dimenhidrinato).Si fuera necesario, repetir esta dosis cada 6 a 8 horas. No tome en ningún caso más de 36 ml de BIODRAMINA Infantil al día (150 mg de dimenhidrinato en 24 horas).
Niños menores de 2 años: No debe utilizarse en niños menores de 2 años. Pacientes con enfermedades del hígado: deberán consultar al médico antes de tomar este medicamento, ya que puede ser necesario reducir la dosis.
Este medicamento se toma por vía oral.
Instrucciones para la correcta administración del medicamento
– Desenroscar el tapón para abrir el envase.
– Administrar la cantidad necesaria con ayuda del vaso dosificador.
– Desechar el contenido restante del envase después de cada uso.
Se recomienda realizar la primera toma al menos media hora antes de iniciar el viaje (preferiblemente 1-2 horas antes), y en caso de no haberlo tomarlo con anterioridad, la primera toma se realizará cuando aparezcan los síntomas. Si el mareo persiste, se dejará pasar al menos 6 horas entre una toma y la siguiente.
Se recomienda tomar este medicamento con alimentos, agua o leche para minimizar la irritación gástrica.
Si toma más BIODRAMINA Infantil del que debe
Si usted ha tomado BIODRAMINA Infantil más de lo que debe, consulte inmediatamente a su médico o farmacéutico.
Los síntomas por sobredosis incluyen principalmente: pupilas dilatadas, cara enrojecida, excitación, alucinaciones, confusión, irritación del estómago e intestino con náuseas, vómitos y diarreas, alteraciones en el movimiento, convulsiones, estado profundo de pérdida de conciencia (coma), disminución brusca de las funciones respiratorias y del corazón (colapso cardiorrespiratorio) y muerte. Los síntomas pueden tardar en aparecer más de 2 horas desde la sobredosis.
En caso de sobredosis o ingestión accidental, acuda inmediatamente a un centro médico o llame al Servicio de Información Toxicológica (teléfono: 91.5620420), indicando el medicamento y la cantidad ingerida.
 4. POSIBLES EFECTOS ADVERSOS
Al igual que todos los medicamentos, BIODRAMINA Infantil puede tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran.
Los efectos adversos suelen ser leves y transitorios, sobre todo al principio del tratamiento. Durante el periodo de utilización del dimenhidrinato se han observado las siguientes reacciones adversas cuya frecuencia no se ha podido establecer con exactitud:
– Náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea, dolor de estómago.
– Falta de apetito y sequedad de boca.
– Sueño y sedación (adormecimiento).
– Dolor de cabeza, vértigo y mareo.
– Aumento de viscosidad del moco en los bronquios, dificultando la respiración.
– Retención de orina e impotencia sexual.
– Glaucoma (aumento de la presión intraocular del ojo).
– Dilatación de las pupilas, visión borrosa o visión doble.
– Reacciones alérgicas en la piel y sensibilidad a la luz solar, tras la exposición intensa, pudiendo aparecer urticaria, picor y enrojecimiento de la piel.
– Disminución en la sangre del número glóbulos rojos, glóbulos blancos, leucocitos y plaquetas.
– Porfiria (trastorno raro, normalmente hereditario, en el que se elimina gran cantidad de porfirina en heces y orina).
– Hipertensión o hipotensión (aumento o disminución de la presión arterial).
– Taquicardia, palpitaciones y/o arritmias cardiacas.
– Puede producirse una hiperexcitabilidad, sobre todo en niños, con síntomas como insomnio, nerviosismo, confusión, temblor, irritabilidad, euforia, delirio, palpitaciones e incluso convulsiones.
Si experimenta efectos adversos, consulte a su médico o farmacéutico, incluso si se trata de efectos adversos que no aparecen en este prospecto.
5. CONSERVACIÓN DE BIODRAMINA Infantil
Mantener este medicamento fuera de la vista y del alcance de los niños. Conservar por debajo de 30oC.
No utilice este medicamento después de la fecha de caducidad que aparece en la caja y etiqueta después de CAD.. La fecha de caducidad es el último día del mes que se indica.
Los medicamentos no se deben tirar por los desagües ni a la basura. Deposite los envases y los medicamentos que no necesita en el punto SIGRE  de la farmacia. En caso de duda pregunte a su farmacéutico cómo deshacerse de los envases y de los medicamentos que no necesita. De esta forma ayudará a proteger el medio ambiente.
6. CONTENIDO DEL ENVASE E INFORMACIÓN ADICIONAL
Composición de BIODRAMINA Infantil
– El principio activo es dimenhidrinato. Cada envase de 6 ml contiene 24 mg de dimenhidrinato. Los demás componentes (excipientes) son: propilenglicol, parahidroxibenzoato de metilo (E-218), sacarosa, esencia de fresa, colorante amaranto (E-123), sacarina sódica y agua purificada.
Aspecto del producto y contenido del envase
BIODRAMINA Infantil es una solución transparente de color rojo con sabor y olor a fresa. Se presenta en envases que contienen 5 envases unidosis de 6 ml con tapón de cierre inviolable y vaso dosificador.
Titular de la autorización de comercialización URIACH-AQUILEA OTC, S.L. Av. Camí Reial 51-57 08184 Palau-solità i Plegamans (Barcelona-España)
Responsable de la fabricación: ITALFARMACO S.A. San Rafael 3. 28108 Alcobendas (España)
Fecha de la última revisión de este prospecto Diciembre 2012

“La información detallada y actualizada de este medicamento está disponible en la página Web de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) http://www.aemps.gob.es.”

Biodramina infantil (25 mg 12 comprimidos)

BIODRAMINA INFANTIL son unos comprimidos para el mareo de los niños. Se toman media hora antes de comenzar el viaje y si el viaje es muy largo se puede tomar otro comprimido a mitad del viaje. Valen para los mareos de los viajes, ya sean en autobús, barco o coche. Evitan los vómitos.

COMPOSICIÓN:

– El principio activo es dimenhidrinato: Cada comprimido contiene 25 mg de dimenhidrinato.

INDICACIONES:

Qué es BIODRAMINA INFANTIL y para qué se utiliza

El dimenhidrinato es el principio activo de este medicamento y actúa contra el mareo producido por los medios de locomoción.

Está indicado en la prevención y tratamiento de los síntomas del mareo producido por los medios de transporte por tierra, mar o aire, tales como náuseas, vómitos y/o vértigos en niños de 2 a 12 años.

Cómo tomar (POSOLOGÍA):

Niños de 7 a 12 años: tomar 1 ó 2 comprimidos (que corresponden a 25 ó 50 mg de dimenhidrinato). Si fuera necesario, repetir la dosis cada 6 u 8 horas. No tomar más de 6 comprimidos (150 mg de dimenhidrinato) al día y siempre repartidos en varias tomas.

Niños de 2 a 6 años: tomar medio comprimido o 1 comprimido (que corresponden a 12,5 ó 25 mg de dimenhidrinato). Repetir la dosis cada 6 u 8 horas, si fuera necesario. No administrar en ningún caso más de 3 comprimidos (75 mg de dimenhidrinato) al día y siempre repartidos en varias tomas.

Niños menores de 2 años: No debe utilizarse en niños menores de 2 años.

Pacientes con enfermedades del hígado: deberán consultar al médico antes de tomar este medicamento, ya que puede ser necesario reducir la dosis.

Este medicamento se toma por vía oral.

Se recomienda realizar la primera toma al menos media hora antes de iniciar el viaje (preferiblemente 1-2 horas antes), y en caso de no haberlo tomado con anterioridad, la primera toma se realizará cuando aparezcan los síntomas. Si el mareo persiste, se dejará pasar al menos 6 horas entre una toma y la siguiente.

Se recomienda ingerir los comprimidos con alimentos, agua o leche para minimizar la irritación gástrica.

Los mareos ofrecen una sensación incómoda y son producidos por diversas causas. Entre sus síntomas podemos destacar el dolor de cabeza, sudor, debilidad, falta de aire, y pueden surgir por problemas relacionados con el estómago, el estrés, por medicación, desarrollar diversas enfermedades, embarazo, migrañas fuertes, cansancio, y otros.

Aunque cuando tenemos mareos algo seguidos conviene que nos visite un médico, existen algunos remedios naturales para el mareo que podemos tomar para mitigar su sensación.

Conoce los principales remedios naturales para el mareo:

Zumo de limón. Este zumo va bien para reducir algunos problemas respiratorios y controlar la tos y el resfriado. Pero además es un buen remedio natural para el mareo porque equilibra el pH del estómago.

Menta. La menta va bien para reducir algunos síntomas. Especialmente reduce diversos problemas digestivos, incluyendo las náuseas, por lo que se suele recomendar cuando los mareos son provocados por tales temas.

Beber agua. El agua es uno de los elementos esenciales para controlar los mareos porque permite que no nos deshidratemos y gracias a ello no nos marearemos con facilidad. Es vital, especialmente, en épocas de más calor.

Masajes. Entre los remedios naturales para el mareo encontramos los masajes que van bien no solamente para reducir dolencias físicas sino también psíquicas. De todos es sabido que un buen masaje nos aporta propiedades calmantes y relajantes, y ello puede tratar los mareos. Principalmente porque permite aumentar la circulación de la sangre en el cuerpo. Siempre es mejor que el masaje nos lo dé un profesional para evitar contracturas o lesiones indeseadas.

Albahaca. La albahaca es buena para mitigar muchas enfermedades de la piel y el cuerpo por lo que también es aconsejable tomarla cuando tenemos algo de mareo.

Té de manzanilla. Otros alimentos hacen que los mareos se reduzcan en gran medida, pues el té de manzanilla mantiene a raya la tensión mental, una de las causas de que nuestros mareos aumenten.

Alimentarse correctamente. Tomar las vitaminas y minerales necesarios aportan la energía suficiente para que nos encontremos bien. De lo contrario podemos tener anemia, la tensión arterial baja y desarrollar mareos.

Descansar las horas necesarias. Llevar una vida saludable con unos hábitos marcados permite que nuestro organismo se equilibre. Por ejemplo necesitamos descansar las horas necesarias para evitar mareos innecesarios.

Cuando hablamos de vértigos y mareos, estos son síntomas relacionados con un amplio abanico de patologías. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mareo se presenta en más de la mitad de la población mayor de 65 años y constituye la tercera causa más común de consulta en pacientes ambulatorios (la primera causa en el caso de los mayores de 75 años).

7 alimentos radiactivos que comes casi a diario

Si sufres mareos con frecuencia, antes que nada debes descartar que se trate de una condición médica más grave. Por ello, acude a profesionales de la salud para que establezcan un diagnóstico claro. No obstante, si sueles tener la tensión baja, te recomendamos algunos de los siguientes remedios caseros para el mareo que te ayudarán a restablecer el equilibrio.

9 trucos para evitar los mareos

  • Bebe agua antes de comer: Comer puede provocar una caída de la presión arterial. Para puede aliviar esta afección, llamada hipotensión posprandial, es recomendable beber un vaso de agua 15 minutos antes de comer, tal y como concluyó un pequeño estudio publicado en 2015 en la revista Clinical Nutrition, que incluyó a 12 adultos con una edad promedio de 67 años.
  • Evita duchas y baños largos y calientes: Aunque puede que te encante el calor de una ducha caliente, es mejor que esta sea corta, tibia o incluso fría. La razón es que el calor dilata tus vasos sanguíneos, conduciendo a una caída de la presión arterial que puede hacerte sentir mareado. En todo caso, no te des duchas de más de diez minutos y si prefieres un baño largo, procura que la temperatura esté lo más cerca posible de la tuya corporal.
  • Toma té de jengibre: El jengibre es una especia exquisita con múltiples beneficios para tu salud. En un estudio publicado en American Journal of Physiology, la mitad de las personas con antecedentes de cinetosis recibió suplementos de jengibre y la otra mitad recibió una píldora placebo. Los pusieron en un tambor que los hace girar, simulando mareos por movimiento. Las personas que recibieron los suplementos de jengibre desarrollaron síntomas menos graves que los que recibieron la píldora falsa.
  • Come granos enteros: Según alertan desde Harvard, las comidas pesadas ricas en carbohidratos simples, como arroz blanco, patatas y alimentos cargados de harina y azúcar refinados, puede hacer que tu azúcar en la sangre baje y te haga sentir mareado. Para evitar los mareos causados ​​por las caídas y picos de azúcar en la sangre, es mejor apostar por los alimentos ricos en fibra de digestión lenta, como legumbres y granos enteros, así como la carne magra de proteínas como el pescado y el pollo.
  • Aliña tus comidas con vinagre de manzana: Una causa común de mareos es el bajo nivel de azúcar en la sangre, pero el vinagre de sidra de manzana podría ayudar con eso, según un estudio que vio la luz en Diabetes Care. Los investigadores alimentaron a dos grupos de personas con una comida rica en carbohidratos. La mitad recibió una bebida de vinagre de sidra de manzana después de la comida y la otra mitad una bebida placebo. Los participantes del estudio incluyeron personas con diabetes y no diabéticos sensibles a la insulina o resistentes a la insulina. Aquellos que tomaron la bebida de vinagre tuvieron mejores niveles de glucosa en sangre después de las comidas, y también tuvieron menos picos y valles. Si estás sano, se recomienda una cucharada al día.
  • Recibir un masaje: Según Mayo Clinic, los sentimientos de ansiedad pueden desencadenar mareos, por lo que las actividades relajantes que promueven una sensación de calma pueden ayudar. Es recomendable acompañarlos con aceites esenciales relajantes, como la lavanda.
  • Toma ginkgo biloba: Los practicantes de la medicina tradicional china usan el ginkgo biloba para tratar los mareos, creyendo que aumenta la circulación y el flujo sanguíneo al cerebro. Y un estudio multicéntrico publicado en el International Journal of Otolaryngology que comparó la hierba con la betahistina, un medicamento recetado común para el vértigo, descubrió que los remedios occidentales y orientales eran igualmente efectivos.
  • Mantente hidratado: En muchas ocasiones puedes sufrir presión arterial baja por cambios repentinos de posición, fundamentalmente causada por la deshidratación. Sobre todo si hace calor o has practicado mucho ejercicio, no olvides beber abundante agua.
  • Elige un punto focal: Cuando la habitación comience a girar, para lo que estás haciendo y elige un objeto estacionario como un reloj de pared o un mueble para enfocarse -se trata de un truco similar a mirar el horizonte durante un viaje en barco para no marearte-. De hecho, la American Academy of Family Physicians recomienda sentarte en el asiento cercano a una ventana en el avión, no mirar hacia abajo a los libros o dispositivos cuando viajas, y depositar tu atención en un objeto específico en el horizonte para mantener a raya los mareos y náuseas.

Remedios Naturales para Mareos en Viajes

Te hablamos de algunos trucos muy efectivos para evitar los mareos en los viajes y las plantas y aceites esenciales más eficaces como remedio natural para las nauseas y el malestar.

Muchas personas sufren mareos en los viajes y esta afección no tiene nada que ver con la costumbre. Dependiendo de las circunstancias, de nuestro estado anímico y de algunas pautas que comentaremos enseguida, todos somos susceptibles de marearnos en un viaje.

Si eres de esas clase de personas que suelen marearse en los viajes, no te pierdas este reportaje, donde te hablamos de trucos y remedios naturales para evitar esos molestos mareos.

Causas de los mareos en viajes

La causa de que nos mareemos en un viaje tiene que ver con nuestra percepción, nuestra vista, nuestro oído y nuestro cerebro y una descompensación entre ellas.

Por ejemplo, si estamos viajando y a la vez leyendo un libro, nuestro cuerpo siente viajamos hacia adelante pero la vista está fija en el libro, lo cual indica estabilidad y quietud. Esta descompensación puede hacer que se nos remueva el estómago y empecemos a sentir los síntomas típicos del mareo en viaje como son vértigo, ganas de vomitar, mareo, dolor de cabeza, inestabilidad, agobio, etc.

También debemos tener en cuenta que nuestro estado emocional puede influir, es decir, que si sentimos ira, enfado, estrés, nerviosismo, etc… es más fácil que nuestros sentidos anden alterados y tenemos más probabilidades de marearnos durante el viaje.

Trucos para evitar los mareos en los viajes

En seguida te hablaremos de remedios naturales específicos para aliviar los mareos en los viajes. De momento, ahí van algunos consejos y trucos útiles para que los tengas en cuenta a la hora de hacer un viaje:

    • Procura comer poco antes de iniciar el viaje
    • Evita leer o mirar a un punto fijo dentro del habitáculo en el que viajas (coche, autobús, tren, etc).
    • Es mejor mirar por la ventanilla, mirar el paisaje, de manera que se sintonicen las sensaciones corporales con las de la vista (que ambas “experimenten” el movimiento, en lugar de que el cuerpo sienta el viaje pero la vista esté centrada en un punto inmóvil).
    • Procura viajar mirando siempre hacia adelante, y no al revés.
    • Colócate en el punto que menos se mueva del medio en el que viajes. Si vas en un barco, colócate en la parte central, si vas en un coche, en el asiento del copiloto, si vas en avión, cerca de las alas, etc.
    • Evita tomar alcohol antes de emprender el viaje
    • No mastiques chicle. Aunque esta es una costumbre muy extendida, lo cierto es que masticar chicle aumenta la cantidad de saliva y la salivación produce reacciones metabólicas que incrementan el riesgo de sufrir nauseas.
    • Evitar las temperaturas extremas, sobre todo evitar el calor y abrigarse demasiado, pues ello puede incrementar la sensación de mareo.
    • Abrir las ventanillas (en caso de ir en coche) y permitir el paso del aire es un buen remedio para aliviar los síntomas. Si vas en barco, también puedes salir al exterior para que te de el aire.
    • Realizar ejercicios de respiración consciente es un buen sistema para despistar la mente y que no esté tan pendiente de las sensaciones de mareo, de hecho, es un sistema bastante eficaz.
    • En el caso de los peques, también podemos despistarles con canciones, juegos o ayudándoles a que deriven la atención del malestar a otra tarea que les resulte más agradable.
    • Algunas personas y medios recomiendan “mantener el control”… nuestro consejo es justo el contrario. Casi siempre, cuando se entra en un estado de malestar, ansiedad o agobio, cuanto más se quiere controlar la situación, más desasosiego se produce y precisamente el hecho de no poder controlarlo, nos genera aún más angustia. Nuestro consejo es que, si te mareas y no hay manera de evitarlo, simplemente lo aceptes, o incluso lo uses como objeto de meditación. Por ejemplo, en lugar de tratar de evitar sentir sensaciones desagradables (algo que, por mucho que lo intentes, es posible que no consigas), concéntrate en ellas… dónde están, cómo las sientes, con qué intensidad, etc… ello hará que dejes de “regocijarte” en lo negativo y dirijas la atención de tu mente al cuerpo, al presente, eliminando gran parte de la angustia.

Remedios naturales para evitar los mareos en viajes

MEDITACIÓN

Cómo te decíamos antes, uno de los mejores remedios naturales (y más cómodos, pues no hay que tomar nada) es practicar meditación durante el viaje, hacer ejercicios de respiración, meditación, mindfulness, etc.

Para ello, simplemente tenemos que prestar atención a todo lo que ocurre, sin intentar cambiarlo. Por ejemplo, podemos prestar atención a nuestra respiración, a las sensaciones desagradables que tenemos, dónde están, cual es su intensidad, su duración, tomar consciencia de cómo tenemos colocado el cuerpo, qué emociones nos genera el malestar, cómo percibimos nuestro entorno, concentrarnos en los ruidos, etc.

PLANTAS MEDICINALES

Además de practicar meditación, también podemos utilizar algunos remedios de fitoterapia para los viajes. Las plantas más apropiadas son:

    • Jengibre: Uno de los remedios más eficaces para los mareos en viajes. O bien masticamos un cachito de raíz de jengibre, o bien lo tomamos en cápsulas o comprimidos. Sobre todo, el jengibre reduce las nauseas y evita la sensación de revuelto estomacal.
    • Manzanilla: La manzanilla es otra de esas plantas que ayudan especialmente al sistema digestivo y lo calman. La manzanilla nos ayuda reducir las ganas de vomitar.
    • Menta: La menta, junto con la manzanilla y el jengibre hace las mismas funciones calmantes del sistema digestivo. Podemos masticar unas hojas antes de salir o tomar una infusión.

ACEITES ESENCIALES

Oler aceites esenciales es también un buen remedio para el botiquín natural de viajes. Simplemente inspira profundamente dos o tres veces alguno de estos aceites esenciales… sus principios activos penetrarán al torrente sanguíneo a través de los alveolos y calmarán bastante rápido los síntomas:

    • Aceite esencial de lavanda
    • Aceite esencial de romero
    • Aceite esencial de menta
    • Aceite esencial de ciprés

Cómo actuar ante los mareos

Comparte en:

Marearse es algo bastante habitual, sobre todo en épocas de estrés, cambios, en verano o cuando estás embarazada. Aunque suele ser algo pasajero que no implica gravedad, hay que saber cómo actuar para evitar darse un golpe y hacerse daño.

Una lipotimia o mareo es un desvanecimiento leve que dura poco tiempo y en el que no se llega a perder el conocimiento, simplemente se nota una sensación extraña como de que todo da vueltas y la cabeza se nos va.

La recuperación de la mayoría de mareos es rápida, aunque sí es cierto que puedes hacer que este dure aún menos si sabes cómo actuar. También es importante que conozcas las causas principales de los mareos para evitarlos. En términos generales, los mareos se producen cuando el riego sanguíneo al cerebro se interrumpe y no llega oxígeno suficiente al mismo, por lo que se produce una bajada de tensión brusca que lleva al mareo. Esta situación puede producirse por diversos motivos:

– Estar en un sitio cerrado con poca ventilación.

– Sufrir un ataque de ansiedad o de terror.

– Comer poco o estar en ayunas.

– Ver o sentir algo muy desagradable o enterarse de una noticia muy impactante.

– Permanecer mucho tiempo de pie sin moverse, especialmente en condiciones de calor extremo.

– Estar en un lugar abarrotado de gente.

– Pasar mucho calor.

– Realizar ejercicio excesivo.

– Sentir miedo o dolor.

En estas circunstancias, la persona afectada puede empezar a sentir sensaciones raras como sonidos lejanos, visión borrosa, hormigueo en las manos… A continuación, es normal que la piel se torne pálida, fría y sudorosa y todo comience a dar vueltas. En ese momento, si la persona está de pie y no puede agarrarse a nada, se puede llegar a caer al suelo si las piernas están muy débiles. Si el mareo es fuerte se pueden notar también náuseas.

Normalmente los mareos no son peligrosos y se pasan enseguida, pero existe el riesgo de caerse y hacerse daño, especialmente si se golpea en la cabeza; o de sufrir un accidente de coche si va conduciendo.

Por eso, es importante conocer los pasos a seguir si se sufre un mareo o lipotimia:

  1. Mantener la calma. No hay que ponerse nervioso ya que eso solo empeorará la situación.
  2. Sentarse o tumbarse en el suelo de manera lenta y tranquila para evitar una caída brusca.
  3. Respirar profundamente, inhalando el aire con calma hasta que el mareo se vaya pasando.
  4. Si la víctima está muy mareada hay que tumbarle boca arriba y elevar sus piernas unos 45º para conseguir que el flujo de sangre se restituya. Si no, puede ser suficiente con sentarse y colocar la cabeza hacia abajo, por debajo del nivel del corazón. Lo importante es sentarse o tumbarse y descansar unos minutos, hasta que el mareo desaparezca.
  5. Se debe ayudar a la persona mareada a respirar sin ninguna dificultad, por lo que se le puede aflojar el cuello de la camisa o quitarle la corbata si la lleva, la bufanda o el pañuelo y dejarle espacio.
  6. No hay que agobiar a la persona mareada, hay que darle espacio y tiempo. Evita las aglomeraciones y los curiosos a su alrededor.
  7. Si es posible, abrir la ventana o destapar a la víctima un poco para que esté más fresca y el ambiente esté ventilado.
  8. No dejes sola a la persona que se ha mareado hasta que se recupere totalmente.
  9. Una vez se encuentre mejor, hay que pasar de la posición tumbada a sentado y permanecer así un buen rato antes de intentar ponerse de pie.
  10. Si la víctima no se recupera y pierde el conocimiento totalmente, hay que colocarle en la posición lateral de seguridad y llamar a Urgencias.
  11. Si se ha hecho una hemorragia al caerse, hay que taponarla con un paño o gasa limpio, presionando fuerte para intentar detener el sangrado.
  12. No se debe dar de comer o beber al paciente hasta que se haya recuperado ya que podría atragantarse. Ni permitir que se levante bruscamente.
  13. Una vez que esté bien, sí es conveniente ofrecerle un vaso de agua ya que a veces el mareo puede deberse a una deshidratación.

¿Te sientes mareado? 12 tips para equilibrarte

8. Tomar alcohol en exceso, medicamentos, hierbas o drogas

Cuando tomas alcohol en exceso tus vasos sanguíneos se dilatan, esto hace que la sangre que necesita llegar al corazón y al cerebro se tardan más en llegar, por eso, cuando te levantas o caminas mientras que estás alcoholizado, te sientes mareado, pues la sangre no está corriendo con la suficiente presión que necesita.

Realmente te recomiendo que dejes de tomar alcohol en exceso, al final no borra las penas.

Y por otro lado, hay medicamentos, hierbas, drogas o alimentos que te pueden generar mareos al bajarte la presión arterial, así es que si has comida algo “extraño” últimamente o consumido algún medicamento diferente, revisa si es por esa causa, para que entonces no te preocupes más.

9. Desnutrición generalizada

Cuando no estás bien alimentado tu cuerpo se debilita y te puedes generar problemas como la anemia, esta debilidad general por desnutrición y la anemia pueden generarte mareos. Puede ser que no estés comiendo porque te sientes angustiado o porque te da miedo ahogarte con la comida, puede ser que no comas por anorexia o bulimia, cualquiera que sea la razón, atiende su raíz emocional para que recuperes el gusto por la comida.

Me parece que en general, la principal causa es: la acumulación del estrés, el vivir en alerta y con preocupaciones, adelantarte al futuro, acumular tus emociones, descuidar tu cuerpo y no darte el tiempo de descansar.

10. Altos niveles de estrés y ansiedad

En general, la mayoría de las causas pasadas tienen que ver con altos niveles de estrés y ansiedad en tu cuerpo, así es que podríamos decir que es el estrés elevado el que nos genera los mareos. Y después, si te asustas y te alteras y quieres quitarte rápido los mareos, entonces te generas ansiedad.

¿Por qué el estrés elevado genera mareos?

Cuando tienes estrés elevado significa que llevas mucho tiempo tensando tus músculos, guardando tus emociones y con pensamientos obsesivos, entonces, imagínate, ésta acumulación de tensión afecta tus oídos, tus ojos, cuello, pecho y estómago… todos ellos involucrados en mantener la sensación de equilibrio y estabilidad en tu interior.

Además, si lo que sientes es principalmente angustia o una sensación de que no puedes respirar bien… entonces la opresión en tu pecho baja la oxigenación en tu cuerpo y por eso te puedes sentir mareado también.

¿Cómo es que la tensión interior genera mareos?

Por un lado la tensión muscular de tu cara, la cual puede llegar a alterar tu visión y sobre todo, al apretar tu mandíbula afectas tu oído, y ambas partes, oído y ojos, son fundamentales para mantener tu sensación de equilibrio interior.

Por otro lado la tensión emocional que te genera malestares estomacales, los cuales a su vez generan mareos, o bien, la tensión emocional que te hace apretar el pecho y con esto reducir tu capacidad de oxigenación, y lógicamente, al disminuir el flujo de oxígeno que le mandas al cerebro… te mareas.

¿Cuál es la relación entre mareos y ansiedad?

La misma ansiedad es por tener tensión en general, la cual te genera el mareo. Y al mismo tiempo, cuando te sientes mareado te da miedo y aumentas la ansiedad. Entonces se genera un círculo vicioso, y para salir del mismo hay que empezar por restablecer las necesidades de tu cuerpo.

¿Y si tengo mareos pero sin ansiedad?

Cuando presentas mareo de manera aislada a la ansiedad, o sea, llevas 1 mes sin ansiedad y de repente te mareas, o bien, tan sólo sientes el mareo sin sentir ansiedad o angustia en el momento…entonces quizás tan sólo tienes algún desajuste físico ocasionado por tensión leve, o por alguna causa médica que habría que revisar en tu oído, vista, oxigenación o metabolismo, o probablemente no dormiste bien anoche.

A veces nos mareamos simplemente porque nos levantamos muy rápido del piso (aunque si te pasa seguido hay que evaluar un poco más), o porque nos faltan unos buenos lentes o ajustar la graduación de los mismos, porque los audífonos que tenemos emiten un sonido extraño casi imperceptible o porque un día antes tomaste alcohol en exceso y no descansaste bien.

También nos podemos marear mientras vemos el celular rápido scrolleando hacia abajo, o cuando leemos cuando vamos en el coche. Esto es por efectos visuales momentáneos y el mareo no te debe de durar mucho tiempo.

De cualquier forma, tengas o no tengas ansiedad, es importante tener una revisión médica general, aunque recuerda, si resulta que tienes un problema en tu cuerpo, lo más probable es que sea ocasionada por la acumulación de estrés, así es que el camino de la relajación de todas formas es el indicado.

Significado metafórico de los mareos

Ya sabes que yo no me quedo con el síntoma nada más, creo y estoy segura que representan algo que está sucediendo en nuestro interior a nivel existencial o psicodinámico.

Yo creo que si te mareas muy seguido es porque realmente te hace falta un poco más de estabilidad en tu vida, quizás tienes conflictos seguido, o llevas un ritmo acelerado e inestable. Quizás no te ubicas en la Tierra, o no tienes bien puestos tus pies sobre ella. O bien, puede ser que no encuentres tu punto de equilibrio interior, el cual es tu fuente de poder; tu esencia, y estés necesitando encontrarla.

Quizás escuchas demasiado las historias y opiniones de los demás, quizás estás confundido entre tanta información y necesitas empezar a contactar con lo que tú crees. La idea es que retomes tu centro, tu punto de equilibrio en la vida en general.

Ok, te mareas… ¿qué puedes hacer?

Las siguientes recomendaciones son para aprender a sobrellevar los mareos y disminuirlos en su momento, pero lo que en realidad necesitas hacer es transformar tu ansiedad, ya que ésta es la que los está generando.

En el momento que aceptes tu ansiedad, junto con todos sus síntomas, y empieces a trabajar en transformarla… (esto es, no querer eliminarla sino usarla para aprender y crecer), en el momento que atiendas las causas que te generan estresarte, (preocupaciones, futurear, presionarte, exigirte, aburrirte…), en ese momento pues los mareos disminuirán.

Así es que aprende a relajarte, a pensar de manera más positiva y a gestionar tus emociones.

Mientras tanto puedes aplicar las siguientes recomendaciones:

1. Asegúrate de tener tus necesidades físicas cubiertas

Haz del dormir tu prioridad, descansa, tomate las cosas con calma, baja el ritmo y las luces a partir de las 6 de la tarde, ten un buen ritual y hábitat del sueño.

Aliméntate por lo menos cada 4 horas con comida no muy alta en azúcares de bajo índice glucémico y no te vayas a dormir sin cenar algo ligero.

Toma agua a lo largo del día para que tu cuerpo esté bien hidratado y con esto ayude a la oxigenación en general de tu sangre que va al cerebro.

2. Descansa despierto

A esto me refiero que por lo menos cada 2 horas te sientes en un lugar tranquilo, cierres tus ojos… y los descanses. Como yo digo “mirar para adentro”, y si te preguntan qué haces… diles, “estoy mirando pa´dentro”, pero date esos momentos de descanso y de respiración.

3. Haz un alto

En los momentos que sientas el mareo, deténte de lo que estés haciendo, aunque vayas en el coche busca donde orillarte (para que no vayas pensando “y si me mareo? ahorita me caigo… ahorita choco…), y que mejor hagas un alto, aflojes tu estómago, respires profundo y oxigenes de nuevo tu cuerpo manteniendo la calma.

En esos momentos también ayuda el fijar tu mirada en un punto fijo en el piso o frente a ti, para que de cierta forma visual “te agarres de la estabilidad”.

4. Baila con tu mareo

Esta es una forma de aceptar y fluir con tu mareo que te ayudará no sólo a disminuirlo, sino a dejar de sufrir por tenerlo. Cuando sientas mareo, siéntate en un lugar tranquilo, cierra tus ojos… y déjate llevar por el mareo, siente cómo todo tu cuerpo se mueve y viaja o baila junto con él. Al pasar unos minutos, empieza a respirar tranquilo y poco a poco vete reincorporando.

5. Siente tus pies en el piso

A mi me ayudaba mucho darme cuenta que el piso no se mueve, que ese está estable con todo y que vaya en movimiento con la Tierra, está estable. Entonces sentía con conciencia mis pies sobre el piso y absorbía esa estabilidad llevándola al resto de mi cuerpo, es como si sintieras que tu cuerpo se solidifica pero no hacia la rigidez sino hacia la estabilidad. Ahora si que… ancla bien tus pies sobre la Tierra.

6. Respira

Precisamente la respiración es algo que te acompaña todo el tiempo y que puede convertirse en tu punto de equilibrio, la respiración entra hasta el centro de tu cuerpo, al sentirla y respirar con conciencia, podrás empezar a sentirte mejor.

7. Haz las cosas un poco más despacio

Antes de saltar del piso hacia arriba o de la cama al baño, pon pasos intermedios. Siéntate, híncate, mueve más despacio la cabeza cuando voltees a algún lugar.. intenta hacerlo más despacio para que no te generes el mareo en el momento. Te comparto este post donde hablo de la importancia de ir más despacio a nivel físico y mental.

8. Ejercicios de relajación

Creo que esto es de lo más importante. Necesitas relajar tu mandíbula, tu cuello y tu rostro en general. Te recomiendo hacer los ejercicios de Lea Kauffman que vienen en youtube, así como que revises los tips de relajación que tengo aquí en el blog.

9. Canaliza tus enojos al exterior

Por aquello de que estés acumulando tensión en tu mandíbula por enojos reprimidos, te recomiendo que los escribas todas las noches o que los hables con alguien a quien le tengas confianza, pero que no te guardes tus enojos porque esos son los que te tienen tensando la mandíbula. Aquí te dejo un post para aprender a desahogar tus emociones.

10. Expande tu pecho y tu capacidad de oxigenación

Practica con más frecuencia el abrir tu pecho, echando los hombros hacia atrás, aflojar tu estómago y respirar profundo pero no muy profundo, para que no te generes más mareo. Se trata de que poco a poco vayas ensanchando tu capacidad torácica para que respires mejor y te oxigenes más. En un inicio el respirar profundo te puede generar mareo, pero no te preocupes que es cuestión de práctica.

Si necesitas ayuda para respirar a nivel de diafragma, cuento con este video.

11. Bájale a las sustancias tóxicas

Con esto me refiero a que dejes de tomar alcohol y que consideres dejar el café, o cualquier alimento que irrite tu estómago, acelere tu corazón o adormezca tu cerebro.

12. Disminuye el uso de celular y computadora

Registra un día cuanto tiempo pasas usando la computadora o celular, date cuenta que muchos de esos momentos lo haces por aburrición, a veces ya ni si quiera pones atención a lo que ven tus ojos en pantalla, y además.. te estás generando mareos, así es que disminuye el uso de éstos y cuando scrolees hacia abajo hazlo más despacio.

En conclusión

Espero no haberte mareado con tanta información, y que al contrario, te ayude a ubicarte más en tu centro y hacer lo que necesites hacer para sentirte mejor.

Recuerda que siempre es bueno revisarte médicamente y apoyarte de la medicina natural si te es posible, o tradicional, para atenderte en caso de tener una infección en el oído, bajar tus malestares estomacales, o mejorar tu vista.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *