Operacion juanetes seguridad social

Tratamiento de los juanetes

El tratamiento de un juanete puede ser de dos tipos: conservador o quirúrgico.

El tratamiento conservador es la primera opción terapéutica. Se suelen administrar analgésicos y antiinflamatorios para reducir los síntomas. El dolor y la inflamación se pueden eliminar evitando el roce del zapato con el propio juanete, modificando o cambiando el calzado, de forma que tenga la parte anterior más ancha, se adapte al pie y lo sujete bien. Un paciente con pie plano asociado se tratará con una plantilla.

El acortamiento del tendón de Aquiles puede tratarse mediante ejercicios de estiramiento e, incluso, con un alargamiento quirúrgico del tendón. Es muy frecuente el uso de ortesis (dispositivos que se introducen en el calzado para corregir una forma de caminar anómala), que tratan de evitar la deformación articular.

Además de las medidas conservadoras, algunos pacientes precisan de una operación. Según la intensidad de la deformidad, los diferentes elementos patológicos y las anomalías anatómicas, hay varias técnicas quirúrgicas. La elección de una u otra depende en general de la gravedad del hallux valgus y del ángulo intermetatarsiano. La técnica escogida debe corregir todos los factores causantes del problema para que tenga éxito.

En la actualidad se pueden distinguir dos tipos de técnicas para operar los juanetes:

La cirugía abierta, mediante osteotomías, que consiste en modificaciones quirúrgicas de partes de los huesos implicados para la corrección de la angulación patológica. Son cirugías con múltiples variedades, que han de elegirse en función de la experiencia del traumatólogo y del grado de hallux valgus, edad y características de los pacientes, y que se han ido perfeccionando en los últimos años.

Por otro lado, crecen los casos operados mediante técnicas de cirugía mínimamente invasiva, mediante la implantación de agujas para la corrección de la desviación ósea, o mediante la implantación de pequeñas placas de titanio unidas mediante unas suturas de material específico que corrigen la desviación y mantienen el ángulo lo más parecido a la normalidad.

Como es de suponer, son intervenciones menos cruentas, con una recuperación más rápida y menos tiempo de descarga, es decir, el apoyo del pie se realiza en menos tiempo. Su realización está limitada a los casos concretos en los que el traumatólogo considere indicados

Con el juanete, normalmente se recomienda primero tratamiento conservador antes que cirugía

ESTIMADA MAYO CLINIC:
¿Es mejor extirpar quirúrgicamente los juanetes, antes de que empiecen a doler, o pueden algunos nunca llegar a doler? En los últimos meses, he sentido un dolor pulsátil en el juanete del pie izquierdo y estoy considerando la operación. Tengo otro juanete en el pie derecho, pero no me duele. ¿Terminaré necesitando el procedimiento en ambos pies?

RESPUESTA:
No todos los juanetes requieren cirugía y, generalmente, primero se recomiendan los métodos de tratamiento más conservadores, antes de recurrir a ninguna intervención quirúrgica.

El juanete es un abultamiento óseo que se forma en la articulación de la base del dedo gordo y se desarrolla debido al desplazamiento o reposicionamiento de algunos huesos de la parte frontal del piel (antepié). Cuando eso ocurre, el dedo gordo se tuerce hacia los dedos más pequeños, el antepié se ensancha y entonces se empieza a notar el juanete.

Algunos juanetes no causan ningún otro síntoma más que el abultamiento, pero otros desencadenan hinchazón, enrojecimiento e inflamación alrededor de la articulación. El juanete también puede estar acompañado por dolor, sea constante o esporádico, y la piel que lo recubre igualmente puede enrojecerse o inflamarse.

Cuando el juanete no produce dolor ni otros síntomas, posiblemente no sea necesario ningún tratamiento. En cambio, cuando que el juanete se vuelve doloroso, como en su caso, o hay otros síntomas molestos, lo mejor es aprovechar el momento y evaluarlo. Los médicos especializados en cirugía de pies y tobillos normalmente son los más capacitados para evaluar el juanete y ayudar a tomar la decisión sobre el tratamiento adecuado.

Una de las primeras medidas que el médico quizás tome es determinar la causa subyacente del dolor relacionado con el juanete. En algunos casos, puede ser un problema interno, tal como artritis degenerativa o inflamatoria; en otros, el dolor puede ser producto de una fuente externa, tal como la presión de zapatos apretados o que no calzan bien. Las recomendaciones de tratamiento se basarán, en parte, en la causa del dolor.

Las alternativas de tratamiento no quirúrgicas suelen ser la primera línea de tratamiento para los juanetes y, generalmente, incluyen cambiar el tipo de zapato. Usar zapatos holgados, cómodos y con bastante espacio para los dedos no ejercerá presión sobre el juanete, lo que posiblemente alivie el dolor. Colocar plantillas almohadilladas en los zapatos permite que la presión se distribuya más equitativamente al mover el pie y eso también ayuda a reducir el dolor.

De igual manera, se puede intentar con las almohadillas para juanetes que eliminan la presión sobre estos y se venden libremente en la mayoría de las farmacias y de las boticas. Los analgésicos de venta libre, como el acetaminofén, el ibuprofeno o el naproxeno sódico también sirven. En algunos casos, el médico podría recomendar una inyección de cortisona para ayudar a reducir la inflamación en la articulación, que puede ser lo que desencadena el dolor del juanete.

Si, pese a estas medidas más conservadoras, el dolor continúa o usted todavía no puede realizar sus actividades cotidianas, entonces podría ser necesaria la cirugía. El objetivo de la cirugía del juanete es corregir la deformidad del pie, aumentar la funcionalidad y reducir el dolor. El procedimiento específico a realizarse depende de la situación personal.

Converse con el cirujano de pie y tobillo acerca de las alternativas quirúrgicas. Ese profesional puede delinear el procedimiento planificado, así como revisar los resultados anticipados, el tiempo de recuperación y los posibles riesgos, ventajas y complicaciones de la cirugía.

El juanete puede presentarse en uno o en ambos pies, pero su gravedad y avance pueden variar enormemente entre ambos pies. Por lo tanto, deje que sus síntomas y la conversación con el médico le sirvan de guía a medida que considera la cirugía para el juanete.

Dr. Martin Ellman, Cirugía Ortopédica de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Intervención de juanetes mediante técnica de mínima incisión

A lo largo de los últimos años las técnicas de cirugía podológica han experimentado un gran avance, de manera que se puede recurrir a intervenciones quirúrgicas del pie para dar solución a problemas de cierta complejidad realizando intervenciones mínimamente invasivas en las que el paciente puede marcharse a casa por su propio pie el mismo día de la operación. Estas técnicas permiten que la recuperación resulte más rápida y con menor dolor postoperatorio, y al haber menos incisión se reduce sustancialmente el riesgo de infección y los posibles problemas de cicatrización.

Una de las operaciones que más se ha especializado gracias a estas innovadoras técnicas es la de juanetes (hallux valgus en su nombre científico), intervenciones con las que cada vez un mayor número de pacientes está encontrando alivio y una importante mejora de su calidad de vida.

Descubre en este enlace todo sobre los Juanetes. ¿Son hereditarios? ¿La cirugía es un tratamiento definitivo? ¿Se pueden prevenir?

Caso Clínico

Uno de los últimos casos que hemos visto en Clínica Podoactiva Olavide de Madrid, nuestro centro de referencia de la red Podoactiva para intervenciones quirúrgicas del pie, es el de una paciente de 82 años de edad, con una gran actividad en su vida diaria y con rutinas de unas dos horas al día de caminar. Acudió a nuestra consulta debido a un fuerte dolor en la región metatarsal y en el primer dedo del pie derecho, una situación que empezaba a limitar su actividad normal.

En la exploración comprobamos un estado de juanete moderado, la desviación del segundo dedo (‘elevatus’) y metatarsalgia central por hiperapoyo, un cuadro típico del pie que padece juanete, ya que normalmente se produce una insuficiencia del apoyo del dedo gordo que, a su vez, provoca una sobrecarga de los huesos del metatarso. Ante este diagnóstico se decidió intervenir a la paciente mediante cirugía de mínima incisión para eliminar el juanete (1), proceder a realinear el primer y segundo dedo (2), y corregir el apoyo metatarsal mediante técnicas de osteotomías percutaneas (3) (leves cortes en los huesos).

La intervención se realizó mediante anestesia local y en régimen ambulatorio, de manera que la paciente pudo volver a casa andando por su propio pie con un calzado postquirúrgico. 14 días después de la intervención el pie presenta un estado de recuperación óptimo y la paciente camina con calzado deportivo y, un par de semanas más tarde, ya podrá calzarse con su calzado habitual, aunque ha podido realizar sus actividades de la vida diaria habituales desde el día siguiente de la intervención.

“Pese a la edad avanzada de un paciente, como en este caso, no hay por qué renunciar a la intervención quirúrgica. La paciente quería corregir su problema y mantener su nivel de actividad, lo que ha logrado gracias al resultado tan satisfactorio de la intervención”, explica Raúl Ramos, director de Clínica Podoactiva Olavide.

Especialistas en Cirugía de uña encarnada

  • Buenos días, me extrajeron toda la uña con hongo del dedo gordo del pie y para cubrirme me lo hicieron con gasa y micro-poro seguí al pie de la letra el cuidado que iba a tener y así tal cual lo hice después de tres días procedí a hacerme la curación y vaya sorpresa como yo tengo tan buena cicatrización…
  • Me van a intervenir de una uña encarnada, el cirujano me ha dicho que el procedimiento es quitarme la uña entera ¿Es necesario quitar la uña entera? ¿Si la quitan vuelve a crecer?
  • Mi hijo le quitaron la uña encarnada 2 veses y ahora le hicieron cirujia hase 8 dias en el dedo gordo del pie en ambos lados del pie derecho al 3 ser dia se cayo y se lastimo lo lleve a emergencia y le mandaron antibiotico oral x 7 dias pero el dedo lo veo sangriento, le hago los labados el polvito para…
  • Es normal que me den ligeros calambres en el pie ya que me sacaron toda la uña del dedo gordo?
  • Buenas noches, me gustaría saber su opinión acerca de mi caso, me operaron hace 3 semanas de una uña encarnada y me realizaron matricectomia y una onicectomia en el dedo gordo del pie, pero sigo presentando enrojecimiento en la zona al lado del dedo y al estar mucho de pie me duele la pierna, es esto…
  • Me hicieron la extracción total de la uña del dedo gordo de mi pie, me dieron tres días de incapacidad pero yo soy conductor y con ese pie izquierdo meto el embrague. Cuanto tiempo debo esperar para poder manejar?
  • Hola me operaron de una uña encarnada y hace dos dias me sacaron los puntos, pero la herida se abrió un poco, que hago?
  • Puedo usar acido fusidico despues de que me sacaron la uña
  • Me sacaron una uña encarnada hace 1 semana quisiera saber cuándo puedo mojarme el Pie gracias.
  • Hace 2 semanas me sacaron una uña encarnada,¿en cuanto tiempo mas podre jugar futbol?

Dolor y secreción de pus son los síntomas que provoca la onicocriptosis, mejor conocida como ‘uña encarnada’ y es el corte correcto y las herramientas adecuadas la medida preventiva más efectiva, indica el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Esta infección aparece en gran parte de la población adulta, principalmente en el primer ortejo o dedo gordo de los pies, mucho tiene que ver el tipo de calzado inapropiado con hormas angostas o frente puntiagudo, sin embargo; esta afección, puede darse en cualquier dedo del pie e incluso en las manos.
Eduardo Marín Hernández, dermatólogo del Hospital General Regional número 1 (HGR 1) del IMSS en Tijuana, explicó que cuando no hay complicaciones, no se recomienda quitarla completamente, sólo cortar los bordes o aplicar matricectomía que es la destrucción de la matriz que la origina y que consiste en quitar las bases laterales de las uñas para evitar que estas crezcan y eventualmente llegaran a enterrarse nuevamente.
Rara vez llega a complicarse, por lo que es necesario el uso de un tratamiento más prolongado con antibióticos, ya que infecciones persistentes o no atendidas, pueden ocasionar osteomielitis que es la inflamación del hueso subyacente, complicación seria que puede requerir tratamientos más complejos.
Este trastorno puede ser incapacitante por la intensidad de los síntomas; enrojecimiento del dedo, secreción de pus, dolor e hinchazón.
Marín Hernández recomendó el uso de alicatas y cortaúñas que den forma recta a las uñas, mismas que deben ser recortadas al borde del dedo, de lo contrario se corre el riesgo de dejar los bordes puntiagudos ocasionando que se entierren; usar zapatos apretados puede agravar el problema.

“Cuando hay una uña encarnada es conveniente acudir inmediatamente al podólogo nada más aparecen los primeros síntomas. No debemos tratar el problema en casa, ya que una incorrecta manipulación de la lesión puede hacer que se complique; esto significa pasar de un estadío inicial con ligero dolor, a estadios más avanzados, con inflamación, hinchazón, enrojecimiento, infección e incluso crecimiento de tejido hipertrófico que invadirá parte de la lámina ungueal”.

Si se trata de personas con alguna enfermedad, como diabetes,

el cuadro clínico puede ser peor

Éste es el consejo de Ángeles Fernández Espiño, secretaria del Colegio de Podólogos de Galicia, quien advierte de que “si la infección persiste y no se extrae la espícula o trozo de uña que la causa seguirá avanzando hasta afectar a un área mayor del dedo, pie o lo que sería peor, al hueso”.

Si se trata de personas con alguna enfermedad, como diabetes, el cuadro clínico puede ser peor. “Las complicaciones pueden ser especialmente graves, ya que un alto porcentaje de estos pacientes presenta neuropatía diabética, con la consecuente pérdida de sensibilidad en pies, y cuando llega a notar dolor, ya se encuentra en una fase avanzada”.

Pero, ¿cómo se llega a encarnar una uña? Según la experta, existen varios motivos: intrínsecos y extrínsecos. Así, entre los primeros, menciona la misma lámina ungueal: “Ésta puede tener un crecimiento bastante amplio, e indirectamente puede introducirse en el interior del tejido periungueal, obligando a realizar un mal corte de la uña con la posterior aparición de la onicocriptosis o uña encarnada. Además, un exceso de sudoración predispone a la aparición de dicha patología”.

También influye la propia morfología de la falange distal del dedo, de manera que si adquiere forma ovalada en vez de completamente plana obligará a la uña a adquirir la misma forma que la falange, pudiendo provocar indirectamente la introducción del lateral o laterales de la uña en los tejidos blandos.

Y por supuesto, el motivo más común causante de inflamación de tejidos blandos es el mal corte de la uña.

En cuanto a los factores extrínsecos, Fernández Espiño señala los “pequeños traumatismos continuados que afecten al lateral de la uña, así como una excesiva presión sobre la lámina ungueal motivada por el uso de un calzado inadecuado –estrecho y con poca altura de pala, por lo general–”.

La podóloga insiste en que no hay que olvidar el factor genético, ya que, “lamentablemente, las uñas encarnadas han demostrado ser un mal que se transmite de generación en generación”.

Qué hacer

El tratamiento de una uña encarnada debe de realizarlo el podólogo en cuanto el paciente comience con estos primeros síntomas. “Consiste en retirar la espícula que está ocasionando el daño y dejar libre el canal ungueal para que desaparezca el dolor, la inflamación y en algunas ocasiones la infección que le acompaña. En determinados casos es necesario el uso de antibiótico tópico u oral”, detalla la experta.

Estas medidas se elegirán siempre en función del paciente y del origen de la uña encarnada, y pueden ser recurrir a uñas de resina, dispositivos para descurvar y uñas artificiales, entre otras.

Desde el Instituto Valenciano del Pie señalan que durante el seguimiento del proceso de curación el podólogo puede llevar a cabo una serie de acciones para modificar y corregir el crecimiento de la uña y prevenir que de nuevo se clave. “Estas medidas se elegirán siempre en función del paciente y del origen de la uña encarnada, y pueden ser recurrir a uñas de resina, dispositivos para descurvar y uñas artificiales, entre otras”.

En el caso de que fracase el tratamiento conservador, si la uña encarnada sigue reapareciendo, los podólogos plantean al paciente la cirugía como tratamiento definitivo para erradicar la patología.

Los expertos del Instituto Valenciano del Pie especifican que esta intervención se realiza con anestesia local y coinciden con la representante del Consejo Gallego de Podólogos en que es una solución “definitiva”.

Avances en la cirugía para eliminar los juanetes

Resultado de la cirugía en el pie

Nuestro cirujano nos recuerda que, hace unos años, la operación de pie requería el ingreso del paciente en el hospital, se producían inflamaciones, se utilizaba la «anestesia raquídea» … Actualmente el procedimiento es menos invasivo: la anestesia es local, el paciente puede volver a casa ese mismo día y los cirujanos obtienen imágenes «en directo» durante la intervención con el dispositivo llamado fluroscan.

Según nos explica nuestro podólogo: «Los equipos modernos nos proporcionan imágenes directas del pie sin tener que abrirlo y a través de pequeñas incisiones, estratégicamente localizadas con microinstrumental, vamos corrigiendo la deformidad utilizando un motor de revoluciones controladas con fresas especiales para quitar el sobrehueso».

Después de la operación, se coloca un zapato que protege el pie intervenido durante un tiempo estimado de treinta días. Pasados los siete días el paciente acude a la consulta para que se le retiren los puntos y se le haga un seguimiento. Para concluir la curación, tiene que realizar unos ejercicios de movilidad.

Recomendaciones para elegir nuestro calzado y evitar deformidades

Los zapatos que utilizamos afectan a la forma de nuestro pie y pueden llegar a entorpecernos cuando caminamos. Por eso, es importante valorar la comodidad y dejar de lado las cuestiones estéticas. Sobre todo, es recomendable que cumpla con estas características:

  • Sin tacones altos que nos hagan daño
  • Sin puntas
  • Sin hormas estrechas, y más cuando se nos haya diagnosticado algún problema en el pie

También hay que señalar que, haciendo uso de un mal calzado, podemos llegar a sufrir problemas:

  • circulatorios
  • sudor excesivo
  • heridas, ampollas y durezas
  • en la columna vertebral

10 PREGUNTAS CLAVE EN LA CIRUGIA DE LOS JUANETES

07. ¿LA CIRUGÍA DE JUANETE ES DOLOROSA?

En nuestra experiencia NO.
La cirugía del pie ha sufrido grandes avances en los últimos tiempos. Una medicación analgésica adecuada, la disección por planos, trato adecuado de los tejidos y una aplicación correcta de la técnica provoca que actualmente el paciente no deba sufrir dolores importantes durante el postoperatorio.

08. ¿COMO ES EL POSTOPERATORIO?

Es una cirugía ambulatoria por lo que el paciente sale caminando del quirófano.
Durante 3-4 semanas se debe caminar con un zapato postquirúrgico de suela rígida. Después de este periodo el paciente se puede reincorporar a su actividad laboral y realizar una vida normal utilizando zapatilla deportiva o zapato cómodo durante 3-4 semanas mas. Posteriormente el paciente puede utilizar de forma progresiva cualquier tipo de zapato. Las curas son semanales, retirando los puntos de sutura a los 15 días.

09. ¿DESPUÉS DE OPERARME PUEDEN SALIR OTRA VEZ LOS JUANETES?

Actualmente no existe ningún tipo de cirugía en el ser humano que le asegure la corrección total en el 100% de los casos.
Sin embargo existe entre un 85% y 90% de buenos y excelentes resultados en la bibliografía podológica y medica. La finalidad y el motivo por el cual realizamos una formación continuada es conseguir una corrección efectiva y duradera en el tiempo.

10. ¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES DE LA CIRUGÍA?

Cualquier tipo de cirugía puede presentar complicaciones como infección, inflamación, retraso de la consolidación… Siendo NO frecuentes este tipo de problemas.
Nuestro objetivo como profesionales sanitarios es luchar por minimizar las complicaciones y comprometernos al máximo con cada paciente.

Especialistas en Juanetes (Hallux valgus)

  • Llevo 24 horas operada de juanetes, tomó paracetamol y Nolotil de 525 y me duele muchísimo, con pinchazos, es normal?
  • Buenas tardes, Tengo hallux valgus y neuroma de Norton en pie izquierdo. Dedo gordo levantado y con frecuencia se encarna la una. Es doloroso y limita el uso de diferente calzado. Me operarán ambas patologías, a la vez, en la Seguridad Social y con método tradicional. Tengo 55 años y me gusta mucho…
  • Me operaron de juanete y dedo en martillo del pié derecho hace justo un mes ¿Es conveniente realizar ejercicios de rehabilitación? La cita con el traumatólogo que me operó la tengo para dentro de 20 días y no se si si será conveniente empezar con rehabilitación de forma temprana para evitar la rigidez…
  • Hola , después de mes y medio de operación con osteostomia, puedo conducir ?. Ya me calzo normalmente. Gracias
  • Es normal que sienta una especie de hormigueo en el pié izquierdo después de la. Cirugia? Y cuando debo asentar el pié? Además. Cuando debo usar el zapato hortopedico para. Ayudarme a caminar? Gracias por la respuesta
  • Quisiera saber que tan cara es la cirugía para juanetes, el tiempo de recuperación y si se puede hacer los dos pies en la mísma cirugía?
  • hola tengo pie bot y me hicieron la operacion de (hallux valgus) ,pero por que mi dedo gordo estaba muy desviado hacia dentro y levantado entonces lo fijaron .Tambien me sacaron un sobrehueso en la planta del pie producto de la mala formacion de mi pie .llevo un mes ya con muletas ¿en cuanto tiempo podre…
  • Hola buenas noches. Me operaron hace 18 dias de metartasalgia de todos los dedos juanete y fascitis plantar desde el gemelo. Ando con muletas, por casa con una y si salgo a las curas con dos, me duelen los dedos, a veces el empeine. con cinco minutos el pie en bajo se me inflama muchísimo. los enfermeros…
  • Hola: me gustaría saber si después de una operación de juanete, podré hacer vida normal. Por ejemplo: subir al monte, ya que suelo practicarlo habitualmente. Gracias.
  • Es bueno a los 20 días de operar de Hallux valgus y dedos en martillo hacer baños de agua y masajes con vaselina sin qué perjudique a los puntos de sutura que van a caer solos?

Juanetes: Qué son, Tratamientos, Causas, Síntomas

El juanete es una deformación del dedo gordo del pie que provoca una desviación de su posición natural, originando una protuberancia, normalmente dolorosa, en la cara interna del pie.

¿Qué son los juanetes en los pies y porqué salen?

Nadie los quiere, pero las causas por las que aparecen y se desarrollan se deben a diferentes motivos:

  • Componente genético. Si padeces de juanetes no es extraño que varios miembros de tu familia también los sufran.
  • Calzado inapropiado. El uso de calzado inapropiado, con tacón demasiado alto y punta estrecha también puede colaborar a dicha malformación.
  • Malformaciones esqueléticas, procesos inflamatorios articulares o enfermedades neuromusculares, son otros factores que colaboran al desarrollo de juanetes.
  • El ejercicio de algunas profesiones. Podría ser, aún no se puede asegurar con rotundidad, que algunas profesiones o actividades constantes pudieran contribuir, por ejemplo, las bailarinas.

Cómo aliviar el dolor de juanetes

Hay juanetes grandes o pequeños, dolorosos o no. No todos los juanetes duelen. El dolor precisamente el que debe marcar el tipo de tratamiento. Si empiezas a sufrir sus consecuencias, alíviate. ¿Cómo? Te lo decimos.

  • Usa calzado más cómodo. Zapatos de tacón más ancho y más bajo y compleméntalo con medidas ortopédicas sencillas y tratamiento con antiinflamatorios.
  • Usa protectores, como separadores interdigitales, férulas y otros instrumentos para el alineamiento y separación de los dedos o plantillas de soporte del arco del pie. Consulta con el podólogo o con el traumatólogo cuál es el mejor para ti.
  • Aplícate hielo. Te puede ayudar a reducir la inflamación.
  • Cirugía. Si nada te alivia y el juanete interfiere en tu vida diaria, puede que sea necesario recurrir a la cirugía.

Juanetes intervenciones quirúrgicas

Cada caso es diferente. Y la cirugía no siempre es la solución, de hecho, casi un tercio de los operados quedan insatisfechos con los resultados. El profesional estudiará tu caso, pero si tienes algunos de estos síntomas y no remiten con tratamiento conservador, lo más seguro es que te recomiende pasar por quirófano.

  • Dolor significativo de pies que limita algunas actividades cotidianas, como caminar con calzado cómodo.
  • Sin dolor, pero con dificultades para caminar, incluso con calzado cómodo.
  • Inflamación crónica del dedo gordo del pie con hinchazón que no mejora con reposo o con medicamentos.
  • Una deformidad tan marcada que los dedos ya se cruzan entre sí.
  • Rigidez en el dedo que impide doblarlo y estirarlo.
  • Dolor crónico que no responde a la medicación.

¿Qué tipos de operaciones de juanetes existen?

No hay una técnica estándar para operar los juanetes, son más de 150 procedimientos quirúrgicos descritos. La mayoría se basa en al alguna de las siguientes técnicas.

  • Osteotomía. Se remodela y se realinea el hueso metatarsiano.
  • Artrodesis. Se fija alguna de las articulaciones del metatarso, sea con los huesos del tarso o con la primera falange. Esta técnica se reserva para los pacientes de mayor edad.
  • Artroplastia. Se sustituye la articulación por un implante.
  • Bunionectomía. Se elimina la parte prominente de la cabeza del metatarsiano.
  • Otras técnicas. Existen también técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas en las que se actúa de forma más limitada sobre los tejidos blandos de la prominencia o sobre la cabeza del metatarsiano. Su eficacia en el largo plazo es discutida.

Cómo cuidar e hidratar tus pies

Si cuidas de tus pies ellos cuidarán de ti. Aunque es importante tu herencia familiar, el impacto de los juanetes y de otros problemas de los pies puede minimizarse siguiendo una serie de consejos prácticos:

  • Mantén una higiene adecuada, sobre todo tras el ejercicio físico. No hagas experimentos caseros, como lavar tus pies con bicarbonato o sal, ya que se resecarán tus piés en exceso.
  • Seca bien tus pies, también entre los dedos, para no dejar zonas húmedas que favorezcan, por ejemplo, las infecciones por hongos. Nunca te duches descalzo en instalaciones comunes.
  • Usa crema o loción hidratante a diario: la piel seca te puede irritar y causar picor y escozor.
  • Córtate las uñas regularmente, siempre en línea recta, para evitar que al crecer sus esquinas se claven en la carne y produzcan una “uña encarnada”.
  • Lima poco a poco callosidades o durezas. Una forma sencilla es meter el pie en agua caliente para que la piel se reblandezca, frotándote suavemente con una piedra pómez o una lima. Si de todas formas tienes tendencia a desarrollar callos visita regularmente al podólogo.
  • Usa calzado adecuado, calcetines o medias de material transpirable. Evita el tacón alto y los zapatos demasiado estrechos.
  • Y recuerda que el dolor de pies no es normal. Si es injustificado y no remite en poco tiempo, consulta con tu médico o con el podólogo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *