Obligaciones del estado

Bonos del Estado y letras del Tesoro: todo lo que necesitas saber

Si estás pensando en invertir en Bonos del Estado y letras del Tesoro, o tienes dudas sobre su funcionamiento, hemos preparado una guía completa con todas las dudas más frecuentes.

Renta fija

Definición renta fija

Diferencia entre los bonos del Estado y las letras del Tesoro

Bonos y obligaciones del Estado

¿Qué son los bonos del Estado?

Diferencia entre bonos y obligaciones del Estado

Dónde cotizan los bonos y las obligaciones del Estado

Rentabilidad de los bonos del Estado

¿Cómo afectan los tipos de interés a los bonos del Estado?

¿Cómo comprar un bono del Estado?

Letras del Tesoro

¿Qué son las letras del Tesoro?

Rentabilidad de las letras del Tesoro

Glosario de términos básicos para los instrumentos de deuda pública

¿Qué es la renta fija?

La llamada renta fija – Letras del Tesoro, bonos del Estado, obligaciones…– son instrumentos de deuda emitidos por un estado o empresa privada, homogeneizados con el mismo valor que permite ser intercambio entre inversores.

Diferencia entre los bonos del Estado y las letras del Tesoro

Una de las principales diferencias es el plazo de la emisión:

Letras del Tesoro

Son para emisiones inferiores a 18 meses. Se utiliza la fórmula del descuento por la que compramos un nominal, menos el tipo de interés aplicable a la operación y se nos devuelve, en el vencimiento, el nominal total.

Bonos y obligaciones del Estado

Son para emisiones superiores a 18 meses. Se emplea el pago de cupones, donde en el momento inicial pagamos el nominal o un porcentaje sobre el mismo y se nos van abonando cupones (trimestrales, semestrales o anuales) del % sobre el nominal siendo, en la fecha de vencimiento del producto, cuando se devuelve el nominal más el último cupón correspondiente.

¿Qué son los bonos del Estado?

Dentro de todos estos instrumentos, el bono del Estado es un título emitido a largo plazo. Los bonos y obligaciones del Estado se emiten por el Gobierno para financiar el déficit público.

Diferencia entre bonos y obligaciones del Estado

La única diferencia entre un bono y una obligación es su plazo de reembolso:

  • Los bonos y obligaciones del Estado se emiten y «prometen» una rentabilidad fija que se abona mediante pagos anuales.
  • Los títulos emitidos a un valor (valor nominal) pagan un interés determinado explícito sobre la inversión. Es decir, un bono al 3%, abonará periódicamente el equivalente al 3% de la inversión inicial.
  • Las emisiones se realizan mediante subasta competitiva y por tramos para asegurar una gran liquidez.
  • Las Letras del Tesoro son a corto plazo.
  • Los bonos se emiten a 3 y 5 años.
  • Las obligaciones se emiten a 10, 15 y 30 años.
  • Se emiten por nominales de 1.000 € o múltiplos de esta cantidad.

Dónde cotizan los bonos y las obligaciones del Estado

Estos productos después cotizan en el mercado durante su periodo de vida para poder ofrecer al inversor la opción de venderlos o comprarlos antes de llegar a su fin, que será cuando devuelvan todo el capital invertido al inversor. Así, el precio real del valor, puede estar durante su vida por encima, por debajo o a la par del nominal (1.000 euros por título), esto puede depender de:

  • La cercanía o lejanía del pago del cupón (interés sobre el nominal).
  • El interés del mercado secundario en el momento de realizar la compra
  • Salud de la economía del país o de la empresa emisora.

¿Cuál es la rentabilidad de los bonos del Estado?

La rentabilidad está prefijada durante toda la vida del bono del Estado (cupón) de manera que si éste se mantiene hasta su vencimiento, el inversor sabrá exactamente cuánto y cuándo lo obtendrá, siempre y cuando la empresa u organismo emisor cumpla con los pagos.

Actualmente existen otras modalidades más sofisticadas de bonos, con intereses variables referenciados a determinados indicadores, como tipos de interés (Euribor, etc.), índices bursátiles, o incluso a la evolución de una determinada acción, índice, etc. Lo que hace que la rentabilidad de estos productos específicos ya no esté definida desde el principio.

La rentabilidad está relacionada con la calidad crediticia –capacidad de pagar la deuda– del emisor por lo que a peor calificación crediticia (rating), mayor es el riesgo y por lo tanto mayor tendrá que ser la rentabilidad ofrecida para que un inversor se pueda interesar.

¿Cómo afectan los tipos de interés a los bonos del Estado?

Lo que más incide en el rendimiento de la renta fija es la evolución de los tipos de interés. El inversor que quiere vender un título de renta fija antes de su fecha de reembolso, corre un riesgo de tipo de interés. Este riesgo será mayor, cuanto más largo sea el plazo de reembolso del título. Dicho de otra forma, si los tipos de interés suben, las nuevas emisiones de renta fija en el mercado primario deberán aumentar sus tipos de emisión y los cambios en el mercado de renta fija ya emitida bajará.

En Finanzas para todos lo explican de una manera muy sencilla: un inversor compra un bono de nueva emisión con cupón del 6%, lo que significa que genera 60€ anuales en intereses por cada 1.000 € de valor nominal. Pero dentro de un año los tipos de interés suben. Su bono seguirá ofreciendo sólo 60€ anuales, pero los emisores de títulos nuevos ahora ofrecerán rentabilidades mayores acordes con los nuevos tipos (por ejemplo al 7%). Al tener ahora los inversores la oportunidad de comprar nuevos bonos, como el que usted tiene pero que ofrecen un 7% de rentabilidad, la única opción que tiene el inverso para vender el suyo al 6% será venderlo por debajo de su valor nominal (es decir, con descuento).

De la misma forma, si bajan los tipos de interés, las nuevas emisiones de bonos ofrecerán rentabilidades por debajo del 6%. Esto hará su bono más atractivo a otros inversores, y estarán dispuestos a pagarle un precio por el suyo por encima de su valor nominal.

Para reducir el riesgo de tipo de interés o riesgo de reembolso, es importante contratar títulos con plazos de reembolso acordes con sus objetivos financieros.

Expectativas de inflación: los cupones que pagan la renta fija son nominales en el tiempo y si la inflación sube, el valor real del cupón baja y la rentabilidad de esa renta fija es menor.

¿Cómo comprar un bono del Estado?

La compra de un bono del Estado, o lo que es lo mismo, la suscripción de deuda pública puede efectuarse a través de varios canales:

  1. Un bono del Estado se puede comprar en cualquier oficina de Banco de España
  2. Un bono del Estado también se puede adquirir a través de la web del Tesoro Público, en la opción: «servicio de compraventa de valores»
  3. En entidades financieras (bancos o cajas) y en sociedades y agencias de valores. Esta opción es la más sencilla porque te garantiza mayor tranquilidad. A través del broker de Bankinter podrá contratar una amplia oferta de emisiones de Deuda pública y privada, tanto nacionales como extranjeras con la mayor fiabilidad.

¿Qué son las letras del Tesoro?

Las letras del Tesoro son valores de renta fija a corto plazo representados exclusivamente mediante anotaciones en cuenta. Las Letras se emiten con un importe mínimo de 1.000 euros, teniendo que ser las peticiones superiores de múltiplos de 1.000 euros.

¿Cómo es la rentabilidad de las letras del Tesoro?

Las letras del Tesoro se emiten por un importe inferior al que se recibirá en el momento del reembolso. La rentabilidad será la diferencia entre el precio de reembolso y su precio de adquisición.

Actualmente el Tesoro emite Letras del Tesoro con los siguientes plazos:

  • Letras del Tesoro a 3 meses
  • Letras del Tesoro a 6 meses
  • Letras del Tesoro a 9 meses
  • Letras del Tesoro a 12 meses

Glosario de términos básicos para los instrumentos de deuda pública

  • Mercado primario: es el mercado generado en el momento de la emisión del activo, cuando es ofrecido por primera vez a los inversores.
  • Mercado secundario: en este mercado se negocian valores que previamente se han emitido. Hemos de tener en cuenta que el invertir en renta fija no quiere decir que nuestra inversión deba tener una duración igual a la vida del activo, sino que a través de este mercado podremos deshacer (vender) o realizar una inversión (comprar) en este tipo de activos en cualquier momento.
  • Principal: es el valor de referencia de un bono.
  • Rendimiento explícito: es la rentabilidad de un bono que se recibe a través de pagos periódicos (cupones).
  • Rendimiento implícito: es el rendimiento que se obtiene por la diferencia de precios en el momento de la emisión del activo y el nominal del mismo o precio de amortización.
  • Amortización: es la devolución al titular de un determinado título de renta fija de los fondos invertidos, esto es, el nominal del título.
  • Valor nominal: es el valor teórico que se establece como precio unitario dentro de una determinada emisión, no tiene porque coincidir con lo que el precio de adquisición del activo ni con el precio de amortización. Se utiliza para el cálculo de cupones, en el caso de que los tenga.
  • Vencimiento: fecha de amortización fijada para un determinado activo.

Enlaces de interés

Broker Bankinter: Contratar deuda pública/privada de la forma más sencilla

¿Por qué existe la Renta fija?

Tipos de Renta fija en Bankinter

Qué son los Bonos del Estado

A lo largo de estos párrafos vamos a sumergirnos en el mundo de la renta fija para ayudarte a entender qué son los Bonos del Estado.

Explicaremos en qué se diferencia un Bono de otros activos de la misma especie y veremos las características concretas que tienen los Bonos del Estado, sin olvidarnos de explicar los medios de acceso a este tipo de activos financieros que tienen los inversores.

Te puede interesar: Dónde Invertir 6000 euros. Guía Práctica para el Inversor

¿Qué es un Bono?

Un bono es un activo financiero, un título que se puede comprar y vender en un mercado oficial. El Diccionario de la Real Academia de Lengua Española lo define como:

“Título de renta fija emitido por una empresa privada o por una institución pública”

Es una forma de emitir deuda. Normalmente nosotros cuando tenemos que pedir prestado dinero acudimos a una entidad de crédito (un banco). En este caso existe un único prestamista y un único prestatario.

Pero esto no significa que sea la única forma de endeudarse para conseguir financiación.

Es posible endeudarse con el público en general, emitiendo deuda en masa que comprará gente interesada en invertir. A estos inversores se les debe abonar un determinado tipo de interés por prestarnos el dinero. En este caso se emiten unos documentos (en realidad suelen ser simples anotaciones contables) en los cuales se reconoce que nos han prestado una cierta cantidad de dinero, qué intereses anuales se les paga y cuando vence el préstamo (se acaba la duración del bono).

No podemos dejar de señalar que el interés periódico abonado es lo que se conoce como cupón.

Vencimiento, rentabilidad y amortización de los bonos

Los títulos de renta fija de corto plazo (18 meses o menos) no pagan cupones, suele descontarse la cantidad de intereses a la hora de suscribir el activo. Esto quiere decir que el activo lo compraremos al emisor por su valor menos los intereses. Al final de la vida del activo nos devolverá el valor nominal.

Estos documentos son lo que se llaman activos de renta fija. Normalmente los Bonos suelen tener un vencimiento a medio plazo (entre 3 y 5 años), esta es la diferencia con otros títulos de renta fija, la duración o el vencimiento.

Se denominan títulos (activos, instrumentos, valores, etc.) de renta fija porque sabemos de antemano la rentabilidad (en forma de intereses) que obtendremos por invertir y dicho rendimiento se mantendrá a lo largo de toda la vida del activo.

También estamos acostumbrados a pensar que a la hora de endeudarse hay que pagar cuotas periódicas y esto es tan sólo una forma de amortización de la deuda contraída.

Cuando tenemos que pagar (amortizar la deuda) un préstamo con el banco normalmente lo hacemos mediante el sistema de amortización francés.

Este sistema consiste en amortizar la deuda mediante el pago de cuotas fijas periódicas. Se devuelve una parte del capital y otra parte de intereses en cada cuota. La parte de capital y la parte de intereses que se devuelve no es la misma en cada una de las cuotas, pero la cantidad de la cuota no se altera. Es fija.

Los títulos de renta fija no se amortizan de este modo, se utiliza el sistema de amortización americano, es decir, el emisor del bono no devuelve el capital prestado hasta que llega el vencimiento del activo. Lo que paga periódicamente son únicamente los intereses.

Así pues, un Bono nos rinde intereses periódicos. Cuando vence el plazo que tiene como duración se devuelve el capital principal más la última liquidación de intereses.

¿Qué es un Bono del Estado?

Al igual que las empresas, los gobiernos y los países también necesitan dinero para financiarse y emiten títulos de deuda. Es lo que se conoce como la Deuda Pública.

Son emisiones de valores de renta fija, sólo que en este caso el emisor es una entidad pública.

En este caso, el Estado español emite:

  • Letras del Tesoro: Activos de renta fija con una duración entre 1 mes y 18 meses (corto plazo).
  • Bonos del Estado: Activos de renta fija con una duración entre 3 y 5 años (medio plazo).
  • Obligaciones del estado: Activos de renta fija con una duración a partir de 10 años (largo plazo).

Ahora sí estamos en disposición de dar una definición concreta:

“Los Bonos del Estado son activos de renta fija en los cuales el emisor es el Estado español y tienen una duración de medio plazo.”

No tan sólo el Estado es emisor de este Deuda Pública, también las Comunidades Autónomas (existen Bonos Autonómicos) y los Ayuntamientos emiten este tipo de instrumentos financieros. Aunque estas emisiones de deuda suelen tener un aval del Estado español.

Normalmente las emisiones de renta fija de los Estados suelen estar consideradas de bajo riesgo, porque las probabilidades de que un gobierno incumpla sus obligaciones de pago son remotas.

A los países también se les somete a calificación crediticia. Una agencia independiente califica la calidad de su deuda, que dependerá de la solvencia del emisor. Las entidades privadas de un determinado país no suelen tener una calificación crediticia mejor que la del propio Estado en las cuales tienen su sede.

¿Cómo se invierte en Bonos del Estado?

Las emisiones de Deuda Pública se hacen mediante subasta.

Existe un calendario anual de subastas para las emisiones de renta fija del Estado español. En general, cada mes hay varias subastas de Letras del Tesoro, una de Bonos del Estado y otra de Obligaciones del Estado. A esto se le conoce como el mercado primario de Deuda Pública.

Dependiendo de las condiciones generales del mercado y la situación económica, sin olvidarnos de la solvencia y riesgo que tiene el propio Estado, los inversores pujan mediante la presentación de solicitudes (pueden ser competitivas y no competitivas). De esta forma se define el tipo de interés a pagar por los Bonos del Estado y demás emisiones de deuda.

Para presentar una solicitud en la subasta se exige una inversión mínima de 1.000 € para las Letras del Tesoro y 5.000 € para Bonos y Obligaciones del Estado.

Una característica importante de los Bonos del Estado es que tienen una mayor liquidez que la renta fija privada. Sumada al bajo riesgo de insolvencia hacen a estos activos aptos para considerarse en los países desarrollados como “libres de riesgo”.

Mercados secundarios de compra venta de Bonos del Estado

Esto quiere decir que cualquier inversor que pretenda vender sus títulos de Deuda Pública tendrá mucha facilidad de encontrar comprador que le dé contrapartida.

Las emisiones de Deuda Pública cotizan en un mercado secundario al cual se puede acudir para comprar o vender Bonos del Estado que ya han sido emitidos en el mercado primario.

Existen tres mercados secundarios oficiales para negociar Deuda Pública:

  • El Mercado de Deuda Pública Anotada.
  • El Mercado Senaf (Sistema Electrónico de Negociación de Activos Financieros).
  • El Mercado Bursátil (denominado Mercado Bursátil Electrónico de Deuda Pública).

Otro asunto distinto es el precio de cotización que tenga el Bono del Estado a la hora de comprarlo o venderlo en el mercado secundario, porque a pesar de que las fluctuaciones no suelen dar muchos sobresaltos, sí que es cierto que al cotizar en un mercado su precio es susceptible de fluctuar.

Con esto hemos visto la definición y funcionamiento básico de los Bonos del Estado. ¿Tienes alguna duda?

En primer lugar, un cupón es el pago periódico que reparten los bonos. Cuando se invierte dinero en renta fija, se está prestando una cantidad a cambio de su devolución, más un interés, en una fecha fijada de antemano. Ese pago de intereses sería pues el cupón. Pero, ¿por qué a veces se denomina corrido?

Este calificativo se refiere al interés que se acumula entre el pago de un cupón y otro. Porque normalmente los pagos se hacen de forma temporal (mensual, trimestral, anual…) y en ese tiempo que transcurre se va acumulando (devengando) un interés.

De este modo, cuanto más tiempo pase entre un pago y otro, el cupón corrido será mayor. Para saber cuánto dinero nos va a costar comprar un bono se suman los intereses devengados al precio de cotización del bono en ese momento, el llamado precio ex-cupón, lo que nos dará el precio que finalmente pagaremos por él.

Diferencias con el precio ex cupón

En este aspecto, hay que tener muy claras las diferencias entre el cupón corrido y el precio ex cupón, con el objetivo de saber qué pagamos al comprar un bono y qué nos van a devolver. Como hemos señalado anteriormente, el cupón corrido es el interés devengado entre un pago y otro, mientras que el precio ex cupón (sin cupón) se trataría del precio que se negocia en los mercados financieros.

El motivo por el que se negocia con el precio ex cupón y no con el cupón corrido es porque sería muy lioso establecer qué parte del precio de un bono se debe al efecto del mercado y qué parte a la acumulación del cupón corrido. Es una manera de poder comparar unos bonos con otros, excluyendo la una parte que es meramente circunstancial.

Este último varía mucho de un día para otro, mientras que el ex cupón se mantiene inalterable. Por ello, cuando compramos un bono pactamos el precio ex cupón y después se suma el corrido para saber el precio final a pagar.

¿También en renta variable?

Como hemos señalado al principio, el cupón corrido se emplea en renta fija, es decir, en el mercado de bonos, ya que es una inversión con una fecha de inicio y final en la que se conoce el interés que se va a cobrar durante el periodo. Por ello, es lógico pensar que en la renta variable no se puede aplicar este tipo de pago. Sin embargo, esta afirmación no es del todo cierta.

Porque en las acciones también hay cupón corrido, siempre y cuando los dividendos estén acordados de antemano en el momento de la adquisición de los títulos.

Ya sabemos que el dividendo es ese pago periódico que la mayoría de cotizadas ofrece a sus accionistas para que participen de los beneficios que da la empresa. Se trata de una cantidad que depende de los resultados de la compañía, por lo tanto no siempre se sabe de antemano. Sin embargo, en los casos en los que los dividendos estén prefijados también se puede extrapolar el concepto de cupón corrido a las acciones.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *