No obligado a declarar

El próximo 2 de abril empieza la campaña de la Renta 2018, en la que los contribuyentes deberán ajustar cuentas con el fisco. Para la mayoría de las declaraciones, el resultado es favorable al contribuyente, ya que el fisco le ha retenido durante el año más dinero del que, finalmente, le toca pagar. Normalmente esta diferencia (conocida como declaración negativa) se deriva de deducciones y otros beneficios fiscales.

¿Cómo sé si me sale a pagar o a devolver?

Esta función no está operativa hasta que empiece la campaña oficial, el 2 de abril. No obstante, desde el 15 de marzo los contribuyentes ya pueden descargarse sus datos fiscales. Para ello pueden usar cualquiera de los sistemas de identificación: [email protected] PIN, número de referencia o certificado digital. Con estos identificadores se pueden pedir los datos fiscales, es decir, aquéllos que Haciendo tiene en su poder para confeccionar la declaración. Aun así, hasta el 2 de abril no se puede anticipar el resultado de ésta.

¿Estoy obligado a presentar la declaración si me sale a pagar?

No. La obligación o no de declarar no depende del resultado de la declaración, sino de los ingresos que haya recibido el contribuyente. Por eso, si la declaración es a devolver, es recomendable hacerla aunque no se esté obligado. Y si sale a pagar pero no es obligatorio presentarla, no hay ninguna irregularidad en no hacerlo. Actualmente están obligados a declarar los contribuyentes que ingresen más de 22.000 euros de un único pagador (o todos los pagadores menos el principal no suman 1.500 euros), los que obtengan rendimientos del capital superiores a 1.600 euros anuales y los que obtengan rentas inmobiliarias y ganancias patromoniales derivadas de ayudas públicas por encima de 1.000 euros.

¿No tengo claros mis ingresos, ¿puedo pedir el borrador y luego no hacer la declaración?

Sí, pedir el borrador no cambia las obligaciones del contribuyente. De hecho, en caso de dudas lo más recomendable el solicitar el borrador y comprobar tanto la obligación de declarar como el resultado probable de la declaración.

¿Cómo puedo saber si me sale a pagar o a devolver?

A partir del 2 de abril, a través del programa Renta WEB, que desde el año pasado sustituye tanto al programa PADRE como al borrador de declaración, o de la apliación de la Agencia Tributaria. Con los mismos elementos de identificación que para la descarga de datos fiscales, el usuario puede entrar en el citado programa, que ofrecerá un resultado preliminar de la declaración, a pagar o a devolver. Ahora bien, estos datos no se pueden dar por definitivos, el contribuyente debe completar o corregir los datos que figuran en el borrador.

¿Debo aportar más información o modificar los datos que figuran en el borrador?

Sí. Hay que recordar que el contribuyente es el responsable de errores u omisiones, aunque los datos procedan de Hacienda. Por lo general lo datos que figuran en el borrador son correctos, aunque es obligado corregirlos. Son los llamados “datos negros”: certificados de nóminas y retenciones, cuentas bancarias, hipotecas… Por otro lado están los datos sobre los que Hacienda tiene información amplia, pero no completa, como por ejemplo una vivienda que el fisco no sabe qué uso tiene. Finalmente están los datos rojos, sobre los que Hacienda no tiene información de ningún tipo (premios, ventas de patrimonio…). Todos ellos deben ser consignados.

¿Siempre se puede confirmar el borrador? ¿Qué sistema hay para modificar datos?

No. Cuando Hacienda tiene dudas sobre determinados ingresos (los llamados datos azules) no es posible limitarse a confirmar la propuesta de declaración, siendo obligado aportar información adicional. Estos datos se introducen mediante la aplicación Renta Web.

¿Cómo puedo presentar la declaración o confirmar el borrador?

Si el contribuyente solamente quiere confirmar el borrador, puede hacerlo a través de la aplicación de la Agencia Tributaria, disponible para Android e iOS. Por el contrario, si hay que añadir o modificar datos, es preciso usar el sistema Renta WEB (a través del cual se puede, también confirmar el borrador). A éste se accede mediante la página web de la Agencia Tributaria.

¿Cuándo devolverá Hacienda el dinero?

El plazo legal es de seis meses a partir del final del plazo fijado para presentar la declaración, es decir, el 1 de enero (la campaña de la Renta concluye el 1de julio de 2019). No obstante, el año pasado a finales de julio ya habían recibido la devolución casi tres cuartas partes de los contribuyentes con derecho a ello. Si se retrasa, Hacienda tendrá que abonar intereses de demora. No obstante, estos casos son una excepción. Hay que recordar, además, que la devolución no exime al contribuyente de estar sujeto a comprobaciones posteriores.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Hay personas que, por la cuantía y el tipo de ingresos que perciben, no están obligadas a presentar la Declaración de la Renta, al no alcanzar los requisitos mínimos exigidos por la Agencia Tributaria. Pero ojo, porque que estén exentas no significa que no les interese calcular su declaración.

Contenidos

¿Quién está obligado a presentar la Declaración de la Renta

La Agencia Tributaria obliga a todos los contribuyentes a presentar la Declaración de la Renta, exceptuando a algunos grupos de personas que no alcanzan unas cuantías mínimas de ingresos y que, por su situación menos favorecida, quedan exentos:

Están obligados a declarar (sea confirmando un borrador o presentando una declaración) todos los contribuyentes personas físicas residentes en España, excepto los que hayan percibido, exclusivamente, rentas procedentes de:

  • Rendimientos del trabajo personal, iguales o inferiores a 22.000 euros anuales procedentes de un solo pagador, o 11.200 euros si provienen de varios pagadores.
  • Rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidas a retención o ingreso a cuenta, con el límite conjunto de 1.600 euros anuales.
  • Rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos de letras del tesoro y subvenciones para adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, con límite conjunto de 1.000 euros anuales.

Para cada uno de los 3 grupos anteriores existen excepciones y casos particulares que se pueden consultar con detalle en la web de la Agencia Tributaria.

Estar exento de presentar la Declaración no significa que no haya la obligación de tributar. Por ejemplo, un trabajador por cuenta ajena que cobra 10.000 euros anuales de un sólo pagador está exento de presentar la Declaración, pero tributa por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas con la retención que la empresa le practica en cada nómina.

Por qué me interesa presentar la Declaración de la Renta si no estoy obligado

Para saber si nos corresponde alguna devolución, debemos solicitar el borrador a la AEAT o preparar la Declaración desde cero con el programa Padre. Si el resultado sale negativo podemos presentar la declaración para que la Agencia Tributaria nos reembolse el importe resultante.

Este resultado negativo aparece cuando se ha tributado por I.R.P.F. más de lo exigido durante el ejercicio, bien porque la empresa le practica al contribuyente más retenciones de las que corresponden en el ejercicio, o porque la persona tiene derecho a aplicar una deducción que minora la cantidad que debe aportar en el impuesto.

De esta manera, es fácil comprender que cuando la Declaración de la Renta sale a devolver, interesa presentarla para obtener un ingreso extra, aunque no estemos obligado a ello.

¿Qué hago si no he recibido el Borrador de la Declaración?

Por defecto, la AEAT elabora el Borrador de aquellos contribuyentes que tienen derecho, salvo de aquellos que deben presentar la Declaración siguiendo el modelo ordinario. Esto se debe a que hay algunos contribuyentes para las que la AEAT no dispone de los datos para calcular su Declaración y, por tanto, tienen que aportarlos ellos (por ejemplo, profesionales, empresarios, ganaderos, agricultores, entre otros).

Si no has recibido el borrador, puedes solicitarlo a la AEAT a través de su web, desde el 7 de abril y hasta el 30 de junio de 2015, siguiendo las instrucciones que indica y con la ayuda del DNIe, certificado electrónico, [email protected] PIN o número de referencia.

Las personas que hayan marcado la casilla 110 del borrador o de la Declaración de la Renta 2013 recibirán el Borrador por correo ordinario, a partir de mayo, salvo que se haya visualizado por Internet.

¿Dónde puedo conseguir los datos fiscales necesarios para mi Declaración?

Muchas veces ocurre que faltan datos fiscales necesarios para incluir en la Declaración de la Renta. Si te ocurre esta situación, debes ponerte en contacto con la empresa que los haya generado y solicitárselos, dado que tienen la obligación de emitir esta información y entregársela al contribuyente para que pueda cumplir con sus obligaciones.

Normalmente, las empresas envían a sus trabajadores un certificado de las retenciones practicadas en concepto de IRPF en su nómina a lo largo del ejercicio. Otras empresas, como los bancos, suelen informar a sus clientes de las retenciones practicadas por distintas operaciones como, por ejemplo, el pago de intereses por depósitos.

En Naranja | Cómo presentar la Declaración de la Renta con ING DIRECT | Declaración de la Renta 2014: todo lo que necesitas saber

Imagen | TheAngryTeddy

Declaración de la Renta, Especialrenta2016

Madrid, 02 de abril de 2019 (20:00 CET)

La campaña de la declaración de la renta 2019 arranca este martes 2 de abril y con ella las dudas: ¿Tengo que hacer la declaración? ¿Me saldrá a pagar este año? ¿Qué cosas tengo que incluir? A partir de este día y hasta el 1 de julio, los contribuyentes podrán presentar sus declaraciones de lo ingresado en 2018 para ver si les toca pagar más impuestos o Hacienda les devuelve parte de las retenciones que les hizo durante el año

En esta ocasión, la Agencia Tributaria prevé que unos 20,35 millones de personas presenten la declaración, el 1,8% más que el año anterior. De estas, 14,31 millones darán a devolver, con un importe total de 10.468 millones de euros.

Pese a que desde la Agencia Tributaria todos los años se esfuerzan para resolver dudas y preguntas, aún existen mitos que se transmiten entre amigos y familiares de los declarantes. Para que todo sea más sencillo, explicamos y desmentimos ocho de estas mentiras.

«Si has cobrado de más de una empresa tendrás que pagar más»

Falso. Lo único que cambia al tener más de un pagador es que desciende el mínimo ingresado a partir del cual hay que realizar la declaración de la renta. En vez de llegar a los 22.000 euros anuales, esta cantidad se sitúa en los 12.643 euros siempre y cuando el segundo pagador, o la suma de los pagadores no principales, llegue a los 1.500 euros.

Sí que es verdad que si el segundo pagador ha retenido lo mínimo, el resultado puede salir a pagar, pero no porque Hacienda castigue al contribuyente sino porque inicialmente se había pagado menos IRPF.

«Si ganas menos de 22.000 euros, no tienes de declarar»

22.000 euros. Esta es la cifra que la mayor parte de los contribuyentes conocen sobre la declaración de la renta. Es verdad que si se ha ganado menos de esta cantidad durante el año pasado y los pagos provienen de un solo pagador, no se está obligado a presentar el IRPF. Sin embargo, hay excepciones.

En este grupo entran los autónomos, que deben realizar la delcaración de la renta de 2018 en caso de estar dado de alta como tal y haber ingresado más de 1.000 euros.

«Si haces un año la declaración de la renta, ya tienes que hacerla toda la vida»

Totalmente falso. La declaración de la renta se utiliza para regular los impuestos que se pagan cada año y la situación de las personas que los abonan puede cambiar de un ejercio a otro.

Así, si se debe o no hacer la declaración de la renta en 2019 dependrá de las condiciones y lo ingresado el año anterior y no de si se ha hecho con anterioridad. Es decir, la obligación de presentar el IRPF es independiente en cada ejercicio.

«Si no estás obligado a hacer la declaración, es mejor no hacerla»

En caso de no estar obligado a realizar la declaración de la renta, se puede hacer igual. No es verdad que sea mejor no hacerla, ya que hasta que no se mira el borrador no se sabrá si sale a devolver o a pagar.

De hecho, si se han aplicado retenciones altas en nómina puede que el resultado salga a devolver. Además, las personas que no están obligadas es porque han tenido menores rentas, que son las que pagan tipos más bajos de IRPF. Por ello, es buena idea comprobar qué resultado se tendría en caso de hacerla y una vez se sepa, decidir si seguir con ella o abandonarla.

«Si consultas o pides el borrador, ya tienes que hacer la declaración de la renta»

Consultar o pedir el borrador de la renta o la predeclaración no obliga a presentar la declaración a Hacienda 2019. Simplemente es un documento preliminar que muestra cómo puede quedar el proceso y cuál sería la cantidad a pagar o recibir, pero no obliga a tener que presentarla después.

«Si no haces la declaración rápido y Hacienda se queda sin dinero, te puedes quedar sin cobrar»

El momento en el que se haga la declaración de la renta, siempre dentro del periodo establecido por Hacienda, se supone que no influye en el tiempo que el organismo tarde en pagar.

La Agencia Tributaria estima que los ingresos pueden hacerse en un plazo de 15 días desde que se presenta la declaración. No obstante, esto depende de cada caso y de si se tiene que realizar alguna comprobación adicional. De tomas formas, el organismo tiene seis meses desde que finaliza el plazo para pagar si sale a devolver, o a la cantidad habrá que añadirle intereses.

«Si cobras el paro no tienes que hacer la declaración de la renta»

Falso. El paro no está exento de tributar en la declaración de la renta. De hecho, en el IRPF el paro tiene la misma consideración que un salario, por lo que deberá declararse a partir de tener ingresos por 22.000 euros anuales, como cualquier empleado.

Además, si una persona ha estado trabajando en 2018 recibiendo un sueldo y luego se ha quedado en paro, contará como dos pagadores. En este caso, al considerarse como dos pagadores diferentes, el límite para estar obligado a realizar la declaración de la renta disminuirá hasta los 12.643 euros, por lo que será más probable que deba hacerse.

«Si eres menor de edad, no tienes que declarar a Hacienda»

La declaración de la renta no depende de la edad de los declarantes, sino de los ingresos. Así, los niños y adolescentes que cumplan los requisitos –ingresar 22.000 euros al año de un solo pagador o unos 12.000 de varios, etc– tendrán que declarar a Hacienda como cualquier otra persona.

Además, si el menor hace la renta por su cuenta, no puede incluirse en la unidad familiar o poner que está a cargo de los padres en la declaración o aplicar el mínimo familiar.

Hemeroteca

Finanzas personales Hacienda

Este martes 2 de abril arrancó la campaña de la Renta 2018, que se alargará hasta el próximo 1 de julio. Pero, ¿quién debe hacer la declaración? Explicamos aquí todas las situaciones, de acuerdo con la web de la Agencia Tributaria .

En un principio, están obligados todos los contribuyentes. Pero hay excepciones, como aquellos con un sueldo igual o inferior a 22.000 euros anuales procedentes de un solo pagador (límite que también se aplica a los pensionistas).

En el caso de que haya más de un pagador, el contribuyente no estará obligado a hacer y presentar la declaración si el segundo pagador y los siguientes por importancia no suponen más de 1.500 euros. Pero si superan esta cifra, el límite descenderá hasta los 12.643 euros mensuales.

Los que tengan un suelo igual o inferior a 22.000 euros anuales no están obligados

Este límite también se aplica a aquellos contribuyentes que perciban pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos no exentas, cuando el pagador de los rendimientos del trabajo no esté obligado a retener y cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

Para los que sus ingresos procedan de rentas de capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidas a retención o ingreso a cuenta, el límite para no declarar se sitúa en los 1.600 euros anuales.

Por último, no deben presentar ni hacer la declaración aquellos contribuyentes que obtengan rentas inmobiliarias imputadas, rendimientos de letras del tesoro y subvenciones para adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, y demás ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas, con límite conjunto de 1.000 euros anuales.

Tiempo de lectura: 3 minutos

Aunque a priori pueda parecer complicado saber si estás obligado a hacer la declaración de la renta o no, en realidad es algo sencillo.

Hay una serie de circunstancias que pueden eximir al contribuyente de tener que hacer este trámite con Hacienda. Tan solo tienes que fijarte en una serie de límites y en la procedencia de tus rendimientos. Ahora bien, que no estés obligado a presentarla no quiere decir que no puedas presentarla. Ya que si el resultado te es favorable, te interesa hacerla aunque no estés obligado.

Cantidad mínima para hacer la declaración de la Renta

Existen una serie de límites cuantitativos por encima de los cuales el contribuyente estará obligado a presentar su declaración del IRPF. Los supuestos dependen del tipo de rendimiento y de las cuantías obtenidas durante el año fiscal que corresponda.

La Joya no Joya y…
La Cuenta NÓMINA
Del Banco no Banco

Sin comisiones, con tarjetas gratis ¡y mucho más! Ábrela en 5 minutos y ciérrala en un solo clic… otra cosa es que quieras.

Abrir mi Cuenta NÓMINA

Rendimientos del trabajo

Estarán obligados a presentar la declaración de la renta aquellos contribuyentes que obtengan los siguientes rendimientos del trabajo en función del número de pagadores:

  • Para un único pagador, quienes obtengan unos rendimientos del trabajo superiores a 22.000 € anuales.
  • Para dos o más pagadores, quienes obtengan unos rendimientos íntegros del trabajo superiores a 12.643 € anuales, salvo cuando cuando la suma del segundo pagador y siguientes en conjunto no supere los 1500 €, en cuyo caso el límite será 22.000 €.

En este caso, es conveniente recordar que, a efectos fiscales, la Seguridad Social tiene la consideración de segundo pagador si se recibe, por ejemplo, una prestación por desempleo.

Todos los contribuyentes que obtengan unos ingresos de más de 22.000 € al año estarán obligados a presentar la declaración de la renta.

Rendimientos de capital mobiliario

El contribuyente también estará obligado a presentar la declaración si sus rendimientos del ahorro superan los 1600 €. En esta cuantía se incluyen:

  • Los rendimientos del capital mobiliario (como los intereses de depósitos o los dividendos de acciones)
  • Las ganancias y pérdidas patrimoniales (la venta de participaciones en un fondo de inversión, por ejemplo).
  • No se incluyen las ganancias obtenidas por la inversión en títulos de deuda pública, como las letras del Tesoro.

Otros supuestos

El contribuyente también estará obligado a presentar la declaración de la renta si obtiene, en conjunto, más de 1000 € de las siguientes fuentes:

  • Rentas inmobiliarias imputadas.
  • Subvenciones para adquisición de viviendas de protección oficial.
  • Rendimientos de letras del tesoro y otros títulos de deuda pública.
  • Otras ganancias patrimoniales derivadas de ayudas públicas.

En cualquier caso, no estarán obligados a presentar la declaración aquellos contribuyentes que, en conjunto, hayan obtenido las siguientes rentas:

  • Menos de 1000 € anuales incluyendo rendimientos íntegros del trabajo, de capital o de actividades económicas, o ganancias patrimoniales.
  • Tampoco quienes declaren exclusivamente pérdidas patrimoniales inferiores a 500 €.

Todos estos supuestos se aplicarán tanto en tributación individual como en tributación conjunta. Para estos límites, no se tendrán en cuenta las rentas exentas, como la prestación por paternidad, la indemnización por despido o las pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos que procedan de decisión judicial, entre otras.

¿Cómo saber si tengo que hacer la declaración de la renta?

La mayoría de contribuyentes saben si están obligados a presentar la declaración de la renta o no porque sus únicos ingresos provienen de su sueldo como trabajadores por cuenta ajena. Sin embargo, quienes tengan más de un pagador, algún inmueble alquilado o ingresos provenientes de dividendos, tendrán que hacer sus cálculos para saber si pueden evitar este trámite.

La mejor opción es solicitar el borrador y comprobar si los datos consignados por la Agencia Tributaria son correctos. En algunos casos, Hacienda no dispondrá de toda nuestra información fiscal, así que será necesario incluir nuevos datos y hacer la simulación a través de Renta Web.

No obstante, aunque no estés obligado a declarar, puede que te interese presentar la declaración de la renta. Hay que recordar que, si no la presentas, no podrás beneficiarte de ninguna de las deducciones previstas en la legislación, como las aportaciones a planes de pensiones, las previstas para la vivienda habitual o por donativos, entre muchas otras.

La recomendación de la mayoría de asesores fiscales es revisar el borrador y las posibles deducciones aplicables para ver el resultado y, en función del mismo, presentar o no la declaración.

Más información | Agencia Tributaria
Imagen | Tyler Franta en Unsplash

Declaración de la Renta, Irpf

¿Tengo obligación de realizar la declaración de la renta 2019? En el siguiente artículo expondremos cuáles son los límites para estar exento de declarar, así como cuáles son los elementos que nos obligan a hacer la declaración de la renta 2019. También podemos saber si tenemos o no que declarar rellenando este formulario: ¿Estoy obligado a hacer la Declaración de la Renta?

El próximo 1 de abril empieza la campaña de la declaración de la renta 2019. Pero, antes de hacer la declaración, debemos tener en cuenta una serie de cuestiones. La primera de ellas, y la más importante: saber si tenemos la obligación de declarar o no. Aunque a priori puede ser algo complicado, solo debemos tener claras las cantidades límite en cada rendimiento y si tenemos algún elemento comprendido en la ley que nos obligue a hacer la declaración de la renta 2019.

¿Cualquier contribuyente está obligado a declarar el IRPF?

Con carácter general, están obligadas a presentar declaración por el IRPF todas aquellas personas físicas que durante el año tuvieron su residencia habitual en España, con la excepción de quienes hayan percibido exclusivamente uno o varios de los siguientes tipos de rentas, con los límites que en cada caso se señalan:

1. Rendimientos íntegros del trabajo, con los siguientes límites:

1. Con carácter general, y siempre y cuando procedan de un único pagador, el límite se establece en 22.000 € brutos anuales.

Este límite también se aplicará si se han percibido de varios pagadores en los siguientes supuestos:

  • Que la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superen en su conjunto la cantidad de 1.500 € brutos anuales.

Que sus únicos rendimientos del trabajo consistan en pensiones de la Seguridad Social y demás prestaciones pasivas y que la determinación del tipo de retención aplicable se hubiera realizado de acuerdo con el procedimiento especial reglamentariamente establecido. En concreto, este procedimiento debió solicitarlo el contribuyente mediante la presentación del modelo 146.

2. El límite se establece en 12.643€ brutos anuales cuando:

  • Procedan de más de un pagador, siempre que la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, superen la cantidad de 1.500 € brutos anuales.

  • Se hayan percibido pensiones compensatorias del cónyuge o anualidades por alimentos, salvo que estas últimas procedan de los padres por decisión judicial (estas últimas están exentas).

  • Cuando se perciban rendimientos íntegros del trabajo sujetos a tipo fijo de retención.

  • El pagador de los rendimientos no esté obligado a retener (por ejemplo, pensiones procedentes del extranjero).

  • Si el contribuyente hubiera fallecido con anterioridad a la fecha de publicación de la Ley de Presupuestos Generales del Estado Ley 6/2018, esto es, el 5 julio de 2018, y si la fecha de devengo del impuesto es posterior, 12.000 euros.

2. Rendimientos íntegros de capital mobiliario y ganancias patrimoniales

Consideramos rendimientos íntegros de capital inmobiliario y ganancias patrimoniales los dividendos de acciones, intereses de cuentas, de depósitos o de valores de renta fija, así como ganancias derivadas de reembolsos de participaciones en fondos de inversión, premios por la participación en concursos o juegos y otras acciones similares.Todos ellos sometidos a retención o ingreso a cuenta, si conjuntamente no superan la cantidad de 1.600 euros anuales.

3. Rentas inmobiliarias, rendimientos de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas

¿Quién no tiene que declarar el IRPF?

En ningún caso tendrán que declarar el IRPF los contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos del trabajo, del capital (mobiliario o inmobiliario), de actividades económicas y ganancias patrimoniales, sometidas o no a retención, cuando la suma de todos ellos no exceda de 1.000 € brutos anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 €. No obstante, deberán presentar declaración del IRPF aquellos contribuyentes que quieran beneficiarse de la aplicación de las siguientes deducciones o reducciones:

  • Deducción por inversión en vivienda habitual.
  • Deducción por cuenta ahorro-empresa.
  • Deducción por doble imposición internacional.

¿Vas a hacer la declaración de la renta?

Descárgate la guía de para la declaración de la renta 2018-2019 y podrás conocer:

  • ¿Cuáles son las novedades para el 2019?
  • ¿Cómo presento la declaración por primera vez?
  • ¿Qué requisitos son necesarios para presentar la declaración por primera vez?
  • ¿Cuáles son los tramos del IRFP 2019?
  • Deducciones fiscales para la declaración de la renta
  • ¿Cuáles son los tamos del IRPF?
  • Deducciones fiscales

Descargar la guía

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *