Niños anuncios publicitarios

40 anuncios de alimentos con los que se te hará la boca agua

La publicidad de alimentos es un hueso duro de roer para algunos creativos publicitarios. Para conquistar el paladar del cliente, no basta con presentar una fotografía “apetitosa” del alimento promocionado, sino que hay que hay que ir más allá, proponiendo desafíos creativos al consumidor. A continuación, recopilamos varios anuncios de alimentos que desafían las convenciones publicitarias de este tipo de productos:

1. La Charcuterie

2. Kettle Chips

3. Kapiti

4. Just Right

5. John West

6. Burger King

7. Jalna

8. Elaine’s Bagel

9. Ativa

10. Hesu

11. Hostess

12. Heinz

13. Kudu

14. Scotts

15. Golden Toast

16. Organic Nutrition

17. Marmite

18. Ben & Jerry’s

19. Veetos

20. Mar Bella

21. Actimel

22. Dunkin Donuts

23. Esselunga

24. Victoria Fresh Market

25. Florette

26. Danette

27. Miracle Whip

28. Pampaverde Burger

29. McCormick Chicken

30. Duet

31. NaturaSí

32. Chef Boyardee

33. Tiense Suiker

34. McDonald’s

35. Heinz

36. Easy Mac

37. Kerrygold

38. Domino’s Pizza

39. Nutrella

40. Fröller

No te pierdas nada de MarketingDirecto.com y únete a nuestro Telegram t.me/MarketingDirecto

Compartir

Te recomendamos

15 Ejemplos de anuncios publicitarios creativos

La publicidad actualmente forma parte de nuestro pan de cada día. El marketing tradicional, así como el uso generalizado de las redes sociales, nos sitúan en un panorama en el que encontramos anuncios publicitarios casi en cualquier medio.

“En un entorno publicitario tan competido, hay que conocer muy bien al público y aplicar un alta dosis de creatividad para destacar sobre el resto.”

Además, también es necesario conocer bien las herramientas que se van a utilizar para llegar a ese público.

Entre todas los recursos online que podemos utilizar para llegar a él, tenemos la posibilidad de preparar el lanzamiento de anuncios originales. De esos que no se ven todos los días.

No obstante, estarás de acuerdo conmigo en que la inspiración para crear este tipo de anuncios no viene todos los días. Así que, ¿qué te parece si definimos este concepto y vemos algunos ejemplos creativos?

Estoy segura de que te servirán para obtener ideas para tus campañas de e mail marketing ¿recuerdas el artículo sobre emails graciosos?

¡Vamos!

· Definición de anuncio publicitario

Antes de ponernos manos a la obra a analizar y revisar ejemplos de anuncios impregnados de creatividad, vamos a empezar por el principio. Profundicemos un poco en la parte teórica del asunto, ¿te parece?

► ¿Qué es un anuncio publicitario?

“Un anuncio publicitario es aquella pieza de comunicación que se crea con el objetivo claro de promocionar un producto, un servicio o un evento.”

Es decir, es aquel mensaje que se lanza con el claro objetivo de publicitar, y no solo de informar al respecto de un tema concreto. Aquí, no confundamos el hecho de que sea “publicitario”, con que obligatoriamente tenga que ser “comercial”.

En este sentido, un anuncio es comercial si trata de vender algo o realizar una transacción económica. Sin embargo, no es comercial si lo que se publicita es, por ejemplo, un servicio público.

Por su parte, un anuncio publicitario se puede lanzar en casi cualquier formato:

  1. Spots.
  2. Gráficas en prensa.
  3. Publicidad exterior.
  4. Cuña de radio.
  5. Tráiler de cine.
  6. Y un largo etc..

► ¿Cuáles son las características del mejor anuncio publicitario?

Los anuncios pueden estar compuestos por muchos elementos diferentes, que varían en función del canal que se utilice para difundirlos; pueden llevar un eslogan, una elemento gráfico, un archivo de audio…

Sea como sea, hay ciertas características que ayudan considerablemente a que un anuncio publicitario sea mejor y, por tanto, llegue fácilmente hasta los usuarios:

● Credibilidad:

Un anuncio debe ser siempre creíble. Incluso contando con la exageración propia de estos anuncios, éstos deben transmitir un mensaje realista que pueda catalogarse como creíble.

● Originalidad:

Como ya te comentaba al inicio, si quieres crear el mejor anuncio, no debes olvidar que éste debe incluir un elemento diferente que perdure en la mente de los usuarios (luego veremos cómo).

● Sencillez:

Aunque hay spots que juegan con lo abstracto para fomentar la reflexión a través de la confusión, yo soy más de poner las cosas fáciles. Ofrece información de forma clara y concisa, y tendrás mucho ganado con tu anuncio.

● Veracidad:

Aunque se cree una realidad paralela o un universo de ficción, un buen anuncio publicitario es el que genera empatía, a través de historias reales contrastadas con información veraz.

► ¿Qué funciones realizan los anuncios publicitarios?

Está claro que si no inviertes en lanzar campañas de marketing potentes, pero tu competencia sí lo hace, será más fácil que tu marca caiga en el olvido.

No obstante, hay más motivos de peso que te animarán a lanzar tus propios anuncios, pues estos tienen una función:

● Informativa:

Es la función más básica de la publicidad, ya que ayuda a informar a los usuarios de la existencia de algo que quizás desconocen.

● Persuasiva:

Esta es la función que todos buscamos en la publicidad, la de atraer a los usuarios y convencerles de los beneficios de nuestro producto.

● Económica:

Por ende, los anuncios son uno de los elementos clave para mejorar la cifra de ventas gracias a la atracción de clientes potenciales.

· Los mejores 15 anuncios publicitarios de la historia

Aunque es interesante definir en detalle qué es un anuncio publicitario, y qué pueden aportar sus funciones a tu estrategia de marketing, la mejor forma de conseguir inspiración es fijándote en otros spots originales que ya han funcionado.

¡Ojo! Con esto no me refiero a que bases tu campaña de publicidad en el plagio de trabajos creativos de terceros, pues esto podría ocasionarte problemas de reputación de marca, sino que generes nuevas ideas a partir de otros ejemplos.

A continuación, te he preparado un listado de anuncios publicitarios de todo tipo, que seguro que te echarán una mano. ¿Los vemos?

► Ejemplos de anuncios publicitarios

Como te venía diciendo, he seleccionado algunos ejemplos de anuncios publicitarios que personalmente me han gustado, y que en su momento funcionaron muy bien y llegaron a lograr los objetivos planteados por la empresa.

Concretamente, y por recomendación del equipo de Mailrelay, los he clasificado de la siguiente manera:

  1. Anuncios divertidos (que te pueden servir de idea para hacer emails divertidos).
  2. Anuncios creativos con eslogan.
  3. Anuncios de alimentos.
  4. Otros anuncios que han sido famosos.

► Anuncios publicitarios divertidos

Entre las diferentes prácticas de marketing emocional que podemos aplicar en un anuncio publicitario, hay diferentes vertientes que funcionan muy bien; la melancolía, el amor, la empatía, etc.

Aquí, el humor es uno de los ingredientes secretos que llevan muchos de los anuncios que mejor funcionan hoy en día.

Los que he calificado en este punto como “divertidos”, son precisamente aquellos que utilizan el humor como recurso de comunicación para alcanzar a los usuarios.

“Apelar a los sentimientos y las emociones, es una de las mejores maneras de conectar con el interlocutor y hacerle partícipe de cierto ambiente.”

El primero de los anuncios publicitarios divertidos que he seleccionado como fuente de inspiración, es éste de Nescafé:

Utilizan el arte clásico y el humor para transmitir la potencia del café espresso que ofrecen. ¡Creatividad y humor en una sola gráfica!

El siguiente anuncio de esta categoría pertenece a la campaña de marketing de una revista de diseño. Campaña lanzada cuando dejaron de editar la versión impresa en favor de la nueva versión digital.

Design Elementales nos muestra en esta gráfica el otro lado de la pantalla en el dispositivo móvil, y con mucho humor vemos la reacción a su nueva revista.

El último de los anuncios publicitarios divertidos es de un gimnasio especializado en Crossfit.

Apenas una imagen y una frase aclaratoria lo convierten en una pieza gráfica divertida y original, ¿no te parece?

► Anuncios creativos con eslogan

El eslogan es una parte importante de los anuncios por su labor como elemento representativo de una marca y porque, bien utilizado, resulta muy pegadizo y fácil de recordar.

“El eslogan no es más que el conjunto de palabras que van a situar a la marca en la “short-list” de los consumidores.”

No obstante, no todas las empresas apuestan por incluir un eslogan en sus campañas. Y hay quienes lo utilizan, pero no consiguen que resulte pegadizo.

Por otro lado, hay otras marcas que han conseguido que su eslogan forme parte del lenguaje coloquial de la calle. De hecho, algunas de estas frases se siguen utilizando mucho tiempo después de haber finalizado esas campañas publicitarias.

Hace más de 25 años del famoso spot de Scattergories y, sin embargo, a nadie le resultan desconocida a día la frase “aceptamos barco (o pulpo) como animal acuático”, ¿verdad?

BMW consiguió que más gente siga utilizando expresiones como “be water my friend”, aunque ya hayan pasado 12 años de este anuncio del coche X3.

El arte de crear buenos eslóganes viene de muy atrás, prácticamente desde que se empezaron a publicitar productos, antes de existir los medios de comunicación modernos que hoy conocemos.

Quedándonos en los que se han creado desde que existe la televisión, encontramos uno muy longevo; “Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo”, que tiene ya 33 años.

► Anuncios publicitarios de alimentos

Los anuncios de alimentos pueden ser de lo más variado; desde la visión objetiva de lo que se ofrece, hasta la apelación emocional incluyendo, si cabe, algo de competencia desleal.

No hay nada guionizado en este sector, pues cada marca opta por difundir sus mensajes de la mejor manera posible en función a sus objetivos y al público al que se dirigen.

El primero que vamos a ver es un anuncio muy creativo, que en una sencilla gráfica que representa perfectamente el concepto. Ofrece bagels con sabor a cebolla, por lo que fusiona ambos elementos de manera muy visual.

Y de la originalidad al lifestyle. Esta marca de comida orgánica ofrece en sus anuncios publicitarios una forma de entender la alimentación y lo importante que es para el cuerpo humano.

Terminamos la sección con humor gracias a este anuncio de mayonesa light. Tan ligera que no es capaz de inclinar la balanza con su peso.

► Otros anuncios publicitarios famosos

Está claro que un alta dosis de creatividad publicitaria, ayuda mucho a que una campaña se quede en nuestra memoria y acabe formando parte de la historia. Pero esto es un hecho que difícilmente podemos controlar a priori.

Piensa que los gustos de los usuarios a veces nos sorprenden, y anuncios que no son de tanta calidad, terminan por triunfar, mientras que otros que sí se han trabajado al máximo caen en el olvido.

Si hay algo que ayuda a convertir un anuncio en famoso, es contar con un elemento pegadizo y fácil de recordar; puede ser el eslogan (como ya hemos visto), el jingle o una conversación entre los protagonistas.

Empezamos este repaso por uno que no tiene demasiado tiempo, pero ya se ha convertido en un clásico moderno. Limón y nada nos sorprendió a todos con esta campaña y su “un palo” pegadizo y dicho por muchos.

Por su parte, los anuncios publicitarios de BMW suelen incluirse en dos de las categorías que te cito en este post; creativos por su eslogan, además de populares.

En cualquier caso, la verdad es que sus anuncios siempre han sido sorprendentes y han sabido cómo conectar con los usuarios. Con la campaña “¿Te gusta conducir?” marcaron un antes y un después en la publicidad de automóviles.

Aún no he hablado de MTV, y es otra de esas marcas que siempre arriesga con sus campañas y que sorprende con casi todo lo que hace.

Desde luego, con “Amo a Laura” crearon muchísima expectación y rompieron los moldes de la publicidad clásica.

► Ejemplo de publicidad exterior creativa

He querido terminar este post dedicando un espacio propio a la publicidad exterior, porque suele pasar desapercibida, pero cuando se le aplica la originalidad como elemento estrella, consigue llamar la atención de todos.

De hecho, la publicidad exterior lanza mensajes que no siempre llegan a los usuarios, pues estamos tan acostumbrados a vivir rodeados de ella que en muchas ocasiones ni siquiera prestamos atención.

Eso sí, cuando los anuncios publicitarios en soportes de exterior son buenos, no dejan a nadie indiferente. Un buen ejemplo son estas 3 sorprendentes creatividades:

Siemens y su batidora formada por las puertas giratorias de un edificio.

Smart y su coche tan pequeño que casi cabe en un mupi.

Absolut y su parada de autobús personalizada.

Echando un vistazo rápido a esta selección de ejemplos de anuncios publicitarios creativos, podemos decir que muchos han marcado un antes y un después en la historia de la comunicación y la publicidad.

En otras palabras, no podemos decir que la creatividad no es clave para destacar sobre la competencia (especialmente en el panorama actual).

Así se prepara la comida en publicidad

Álvaro Anguita el 12 feb, 2015

La frustración es una reacción típica en un mundo cuyos anuncios nos venden que todos los productos brillan, tienen cuerpo, estilo y atracción… Hasta que los compramos. Y ahí llega el bajón. Ya dediqué un artículo con ejemplos divertidos de ‘Top decepciones veraniegas: Expectactivas Vs. Realidad‘ y ahora vuelvo con otra más: La comida. (¿creéis que es casualidad que lo publique a la hora de comer? (-:)

Hace unos meses, un usuario decidió ir por varios restaurantes de comida rápida exigiendo que su pedido se pareciera más a la de los carteles, y se hizo viral rápidamente. Supongo que fue porque todos hemos sentido esa sensación alguna vez… Y es que las diferencias entre lo ofrecido y lo recibido son abismales:

Y ahora ya tenemos un vídeo genial con el por qué.

Las hamburguesas se preparan con tanto esmero que dificilmente llegaremos a disfrutar algo igual.

Al igual que los refrescos.

…O los helados.

…Y aquí os dejo el vídeo viral del que os hablé antes, por si aún no lo habíais visto! :- )

Los niños son un importante motor de consumo, vemos a diario en televisión, radio, prensa e internet cómo se lanzan anuncios y mensajes publicitarios dedicados a los niños.

Sólo en el caso de la televisión, si bien es cierto que es uno de los medios más poderosos, los niños están expuestos a unos 20.000 mensajes publicitarios al año, eso supone prácticamente unos 50 al día. Muchos de estos anuncios son muy estacionales, como por ejemplo las campañas de publicidad para navidades, temporada alta para la industria juguetera, o los periodos vacacionales.

¿Cómo cautivar a un niño a través de un anuncio?

Uno de los primeros mecanismos de aprendizaje que desarrollan los seres humanos es la imitación. Los niños más pequeños, antes de aprender determinadas conductas, lo que hacen es imitar esas conductas. Eso lo saben los publicistas, por ello los anuncios dedicados a los más pequeños son anucios simples, sencillos y con mensajes muy breves, para que los niños los puedan imitar.

Los anuncios para los más pequeños funcionan habitualmente cuando en ellos se presentan personajes y escenarios estereotipados, donde los propios niños puedan ver reforzada su idea del mundo como un espacio feliz y sin problemas. Una estrategia que funciona en la mayor parte de los casos es la de lanzar mensajes repetitivos a través de las canciones, pues eso ayuda a dar estabidad a los niños.

En este sentido, el jingle es el elemento fundamental. El jingle es una parte de un anuncio que consiste en un mensaje musical, una canción, unos tonos, que son muy pegadizos. Es prácticamente imposible pensar en un spot para público indantil que no se acompañe de musicalidad.

Otra idea que siempre funciona es el carácter divertido de los anuncios. Si el anuncio hace reír al niño, siempre querrá verlo, comentarlo en casa, repetirlo muchas veces. A esto podemos sumarle otros aspectos que resultan atractivo para la menet e de los más pequeños: humanizar animales, mostrar hazañas y hechos imposibles, personificar una animación, etc.

La ética publicitaria, los anuncios infantiles

Si bien es cierto que los niños son un importante motor de consumo y que a través de la publicidad, siempre que sea original y creativa, se pueden alcanzar muchas metas, es importante tener más en cuenta que nunca los aspectos éticos de los mensajes publicitarios.

Los niños son especialmente sensibles a la publicidad y al rasgo persuasivo de sus mensajes, de algún modo, están indefensos ante su efecto. Esto, que puede parecer una gran noticia para los publicistas es también toda una responsabilidad.

Por esta razón, desde las administraciones y los propios profesionales insisten en el uso responsable de la profesión y en códigos de buena conducta en la publicidad infantil.

Postulados de la publicidad infantil

Para que un anuncio infantil sea ético y no por ello tenga que renunciar a su objetivo principal es importante no confundir a los pequeños mezclando información y publicidad. Los niños no tienen capacidad para distinguir la información de la publicidad. En este sentido, no ayuda nada que figuras asociadas a la comunicación participen en anuncios promocionales, o que en programas infantiles no se especifique claramente que se está haciendo publicidad en determinados momentos.

Otro aspecto importante es que la publicidad infantil debe ser siempre veraz. La ética de la publicidad infantil obliga a no tratar de lanzar falsas expectativas en cuanto a tamaño, precio, inclusión de pilas en juguetes, etc.

Por último, y quizás sea la máxima a seguir más importante, los anuncios intantiles no deben ser agresivos, violentos ni sexualizados, y si es posible, no fomentar estereotipos de género, pues eso supone que los niños crezcan creyendo que es admitible una realidad en la que se permite la violencia en cualquiera de sus formas.

La publicidad es, en definitiva, una vía más de formación de los seres humanos, es otra forma de comunicación. En el caso de los niños, la formación es labor de todos, no únicamente de los docentes, y los publicistas y creadores de anuncios publicitarias también participan del desarrollo de los más pequueños. Los publicistas tienen una responsabilidad a la hora de hacer publicidad infantil, y va más allá de la de simplemente tener éxito en las campañas que se lanzan.

No cabe duda de que los niños son un motor de consumo. No tienen decisión de compra, no están dentro de la EPA (encuesta de población activa), no ganan dinero… pero los publicistas no tardaron en comprender que ellos marcan el ritmo y horario de los hogares y su técnica del “martillo pilón” hace que papá o mamá termine comprándole lo que solo ellos, con tanta insistencia, saben pedir. Surge entonces toda una invasión de anuncios dirigidos a este público tan sensible. Si atendemos a un solo medio, la televisión, como cifra diremos que un niño está expuesto a unos 20.000 mensajes al año, unos 50 al día. Si además sus padres le dejan pasar unas horas delante del ordenador, tablet, Iphone…

EL NIÑO DELANTE DEL ANUNCIO
El mensaje publicitario, cuando actúa sobre los pequeños tiene en cuenta algunos efectos muy deseables para su intención persuasora:
-El niño, si es muy pequeño no aprende, imita. La imitación es uno de los mecanismos de aprendizaje más importantes en los primeros años. Eso otorga mucho poder al mensaje publicitario. La publicidad, generalmente fascina al niño por su simpleza, sencillez y brevedad de los mensajes. Añadiré que según las tesis de la psicología infantil, rara vez un niño distingue realidad de ficción antes de los 3 o 4 años.

-¿Qué hace habitualmente la publicidad? Lógicamente, adaptarse a esas características tan especiales que presenta este target. En primer lugar un niño quiere ver reforzada su idea del mundo como un espacio feliz, sin problemas. Por tanto, las agencias han apostado por presentar siempre personajes y escenarios estereotipados que subrayen esa idea. El carácter repetitivo de los mensajes, de las canciones… también ayuda a dar estabilidad al niño (uno de sus principales anhelos psicológicos). Si hiciésemos el ejercicio de transcribir a papel la locución de un spot de televisión para niños veríamos que los claims casi se pueden considerar mantras.

-Estrategias para cautivar al pequeño: lo más fundamental, parece ser el jingle. Es una cancioncilla o música muy pegadiza. Al niño no le van los anuncios cultos, evocadores, con doble lectura o con una gran semántica publicitaria (tipo “¿Te gusta conducir?” o ¿Y si nos levantamos?). Es realmente difícil pensar en un spot para público infantil que no se acompañe de una gran musicalidad (Cruje tu Rutina con Danet, BenX, Las muñecas de Famosa, bebés cuyas funciones se narran cantando en el anuncio…). Otra idea fundamental: el niño se fija en anuncios divertidos. Si conseguimos hacer reír al niño, exigirá a sus padres que no hagan zapping porque lo quiere ver, lo comentará en casa, lo repetirá cien veces… Cuando papá y mamá vayan a comprar los regalos de reyes, cumpleaños… seguro que lo tienen incrustado en la mente. Cualquier publicista añadiría otros muchos rasgos a estos aspectos que considerar para atraer a un niño: personificar con una animación, animal humanizado… mostrar siempre hazañas, hechos imposibles… cada uno tiene su propia receta aunque todos contemplan estos ingredientes básicos.

ÉTICA EN LA PUBLICIDAD INFANTIL
Podemos enunciar un axioma: los niños son especialmente sensibles a la publicidad y al rasgo persuasivo de sus mensajes. En cierto modo, están indefensos ante su efecto. Su falta de criterio, experiencia y formación en una edad muy temprana los hace vulnerables. Es un target crédulo. El sueño de un estratega publicitario. Pero ello no da derecho a utilizar esas características en beneficio del anunciante.
Por ello, se hace necesario tener una visión ética del ejercicio de la profesión publicitaria. Hay que sentar unas pautas éticas que deben ser tenidas en cuenta para el deontológico ejercicio de la actividad. Para ello acudimos al consejo de la AEFJ (Asociación Española de Fabricantes de Juguetes) y UCE (Unión de Consumidores de España) cuya labor conjunta sienta las bases de un código de buena conducta en la publicidad infantil. Entre sus postulados, yo haría especial énfasis en:

-No crear falsas expectativas ni valerse de los rasgos de indefensión expuestos en párrafos anteriores. Quiero citar a Cristina Peña-Marín y Carlo Frabetti autores de -La Mujer en la Publicidad- que afirman en su libro “Las muñecas tipo Barbie, bellas, atractivas, con un vestuario fabuloso. No tienen nada de madres, las niñas no hacen de madre con ellas. (…) las niñas construyen a través de ellas un espacio simulado en el que ellas no están, pero en el que proyectan sus fantasías”

-No confundir a los pequeños mezclando información y publicidad. Ellos no tienen capacidad aún, para distinguir cuándo estoy viendo información de cuándo estoy consumiendo publicidad. Por eso hay que evitar que el propio presentador del programa infantil de turno haga anuncios dentro del propio espacio. Aunque pongamos PUBLICIDAD en letra minúscula arriba, el niño tendrá dificultad para saber si estamos en una nueva sección del programa o si me están queriendo vender algo. Ayudemos al niño no llamando noticias o novedades a espacios pagados de publicidad. Digamos claramente: ahora vamos a ver un anuncio. Un presentador de telediario (ahora viven un boom como “celebrities” promocionales) anunciando algo para niños tampoco es buena idea, los puede confundir acerca de la diferencia de ADN entre el lenguaje periodístico y el comercial. Del advertorial ni hablamos, daría para un debate…

-Decir la verdad. Alto y Claro. ¿Qué piezas se incluyen? ¿Tendrá las pilas dentro cuando lo vea? ¿El tamaño en el anuncio es real o es mucho más grande en pantalla de lo que luego será al abrir el regalo en casa? ¿Todo lo que hace el muñeco en pantalla lo incorpora como función en la realidad? ¿El precio se ve claro y grande en pantalla…? Hay que ser valientes y poner en grande esa información. Cumplir con la ley es ponerlo blanco y minúsculo apenas unos segundos en pantalla. Ser éticos es asegurarse de que todo queda claro.

-Un capítulo importantísimo es no ser agresivos ni violentos. Un niño en España de entre 6 y 9 años consumirá en un año más de 2000 escenas de violencia en televisión. Los que ya tenemos unos añitos podemos echar la vista atrás y recordar cuando merendábamos con dibujos animados en el televisor. Ahora, la tarde ya no es para niños, aunque afortunadamente la TDT, entre sus pocas virtudes ha traído canales como Boing, Disney Channel o ClanTV con programación para ellos (otra cosa es su calidad o didacticismo). Pero ello no hace que si el niño cambia el canal no se encuentre según qué escenas como el gallinero que Telecinco presenta cada tarde, plagado de insidia, gritos, ridiculizaciones, juicios de valor… Al menos, que la publicidad no acompañe ese feísmo que se está instalando en la sociedad.

Como conclusión, en la deriva actual de la publicidad, cada agencia, cada creativo, debe pararse a pensar ¿cómo hacer mi trabajo, atribuir valor al producto y presentarlo de una manera atractiva sin rebasar la línea de lo ético? Se puede hacer. La formación de un niño es labor de todos, no solo de los docentes. Si los responsables de las televisiones se plantean los programas que emiten, los publicistas hacemos una publicidad especialmente veraz cuando el target es infantil, los padres compartimos el tiempo que pasan delante de la pantalla (y otros muchos) para desmitificar y resolver dudas… notaremos unas futuras generaciones mucho más formadas y pacíficas. Hay una receta muy buena para conseguirlo “tratad a los demás como queráis que os traten a vosotros” es decir, no penséis que el spot se dirige al hijo de otro, pensad cuando diseñéis una campaña que el anuncio también lo verán vuestros menores.

La publicidad despierta emociones positivas en los niños

Los niños prefieren anuncios de entre 15 y 20 segundos de duración, según revela el último estudio de Walt Disney. Además les puede llegar a despertar emociones positivas.

Los pequeños de la casa no perciben el mundo del mismo modo que sus padres, incluso cuando se trata de ver anuncios en la televisión. Pero, ¿cómo les influyen? Esto es lo que ha tratado de averiguar Disney Media Sales & Partnerships, el departamento de marketing de Walt Disney Company, con su último estudio.

El estudio de Disney revela que la publicidad puede llegar a despertar emociones positivas en casi 7 de cada 10 niños (67%). Además, los pequeños encuentran más atractivos aquellos anuncios dinámicos o sorprendentes.

«El uso de la música, los efectos de sonido o incluso los movimientos que hay en un spot despiertan el interés de los niños. En cambio, los anuncios que contienen mucha información les crea estrés y les abruma. Por lo tanto, se deben evitar aquellos vídeos que son demasiado rápidos», explica Alexander Karnowski, jefe de investigación de Walt Disney Company.

Por otro lado, el estudio refleja que los niños califican de forma más positiva un producto cuando lo han visto anunciado. Estos spots deben situarse en los programas favoritos para los pequeños o incluso antes de que se reproduzcan los videos que ven en YouTube.

«Un programa que le gusta a un niño hace que tenga mejor ánimo. Esta actitud positiva hace que valore de forma más positiva un producto…y que desee tenerlo a toda costa», conviene Karnowski.

En cuanto a la duración ideal de estos anuncios, Disney considera que los niños prefieren aquellos spots de entre 15 y 20 segundos. Asimismo, recomienda a los anunciantes que el logo de su marca aparezca al principio del spot para que los pequeños asocien cuanto antes el producto con su firma.

Por último, el estudio detecta ciertas diferencias de género. Mientras que las niñas prefieren ver anuncios que sean completamente diferentes entre sí, los niños se decantan por anuncios que tengan un enfoque específico para ellos.

Para llevar a cabo este estudio ha sido necesario realizar dos fases distintas. En la primera, se entrevistaron a 900 niños con edades comprendidas entre los 6 y 13 años. En la segunda, los pequeños vieron un programa de televisión con dos bloques de publicidad.

No te pierdas nada de MarketingDirecto.com y únete a nuestro Telegram t.me/MarketingDirecto

Compartir

Contenidos Maria Allés i Natàlia Casals

1. Introducción

2. Qué es un anuncio publicitario

2.1. Definición

2.2. Características

2.3. Estructura

3. Tipo de anuncios

4. El lenguaje en los anuncios

4.1. Tipo de estructuras para llamar la atención

5. Síntesis: nueve consejos para redactar un anuncio publicitario eficaz

6. Ejemplos

7. Bibliografía

1. Introducción

La publicidad es un tipo de lenguaje que está presente en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida. Así pues, encontramos anuncios en el metro, en la televisión, en la radio, en la red, y en muchos otros lugares de nuestro día a día. De hecho, en la sociedad actual, la publicidad comercial es un elemento dinamizador de la economía, ya que tiene una fuerte implicación en todos los sectores económicos y ayuda a impulsar el consumo. Por eso, en este trabajo nos interesa ver cómo se juega con la psicología de los consumidores a través del lenguaje publicitario, el cual se basa en la pragmática, esto es, el efecto que crea un enunciado en el interlocutor.

2. Qué es un anuncio publicitario

2.1. Definición

El Diccionario de la Real Academia Española define anuncio como un «soporte visual o auditivo en que se transmite un mensaje publicitario». Así pues, entendemos que un anuncio es un texto unidireccional, ya que pretende persuadir al ciudadano para que compre un objeto o asuma una idea. En otras palabras, un anuncio publicitario es un campo de estímulos destinado a inducir conductas.

Para lograr persuadir al mayor número de consumidores posibles, el lenguaje publicitario mezcla dos tipos de información: la denotativa y la connotativa. Por un lado, la denotativa consiste en informar del producto u objeto que se intenta vender enseñando sus cualidades y, posteriormente, conseguir que acabe comprando. Por otra parte, la connotativa enseña pautas de conducta asociando el producto con determinadas formas de comportamiento, modas, concepto de belleza o éxito social, laboral, entre otros.

Así mismo, en el lenguaje publicitario se involucran diversos componentes que se apoyan mutuamente. Por un lado está el componente verbal, el cual está formado por un eslogan —compuesto por frases breves, sencillas y fáciles de recordar— que sirve para anunciar el producto. Un ejemplo de eslogan es la frase «¿Te gusta conducir?», de la marca de coches BMW. Por el otro existe el componente visual, en el cual la imagen del producto y sus características (color, tipo de letra) son un componente clave para llamar rápidamente la atención del consumidor. Un ejemplo de componente visual es el muñeco de la marca de neumáticos Michelín.

2.2. Características

La característica principal de un anuncio publicitario para que sea eficaz es ser comunicativo. Por eso se debe tener en cuenta tanto el público al que va dirigido como el canal a través del cual se transmite el mensaje.

La publicidad se puede difundir por varios canales. En un anuncio impreso se juega con la forma, el color o la distribución del espacio, mientras que en un anuncio audiovisual oral tienen mucha importancia los efectos sonoros, la música y el tono de voz.

En cuanto al receptor, para tener resultados óptimos, el mensaje publicitario debe adaptarse al público destinatario. De este modo, se entiende que no se puede utilizar el mismo mensaje para animar a los futuros estudiantes universitarios a matricularse en una universidad concreta que para vender un coche familiar.

Las características que debe reunir un buen anuncio publicitario, siempre adaptándose al receptor, son las siguientes:

  • Debe ser eficaz, claro y fácil de entender.
  • Es muy importante la comunicación visual, es decir, la incorporación de colores e imágenes, a fin de llamar la atención de los destinatarios.
  • El discurso debe atraer la atención para generar interés.
  • Se incluirán elementos persuasivos que generen deseo.
  • Se debe tener en cuenta el tipo de consumidor al que puede ir dirigido el anuncio.

2.3. Estructura

Un anuncio publicitario debe contener los elementos clave para llegar al destinatario de manera satisfactoria. Estos son: un titular, una imagen principal, el texto, un eslogan, una marca y otros aspectos como el contacto o fechas límite.

El titular no es lo mismo que el eslogan, aunque puede llegar a serlo. Por ejemplo, en un anuncio concreto de Nike el eslogan es «Just do it» mientras que el titular es «I am the bullet in the chamber».

El eslogan, como se ha dicho anteriormente, es una frase publicitaria corta y contundente que resume el beneficio del producto. Etimológicamente, la palabra eslogan proviene de las dos palabras gaélicas sluagh y ghairm. La primera significa «multitud», y la segunda «grito». Así pues, un eslogan es un «grito de guerra». Debe ser original para que sea fácil de recordar y debe poder identificarse con el producto y la marca. Algunos otros ejemplos de eslóganes conocidos son (NP: añadiría los dos puntos «:») «Imposible is nothing» de la marca de material deportivo Adidas; «Rexona no te abandona» de la marca de desodorantes Rexona; o «I’m lovin’ it» de la cadena de comida rápida McDonalds.

Una marca es el nombre, el término, el símbolo, el diseño o la combinación de éstos. La finalidad es identificar los productos o servicios de una empresa para diferenciarlos de los de la competencia. Existen muchas marcas del mismo producto, por ejemplo, de material deportivo: Nike, Adidas, Puma, Wilson, Kappa, Reebok, etc.

3. Tipos de anuncios

Hay tres grandes tipos de anuncios propagandísticos:

  1. Los de presentación, que explican las características del producto.
  2. Los de calificación, que explican los beneficios que ofrece el producto.
  3. Los comparativos, que comparan el producto con el de la competencia.

En los anuncios se debe distinguir entre la idea y el tratamiento formal y, en cualquier caso, se tiene que transmitir el mensaje claramente para que pueda ser entendido a simple vista. No se tienen que esconder las intenciones en el texto porque mucha gente no lo lee. Los receptores de los anuncios experimentan, de manera inconsciente, diversas sensaciones. Primero, captan la información y descubren la existencia del producto y sus características. Después, hacen una segunda lectura inconsciente que puede provenir de la composición de las imágenes, de los valores que transmitan y del impacto que nos producen.

4. El lenguaje en los anuncios

4.1. Tipos de estructuras para llamar la atención

En los textos publicitarios predominan ciertas características gramaticales, sintácticas y el uso de figuras retóricas que cumplen con el carácter persuasivo básico de la publicidad.

Generalmente se utilizan pronombres de segunda persona y oraciones imperativas, tales como: «Elijas lo que elijas, elige sentirte bien» (San Miguel, cerveza) o «Haz feliz a alguien» (Coca-Cola, refresco).

En cuanto a las figuras retóricas, también son muy comunes las metáforas «Cómete el mundo» (Snickers, chocolatina); las personificaciones «Andalucía te quiere»; las preguntas retóricas «¿Te gusta conducir?» (BMW); las rimas «Prevenir es vivir» (Cruz Roja); las onomatopeyas «Cuando haces pop ya no hay stop» (Pringles); o los silogismos «Hay cosas que el dinero no puede comprar. Para todo lo demás existe MasterCard «(MasterCard).

5. Síntesis: nueve consejos para redactar un anuncio publicitario eficaz

  1. Tener en cuenta a quien se dirige el anuncio y por qué.
  2. Elegir el mejor beneficio que ofrece el producto (o servicio) a los clientes.
  3. Escribir un encabezamiento que llame la atención de los lectores a simple vista.
  4. Después del encabezamiento, las primeras palabras o líneas son muy importantes, porque los clientes normalmente no lo acaban de leer todo.
  5. Escribir una lista de todas las características del producto (o servicio) y convertirlas en un beneficio para el cliente.
  6. Describir los beneficios para que provoquen ciertas emociones en el receptor.
  7. Los testigos venden: los testigos creíbles de personas reales pueden ayudar a alcanzar los objetivos.
  8. Escribir en un estilo natural, no utilizar lenguaje complicado.
  9. Terminar el anuncio indicando al destinatario que debe hacer (dirección, teléfono, página web, etc.).

6. Ejemplos

Un buen ejemplo de anuncio publicitario es el de la fotografía. Tal y como se puede ver a través de la marca, se trata de un anuncio de Coca-Cola. Un aspecto muy importante en el anuncio es el componente visual, ya que es en lo primero que nos fijamos. En este caso, vemos una chica joven que bebe el producto que se anuncia. El componente visual es uno de los aspectos más importantes del anuncio, ya que es en lo primero en lo que nos fijamos.

En cuanto al componente verbal, lo primero que vemos es el titular («Su calidad es digna de confianza»), el cual está escrito en letras grandes y que captan la atención, porque son fáciles de leer. Este contiene los términos calidad y confianza, que crean simpatía a la audiencia, ya que todo el mundo busca estas dos características en un producto. A continuación encontramos el texto, que contiene palabras como deliciosa, refrescante y, de nuevo, calidad y confianza. Además, en su mensaje afirma que «la sed no pide otra cosa», pues Coca-Cola es un ‘momento refrescante’. Estas cualidades del refresco, que se repiten a lo largo de todo el anuncio, son las que atraen la atención de los compradores y crean deseo porque se juega con algo que todo el mundo tiene, la sed. Para finalizar, dentro del logotipo encontramos una estrategia de atracción al consumidor, que es la forma de imperativo «Tome Coca-Cola bien fría».

Este es otro tipo de anuncio, en el que se presenta un combo familiar. A través del logotipo sabemos que se trata de la marca Wendy’s. Lo primero que vemos es el componente visual, es decir, la imagen. Esta ocupa la mitad del espacio del anuncio, ya que es el principal atrayente para los posibles clientes, ya que es lo que provoca el deseo.

En cuanto al componente verbal, en primer lugar encontramos, la palabra gratis, en letras grandes y visuales. Esta es una estrategia de muchas empresas para atraer satisfactoriamente la atención del consumidor, porque si se compra lo que se anuncia se le regalará, en este caso, una botella grande de Coca-Cola. Otro aspecto importante y que interesa al posible consumidor es el precio, que en este caso está casi en el centro de la imagen y en un tamaño bastante grande, para que pueda ser visto fácilmente. Más abajo explica, en letra más pequeña, todo lo que incluye el combo. Este apartado está en letra más pequeña porque es el menos atractivo para captar la atención. Así pues, lo que interesa es crear deseo de comprar a través de la imagen, del precio y del regalo.

En el siguiente enlace encontrarás un artículo de David Gómez, publicado en el 2014, en el cual se dan diez ejemplos más de mensajes publicitarios eficaces: http://bienpensado.com/10-ejemplos-de-mensajes-publicitarios-efectivos/

7. Bibliografía

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *