Moto G7 power opiniones

El año 2019 ha comenzado bastante fuerte en el segmento inferior del mercado. Por debajo de los 300€ hay decenas de móviles muy competitivos, de ahí que el nuevo Moto G7 Power trate de diferenciarse de una forma muy evidente: por su batería, de 5.000 mAh de capacidad.

¿Lo consigue? Para eso hemos realizado este análisis del Moto G7 Power, para comprobar de primera mano y de forma detallada si cumple a la hora de la verdad, y no sólo en autonomía de batería sino en rendimiento, pantalla, cámara y todos los aspectos que se pueden valorar en un móvil.

Vaya por delante el precio de este dispositivo: 195 euros ahora mismo en Amazon, un precio que lo mete de lleno en la misma franja que los Redmi Note 7 de turno, un rival duro de pelar para cualquiera.

Moto G7 Power Moto G7 Plus Moto G7
Dimensiones 159,4 x 76 x 9,3 mm 157 x 75,3 x 8,3 mm 157 x 75,3 x 8 mm
Peso 193 g 176 g 172 g
Tamaño de pantalla 6,2″
Panel IPS LCD
Resolución 1.570 x 720 px 2.270 x 1.080 px 2.270 x 1.080 px
Puntos por pulgada 279 ppp 405 ppp 405 ppp
Cámara trasera 12 Mpx f/2.0 16 Mpx f/1.7
5 Mpx f/2.2
12 Mpx f/1.8
5 Mpx f/2.2
Cámara frontal 12 Mpx f/2.0 12 Mpx 8 Mpx
Procesador Snapdragon 632 Snapdragon 636 Snapdragon 632
Memoria RAM 4 GB
Almacenamiento 64 GB
Batería 5.000 mAh 3.000 mAh 3.000 mAh
NFC No
Bluetooth
Radio FM
4.2
5.0
4.2
Precio 195 euros 298 euros 249 euros

Contenidos

Galería de fotos del diseño del Moto G7 Power

(25 imágenes)

Eso no tiene por qué significar que no merezca la pena, y es que a estas alturas las diferencias entre móviles en esos precios son escasas, con detalles que hacen que la balanza de compra se incline en un sentido u otro, pero no por mucho.

Nuestra opinión sobre el Moto G7 Power es buena en líneas generales tras la prueba. A continuación vamos analizando área por área qué nos ha parecido este teléfono.

Fiel a la estética de Motorola y con cuerpo de plástico

A estas alturas de 2019, estamos ya acostumbrados a ver móviles de cristal. Es una buena noticia por el aspecto premium que dan a los móviles, pero una malísima por lo frágiles que son. Dependiendo del tipo de usuario que seas, preferirás cristal u otro material.

En el caso del G7 Power, el material elegido es el plástico, y casi podemos decir que se agradece. Es un oasis a día de hoy que aquellos de manos más resbaladizas agradecen, sobre todo porque no se nota negativamente en el peso o la disipación del calor.

Lo primero que notas al echarle el guante a este teléfono es que pesa bastante, 193 gramos, unos 20-30g por encima de lo habitual ahora mismo, aunque esto tiene en gran medida que ver con el peso de la gran batería que monta.

Es grande, y es que con una pantalla de 6,2 pulgadas tienes que serlo, por mucho que exprimas los marcos. No es un móvil apto para bolsillos ni manos pequeñas, y eso se nota porque cuesta llegar con una sola mano a toda la pantalla. Por otra parte, no es algo nuevo sino que se ha hecho común en casi todos los dispositivos.

Llama la atención que el altavoz esté justo junto a la cámara frontal, algo no demasiado habitual, aunque ya lo vimos el año pasado con, por ejemplo, el Huawei P20.

Otra pequeña pega en diseño es que cuesta trabajo acostumbrase a la ubicación del lector de huellas. Está situado en la zona trasera, pero un poco más abajo de lo normal. Durante los primeros días vas a tocar irremediablemente donde no es hasta que te habitúes a forzar un poco el gesto.

El aspecto estético es, como decimos en el titular, fiel al 100% a la esencia de Motorola, con el nombre de la marca bajo la pantalla y la cámara gigante circular tan característica de esta marca.

Una pantalla que funciona mejor de lo que dicen sus especificaciones

Nada más echar un vistazo a las especificaciones técnicas del Moto G7 Power antes del análisis, te haces una idea de lo que te vas a encontrar. Es inevitable repasar estas características para saber más o menos qué terreno pisas, aunque luego la realidad confirma o desmiente las sospechas de quien elabora la prueba.

En este caso podemos afirmar sin duda que el funcionamiento de la pantalla ha superado nuestras expectativas. Sobre el papel es un panel de 6,2″ bastante modesto, de tipo IPS LCD y con resolución HD+.

Así es el brillo por sectores de la pantalla del Moto G7 Power.

No destaca tampoco en puntos por pulgada -sólo 279ppp- ni en proporción pantalla-cuerpo, del 77,6%. Sin embargo, a la hora de la verdad se nota poco la diferencia entre esta pantalla y una Full HD+ de otros móviles de su mismo segmento.

La diferencia real no es tanta. La nitidez es buena, los ángulos de visión también y los colores son bastante intensos. Por ejemplo el azul, el rojo o el amarillo tienen una saturación que resulta agradable ni demasiado alta ni en tonos apagados como ocurre por desgracia en otras pantallas. Eso hace que no hayamos notado un paso atrás viniendo de móviles Full HD+ con >300 puntos por pulgada.

En las siguiente imagen podemos ver cómo se ve este panel desde distintos ángulos:

Así se ve la pantalla del Moto G7 Power desde distintos ángulos.

Además en los Ajustes puedes ajustar manualmente el modo de color, algo que siempre se agradece. Te da a elegir entre color Natural, Mejorado y Saturado, aunque a decir verdad entre el modo «mejorado» y «saturado» la diferencia es imperceptible.

La pega más evidente es que viene con ceja ancha, un tipo de notch que ya se está dejando de usar. De hecho, el Moto G7 no lo tiene y opta por el notch estrecho, menos invasivo.

No se entiende demasiado bien que no se haya apostado por la misma solución para toda la familia Moto G7, dejando la variante Power estancada en un diseño de pantalla que parece poco a poco superado.

No es Android One, pero casi: a un paso de la perfección

Poco a poco los usuarios se van acostumbrando a Android One, la versión más «limpia» de Android, la que equipan por ejemplo los Xiaomi Mi A2. Sin aplicaciones preinstaladas ni procesos de sobra, funcionan más rápido porque simplemente eliminan todo aquello que no es imprescindible, y luego que el usuario decida.

En este caso, uno de los aspectos positivos que hemos encontrado en esta review del Moto G7 Power es que no es Android One, pero se parece mucho. Lenovo y Motorola han tratado de invadir lo menos posible el sistema operativo, absteniéndose de llenarlo de aplicaciones de fabricante.

Sólo han incluido algunos widgets y un menú Moto en los Ajustes para acciones automatizadas, nada más. Quizás por eso la fluidez de la interfaz es perfecta en todo momento.

Las aplicaciones que hay son las de Google: su teléfono, sus contactos, Google Photos como Galería y todo lo habitual. Si quieres algo más, eres totalmente libre de instalarlo.

Lo que se echa en falta, y he aquí el único impedimento en software, es la navegación por gestos. En Android 9.0 Pie ya es posible, la versión que trae este teléfono, pero por algún motivo no ha sido habilitada. Sí que puedes activar la llamada «Navegación por un botón», bastante menos intuitiva. Consiste en deslizar el botón home a la izquierda para retroceder y mover hacia arriba para el al escritorio.

Los 5 mejores launcher de Android que puedes descargar

Un detalle que nos ha gustado bastante es que en Ajustes > Pantalla puedes activar el modo oscuro para toda la interfaz del teléfono.

Desbloqueo facial básico

El Moto G7 Power tiene desbloqueo facial, aunque ciertamente hay que decir que los hemos probado mejores. Es rápido, pero no siempre acierta y tiene muchísimas dificultades cuando vas andando o falta luz.

El problema es que se trata de un desbloqueo facial que toma una imagen de tu rostro como referencia con su única cámara frontal y luego la compara en tiempo real con tu cara. Esto hace que sea bastante menos seguro que el desbloqueo por infrarrojos, el que usa el FaceID de Apple y algunos móviles Huawei y Xiaomi. En su caso, lo que hace es proyectar una señal infrarroja que detecta los relieves de tu cara y los compara con los datos almacenados. De esta forma es imposible engañarlo con una simple foto.

Es el motivo por el que tampoco funciona en la oscuridad, y es que simplemente su cámara no puede detectar tu rostro si no hay suficiente luz.

En combinación con el desbloqueo por huella dactilar ofrece todo lo que necesitas, y es que no se le puede exigir un desbloqueo por IR, bastante costoso ahora mismo.

Rendimiento equivalente a otros chips en el día a día

Snapdragon 632 por primera vez en este móvil y otros de su misma familia, una oportunidad para valorar un procesador que un poco por debajo del 636 y el 660, dos chips que han funcionado muy bien hasta ahora.

Hace pocos cambios con respecto a Snapdragon 636, un procesador eficiente y que proporciona buena fluidez. En este caso, el Moto G7 Power exprime bien su flamante procesador, que se puede decir que rinde de forma que nada tiene que envidiar en el día a día a Snapdragon 660, por lo que podemos valorar con nuestra propia experiencia.

Es cierto que a estos niveles las diferencias en rendimiento son milimétricas. En el día a día no se aprecia diferencia alguna con otros chips de esta gama, ni siquiera con Kirin 710 de Huawei. Nada de lag ni ralentizaciones y fluidez perfecta en todo momento. Realmente es todo lo que se puede pedir.

Cierto es que a nivel gráfico su GPU Adreno 506 tiene problemas con juegos como PUBG o Arena of Valor. Debes jugar con gráficos intermedios porque simplemente no puede procesar sus gráficos, aunque eso no te impide jugar. Además sí que hace una cosa bien: apenas se caliente, y eso que el plástico no es el mejor material en este sentido.

A menos que seas gamer o tengas necesidades muy específicas en cuanto a potencia, el Moto G7 Power merece la pena en este sentido. Con sus 4 GB de RAM y 64 GB de almacenamiento incluso cumple sobradamente en memoria.

¿La mejor autonomía del mercado? Es posible, y se agradece

En este análisis del Moto G7 Power la batería es un punto fundamental. Que se apellide «Power» no es casualidad, y es que para la marca es el caballo de batalla con el que quiere atraer a usuarios, y la verdad es que cumple con lo prometido en el eslogan en el que promete batería «para días».

Con 5.000 mAh de capacidad, la verdad es que esperábamos un buen desempeño, pero ha superado las expectativas. Este móvil nos ha llegado a dar hasta ocho horas de pantalla, y hablamos de un uso con aplicaciones de vídeo y redes sociales de por medio, que ya de por sí suelen consumir bastante.

Es un muy buen dato que se traduce en dos días o dos días y medio de autonomía, muchísimo más de lo que se estila ahora en el mercado. Además, el consumo es equilibrado. En otros móviles se nota que al jugar o abrir aplicaciones que consumen datos constantemente la batería cae rápidamente. En este caso no ocurre y se mantiene más o menos constante.

Por otra parte, y esto también ayuda a marcar la diferencia: tiene carga rápida, pero ¿cómo de rápida? En una carga completa se toma aproximadamente 125 minutos, una cifra que está bastante bien si tenemos en cuenta que son 5.000 mAh lo que hay que cargar. Para hacernos una idea, el Honor 8X tarda lo mismo en cargar sus 3.750 mAh.

Eso sí, tarda un poco más de lo normal en arrancar y coger velocidad que otras tecnologías. Para llegar al 50% de carga toma 50 minutos aunque tenemos que tener en cuenta que este 50% sería mucha más cantidad de batería que un 50% de modelos con 3000mAh, por ejemplo.

Jack de auriculares y USB Tipo C, pero con una ausencia marcada

En este apartado de conectividad, hemos querido comenzar por la principal ausencia, la del chip NFC. Eso significa que con este móvil no podrás hacer pagos móviles, algo a lo que cuesta trabajo desacostumbrarse una vez que empiezas.

Tampoco tiene WiFi AC, y eso es una mala noticia, aunque sí te puedes conectar a redes de 5 GHz, más rápidas que las de 2,4 GHz.

Este apartado es importante porque cualquier resbalón en él es decisivo: si un usuario quiere NFC el no tenerlo te descarta automáticamente, aunque por el momento pocos móviles por debajo de los 200 euros han reunido NFC, USB C y WiFi AC.

No se puede decir que no sea un mal móvil en conectividad, aunque sí deja pasar el tren de los pagos móviles, una prestación que le habría catapultado en el ranking de compra de la mayor parte de sus potenciales compradores.

Fotos realizadas con la cámara del Moto G7 Power

(23 imágenes)

A la hora de crear un móvil, todas las marcas tienen que decidir a qué quieren dar prioridad. Salvo en la gama alta premium, la que se acerca a los 1.000 euros o lo supera, todos los demás dispositivos tienen que renunciar a algo.

Uno de los elementos más caro es la cámara. Si es buena, normalmente dispara el precio del teléfono.

En este caso, la cámara del Moto G7 Power es más que decente para el precio que tiene y cumple al 100% tratándose de una sola lente de 12 Mpx. No tiene nada que envidiar a otros móviles de precio similar, salvo de noche. Son las fotos nocturnas su auténtico talón de Aquiles, además de ciertos problemas con el modo retrato.

En este enlace puedes ver todas las fotos en resolución original y sin comprimir.

En líneas generales, sus fotos cumplen cuando hay buena iluminación, sobre todo en color y textura. No tiene modo IA pero en modo automático capta perfectamente todos los detalles, aunque si lo prefieres puedes activar el modo manual.

Se le pueden poner pocas pegas en condiciones óptimas. Quizás las dificultades que tiene para enfocar objetos cercanos, incluso si lo intentas manipulando el macro en modo manual, pero nada más.

La cosa cambia cuando usas su cámara trasera en condiciones de poca luz. Salen demasiado oscuras o muy lavadas si manipulas manualmente el brillo, y tampoco tiene método nocturno específico, así que no hay más que conformarse. Con una apertura de f/2.0 no se podía esperar muchísimo más.

Modo retrato: decente por delante, demasiado artificial por detrás

Con una única lente trasera, es complicado que un móvil haga fotos en modo retrato de forma destacada. Los Google Pixel lo logran, pero gracias a un software que no está al alcance de nadie más que de Google.

El Moto G7 Power no llega a tanto, y por eso sus fotos en modo retrato a una tercera persona quedan excesivamente artificiales. Se nota que el desenfoque ha sido realizado interpretando qué es segundo y primer plano, vía software y no muy refinado.

En algunas de las imágenes que compartimos en este apartado se puede ver cómo la cámara tiene auténticos problemas para resolver contornos y decidir qué debe desenfocar y qué no.

En selfies la cosa mejora un poco. Con una lente de 8 Mpx y f/2.2 de apertura se las apaña para resolver mejor las imágenes, que sí quedan a la altura de lo que cabría esperar en un móvil de gama media.

Comparativa de foto con y sin modo retrato en el Moto G7 Power

Conclusión: una buena compra si buscas sobre todo autonomía

Muchas cosas son las que hay que valorar a la hora de comprar un móvil, pero fuera de toda duda si lo que buscas es una batería de larga duración, este Moto G7 Power no te decepcionará.

Lo positivo es que, más allá de buena autonomía, ofrece buena fluidez y unas fotos decentes. Estamos acostumbrados a que cuando un móvil de gama media o de entrada se enfoca en la batería, lo hace dejando muy de lado el resto de características. Aquí no ocurre, y eso es bueno.

Durante el tiempo un servidor se ha tomado para elaborar este análisis del Moto G7 Power, la comodidad ha sido la tónica. Nada de lentitud, y eso se agradece bastante. Además te olvidas de tener que llevar el cargador encima si sales de casa o vas al trabajo.

  • desde 129,00 €

    Ver oferta

  • desde 158,99 €

    Ver oferta

Por los 195 euros que cuesta quizás puedes encontrar otros móviles con mejor cámara o pantalla, pero muy pocos con mejor rendimiento, algo que sumado a la batería para más de dos días lo convierte en un móvil de notable.

Nos ha sorprendido muy positivamente no sólo su autonomía sino su rendimiento, y es que quizás Snapdragon 632 no es el chip más potente de Qualcomm, aunque habida cuenta de lo que hemos podido probar y tocar, cumple de forma más que notable.

Análisis del Moto G7 Power: vuelta a los orígenes con una batería nuclear

Parece que fue ayer cuando un pequeño dispositivo puso patas arriba toda la industria móvil. Hablamos del Moto G original, la piedra Rosetta de cómo un smartphone asequible podía ofrecer una gran experiencia de uso sin romper la hucha. Ya estamos en 2019 y la familia G llega a su séptima generación.

Esta última generación ha llegado con cuatro sabores disponibles. Moto G7, Plus, Play o Power, siendo el protagonista de nuestro análisis el último de todos. Un dispositivo que, sobre el papel, es el más fiel a lo que un día representaba la familia Moto G, pero con algún añadido interesante.

La gran baza de esta versión es su enorme batería de 5000 mAh, alrededor de la cual gira el resto del nuevo Moto G7 Power. Es la gran diferencia respecto a las demás versiones del nuevo Moto G y el elemento que lo hace diferenciarse de sus rivales de gama.

Características del Motorola G7 Power

Leyendo las especificaciones del nuevo Moto G7 Power podemos ver que en goza de un equilibrio que brilla con luz propia, pero sin deslumbrarnos. Marcando casi todas las casillas de aquello que los usuarios podemos necesitar en el día a día.

  • Cuerpo
    • Dimensiones: 159,4 x 76 x 9,3 mm
    • Peso: 193 gramos
    • Colores: Negro, Azul y Violeta
  • Pantalla
    • Tipo: LTPS IPS LCD
    • Tamaño: 6.2 pulgadas
    • Resolución: 720 x 1570 | 19,5:9
  • Características principales
    • Procesador: Qualcomm Snapdragon 632
      • Octa-core 4 x 1.8 GHz Kyro 250 Gold + 4 x 1.8 GHz Kyro 250 Silver
    • GPU: Adreno 508
    • Sistema operativo: Android 9.0 Pie
  • Memoria
    • Interna: 64 GB + 4 GB RAM
    • MicroSD: Hasta 512 GB
  • Cámaras
    • Trasera: 12 MPX f/2.0 PDAF
    • Delantera: 8 MPX f/2.2
  • Conectividad
    • WiFi 802.11b/g/n
    • Bluetooth 4.2
    • A-GPS | GLONASS
    • Radio FM
    • USB 2.0 Tipo C
  • Sensores
    • Lector de huellas trasero
    • Acelerómetro, giroscopio, sensor de proximidad y brújula -depende del país-
  • Batería
    • 5000 mAh Li-Po
    • Carga rápida: Si | Turbo Power

Hay tres aspectos que destacan sobre los demás: el peso del dispositivo, su pantalla y la anteriormente mencionada batería de 5000 mAh. También encontramos la fiabilidad del Snapdragon 632 y la última versión de Android, detalles que nos dan una idea de lo que este nuevo Moto G7 Power quiere proponernos. ¿Será algo más que una enorme batería? ¡Veámoslo!

Un diseño sin sorpresas

A los pocos segundos de tener el nuevo Moto G7 Power en nuestras manos llegamos a dos conclusiones. La primera, sus 193 gramos de peso se notan al sostenerlo. Es el pequeño precio que pagar para tener su enorme batería, lo bueno es que no es nada dramático y pasados unos minutos nos olvidaremos.

Nuestra segunda conclusión es que su diseño nos suena, es una cara familiar que llevamos años viendo. En el nuevo Moto G7 Power tenemos la esencia de lo que supone ser un Moto G, líneas suaves y sin estridencias. Prescindiendo del metal o cristal, apostando por el plástico.

Un plástico que cuenta con un acabado brillante al que le encanta atrapar huellas y arañazos. además de resultar algo resbaladizo en determinadas superficies. No es casualidad la inclusión de una funda protectora con el dispositivo, la cual recomendamos usar desde el primer minuto.

Entrando en detalle, en su trasera nos encontramos con el logo de Motorola que hace las veces de lector de huellas. Y justo encima, el conjunto de cámara y flash led envueltos en una circunferencia que los hace destacar dentro de el sencillo diseño del nuevo Moto G7 Power.

Ya en el borde del smartphone, con un grosor de otra época fruto de la batería, el nuevo Moto G sigue destilando sencillez. Uno de los micrófonos y el jack de audio situados en la zona superior. El segundo de los micrófonos, junto con el puerto USB 2.0 Tipo C en la zona inferior.

Pasando al lateral izquierdo encontramos la bandeja de la MicroSD y SIM. Dejando el lado derecho, y a una altura muy adecuada para su uso en el día a día, los botones de volumen y encendido, los cuales transmiten solidez al pulsarlos.

Situándonos en el frontal tenemos la gran pantalla de 6,2 pulgadas y relación de aspecto 19,5:9 que hace uso del tradicional notch. Un lugar donde habitan la cámara frontal, el sensor de proximidad y el auricular que hace las veces de altavoz.

Este nuevo Moto G7 Power es un dispositivo que tiene presencia y lo notaremos al usarlo o llevarlo en nuestro bolsillo. Su diseño funciona y resulta sorprendentemente cómodo al agarrarlo, junto a un diseño envuelto en un halo de discreción y sencillez.

El Moto G7 Power es el que mejor mantiene la esencia de un Moto G

Hardware sólido

Hemos llegado a uno de los puntos donde el nuevo Moto G7 Power no muestra fisura alguna: usa un Snapdragon 632 que ofrece un perfecto equilibrio entre rendimiento y consumo energético.Proporciona un compromiso a largo plazo de que tendremos potencia si la necesitamos.

Al compromiso también contribuye la cantidad de memoria RAM, elevando la cifra hasta los 4 GB de memoria; permitiéndonos la ejecución de un gran número de aplicaciones y ofreciendo una experiencia de uso muy satisfactoria en el día a día. Ponen la guinda al pastel los 64 GB de almacenamiento.

Si unimos este hardware a un sistema Android limpio, con pequeños detalles de Motorola, obtenemos un desempeño fluido tanto en la interfaz como en la ejecución de aplicaciones o juegos. Poniendo en las manos de sus usuarios una experiencia reservada, hasta hace poco, a quien poseía un Nexus o Pixel.

Entrando en la faceta más lúdica del nuevo Moto G7 Power, los resultados obtenidos han sido bastante satisfactorios en juegos; pudiendo disfrutar de clásicos como Street of Rage 2 o trepidantes carreras en Asphalt 9 en su nivel más alto de gráficos. Parte del mérito de este gran desempeño es el uso de una resolución de 720p.

Quizá el nuevo Moto G7 Power no tenga unas especificaciones deslumbrantes, que tampoco es su objetivo, pero sí tiene un conjunto bien equilibrado y solvente. La gran combinación con el software de Motorola hace que, en una prueba a ciegas, pocos notarían la diferencia entre el SoC del Motorola respecto a sus rivales ligeramente más potentes.

Gran pantalla, pequeña resolución

Desde la aparición de los formatos de pantalla, alejados de los 16:9 hasta ahora tradicionales, hemos disfrutado de pantallas grandes en dispositivos más o menos compactos. Y el nuevo Moto G7 Power no es una excepción ya que goza de una pantalla de 6,2 pulgadas con relación de aspecto 19,5:9 unida a un notch.

En el aspecto donde esta gran pantalla no destaca es en su resolución, quedándose en unos discretos 1570 x 720. Una elección que beneficia y perjudica al dispositivo en partes iguales. Gracias al uso de dicha resolución nos beneficiamos de un menor gasto energético, aumentando si se puede aún más la autonomía.

Pero por el otro lado, un panel de 6,2 pulgadas usando una resolución de 720p es un conjunto un tanto descompensado. La nitidez de los textos en pantalla se sitúa en lo mínimo exigido a día de hoy, no siendo un problema demasiado importante en el día a día. Sin embargo, en algunos juegos se notan texturas y textos un tanto borrosos.

Visualizando vídeos también se aprecia el uso de una resolución demasiado justa, aunque aquí entra más el ojo de cada usuario y pasará inadvertida para la gran mayoría. El haber optado por una resolución de 1080p le habría sentado genial al nuevo Moto G7 Power; y con su enorme batería no supondría una merma notable en la autonomía.

Sin embargo, no hay que llevarse a engaños: la pantalla del Moto G7 Power tiene algunas medallas que otorgarse. Una de ellas es un brillo en exteriores que facilita su uso a plena luz del sol; además de una gestión del brillo automático que responde a la situación en la que estemos.

La otra medalla que podemos adjudicarle es la buena representación de colores. No encontraremos excesiva saturación o una representación de la imagen artificial, en gran medida es fiel a la realidad. Y además disponemos de tres ajustes para la misma, por lo que se adaptará a todo tipo de gustos.

La pantalla es uno de los elementos donde Motorola ahorra un poco

Hablando de ajustes, el software incorpora diversas ayudas para los que les suponga un reto usar una pantalla de 6,2 pulgadas. Detalles que se agradecen como poder desplegar la barra de notificaciones al deslizar el dedo por el centro de la pantalla o el modo que nos permite usar el dispositivo con una mano.

Uniendo todos estos aspectos, la pantalla del nuevo Moto G7 Power cumple lo justo y necesario. ¿Sería mejor si hubieran usado una pantalla 1080p? Lógicamente sí, pero sabemos que la protagonista de esta versión no es la pantalla, sino la batería. Al menos su brillo y representación de colores compensan en parte la pequeña carencia de la resolución.

La batería, hasta el infinito y más allá

Hemos llegado a la piedra angular del nuevo Moto G7 Power, su enorme batería de 5000 mAh. Y sí, Motorola ha incorporado la carga rápida para poder disponer de tal cantidad de energía en un tiempo moderado. Este sencillo conjunto de características hacen del nuevo Moto G un smartphone especial.

Poder usar el dispositivo durante horas y olvidarnos de necesitar un enchufe es una sensación que muy pocos smartphones pueden transmitir a sus usuarios. Disponer del 50% de batería en unos 40 minutos, y una carga completa sobre las 2 horas, se agradecen ante tal despliegue energético. Sin embargo, donde sus cifras nos impresionan más es en su autonomía.

Empezaremos por las impresionantes 17 horas 22 minutos de horas de pantalla, todas ellas haciendo un uso sin miramientos del teléfono; junto con una independencia de un enchufe de nada más y nada menos 3 días. Datos tomados al llegar al 15% de batería, por lo que podríamos exprimir aún más la experiencia.

Durante todo ese tiempo hemos navegado por internet, jugado a juegos exigentes como Asphalt 9, establecido relaciones cibernéticas humanas usando Telegram y surfeado por las novedades de Instagram. ¿Os parece poco? Pues además hemos disfrutado de varias horas de videos usando YouTube o Amazon Prime Video. ¿No os satisface aún? Añadamos largas sesiones de Spotify y de escuchar nuestros podcast preferidos.

El conejo de Duracell se jubilará dos veces antes de que la batería del Moto G7 Power se agote

Querer agotar la batería del nuevo Moto G7 Power puede ser desesperante, irónicamente todos los que tengas a tu alrededor estarán desesperados justo por todo lo contrario, el no quedarse sin batería lejos de un enchufe. Si hacemos un uso más mundano y moderado, los números que obtenemos se salen de las tablas establecidas.

Aspectos como su software optimizado, la buena gestión de la energía del Snapdragon 632 o una resolución de pantalla por debajo de lo normal también ayudan. Pero está claro que cuando en Motorola llamaron a esta versión del Moto G7 con la denominación Power, no es un simple movimiento de marketing. Lo que se espera de él lo cumple de una manera más que solvente.

Sonido y conexiones, cumpliendo con lo necesario

Hasta ahora el nuevo Moto G7 Power ha sabido conquistarnos de una manera equilibrada, sin embargo en el apartado sonoro encontramos algunas discrepancias que no nos han convencido del todo. Agradecemos la presencia del jack de audio y la radio FM, pero no es suficiente.

Sorprende en un dispositivo de generosas dimensiones la ausencia de unos altavoces o, al menos, un altavoz. Por mucho que busquemos en su carcasa no lo encontraremos como tal ya que el encargado de hacer esa tarea es el auricular del dispositivo. Cumple su papel de una manera más que meritoria, pero en ocasiones se nota que no está diseñado para este trabajo.

Mejor experiencia obtenemos haciendo uso de los auriculares, obteniendo un sonido nítido y limpio. Echamos en falta algún ajuste personalizado para el sonido o un ecualizador, algo que resulta un poco extraño ya que en otros aspectos del teléfono Motorola sí ha añadido pequeños ajustes a su software.

Otro apartado en el que notamos que Motorola ha «ahorrado» esfuerzos en el nuevo Moto G7 Power es en el de las conexiones, no por falta de ellas sino por la elección de algunas. Destacamos la presencia del puerto USB 2.0 Tipo C, pero no entendemos la ausencia del WiFi 802.11ac quedándose en el veterano 802.11b/g/n.

En la conexión bluetooth también nos encontramos con un pequeño recorte, teniendo que conformarnos con la versión 4.2 del protocolo. Hasta ahora estos pequeños recortes en las especificaciones pueden ser pasables, al menos para la mayoría de usuarios, pero la ausencia del NFC nos ha sorprendido.

Disponemos de un lector de huellas que funciona muy bien, pero la presencia de la tecnología NFC que nos posibilita los pagos móviles viene determinada por el mercado de destino del Moto G7 Power. Por lo que parece, en España no hemos sido agraciados.

El software de Motorola, una de cal y otra de arena

Llegamos a uno de los apartados en los que Motorola brillaba con luz propia hasta no hace demasiado, el software. Especialmente desde su adquisición por parte de Google, los Motorola que surgieron de dicha unión ofrecían una experiencia de uso muy similar a lo que obteníamos en un Nexus.

Sin embargo, llegó el día en el que Google se deshizo de Motorola, que quedó en manos de Lenovo. Durante un tiempo contuvimos la respiración, esperando algún movimiento por parte de Lenovo en este aspecto, pero sorprendentemente se mantuvo la filosofía heredada de Google. Una experiencia de Android limpia, fluida y con actualizaciones más o menos al día.

Una situación que poco a poco ha ido a peor, siendo Motorola en uno de los fabricantes que peor lleva el ritmo de actualizaciones. No solo de sistema, sino de los parches de seguridad; y eso resta muchos puntos a la experiencia de usuario. Más teniendo en cuenta que sus rivales sí mantienen un ritmo más constante de las mismas o han decidido optar por Android One.

Solo el tiempo nos dirá si el nuevo Moto G7 Power y sus diferentes variantes recuperarán esa característica tan querida por todos. Al menos disponemos de Android 9.0 Pie, aunque el parche de seguridad data de diciembre de 2018. Esperamos un cambio radical en este aspecto por parte de la gran M. Por otro lado, los pequeños añadidos al sistema sí están presentes.

Tener un sello de identidad que te diferencia de los demás siempre es muy positivo, tanto para la marca como para sus usuarios. Y el nuevo Moto G7 Power lo luce con orgullo. Pese a ser un sistema Android muy puro, nos encontramos con pequeños detalles aquí y allí que suman positivamente a la experiencia en el día a día.

Más allá del acceso rápido a la cámara pulsando dos veces el botón de encendido, o deslizar por el sensor de huellas para desplegar la barra de notificaciones, este nuevo Moto G incorpora algunos trucos escondidos en la chistera. Hablamos de las llamadas Acciones Moto:

  • Levantar para desbloquear: Al levantarlo mirando la pantalla desbloqueamos el teléfono.
  • Controles multimedia: Con la pantalla apagada, los botones de volumen nos permiten cambiar de canción.
  • Editor de capturas de pantalla: Al realizar una captura podremos editarla inmediatamente.
  • Capturas con tres dedos: Deslizando con tres dedos por la pantalla realizará una captura de pantalla.
  • Navegación con un botón: Nos permite hacer uso de la barra de navegación de Android Pie.
  • Linterna rápida: Agitando el dispositivo dos veces encendemos la linterna.
  • Captura rápida: Volteando el teléfono rápidamente accedemos a la cámara de fotos.
  • Deslizar para reducir: Gracias a este gesto activaremos el modo para una mano.
  • Coger para silenciar: Al coger el teléfono pasará a modo vibración.
  • Girar para No molestar: Si colocamos boca abajo el smartphone, entrará en el modo No molestar.

Puede que para algunos usuarios estas acciones sean un mero añadido, puede que para otros sean muy útiles, pero lo que no podemos negar es que aportan valor a la experiencia de uso del nuevo Moto G7 Power. Muchos fabricantes y la propia Google debería de tomar nota de estos añadidos. Qué pena lo de las actualizaciones…

A lo largo de nuestro análisis hemos hecho mención a ello, pero nunca está de más recalcarlo: la experiencia usando el nuevo Moto G7 Power es realmente satisfactoria. La interfaz se mueve con total fluidez, sin retardos ni nada extraño, lo que podríamos llamar toda una experiencia Pixel.

Este nuevo Moto G7 Power viene con las aplicaciones mínimas e imprescindibles tras encenderlo por primera vez. No nos encontraremos apps que no valen para nada o que están repetidas con las propias de Google. Lo que instalemos en el dispositivo será única y exclusivamente responsabilidad nuestra. Se agradece no tener que estar desinstalando lo que no deseamos nada más encenderlo.

La fotografía, una sorpresa agradable

Debo ser sincero, no esperaba demasiado en este apartado. El nuevo Moto G7 Power tiene su piedra angular en su autonomía, por lo que el resto de aspectos técnicos deberían de quedar en un segundo plano. Algo que hemos visto en la pantalla, por ejemplo.

Por lo que mis expectativas estaban a un nivel discreto, esperando una experiencia fotográfica que cumpla sin más. Sin embargo, sabiendo las limitaciones obvias de su gama, me ha sorprendido gratamente en este apartado. Empezando por un software que pone a disposición del usuario una variedad de ajustes interesantes.

Junto al modo normal disponemos del modo manual, panorámica o la aplicación de filtros en directo. También encontramos los ya habituales modos de grabación en cámara lenta o rápida. Destacamos el modo cinemagrafía que nos permite hacer una foto con movimiento.

Una de las sorpresas que nos tiene guardadas este nuevo Moto G7 Power es la posibilidad de hacer fotos en RAW, algo que es poco habitual en sus competidores e incluso en modelos de gamas superiores. No es una opción para todos, pero siempre viene bien tenerlo disponible.

Ya sabemos que el software es el complemento del hardware, y en el nuevo Moto G7 Power encontramos una elección sencilla. Un único sensor, nada de dobles sensores o sensores de profundidad, aquí nos encontraremos una configuración de otra época. Pero que sea de otra época no quiere decir que sea una mala opción.

En entornos luminosos el nuevo Moto G7 Power ofrece unos resultados muy satisfactorios, sobretodo en el modo HDR que exprime el sensor de 12 megapíxeles del que disponemos. Las fotografías gozan de buen detalle y una representación de colores adecuada. Posicionándolo por encima de bastantes de sus rivales.

Otra historia es en situaciones de poca iluminación, aquí se le notan más las vergüenzas al nuevo Moto G7 Power. En la gran mayoría nos encontraremos resultados un poco pasteleados y faltos de detalle, sin embargo el nuevo Moto G tiene un as escondido, el modo RAW.

Al usar este modo prescindimos del procesado de la imagen, obteniendo la información tal cual la capta el sensor de la cámara. La ganancia que obtenemos no es abismal, pero sí la suficiente para exprimir esos megapíxeles un poco más en situaciones de poca luz. Unido a una aplicación como Lightroom Mobile o Snapseed, podemos disfrutar de la fotografía en más detalle.

Lógicamente existen dispositivos que están por encima en el aspecto fotográfico del nuevo Moto G7 Power, pero también es verdad que hay muchos que se sitúan por debajo. Hay que ser conscientes de las limitaciones de las que dispone, pero al precio del nuevo Moto G obtenemos más de lo que se podía esperar.

Motorola G7 Power, un todoterreno para el día a día

Desde su adquisición por Lenovo, esta nueva Motorola ha ido perdiendo poco a poco y de manera silenciosa ese «prestigio» de ser la opción a recomendar. Hoy en día la respuesta a un smartphone asequible y que ofrezca una gran experiencia de usuario no es un Moto G.

La irrupción de marcas como Xiaomi tampoco ha ayudado, y en el fondo todos estamos esperando una reacción para que Motorola vuelva a ser lo que era. ¿Es este Moto G7 Power la primera piedra del resurgimiento? Podría serlo, desde luego argumentos hay para pensarlo.

Una batería inacabable, un rendimiento y experiencia de uso en el día a día exquisita, sin olvidarnos de la sorprendente solvencia fotográfica que nos ofrece. Pero, como mencionamos anteriormente, solo al largo plazo veremos si están a la altura en las actualizaciones o quedará en el olvido como tantos otros.

Lo que lleva a preguntarnos: ¿para quién va dirigido el nuevo Moto G7 Power? Obviamente para quien necesite una autonomía a prueba de todo, ese es su principal reclamo. En los demás aspectos el nuevo Moto G es un smartphone que no brilla en nada, pero tampoco falla en nada. Mantiene un equilibrio que lo convierte en un smartphone para el día a día.

El nuevo Moto G7 Power es ideal para personas mayores, adolescentes o quien necesite algo fiable a largo plazo

Si eres de los que buscan algo más en un smartphone, el nuevo Moto G7 Power no es para ti y existen otras opciones disponibles. Pero si eres de los que quieren gastarse un precio razonable en un smartphone, y tener la confianza de que estará a la altura de tus necesidades, es un teléfono a tener en cuenta.

El nuevo Motorola G7 Power lo puedes adquirir en Amazon.es por 209€

Review del Moto G7 Power: Autonomía por sobre todas las cosas [FW Labs]

No podemos negar que la gama Moto G ya es un clásico en el mundo de la tecnología móvil. Desde el año 2013 que la compañía, ahora en manos de Lenovo, nos viene presentando cada año la renovación de su simbólico modelo.

Es por esto que ahora presentamos la revisión completa de la renovación del modelo G para este año 2019, en particular el G7 Power, el cual pertenece a una familia de 4 dispositivos los cuales vienen a mejorar lo ya hecho por la marca. A continuación te dejamos las especificaciones del dispositivo.

  • Pantalla de 6,2 pulgadas IPS Resolución 1.512 x 720 píxeles
  • Dimensión y peso 159,4 x 76 x 9,3 mm, 193 gramos
  • Procesador Snapdragon 632
  • Gráfica Adreno 506
  • 4GB de RAM
  • Almacenamiento 64 GB (ampliable a 256 GB con MicroSD)
  • Cámara trasera 12 megapíxeles f/2.0, PDAF, flash LED
  • Cámara Frontal 8 megapíxeles f/2.2
  • Batería 5.000 mAh con Turbo Charge
  • Software Android 9 Pie
  • Lector de huellas, radio FM, USB tipo-C 2.0, jack de auriculares de 3,5 mm Bluetooth 5.0
  • Precio CLP $200.000

Diseño

El equipo se presenta con un tamaño bastante grande en esta ocasión. Con casi 16 centímetros de largo y 8 centímetros de ancho, su alargado cuerpo robusto hará que este no pase desapercibido al ojo de los demás. El dispositivo pesa 193 gramos, situación que puede parecerte un poco chocante, pero que en el día a día no te será de gran molestia debido a que el teléfono se siente estilizado en lineas general.

Por el tamaño que tiene, uno esperaría que su peso superara con creces los 200 gramos, cosa que no es así, bien Motorola en este apartado.

Continuando con el análisis del diseño, los bordes curvados y la presencia de un notch bastante grande en su pantalla, son lo primero que observaremos al mirar la parte frontal. La pantalla viene recubierta por un cristal Gorilla Glass 3, el cual nos entrega una sensación de gran firmeza, por lo menos al simple tacto. En la parte trasera también nos encontramos con una superficie de cristal, lo cual le da bastante elegancia al teléfono pero que al tacto el material se siente más plástico que cristal. En la “M” del logo de la marca está ubicado su lector de huellas.

Destacar además que el móvil cuenta con el conector para audífonos en la parte superior, algo raro en estos días. En la parte inferior encontraremos el conector USB tipo C más un micrófono de cancelación de ruido. El dispositivo se siente cómodo a la mano a pesar de su tamaño, eso sí, ideal utilizarlo con la carcasa transparente de silicona que trae en la caja, ya que así evitarás dolorosas caídas del móvil, ya que es bastante resbaladizo.

No pasar por alto la sensación de robustez y firmeza que se siente con el dispositivo al tenerlo en la mano, esto ayudado por unos bordes de aluminio en los costados, los cuales le otorgan una sensación muy agradable para estos teléfonos de gran tamaño.

En general el Moto G7 Power se siente bien construido y los usuarios deberán quedar conformes con ello. La pantalla HD+ de 6.2 pulgadas con una relación 19:9 ¿cumple?, sí, pero no es el punto fuerte del dispositivo, ya que considero que por su tamaño lo mínimo es un panel con resolución FullHD+. Sin embargo, la reproducción de colores y el rendimiento del panel es bueno en general para el tipo de pantalla LCD que incorpora.

Rendimiento

El lector de huellas está ubicado en la parte trasera, siendo con el reconocimiento facial los dos sistemas de seguridad que incorpora este teléfono. Sinceramente, el lector es uno de los más rápidos que he tenido la oportunidad de probar, responde en casi toda las ocasiones y su uso es reconfortante. El reconocimiento facial también responde bien, pero durante la noche noté que le costó un poco más realizar la identificación del rostro, pero en líneas generales cumple.

Llegamos a uno de los apartados más destacados en este móvil, su batería. El Moto G7 Power integra una batería de 5000 mph, la cual nos entrega una autonomía sencillamente espectacular, llegando a obtener sin problemas 2 días completos de uso aportándome un total de 15 horas de pantalla, sinceramente algo que me encantó y que puede ser quizás el punto más diferencial para que los usuarios puedan optar por este dispositivo. Es más, para una persona que no le da un uso extremo al dispositivo, me atrevo a decir que este móvil fácil podrá dar 4 o 5 días sin necesidad de cargarlo.

Destacar además el sistema de carga rápida TurboPower integrada por Motorola en esta ocasión, la cual logró cargar el dispositivo completo en menos de dos horas. Todos estos detalles con respecto a la experiencia en general, hacen que esta batería destaque sobre el resto.

El dispositivo cuenta con el desconocido procesador Snapdragon 632 de ocho nucleos a 1,8 MHz. ¿Cumple? Sí, el procesador funciona bastante bien en líneas generales, ofreciendo un uso de aplicaciones y multitarea eficaz y rápido si lo englobamos en la gama de dispositivo que es. Todo esto sumado a la experiencia de Android 9 Pie con 4GB de RAM, hace que el rendimiento responda bien con el uso de aplicaciones del día a día, consumo multimedia y juegos en general.

Este último apartado también es para destacar, debido a la gran batería que posee, sumada a un procesador solvente y una pantalla de gran tamaño, crean un ecosistema perfecto para utilizar el teléfono para jugar largas horas, debido en gran parte a su autonomía.

Por otro lado, el almacenamiento está bastante bien, ya que con 64 GB de stock quedando disponibles al usuario alrededor de 50 GB sumado a la posibilidad de expandir la memoria a través de tarjeta MicroSD de hasta 256GB, no tendremos mayor problema en espacio.

Cámara y Fotos

El nuevo Moto G7 Power integra un sensor de 12 megapixeles en la parte trasera. En palabras simples, durante el día las fotos alcanzan un gran nivel de detalle, con una buena reproducción de colores y un nivel de brillo bastante aceptable. Es durante la noche que el dispositivo comienza a sufrir un poco, pero no de forma grave. Si sacas fotos durante la noche con este teléfono, te recomiendo activar sí o sí el HDR, ya que así la nitidez, brillo y los detalles en la fotografía nocturna mejoran notoriamente.

En cambio, sin HDR noté unas fotos con faltas de nitidez, con un poco de ruido y colores fríos, lo que me generó no muy buenas sensaciones. Destacar que la cámara trae integrado un modo manual y además cuenta con la opción Google Lens integrada para el reconocimiento de objetos, lugares, texto y compras.

Las fotos tomadas con la cámara frontal de día cumplen de buena manera , si lo analizamos en líneas generales. Con las nocturnas noté un poco más de ruido en la imagen, sobre todo en lugares faltos de luz. No es la mejor cámara, pero nos entrega un resultado bastante aceptable. Es importante señalar que contamos con un modo retrato por software integrado en ambos modo de cámara, ¿resultados? mejor hablemos del video.

En video con la cámara trasera podemos grabar en resolución 4K a 30 fotogramas por segundo. En general de día graba bien, captando buen audio y calidad en la imagen, pero echamos en falta un estabilizador óptico, ya que son bastante notorias las vibraciones que capta el sensor al estar grabando debido a la ausencia de este. La calidad de audio es buena, no presentando mayores problemas. Con la cámara frontal soporta grabación en FullHD A 60 fps por segundo. ¿Excelente?, no ¿cumple? Si.

View post on imgur.com

¿Me lo quedo?

A modo de resumen, este Moto G7 Power es un dispositivo equilibrado el cual cumple en todos los apartados, sin brillar, pero lo hace. No podemos negar que donde sí es un campeón es en la batería, la cual con su capacidad de autonomía y sus tiempos de carga nos deja totalmente sorprendidos, transformándolo por lejos en uno de los mejores de su gama.

El precio de mercado al cual llegará este dispositivo es de CLP$ 200.000. Un valor totalmente competitivo y que lo puede transformar en una interesante propuesta para este año 2019.

Motorola Moto G7 Power, lo hemos probado

Hace algo más de un mes Motorola renovó su famosa serie de móviles Motorola Moto G. Lo hizo con una serie de cambios orientados a mejorar las características técnicas de la mayoría de modelos presentados. El diseño, por contra, se mantiene conservador respecto a la generación anterior, como ya vimos en nuestro análisis del Moto G7 Plus. Los únicos cambios que encontramos vienen de la mano de la inclusión de una muesca cuya forma depende del modelo elegido. El terminal que hoy nos atañe es el Motorola Moto G7 Power, un dispositivo que estrena denominación y que presenta una propuesta diferente al del resto de versiones de la serie G7. Batería de 5.000 mAh, procesador Snapdragon 632 y Android 9 Pie como sistema de base. ¿Será suficiente para convencer a los usuarios durante este 2019? Lo vemos a continuación en nuestro análisis del Motorola Moto G7 Power.

Ficha técnica Motorola Moto G7 Power

Pantalla 6,2 pulgadas con resolución HD+ (1.520 x 720), ratio 19:9, 279 ppp y tecnología LCD IPS
Cámara principal – Sensor principal de 12 megapíxeles con apertura focal f/2.0 y píxeles de 1,25 um
Cámara para selfies – Sensor principal de 8 megapíxeles con apertura focal f/2.2
Memoria interna 32 ó 64 GB de almacenamiento
Ampliación Hasta 512 GB a través de tarjetas micro SD
Procesador y memoria RAM – Snapdragon 632 de ocho núcleos y GPU Adreno 506

– 3 ó 4 GB de RAM

Baterí­a 5.000 mAh con carga rápida Motorola TurboPower
Sistema operativo Android 9 Pie bajo la capa de personalización de Motorola
Conexiones 4G LTE, WiFi 802.11 a/b/g/n, Bluetooth 4.2, radio FM y USB tipo C 2.0
SIM Dual nano SIM
Diseño – Diseño en plástico– Colores: Marine Blue, Ceramic Black y Iced Violet Gradient
Dimensiones 159,4 x 76 x 9,3 milímetros y 193 gramos
Funciones destacadas Gestos es el sensor de huellas, desbloqueo facial mediante software, sensor de huellas dactilares, modo retrato nativo en la aplicación de Cámara, compatibilidad con Google Lens y Moto Display para ver las notificaciones en la pantalla de bloqueo
Fecha de lanzamiento Ya disponible
Precio Desde 209 euros

Diseño que no destaca y materiales basados en plástico

Motorola no ha decidido arriesgar con el diseño del Motorola Moto G7 Power. El terminal cuenta con unas lineas que nos recuerdan a prácticamente cualquier teléfono de la competencia, y su aspecto poco dista del de otros móviles de Lenovo y Motorola.

Muesca en forma de península en la parte superior y un marco inferior cuyo grosor se sitúa en la media del resto de terminales de gama media. Esto resulta en un terminal con unas dimensiones muy contenidas a pesar de contar con una pantalla de 6,2 pulgadas, si bien es cierto que comparado con mi OnePlus 6T es algo más largo a pesar de contar con un panel 0,2 pulgadas inferior.

En lo que tiene que ver con la parte trasera, aquí las lineas son exactamente iguales que la del resto de Moto G7 e incluso que otros modelos de generaciones pasadas como el Motorola Moto G6. Un cristal óptico de 2 centímetros que rodea su único sensor trasero y que sobresale ligeramente (no llega a cojear en superficies horizontales) y un sensor de huellas que se sitúa dentro del logo de la marca. Lo que sí hay que destacar de esta es el material con el que está construida.

Nuevamente nos encontramos con plástico a lo largo y ancho de la superficie de su parte trasera junto a unos marcos que repiten en la utilización de policarbonato como principal material de construcción. El aspecto del mismo, como Motorola nos suele tener acostumbrados, es glossy, y al igual que en anteriores generaciones, es todo un imán para las huellas. ¿Lo hace peor que otros móviles de similar precio?

Para nada. De hecho la utilización del plástico le ayuda a conseguir un peso dentro de lo que podemos considerar como normal a pesar de integrar una batería de 5.000 mAh. Esto no quiere decir que sí que me hubiese gustado ver materiales basados en aluminio o cristal, aunque muy probablemente su peso hubiera superado los 200 gramos.

Otro de los aspectos que cabe destacar del diseño del Moto G7 Power es su grosor, tan solo de 9,3 milímetros. En comparación con mi OnePlus 6T, supera en 1,1 milímetros el grosor total del dispositivo, lo cual es digno de destacar teniendo en cuenta que la batería del móvil de Motorola excede en 1.300 mAh a la del modelo de OnePlus.

Pantalla de calidad mejorable con resolución insuficiente

Antes de recibir el terminal he de reconocer que de la pantalla del Motorola Moto G7 Power no me esperaba gran cosa, sobre todo en lo que tiene que ver con la resolución del panel. La sorpresa en este aspecto ha sido grata.

Los datos técnicos nos dicen que nos encontramos ante un panel IPS de 6,2 pulgadas con resolución HD+ y 279 puntos por pulgada. ¿Cómo se traduce esto? A pesar de que la resolución 720p de la pantalla puede parecer insuficiente, lo cierto es que no he echado de menos nitidez a la hora de ver videos o navegar entre aplicaciones como Twitter, Slack o Telegram. La mejora del panel viene de la mano de los colores.

Es en la reproducción de contenido multimedia donde las carencias de la pantalla salen a relucir. Un contraste demasiado pronunciado y una reproducción de los colores algo pobre en comparación con la de otros terminales de precio similar. En este aspecto, me esperaba mucho más del Moto G7 Power, más aún cuando su precio de partida supera los 200 euros.

Lo que sí me ha sorprendido de esta es su brillo máximo y la calibración por defecto de los colores. Gracias a los 500 nits de brillo que el panel ofrece, la visibilidad de la pantalla en exteriores o con luces intensas es bastante correcta e incluso a la altura de mi OnePlus 6T. También la calibración a un tono más bien cálido del panel hace que la visibilidad del mismo en interiores no se haga pesada para los ojos a pesar de llevar varias horas haciendo uso del terminal.

Experiencia de uso satisfactoria gracias a Android – casi – Stock

En el apartado del rendimiento los terminales de Motorola siempre han demostrado una solvencia más o menos reseñable, y el Motorola Moto G7 Power no es una excepción.

El hardware interno del terminal se compone de un procesador Snapdragon 632 junto a la GPU Adreno 506 y 3 y 32 GB RAM y almacenamiento en el caso de mi unidad. Al igual que ocurre con la pantalla, Motorola ha decidido implementar un procesador de la serie 630 en lugar de la serie 660 para reducir costes de fabricación. Cabe destacar que el tipo de memoria integrada se trata del estándar eMMC. Nada de UFS 2.0 o 2.1. ¿Cómo se traducen todos estos datos en una experiencia de uso real?

Lo cierto es que durante mis más de dos semanas de uso, el terminal no me ha dado ningún tipo de problema a la hora de ejecutar aplicaciones o juegos. Aplicaciones como Twitter, WhatsApp, Telegram, Slack, Feedly y YouTube me han funcionado a la perfección. Tiempos de carga relativamente cortos y funcionamiento fluido sin tirones ni ralentizaciones a la hora de recargar el contenido.

Velocidad de la memoria interna en Andro Bench y puntuación del procesador en Antutu.

Esto se traduce también a la hora de usar varias aplicaciones al mismo tiempo como es el caso de Slack y Feedly, incluso haciendo uso de la multiventana. En este aspecto, se agradece que Motorola opte por integrar una versión de Android casi nativa. No es tan eléctrica ni tan fluida como Oxygen OS, pero la diferencia no es exasperante, y la experiencia entra dentro de lo esperado en un terminal de 200 euros.

En cuanto a rendimiento del Moto G7 Power en juegos y tareas pesadas, la solvencia del Snapdragon 632 me ha sorprendido para bien. He probado títulos como FIFA 19 y Asphalt 9 y el funcionamiento de ambos ha sido totalmente satisfactorio. Incluso con la calidad gráfica al máximo, la experiencia de uso ha sido realmente buena. Es cierto que la tasa de frames por segundo en Asphalt 9 nada tiene que ver con la de mi OnePlus 6T, pero el precio supera casi tres veces el valor del G7 Power.

Por último, y aunque no por ello menos importante, cabe señalar el buen funcionamiento de su sensor de huellas trasero. Una tasa de error casi inexistente y buena velocidad de reconocimiento. El desbloqueo facial, en cambio, muestra algunas carencias al estar basado en el desbloqueo facial nativo de Android por software. Tanto en rango como en posibilidades, la velocidad deja bastante que desear, más aún cuando el nivel de luz no es el idóneo.

Funciones interesantes del Motorola Moto G7 Power

A continuación, os dejamos con una serie de funciones interesantes de la capa de personalización de Motorola:

  • Moto Display (ver las notificaciones en la pantalla de bloqueo)
  • Modo oscuro
  • Sistema de gestos nativo (se activan en la aplicación de Moto)
  • Pantalla atenta (la pantalla se mantiene encendida si la miramos)
  • Captura rápida (para hacer fotografías girando la muñeca dos veces con el móvil en la mano)
  • Captura de pantalla con tres dedos
  • Coger para silenciar (para silenciar la llamada obturando el sensor de proximidad con la mano o la oreja)

Cámara claramente por debajo de otros móviles de gama media

Al ver las características técnicas de la cámara del Motorola Moto G7 Power ya podríamos hacernos una idea de los resultados fotográficos, y aunque esto no siempre es así, la calidad ofrecida deja bastante que desear, al menos en lo que al sensor principal se refiere.

Cámara trasera

En datos técnicos, nos encontramos con una única cámara trasera de de 12 megapíxeles con apertura focal f/2.0 y píxeles de 1,25 um. Los resultados durante el día, aunque correctos en situaciones relativamente sencillas, ofrecen una calidad algo pobre, sobre todo en lo referente al rango dinámico. Buena definición y una interpretación de los colores algo fría para mi gusto, si bien se encuentra en la media de la competencia. No cuenta con un buen macro, por lo que en este aspecto no podremos acercarnos en demasía a objetos de pequeño tamaño tales como insectos, piedras u hojas. Lo bueno es que nos encontramos con un modo manual, por lo que podremos jugar con algunos parámetros de la imagen.

Fotografías de día del Motorola Moto G7 Power

En lo referente al modo retrato, a pesar de que la aplicación de Cámara es capaz de generar un desenfoque a tiempo real (la aplicación de Google Camera hace el procesado a posteriori), los resultados son nuevamente bastante pobres. Y es que a pesar de que el sistema es capaz de detectar nuestro rostro, el recorte de zonas como la nariz o el pelo deja bastante que desear, más aún cuando la competencia aprieta en este aspecto. Un segundo sensor para asistir al principal hubiese sido lo idóneo para mejorar los resultados en este tipo de fotografías.

Fotografías en modo retrato del Motorola Moto G7 Power

¿Y qué tal se comporta de noche? Aquí la cámara del Motorola Moto G7 Power logra levantar algo el resultado general de las fotografías gracias a sus pixeles de 1.25 um. Cuando el objeto o la escena a fotografías se encuentra cercano a la cámara, el resultado es correcto, con una buena luminosidad y un ruido camuflado por el famoso efecto acuarela que los fabricantes suelen introducir para evitar “manchar” las zonas oscuras. En el caso de que queramos fotografiar paisajes u objetos lejanos, la calidad decae en todos los aspectos (definición, luminosidad, contraste…).

Fotografías de noche del Motorola Moto G7 Power

Cabe destacar, por último, la potencia de la luz LED del flash, muy superior a la de la mayoría de teléfonos que he probado e incluso por encima de mi OnePlus 6T. Es algo fría para mi gusto, pero al menos logra iluminar a personas que se hallen cerca del sensor trasero.

Cámara delantera

La cámara delantera, diferencia de la cámara trasera, sí que se encuentra en el mismo nivel que otros móviles de similar precio.

A nivel técnico, la cámara se compone de un sensor de 8 megapixeles con apertura focal f/2.2. Los resultados, lejos de ser malos, están en la media del rango de precios de los 200 euros. Por el día, nos encontramos con unos resultados aceptables, no buenos pero sí más que correctos. El nivel de apertura de la lente es suficiente para hacer selfies grupales, y la interpretación de los colores deja imágenes algo contrastadas en la mayoría de ocasiones.

Durante la noche, como suele ocurrir con la mayoría de móviles de gama media, el terminal logra levantar la luminosidad a costa de perder definición. Y es que tal y como podemos ver en las imágenes, el efecto acuarela aparece en buena parte de la fotografía.

Video

El apartado del video sí que me ha sorprendido y para bien. Si bien es cierto que las mismas carencias que nos encontramos en el apartado de la fotografía nos las encontramos en el video, la calidad general es bastante buena, pues el terminal admite grabación hasta 4K a 30 FPS y 1080p a 60 FPS con un nivel de zoom digital de hasta 8 aumentos.

Comenzando por el nivel de estabilización, la aplicación de Cámara del Moto G7 Power logra estabilizar los videos sin sufrir apenas protuberancias en el enfoque de la imagen. No nos encontramos con una estabilización óptica, pero no se le echa en falta en ningún momento.

En cuanto al nivel de enfoque, el terminal cuenta con un autoenfoque bastante bueno y a la altura incluso de mi OnePlus 6T. El resto de detalles, como he mencionado anteriormente, se ven penalizados por la calidad de su sensor (rango dinámico, representación de los colores…).

Todos los modos de cámara del Motorola Moto G7 Power

Os dejamos a continuación con una lista con todos los modos de cámara del citado terminal:

  • Foto
  • Retrato
  • Color directo Cinematografía
  • Panorámica
  • Filtro en directo
  • Cámara lenta
  • Cámara rápida
  • YouTube en directo
  • Pegatinas en RA

Todas las opciones de cámara del Motorola Moto G7 Power

Os dejamos con la lista completa de todas las opciones de cámara del Moto G7 Power:

  • HDR
  • Flash
  • Temporizador
  • Enfoque
  • Estabilización

La mejor autonomía que podrás encontrar en un móvil

No, no es una exageración. Hablo de que el móvil nos puede dar una autonomía de más de tres días de uso más o menos intensivo gracias a su batería de 5.000 mAh.

Después de dos días de uso, casi 16 horas de pantalla con el @MotorolaESP Moto G7 Power.

Chapeau por la autonomía. pic.twitter.com/M2RRjoKXUw

— Juan Carlos Broncano (@sinbronca) 4 de marzo de 2019

Con una media de 13 horas y media de pantalla, el terminal me ha llegado a durar tres días exactos de uso durante las dos semanas que he podido probar el terminal. Mi rutina de uso diario incluye el manejo de aplicaciones como WhatsApp, Slack, Twitter, Gmail, Telegram, YouTube y Spotify, así como la aplicación de cámara para capturar videos y fotografías.

Y es que si bien es cierto que la mayoría del tiempo dichas aplicaciones ha bebido de una red WiFi para conectarse a Internet, el terminal es capaz de mantener esas 13 horas de media de pantalla con el 4G activado. En el caso de que nuestro uso se limite a visualizar contenido multimedia y a utilizar aplicaciones poco pesadas como WhatsApp o Twitter, entonces podremos estirar la batería hasta las más de 16 horas de pantalla.

Los tiempos de carga del dispositivo tampoco se quedan cortos. La tecnología Motorola TurboPower de la marca nos ofrece una media de 2 horas y 10 minutos desde un porcentaje del 1 ó 2% de batería, destacable teniendo en cuenta que se trata de una batería de 5.000 mAh. Esto se debe al cargador de carga rápida que integra el terminal con 5V a 3A, 9V a 2A y 12V a 1,5A.

Conectividad que podría mejorar pero que cumple

El apartado de la conectividad en este rango de precios siempre suele dejar un sabor de boca agridulce por la falta de alguna tecnología. En este caso el Motorola Moto G7 Power carece de dos tecnologías a mi parecer imprescindibles: NFC y Bluetooth 5.0.

Dado que el uso del móvil durante mis ratos libres se ha basado en la reproducción de música y videos a través de unos auriculares Bluetooth 5.0, he echado en falta la implementación de una versión más reciente de Bluetooth que ayude a mejorar la calidad del sonido y la eficiencia energética, si bien cabe señalar que no he tenido ningún tipo de problema con el Bluetooth del móvil. También el NFC ha sido uno de los aspectos que más añorado de mi OnePlus 6T para pagar en tiendas y establecimientos comerciales sin necesidad de contar con una tarjeta de crédito o débito.

Otro de los aspectos que cabe señalar del terminal de Motorola es el alcance WiFi y su estabilidad en puntos relativamente lejanos del router. En un lugar donde mi OnePlus 6T no suele sufrir problemas de conexión (en torno a 5 metros con varias paredes de por medio), el G7 Power ha llegado a conectarse a duras penas a la red 2.4 GHz. Una vez el terminal ha logrado conectarse, los cortes de conexión han sido constantes. Esto es aún más acusado si obturamos la parte superior del móvil.

En cuanto a la cobertura móvil a la hora de recibir llamadas y conectarme a redes 4G, el Moto G7 Power me ha dado una experiencia satisfactoria. Sí es cierto que he sufrido algún que otro corte en dos llamadas en concreto dentro de un supermercado, aunque esto se lo achaco a que se encuentra en una planta “bajo tierra”.

Sonido sorprendentemente alto y posición del altavoz acertada

El sonido, junto con la conectividad, suele ser uno de los apartados menos destacables de la mayoría de móviles de gama media. El Motorola Motorola G7 Power sorprende precisamente por todo lo contrario.

El único altavoz que integra en la parte delantera (concretamente en la muesca) nos ofrece un sonido bastante alto y claro. Su volumen, superior al del OnePlus 6T, no llega a saturar en ningún momento incluso si solemos escuchar música con muchos bajos.

En cuanto a los matices ofrecidos por el sonido, el Moto G7 Power no destaca sobre otros modelos del mismo rango de precios. Frecuencias bajas algo planas para mi gusto y un sonido en frecuencias agudas notablemente superior al proyectado en rangos de frecuencias con bajos.

¿Y qué tal la grabación de audio? En este aspecto, el terminal deja serias dudas. A pesar de que la calidad es buena cuando el nivel de sonido supera un determinado número de decibelios, la reducción de ruido del micrófono secundario provoca que el audio pierda definición y volumen cuando el sonido es débil, con un efecto similar al Fade out de las canciones cuando estas llegan al final. Esto ocurre tanto a la hora de utilizar la grabadora de sonidos (el terminal no incluye aplicación alguna) como a la hora de grabar video.

Conclusiones del Motorola Moto G7 Power

Después de ver todos los puntos del Motorola Moto G7 Power, llegamos, por fin, a las conclusiones. Mi experiencia a lo largo de las dos semanas de uso del terminal ha sido satisfactoria. Buen rendimiento incluso en aplicaciones pesadas y la mejor autonomía jamás vista en un móvil. Todo esto lo logra gracias a la integración de una versión de Android casi Stock y una batería de 5.000 mAh que en conjunto no llega a superar el centímetro de grosor. También destaca del mismo su sonido tanto en calidad como en volumen. El pero de este terminal viene de la mano de otros aspectos.

El primero de ellos, y seguramente el más destacable de todos, es la pantalla. A pesar de que la baja resolución del panel no me ha resultado un problema a la hora de disfrutar del contenido multimedia y las aplicaciones, sí que se nota que su calidad en cuanto a representación de colores y contraste deja bastante que desear. A esto se le suma su cámara, cuya calidad se encuentra muy por detrás del resto de móviles del mismo rango de precio, y la conectividad, que bajo mi punto de vista podría mejorar en aspectos como el alcance WiFi o la integración de tecnologías más modernas. No entro a valorar el apartado del diseño, pues a pesar de emplear plástico como principal material de construcción, se siente un terminal robusto y para nada pesado.

¿Merece la pena los 209 euros que cuesta la versión con 3 y 32 GB? Depende. Si lo que buscamos en un móvil es autonomía y buen rendimiento, entonces sí que merece la pena. En el resto de aspectos, la propuesta de Motorola se muestra claramente inferior al resto de móviles en el rango de los 200 euros. Habrá que ver si con el transcurso de los meses el precio del Moto G7 Power decae por debajo de los 180 ó 170 euros, como suele ser habitual en los móviles de la compañía.

Otras noticias sobre… gama media, Motorola

La nueva familia Moto G7 ya es una realidad después de que Motorola haya presentado oficialmente los teléfonos de su nueva gama media y tras meses de numerosos rumores. A diferencia del pasado año con los Moto G6, la familia está integrada por cuatro móviles: el Moto G7, el Moto G7 Plus, el Moto G7 Play y el Moto G7 Power.

Precisamente el Moto G7 Power se estrena como nuevo miembro de la familia, para situarse entre el Moto G7 y el Moto G7 Play. Un notch convencional, una única lente trasera y, sobre todo, su gran batería, forman parte de su carta de presentación. Pero veamos primero sus especificaciones.

Ficha técnica del Moto G7 Power

Moto G7 Power

Pantalla

6,2 pulgadas IPSResolución 1.512 x 720 píxeles

Dimensiones y peso

159,4 x 76 x 9,3 mm, 193 gramos

Procesador

Snapdragon 632

Gráfica

Adreno 506

RAM

3/4 GB

Almacenamiento

32/64 GB (ampliable a 256 GB con microSD)

Cámara trasera

12 megapíxeles f/2.0, PDAF, flash LED

Cámara frontal

8 megapíxeles f/2.2

Batería

5.000 mAh con Turbo Charge

Software

Android 9 Pie

Conectividad

Wi-Fi 802.11 a/b/g/n/ac, dual-band, Bluetooth 5.0, GLONASS, GPS, BDS, NFC

Otros

Lector de huellas, radio FM, USB tipo-C 2.0, jack de auriculares de 3,5 mm

Precio recomendado

209 euros

Notch convencional con una sola cámara trasera

El diseño del Moto G7 Power sigue la línea del Moto G7 Play, con un notch convencional en el frontal del smartphone, a diferencia del notch de gota del Moto G7 y el Moto G7 Plus. Su pantalla es de 6,2 pulgadas con un ratio 19:9, con resolución HD+ (1.512 x 720 píxeles) y la trasera está fabricada en polímero de vidrio.

En el apartado fotográfico, el Moto G7 Power cuenta con una única cámara trasera de 12 MP con apertura f/2.0. La lente utiliza el enfoque por detección de fase (PDAF) y los píxeles de gran tamaño de 1,25um son más luminosos, lo que se traduce en mejores resultados incluso en interiores. Mientras, la cámara frontal es de 8 MP con apertura f/2.2.

La cámara cuenta con software inteligente y ofrece diferentes opciones, como el modo retrato o la posibilidad de crear cinemagrafías manteniendo una parte de la toma en movimiento mientras se congela todo lo demás.

Batería de 5.000 mAh

El Moto G7 Power llega con el procesador Snapdragon 632 de Qualcomm, el mismo que los nuevos Moto G7 y Moto G7 Play. La gran diferencia con respecto a sus hermanos se sitúa en la RAM, que llega con dos opciones: 3 GB o 4 GB frente a los 4 GB del Moto G7 y los 2 GB del G7 Play. En cuanto a la memoria interna, llega también con dos opciones de 32GB o 64 GB, ampliables con tarjeta microSD.

Pero si en algo destaca el nuevo Moto G7 Power es en la batería. De hecho, es el que mayor amperaje ofrece de toda la gama Moto G7. Así, si el resto de sus hermanos se quedan en los 3.000 mAh, en el caso del Moto G7 Power sube hasta los 5.000 mAh, lo que se traduciría en 60 horas de uso normal según el fabricante. Además, gracias a su carga rápida TurboPower de 15W, se podrán obtener hasta 9 horas de autonomía con solo 15 minutos de carga.

El móvil cuenta con sensor de huellas que se sitúa en la trasera del teléfono, en el logotipo de Motorola y justo debajo de la cámara y la última versión del sistema operativo de Google, Android 9 Pie. En cuanto a la conectividad, dispone de WiFi 802,11 b/g/n, Bluetooth 4.2 y NFC.

Versiones y precios del Moto G7 Power

El Moto G7 Power llegará en tres colores: Ceramic Black, Marine Blue y Iced Violet Gradient y en España lo veremos con una sola configuración de 4 GB de RAM y 64 GB de memoria intera. Saldrá a la venta en las próximas semanas a un precio recomendado de 209 euros.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *