Modelo demanda conciliacion civil

Papeleta de conciliación

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE

D. , mayor de edad, de profesión y con domicilio en la calle , número , piso de la localidad de , y DNI , actuando en su propio nombre y derecho, ante el Juzgado comparece y como mejor proceda

DICE

Por medio del presente escrito, solicito celebrar ACTO DE CONCILIACIÓN con D. , mayor de edad, de profesión . y con domicilio a efectos de notificaciones en la calle , número , piso de la localidad de , con el fin de que en dicho acto se avenga a reconocer los siguientes:

EXTREMOS

PRIMERO.- A reconocer que sabe y le consta que

SEGUNDO.- A reconocer que sabe y le consta que

TERCERO.- A reconocer que sabe y le consta que

CUARTO.- A reconocer .

En su virtud,

SUPLICO AL JUZGADO que teniendo por presentado este escrito o papeleta de DEMANDA DE CONCILIACIÓN con sus respectivas copias, se sirva admitirla, y en su virtud, dar traslado de la misma a la demandada, señalando día y hora para la celebración de dicho acto, con citación de las partes, junto con lo demás que en Derecho proceda.

Por ser de Justicia, que pido en a de de

Comprar un bien inmobiliario en proindiviso (a medias) es casi siempre muy mal negocio, sobre todo cuando los partícipes en el mismo no son gente razonable. Y nadie menos razonable que dos cónyuges que se han separado, en cuyo caso, al potaje de los problemas usuales de los proindivisos hay que añadirle una pizca del odio que nace cuando una pareja se rompe.

Y solo hay un negocio peor que comprar una casa en proindiviso con tu novia, que es comprar una casa a medias con tu novia pidiendo además un crédito hipotecario.

Eso es como mear y no echar gota.

Porque si ya son duras las rupturas matrimoniales, se hacen mucho más duras cuando hay un proindiviso y una hipoteca de por medio. Y la situación se agrava considerablemente si dicha hipoteca está avalada por los padres de uno de los novios. Eso ya es la releche.

Frente a este problema, la única solución simple y razonable es vender la casa (con su hipoteca) o que se la quede uno de ellos haciéndose cargo del crédito.

Pero el sentido común y los ex-cónyuges razonables no son frecuentes y ese es el motivo de que haya tantos abogados y de que les vaya tan bien.

Y así hemos llegado al procedimiento judicial de la división de cosa común o disolución del proindiviso, que consiste básicamente en la aplicación del artículo 400 del Código Civil, que dice que…

“Ningún copropietario estará obligado a permanecer en la comunidad. Cada uno de ellos podrá pedir en cualquier tiempo que se divida la cosa común(…)“.

O lo que es lo mismo, que nadie nos puede impedir salir de una copropiedad que ya no nos interesa mantener. Cualquier demanda que iniciemos invocando este artículo de la Ley tiene el éxito asegurado.

Y otro artículo esencial en este asunto es el artículo 404 del mismo Código Civil:

Cuando la cosa fuere esencialmente indivisible, y los condueños no convinieren en que se adjudique a uno de ellos indemnizando a los demás, se venderá y repartirá su precio.

Y aquí empieza el lío.

1. La vía notarial, ¿existe una vía notarial para disolver el proindiviso?

Frente al infierno judicial, la ventaja de las notarías es que los plazos notariales se cuentan por semanas frente a los judiciales que se cuentan por años.

La novedad de las notarías para resolver estos conflictos tiene su origen en que la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria (LJV) dispone expresamente que los actos de conciliación podrán realizarse ante notario.

Pero si hay acuerdo, ¿no sería mejor aplicarlo en la vía judicial?

De ninguna manera. En general en todo lo que podamos evitar la galopante incompetencia judicial y los inmensos plazos judiciales saldremos ganando si recurrimos a los notarios.

La gran ventaja de conciliar en una notaría es que el acuerdo celebrado en presencia notarial mediante una escritura de conciliación tiene el carácter de título ejecutivo según el artículo 83 de la Ley del Notariado (que expresamente declara aplicable el artículo 517.2.9 de la LEC), por lo que el valor de esa escritura es el mismo que el de una sentencia.

Desde la entrada en vigor la Ley de Jurisdicción Voluntaria, cualquier persona podrá solicitar al notario la realización de una conciliación. Entonces el notario citará a la otra parte a un acto de conciliación (al que puede presentarse o no, ya que no es obligatorio hacerlo) y recogerá en una escritura pública los acuerdos que se alcancen. Esta escritura pública tendrá fuerza ejecutiva, de modo que la parte que incumpla los acuerdos se verá forzada a hacerlo en un procedimiento judicial de ejecución en el que no se entrará en el fondo del asunto, sino que se limitarán a obligar al incumplidor a cumplir lo acordado.

Con la desventaja de que esta vía notarial solo es práctica si hay acuerdo entre las partes. De no haberlo solo nos quedaría acudir al juez.

Ah y otra cosa, si (el futuro demandado) es requerido para conciliar ante Notario y no comparece, o comparece pero no llega a un acuerdo de disolución del proindiviso, en tal caso las costas de la demanda judicial que se interponga como consecuencia de esa falta de conciliación las pagará el otro. Y ésta es otra ventaja de comenzar la disolución del proindiviso por la vía notarial y el motivo por el que, incluso aunque sepamos que no va a haber acuerdo, puede ser muy interesante incorporar a la batalla judicial una pequeña escaramuza notarial. Simple cuestión de estrategia.

2. La venta del bien en subasta notarial

Si ambas partes están de acuerdo en celebrar la subasta no hay mejor vía para ello que la subasta notarial. El ahorro en tiempo respecto a las subastas judiciales es más que considerable.

3. Cómo llevar a cabo una disolución del proindiviso
por la vía judicial

Como siempre, la vía judicial puede convertirse en un calvario a menos que la parte demandada se allane a la disolución del proindiviso para evitar que el juez le imponga las costas del procedimiento.

Pero seamos optimistas y supongamos que el demandado se allana a la demanda. Porque, además, no hacerlo no le serviría de nada dado que el artículo 400 mencionado lo deja muy clarito y es sabido que por las buenas o por las malas antes o después la división de la cosa común se va a producir.

Eso es un hecho que no admite discusión.

Lo que poca gente sabe es que estos procedimientos judiciales se dividen en dos fases que son completamente diferentes y que en la primera fase, tras la vista oral, lo único que hace el juez es declarar disuelto el condominio.

Solo declara disuelto el proindiviso, sin resolver el cómo ni el cuándo y sin entrar en si la casa se tiene que vender o si se tiene que subastar o lo que sea.

Lo repito, el juez simplemente declara que el demandante tiene razón y que la copropiedad queda disuelta.

El resto lo tienen que negociar las partes y si no llegan a un acuerdo voluntario el demandante tiene 5 años para pedirle al juzgado la ejecución de la sentencia.

Y esa (la ejecución de la sentencia) sería la segunda fase de este largo procedimiento judicial, que implica nuevas costas y alargamiento de los plazos. Porque, además, es en esta fase donde las partes se hostian a base de bien y donde más abundan los recursos que todo lo retrasan. Los letrados lo pasan bomba en esta fase de ejecución.

4. Venta del bien común

En la fase de ejecución de sentencia, antes de decidir sacar el bien a subasta, el secretario judicial (ahora llamado L.A.J.) puede intentar otras vías, como por ejemplo que ambas partes concilien un encargo de venta a persona especializada (agente inmobiliario).

Esta es la segunda mejor solución en las disoluciones de proindivisos. Lo mejor hubiera sido, obviamente, llegar a un acuerdo amistoso y evitar caer en las incompetentes manos judiciales, pero si eso no ha sido posible, la mejor vía para disolver la copropiedad es encargar la venta a un agente inmobiliario que la lleve a cabo de la mejor manera posible y obteniendo el mayor precio que nos ofrezca el libre mercado.

El problema de esta vía es que ambas partes deben estar de acuerdo con el precio obtenido y deben firmar la venta, lo que no siempre es posible cuando una de ellas tiene como único objetivo el de jorobar lo más posible a la otra parte.

5. Subasta judicial para la disolución del proindiviso

A pesar de ser esta la vía que más me interesa a mi y a los lectores habituales de este blog, lo cierto es que ya la hemos tratado largo y tendido, sobre todo cuando publiqué aquél pedazo de megatutorial sobre las disoluciones de proindivisos y las disposiciones más convenientes en las subastas judiciales de estas propiedades para asegurarse la división de la cosa común según la estrategia del demandante.

Aquél post fue tan rotundo que sobre estas subastas judiciales poco más puedo aportar.

Porque naturalmente, las estrategias a aplicar en estas subastas me las reservo para mi y mis clientes.

6. ¿Y qué hacemos con la hipoteca en las disoluciones de proindiviso?

Aquí el problema es que aunque la hipoteca va siempre de la mano de la casa, el crédito asociado a la misma se queda con los deudores. Es decir, que aunque la casa se venda en la subasta, los deudores que pidieron el crédito hipotecario seguirán siendo deudores y respondiendo del pago de la deuda con sus bienes presentes y futuros.

Y menudo problemón si además los padres de él o de ella fueron tan primos como para avalar el crédito.

Y aquí viene perfecto recordar el artículo 405 del Código Civil:

La división de una cosa común no perjudicará a tercero, el cual conservará los derechos de hipoteca, servidumbre u otros derechos reales que le pertenecieren antes de hacer la partición. Conservarán igualmente su fuerza, no obstante la división, los derechos personales que pertenezcan a un tercero contra la comunidad.

Es decir, que al banco no le vengas con historias sobre que os habéis separado y que habéis subastado la casa ni milongas de esas.

El crédito hay que pagarlo.

Y si el nuevo propietario no lo paga, el banco puede reclamártelo a ti.

O a los suegros. Esos pringaos que no saben que nunca hay que avalar.

Por lo que más vale haber diseñado y acordado con la otra parte (o no) una estrategia adecuada para que la venta en pública subasta no nos traiga más problemas que beneficios.

Sobre todo hay que tener en cuenta que el banco no tiene ninguna obligación legal de aceptar la nueva situación que plantean los ex-dueños y que NO es posible obligarle a aceptar la subrogación del crédito del nuevo propietario ni a liberar a uno o a ambos deudores o a que reparta la deuda entre ellos.

Lo que haga el banco será por decisión propia y siempre obtendrá algún beneficio a cambio, como por ejemplo el aumento de los intereses o el cobro de nuevas comisiones.

Y como digo, es esencial tener esto en cuenta al diseñar las condiciones de la subasta.

¿Y qué más?

Pues que si has llegado hasta aquí es porque has leído las más de 1.750 palabras que forman este artículo, por lo que ahora te pido lo de siempre, que si el post te ha resultado entretenido me ayudes a difundirlo en las redes sociales porque Google lo valora como mejor o peor según lo hayan movido los lectores.

Sería genial que me ayudaras de esa forma pinchando en los iconos de ahí abajo.

Demanda de acto de conciliación (LJV)

AL JUZGADO

…………………………, Procurador de los Tribunales / Letrado (poder) / interesado D.…………., provisto de DNI num. ……………… y domicilio a efectos de notificaciones en ……………………., Tfno: ……………….. y fax…………………., actuando en nombre y representación de D./su propio nombre y derecho, ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en derecho, DIGO:

Que por medio del presente escrito formulo demanda de ACTO DE CONCILIACIÓNen aplicación de los artículos 140 y siguientes de la Ley de 15/2015 de jurisdicción voluntaria, frente a ……………………………, con domicilio …………………………………., a fin de que comparezca ( si es persona jurídica por su representante legal), a presencia judicial el día y hora que al efecto se señalen, para celebrar acto de conciliación con el fin de que se avenga a reconocer los extremos que más adelante se consignan y con base a los siguientes:

HECHOS

PRIMERO.- Que en fecha ………….., mi representada/la compareciente sufrió un accidente en el supermercado…………….., mientras realizaba la compra, cayendo al suelo por el mal estado del mismo ante la falta de limpieza de productos líquidos que habían caído previamente.

SEGUNDO.- Que acudió a urgencias del …………………, donde se diagnostica que padece la siguiente lesión …………………….., según el parte médico del Dr………………. y del boletín de asistencia que se adjunta.

TERCERO.-Que, por causa de dicha lesión, esta parte/mi representada ha tenido que permanecer en situación de Incapacidad Temporal/…….. desde el dia……………….hasta el …………………, como es de ver en los partes de baja y alta de Seguridad Social adjuntos, de los que ya tiene conocimiento la entidad………………. desde el pasado día ……………. mediante fax que les remitimos.

CUARTO.- Que esta situación ha supuesto un menoscabo económico al causar baja por incapacidad que se debe valorar en una indemnización diaria de …………… euros que por ……………….. días equivale a la suma de ………………. euros ,( …………..-)…….

QUINTO.- Que, ademas, a raiz del accidente mi representada ha debido abonar los siguientes gastos: otros gastos que puedan traer causa del accidente (contratación de tercera persona si dispone de negocio abierto al publico, transportes a centros de rehabilitación,…..)

SEXTO.- Que, como efecto de lo anterior, la indemnización por los daños y perjuicios causados debe comprender, ineludiblemente, el desembolso efectuado por esta parte para subvenir a las necesidades generadas por el accidente sufrido, como es, en este caso, (los costes de los gastos relacionados en el…

Regulación de la conciliación como solución extrajudicial a los conflictos en el procedimiento civil

NOVEDAD: la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria, deroga la antigua regulación que se encontraba en la LEC de 1881 (Real Decreto aprobando el proyecto de reforma de la L.E.C.)

La conciliación preprocesal existe con el afán de fomentar la solución extrajudicial de los conflictos, y tiene carácter facultativo. El acto de conciliación puede definirse como un intento de conciliación previa a la presentación de la demanda, que se lleva a cabo a través de un procedimiento que se establece legalmente en el que interviene el Secretario Judicial como controlador de la legalidad del acuerdo que eventualmente alcancen las partes, evitándose así acudir a un procedimiento judicial que muera en una sentencia, solucionándose a la vez el conflicto existente entre las partes.La conciliación preprocesal existe con el afán de fomentar la solución extrajudicial de los conflictos, pero tiene, carácter facultativo.

Antes de la entrada en vigor de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria, la regulación de esta institución se encontraba en el Real Decreto aprobando el proyecto de reforma de la L.E.C. La regulación actual de los actos de conciliación, está en los Art. 139 ,Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria y siguientes pudiendo acudir por estos cauces, evitando la vía judicial, determinadas cuestiones en materia de sociedades (impugnación de acuerdos sociales, nombramiento de liquidador, convocatoria de Junta General de Accionistas, entre otras) abarcando también materias relativas a derechos de la persona (como cuestiones del derecho al honor o el ejercicio de derecho de rectificación previa a una querella por injurias).

Las materias con el carácter de disponibles son susceptibles de ser sometidas a un acto de conciliación y no se admitirán a trámite las peticiones de conciliación que se formulen en relación con.

1.º Los juicios en que estén interesados los menores y las personas con capacidad modificada judicialmente para la libre administración de sus bienes.

2.º Los juicios en que estén interesados el Estado, las Comunidades Autónomas y las demás Administraciones públicas, Corporaciones o Instituciones de igual naturaleza.

3.º El proceso de reclamación de responsabilidad civil contra Jueces y Magistrados.

4.º En general, los que se promuevan sobre materias no susceptibles de transacción ni compromiso.

Será competente para conocer de los actos de conciliación el Juez de Paz o el Secretario judicial del Juzgado de Primera Instancia o del Juzgado de lo Mercantil, cuando se trate de materias de su competencia, del domicilio del requerido. Si no lo tuviera en territorio nacional, el de su última residencia en España. No obstante lo anterior, si la cuantía de la petición fuera inferior a 6.000 euros y no se tratara de cuestiones atribuidas a los Juzgados de lo Mercantil la competencia corresponderá, en su caso a los Jueces de Paz (Art. 140 ,Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria)

Si el requerido fuere persona jurídica, será asimismo competente el del lugar del domicilio del solicitante, siempre que en dicho lugar tenga el requerido delegación, sucursal, establecimiento u oficina abierta al público o representante autorizado para actuar en nombre de la entidad, debiendo acreditar dicha circunstancia.

Procedimiento

El procedimiento de conciliación judicial no cambia en exceso respecto a la norma de la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil de 1881.

El que intente la conciliación presentará ante el órgano competente solicitud por escrito, Solicitud de conciliación ante el Juzgado en la que se consignarán los datos y circunstancias de identificación del solicitante y del requerido de conciliación, y podrá igualmente formular su solicitud de conciliación cumplimentando unos impresos normalizados, Modelo normalizado de solicitud de conciliación (Art. 141.1 de la Ley 15/2015, de Jurisdicción Voluntaria). BOE 28/01/2016, pudiendo acompañarse a la solicitud aquellos documentos que el solicitante considere oportunos. En los expedientes de conciliación no será preceptiva la intervención de Abogado ni Procurador

La presentación con ulterior admisión de la solicitud de conciliación interrumpirá la prescripción, tanto adquisitiva como extintiva, en los términos y con los efectos establecidos en la ley, desde el momento de su presentación. El plazo para la prescripción volverá a computarse desde que recaiga decreto del Secretario judicial o auto del Juez de Paz poniendo término al expediente.

Si no compareciere el solicitante ni alegare justa causa para no concurrir, se le tendrá por desistido y se archivará el expediente. El requerido podrá reclamar al solicitante la indemnización de los daños y perjuicios que su comparecencia le haya originado, si el solicitante no acreditare que su incomparecencia se debió a justa causa. De la reclamación se dará traslado por cinco días al solicitante, y resolverá el Secretario judicial o el Juez de Paz, sin ulterior recurso, fijando, en su caso, la indemnización que corresponda.

Si no compareciere el requerido de conciliación ni alegare justa causa para no concurrir, se pondrá fin al acto, teniéndose la conciliación por intentada a todos los efectos legales. Si, siendo varios los requeridos, concurriese sólo alguno de ellos, se celebrará con él el acto y se tendrá por intentada la conciliación en cuanto a los restantes. Si el Secretario judicial o el Juez de Paz, en su caso, considerase acreditada la justa causa alegada por el solicitante o requerido para no concurrir, se señalará nuevo día y hora para la celebración del acto de conciliación en el plazo de los cinco días siguientes a la decisión de suspender el acto.

En el acto de conciliación expondrá su reclamación el solicitante, manifestando los fundamentos en que la apoye; contestará el requerido lo que crea conveniente y podrán los intervinientes exhibir o aportar cualquier documento en que funden sus alegaciones. Si no hubiera avenencia entre los interesados, el Secretario judicial o el Juez de Paz procurará avenirlos, permitiéndoles replicar y contrarreplicar, si quisieren y ello pudiere facilitar el acuerdo.

Si se alegare alguna cuestión que pueda impedir la válida prosecución del acto de conciliación se dará por terminado el acto y se tendrá por intentada la conciliación sin más trámites.

Si hubiere conformidad entre los interesados en todo o en parte del objeto de la conciliación, se hará constar detalladamente en un acta todo cuanto acuerden y que el acto terminó con avenencia así como los términos de la misma, debiendo ser firmada por los comparecientes. Si no pudiere conseguirse acuerdo alguno, se hará constar que el acto terminó sin avenencia.

El desarrollo de la comparecencia se registrará, si fuera posible, en soporte apto para la grabación y reproducción del sonido y de la imagen, de conformidad con lo dispuesto en la Ley de Enjuiciamiento Civil. Finalizado el acto, el Secretario judicial dictará decreto o el Juez de Paz dictará auto haciendo constar la avenencia o, en su caso, que se intentó sin efecto o que se celebró sin avenencia, acordándose el archivo definitivo de las actuaciones.

El Art. 147 ,Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria se refiere a la ejecución estableciendo que “1. A los efectos previstos en el apartado 9 del 517.2 ,Ley de Enjuiciamiento Civil el testimonio del acta junto con el del decreto del Secretario judicial o del auto del Juez de Paz haciendo constar la avenencia de las partes en el acto de conciliación, llevará aparejada ejecución. A otros efectos, lo convenido tendrá el valor y eficacia de un convenio consignado en documento público y solemne…» La ejecución se llevará a cabo conforme a lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Civil para la ejecución de sentencias y convenios judicialmente aprobados.”

El acto de conciliación en la jurisdicción civil

Herramientas para el texto

  • Tweet

Civil

18 de Marzo de 2015

Siempre se ha dicho que es mejor un mal arreglo que un buen pleito. Hoy que están tan en boga la mediación y otros modos análogos de solución extrajudicial de conflictos, resulta que en la jurisdicción civil sigue vigente un procedimiento de conciliación judicial recogido en la LEC de 1881, que en la redacción originaria de la misma era atribuido a la competencia del juez y que tras la reforma de 2009 se adscribe al Secretario Judicial, y que regulan los artículos 460 y ss de aquélla.

Mariluz Lozano Gago,
Magistrada

Primero ha de precisarse su carácter: es voluntario, a diferencia de la conciliación laboral, que es preceptiva en ciertas materias (despidos, reclamaciones de cantidad, «inter alia», de acuerdo con el tenor de la LRJS)

Segundo, se excluyen del mismo ciertas materias: procesos contra entes públicos, por responsabilidad civil de jueces y magistrados, sobre bienes de menores e incapaces y todos aquellos en que la transacción esté vedada por ley.

Tercero, no se exige para los mismos ni postulación dual (preceptiva intervención de procurados y letrado) ni tampoco un relato de antecedentes de hecho o una fundamentación jurídica de la solicitud (de ahí que se hable de «papeleta de conciliación», pues la redacción de la misma está presidida por el antiformalismo), basta pues con los datos de identificación de ambas partes, sus domicilios, y el petitum o petición concreta que se deduce.

Cuarto, es obligatorio que las partes conciliantes acudan al acto ante el Secretario Judicial, por lo que si una de ellas no asiste, estando citada en legal forma, se tendrá el acto por intentado sin efecto, y se le impondrán las costas del mismo.

Quinto, aunque se ha hablado de que está cayendo en desuso, suelen presentarse bastantes papeletas aun de conciliación, y es bueno que así sea, porque aun regulado en la Ley Rituaria decimonónica, sigue plenamente en vigor, sólo que atribuido al Secretario Judicial (y en su caso al Juez de Paz), del domicilio del demandado y asimismo el del domicilio del demandante si éste es persona jurídica.

Sexto, téngase en cuenta la relevancia del Decreto con que se pone fin al expediente, puesto que el mismo es resolución procesal a los efectos del artículo 517.2.9º de la vigente LEC de 2000, por lo que es plenamente título ejecutivo, y al ser procesal, debe respetarse a la vez el plazo de espera de 20 días desde firmeza que el artículo 548 de la LEC exige a su vez para solicitar el despacho de ejecución del mismo.

Séptimo, lo convenido en el acto de conciliación será susceptible de impugnación por las causas que invalidan los contratos, de acuerdo con el art 477 de la LEC de 1881, entablando la oportuna acción de nulidad, en el plazo de los quince días siguientes a la celebración del acto y mediante el cauce del procedimiento declarativo que corresponda a la cuantía.

Mariluz Lozano Gago,
Número de artículos del autor 27
Posicionamiento en el ranking de contenidos 78

Artículos relacionados

  • El acto de conciliación

DEMANDA DE CONCILIACIÓN CIVIL

AL JUZGADO DE PRIMERA INSTANCIA DE ….

  1. ….., Procurador de los Tribunales y de D. ….., mayor de edad, soltero, provisto de DNI nº …… y domicilio en ….., representación que acredito mediante escritura de poder que acompaño como documento núm. 1, actuando bajo la dirección del Letrado del Ilustre Colegio de ….., colegiado núm. …., ante el Juzgado comparezco y como mejor proceda en Derecho, DIGO:
    Que por medio del presente escrito promuevo papeleta-demanda de conciliación contra D. ….., con domicilio en ….. y contra la Entidad Aseguradora ….., con domicilio en ….., a fin de que se avengan a reconocer los siguientes,

EXTREMOS

Primero.- El día …… mi representado conducía el vehículo de su propiedad marca ….., modelo ….., matrícula ….., por la calle …… de la localidad de ….. cuando al llegar a la intersección con la calle ….. el vehículo marca …., modelo ….., matrícula …., conducido su propietario D. …. y asegurado por …. irrumpió en el cruce sin respetar una señal de ceda el paso que le afectaba y colisionó contra el vehículo conducido por mi defendido.

Segundo.- A consecuencia de la colisión se produjeron daños en el vehículo de mi representado por importe de ….. € que fueron pagados en su totalidad por éste.

Tercero.- Que a consecuencia del accidente anteriormente relatado los demandados de conciliación adeudan a mi representado el importe de los daños producidos al vehículo que ascienden a ….. €, más los intereses legales.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

  1. JURISDICCIÓN.- Es competente la Jurisdicción Civil en base a los artículos 9.2 y 21.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.
  2. COMPETENCIA.- Es competente el Juzgado por tener los demandados su domicilio dentro del territorio de su partido judicial, conforme a lo dispuesto en el artículo 85.2 LOPJ y el art. 140 de la Ley 15/2015, de 2 de julio, de la Jurisdicción Voluntaria

III. PROCEDIMIENTO.- El establecido en el artículo 139 y siguientes de la Ley de Jurisdicción Voluntaria.

  1. CAPACIDAD.- La tiene mi defendido y los demandados de conciliación en base a lo dispuesto por los artículos 6 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil de 2000.
  2. LEGITIMACIÓN ACTIVA.- La tiene mi defendido como acreedor.
  3. LEGITIMACIÓN PASIVA.- La tienen los demandados de conciliación como deudores.

VII. POSTULACIÓN Y DEFENSA.- Comparece mi defendido representado por Procurador y asistido de Letrado potestativamente, pese a no ser preceptiva la postulación a tenor de lo dispuesto por los artículos 141.3 LJV, 4 y 10 LEC 2000.

VIII. COSTAS.- Se solicita se imponga a los demandados de conciliación caso de no comparecer al acto de conciliación, conforme a lo dispuesto por el artículo 146 de la Ley de Jurisdicción Voluntaria.

En virtud de lo expuesto,
SUPLICO AL JUZGADO: Tenga por presentado este escrito con los documentos que se acompañan y sus copias, lo admita; por instado acto de conciliación contra D. …. y la Entidad Aseguradora …..; dicte resolución por la que se acuerde la celebración de acto de conciliación con señalamiento de día y hora a tal fin previa citación de mi defendido y los demandados de conciliación bajo los apercibimientos legales oportunos y, cualquiera que sea el su resultado, expedir testimonio del acta de conciliación.

modelo escrito a juzgado

1752 modelos sobre modelo escrito a juzgado

  • Escrito solicitando el archivo de la ejecución hipotecaria

    Modelo de escrito de manifestaciones solicitando el archivo del procedimiento de ejecución hipotecaria por vencimiento anticipado, anterior a la aprobación de la Ley 1/2013 de 14 de mayo de 2013 y con mención a la STS nº 463/19 de 11/09/2019 y STJUE Asuntos C-70/17 y C-179/17 de 26/03/2019.

    JUZGADO PRIMERA INSTANCIA …

  • Recurso de revisión contra decreto del Letrado de la Administración de Justicia en el ámbito civil

    Modelo de escrito para interponer el recurso de revisión ante el propio secretario que dictó un decreto, para que sea resuelto por el propio Letrado de la Administración de Justicia, de conformidad con el art. 454 bis de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

    … AL JUZGADO DE PRIMERA … escrito, y de …

  • Escrito de alegaciones en el procedimiento de responsabilidad penal del menor

    Modelo de escrito de alegaciones formulado por la defensa del menor en un procedimiento de responsabilidad penal de menores. Establece el art. 31 de la Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores que, una vez abierto el trámite de audiencia por el Juzgado de Menores y evacuado el trámite de alegaciones por quienes ejerciten la acción penal y la civil,

    . Juzgado de Menores núm. __ …

  • Suspensión de ejecución hipotecaria por prejudicialidad civil. Cuestión prejudicial sobre cláusula de vencimiento anticipado elevada al TJUE por la Sala Primera del Tribunal Supremo

    Modelo de escrito solicitando la suspensión de la ejecución hipotecaria por prejudicialidad civil hasta la resolución de la cuestión prejudicial sobre cláusula de vencimiento anticipado elevada al Tribunal de Justicia de la Unión Europea por la Sala Primera del Tribunal Supremo, en fecha 8 de febrero de 2017. Modelo actualizado por las Conclusiones del TJUE de 13 de septiembre de 2018, asuntos nº

    Juzgado 1ª Instancia … tres escritos que concluyen:. …

  • Suspensión de ejecución hipotecaria por prejudicialidad civil. Cuestión prejudicial sobre cláusula IRPH elevada al TJUE

    Modelo de escrito solicitando la suspensión del procedimiento de ejecución hipotecaria por prejudicialidad civil hasta la resolución de la cuestión prejudicial sobre la cláusula IRPH elevada al Tribunal de Justicia de la Unión Europea por el Juzgado de Primera Instancia 38 de Barcelona C-16/18.

    …AL JUZGADO. DON ……. … este escrito, se sirva …

Entre las plantillas que el Consejo General del Poder Judicial tiene publicadas se encuentra el modelo normalizado de solicitud de conciliación.

Plantilla o modelo normalizado de solicitud de conciliación para presentarla en los Juzgados.

El Consejo General del Poder Judicial tiene publicadas algunas plantillas de escritos (demanda de juicio verbal, solicitud de monitorio, etc.), entre las que se encuentra la actualización del modelo normalizado de solicitud de conciliación con el objetivo de que las personas que quieren interponer una demanda de conciliación sin necesidad de contar con la presencia de abogado y/o procurador, puedan tener disponible un impreso o modelo actualizado para que una vez rellenado con los datos que se solicitna pueda iniciar una conciliación judicial con todas las garantías.

Abogado Francisco Sevilla Cáceres

El acto de conciliación está regulado en la nueva Ley de Jurisdicción Voluntaria (en vigor desde el 23.07.2015), en concreto en los artículos 139 y siguientes.

El modelo normalizado de solicitud de conciliación da cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 141.1 de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, que dispone lo siguiente:

» 1. El que intente la conciliación presentará ante el órgano competente solicitud por escrito en la que se consignarán los datos y circunstancias de identificación del solicitante y del requerido o requeridos de conciliación, el domicilio o los domicilios en que pueden ser citados, el objeto de la conciliación que se pretenda y la fecha, determinando con claridad y precisión cuál es el objeto de la avenencia.

El solicitante podrá igualmente formular su solicitud de conciliación cumplimentando unos impresos normalizados que, a tal efecto, se hallarán a su disposición en el órgano correspondiente.»

El modelo normalizado de solicitud de conciliación es GRATUITO y debe estar a disposición de los ciudadanos en todos los Juzgados y Tribunales.

Por último y antes de facilitaros el modelo normalizado de la demanda de conciliación que facilitamos un enlace al final de este post, recordar las siguientes cuestiones sobre el ACTO DE CONCILIACIÓN:

  • El objetivo de una conciliación es alcanzar un acuerdo con el fin de evitar un pleito.
  • Cuando el demandado (o requerido en la conciliación) sea una PERSONA FÍSICA, el Juez competente será el Juez de Paz o el Secretario del Juzgado de Primera Instancia del domicilio del demandado.
  • Cuando el demandado sea una PERSONA JURÍDICA, el Juez competente el Juez de Paz o el Secretario del Juzgado del domicilio del demandado salvo que la persona jurídica tenga delegación o sucursal en el domicilio del demandante, en cuyo caso éste podrá optar por cualquiera de ellos.
  • La solicitud de conciliación no requiere de la intervención de abogado ni tampoco de procurador.
  • Para saber algunas cosas más sobre la solicitud y acto de conciliación, PINCHA AQUÍ.

demanda conciliacion civil

173062 sentencias sobre demanda conciliacion civil

Valoración vLex

  • STS, 3 de Junio de 2013

    DESPIDO. CADUCIDAD. COMPUTO DE PLAZOS. No resulta aplicable en el ámbito del cómputo del plazo de caducidad del despido que previene el artículo 59.3 del Estatuto de los Trabajadores y es de aplicación el artículo 135.1 de la Ley de Enjuiciamiento Civil cuando se interpone la demanda de conciliación.

    … conciliación ante el … Civil cuando se …

  • STS 628/2011, 27 de Septiembre de 2011

    RESPONSABILIDAD PROFESIONAL. ABOGADOS. En el caso examinado se advierte que la conducta del abogado demandado es susceptible de ser calificada como integrante de una infracción del deber de diligencia profesional, pues el procedimiento del juicio de cognición nº 255/1996, quedó suspendido a la espera de la presentación de una demanda de conciliación ante la Junta arbitral regional de…

    …ón civil de un asunto … conciliación ante la Junta …

  • STC 155/2011, 17 de Octubre de 2011

    La demandante de amparo solicitó la apertura del procedimiento de conciliación voluntaria preprocesal reclamando una indemnización por los daños personales sufridos en un accidente que atribuye a las demandadas. Dicha solicitud fue inadmitida a trámite por entender, los órganos judiciales, que lo pedido excedía del procedimiento de conciliación civil. Se estima la demanda de amparo y se declara

    … conciliación dictada por el … civil (LEC) de 1881, …

  • STS 540/2012, 19 de Noviembre de 2012

    ACCIÓN DECLARATIVA DE LA PROPIEDAD. PRESCRIPCIÓN. USUCAPIÓN. Los demandantes, casados entre sí en régimen de gananciales, pretendieron en la demanda la declaración judicial de su cotitularidad dominical sobre varias fincas y, en particular, sobre la mitad indivisa de una calificada como urbana, con la alegación de que el derecho sobre aquellas y la cuota ideal de ésta lo habían adquirido por…

    … de lo Civil . PLENO . … conciliación, cuestionó el …

  • STS, 10 de Septiembre de 2010

    RESPONSABILIDAD EXTRACONTRACTUAL. Dicha jurisprudencia es aplicada también por otras sentencias, como las de 16 de marzo de 2006 (rec. 1760/99) y 12 de junio de 2007 (rec. 2322/00 ), al señalar la primera que tras la interrupción «el tiempo tiene que volver a comenzar a contarse para dar lugar, en su caso, a una nueva prescripción», así como que la prescripción «inutiliza el tiempo

    … civil … conciliación y celebrado …

Para llegar a un acuerdo extrajudicial con el banco o entidad financiera necesita pedir un acto de conciliación. Adjuntamos los documentos y una explicación que ayudará a su comprensión

Papeleta de CONCILIACIÓN en el proceso hipotecario =

La conciliación en la vida judicial civil

El tema de la imposición de las tasas judiciales, ha supuesto un duro revés para el conjunto de los ciudadanos –personas naturales o físicas- de cara al acceso a la justicia; por lo que, resulta de interés tener en consideración el denominado procedimiento de conciliación civil, su utilización nos podrá ahorrar tiempo y, sobre todo, dinero. Exponemos a continuación, de manera somera y detallada los entresijos de dicha figura jurídica.

Definición. Podemos decir, que se trata de un medio del intento de solventar los conflictos surgidos inter-partes con intereses contrapuestos, mediante la búsqueda del acuerdo o consenso de las posiciones enconadas de las partes ante un tercero; dicho medio, es alternativo y previo a la interposición de una demanda civil. El acto se resuelve, normalmente, ante un Secretario Judicial o del Juez de Paz competente; no obstante, pueden existir otros medios de conciliación alternativos al judicial; incluso, podría resultar un sustituto a tener en consideración al del escrito inicial que da origen denominado Juicio Monitorio (Arts. 812 y ss., de la LEC 1/2000).

La conciliación, a diferencia de la antigua regulación, actualmente tiene carácter meramente facultativo, pues ya no resulta obligado acudir a ella como paso previo a la interposición de la demanda. Debiendo señalar, la existencia de una serie de supuestos exceptuados de acuerdo al Art. 460, del Real Decreto de 03 de febrero de 1881 (LEC).

Tipos de conciliación. Como se puede deducir de la propia definición, ésta puede ser tanto judicial, cuando se acude a un Juzgado para intentar la búsqueda de un acuerdo que resulte viable a las partes encontradas, respecto al objeto de la disputa o diferencia e igualmente, podemos resolver la cuestión fuera de los juzgados, es lo que denominamos solución extrajudicial. Siendo destacable, que el acto de conciliación puede ser utilizado tanto en los procedimientos de jurisdicción voluntaria como en cualquier otro tipo de juicio; incluso, en los procedimientos de ejecución, pues no existe obstáculo alguno para ello, si las partes así lo decidiesen, mas no es lo habitual. Ahora bien, dicho lo anterior, es necesario señalar que existen una serie de excepciones recogidas en el Art. 460 de la LEC de 1881, establecidas como “numerus clausus”.

Considerando la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC), distinguiremos entre los actos de conciliación judicial y los civiles, conciliación previa a la vía procesal (Artículos 460 a 480 del Real Decreto de 3 de febrero de 1881), y los actos de la conciliación intraprocesal (Artículos 415 y 428.2 de la LEC 1/2000, de 7 de enero), para los procesos declarativos (Art. 248 LEC 1/2000, de 7 de enero: juicios verbal y ordinario).

Ventajas. La principal es de carácter económico, pues no requiere del pago de las tan denostadas tasas judiciales impuestas en su día; tampoco resulta preceptivo estar asistidos de abogado ni procurador; ello, evidentemente, resulta muy ventajoso, para el bolsillo. Así mismo, podemos destacar la brevedad de los plazos de solución y su eficacia, pues aún en el supuesto de no haberse encontrado una solución aceptada por las partes en conflicto, es decir, sin avenencia, el documento del acto nos servirá de prueba documental no impugnable.

No obstante, conviene aclarar que la acotación del órgano judicial que interviene en la conciliación, lo hace cual mediador; ello, ha permitido derivar la competencia en los actos de conciliación a los Secretarios Judiciales, de acuerdo a lo establecido en La Ley, 19/2003 de 23 de Diciembre, la cual tiene en cuenta las Recomendaciones del Consejo de Europa que propone como remedio para descargar de trabajo a Jueces y Magistrados encomendar a los Secretarios Judiciales aquellas funciones que no sean estrictamente jurisdiccionales.

En definitiva, podemos decir que la conciliación es un acto más eficaz para las partes al depender del acuerdo entre la puesta en común de los deseos de los implicados, mucho más atractivo, por más que sea objetivo, que depender de la solución de un tercero. La conciliación es un acto de consenso entre las partes enfrentadas, con el visto bueno del mediador.

NOTA. Las partes, podrán estar apoderados por medio de Abogado o Procurador, a sus expensas pues, reiteramos, la ley no impone acudir a la asistencia profesional. Por tanto, caso hipótesis de condena en costas los honorarios y derechos quedarían excluidos de la tasación (Arts. 4, 10 y 11, todos, del RD de 3 de febrero de 1881, de la LEC).

De conformidad a lo establecido en la LEC de 1881, la conciliación se encuentra recogida en el Libro II, Título I, artículos 460 a 480; extractamos dichos preceptos legales:

Art. 460: Antes de promover un juicio, podrá intentarse la conciliación ante el Secretario judicial del Juzgado de Primera Instancia o ante el Juez de Paz competentes. Excepciones “numerus clausus”: No se admitirán a trámite las peticiones de conciliación que se soliciten en relación con:
• 1.º Los juicios en que estén interesados el Estado, las Comunidades Autónomas y las demás Administraciones públicas, Corporaciones o Instituciones de igual naturaleza.
• 2.º Los juicios en que estén interesados los menores y los incapacitados para la libre administración de sus bienes.
• 3.º Los juicios de responsabilidad civil contra Jueces y Magistrados (Arts. 411 a 413 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), y Art. 403 de la LEC. 1/2000, de 7 de enero)
• 4.º En general, los que se promuevan sobre materias no susceptibles de transacción ni compromiso.

Art. 463. Los Juzgados de Primera Instancia o de Paz del domicilio del demandado serán los únicos competentes para que ante ellos se tramiten los actos de conciliación. Si el demandado fuere persona jurídica serán asimismo competentes los del lugar del domicilio del demandante, siempre que en éste radique delegación, sucursal u oficina abierta al público y sin perjuicio de la adecuada competencia que resulte para caso de posterior litigio. En las poblaciones en que hubiere más de un Juez de Primera Instancia la competencia se determinará por reparto.

Art. 464. Si se suscitaren cuestiones de competencia del Juzgado o de recusación del Secretario judicial o del Juez de Paz ante quien se celebre el acto de conciliación, se tendrá por intentada la comparecencia sin más trámites.

Art. 465. El que intente el acto de conciliación presentará solicitud por escrito, en la que se consignarán los datos y circunstancias de identificación del actor y del demandado y el domicilio o los domicilios en que puedan ser citados, y se fijará con claridad y precisión lo que se pida. El demandante podrá igualmente formular su solicitud de conciliación cumplimentando unos impresos normalizados que, a tal efecto, se hallarán a su disposición en el Tribunal correspondiente. La solicitud se presentará con tantas copias como fueren los demandados y una más.

Art. 466. El Secretario judicial en el caso de los Juzgados de Primera Instancia o el Juez de Paz en otro caso, en el día en que se presente la solicitud de conciliación o en el siguiente hábil, mandarán citar a las partes, señalando el día y hora en que haya de tener lugar la comparecencia, procurando que se verifique a la mayor brevedad posible.
Entre la citación y la comparecencia deberán mediar al menos veinticuatro horas, cuyo término podrá, sin embargo, reducirse si hubiere justas causas para ello. En ningún caso podrá dilatarse por más de ocho días desde que se haya presentado la solicitud de conciliación.

Art. 467. El Secretario del Juzgado notificará la diligencia de citación al demandado o demandados de acuerdo con lo previsto generalmente para las notificaciones en la Ley de Enjuiciamiento Civil, pero en lugar de la copia de la diligencia le entregará una de las solicitudes que haya presentado el demandante, en la que pondrá una nota el Secretario, expresiva del Juzgado de Primera Instancia o de Paz en el que se vaya a celebrar el acto de conciliación y del día, hora y lugar de la comparecencia. En la solicitud original, que se archivará después, firmará el citado recibo de la copia, o un testigo a su ruego si no supiere o no pudiere firmar.

Art. 468. Los ausentes del pueblo en que se solicite la conciliación, serán llamados por medio de oficio dirigido al Juzgado de Primera Instancia o de Paz del lugar en que residan. Al oficio se acompañarán la solicitud o solicitudes presentadas por el demandante, que han de ser entregadas a los demandados. El Secretario del Juzgado de Primera Instancia o de Paz del pueblo de la residencia de los demandados cuidará, bajo su responsabilidad, de que la citación se haga en la forma prevenida en los artículos anteriores, el primer día hábil después de aquél en que se haya recibido el oficio, y devolverá esta diligencia en el mismo día de la citación, o lo más tarde en el siguiente. Este oficio se archivará con la solicitud, en los términos que previene el artículo anterior.

Art. 469. Los demandantes y los demandados están obligados a comparecer en el día y hora señalados. Si alguno de ellos no lo hiciere ni manifestare justa causa para no concurrir, se dará el acto por intentado sin efecto, condenándole en las costas.

Art. 471. El acto de conciliación se celebrará en la forma siguiente:
• Comenzará el demandante exponiendo su reclamación y manifestando los fundamentos en que la apoye.
• Contestará el demandado lo que crea conveniente, y podrá también exhibir cualquier documento en que funde sus excepciones.
• Después de la contestación, podrán los interesados replicar y contrarreplicar, si quisieren.
• Si no hubiere avenencia entre ellos, el Secretario judicial o el Juez de Paz procurarán avenirlos.
• Si no pudieren conseguirlo, se dará el acto por terminado sin avenencia.
• Si las partes alcanzaran la avenencia, el Secretario judicial dictará decreto o el Juez de Paz auto aprobándola y acordando, además, el archivo de las actuaciones.

Art. 472. Se extenderá sucintamente el acta de conciliación en un libro que llevará el Secretario del Juzgado. Esta acta será firmada por todos los concurrentes, y por los que no supieren o no pudieren firmar, lo hará un testigo a su ruego. El acta extendida que refleje lo convenido en el acto de conciliación será firmada por todos los concurrentes

Art. 473. En el libro de que habla el artículo anterior se hará constar por diligencia, que suscribirán el Juez y los concurrentes, haberse dado por intentado el acto de conciliación a que no hayan concurrido los demandados. Si, siendo varios, concurriese alguno de ellos, se celebrará con él el acto, y se tendrá por intentado sin efecto respecto a los demás.

Art. 474. Se dará certificación al interesado o interesados que la pidieren del acta de conciliación, o de no haber tenido efecto y dándose por intentado, en el caso de no comparecer los demandados o alguno de ellos.

Art. 475. Los gastos que ocasionare el acto de conciliación serán de cuenta del que lo hubiere promovido; los de las certificaciones, del que las pidiere.

Art. 476. A los efectos previstos en el artículo 517. 2. 9º de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la resolución aprobando lo convenido por las partes tendrá aparejada ejecución. Lo convenido por las partes en acto de conciliación se llevará a efecto en el mismo Juzgado en que se tramitó la conciliación, cuando se trate de asuntos de la competencia del propio Juzgado. En los demás casos será competente para la ejecución el Juzgado a quien hubiere correspondido conocer de la demanda.

Art. 477. Contra lo convenido en acto de conciliación podrá ejercitarse la acción de nulidad por las causas que invalidan los contratos. La demanda, ejercitando dicha acción, deberá interponerse ante el Juez competente, dentro de los quince días siguientes a la celebración del acto, y se sustanciará por los trámites del juicio declarativo que corresponda a su cuantía.

Art. 479. La presentación con ulterior admisión de la petición de conciliación interrumpirá la prescripción, tanto adquisitiva como extintiva, en los términos y con los efectos establecidos en la Ley desde el momento de la presentación.

Art. 480. Los Jueces de Paz remitirán a los de Primera Instancia de sus respectivos partidos, para que se archiven en ellos, relaciones semestrales de los actos de conciliación convenidos.

Artículos derogados por Ley 34/1984, de 6 de agosto, de Reforma Urgente de la LEC: 461; 462; 470; y 478.

Bibliografía relacionada con el tema expuesto:
– Real Decreto de 3 de febrero de 1881, de la LEC.
– Ley 1/2000, de 7 de enero, de Enjuiciamiento Civil
– Ley Orgánica 6/1985, de 1 de julio, del Poder Judicial – Legislación consolidada (BOE)
– Ley Orgánica 13/2009, de 3 de noviembre, de reforma de la Ley Procesal para la implantación de la nueva Oficina Judicial.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *