Modelo contrato entre particulares

Contenidos

Contrato de donación

A través del contrato de donación, una persona (llamado donante) transmite gratuitamente a otra (llamado donatario) un bien (inmueble o mueble, incluido el dinero) o un derecho (ej. derecho a cobrar una deuda frente a un tercero) que forma parte de su patrimonio. Por su parte, el donatario acepta esta transmisión.

¿Cómo utilizar este documento?

Antes de rellenar este modelo, es necesario tener en cuenta que mediante donación se pueden transmitir todos los bienes o derechos que forman parte del patrimonio del donante o parte de ellos, siempre que los bienes y derechos donados sean concretos e individualizados y que quien dona se reserve en propiedad o en usufructo (derecho de uso) lo necesario para vivir en un estado correspondiente a sus circunstancias.

Asimismo, únicamente se pueden donar bienes presentes (y no futuros); es decir, bienes sobre los cuales el donante puede disponer al tiempo de la donación. Por otra parte, para proteger a los herederos del donante, la ley establece que no se puede dar ni recibir por vía de donación más de lo que se pueda dar o recibir por testamento.

Este modelo está adaptado para las donaciones de bienes muebles e inmuebles, y para cualquier tipo de derecho integrado en el patrimonio del donante. Las donaciones de bienes muebles, incluyendo cantidades de dinero (o de cualquier derecho sobre los mismos: ej. prenda), pueden efectuarse de forma verbal (o «de palabra») únicamente si al mismo tiempo se entrega el bien donado (o los bienes donados) al donatario (o se pone(n) a disposición de este; por ejemplo, mediante la entrega de las llaves del vehículo donado). En caso contrario, la donación debe constar por escrito privado o público.

En el caso de los bienes inmuebles (o de cualquier derecho sobre los mismos; ej. usufructo, hipoteca), la donación debe constar en escritura pública para ser válida. Así, aunque puede utilizarse este modelo para celebrar un contrato privado de donación, la donación será radicalmente nula si las partes no comparecen en una Notaría para hacerla constar en documento público. Igualmente, para que esta tenga plenos efectos frente a terceros, es necesario inscribir la donación en el Registro de la Propiedad.

Una vez cumplimentado e impreso, que este documento sea firmado por el donante y por el donatario, al menos, en dos ejemplares para que ambas partes puedan conservar una copia garantizará que el mismo sea válido. Firmar el margen izquierdo de todas las páginas del documento (y no únicamente la última página) aportará mayor seguridad jurídica.

Una vez recibido el bien, es obligatorio que el donatario liquide el Impuesto de Sucesiones y Donaciones en su Comunidad Autónoma de residencia (en el caso de los bienes muebles) o en la que esté situado el bien (en el caso de los inmuebles). Asimismo, al hacer la declaración de la renta deberá tenerse en cuenta el aumento que produce la donación en su patrimonio. Por otra parte, los donantes pueden beneficiarse de reducciones en el IRPF si el donatario del bien es una ONG.

¿Quién puede donar?

Pueden ser donantes las personas físicas o jurídicas que tengan capacidad para contratar y disponer de los bienes o derechos donados. Por esta razón, los menores (incluso emancipados) y los incapacitados judicialmente no pueden donar si no intervienen sus representantes legales (padres, tutores o curadores). Los tutores de los menores o incapacitados necesitan autorización judicial para donar bienes de sus tutelados; en cambio, los padres solo pueden necesitarla si la donación tiene por objeto un bien inmueble.

Las personas sujetas a concurso de acreedores no pueden donar sus bienes, ya que no tienen poder de disposición sobre ellos.

¿Quién puede recibir una donación?

En principio, cualquier persona física o jurídica puede ser donataria, incluso sin la intervención de sus representantes legales. Sin embargo, en el caso de las donaciones condicionales (aquellas en las que se dona algo a cambio del cumplimiento de una determinada obligación), es necesario que el donatario tenga capacidad para contratar o que intervengan sus representantes legales.

También caben las donaciones a favor de quienes aún no poseen personalidad jurídica por ser nasciturus (concebidos pero aún no nacidos), y a favor de varias personas (donaciones múltiples).

Por último, es posible que uno o ambos futuros cónyuges reciban donaciones por razón de matrimonio.

Donaciones condicionales

A pesar de que la donación se realiza de manera gratuita; es decir, sin que el donante cobre una contraprestación a cambio, es posible que el donante la someta al cumplimiento por el donatario de determinadas obligaciones. Por ejemplo, si dona un terreno para la construcción de un colegio o una vivienda para que el donatario la reforme. En todo caso, el valor de este gravamen debe ser inferior al del bien donado.

Si se establece una condición (modo, finalidad o carga), el donatario debe cumplirla respetando los términos y los plazos previstos por el donante en el contrato. Si esta condición no se cumple o se deja de cumplir, el donante podrá pedir incluso judicialmente la revocación de la donación.

Condición o término

Asimismo, la donación puede quedar sometida a la ocurrencia de un acontecimiento futuro (por ejemplo, el matrimonio del donatario). Si se trata de un acontecimiento futuro y cierto (o seguro), hablamos de término; mientras que si el acontecimiento es futuro e incierto, hablamos de condición.

Cláusulas adicionales

Además, es posible incluir en el contrato cláusulas adicionales, tales como:

  • Reserva de usufructo: la (nuda) propiedad del bien se transmite al donatario, pero el usufructo (o derecho de uso) se dona a un tercero o permanece en la persona del donante. Este es el caso, por ejemplo, de los padres que donan una vivienda a su hija, pero con la condición de poder utilizarla hasta su fallecimiento.
  • Cláusula de reversión a favor del donante: se prevé que en el caso de que ocurra un determinado acontecimiento (p. ej. la muerte del donatario) o después del transcurso de un plazo determinado (ej. 5 años) el bien o derecho donado volverá a ser propiedad del donante.
  • Dispensa de colación: en caso de que el donatario sea un heredero forzoso del donante, la ley considera esta donación como un anticipo a cuenta de la herencia, debiendo descontarse su valor de la parte que le corresponda recibir al fallecimiento del donante. Sin embargo, es posible incluir una cláusula en el contrato en la que el donante declara que la donación no debe ser considerada un anticipo a cuenta de la herencia (sino un incremento de esta).

Legislación aplicable

La donación está regulada en el Código civil; específicamente, desde los artículos 618 a 656, y 1336 a 1343. Además, son aplicables a la donación las disposiciones generales de los contratos y obligaciones, contenidas entre los artículos 1088 y 1314 del mismo texto legal.

En materia de tributación, son aplicables la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio, así como la normativa autonómica correspondiente.

Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.

¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

Ejemplo de contrato de donación de dinero

La plantilla de contrato de donación de dinero te permitirá realizar el acto de donar dinero con total libertad y si te interesa, podrás llevar a cabo la descarga gratis del modelo de contrato de donación de dinero.

Descarga gratis el ejemplo de contrato de donación de dinero

El contrato de donación de dinero forma una operación que está sujeta al impuesto de donaciones y sucesiones por donación. Está formado por un sujeto pasivo llamado donatario que es la persona que recibirá la donación.

Con el ejemplo de contrato de donación de dinero no se podrá computar como una pérdida patrimonial para el donante, siendo el acto de donar voluntario y libre.

Tanto para la donación de dinero como para el contrato de donación de un vehículo se utilizará un modelo general de contrato de donación, donde se deberá reflejar el tipo de bien o elementos patrimonial objeto de donación, su descripción y valor.

Consulta todos los ejemplos de contrato de donación y rellena los datos que necesites adaptando el modelo del contrato de donación de dinero a tu situación laboral y profesional.

  • ¿Te ha servido de ayuda?

Descargar documento: Descargar Ejemplo de contrato de donación de dinero (DOC)

Si estás pensando en regalar una vivienda, un coche, una cantidad de dinero o cualquier tipo de bien mueble o inmueble, puedes servirte del contrato de donación. En esta entrada vamos a ver en qué consiste el contrato de donación, cómo y cuándo usarlo, el tipo de donaciones existentes y dejaros un modelo de contrato para descargar.

¿Qué es un Contrato de donación entre vivos?

El contrato de donación entre vivos es un tipo de contrato mediante el que una persona, donante, transfiere la propiedad o dominio de un bien a otra persona, el donatario, que lo recibe de manera completamente gratuita (aunque no exenta de impuestos, como veremos más adelante).

La donación está regulada en el Título II del Libro Tercero del Código Civil, que dice que para que una donación sea efectiva, el donatario tiene que aceptarla, además, se debe producir una disminución en el patrimonio del donante y un aumento de patrimonio en del donatario (si no fuera así, estaríamos ante una simulación de contrato de donación).

Finalmente, si el objeto de la donación es un bien inmueble, se debe entregar la escritura pública y registrarse en el Registro de la Propiedad.

▷ Modelo de Contrato de Donación (general)

Os dejamos un modelo de contrato de donación general, que podéis descargar tanto en PDF como en Word para que podáis usarlo y editarlo según vuestras necesidades. Si lo que tenéis pensado donar es un bien mueble o inmueble de cierto valor, os recomendamos que recurráis a una asesoria que os ayude con la redacción del contrato y las particularidades que deban tenerse en cuenta.

Word

Descárgate nuestro modelo de contrato de donación en Word y edítalo según tus necesidades.

PDF

O descárgate el modelo de contrato de donación en PDF y úsalo como una guía para componer el tuyo propio.

Aspectos que debe incluir un contrato de Donación

Para que una donación sea efectiva y no pueda declararse nula, el contrato de donación debe contemplar los siguientes aspectos fundamentales:

  • Inscripción en el registro público. Y si es una bien inmueble, se debe inscribir en el Registro de la Propiedad.
  • Pagar el Impuesto de Donaciones. Aunque el contrato de donación y la donación en sí es un acto gratuito, el donatario que ver aumentado su patrimonio tendrá que pagar los impuestos correspondientes a ese aumento del patrimonio.
  • Bonificaciones del impuesto. Para donaciones entre familiares directos (entre cónyuges o ascendientes o descendientes) existen bonificaciones, por lo que los impuestos a pagar por ese aumento patrimonial en estos casos puede verse minorado.

​Características generales del Contrato de Donación

Los contratos de donación tienen las siguientes características generales:

  • Es un contrato principal (no depende de otros)
  • La donación debe ser completamente gratuita, es decir, el donatario no tiene ninguna obligación de dar nada a cambio del bien donado.
  • Es consensual, el donatario debe aceptar la donación para que esta sea efectivo. La aceptación es una condición indispensable ya que la Ley dice que nade puede enriquecerse en contra de su voluntad. Así que si el donatario no acepta la donación, esta quedará invalidada.
  • Es unilateral, la obligación principal es para el donante, que es quien debe entregar el bien dado en donación.
  • El donante no puede donar todo su patrimonio, sino que debe conservar una parte mínima que le permita seguir viviendo de manera cómoda, en caso contrario, la donación sería nula.
  • No se podrán donar bienes futuros, es decir, que donante tiene que ser el propietario real del bien que pretende donar cuando se produce la donación.
  • Solo se pueden donar objetos con los que esté permitido comerciar, es decir, que la propiedad pueda transferirse a un tercero, como un vehículo, una vivienda, una obra de arte, dinero, etc.

Características específicas de los contratos de Donación

Algunos contratos de donación cuentan con características específicas que vamos a ver con más detalle a continuación.

Contrato para una donación de dinero

El contrato de donación de dinero es una operación que queda sujeta al impuesto de donaciones y sucesiones por donación, cuyo sujeto pasivo será el donatario. Hay que tener en cuenta que la donación de dinero de padres a hijos también tributa, aunque al realizarla mediante escritura pública, pueden existir bonificaciones.

Donación vehículo

En el contrato de donación de un vehículo se produce un cambio de la titularidad del vehículo por donación y está sujeto al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que debe presentarse ante Hacienda. Es importante que donatarios se asegure que el vehículo que va a recibir no tiene pendiente el pago de sanciones, no soporta ninguna multa y está al corriente del pago del Impuesto de Circulación. Además, el cambio de titularidad también conlleva una tasa propia, que debe abonarse en Tráfico.

Donación de un bien inmueble

El contrato de donación de un bien inmueble debe inscribirse en el Registro de la Propiedad y además, se debe hacer mediante la Escritura Pública. Además, se deben detallar los bienes donados y el valor de las cargas que deba satisfacer el donatario.

Donación con carga

El contrato de donación con carga es aquel en el que se impone al donatario una carga o gravamen que disminuye la cuantía de la donación, también son denominada donaciones modales y las veremos con más detalle más adelante.

Donación con usufructo vitalicio

El contrato de donación con usufructo vitalicio es aquel en el que se transmite la nuda propiedad de un bien al donatario, como por ejemplo una vivienda, en el que el donante se reserva el usufructo para sí o para un tercero (es decir el uso y disfrute del bien). La condición es que el donante será el usufructuario hasta su fallecimiento.

¿Cómo y cuándo puede revocarse un Contrato de Donación?

La Ley contempla la posible revocación del contrato de donación, que podemos encontrar regulados en el Código Civil. De manera que se podría producir la revocación en los siguientes casos:

  • Si el donatario cometiese algún delito contra la persona, la honra o los bienes del donante, de su cónyuge o de los ascendientes o descendientes del mismo.
  • Si el donatario se negase a prestar alimentos al donante si este los necesitara.
  • Si el donatario no cumpliese las obligaciones fiscales o gravámenes derivados de la donación.
  • Si la donación se hace unida a una condición y esta no llega producirse.

Tipos de Donaciones

Aunque existen diversos tipos de donación según el criterio del que se parte para hacer su clasificación, se pueden diferenciar las siguientes clases de donaciones:

Inter vivos y mortis causa

Las donaciones inter vivos son aquellas en las que donante cede parte de su patrimonio sin causa de su fallecimiento, es decir, que los efectos de la donación se producen entre vivos y se regirán por las disposiciones generales de los contratos y obligaciones en todo lo que no se halle determinado expresamente en el Código Civil.

Las donaciones mortis causa producen sus efectos por la muerte del donante y se rigen por las reglas establecidas para el caso de la sucesión testamentaria.

Puras y modales

Las donaciones puras son las ordinarias, es decir, aquellas en las que donante cede parte de su patrimonio de manera gratuita y libre, con el simple deseo de beneficiar a un tercero.

Las donaciones modales son aquellas en las que se impone al donatario un modo, carga o gravamen o cualquier tipo de actuación o conducta no económica, que disminuye la cantidad de la donación, pero sin que se pierda el carácter gratuito de la donación, ya que el gravamen será de valor inferior a lo donado.

Remuneratorias

Las donaciones remuneratorias son aquellas que benefician al donatario por la prestación de sus servicios al donante o por sus méritos, siempre y cuando no constituyan deudas exigibles (por ejemplo, al atender al donante cuando está enfermo o impedido para ayudarle). Además, para que sea legal, la donación siempre debe superar el valor del servicio prestado.

Con cláusula de reversión

La donación con cláusula de reversión establece la reversión en favor solo del donante para cualquier caso y circunstancias, pero no en favor de otras personas en los mismos casos y limitaciones que determina el Código Civil para las sustituciones testamentarias.

Con facultad de disponer

Las donaciones con facultad de disponer son aquellas en las que el donante se reserva la facultad de disponer de algunos de los bienes donados o de alguna cantidad con cargo a ellos. En caso de que muriera sin haber hecho uso de este derecho, los bienes pertenecerán al donatario.

Condicionales

En las donaciones condicionales se introducen requisitos que el donatario tiene que cumplir para que la donación pueda llegar a tener efecto.

otros modelos de contratos

  • Modelos de contrato para abrir franquicia
  • Contrato de Comisión mercantil
  • Contrato de joint venture
  • Contrato de licencia de software

Esperamos que esta entrada sobre el contrato de donación os haya resultado de utilidad y que haya resuelto vuestras dudas sobre los tipos de donaciones existentes. Y si necesitáis otros modelos o plantillas, podéis encontrar más en nuestra sección de Recursos.

¡Comparte!
emailFacebook0TwitterLinkedin

Siempre que hagáis un préstamo entre hermanos, hay que dejarlo bien documentado.

Aunque tengas confianza plena en tu hermano, hay una razón para dejarlo todo bien documentado: Hacienda puede considerar que se trata de una Donación y exigir al prestatario, los impuestos correspondientes.

Descarga aquí un contrato de préstamo, listo para cumplimentar e imprimir con vuestros datos.

Préstamo entre hermanos:

  • Los préstamos entre hermanos están sujetos al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, pero están exentos. ¿Qué quiere decir esto? Que, si tu hermano te presta dinero y presentáis la documentación, no tendréis que pagar impuestos y evitareis que Hacienda lo considere una Donación.
  • Si Hacienda lo considera una Donación (depende de vuestra Comunidad Autónoma), os puede exigir hasta el 34% del préstamo (es decir, si tu hermano te ha prestado 20.000 euros, Hacienda te puede exigir hasta 6.800 euros)

Ahora que habréis entendido la importancia de dejarlo documentado, como os comentaba al principio, os indico los pasos a realizar para dejarlo bien documentado.

Pasos a realizar para dejar el préstamo documentado:

  1. Se debe hacer un contrato de préstamo entre particulares. Si tienes dudas sobre cómo hacerlo, visita nuestro artículo “Contrato privado de préstamo, ¿Qué debe contener? o descarga un contrato de préstamo entre familiares sin intereses, haciendo clic aquí.
  2. Liquidar el ITP, a través del Modelo 600. Esto es un trámite exento (no cuesta nada), pero obligatorio. Si quieres conocer como se cumplimenta el Modelo 600 para un préstamo entre particulares, te lo explicamos en este artículo.
  3. Presentar toda la documentación en la Delegación u Oficina que te corresponda. La obligación de presentarla, es siempre del prestatario.

Una vez realizados estos trámites, es importante que la devolución del préstamo se realice por transferencia bancaria. La obligación de demostrar que se trata de un préstamo (y no una donación) es tuya, de forma que este sencillo trámite, te puede evitar muchos problemas.

Contrato de préstamo entre particulares SIN intereses

En ……, a …… de …… de …… (Lugar y fecha)

REUNIDOS

De una parte Don/ña ……, mayor de edad, con domicilio en ……, calle …… nº …… y DNI …… (Datos personales y señas del prestamista)

Y de otra Don/ña ……, con domicilio en ……, calle …… nº …… y DNI …… (Datos personales y señas del prestatario)

Ambas partes intervienen en su propio nombre y derecho.

Con la capacidad y legitimación para contratar que legítimamente se reconocen, los comparecientes han convenido otorgar contrato de PRÉSTAMO SIN INTERESES, con arreglo a las siguientes

CLÁUSULAS

Segunda: Durante el plazo del préstamo, el capital prestado no devengará interés alguno.

Tercera: El capital prestado ha de devolverse en un plazo máximo de …… (2). No obstante, el prestatario podrá amortizar de forma anticipada el capital pendiente en cualquier momento.

Cuarta: El abono del capital se hará …… (3). El prestamista extenderá un recibo justificativo del pago.

Y en prueba de conformidad los otorgantes firman por triplicado el presente contrato en el lugar y fecha indicados en el encabezamiento. (4)

El prestamista

(Firma del prestamista)

El prestatario

(Firma del prestatario)

1 Indicar el destino, por ejemplo: la adquisición de la vivienda habitual del prestatario.

2 Según proceda la devolución del préstamo, en un solo pago, o sucesivas anualidades, mensualidades, etc.

3 Según proceda por transferencia en la cuenta nº ……, en el domicilio del prestamista …….

4 Tenga en cuenta que para probar que los intereses son inexistentes, debe figurar expresamente en el contrato, y éste se tiene que presentar a liquidación por el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales en la Consejería de Hacienda de la Comunidad Autónoma (o en el Registro de la Propiedad, en poblaciones pequeñas). Deben presentarse tres ejemplares del contrato y el impreso correspondiente, con esta mención: préstamo exento en el ITP artículo 45.1.B 15 del RDL 1/93. Además, conviene guardar otras pruebas de la operación (resguardos de transferencia bancaria, certificados bancarios de los pagos).

El préstamo de dinero entre familiares aunque no esté documentado expresamente en un contrato puede ser exigido por quien prestó la cantidad.

Vamos a ver algunas cuestiones que suelen plantearse en un préstamo de dinero entre familiares o personas vinculadas afectivamente.

Es normal por esa relación estrecha, ya sea familiar o afectiva, que dos personas se presten dinero sin hacer constar por escrito dicha entrega ni su plazo de devolución. Es decir que ese préstamo ese hace de forma verbal.

Si con el tiempo la persona que recibió el dinero no quiere devolvérselo a quien se lo prestó, surge la duda de si se puede reclamar judicialmente dicha cantidad o si por el contrario está destinada al fracaso por no estar documentada.

Inmaculada Castillo Jiménez. Abogada

Vamos a explicar algunas cuestiones IMPORTANTES sobre el préstamo de dinero entre familiares:

1º.- Recordar que el Código Civil establece el contrato de préstamo en el artículo 1740:

«Por el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo.»

2º.- Aunque no exista contrato de préstamo por escrito, de otro lado propio de las relaciones familiares, conyugales o sentimentales, precisamente por la confianza propia del parentesco, no olvidéis que la realidad del contrato puede acreditarse por cualquier medio admitido en derecho (transferencia bancaria, ingresos en cuenta, testifical, etc.).

3º.- La prueba de la existencia del préstamo le corresponde a quien alega que ha prestado el dinero, en aplicación del artículo 217 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Ahora bien, una vez acreditada la entrega del dinero, no se presume que dicha entrega haya sido como mera liberalidad o donación.

La persona que haya recibido el dinero y que alegue que le ha sido donado o regalado debe probarlo.

4º.- Es doctrina jurisprudencial que «a falta de prueba de la intención de donar no puede considerarse donación un negocio jurídico» ( Sentencias del Tribunal Supremo 30 de noviembre de 1987 y 27 de marzo de 1992), pues, según resulta de lo dispuesto en el artículo 1.289 del Código civil, en caso de duda sobre la interpretación de los contratos gratuitos, la duda se resolverá a favor de la menor transmisión de derechos e intereses, sin que se presuma la intención de donar.

5º.- Respecto del plazo de devolución del préstamo de dinero entre familiares cuando no existe contrato escrito. En los supuestos de indeterminación del plazo en los contratos de préstamo, dicho plazo lo será el que transcurra hasta que se proceda a reclamar su devolución, de no justificarse la necesidad por el deudor de uno mayor o por desprenderse de la voluntad del acreedor.

En la sentencia del Tribunal Supremo de 6 de marzo de 1999, tras recordar que el pacto de préstamo alcanza su perfección contractual por la entrega y transmisión de las cosas prestadas , generando el contenido obligacional esencial, de índole unilateral, a cargo del prestatario , en cuanto queda sujeto a devolver lo recibido, añade que esa obligación «surge desde el momento de la perfección del contrato, aunque cabe la demora si se pactó plazo perfectamente determinado para proceder a su reintegro» o se deduzca que se hubiera querido conceder de las circunstancias y naturaleza de la obligación.

Lo que viene a decir la jurisprudencia es que salvo que se deduzca la existencia de un plazo para devolver el dinero, éste será devuelto al prestamista desde el momento en el que requiera al prestatario para su devolución.

4 modalidades de contratos de financiación

Para satisfacer nuestras necesidades o apetencias acudimos, con suma frecuencia, a la búsqueda de medios económicos de terceros. Esta práctica ha existido desde tiempo inmemorial en todas las civilizaciones, siendo sumamente conocidos los contratos de préstamo o chirographum en el Derecho romano, documento por el que el deudor reconocía la deuda contraída, la cual podía ser reclamada mediante la correspondiente acción judicial.

En la actualidad, las formas de financiación son mucho más variadas, siendo fundamentales para la adquisición de bienes y servicios por la mayor parte de la población en el momento en que se necesitan o desean defiriendo el pago de los mismos a momentos posteriores. A algunas de estas modalidades de financiación nos referiremos a continuación.

1. Contrato de préstamo.-

El más tradicional, y que en buena medida enlaza con las figuras contractuales contempladas en el precitado Derecho romano es el contrato de préstamo, definido por el artículo 1.740 del Código civil señalando que “por el contrato de préstamo una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo”. El más importante, hoy, es el préstamo de dinero. En este contrato el prestatario, el que recibe el dinero, se obliga a devolver la cantidad entregada y a pagar intereses si se han pactado, éste préstamo deberá hacerse por escrito. Y es interesante destacar que el contrato de préstamo es, inicialmente, gratuito, sólo deberán abonarse intereses si estos se han pactado expresamente. Lo que la experiencia nos dice es que al prestamista nunca se le olvida pactar el pago de intereses.

En consecuencia, las obligaciones de las partes resultan perfectamente definidas, la del prestador será la entrega del capital prestado, y la del prestatario devolver la cantidad prestada en el tiempo convenido y, si se han pactado, abonar los intereses.

2. Contrato de leasing o arrendamiento financiero.-

Una fórmula mucho más reciente de financiación es el denominado arrendamiento financiero. En la operación de leasing intervienen: la empresa de leasing, el proveedor del bien y el usuario. En este contrato es la empresa de leasing quien compra al proveedor el bien que desea el usuario, y cede a éste el uso de dicho bien mediante un contrato de arrendamiento financiero (leasing). Naturalmente, el proveedor del bien nada tiene que ver en este contrato de financiación, más allá de la entrega del bien a la empresa de arrendamiento financiero que le abonará directamente el bien del que adquiere el pleno dominio. Posteriormente, y ya integrado en el contrato de leasing la empresa mantiene la propiedad, cediendo el uso al usuario que abonará la cuota de arrendamiento fijada. Este contrato debe inscribirse en el Registro correspondiente (ya que, en la actualidad existe el leasing de bines muebles, pero también de inmuebles) y suele incluir una cuta final por la que el arrendatario financiero puede adquirir el bien en cuestión, debiendo formalizarse la transmisión de la titularidad del bien en ese momento

3. Contrato de descuento.

En el mundo del comercio un modo de financiación muy utilizado es el contrato de descuento. Podríamos decir que es un contrato por el que el Banco anticipa al cliente el importe de un crédito no vencido frente a un tercero, cobrando el interés correspondiente, naturalmente (un ejemplo son las líneas de descuento utilizadas para el cobro anticipado de las letras de cambio). Es decir, el Banco se convierte en el nuevo acreedor del tercero y será quien realice las gestiones necesarias para cobrar al tercero. Pero si el tercero no paga, el Banco podrá exigir el importe a su cliente.

4. Contrato de apertura de crédito.

Es el contrato por el que el Banco se obliga, dentro de unos límites de tiempo y cantidad, y mediante el pago de una comisión e intereses, a poner a disposición del cliente y a medida de sus requerimientos sumas de dinero. El cliente solamente tiene que devolver y pagar por las cantidades de que haya dispuesto, amén de las comisiones por disponibilidad que pagará en todo caso.

El principal problema que surge con el comodato es la finalización del contrato. Normalmente en la práctica, no se hace un contrato por escrito por lo que no se establece tampoco un plazo de finalización ya que detrás del comodato suele haber casos de confianza.

Contrato de Leasing Este tipo de contrato se emplea principalmente para la financiación de

pequeñas y medianas empresas. También es conocido como arrendamiento financiero. Las partes son arrendador y arrendatario.

Se trata de un contrato atípico que sin embargo sí aparece recogido en diferentes legislaciones como en la tributaria pero no existe una regulación global.

La operación de leasing funciona de la siguiente manera:

1 Tenemos un usuario o empresario (normalmente pyme) que quiere adquirir determinados bienes pero desde el punto de vista empresarial no le compensa adquirir activos bien porque son bienes de valor efímero en el mercado (equipos informáticos) o bien porque a lo mejor quiere hacerse con maquinaria industrial pero no tiene el suficiente capital.

2 Aparecen entonces una serie de entidades, que en primer lugar fueron los bancos pero luego ya aparecieron entidades específicas dedicadas al Leasing, que se ponen en contacto con el usuario y le preguntan sus intereses, lo establecen en un preacuerdo. Esta arrendadora financiera adquiere por compraventa la maquinaria.

3 Esta empresa de Leasing cede el uso de estos bienes durante un determinado periodo de tiempo a cambio de una prestación económica. La cesión de uso viene acompañada siempre de una opción de compra, y finalizado el plazo del contrato normalmente el arrendatario se hace con la propiedad del bien, porque ya tiene pagado el bien con las cuotas aportadas a lo largo del contrato, tambíen puede añadir el remanente. Como es una opción de compra real, no está obligado a realizarla efectiva.

Podríamos definir el Leasing como contrato en virtud del cual uno de los contratantes, el arrendador financiero, se obliga a ceder el uso de un bien por un tiempo cierto y el otro, el usuario o arrendatario financiero, se compromete a pagar unas cuotas determinadas por ese uso con derecho llegado el término pactado a ejercer una opción de compra y convertirse así en propietario del bien objeto de contrato.

Las ventajas de este tipo de contrato son por un lado económicas, y por otra, en medida de que el bien sigue siendo propiedad de la empresa arrendadora (la entidad de Leasing), en un supuesto de concurso de acreedores, recupera los bienes porque sigue siendo de su propiedad.

Contrato de Fianza

La ineficacia de los contratos de financiación por causa de nulidad del contrato principal

Durante las tres últimas décadas, el mercado del crédito al consumo ha experimentado un importante desarrollo que desembocó a la aprobación de la Ley 16/2011 de 24 de julio de contratos de crédito al consumo. Como consumidores nos encontramos habitualmente con la posibilidad de financiar un producto o un servicio mediante un préstamo bancario a través del propio prestador del servicio que se encarga directamente de tramitar y formalizar dicho préstamo con una entidad bancaria, normalmente, de su elección.

En estos supuestos, sendos contratos, el contrato de arrendamiento de servicios (p. ej. un tratamiento bucodental) y el contrato de financiación (préstamo bancario), son dos contratos jurídicamente distintos, aunque vinculados dado que el contrato de financiación sirve, en la mayoría de casos, para pagar a plazos el importe total del servicio prestado. Tradicionalmente, en el supuesto que el prestamista del servicio incumpliese con sus obligaciones (p. ej. dejase de prestar el servicio contratado) procediendo entonces la resolución contractual o la ineficacia del contrato principal o incluso su nulidad radical o relativa, el consumidor tenia la obligación de seguir abonando las cuotas del préstamo bancario concertado pues se consideraban dos contratos jurídicos independientes.

Un antecedente histórico en relación con este tipo de conflicto jurídico lo constituye el caso acontecido años atrás en relación a una conocida franquicia de academias de idiomas que provocó que un gran número de alumnos matriculados quedaran afectados al no recibir las enseñanzas de los cursos contratados por cierre inesperado de dichas academias y restándoles por pagar un préstamo bancario que el propio centro ofrecía a sus alumnos para pagar sus cursos. Este caso sirvió para regular el concepto de contrato vinculado que conlleva básicamente que la anulación del contrato principal (en el presente caso, el curso de ingles) supone automáticamente la ineficacia del contrato de financiación. Según la Ley de Créditos al Consumo, que es la que regula este tipo de préstamos, para que un contrato pueda calificarse como vinculado a otro principal debe reunir tres requisitos: en primer lugar, que el consumidor, para la adquisición de bienes o servicios, haya concertado un crédito con un empresario distinto del proveedor de aquéllos. En segundo lugar, que entre la entidad financiera que concede ese crédito y el proveedor exista un acuerdo previo, concertado en exclusiva, en virtud del cual este ofrecerá créditos a los clientes para la adquisición de sus bienes o servicios y, por último, que el crédito concedido al consumidor lo haya sido precisamente en base a ese acuerdo previo.

Posteriormente, y a raíz de los problemas que se plantearon en los contratos de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles mediante los cuales se otorga a su titular la posibilidad de disfrutar de un alojamiento turístico durante un período determinado y exclusivo de cada año, el Tribunal Supremo en su reciente sentencia nº 436/2015 de 1 de Julio de 2015 (en relación con la sentencia de 28 de Abril de 2015) amplió la doctrina relativa a los contratos vinculados, en concreto, (1) relativa a la interpretación de los artículos 10 y 12 de la Ley 42/1998 declarando la ineficacia de los contratos de financiación no solo en atención a los supuestos de desistimiento y resolución del contrato principal sino también en cualquier caso de nulidad del mismo, y (2) el alcance del concepto de exclusividad exigido por la Ley de Créditos al Consumo. Conforme la citada sentencia, el Tribunal Supremo interpreta el concepto de exclusividad no tanto en la posible existencia de un auténtico acuerdo de exclusividad entre la entidad prestamista y el proveedor sino en la valoración de la inferioridad de la posición contractual del consumidor, que puede reflejarse en su falta de libertad real para acudir a una entidad financiera de su elección fuera del marco, ya exclusivo, ya plural, que le venga impuesto o inducido por el proveedor del servicio.

El reciente caso de FUNNYDENT

El pasado mes de Enero, la cadena de clínicas odontológicas Funnydent cerraba sin previo aviso las puertas de sus nueve clínicas odontológicas entre las comunidades de Cataluña y Madrid dejando sin terminar los tratamientos de miles de pacientes quienes, la gran mayoría, habían financiado a través de préstamos de entidades bancarias propuestas por la propia clínica.

Los tratamientos de estos más de 2.000 afectados por el cierre de las clínicas llegaron a financiarse, en alguno de los casos, por valor de 20.000 euros lo que les ha supuesto un grave perjuicio no solo para su salud puesto que han dejado de recibir el tratamiento contratado sino económico pues deberán seguir abonando el préstamo que solicitaron mientras no se resuelva el contrato principal.

No obstante lo anterior, y gracias a la ya asentada doctrina del Tribunal Supremo siempre que se trate de una financiación vinculada (es decir, que el consumidor no se haya buscado la financiación por su cuenta sino que haya aceptado la propuesta por el vendedor en colaboración con una entidad financiera), el consumidor podrá oponer frente a la financiera las mismas excepciones que tuviera frente al prestador del servicio lo que significará no solo que podrá dejar de pagar las cuotas aplazadas del financiamiento sino que podrán recuperar la total cantidad abonada así como solicitar la resolución del contrato principal y la indemnización de daños y perjuicios que en su caso proceda.

La información contenida en la presente nota no debe ser en sí misma considerada como un asesoramiento específico en la materia comentada, sino únicamente una primera aproximación al tema tratado, siendo por tanto aconsejable que los receptores de la presente obtengan asesoramiento profesional sobre su caso concreto antes de adoptar medidas o acciones específicas.

¡Comparte!
emailFacebook0TwitterLinkedin

Aunque el Modelo 600 de cada Comunidad Autónoma es distinto, todos tienen la misma estructura. En este artículo te explicamos cómo rellenar el Modelo 600 préstamo sin intereses, sea cual sea, tu Comunidad Autónoma.

Como rellenar Modelo 600 préstamo sin intereses:

  • Fecha de devengo: La fecha de devengo que debes poner, es la fecha que aparece en el contrato de préstamo.
  • Sujeto pasivo: El sujeto pasivo es siempre la persona que recibe el préstamo (o prestatario). Deberás cumplimentar toda la información que te soliciten (que como comentamos, varía en función de la Comunidad Autónoma).
  • Transmitiente: El transmitiente es la persona que presta el dinero (o el prestamista). Al igual que en el caso anterior, deberás cumplimentar toda la información que te soliciten.
  • Datos del bien: Si has hecho un contrato privado, deberás consignar en datos del documento, «privado». En la descripción, debes indicar que se trata de un «préstamo entre particulares». La expresión abreviada suele ser PO0 o PO1 (dependiendo de la Comunidad Autónoma).
  • En el valor declarado, así como en la base imponible, debes poner el importe del préstamo. En la mayoría de las comunidades, en el modelo 600 no se indica si el préstamo es con o sin intereses. Eso deberás indicarlo en el contrato que debes presentar, junto con el Modelo 600.
  • El fundamento de la exención es el Artículo 45.I.B,15

Si el Modelo 600 está correctamente cumplimentado, en el total a ingresar aparecerá 0 euros.

Ver ejemplo de Modelo 600 cumplimentado

¿Te ha gustado este artículo? ¿Crees que puede ayudar a algún amigo o familiar? ¡COMPARTE!

Rellenar modelo 600 préstamo

En los casos cuando uno quiere adquirir un bien de un gran valor monetario es muy habitual que pueda pedir un préstamo para realizar la compra. Puede ser tanto a los familiares como a los amigos, o incluso puede suceder entre empresas pequeñas. A continuación explicaremos cómo rellenar el Modelo 600 préstamo para que el proceso sea más seguro y legal.

MODELO 600 PRÉSTAMO SIN INTERESES

Empezaremos por el Modelo 600 préstamo sin intereses. Antes de entrar en los detalles, hemos de tener claro que dependiendo de la Comunidad Autónoma algunas pautas pueden variar.

  • Para comenzar a rellenar el modelo has de hacer un contrato del préstamo. En él figurará una fecha de préstamo la cual has de incluir en el modelo 600 préstamo.
  • Lo siguiente es el apartado de Sujeto Pasivo o dicho en otras palabras persona que recibe el préstamo. Este es uno de los apartados que puede variar de una Comunidad Autónoma dado que la información que solicitan puede ser diferente. Es importante incluir todos los datos que se solicitan.
  • De ahí pasaremos al Transmitente o, dicho de otra forma, el prestamista. Al igual que en el apartado anterior has de incluir toda la información que se solicite que dependiendo de la comunidad puede ser diferente.
  • El siguiente apartado es opcional, dado que depende de si el contrato es privado o no. De ello hablaremos a continuación.
  • Pasaremos al apartado del valor declarado donde hemos de especificar el importe exacto del préstamo. Este apartado, dependiendo de la Comunidad Autónoma, puede incluir o no la especificación de si el préstamo es con o sin intereses. En el caso de que no lo especifique en el modelo ha de estar reflejado en el contrato que se presentará junto al modelo 600.
  • Y por último estará el fundamento de la exención que corresponde con el Artículo 45.I.B,15.

MODELO 600 PRÉSTAMO ENTRE PARTICULARES

En caso de que el préstamo se realizó entre particulares, el procedimiento es igual menos en el apartado 4:Datos del bien. En los datos del documento ha de estar reflejado que el contrato es privado y que se trata de un “préstamo entre particulares”. La expresión abreviada de ello es PO0 o PO1 dependiendo de la Comunidad Autónoma.

MODELO 600 PRÉSTAMO ENTRE FAMILIARES

Ahora hablaremos del préstamo entre los familiares. El modelo 600 préstamo es igual que los anteriores pero hay que tener en cuenta ciertos criterios que pueden hacer que la Hacienda sospecha de que en vez de un préstamo se realiza una donación(lo que conlleva al pago de impuestos a la hora de realizar el IRPF).

  • Para empezar en el apartado del valor declarado en muy importante especificar si lleva intereses o no.
  • Por otra parte, el plazo de devolución del préstamo no puede causar sospechas de que la devolución del préstamo se realizará. Por ejemplo, si padres prestan a uno de sus hijos(as) una cierta cantidad de dinero teniendo 60 años, y el plazo de devolución son 50 años, la situación puede causar sospechas a la Hacienda.
  • Todos los trámites, tanto de prestación del dinero como su devolución ha de realizarse tras movimientos bancarios que aseguren el cumplimiento del contrato.

Cómo cubrir el Modelo 600 para préstamos privados sin intereses

Hacer préstamos privados entre particulares y sin intereses es una práctica bastante común. Un escenario muy habitual es que los padres presten una determinada cantidad de dinero a sus hijos para que éstos puedan comprar un piso, pero se pueden dar otros muchos casos. Este préstamo para una entrada entre familiares es totalmente legal, se puede hacer de forma gratuita y sencilla y no tienes que declararlo en tu Declaración de la Renta. Si vas a hacer un préstamo privado sin intereses, debes notificarlo en el órgano de gobierno de tu Comunidad Autónoma. Esto es un mero trámite para hacer ver que esos movimientos de dinero que se producirán son legales y que se producen por ese préstamo y devolución del dinero. Te contamos paso a paso cómo hacerlo.

1. Elabora un contrato privado de préstamo

Lo primero que debes hacer es redactar un contrato privado de préstamo. Aunque tengas confianza con quien te presta el dinero (y viceversa) debes poner las condiciones del préstamo para que la Agencia Tributaria sepa en qué términos lo hacéis. Puedes redactarlo tú mismo o utilizar una plantilla de contrato de préstamo privado sin intereses, como los que te ofecen plataformas como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). En este contrato deben figurar los siguientes datos.

  • Nombres, apellidos, DNI o NIF, dirección postal y teléfono de los prestamistas
  • Nombres, apellidos, DNI o NIF, dirección postal y teléfono del prestatario
  • La cantidad de dinero que se va a prestar
  • Los intereses que se van a aplicar. Si no hay intereses también lo debes especificar.
  • El plazo de tiempo en el que se devolverá el préstamo
  • La periodicidad y cantidad de las cuotas

Si eres flexible en cuanto a cuándo quieres devolver el dinero, simplemente pon por escrito que las cuotas son abiertas, tanto en cantidad como en regularidad.

2. Adquiere o descarga el Modelo 600: Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados

El Modelo 600, aunque tenga ese nombre tan largo y complejo, viene a ser el documento con el que declaramos que alguien cede un bien o un dinero a otra persona. Este documento también sirve para hacer compraventas de piso (normalmente los cubren y gestionan las promotoras o gestorías) o para préstamos privados sin intereses.

Puedes descargarlo de la página oficial de la Agencia Tributaria o comprarlo en cualquier estanco. El precio de 1,35 euros.

3. Cómo se cubre el Modelo 600 para préstamos privados sin intereses

Cubrir el Modelo 600 puede parecer complicado, pero te explicamos cómo hacerlo paso a paso.

En primer lugar, tendrás que cubrir los datos personales de las personas que están involucradas en el préstamo. En primer lugar encuentras los campos del sujeto pasivo, que es la persona que recibe el préstamo. A continuación están los campos del transmitente, que es la persona que te presta el dinero. Si es más de una persona, en este primer paso puedes poner una persona representativa; en los cuadros de la derecha puedes poner el número de sujetos y transmitentes y en las hojas siguientes podrás concretar los datos de las demás personas involucradas, tanto como sujetos o como transmitentes.

Aquí también tendrás que cubrir la clave o concepto. En este caso es PO0 (pe, o, cero).

Cómo cubrir el Modelo 600 de Hacienda: Sujetos pasivos y Transmitentes

A continuación debemos especificar en qué cosiste ese bien que nos van a pasar. En este caso, el dinero que nos prestan.

En la sección ‘Datos del Documento’: marca la casilla de Tipo Administrativo. En cuanto a los campos 9, 10 y 11, no tendrás que cubrir nada, a no ser que lo hagas con una notaría u otra administración (cosa que no es necesaria).

En la sección ‘Datos del Bien’: incluye el Concepto (12) PO0 – Préstamos y obligaciones. En otros datos, puedes incluir que se trata de un préstamo privado sin intereses. Los campos siguientes. del 14 al 19, no tienes que cubrirlos, ya que están reservados a los bienes catastrales, como los pisos.

En la sección ‘Autoliquidación’: debes incluir la cantidad que te van a prestar en el campo ‘Valor (20)’, junto a la divisa en la que te los prestan, que normalmente serán euros. En el campo 21, marca la casilla ‘Exento’ y añade en el campo 22 ‘Art 45.1.B.15 RDL 1/93‘. Esto significa que la declaración de este préstamo es gratuita, es decir, está exenta de liquidaciones. El fundamento de esa exención se encuentra en el Artículo 45 del Real Decreto Legislativo. En otras palabras: que este préstamo es gratuito porque así lo dice la Ley en ese Artículo 45.

El resto de campos los puedes dejar sin cubrir.

Cómo cubrir el Modelo 600 de Hacienda: Datos del Bien y Autoliquidación

En la sección ‘Presentador del Documento (24)’, sólo tienes que indicar quién es el presentador del documento. Debe ser el sujeto pasivo, es decir, quien recibe el dinero.

En la sección ‘Ingreso’ no debes rellenar nada. Este campo se reserva a otras acciones que no están exentas de liquidación.

Por último, sólo tienes que cubrir el Anexo, si es que lo necesitas. Este anexo se cubre en los casos de que haya más de una persona que reciba o preste el dinero. Si es así, sólo tienes que rellenar los campos con los datos personales.

En la sección ‘Coef. particip.:’, indica en qué porcentaje se participa en el préstamo. Por ejemplo, si tus dos hermanos te prestan dinero a ti a partes iguales, un hermano tendría un coeficiente de participación del 50%, tu otro hermano tendría el otro 50%, y tú tendrás un 100%. Ajusta estos porcentajes según apliquen en tu caso. Si se trata sólo de dos personas, una que presta el dinero y otra que lo recibe, no tienes que cubrir este anexo porque ya las has presentado en la primera hoja.

Existe otro anexo para detallar la información de los bienes catastrales, llamado ‘Anexo de relación de bienes’. Al tratarse de un préstamo de dinero no tienes que cubrir ese anexo.

Cómo cubrir el Modelo 600 de Hacienda: Anexo de sujetos pasivos y transmitentes

4. Imprime tus copias y preséntalas en la Administración

Imprime varias copias del contrato privado: para ti, para quienes te presten el dinero y para la Administración. Lleva tu contrato firmado, tu documento de identidad y tu Modelo 600 cubierto y preséntalos en el órgano de administración del gobierno de tu comunidad autónoma (la Junta de Andalucía, la Xunta de Galicia, el Gobierno de la Comunidad de Madrid, etc.). Allí sellarán tus copias y añadirán una pegatina de liquidación sólo en un original que te quedarás tú.

5. Haced vuestros préstamos y pagos por transferencias bancarias

Cuando te hagan tu préstamo y tú empieces a devolver tus cuotas, es más que recomendable hacerlo con transferencias bancarias. De esta forma podrás justificar fácilmente tus pagos si lo necesitaras y quedará claro a todas luces que se trata de una actividad legal y no encubierta. En los conceptos de las transferencias puedes incluir ‘Préstamo’ y ‘Cuota préstamo’ para que te resulten más fáciles de buscar en tus movimientos bancarios, si los necesitases algún día.

Te recordamos que ésta es una orientación de cómo realizar un préstamo sin intereses, pero si tienes dudas o no te ha quedado algo claro, te recomendamos que acudas a un profesional. También puedes encontrar una descripción detallada de cómo cubrir el formulario 600 de Hacienda en la propia web oficial de la Agencia Tributaria.

Préstamos de padres a hijos: ¿Cuándo hay que hacerlos por escrito?

Por diversas circunstancias y desde hace mucho tiempo, la falta de liquidez en los jóvenes viene siendo muy habitual, en la práctica, se puede solicitar a una entidad bancaria un préstamo para financiar inversiones como puede ser la compra de una vivienda o para sufragar gastos corrientes, en ocasiones las entidades financieras ponen trabas para realizarlos, por ello, recurrimos al entorno más cercano para cubrir esa necesidad, bajo la formalización de un préstamo entre particulares, lo más frecuentes son los préstamos entre familiares, de padres a hijos. Cuáles son los préstamos más baratos de junio.

El Código Civil en su artículo 1740, establece el contrato de préstamo, una de las partes entrega a la otra, o alguna cosa no fungible para que use de ella por cierto tiempo y se la devuelva, en cuyo caso se llama comodato, o dinero u otra cosa fungible, con condición de devolver otro tanto de la misma especie y calidad, en cuyo caso conserva simplemente el nombre de préstamo.

El comodato es esencialmente gratuito

El simple préstamo puede ser gratuito o con pacto de pagar interés.
Por tanto, si le pedimos dinero a un familiar o amigo, debemos ejecutar la operación correctamente, es decir realizando por escrito la formalización del préstamo, y devolviendo según los años pactados el principal al prestamista. Si no realizamos la devolución la AEAT, puede entenderlo como una Donación, y por ello tributa.
En consultas vinculantes la AEAT contesta, que si se reúnen los requisitos establecidos anteriormente, el mero hecho de la existencia de un vínculo familiar entre las partes no implica sin más la existencia de una donación encubierta.

¿El préstamo de dinero a un familiar está sujeto a algún impuesto?

Los prestamos entre familiares están sujetos al impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, modalidad transmisiones patrimoniales onerosas. No obstante, siempre que el préstamo se realice entre personas físicas (por ejemplo, entre familiares) es una operación sujeta pero exenta de tributación por lo que no genera ningún ingreso de dinero.
Aún estando exento de tributación el prestatario, es decir, a la persona que recibe el dinero en concepto de préstamo debe liquidar el impuesto con el modelo 600 que puede tramitarse presencialmente o telemáticamente.
El plazo para presentar la autoliquidación es de un mes a contar desde la fecha de firma del contrato. Si el plazo acaba en el sábado, queda prorrogado hasta el primer día hábil siguiente.
Por otro lado, el prestamista, es decir la persona que deja el dinero, debe tener claro que la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, establece que se presumirá retribuidas, salvo prueba en contrario, las prestaciones de bienes, derechos o servicios susceptibles de generar rendimientos de trabajo o del capital, estableciendo además que las valoración de estas rentas se efectuaría por el valor normal de mercado, en el caso de los préstamos será el tipo de interés legal del dinero.
Por tanto, el contrato de préstamo se deberá realizar por escrito ya sea a través de un documento privado entre partes o mediante documento púbico ante notario, muy importante dejar claro la gratuidad, se deberá indicar que los intereses de la operación serán de cero euros. Además en dicho contrato deberá contener como mínimo la fecha y el lugar, las partes que intervienen con todos sus datos, (nombre, apellidos, dirección, DNI), el importe del préstamo y el plazo de devolución que han acordado las partes.
En resumen, si formalizamos un contrato de préstamo según hemos mencionado anteriormente y justificamos la periodicidad de devolución de las cuotas según lo pactado, ya sea mensual, trimestral o anual, no implica ninguna incidencia con Hacienda.

En algún momento de la vida nos habremos sentido tentados de pedir dinero a algún familiar. Una opción a veces irremediable si el fin es comprar una vivienda sin suficiente ‘cash’ para la entrada, o cambiar la caldera antes de recibir la paga extra, incluso para adquirir un coche más grande ahora que la familia ha crecido.

Las exigencias de la banca para conceder financiación para según qué perfil de cliente obliga a muchos de estos a pedir ‘súplica’ a los padres, hermanos o abuelos.

La fórmula de prestar dinero a los familiares suele hacerse sin que conste por escrito ni su importe ni su plazo de devolución. Al tratarse de una muestra de confianza verbal, qué ocurre si pasa el tiempo y el deudor no quiere devolver el dinero a quien se los prestó.

Los abogados de mundojuridico.com indican que, aunque lo más recomendable es firmar algún documento que acredite la entrega, otro consejo sería prestarlo mediante transferencia bancaria.

La prueba de la existencia del préstamo le corresponde a quien dice que ha prestado, si bien no se presume que esa entrega sea una donación o liberalidad. Es quien ha recibido el dinero quien tiene que probar que se lo han regalado o donado.

¿Y el plazo?

Cuando no existe contrato por escrito, también estará en el aire el plazo de devolución. En estos casos, lo que suele interpretar la jurisprudencia es que, salvo que exista una plazo para devolver el dinero, ése será el que transcurra hasta que se proceda a reclamar su devolución, de no justificarse la necesidad por el deudor de uno mayor o por desprenderse de la voluntad del acreedor.

¿Préstamo o donación?

Si es un dinero que un padre, por ejemplo, quiere regalar a su hijo se trata de una donación. En este caso interviene un notario y habrá que abonar el impuesto de sucesiones y donaciones. Para ser considerado un préstamo, ese dinero tendrá que ser devuelto en un plazo determinado. Esa figura está reconocida en el impuesto sobre transmisiones patrimoniales, en su modalidad TPO (transmisiones patrimoniales onerosas).

Desde la página web de reclamador.es el contrato de préstamo entre familiares debe contener:

1. Fecha de la firma del contrato.

2. Datos personales de prestamista (quien da el dinero, en este caso el padre) y prestatario (quien recibe el dinero, en este caso el hijo).

3. Detallar si se trata de un préstamo de padres a hijos a interés 0%, o si se establece un interés. Pese a que se acuerde que se devolverá sin intereses (0% interés) es importante señalarlo en el contrato. Si este dato es omitido, Hacienda podría hacer tributar al prestamista en el IRPF por una contraprestación equivalente al interés legal del dinero.

4. Importe exacto del préstamo y plazos para su devolución. Se debe incluir, además, la forma en la que se devolverá el dinero. Respecto a los plazos, es muy importante definir un periodo real, en función de la edad del prestatario. Un ejemplo, un padre de 80 años presta dinero a su hijo y establecen un periodo de amortización de 40 años, en esta situación es muy posible que Hacienda sospeche de un préstamo ficticio.

5. También relacionado con la devolución del dinero. Es importante que esta se haga mediante transferencias o movimientos bancarios que dejen constancia del reintegro del dinero prestado.

6. En el contrato también se puede establecer la posibilidad de amortización o cancelación anticipada del préstamo.

7. Se puede añadir una cláusula en la que se fijen los pasos a seguir en caso de impago del préstamo.

La última gestión será presentar ese contrato en Hacienda, es el modelo 600, el de autoliquidación del impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Está operación está exenta.

  • Las donaciones pagan impuestos, los préstamos entre particulares, no.
  • Es imprescindible registrar el préstamo ante Hacienda.
  • Los préstamos pueden ser a tipo de interés del 0%.

Es habitual que los padres quieran ayudar a sus hijos a lograr sus metas, ya sea a montar un negocio o a comprar una casa. La fórmula más extendida dar el dinero en mano y ‘olvidarse’ del asunto. A fin de cuentas, es tu dinero y puedes hacer con él lo que quieras.

Leer más: Donación o herencia, ¿cuál es la mejor forma de dejar la casa a los hijos?

Nada más lejos de la realidad. Proceder de esa forma implica una serie de riesgos que deberías conocer. Y es que, para Hacienda, esas entregas de dinero son donaciones por la que habrá que tributar.

La donación, un regalo que tributa

Con la ley en la mano, cada vez que alguien recibe algo de otra persona sin dar nada a cambio, está recibiendo una donación y tendría que pagar impuestos por ella. Esto incluye desde los regalos de boda hasta el dinero para comprar el coche o el propio coche familiar con más de 10 años que los padres regalan a sus hijos tras sacarse el carnet.

Estas donaciones tributan dentro del Impuesto de Sucesiones y donaciones a tipos que van desde el 8% hasta el 34% dependiendo de la cantidad que se reciba. Además, como el tributo está cedido a las comunidades autónomas, existen enormes diferencias dependiendo de la región.

Los préstamos entre particulares, alternativa sin coste fiscal

¿Existe alguna alternativa a las donaciones sin coste fiscal? Sí, lo que se entrega vía donación puede entregarse como un préstamo cuando se trata de dinero en efectivo. Para eso existen los préstamos entre particulares.

A diferencia de una donación, un préstamo no paga ningún tipo de impuesto. Eso no quiere decir que no tenga su contrapartida. La más importante es que, como se trata de un préstamo habrá que devolver ese dinero. De hecho, la Agencia Tributaria vigila muy de cerca los préstamos encubiertos que muchas personas utilizan para camuflar una donación y no pagar al fisco.

El primer requisito para que sea todo legal es registrar el préstamo ante Hacienda a través del Modelo 600, que es el mismo que se utiliza en las donaciones. Así la Agencia Tributaria puede tener localizadas a las personas que intervienen, además de todas las condiciones del préstamo. Estas condiciones también serán clave si quieres que el fisco dé el visto bueno al préstamo.

Leer más: Cuánto hay que pagar de impuesto de sucesiones en cada comunidad autónoma

La mejor fórmula para evitar problemas con Hacienda por un préstamo entre particulares es que las condiciones sean lo más parecidas a como sería una operación con un banco tradicional. Esto pasa por limitar los periodos de carencia inicial y establecer un esquema de pagos razonable. El periodo de carencia es el tiempo que pasa desde que firmas hasta que empiezas a devolver el dinero.

Lo más habitual es que este plazo sea inmediato, aunque hay préstamos en los que puede alargarse hasta un año. Un préstamo entre particulares puede ir un poco más allá, pero no extender la carencia inicial a 10 años y, mucho menos, no indicarla de forma explícita.

Algo parecido ocurre con los medios de pago. Lo idóneo es que devuelvas el dinero mediante transferencia y no con pagos en efectivo. Si optas por pagar en mano, será necesario que te expidan un recibí por cada cuota y que las conserves.

¿Y el tipo de interés? Debes indicar el tipo de interés del préstamo, pero éste puede ser del 0%. Es decir, se puede dejar dinero gratis con tal de que se devuelva, la parte más importante de toda la operación. En caso de cobrar algún interés, la persona que presta el dinero deberá tributar por él al hacer la declaración de la renta. Los préstamos entre particulares no pagan impuestos como donación, pero sí lo hacen en el IRPF por la ganancia que generan.

En concreto, estos intereses que se cobran tributarán en la renta como rendimiento de capital mobiliario como los depósitos, los dividendos o las Letras del Tesoro

La trampa de perdonar la deuda

Un truco muy habitual en estos casos es firmar el préstamo y no cobrarlo o cobrar las primeras cuotas y después perdonar la mayor parte de la deuda. En el primer caso, Hacienda pedirá rápidamente explicaciones y lo más habitual es que pase a considerar el préstamo una donación encubierta. El resultado es que habrá que pagar el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, además de una multa.

En el segundo caso, debes saber que la condonación de deuda también se considera una donación. En otras palabras, tributaría como donación por la cantidad de deuda que se perdone.

Cómo debe ser un préstamo entre particulares

Un préstamo entre particulares es como cualquier otro préstamo. Para firmarlo debes seguir los mismos pasos que con cualquier otro préstamo sólo que no pagarás las comisiones de apertura ni de estudio. Además, también podrás ahorrarte los gastos de gestoría si lo haces todo por tu cuenta.

Organismos como la OCU disponen de modelos de préstamos entre particulares que puedes descargar, tanto para préstamos con intereses como para préstamos a tipo cero.

En cualquier caso, estos son los componentes que siempre deben estar presentes en el documento.

  • Fecha y lugar donde se firma el préstamo.
  • Datos del prestamista y el prestatario para poder identificarlos (Nombre y apellido y DNI).
  • Importe del préstamo.
  • Plazo del préstamo
  • El tipo de interés de la operación (recuerda que puede ser el 0%)
  • Medio y periodicidad de pago (se puede incluso identificar la cuenta corriente del pago)

Además, puedes añadir cláusulas adicionales como periodos de carencia y condiciones en caso de amortización anticipada. Al final, se trata de que el préstamo sea lo más parecido al que firmarías con una entidad financiera, sólo que como te gustaría a ti que fuera y no al banco.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *