Modelo carta para echar inquilino

Modelo de rescisión del contrato de alquiler por necesidad del arrendador: ¿Cuáles son mis derechos?

noviembre 28, 2018 Por Vecindia S.L Comunidades de propietarios 0 Comentarios

Modelo de rescisión del contrato de alquiler por necesidad del arrendador: ¿Cuáles son mis derechos?

¿Sabías que el contrato de alquiler puede rescindirse por necesidad del arrendador en determinados casos? La Ley de Arrendamientos Urbanos regula la duración del contrato de vivienda, estableciendo que será pactada libremente por ambas partes, pero que de ser inferior a 3 años, se prorrogará hasta alcanzar esa duración.

No obstante, existen excepciones a la prórroga obligatoria del contrato que pueden suponer la finalización del contrato del alquiler por necesidad del arrendador. siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Haber pasado un año de duración del contrato.
  • La vivienda debe destinarse al arrendador a alguno de sus familiares en primer grado o cónyuge.
  • El propietario debe hacer saber al inquilino dicha necesidad al menos con 2 meses de antelación.

Pero además, no solamente debe comunicarse que se necesita la vivienda para uso propio, sino que además, debe probarse. Por ejemplo, si se ha producido un divorcio y la vivienda es asignada a uno de los cónyuges.

¿Necesitas asesoramiento legal sobre contratos de alquiler o inmuebles? Llámanos gratis 910 353 034 Consulta rápida y sin compromiso

Así pues, según el art. 9.3 LAU, si el contrato es de menos de 3 años, por mucho que el inquilino tenga derecho a estar en la vivienda hasta el tercer año, perderá el derecho una vez transcurrido el primer año de contrato si el propietario necesita la vivienda para sí o para determinados familiares. No obstante si el contrato es superior a 3 años, el desalojo se fundamenta en el artículo 10 LAU, alegando el arrendador que no desea que entre en vigor la «prórroga necesaria» porque así lo permite la ley, sin necesidad de dar más explicaciones. Y es que los contratos de 3 años o más no admiten «prórrogas obligatorias», sino «prórrogas necesarias».

Puedes descargarte nuestro modelo de rescisión de un contrato de alquiler por necesidad del arrendador

Modelo de rescisión del contrato de alquiler por necesidad del arrendador

Si el inquilino abandona la vivienda y en un plazo superior a 3 meses la vivienda no ha sido ocupada por el propietario o por alguno de sus familiares, el inquilino tiene derecho a solicitar que se le devuelva la vivienda en las mismas condiciones del contrato que se encontraba vigente antes de la rescisión y pedir una indemnización por los gastos que haya conllevado el desalojo de la vivienda, como transporte, mudanza o suministros. La indemnización a la que el inquilino tiene derecho en estos casos es de un mes de renta por cada año que quede hasta cumplir los 3 años de duración. Lo cual no se aplica en aquellos casos en los que la vivienda no haya sido ocupada por causas de fuerza mayor.

¿Cómo rescindir un contrato de alquiler por necesidad del arrendador?

La mejor forma de poner fin a un contrato de alquiler es hacerlo de mutuo acuerdo. Para ello, debe formalizarse un escrito que se guarda con el contrato original. El modelo de rescisión de un contrato de alquiler por necesidad del arrendador sería el siguiente:

  • Motivo por el que se produce la rescisión del contrato.
  • Fecha del documento.
  • Firma del arrendador y del arrendatario.
  • Referenciar el estado de los electrodomésticos y muebles de la vivienda para evitar reclamaciones posteriores.

Se recomienda firmar el documento una vez que se ha inspeccionado la vivienda por parte del arrendador, con el fin de evitar futuras sorpresas. Después de esto, se procede a la devolución de las llaves y se fijan el día del desalojo y el pago de los suministros pendientes. La fianza debe devolverse en ese mismo momento. De no ser así, tiene que reflejarse que se encuentra pendiente de pago en el documento e indicar cuándo se pagará y la cuenta a la que debe transferirse el dinero.

No obstante, el arrendador no solamente puede rescindir el contrato porque necesite la casa para uso propio, sino también por incumplimiento del contrato, como la falta del pago de las rentas, de la fianza o de su actualización, por un subarrendamiento o cesión no consentidos, por daños causados a la vivienda, por la realización de actividades molestas, nocivas, ilegales o peligrosas, o si el uso del inmueble deja de ser el de vivienda.

Denegación de prórroga por necesidad de la vivienda alquilada

La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU, tras la reforma vigente desde el 6 de marzo de 2019) prevé que ambas partes deben respetar el plazo acordado en el contrato de arrendamiento, y que si dicho plazo es inferior a cinco años, el inquilino tiene la potestad de prorrogar su vigencia, año a año, hasta el cumplimiento de cinco años desde la fecha de inicio. Pero el arrendador tiene la posibilidad de oponerse a esa prórroga legal si se hubiese hecho constar en el contrato, de forma expresa, la necesidad para el arrendador de ocupar la vivienda arrendada antes del transcurso de cinco años para destinarla a vivienda permanente para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial.

Cómo actuar

Ante la necesidad de ocupar la vivienda, el arrendador deberá comunicar al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada, especificando la causa o causas, al menos con dos meses de antelación a la fecha en la que la vivienda se vaya a necesitar y el arrendatario estará obligado a entregar la finca arrendada en dicho plazo si las partes no llegan a un acuerdo distinto. Conviene enunciar las circunstancias de su necesidad, de modo que el inquilino entienda que su supuesto se adapta (o puede adaptarse) a lo previsto en la Ley, y que no tiene interés en oponerse a ello. Si el inquilino se negara a abandonar la vivienda, el único modo de ejercer su derecho sería solicitar al juzgado la resolución del contrato y el desahucio del inquilino.

Atención: si el inquilino dejara el piso por este motivo y usted (o sus familiares) no lo ocupara en tres meses por un motivo que no sea de fuerza mayor, el inquilino podrá reclamarle que le indemnice con una cantidad equivalente a una mensualidad por cada año que quedara por cumplir hasta completar cinco años, o pedirle que le readmita por un nuevo periodo de hasta cinco años (con la renta anterior) y pagarle las mudanzas.
Instrucciones
Para personalizar el escrito introduzca los datos del arrendatario y del arrendador, los de la vivienda, la fecha de la firma del contrato y la causa de necesidad invocada para impedir la prórroga.
Ejemplo
Se adjunta un modelo de notificación del arrendador, por el que se comunica que el contrato no será prorrogado por causa de necesidad de la vivienda.

Recuperación de la vivienda por necesidad del arrendador: requisitos a tener en cuenta

El artículo 9 de la LAU 1994, en la redacción dada por la “Ley 4/2013, de 4 de junio, de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas”, dispone en su apartado 3º que “no procederá la prórroga obligatoria del contrato si, una vez transcurrido el primer año de duración del mismo, el arrendador comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de separación, divorcio o nulidad matrimonial (…)”.

Tres son, pues, los requisitos básicos que contempla la ley para que el arrendador pueda iniciar con éxito el trámite de recuperación de la vivienda por necesidad, a saber:

1. Que haya transcurrido el primer año de duración del contrato. El arrendador tiene que esperar a que transcurra el primer año de vigencia del contrato para poder llevar a cabo la notificación al arrendatario comunicándole que tiene necesidad de la vivienda para él o para alguno de sus familiares cercanos. Así lo establece la norma, por lo que si la notificación se realiza antes del año, habría que considerarla, a nuestro entender, extemporánea y, consecuentemente, mal realizada, quedando seriamente cuestionado el alcance de la eficacia legal que tiene que desplegar la notificación y, con esto, el éxito de la pretensión de recuperar la vivienda.

2. Que el contrato se encuentre en situación de prórroga legal. En efecto, la ley alude al hecho de que “no procederá la prórroga obligatoria…”, con lo cual se está refiriendo a que se trata de una causa de denegación de la prórroga obligatoria. Recordar en este punto que, en el apartado 1 del referido precepto, se consagra el principio según el cual la duración del arrendamiento es la que libremente convengan los contratantes, si bien a continuación se señala, a modo de protección de la estabilidad de vivienda para el arrendatario, que si la duración fuera inferior a tres años, llegado el día del vencimiento del contrato, éste se prorrogará obligatoriamente por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de tres años. La ley, por tanto, se está refiriendo a las prórrogas legales.
A efectos prácticos se traduce en que, si un propietario acuerda el arrendamiento de su vivienda por plazo de un año, para poner un ejemplo, transcurrido este año, el inquilino tiene derecho a dos años más de prórroga y a mantenerse en el uso de la vivienda hasta conseguir la duración mínima de los tres años contemplados en la LAU 1994.

3.Notificación tempestiva de la necesidad por parte del arrendador.

Sólo a partir del momento en que se entra en la primera prórroga anual es cuando el arrendador puede instar la resolución del contrato por necesidad de la vivienda, y esto mediante la oportuna notificación de la causa de necesidad y de la persona beneficiada.

No obstante, a nuestro entender, esta comunicación no tendría eficacia si se realizara antes del transcurso del primer año, puesto que, como dice claramente la norma, se tiene que realizar “una vez transcurrido el primer año de duración del mismo”. Tratándose cómo se trata de una causa de denegación de la prórroga legal, excepción a la regla general, se impone una interpretación restrictiva y literal del precepto y no extender sus efectos más allá de los que literalmente contempla.

Por el contrario, si la duración del contrato se hubiera establecido en tres años por ejemplo, el arrendador no podría, durante este trienio, instar la resolución, por mucha necesidad de vivienda permanente que tengan él o sus familiares cercanos, y esto por la sencilla razón de que el contrato, durante este trienio, no se encuentra en la situación de prórroga legal que venimos comentando.

Nos atrevemos a afirmar que sin la concurrencia de estos tres requisitos la reclamación del arrendador está condenada al fracaso, por muy legítima que sea y perentoria que se manifieste la necesidad de vivienda permanente para él o para los familiares más cercanos.

Autor:

Josep Maria Espinet Asensio

Buenas tardes.
Vivo en un piso alquilado con contrato desde el 8 de abril de 2015 y mi casero me comunico por medio de la agente de la inmobiliaria el 12 de febrero de 2016 que necesita el piso para su hijo y que tenía que abandonarlo antes del 7 de abril de 2016. La comunicación fue por teléfono.
Sería válida esta comunicación,no llegando por unos días a ser de dos meses?Es decir,cuando la ley habla de dos meses,se refiere a 60 días o podría avisarme por ejemplo con 1 mes y medio de antelación. Se considera la comunicacion fehaciente por el hecho de hacerse por medio de un intermediario de la agencia inmobiliaria al que yo pague 300 euros a la hora de hacer el contrato? Si la comunicación no es válida,tendría derecho a que el contrato se prorrogue automáticamente por otro año,al no haberme avisado fehacientemente con dos meses de antelación (60 días)? De ser así,el propietario tendría que esperar a dos meses antes de cumplirse el segundo año,o podría darme el aviso en cualquier momento?
Por otro lado en el contrato hay una cláusula que dice así: Las partes podran rescindir el contrato antes del año avisando con al menos 30 días de antelación a la otra parte.El arrendatario no podrá dejar el piso hasta pasados 6 meses o deberá imdemnizar al arrendador con el importe de un mes de alquiler o perderá la fianza.
Yo antes d firmar el contrato pregunté que significaba eso porque me pareció raro y me dijo la agente de la inmobiliaria delante del dueño que sólo era para que yo no dejará el piso antes de 6 meses. En el Ayuntamiento me han dicho lo mismo.
Podrían hacer valer esa cláusula? O tendría que especificar que contradice un articulo de la ley y hacer referencia a dicho artículo?
Necesito vuestra ayuda.Mañana tengo que ir a la inmobiliaria para resolver este asunto y yo no quiero mudarme porque no puedo hacer frente a los gastos de mudanza y el dueño no quiere llegar a un acuerdo.Ni siquiera está dispuesto a descontarme los días del mes que no esté en el piso ( del 29 de este mes al 8 del mes que viene) y tengo miedo de que no me de la fianza hasta pasado un mes con lo que en el otro piso no me harían el contrato y me quedaría en la calle con un niño de 10 meses.
Muchas gracias.

Uno de los derechos que ha ido perdiendo el inquilino de vivienda con las sucesivas reformas legales es la estabilidad en el disfrute de la misma. A saber:

A) En los alquileres de vivienda sometidos a prórroga forzosa la duración del alquiler es indefinida. El arrendador sólo puede resolver el contrato por causas tasadas en la ley. Entre ellas, necesitar la vivienda para sí o sus descendientes.

B) Por la misma causa podían resolverse los contratos celebrados entre el 1 de enero de 1995 y el 6 de junio de 2013. Pero siempre que dicha necesidad estuviere prevista en el contrato.

C) A partir del 6 de junio de 2013 el arrendador puede reclamar la vivienda para ocuparla él, sus familiares en primer grado o su cónyuge en supuestos de separación, divorcio o nulidad (artículo 9.3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos). No hace falta que se prevea en el contrato.

Lo que dice la LAU exactamente es que no procederá la prórroga obligatoria del contrato si, una vez transcurrido el primer año de duración del mismo, el arrendador comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente. Para él, sus hijos o padres o su cónyuge.

Hay que distinguir entre:

  • Contratos de alquiler con duración pactada de un año.
  • Arrendamientos con duración pactada de tres años.
Contratos de alquiler con duración pactada de un año

Insisto en lo que dice el artículo 9.3 de la Ley de Arrendamientos: no procederá la prórroga obligatoria. Como seguramente sabéis, aunque se haya pactado un plazo de un año al alquiler de vivienda el inquilino tiene derecho a estar un mínimo de 3 años. Esto es la prórroga forzosa, legal u obligatoria.

La única manera que tiene el arrendador de terminar antes el contrato, de que no proceda la prórroga obligatoria (salvo incumplimiento de las obligaciones del inquilino) es necesitar la vivienda; él o los mencionados familiares. Pero tiene que esperar a que se cumpla el primer año del alquiler. Y tiene que requerir al inquilino con dos meses de antelación.

La ley no exige ninguna formalidad para el requerimiento. Tampoco que se exprese la causa concreta de necesidad. Los requisitos de contenido y forma del requerimiento de denegación de prórroga forzosa del alquiler de renta antigua son muy rigurosos. Los podéis leer en este post.

Ahora bien, ¿cuándo se puede enviar el requerimiento? ¿antes o después de que se cumpla el primer año del arriendo? Se puede hacer el requerimiento con dos meses de antelación dentro del primer año de contrato, siempre que el final del plazo sea posterior a la primera anualidad.

Un ejemplo. Si se firma el contrato un 20 de marzo, el requerimiento podrá enviarse el 21 de enero siguiente. El 21 de marzo podrá ocupar la casa si el inquilino se marcha.

Cómo rescindir un contrato de alquiler

¿Cuándo puedo rescindir el contrato de alquiler? ¿Qué he de hacer para recuperar mi vivienda arrendada? ¿Puedo vender mi casa aunque la tenga alquilada? ¿Cómo puedo rescindir el contrato?… Estas preguntas son muy frecuentes entre los propietarios que han alquilado su vivienda y por el motivo que sea quieren volver a recuperarla. En este post intentaremos resolver estas cuestiones y aclarar el proceso que debemos seguir para rescindir un contrato.

¿Cuánto dura legalmente un contrato de alquiler?

El 6 de junio de 2013 entró en vigor la Ley de Arrendamientos Urbanos donde se especificaba que todos los contratos de arrendamiento firmados a partir de ese día tenían una duración de tres años, en vez de cinco como se establecía anteriormente.

De esta forma, el inquilino y el propietario pueden pactar libremente la duración del contrato. Si el contrato firmado es inferior a tres años, éste se irá prorrogando anualmente hasta llegar a la duración mínima de tres años. Una vez pasado este período y si ninguna de las dos partes se pronuncia, el contrato se irá ampliando automáticamente en períodos de un año, a no ser que se hayan pactado otras condiciones en el contrato inicial.

Cabe destacar que si ambas partes firmaron un contrato de un año de duración, el inquilino puede exigir la prórroga del contrato hasta tres años sin que el propietario pueda recuperar su vivienda, salvo que consiga justificar la necesidad de recuperarla.

¿Cuándo se puede dar por finalizado el contrato de alquiler?

Según la nueva legislación, el propietario puede recuperar su vivienda siempre que sea para usarla como vivienda habitual para él o para un familiar de primer grado, así como para su cónyuge en caso de divorcio o nulidad. Aun así, para recuperar la vivienda, ha de haber transcurrido mínimo un año desde la firma del contrato y se lo ha de comunicar al inquilino con al menos 2 meses de antelación.

En el caso del inquilino la ley es mucho más flexible, el inquilino podrá dejar la vivienda cuando se hayan transcurrido mínimo seis meses y lo comunique con al menos 30 días de antelación.

¿Cuáles son los motivos por los que el propietario puede rescindir un contrato de arrendamiento?

A continuación vamos a enumerar los motivos por los que el propietario puede dar por finalizada la relación contractual con el inquilino:

  • Impago: Aunque la ley no especifica el número de rentas impagadas mínimas para que el propietario pueda rescindir el contrato, las dos partes podrán pactar el montante y la fecha límite que el inquilino tiene para realizar el pago. Cuando se produce esta situación, el arrendador debe comunicar al inquilino de forma evidente la cantidad de la deuda y el plazo máximo que tiene para pagarla. Una vez el arrendatario no ha atendido el aviso, se procederá a interponer una demanda.
  • Impago de la fianza o de la actualización de la misma: El pago de la fianza viene regulado por el Título IV de la LAU, donde se establece que el impago de la fianza o de su actualización será motivo suficiente para rescindir el contrato
  • Subarrendamiento del inmueble: Si el propietario comprueba que su vivienda está siendo subalquilada por el inquilino, éste está en todo su derecho de rescindir el contrato.
  • Daños en el inmueble o obras no consentidas por el arrendador
  • Llevar a cabo actividades molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas dentro de la vivienda.
  • Cuando el inmueble arrendado no se destine a la vivienda habitual y permanente del arrendatario
  • Tener animales en casa en contra de lo especificado en el contrato.
  • En caso de fallecimiento del arrendatario.
  • Siempre que el arrendatario quiera recuperar la vivienda y cumpla los requisitos y plazos explicados anteriormente.

Documento a presentar para rescindir el contrato.

Si usted es propietario de una vivienda arrendada y pretende recuperarla, haga click en este enlace y descárguese la carta de desistimiento de contrato que necesita entregar al arrendatario.

En caso contrario, si usted es inquilino y quiere rescindir el contrato una vez se han cumplido las obligaciones legales, haga click en este enlace para descargar la carta de desistimiento.

Cómo poner fin a un contrato de alquiler

26 noviembre 2018

La duración de un contrato de alquiler de vivienda suele ser de un año renovable hasta tres, el máximo contemplado por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). Sin embargo, puede que arrendatario o arrendador quieran ponerle fin antes de hora. ¿Cómo debe hacerse para cumplir con la normativa vigente?

El propietario necesita la vivienda

La única causa contemplada por ley para que el arrendador pueda poner punto y final a un contrato de alquiler antes del tiempo acordado es la necesidad. Es decir, que una vez transcurrido el primer año de contrato, él o ella, necesite la vivienda para sí mismo o para sus familiares más cercanos, incluyendo a su cónyuge en caso de separación o divorcio.

Para ello debe avisar al arrendatario con dos meses de antelación a la fecha en la que vaya a necesitar la vivienda. Para evitar engaños, “si pasados tres meses de la extinción del contrato por esta causa ni el arrendador ni sus familiares cercanos han ocupado la vivienda, el arrendatario puede solicitar volver y pedir también una indemnización por los gastos que le haya supuesto la mudanza”, explica Asunción Santos, responsable del departamento de derecho civil inmobiliario de Legálitas.

Poner el inmueble a la venta no es motivo suficiente

En el caso de que el propietario quiera poner a la venta el inmueble alquilado, hay que saber primero si el arrendamiento está inscrito en el registro de la propiedad. Si lo está, el comprador será conocedor de la existencia de un arrendatario, al que tiene que respetarle el contrato vigente. Si no está registrado, en principio puede solicitarle que abandone la vivienda avisando con tres meses de antelación, pero es matizable, “porque si se demuestra que el comprador sabía que había un inquilino, también lo tendría que respetar”, indica Santos.

En cualquier caso, “el arrendador no puede pedir al arrendatario que se marche porque va a vender, será el nuevo propietario quien lo solicite. Del mismo modo, el arrendador no puede exigir que se permitan las visitas a personas interesadas en el inmueble. La vivienda es el domicilio del arrendatario, y el domicilio es inviolable”, clarifica Santos.

Cuando el inquilino no cumple con su parte

Otra de las causas para poner fin a un contrato de alquiler antes de tiempo es el incumplimiento por parte del inquilino de las obligaciones contempladas en el contrato: el pago de la renta, el subarriendo no consentido, que se estén causando daños en la vivienda o en el edificio, que se realicen actividades molestas, etcétera. “El arrendador puede decidir resolver el contrato, pero eso no quiere decir que pueda entrar a la vivienda y echarle por la fuerza. Si no se ponen de acuerdo, el arrendador debe dirigirse a un juzgado y tramitar la demanda pertinente. Será un juez quien vea si existe o no causa de resolución”, afirma la experta.

El inquilino debe permanecer seis meses

Según la LAU, el arrendatario tiene la obligación de permanecer en el inmueble alquilado un mínimo de seis meses, independientemente de que se haya acordado más tiempo en el contrato. “Después de ese tiempo, puede irse siempre y cuando lo comunique al arrendador con 30 días de antelación”, explica Asunción Santos.

“En el contrato se puede haber pactado una penalización prevista por la ley para estos casos, por la que el arrendatario debe indemnizar al arrendador con una cantidad equivalente a una mensualidad de renta por cada año que reste por cumplir. Pero solo se aplicará si se pactó específicamente en el contrato y la penalización nunca puede ser mayor que esta”.

Devolución de llaves y de fianza

La fianza de un contrato de alquiler está pensada para cubrir posibles desperfectos que se hayan causado en el inmueble. Si no los hay, se tiene que devolver. “En ocasiones, si hay cantidades pendientes de suministros, por ejemplo, se suele descontar de la fianza”, dice la abogada. Como no siempre las facturas están al día en el momento de devolución de las llaves, puede retenerse una cantidad y devolver el resto pasado un mes.

Todo ello debe quedar perfectamente reflejado en el documento de resolución de contrato de alquiler, en el que ambas partes deben hacer constar todos estos detalles en el momento de dar por acabada su relación contractual. “Este documento es muy importante. Es el que permite al propietario volver a poner la vivienda en alquiler, u ocuparla. Y para el inquilino, es lo que garantiza que dejen de devengarse rentas a partir de ese momento. Si no se firma nada, se le podrían seguir exigiendo los pagos porque el contrato inicial seguiría vigente”, indica Santos.

Impago del alquiler. Modelo de burofax de requerimiento del pago de deuda para el inquilino o arrendatario moroso

ENERVACIÓN DE LA ACCIÓN JUDICIAL DE DESAHUCIO. ALCALDE ABOGADOS. DESPACHO DE ABOGADOS CIVILISTAS EN CÓRDOBA.

La Ley de Enjuiciamiento Civil prevé que el inquilino moroso podrá enervar (anular) el procedimiento judicial de desahucio si previamente al acto del juicio ingresa todas las cantidades adeudadas, tanto en concepto de renta como asimiladas (comunidad, suministros, seguros, etc).

Si el propietario no tiene inconveniente en que el inquilino pague y continúe con el uso de la vivienda no existe problema. Ahora bien, si piensa que los impagos pueden continuar tras esa «puesta al día» en el pago de la renta ante el inminente desahucio y quiere evitar esa contingencia, la LEC prevé la posibilidad de requerir previamente de pago al arrendatario.

Este requerimiento ha de ser fehaciente, por lo que se recomienda la remisión de un burofax para reclamar el impago de alquiler, que es la forma más barata de acreditar la fehaciencia del envío y del texto enviado.

Alcalde Abogados le ofrece un servicio de reclamación de las rentas impagadas, mediante la remisión por nuestros abogados de un burofax online en reclamación de rentas y para eliminar la posibilidad de enervación de la acción judicial de desahucio por parte de su inquilino en caso de que se vea obligado a interponer una acción de desahucio.

Si prefiere remitírselo vd. personalmente, como cortesía, desde Alcalde Abogados le proporcionamos un modelo que podrá descargárselo de forma gratuita en el enlace que aparece más abajo

Si vd. ya ha remitido un burofax en reclamación de rentas a su inquilino, también puede contratar online a nuestro despacho para interposición de la acción de desahucio y reclamación de rentas, a través del enlace que aparece en la cabecera de esta página, limitándose el coste de los abogados de nuestro despacho a 350€, IVA incluido.

Demanda de resolución de arrendamiento de vivienda por causa de necesidad

Índice de navegación

  • Procesal Civil
    • Obligaciones y contratos
      • Demanda de reclamación de devolución fianza
      • Demanda de juicio ordinario por reclamación de cantidad por incumplimiento de contrato de compraventa
      • Demanda de elevación a público de documento privado
      • Demanda de acción nulidad de contrato y subsidiariamente de reclamación de cantidad
      • Demanda solicitando autorización judicial de entrada en domicilio colindante
      • Reclamación de honorarios de abogado. Jura de Cuentas
      • Demanda frente a constructora promotora por daños en la construcción (vicios ocultos)
      • Demanda de juicio ordinario sobre reclamación de cantidad por incumplimiento de contrato de compraventa
      • Demanda de juicio verbal sobre reclamación de cantidad por incumplimiento de contrato de seguro
      • Demanda de juicio ordinario sobre resolución de contrato de compraventa de inmueble por incumplimiento del vendedor
      • Demanda de participaciones preferentes
      • Demanda de juicio ordinario ejercitando una acción por cobro de lo indebido
      • Demanda de rescisión de contrato vitalicio con reclamación de cantidad por daños y perjuicios
      • Demanda de responsabilidad civil por mala praxis con reclamación de daños y perjuicios
      • Demanda de resolución de arrendamiento de vivienda por causa de necesidad
      • Demanda de resolución de arrendamiento de vivienda o de local por vicios ocultos
      • Demanda ejercitada por arrendador frente a arrendatario por desistimiento unilateral del contrato de arrendamiento
      • Demanda de acción redhibitoria y reclamación de indemnización por vicios ocultos en la construcción de vivienda
      • Demanda de juicio verbal por incumplimiento de contrato de arrendamiento
      • Demanda de nulidad contractual por vicios en el consentimiento
      • Demanda de nulidad de escritura de compraventa por error en el consentimiento
      • Demanda de resolución de precontrato de compraventa
      • Escrito de alegaciones sobre nulidad de cláusulas abusivas y ejercicio del derecho de retracto derivado de la cesión del crédito litigioso
      • Demanda de reclamación civil por daños extraordinarios ante el Consorcio de compensación de seguros
      • Demanda en ejercicio de acción redhibitoria por vicios ocultos y de resolución de contrato de compraventa en caso de que el vendedor incumpliere con sus obligaciones
      • Demanda de desahucio de plaza de aparcamiento en aplicación del Código Civil
      • Demanda de resolución de contrato de arrendamiento por jubilación del arrendatario
      • Demanda de nulidad de contrato de préstamo entre particulares por intereses usureros
      • Demanda por incumplimiento de contrato de arrendamiento de obra
      • Solicitud de un complemento de la providencia que inadmite a trámite el incidente de nulidad de actuaciones interpuesto contra las sentencias firmes que declaraban la nulidad de la cláusula suelo
      • Demanda de resolución del arrendamiento de vivienda por concurrencia de subarriendo inconsentido y desocupación

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *