Mejores lavavajillas 2015

WikiBrandt: Cuándo y cómo echar sal y abrillantador en el lavavajillas

El mantenimiento de nuestros electrodomésticos nos ayuda a prevenir averías y alargar su vida útil. En los lavavajillas es muy importante echar sal y abrillantador periódicamente. ¿Sabes para qué sirve cada uno? ¿Cuándo y cómo echarlos?

¿Por qué hay que echar sal y abrillantador?

La sal ayuda a ablandar el agua en el lavavajillas, atrapando los iones de calcio y de magnesio. Si vivimos en una zona de aguas duras, con mucha cal, es esencial mantener el depósito de sal siempre lleno, así evitaremos que queden restos de cal en la vajilla y que la cal se incruste en el interior del aparato.

El abrillantador evita la formación de pequeñas gotas que pueden dejar manchas en la vajilla. También mejora la operación de secado expulsando el agua de la vajilla. Garantiza un aclarado uniforme y un secado sin manchas.

¿Cuándo y cómo echar sal ?

En los lavavajillas Brandt, hay una luz que indica cuándo hay que recargar el depósito de sal. Aunque lo ideal es cambiar la sal de tu lavavajillas una vez al mes, dependerá de la dureza del agua de la zona donde vivas.

Recarga el depósito de sal antes de poner en marcha el lavavajillas, para evitar que cualquier grano de sal o agua salada que haya podido derramarse, quede en el fondo de la máquina, pudiendo causar corrosión.

El depósito de sal se encuentra debajo de la cesta inferior y debe llenarse de la siguiente forma:

  1. Retirar la cesta inferior y luego desatornillar y retirar el casquillo del depósito de sal.
  2. Coloque el extremo del embudo (incluido) en el orificio e introducir aproximadamente 1,5 kg de sal para lavavajillas.
  3. Terminar de llenar el depósito con agua. Es normal que una pequeña cantidad de agua salga del depósito de sal.
  4. Después de llenar el depósito, atornillar el casquillo firmemente en el sentido de las agujas de un reloj.
  5. Normalmente, la luz indicadora de sal se apagará de 2 a 6 días después de que el depósito de sal se haya llenado de sal.
  6. Inmediatamente después de llenar la sal, deberá iniciarse un programa de lavado. Puedes utilizar un programa de remojo o rápido.
¿Cuándo y cómo echar abrillantador?

En los lavavajillas Brandt se puede evaluar la cantidad necesaria de abrillantador según el color del indicador del nivel óptico situado junto a la tapa. Cuando el depósito de abrillantador está lleno, el indicador entero estará oscuro. A medida que disminuya la cantidad de abrillantador, el tamaño del punto oscuro disminuye.

Cómo rellenarlo:

  1. Para abrir el depósito, girar el casquillo hacia la flecha “abierto” (izquierda) y retirarlo.
  2. Echar el abrillantador en el dosificador con cuidado, para evitar que rebose.
  3. Volver a poner la tapa alineándola con la posición «abierto» y girarla siguiendo la dirección de la flecha (derecha).

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos que utilizamos más a menudo. Para mantenerlo en buen estado y prolongar su vida útil, es importante mantenerlo limpio y añadirle abrillantador y sal con regularidad. Descubre cómo y cuándo debes reponer sal en el lavavajillas.

Te explicamos en tres pasos como mantener en buen estado tu lavavajillas.

Índice del artículo

Añade abrillantador

El abrillantador es necesario para conseguir que la vajilla brille y que el proceso de secado del lavavajillas se lleve a cabo de manera óptima. Y es que, este producto rompe la molécula del agua para que no se fijen las gotas y no queden marcas en la cristalería tras el secado. Saber cuándo debes añadir más abrillantador a tu lavavajillas es muy sencillo. Tu lavavajillas Bosch te avisará iluminando el respectivo piloto en el cuadro de mandos o mostrando un mensaje en la pantalla frontal.

La importancia de la sal de lavavajillas

La sal es incluso más importante que el abrillantador. Y es que es la encargada de ablandar el agua que utiliza el lavavajillas, contrarrestando los niveles de cal. La sal contribuye a alargar la vida de tu lavavajillas, especialmente en zonas en las que el agua es muy dura. Y es que la cal podría incrustarse en el interior del lavavajillas, generando además la aparición de manchas blancas en la vajilla. Dicho esto, si vives en un área donde el grado de dureza del agua no supera los 1,2 mmol/l, tu lavavajillas no necesitará sal. Aunque, no es lo más habitual.

Añadir sal, paso a paso

  1. Compra sal. Resulta imprescindible que utilices sal especial para lavavajillas. Otras sales como la marina o la gruesa podrían no generar los efectos esperados.
  2. El momento adecuado. Es recomendable añadir sal a tu lavavajillas justo antes de ponerlo en marcha, ya que así el agua eliminará los restos de sal que puedan quedar fuera del depósito. De lo contrario, la sal depositada podría provocar corrosión pasados unos días.
  3. Localiza el depósito. Habitualmente el depósito de la sal se encuentra en la base del lavavajillas. Retira la bandeja interior para localizarlo más fácilmente.
  4. Primeras veces. Una vez localizado el depósito, desenrosca la tapa del mismo. Si es la primera vez que pones en marcha el lavavajillas, es importante que llenes primero el depósito con agua.
  5. Llena el depósito con sal. Ayudándote con el embudo que viene con el lavavajillas, llena el depósito con sal. Es habitual que mientras lo hagas el agua del depósito rebose. No te preocupes, es normal.
  6. Programa el lavavajillas. Cuando veas que el depósito de tu lavavajillas está lleno de sal, cierra la tapa y selecciona el programa más adecuado para tu necesidad. En el caso de que no necesites poner el lavavajillas, te recomendamos que programes un ciclo de prelavado para eliminar cualquier resto de sal que pueda haber quedado en la cuba.

Ajusta la dureza del agua

Ahora que el depósito de tu lavavajillas ya tiene sal, solo te quedará ajustar el valor de la dureza del agua. Este dependerá de la zona en la que vivas ya que en España la dureza del agua varía mucho según la provincia. Por ejemplo, mientras las provincias de Ávila y Segovia cuentan con las aguas más blandas, el agua Palma de Mallorca y Toledo contienen más de 200mg/l y se consideran aguas muy duras. Solo tendrás que seguir este paso la primera vez que enciendas y conectes tu lavavajillas.

Para saber el grado de dureza del agua en tu zona puedes consultar a la empresa local de abastecimiento de agua o a nuestro Servicio Oficial. Cuando tengas el dato, elige el valor que teniendo en cuenta una tabla similar a esta, que encontrarás en el manual de instrucciones de tu lavavajillas, así como la forma de ajustar el valor.

Ahora que ya sabes por qué es tan importante poner sal a tu lavavajillas, sigue los pasos mencionados para alargar la vida de tu electrodoméstico. Si necesitas más información de tu lavavajillas, puedes descargar su manual de instrucciones registrándolo gratis aquí. Y, si sigues teniendo dudas sobre la sal de tu lavavajillas o tienes cualquier otra consulta, puedes dejarnos un comentario o llamarnos al 976 305 713.

A pesar de reparar electrodomésticos, algunas veces alguna pregunta relacionada con estos puede dejar a un técnico sin una clara respuesta. Y una de estas preguntas tiene que ver con la sal en el lavavajillas, por lo que voy a tratar de abarcar todos los detalles acerca de su uso en estos electrodomésticos.

Además de no ser extrictamente necesaria, la sal si se usa mal puede ocasionar una avería que puede repararse, pero que a veces es bastante molesta, por el tiempo y la dificultad para solucionarla. Sin extenderme mas vamos a los detalles sobre el uso (o mal uso) de este producto en el lavavajillas:

Que hay que saber sobre su uso en estos electrodomesticos. Para hacer mas fácil la lectura he puesto un índice, porque el artículo al final ha resultado un poco extenso.

Todos los lavavajillas traen un deposito, que debes llenar de sal ¿pero para que? Y si te descuidas en este punto ¿por que puedes averiar tu electrodomestico?

¿Para que se usa la sal en el lavavajillas?

La sal en lavavajillas se emplea en conjunto con el descalsificador que trae el aparato para «ablandar el agua dura». Para entender esto hay que saber que si el agua usada en el lavado tiene cal dejará manchas en la vajilla e incluso en algunos casos puede estropear el cristal de vasos o copas.

Además con el paso del tiempo, la cal puede llegar a acumularse y obstruir alguna manguera interna del aparato, ocasionando una avería por falta de mantenimiento.

En algunos modelos de lavavajillas Bosch, Siemens o Balay esta avería se nota porque al minuto de comenzar el programa de lavado el aparato mostrará un código de error y se detendrá, porque no coje agua o por lo menos no coje la suficiente para comenzar a lavar.

La sal no se usa para alterar directamente la dureza del agua. (la dureza del agua mide la concentración de iones de calcio y magnesio, que pueden estar presentes y que pueden provenir de sales carbonatadas). Para «ablandar el agua» todos los lavavajillas traen incorporado un descalcificador que utiliza bolitas de resina (comunmente zeolitas) para intercambiar cationes de calcio y magnesio por cationes de sodio que no afectan la calidad del lavado.

Cuando estas bolitas de resina se saturan ya no pueden capturar mas cationes de calcio y es necesario regenerarlas. Esto se logra haciedo pasar sal diluída en agua (como fuente de cationes de sodio) a través del descalcificador, para invertir el proceso y «limpiar» las bolitas de zeolitas.

Cuando comienza el ciclo de lavado el lavavajillas realiza un vaciado y luego se pone a cargar agua. Parte del agua que va entrando llena el depósito de sal, esta se diluye y al comenzar el lavado, esta agua pasa al descalcificador. El agua salada dentro del descalsificador regenera las zeolitas que han ablandado el agua, intercambiando los cationes de calcio y magnesio por los de sodio. Es por esto que cada cierto tiempo es necesario recargar sal.

Antes de poner en marcha el lavavajillas por primera vez, llenar el depósito de sal con agua (1 litro aprox) Una vez lleno de agua hay que añadir sal hasta que quede lleno el deposito. De esta manera el agua rebalsa y se derrama por el interior del lavavajillas pero no ocasiona ningún problema, siempre que el lavavajillas se ponga en funcionamiento inmediatamente despues de este proceso, ya que de otra manera el agua con la sal diluída podría perjudicarlo.

¿Puedo no usar sal en el lavavajillas?

Si llegaste hasta aquí ya tienes claro porque es necesario llenar de sal el depósito del lavavajillas, pero… ¿Siempre hay que usar sal?

Puedes ahorrarte la sal del lavavajillas si en tu domicilio la dureza del agua es baja, es decir, si el agua es blanda.

La sal debes usarla solo si la dureza del agua es superior al valor que indique el manual del lavavajillas. Normalmente si la dureza del agua fuera superior a 16º o 17º deberías cargar de sal el depósito del lavavajillas o bien puedes usar otros métodos. (leído en el completo blog de Antonio Gonzalez). Si el valor de dureza del agua superara los 40º, deberías usar la sal en el depósito del lavavajillas y el descalcificador que viene incorporado en el electrodoméstico.

Los otros métodos que puedes usar son las pastillas de detergentes que vienen con sal incluída y con abrillantador. El famoso Fairy es uno de estos fabricantes.

Entonces si la dureza del agua es:

  • Menor de 16º no es necesario usar sal.
  • Mayor de 16º podemos usar sal o pastillas con sal.
  • Mayor de 38º hay que poner sal y usar su descalsificador.

¿Y que pasa con el tipo de sal? Pues bien, no es necesario usar la mas cara que encuentres para asegurar un buen rendimiento en la regeneración del descalsificador.

No es necesario una sal especial. Usar la «sal gruesa» o gorda sirve para cumplir la función de regenerar el descalcificador.

Aunque en algunos sitios de fabricantes recomiendan no usarla por distintos motivos que ellos argumentan:

  • «La Sal para Lavavajilla no puede ser sustituida, porque esta no contiene carbonatos de hierro, los cuales pueden aumentar la dureza del agua y dañar el lavavajillas».
  • «La sal para lavavajillas es mas gruesa que la regular, lo que ayuda a que se disuelva lentamente, caso contrario podría bloquearse el descalcificador».
  • «También contiene agentes anti-apelmazamiento, especiales para que no se convierta en una masa sólida».

Que tipo de sal usar corre por cuenta de cada uno. Si de todas maneras quieres usar un tipo de sal especial para tu lavavajillas, puedes ver una comparativa mas abajo.

Distintos tipos de sal para lavavajillas

¿Y que tipo de sal es conveniente usar? Como dije mas arriba, la sal gruesa o sal gorda cumple con la función de regenerar el descalcificador del lavavajillas. También hay distintas opciones en marcas de sal para lavavajillas ¿Entonces que es mas conveniente?

Si crees que la sal común gruesa puede ocacionarle problemas a tu aparato, puedes usar alguna especial.

Pueden encontrarse tres clases distintas de sal:

  1. Sal Marina: obtenida evaporando el agua de mar mediante energía solar. Este tipo de sal contiene un 99% de Cloruro sódico y un 1% de otras sales. Es ideal para el consumo humano.
  2. La sal de mina: Extraída de minas de Cloruro Potásico. Contiene impurezas y se utiliza para procesos industriales.
  3. La sal Vacuum: Obtenida aplicando procesos de refinado a la sal obtenida por procesos de extracción de las minas.

Viendo esto consideraría no usar sal marina como alternativa a las sales especiales para lavavajillas.

En este enlace puedes ver una comparativa de precios. Estan los principales supermercados. Tienes los precios de sal para lavavajillas Erosky, Mercadona, corte ingles, y varios mas, aunque no dan las características de cada producto (marcas y precio de sales para lavavajillas)

Averia ocacionada por la sal en el lavavajillas

Y para terminar ya con esto de la sal en los lavavajillas (puff, que largo se hizo) lo mas temido, Las averias.

Mas allá de una avería ocacionada por un tipo de sal como quieren inculcarte los fabricantes, la avería la puedes ocacionar por una mala costumbre que he observado en repetidas ocasiones.

Debes tener precaución y SIEMPRE recargar el depósito de sal justo antes de poner a funcionar el lavavajillas. ¿Por que debo llenar el lavavajillas justo antes de ponerlo a lavar? Porque de no hacerlo corres el riesgo de dejar granos de sal derramados sobre el acero inoxidable, y si este estuviera húmedo, los granulos se disolverían, y al cabo de repetirse este proceso varios días/meses el acero se picaría y tu lavavajillas perdería agua hacia la bandeja inferior interna, donde está el motor, cableado, etc. Ya tienes una avería!

Considerado hasta hace nada un producto de lujo, el lavavajillas avanza en su conquista de las cocinas españolas.

El electrodoméstico de las paradojas, creado en Siglo XIX y en plena forma actualmente, ahorra tiempo y dinero en cualquier hogar. Por eso en ComputerHoy te damos una serie de consejos en esta guía para principiantes que te ayudará a elegir un lavavajillas barato, eficiente y bueno.

El origen del lavavajillas guarda una historia interesante. Aunque la primera patente corresponde a Joel Houghton todo el mundo concede el honor de la invención del lavavajillas moderno a Josephine Cochrane, una millonaria nieta del inventor del barco de vapor. Crochane disponía de sirvientes para lavar sus platos pero diseñó el aparato para que sus sirvientes no estropearan su vajilla de porcelana china.

Los lavavajillas más vendidos de 2015

Desde entonces el lavavajillas se ha ido adentrando en las cocinas de medio mundo, primero en restaurantes y posteriormente en hogares, porque es una solución práctica para ahorrar tiempo y dinero. Al lavavajillas se le conoce como el electrodoméstico de las paradojas, capaz de lavar los platos y cocinar a la vez, la máquina que ahorra en comparación al ser humano y en la que el lavado económico es más largo que el resto.

Tipos de lavavajilas

Antes de nada, como en el caso del frigorífico y la lavadora resulta imprescindible definir las medidas exactas disponibles para instalar el lavavajillas en la cocina. Aunque han evolucionado sensiblemente a lo largo de la última década existen tres tipos fundamentales de lavavajillas:

  • Lavavajillas integrados. El electrodoméstico queda totalmente integrado con el resto del mobiliario de la cocina.
  • Lavavajillas parcialmente integrados. Quedan con el panel de control original a la vista.
  • Lavavajillas de libre instalación. Se pueden instalar en cualquier parte de la casa, aunque siempre junto a una toma de agua.

Tamaño y capacidad

A la hora de elegir un lavavajillas nuevo resulta fundamental valorar correctamente las necesidades del hogar. Comprar el mejor lavavajillas no significa llevarse a casa el más grande de todos ni el más eficiente, sino el que mejor se adapta a las circunstancias de cada uno.

Para empezar los lavavajillas pueden dividirse en tres grupos: grandes, estrechos y compactos. Los grandes -los más comunes en las cocinas españolas- tienen 60 centímetros o más de ancho y permiten una capacidad elevada.

Guía de compra: cómo elegir el frigorífico perfecto

Los lavavajillas estrechos permiten instalar el electrodoméstico en cocinas pequeñas al oscilar entre los 45 y 60 centímetros de ancho y han ganado terreno en los últimos años. Por último, los lavavajillas compactos tienen menos de 45 centímetros de ancho así que encajan en cualquier lugar, limpian los platos en muy poco tiempo y son una alternativa para los pisos más pequeños.

En cuanto a la capacidad del lavavajillas debes saber que, al contrario de los frigoríficos o las lavadoras, en este caso se indican por el número de cubiertos en lugar de litros. Un cubierto viene a equivaler a todos los utensilios que utiliza una persona para un almuerzo completo con tres platos y café:

  • 6 o menos cubiertos. Lavavajillas compactos para solteros y hogares donde se lava la vajilla con poca frecuencia.
  • De 7 a 11 cubiertos. Lavavajillas medianos, ideales para familias pequeñas o poco espacio en la cocina.
  • De 12 a 16 cubiertos. Lavavajillas amplios, para familias numerosas que utilizan con asiduidad el lavavajillas.

Cómo instalar un lavavajillas

Los lavavajillas se pueden manipular con facilidad, en lugar de lo que sucede con los frigoríficos y las lavadoras -que incorporan un lastre-, así que su instalación en casa resulta relativamente sencilla.

Para instalar el lavavajillas simplemente debes enlazar las tomas del fregadero con las del electrodoméstico a través de «racores», una pequeña tubería que incorpora una llave de paso que en algunas ocasiones viene de serie.

El enlace se realiza a la toma de agua fría ya que normalmente el lavavajillas calienta el agua para los ciclos largos. Durante los últimos años han salido al mercado lavavajillas bitérmicos equipados con dos tomas distintas para el agua fría y caliente. Suelen ser más caros pero resultan mucho más eficientes, sobre todo si el calentamiento del agua no se hace con energía eléctrica.

Eficiencia energética

El lavavajillas es el cuarto electrodoméstico que más energía consume en una casa por detrás de la nevera, la lavadora y la televisión según un estudio realizado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), así que elegir un lavavajillas según su eficiencia energética no es una cuestión baladí.

Existen siete etiquetas universales (A, B, C, D, E, F, G) que representan el consumo del electrodoméstico: los más eficientes pertenecen a la categoría A y los que más consumen van acompañados de la G. Actualmente en las tiendas solo se encuentran lavavajillas con la etiqueta A, pero en esta categoría coexisten cuatro clases donde también la eficiencia varía (A, A+, A++, A+++).

¿Merece la pena pagar más por un lavavajillas más eficiente? La Xunta de Galicia ha creado un interesante simulador que sirve para identificar cuánto se tarda en amortizar el sobrecoste que implica comprar un modelo de mayor eficiencia energética.

Nivel de ruido del lavavajillas

El nivel de ruido es uno de los elementos más importantes a la hora de elegir un lavavajillas nuevo. Los fabricantes están obligados a indicar el nivel de decibelios al que llega el lavavajillas durante su programa de lavado: la mayoría de los modelos se sitúan entre los 45 y los 60 decibelios, un nivel superior comienza a ser poco recomendable.

Consejos para elegir y comprar una lavadora barata

Programas de lavado del lavavajillas

Uno de los mejores consejos para comprar un lavavajillas nuevo consiste en repasar la letra pequeña de los programas de lavado disponibles para saber exactamente en qué consisten y en su consumo real tanto de electricidad como de agua por ciclo de lavado.

Solo así es posible averiguar si es realmente eficiente el programa “eco” o “bio” del lavavajillas. Los fabricantes suelen recomendar estos programas de lavado para ahorrar ya que calientan el agua a una temperatura más baja pero funcionan durante más tiempo, lo que difumina el ahorro real del lavado.

Por eso resulta recomendable, por ejemplo, identificar lavavajillas que incluyan un ciclo de lavado frío para los platos que están ligeramente sucios y huir de las funciones de secado que encarecen el producto y resultan poco prácticos en casi toda España.

¿Cómo elegir el ciclo de lavado del lavavajillas? Lo más recomendable es ajustar el ciclo -también la pastilla o el gel- según las necesidades. La OCU considera que los lavavajillas más ahorradores tienen un flujo de agua inferior a los 12 litros por ciclo, lo que ya supone un ahorro considerable respecto al lavado a mano que se traduce en alrededor de 4 litros de agua por minuto.

Interior del lavavajillas

Como sucede en el caso de los frigoríficos un elemento importante a la hora de elegir un lavavajillas es la flexibilidad que ofrecen sus compartimentos interiores. Las baldas modulables te ayudarán a limpiar la vajilla de una manera más eficiente en ocasiones especiales como cumpleaños o comidas de Navidad.

Los lavavajillas más modernos incluyen bandejas separadas para proteger diferentes utensilios o una tercera bandeja para los cubiertos y los utensilios de cocina

En un plano más técnico resulta recomendable repasar el número de proyectores de agua presentes en el lavavajillas: cuantos más tenga más limpios saldrán los platos. A día de hoy resulta un atraso comprar un lavavajillas con un único dispensador de agua en la parte inferior.

En definitiva, para los mejores consejos para comprar un lavavajillas nuevo son ajustarse a las necesidades de la casa, elegir una capacidad adecuada según el número de cubiertos y seleccionar un electrodoméstico con un consumo eficiente (A+, A++ y A+++) que resulte en un ahorro en la factura tanto del agua como de la luz a medio y largo plazo.

Detergentes para lavavajillas: cuál elegir

Cúal es el mejor detergente para lavavajillas del mercado

  • Pastillas: Las pastillas pueden contener solo detergente o ser del tipo «todo en uno» que incluyen además el abrillantador y la sal en una sola pieza. Éstas últimas son las más cómodas y compactas. Salvo alguna excepción, la mayoría de las pastillas cumplen bien su cometido y son eficaces eliminando la suciedad de todo tipo. Sin embargo, la inducción al secado de estos detergentes sigue siendo una de sus asignaturas pendientes. En zonas con agua muy calcárea, como algunas costas españolas, conviene tener relleno el depósito de sal, aunque utilices un producto tres en uno.
  • Geles: También existen productos con textura de gel, que se presentan en frascos o en bolsitas individuales. Están ganando popularidad, pero en nuestro último análisis resultaron algo menos eficaces que las pastillas.
  • Detergentes en polvo: Usar detergente en polvo, añadiendo abrillantador y sal en sus correspondientes depósitos, es un sistema más engorroso pero permite ajustar mejor las dosis de estos tres componentes y aportarlas en el momento justo del lavado. Por tanto, si el agua de tu zona es muy dura y deja en la vajilla restos de cal, posiblemente obtengas mejores resultados con un detergente en polvo y una buena cantidad de sal en el depósito. Por lo mismo, si notas que el secado no es del todo satisfactorio, rellena el depósito de abrillantador, incluso si estás usando una pastilla 3 en 1.

Impacto ambiental del detergente lavavajillas

Por otra parte, casi todos los detergentes testados suspenden en el respeto al medio ambiente de sus ingredientes y necesitan mejorar su impacto ambiental global.
Asimismo, respondemos a algunas preguntas frecuentes sobre el lavado y el uso de los detergentes y sus complementos.

Preguntas sobre el uso del detergente lavavajillas

  • ¿A qué se debe el velo blanquecino que aparece en las copas? A veces es por el efecto corrosivo e irreversible del detergente combinado con la alta temperatura del agua. Pero también puede ser una película de cal, que se quita con vinagre o antical.
  • ¿Los desodorantes de lavavajillas son útiles? Son perfumes químicos, que pueden causar alergias. Además, ensucian el agua. La mejor forma de evitar malos olores es quitar los restos sólidos de los platos y mantener limpios filtros y desagües.
  • ¿Es eficaz el programa ECO del lavavajillas? Sí, siempre que el detergente utilizado sea bueno. Además le permitirá ahorrar hasta 1.500 litros de agua al año (40 duchas) y 84 kWh (la enrgía de 80 lavados).
  • ¿La humedad afecta a las cápsulas de gel?
    Con las cápsulas de plástico solubles, hay que tener cuidado porque la humedad puede pegarlas entre sí o incluso deshacerlas. No las toques con las manos mojadas ni las expongas al sol.
  • ¿Dónde pongo la pastilla?
    Su lugar es el cajetín, en el interior de la puerta del lavavajillas, pero si está roto o la pastilla no cabe, puedes ponerla en el suelo interior del lavavajillas o en un espacio libre del cesto de los cubiertos, aunque algunos fabricantes (Finish, por ejemplo) desaconseja meterla con los cubiertos.

¿Recuerdas cuando había que turnarse para ver a quién le tocaba lavar a mano la vajilla? Hay que ver cuánto tiempo ganamos al poner el lavavajillas. ¡Y la cantidad de agua que ahorramos! Porque lavando tu vajilla en el lavavajillas ahorrarás 30 litros de agua al día* con respecto al lavado a mano.

Si todavía no tienes uno en casa o estás pensando en cambiar el tuyo, queremos ayudarte a encontrar el mejor lavavajillas. Porque estamos convencidos de que hay uno que te hará la vida mucho más fácil.

Índice del artículo

¿En qué debes fijarte para encontrar el mejor lavavajillas?

Si cuando te pones frente a un lavavajillas no sabes por dónde empezar, te aconsejamos que tengas en cuenta los siguientes detalles para que des con el mejor lavavajillas del mercado.

¿Cuánto espacio tienes?

Según lo grande que sea tu cocina o cuántos seáis en casa, podéis necesitar un lavavajillas con más o menos capacidad. El modelo más habitual es el lavavajillas de 60 cm de ancho, que en Bosch puede albergar hasta 13 servicios.

Pero, ¿quién dijo que en una cocina pequeña no podía instalarse el mejor lavavajillas? Los espacios reducidos o las personas que vivan solas pueden optar por un lavavajillas de 45 cm de ancho con capacidad para 9 servicios y las mismas funciones que el modelo anterior.

La tercera posibilidad si ni siquiera cuentas con espacio para colocar el lavavajillas en el suelo es el lavavajillas compacto, en el que caben 6 servicios y se puede instalar sobre la encimera o la mesa. Aunque es más sencillo en cuanto a programas, dispone de los más destacables, como el que lava tres veces más rápido.

¿Qué diseño quieres para tu cocina?

Esto hace referencia al tipo de instalación. ¿Qué encaja mejor con tu casa? Por un lado, los lavavajillas de libre instalación puedes colocarlos donde quieras (junto a muebles o de forma independiente) siempre que haya una conexión al desagüe, y quedan a la vista.

Por otro lado, los lavavajillas integrables pasan completamente desapercibidos gracias a que la puerta es como la de los muebles que lo rodean y a que el display permanece oculto. Una opción perfecta si buscas una cocina minimalista. Los podrás instalar en alto o no, haciendo más ergonómica la carga y descarga de la vajilla y los utensilios. ¡Y son tan silenciosos que no sabrás que están en funcionamiento!

Cuanto consume un lavavajillas

Si estás pensando en comprar un lavavajillas nuevo y quieres ahorrar agua y energía, definitivamente necesitas uno que consuma poco, como los lavavajillas A+++. O, todavía mejor, hazte con el mejor lavavajillas Bosch, que consume un 10% menos que los anteriores. Una de las razones por las que lo consiguen es gracias al motor EcoSilence, con 10 años de garantía y que asegura un funcionamiento silencioso, de alto rendimiento y más eficiente. Otra razón es que funciona con Zeolitas. ¡Más adelante te contamos más sobre ellas!

Programas del lavavajillas

El mejor lavavajillas es aquel cuyas prestaciones te hacen la vida más fácil. ¿Quieres saber qué te ofrece un lavavajillas Bosch? Descubre algunos de sus programas y funciones:

  • La función VarioSpeed consigue excelentes resultados de lavado y secado hasta 3 veces más rápido.
  • El programa automático es comodísimo porque, en función del grado de suciedad de la vajilla, adapta la presión, la temperatura y la cantidad de agua. Así gastarás solo lo necesario.
  • Si hay niños en casa y quieres extremar la precaución, la función Higiene+ elimina el 99,99% de bacterias y gérmenes.
  • También podrás seleccionar programas como el Eco, que asegura una vajilla perfecta con el mínimo consumo de agua y energía.
  • Si tienes prisa, el programa rápido 45ºC dejará la vajilla lavada en solo 30 minutos; y si la quieres limpia y seca, elige el programa 1 hora.

Para los aficionados a la tecnología, conseguir un hogar conectado es posible con Bosch. Entre nuestros electrodomésticos Home Connect hay lavavajillas inteligentes, lo que significa que podrás manejarlos desde tu dispositivo móvil. Tendrás la posibilidad de cambiar desde la app Home Connect los ajustes básicos, como la dureza del agua o el uso del abrillantador; así como obtener consejos sobre qué programa es mejor para la cantidad de vajilla que hayas metido.

El equipamiento interior del lavavajillas también hace que manejarlo sea mucho más cómodo. Por ejemplo, en lugar de usar una cesto para los cubiertos, nuestros lavavajillas cuentan con una bandeja, conocida como 3ª bandeja VarioDrawer, que se encuentra en la cesta superior donde el agua alcanza los cubiertos más fácilmente. Además, el espacio que se ahorra abajo al prescindir del cesto incrementa la capacidad del lavavajillas. Por otro lado, puedes obtener más flexibilidad gracias a que se puede regular la altura de la cesta superior hasta en 3 niveles (5 cm en altura) en ambos lados por igual o indistintamente, para que puedas jugar con el espacio como mejor te convenga. Igual que con las varillas, que al ser abatibles te permiten adaptarlas a la carga que haya.

Lavavajillas con Zeolitas

Si eres de los que piensa que el mejor lavavajillas es el que deja los platos completamente secos y te evita tener que pasar un paño antes de meterlos en el armario, entonces nuestros lavavajillas con Zeolitas son los que necesitas. Este mineral natural absorbe la humedad y la transforma en calor, de manera que emplea menos energía y se garantiza un cuidado más delicado de tu vajilla. ¡Mínimo consumo y mejor cuidado de la vajilla! Además, duran toda la vida útil del lavavajillas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *