Lexatin o lorazepam

Contenidos

9 tipos de ansiolíticos: la medicina contra la ansiedad

Los ansiolíticos no hacen desaparecer a ese jefe tóxico que nos chupa la energía, las ganas y la alegría. Tampoco resuelven nuestros problemas, lo sabemos, ni hacen que el sufrimiento psicológico se vaya para siempre. Sin embargo, lo que sí logran es reducir el malestar emocional para facilitar la efectividad de la psicoterapia y del enfoque multidisciplinar.

Dicen los sociólogos que estamos viviendo ya en una sociedad distópica. Somos ese mundo en el que se venden cada año millones de libros sobre cómo ser felices, somos esas personas que gustan de poner filtros a sus fotos para ofrecer a los demás una imagen de perfección absoluta. De sonrisa perfecta, de felicidad ideal. Porque ser feliz vende, es a lo que todos aspiramos. Sin embargo, de puertas hacia dentro y en la penumbra del propio hogar, se nos llevan los demonios, los miedos nos carcomen y la sombra de las ansiedades nos atrapan.

“Tratamos el duelo y el miedo con pastillas como si fuesen enfermedades. Y no lo son».

-Guillermo Rendueles, psiquiatra-

La industria farmacéutica intenta crear medicamentos psiquiátricos cada vez más sofisticados, con menos efectos secundarios y de acción más rápida. Tanto es así, queexisten varios tipos de medicación para cada dolor de la vida, esos que los médicos de cabecera nos recetan a veces con excesiva facilidad hasta el punto de generar dependencias en personas que tal vez, hubieran resuelto su problema puntual mediante una estrategia no-farmacológica.

Sin embargo el problema está ahí, hay patologías de origen endógeno que requieren de un enfoque químico, y hay depresiones de carácter reactivo ocasionadas por el estrés que sin duda, necesitarían más de una estrategia psicológica. Sea como sea, los ansiolíticos son imprescindibles en muchos casos, sin duda, pero siempre durante un tiempo determinado para evitar caer en una espiral medicalizadora. Una espiral donde los efectos secundarios son a veces más perjudiciales que la propia sintomatología.

Ahondemos hoy en todos esos tipos de ansiolíticos presentes en el mercado farmacéutico y que tienen como objetivo tratar desde procesos asociados a la ansiedad, el insomnio, los trastornos del pánico, etc.

¿Cómo actúan los ansiolíticos?

Las personas que han necesitado o que necesitan en la actualidad un tratamiento farmacológico para reducir la ansiedad, saben que por lo general, es común probar más de un tipo, cambiar la dosis de vez en cuando y hacer un seguimiento sobre cómo nos sentimos y los posibles efectos secundarios que nos ocasionan.

Por ello, antes de nada debemos entender algunos aspectos.

  • Cada persona reacciona mejor a un tipo de ansiolítico. Por lo tanto, es aconsejable contar con la supervisión de los buenos profesionales para que nos guíen en este proceso.
  • Los ansiolíticos, los sedantes y los hipnóticos son medicamentos que funcionan en el sistema nervioso central para aliviar la ansiedad o ayudarnos a conciliar el sueño.

Asimismo, también es conveniente tener en cuenta cuál es el mecanismo de acción de los ansiolíticos:

  • Son sedantes, relentizan las funciones del cuerpo.
  • Son fármacos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central. Es decir, no solo relajan sino que muchos de ellos tienen efectos sedantes, anticonvulsivos y amnésicos.
  • Su mecanismo de acción, por lo general es simple: aumentan el efecto de una sustancia química cerebral llamada GABA (ácido butírico amino gamma). Se trata de un tipo de inhibidor cerebral que relaja y reduce la actividad de las neuronas.

Veamos ahora en detalle cuáles son los principales tipos de ansiolíticos.

1. Benzodiacepinas

  • Las benzodiacepinas conforman la «familia» de ansiolíticos más comunes y utilizados en la actualidad.Además de actuar sobre la sustancia GABA también lo hacen sobre el sistema límbico, inhibiendo la actividad de la serotonina en esta región cerebral.
  • Los fármacos más habituales en esta tipología son sin duda el diazempam, el lorazepam, el bromazepam, el alprazolam o el clorazepato, los cuales, pasaremos seguidamente a describir.
  • La mayoría de ellos producen relajación, alivio de la tensión cognitiva y un efecto más o menos sedante según el tipo de fármaco.

¿Para qué se utilizan las benzodiacepinas?

  • Las benzodiacepinasse utilizan para el tratamiento de la ansiedad generalizada.
  • Insomnio.
  • Fobias.
  • Trastorno obsesivo compulsivo.
  • Trastornos afectivos.
  • Esquizofrenia.
  • Asimismo, es interesante saber que las benzodiacepinas se utilizan en muchos tipos de urgencias psiquiátricas: agitación psicomotriz, el estrés ambiental o los trastornos de la personalidad, delirium tremens…

Clasificación según su duración y el efecto en nuestro organismo

Ansiolíticos de vida media corta (sus efectos pueden durar hasta 8 horas):

  • Bentazepam.
  • Clotiazepam.
  • Cloxazolam.

Ansiolíticos de vida media intermedia (sus efectos duran de 8 a 24 horas):

  • Alprazolam.
  • Bromazepam.
  • Camazepam.
  • Clobazam.
  • Ketazolam.
  • Lorazepam.
  • Oxazepam.
  • Oxazolam.
  • Pinazepam.

Ansiolíticos de vida media larga (sus efectos duran más de 24 horas):

  • Clorazepato dipotasio.
  • Clordiazepoxido.
  • Clordiazepoxido + piridoxina.
  • Diazepam.
  • Halazepam.
  • Medazepam.
  • Prazepam.

Efectos secundarios

Cabe señalar que los efectos secundarios asociados a las benzodiacepinas no son tan graves como los que en su momento causaron el primer tipo de ansiolíticos: los barbitúricos. Además, es necesario recordar que la administración y consumo de estos fármacos psiquiátricos no debe exceder nunca de las 4 o 6 semanas. En caso contrario, podemos desarrollar dependencia.

Por otro lado, los síntomas secundarios más comunes asociados a las benzodiacepinas son los siguientes:

  • Somnolencia.
  • Mareos.
  • Confusión.
  • Falta de equilibrio (sobre todo en las personas mayores).
  • Trastornos del habla.
  • Debilidad muscular.
  • Estreñimiento.
  • Náuseas.
  • Boca seca.
  • Visión borrosa.

2. Los barbitúricos

  • Lo señalábamos hace un momento: antes de que llegaran al mercado las benzodiacepinas, los barbitúricos eran el único ansiolítico del que disponía la poblaciónpara el tratamiento de la ansiedad. Desde que el premio nobel en química Emil Fischer descubriera el barbital en 1902, se alzaron como ese recurso peligroso pero eficaz, capaz de actuar como sedantes del sistema nervioso central de forma inmediata.
  • Más tarde, en 1963 la empresa Roche lanzó el conocido Valiumy con este fármaco, llegó la era de las benzodiacepinas. Justo un año antes -y como curiosidad- de que Marilyn Monroe se suicidara «supuestamente» con una ingesta elevada de barbitúricos.

Los barbitúricos dejaron de prescribirse para el tratamiento de la ansiedad

  • Los barbitúricos ytodos aquellos fármacos que contengan ácido barbitúrico generan una elevada dependencia psicológica y física.
  • Asimismo, la línea que separa a que se considera una dosis normal de una dosis tóxica es muy fina.
  • Su mecanismo de acción se basa en impedir el flujo de sodio a las neuronas. En la actualidad, su uso se reserva solo a algunos tipos de cirugía y para tratar las convulsiones.

Tipos de barbitúricos más comunes:

  • Amobarbital (Amytal).
  • Apropbarbital (Alurate).
  • Butobarbital (Butisol).
  • Phentoarbital (Nembutal).
  • Secobarbital (Seconal).

3. Buspirona

  • La buspironatiene sus pros y sus contras. Sin embargo, sigue siendo un tipo de ansiolítico muy interesante. Su principal ventaja es que apenas tiene efectos secundarios, no interactúa con otras sustancias, no afecta al rendimiento cognitivo y no provoca sedación.
  • Es un fármaco por tanto muy bien consolidado en el mercado farmacéutico y gusta mucho a los facultativos por su escasa adversidad.
  • Sin embargo, el punto que tiene en contra la buspirona es que es de acción lenta. De hecho el paciente empieza a notar sus efectos a los 15 días. Algo sin duda complejo, porque la persona que sufre un cuadro severo de ansiedad quiere sentirse mejor cuánto antes, y ante todo, poder dormir. De ahí, que este fármaco no resulte útil en estos casos.

Sin embargo, los expertos nos señalan que es muy eficaz para cuadros de ansiedad no muy intensa, y que es muy recomendable en personas mayores.

Para qué se utiliza

  • La buspirona se utiliza para trata los síntomas de la ansiedad: miedo, tensión, agitación, irritabilidad, mareos, insomnio, taquicardias…
  • Tal y como hemos señalado, la buspirona tiene por término medio unos efectos secundarios mínimos o carentes de gravedad. Los más comunes son dolor de cabeza, sequedad de boca, malestar estomacal…

4. Alprazolam

  • El alprazolam es uno de los ansiolíticos que más se recetan. Muchos lo conocen como Trankimazin, es un derivado de las benzodiacepinas y se usa ante todo para el tratamiento de crisis de angustia como la agorafobia, ataques de pánico y estrés intenso.
  • Asimismo, cabe destacar que tiene principios antidepresivos puesto que sus principios químicos se asemejan mucho a los antidepresivos tricíclicos.
  • Cabe destacar que es un fármaco de alta potencia y de acción inmediata, a diferencia de la buspirona. Tiene propiedades sedantes, hipnóticas y anticonvulsivas, pero el efecto más notable es el ansiolítico.
  • Por otro lado, es importante destacar que el potencial adictivo del Alprazolan es también muy alto, por lo tanto, y para evitar la tolerancia, recordamos una vez más que su administración debe ser limitada y puntual.

Qué efectos secundarios presenta

  • Dolor de cabeza.
  • Problemas para orinar
  • Cansancio
  • Mareos
  • Iritabilidad
  • Problemas de concentración
  • Sequedad en la boca
  • Bajo deseo sexual
  • Estreñimiento
  • Cambios en el apetito
  • Cambios en el peso
  • Dolor articular

5. Diazepam

  • El diazepam ovalium es sin duda otro de los ansiolíticos más conocidos. Es también un derivado de las benzodiacepinas y el que más se administra en los ambulatorios y centros médicos.
  • Es el fármaco más eficaz para tratar los espasmos musculares, de ahí que no se use solo para el tratamiento de la ansiedad, sino también para trastornos psicosomáticos, tortícolis, delirium tremens, ataques de pánico, disnea… e incluso para las clásicas sedaciones previas a las intervenciones quirúrgicas.
  • Asimismo, cabe advertir nuevamente que este ansiolítico también genera una elevada dependencia cuando se usan dosis elevadas durante períodos prolongados.

“El consumo regular de ansiolíticos crea adicción a largo plazo, en lugar de tratar el problema o la enfermedad”.

Los efectos secundarios más comunes del diacepam son los siguientes:

  • Somnolencia.
  • Problemas de coordinación.
  • Problemas de equilibrio.
  • Pequeños fallos de memoria.
  • Insomio
  • Dolor de cabeza
  • Calambres
  • Problemas de concentración.
  • Amnesia anterógrada.

En caso de que desarrollemos dependencia al diacepam, podemos experimentar desde taquicardias, desmayos, estados paradójicos de conciencia, somnolencia o incluso uñas azuladas debido a una falta de oxígeno en sangre.

6. Lorazepam

  • La mayoría hemos oído hablar del Lorazepam o sencillamente, del «orfidal». Tiene una elevada potencia y se utiliza con distintos fines:
  • Para tratar trastornos de ansiedad.
  • Trastornos del sueño, problemas de insomnio.
  • Estados de tensión.
  • Para tratar algunas enfermedades psicosomáticas y orgánicas.
  • Para el síndrome del colon irritable.
  • La epilepsia.
  • También está indicado en el tratamiento de las náuseas y los vómitos originados por la quimioterapia o por la agitación provocada por la abstinencia del alcohol.

Es interesante saber que el lorazepam tiene un efecto inmediato, alcanzando su máximo pico de biodisponibilidad a las 2 horas. Asimismo, sus efectos secundarios no son excesivamente graves,no genera una dependencia elevada, pero aún así se recomienda que su uso sea limitado en el tiempo.

  • Somnolencia
  • Cansancio
  • Boca seca
  • Periodos que oscilan entre la diarrea/estreñimiento
  • Problemas digestivos.
  • Problemas para orinar
  • Visión borrosa

7. Bromazepam

  • Al bromazepam lo conocemos como Lexatin, se usa en dosis bajas para tratar la ansiedad y las neurosis fóbicas. Si se administra en dosis más elevadas actúa como efectivo relajante muscular, sedante e hipnótico.
  • Cabe señalar que el bromazepam es un medicamento peligroso: genera rápidas dependencias e interactúa con diversas sustancias. En caso de que se combine con el alcohol puede llegar a ser mortal. Por tanto, deben seguirse con puntual exactitud las pautas de los profesionales para que su efecto sea el adecuado.
  • Problemas de coordinación.
  • Dolor de cabeza.
  • Problemas a la hora de reaccionar ante los estímulos.
  • Cansacio
  • Visión borrosa.

8. Cloracepato

El clorazapato es un medicamento que pertenece al grupo de los tranquilizantes, ansiolíticos, derivados de las benzodiazepinas. Se utiliza en casos no excesivamente graves, trastornos psicológicos comunes que requieren de un abordaje puntil

Es efectivo en los siguientes casos:

  • Trata la ansiedad.
  • Angustia.
  • Trastornos del sueño.
  • Problemas durante la menopausia.
  • Neurosis.
  • Psicosis.
  • Es muy efectivo para tratar la abstinencia del alcohol y de otras drogas.
  • Se usa también para tratar el síndrome del colon irritable.

El clorazepato puede tomarse durante 3-4 meses. Más allá de este periodo genera dependencia y puede perder eficacia.

Problemas gastrointestinales, cambios en el deseo sexual o reacciones cutáneas, dolor de cabeza, mareos, boca seca, apatía…

9. Antihistamínicos

  • Es muy posible que a más de uno de nuestros lectores le sorprenda que en este listado aparezcan los antihistáminicos. ¿No son los medicamentos que usamos habitualmente para tratar los procesos alérgicos?

Bien, es importante señalar que dentro de los antihistamínicos los hay de diferentes tipos. Por lo general la mayoría de los antihistamínicos bloquean la histamina. Sin embargo, dentro de ellos podemos encontrar también la hidroxizina, la cual, además de aliviar la picazón causada por las reacciones alérgicas de la piel, reduce la actividad cerebral y sirve también para aliviar la ansiedad y la tensión.

Cabe señalar que los antihistamínicos no son los fármacos más idóneos para tratar la ansiedad, de hecho los psiquiatras no los recomiendan en caso de que el paciente sufra ataques de pánico.

  • Problemas a la hora de reaccionar, ralentiza nuestros sentidos.
  • Somnolencia.
  • Cansancio.
  • Boca seca.
  • Problemas intestinales.

Para concluir, a esta lista se le podrían añadir sin duda muchos más nombres y muchas opciones, como los fármacos bloqueantes beta-adrenérgicos, dentro de los cuales también hay alternativas naturales y con escasos efectos secundarios. Sin embargo, los que hemos descrito aquí son los más comunes, los que más se recetan y los que más habitan en nuestras mesitas de noche o en nuestros bolsos.

Apuntar una vez más que los ansiolíticos no curan la ansiedad, no hacen desaparecer los ataques de pánico, las neurosis o esas sombras puntuales que alteran nuestra vida en un momento dado. Los fármacos tratan, alivian, relajan, nos ofrecen descanso y aunque todo ello sea bueno y necesario, no resuelven el problema de raíz a no ser que estemos ante una enfermedad de origen endógeno, como pueden ser algunas depresiones.

Usemos por tanto los ansiolíticos de forma puntual, pero combinados siempre con la psicoterapia. Porque aunque nos hayan educado siempre con la clásica idea de que «somos lo que comemos», en realidad «somos lo que pensamos». Cambiemos entonces el enfoque y no medicalicemos obsesivamente dimensiones que en ocasiones no son patológicas.

Referencias bibliográficas

Andrés-Trelles, F. (1993) Fármacos utilizados en la ansiedad: benzodiacepinas y otros ansiolíticos. Madrid: MacGraw Hill Interamericana.

Robert Whitaker, (2015) Anatomía de una epidemia, Madrid: Capitán Swing

Sophie Billioti, Yola Moride , Thierry Ducruet (9-09-2014) Benzodiazepine use and risk of Alzheimer’s disease: case-control study. British Medical Journal, 349, págs 205-206

Ansiolíticos para dolores de cabeza por tensión

Individual and family medical and dental insurance plans are insured by Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc., and Cigna HealthCare of North Carolina, Inc. Group health insurance and health benefit plans are insured or administered by CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC), or their affiliates (see a listing of the legal entities that insure or administer group HMO, dental HMO, and other products or services in your state). Group Universal Life (GUL) insurance plans are insured by CGLIC. Life (other than GUL), accident, critical illness, hospital indemnity, and disability plans are insured or administered by Life Insurance Company of North America, except in NY, where insured plans are offered by Cigna Life Insurance Company of New York (New York, NY). All insurance policies and group benefit plans contain exclusions and limitations. For availability, costs and complete details of coverage, contact a licensed agent or Cigna sales representative. This website is not intended for residents of New Mexico.

Selecting these links will take you away from Cigna.com to another website, which may be a non-Cigna website. Cigna may not control the content or links of non-Cigna websites. Details

Buspirona

Antes de tomar la buspirona,

  • informe a su médico o farmacéutico si es alérgico a la buspirona, a cualquier otro medicamento o a alguno de los ingredientes que contienen las tabletas de buspirona. Pida a su farmacéutico una lista de los ingredientes.
  • Informe a su médico si está tomando algún inhibidor de monoaminooxidasa (MAO) como isocarboxazida (Marplan), linezolid (Zyvox), azul de metileno, fenelzina (Nardil), selegilina (Eldepryl, Emsam, Zelapar) y tranilcipromina (Parnate) o si dejó de tomar algún inhibidor de monoaminooxidasa en los últimos 14 días. Su médico probablemente le dirá que no tome buspirona. Si deja de tomar buspirona, debe esperar al menos 14 días antes de empezar a tomar un inhibidor de MAO.
  • Informe a su médico y a su farmacéutico qué medicamentos con y sin receta médica, vitaminas, suplementos nutricionales y productos a base de hierbas está tomando o tiene planificado tomar. Asegúrese de mencionar cualquiera de los siguientes: anticonvulsivos como carbamazepina (Tegretol), fenobarbital y fenitoína (Dilantin, Phenytek); dexametasona; diazepam (Valium); diltiazem (Cardizem, Dilacor, Tiazac); eritromicina (E.E.S., E-Mycin, Erythrocin, otros); haloperidol (Haldol); ketoconazol; itraconazol (Onmel, Sporanox); medicamentos para migrañas como almotriptán (Axert), eletriptán (Relpax), frovatriptán (Frova), naratriptán (Amerge), rizatriptán (Maxalt), sumatriptán (Imitrex) y zolmitriptán (Zomig); relajantes musculares; nefazodona (Serzone); medicamentos para el dolor o narcóticos; rifampicina (Rifadin, Rimactane); ritonavir (Norvir); sedantes; inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina como citalopram (Celexa), escitalopram (Lexapro), fluoxetina (Prozac, Sarafem, Selfemra), fluvoxamina (Luvox), paroxetina (Brisdelle, Paxil, Pexeva) y sertralina (Zoloft); inhibidores de la recaptación de norepinefrina (SNRI) de la–serotonina, como desvenlafaxina (Khedezla, Pristiq), duloxetina (Cymbalta), levomilnacipran (Fetzima), milnacipran (Savella) y venlafaxina (Effexor); pastillas para dormir; tranquilizantes; trazodona (Desyrel); y verapamilo (Calan, Covera, Verelan). Es posible que su médico deba cambiar las dosis de sus medicamentos o supervisarle de cerca para saber si sufre efectos secundarios. Muchos otros medicamentos también podrían interactuar con la buspirona, así que asegúrese de informar a su médico sobre todos los medicamentos que esté tomando, incluso los que no aparezcan en esta lista.
  • Informe a su médico si tiene o alguna vez ha tenido alguna enfermedad renal o hepática o un historial de abuso de alcohol o drogas.
  • Informe a su médico si está embarazada, planea quedar embarazada o está amamantando. Si queda embarazada mientras toma buspirona, llame a su médico.
  • Si se someterá a una cirugía, incluyendo una cirugía dental, informe al médico o dentista que está tomando buspirona.
  • Debe saber que este medicamento le puede ocasionar somnolencia. No conduzca ningún vehículo ni opere maquinaria hasta que sepa cómo le afecta este medicamento.
  • Recuerde que el alcohol puede aumentar la somnolencia ocasionada por este medicamento. No ingiera alcohol mientras toma buspirona.

Ansiolíticos y tranquilizantes: opinan los usuarios

Qué fármacos se utilizan en el tratamiento de la ansiedad

¿Qué tomo? Hay distintos productos (en su mayoría fármacos), pensados para tranquilizarse o sentirse relajado: ansiolíticos, para combatir el nerviosismo o la ansiedad; hipnóticos o somníferos, productos que ayudan a dormir; antidepresivos…

Estos medicamentos se prescriben en exceso y, aunque actúan sobre los síntomas, en general no resuelven la raíz del problema, y presentan riesgos y efectos adversos. El tratamiento de elección para la ansiedad y la depresión, en opinión de la OCU, debería ser la psicoterapia.

¿Por qué recurrimos a ellos?

Según la encuesta de la OCU, las razones para consumir ansiolíticos, hipnóticos y antidepresivos son muy variadas.

  • Los problemas para dormir son la causa más común para recurrir a la medicación con ansiolíticos o antidepresivos.
  • Los problemas laborales son evocados por 3 de cada 10 españoles. Un fiel reflejo de la situación actual.
  • Sucesos vitales traumáticos, como la pérdida de un ser querido.
  • Problemas de salud.
  • Conflictos familiares.
  • Problemas economómicos.

¿Qué efectos produce un Ansiolitico?

Los usuarios opinan de los productos

12.600 usuarios de Bélgica, Brasil, España, Italia y Portugal han participado en esta encuesta. Muchos nos han dado su opinión sobre los distintos productos que consumen. No son comparables, pues sirven para usos muy distintos, y no se trata de una valoración médica, ni tampoco de la opinión de los expertos de OCU-Salud, sino solo de las respuestas de los usuarios que valoran algunos aspectos de 1 a 10. En orden alfabético, según su principio activo (indicamos la marca más conocida entre paréntesis):

  • Alprazolam (Trankimazin)
    • Uso: ansiedad
    • Eficacia percibida: 7,4
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 6,7
  • Bromazepam (Lexatin)
    • Uso: ansiedad, nerviosismo y dificultad para dormir
    • Eficacia percibida: 7,4
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 7,1
  • Clorazepato dipotásico (Tranxilium)
    • Uso: ansiedad y trastornos del sueño
    • Eficacia percibida: 7,8
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 7,7
  • Diazepam (Valium)
    • Uso: ansiedad
    • Eficacia percibida: 7,2
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 6,5
  • Lorazepam (Orfidal)
    • Uso: ansiedad y trastornos del sueño
    • Eficacia percibida: 7,5
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 6,9
  • Lormetazepam (Loramet, Noctamid)
    • Uso: insomnio, problemas para dormir
    • Eficacia percibida: 7,1
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 7,6
  • Valeriana
    • Uso: nerviosismo, ansiedad leve
    • Eficacia percibida: 6,9
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 8,3
  • Zolpidem (Stilnox, Dalparan)
    • Uso: insomnio, problemas para dormir
    • Eficacia percibida: 8,0
    • Satisfacción con la ausencia de efectos adversos: 7,8

5 consejos para aliviar los efectos de la depresión y sentirte mejor

  • ¿Estás nervioso, decaído, no puedes dormir? Antes de recurrir a los fármacos, intenta cambiar algunos hábitos: más ejercicio, relajación, lleva una dieta sana, evita estimulantes, alcohol…
  • Exterioriza tus sentimientos: habla sobre tu situación con alguien de confianza. No descartes buscar una asociación o grupo de apoyo donde acuda gente que haya pasado por experiencias similares.
  • Aprende a tomarte las adversidades de otra manera: es normal sentir tristeza ante la muerte de un ser querido o estrés con una mudanza o problemas laborales… y la recuperación lleva un tiempo.
  • Si tu malestar no está justificado, resulta incapacitante o se alarga demasiado, acude al médico.
  • Prepara la visita para que no se te olvide contarle o preguntarle al doctor. Si te receta algún fármaco, infórmate sobre cómo tienes que usarlo y sus efectos adversos. También pregunta por posibles alternativas o incluso por otro tipo de terapias, como la psicoterapia.

Llama a la Línea OCU-Salud

¿Necesitas apoyo psicológico? Llama a la Línea OCU Salud, un servicio exclusivo para socios de OCU Salud. Marca el 900 101 851, y al otro lado del teléfono un experto te escuchará, para ayudarte a encontrar solución a tus situaciones de tensión emocional, malestar, dudas y preocupaciones relativas a la salud, relaciones familiares, laborales… A tu servicio de 9 a 19 h, los 365 días del año.

Medicamentos para dormir

Los medicamentos para dormir llamados hipnóticos pueden ser recetados por su proveedor para ayudarle a reducir el tiempo que se demora en conciliar el sueño. Los hipnóticos más comúnmente usados son:

  • Zolpidem (Ambien)
  • Zaleplon (Sonata)
  • Eszopiclona (Lunesta)
  • Ramelteon (Rozerem)

La mayoría de ellos pueden llegar a crear dependencia. Sólo tome estos medicamentos mientras esté bajo el cuidado de un proveedor. Usted probablemente empezará con la dosis más baja posible.

Mientras esté tomando estos medicamentos:

  • Trate de no tomar las pastillas para dormir más de 3 días por semana.
  • NO suspenda de repente estos medicamentos. Puede tener síntomas de abstinencia y más problemas para conciliar el sueño.
  • NO tome otros medicamentos que puedan provocar que usted resulte aletargado o soñoliento.

Los efectos secundarios de estos medicamentos abarcan:

  • Sentir somnolencia o mareos durante el día
  • Tener confusión o problemas para recordar
  • Problemas de equilibrio
  • En raras ocasiones, comportamientos tales como conducir, hacer llamadas telefónicas o comer (todo mientras está dormido)

Antes de tomar píldoras anticonceptivas, cimetidina para la acidez gástrica o medicamentos utilizados para tratar infecciones por hongos, dígale a su proveedor que usted también está tomando pastillas para dormir.

5 ansiolíticos naturales

2. El tilo, otra hierba maravillosa

El tilo, o tila, es uno de los ansiolíticos naturales más antiguos. Al igual que la valeriana, viene empleándose desde hace siglos para calmar la agitación y los estados de estrés. Tiene efectos calmantes y facilita la conciliación del sueño.

Lo más recomendable es que todo este tipo de hierbas se preparen en infusión. Solo se debe poner a hervir agua. Cuando esté en el punto de ebullición, se debe añadir la hierba y retirar del fuego. Después se espera unos diez minutos y ya se puede beber. Lo ideal es hacerlo tres veces al día, una de ellas en la noche, antes de dormir.

3. El triptófano, un componente estupendo

Aunque el nombre de “triptófano” no es muy conocido, la verdad es que no se trata de un elemento raro, ni mucho menos. Se trata de un aminoácido que está presente en diversos alimentos. Su principal característica es que contribuye a que se produzca mayor segregación de serotonina, una hormona que equilibra el estado de ánimo.

Dentro de los alimentos que contienen triptófano y que, por lo tanto, actúan como ansiolíticos naturales, están principalmente el pavo, el pollo y el pescado azul. También la yema de huevo, la piña, la banana, aguacate, las ciruelas, los frutos secos, el chocolate negro y algunas algas, como la espirulina, entre otros.

4. El Omega 3, bueno para casi todo

Los nutricionistas insisten en el valor alimenticio del Omega 3, principalmente para regular el colesterol y mejorar el funcionamiento del aparato circulatorio. Sin embargo, este maravilloso compuesto también tiene importantes efectos sobre los estados de ansiedad.

El Omega 3 tiene una propiedad extraordinaria: contribuye a disminuir los niveles de “cortisol”, la llamada “hormona del estrés. Esto, por supuesto, tiene como consecuencia la estabilización del estado de ánimo. De ahí que se considere uno de los ansiolíticos naturales más poderosos.

El Omega 3 se encuentra principalmente en pescados y mariscos. También está en el aceite de canola, la soya, el cordero, la carne de res orgánica, las nueces de Brasil, el aceite de oliva, espinaca, fresas y zapallo, entre otros.

5. El lúpulo, una joya natural

Muchos piensan que el lúpulo es solamente un compuesto para elaborar cerveza. Sin embargo, sus efectos sobre nuestro organismo pueden llegar a ser muy grandes, especialmente los sedantes y los hipnóticos. Los que han investigado el impacto del lúpulo sobre nuestro organismo señalan que resulta especialmente eficaz para tratar el síndrome de abstinencia en los fumadores.

También para equilibrar el estado de ánimo durante la menopausia. Incide en la producción de estrógenos y por eso conviene consultar con el médico antes de ingerirlo con ese propósito.

Todos estos ansiolíticos naturales son fáciles de conseguir, bajo precio y gusto agradable. Resulta conveniente incluirlos dentro de nuestro consumo habitual, especialmente cuando somos muy propensos al estrés, puerta de entrada a la ansiedad.

La ansiedad ha alcanzado proporciones epidémicas, sobre todo en los países más desarrollados con millones de personas afectadas. Sólo en lo Estados Unidos se calcula que los trastornos de ansiedad cuestan más de $42 mil millones al año, casi un tercio del gasto total de salud mental en ese país.

Cada año, millones de prescripciones se escriben para las medicaciones de la ansiedad como Xanax y Lexatin drogas pertenecientes al grupo de las benzodiacepinas.

El mecanismo exacto por el cual las benzodiacepinas funcionan no se entiende completamente, pero se cree que elevan los niveles del neurotransmisor calmante ácido gamma-aminobutírico (GABA) o aumentan la sensibilidad del receptor GABA.

Estos medicamentos pueden detener la ansiedad o un ataque de pánico. El alivio se experimenta rápidamente, y a menudo dentro de 30 a 60 minutos. Su efecto, por lo general dura de 11 a 20 horas. Pero no son pocos los inconvenientes fruto de este tipo de fármacos.

El peligro de los ansiolíticos

Las benzodiacepinas, como mencionan en este artículo sobre el lexatin, vienen con una lista muy larga de efectos secundarios. Entre ellos que genran un efecto que hacen que las personas se sientan constantemente somnolientas, en ocasiones con mareos, débiles, confundidas o inestables.

Otros efectos secundarios reportados incluyen depresión, desorientación, dolor de cabeza, la confusión mental, la irritabilidad, la agresividad, la pérdida de memoria y problemas o alteraciones del sueño.

El uso a largo plazo puede aumentar el riesgo de demencia. Un estudio encontró que mientras más benzodiazepinas se tomen, mayor será su riesgo de padecer la enfermedad Alzheimer.

Los ansiolíticos están diseñados para un uso a corto plazo, en el mejor de los casos unas pocas semanas o meses, ya que son altamente adictivos. Después de cuatro a seis meses generalmente dejan de funcionar, lo que es típico de cualquier sustancia adictiva. Los usuarios desarrollan una tolerancia que los lleva a necesitar cada vez más miligramos para obtener el mismo efecto.

Aunque a menudo las personas tardan meses en desarrollar una adicción, para algunos puede ocurrir mucho más rápido, en tan sólo unas pocas semanas.

Una vez que alguien está enganchado, dejar de tomar estos medicamentos es realmente difícil. De hecho, están entre las 10 sustancias adictivas más duras para dejar junto con la heroína y la cocaína.

Si la persona decide dejar de tomar la benzodiacepina, seguramente deberá enfrentarse o lidiar con algunos efectos secundarios de abstinencia bastante severos, incluyendo ansiedad, insomnio, inquietud, tensión muscular e irritabilidad.

Son totalmente contraindicadas en mujeres embarazadas o mujeres que están amamantando, en persona mayores o propensas a las adicciones. Nunca deben tomase si se bebe alcohol o si se usan otras drogas, ya sean recetadas o recreativas.

Las benzodiacepinas envían a miles de personas a la sala de emergencias cada año. Más del 80 por ciento de estas visitas se deben a interacciones con otras drogas o alcohol y en algunos casos incluso pueden llegar a provocar la muerte.

Y por último, estos medicamentos no funcionan para todos. Una minoría de los que las toman experimentan reacciones paradójicas y se sienten más ansiosos, impulsivos y agresivos. Como sucede con otras drogas no médicas. Por eso pensamos que lo mejor para tratar estos cuadros de ansiedad son los tranquilizantes naturales.

Cómo combatir, superar, quitar o calmar la ansiedad con remedios y tranquilizantes naturales

Si bien un ansiolítico puede ser necesario en un urgencia, no es nada recomendable a medio y largo plazo. Afortunadamente, existen muchos remedios naturales para la ansiedad que funcionan como alternativas saludables a los ansiolíticos.

Aquí les traigo una selección de las mejores alternativas naturales a Xanax, Ativan y otros medicamentos recetados contra la ansiedad. La mayoría de estos tranquilizantes naturales han demostrado ser eficaces sin efectos secundarios en estudios científicos, y todos tienen una historia sustancial y a menudo larga de uso tanto en la medicina tradicional como en la alternativa.

Cómo combatir la ansiedad con kava (Piper methysticum)

La kava definitivamente debe estar en la parte superior de cualquier lista de tranquilizantes naturales para la ansiedad. Este té tradicional ha sido consumido de forma segura como parte integral de la cultura del Pacífico Sur durante más de 3.000 años.

Cuando se probó experimentalmente contra los antidepresivos Buspirona y Opipramol, se encontró que la kava era igualmente efectiva para la ansiedad y el trastorno de ansiedad generalizada (TAG) como los medicamentos recetados. El Kava Kava trabaja, en parte, aumentando el GABA.

Inositol para calmar la ansiedad

El inositol, antes conocido como vitamina B8, se encuentra en altas concentraciones en el cerebro. Todos los neurotransmisores principales dependen del inositol para transmitir mensajes entre las células cerebrales. El inositol es un eficaz remedio natural contra la ansiedad.

Un estudio encontró que funcionaba tan bien como la fluvoxamina, un popular medicamento inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS), para tratar el trastorno de pánico.

La fluvoxamina se utiliza para tratar una variedad de otros trastornos mentales, incluyendo el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), el trastorno de ansiedad social, los trastornos alimentarios, la esquizofrenia, el trastorno de estrés postraumático (TEPT) y el trastorno depresivo mayor (TDE). Los participantes del estudio que tomaron fluvoxamina experimentaron náuseas y fatiga, mientras que los que tomaron inositol no reportaron efectos secundarios. (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11386498)

El inositol también es una excelente opción para las mujeres que experimentan cambios de humor, depresión y ansiedad asociados con el síndrome premenstrual (PMS) y el trastorno disfórico premenstrual más grave (PMDD). Las mujeres que toman inositol a menudo experimentan una mejoría significativa en los síntomas del PMS y del PMDD.

El inositol se encuentra en la mayoría de los alimentos, pero en cantidades muy pequeñas. La dieta promedio contiene 1 gramo de inositol. Si usted está tomando inositol con fines terapéuticos, tendrá que tomar hasta 18 gramos al día.

Dado que la mayoría de las píldoras y cápsulas de inositol contienen 500 mg, esto requeriría tomar muchas píldoras. En su lugar, considere tomar polvo de inositol que pueda mezclarse con agua. Sin duda uno de los mejores remedios naturales para la ansiedad.

Gotu kola (Centella asiatica)

Desafortunadamente, el nombre gotu kola trae a colación bebidas cola con cafeína o nueces de cola, pero nada podría estar más lejos de la verdad. El gotu kola es, de hecho, una hierba relajante que es una parte importante de algunas cocinas asiáticas.

Los yoguis lo usan como ayuda para la meditación ya que se piensa que restaura el equilibrio en los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro. Los estudios demuestran que el gotu kola puede aumentar la calma, el contentamiento y el estado de alerta en un 100 por ciento y reducir los síntomas de ansiedad y depresión en un 50 por ciento.

Rhodiola rosea

La Rhodiola rosea se encuentra principalmente en regiones frías del mundo. Se usaba tradicionalmente en la medicina china para aumentar la resistencia física y reducir la fatiga debida al estrés.

Una de las formas en que funciona es aumentando la actividad de los químicos cerebrales que hacen que uno se sienta bien: serotonina, dopamina y norepinefrina. Este tranquilizantes naturales, además alivia los síntomas de ansiedad y el trastorno afectivo estacional.

También puede ayudar a los pacientes con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica a superar el estrés y la ansiedad que frecuentemente acompañan a estos trastornos.

Albahaca morada (Ocimum tenuiflorum)

La albahaca morada es una hierba ayurvédica india también conocida como tulsi, que significa “la incomparable”. Se cree que este tipo de albahaca otorga a sus usuarios una vida larga y saludable. La albahaca morada alivia la ansiedad al disminuir los niveles de hormonas del estrés, especialmente el cortisol. Proporciona un alivio significativo a las personas con trastorno de ansiedad generalizada y el estrés y la depresión relacionados.

La investigación apoya la creencia tradicional de que esta hierba venerada ofrece una amplia gama de propiedades curativas. Es un comprobado antimicrobiano y antiinflamatorio. Protege el hígado, el corazón y el sistema nervioso. Tiene propiedades antidiabéticas y anticancerígenas.

También puede ayudar con otros trastornos relacionados con el cerebro, incluyendo depresión, pérdida de memoria, insomnio y dolores de cabeza por migraña. Con todos estos beneficios, la albahaca morada es considerada una de las hierbas curativas más importantes de la medicina ayurvédica.

Bufera (Withania somnifera)

La Bufera es otra hierba importante en la tradición de curación ayurvédica y uno de esos remedios naturales para la ansiedad a destacar. Reduce la ansiedad y la depresión sin causar somnolencia. Funciona, en parte, aumentando los niveles del neurotransmisor serotonina, que estimula el estado de ánimo, y disminuyendo los niveles de la hormona del estrés cortisol.

Un estudio encontró que tomar esta planta reduce el cortisol en un impresionante 27 por ciento. Es muy útil para aquellos con el trastorno de ansiedad agorafobia. La eficacia de la bufera para la ansiedad se basa más en el éxito reportado del uso tradicional que en la evidencia científica. .

Taurina

Se cree que los ansiolíticos funcionan aumentando el neurotransmisor GABA y se pueden comprar suplementos de GABA.

Pero generalmente no funcionan ya que el GABA es una molécula demasiado grande para entrar en el cerebro. Una manera conveniente de evitar este problema es tomando taurina como precursora del GABA.

La taurina es un aminoácido que se encuentra en altas concentraciones en el cerebro, donde actúa de manera muy similar al GABA. Tiene un efecto calmante si usted sufre de ansiedad, estrés, insomnio o una mente sobreestimulada.

Magnesio

El magnesio es un mineral esencial que a menudo falta en la dieta moderna debido a que el suelo y el agua carecen de magnesio.

La deficiencia de magnesio puede contribuir en gran medida a la ansiedad y a los ataques de pánico. Ella explica que cuando estás bajo estrés, tu cuerpo crea adrenalina, la cual causa una cascada de efectos físicos, todos los cuales consumen magnesio.

Té verde

La gente adora la cafeína, desde el té o el café hasta en bebidas energéticas o en pastillas, pero uno de los mejores consejos para reducir la ansiedad es no tomar cafeína.

La relación entre la cafeína y la ansiedad es tan fuerte que un estudio concluyó que “la ingesta de cafeína debería formar parte de la evaluación psiquiátrica rutinaria y debería llevarse a cabo antes de prescribir hipnóticos” y que “las bebidas descafeinadas deberían proporcionarse en las salas psiquiátricas”.

Si usted no está listo para estar totalmente libre de cafeína, considere cambiarse al té verde. Su modesta cantidad de cafeína es compensada por los compuestos l-teanina y EGCG (epigalocatequina-3-galato).

Estos compuestos relajantes tienen la habilidad única de alterar sus patrones de ondas cerebrales para inducir un estado mental similar al que se logra durante la meditación.

Otras cosas importantes para tratar la ansiedad

Así como ningún medicamento recetado funciona para todos todo el tiempo, ningún remedio natural es efectivo para todos. Estas no son las únicas alternativas naturales a los medicamentos ansiolíticos recetados a largo plazo. Si usted prueba estos y no ayudan, no se desanime. Hay muchas otras alternativas para probar.

Otros suplementos a considerar incluyen vitaminas del complejo B, manzanilla, valeriana, bacopa, ginkgo, ginseng y aceite de orégano. El uso apropiado de aceites esenciales calmantes, especialmente el aceite de lavanda, puede aliviar el estrés y la ansiedad.

Y por último, no todas las alternativas naturales a los ansiolíticos son sustancias físicas que se ingieren o se aplican. El ejercicio físico, los ejercicios de respiración, la meditación y las técnicas de curación mente-cuerpo como la biorretroalimentación, la hipnosis o la Técnica de Libertad Emocional (EFT) también deben ser consideradas.

Estas técnicas pueden ayudarlo a tratar la causa raíz de su ansiedad, liberándolo finalmente de la necesidad de tomar píldoras ansiolíticas de cualquier tipo.

IMPORTANTE: Esta información tiene por objeto complementar, no reemplazar el consejo de su médico o profesional de la salud y no pretende cubrir todos los posibles usos, precauciones, interacciones o efectos adversos. Es posible que esta información no se ajuste a sus circunstancias específicas de salud. Nunca demore o haga caso omiso de la búsqueda de consejo médico profesional de su médico u otro proveedor de atención médica calificado debido a algo que haya leído en ecocosas. Siempre debe hablar con un profesional de la salud antes de comenzar, suspender o cambiar cualquier tipo de tratamiento.

Si te Gustó, Comparte!!

Medicamentos para la Ansiedad (de farmacia y naturales)

El tratamiento para la ansiedad puede ser realizado con psicoterapia y/o medicamentos que puedan ayudar a disminuir los síntomas característicos de esta enfermedad como por ejemplo lo son los ansiolíticos, antidepresivos o betabloqueantes, que sólo deben ser usados si son indicados por el médico general o por el psiquiatra. Además de esto, también se pueden utilizar remedios naturales fitoterápicos a base de maracuyá, valeriana, camomila o hipérico, que ayudan a aliviar los síntomas.

La ansiedad es un estado psicológico que precede a momentos de peligro, y cuando ocurre de forma excesiva acaba por crear un estado de alerta y de miedo constante que afectan la tranquilidad y causan sensaciones corporales desagradables, como latidos cardíacos acelerados, falta de aire, sudoración excesiva, dolores en el cuerpo y malestar abdominal.

Principales medicamentos para la ansiedad

En presencia de signos y síntomas que indiquen ansiedad, es importante buscar ayuda de un psicólogo o psiquiatra, para que se identifique cuál o cuáles son sus causas y se indique el mejor tratamiento, que debe comenzar por la realización de psicoterapia y sólo si es necesario recurrir a la ingesta de medicamentos.

Hay una variedad de medicamentos que se pueden utilizar para tratar la ansiedad, que dependerá del tipo de trastorno de ansiedad que la persona tiene o de la presencia o no de otros trastornos mentales o físicos.

Algunos ejemplos de medicamentos para la ansiedad son:

1. Antidepresivos

Algunos tipos de antidepresivos pueden ayudar a controlar la ansiedad, incluso si la gente no presenta síntomas de depresión. Los estudios demuestran que cuando las personas están pasando por problemas de ansiedad, algunas alteraciones ocurren en los neurotransmisores del cerebro como la serotonina, la noradrenalina y la dopamina.

Al iniciar el tratamiento con estos medicamentos, es importante tener en cuenta que el inicio de la acción ansiolítica es gradual. Ejemplos de antidepresivos utilizados en el tratamiento de la ansiedad son la imipramina, la sertralina, la paroxetina o la venlafaxina, por ejemplo.

2. Benzodiazepinas

También llamados tranquilizantes o ansiolíticos, esta clase de medicamentos a menudo se prescribe en casos de ansiedad durante un corto período de tiempo. Estos medicamentos ayudan a las personas a relajarse y a reducir la tensión, pero no se recomienda para uso prolongado debido a sus efectos aditivos, por reducir el estado de alerta y afectar la coordinación.

Ejemplos de benzodiazepinas utilizadas en el tratamiento de la ansiedad son lorazepam, bromazepam, diazepam o clonazepam, por ejemplo.

3. Buspirona

La Buspirona pertenece a una clase de sustancias activas ansiolíticas, las azapironas, que no acarrea riesgos de abuso, dependencia o abstinencia, ni interactúa con otros medicamentos hipnóticos o alcohol. Además de esto, esta sustancia no causa sedación o alteraciones a nivel psicomotor.

4. Betabloqueantes

Aunque tienen una menor eficacia en relación con los medicamentos descritos anteriormente, los betabloqueantes pueden ser útiles en personas con síntomas somáticos intensos. Estos medicamentos tienen acción periférica, reduciendo la percepción de los síntomas somáticos periféricos como temblores y latidos cardíacos acelerados, en los síntomas cognitivos de la ansiedad.

Una ventaja de los β-bloqueantes en relación a las benzodiazepinas es la menor incidencia de problemas a nivel cognitivo. Ejemplos de betabloqueantes utilizados en la ansiedad son el propranolol, el oxprenolol y el nadolol.

5. Antihistamínicos

Aunque son menos utilizados, hay algunos antihistamínicos que también tienen buenos resultados en el tratamiento de los síntomas de la ansiedad. Entre ellos, el más utilizado es la hidroxizina, un antagonista H1.

Opciones de remedios naturales para la ansiedad

Algunas de las principales formas naturales para controlar la ansiedad son:

  • Aumento del consumo de alimentos ricos en nutrientes como magnesio, omega-3, fibras y triptófano como la banana y el chocolate, por ejemplo;
  • Practicar actividad física de baja intensidad como caminar, pilates o yoga;
  • El uso de remedios caseros como el jugo de maracuyá, batido de banana, té de las hojas de la maracuyá, el consumo de hojas de lechuga o de té de lechuga, té de brócoli, té de toronjil o de melisa, té de hipérico o hierba de San Juan, ya que contienen propiedades y principios activos calmantes y ansiolíticos.

Además de esto, se recomienda utilizar métodos de relajación como por ejemplo meditación, conversar con amigos o técnicas de respiración, ya que estas ayudan mucho a controlar los síntomas. Conozca otros consejos que ayudan a controlar la ansiedad.

Introducción

No tome Dalparan

  • Si es alérgico al zolpidem o al grupo de benzodiazepinas en general o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6).
  • Si padece dificultades respiratorias agudas y/o graves.
  • Si padece problemas para respirar durante el sueño (síndrome de apnea del sueño).
  • Si padece debilidad, fatiga muscular (miastenia gravis).
  • Si padece problemas en el hígado (hepáticos) graves.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico antes de empezar a tomar Dalparan.

  • Su médico deberá identificar las causas del insomnio siempre que sea posible y tratar los factores subyacentes antes de prescribir zolpidem.

  • Después de haber tomado Dalparan, se debe asegurar que podrá disponer de un periodo de 8 horas de sueño ininterrumpido para reducir el riesgo de amnesia anterógrada (no recuerda lo sucedido mientras estuvo levantado).

  • Riesgo de dependencia: El uso de zolpidem puede conducir al desarrollo de abuso y/o dependencia física y psicológica. El riesgo de dependencia es mayor cuando se utiliza zolpidem durante más de 4 semanas. El riesgo de abuso y dependencia es mayor en pacientes con antecedentes de trastornos mentales y/o abuso de alcohol, sustancias ilícitas o drogas. Informe a su médico si ha tenido algún trastorno mental, o problemas de abuso o dependencia de alcohol o drogas.

  • Para reducir al máximo el riesgo de dependencia deben tenerse en cuenta estas precauciones:

  • la toma de estos medicamentos se hará solo bajo prescripción médica (nunca porque hayan dado resultado en otros pacientes) y nunca se aconsejarán a otras personas,
  • no aumentar en absoluto las dosis prescritas por el médico, ni prolongar el tratamiento más tiempo del recomendado,
  • consultar al médico regularmente para que decida si se debe continuar el tratamiento.

Una vez se ha desarrollado la dependencia física, la interrupción brusca del tratamiento irá acompañada de un síndrome de retirada que puede consistir en la aparición de inquietud, ansiedad, dolor de cabeza, dolores musculares, confusión, irritabilidad y tensión. Por ello, se recomienda reducir gradualmente la dosis, de acuerdo con las instrucciones del médico.

En casos graves pueden aparecer los siguientes síntomas: alteración de la percepción de la realidad, despersonalización, disminución de la tolerancia a sonidos habituales (hiperacusia), entumecimiento y hormigueo en las extremidades, hipersensibilidad a la luz, al ruido y al contacto físico, alucinaciones o convulsiones epilépticas.

  • Insomnio de rebote: en algunos casos tras la interrupción del tratamiento, se puede producir un síndrome transitorio en el que reaparecen los síntomas que llevaron a iniciar el tratamiento pero de forma aumentada. Pueden ir acompañados de otras reacciones como cambios de humor, ansiedad, trastornos del sueño e intranquilidad. Es importante que sepa que existe la posibilidad de que se produzca este fenómeno de rebote con el fin de minimizar la ansiedad que pueda producir la aparición de estos efectos al interrumpir el tratamiento. En el caso de los medicamentos hipnóticos/sedantes de corta duración de acción, el fenómeno de retirada de dosis puede aparecer dentro del intervalo de dosis. La probabilidad de aparición de insomnio de rebote es mayor con una retirada brusca. Por ello, se recomienda reducir gradualmente la dosis, de acuerdo con las instrucciones del médico.

  • Se sabe que otras reacciones psiquiátricas y “paradójicas” como intranquilidad, agitación, agravamiento del insomnio, irritabilidad, agresividad, delirio, ataques de ira, pesadillas, psicosis, alucinaciones, comportamiento anormal y otras alteraciones de la conducta ocurren con zolpidem. Se debe suspender el tratamiento cuando aparezcan estas reacciones. Es más probable que estas reacciones ocurran en pacientes de edad avanzada.

  • Se han notificado casos de sonambulismo y otros comportamientos como conducir en estado de sonambulismo, comer, cocinar, llamar por teléfono o tener relaciones sexuales, etc. sin recordar estos hechos, en pacientes que habían tomado zolpidem y sin estar totalmente despiertos.

El uso de zolpidem con alcohol y con otros medicamentos que actúen a nivel del sistema nervioso central, o tomar dosis mayores que la dosis recomendada puede aumentar el riesgo de estos comportamientos. Su médico debe considerar interrumpir el tratamiento en estos casos, por el riesgo que puede suponer tanto para usted como para los demás.

  • Este medicamento puede producir somnolencia y un descenso del nivel de la consciencia, que pueden provocar caídas y consecuentemente causar lesiones graves.

  • Tras su uso repetido durante unas semanas, puede aparecer cierta tolerancia al producto por lo que puede perder cierta eficacia de los efectos hipnóticos.

  • Si tiene antecedentes de dependencias a drogas o alcohol, no debe tomar Dalparan a menos que se lo indique su médico.

  • Si padece el síndrome QT largo congénito, su médico debe considerar cuidadosamente la relación beneficio/riesgo antes de iniciar el tratamiento con zolpidem.

  • En pacientes con enfermedades mentales (psicosis), no se recomienda su uso como tratamiento primario.

  • Si padece tendencias suicidas y depresión, se debe utilizar con extrema precaución. Consulte a su médico antes de usar este medicamento, ya que puede desenmascarar una depresión ya existente.

Algunos estudios han mostrado un aumento del riesgo de ideación suicida, intento de suicidio y suicidio en pacientes que toman ciertos sedantes e hipnóticos, incluyendo este medicamento. Sin embargo, no se ha establecido si esto es causado por el medicamento o si puede haber otras razones. Si tiene pensamientos suicidas, contacte con su médico lo antes posible para consejo médico adicional.

  • Si padece algún trastorno del hígado o padece problemas respiratorios, su médico decidirá la conveniencia de que tome una dosis inferior de Dalparan o que no lo tome.

  • En pacientes con una insuficiencia hepática grave, no se debe tomar Dalparan, ya que puede contribuir a la aparición de encefalopatía (enfermedad del cerebro).

  • No tome Dalparan a la vez que opioides (medicamentos utilizados para aliviar el dolor intenso, como por ejemplo la morfina o la codeína) a menos que su médico así lo prescriba, debido al posible riesgo de sufrir sedación, depresión respiratoria, coma o incluso muerte (ver “Uso de Dalparan con otros medicamentos”). En el caso de que finalmente su médico le prescriba zolpidem concomitantemente con opioides, debe prescribirle la dosis mínima efectiva y durante el menor tiempo de uso concomitante. Su médico monitorizará la aparición de signos y síntomas de depresión respiratoria y sedación.

  • En pacientes de edad avanzada, se debe reducir la dosis (ver sección “3. Cómo tomar Dalparan”).

  • Niños y adolescentes: Dalparan no está recomendado en niños y adolescentes menores de 18 años.

Alteración psicomotriz al día siguiente (ver también “Conducción y uso de máquinas”)

Al igual que otros medicamentos hipnóticos/sedantes, zolpidem tiene efectos depresores en el sistema nervioso central.

Al día siguiente de haber tomado Dalparan se puede ver aumentado el riesgo de alteración psicomotriz, incluida la alteración de la capacidad para conducir, si:

  • Toma este medicamento con menos de 8 horas de margen antes de realizar actividades que requieran un estado de alerta mental.
  • Toma una dosis más alta que la dosis recomendada.
  • Toma zolpidem a la vez que otro depresor del sistema nervioso central u otro medicamento que aumente la concentración de zolpidem en su sangre, combinado con alcohol o con sustancias ilegales.

Tome la dosis de una vez e inmediatamente antes de acostarse por la noche.

No tome otra dosis durante la misma noche.

Toma de Dalparan con otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, ha utilizado recientemente o podría tener que utilizar cualquier otro medicamento.

Esto es extremadamente importante, porque el uso simultáneo de más de un medicamento puede aumentar o disminuir su efecto.

Por lo tanto, no debe utilizar otros medicamentos al mismo tiempo que Dalparan a menos que su médico esté informado y lo apruebe previamente.

  • Si toma zolpidem con los siguientes medicamentos, se pueden ver potenciados efectos como el aletargamiento o la alteración psicomotriz al día siguiente, incluida la alteración de la capacidad para conducir.

  • Medicamentos para algunos trastornos mentales (antipsicóticos)
  • Medicamentos para problemas de sueño (hipnóticos)
  • Medicamentos para aliviar o reducir la ansiedad
  • Medicamentos para la depresión
  • Medicamentos para el dolor de moderado a grave (analgésicos narcóticos)
  • Medicamentos para la epilepsia
  • Medicamentos anestésicos
  • Medicamentos para la rinitis alérgica estacional, erupciones cutáneas u otras alergias que pueden causar somnolencia (antihistamínicos sedantes)

  • Si toma zolpidem con antidepresivos, incluidos bupropión, desipramina, fluoxetina, sertralina y venlafaxina, es posible que vea cosas que no son reales (alucinaciones).

  • No se recomienda tomar zolpidem con fluvoxamina ni ciprofloxacino.

  • Si toma zolpidem con analgésicos narcóticos puede producir un aumento de la euforia que podría conducir a un incremento de la dependencia psicológica.

  • Medicamentos opioides: el uso de Dalparan a la vez que opioides (analgésicos potentes, medicamentos para la terapia de sustitución y algunos medicamentos para la tos) aumenta el riesgo de somnolencia, dificultad para respirar (depresión respiratoria), coma y puede ser potencialmente mortal. Debido a esto, el uso concomitante solo debe considerarse cuando no son posibles otras opciones de tratamiento.

Sin embargo, si su médico le receta Dalparan junto con opioides, la dosis y duración del tratamiento concomitante deberá ser limitada por su médico.

Informe a su médico sobre todos los medicamentos opioides que esté tomando y siga de cerca la recomendación de dosificación de su médico. Podría ser útil informar a amigos o parientes para que tengan conocimiento de los signos y síntomas indicados anteriormente. Contacte con su médico cuando experimente dichos síntomas.

  • Algunos medicamentos que inhiben/inducen ciertas enzimas hepáticas (CYP450) pueden afectar a la acción de zolpidem.

  • La administración conjunta con ketoconazol (utilizado para el tratamiento de las infecciones por hongos) puede aumentar los efectos sedantes.
  • La administración conjunta con rifampicina (utilizado para el tratamiento de infecciones) y con la Hierba de San Juan puede disminuir el efecto de zolpidem.

  • No se recomienda el uso concurrente de zolpidem con la Hierba de San Juan ya que pueden disminuir los niveles en sangre de zolpidem.

  • No se recomienda el uso concomitante con medicamentos que contengan alcohol. Puede aumentar el efecto sedante.

Toma de Dalparan con alimentos, bebidas y alcohol

Durante el tratamiento evite las bebidas alcohólicas. El efecto del alcohol puede potenciar la sedación, y esto puede afectar a la capacidad de conducir o utilizar maquinaria. Si necesita información adicional sobre este punto, consulte a su médico.

Embarazo, lactancia y fertilidad

Si está embarazada o en período de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

Embarazo

No se recomienda el uso de Dalparan durante el embarazo.

Si está embarazada o cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico.

Si se usa durante el embarazo,existe un riesgo de que el bebé se vea afectado. Algunos estudios han mostrado un aumento del riesgo de labio y paladar hendido (a veces llamado «labio leporino») en recién nacidos.

La reducción del movimiento fetal y la variabilidad de la frecuencia cardíaca fetal pueden ocurrir después de tomar Dalparan durante el segundo y/o tercer trimestre del embarazo.

Si se toma Dalparan al final del embarazo o durante el parto, su bebé puede mostrar debilidad muscular, una disminución de la temperatura corporal, dificultad para alimentarse y problemas respiratorios (depresión respiratoria).

Si se toma este medicamento regularmente al final del embarazo, su bebé puede desarrollar síntomas de dependencia física y puede correr el riesgo de desarrollar síntomas de retirada como agitación o temblor. En este caso se deberá monitorizar estrechamente al recién nacido durante el período postnatal.

Lactancia

Este medicamento pasa a la leche materna, por lo que no se debe tomar Dalparan durante la lactancia.

Conducción y uso de máquinas

Dalparan es un medicamento que produce sueño. No conduzca ni utilice máquinas si siente somnolencia o si nota que su atención y capacidad de reacción se encuentran reducidas. Preste especial atención al inicio del tratamiento o si se aumenta la dosis.

Dalparan tiene un efecto importante sobre la capacidad para conducir y usar máquinas, como la «conducción en estado somnoliento». Los días que tome Dalparan (tal y como sucede con otros hipnóticos) debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Puede que se sienta aletargado, somnoliento, mareado o confuso.
  • Puede que le lleve más tiempo tomar decisiones.
  • Puede sufrir visión borrosa o doble.
  • Su estado de alerta se puede ver disminuido.

Con el fin de reducir los efectos antes mencionados, se recomienda un margen mínimo de 8 horas entre la administración de zolpidem y la conducción, el uso de maquinaria o cualquier trabajo que se realice en altura.

  • Hola sufro de ansiedad desde hace 5 años. Ahora no tomo nada para ella solo algún orfidal de vez en cuando. En estos momentos estoy tomando el lunes tratamiento cuádruple para erradicar la Helicobacter Pylori. Puedo tomar algun orfidal a la vez?
  • Hola buenas tardes: Llevo mucho tiempo con extrasistoles y arritmias, pero no son graves según me han dicho en varias consultas. He ido en varias ocasiones con unas arritmias y solo me pusieron un Diazepam 5 mg sublingual, y se estable la arritmia. Lleva un cardiólogo llevándome eso. Pero solo me ha…
  • Hola. Queria consultaros algo concreto que me ha ocurrido. Sufro de ansiedad/depresión años. Recientemente hace 3 semanas mi psiquiatra me ha recetado pristiq 50mg para ello pero por mi cuenta he estado estos últimos dos meses tomando Orfidal 1mg. Al acabarse la caja de Orfidal he comenzado a las 48…
  • Esta contraindicado tomar Valerianas con Palexia para dormir?
  • Hola, tomo 1 comprimido de orfidal por las noches para dormir debido a que la menopausia me ha provocado insomnio. Ahora llevo tres meses con mareos diarios,no muy fuertes, y mi doctora cree que puede ser por ansiedad. Me ha recetado 1 comprimido de sertralina por las mañanas pero no sé hasta qué punto…
  • Si tomas orfidal en la mañana como ansiolitico cuanto duran sus efectos?
  • Próximamente tengo que ponerme un implante de una muela. La cuestión es que me produce muchas náuseas el trasteo en la boca. Puedo hacer algo para controlarlo? Me puedo tomar un orfidal para la ansiedad? Muchas gracias.
  • Tomo alprazolam 05 media por la mañana y media de noche. Pero a veces no tengo y tomo media de orfidal ¿Es malo?
  • Cual es la diferencia entre orfidal y lexatin? Gracias por su ayuda
  • Tomo orfidal, 1 pastilla antes de acostarme, desde hace 1 mes por laringoespasmo, para que se relajen las cuerdas vocales. Duermo mejor, pero estoy muy baja de moral, triste y llorando casi todo el día. Puede estar provocado por la toma del orfidal?

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *