La mejor leche desnatada

Las diez mejores leches desnatadas según la OCU

El estudio también enumera las peores que ofrece en la actualidad el mercado

E. C. Miércoles, 2 agosto 2017, 11:30

La Organización de Consumidores y Usuarios ha vuelto a sacar la lupa para analizar hasta el último detalle de los alimentos que entran a nuestra despensa. Esta vez le ha tocado el turno a la leche semidesnatada. La más consumida en nuestro país por su reducido contenido en grasa. Pero, ¿cuáles son las mejores que ofrece actualmente el mercado? El análisis realizado por la organización de usuarios en el laboratorio se ha centrado en parámetros como la composición nutricional, la calidad de la materia prima, el etiquetado o la higiene del producto. Según publica ‘ABC’, un grupo de expertos ha realizado una degustación de todos los productos, para cuya valoración también se ha tenido en cuenta el precio.

Así queda el ‘top’ 10 de la organización de consumidores:

HACENDADO (precio 0,58€, 74 puntos)

LLET NOSTRA (precio 0,89€, 73 puntos)

CONSUM (precio 0,58€, 73 puntos)

EROSKI (precio 0,65€, 73 puntos)

PRÉSIDENT (precio 0,95€, 72 puntos)

EL CORTE INGLES (precio 0,72€, 72 puntos)

PASCUAL (precio 0,82€, 72 puntos)

EL CASTILLO (precio 0,69€, 71 puntos)

ALIADA (precio 0,6€, 71 puntos)

CENTRAL LECHERA ASTURIANA (precio 0,79€, 70 puntos)

Hasta aquí la cara amable del estudio. ¿Cuáles son las peores? A la cola del listado de la OCU se encuentra la marca ATO. Ocupa el último puesto y además ha sido catalogada como de «mala calidad» con solo 42 puntos. En el mismo vagón de cola se sitúan La Vaquera (60 puntos), RIO (61 puntos), Gourmet (Miguel Alimentación, 63 puntos) y Milbona (64 puntos).

A pesar de los resultados de este ránking, desde la Organización de Consumidores y Usuarios insisten en que la calidad de la leche semidesnatada en España es buena y que este estudio se limita a identificar las de mayor calidad.

Las 10 mejores leches semidesnatadas del mercado, según la OCU

Con el objetivo de identificar la mejor leche semidesnatada del mercado, la OCU ha realizado un análisis de 41 marcas, todas ellas vendidas actualmente en España

IDEAL.ES Domingo, 25 marzo 2018, 11:48

A la hora de distinguir entre las mejores marcas de un producto, solemos guiarnos por el precio. De hecho, la mayoría de las personas considera que los más caros son los que tienen más calidad, algo que la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha desmentido demostrando que la mejor leche semidesnatada es, en realidad, una de las más baratas, como se puede apreciar en los descuentos disponibles.

Con el objetivo de identificar la mejor leche semidesnatada del mercado, de la misma forma que hizo con las mejores cremas hidratantes, la OCU ha realizado un análisis de 41 marcas, todas ellas vendidas actualmente en España. En el análisis se han valorado parámetros como la calidad de la materia prima, el etiquetado, la composición nutricional, la higiene del producto y el precio de venta, entre otros factores. Además, para un análisis más exhaustivo se realizó una degustación de todas las marcas.

De entre las 41 marcas analizadas, la organización destaca Hacendado, de Mercadona, como la mejor del mercado, con una puntuación de 74 puntos (sobre 100) y un precio de 58 céntimos el litro. A la leche semidesnatada Hacendado le sigue Llet Nostra, con 73 puntos y 89 céntimos y Consum, también con 73 puntos y 58 céntimos.

A continuación la lista de las 10 mejores leches semidesnatadas del mercado español:

HACENDADO (precio 0,58€, 74 puntos)

LLET NOSTRA (precio 0,89€, 73 puntos)

Galería.

CONSUM (precio 0,58€, 73 puntos)

EROSKI (precio 0,65€, 73 puntos)

PRÉSIDENT (precio 0,95€, 72 puntos)

EL CORTE INGLES (precio 0,72€, 72 puntos)

PASCUAL (precio 0,82€, 72 puntos)

EL CASTILLO (precio 0,69€, 71 puntos)

ALIADA (precio 0,6€, 71 puntos)

CENTRAL LECHERA ASTURIANA (precio 0,79€, 70 puntos)

Por otro lado, la OCU determina, a partir de este estudio, que la peor marca de leche semidesnatada es ATO, con una puntuación de 42. La organización, además, considera que esta es la única de todo el listado cuya materia prima presenta mala calidad.

Enlace patrocinado

Con todas las marcas que hay en el mercado, a veces es imposible decantarse por una, por lo tanto vamos probando y probando hasta ver la que nos ha gustado más. Pero…¿y si supiéramos de antemano cual es la mejor?

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), ha decidido poner a prueba las diferentes marcas de leche semidesnatada de nuestro país.

Y para nuestra sorpresa, la más cara no es la que tiene mejor calidad…

Para analizarlas tienen en cuenta tanto las propiedades, la higiene y el etiquetado, como la relación entre calidad y precio. A continuación un grupo de profesionales hacen la degustación de cada una de ellas y las exponen en una lista ordenada de mejor a peor calidad:

Enlace patrocinado

1- Hacendado > 0,58 cent – 74 puntos

2- Llet Nostra> 0,89 cent – 73 puntos

3- Consum> 0,58 cent – 73 puntos

4- Eroski> 0,65 cent – 73 puntos

5- Président> 0,95 cent – 72 puntos

6- El Corte Inglés> 0,72 cent – 72 puntos

7- Pascual> 0,82 cent – 72 puntos

8- El Castillo> 0,69 cent – 71 puntos

9- Aliada> 0,60 cent – 71 puntos

10- Central Lechera Asturiana> 0,79 cent – 71 puntos

¿Quién encabeza el ranking? ¡Hacendado!

Enlace patrocinado

Pues sí, como podemos comprobar, realmente por ser más cara no tiene que tener mayor calidad.

En el ranking, vemos como Central Lechera Asturiana se queda compartiendo puntuación el último puesto junto con Aliada y el Castillo. Mientras que Hacendado encabeza la lista, siguiéndole Llet Nostra, Consum y Eroski con la misma puntuación.

Las que ni siquiera salen en este top 10 y por lo tanto su calidad es más baja de lo común serían: La Vaquera (60 puntos), RIO (61 puntos), Gourmet (Miguel Alimentación, 63 puntos), Milbona (64 puntos) y la de ‘peor calidad’ sería ATO con apenas 42 puntos.

Enlace patrocinado

De igual manera, la OCU advierte en su informe que la leche semidesnatada que encontramos el los supermercados españoles es en general «de buena calidad, a un precio muy competitivo».

Y tú, ¿cambiarás de marca de leche al ver este ranking?

Si no quieres perderte ninguna noticia, asegúrate de activar las notificaciones en nuestra página de Facebook para estar al día de todo lo que sucede, ¿cómo?, Muy Facilito:

¿Qué leche es mejor tomar? Aclarando mitos y conceptos sobre la leche de vaca

RECOMENDACIONES PARA QUIENES NO CONSUMEN LECHE Y SOLO COMEN QUESO

Una recomendación para la gente que no consume leche y solo consume queso, sería que compensen tomando varias veces a la semana algún preparado con suero de leche, que son las proteínas comerciales que usan los culturistas para aumentar su ingesta de proteínas y en este caso, la idea es aportar al organismo ese suero de leche que se ha eliminado en la fabricación del queso, ya que cuando la leche se cuaja para producir la parte sólida precursora del queso, se elimina la parte de agua, que es el suero y donde van contenidas las proteínas de más calidad de la leche y que no producen intolerancias.

A nuestros ojos, el suero parece que es agua sin más, pero al secarse y eliminar la parte de agua, deja un residuo blanco en forma de polvo que se puede comprar directamente sin sabor, y se puede añadir al agua o directamente a la leche en cualquier momento del día y sobre todo cuando andamos a carreras y hemos comido poco, y también justo después de entrenar, con leche o antes de las comidas principales con agua. Yo consumo uno muy barato y con un sabor neutro que solo sabe a leche aunque se puede comprar de sabores: SUERO DE LECHE.
Incluso hay la opción de tomar suero de leche consumiendo requesón que es producido en la mayoría de los casos a partir del propio suero de la leche como deberéis observar en los ingredientes del mismo.

Cuando consumimos suero de leche estaremos aportando una proteína de mayor calidad y gran digestibilidad que no produce intolerancias a diferencia de las caseínas, y para que os hagáis una idea, en la leche humana a pesar de tener menor cantidad de proteínas que la leche de vaca, esta es un 80% de suero y un 20% de caseínas, al contrario de lo que sucede con la leche de vaca que la cifras se invierten y es un 80% de caseínas y un 20% de suero que se elimina con la fabricación del queso, y que conviene volver a restablecer con el consumo de algún preparado de suero de leche.

Además se ha demostrado que el suero de la leche tiene efectos en la pérdida de grasa:

Así como otras muchas propiedades como la mejora del sistema inmunitario.

Y por eso lo recomiendo tomar para prevenir resfriados como os indico en este archivo que os podéis descargar para poner en práctica estos meses invernales.

¿ES LA GRASA DE LA LECHE LO MÁS BENEFICIOSO DE LA LECHE?

No es que haya que comer solo la grasa de la leche puesto que como os he comentado es lo que menos intolerancias produce. Realmente lo que quiero es que os quitéis el miedo a esta grasa que durante décadas nos han dicho que es mala y había que eliminarla a toda costa y contrariamente a lo que pensábamos, se podría decir que es lo menos malo de la leche.

Os dejo varios estudios en los que por un lado se hace una completa revisión de estudios de intervención que concluyen que no existe efecto nocivo sobre la salud cardiorrespiratoria del consumo de lácteos, independientemente de su contenido en grasa:

Al hilo de lo comentado, otros estudios dicen que el consumo de lácteos enteros no se asocia con un aumento del síndrome metabólico (obesidad, triglicéridos en sangre, hipertensión, diabetes y colesterol).

¿HAY ALGÚN TIPO DE LECHE ENTERA QUE SEA MEJOR?

Teniendo claro que, la mejor leche a consumir sería la entera, sería conveniente que procediera de pastos naturales, ya que nos aseguramos que el perfil de grasas sea mejor y contenga ácidos grasos más favorables para nuestra salud como CLA y Omega 3. En este sentido, consumir leche orgánica puede ser recomendable, no solo por la más favorable composición de sus grasas sino porque también nos aseguramos que las vacas hayan tenido un menor contacto con antibióticos y otros medicamentos, aunque sus elevados precios y dificultad para conseguirla no lo hacen del todo viable, y por este motivo tampoco hay que menospreciar la leche normal de cualquier fabricante o marca blanca de supermercado que además de proporcionar exhaustivos controles de calidad es sumamente económica (menos de 1€ el litro) y que si lo comparamos con el precio de algunas marcas de agua embotellada, casi se dan la mano, ¡algo indignante para los ganaderos!.

Y si fuera posible optar por la leche fresca que no es mucho más cara y dura en torno a una semana refrigerada, aún mejor ya que los procesos térmicos de esterilización son más suaves con los nutrientes y las cualidades organolépticas de la leche.

Para ir acabando, me gustaría aclarar, que tomar leches vegetales no es la mejor opción de sustituir la leche de vaca ya que son un tipo de bebida aguada en la que se hace con una pasta de soja, arroz, avena a la que se le añade agua, y en mi opinión no es que sean malas ni desaconsejadas tomarlas pero poco tienen que ver con la leche de vaca auténtica.

CONCLUYENDO…

Después de todo este rollo que os he metido, espero que haya quedado claro qué tipo de leche es la mejor, pero de todas maneras os lo resumo:

– La leche no es un alimento imprescindible pero sí que es interesante incluirlo en la dieta si nos gusta, y no tenemos intolerancias a la lactosa ni a las caseínas (algo que se nota si nos sienta bien o mal).

– En caso de intolerancia a la lactosa se podría consumir leche sin lactosa pero solo en caso de intolerancia ya que si no, nos volveremos intolerantes de manera inducida.

– En caso de intolerancia a la caseína (proteína de la leche) es mejor consumir productos en los que se haya digerido la caseína de la leche como el queso o las cuajadas.

– Salvo casos especiales como justo después de entrenar, es mejor consumir leche entera, ya que ni mucho menos es tan mala la grasa de la leche y además su mayor grado de saciedad y menor pico de insulina la hacen apropiada para no engordar, en contra de lo que lo que se pudiera pensar.

– El consumo de suero de leche permite tener un perfil de proteínas más similar a la leche materna y compensar la pérdida de suero al tomar queso. Y no solo es una opción exclusiva para el deportista como bebida recuperadora sino que lo podrán tomar gente que no haga deporte y de todas las edades.

– La mejor opción sería la leche pasteurizada que es la que menos proceso térmico ha sufrido y que confiere a la leche más sabor y cualidades nutricionales, pero si no podemos permitirnos el ir al supermercado casi todos los días no pasa nada con comprar la UHT.

– Y si la encontramos ecológica o de pastos naturales mejor que mejor.

Como hemos visto el campo de la nutrición está en constante evolución y lo que ayer nos decían que era malo, hoy no lo es tanto por la constante investigación y estudios al respecto. En este sentido, nos va a costar mucho asimilar el cambio de que los productos enteros en la mayoría de los casos son más saludables. Y es que los dichos populares hacen mucho daño y revertir una mentira repetida mil veces que se ha convertido en verdad va a ser realmente difícil, pero bueno para eso os he escrito este artículo para haceros reflexionar y que hayáis podido aprender un poco como yo lo he hecho mientras lo escribía.

También os recuerdo que podéis adquirir mi nuevo Manual ENTRÉNATE A TI MISMO que es una completísima guía de más de 1.000 páginas de entrenamiento y nutrición con la que aprenderéis un montón y resolveréis todas vuestras dudas. Además, la descarga es digital e inmediata.

Almendra, vaca, soya: ¿cuál es la mejor leche para ti?

Derechos de autor de la imagen Getty Image caption Hay una creciente tendencia a reducir el consumo de leche de vaca y explorar sustitutos.

Hubo un tiempo en que el mayor dilema cuando uno iba a comprar leche era: ¿entera, descremada o semi?

Después el tema se complicó un poco más con la llegada de la leche de soja o soya. Pero ahora la oferta de alternativas a la tradicional leche de vaca en los grandes supermercados alcanzó un nivel de sofisticación sin precedentes.

Detrás de esa variedad hay una creciente tendencia a reducir el consumo de leche de vaca y explorar sustitutos.

Algunos la encuentrar difícil de digerir y la culpan de molestias como la hinchazón, los gases o la diarrea. Otros creen que tienen intolerancia a su proteína o directamente alergia a los productos lácteos.

Derechos de autor de la imagen Getty Image caption La leche de vaca sin lactosa también es una opción para los intolerantes a la lactosa. Tanto el sabor como el contenido nutricional son muy parecidos a la leche de vaca normal.

¿Pero, cómo escoger entre las leches de vaca, soya, cabra, almendra, avena, arroz y coco? Eso por nombrar 6 de las alternativas más comunes.

Si te desconcierta tanta variedad aquí te presentamos una simple guía para ayudarte a decidir cuál te conviene más, con la ayuda de la terapeuta nutricional Kerry Torrens.

Pero antes, échale un vistazo a esta tabla comparativa de valores nutricionales.

VALORES NUTRICIONALES APROXIMADOS POR 100ML
Kcal Calcio Grasa Grasa Saturada Azúcar Proteínas
Leche de vaca entera 68 122mg 4g 2,6g 4,7g 3,4g
Leche de vaca sin lactosa 58 135mg 3,5g 2g 2,7g 3,9g
Leche de Soya 37 120mg 1,7g 0,26g 0,8g 3,1g
Leche de Cabra 61 120mg 3,6g 2,5g 4,3g 2,8g
Leche de Almendra 13 120mg 1,1g 0,1g 0,1g 0,4g
Leche de Avena 45 120mg 1,5g 0,2g 4g 1g
Leche de Arroz 47 120mg 1g 0,1g 4g 0,1g
Leche de Coco 25 120mg 1,8g 1,6g 1,6g 0,2g

1. Leche de cabra

Derechos de autor de la imagen Thinkstock

Es un producto natural, nutricionalmente similar a la leche de vaca.

Es una alternativa útil para la gente que no tolera bien la leche de vaca, ya que tiene partículas grasas más pequeñas y contiene menos lactosa.

Funciona bien tanto con el té como con el café y el chocolate, pero tiene un sabor fuerte y distintivo, algo dulce y a veces con un trasfondo salado.

2. Leche de soya

Derechos de autor de la imagen Reuters Image caption La leche de soya es comparable en el contenido de proteínas a la leche de vaca.

La leche de soya es comparable en el contenido de proteínas a la leche de vaca, pero su contenido calórico es menor, por eso es una buena opción para quienes hacen dieta.

Algunas marcas la comercializan fortificada con calcio y con vitaminas A y D.

Tiene un sabor a fruto seco y se mezcla bien con el té y el café.

3. Leche de almendra

La leche de almendra empezó a ponerse de moda en Estados Unidos el año pasado y las ventas también están en auge en Reino Unido.

Además de ser una alternativa para los intolerantes a la lactosa, algunos doctores se la recomiendan a quienes padecen acné porque no contiene las hormonas que hay en la leche de vaca y de soya.

Además, algunos nutricionistas dicen que tiene menos grasa, hidratos de carbono y calorías que la leche de soja, pero más calcio.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock Image caption En algunas marcas de leche de almendras el contenido de este fruto seco puede ser muy bajo, de apenas un 2%.

Por eso puede ser una buena alternativa para quienes hacen dieta -también tiene menos calorías que la leche de vaca descremada-, y además no tiene colesterol.

Sin embargo, aunque las almendras tienen un alto contenido en proteínas, la leche de almendras no. Quizás porque en algunas marcas el contenido de almendras puede ser muy bajo, de apenas un 2%.

Algunas marcas la comercializan fortificada con calcio y vitaminas, incluida la D y B12.

Está particularmente recomendada para los veganos y cualquiera que quiera evitar los productos de origen animal.

4. Leche de avena

Este sustituto de la leche de vaca está normalmente enriquecido con vitaminas y calcio y además tiene un contenido muy bajo en grasas saturadas.

Por otro lado, aporta todos los beneficios nutritivos de la avena, un cereal integral que tiene fibra, minerales, ayuda a reducir el colesterol malo y a mantener a raya la hipertensión.

Tiene un contenido calórico menor que la leche de vaca, así que puede ser una buena alternativa en dietas.

Su sabor tiene un final ligeramente granulado.

5. Leche de arroz

Image caption La leche de coco tiene un color neutro que no le da a las bebidas calientes el clásico color blanco de la leche tradicional.

La leche de arroz suele ser dulce, tener un bajo contenido en proteínas y estar fortificada con calcio.

Es una buena alternativa para quienes no pueden tolerar los lácteos o la soja.

Tiene un color neutro que no le da a las bebidas calientes como el café, el té o el chocolate el clásico color blanco de la leche tradicional.

Tiene una consistencia fina, de manera que si se utiliza para hacer salsas hay que aumentar su espesor con harina.

6. Leche de coco

Se hace a partir de coco prensado y está fortificada con calcio.

Este sustituto de la leche de vaca tiene un contenido bajo en proteínas. Además, presenta un nivel de grasa saturada más alto que otras alternativas de origen vegetal, como la leche de arroz, avena o soya.

Es una buena opción en dietas vegetarianas y es muy buena para la pastelería, ya que su ligero sabor a coco no es dominante.

¿Qué tipo de leche es la mejor?

Ya era hora de concluir este debate…

  • 16/02/2018
  • 16:34 hrs.

Elegir un tipo de leche en específico no resulta una tarea sencilla; hoy en día existe una gran variedad de opciones de leche, que tienen origen animal y origen vegetal.
Hasta este momento, la leche de almendras, se ha considerado la mejor alternativa a la leche de vaca que comenzó a temerse por el colesterol y la evitan aquellos que son intolerantes a la lactosa.
Te recomendamos: ¿Cómo reducir el colesterol al máximo?

En ese sentido, un estudio publicado en Journal of Food Science an Technology, encontró que la moda de tomar leche de soya puede no ser la alternativa más conveniente.

El tipo de leche más saludable es…

¿Leches vegetales? Encontraron que la mejor opción de leche de origen vegetal, era la leche de soya, más que la leche de almendra, arroz o coco, ya que estas últimas carecen de nutrientes esenciales.
La opción más saludable sigue siendo la leche de vaca en versión entera, ya que representa una fuente equilibrada de proteínas, carbohidratos y grasas, mientras que la leche de soya, sería otra de las opciones más recomendadas, debido al equilibrio entre sus nutrientes.
La leche de soya contiene isoflavonas, sustancia que ha demostrado propiedades para la prevención del cáncer, sin embargo, tiene algunas limitantes, como su sabor y el ácido fítico.
El ácido fítico dificultaría la absorción de vitaminas y minerales.
La leche de almendras aporta muy pocas calorías (36) y puede contribuir en la disminución del colesterol LDL (colesterol malo) aunque es una opción baja en proteínas y carbohidratos que resulta poco equilibrada en nutrientes.
La leche de coco también es baja en calorías (45), sin embargo provienen en su mayoría de grasas saturadas.
Las grasas saturada son las menos recomendables.
La leche de coco también aumenta el colesterol HDL (colesterol bueno) y carece de proteína.
También te sugerimos: 7 señales de que tienes niveles de azúcar altos
Para personas alérgicas a la soya, la recomendación es leche de arroz.
La leche de vaca aporta 8 gramos de proteína. La mejor opción para sustituir la leche de vaca (opción número 1);
Sería entonces, la leche de soya, concluyen los investigadores.

    ¿Desnatada o no? La mejor clase de leche que debes tomar

    19/12/2017 05:00 – Actualizado: 19/12/2017 18:15

    La leche es uno de los alimentos básicos de nuestra dieta y también uno de los más completos. Su mayor aporte viene del lado vitamínico. En un vaso se puede encontrar una prolongada lista de vitaminas, pero también hidratos, grasas, potasio y fósforo. Sin embargo, hay un componente en cuya presencia pocas comidas pueden competir con ella y sus derivados: el calcio.

    Desde hace unos años la leche ha sufrido una marcada discriminación dependiendo de quién hablara sobre ella. Cada vez se encuentra más extendida la idea de que la leche no está hecha para los adultos, partiendo de razonamientos un tanto falsos como que el resto de animales no la beben cuando han crecido (seguramente no la tomen porque el resto de mamíferos no disponen de los recursos para obtenerla una vez la madre no la fabrica).

    El gran problema

    La grasa representa el 3,6% del peso de la leche entera y de esta, el 65% es saturada. Cada vez más pruebas científicas demuestran que las dietas ricas en esta sustancia pueden provocar niveles altos de colesterol en sangre, implicado como uno de los factores más importantes que aumentan el riesgo de enfermedad cardíaca, como publica ‘The Conversation’ en su artículo ‘What type of milk is best? The answer is follow your tastebuds’.

    Al hablar genéricamente de leche se suele referir a la de vaca, aunque también se puede encontrar procedente de otros animales, como la de oveja o la de cabra. Pero sin duda es la primera la más popular y la más consumida en nuestro país. En España, su consumo ha descendido notablemente desde hace años, desde 2011 un 2,2% menos, de mano del aumento exponencial de casos de intolerancia a la lactosa. De los 100 litros por cabeza que bebíamos al año en 2000, 16 años más tarde tomamos casi un 30% menos, (72,86 litros de media), según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

    Según la Universidad de Harvard, los niños que viven en países donde se consume menos leche suelen sufrir menos fracturas

    Existen muchos tipos: entera, desnatada, semidesnatada, de arroz, de almendras, de soja (aunque recordemos que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha aclarado que la ‘leche’ solo es de origen animal), y más recientemente, se han introducido nuevas clases, como la 0% materia grasa. ¿Cuál es la mejor?

    ¿Pérdida de nutrientes?

    La principal diferencia es que las bajas en lípidos contienen menos calorías que las enteras. El contenido calórico de un vaso de 200 ml de una leche que contiene todos sus nutrientes es de 126 kcal, la semidesnatada de 92, la 1% de 82 kcal y la desnatada de 68 kcal. En teoría, esto debería significar que las leches bajas en esta materia deberían ayudar a controlar tu peso y disminuir el riesgo de obesidad pero los estudios que han investigado el tema no son concluyentes.

    En términos más generales, muchas investigaciones sobre los vínculos entre beber leche y el riesgo de padecer enfermedades crónicas no han diferenciado entre los tipos enteros y bajos en grasa, por lo que no hay suficientes datos para saber cuál es más beneficioso para la salud.

    Según un informe elaborado por el Instituto Nacional de Medicina Ambiental, División de Epidemiología Nutricional del Instituto Karolinska de Suecia (Estocolmo), consumir más leche desnatada no tiene impacto en el riesgo de obesidad mientras que consumir más entera se asocia con un riesgo ligeramente disminuido. Otro estudio, realizado por Brigham and Women’s Hospital y Harvard Medical School descubrió que consumir más entera o con menos grasa no se relaciona con el posterior cambio de peso.

    Las ventajas de consumir leche baja en grasas, desnatadas o enteras son muy pequeñas. Déjate guiar por el sabor

    Eliminar la grasa de la leche también reduce el contenido de vitamina A y esta tiene un papel fundamental en el sistema inmunitario, mejora de la visión y mantenimiento de una piel saludable. Para otros nutrientes, las leches reducidas en grasa son idénticas a los de la leche entera. Todos los tipos tienen un buen complemento nutricional de proteínas, vitaminas B, calcio, potasio y yodo y tienen un papel muy importante a la hora de mantener tu cuerpo saludable. La proteína de la leche proporciona todos los aminoácidos necesarios para construir y reparar las células y la vitamina B ayuda al cuerpo a absorber los nutrientes y transformarlos en energía. El potasio es importante para controlar la presión arterial y el yodo evita una amplia gama de trastornos que afectan especialmente al desarrollo fetal.

    Elige por el sabor

    Beber leche ha sido durante mucho tiempo sinónimo de huesos fuertes. Su fuente de calcio aumenta ligeramente la densidad mineral ósea. Sin embargo, cada vez más estudios ponen en duda que sea buena en todos los casos. Una investigación publicada en ‘JAMA Pediatrics’ pone de manifiesto que los niños que viven en países donde se consume menos leche suelen sufrir menos fracturas. La mejor manera para conseguir unos huesos fuertes, según la Universidad de Harvard, es hacer ejercicio y mantener un estilo de vida saludable, no beber leche sin parar.

    La no pasteurizada tiene también un número creciente de devotos. Se percibe como la más natural y, según los informes, sabe mejor. Existen evidencias de que puede proteger del asma y las alergias pero beber demasiada conduce al riego de intoxicación alimentaria por las bacterias que contiene.

    Foto: iStock.

    Otro de los grandes factores que afecta la elección de leche es el sabor (puede verse afectado por el contenido de la grasa). La mayoría de las personas están familiarizadas con los distintos grados de cremosidad que se experimenta al tomar cualquier tipo de leche y esta sensación está respaldada por las pruebas del gusto de cada consumidor. Disminuir el contenido de lípidos también afecta a otras propiedades como la apariencia o la sensación en la boca.

    Entonces, mientras reflexionas en el supermercado acerca de qué tipo escoger y cuál es mejor para tu salud, déjate llevar por tus papilas gustativas. Las ventajas de consumir leche baja en grasas o desnatadas son muy pequeñas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *