Hidroferol precio 2019

La muerte de un recién nacido en Francia, que tuvo dificultades para respirar después de suministrarle vitamina D con pipeta, abre el debate sobre cómo los padres deben administrar fármacos líquidos a menores de corta edad. La víctima sufrió una parada cardiorrespiratoria antes de llegar al hospital, donde ha fallecido. Las autoridades francesas han subrayado que el medicamento no pone en riesgo a los menores, sino la forma de adminístralo.

Juan Bravo, pediatra y miembro de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (Aepap) explica que los fármacos líquidos deben administrarse lentamente y siempre con el bebé incorporado, nunca cuando esté tumbado. “Normalmente, se aplica en gotas. Estas se echan en una cuchara y se les da con precaución. No se les puede inyectar de forma brusca”, explica.

La vitamina D es un suplemento que se administra a bebés sanos a partir de la primera o segunda semana y durante los primeros 12 meses de vida. La cantidad es de entre tres y seis gotas. Los medicamentos que se comercializan en España pueden tomarse en forma de gotas o a través de una jeringuilla. “Es una cantidad pequeña que si se administra muy despacio no debería dar problemas. También hay vacunas que se aplican por vía oral y se les suele poner a los niños en un lado de la boca. El problema es que a veces lo escupen”, cuenta el pediatra.

Fortalecer los huesos y evitar casos de raquitismo son los principales motivos por los que se recomienda dar los recién nacidos este suplemento. La dieta aporta, como mucho, el 10% de la cantidad de esta vitamina que necesita el hombre, según la Aepap. Esta se encuentra en alimentos como el pescado azul, aceite de pescado, grasa de mamíferos marinos, lácteos y cereales. El resto de vitamina la elabora el organismo con la exposición a la luz solar.

Los niños nacen con pocas reservas de vitamina D y dependen de la leche materna, la luz solar o los suplementos como fuente de esta vitamina en los primeros meses de vida. Su presencia en la leche depende de las reservas de la madre y a menudo es escasa. Además, la exposición al sol no siempre es posible para los niños que viven en latitudes altas. Por todo esto, los lactantes son particularmente propensos a padecer carencias de vitamina D, según explica la Organización Mundial de la Salud. ¿Hay otros factores? Las personas con piel oscura porque la sintetizan menos y aquellos que se exponen al sol menos de 10 minutos al día.

Francia han suspendido de forma cautelar la venta de este fármaco, aunque sea la forma de administrarlo —el frasco se vende con una pipeta— la que presenta riesgos, según el Ministerio de Sanidad francés.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

¿Por qué es importante la vitamina D en los bebés?

Este es un tema sobre el que hay bastante confusión entre los padres e incluso a veces entre los mismos pediatras. Todos tenemos claro que la mayoría de los bebés deben tomar, al menos los primeros meses, un suplemento de vitamina D cada día en forma de gotitas; pero muchos no saben para qué sirve, si verdaderamente es importante, hasta cuándo debe darse o si hay otros factores que modifiquen dicha toma. Por eso me ha parecido interesante esclarecer dichas dudas para que sea mucho más fácil de comprender.

¿Qué es la vitamina D?

La vitamina D es una vitamina liposoluble que se obtiene principalmente mediante 2 formas: la ingestión de alimentos ricos en dicha vitamina (principalmente lácteos y huevos) y la transformación del colesterol tras la exposición a rayos UV del sol. La forma activa de esta vitamina dentro del cuerpo (llamada calcitriol) se obtiene a través de un precursor (vitamina D3 o colecalciferol) que es el que obtenemos mediante los alimentos y la exposición solar.

Esta vitamina es importante para el cuerpo humano pues mantiene el correcto equilibrio de la densidad ósea y los niveles de calcio en sangre, principalmente.

Cada día, con los alimentos que ingerimos y la exposición a la luz solar, los humanos fabricamos la vitamina D suficiente para mantener nuestros huesos fuertes sin necesidad de tomar suplementos en forma de medicamento.

¿Por qué los bebés deben tomar vitamina D?

En los niños, la deficiencia de vitamina D se denomina raquitismo, y produce una deformidad de los huesos y cartílagos además de una estatura mucho más baja de lo normal. Puede que os suene a «enfermedad del siglo XIX» y en efecto así es, puesto que desde que los niños se alimentan mejor y reciben un poco más de luz solar diaria, está enfermedad ha disminuido mucho su presencia.

Sin embargo, los bebés recién nacidos son un caso especial que debemos tener en cuenta, puesto que están en una etapa de crecimiento muy importante, con una alimentación basada totalmente en lácteos.

En los últimos años la exposición al sol de los niños recién nacidos se ha visto disminuida, ya sea porque pasan mucho tiempo en casa (padres que desean evitar enfermedades, nacimiento en épocas de frío…) o por temas de salud (evitar quemaduras, cáncer de piel…); y también ha disminuido la exposición al sol de las mujeres embarazadas, por los mismos motivos, por lo que la leche materna tiene menos contenido de vitamina D de lo que nos gustaría.

Por ello, todos los pediatras recomendamos a los recién nacidos el suplemento de vitamina D desde los primeros días de vida (generalmente, a partir de la 1ª-2ª semana de vida) para evitar el raquitismo o cualquier problema óseo que pudiera haber.

Muchas veces he oído hablar a los padres de «las gotitas para que se cierre la cabeza» (refiriéndose a la fontanela del cráneo de los bebés), pero nada más lejos de la realidad. El cráneo es otro hueso más que hay que cuidar en los bebés, y no tenemos ninguna prisa especial en que se cierre antes de tiempo con esta vitamina.

¿Todos los niños la deben tomar por igual?

En realidad no. Como hemos hablado antes, la «fabricación» de vitamina D en nuestro cuerpo depende mucho de la alimentación y del sol, y no todos nos alimentamos y nos exponemos al sol por igual.

– Respecto a la alimentación: se pone especial hincapié en los niños alimentados con pecho, pues ya hemos dicho que la leche materna tiene un poquito menos de vitamina D de lo que sería recomendable (aunque la madre tome vitaminas). Sin embargo, las fórmulas adaptadas (las «leches para biberón») ya están enriquecidas en esta vitamina.

Por tanto, se recomienda el suplemento en todos los bebés alimentados al pecho, y también en los recién nacidos alimentados con fórmula de biberón hasta que consuman 1 litro diario de la fórmula enriquecida.

Como veis, depende de la alimentación del niño. Como los niños toman aproximadamente entre 180-200 ml/kg/día de leche, un niño de aproximadamente 6 kg que se alimente con fórmula ya toma más de 1 litro de leche adaptada enriquecida al día, por lo que este bebé ya no tendría necesidad de tomar dicha vitamina. Si la toma no pasa nada, pero no sería necesario.

Para simplificar las cosas, y como no sabemos que alimentación llevará el recién nacido en los primeros meses, los pediatras recetamos vitamina D en los primeros días de vida a todos los bebés sin excepción y más adelante aconsejamos a los papás cuando pueden dejar de tomarla según su caso individual.

– Respecto a la exposición solar: no es lo mismo vivir en España que en Noruega, ¿verdad? Tenemos suerte de vivir en un país tan soleado donde hasta en pleno invierno siempre hay algunos días con unos rayitos de sol. Sin embargo, el bebé que sufre todo el invierno nublado y además pasea poco en su carrito por lluvia o mal tiempo no tiene tanta suerte. Además, no es lo mismo nacer en verano, cuando el sol está presente casi todo el día, que en invierno, donde hay que aprovechar el pequeño rato del medio día para disfrutar un poco de él.

¿Qué cantidad deben tomar?

La cantidad aconsejada por todos los expertos es 400 UI (unidades) de vitamina D3 al día; y el número de gotas dependerá de la suspensión del medicamento que tomemos. En España, el fármaco financiado es Vitamina D3 Kern®, y la dosis en este fármaco es equivalente a 6 gotas al día. Sin embargo, algunos toman el fármaco no financiado Protovit®, cuya suspensión es diferente y la dosis recomendada es equivalente a 12 gotas al día (muy diferente, ¿verdad?).

¿Cómo se toma la vitamina?

Se toma sólo una vez al día, y se pueden administrar las gotitas en la boca del niño directamente o diluir en un poco de leche, ambas formas valen por igual.

¿Cuándo pueden dejar de tomarla?

Como hemos comentado antes, la vitamina D ya no es necesaria cuando el niño ya ingiere 1 litro de fórmula láctea enriquecida en vitamina D (cualquier leche de vaca de biberón o de brick). Por tanto los niños alimentados con fórmula de biberón podrán suspenderla mucho antes que los niños amamantados al pecho.

Como regla general, durante muchos años, se decía «siempre tomarla hasta el año» pero a mí no me gusta esa regla pues es innecesaria y equivocada.

Lo que sí es cierto es que el niño que al año de vida sigue amamantado al pecho no tiene por qué tomar su vitamina D más allá del año, pues a esas alturas ya toma otros lácteos (leche de vaca, yogures, quesos) y huevos; y su alimentación ya proporciona la suficiente vitamina que necesita.

¿Pasa algo si no le doy vitamina D o si se me olvida?

Si se nos olvida un día, o dos, o tres no pasa nada de nada, no hay que darle una cantidad extra nunca para compensar ese olvido.

Hay padres que deciden no dar dicho medicamento a su hijo; y, como hemos dicho, al vivir en un país soleado no corremos gran riesgo de raquitismo, por lo que tampoco es una «falta grave». No olvidemos que hablamos de recomendaciones, no de obligaciones.

¿Los niños mayores también la toman?

Generalmente no lo necesitan por su correcta alimentación variada y exposición solar regular, pero en el caso de que un niño se mude desde España a un país del norte de Europa puede que sí sea necesario. En invierno, por encima de 42º latitud norte no se produce vitamina D, y si miramos un mapa esta línea pasa justo por encima del norte de España.

Introducción

No tome Vitamina D3 Kern Pharma

  • si es alérgico (hipersensible) a la vitamina D o cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6),
  • si padece hipercalcemia (niveles elevados de calcio en sangre), hipercalciuria (niveles elevados de calcio en orina),
  • si sufre una hipervitaminosis D (niveles elevados de vitamina D en sangre),
  • si tiene piedras en los riñones (cálculos renales),
  • si padece osteodistrofia renal con hiperfosfatemia.

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Vitamina D3 Kern Pharma si:

  • está en tratamiento con algunos medicamentos indicados en enfermedades cardiacas (por ejemplo, glicósidos cardiacos, tales como digoxina),- padece sarcoidosis (enfermedad autoinmune que puede causar aumento de los niveles de vitamina D en el organismo),
  • está en tratamiento con medicamentos que contienen vitamina D o toma alimentos o leche enriquecidos con vitamina D,
  • es probable que vaya a tomar el sol mientras utiliza este medicamento,
  • adicionalmente toma suplementos que contienen calcio. Su médico deberá controlar los niveles de calcio para asegurar que no sean demasiado altos mientras dure su tratamiento con vitamina D,
  • padece enfermedad o daño renal. Su médico deberá controlar sus niveles de calcio en sangre y orina.

Este medicamento contiene propilenglicol. En niños menores de 4 años su médico valorará la necesidad de emplear este medicamento.

Uso de Vitamina D3 Kern Pharma con otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico que está utilizando o ha utilizado recientemente o podría tener que utilizar cualquier otro medicamento. Esto es especialmente importante si está tomando:

  • medicamentos indicados en el tratamiento de enfermedades del corazón o los riñones, tales como glicósidos cardiacos (por ejemplo, digoxina) o diuréticos (por ejemplo, bendroflumetazida).
  • Cuando estos medicamentos se usan al mismo tiempo que la vitamina D, pueden causar un aumento importante de los niveles de calcio en la sangre y la orina,
  • medicamentos que contengan vitamina D o alimentos ricos en vitamina D, como algunos tipos de leche enriquecida con vitamina D,
  • actinomicina (medicamento utilizado en el tratamiento de algunos tipos de cáncer) y antifúngicos imidazólicos (por ejemplo clotrimazol y ketoconazol, que son medicamentos utilizados en el tratamiento de enfermedades causadas por hongos). Estos medicamentos pueden interferir en el procesamiento de la vitamina D en el organismo,
  • los siguientes medicamentos, debido a que pueden interferir con el efecto o la absorción de la vitamina D:
  • medicamentos antiepilépticos (anticonvulsivantes), barbitúricos,
  • glucocorticoides (hormonas esteroideas como la hidrocortisona o la prednisolona), ya que podrían reducir el efecto de la vitamina D,
  • medicamentos que reducen el nivel del colesterol en la sangre (como colestiramina o colestipol),
  • algunos medicamentos utilizados para perder peso mediante la reducción de la absorción de grasa corporal (por ejemplo, orlistat),
  • algunos laxantes (como la parafina líquida).

Uso de Vitamina D3 Kern Pharma con los alimentos y bebidas

Los alimentos y bebidas no interfieren en la absorción de vitamina D.

Embarazo y lactancia

Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico o farmacéutico antes de utilizar este medicamento.

Su médico valorará la necesidad de emplear este medicamento. Sólo debe utilizarse en el embarazo o durante la lactancia cuando, a criterio de su médico, los beneficios compensen los posibles riesgos.

Embarazo: No se han descrito problemas en humanos cuando diariamente se ingieren las cantidades necesarias recomendadas de vitamina D.

DELTIUS Sol. oral 25000 UI/2,5 ml (Solución oral)

No tome Deltius

  • si es alérgico a la vitamina D3 o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6) .
  • si presenta altos niveles de calcio en sangre (hipercalcemia) o en orina (hipercalciuria).
  • si tiene piedras en los riñones (cálculos renales) o insufiencia renal grave
  • si presenta altos niveles de vitamina D en sangre (hipervitaminosis D).

Advertencias y precauciones

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Deltius si,

  • está en tratamiento con algunos medicamentos indicados en enfermedades cardiacas (por ejemplo, glicósidos cardiacos, tales como digoxina).
  • padece sarcoidosis (enfermedad autoinmune que puede causar aumento de los niveles de vitamina D en el organismo).
  • está en tratamiento con medicamentos que contienen vitamina D o toma alimentos o leche enriquecidos con vitamina D.
  • es probable que vaya a tomar el sol mientras utiliza este medicamento.
  • adicionalmente toma suplementos que contienen calcio. Su médico deberá controlar los niveles de calcio para asegurar que no son demasiado altos mientras dure su tratamiento con Deltius.
  • padece enfermedad o daño renal. Su médico deberá controlar sus niveles de calcio en sangre y orina.
  • el médico deberá monitorizar los niveles de calcio en sangre mediante análisis de laboratorio si la ingesta diaria de vitamina D3 supera las 1.000 IUdurante un tiempo prolongado.

Niños y adolescentes

No se recomienda el uso de Thorens en niños y adolescentes menores de 18 años de edad.

Uso de Deltius con otros medicamentos

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, ha utilizado recientemente o podría tener que utilizar cualquier otro medicamento. Esto es especialmente importante si está tomando:

  • medicamentos indicados en el tratamiento de enfermedades del corazón o los riñones, tales como glicósidos cardiacos (por ejemplo digoxina) o diuréticos (por ejemplo bendroflumetazida). Cuando estos medicamentos se usan al mismo tiempo que la vitamina D3, pueden causar un aumento importante de los niveles de calcio en la sangre y la orina.
  • medicamentos que contengan vitamina D o alimentos ricos en vitamina D, como algunos tipos de leche enriquecida con vitamina D.
  • actinomicina (medicamento utilizado en el tratamiento de algunos tipos de cáncer) y antifúngicos imidazólicos (por ejemplo clotrimazol y ketoconazol, que son medicamentos utilizados en el tratamiento de enfermedades causadas por hongos). Estos medicamentos pueden interferir en el procesamiento de la vitamina D3 en el organismo.
  • los siguientes medicamentos, debido a que pueden interferir con el efecto o la absorción de la vitamina D3:

o medicamentos anti-epilépticos (anticonvulsivantes), barbitúricos.

o glucocorticoides (hormonas esteroideas como la hidrocortisona o la prednisolona) ya que podrían reducir el efecto de la vitamina D3.

o medicamentos que reducen el nivel del colesterol en la sangre (como colestiramina o colestipol).

o algunos medicamentos utilizados para perder peso mediante la reducción de la absorción de grasa corporal (por ejemplo, orlistat);

o algunos laxantes (como la parafina líquida).

Uso de Deltius con alimentos, bebidas y alcohol

Debería tomar Deltius preferiblemente en una de las comidas principales para ayudar a la absorción de la vitamina D3. Puede tomarlo solo o mezclando la solución con alimento frío o templado. Para más información ver la sección 3 “Como tomar Deltius”.

Embarazo, lactancia y fertilidad

Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico antes de utilizar este medicamento. Esta presentación de Deltius no está recomendada durante el embarazo y la lactancia por su alta dosis de vitamina D3.

Esta es la lista de los 417 medicamentos que a partir de septiembre quedan excluidos de la Seguridad Social, a raíz de los recortes del Gobierno, y que este viernes ha publicado el BOE.

PEPSAMAR COMPRIMIDOS, 50 COMPRIMIDOS
ALMAX SUSPENSION ORAL EN FRASCO, 1 frasco de 225ml
MAALOX 600 mg/ 300 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 60 comprimidos
BEMOLAN 800 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 30 comprimidos
MINOTON COMPRIMIDOS, 30 comprimidos
BEMOLAN 400 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 60 comprimidos
GELODROX SUSPENSION ORAL, 20 sobres
WINTON 200 mg / 150 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 40 comprimidos
GELODROX POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 20 sobres
ALMAX FORTE SUSPENSION ORAL, 30 sobres
GELOTRICAR POLVO 110
ALMAX COMPRIMIDOS MASTICABLES, 60 comprimidos
ASTROMOL 2000, SUSPENSION 30 sobres
BEMOLAN 2000 mg GEL, 30 sobres
MINOTON 2000 GEL, 30 stick-pack
ALMAX COMPRIMIDOS MASTICABLES, 60 comprimidos
ALMAX MASTICABLE 1 g PASTILLAS BLANDAS, 45 pastillas
MAGION COMPRIMIDOS MASTICABLES, 40 COMPRIMIDOS
BEMOLAN GEL, 30 sobres
ALMAX SUSPENSION ORAL EN FRASCO, 1 frasco de 225 ml
ALMAX FORTE SUSPENSION ORAL EN SOBRE, 30 sobres
GELODROX COMPRIMIDOS, 50 comprimidos
RESOLOR 1mg 28 COMPRIMIODS RECUBIERTOS CO
RESOLOR 2mg 28 COMPRIMIODS RECUBIERTOS CO
PLANTAGO OVATA LAINCO 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
PLANTAGO OVATA CINFA 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres
PLANTAGO OVATA DAVUR 3,5g/SOB 15 SOBRES POLVO SUSP
BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres
PLANTAGO OVATA ROVI 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
PLANTAGO OVATA ROVI 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres
PLANTAGO OVATA RIMAFAR 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL- 30 sobres monodosis
PLANTAGO OVATA RIMAFAR 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL- 15 sobres monodosis
PLANTAGO OVATA LAINCO 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres
PLANTAGO OVATA CINFA 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
PLANTASOR 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 15 SOBRES
DUPHAFIBRA 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL 30
PLANTAGO OVATA MADAUS 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 30 sobres
PLANTASOR 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 30 SOBRES
PLANTAGO OVATA DAVUR 3,5 g Polvo para suspensión oral, 30 sobres
PLANTAGO-OVATA NORMON 3,5 g Polvo para suspension oral, 30 sobres monodosis
PLANTAGO OVATA MADAUS 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 30 sobres
BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres
BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
LACTULOSA LEVEL, 1 frasco de 800 ml
EMPORTAL Solución ORAL 500 ml
BELMALAX Solución, frasco 800 ml
BELMALAX Solución, frasco 200 ml
OPONAF SOBRES, 50 sobre
OPONAF SOBRES, 20 sobres
EMPORTAL POLVO, 50 sobres
EMPORTAL POLVO, 20 sobres
EMPORTAL POLVO PARA Solución ORAL FRASCO, 200 g de polvo
DUPHALAC Solución ORAL BOTELLAS, 1 botellas de 800 ml
DUPHALAC Solución ORAL SOBRES, 10 sobres
OPONAF POLVO 1
DUPHALAC Solución ORAL SOBRES, 50 sobres
LACTULOSA LAINCO 3,33 g/5 ml Solución ORAL, 1 botella de 800 ml
LACTULOSA LAINCO 3,33 g/5 ml Solución ORAL, 1 botella de 200 ml
LACTULOSA LAINCO 10 g Solución ORAL EN SOBRES, 10 sobres
LACTULOSA LEVEL 667,5 MG/ML Solución ORAL, 1 frasco de 200 ml
DUPHALAC Solución ORAL BOTELLAS, 1 botella de 200 ml
RELISTOR 12mg/0,6ml 7VIAL+7JERIN+14 TORUND
RELISTOR 12mg/0,6ml 1 VIAL SOL INYECTABLE
RELISTOR 12mg/0,6ml 1 VIAL SOL INYECTABLE
RELISTOR 12mg/0,6ml 7VIAL+7JERIN+14 TORUND
CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO, 1 frasco de 25 g
CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO, 1 frasco de 50 g
CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO 1 frasco de 25 g
CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO 1 frasco de 50 g
LOPERAN 2 MG CÁPSULAS, 20 cápsulas
FORTASEC Cápsulas, 10 cápsulas
FORTASEC Cápsulas, 20 cápsulas
TAGUINOL 20
TAGUINOL SOL GOTAS PEDIATRICAS Solución GOTAS 1
TAGUINOL 10
LOPERAN 2 MG CÁPSULAS, 10 cápsulas
IMOSEC 100 ml
TIORFAN 100 mg Cápsulas DURAS, 20 cápsulas
TIORFAN LACTANTES 10 mg GRANULADO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
TIORFAN NIÑOS 30 mg GRANULADO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres
VARSON Cápsulas, 45 cápsulas
HYDERGINA 4,5 mg COMPRIMIDOS, 30 comprimidos
DIERTINE FORTE, 1 frasco de 50 ml
CLINADIL Cápsulas, 45 cápsulas
ERGODAVUR 0.1% 50ml Solución GOTAS
SERMION 5 mg, 45 comprimidos
DIEMIL Solución, 1 frasco de 180 ml
CLINADIL GOTAS, 1 frasco de 50 ml
HYDERGINA Solución GOTAS, frasco con 40 ml
VARSON GOTAS, 1 vial de 45 ml
ERGODAVUR 0.1% 100 ml Solución GOTAS
TEFAVINCA 20 mg 30 COMPRIMIDOS
CERVOXAN 20 mg 30 Cápsulas
LOFTON INYECTBLE 50 mg 10 AMPOLLAS 5ml
LOFTON INYECTABLE 50 mg 5 AMPOLLAS 5ml
VINCAMINOL Cápsulas 30
PRAXILENE 100 mg, Cápsulas, 50 cápsulas
NUCLESIL 20mg 30 Cápsulas
ANACERVIX Cápsulas, 60 cápsulas
ANACERVIX Cápsulas, 30 cápsulas
DEVINCAL Cápsulas 30 cápsulas
VINCACEN, 30 cápsulas
SYNALAR RECTAL SIMPLE, tubo con 60 g
ISDINIUM RECTAL, 1 tubo de 30 g
HEMODREN 30g POMADA
HEMODREN 15g POMADA
RECTO MENADERM, 60 gramos
RECTO MENADERM, 30 gramos
HEMORRANE 10 mg/g pomada rectal, 1 tubo de 30 g
HEMORRANE 10 mg/g pomada rectal, 1 tubo de 60 g
SYNALAR RECTAL SIMPLE, tubo con 30 g
TROXERUTINA PENSA 100 mg/ml Solución ORAL, 200 ml
VENOSMIL 200 mg Cápsulas, 60 cápsulas
VENORUTON 1000 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres
DAFLON 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 30 comprimidos
VENOLEP 200 mg Cápsulas, 60 cápsulas
TROXERUTINA KERN PHARMA 100 mg/ml Solución ORAL, 200 ml
DIOSMINA PENSA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 60 comprimidos
DIOSMINA PENSA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 30 comprimidos
DIOSMINA CINFA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 60 comprimidos
DIOSMINA CINFA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 30 comprimidos
DAFLON 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 60 comprimidos
ESBERIVEN 100 mg/ml Solución ORAL (NUEVA FóRMULA), 1 frasco de 200 ml
FABROVEN Cápsulas, 4 x 15 cápsulas
FLEBOSTASIN RETARD 50 mg cápsulas duras de liberación prolongada, 60 cápsulas
OMACOR 1000 mg Cápsulas BLANDAS, 28 cápsulas
OMACOR 1000 mg Cápsulas BLANDAS, 100 cápsulas
NUTRACEL POMADA, 1 tubo de 50 g
NUTRACEL POMADA 50 g
DIFUR, 24 cápsulas
ARMAYA FUERTE 120 mg 24 Cápsulas
REGENDER 120 mg 24 Cápsulas
DIFUR, 96 cápsulas
ARMAYA 40mg 30 Cápsulas
ARMAYA FUERTE 120mg 96 Cápsulas
REGENDER 120mg 96 Cápsulas
ACICLOVIR PENSA CREMA, tubo con 15 g
ACICLOVIR MYLAN 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR RANBAXY 5% CREMA, 15 G
ACICLOVIR RANBAXY 5% CREMA
ACICLOVIR COMBIX 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR COMBIX 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR MYLAN 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOSTAD 50 MG/G CREMA, 2 g de crema
ACICLOVIR CUVE 5 % CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR PENSA CREMA, tubo con 2 g
ACICLOVIR KERN PHARMA, CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR KERN PHARMA, CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOSTAD 50 MG/G CREMA, 15 g de crema
ACICLOVIR KORHISPANA 5% CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR EDIGEN 5% CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR CUVE 5 % CREMA, 1 tubo de 2 g
VIRU-SEROL 1% 10g GEL
MILAVIR CREMA 15
VIRU-SEROL GEL, 30g GEL
ZOVIRAX CREMA, 1 tubo de 15 gramos
VIRMEN CREMA 1 tubo de 15 g
VIRHERPES CREMA, tubo de 15 g
ZOVIRAX CREMA, 1 tubo de 2 gramos
MILAVIR CREMA 2
VIRMEN CREMA 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR ALONGA GEL, 1 tubo de 15 g
VIREXEN 40% 5ml Solución FRASCO
ACICLOVIR EDIGEN 5% CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR MABO 5% 15g CREMA
ACICLOVIR TEVA 5% CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR PHARMAGENUS 5% CREMA, 1 tubo de 2 g
VIREXEN 2% 5ml Solución TOPICA
ACICLOVIR MABO 5% 2g CREMA EFG
ACICLOVIR KORHISPANA 5% CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR PHARMAGENUS 5% CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR TEVA 5% CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR BEXAL 5% CREMA, 1 tubo de 2 g
ACICLOVIR BEXAL 5% CREMA, 1 tubo de 15 g
ACICLOVIR CUVEFARMA 5% CREMA, 2 gramos
ACICLOVIR CUVEFARMA 5% CREMA, 15 gramos
VIRHERPES CREMA, tubo de 2 g
ACICLOVIR NORMON 50 mg/g CREMA, 15 g
ACICLOVIR ALONGA GEL, 1 tubo de 2 g
VIREXEN 10% 5ml Solución TOPICA
ACICLOVIR MABO 5% 2g CREMA EFG
ACICLOVIR MUNDOGEN 5% CREMA 2
ACICLOVIR MUNDOGEN 5% CREMA 15
ACICLOVIR STADA 5% CREMA, 2 gramos
ACICLOVIR STADA 5% CREMA, 15g CREMA
ACICLOVIR NORMON 50 mg/g CREMA, 2 g
ACICLOVIR MABO 5% 15g CREMA
KETESGEL 12,5 mg/g GEL, tubo de 60 g
AIRTAL DIFUCREM 15 mg/g CREMA, 1 tubo de 60 g
GERBIN DIFUCREM CREMA, tubo con 60 g
FALCOL DIFUCREM 15 mg/g CREMA, 1 tubo de 60 g
DICLOFENACO CINFA 10 mg/g GEL, 60 g
AGILONA 8% 60g CREMA
DICLOFENACO KERN PHARMA 10 mg/g GEL, Tubo de 60 g de gel
DICLOFENACO PHARMAGENUS 10 mg/g GEL,60 gramos
ALDOSPRAY ANALGESICO, 90 g
ENANGEL 1,25% 60g GEL
QUIRGEL, 1 tubo de 60 g
SASULEN GEL, 1 tubo de 60 g
DICLOFENACO PENSA 10 mg/g GEL, 60 g
VOLTAREN EMULGEL 1,16% 60g GEL
REUSIN SPRAY, 1 frasco de 100 ml
TRIPARSEAN GEL, 1 tubo de 60 g
DICLOFENACO PHARMAGENUS 10 mg/g GEL,30 gramos
ORUDIS GEL, 1 tubo de 60 g
TRIPARSEAN AEROSOL CUTANEO, 1 aerosol de 50 g + propelente
SALVACAM 0.5% 60g GEL
EXTRAPLUS 25 mg/g GEL, 1 tubo de 60 gramos
VITAXICAM TOPICO 0.5% 60g GEL
DOCTOFRIL ANTIINFLAMATORIO, 60g CREMA
INACID GEL, 1 tubo de 60 g
FELDEGEL, tubo con 60 g
DALGEN SPRAY Solución, 75 ml
REUSIN SPRAY 1 frasco de 100 ml
CALMATEL 2 g/50 g Solución para pulverización cutánea, 1 envase de 100 ml
CALMATEL 18 mg/g Crema, 1 tubo de 60 g
FLOGOPROFEN GEL; 60 gramos
DOLOTREN GEL, 1 tubo de 60 g
FASTUM 25 mg/g GEL, 1 tubo de 60 g
DALGEN GEL, 60 g
ARCENTAL CREMA, 1 tubo de 60 g
NIFLACTOL POMADA, 1 tubo de 60 g
INDOCAF 5% 30g POMADA
ZENAVAN GEL, 1 tubo de 60 g
DANILON 71,5 mg/g CREMA, tubo con 60 g
CALMATEL 18 mg/g Gel, 1 tubo de 60 g
TRIPARSEAN CREMA, 1 tubo de 60 g
FLOGOPROFEN 5% 100 ml Solución NEBULIZADOR
DOLMITIN, 60 g POMADA
ARTRODESMOL EXTRA, 30 g CREMA
MOVILISIN Solución 1 frasco de 100 ml
ALGESAL ESPUMA, 100 g
NIXYN HERMES CREMA FLUIDA, tubo con 60 ml
ALGESAL ESPUMA, 60 g
PASSIFLORINE 100ml JARABE
CINCOFARM Cápsulas, 50 cápsulas
CICLOFALINA 800 mg SOBRES, 30 sobres
CICLOFALINA 800 mg SOBRES, 60 sobres
NOOTROPIL 3 g Solución INYECTABLE, 6 ampollas
CICLOFALINA 800 mg COMPRIMIDOS, 60 comprimidos
NOOTROPIL 0,2 g/ml Solución ORAL, 1 frasco de 100 ml
NOOTROPIL 800, comprimidos con cubierta pelicular; 20 comprimidos
NOOTROPIL 800, comprimidos con cubierta pelicular; 60 comprimidos
MENTIS, 60 cápsulas
DENUBIL 20 AMPOLLAS BEBIBLES 5ml
DENUBIL 10 AMPOLLAS BEBIBLES 5ml
CICLOFALINA 800 mg COMPRIMIDOS, 20 comprimidos
NOOTROPIL 1200, comprimidos con cubierta pelicular; 60 comprimidos
MENTIS, 24 Cápsulas
TANAKENE Solución ORAL, 50 ml
RINOBACTIL Cápsulas DURAS, 10 cápsulas
NARINE REPETABS 5 mg/120 mg COMPRIMIDOS DE LIBERACION PROLONGADA, 20 comprimidos
RINO-EBASTEL Cápsulas DURAS; 10 cápsulas
ACETILCISTEINA SANDOZ 200 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres
AMBROXOL APOTEX 15 mg/5 ml JARABE, frasco de 200 ml
SOBREPIN 100mg 24 Cápsulas
SOBREPIN 40mg AEROSOL 10 AMPOLLAS 3ml
SOBREPIN 200mg 10 SUPOSITORIOS ADULTOS
ACETILCISTEINA FARMASIERRA 200 mg, 30 sobres
ACETILCISTEINA FARMASIERRA 100 mg, 30 sobres
ACETILCISTEINA TARBIS 600 mg POLVO EFERVESCENTE, 20 sobres
ACETILCISTEINA TARBIS 200 mg, 30 sobres
ACETILCISTEINA SANDOZ 100 mg GRANULADO PARA Solución ORAL 30 sobres
ACETILCISTEINA MYLAN 600 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 20 sobres
AMBROXOL RATIOPHARM JARABE, 1 frasco de 200 ml
SOBREPIN JARABE, 150 ml
SOBREPIN SUPOSITORIOS INFANTILES, 10 supositorios
SOBREPIN SUPOSITORIOS LACTANTES 10
MOTOSOL 15 mg/5ml JARABE, 1 frasco de 200 ml
MUCOSAN 15 mg/ 5 ml JARABE, 1 frasco de 200 ml
ACETILCISTEÍNA BEXAL 600 mg comprimidos efervescentes, 20 comprimidos
ACETILCISTEÍNA BEXAL 200 MG POLVO PARA SOLUCIÓN ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEÍNA BEXAL 100 MG POLVO PARA SOLUCIÓN ORAL 30 sobres
ACETILCISTEINA TOP 600 mg 20 comprimidos
ACETILCISTEINA TARBIS 100 mg, 30 sobres
MUCOSAN solución, 60 ml
ACETILCISTEINA TOP 200 mg 30 sobres
ACETILCISTEINA RATIOPHARM 200 MG POLVO PARA SOLUCIÓN ORAL, 30 POLVO P
DINOBROXOL JARABE, 1 frasco de 200 ml
MUCIBRÓN 3 mg/ ml solución oral., frasco con 200 ml
MOTOSOL 30 mg COMPRIMIDOS, 20 comprimidos
AMBROLITIC JARABE 1
AMBROLITIC Cápsulas 20 cápsulas
NAXPA JARABE, 200 ml
NAXPA COMPRIMIDOS, 20 COMPRIMIDOS
FLUMIL 200 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 SOBRES
MUCOSAN 30 mg COMPRIMIDOS, 20 comprimidos
ACETILCISTEINA MYLAN 200 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres
FLUMIL 4% Solución ORAL, frasco con 200 ml
VISCOTEÍNA 50 mg/ml solución oral, 1 frasco de 200 ml
PECTOX Solución ORAL, 1 frasco de 240 ml
ACETILCISTEINA RATIOPHARM 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
FLUMIL FORTE 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
MOTOSOL 60 mg GRANULADO, 20 sobres
MUCOSAN 60 mg GRANULADO, 20 sobres
AMBROXOL Normon 15mg/5ml Solución; 1 frasco de 200ml
ACETILCISTEINA MYLAN 100 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres
MUCOSAN AMPOLLAS, 10 ampollas
FLUMONAC 600 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 20 sobres
ACETILCISTEINA NORMON 100 MG GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEINA SANDOZ 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 1 tubo de 20 comprimidos
ACETILCISTEINA UR 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 sobres
ACETILCISTEINA UR 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos en tubo
ACETILCISTEINA DAVUR 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
ACETILCISTEINA SANDOZ 200 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEINA ACOST 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30
ACETILCISTEINA UR 200 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 SOBRES
ACETILCISTEINA UR 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 sobres
ACETILCISTEINA NORMON 200 MG GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEINA ANGENERICO 200 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 sobres
ACETILCISTEINA CINFA 600 MG COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
FLUMIL 600 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 18 comprimidos
ACETILCISTEINA CINFA 100 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEINA CINFA 200 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEINA CINFA 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres
ACETILCISTEINA CINFAMED 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 SOBRES/CARTONAJE
ACETILCISTEINA PENSA 200 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres
ACETILCISTEINA PENSA 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres
BISOLMED 2 mg/ml Solución INYECTABLE/PERFUSION, 5 ampollas
ACETILCISTEINA SANDOZ 600 mg POLVO EFERVESCENTE, 20 sobres
ACETILCISTEINA ANGENERICO 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 sobres
PECTOX LISINA GRANULADO, 20 sobres
BISOLMED 2 mg/ml Solución ORAL/CONCENTRADO PARA Solución PARA INHALACION POR NEBULIZADOR, frasco con 40 ml.
ACTITHIOL 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 20 comprimidos
ACTITHIOL INFANTIL 20 mg/ml Solución ORAL, 1 frasco de 200 ml
ACTITHIOL ADULTOS 50 mg/ml Solución ORAL, 1 frasco de 200 ml
ACETILCISTEINA ANGENERICO 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES 20 comprimidos
MOTOSOL RETARD, 30 cápsulas
MUCOSAN 30 mg/5 ml JARABE, 1 frasco de 250 ml
ACETILCISTEINA TEVA 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
AMBROXOL CINFA 15mg/5ml JARABE, 200ml JARABE
MUCOVITAL, 20 sobres
AMBROXOL EDIGEN JARABE, frasco de 200 ml
ACETILCISTEINA FARMASIERRA 600 mg POLVO EFERVESCENTE, 20 sobres
AMBROXOL BEXAL JARABE, frasco de 200 ml
MUCOSAN RETARD, 30 cápsulas
FLUMIL 2% Solución ORAL, frasco con 200 ml
ACETILCISTEINA PENSA 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
ACETILCISTEINA KERN PHARMA 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos
AMBROXOL BEXAL EFERVESCENTE 20 comprimidos
ACETILCISTEINA PENSA 200 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 30 comprimidos
ACETILCISTEINA CUVE 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres
ACETILCISTEINA CUVEFARMA 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres
ACETILCISTEINA ANGENERICO 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES 20 comprimidos
ACETILCISTEINA KERN PHARMA 200 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 30 comprimidos
CODEISAN JARABE, 1 frasco de 125 ml
DASTOSIN 2 mg jarabe, frasco con 150 ml
TOSIDRIN 15ml Solución GOTAS
CODEISAN COMPRIMIDOS, 10 comprimidos
CODEISAN COMPRIMIDOS, 20 comprimidos
BISOLTUS 10mg/5ml 250ml Solución
PERDURETAS CODEINA, 20 comprimidos
ROMILAR comprimidos, 20 comprimidos
FLUDAN CODEINA, frasco con 200 ml
DASTOSIN 20 mg Cápsulas, 30 cápsulas
CODEISAN JARABE, 1 frasco de 250 ml
HISTAVERIN 10 mg/5ml JARABE, frasco con 250 ml
NOTUSIN Solución ORAL, 250 ml
TOSIDRIN 10mg/ml 30ml Solución GOTAS
TUSCALMAN SUPOSITORIOS LACTANTES 20 supositorios
NOTUSIN Solución ORAL, 100 ml
PARACODINA JARABE, frasco con 150 g
ROMILAR 15 mg/ml GOTAS ORALES EN Solución, 1 frasco de 20 ml
TUSCALMAN 15 mg Supositorios niños, 20 supositorios
DASTOSIN 2 mg jarabe, frasco con 250 ml
ROMILAR 15 mg/5 ml JARABE,1 frasco de 200 ml
ROMILAR 15 mg/5 ml JARABE,1 frasco de 200 ml
TOSEINA, 250 ml
HISTAVERIN 10 mg/5ml JARABE, frasco con 250 ml
PERDURETAS CODEINA, 60 comprimidos
TUSCALMAN 3 mg/ml Jarabe, 1
TOSEINA, 250 ml
HISTAVERIN 10 mg/5ml JARABE, frasco con 100 ml
CLOPERASTINA ZAMBON 3,54 MG/ML JARABE, 120 ml
CLOPERASTINA ZAMBON 3,54 MG/ML JARABE, 200 ml
SEKISAN JARABE, 1 frasco de 200 ml
LEVOTUSS GOTAS, 1 frasco de 15 ml
SEKISAN JARABE, 1 frasco de 120 ml
FLUTOX 3,54 mg/ml jarabe, 1 frasco de 120 ml
TOSIFAR 20
CLOPERASTINA KERN PHARMA 3,54 mg/ml JARABE, Frasco de PET 200 ml
LEVOTUSS JARABE, 1 frasco de 120 ml
FLUTOX COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 20 comprimidos
TAUTOSS 0.6% 120ml JARABE
CLOPERASTINA NORMON 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 200 ml
CLOPERASTINA NORMON 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 120 ml
CLOPERASTINA GOIBELA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 frasco de 120 ml
CLOPERASTINA GOIBELA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 frasco de 200 ml
CLOPERASTINA CINFA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 frasco de 120 ml
CLOPERASTINA CINFA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 frasco de 200 ml
FLUTOX 3,54 mg/ml jarabe, 1 frasco de 200 ml
LEVOTUSS JARABE, 1 frasco de 200 ml
TAUTOSS 30mg/5ml 200ml JARABE
TAUTOSS 6% 15ml GOTAS
TAVEGIL Solución 120
TAVEGIL COMPRIMIDOS, 20 comprimidos
ACETUBER NIÑOS SUPOSITORIOS, 6 supositorios
RINOMAX Solución 125
RINOMAX GOTAS 20
ACETUBER ADULTOS SUPOSITORIOS, 6 supositorios
OFARSIN 2mg/g GEL OFTALMICO, 30 envases unidosis de 0,6 g
VISCOFRESH 0,5%, 10 viales de 0,4 ml
VISCOFRESH 1% colirio en solución, 30 unidosis x 0,4 ml
VISCOFRESH 1% colirio en solución, 10 unidosis x 0,4 ml
ARTIFIC COLIRIO EN Solución, 1 frasco de 10 ml
ARTIFIC COLIRIO EN Solución UNIDOSIS, 30 envases unidosis
COLIRCUSI HUMECTANTE COLIRIO, 1 frasco de 15 ml
LIPOLAC GEL OFTALMICO 10 Gel oftalmico
HIDRATHEA, 10 ml
ACUOLENS Solución; 30 unidades monodosis
OFARSIN 2 mg/g MULTIDOSIS GEL OFTALMICO, 1 frasco con 10 g de gel
SICCAFLUID 2,5 mg/g GEL OFTALMICO, 10 g
SICCAFLUID 2,5 mg/g GEL OFTALMICO EN UNIDOSIS, 60 monodosis de 0,5 g
SICCAFLUID 2,5 mg/g GEL OFTALMICO EN UNIDOSIS, 30 monodosis de 0,5 g
VISCOFRESH 0,5%, 30 viales de 0,4 ml
LIQUIFILM LAGRIMAS, 1 frasco de 15 ml

EXCEPCIONES

Los medicamentos de la lista recogida que pertenezcan a los subgrupos que se indican a continuación permanecerán financiados con cargo al Sistema Nacional de Salud exclusivamente para las indicaciones que se establecen en cada caso:

Subgrupo ATC
Se mantienen incluidos en la prestación farmacéutica del SNS para estas indicaciones:
Enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable y diverticulosis.
Encefalopatía portosistémica y paraplejia.
Pacientes oncológicos.
Claudicación intermitente.
Pacientes neoplásicos con tos persistente.
Síndrome de Sjögren.

DELTIUS Sol. oral 25000 UI/2,5 ml

Colecalciferol

Alerta farmacéutica y notas informativasLactancia: precaución lactancia: precaución
Tracto alimentario y metabolismo > Vitaminas > Vitaminas A y D, incl. asociaciones de ambas > Vitamina D y análogos

Mecanismo de acciónColecalciferol

Facilita la absorción digestiva del Ca contenido en la dieta y participa en la formación y restauración ósea.

Indicaciones terapéuticasColecalciferol

Tratamiento del déficit de vitamina D: raquitismo, osteomalacia.
Prevención del deficit de vitamina D en pacientes con alto riesgo.
Como coadyuvante para el tratamiento específico de la osteoporosis en pacientes con déficit de vitamina D o en riesgo de insuficiencia de vitamina D o con ingestión inadecuada de vitamina D y/o Ca con alimentos.

PosologíaColecalciferol

Modo de administraciónColecalciferol

Vía oral. Tomar con alimentos. Las gotas pueden tomarse directamente del frasco o mezclado con una pequeña cantidad de comida fría o templada inmediatamente antes de su ingesta. En niños la sol. oral puede mezclarse con una pequeña cantidad de la comida del niño, yogur, leche, queso u otros productos lácteos. No mezclar en una botella de leche o en otro envase de alimentos blandos.
Los comprimidos recubiertos con película pueden tomarse independientemente de las comidas.

ContraindicacionesColecalciferol

Hipersensibilidad; enf. o trastornos que den lugar a hipercalcemia o hipercalciuria; cálculos renales (nefrolitiasis cálcica, nefrocalcinosis) en pacientes con hipercalcemia crónica; hipervitaminosis D; osteodistrofia renal con hiperfosfatemia; insuficiencia renal grave.

Advertencias y precaucionesColecalciferol

>70 años: control regular de los niveles séricos de 25(OH), el tratamiento debe suspenderse con niveles séricos ?50 ng /ml. En I.R. vigilar niveles de Ca y fosfato, existe riesgo de calcificación de tejidos blandos. En I.R. grave usar otras formas de vit. D.
Determinaciones frecuentes (semanales y después mensuales) de Ca sérico si se reciben dosis elevadas de vit. D.
No deben tomarse colecalciferol si se presenta pseudo-hipoparatiroidismo.
Precaución en: enfermedades cardiovasculares, sarcoidosis (monitorización de Ca en suero y orina) o pacientes con tendencia elevada a la formación de cálculos.; tto. concomitante con glucósidos cardiacos o diuréticos, productos multivitamínicos y suplementos dietéticos u otros medicamentos que contengan vitamina D (riesgo de hipercalcemia).
Riesgo de fracturas en ancianos con dosis altas de vit. D.0
En caso de hipercalciuria o signos de I.R., reducir dosis o suspender el tto.
No administrar formas sólidas a niños. Los comprimidos recubiertos con película no debe utilizarse en niños menores de 12 años. En niños entre 12 y 18 años, solo deben administrarse bajo supervisión médica

Insuficiencia hepáticaColecalciferol

No es necesario ajustar la dosis.

Insuficiencia renalColecalciferol

Precaución. Es necesario controlar los niveles de calcio y fosfato y se deberá tomar en consideración el riesgo de calcificación de tejidos blandos. En pacientes con insuficiencia renal grave, la vitamina D en forma de colecalciferol no se metaboliza de manera normal y se deberán utilizar otras formas de vitamina D.

InteraccionesColecalciferol

Controlar concentración sérica de Ca con: diuréticos tiacídicos.
Efecto reducido con: glucocorticoides.
Riesgo de toxicidad digitálica (arritmia) con: digitálicos (vigilar concentración sérica de Ca y monitorizar ECG).
Absorción disminuida por: colestiramina, aceites minerales, corticosteroides, hidrocloruro de colestipol, orlistat.
Metabolización acelerada por: antiepilépticos, barbitúricos.
Riesgo de hipercalcemia con: preparados con Ca (dosis elevadas).
Inhibición a nivel renal por: actinomicina, antifúngicos imidazólicos.

EmbarazoColecalciferol

No hay datos o estos son limitados en mujeres embarazadas. Los estudios en animales han mostrado toxicidad para la reproducción. Durante el embarazo, la dosis diaria no debe ser > 600 UI. Evitar la sobredosis de vit. D durante el embarazo, ya que una hipercalcemia prolongada puede dar lugar a retraso físico y mental, estenosis aórtica supravalvular y retinopatía en el feto.

LactanciaColecalciferol

La vitamina D<sub>3<\sub> puede prescribirse mientras la paciente se encuentre en periodo de lactancia si fuera necesario. Este complemento no sustituye a la administración de vitamina D<sub>3<\sub>en el recién nacido. No se han observado casos de sobredosis en recién nacidos inducida por las madres lactantes, aunque a la hora de prescribir un complemento con vitamina D<sub>3<\sub> a un lactante, el médico deberá considerar la dosis de cualquier vitamina D<sub>3<\sub> administrada a la madre.

Efectos sobre la capacidad de conducirColecalciferol

No se dispone de datos sobre los efectos de colecalciferol en la capacidad para conducir. No obstante, es poco probable que se produzca un efecto de este tipo.

Reacciones adversasColecalciferol

Administración excesiva y durante periodos largos: hipercalcemia, anorexia, cefalea, vómitos y diarrea. Lactantes: molestias gastrointestinales, fragilidad ósea, retraso en crecimiento.

Vidal Vademecum Fuente: El contenido de esta monografía de principio activo según la clasificación ATC, ha sido redactado teniendo en cuenta la información clínica de todos los medicamentos autorizados y comercializados en España clasificados en dicho código ATC. Para conocer con detalle la información autorizada por la AEMPS para cada medicamento, deberá consultar la correspondiente Ficha Técnica autorizada por la AEMPS.

Monografías Principio Activo: 30/05/2018

Ver listado de abreviaturas

Los ciudadanos pueden consultar ya el precio de los medicamentos que adquieren

REDACCIÓN.- El Buscador de Medicamentos de la web de Salud de la Comunidad de Madrid, añade desde este mes el dato del precio, junto con la información que ya venía mostrando sobre acción, dosis, efectos adversos y recomendaciones de todos los medicamentos disponibles en España. También muestra el cartonaje para que el usuario pueda identificarlo visualmente

A partir de febrero de 2018 el Buscador de Medicamentos del espacio Web de Medicamentos y Farmacia del Portal de Salud, muestra el precio de venta al público (PVP), IVA incluido, de los medicamentos dispensables en las Farmacias, tanto de aquellos que necesitan receta para ser adquiridos, como de los medicamentos publicitarios que no precisan receta.

En los medicamentos con receta, financiados por el Sistema Nacional de Salud (SNS), el usuario puede conocer el precio que tendría que abonar en el caso de comprar el medicamento sin financiación pública.

En los medicamentos que precisan receta pero no están financiados por el SNS y en los que no requieren receta para su dispensación, el precio que figura es el que el ciudadano debe abonar en cada caso por ellos.

Los medicamentos que no muestren el precio en el Buscador se debe a que son de uso hospitalario, sin venta al público. Sin embargo sí se puede encontrar información sobre ellos en cuanto a su acción, dosificación, efectos y recomendaciones.

De esta forma, desde la Comunidad de Madrid añaden a la web la información de precios que también se puede encontrar en el nomenclátor del Ministerio de Sanidad .

Recomendaciones sobre cómo administrar la vitamina D. Guías internacionales y nacionales

Recommendations for the administration of vitamin D. National and international guides

Jódar Gimeno E.

Jefe de Servicio de Endocrinología y Nutrición Clínica – Hospital Universitario Quirón – Madrid
Profesor de Medicina – Universidad Europea de Madrid

Dirección para correspondencia

Introducción

El sistema hormonal D, a pesar de ser conocido desde hace más de un siglo, ha sido ignorado hasta hace relativamente pocos años. Prueba de ello es su aún errónea denominación como «vitamina D». Desde finales de los años 90 y con el cambio de siglo, el interés y los potenciales efectos benéficos de su suplementación y/o reemplazo han crecido enormemente, pasándose de recomendar unas dosis que empíricamente evitaban el raquitismo infantil, a llegar a recomendar mega-dosis.

El mejor conocimiento de sus efectos beneficiosos y de sus potenciales riesgos llevó a recomendar ingestiones limitadas por el Institute of Medicine en 2010 claramente inferiores a las recomendadas por otras sociedades científicas. Desde entonces persiste la controversia sin una respuesta clara que intentaremos resumir en este artículo.

Declaración española sobre la vitamina D en el manejo de la osteoporosis de 9 de marzo de 2006

El interés sobre los efectos de la vitamina D y la situación de déficit en amplios sectores de la población, tanto osteoporótica como aparentemente sana, comienza en nuestro país con una declaración genérica por parte de varias sociedades científicas implicadas en el manejo de la osteoporosis, consensuada en 2006 y publicada en 2007 . En ésta se proponen medidas para conocer su impacto y corregir sus déficits.

Documento de posición de la IOF (International Osteoporosis Foundation) sobre recomendaciones de vitamina D en adultos mayores

En un documento publicado en 2010, la IOF (International Osteoporosis Foundation) recomienda niveles superiores a 30 ng/ml (75 nmol/L) de 25(OH) vitamina D, requiriéndose para alcanzar dicho umbral suplementaciones de entre 800 y 1.000 UI/día (20-25 µg/día) en la mayoría de la población, aunque se contempla que la suplementación con vitamina D podría alcanzar las 2.000 UI/día en determinados individuos; entre otros, obesos, osteoporóticos, con exposición solar limitada (por ejemplo, institucionalizados), con problemas de absorción, etc.

Documento de posición sobre las necesidades y niveles óptimos de vitamina D

Varios años después de la declaración previa, y esta vez liderado por la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM) e incluyendo representantes de hasta otras 11 sociedades científicas implicadas en el manejo de esta situación (Asociación Española para el Estudio de la Menopausia; Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Oseas, Sociedad Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, Sociedad Española de Fracturas Osteoporóticas, Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria, Sociedad Española de Medicina Interna, Sociedad Española de Reumatología, Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física y la Sociedad Iberoamericana de Osteoporosis y Metabolismo Mineral) se elaboró un documento en el que se recomendaban concentraciones óptimas de 25OH vitamina D entre 30 y 75 ng/ml, y se consideraban como claramente patológicos niveles inferiores a 20 ng/ml. Se reconocía la existencia de niveles insuficientes en amplios sectores de la población (del 30% en jóvenes al 87% en ancianos institucionalizados) ante la ausencia de suplementación en alimentos de consumo común y la limitada exposición solar. En dicho documento se recomendaban suplementos de vitamina D2 o D3 de 800-1.000 UI/día para ancianos y personas con osteoporosis (600-800 UI/día para mujeres post-menopáusicas) .

Recomendaciones del Institute of Medicine (IOM)

En medio de un creciente interés por los efectos beneficiosos de la hormona D en la salud ósea, muscular e incluso extra-esquelética que estaban llevando a proponer dosis progresivamente mayores de suplementos dietéticos -hasta alcanzar una ingestión de 2.000 UI o más al día-, el organismo encargado de sentar las ingestiones dietéticas de referencia en los Estados Unidos, el Institute of Medicine (IOM), publicó unas recomendaciones claramente restrictivas que enfriaron la euforia general sobre la vitamina D. Se basan en los requerimientos promedios estimados (EAR; Estimated Average Requeriments) para conseguir una concentración de 25OH vitamina D de 16 ng/ml, que bastaría para las necesidades del 50% de la población, y los márgenes de ingestión dietética recomendada (Recommended Dietary Allowances, RDA) para alcanzar 20 ng/ml de 25OH vitamina D, que bastaría para cubrir las necesidades del 97,5% de la población americana aparentemente sana . Sus márgenes de ingestión dietética recomendada (Recommended Dietary Allowances, RDA) para alcanzar tales cifras fueron sólo de 600 UI/día para la mayoría de la población americana, llegando a 800 UI/día sólo para mayores de 70 años, si bien se reconoce que las ingestiones máximas tolerables se sitúan en las 4.000 UI/día. Estas recomendaciones se basan en la ausencia de pruebas de beneficios de concentraciones de 25OH vitamina D sérica superiores a 20 ng/ml y por los potenciales riesgos -nefrolitiasis y daños tisulares- que acaban con la teoría «más es mejor» imperante hasta aquel momento .

En cuanto a las ingestiones diarias necesarias para alcanzar esos niveles adecuados en sangre, el IOM señala una curva dosis respuesta entre ingestión y valores plasmáticos asociados que se resume en la siguiente fórmula :

25OH vitamina D en sangre (nmol/l) = 9,9 × ln

(ingestión total de vitamina D (IU/día))

25OH vitamina D en sangre (ng/ml) = 24,75 × ln

(ingestión total de vitamina D (IU/día))

Por lo que unas 100 UI/día de vitamina D2 (ergosterol) o D3 (colecalciferol) subiría la concentración de 25OH vitamina D aproximadamente 3,25 ng/ml y unas 800 UI/día de vitamina D2 o D3 subiría unos 26 ng/ml las concentraciones de 25OH vitamina D.

Recomendaciones y guía de práctica clínica de la Endocrine Society norteamericana

Sólo unas pocas semanas antes del informe de la IOM para personas aparentemente sanas, la Sociedad Norteamericana de Endocrinología (Endocrine Society) liberaba una guía de práctica clínica mucho más intervencionista y más favorable a la suplementación en busca de beneficios esqueléticos . Recomiendan suplementos de vitamina D2 (ergosterol) o D3 (colecalciferol) -tras medida de 25OH vitamina D con un test fiable- en todos los sujetos deficientes. Para adultos de más de 18 años se recomienda una ingestión de al menos 600 UI/día de vitamina D2 o D3 para maximizar la función ósea y muscular. No obstante, se consideran niveles óptimos de 25OH vitamina D aquéllos superiores a 30 ng/ml, para lo que podrían ser necesarios ingestiones de al menos 1.500-2.000 UI/día de vitamina D . A partir de los 70 años, la Endocrine Society recomienda al menos 800 UI/día, reconociendo que para alcanzar su objetivo de 25OH vitamina D superior a 30 ng/ml pueden precisarse 1.500 a 2.000 UI/día de vitamina D2 o D3. En poblaciones especiales como obesos, uso de anti-comiciales, glucocorticoides, antifúngicos o anti-virales para el VIH, pueden ser precisas dosis de 2 a 3 veces superiores.

La citada guía recomienda como terapia para parientes deficientes en vitamina D las siguientes dosis:

• Bebés y niños de hasta 1 año deficientes en vitamina D: 2.000 UI/día de vitamina D2 o D3 o 50.000 UI de vitamina D2 o D3 semanales durante 6 semanas para alcanzar las cifras objetivo de 25OH vitamina D seguidas por dosis de mantenimiento de 400-1.000 UI/día.

• Para chicos entre 1 a 18 años deficientes en vitamina D: 2.000 UI/día de vitamina D2 o D3 o 50.000 UI de vitamina D2 o D3 semanales durante 6 semanas para alcanzar las cifras objetivo de 25OH vitamina D seguidas por dosis de mantenimiento de 600-1.000 UI/día.

• Para adultos deficientes en vitamina D: 50.000 UI de vitamina D2 o D3 semanales durante 8 semanas para alcanzar las cifras objetivo de 25OH vitamina D seguidas por dosis de mantenimiento de 1.500-2.000 UI/día.

• Para obesos, pacientes con malabsorción y pacientes tratados con fármacos que afectan el metabolismo de vitamina D: 6.000 a 10.000 UI/día de vitamina D2 o D3 para alcanzar las cifras objetivo de 25OH vitamina D seguidas por dosis de mantenimiento de 3.000-6.000 UI/día.

• La dosis máxima tolerable de mantenimiento de vitamina D2 o D3 -que no debería superarse sin supervisión médica- sería 1.000 UI/día para bebés hasta los 6 meses, 1.500 UI/día para niños de 6 a 12 meses, al menos 2.500 UI/día para niños de entre 1 a 3 años, 3.000 UI/día para niños de 4 a 8 años y 4.000 UI/día para mayores de 8 años. No obstante, la propia guía reconoce que pueden ser precisas dosis de 2.000 UI/día en niños hasta un año, 4.000 UI/día para niños entre 1 y 18 años y hasta 10.000 UI/día en mayores de 18 años para corregir la deficiencia de vitamina D.

Estas recomendaciones se basan en la asunción de que la relación entre la dosis recibida de vitamina D2 y/o D3 y la respuesta de 25OH vitamina D sérica se ajusta a una recta de regresión con una relación constante en la que por cada 100 UI/día de vitamina D ingerida, 25OH vitamina D aumenta 1 ng/ml (2,5 nmol/l) .

La controversia entre las recomendaciones de la Endocrine Society y del Institute of Medicine

En los meses siguientes a la aparición de las recomendaciones del IOM y la Endocrine Society se inició una polémica que aun se mantiene y que se centra en los valores de 25OH vitamina D recomendados como diana y en el reconocimiento o no de la existencia de beneficios extra-esqueléticos de ingestiones más elevadas de vitamina D .

La diferencia fundamental entre ambas asociaciones se refiere a la población para la que se hacen las recomendaciones, que para el Institute of Medicine son personas aparentemente sanas sin patologías o déficits conocidos en los que no abundan las pruebas de beneficios, especialmente extra-esqueléticos, de ingestas elevadas de vitamina D, mientras que la Guía de Práctica Clínica de la Endocrine Society se enfocan a pacientes con osteoporosis y otras condiciones de riesgo de déficit de vitamina D por lo que parece razonable que los objetivos y dosis sean más elevados. La Endocrine Society, además, interpreta de forma más favorable las evidencias sobre los beneficios óseos, musculares y extra-esqueléticos, aunque reconoce que las pruebas sobre estos últimos no bastan para recomendar suplementos de vitamina D en la prevención o tratamiento de condiciones tales como la hipertensión arterial, la diabetes, diferentes cánceres o múltiples enfermedades autoinmunes.

Recomendaciones posteriores a la controversia Institute of Medicine-Endocrine Society

En 2012, muchos de los firmantes de la guía de práctica clínica de la Endocrine Society publican una nueva revisión de sus recomendaciones en la que se discute el mejor parámetro para definir la concentración óptima de 25OH vitamina D -probablemente mejor las concentraciones en poblaciones que mantienen hábitos de vida ancestrales como los aborígenes o los masai, el menor volumen de osteoide que los valores de PTH muy dependientes de edad, sexo y función renal entre otros-, los beneficios esqueléticos, musculares y para la salud general de concentraciones de 25OH vitamina D superiores a 30 ng/ml y se señalan las diferencias entre recomendaciones para población general sana y para pacientes osteoporóticos.

Posteriormente al cruce de artículos mencionado, se produjo la recomendación relativa al uso de calcio y vitamina D del U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) . El USPSTF es el organismo norteamericano encargado de hacer recomendaciones sobre la eficacia de servicios preventivos específicos para pacientes sin signos o síntomas de dichas patologías. Sus recomendaciones, basadas en la revisión sistemática de las publicaciones disponibles y su meta-análisis para personas sin osteoporosis ni déficit de vitamina D conocido, son:

• No hay pruebas de la eficacia de los suplementos de calcio y vitamina D para prevenir fracturas.

• Tampoco las hay para recomendar dosis mayores de 400 UI/día de vitamina D2 o D3 junto a más de un gramo de calcio en la prevención primaria de fracturas, salvo en ancianos ingresados en residencias de pacientes crónicos.

Reglas para el cálculo de la dosis de reemplazo de vitamina D

Como ya se ha comentado, el IOM y la Endocrine Society basan sus recomendaciones de reemplazo de vitamina D en distintas asunciones entre la relación existente entre la dosis de vitamina D recibida y la respuesta de 25OH vitamina D sérica (ver antes). En un estudio con ingestiones bajas de vitamina D (800 UI/día) administradas a ancianos institucionalizados durante 16 meses con hipovitaminosis D severa, la curva dosis respuesta hallada fue de 3,6 ng/ml por cada 100 UI/día, casi 4 veces superior a la predicha por la Endocrine Society. Usando la ecuación de regresión del IOM, el valor predicho fue de 26 ng/ml para la ingesta de 800 UI/día, similar al observado de 31,9 ng/ml y claramente superior al predicho por la regla de la Endocrine Society (un aumento de 8 ng/ml) .

A raíz de esta observación y con el objetivo de confirmar la adecuación de las reglas de la relación de dosis-respuesta de ambas asociaciones, se ha estudiado los 41 trabajos disponibles en los que las dosis diarias administradas eran inferiores a 2.000 UI/día, con duración mayor de 3 meses y con medidas basales y finales de 25OH vitamina D. Los cambios en ésta se compararon con los predichos por las fórmulas de la IOM, de la Endocrine Society (ver antes), así como la ecuación de regresión del Vitamin D Supplementation in Older Subjects (ViDOS) (25OHD (nmol/) = 54,5 + 24,6 x dosis/1.000 – 2,5 x dosis2/1.0002) . La constante de la relación observada fue 2,12 (1,76-2,48) ng/ml (5,3 nmol/l) por cada 100 UI/día de ingestión. Esto es, en promedio el doble de la predicha por la regla de la Endocrine Society. Las diferencias en porcentaje entre el valor esperado y el observado fueron: IOM – 7%; ViDOS + 2 y ES – 21%, por lo que los autores proponen que la regla de la Endocrine Society debería doblarse (un aumento de 2 ng/ml por cada 100 UI/día) .

En cualquier caso, la mayoría de recomendaciones de reemplazo de vitamina D hacen mención al uso de dosis diarias, semanales o mensuales puesto que recientes evidencias han demostrado que la administración de megadosis anuales de vitamina D (500.000 UI/anuales de colecalciferol) se asoció a un aumento del riesgo de caídas del 15% y de fracturas del 26% en mujeres de más de 70 años . Datos similares se han publicado en varones ancianos aparentemente sanos .

La mayoría de los datos disponibles y las recomendaciones de las sociedades científicas se basan en la administración de suplementos orales de vitamina D3 (colecalciferol) o D2 (ergocalciferol). No obstante, las formulaciones disponibles en cada país son diferentes. Un estudio en población general ha evaluado la eficacia y seguridad de la administración de 50.000 UI/mensuales de vitamina D3; en el conjunto de pacientes, la inmensa mayoría alcanzaron concentraciones superiores a 20 ng/ml y más de ¾ valores entre 20-50 ng/ml. En este estudio no se identificaron efectos adversos significativos . Por otra parte, en sujetos sanos se ha comprobado que calcifediol es entre 4 y 5 veces más efectivo que vitamina D3 para aumentar las concentraciones séricas de 25OH vitamina D , por lo que en caso de seleccionar calcifediol deben darse dosis entre 4 y 5 veces más bajas. Debe recordarse de que para obtener los beneficios para la salud de los suplementos de vitamina D está indicado mantener el tratamiento con vitamina D2, D3 o calcifediol mientras persistan los factores predisponentes al desarrollo de este déficit, lo que en la mayoría de los casos supondrá un tratamiento indefinido.

Por otra parte, si se está tratando la deficiencia de vitamina D, debemos conocer la respuesta al tratamiento, con vistas al cambio de régimen o a su intensificación. Es necesario tener en cuenta la variabilidad estacional y el uso de fármacos que pueden alterar la tasa de respuesta (como corticoides o inductores hepáticos). El control anual está indicado para ajustar la pauta de tratamiento. También recientemente se ha comunicado la posibilidad de un mayor riesgo de litiasis y de hipercalcemia mayor del esperado .

En resumen, aunque existe un acuerdo general en cuanto a la prevalencia elevada del déficit de vitamina D, especialmente en algunas poblaciones como los osteoporóticos y ancianos, hay diferencias amplias en cuanto a las dosis recomendadas de reemplazo y a su suplementación. Como norma general razonable, 800-1.000 UI/día de ergocalciferol o colecalciferol diarias o sus equivalentes semanales o mensuales pueden recomendarse. Calcifediol a dosis 4-5 veces inferiores también es una aproximación razonable. Teniendo en cuenta que hay una correlación entre el número de UIs administradas y el nivel sérico de 25OH vitamina D alcanzado, la dosis más alta de ese rango (1.000 UI/día) podría aumentar la probabilidad de que los individuos alcanzaran valores superiores a 30 ng/ml. Además, se podría considerar administrar a determinados individuos y/o en determinadas circunstancias dosis de suplementación de hasta 2.000 UI/día.

Bibliografía

2. Dawson-Hugues B, Mithal A, Bonjour JP, Boonen S, Burckhardt P, Fuleihan EH, et al. IOF position statement: vitamin D recommendations for older adults. IOF position statement: vitamin D recommendations for older adults. Osteoporos Int 2010 Jul;21:1151-4.

3. Gómez de Tejada Romero MJ, Sosa Henríquez M, Del Pino Montes J, Jodar Gimeno E, Quesada Gó»mez JM, Cancelo Hidalgo MJ, et al. Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM) y Sociedades afines. Documento de posición sobre las necesidades y niveles óptimos de vitamina D. Rev Osteoporos Metab Miner 2011;3:53-64.

4. Committee to Review Dietary Reference Intakes for Vitamin D and Calcium & Institute of Medicine. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D. The National Academies Press, 2011.

5. Aloia JF. The 2011 report on dietary reference intake for vitamin D: where do we go from here? J Clin Endocrinol Metab 2011;96:2987-96.

6. Taylor CL, Carriquiry AL, Bailey RL, Sempos CT, Yetley EA. Appropriateness of the probability approach with a nutrient status biomarker to assess population inadequacy: a study using vitamin D. Am J Clin Nutr 2013;97:72-8.

7. McKenna MJ, Freaney R, Meade A, Muldowney FP. Hypovitaminosis D and elevated serum alkaline phosphatase in elderly Irish people. Am J Clin Nutr 1985;41:101-9.

9. Holick MF, Binkley NC, Bischoff-Ferrari HA, Gordon CM, Hanley DA, Heaney RP, et al. Endocrine Society. Evaluation, treatment, and prevention of vitamin D deficiency: an Endocrine Society clinical practice guideline. J Clin Endocrinol Metab 2011;96:1911-30.

10. Swiglo BA, Murad MH, Schünemann HJ, Kunz R, Vigersky RA, Guyatt GH, et al. A case for clarity, consistency, and helpfulness: state-of-the-art clinical practice guidelines in endocrinology using the grading of recommendations, assessment, development, and evaluation system. J Clin Endocrinol Metab 2008;93:666-73.

11. Heaney RP, Holick MF. Why the IOM recommendations for vitamin D are deficient. J Bone Miner Res 2011;26:455-7.

12. Rosen CJ, Abrams SA, Aloia JFG, Brannon PM , Clinton SK, Durazo-Arvizu RA, et al. IOM Committee Members Respond to Endocrine Society Vitamin D Guideline. J Clin Endocrinol Metab 2012;97:1146-52.

13. Holick MF, Binkley NC, Bischoff-Ferrari HA, Gordon CM, Hanley DA, Heaney RP, et al. Guidelines for preventing and treating vitamin D deficiency and insufficiency revisited. J Clin Endocrinol Metab 2012;97:1153-8.

14. Moyer VA, on behalf of the U.S. Preventive Services Task Force Vitamin D and Calcium Supplementation to Prevent Fractures in Adults: U.S. Preventive Services Task Force Recommendation Statement. Ann Inter Med 2013;158:691-6.

15. GallagherJC, Sai A, Templin TII, Smith L. Dose response to vitamin D supplementation in postmenopausal women: a randomized trial. Ann Intern Med 2012;156:425-37.

16. McKenna MJ, Murray BF. Vitamin D dose response is underestimated by Endocrine Society’s Clinical Practice Guideline. Endocr Connect 2013;2:87-95.

17. Sanders KM, Stuart AL, Williamson EJ, Simpson JA, Kotowicz MA, Young D, et al. Annual high-dose oral vitamin D and falls and fractures in older women: a randomized controlled trial. JAMA 2010;303:1815-22.

18. Bleicher K, Seibel M, Cumming R, Naganathan V. (Abstract) Older Men With Either High or Low Serum 25-hydroxy Vitamin D levels have Significantly Increased Fracture Risk: Results From the Prospective CHAMP Study Congress of the American Society of Bone and Mineral Research, 2012.

19. Binkley N, Gemar D, Engelke J, Gangnon R, Ramamurthy R, Krueger D, et al. Evaluation of ergocalciferol or cholecalciferol dosing, 1,600 IU daily or 50,000 IU monthly in older adults. J Clin Endocrinol Metab 2011;96:981-8.

20. Cashman KD, Seamans KM, Lucey AJ, Stöcklin E, Weber P, Kiely M, et al. Relative effectiveness of oral 25-hydroxyvitamin D3 and vitamin D3 in raising wintertime serum 25-hydroxyvitamin D in older adults. Am J Clin Nutr 2012;95:1350-6.

21. Gallagher JC, Peacock M, Yalamanchili V, Smith LM. Effects of vitamin D supplementation in older African American women. J Clin Endocrinol Metab 2013;981137-46.

  • si es alérgico a la vitamina D3 o a cualquiera de los demás componentes de este medicamento (incluidos en la sección 6) .
  • si presenta altos niveles de calcio en sangre (hipercalcemia) o en orina (hipercalciuria).
  • si tiene piedras en los riñones (cálculos renales) o insufiencia renal grave
  • si presenta altos niveles de vitamina D en sangre (hipervitaminosis D).

Consulte a su médico o farmacéutico antes de empezar a tomar Deltius si,

  • está en tratamiento con algunos medicamentos indicados en enfermedades cardiacas (por ejemplo, glicósidos cardiacos, tales como digoxina).
  • padece sarcoidosis (enfermedad autoinmune que puede causar aumento de los niveles de vitamina D en el organismo).
  • está en tratamiento con medicamentos que contienen vitamina D o toma alimentos o leche enriquecidos con vitamina D.
  • es probable que vaya a tomar el sol mientras utiliza este medicamento.
  • adicionalmente toma suplementos que contienen calcio. Su médico deberá controlar los niveles de calcio para asegurar que no son demasiado altos mientras dure su tratamiento con Deltius.
  • padece enfermedad o daño renal. Su médico deberá controlar sus niveles de calcio en sangre y orina.
  • el médico deberá monitorizar los niveles de calcio en sangre mediante análisis de laboratorio si la ingesta diaria de vitamina D3 supera las 1.000 IUdurante un tiempo prolongado.

No se recomienda el uso de Thorens en niños y adolescentes menores de 18 años de edad.

Informe a su médico o farmacéutico si está utilizando, ha utilizado recientemente o podría tener que utilizar cualquier otro medicamento. Esto es especialmente importante si está tomando:

  • medicamentos indicados en el tratamiento de enfermedades del corazón o los riñones, tales como glicósidos cardiacos (por ejemplo digoxina) o diuréticos (por ejemplo bendroflumetazida). Cuando estos medicamentos se usan al mismo tiempo que la vitamina D3, pueden causar un aumento importante de los niveles de calcio en la sangre y la orina.
  • medicamentos que contengan vitamina D o alimentos ricos en vitamina D, como algunos tipos de leche enriquecida con vitamina D.
  • actinomicina (medicamento utilizado en el tratamiento de algunos tipos de cáncer) y antifúngicos imidazólicos (por ejemplo clotrimazol y ketoconazol, que son medicamentos utilizados en el tratamiento de enfermedades causadas por hongos). Estos medicamentos pueden interferir en el procesamiento de la vitamina D3 en el organismo.
  • los siguientes medicamentos, debido a que pueden interferir con el efecto o la absorción de la vitamina D3:

o medicamentos anti-epilépticos (anticonvulsivantes), barbitúricos.

o glucocorticoides (hormonas esteroideas como la hidrocortisona o la prednisolona) ya que podrían reducir el efecto de la vitamina D3.

o medicamentos que reducen el nivel del colesterol en la sangre (como colestiramina o colestipol).

o algunos medicamentos utilizados para perder peso mediante la reducción de la absorción de grasa corporal (por ejemplo, orlistat);

o algunos laxantes (como la parafina líquida).

Debería tomar Deltius preferiblemente en una de las comidas principales para ayudar a la absorción de la vitamina D3. Puede tomarlo solo o mezclando la solución con alimento frío o templado. Para más información ver la sección 3 “Como tomar Deltius”.

Si está embarazada o en periodo de lactancia, cree que podría estar embarazada o tiene intención de quedarse embarazada, consulte a su médico antes de utilizar este medicamento. Esta presentación de Deltius no está recomendada durante el embarazo y la lactancia por su alta dosis de vitamina D3.

DELTIUS Sol. oral 10000 UI/ml   

Siga exactamente las instrucciones de administración de este medicamento indicadas por su médico. En caso de duda, consulte de nuevo a su médico o farmacéutico.

Agitar antes de usar.

Deltius debe tomarse preferiblemente con las comidas principales.

Este medicamento tiene un sabor a aceite de oliva. Deltius puede tomarse solo o mezclando la cantidad de gotas recetadas con una pequeña cantidad de alimento frío o templado inmediatamente antes de su ingesta. Debe asegurarse de tomar la dosis completa.

Uso en adultos

Dosis recomendadas para la deficiencia de vitamina D y como complemento de la medicación específica para la pérdida ósea (osteoporosis) es de 3-4 gotas (600 IU – 800 UI) al día.

Para el tratamiento de la deficiencia de vitamina D, la dosis suele ser de 4 gotas (800 UI) al día. Dosis más altas deben ajustarse dependiendo de los niveles séricos deseados de 25-hidroxicolecalciferol (25 (OH) D), la gravedad de la enfermedad y la respuesta del paciente al tratamiento.

La dosis diaria no debe exceder las 4.000 UI (20 gotas al día).

Uso en niños y adolescentes

Para la prevención de la deficiencia de vitamina D en niños (de 0 a 11 años) con riesgo identificado, la dosis recomendada es de 2 gotas (400 UI) por día. Para la prevención en adolescentes (de 12 a 18 años) con riesgo identificado, la dosis recomendada es 3-4 gotas (600-800 UI) por día.

Para el tratamiento de la deficiencia de vitamina D en niños (de 0 a 11 años) y adolescentes (de 12 a 18 años), la dosis debe ser ajustada dependiendo de los niveles séricos deseables de 25-hidroxiclolecalciferol (25 (OH) D), la gravedad de la enfermedad y la respuesta del paciente al tratamiento. La dosis diaria no debe exceder de 1000 UI al día para niños menores de 1 año, 2000 UI al día para niños de 1 año a 10 años de edad, y 4000 UI al día para adolescentes

En niños, Deltius puede mezclarse con una pequeña cantidad de alimento para niños, yogur, leche, queso u otros productos lácteos. No añada Deltius a biberones de leche u otros recipientes con alimentos que el niño no vaya a ingerir por completo ininterrumpidamente, a fin de evitar que el niño no tome la dosis completa. Debe asegurarse de que el niño tome la dosis completa. En casos de niños que hayan superado la etapa de lactancia, la dosis prescrita debe ser administrada junto con alguna comida principal.

No almacenar ningún producto ni alimento que contenga Deltius para ser utilizado posteriormente o en la comida siguiente.

Uso durante el embarazo y la lactancia

La dosis recomendada es de 400 UI/día (2 gotas). Podrían necesitarse dosis mayores tras la confirmación de la deficiencia de vitamina D, pero no debe tomar más de lo que le recomiende su médico.

Instrucciones de uso:

El envase contiene un frasco y un gotero dosificador. El frasco se encuentra sellado con un cierre de plástico a prueba de niños. El gotero está protegido mediante un anillo de plástico. Para utilizar el medicamento agite el frasco antes de usar y siga las instrucciones siguientes:

  1. Para abrir el frasco, presionar el tapón hacia abajo y girar al mismo tiempo (ver Figura 1);
  2. desenrosque el envase de plástico que contiene el gotero dosificador (ver Figura 2);
  3. Insertar el gotero en el frasco para extraer el contenido. Poner en una cuchara el número de gotas recetadas;
  4. para cerrar el frasco, extraer el gotero dosificador del frasco y volver a poner el tapón original al frasco (ver Figura 3);
  5. con cuidado, devuelva el gotero dosificador a su envase de plástico y enrosquelo;
  6. coloque tanto el frasco como el gotero dosificador en su caja original.

Figura 1

Figura 2

Figura 3

Si toma más Deltius del que debe

Deje de tomar el medicamento y llame a su médico o farmacéutico inmediatamente si usted o su hijo toman más cantidad de este medicamento que la recetada por su médico. Si no es posible hablar con el médico, vaya al hospital más cercano y lleve consigo el envase con el medicamento.

También puede consultar al Servicio de Información Toxicológica, teléfono 915620420, indicando el medicamento y la cantidad tomada.

Los síntomas más frecuentes en caso de sobredosis son: náuseas, vómitos, sed excesiva, producción excesiva de orina durante unas 24 horas, estreñimiento y deshidratación y niveles elevados de calcio en la sangre y en la orina (hipercalcemia e hipercalciuria) en los análisis clínicos.

Si olvidó tomar Deltius

Si se olvida de tomar una dosis de Deltius, tome la próxima dosis lo antes posible. Posteriormente, tome la siguiente dosis a la hora habitual. No obstante, si se encuentra muy cerca de la hora de la siguiente dosis, no tome la dosis olvidada y, en su lugar, tome la siguiente dosis a la hora habitual.

No tome una dosis doble para compensar las dosis olvidadas.

Si tiene cualquier otra duda sobre el uso de este medicamento, pregunte a su médico o farmacéutico.

Los profesionales sanitarios llevamos años (muchos años en realidad) recomendando a los padres y madres que hagan vida fuera de casa, que paseen, que jueguen al aire libre, que caminen más, etc., para que los niños hagan más vida en el exterior, puedan tener más juego libre, y de paso, tengan unos niveles óptimos de vitamina D (la vitamina que sintetizamos al tener la piel en «contacto» con la luz solar).

A pesar de ello, y porque los tiempos han cambiado y también nuestras costumbres, se ha visto que son muchos los bebés españoles que tienen déficit de vitamina D y por eso hace unos años se realizó la recomendación a nivel estatal de suplementar a los bebés recién nacidos con vitamina D, al menos hasta los 12 meses de vida.

En la actualidad son mayoría los bebés que están tomando dicho suplemento, pero los hay que no lo hacen por asociarse el suplemento de vitamina D a los cólicos del lactante: ¿Es cierto que puede pasar? ¿Qué puede hacerse entonces?

¿Por qué necesita mi bebé vitamina D?

Esta es una de las preguntas que se hacen muchos padres que tienen más de un hijo. Cómo es posible que ahora haya que dar vitamina D a los bebés, todos los días, si con los hermanos mayores nadie les recomendó que lo hicieran.

La respuesta es clara: porque por entonces se pensaba que era suficiente con recomendar salir a la calle todos los días, y al verse que no era así, se decidió iniciar la suplementación. No es que a los bebés de ahora no les haga falta (aunque habrá casos en que no sea necesaria), sino que a los que fueron bebés hace unos cuantos años, ahora niños mayores, probablemente si les habría ido bien.

Pero voy a explicar por qué: aunque todavía no se conocen todas las consecuencias del déficit de vitamina D (cada poco tiempo se descubren nuevos datos al respecto), se conocen ya unas cuantas que hacen que sí sea recomendable que un bebé no tenga carencias de vitamina D:

  • Riesgo de raquitisimo: la falta de vitamina D provoca que los huesos queden débiles y blandos.
  • Riesgo de caries: aunque aún no está clara la relación, son varios los estudios que muestran que hay más caries cuando los niveles de vitamina D son más bajos.
  • Riesgo de afectación del desarollo: se ha asociado el déficit de vitamina D de la mujer embarazada a un riesgo mayor de que el bebé tenga dificultades en el desarrollo del lenguaje. También hay estudios que están empezando a asociarlo con el trastorno del espectro autista.
  • Riesgo de enfermedades pulmonares: parece haber un mayor riesgo de bronquiolitis y de asma.
  • Riesgo de enfermedades cardiovasculares: los niños tienen un mayor riesgo de enfermedades de corazón si tienen bajos niveles de vitamina D.

¿Cuál es la recomendación entonces?

Un artículo publicado el pasado mes de junio de 2016 en la revista Evidencias en Pediatría analizó la evidencia y las recomendaciones, y concluyó lo siguiente:

Hasta que se disponga de nuevos datos, parece adecuado que se sigan las recomendaciones de utilizar suplementos de vitamina D a dosis de 400 UI/día en niños de grupos de alto riesgo, como lactantes menores de dos años, lactantes que nacieron prematuros, niños que viven en África, Asia o el Medio Oriente o los niños de piel oscura que viven en regiones con escasa luz solar.

En cualquier caso, la recomendación actual en España se basa en la evidencia anterior y está establecida de la siguiente manera:

  • Los bebés amamantados menores de un año reciben** un suplemento de 400 UI/día de vitamina D**. En caso de que acaben tomando leche artificial seguirán con ello hasta que tomen 1 litro diario de fórmula adaptada enriquecida con vitamina D.
  • Los bebés que tomen leche de fórmula enriquecida con vitamina D, pero que no lleguen al litro diario, recibirán 400 UI/día hasta que cumplan 1 año.
  • Los niños mayores de un año o adolescentes que no tengan factores de riesgo de déficit de vitamina D (nutrición pobre, piel oscura, poca exposición al sol por costumbre o por vestir muy tapado, uso reiterado de crema solar con factor superior a 8, enfermedades crónicas o tratamientos que alteren la síntesis de vitamina D) y que no obtengan 400 UI/día de vitamina D con la alimentación (una ración de cereales contiene 40 UI, una yema de huevo 40 UI, un litro de leche enriquecida) deben recibir igualmente un suplemento de 400 UI/día.
  • Los niños prematuros menores de un año de edad corregida deben tomar 200 UI/kg/día hasta un máximo de 400 UI/día.

¿La vitamina D produce cólicos?

Aunque son minoría, son varias las madres que me han explicado que tienen la sensación de que al dar vitamina D al bebé aumentan los episodios de cólicos, es decir, de llanto inconsolable del bebé. Por esta razón, muchas de ellas han decidido dejar de darlo por iniciativa propia o por indicación de algún profesional (he oído hablar de pediatras y de fisioterapeutas que lo recomiendan), apreciando cierta mejoría tras llevar a cabo dicha acción.

Aunque he estado buscando evidencia al respecto, no he sido capaz de encontrar estudios que hablen de dicha asociación. Observando la ficha técnica de los dos preparados más habituales en España tampoco se explica dicho síntoma. En la sección dedicada a los efectos secundarios de «Vitamina D3 Kern Pharma 2.000 UI/ml solución oral» leemos:

Al igual que todos los medicamentos, este medicamento puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran. No suelen producirse reacciones adversas a las dosis habituales. La administración excesiva de vitamina D, bien como sobredosis aguda o administrada durante un período largo de tiempo, puede causar toxicidad grave por hipercalcemia. También pueden aparecer hipercalciuria, anorexia (falta de apetito), cefalea (dolor de cabeza), vómitos y diarrea. Los lactantes que reciben cantidades excesivas de vitamina D pueden tener molestias gastrointestinales, fragilidad ósea y retrasos en el crecimiento.

Sí, hablan de molestias gastrointestinales, pero en caso de cantidades excesivas.

Por su parte, en la ficha técnica de «DELTIUS 10.000 UI/ml gotas orales en solución» leemos lo siguiente:

Al igual que cualquier otro medicamento, Deltius puede producir efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran. Los posibles efectos adversos asociados al uso de Deltius pueden ser:

De hecho, en el caso de este último me extraña mucho más que se asocie con cólicos del lactante porque su composición es colecalciferol (vitamina D3) y aceite de oliva, y en los bebés se administran solo dos gotas por vía oral, cada 24 horas.

«Pero es que al mío de verdad que le produce cólicos»

Aunque como digo no hay datos de que exista dicha asociación, y parece probable que sea una sensación de los padres, que achacan los cólicos habituales de los bebés (antes de dar vitamina D los bebés ya tenían cólicos en las primeras semanas y meses de vida) al consumo de dicha vitamina, hay padres que han visto mejoría en sus bebés al retirarla, al dejar de dársela al bebé.

Este dato es poco significativo, en realidad, porque la mayoría de padres no llevan a cabo esa única estrategia, sino que prueban con eso y con muchas cosas más: empiezan a cogerlo más en brazos por el día, les dan masajes, utilizan algún portabebé, le dan algún probiótico, etc., y al final es difícil saber cuál es la razón de que lloren menos, si el haber dejado la vitamina D, los masajes, el porteo, o un poco de cada cosa.

Y si fuera cierto, ¿cuál sería la solución?

Pongamos que se sospecha relación entre la vitamina D y los cólicos del bebé. Lo ideal sería comentarlo con el pediatra, que probablemente indicará retirarla unos días para ver si hay mejoría, y si la hay, volverla a dar para ver si los llantos vuelven a aumentar.

En caso de que esto suceda, se puede disminuir la dosis hasta encontrar aquella en que el bebé está bien: del preparado de Kern se recomiendan 6 gotas diarias, así que podría empezarse con una gota al día e ir aumentando para ver qué tal le sienta al bebé; en el caso de dar Deltius, que son 2 gotas al día, sólo se puede disminuir a 1 gota.

Otra opción es, si la mamá amamanta al bebé, hacer llegar la vitamina D a través de la leche materna, suplementando la dieta de la madre. En 2015, un estudio demostró que las mujeres que toman un suplemento de vitamina D de 6.400 UI al día logran satisfacer los requisitos de sus bebés amamantados, siendo una alternativa válida al suplemento de 400 UI que se recomienda a los bebés.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Tomar vitamina D en el embarazo ayuda a prevenir caries en los niños, Vitamina D en el embarazo para mejorar el desarrollo óseo del bebé, (Muere en Francia un bebé de 10 días tras tomar el suplemento de vitamina D)

Portal del Medicamento

El pasado 11 de febrero de 2014, NPS MedicineWise ha publicado un interesante artículo donde tratan de responder, realizando un análisis de los últimos estudios publicados, a si el déficit de vitamina D es causa o consecuencia de la enfermedad.

La vitamina D es una vitamina liposoluble considerada como un micronutriente esencial involucrado en la regulación de la homeostasis mineral protegiendo la integridad de los huesos y modulando el crecimiento y diferenciación celular en gran variedad de tejidos.

En el riñón, la 25-hidroxi vitamina D (25(OH) D) se transforma en una forma activa de la vitamina, la cual ayuda a controlar los niveles de fosfato y calcio en el cuerpo. El nivel de 25(OH) D es la forma más precisa de medir la cantidad de vitamina D presente en el organismo obtenida tanto de la dieta como de la exposición solar y de la conversión de los depósitos adiposos hepáticos.

No están claros los niveles séricos de 25(OH) D que se asocian al déficit de vitamina, a salud ósea y a estado de salud óptimo, pero en el año 2011 el Institute of Medicine (IOM) emitió un informe donde se establece que niveles de 25(OH) D de 20 mg/ml cubrirían los requerimientos del 97,5% de la población siendo este valor útil para los profesionales sanitarios en el manejo de los pacientes en la práctica clínica.

La principal fuente de vitamina D proviene de la exposición solar y sólo una pequeña parte proviene de alimentos como los pescados grasos (arenque, caballa, salmón), yema de huevo, carne y algunos alimentos enriquecidos como las leches o los zumos. Existen factores que pueden influir en los niveles de vitamina D como es la exposición solar (tiempo de exposición, estación del año, superficie corporal expuesta, latitud, factores climatológicos), enfermedades asociadas con malabsorción de grasas (enfermedad inflamatoria intestinal, celiaquía, colestasis hepática) y la utilización de determinados fármacos (principalmente antiepilépticos, rifampicina, colestiramina, orlistat). Además, niños alimentados exclusivamente con lactancia materna, ancianos institucionalizados y personas con obesidad son grupos poblacionales de riesgo.

Un gran número de estudios epidemiológicos han tratado de asociar niveles bajos de vitamina D con enfermedades como cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, demencia, enfermedades autoinmunes y del sistema esquelético, pero realmente esta relación causal no está clara.

Dos estudios publicados recientemente en The Lancet Diabetes and Endocrinology analizaron la evidencia que relacionaba la deficiencia de vitamina D con el desarrollo de enfermedades y si los suplementos de vitamina D mejoraban los resultados en salud llegando a la conclusión de que la suplementación con vitamina D no mejora la enfermedad ni los resultados clínicos.

1. Vitamin D status and ill health: a systematic review (290 estudios prospectivos de cohortes y 172 ensayos randomizados controlados)

En general, los estudios prospectivosconfirman la fuerte asociación entre niveles bajos de vitamina D y enfermedad cardiovascular, trastornos en el metabolismo de la glucosa, enfermedades infecciosas, trastornos del estado de ánimo y demencia.

A pesar de lo anterior, no se encontraron resultados significativos de mejora de ninguna de las enfermedades o trastornos anteriores utilizando suplementos de vitamina D, si bien en personas mayores dicha suplementación parece reducir la mortalidad por cualquier causa, pero curiosamente este beneficio sólo se observa con dosis bajas de suplementación.

2. The effect of vitamin D supplementation on skeletal, vascular, or cancer outcomes: a trial sequential meta-analysis

Los resultados del meta-análisis tradicional mostraron que los suplementos compuestos sólo por vitamina D no modifican el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares, cáncer o fracturas en población general. Los suplementos con vitamina D y calcio parecen reducir el riesgo de fracturas de cadera en pacientes institucionalizados.

También parece existir un pequeño efecto positivo, aunque incierto, de la suplementación sobre la mortalidad por cualquier causa, resultado que está en consonancia con la conclusión de la revisión sistemática.

El análisis secuencial realizado para investigar si la administración de suplementos de vitamina D reduce el riesgo en resultados clínicos de enfermedades esqueléticas y no esqueléticas y, principalmente, para predecir si la realización de más estudios podrían sugerir resultados diferentes, concluyó que en la realización de estudios adicionales es poco probable encontrar un efecto positivo suficiente como para poder modificar las conclusiones.

Una de las posibles razones por las que estas dos revisiones no encontraron una relación positiva entre la administración de suplementos de vitamina D y la reducción del riesgo de determinadas enfermedades, podría ser que el déficit de vitamina D es una consecuencia y no una causa de la enfermedad. Si esto fuera así, la suplementación para corregir el déficit de vitamina no mejoraría el estado de la enfermedad y por tanto no sería beneficioso para la salud.

Si bien existe controversia sobre el papel de los suplementos de vitamina D en la prevención de patologías no óseas, el déficit severo de vitamina D afecta a aproximadamente un 4% de la población y sigue siendo un problema grave que ha demostrado que puede dar lugar a diversas patologías óseas como la osteomalacia y el raquitismo.

En un estudio realizado en España en población ambulatoria mayor de 64 años y sin factores de riesgo conocidos de hipovitaminosis, la prevalencia de hipovitaminosis (definida como niveles de 25 hidroxivitamina-D (25(OH) D) ‹ 25ng/ml) fue del 87%.

Un déficit severo de vitamina ha de ser detectado y tratado mediante suplementación. Las recomendaciones hablan del uso de 3.000-5.000 UI diarias durante 8-12 semanas seguido de un tratamiento continuo con 1.000-2.000 UI al día en casos de deficiencias moderadas a severas.

No se recomienda realizar un cribado poblacional de déficit de vitamina D sino que solamente está recomendado realizar el test en aquellas personas con alto riesgo de deficiencia.

En el año 2013 el Royal College of Pathologist de Australia (RCPA) declaró que los análisis de vitamina D deben realizarse:

-en personas con riesgo de déficit de vitamina D, siendo el examen de 25-hidroxi vitamina D la forma más precisa de medir qué cantidad de vitamina D está presente en el organismo.

-actualmente no se recomienda la realización de un cribado rutinario en adultos (incluyendo mujeres embarazadas), niños y niños con déficit de vitamina D.

Boletín Farmacológico

Intoxicación con vitamina D: dosis, presentación clínica y abordaje terapéutico.

Dra. Camila Ramos, Dra. Carolina Amigo, Br. Stefano Fabbiani, Dra. Stephanie Viroga, Dra. Noelia Speranza.
Centro de Información de Medicamentos, Departamento de Farmacología y Terapéutica.
Prof. Dr. Gustavo Giachetto.
Clínica Pediátrica C, Facultad de Medicina, UdelaR.

Descargar Pdf

La suplementación con vitamina D en niños a las dosis adecuadas y supervisada por el médico tratante es fundamental para prevenir el desarrollo de raquitismo.
La vitamina D es una vitamina altamente liposoluble que puede presentarse como vitamina D2 o ergocalciferol, o como vitamina D3 o colecalciferol. Ambas se producen a partir de precursores por radiación ultravioleta de la luz solar. El ergocalciferol se produce en las plantas y por el ser humano es absorbida a partir de los alimentos, mientras que el colecalciferol, la forma de origen animal de la vitamina D, es sintetizada en la piel a partir del precursor 7-deshidrocolesterol. El colecalciferol no es biológicamente activo, debiendo hidroxilarse en dos oportunidades, la primera a nivel hepático con producción de 25-hidroxicolecalciferol (25-(OH)D3), y posteriormente a nivel renal, dando lugar al metabolito activo, 1,25-dihidroxicolecalciferol (1,25-(OH)D3), más conocido como calcitriol. El alfacalcidiol, o 1α-hidroxicolecalciferol, es un metabolito sintético de la vitamina D, que requiere hidroxilación hepática pero no la acción de la hormona paratiroidea ni del riñón, y por lo tanto puede ser utilizado en pacientes con hipoparatiroidismo o enfermedad renal grave. La fracción de vitamina D que se mide en el organismo es la 25-(OH)D3, siendo su concentración plasmática deseable por encima de 20-30 ng/ml.
La principal función de la vitamina D es mantener la homeostasia del calcio y el fósforo favoreciendo la mineralización ósea. Para esto estimula la absorción intestinal de calcio, la incorporación de calcio en el osteoide y la liberación de calcio del tejido óseo. En el intestino delgado, promueve la captación de calcio y estimula el transporte activo y pasivo de fosfato. A nivel renal, inhibe la excreción de calcio y fosfato al favorecer la reabsorción tubular. Inhibe la producción de hormona paratiroidea (PTH) en la glándulas paratiroides, directamente y por aumento en la absorción de calcio.
El déficit de vitamina D se asocia a raquitismo en niños y osteomalacia en adultos. Estas patologías se caracterizan por déficit en la mineralización ósea, lo cual aumenta la predisposición a fracturas. Además, el déficit de fosfato puede producir síntomas miopáticos, con debilidad muscular proximal. Los niños raquíticos pueden presentar deformidades óseas (genu valgo o varo, deformidades craneales y costales), alteraciones dentarias y retraso de crecimiento. La gravedad de estas manifestaciones hace que sea imprescindible identificar las poblaciones susceptibles de presentar déficit de vitamina D y realizar un aporte suplementario adecuado.
Las indicaciones aprobadas por la Agencia Española de Medicamentos (AEMPS) para la vitamina D son la prevención y el tratamiento del raquitismo en niños y la osteomalacia en adultos, la prevención del raquitismo en niños prematuros, la prevención de la deficiencia de vitamina D en niños y adultos con riesgo identificado, y la prevención de la deficiencia de vitamina D en niños y adultos con malabsorción.
Las pautas de Atención Pediátrica del Ministerio de Salud – Normas Nacionales de Diagnóstico, Tratamiento y Prevención publicadas en 2014 – recomiendan administrar vitamina D en dosis de 400 UI a todos los niños durante el primer año de vida y continuar con suplementos de vitamina D hasta los 2 años en niños nacidos en los meses de invierno, prematuros, quienes tuvieron retardo del crecimiento intrauterino, gemelares y aquellos de raza negra, o cuando existen enfermedades que comprometan la absorción de nutrientes (por ejemplo fibrosis quística y colestasis). También independientemente de la edad, si el niño recibe antiepilépticos, corticoides en forma crónica, tiene obesidad mórbida o afecciones cutáneas que impiden tomar sol o no se expone al sol por diversas razones. Luego de los dos años, la fuente de vitamina D se obtiene por exposición solar con los cuidados dermatológicos necesarios.
La vitamina D y sus metabolitos se absorben en el intestino delgado. Esta absorción disminuye con la edad y en caso de patologías intestinales o biliares. En el plasma se une a la globulina alfa. La semivida de la 25-(OH)D3 es de 2-3 semanas y la del 1,25(OH)D3 es de 5-8 horas, pero debido a su carácter liposoluble, se almacena en el hígado y el tejido adiposo, desde donde es lentamente liberada, lo que prolonga los efectos. La vida media en el tejido adiposo puede ser hasta 8 semanas. En casos de hipercalcemia las concentraciones pueden permanecer altas por varios meses.

En Uruguay, se encuentra disponible para administración vía oral presentaciones de alfacalcidiol (cápsulas 0,25 µg; marca comercial Alfacalcidol), calcitriol (cápsulas de 0,25 µg; marcas comerciales Rocantrol®, Vitadia®) y colecalciferol en comprimidos y soluciones (Tabla 1).
Tabla 1. Presentaciones farmacéuticas de colecalciferol registradas por el MSP en Uruguay

Laboratorio

Presentación

Concentación

Nombre comercial

Good Natural – Natural Life

comprimidos

400 UI/comp

Vitamina D3 400 UI®

Spefar

comprimidos

800 UI/comp

Mulsi D3 800®

Spefar

comprimidos

2.000 UI/comp

Mulsi D3 2000®

Spefar

comprimidos

5.000 UI/comp

Mulsi D3 5000®

Celsius

comprimidos

1.000 UI/comp

Viosterol 1000®

Celsius

comprimidos

5.000 UI/comp

Viosterol 5000®

Gador

comprimidos

800 UI/comp

Detres®

Gador

comprimidos

2000 UI/comp

Detres 2000®

Gador

comprimidos

5000 UI/comp

Detres 5000®

Dispert

Solución (Gotas)

1.600 UI/ml

(32 gotas/ml)

D3 Vitex

Spefar

Solución (Gotas)

1.600 UI/ml (32 gotas/ml)

Mulsi D3®

Celsius

Solución (Gotas)

1.600 UI/ml

(32 gotas/ml)

Viosterol®

Celsius

Emulsión (Gotas)

5.600 UI/ml

(28 gotas/ml)

Viosterol forte®

Sanofi

Solución (Gotas)

5.600 UI/ml

(28 gotas/ml)

Nuctis D®

Brandt

Solución

50.000 UI/ml

Tresvit D®

Spefar

Emulsión

60.000 UI/ml

Mulsiferol®

El exceso de vitamina D provoca hipercalcemia, que puede afectar gravemente a los tejidos blandos y a los riñones. Los lactantes y niños pequeños son más susceptibles a las intoxicaciones, aunque el límite de toxicidad para esta población puede ser variable. Clásicamente se establece en 1.000 UI diarias para menores de 1 año y 2.000 UI diarias para niños más grandes. Según la Sociedad de Endocrinología de Estados Unidos la intoxicación se define por concentraciones séricas mayores a 150 ng/mL (375 nmol/L)
Debido a que el colecalciferol es un profármaco, la susceptibilidad de intoxicación puede variar de acuerdo a la dotación genética que define el grado de hidroxilación de cada individuo.
Los síntomas de hipercalcemia son variados y en ocasiones poco específicos. Pueden incluir anorexia, sed, náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea, dolor abdominal, debilidad muscular, fatiga, trastornos mentales, polidipsia, poliuria, dolores óseos, nefrocalcinosis, cálculos renales y, en casos graves, arritmias cardiacas. Una hipercalcemia extrema puede tener como consecuencia el coma y la muerte. Los niveles persistentemente elevados de calcio pueden provocar lesiones renales irreversibles y calcificación de tejidos blandos. La sobredosificación crónica en niños, además, puede producir retardo mental y retardo del crecimiento. La hipertensión arterial es un efecto tóxico raro pero puede permanecer enmascarado por largo tiempo antes de presentar efectos en órganos diana. La administración crónica de vitamina D (semanas a meses) de 2.000 a 4.000 UI en niños y 20.000 a 60.000 UI en adultos, produce síntomas de hipercalcemia.
Una revisión publicada en 2014 sobre el riesgo de toxicidad por vitamina D en niños que reciben suplementación de esta vitamina refiere que las intoxicaciones por esta vitamina son raras, aunque su incidencia es incierta por falta de estudios sistematizados. Las mismas pueden estar vinculadas a errores en suplementación de alimentos (aceite, leche, fórmulas infantiles, etc), ingesta accidental u ocasional de altas dosis, prescripción de dosis excesivas, errores en dispensación con preparados de dosis mayores, mala interpretación de los padres sobre las dosis prescritas. La falta de estandarización en las dosis contenidas en los preparados de vitamina D podría vincularse a dificultades en el manejo de esta vitamina. En niños asintomáticos con intoxicación por vitamina D se sugiere el control estricto de los síntomas así como la determinación de la concentración de 25-(OH)D3 y calcio hasta que sus niveles desciendan; y en los que presentan síntomas y/o signos realizar tratamiento sintomático.
El tratamiento de intoxicación por vitamina D está guiado por las manifestaciones clínicas y la severidad de la hipercalcemia. El tratamiento de la hipercalcemia consiste en interrumpir el tratamiento con vitamina D y realizar rehidratación. También si está presente, se debe interrumpir el tratamiento con diuréticos tiazídicos, litio, vitamina A y glucósidos cardíacos. En función de la gravedad, se deberá considerar el tratamiento aislado o combinado con diuréticos de asa, bifosfonatos, calcitonina y corticosteroides. Se deben monitorizar los electrolitos séricos, la función renal, la diuresis, y vigilar el electrocardiograma. Los pacientes con hipercalcemia <14 mg/dl (3.5 mmol/L) pueden no requerir tratamiento inmediato excepto que tengan clínica de toxicidad. En estos casos se debe restringir el calcio exógeno y realizar una terapia de hidratación y diuresis. Con valores de calcio >14 mg/dl se requieren terapias más agresivas que incluyan el uso de glucocorticoides, calcitonina y bifosfonatos.
La elaboración de protocolos de actuación clínica en caso de intoxicación deben ser establecidos en función de las diferentes situaciones clínicas para el manejo en agudo y seguimiento a largo plazo y en conjunto entre los médicos tratantes, toxicólogos y autoridades sanitarias.
Para evitar errores de medicación y el consiguiente potencial riesgo de intoxicación es necesario hacer un adecuado diagnóstico de los mismos y tomar acciones en consecuencias para evitar que se repitan. La Organización Mundial de la Salud define error de medicación a cualquier acontecimiento evitable en el que la dosis de medicamento que recibe el paciente difiere de la recetada por el prescriptor o de la que establecen las políticas y procedimientos del hospital. El error puede provocar reacciones adversas al medicamento, fracaso terapéutico o no generar daño. Los errores pueden ocurrir en cualquier etapa del proceso terapéutico, desde la prescripción, la dispensación o la administración. Algunos ejemplos de errores de medicación son cuando no se administra el medicamento recetado, se administra un medicamento no recetado, o a un paciente equivocado, o a una dosis o potencia equivocada, o mediante una forma farmacéutica equivocada, por una vía de administración equivocada, o tasa de administración equivocada, momento de administración, pauta posológica o duración equivocada del tratamiento, preparación errónea de una dosis, técnica de administración incorrecta, o se administra un medicamento a un paciente que presenta una alergia conocida.
Sin duda la gestión de los riesgos potenciales asociados a la intoxicación por vitamina D deben adecuarse a las causas subyacentes. Todos los actores de la cadena del medicamento pueden contribuir a evitarlos. La educación a la población sobre la importancia de informarse, entender las prescripciones, revisar los rotulados; la educación médica continua a los profesionales de la salud; la actualización de las guías de prevención y tratamiento a nivel nacional y la adecuada rotulación e identificación de las diferentes presentaciones farmacéuticas de vitamina D, constituyen sin dudas acciones importantes con este fin.
Referencias.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *