Halogenos de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo son bombillas fluorescentes compactas que funcionan de forma parecida a los fluorescentes de tubo de toda la vida, pero con la diferencia que, a parte de su bajo consumo, son frías, usan entre un 50% y un 80% menos de energía (produciendo la misma cantidad de luz), y duran más.

Más o menos, un 25% de la energía que se consume en un hogar va destinado a la iluminación y, en la actualidad, con todos los avances que ha habido, las bombillas de bajo consumo y las bombillas LED (diodo emisor de luz) cubren muy bien las necesidades de cualquier vivienda y además son ventajosas a la hora de ahorrar en tu factura de la luz.

Contenidos

La iluminación que menos gasta

El precio medio de las bombillas de bajo consumo está en los 3,5 EUR aproximadamente, mientras que las bombillas LED cuestan de medio 7 EUR. Sin embargo, hay que matizar que una bombilla LED dura mucho y consume muy poco. Se estima que tiene una vida que se acerca a las 70.000 horas, es decir, pueden durar hasta 50 años. Así que su precio elevado en comparación compensa a largo plazo.

Diferencias entre ambas

Lo más importante es que la gran diferencia entre las bombillas de bajo consumo y las bombillas LED es que éstas últimas no contienen ningún elemento tóxico y alcanzar el 100% del rendimiento desde que las encendemos. En definitiva, resultan más eficientes energéticamente a largo plazo y menos contaminantes; además transforman hasta el 98% de su energía en luz y sólo un 2% en calor. Por su lado, las bombillas de bajo consumo tienen que ser recicladas, con tratamiento de residuos peligrosos, algo que se desconoce en general. Su funcionamiento, además, conlleva una reducción de emisión de calor elevada.

Más desventajas

La primera es que contienen un gas con una porción pequeña de mercurio (de los 3 a los 6 mg). Esto es precisamente lo que las convierte en un residuo peligroso. De ahí que tengan que ser entregadas en puntos especiales para reciclarlas.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Aunque la mayoría ya utilizamos bombillas de bajo consumo en casa, las bombillas LED siguen reduciendo su precio drásticamente, así que muchos nos hemos planteado: ¿Merece la pena cambiar pasarme a iluminación LED si ya tengo bombillas de bajo consumo? Para responder a la pregunta, hemos preparado esta comparativa de bombillas LED vs bajo consumo.

Bombillas LED vs Bajo consumo: los números

Empezaremos suponiendo una vivienda tipo de 3 dormitorios, salón-comedor, cocina, dos baños y terraza. Con una iluminación de bajo consumo como la siguiente, este es el gasto eléctrico en el que incurrimos:

Estancia Iluminación Potencia instalada Uso medio Gasto diario
Salón 3 bombillas de 20 W
2 bombillas de 10 W
80 W 3 h/día 0,24 kWh
Cuarto de baño 2 bombillas de 15 W
3 bombillas de 10 W
60 W 2 h/día 0,12 kWh
Aseo 2 bombillas de 15 W 30 W 2 h/día 0,06 kWh
Dormitorios 2 bombillas de 20 W
2 bombillas de 10 W
1 bombilla de 15 W
75 W 2 h/día 0,15 kWh
Cocina 4 bombillas de 15 W
2 bombillas de 20 W
100 W 4 h/día 0,4 kWh
Pasillo 4 bombillas de 10 W 40 W 2 h/día 0,08 kWh
Terraza 2 bombillas de 10 W 20 W 1 h/día 0,02 kWh
Total 405 W 1,07 KWh

Ahora, si sustituimos por iluminación LED, este sería nuestro gasto eléctrico medio:

Estancia Iluminación Potencia instalada Uso medio Gasto diario
Salón 3 bombillas de 13 W
2 bombillas de 6 W
51 W 3 h/día 0,153 kWh
Cuarto de baño 2 bombillas de 10 W
3 bombillas de 6 W
38 W 2 h/día 0,076 kWh
Aseo 2 bombillas de 10 W 20 W 2 h/día 0,04 kWh
Dormitorios 2 bombillas de 13 W
2 bombillas de 6 W
1 bombilla de 10 W
48 W 2 h/día 0,096 kWh
Cocina 4 bombillas de 10 W
2 bombillas de 13 W
66 W 4 h/día 0,264 kWh
Pasillo 4 bombillas de 6 W 24 W 2 h/día 0,048 kWh
Terraza 2 bombillas de 6 W 12 W 1 h/día 0,012 kWh
Total 259 W 0,69 KWh

Si comparamos ambas tablas, veremos que el ahorro es significativo porcentualmente, pero no tanto económicamente, ya que el ahorro diario, suponiendo un coste por kWh de 0,14 €, es de sólo cinco céntimos, lo que supone 1,50 € al mes, 18 € al año.

Tipo iluminación Potencia instalada Gasto diario (kWh) Gasto diario aprox* (€)
Bajo consumo 405 W 1,07 kWh 0,15 €
LED 259 W 0,69 kWh 0,10 €
Ahorro 36 % 0,38 kWh 0,05 €

Ese escaso ahorro implica que para amortizar la sustitución de toda la iluminación harían falta 11 años, ya que su coste sería de aproximadamente 200 € (orientativamente, 10 € por las bombillas de 13 W, 7 € por las de 10 W y 5 € por las de 6 W).

Conclusiones: ¿Qué bombillas consumen menos?

Por lo tanto, podemos concluir que no merece la pena cambiarnos a la iluminación LED si ya tenemos bombillas de bajo consumo en casa, ya que aunque es cierto que ofrecen un consumo aún menor, no es suficiente para justificar económicamente el cambio.

Lo que sí merece la pena es comprar bombillas LED cuando se fundan las bombillas de bajo consumo, ya que aunque su precio es ligeramente mayor, no solo consumen menos, sino que ofrecen una durabilidad mucho mayor (25.000 horas frente las 5000 de las de bajo consumo), obtienen su máxima luminosidad instantáneamente y no se deterioran por sucesivos apagados y encendidos.

En Naranja | ¿Cuánto ahorro supone la iluminación LED y los electrodomésticos A+++?

Ahorrar en electricidad

Cómo ahorrar luz: bombillas LED o de ‘bajo consumo’

Las bombillas blancas LED son de larga duración y alta eficiencia energética. Una innovación fundamental si tenemos en cuenta que alrededor de la cuarta parte del consumo mundial de electricidad se utiliza para la iluminación. De hecho, según sus creadores “pueden durar hasta 100.000 horas en comparación con las 1.000 de las bombillas incandescentes y las 10.000 horas de las fluorescentes”. Si a esto sumamos que pueden ser alimentadas por energía solar, nos podemos hacer una idea del ahorro que se puede conseguir a largo plazo. No es asunto baladí, dado que se calcula que la factura eléctrica en España ha crecido un 60 % en la última década.

Por qué comprar bombillas LED

A continuación, resumimos las ventajas que puede aportarnos apostar por las bombillas LED para casa:

  • Su vida útil es significativamente más alta aunque en lugares de calor excesivo puede ser menor.
  • Su encendido es instantáneo.
  • Son menos contaminantes, al no contener nada de mercurio.
  • Diseño: ofrecen formatos más variados, que con las de bajo consumo no se pueden conseguir.

Aparentemente todo parecen ventajas, pero elegir la iluminación LED adecuada no es tan sencillo. El mercado ofrece una amplia variedad de marcas, tipologías y modelos que hay que analizar bien, dado que, con el tiempo, notaremos una gran diferencia en el ahorro. Por ello, conviene tener en cuenta estos aspectos:

  • Consumo y potencia. Por regla general, a menor potencia (medida en vatios) menor consumo, por lo que antes de adquirir una hay que calcular el tamaño de la habitación que pretendemos iluminar y lo que solemos hacer en ella (no es lo mismo leer que ver la televisión, ni utilizarla para trabajar que como lugar de descanso).
  • Duración y funcionamiento. Conviene analizar las veces que necesitaremos esa luz cada día, ya que cada bombilla tiene un ciclo de encendido (número de veces que podemos encender y apagar la bombilla antes de que empiece a fallar) diferente. También es muy importante que sepamos si utilizaremos un regulador, ya que, en ese caso, hay que comprobar si la bombilla es compatible, de acuerdo con las recomendaciones del fabricante.
  • Apariencia. Existe una amplia variedad de luces LED con temperaturas de color diferentes, que ofrecen tonos más fríos o más cálidos, y que van respectivamente de más a menos económicas. Otro punto relevante en este campo es la reproducción cromática, que representa la fiabilidad de la luz artificial en comparación con la natural. Debe estar indicado en la caja, medido en una escala de 0 a 100, que significa que cuanto más alto sea el número más calidad de luz proporciona la bombilla LED.

Las ventajas de las bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo (conocidas técnicamente por su denominación en inglés, CFL) son lámparas fluorescentes compactas, cuya principal mejora respecto a la iluminación tradicional reside en que son más eficientes y mucho menos contaminantes (los fluorescentes ‘de toda la vida’ emiten gases de efecto invernadero, principalmente C02, y favorecen el cambio climático).

Además de estos beneficios, tienen otros que conviene tener en cuenta:

  • Duran más que las convencionales y gastan menos luz, lo que favorece el ahorro.
  • En esta línea, promueven también el ahorro energético: al consumir entre un 50% y un 80% menos que las lámparas de siempre.
  • Son más frías que las clásicas, lo que permite evitar quemaduras y otros accidentes.

Con cuál ahorramos más

A la larga, vamos a ahorrar en nuestra factura de la luz tanto si optamos por bombillas LED como por las de bajo consumo. Sin embargo, por regla general las primeras tienen un precio más elevado, con lo que el primer desembolso a realizar será mayor. A partir de aquí, tenemos que estudiar cada caso en particular. Si vamos a iluminar una habitación que utilizamos con mucha frecuencia (por ejemplo, el salón o la cocina), las LED deberían ser nuestra elección, puesto que consumen en torno a un 80% menos de energía, pero para otras estancias en las que permanecemos menos tiempo (terraza, trastero, baño) quizá resulte más pertinente optar por las de bajo consumo.

¡Activa las nueva reglas automáticas en bbva.es para poder ahorrar!

Respuesta

Hay muchos tipos de bombillas halógenas. Estas no solo ofrecen la más alta iluminación de color para proporcionar luz blanca y un tono agradable, sino que también proporcionan una alternativa económica a las bombillas incandescentes. Sigue leyendo y conoce las diferentes clases que hay.

1. Halógena específica R7S

2. Halógena con casquillo GU 5.3

3. Halógena con casquillo GU 10

4. Halógena decorativa

5. Halógena con casquillo G9

6. Halógena con casquillo G4

7. Halógena con casquillo E27 o E14

8. Vídeo: Cómo elegir una bombilla

Están disponibles en una amplia gama de tipos de luz, tamaño y diseño de la bombilla, por lo que se adaptan a las diferentes necesidades de iluminación según la estancia en la que las coloques. Dentro de la gama de las bombillas halógenas también existen las Eco.

¿Qué tipos de bombillas halógenas hay?

1. Halógena específica R7S

Bombilla halógena con casquillo R7S y con tono de luz amarillo. De encendido instantáneo, es ideal
para salones y dormitorios. Comúnmente llamadas halógenas largas, estas bombillas están protegidas por una de cuarzo transparente.

Este tipo de lámparas tienen una cápsula de un solo pin de cerámica en cada extremo y pueden funcionar con una corriente de 230 V y 240 V. Las hay de diferentes potencias y tamaños.

2. Halógena con casquillo GU 5.3

Tiene un tono de luz amarillo y encendido instantáneo. Es ideal para salones y dormitorios. Requieren un transformador de 12 V a 220 V para poder realizar la instalación y combinan una excelente calidad de luz, intensidad y control con el uso eficiente de la energía.

3. Halógena con casquillo GU 10

Tiene un tono de luz amarillo o blanco, según elección. Es ideal para poner tanto en salones como dormitorios. A diferencia de las anteriores, no requieren transformador, funcionan directamente con corriente de 220 V y 230 V.

4. Halógena decorativa

Esta bombilla normalmente presenta un 28% de ahorro energético, el doble de vida y una serie de beneficios que hacen de ella una opción atractiva para el reemplazo de las lámparas incandescentes que puedas tener en casa.

5. Halógena con casquillo G9

Tiene un tono de luz amarillo y es de encendido instantáneo. Esta bombilla es ideal para estancias de la casa en las que haya continuos encendidos y apagados, por lo que es idónea para salones y dormitorios.

6. Halógena con casquillo G4

Su tono de luz amarillo y su encendido es instantáneo. Por estas razones es recomendable para habitaciones con continuos encendidos y apagados, y al igual que el anterior tipo, es ideal para salones y dormitorios.

7. Halógena con casquillo E27 o E14

Esta bombilla tiene un tono de luz amarillo o blanco. De encendido instantáneo, es ideal para habitaciones en los que continuamente se esté encendiendo y apagando la luz. Por esta razó, se recomienda para salones y dormitorios. Equivale a 60 W de potencia en una bombilla incandescente.

¿Sigues teniendo dudas sobre las bombillas halógenas o cualquier otro tipo? Para ayudarte a elegir las que más te convienen te dejamos el siguiente vídeo.

Si tienes alguna duda sobre los tipos de bombillas halógenas que hay, puedes crear un nuevo hilo de conversación en el Foro de la Comunidad.

Ahorra con bombillas de tecnología LED

El cambio de las bombillas tradicionales a bombillas LED puede suponer un ahorro del consumo en la factura de la luz de hasta el 80%. Si es verdad que su precio (€) de venta es algo más elevado, pero a medio plazo son amortizadas. Son tantas las ventajas, que si te planteas renovar tu luminaria, usa LED.

Queremos darte más datos en la siguiente gráfica de forma orientativa:
Si te das cuenta una bombilla tradicional o incandescente de 40W genera 400 lúmenes, y una LED solo necesita 6 Vatios.

Amplia más información de las equivalencias de las bombillas LED pulsando aquí.

¿Sabes las diferencias entre el LED SMD, LED COB y Microled? Más información, pulsando aquí.

¿Qué bombilla LED comprar?

Cuando compramos bombillas LED o de bajo consumo, es importante elegir la adecuada. Debemos conocer factores como el flujo lumínico, potencia, temperatura, etc.

Seguro que no es tan sencilla su elección como parece, debido a la gran diversidad de modelos que hay. ¿Sabemos cómo elegirla? Aquí te resolvemos algunas dudas:

  • Potencia: es importante tener en cuenta su consumo de cada dispositivo, esto viene indicado en Vatios (W).
  • Flujo lumínico (Lm): esto nos indica la cantidad de luz que emite la bombilla. 40W equivale aproximadamente a 450 Lm de una bombilla LED o 100 W a unos 1.600 Lm. Produciendo más luz con menos potencia y ahorrando en nuestra iluminación.
  • Temperatura (ºK): en base a la temperatura de la bombilla, podemos saber el tipo de luz que emite. Una luz amarilla ronda sobre los 2700 ºK y la blanca sobre los 6000 ºK. En el hogar se usa generalmente las de 2700 ºK y en oficinas y almacenes a partir de 3000 ºK. Las bombillas LED superiores a 6500 ºK da una luz parecida a la luz del día.
  • Etiqueta energética: esto nos indica el consumo energético respecto al medioambiente (A, A++…).
  • Ángulo de apertura: cada bombilla LED proyecta su luz en base a la apertura lumínica, nos interesa tenerlo en cuenta a la hora de iluminar una zona, si queremos que abarque más o menos. Como ejemplo, un ángulo de 40º nos da una luz más focalizada en un punto.
  • Índice cromático: esto nos indica la comparación con la luz natural (CRI). En una escala del 0 al 100. Cuanto más cerca del 100 es el color natural de la luz, manteniendo los brillos y colores.
  • Tipo de casquillo: cuando compramos una lámpara, esta nos indica que tipo de casquillo usar, ya sea del tipo E27, E14, GU10, MR16…

Ventajas de las bombillas LED

La tecnología LED presenta grandes ventajas frente a las bombillas tradicionales:

  • Bajo consumo energético.
  • Larga vida útil.
  • Mínimo coste de mantenimiento.
  • No emiten calor.
  • Fácil instalación.
  • Encendido instantáneo y no parpadeo.
  • Sostenibles con el medioambiente.

¡Adiós! ¡Hasta siempre! El fin de las bombillas halógenas

Por temas de ecología y sentido común, las bombillas halógenas desde el 1 de septiembre del 2018 se han dejado de fabricar a nivel europeo por una decisión de todos los miembros de la EU.

Es normal que esto sucediera debido al alto consumo de las halógenas frente una LED, llegando a ser casi 10 veces más su consumo de energía. Este tipo de luminarias llevan la etiqueta energética D, frente a las LEDs que son etiqueta A. Otro de los motivos es su alta concentración de calor, ya que gasta mucha energía en generar luz. Durante un tiempo determinado seguirán visibles en comercios e industria, hasta que progresivamente se vayan adaptando al cambio.

En un breve futuro, todas las bombillas halógenas serán reemplazadas por las LEDs, gracias a todos los beneficios que aporta este novedoso sistema de iluminación.

Comprar lámparas eficientes

¿Quieres cambiar la iluminación de tu hogar? En La Casa de la Lámpara puedes encontrar todos los estilos de lámparas al mejor precio garantizado. Una amplia y cuidada selección de modelos de alta calidad de prestigiosos fabricantes españoles.

Las lámparas que tenemos en nuestro catálogo son aptas para usar bombillas con tecnología LED o de bajo consumo. Aprovecha las ventajas de comprar en nuestra tienda on-line. Compra desde la comodidad de tu casa, ahorra tiempo y dinero en desplazamientos, realiza tu pedido a la hora que quieras las 24 h. durante todo el año, desde cualquier dispositivo (tablet, ordenador o móvil), olvídate de cargar cajas te lo llevamos a casa con envío gratis, seguridad del pago 100%, etc.

Queremos ser tu tienda on-line de lámparas de diseño. Si nos quieres conocer a fondo visita “Nuestra tienda de lámparas on-line”. Gracias por confiar en La Casa de la Lámpara.

¿Cuáles son las bombillas más eficientes del mercado? Descubre cómo ahorrar en el consumo y en las facturas de luz sin perder potencia luminosa. ¿Pero qué bombillas comprar? ¿Bombillas de bajo consumo fluocompactas? ¿Una lámpara halógena? Las Bombillas LED A60 son las más vendidas actualmente por su consumo mínimo (8.5W) y su iluminación potente e instantánea que equivale a las de 60W.

El despilfarro de energía de las bombillas incandescentes (las tradicionales) constituye un error que debemos solucionar cuanto antes. ¿Cómo conseguimos ahorrar en bombillas?

  • La solución no es apagar todas las luces y andar por casa a oscuras, asustándonos unos a otros al encontrarnos en el pasillo.
  • La solución Real está en comprar bombillas con eficiencia energética, que consuman muchísimo menos… proporcionando una buena iluminación.

¿Cuales son las mejores lámparas de bajo consumo?

Si te interesa ⇒ Aquí Puedes Ver ⇐ las bombillas eficientes que más gustan a los compradores en Amazon.

Se estima que el 70% de las oficinas y locales públicos disponen de un sistema de iluminación ineficiente.

  1. Esto se traduce en trabajadores con fatiga ocular, cansancio por posturas inadecuadas para ver mejor, etc.
  2. Lo ideal es que la iluminación esté distribuida de manera uniforme, sin que haya grandes contrastes entre luces y sombras.
  3. Y también es necesario acertar en la elección de las bombillas, pues pueden hacerte ahorrar hasta un 80% en la factura de la luz.

Si quieres ahorrar en consumo de calefacción, te ayudará mi nuevo artículo de calderas de biomasa.

Diferentes tipos de lámparas de bajo consumo ¿Cuál es mejor?

Básicamente tenemos que elegir entre tres sistemas de iluminación eficiente:

  • Bombillas de bajo consumo (propiamente dichas)
  • Bombillas halógenas
  • Luces LED (El MEJOR. Las luces más brillantes y económicas)

– TIPOS DE BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO –

Son las bombillas fluorescentes. Fáciles de reconocer porque su cristal es de color blanco.

Dos bombillas de bajo consumo recomendables y con buenas valoraciones:

⇒ Bombillas de bajo consumo OSRAM E27 (ver ficha y precio)

Emiten luz cálida, con mucha potencia y gran ángulo de apertura. Tarda unos segundos en alcanzar la iluminación máxima. Su clase de eficiencia energética es A.

⇒ Bombillas de bajo consumo Philips Genie (ver ficha y precio)

Ésta es la más vendida en toda Europa.

Ilumina con luz blanca y se enciende al momento. Consigue que los colores resalten nítidos como bajo la luz del día. Es ideal para baños. Y su eficiencia energética también es A. (la mejor)

Características de las bombillas fluorescentes de bajo consumo:

  • Duración aproximada: 8000 horas de funcionamiento, unas 10 veces más que las bombillas tradicionales. Pero su duración puede verse afectada si se encienden y apagan demasiadas veces seguidas. Les produce mucho desgaste.
  • Precaución con estas bombillas: contienen mercurio. Cuando ya no funcionen hay que llevarlas a lugares adecuados para reciclaje.
  • Consumo bombilla bajo consumo: Se consigue un ahorro de hasta un 80% en el consumo respecto a las bombillas tradicionales. Una bombilla de bajo consumo de 20w sustituye perfectamente a otra incandescente de 100 vatios.
  • Tipo de iluminación: Es algo más “fría” que la de las bombillas tradicionales. Pero últimamente se ha mejorado mucho en este aspecto, y hoy en día es fácil encontrar bombillas de bajo consumo que proporcionen una luz más natural.
  • Recomendable para: Como tardan unos segundos desde que se encienden hasta que alcanzan toda su luminosidad, conviene colocarlas en estancias donde la luz vaya a estar encendida bastante tiempo: salones, cocinas, salas de estudio, oficinas, etc.. No se recomiendan para baños ni pasillos, ni otros lugares donde la luz se encienda por poco tiempo.

– TIPOS DE BOMBILLAS HALÓGENAS

Los halógenos son un tipo de lámparas físicamente parecidas a las incandescentes.

Pero tienen la ventaja de que su rendimiento es muy bueno, aunque sin alcanzar el excelente funcionamiento de las bombillas de bajo consumo.

Dos bombillas halógenas recomendables

⇒ Bombilla de cápsula halógena Long Life Lamp (ver producto y precio)

Su iluminación potente con un tono blanco-cálido. Aunque su categoría energética no alcanza la valoración más alta posible. (pero es aceptable)

⇒ Lámpara Philips EcoHalo Linear (ver producto y precio)

Emite luz natural brillante. Tiene una buena iluminación y buen precio.

Su clasificación energética es aceptable, aunque no es la mejor del mercado.

¿Qué características tienen las bombillas halógenas?

  • Duran el doble que una bombilla tradicional, alcanzando unas 3000 horas de funcionamiento continuo.
  • En el interior de la bombilla hay un gas halógeno que requiere muy poca energía para generar luz. Proporcionan un nivel de iluminación más brillante que una bombilla.incandescente tradicional.
  • Ahorro:Ahorran un 30% más que las bombillas tradicionales. Una bombilla halógena de 60 vatios ilumina lo mismo que una incandescente de 100 w.
  • Precaución: Una bombilla halógena trabaja a más temperatura que una bombilla incandescente. Esto significa que si la tocas en funcionamiento te puede producir quemaduras.
  • Además, desprenden bastante calor, y son delicadas en su manipulación.
  • Pero actualmente muchas bombillas de este tipo se fabrican con un segundo cristal protector por fuera, de manera que si tocas éste, no sufras percance alguno.
  • Tipo de iluminación: Son más caras que las tradicionales, pero la luz que proporcionan es más potente, mas nítida, y más blanca.
  • Recomendable para: Estas sí pueden encenderse y apagarse, por lo que son ideales para colocarlas en cuartos de baño, pasillos, y resto de lugares donde no se está mucho tiempo.
  • También suelen emplearse en alumbrados decorativos interiores, y ya a mayor escala en proyectores para zonas monumentales, deportivas, etc..

– LAMPARAS LED

Fuente: beldeus.com

ATENCIÓN porque estas bombillas son el futuro.

La iluminación LED es el sistema más caro del mercado, pero presenta el mejor rendimiento existente a día de hoy.

⇒ (Aquí puedes ver las mejores actualmente)

No son económicas, pero la inversión se amortiza en poco tiempo (que es lo que interesa) debido a su larga duración y bajo consumo.

¿Conoces los beneficios de reemplazar tus bombillas tradicionales por iluminación LED? #IluminaciónEficiente pic.twitter.com/AaXQZvcT75

— Celsia (@Celsia_Energia) 23 de noviembre de 2016

Por ese motivo, los focos LED se utilizan como pilotos para indicar el encendido de los aparatos de televisor, ordenador, paneles informativos de autopistas…, y cada vez más en sustitución de las lámparas tradicionales de los semáforos.

Características de las lámparas LED:

  • Duración aproximada: Son las que más duración soportan, alcanzando las 45000 horas de funcionamiento. Y no se ven afectadas por el número de encendidos y apagados.
  • Ahorro: Ahorran un 90% más que las bombillas incandescentes tradicionales. Una lámpara LED de 8 vatios puede sustituir perfectamente a una lámpara incandescente de 100 vatios.
  • Tipo de iluminación: Su iluminación es inmediata, alcanzando su máxima luminosidad nada más encenderlas. No se calientan, y presentan un correcto tono de color.
  • Recomendable para: lugares donde la luz deba estar encendida mucho tiempo: salas de estar, cocinas, salas de estudios, oficinas, escaparates de tiendas y resto de lugares con necesidad permanente de iluminación, focos led exterior como alumbrado público, o en tiendas, restaurantes, naves industriales, lugares de dificil acceso, etc..
  • Además, hoy en día, las lámparas LED montan el mismo tipo de casquillo que las lámparas tradicionales, por lo que pueden sustituirlas sin problemas.

Indicaciones sobre las lámparas de bajo consumo LED:

Para no llevarnos sorpresas, antes de comprar bombillas de led es importante saber qué tono de iluminación vamos a querer.

La temperatura de color que proporciona la bombilla, medida en Kelvins, nos indica el tono de luz que emite. Y puede variar entre dos tipos:

  • Luz fría (Led luz blanca o azulada para cocinas, baños, oficinas…)
  • Luz cálida (amarilla-anaranjada para salones, dormitorios…)

Y esto lo vemos mejor en la siguiente tabla, donde se representa el color de la luz que emite la lámpara según su temperatura de trabajo:

Y otro aspecto que no hay que olvidar:

El ángulo de apertura de iluminación de estas lámparas LED:

  • Éste podrá ser de unos 30-40 grados, si queremos una iluminación puntual, decorativa, hacia un cuadro, por ejemplo.
  • O podrá alcanzar unos 120 grados, si lo que pretendemos es iluminar toda una habitación.

Dos lámparas de iluminación LED bien valoradas:

⇒ Bombillas LED Philips, luz blanca cálida (ver producto y precio)

Estas bombillas led baratas son las más vendidas con diferencia actualmente.

Sus ventajas son dos: luz blanca cálida y consumo mínimo. Además su encendido es instantáneo. Clasificación energética A+ (de las mejores).

⇒ Bombilla LED Aglaia 6W E27 (ver producto y precios)

Con curioso diseño, proporciona la máxima potencia de iluminación. Parece que tiene el sol dentro. Esta bombilla de iluminación Led barata incorpora un casquillo de cristal similar al de una bombilla incandescente tradicional. Gran ángulo de luz.

Conclusión:

Si llegados hasta aquí todavía sigues con dudas, mi recomendación es clara: comprar bombillas de Led.

Cambiar bombillas halógenas por Leds

Consulta en tu ayuntamiento sobre las posibles subvenciones para sustituir bombillas halógenas por LED.

Porque es una sugerencia que nos están haciendo desde las administraciones públicas, para conseguir ahorrar energía eléctrica al máximo. Y hay varios municipios que cuentan con plan de renovación de bombillas antiguas.

Si te has decidido a cambiar tú mismo los halógenos por bombillas LED, el canal Ahorradoras tiene un video muy didáctico para que veas cómo se hace.

Paso a paso y de manera sencilla:

Y si quieres ver lás diferencias entre estos tipos de bombillas…

Seguro que te interesa el siguiente video:

Una comparativa entre bombillas de bajo consumo halogena y LED. (de LEDNETestalvi)

Así se disiparán todas tus dudas. 🙂

Relacionado>>

  1. Tubos de luz natural para iluminar interiores
  2. Comparativa: Mejores calefactores split para la pared del baño
  3. Ahorra energía eléctrica en casa
  4. Aislar del frío una ventana corredera
  5. Qué ventanas elegir en la reforma de tu casa
  6. 5 maneras de conservar una temperatura confortable en tu hogar
  7. Motivos para instalar una caldera de condensación
  8. Razones para colocar una caldera de pellets en tu vivienda de campo
  9. Recarga tu movil al aire libre (con un pequeño panel solar)
  10. Los mejores deshumidificadores según sus usuarios
  11. Calefactores de pared para colgar en los baños
  12. Termómetro digital Hidrómetro para vigilar la temperatura y la humedad en casa
  13. Humidificador con tecnología ultrasónica para el hogar
  14. Cajas de herramientas completas para bricolaje – Comparación
  15. Ahorra calefacción instalando una cubierta invertida en la terraza
  16. El mejor sistema de cubierta para una nave industrial o comercial
  17. Estufa catalítica infrarrojos o llama azul (ELIGE BIEN)

Los lectores llegaron aquí buscando:

  • Bombilla bajo consumo halogena led
  • Consumo de bombilla led
  • Comparativa lamparas halogenas bajo consumo y led
  • Diferencia bombillas led y bajo consumo

Espero esta pequeña guía sobre bombillas de bajo consumo, lámparas halógenas y luces LED os sirva para distinguir mejor el tipo de iluminaciones disponibles en el mercado, y os ayude a determinar cual necesitaréis para los lugares que queráis iluminar.

Los tres tipos de bombillas de bajo consumo

Pros: Son las más duraderas con mucha diferencia y las que menos electricidad consumen. Por eso son también las de precio más caro, aunque terminen saliendo más baratas. Tienen la ventaja añadida de que apenas tardan en dar toda su intensidad lumínica.

Contras: Las pegas pasan porque estas bombillas son las más nocivas para el medio ambiente por la cantidad de materiales distintos que se utilizan en su fabricación.

Halógenas

Pros: Estas bombillas son las que mejor luz dan, con un color algo más calido que el resto y buena luminosidad. Además, apenas tardan en ofrecer toda su intensidad lumínica.

Contras: Duran menos que el resto, unas 2.000 horas, y que consumen bastante electricidad. Por eso, aunque su precio es bajo, terminan saliendo caras.

Fluorescentes

Pros: Consumen poco y son muy eficientes, aunque no tanto como las LED, y en el mercado existe mucha variedad de marcas, por lo que son muy fáciles de encontrar.

Contras: Tardan en lucir a su máxima potencia y reproducen mal el color, además de que se deterioran más rápidamente, sobre todo si se encienden y se apagan a menudo.

Usos

  • Para los focos se deben utilizar únicamente las bombillas LED y las halógenas, ya que su luminosidad plena es casi inmediata.
  • Para el resto de usos son más comunes las bombillas fluorescentes.

Todas estas bombillas utilizan una misma medida, el lúmen (lm), que representa la intensidad lumínica de cada bombilla.

En estos momentos en los que la factura de la luz no deja de subir y el precio de la luz se encarece más y más nos vemos obligados a prestar más atención al uso que hacemos del consumo eléctrico de nuestro hogar.

Una de la opciones más económicas y viables para conseguir una reducción en el consumo y por tanto en la factura a final de mes es la sustitución de las bombillas cotidianas, como las bombillas halógenas o incandescentes por las nuevas tecnologías de bombillas led.

¿Cómo se qué bombilla es la correcta? Antes de decidirnos por comprar una nueva bombilla para nuestro hogar, es necesario conocer las opciones disponibles en el mercado y cuál es la más adecuada para cada necesidad.

Tipos de casquillo

Existen una gran variedad de casquillos en el mercado, pero los más utilizados en lámparas de diseño son:

Tipo de bombilla Descripción
E27 Uso general en el hogar, más conocida como “la bombilla de rosca gorda”.
E14 Tienen diferentes formas, la más conocida en los hogares es la bombilla de vela. Es muy común oir hablar de ella como “bombilla de rosca fina”.
GU10 Funcionan normalmente entre 220 voltios y 240 voltios, no necesitan transformador.
G9 Se conecta a través de clemas de presión simple.
R7s Bombillas lineales de diferentes tamaños, comúnmente las dimensiones más utilizadas son las de 78mm y 118mm.

Tipos de bombillas

Bombillas incandescentes

Son las bombillas clásicas, las de toda la vida. Comercializadas por primera vez fuera de laboratorio por Thomas Alva Edison hace más de 100 años (a finales del siglo XIX), gracias a las mejoras que hizo sobre los modelos antecesores.

La bombilla incandescente es la más ineficiente y de más bajo rendimiento luminoso, su duración es de unas 1000 horas de luz, pero su uso ha sido el más extendido.

Dentro de la Unión Europea está prohibido fabricar este tipo de bombillas desde Septiembre del año 2012, aunque su eliminación del mercado comenzó de forma progresiva en el año 2009, empezando por las bombillas más potentes de 100 vatios, seguidas por las de 75 vatios y 60 vatios y por último las menos potentes de 40 vatios y 25 vatios.

A diferencia de las bombillas incandescentes, las bombillas halógenas permiten una mayor durabilidad y potencia luminosa y su vida útil se encuentra entre las 2000 y 4000 horas de funcionamiento.

Existen dos tipos de bombillas halógenas según su funcionamiento:

1) Funcionamiento a tensión de red. Funcionan con una conexión a la red de 220 voltios, alcanzan temperaturas muy elevadas de hasta 650º por lo que el material de la envoltura es de cuarzo, no permite ser tocado con los dedos al ser muy sensible a la grasa.

2) Funcionamiento a baja tensión. Se usan mediante un transformador de 12 o 24 voltios. Su potencia es muy inferior a las de tensión de red entre 5 vatios y 100 vatios. Suelen utilizarse para direccionar la luz a un solo punto y poder, por ejemplo, destacar un cuadro en una pared.

Las bombillas de bajo consumo son el tipo de bombilla que más ha crecido en los últimos años.
Tienen una vida útil media de 8000 horas de funcionamiento y consumen aproximadamente un 80% menos que las bombillas incandescentes.

Su composición es diferente, el interior está relleno de vapor de mercurio a baja presión que al contacto con la descarga eléctrica produce luz ultravioleta, a su vez, esta luz ultravioleta en contacto con el polvo fluorescente que recubre el interior del tubo produce luz visible.

Hay que ser muy cuidadoso con el reciclaje y manipulación de este tipo de bombillas ya que el envenenamiento por mercurio es muy perjudicial para la salud tanto de humanos como de animales.

Bombillas LED

Las bombillas led se han comenzado a comercializar hace relativamente poco tiempo.
Su consumo es muy inferior a todas las bombillas descritas anteriormente y su potencia lumínica suele estar entre 1 vatio y 15 vatios.

Tiene una vida útil muy superior a las bombillas halógenas o de bajo consumo, puede llegar a durar hasta 50000 horas.

Las bombillas led no tienen tiempo de encendido, es decir, se encienden de forma instantánea y tampoco necesitan calentarse para alcanzar su máxima intensidad, algo que si pasa con las bombillas de bajo consumo. Son resistentes a los golpes y no contienen mercurio ni tungsteno lo que las hace mucho más seguras para la salud del ser humano que las típicas bombillas halógenas o de bajo consumo.

Una vez visto los tipos de bombillas que existen en el mercado podemos diferenciar y/o hacer una clasificación de los tipos de bombilla led disponibles en función del tipo de casquillo, lúmenes ofrecidos, tono o tonalidad de luz y ángulo de apertura.

Lúmenes para bombillas led

Una de las diferencias más importantes entre las bombillas tradicionales y las bombillas led es la diferencia en el consumo.

Tradicionalmente a la hora de seleccionar la potencia de nuestra bombilla solíamos fijarnos en los vatios que ésta consumía, pero con las actuales tecnologías led implantadas ésto ha cambiado. ¿A qué se debe este cambio? Principalmente a la reducción del consumo, con menos vatios se consigue una potencia muy superior a una bombilla tradicional.

Para hacer una comparación aproximada y saber el número de lúmenes que ofrece una bombilla de “X” vatios podemos utilizar la siguiente fórmula:

Lúmenes reales = vatios * 70

Estos datos son aproximados y los resultados pueden variar en función del fabricante.

Tono o tonalidad de luz

Hemos llegado al punto en el que toca explicar las diferentes tonalidades de luz que puede representarse con una bombilla led.

La importancia de la tonalidad según la habitación es uno de los aspectos a tener más en cuenta ya que no todas las habitaciones necesitan ser iluminadas con el mismo color de luz, por el uso tan diferente que hacemos de cada habitación de nuestro hogar.

¿Que es el tono de luz o tonalidad luminosa?

La tonalidad luminosa de una bombilla no es ni más ni menos que el color que percibimos de una bombilla, este color se mide con una escala en grados kelvin.

Anteriormente con las bombillas más tradicionales se solía asociar el color que producía al tipo de bombilla. Es decir, las bombillas halógenas reproducían un color amarillento mientras que las bombillas de bajo consumo reproducían un color más blanquecino.

Con las nuevas tecnologías implantadas en las bombillas led se puede reproducir cualquier tono de color dentro de una serie de parámetros. Para medir este color se utiliza lo que se conoce como temperatura en grados Kelvin, y podemos diferenciar tres tipos de tonalidades de luz:

– Cálido. Se recomienda su uso en habitaciones donde se quiere generar un ambiente acogedor, de descanso, como en los dormitorios o salones. Se reproduce un color amarillento y la temperatura medida en grados kelvin suele estar entre los 2500º Kelvin y los 3500º Kelvin.

– Neutro. Va de los 3500º Kelvin a los 5500º Kelvin y el color reproducido es más blanquecino. Suele verse instalado en ambientes dinámicos y de mucha actividad, como en las cocinas, oficinas o baños.

– Frío. Este tipo de luz equivale a la luz del día y genera una mayor percepción de luminosidad, su temperatura va a partir de los 5500º Kelvin y suele recomendarse para comercios como joyerías o pescaderías.

Ángulo de apertura

El ángulo de apertura de nuestra bombilla va a depender del uso que vamos a hacer de la misma.
Si buscamos una bombilla led para iluminar una habitación deberemos elegir una apertura de 120-140 grados de apertura.

Este tipo de bombillas permiten iluminar superficies más amplias y reducir las zonas con sombras, aunque si la habitación es más grande de lo normal posiblemente necesitaremos más de una bombilla led. Por el contrario si buscamos iluminar un espacio en concreto, como puede ser un cuadro, debemos optar por una bombilla led con un ángulo de apertura menor, de unos 36 grados aproximadamente.

Europa prohibe las bombillas halógenas, se apagan

Gracias a la voluntad de los países de la Unión Europea por generar una iluminación más eficiente, duradera y menos contaminante se ha implantado la prohibición de fabricar y/o veder bombillas halógenas desde el pasado día 1 de Septiembre de 2018, excepto el stock sobrante.

Esto es una nueva prohibición que se suma a las bombillas incandescentes, que fueron prohibidas en el año 2012, y a los focos halógenos prohibidos a lo largo del 2016.

La normativa implantada por la Unión Europea prevee un beneficio sobre medio ambiente y sobre la economía del consumidor final.

Beneficios sobre medio ambiente

Los beneficios de esta nueva ley sobre el medio ambiente están directamente relacionados con los beneficios de las bombillas led. Se podrá iluminar lo mismo haciendo un menor consumo de energía.

La generación de residuos con las bombillas led se reduce gracias a que no se utiliza el material mercurio para su fabricación y a su mayor durabilidad en comparación con las bombillas tradicionales.

Beneficios sobre economía de consumidor final

Según la Comisión Europea desde el punto de vista del consumidor, se ahorrará aproximadamente un 15% en la factura eléctrica gracias al mayor uso de bombillas LED.

Debido al aumento en el número de ventas de bombillas LED se espera una bajada en el precio de este tipo de bombillas que las haga aún más atractivas para el consumidor.

Efectos sobre la salud humana de las bombillas LED

Los efectos que pueda provocar la tecnología LED siguen generando dudas en muchos casos.

Según Marc Ballbé, director ejecutivo (CEO) del laboratorio de fotometría Asselum y portavoz del Clúster d’Il·luminació CICAT, muchos de los estudios sobre los efectos generados sobre la fisiología de los humanos y las afecciones en la fauna y flora están en marcha y no se ha podido determinar nada, ya que aún están lejos de terminar.

Por el momento, todo apunta a que el espectro de luz azul que emiten los LED (es la misma que emiten los monitores y las pantallas de móviles y tablets) pueden crear problemas en el ritmo circadiano de los sere humanos ya que alteran la secreción de melatonina en el cuerpo, lo que afecta directamente en la calidad del sueño, entre otros problemas.

En 1879, Thomas Edison consiguió que su primera bombilla luciera dos días seguidos. Más de un siglo después, el inventor estadounidense estaría asombrado por la duración de los sistemas de iluminación modernos descendientes del suyo, que pueden estar iluminando varios años sin interrupción. Lógicamente, hay bombillas que duran más y hay bombillas que duran menos.

En su afán por mejorar la eficiencia energética, la Unión Europea ha aprobado una normativa por la cual los focos halógenos desaparecerán. De esta forma, se reducirá la emisión de dióxido de carbono a la atmósfera y se desperdiciará menos electricidad.

Desde el pasado 1 de septiembre de 2016, los fabricantes de iluminación ya no pueden vender focos halógenos en sus tiendas. Bueno, hay un matiz a esta prohibición, y es que sí podrán agotar todos los focos de este tipo que tienen almacenados en este momento. No es la primera prohibición sobre bombillas que realiza la UE, que ya en 2012 decidió que la lámpara incandescente pasase a mejor vida. La que perfeccionó Edison 137 años antes.

Ante esta prohibición, puede quedarte más de una duda como consumidor. ¿Qué bombillas puedes usar todavía? O, si queremos ir un poco más allá, ¿qué bombillas tienen un futuro mejor por delante? No es una pregunta tonta porque elegir un sistema con menos perspectivas de duración puede llevar al usuario a tener que cambiar sus bombillas otra vez en poco tiempo.

Las alternativas que están disponibles en el mercado son las bombillas halógenas, las bombillas fluorescentes compactas o de bajo consumo y los LED. A continuación tienes un análisis de todas ellas.

Bombillas halógenas

La característica principal de las bombillas o lámparas halógenas es que tienen un filamento de tungsteno dentro de un gas inerte y una pequeña cantidad de halógeno como yodo o bromo. Este filamento y esos gases están en situación de equilibrio químico, lo que impide que el tungsteno evaporado se deposite en el interior de la bombilla y oscurezca ésta. Además, también conviene destacar que en este sistema de iluminación el vidrio se sustituye por un compuesto de cuarzo, que soporta mucho mejor el calor.

Los aspectos positivos y negativos de las bombillas halógenas a tener en cuenta son:

  • Consumen un 30% menos de electricidad que las antiguas incandescentes.
  • Nada más encenderlas ya iluminan a plena potencia.
  • Tienen una duración estimada de entre 2.000 y 5.000 horas. Es superior a la de las bombillas incandescentes, que es entre 500 y 2.000 horas.
  • Los ciclos de encendido y apagado no acortan su vida útil.
  • Tiene una mayor eficacia luminosa que las incandescentes. Su rendimiento luminoso es de 10-30 lm / W (lúmenes por vatio). A mayor cantidad de lúmenes, más intensidad de luz.
  • No hay que tocar la ampolla de la lámpara con los dedos porque la grasa de la piel puede destruir la lámpara. Esto lo han solucionado algunos modelos con otra ampolla de cristal sobre la primera.
  • La UE ha determinado que a partir de 2018 dejarán de producirse por lo que les queda poco tiempo de uso.

Bombillas de bajo consumo o fluocompactas

Con este nombre genérico de bombillas de bajo consumo se conoce a las lámparas fluorescentes compactas o fluocompactas (LFC). Tienen la misma tecnología que los tubos fluorescentes tradicionales, pero en un menor tamaño. Como su funcionamiento es complicado, lee aquí la explicación de cómo funcionan estas lámparas si estás interesado.

Las principales características positivas y negativas de las lámparas de bajo consumo o fluocompactas son:

  • Consumen hasta un 80% menos que las antiguas bombillas incandescentes porque producen mucho menos calor.
  • Tienen una vida útil superior a las bombillas halógenas y estimada entre 10.000 y 20.000 horas.
  • El rendimiento luminoso de la LFC es de aproximadamente 56-60 lúmenes/W. Mejor que el de las bombillas halógenas.
  • Consumen mucha menos potencia que las incandescentes de forma que una fluocompacta de 15 W produce la misma luminosidad que una incandescente de 75 W.
  • Tardan unos pocos segundos en iluminar a plena potencia.
  • Los ciclos continuos de encendido y apagado acortan su vida útil.
  • Contienen mercurio, una sustancia muy tóxica para el medio ambiente. No se pueden tirar a la basura sino que hay que reciclarlas en un punto limpio.

LED

Con las siglas LED se conoce a los diodos emisores de luz. Son la parte esencial de las lámparas LED o lámparas de estado sólido. La luz de un LED no es muy intensa por lo que es necesario agrupar muchos LED en una red para conseguir una luminosidad similar a las de otras lámparas. De esta forma, al estar formadas por muchas ‘bombillitas’ o LED, este tipo de lámparas son muy reconocibles. Además, es una tecnología a la que se está encontrando múltiples aplicaciones como por ejemplo los televisores LED.

Las principales características positivas y negativas de los LED son:

  • Consumen hasta un 80% menos que las bombillas incandescentes de toda la vida porque emiten muy poco calor y la energía la gastan en iluminar. Un registro que le iguala a las fluocompactas.
  • Una bombilla LED de 10 W produce la misma luz que una incandescente de 75 W.
  • Tienen una vida útil de entre 20.000 y 50.000 horas. Las que duran más del mercado. Ojo, no compres LED de baja calidad venidos de China, que pueden durar mucho menos.
  • A esta duración no le afectan los ciclos de encendido y apagado.
  • Iluminan a plena potencia de forma instantánea.
  • El rendimiento luminoso del LED es de aproximadamente 100 lúmenes/W.
  • Reproducen bien todos los colores.
  • Son las más caras.

Comparativa de consumo

Una vez vistas las características principales de los tres tipos de sistemas de iluminación que siguen vigentes en el mercado, queda por ver con cuál de ellos se ahorra más dinero. Para determinar el ganador en esta categoría, hay que comparar bombillas con una misma luminosidad.

Una bombilla incandescente de 75 W produce la misma luz que una bombilla halógena de 60 W y también la misma que una bombilla de bajo consumo o fluocompacta de 20 W y que una bombilla LED de 10 W.
Suponiendo que el precio del kilovatio por hora está en 0,13 €, que es más o menos la media de lo que cobran las distintas compañías, toca ver cuánta electricidad consume cada tipo de bombilla.

La fórmula para el cálculo del coste de la energía es la siguiente: (m W) x (n h) x (k EUROS / 1000 W x h). En ella, m es el número de vatios de la bombilla y n es el número de horas, que será 8.000 en todos los casos. De esta forma, el cálculo del coste de cada bombilla es:

Bombilla incandescente (prohibida en 2012): 75 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 78 €.

Bombilla halógena: 60 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 62,4 €.

Bombilla de bajo consumo o fluocompacta (LFC): 20 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 20,8 €.

Lámpara LED: 10 W x 8.000 h x 0,13 / 1.000 W h = 10,4 €.

Con toda esta información, ahora deberías tener más claro qué tipo de bombillas utilizar en tu casa. Puedes conseguir la misma luz gastando menos electricidad, lo que ayudará a cuidar el medio ambiente.

Author JORGE RAMÍREZ ORSIKOWSKY

HACE 3 AÑOS

Bombillas de bajo consumo: conoce los tres tipos que existen

Las viejas bombillas incandescentes dejaron de fabricarse en 2012. Desde entonces todas las bombillas que se fabrican en España son de bajo consumo. Ofrecen mejor rendimiento y se recomiendan, además de por su menor consumo, por su mayor calidad y especialmente por su intensidad luminosa.

Como explica la OCU, la Organización de Consumidores y Usuarios, hay tres tipos de bombillas de bajo consumo: las LED, las halógenas y las fluorescentes.

LED

  • Pros: Son las más duraderas con mucha diferencia y las que menos electricidad consumen. Por eso son también las de precio más caro, aunque terminen saliendo más baratas. Tienen la ventaja añadida de que apenas tardan en dar toda su intensidad lumínica.
  • Contras: Las pegas pasan porque estas bombillas son las más nocivas para el medio ambiente (*) por la cantidad de materiales distintos que se utilizan en su fabricación.

Halógenas

  • Pros: Estas bombillas son las que mejor luz dan, con un color algo más calido que el resto y buena luminosidad. Además, apenas tardan en ofrecer toda su intensidad lumínica.
  • Contras: Duran menos que el resto, unas 2.000 horas, y que consumen bastante electricidad. Por eso, aunque su precio es bajo, terminan saliendo caras.

Fluorescentes

  • Pros: Consumen poco y son muy eficientes, aunque no tanto como las LED, y en el mercado existe mucha variedad de marcas, por lo que son muy fáciles de encontrar.
  • Contras: Tardan en lucir a su máxima potencia y reproducen mal el color, además de que se deterioran más rápidamente, sobre todo si se encienden y se apagan a menudo.

Rinden más, consumen menos y su intensidad luminosa es mayor, pero su uso varía. Por ejemplo, para los focos se deben utilizar únicamente las bombillas LED y las halógenas, ya que su luminosidad plena es casi inmediata. Para el resto de usos son más comunes las bombillas fluorescentes.

(*) Una bombilla fluorescente que se rompa liberará mercurio, una de las sustancias más tóxicas que existen. Sin embargo, según la OCU, la legislación permite un máximo de 5 mg de mercurio, pero todas las bombillas analizadas por esta organización han mostrado cantidades muy inferiores, la gran mayoría incluso por debajo de los 3,5 mg, que es el próximo tope se fijó para 2012, cuando dejaron de fabricarse bombillas incandescentes.

BOMBILLAS DE BAJO CONSUMO

El consumo de la iluminación de un hogar supone aproximadamente 10-20% de la factura eléctrica total de la vivienda.

En términos económicos, cuanto menos se utilice la luz artificial, mejor. Pero cuando sea necesario es aconsejable utilizarla las bombillas de bajo consumo y bombillas LED, porque cubren con creces las necesidades de cualquier hogar proporcionando ventajas en el ahorro de energía.

La sustitución de las lámparas (lámparas incandescentes, tubos fluorescentes convencionales o lámparas halógenas) que de forma habitual se tienen en las viviendas por otras más eficientes permiten ahorros en el sistema de iluminación de la vivienda.

Las lámparas más adecuadas, para mejorar la eficiencia energética y por tanto para ahorrar en la factura de la luz, son:

  • Lámparas de bajo consumo: Lámparas fluorescentes compactas que suponen un ahorro de hasta un 80% frente a las convencionales, además durar 8 veces más.

  • Tubos fluorescentes de alta eficiencia y bajo consumo: Con balastro electrónico suponen un ahorro de hasta un 22%.

  • Leds: Lámparas de consumo muy bajo y gran duración.

¿QUÉ AHORRO PUEDO OBTENER?

Si sustituimos en nuestra vivienda las lámparas por las anteriormente mencionadas podemos conseguir ahorros energéticos de entre 0 y 65% por hogar al año.

El ahorro que obtendremos al aplicar las medidas dependerá de:

  1. 1.El número de lámparas y tipos:

Depende del número y potencia de las lámparas que se sustituyen. Así como las horas anuales de funcionamiento de las mismas.

  1. 2.Selección de las lámparas según uso:

  • En los lugares donde la luz esté encendida durante largos periodos de tiempo, como en el salón o la cocina, las más adecuadas son las de ahorro (tecnología fluorescente).

  • En los lugares donde la luz esté poco tiempo encendida, como pasillos o baños, las más adecuadas serán las halógenas de bajo consumo (no todas son de bajo consumo).

  • Las bombillas LED, que presentan grandes ahorros y su encendido es instantáneo, son adecuadas para lugares donde la luz esté mucho tiempo encendida y sea muy difícil cambiarlas (por altura, acceso, etc.).

En la siguiente tabla figuran las potencias de las lámparas de bajo consumo y de tipo LED que serían necesarias para sustituir las incandescentes. Podemos ver cómo, para obtener el mismo nivel de iluminación, la potencia que requieren las de bajo consumo o las de LED es menor.

CONSEJOS PARA AHORRAR ENERGÍA EN ILUMINACIÓN

  • Sustituir primero aquellas lámparas cuyo uso es más frecuente.

  • Evitar el uso de lámparas de muchas bombillas como las de araña.

  • Limpiar las lámparas y tulipas con frecuencia. Utilizar preferentemente tulipas de colores claros.

  • En estancias con muchos puntos de luz, es recomendable instalar varios interruptores para iluminar sólo las zonas que se precisen.

  • Los balastos electrónicos, en lámparas de bajo consumo, ofrecen numerosas ventajas respecto a los electromagnéticos, tanto en confort de iluminación como en lo que a ahorro energético se refiere.

  • Las lámparas deben presentar un etiqueta de eficiencia energética según la legislación vigente. Existen siete clases de eficiencia energética, de la A (más eficiente) a la G (menos eficiente). Adquirir una lámpara de clase A implica un consumo de casi tres veces menor que si fuera de clase G.

  • La luminosidad viene determinada por lúmenes, no por vatios. Una bombilla de mayor voltaje no va a dar más luz sino más consumo. Es importante no confundir lúmenes (lm) con vatios (w).

  • Utilizar lámparas solares en aquellas zonas con menor requisito de iluminación (zonas de paso, terrazas, balcones…).

¿Has oído hablar de las bondades de las bombillas de bajo consumo? Es muy probable que sí, ya que están por todas partes y las recomiendan una y otra vez. Pero, ¿qué son realmente? ¿De verdad resultan más eficaces y económicas que las de toda la vida? Veamos qué nos encontramos por aquí.

Una bombilla de bajo consumo es una lámpara fluorescente compacta, que en inglés se conoce como CFL. Aunque funcionan de manera similar a las lámparas fluorescentes de tubo de toda la vida, se diseñan para ocupar su lugar de forma que mejoren la eficiencia de la célebre bombilla incandescente, que ha quedado bastante obsoleta.

Hoy día existen países en los que es incluso obligatorio cambiar las lámparas clásicas. Ya tienen que ser reemplazadas por las de bajo consumo, t hasta por LED, que todavía son más económicas, duraderas y eficientes.

No podemos olvidar que las lámparas fluorescentes compactas que siempre hemos usado, además de gastar bastante energía, también emiten más gases de efecto invernadero, especialmente CO2, por lo que su efecto contaminante es bastante elevado, promoviendo el calentamiento global y aumentando la velocidad a la que se produce el cambio climático.

Lo cierto es que usar bombillas de bajo consumo tiene claras ventajas, más allá de que el gasto sea menor y su duración más elevada. Por ejemplo, también son más frías que las clásicas, ya que antaño, la bombilla transformaba energía en calor y luz, pero ahora, prácticamente todo es luz, así que son menos calientes.

Obviamente, el ahorro energético es enorme. Se calcula que consumen entre un 50% y un 80% menos que las lámparas de siempre. Y esto es en condiciones idénticas de recepción de energía, produciendo la misma luz. Así pues, donde las de bajo consumo necesitan de 22 vatios, con las antiguas harían falta 100 vatios.

¿Te preguntas cuál es el ahorro real de estas bombillas de consumo bajo? Si usas una que necesite 18 vatios, la cual sustituyes por otra de 75 vatios clásica para producir la misma luz, el ahorro es de 570 kWh, es decir, kilovatio por hora. O sea, en el periodo de vida útil, hablamos de un ahorro total de 62 €.

Además, no olvides que este tipo de lámparas de bajo consumo pueden durar hasta 10 veces más que las clásicas. Es decir, que tendrán unas 10.000 o 12.000 horas de uso, que equivalen de media a 5 o 10 años, según dónde la sitúes. Si optas por las longlife, incluso podrían duplicar esta vida. ¿Ves ya sus múltiples ventajas?

Escrito por Alaina Wibberly

La industria de manufactura de bombillas ha sufrido recientemente una revolución de ahorro de energía, al eliminar gradualmente las bombillas incandescentes que gastan más energía y favorecer las bombillas más eficientes de LFC, halógeno y LED. Éstas utilizan entre 25 y 80% menos de energía que las incandescentes y ya que el hogar promedio gasta un 25% de su energía en iluminación eléctrica, esto tiene un gran potencial.

Estas tres bombillas de bajo consumo tienen cualidades únicas que pueden ser útiles en diferentes situaciones para satisfacer tus necesidades. Estas cualidades incluyen el brillo, el color (¿es una luz cálida o luz fría?), si funciona bien en exteriores, cuánto le toma alcanzar su brillo completo y si se puede atenuar. El precio y la eficiencia también son factores que debes considerar. Si quieres tomar una decisión informada, a continuación, puedes leer acerca de los beneficios de cada tipo de bombilla.

Primero, un poco de información acerca de las bombillas incandescentes que ya van saliendo. Esta bombilla aún es la más económica pero su corta vida y su uso poco eficiente de la electricidad la hace más costosa a largo plazo. Las bombillas incandescentes sólo tienen una duración de unas 1000 horas y convierten menos del 5% de la energía que utilizan en luz. Utilizaremos este parámetro como medida de comparación para las bombillas que se enumeran a continuación.

Bombillas LFC (Fluorescente compacta):

  • Utilizan un 75% menos de energía que las bombillas incandescentes estándar
  • Vida útil: 7-14 años (a 3 horas por día)
  • Con frecuencia, el encendido y apagado acortará la vida útil
  • Lentas para iluminar (especialmente a temperaturas frías)
  • No son excelentes para mostrar los colores exactos de los objetos
  • Contienen mercurio, que se libera cuando se rompe, por lo que se requiere que las bombillas sean recicladas
  • La mayoría no funciona con reguladores de intensidad, temporizadores y sensores de movimiento

Las bombillas LFC son más costosas que las bombillas incandescentes, pero su mayor eficiencia y vida útil significa que ahorrarás alrededor de $6 por año por bombilla (y $ 60 durante el ciclo de vida de la bombilla) si eliges esta opción.

Bombillas halógenas:

  • Utilizan un 25% menos de energía que las bombillas incandescentes estándar
  • Vida útil: 1-2 años (a 3 horas por día)
  • Iluminan al instante
  • Pueden atenuarse
  • Muestran con precisión los colores de los objetos
  • Produce luz blanca (perfectamente neutra, en contraposición a una luz más cálida o más fría)

Con respecto al proceso de iluminación, las bombillas halógenas son más similares a las bombillas incandescentes tradicionales. Convierten una gran cantidad de energía en calor y serán extremadamente calientes al tacto. Sin embargo, son también más eficientes, ya que le ahorran cerca de $ 7 por año durante sus pocos años de duración.

Bombillas LED (Diodos emisores de luz):

  • Utilizan 80% menos de energía que las bombillas incandescentes estándar
  • Vida útil: 18-46 años (a 3 horas por día)
  • Iluminan al instante
  • Muchas pueden atenuarse
  • Muchas trabajan con fotocélulas y temporizadores, algunas con sensores de movimiento
  • Algunas no pueden arrojar luz en todas las direcciones
  • Pueden ser más grandes y más pesadas que otras bombillas

Al ser la bombilla más eficiente cuando se trata de convertir la energía en luz, las bombillas LED son frescas al tacto porque convierten la mínima energía en calor. Aunque son las bombillas más costosas, también son las más duraderas y terminarás ahorrando alrededor de $ 7 por año por bombilla, lo que significa que muchas veces se pagan por sí mismas.

Cómo escoger las bombillas para tu hogar

Ahora que has podido comparar los diferentes tipos de bombillas de bajo consumo de energía, ¿cómo decides cuáles son las mejores para tu hogar? Un buen lugar para comenzar es entender la terminología que los fabricantes de bombillas utilizan en el empaque. En lugar de vatios, los fabricantes ahora están utilizando unidades llamadas lúmenes, que es una forma diferente de cuantificar el brillo de una luz.

La temperatura del color también es importante. Ésta se mide en escala Kelvin.

Comprendiendo la temperatura:

La luz viene en diversos colores y la mayoría de las bombillas que utilizamos en nuestros hogares varían de temperaturas calientes a frías. Las diferentes temperaturas de luz pueden verse mejor en diferentes áreas de tu casa. Por ejemplo, es posible que quieras una iluminación cálida en un dormitorio para una sensación acogedora y romántica. O podrías preferir una iluminación fría en las áreas donde lees mucho. La luz blanca es ideal para los cuartos de baño porque no distorsiona los colores de los objetos o el maquillaje.

¿Cómo sabes qué color será tu luz? Busca la medición Kelvin en el empaque de la bombilla y usa esta guía para averiguar la temperatura:

  • 2700 Kelvin: amarillo cálido
  • 3000 Kelvin: amarillo blanco
  • 3500 – 4100 Kelvin: blanco brillante
  • 5000 – 6500 Kelvin: blanco azulado

Comprendiendo el brillo:

La unidad a la que probablemente estés acostumbrado – vatios – no se traduce consistentemente entre los diferentes tipos de bombillas al medir el brillo. Una bombilla incandescente de 45 vatios es mucho más oscura que una LED de 45 vatios; un equivalente más cercano sería en realidad un LED de 9 vatios. La mejor manera de medir el brillo es con lúmenes, que miden la cantidad de luz que emite una bombilla en lugar de la energía que utiliza.

Cuanto más brillante es una bombilla, más lúmenes ofrece – no importa qué tipo de bombilla sea. Si te preguntas cómo traducir la medida del vatio que estás acostumbrado a lúmenes, mantén esto presente: una bombilla incandescente de 100 vatios es aproximadamente igual a 1600 lúmenes. Si vas a reemplazar una bombilla incandescente de 60 vatios, busca una bombilla de ahorro de energía con 800 lúmenes. También, una bombilla incandescente de 40 vatios tendrá el mismo brillo que una bombilla de 450 lúmenes.

Consejos para tu hogar:

Aquí te brindamos algunos consejos adicionales para tener en cuenta al comprar luces para tu hogar. Estos te ayudarán a ahorrar dinero y aprovechar al máximo los beneficios únicos que cada tipo de bombilla puede ofrecerte.
Si estás tratando de cambiar de bombillas incandescentes a bombillas de ahorro de energía, considera reemplazar primero las que se usan con mayor frecuencia. Esto asegurará los mayores ahorros y también te permitirá decidir si te gusta la elección que has hecho antes de comprar más.

  • Utiliza bombillas LED para lámparas que enciendas y apagues frecuentemente (como en los baños). Las luces LED se encenderán al instante y su vida útil no se verá reducida por los ciclos de encendido / apagado como las bombillas LFC.
  • Utiliza bombillas LED en lugares donde se requiere luz instantánea, como pasillos y escaleras.
  • Para ahorrar energía: si tienes luces al aire libre, puedes instalar un sensor de movimiento o una fotocélula que encienda las luces cuando se oscurece.
  • Recuerda que las bombillas LFC y LED son generalmente más grandes y más pesadas que las incandescentes. Cuando reemplaces una bombilla incandescente, llévala a la tienda para asegurarte que el reemplazo no sea demasiado grande.
  • Evita las bombillas fluorescentes compactas (LFC) en las habitaciones de los niños u otras áreas propensas a accidentes. Estas luces liberan mercurio peligroso cuando se rompen.

Esperamos que este artículo te ayude a tomar decisiones inteligentes e informadas sobre la iluminación de tu hogar. Recuerda que cuando se trata de ahorrar energía, ¡el conocimiento es poder!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *