Garantia reparacion coche

Contenidos

Marco de referencia

El Real Decreto 1/2007, del 16 de noviembre de ese año, es el encargado de regular los niveles mínimos de protección de los que deben disfrutar los consumidores al adquirir determinados bienes, entre los que se encuentran los automóviles.

Plazo mínimo

Esta ley establece que los consumidores españoles disponen de una garantía mínima obligatoria de dos años. Es el plazo en el que el vendedor, fabricante o importador debe hacer frente a los defectos que puedan aparecer tras la entrega del vehículo.

Garantía comercial

Es importante diferenciar entre esta garantía legal y la comercial que pueden ofrecer algunas marcas. En este último caso, el marco de cumplimiento se ceñirá exclusivamente a las condiciones particulares recogidas en el contrato entre las partes. Es por ello que resulta fundamental conocer al detalle las coberturas que ofrecen estas garantías comerciales antes de su contratación o ejecución.

Siempre por escrito

Al tratarse de convenios particulares entre los implicados, estas garantías comerciales deben recogerse siempre por escrito (o en cualquier otro soporte duradero de tipo digital) y reflejar expresamente detalles como el bien sobre el que recae la garantía; el nombre y la dirección de la empresa garante; que dicha garantía en ningún caso afecta a los derechos legales del consumidor; los derechos adicionales que se conceden al consumidor; el plazo de su duración y ámbito territorial y las vías de reclamación disponibles. También hay que saber que el plazo de reclamación sobre estas garantías prescribe a los seis meses de la expiración del contrato.

¿En qué casos se puede reclamar?

Desde AEA señalan que la legislación no define con claridad el concepto de conformidad de contrato, es decir, los supuestos que pueden considerarse como defectos de fabricación. Sin embargo, sí recoge una serie de presunciones sobre dicha falta de conformidad que abrirían la posibilidad de reclamaciones. Es el caso de que el vehículo no se ajuste a la descripción realizada durante su compra; cuando no sea apto para el uso al que normalmente se destinaría; cuando no sea apto para el uso especial que el comprador haya indicado al vendedor que piensa dar al vehículo; cuando no presente la calidad y prestaciones que cabría esperar y que se comunicaron durante su adquisición.

Reparar o sustituir

Cuando exista conformidad entre las partes respecto a algunos de los supuestos anteriores, el comprador puede exigir al vendedor la reparación o sustitución del vehículo, salgo que alguno de ambos supuestos resulte subjetivamente imposible o desproporcionado. Cualquiera de estas intervenciones se realizará de forma gratuita para el usuario (piezas, mano de obra, transporte), siempre en un plazo razonable y sin inconvenientes para el mismo. Durante el periodo en el que el vehículo se encuentre en reparación se suspende el tiempo de garantía, mientras que en los seis meses posteriores a la reparación el vendedor debe responder de ella.

Las reparaciones deben realizarse con diligencia.

La importancia de los seis primeros meses

Aunque las garantías sean de dos años, la ley contempla que en los seis primeros meses se presume que el defecto ya existía de origen, siendo el vendedor el encargado de demostrar que no es así; por el contrario, pasado este periodo, será el consumidor quien deba probar que los fallos en cuestión proceden de la fábrica. Por eso resulta fundamental realizar las reclamaciones a la mayor brevedad una vez detectadas. Cualquier reclamación prescribe a los tres años desde la entrega del vehículo.

Indemnizaciones

El usuario afectado por el fallo de un vehículo tiene derecho a ser indemnizado por los daños o perjuicios causados, incluidos los morales, como consecuencia tanto de la responsabilidad contractual como extracontractual que hubiese lugar.

¿Se pierde la garantía en talleres independientes?

Es una de las dudas más habituales entre los consumidores y la respuesta es clara: un vehículo no pierde en modo alguno su cobertura legal por el hecho de realizar mantenimientos o reparaciones en talleres independientes o con recambios de otras marcas. Tan sólo es necesario que cualquier intervención se haga siempre conforme a las recomendaciones del fabricante y se pueda demostrar que así ha sido.

Responsabilidad en accidentes

Desde 2010, siempre ya cuando el coste corra a tu cargo, puedes elegir llevar tu coche a un taller multimarca o oficial sin perder la garantía del fabricante.

Muchos automovilistas dudan aún acerca de esta cuestión, y ante la incertidumbre escogen llevar su vehículo a un taller oficial, aunque la revisión les salga algo más costosa que en un taller multimarca. Para resolver definitivamente este dilema, te diremos que si optas por llevar tu coche a un taller independiente no pierdes la garantía si el coste de la intervención corre de tu cuenta.

Es decir, independientemente de si el vehículo está o no en garantía, el automovilista es libre de escoger dónde quiere reparar o revisar su coche, siempre y cuando el taller no oficial disponga de la información técnica, conocimientos y herramientas necesarias para realizar el trabajo y siga al pie de la letra el manual de mantenimiento del coche.

¿Y desde cuando existe esta garantía también en los talleres no oficiales?

En mayo de 2010 se aprobó el nuevo Reglamento 461/2010, lo que marcó un antes y un después en el sector de la posventa. Con el objetivo de mejorar la competencia y favorecer al consumidor y a la pequeña empresa este nuevo reglamento abrió las puertas a la libre elección de taller por parte del cliente.

A partir de entonces cualquier taller independiente puede reparar vehículos en garantía, teniendo acceso a piezas de garantía equivalente y a todos los datos técnicos de las marcas.

¿Cuánto dura la garantía?

La garantía mínima legal de los vehículos es de dos años aunque se puede ampliar. En ese periodo de tiempo quedan cubiertas cualquier avería que tenga el coche, menos en los casos de ruidos, vibraciones y consumibles.

En cuanto a las reparaciones, ya sea realizada en talleres oficiales como multimarca, tienen una garantía de tres meses o 2.000km. Y las piezas de repuesto nuevas están cubiertas durante dos años.

En Autofit además de contar con los mejor profesionales y los mejores equipos, te ofrecemos las mejores condiciones de un taller independiente.

Garantías y mantenimiento de rutina para carros

Si tiene auto, usted sabe lo importante que es cumplir con el mantenimiento de rutina y hacer las reparaciones del vehículo. ¿Pero puede un concesionario negarse a cumplir con la garantía de su auto nuevo si usted lleva el vehículo a otro lugar para hacerle el mantenimiento de rutina y las reparaciones?

La Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC), la agencia nacional de protección del consumidor dice que no. De hecho, es ilegal que un concesionario le niegue la cobertura de su garantía simplemente porque usted llevó su auto a reparar o para hacerle un mantenimiento de rutina a otro lugar. El mantenimiento de rutina por lo general incluye el cambio de aceite, la rotación de las llantas, el reemplazo de correas, chequeo del nivel de fluidos y del drenaje de los líquidos, pastillas o almohadillas de freno nuevas y las inspecciones. La frecuencia de los programas de mantenimiento varía de acuerdo a la marca, modelo y año de fabricación del vehículo; la mejor fuente de información sobre el programa de mantenimiento de rutina es el manual de su auto.

¿Qué es una garantía?

Una garantía es una promesa, generalmente efectuada por un fabricante, de respaldar el correcto funcionamiento de su producto o de reparar ciertos defectos o desperfectos durante un período de tiempo. La garantía paga todas las reparaciones cubiertas o los reemplazos de las partes o piezas del auto durante el período de garantía.

¿Es obligatorio que haga las reparaciones y los servicios de mantenimiento en el concesionario para que mi garantía siga en efecto?

No, usted puede llevar su auto a un mecánico independiente o a un taller de una cadena de atención al público para hacer los trabajos de mantenimiento de rutina y las reparaciones de su vehículo o incluso los puede hacer usted mismo. De hecho, la ley llamada Magnuson-Moss Warranty, cuya ejecución está a cargo de la FTC, establece que es ilegal que los fabricantes o concesionarios pretendan anular su garantía o denegarle la cobertura establecida bajo su garantía simplemente porque el trabajo fue hecho en otro lugar. Dicho esto, vale aclarar que pueden presentarse ciertas situaciones en las cuales la reparación no esté cubierta por la garantía. Por ejemplo, si usted o su mecánico remplazaron una correa de manera incorrecta y como consecuencia de ese reemplazo se dañó el motor de su auto, el fabricante o el concesionario del vehículo puede negarse a cubrir el costo del arreglo del motor bajo los términos de la garantía. Pero sin embargo, de acuerdo a la FTC, el fabricante o concesionario debe poder demostrar que lo que causó el daño del motor fue el reemplazo de la correa que se hizo de manera incorrecta ­­— en vez de atribuírselo a algún otro defecto. Pero aún así, la garantía debe continuar vigente para las demás partes de su auto.

¿Se anulará mi garantía si uso partes del ‘mercado secundario’?

No. Una parte o pieza del ‘mercado secundario’, o mercado de accesorios para autos, es una parte fabricada por una compañía que no es el fabricante original del vehículo ni del equipo o sistema del auto. El solo hecho de usar una parte del mercado secundario no anula su garantía. La ley Magnuson-Moss Warranty establece que es ilegal que las compañías anulen su garantía o le denieguen la cobertura establecida bajo la garantía simplemente porque usted haya usado una parte del mercado secundario. Pero, en caso de que la parte o pieza fabricada por el mercado secundario fuera defectuosa en sí misma o si no hubiera sido instalada correctamente y como consecuencia se dañara alguna otra parte que está cubierta por la garantía, el fabricante o el concesionario tiene derecho a denegarle la cobertura para esa parte y cobrarle las reparaciones correspondientes. La FTC dice que antes de negarle la cobertura de la garantía, el fabricante o el concesionario debe demostrar que la necesidad de efectuar las reparaciones fue causada por el equipo o partes del mercado secundario.

Recomendaciones para Evitarse Inconvenientes con la Garantía

Esto es lo que puede hacer para obtener el máximo beneficio de la garantía de su vehículo:

  • Lea su garantía. La garantía, que generalmente viene junto con el manual del vehículo, le ofrece una descripción general y los detalles específicos sobre su cobertura. Si extravió el manual de su auto, búsquelo en Internet. Lea la sección «Owners» del sitio Web del fabricante de su auto.
  • Tenga presente el período de cobertura de su garantía. Si surgen problemas que están cubiertos por la garantía, hágalos revisar antes de que expire la garantía.
  • Haga el servicio de su auto a intervalos regulares. Esto siempre es conveniente. Pero para mantener intacta su garantía, cumpla con el programa de mantenimiento recomendado por el fabricante. Los detalles de este cronograma están en el manual de su auto.
  • Guarde todos los registros y recibos de los servicios, independientemente de quien le haga el trabajo. Esto incluye los comprobantes de los cambios de aceite, rotación de las llantas, reemplazos de la correa, pastillas o almohadillas de freno nuevas y las inspecciones. Ponga todo en una carpeta para ir armando un registro de todas las reparaciones que le resultará muy práctico en caso de que tenga que usar su garantía. Si alguna vez tiene que recurrir a la garantía de su vehículo y no puede demostrar que usted le hizo los services de mantenimiento, le podrían denegar su reclamo de cobertura.
  • Reclame. Si cree que el asesor de servicio de un concesionario le negó su requerimiento de garantía injustamente, pida hablar con un supervisor. Si después de hablar con el supervisor no se quedara conforme, establezca contacto con el fabricante o vaya a otro concesionario. Tal vez desee presentar una queja ante la oficina del Fiscal General de su estado, la oficina local de protección del consumidor, la oficina más cercana de Better Business Bureau, o ante la FTC.

Anteriormente, este artículo se llamaba Garantías de automóviles, mantenimiento de rutina y reparaciones: ¿Es indispensable hacer uso del concesionario?

Como dicen muchos, es mejor prevenir que curar. Seguramente esta afirmación sea, pero, aún más cierta en el terreno del motor. El objetivo de muchos es tener un coche que cumpla con todos los requisitos que tiene cada uno en su lista, y que no de ningún tipo de problema a la hora de circular. Es por ello que es substancial conocer los detalles de la garantía de nuestro coche nuevo.

10/01/2018 a las 10:41 CET

Laerke Saura Birk

La garantía es el compromiso que toma el fabricante de reparar gratuitamente las averías de nuestro coche dentro de un período determinado. Esta definición parece muy sencilla, pero siempre nos acabamos enredando con la letra pequeña, y muchos no prestan la debida atención a los beneficios y ‘peros’ que trae consigo la garantía de su coche. Para evitar sorpresas, te informamos de antemano de todo lo que debes saber sobre ella, para que puedas estar tranquilo de una vez por todas.

DOS TIPOS DE GARANTÍA

Existen dos tipos de garantía: la legal y la comercial. Son garantías que son totalmente compatibles entre ellas. La primera, es la que está obligada a ofrecer el fabricante por ley, mientras que la segunda sería una extensión que ofrece el mismo fabricante (a veces con compañías de seguros). Además, el consumidor también tiene la oportunidad de alargar esta garantía pagando una extensión de esta.

GARANTÍA LEGAL

La garantía legal es la que esperamos cualquier de nosotros a la hora de comprar un coche: la que cubra la reparación de los daños que hayan sido ocasionados por un fallo de fabricación en el vehículo. Es decir, se descartan los gastos en mantenimiento regulares y los de desgaste (o sea que no: no puedes machacar tu coche con la esperanza de llevarlo al taller y que te lo dejen como nuevo de gratis).

Apunta esto, que te será útil: El conductor tiene la oportunidad de pedir una sustitución del coche averiado por otro, siempre dentro de un marco de precios. Recomiendan que el consumidor pida su coche nuevo si el fabricante no ha podido arreglar la avería después de 3 intentos.

Esta garantía dura dos años y no tiene límite de kilometraje, y queda regulada por el Real Decreto Legislativo 1/2007.

GARANTÍA COMERCIAL

La garantía comercial sería una extensión de la legal. Algunas marcas las ofrecen con opción de pago adicional, y algunas de forma totalmente gratuita. El numero de años de duración de la garantía comercial puede ser variado, pero aquí hay que fijarse también en el kilometraje, ya que hay muchas marcas que deciden limitar la duración de la garantía con este criterio.

Es importante leerse el escrito de la garantía ya que el consumidor solo podrá reclamar lo que quede firmado en un papel. Todo lo demás no formará parte de la garantía y podrá llevarnos más de un disgusto. Además, si a la hora de vendernos el coche y su garantía el concesionario nos ha prometido unas coberturas determinadas, debemos garantizar que queden también por escrito. Así no tendremos disgustos.

También se pueden acabar anulando puntos del contrato. Por ejemplo, si cambiamos el aceite por uno que no es el recomendado. Recuerda, pero, que no puedes perder la garantía por hacer tu mantenimiento en un taller independiente con recambios de otras marcas, pero sí si estas no se hacen conforme las recomendaciones del fabricante.

NOTICIAS RELACIONADAS

Muchas son las marcas que presumen de tener mejor garantía post-venta que otras, pero para entender este concepto tenemos que distinguir entre dos conceptos: la garantía legal y la garantía comercial.

  • Garantía legal: Es la garantía obligatoria por ley que comprende los dos primeros años del vehículo y sin límite de kilometraje.
  • Garantía comercial: Es la garantía que ofrecen algunas marcas de manera adicional, cubriendo la totalidad del coche o únicamente partes concretas, para este tipo de garantía si se establece un límite máximo de kilómetros.

Con la garantía legal se cubren aquellos defectos que no son causados por el propietario. Es decir, son fallos de fábrica o averías ocasionadas por el desgaste irregular de alguna pieza. Sin embargo, hay ciertos componentes que por su desgaste no entran en la garantía, como son los cristales, discos de freno, neumáticos… Obviamente tampoco se incluyen en la garantía los daños provocados por negligencia del conductor.

Para que la garantía cubra los defectos de fábrica, se deben reclamar antes de que el coche cumpla medio año, (como ya os contamos en su día aquí) para que los gastos corran de parte del vendedor, una vez transcurrido ese tiempo, la reclamación debe efectuarse a través del informe de un perito.

Una vez reparado el defecto se obtiene una garantía extra de otros seis meses a partir de la entrega del coche reparado. Debes saber que mientras permanezca el coche en el taller, se mantiene intacta, es decir, no cuenta los días que esté el coche reparándose. Si en alguna ocasión os veis en la situación de que el vendedor no pueda hacerse cargo de la reparación, reclama directamente al fabricante.

Entonces podemos decir que la comercial es una prórroga de la garantía legal, en la que cada marca podrá establecer sus propias condiciones y su tiempo de duración. La mayoría de las marcas, a la hora de comprar un coche ofrecen una extensión de la garantía. Las garantías máximas pueden tener un periodo de validez máximo de siete años.

Por último si nuestro coche ya no tiene garantía las reparaciones y piezas sustituidas quedan garantizadas durante tres meses o 200.000 kilómetros por el taller.

Vía: OCU

Coches de segunda mano

Además, la mejor opción para adquirir un vehículo es comprándolo de segunda mano ya que ahorramos dinero y podemos disponer de él inmediatamente. Pero todos tenemos las mismas dudas: ¿quién nos garantiza su verdadero estado? ¿cómo podemos saber que no tendrá posteriores fallos? ¿qué podemos hacer en caso de que surjan problemas?

En SM Motor realizamos la compraventa de coches de forma profesional y hoy vamos a aclarar todas estas cuestiones. La causa de que sea obligatoria la garantía en la compra de un coche es debida a los posibles defectos y averías que quedan ocultos antes de la compra por lo que vamos a conocer todos los aspectos qué cubre la garantía en coches de segunda mano, el tiempo de ésta y las diferencias según la procedencia del vendedor.

Comprar el coche a particular o compraventa?

La adquisición de un vehículo es una de la de las compras que hacemos en nuestra vida que más pensamos antes de llevarla a cabo. Y tras decidir qué tipo de coche es el que mejor se adapta a nuestras necesidades, llega el momento de elegir dónde buscarlo. Cuando se apuesta por un vehículo de segunda mano, todos nos hacemos la misma pregunta: “¿comprar el coche a un particular o en una compraventa?”.

Garantía de un compraventa profesional

Lo primero que debes tener en cuenta antes de comprar un vehículo, es que el coche debe estar libre de cargas y no tener defectos ‘escondidos’ antes de su puesta a la venta. Pero en un coche usado es difícil determinar su auténtico estado y en ocasiones, pasados unos meses, pueden aparecer vicios que no detectaron el día que se vio el coche o cuando posteriormente se adquirió. Entonces, ¿qué ocurre? Que para evitar riesgos hay que confiar en empresas sólidas y en las que tener la confianza que en este tipo de adquisición todos necesitamos.

Y es que una de las ventajas de realizar una compra-venta de un coche usado en manos de un profesional es que las personas encargadas de llevar a cabo la transacción son expertos, realizan este tipo de transacciones cada día, y en caso de reclamación, hay un espacio físico donde poder acudir. En el caso de hacerlo con un compraventa, la cobertura de la garantía para el cliente está recogida dentro de la Defensa de los Consumidores, por lo que el compradorse siente respaldado y seguro en el momento de la adquisición.

Riesgos de la compra entre particulares

En el caso de los particulares cuentan con 6 meses en los que los clientes pueden reclamar al vendedor si apareciese alguna avería, pero lógicamente sólo en el caso de que ya estuviera presente antes de la compra. Pero cuando se lleva a cabo entre particulares esto puede ser difícil de justificar ya que es complicado demostrarlo, e incluso puede que para entonces, el particular no te coja el teléfono y no puedas volver a contactar con él.

En caso de que lo vendiera con un defecto oculto, el cliente querrá reclamar para exigir el pago de la reparación por parte del vendedor o la devolución del dinero de la compra en total. Para ello hay que interponer una denuncia, y como hemos comentado, demostrarlo de algún modo. Evidentemente, si algún desperfecto surge de forma posterior, el comprador sólo tendrá que asumir el coste sin ningún derecho para exigir responsabilidades al vendedor. Por lo tanto, es un riesgo comprar un vehículo a un particular si no estamos 100% seguros del estado ‘real’ del coche, ya que a la hora de reclamar es complicado llevar adelante el proceso.

Garantía en vehículos usados

Cobertura de garantía en coches de ocasión

  • – Estado del vehículo. El coche debe entregarse en el mismo estado que ponga en el contrato, y junto a este, se le deben entregar al comprador los siguientes documentos: factura indicando el precio total y kilometraje, certificado CARFAX o historial de KM, documentación en regla , tarjeta de ITV al dia e impuestos liquidados. La mayoría de veces, sólo un compraventa profesional es capaz de poder entregar toda esta información. Generalmente, los particulares no saben que todos estos documentos son obligatorios y necesarios para el comprador, y en caso de tenerlos, no siempre les interesa entregarlos.
  • – Soluciones frente a defectos. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la garantía también debe incluir una solución y un compraventa profesional ofrece tres opciones en caso de que la adquisición no haya sido finalmente satisfactoria: reparación de la avería, devolución del importe pagado o sustitución del vehículo. Un particular, si finalmente respondiera a sus obligaciones como vendedor, no nos garantiza que realmente se vaya a hacer cargo en caso de llegar a esta situación. Además, el proceso sería largo, costoso y sin ningún tipo de respaldo.

Cuánto tiempo cubre la garantía

Como hemos visto anteriormente, el tiempo de cobertura de la garantía depende de la procedencia del vendedor. En caso de tratarse de un particular será de 6 meses, y si se realiza a través de una empresa de compraventa, la garantía debe incluir un minimo de 12 meses. Pero hay que recordar que la reclamación en el caso de hacerse entre particulares siempre será más complicada que si se hace a un concesionario. Un vendedor que no sea profesional puede desatenderse del comprador y ‘desaparecer’, mientras que, si se hace bajo el respaldo de una empresa, el cliente siempre podrá estar 100% seguro.

En SM Motor no sólo te ofrecemos los mejores precios de Aragón en coches de segunda mano sino que además todos nuestros vehículos cuentan con la garantía de 12 meses exigida y con cobertura nacional. Si además nuestros clientes vienen de fuera de Zaragoza, nos ofrecemos a recogerlos en la estación de autobús o tren o en el aeropuerto para que el proceso de compraventa sea 100% satisfactorio.

Sibuscascoche.com

Llevas el coche al taller y… lo de siempre. Sabes cuándo entra pero no cuando saldrá, y al final, casi siempre se alarga más de lo inicialmente previsto. Realmente, el mayor problema es la ausencia de una regulación ante la incertidumbre, ya que no existe ninguna ley que aclare nada al respecto. Aun así, la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM) en colaboración con el Instituto Nacional de Consumo (INC) y las Comunidades Autónomas resolvieron con la intención de establecer un marco regulador sobre el tema, definiendo el período máximo que puede durar una reparación del coche en un taller: veinte días.

Concretamente, tal y como recoge la normativa actual, si el vehículo no es reparado en un periodo de tiempo razonable, el cliente tiene el derecho de exigir una rebaja del precio del presupuesto o incluso la resolución del contrato acordado previo a la entrada del automóvil en el taller. Llegados a este punto y tras la falta de consenso, el taller tiene la obligación de devolver el vehículo al cliente tal y como se le entregó, llegando incluso a reinstalar los componentes reparados por los previamente dañados.

Los 20 días fijados en esta normativa realizada por las asociaciones y colectivos citados puede resultar insuficiente en algunos casos, aunque en el caso de los coches de ocasión y de modo general, no debería superarlos. Únicamente en averías graves se puede valorar el ampliar el período máximo de entrega en relación a la gravedad de la reparación.

Eso sí, la Asociación GANVAM recomienda guardar todas las facturas, tanto de piezas como de pedidos y cualquier notificación de los proveedores de los repuestos para evitar en la mayoría de lo posible las complicaciones generadas a raíz de los retrasos en la entrega del vehículo según las fechas acordadas.

Además, en caso de un retraso en la reparación que el taller no pueda justificar con la correspondiente documentación, el cliente puede solicitar la devolución de su vehículo en el mismo estado en el que entró en el taller y solicitar incluso algún tipo de indemnización por daños y perjuicios por el tiempo que no pudo usar el vehículo.

¿Y si el que se retrasa soy yo en recoger el vehículo una vez reparado?

Efectivamente, bajo la legislación vigente, los talleres pueden cobrar gastos de estancia tras avisar al cliente de la correcta reparación, ya sea por vía telefónica, SMS, email, etc. Es decir, si el usuario no recoge su coche pasado tres días hábiles y tras habérselo comunicado, el taller tiene derecho a costearle los gastos generados por la estancia, pero solo y únicamente tras esos tres días citados.Para dar respuesta a esta cuestión debemos acudir a la legislación por la que se rigen los talleres de reparación en España de vehículos automóviles (ya sea de motos, coches, furgonetas, etc.) es decir, por el Real Decreto 1457/1986, que trata los derechos de los usuarios de estos servicios.

En todo caso, dichos gastos de estancia solo procederán cuando el vehículo se encuentre en locales bajo custodia del taller y por los días que excedan del citado plazo, y el taller debería comunicar a sus clientes las condiciones y publicitar el coste diario de esos gastos.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº7 de Collado Villalba ha condenado a un taller a pagar a un cliente de AEA (Automovilistas Europeos Asociados) con 300 euros por los perjuicios y daños morales sufridos por el retraso en la realización de la reparación de su coche. Aparte de esos 300 euros, el taller deberá devolverle los 500 euros que adelantó “para comprar unas piezas y llevar a cabo una reparación que nunca tuvo lugar, por más que el demandado desmontarse el vehículo, y sin que se haya acreditado en modo alguno que dicho importe corresponde a mano de obra o a trabajos concretamente realizados en el vehículo del demandante, de forma que no está justificada su retención”.

Según informa AEA, el 28 de junio de 2012 el coche sufrió una avería de motor cuando se encontraba en Jaén. El propietario, residente de Madrid, decidió trasladarlo cerca de su casa. El dueño del taller fue dando largas y sin ofrecer ninguna información de la avería ni del precio de ésta. El 23 de julio le envío un presupuesto de 3.189,40 euros, pidiéndole, además, 1.500 euros para buscar un motor en un desguace, abaratando así el arreglo.

Después de múltiples llamadas, el 5 de septiembre de 2012, el dueño del automóvil retiró el mismo, sin reparación alguna y totalmente desguazado, devolviéndole solo 1.000 euros y prometiéndole los 500 restante el día siguiente, cantidad que nunca entregó alegando que esa cantidad correspondía a la mano de obra realizada -sin factura-.

La sentencia considera que los perjuicios causados al demandante están totalmente acreditados, ya que éste se vio privado de su vehículo durante más de dos meses sin que finalmente fuera reparado y, además, tuvo que adquirir un coche de segunda mano en el mes de septiembre teniendo que pagar un 3% más de IVA, que se habría ahorrado de haberlo comprado en julio o en agosto (el 1 de septiembre de 2012 el IVA subió del 18 al 21%).

Reparación |
La falta de recambios no justifica retrasos del taller al entregar el coche

Los talleres, de no entregar los coches en el plazo acordado con el cliente, éste estará en su derecho de pedir una reclamación. Así lo ha recordado la AEA (Automovilistas Europeos Asociados), mediante una consultoría en ElConfidencial.com.

Un usuario planteaba a la asociación su caso: el 22 de noviembre de 2010 llevó su coche a un taller oficial después de un siniestro en carretera. Le dieron como fecha de entrega el 23 de enero y era 14 de febrero y aún no habían empezado a repararlo. La reparación, cuando empezara, podía tardar de 3 a 6 semanas y, el vehículo, seríe entregado en 4 o 5 meses o más.
AEA ha hecho enfásis en la Ley de Ordenación del Comercio Minorista que establece que «el productor, o, en su caso el importador, garantizará, en todo caso, frente a los compradores, la existencia de un adecuado servicio técnico para los bienes de carácter duradero que fabrica o importa así como el suministro de piezas de repuesto durante un plazo mínimo de cinco años a contar desde la fecha en que el producto deje de fabricarse.»

Además, también ha señalado que “el retraso en la disponibilidad de los repuestos constituye una infracción de la norma y en este sentido le informamos que en distintas ocasiones los tribunales de justicia han condenado a los fabricantes/importadores, y a sus concesionarios, a indemnizar a los usuarios por el retraso en el envío de las piezas”.

Contratar un seguro de garantía mecánica al comprar un coche de segunda mano, a título particular, puede aportar indudables ventajas, tanto para el comprador como para el vendedor.

El primero se sentirá más seguro comprando un coche con garantía y el segundo más tranquilo, sabiendo que, si a corto plazo aparece alguna avería que cubre la garantía, evitará cualquier posible reclamación.

Tenemos que ser conscientes, de que este tipo de garantías solo cubren la reparación de algunas averías y de que, para las reparaciones, se utilizan piezas remanufacturadas y no nuevas. En este aspecto, no tienen mucho que ver con las garantías de los fabricantes para coches nuevos, aunque ni unas ni otras cubren piezas de desgaste, salvo algunas excepciones muy concretas.

Si te decides a contratar una de estas garantías, deberías leer antes con detenimiento el condicionado de la póliza, para asegurarte de que merece la pena. No obstante, a continuación te damos una primera orientación que esperamos te sirva de ayuda.

Las garantías mecánicas más económicas suelen cubrir pocas piezas y caras o algunas piezas más, pero con limitaciones importantes en cuanto a indemnización por avería. En principio, las puedes contratar con la compañía aseguradora que prefieras, como ampliación de una póliza que ya tengas o junto a una nueva que vayas a contratar. Algunas cubren, estrictamente, la reparación del bloque motor, la caja de cambios, el módulo electrónico principal de control del motor y la bomba inyectora. El coste viene a ser de unos 75 €, salvo que no contrates o tengas el seguro de responsabilidad civil y daños con ellos, en cuyo caso el precio se duplicaría.

Por otro lado, tendrías la opción de contratar otras garantías mecánicas, más parecidas a las que ofrecen los establecimientos de vehículos de ocasión, y que puedes contratar con empresas especializadas en este tipo de garantías. Dentro de este apartado, puedes encontrar, las básicas, las medias, y por último las más completas y de mayor coste.

Desde aquí desaconsejamos las básicas y muy económicas, cuyo precio suele situarse por debajo de los 150 €. Estas garantías, al igual que las ofrecidas por las compañías de seguros y que acabamos de comentar, suelen cubrir de 4 a 6 piezas, y por tanto, si te surgiera alguna avería, tendrías muy pocas posibilidades de que la garantía te cubra. Y, cuando excepcionalmente cubren algunas piezas más, establecen una indemnización por avería muy baja, en torno a 700 €, con un máximo de 2 averías por periodo de contratación.

Las garantías mecánicas de tipo y coste medio resultan sin duda más útiles, sobre todo, en los primeros seis meses, y siempre y cuando el precio no suponga un importe demasiado elevado respecto al importe pagado por el coche. El precio de estas garantías, para un periodo de seis meses, viene a estar entre los 250 y 300 €, con lo que podrían ser adecuadas si el valor del coche de segunda mano supera los 8.000 €. En este caso, el coste cubierto por cada avería subiría a 1.200-1500 €, y el máximo de indemnización coincidiría con el valor venal del coche.

Si el coche de segunda mano que acabas de comprar tiene poca antigüedad y su precio supera los 10.000 €, lo más sensato y rentable, sería que contrataras una garantía con las máximas prestaciones posibles. Su coste andaría por los 400-600 €. Este tipo de garantías cubren ya averías de hasta 3.000 €, con el límite del valor venal del vehículo, si se diera parte de varias durante el periodo de vigencia de la póliza.

En todos los casos, los costes mencionados se incrementarían, en torno al 50%, si la garantía mecánica se contrata por una año.

Los precios e importes de indemnización indicados en este post son orientativos, y aplicables, en general, a coches de gama baja y media. Los valores pueden llegar al doble o más, para coches de gama alta, 4×4, alta cilindrada, cambio automático, etc.

Cabe destacar que no todos los tipos de garantía mecánica se pueden contratar para cualquier coche. Cuanto más nuevo y menos kilómetros tenga, mejor garantía mecánica podrás contratar. Las más completas, solo podrás contratarlas, si el coche tiene un máximo de 6-7 años y menos de 150.000 km.

El resto, las garantías económicas y medias, suelen estar limitadas a vehículos con un máximo de 12 años y 200.000 km., aunque las puedes encontrar para vehículos de hasta 20 años y kilometraje ilimitado, bien es verdad, que con coberturas más reducidas.

En general, ninguna garantía mecánica se puede contratar para coches de segunda mano premium, de representación, o de muy alta gama.

Por último, y contrates o no un seguro de garantía mecánica para el coche de segunda mano que vayas a comprar, si no conoces el historial o no entiendes de mecánica, te aconsejamos que encargues una revisión del vehículo a un mecánico especializado para que te informe de su estado antes comprarlo.

Ver Comparativa de Seguros de Garantía Mecánica

Así funciona la garantía de los coches usados

Tasación de coche gratis en un solo pasoTasación de coche gratis en un solo paso

1. ¿Tienen garantía todos los automóviles usados?

Comprar un coche de segunda mano es posible que te genere un cierto recelo. Quizás te inquiete pensar qué ocurrirá si surge una avería o cualquier otro problema. ¿Tendrás que asumir tú los gastos? ¿Tiene la obligación de costearla el vendedor? Vamos a explicarte el tipo de garantía de los automóviles usados que todos los vendedores tienen la obligación de respetar. También conocerás en qué condiciones se puede hacer efectiva, si eres el comprador.

Diferentes garantías para automóviles usados

La garantía que todos los vendedores han de respetar cubre las averías producidas por defectos o vicios ocultos en la compraventa del coche usado. Hay dos tipos diferentes de garantía obligatoria, dependiendo de si el vendedor es profesional o particular, y un plazo para hacerlas efectivas:

  • Vendedores profesionales. Si eres el vendedor y te dedicas a esta labor de manera profesional, tendrás que hacerte cargo de las averías por defectos de material o vicios ocultos que tenga el vehículo. El plazo que tiene el comprador para efectuar la reclamación es de un año a contar desde la fecha de entrega. Pasado este tiempo, no tendrá derecho a exigir ninguna responsabilidad.
  • Vendedores particulares. En España las leyes estipulan que los vendedores particulares han de ofrecer un periodo de garantía de seis meses. Este se aplica a las averías por vicios ocultos.

A elección del comprador, se puede optar por el reintegro del importe de la reparación, la rescisión del contrato de compraventa con las devoluciones que esto conlleva, o la entrega de un vehículo equivalente, en el caso de venta profesional.

2. Cuándo se aplica la garantía de un automóvil usado

La garantía de un automóvil usado no siempre es aplicable. Tan solo la puedes exigir si se trata de un defecto oculto. Esto quiere decir que tendrás que demostrar que no se trata de una avería por uso o desgaste, ya que en estos casos el vendedor no será responsable.

Se considera una avería por uso o desgaste aquella que es fruto del uso diario del coche, como el desgaste de las pastillas de freno, una bombilla que se funde, desgaste de neumáticos…

Otra de las condiciones necesarias para que puedas reclamar la garantía de un automóvil usado es que el defecto no fuese evidente antes de la compra. Es decir, si el coche presenta una rotura o un defecto de funcionamiento evidentes antes de cerrar la operación, no será posible que reclames después.

Por eso, hay que exigir las reparaciones pertinentes antes de la adquisición, en el caso del comprador, y dar una correcta información en el caso del vendedor.

3. Cómo exigir la garantía de un automóvil usado

Cuando se compra un vehículo usado a un profesional, este debe indicar claramente la garantía del vehículo en el contrato. En el caso de un negocio de compraventa, lo normal es que no se niegue a asumir sus responsabilidades, siempre y cuando sea dentro de los términos que ya se han mencionado sobre este asunto. Pero si no lo hace, se pueden tomar medidas legales.

En el caso de compra a un particular, no es obligatorio especificar que el automóvil tiene una garantía de seis meses. Por lo tanto, a la hora de exigir la aplicación de la garantía será necesario algo más que ceñirse al contrato de compraventa. Si el particular no reconoce su responsabilidad, es necesario interponer una denuncia. Con esta en la mano se puede exigir legalmente que cumpla con lo que le corresponde.

No puedes exigir que se aplique ningún tipo de garantía si has revisado personalmente el vehículo y eres un perito profesional habituado a detectar averías. Ten este detalle en cuenta si esta es tu situación.

4. Alternativas a la garantía de un automóvil usado

Existe una alternativa para evitar los quebraderos de cabeza que podría suponer una avería tras la compra o venta del vehículo. En aquellos casos en los que el automóvil no tenga garantía oficial, se puede hacer un seguro de garantía mecánica. Este cubrirá cualquier avería que se produzca durante el periodo contratado.

Ventajas Desventajas
Vendedor No tiene que preocuparse si surge una avería oculta, ni hacerse cargo de una costosa reparación, o verse en la obligación de devolver parte del dinero Tiene que establecer un precio de venta del automóvil algo más elevado, para sufragar el importe del seguro adicional, u optar por tener una ganancia inferior
Comprador Obtiene muchas más garantías, ya que la compañía se asegurará de que todo está perfectamente revisado. En caso de que ocurra algo, no corre con el pago de la avería Paga más por el coche en el momento de la compra

Vendedor

  • Ventajas: No tiene que preocuparse si surge una avería oculta, ni hacerse cargo de una costosa reparación, o verse en la obligación de devolver parte del dinero
  • Desventajas: Tiene que establecer un precio de venta del automóvil algo más elevado, para sufragar el importe del seguro adicional, u optar por tener una ganancia inferior

Comprador

  • Ventajas: Obtiene muchas más garantías, ya que la compañía se asegurará de que todo está perfectamente revisado. En caso de que ocurra algo, no corre con el pago de la avería
  • Desventajas: Paga más por el coche en el momento de la compra

Antes de comprar un automóvil usado

Para minimizar las posibilidades de que algo salga mal, lo mejor es exigir un certificado mecánico que avale el buen estado del automóvil.

No está de más pedir a algún amigo o conocido que te acompañe a probar el coche. Pide también que te permitan comprobar que las revisiones están al día y solicita un informe de la vida del coche. Esto último se puede obtener en estamentos oficiales previo pago. Así tendrás información fidedigna sobre el vehículo.

Si optas por comprar el coche en un compraventa de automóviles usados, entra en Internet y cerciórate de que los comentarios del negocio son favorables. Las puntuaciones y comentarios de otros te ayudarán a conocer si este es un negocio serio o, si por el contrario, deja que desear. Tan solo tienes que introducir el nombre del negocio y opiniones en el buscador, y verás toda la información al respecto.

Infórmate sobre el vehículo en cuestión. Indaga sobre el resultado de ese modelo. ¿Es propenso a las averías? ¿Soporta bien el uso? ¿Hay algún detalle por el que se caracterice? Seguro que quieres que el coche dure muchos años. Algunos son más longevos que otros, tenlo en cuenta.

5. Conclusión sobre la garantía de automóviles usados

Los vehículos usados tienen garantía, ten esto en cuenta si eres el vendedor, y valora realizar una revisión concienzuda en un taller mecánico antes de la venta. Si eres el comprador, exige pruebas de que el automóvil está en perfectas condiciones, y revisa bien que no haya golpes o defectos de funcionamiento. Si surge una avería oculta, exige una reparación o compensación, estás en tu derecho.

Es bueno que te plantees si te compensa un seguro adicional que cubra las averías por un año, te protegerá como comprador o como vendedor. Estos seguros son una buena opción si el coche tiene más de cinco años y está por encima de los 100.000 kilómetros.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *