Gafas en 3D

Aunque no haya obtenido el reconocimiento ni haya conseguido calar lo suficiente en el mercado la mayoría de usuarios conoce la tecnología 3D. Lo que ya no es tan común es que sepan diferenciar entre 3D activo y 3D pasivo.

Dos tecnologías que buscan ofrecer una experiencia realista, en 3D, pero con diferente forma de conseguirlo. Lo que no sólo implica una diferencia en el método sino también en los requisitos. Por eso, de forma sencilla nos gustaría explicar las diferencia entre 3D activo y pasivo.

¿Cómo funciona el 3D Activo?

Tanto en uno como otro el efecto 3D se consigue engañando a la vista. Para ello, mediante el uso de unas gafas especiales según el tipo conseguimos que cada uno de nuestros ojos vea una imagen diferente. Así, al procesar ambas nuestro cerebro crea esa sensación de tres dimensiones.

En el 3D activo las gafas incorporan su propia electrónica mediante la que sincronizamos la imagen que vamos a ver. El televisor irá mostrando a una gran velocidad fotogramas para el ojo izquierdo y derecho. Las gafas evitarán que el ojo derecho vea las imágenes para el izquierdo y viceversa. Todo a una velocidad tan elevado que nuestro cerebro no es capaz de notar el cambio. Así se interpreta como una sola imagen y se crea el efecto tridimensional.

¿Cómo funciona el 3D Pasivo?

El 3D Pasivo consigue la sensación de imagen tridimensional de forma diferente. Nuestro televisor o proyector mostrará una imagen donde la imagen para el ojo izquierdo se fusiona con la del ojo derecho gracias a unas gafas polarizadas.

Esa fusión se puede hacer horizontal como verticalmente. Y básicamente consiste en usar las líneas pares para la imagen del ojo izquierdo y las impares para el derecho (o viceversa). Luego las gafas, mediante un cristal con diferente polarización para cada lado, se encargarán de que cada ojo sólo vea la imagen que le corresponde.

Dual Player

La forma que tiene de generar un televisor Pasivo el 3D nos ofrece una ventaja que para muchos es determinante, se llama Dual Player. Como hemos explicado, para generar el 3D con las gafas pasivas se usan cristales con diferente polarización. Esto nos permite disfrutar de un modo ideal para cuando queremos jugar en modo dos jugadores con nuestra consola.

Para ello tendremos que comprar un pack de gafas especiales donde las del jugador 1 tiene ambos cristales polarizados para mostrar la imagen de la izquierda mientras que las del jugador 2 para la de la derecha.

Ventajas e inconvenientes

Como prácticamente no hay tecnología perfecta, el 3D Activo y 3D Pasivo tienen ambos sus ventajas y desventajas. A continuación una lista para cada tecnología.

3D Activo

  • Mayor resolución, cada imagen puede mostrar la resolución máxima del panel
  • Se necesita un panel más brillante pues las gafas activas oscurecen más la imagen
  • Si la velocidad de refresco no es buena se pueden apreciar imágenes fantasmas (Crosstalk) así como notar el parpadeo (Flickr)
  • Gafas más caras al llevar su propia electrónica
  • A algunos usuarios le cansa más la vista
  • Gafas pesan más, pueden resultar incómodas después de mucho tiempo puestas

3D Pasivo

  • Gafas más económicas
  • Más cómodas de usar durante más tiempo
  • Reducen fatiga visual
  • Ofrecen más ángulo de visión y opción de usarlas incluso tumbados
  • Dual player
  • Menos resolución de la imagen final (960x1080p o 1920x540p)

A priori el 3D Pasivo ofrece más ventajas que desventajas pero eso no implica que sea peor. Sobre todo si son modelos recientes los que comparamos.

Entonces ¿3D Activo o Pasivo?

Mi apuesta personal es el 3D Pasivo y la tendencia del mercado parece ser la misma. Dicha opción permite a los fabricantes ahorrar costes de fabricación e incluir normalmente hasta cuatro gafas lo que satisface al cliente pues pues no debe pagar adicionalmente por las gafas.

Además si en un futuro quiere más gafas podrá comprarlas a un precio entre 10 y 20 veces más barato. Ademas del tema de Dual Player, un extra mediante un pack de gafas especiales.

De todas formas es algo personal. Sólo probando una y otra podréis decidir pues la percepción y gusto de cada persona es diferente.

En Xataka Smart Home | Guía para comprar un televisor

Imagen: Tom Scott

Es posible que tengas un televisor 3D en casa o hayas ido a ver alguna película en 3D al cine en los últimos años. Ambas tecnologías requieren gafas para simular un efecto tridimensional y no pueden visualizarse de otra forma. Sin embargo, existe un método que permite crear imágenes en 2D y 3D a la vez.

La mayoría de las tecnologías que simulan una visión tridimensional lo hacen mediante estereoscopía: muestran imágenes ligeramente diferentes en cada ojo para que el cerebro las mezcle formando imágenes 3D. A su vez, muchos de estos métodos necesitan gafas especiales para cambiar la forma en la que funciona la visión (aunque existen excepciones como la Nintendo 3DS, que se basa en la barrera de paralaje para crear imágenes autoestereoscópicas).

Advertisement

Una de las formas más básicas y baratas de producir video 3D son los anaglifos, imágenes que tienen dos capas de color diferentes, una para cada ojo, con perspectivas ligeramente cambiadas. Para apreciar el efecto hacen falta unas gafas de plástico (generalmente con una lente roja y una azul) que bloquean una capa en cada ojo y engañan al cerebro para producir una única imagen en 3D.

Aunque los anaglifos fueron muy populares en el cine del siglo XX (y todavía asociamos las gafas rojas y azules con el 3D, por pura nostalgia), el cine actual opta por una opción algo más moderna. Si fuiste a ver Avatar en su momento, seguramente te dieron un par de gafas polarizadas. Estas se basan en el mismo principio que las gafas anaglíficas, pero filtrando las ondas de luz de un doble proyector que emite dos imágenes ligeramente distintas con polarizaciones diferentes. El resultado es una mayor sensación de profundidad, lo que se traduce en un mejorado efecto 3D.

El problema de estos métodos es que solo permiten proyectar la película de una forma: si la quieres ver en 2D, entrarás en la sala 2D, y si la quieres ver en 3D, pagarás el extra, recogerás tus gafas polarizadas y entrarás en la sala 3D. ¿Qué ocurre si tienes un amigo con problemas de visión en un ojo? Solo podrá ver la película en 2D, y tú, como buen amigo, tendrás que renunciar al 3D.

En realidad esto no es así para todas las tecnologías de efecto 3D. Resulta que nuestro cerebro tiene un fallo, el efecto Pulfrich, que hace que interpretemos el movimiento lateral con algo de profundidad cuando se produce un ligero retraso en la sincronización de nuestros ojos. De hecho podemos explotar este fallo simplemente crubiendo un ojo con una lente oscura. Solo apreciaremos el efecto si hay mucho movimiento en pantalla, ya sea de la cámara que graba la imagen o del sujeto en escena, pero el resultado es un 3D bastante convincente.

Prueba con este video del youtuber Tom Scott. Si tienes dos ojos sanos, te encuentras en una habitación bien iluminada y estás usando una pantalla grande y brillante, basta con cubrir un ojo con unas gafas de sol y dejar el otro al desnudo. Gracias a que la cámara está en constante movimiento, podrás ver cómo el brazo de Scott parece salirse de la pantalla. Y si te quitas las gafas, verás el video en 2D con total normalidad (marea un poco, eso sí).

Advertisement

Se llama efecto Pulfrich porque fue descubierto por el optometrista alemán Carl Pulfrich a principio del siglo XX, y ocurre porque tus ojos y tu cerebro tardan un poco más en procesar las imágenes oscuras que las claras (aproximadamente lo que dura un cuadro del video). No es muy diferente al funcionamiento de una imagen estereoscópica, pero tiene la ventaja de funcionar sobre un video 2D convencional. También tiene la desventaja de que la imagen necesita estar en constante movimiento, por lo que —si bien ha habido especiales de televisión en 3D que se aprovechan del efecto Pulfrich— es muy improbable que lo lleguemos a ver en el cine. Dan náuseas solo de pensarlo.

GAFAS
3D

Las gafas 3d las podemos dividir en dos grupos iniciales que serian las gafas 3d pasiva y activas.

Dentro del grupo de gafas 3d pasivas nos encontramos las gafas anaglifas o anaglificas, las gafas polarizadas y las gafas pulfrich, y en el grupo de gafas 3d activas estarian las gafas de obturacion.

Como resulta evidente esta clasificacion se basa en si la gafas 3d dispone de algun elemento que las hace dinamicas o no.

A continuacion encontraras unos articulos detallados de cada una de estas tecnologias:

Gafas 3d Anaglificas

Las gafas anaglificas o anaglifas son las gafas 3d mas conocidas y usadas hasta la actualidad, aunque en los ultimos años estan siendo desbancadas por las gafas polarizadas y

Gafas 3d Polarizadas

Las gafas 3d polarizadas son las segundas mas populares y en los ultimos años se ha generalizado su utilizacion en los cines y parques de atracciones frente a las anaglificas. Existen dos

Gafas 3d Pulfrich

Estas gafas 3d se basan en que el cerebro humano tarda mas tiempo en procesar una imagen oscura que otra con mas luz. Las gafas tiene una lente transparente y otra mas obscura, y

Gafas 3d Obturacion

Estas son las que para muchos son las mejores gafas 3d de la actualidad, si eliminamos a las gafas de realidad virtual de nivel alto que deben de tratarse como una tecnologia diferente

Gafas 3D: qué son y cómo funcionan

¿Son las televisiones 3D el futuro o más bien el presente? Las estimaciones de la industria dicen que ganan terreno en los comercios (de entre los mayores de 40 pulgadas, más del 25% tienen tecnología 3D). Pero la tele no basta si no tienes también unas gafas que te permitan apreciar los efectos 3D. Estas gafas (a menudo incluidas en el precio del televisor) son a día de hoy imprescindibles y no parece que esto vaya a cambiar en un futuro próximo.

Pero ¿qué son en realidad las gafas 3D?

¿Cómo funcionan las gafas 3D?

Cuando miras algo, dependes de tus dos ojos, separados por una distancia media de 65 milímetros. Cada ojo captura la misma imagen pero desde un ángulo diferente. Tu cerebro junta estos dos fotogramas en uno y genera visión en tres dimensiones, determinando la posición y la profundidad de los objetos. Las gafas 3D están diseñadas para ofrecer a nuestro cerebro una percepción similar.

La pantalla del televisor proyecta fotogramas a altísima velocidad (120 por segundo, 60 para el ojo izquierdo y 60 para el derecho). Igual que en la visión cotidiana, tus ojos reciben dos fotogramas de la misma imagen. La única diferencia entre estos dos fotogramas es el ángulo de enfoque utilizado al rodar la película (o al elaborar el videojuego).

Al hacer películas o videojuegos en 3D, sus creadores superponen dos imágenes del mismo objeto con una pequeña variación lateral entre ambas. De esta manera «engañan» a tu cerebro, que interpreta los dos fotogramas como una única imagen en profundidad (ilusión 3D). Cada lente (derecha e izquierda) se encarga de filtrar uno de estos fotogramas para uno de los ojos. Lo consiguen gracias a su sincronización con la pantalla (gafas activas) o a su polarizacion (gafas pasivas).

Tipos de gafas 3D

Gafas 3D activas

Para «engañar» a tu cerebro, cierran alternativamente, oscureciéndola, la lente de cada uno de los ojos en sincronía con la pantalla:

  • Gafas de obturación («active shutter» o «shutter glasses»): Funcionan gracias a un sistema de microbatería recargable que proporciona la energía necesaria para oscurecer alternativamente cada lente. Suelen ser las que incorporan los nuevos televisores 3D. Cada marca tiene su propio modelo. Su principal ventaja es un amplio ángulo de visión. Su inconveniente que la pantalla necesita una frecuencia mínima de refresco de 120 hercios reales, lo que provoca que no funcionen con la mayoría de las antiguas pantallas (sean HD o Full HD). Además, su sistema de batería más emisor de infrarrojos hace que sean caras y pesen más que la media.
  • Gafas de display («display glasses»): Auténticos paneles LCD que proyectan por cada ojo las dos imágenes necesarias para producir el efecto 3D. No requieren ningún otro aparato de vídeo o televisión, ya que las imágenes se visualizan en las mismas lentes.

Gafas 3D pasivas

No necesitan una fuente de energía para mostrar contenidos en 3D porque tienen un filtro de colores o un filtro de luz polarizada. Con ellas no hace falta que el televisor tenga una tasa de refresco doble: los dos fotogramas se muestran a la vez y los ojos recibirán cada uno el suyo gracias al filtro de la lente.

  • Gafas con filtro de colores: Las primeras gafas pasivas fueron las gafas anaglifo formadas por dos lentes, cada una con uno de los dos colores que componen la imagen. Así, por ejemplo, si tuviéramos una imagen creada a partir del desplazamiento de una imagen azul (enfocada para el ojo izquierdo) y otra roja (enfocada para el ojo derecho), necesitaríamos unas gafas anaglifo con filtros de los mismos colores: el ojo derecho tendría la lente azul y el izquierdo la lente roja. Podemos encontrar también gafas con otros colores, como rojo y verde o ámbar y azul.
  • Gafas con filtro de de luz polarizada: Las hay de dos tipos, de polarización lineal y polarización circular. Las de polarización lineal consisten en 2 proyectores (o un proyector especial a alta velocidad) que se ocupan de polarizar la luz en haces verticales y horizontales. Las gafas polarizadas están preparadas para recibir únicamente luz filtrada verticalmente u horizontalmente: cada ojo recibirá una imagen diferente que el cerebro interpretará como tridimensional. Su desventaja es el limitado ángulo de visión: al mover la cabeza perderemos la sensación 3D. Las gafas de polarización circular se pensaron para evitar los problemas de ángulo: en lugar de linealmente se polariza la luz en modo circular (horario y antihorario).

Las gafas de los cines

Mientras que en las casas predomina la tecnología 3D con gafas activas, en los cines nos encontramos mayoritariamente gafas pasivas (de polarización circular).

Hay excepciones: algunas salas utilizan gafas activas XpanD y también están los cines IMAX, con sus gafas de cristal líquido E3D.

¿Son malas para la vista las gafas 3D?

Es una duda frecuente que hoy por hoy nadie puede responder. No existen estudios concluyentes que digan que las gafas 3D dañan la vista pero tampoco los hay en la dirección contraria. Sin embargo, sí que hay gente que experimenta pesadez en los ojos y dolor de cabeza después de usarlas. El sentido común indica que, si estás usando este tipo de gafas y sientes cansancio, mareos o desorientación, lo mejor es quitárselas y descansar la vista un rato.

A las personas que usan gafas o lentillas para su visión cotidiana, los expertos les recomiendan llevarlas puestas cuando utilicen las lentes 3D. También hay que tener en cuenta que quien padezca ambliopía (ojo vago) o estrabismo será incapaz de apreciar el efecto 3D.

Existen diversos tipos de gafas 3D en el mercado. Por un lado la típicas gafas de dos colores, conocidas como anaglíficas y por otro las gafas pasivas y activas. Las películas en 3D, como Avatar, que los espectadores han podido disfrutar en las salas se visualizan generalmente con gafas pasivas, mientras que la nueva televisión en 3D requiere de gafas activas. ¿Qué diferencias hay entre unas y otras?

Las primeras gafas para poder ver en 3D fueron las gafas anaglíficas, las típicas gafas con lentes de dos colores distintos. Esta diferencia en la coloración de las gafas sirve para filtrar de manera distinta los colores que reciben los ojos. Como explica un técnico de Sony durante la presentación de la televisión en 3D, «en realidad no tendrían porque ser siempre rojo y verde, pues lo verdaderamente importante es que los colores sean completamente opuestos dentro de la rueda cromática». De este modo, podría ser que una lente fuera color amarilla y la otra morada, o una azul y otra naranja.

Con la evolución de la tecnología y la mejora de la calidad de las imágenes tridimensionales ha llevado igualmente al desarrollo de nuevos sistemas de visualización. Es el caso de las gafas polarizadas. En el cine dos proyectores polarizan la luz desde un ángulo distinto para cada ojo, de modo que las gafas decodifican estas imágenes para proporcionar más calidad.

El problema es que este sistema no puede aplicarse a los televisores, pues el filtro incorporado en la parte frontal de la pantalla solo permite la reproducción de la mitad del contenido y el brillo. Además, como apuntan desde Panasonic, «otras de las desventajas de este formato es el limitado ángulo de visualización, ya que los usuarios deben mantener la cabeza erguida para evitar la fatiga visual que ocasionan el doble contorneo.»

Gafas activas 3D

Es por ellos que los expertos e investigadores han tenido que recurrir a otras técnicas para hacer que el 3D llegue a los televisores convencionales. Las gafas activas son la solución. Este tipo de gafas incorpora un sensor infrarrojo que sincroniza las imágenes que se alternan en la pantalla de modo que el ojo izquierdo solo ve la perspectiva izquierda y el derecho la derecha. En realidad el sensor infrarrojo simplemente sincroniza la imagen que debe visualizarse para cada ojo, los verdaderos causante de la visualización o no de la imagen son los cristales LCD que contienen las gafas y el obturador activo que alterna rápidamente las imágenes en la pantalla. El parpadeo y cambio de imagen de uno a otro ojo se produce a tal velocidad que el cerebro no consigue darse cuenta del cambio y lo interpreta como una única imagen tridimensional.

El precio de esta tecnología de gafas activas todavía es muy alto. Cada unidad, según informó Sony, una de las marcas que más está apostando por esta tecnología, costará alrededor de 100 euros. Aun así, la marca también informó que en el lanzamiento dos gafas y un emisor costarán alrededor de 200 euros.

LAS 10 PREGUNTAS Y RESPUESTAS MÁS LEÍDAS DE 2010

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *