Estufa pellet bricodepot

Brico Depôt – Catálogos, Ofertas y Folletos

Encuentra todas las ofertas en el catálogo Bricodepot

Bricodepot es una cadena de bricolaje y materiales de construcción que cuenta con tiendas en Francia, España, Portugal, Rumanía y Polonia. Se trata de grandes superficies alojadas en su gran mayoría en las áreas colindantes a las ciudades como Granada, Almería, Pamplona o Tarragona.

En sus tiendas y catálogos podrás encontrar secciones como: Baño, Carpintería, Cocina, Decoración, Electrícidad, Ferretería, Fontanería, Jardín, Pintura, Madera, Construcción… Todo lo necesario tanto si eres profesional como si buscas soluciones para tu casa.

Consulta los catálogos Bricodepot para estar al día de ofertas, promociones y nuevos artículos a precios increibles. Todo lo que necesitas para tus proyectos a un clic.

Los orígenes de las tiendas Bricodepot

Bricodepot pertenece al Grupo Kingfisher, primer grupo europeo y tercero mundial en el sector del bricolaje.

Está presente en España, Francia, Portugal, Rumanía y Polonia y su sede se encuentra en Longpont sur Orge, Essonne, Francia.

En España la primera tienda Brico Depôt se abrió en 2003 en Viana (Logroño). A día de hoy tiene abiertas 29 tiendas, mientras que en Francia cuenta con 107 tiendas y en Portugal con 2, abiertas en 2014. Entre Europa y Asia cuenta con 1130 tiendas, empleando a más de 79.000 personas.

Imagino que a estas alturas de una semana marcada por el Black Friday, todos estaréis al tanto de la Black Week (semana negra) que ha vuelto a poner patas arriba al sector del bricolaje. Brico Depôt anunció ayer su salida de España, sin concretar fecha, tras varios años en declive. Bricor, por su parte, continúa con su deriva de cambios organizativos -salida del director general tras 3 años- con un futuro muy incierto tras varios años de expansión en número de tiendas sin poder asegurar la rentabilidad del modelo. Dos noticias que exige reflexionar.

Consecuencias inmediatas que causan los anuncios del cierre de Brico Depôt y el cambio de dirección en Bricor

La futura salida de Brico Depôt, evidentemente, ha supuesto un terremoto en el sector. 28 centros de bricolaje, 1.500 empleos y una cifra de negocio en España de 350 millones de euros anuales (cifra de 2017), huérfanos. El cambio de dirección de Bricor, aparentemente menos grave, vuelve a enturbiar un proyecto -¿y devolverlo a la casilla de salida?- ya de por sí debilitado y en entredicho por fabricantes y por clientes que, en 2017, compraron un 23% menos que en 2016 (cifra de negocio en 2017 de 85 millones).

Ayer, mientras que miles de aficionados al bricolaje llenaban sus cestas virtuales para comprar con descuentos del Black Friday, muchos fabricantes se preguntaban qué pasa con el sector que parece que se contrae en un ciclo económico expansivo.

5 causas para explicar la situación de Brico Depôt y Bricor

Cierto es que los análisis prospectivos de los acontecimientos siempre son más sencillos que los predictivos, pero no por eso hay que despreciarlos por irrelevantes, todo lo contrario. Son fundamentales para aprender de los errores (o aciertos) que han cometido otros y poder anticiparlos y corregirlos a tiempo en nuestros entornos. El sector del bricolaje se enfrenta en 2019 a un panorama muy cambiante y, estoy seguro, algunas de las causas que han provocando los inminentes cierres de Brico Depôt, Bricorama, de nuevos centros de Bricor, Bricoking e incluso Leroy, afectarán -ya están afectando- al canal tradicional.

A continuación os resumo las que considero son las 5 claves para entender este terremoto que acabará en 2019 con entre 30 y 50 centros de bricolaje y cientos de puestos de trabajo en el sector en España y, en clave positiva, que dejará huérfanos muchos millones de euros en los bolsillos de la gente y por tanto, deberá incentivar la inversión de los que quieran prosperar porque oportunidades, hay muchas.

Amazon, el comercio electrónico y lo online

Los mismos fabricantes preocupados por el cierre de grandes enseñas de centros de bricolaje y que, a pesar de las resistencias, han apostado ya por el e-commerce y por Amazon, ven cómo su cifra de negocio en Amazon o en ManoMano (dentro de poco en Aliexpress) crece de 0 a 100 y vuelve a multiplicarse al poco tiempo. Y mientras que reconocen que la dimensión que está adquiriendo Amazon les asusta por su posible dependencia futura de este canal, Amazon insiste en que su negocio solo se encuentra en los comienzos y, se sabe, que la categoría de bricolaje es de las que más crecen.

¿Destructores o generadores de mercado? El caso es que mañana Amazon volverá a batir récords de ventas en el Black Friday porque los usuarios, que son los mismos que compran en las ferreterías, compran cada vez más online.

Liderazgo indiscutible de Leroy Merlin

Mientras otros vacilan, Leroy Merlin avanza por el sector como una apisonadora. Con los Leroy Urban, con el AKÍ en López de Hoyos, con la decoración avanzando en sus conceptos renovados de tienda, con su enfoque alrededor del usuario -la comunidad Leroy, los contenidos (recién estrenado su libro de bricolaje), el programa de televisión a punto de estrenarse, los campamentos de verano, los servicios de reformas-, y con un renovado proyecto e-commerce que promete facturar alrededor de 100 millones en 2019.

No es saludable este casi monopolio de Leroy que se va a agravar con la desaparición de Brico Depôt y el incierto futuro de Bricor. Dicho esto, no es su culpa que otros no sigan su ritmo y vayan cayendo. Sí tienen esos mismos la posibilidad y la responsabilidad de copiar lo que hace bien Leroy.

Conflictos internos

Kingfisher, empresa matriz de Brico Depôt, cotiza en bolsa y necesita remunerar a sus accionistas tras años de pérdidas. El Corte Inglés, ya sabéis, lleva con luchas fraticidas desde hace años que lastran el negocio e incluso se llegó a hablar de venta de centros y, los más alarmistas, de caída de la empresa. Las guerras internas son el peor ingrediente para la marcha de una empresa. Los casos de Brico Depôt y de Bricor son claros ejemplos de empresas que han demostrado no querer (o no poder) liderar el sector y se han puesto a rebufo. En cuanto la competencia de los líderes -Leroy Merlin y Amazon- se ha hecho insoportable, sus proyectos se han tambaleado. Para crecer no basta con subirse al tren comandado por otros. En un contexto global, donde cualquier cliente puede comprar a través de su móvil, hay que aportar un valor diferencial de alta calidad al cliente. No basta con ser los más baratos (Brico Depôt) o con ser El Corte Inglés. Ya no. Y los conflictos internos son un lastre insoportable.

Vía: El Confidencial

Sobredimensionamiento

Crecer, pero ¿a qué precio? Cada vez más, no basta con levantar la persiana y esperar que la gente pase. Por mucho que te llames El Corte Inglés. Los negocios dependen cada día de más factores y las prioridades y factores de decisión de compra de los clientes cambian muy rápido. Bricor creció rápido en número de tiendas pero descuidó la rentabilidad y dejó en un muy segundo plano su proyecto digital. Brico Depôt se puso a unificar familias -qué sé yo qué le importaba esto a su cliente- mientras tenía problemas bastante más graves que arreglar.

No ser un negocio centrado en el usuario

Un buen resumen sobre por qué caen enseñas de bricolaje es que olvidan a los clientes en su ecuación. Las ferreterías que prosperan son profesionales cuidando clientes; en la pirámide de Amazon el cliente está arriba del todo, en el trono; en Leroy, no paran de dar pasos para mejorar la experiencia de sus clientes. Es innegociable y no es casualidad que los que caen no suelen tener buenas opiniones en Internet de sus clientes. Las marcas con las que hablo por Handfie están cada vez más convencidas de la necesidad de tener canales directos para aprender junto al usuario.

Y mañana, el Black Friday. Tras años de derroche, me he propuesto limitar mis compras a un jersey que me hace falta. Online porque no tengo tiempo. Ya os contaré dentro de 15 días si lo conseguí.

Etiquetas

Brico Depot indemnizará a un cliente con 25.000 euros tras acusarle de pagar con un billete de 500 falso

La cadena de tiendas especializadas en bricolaje y construcción Brico Depot deberá indemnizar con 25.000 euros a un cliente que fue detenido durante varias horas, tras advertir uno de sus establecimientos a las fuerzas de seguridad de que el usuario estaba intentando utilizar un billete de 500 falso para pagar su compra, y que finalmente se demostró que era legal.

Tras la llamada del centro comercial, el demandante fue conducido a dependencias policiales, donde permaneció durante casi cinco horas hasta que se demostró que la moneda que el afectado pretendía usar no era ninguna falsificación.

Según una sentencia de la Audiencia Provincial de Álava, los hechos se remontan a mayo de 2015, cuando el usuario accedió al Brico Depot ubicado en el centro comercial Gorbeia de Vitoria-Gasteiz, y quiso pagar los productos que había comprado con un billete de 500 euros.

La cajera pasó varias veces la moneda por el detector de billetes falsos, que pitó en todas las ocasiones. Posteriormente, utilizó un rotulador que rechazó también el billete, por lo que la empleada rechazó la compra pese a las protestas del cliente.

Presunto delito de estafa

Con posterioridad a este suceso, el usuario tomó un producto y trató de pagar con el mismo billete en otra caja. El billete volvió a pitar en el detector de esa caja, por lo que la encargada de la central retuvo los 500 euros y llamó a la Ertzaintza. El hombre fue detenido y conducido a dependencias policiales por un presunto delito de estafa.

Cinco días más tarde, la Ertzaintza concluyó que el billete era auténtico. El Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria-Gasteiz decidió entonces sobreseer el proceso, y ordenó que se devolviera el el billete a su dueño el 2 de junio del mismo año. Sin embargo, el hombre presentó una demanda ante la Audiencia de Álava.

La sentencia estima que el demandante ha sufrido daño moral imputable al establecimiento comercial que propició esa situación. Por ello, condena al establecimiento comercial a indemnizar el daño moral ocasionado al cliente con un total de 25.000 euros. La resolución puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *