Enfermedad de crhon

Contenidos

 

Tratamientos

No existe un tratamiento específico para curar la enfermedad de Crohn, sino que lo más habitual es tomar fármacos que ayuden a aliviar los síntomas. Los medicamentos que se suelen utilizar en estos casos son corticoesteroides y antiinflamatorios; en personas que sufren una enfermedad anal se recomiendan fármacos con efectos en el sistema inmunitario. En algunas ocasiones, las consecuencias de esta patología pueden forzar una intervención quirúrgica, como sucede en casos de fístulas, obstrucción o perforación del intestino, o hemorragia excesiva. La cirugía tiene el objetivo de extirpar la parte dañada del intestino grueso o delgado, aunque en casos determinados es necesario extirpar la totalidad del intestino grueso. En otras ocasiones también es necesario practicar una ileostomía (desvío de las heces fecales hacia el exterior a través de una abertura del íleon). Aunque el tratamiento inicial siempre pasa por el uso de fármacos, la Sociedad Americana de Cirujanos de Colon y Recto destaca que la cirugía acaba siendo necesaria en el 75 por ciento de los casos.

Alimentación

Aunque los fármacos son necesarios para poder mantener la calidad de vida, una parte del tratamiento de la enfermedad de Crohn pasa por el autocuidado, en concreto por seguir una alimentación adecuada. No existen estudios que recojan dietas específicas para esta patología, sin embargo, algunos alimentos y hábitos alimenticios pueden servir a la hora de paliar sus síntomas:

  • Evitar el consumo de alimentos que pueden producir gases: Eliminar de la dieta productos como las legumbres y otros alimentos que tienen tendencia a provocar gases y flatulencias mejora el pronóstico de la enfermedad.
  • Realizar pequeñas ingestas a lo largo del día: En estos casos, lo recomendable es hacer más comidas al día con pocas cantidades de alimento, con el objetivo de evitar digestiones pesadas.
  • Beber mucha agua: También se recomienda hacerlo en pequeñas cantidades.
  • Restringir o evitar alimentos ricos en fibra: Intentar evitar la ingesta de nueces, semillas, salvado de trigo, avena y otros productos que contengan fibra.
  • Evitar la ingesta de grasas: Los alimentos ricos en grasas, como algunas salsas, los fritos, la mantequilla, etcétera, no son recomendables en casos de enfermedad de Crohn.
  • Reducir el consumo de productos lácteos: Algunas personas tienen problemas para digerir los productos lácteos, como la leche o el queso, relacionados con la tolerancia a la lactosa; sufrir enfermedad de Crohn agravaría sus síntomas.

El estrés es otro de los factores que tienden a empeorar los problemas digestivos, por lo que es recomendable manejarlo y reducirlo en el caso de sufrir enfemedad de Crohn.

Enfermedad de Crohn

¿Forma en que se diagnostica y evalú la enfermedad de Crohn?

Su médico clínico comenzará por preguntarle acerca de su historia clínica y los síntomas. También se le hará un examen físico.

Se pueden hacer pruebas de sangre y heces para buscar evidencia de sangrado y descartar otras causas de las enfermedades GI, tales como una infección.

Otras pruebas comunes para el tratamiento de la enfermedad de Crohn incluyen:

  • La sigmoidoscopia flexible, que se realiza insertando un sigmoidoscopio (un tubo flexible con una cámara diminuta en el extremo) en el recto para ver la parte inferior del colon y el recto.
  • La colonoscopia, el examen más comúnmente utilizado para la enfermedad de Crohn, utiliza un instrumento iluminado llamado colonoscopio para ver el recto y todo el colon. Además, a veces se puede observar la última parte del colon, el íleon.
  • La exploración del cuerpo por TAC, un tipo especial de toma de imágenes por rayos X que crea imágenes detalladas de su pelvis, su abdomen, o su pecho. Es posible que se le administre una inyección de un material de contraste para que el tracto GI y los órganos abdominales se vean con más claridad en las imágenes. La enterografía por TAC es un tipo especial de exploración por TC que permite visualizar mejor el intestino delgado. En muchos centros médicos, esta prueba ha sustituido al enema de bario y seguimiento por el intestino.

Para más información sobre exámenes por TC en niños, visite la página de TC pediátrico.

  • La RMN del cuerpo es una máquina de gran tamaño que utiliza un poderoso campo magnético y ondas de radio para crear imágenes detalladas de los órganos y otros tejidos blandos del abdomen.
  • La enterografìa por RMN constitutye un tipo especial de imágenes por RMN realizadas con un material de contraste para producir imágenes detalladas del intestino delgado.

Los bebés y los niños pequeños generalmente requieren de anestesia para poder completar un examen de RMN sin que se muevan. Esto dependerá de la edad del niño, del desarrollo intelectual y del tipo de examen. La sedación podría estar disponible en varias instituciones. Un especializa en la administración de sedantes o anestesia en niños debería estar disponible durante el examen para la seguridad de su hijo. Le darán instrucciones sobre como preparar a su hijo.

Algunos centros pediátricos podrían tener que trabajan con los niños para ayudar a evitar la necesidad de sedación o anestesia. Preparan al niño mostrándole un explorador de mentira y produciendo los ruidos que el niño podría oir durante el examen de RMN. Además le contestan cualquier pregunta y le explican el procedimiento para reducir la ansiedad. Algunos centros pediátricos también proporcionan anteojos o auriculares para que el niño pueda mirar una película mientras se hace la exploración. Esto le ayuda al niño a permanecer quieto permitiendo la generación de imágenes de buena calidad.

  • La radiografía del tracto gastrointestinal superior, también llamada series del GI superior, consiste de rayos X del esófago, estómago y la primera parte del intestino delgado (también llamado duodeno). Las imágenes se generan usando una forma especial de rayos X llamada fluoroscopia y un material de contraste ingerido vía oral, como el bario.
  • Las series del intestino delgado, donde se ingiere un material de contraste como el bario y se observa la parte inferior del intestino delgado (yeyuno e íleon) usando radiografías abdominales (rayos X) y fluoroscopia.
  • La radiografía del tracto gastrointestinal inferior, también llamada GI inferior, o enema de bario, es un examen de rayos X del intestino grueso, también conocido como colon. Este examen evalúa el colon ascendente o derecho, el colon transverso, el colon descendente o izquierdo, el colon sigmoideo y el recto. También se puede llegar a observar el apéndice y la porción final del intestino delgado.

Los bebés y los niños pueden ser sometidos a una radiografía del GI superior e inferior. Por lo general, no se necesita una preparación especial, pero su médico le dará instrucciones detalladas si fuera necesario. El uso de bario y la forma de capturar las imágenes de rayos X son similares a las descritas para los adultos.

La Enfermedad de Crohn, Colitis Ulcerosa y Colitis Indeterminada son llamadas en su conjunto Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)

Otras consideraciones.

Cirugía.

Muchas personas con Enfermedad de Crohn responden bien al tratamiento médico y no tendrán que someterse a una intervención quirúrgica. Sin embargo, entre el 66% y el 75% de los pacientes podrán requerir cirugía en algún momento de su vida.

La cirugía podría ser necesaria cuando las terapias médicas ya no controlan correctamente la enfermedad. También puede servir para reparar una fístula o fisura. Otra razón para una intervención quirúrgica, es la presencia de una obstrucción intestinal tal como una constricción (un segmento estrecho del intestino), u otra complicación, tal como un absceso abdominal. En la mayoría de los casos, el segmento afectado del intestino y cualquier absceso asociado con éste son extirpados. Esto se llama una resección. Por lo general, los dos extremos del intestino que están en buen estado se unen en un procedimiento llamado anastomosis. Mientras que la resección y la anastomosis pueden permitirle vivir muchos años libre de síntomas, esta cirugía no es considerada como una cura para la Enfermedad de Crohn, ya que los síntomas frecuentemente vuelven, en o cerca del lugar de la reparación.

También es posible que se requiera un estoma si se lleva a cabo la cirugía en la Enfermedad de Crohn. Después que los cirujanos extirpan el segmento del intestino, desvían el intestino delgado a la piel para que la materia fecal pueda vaciarse en una bolsa externa adherida al abdomen. Es posible que sea necesario este procedimiento si el recto está afectado y se requiere su extirpación. Sin el recto, no se puede llevar a cabo una anastomosis (rejunte de los 2 tramos de intestino). En este caso, el estoma es permanente. También se puede formar un estoma si la infección o inflamación es severa, y una anastomosis inmediata no es segura. Bajo estas circunstancias, el estoma por lo general es temporal y se podría cerrar después de varios meses, una vez que la inflamación o infección severa se haya controlado.

El propósito de la cirugía en la Enfermedad de Crohn es conservar el intestino y permitirle al individuo volver a tener la mejor calidad de vida posible. Sin embargo, a diferencia de la cirugía para la Colitis Ulcerosa, la cirugía en la Enfermedad de Crohn no ofrece una cura.

Para saber más sobre éstas cirugías, podes consulta la Guía de Cirugía.

Dieta y nutrición.

Es posible que te estés preguntando si ciertas comidas contribuyeron o causaron la Enfermedad de Crohn. La respuesta es NO. Sin embargo, una vez que la enfermedad se ha desarrollado, los síntomas pueden disminuir si prestas atención a la dieta, reemplazas nutrientes perdidos y se promueve la curación.

No hay una sola dieta o plan alimenticio beneficioso para todas las personas con Enfermedad de Crohn. Las recomendaciones alimenticias deben ser formuladas para cada persona, dependiendo de la parte afectada del intestino y los síntomas que esté sintiendo.

La Enfermedad de Crohn varía de una persona a otra, y aún la misma persona puede experimentar cambios con el paso del tiempo. Lo que fue beneficioso para otro, no necesariamente te va a servir. Incluso, lo que le funcionó tiempo atrás podría no funcionarte ahora.

Podrá haber momentos en que puede ser beneficioso modificar la dieta, particularmente durante un brote. Tu médico puede recomendarte dietas diferentes en diferentes ocasiones, incluyendo:

  • Dieta baja en sodio: Usada durante terapia con corticosteroides para reducir la retención de agua.
  • Dieta baja en fibra: Usada para evitar oclusiones en los pacientes con Enfermedad de Crohn que tienen estrechez, y para evitar estimulación del movimiento intestinal.
  • Dieta baja en grasas: Típicamente recomendada durante un brote de la Enfermedad de Crohn cuando la absorción de grasas pudieran convertirse en un problema.
  • Dieta libre de lactosa: Para aquellos que tienen intolerancia a los productos lácteos.
  • Dieta alta en calorías: Para aquellos que sufren de pérdida de peso o retraso en el crecimiento.

Algunos pacientes con EII pueden tener deficiencias de ciertas vitaminas y minerales (incluyendo la vitamina B-12, ácido fólico, vitamina C, hierro, calcio, zinc, y magnesio) o tener dificultad en ingerir suficientes alimentos para obtener las calorías necesarias. Tu médico puede identificar y corregir estas deficiencias con suplementos vitamínicos y nutricionales.

Mantener un control diario de los alimentos que consumís puede ser de gran ayuda. Te permitirá ver la conexión entre lo que comes y los síntomas que pueden surgir. Si ciertos alimentos te están causando problemas digestivos, trata de evitarlos por un tiempo pero no excluirlos definitivamente, al menos, sin antes haber intentado reincorporarlos en al menos 3 ocasiones.

Si bien ningún alimento en particular empeora la inflamación subyacente a la Enfermedad de Crohn, ciertos alimentos tienden a empeorar los síntomas. A continuación hay algunas sugerencias de útiles:

  • Reducí la cantidad de comida grasa o alimentos fritos en tu dieta, los cuales pueden causar diarrea y gas. • Come porciones más pequeñas a intervalos más frecuentes.
  • Limita el consumo de leche o productos lácteos si tenes intolerancia a la lactosa. Si no la tenes, no necesitas limitarlos.
  • Evita las bebidas gaseosas, si tenes problemas excesivos de gases.
  • Limita la cafeína cuando tenes diarrea fuerte, ya que la cafeína puede actuar como laxante.
  • Los alimentos blandos y suaves pueden tolerarse mejor que los alimentos picantes o muy condimentados, aunque no siempre.
  • Restringí la ingesta de ciertos alimentos con alto contenido en fibras como las nueces, semillas, choclo y pochoclo. Estos alimentos no se digieren en forma completa en el intestino grueso por lo que pueden causar diarrea. Es por esto, que por lo general, se recomienda una dieta baja en fibra y baja en residuos.

Es importante mantener una nutrición apropiada en el manejo de la Enfermedad de Crohn. La buena nutrición es esencial en cualquier enfermedad crónica, pero especialmente en la Enfermedad de Crohn. El dolor abdominal y la fiebre pueden causar pérdida de apetito y pérdida de peso. La diarrea y el sangrado rectal pueden quitarle al cuerpo fluidos, minerales, y electrolitos. Estos son nutrientes en el cuerpo que deben permanecer balanceados para que el cuerpo funcione adecuadamente.

Eso no quiere decir que debas comer ciertos alimentos y evitar otros. La mayoría de los médicos recomiendan una dieta bien balanceada para evitar la deficiencia nutricional. Una dieta saludable debe incluir una variedad de alimentos de todos los grupos alimenticios. La carne, el pescado, el pollo y los productos lácteos (si los toleras) son fuente de proteína; el pan, los cereal, almidones, las frutas, y los vegetales son fuente de carbohidratos; la margarina y los aceites son fuente de grasas. Un suplemento dietético tal como un complejo multivitamínico te puede ayudar a suplementar tu dieta. Para mayor información, podes consultar con un nutricionista.

Terapias complementarias y alternativas.

Algunos pacientes con Enfermedad de Crohn complementan el tratamiento convencional con terapias complementarias para aliviar los síntomas. Estas terapias pueden funcionar de distintas maneras: colaborando a controlar los síntomas y aliviar el dolor, mejorando la sensación de bienestar y calidad de vida, y posiblemente estimulando el sistema inmunológico. Conversa con tu médico acerca de cuáles son tus mejores opciones en terapias complementarias.

Estrés y Estado emocional.

La Enfermedad de Crohn afecta prácticamente todos los aspectos de la vida de una persona. Si tenes Enfermedad de Crohn, probablemente te preguntes sobre la relación de la enfermedad con el estrés y los factores emocionales.

Si bien la enfermedad ocasionalmente reaparece luego de experimentar problemas emocionales, no existe evidencia de que el estrés sea el causante. Es más probable que el sentimiento de angustia emocional sea una reacción a los síntomas de la enfermedad. Las personas con Enfermedad de Crohn deben recibir comprensión y apoyo emocional por parte de su familia y equipo médico. Debido a que las enfermedades crónicas suelen asociarse a la depresión, el médico puede recomendar medicación anti-depresiva y/o derivarte a un profesional en salud mental. Aunque la psicoterapia no suele ser necesaria, puede ser beneficioso hablar con un terapeuta que conozca sobre EII o sobre enfermedades crónicas.

Cómo ayudar a mantener su estado general de salud.

Es importante seguir manteniendo un buen estado de salud general. Al mismo tiempo que te tratas con un gastroenterólogo, recorda también conversar con tu médico clínico sobre otros aspectos importantes como vacunación, salud oral, colonoscopías, mamografías y análisis de sangre periódicos.

Vivir normalmente.

Enterarse de que tenes Enfermedad de Crohn puede ser difícil y estresante. Pero con el transcurso del tiempo, no será siempre el pensamiento dominante. Mientras tanto, no escondas tu enfermedad de tu familia, amigos y colegas. Habla con ellos y deja que te ayuden y apoyen.

Vas a aprender que existen estrategias para vivir mejor con Enfermedad de Crohn. Hay diferentes maneras de enfrentarse a la enfermedad. Por ejemplo, la diarrea o el dolor abdominal puede hacer que no quieras concurrir en lugares públicos; pero esto no tiene por qué ser así. Sólo se necesita un poco de planificación de antemano.

Aprenderás que hay numerosas estrategias que le facilitarán mucho más vivir con Enfermedad de Crohn.

Quizás quieras incorporar en tus planes algunos de los siguientes pasos:

  • Averigua dónde quedan baños en restaurantes, centros comerciales, teatros y transporte público.
  • Cuando viajes, lleva contigo ropa interior extra, papel higiénico o toallitas húmedas.
  • Cuando tu viaje sea más lejos o más largo, habla primero con tu médico. Entre tus planes de viaje deberás incluir una buena cantidad extra de medicación, el nombre genérico por si acaso se te acaba o perdes la medicación, y el nombre de médicos en la zona que estarás visitando. • Trata de vivir tu vida lo más normalmente posible, continuando las actividades que hacías antes del diagnóstico. No hay razón por la cual no debas hacer las cosas que hacías antes o que soñabas hacer algún día.
  • Aprende de otras personas estrategias para enfrentar la enfermedad. Los grupos también te podrán ayudan a compartir lo que sabes con otros.
  • Desarrolla una red de apoyo con la familia y amigos para lidiar con la enfermedad.
  • Lleva un amigo o pariente a la consulta médica como apoyo.
  • Seguí las indicaciones de tu médico en relación a la medicación (incluso si te sentís perfectamente bien)
  • Mantene una actitud positiva. Es la receta básica ¡y la mejor!

Si bien la Enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica seria, no es una enfermedad mortal. No hay duda que es un desafío vivir con esta enfermedad, hay que tomar medicación, y a veces, hacer otros ajustes. Es importante recordar que la mayoría de las personas con EC pueden llevar adelante una vida enriquecedora y productiva.

Asimismo, recorda que tomar medicación de mantenimiento puede disminuir los brotes en forma significativa. Entre un brote y otro, la mayoría se siente bien, sin síntomas.

Enfermedad de Crohn

Manejar la enfermedad de Crohn en casa:

DIETA Y NUTRICIÓN

Usted debe consumir una alimentación sana y bien equilibrada. Incluya suficientes calorías, proteínas y nutrientes de una variedad de grupos de alimentos.

No se ha demostrado que alguna dieta específica mejore o empeore los síntomas de la enfermedad de Crohn. Los tipos de problemas relacionados con alimentos pueden variar de una persona a otra.

Algunos alimentos pueden empeorar la diarrea y los gases. Para ayudar a aliviar los síntomas, trate de:

  • Comer cantidades pequeñas de alimento a lo largo del día.
  • Beber mucha agua (consuma frecuentemente cantidades pequeñas a lo largo del día).
  • Evitar los alimentos ricos en fibra (salvado, frijoles, nueces, semillas y palomitas de maíz).
  • Evitar los alimentos grasos, grasosos o fritos y las salsas (mantequilla, margarina y crema espesa).
  • Reducir los productos lácteos si tiene problemas para digerir las grasas de los lácteos. Pruebe con quesos bajos en lactosa, como el queso suizo y Cheddar, y un producto enzimático, como Lactaid, para ayudar a descomponer la lactosa.
  • Evitar alimentos que usted sabe que le causan gases, como los frijoles y los vegetales en la familia de los repollos, como el brócoli.

Pregúntele al proveedor de atención médica por vitaminas y minerales adicionales que usted pueda necesitar, como:

  • Suplementos de hierro (si es anémico)
  • Suplementos de calcio y vitamina D (para ayudar a mantener los huesos fuertes)
  • Vitamina B12 para prevenir la anemia

Si le practican una ileostomía, deberá aprender:

  • Cambios en su dieta
  • Cómo cambiar su bolsa
  • Cómo cuidar su estoma

ESTRÉS

Usted se puede sentir preocupado, avergonzado o incluso triste y deprimido por tener una enfermedad intestinal. Otras circunstancias estresantes en su vida, como mudarse, perder el trabajo o la pérdida de un ser querido, pueden empeorar los problemas digestivos.

Pida a su proveedor que le dé consejos sobre cómo manejar el estrés.

MEDICAMENTOS

Usted puede tomar medicamentos para tratar la diarrea muy intensa. La loperamida (Imodium) se consigue sin necesidad de receta. Siempre consulte con su proveedor antes de usar estos medicamentos.

Otros medicamentos para ayudar con los síntomas incluyen:

  • Los suplementos de fibra, como el polvo de psyllium (Metamucil) o metilcelulosa (Citrucel). Pregúntele al proveedor antes de tomar estos productos o laxantes.
  • Paracetamol (Tylenol) para el dolor leve. Evite medicamentos como el ácido acetilsalicílico (aspirin), el ibuprofeno (Advil, Motrin) o el naproxeno (Aleve, Naprosyn) que pueden empeorar los síntomas.

El proveedor también puede darle una receta de medicamentos para ayudar a controlar la enfermedad de Crohn, como:

  • Los aminosalicilatos (5-ASA) son medicamentos que ayudan a controlar los síntomas de leves a moderados. Algunas formas de estos medicamentos se toman por vía oral, mientras que otras se deben administrar por vía rectal.
  • Los corticosteroides como prednisona se utilizan para tratar la enfermedad de Crohn de moderada a grave. Se pueden tomar por vía oral o rectal.
  • Medicamentos que calmen la reacción inmunitaria del cuerpo.
  • Los antibióticos tratan los abscesos o fístulas.
  • Medicamentos inmunosupresores como Imuran, 6-MP y otros para evitar el uso prolongado de corticosteroides.
  • La terapia biológica se utiliza para tratar la enfermedad de Crohn grave que no responde a ningún otro tipo de medicamento.

CIRUGÍA

Algunas personas con enfermedad de Crohn pueden necesitar cirugía para extirpar una parte dañada o enferma del intestino. En algunos casos, se extirpa todo el intestino grueso con o sin el recto.

Las personas con enfermedad de Crohn que no responden a los medicamentos pueden necesitar cirugía para tratar problemas como:

  • Sangrado
  • Retraso del crecimiento (en niños)
  • Fístulas (conexiones anormales entre los intestinos y otra zona del cuerpo)
  • Infecciones
  • Estrechamiento del intestino

Las cirugías que se pueden practicar incluyen:

  • Ileostomía
  • Extirpación de parte del intestino grueso o del intestino delgado
  • Extirpación del intestino grueso hasta el recto
  • Extirpación del intestino grueso y la mayor parte del recto
  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

La enfermedad de Crohn es una afección que hace que partes del intestino se enrojezcan y se inflamen. Se trata de una afección crónica, lo que significa que dura mucho tiempo o que va y viene constantemente.

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal que puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. Se suele detectar al final del intestino delgado y al principio del intestino grueso. La inflamación propia de esta enfermedad lesiona toda la pared intestinal.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la enfermedad de Crohn?

Los síntomas más frecuentes de la enfermedad de Crohn son el dolor abdominal (de vientre) y la diarrea. Entre otros síntomas, se pueden incluir los siguientes:

  • sangre en el inodoro, en el papel higiénico o en las heces
  • tiene náuseas o vómitos
  • fiebre
  • falta de energía
  • apéndices cutáneos (en la piel), úlceras y pérdida de líquido por el ano
  • llagas en la boca
  • pérdida de peso

Puesto que la enfermedad de Crohn lesiona la totalidad de la pared intestinal, se puede asociar a formación de cicatrices, estrechamiento del intestino y fístulas. Una fístula es una conexión o unión anormal entre los intestinos y la piel, la vejiga, la vagina u otros bucles de tejido. Una fístula puede segregar heces (cacas), pus o sangre.

La enfermedad de Crohn puede causar otros problemas, como erupciones en la piel, problemas en los ojos, dolor articular, artritis y cálculos renales y biliares. Los niños con una enfermedad de Crohn pueden no crecer tan bien como otros niños de su misma edad y pueden atravesar la pubertad más tarde de lo normal.

¿Cuál es la causa de la enfermedad de Crohn?

La causa exacta de la enfermedad de Crohn no está clara. Lo más probable es que sea una combinación de factores genéticos, inmunitarios y ambientales lo que desencadena la inflamación del tubo digestivo. La dieta y el estrés pueden empeorar los síntomas, pero lo más probable es que no sean la causa de la enfermedad de Crohn.

¿Quién desarrolla una enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se tiende a dar por familias. Pero no todas las personas que padecen esta enfermedad tienen antecedentes médicos familiares de enfermedad de Crohn. La enfermedad de Crohn puede ocurrir a cualquier edad, pero se suele diagnosticar en adolescentes y adultos jóvenes. La gente fumadora tiene más probabilidades de desarrollar esta enfermedad.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn se diagnostica a partir de una combinación de análisis de sangre, análisis de heces (cacas) y radiografías. Es posible que también se soliciten técnicas de diagnóstico por imagen, como la TC y la RM.

El médico te analizará las heces en busca de sangre y es posible que te explore el colon con un instrumento llamado endoscopio, un tubo largo y estrecho unido a un monitor de televisión. En este procedimiento, llamado colonoscopía, se introduce el tubo por el ano para que el médico pueda detectar inflamación, sangrado o úlceras en la pared del colon. Durante este procedimiento, es posible que el médico haga una biopsia, es decir, que tome pequeñas muestras de tejido intestinal para que las analicen en un laboratorio.

La enfermedad de Crohn se trata con medicamentos, cambios en la dieta y, a veces, operando al paciente. La meta del tratamiento es aliviar los síntomas, así como prevenir futuras crisis y otros problemas.

El médico puede recomendar:

  • fármacos antiinflamatorios para reducir la inflamación
  • agentes inmunodepresores para impedir que el sistema inmunitario genere más inflamación
  • agentes biológicos para impedir que las proteínas causen inflamación
  • tratamiento nutricional para darle al intestino una oportunidad para recuperarse

Puesto que hay algunos medicamentos que dificultan la lucha contra las infecciones, es importante que te hagan la prueba de la tuberculosis y que te pongan todas las vacunas recomendadas antes de iniciar el tratamiento.

Puede ser necesario operar si:

  • se forma un agujero en el intestino
  • ocurre una obstrucción intestinal
  • se forma una fístula
  • ocurre una hemorragia que no se puede detener
  • los síntomas de la enfermedad no responden al tratamiento

¿Qué más debería saber sobre la enfermedad de Crohn?

La falta apetito, la diarrea y una mala digestión de los nutrientes pueden hacer difícil que los adolescentes con la enfermedad de Crohn obtengan las calorías y los nutrientes que necesita su cuerpo.

Asegúrate de ingerir una amplia variedad de alimentos, de beber mucho líquido y de evitar aquellos alimentos que empeoran tus síntomas. Algunos adolescentes pueden necesitar suplementos, como el calcio o la vitamina D. Y aquellos que no están creciendo bien pueden necesitar otros apoyos nutricionales.

De cara al futuro

Afrontar los síntomas de la enfermedad de Crohn puede ser todo un reto. Pero muchos adolescentes comprueban que se pueden encontrar bien y tener muy pocos síntomas durante largos períodos de tiempo. Habla con tu médico sobre formas de encontrarte mejor durante las crisis. Si estás triste o ansioso sobre tus síntomas, te puede ayudar el hecho de hablar con un psicólogo, terapeuta u otro profesional de la salud mental.

Conforme te vayas haciendo mayor, podrás ir adquiriendo una mayor responsabilidad en el cuidado de tu propia salud. Recibir un tratamiento adecuado de la enfermedad de Crohn para controlar tus síntomas, saberlos gestionar y adoptar una actitud positiva, te pueden ayudar a recuperarte y a seguir adelante.

Enfermedad de Crohn síntomas

  • Los pacientes no deben automedicarse ya que puede ser contraproducente y provocar desequilibrios en la flora intestinal.
  • Se recomienda evitar el estrés y dormir lo suficiente.
  • Para alivio del dolor y las diarreas se pueden prescribir antidiarreicos y antiespasmódicos.
  • Tratamiento farmacológico

    El tratamiento farmacológico se administra tanto en los brotes como en los periodos asintomáticos, denominándose tratamiento de mantenimiento. Generalmente en los brotes es preciso un tratamiento más activo e incluso en los casos graves es preciso el ingreso hospitalario. En las fases asintomáticas el paciente debe continuar recibiendo tratamiento de mantenimiento, para disminuir las recaídas. En este caso suelen utilizarse los derivados del ácido salicílico (5-ASA), como la mesalazina.

    • Existen diversas opciones de tratamiento que incluyen fármacos con efecto antiinflamatorio local, corticoides, inmunosupresores y antibióticos. Algunos de estos fármacos pueden administrarse por vía oral o en forma de enemas, esto último es especialmente adecuado cuando la enfermedad afecta al sigma y recto.
    • Uno de los más recientes inmunosupresores son los denominados anti TNF que tiene un efecto sobre el sistema inmunológico disminuyendo su actividad inflamatoria. Este tratamiento tiene indicaciones restringidas limitándose a casos refractarios al tratamiento convencional.
    • Durante los brotes agudos de la enfermedad, se utilizan especialmente los corticoides debido a su actividad antiinflamatoria y a su capacidad para frenar la respuesta inmunológica. Los corticoides se pueden administrar por vía oral o en forma de enemas.

    Tratamiento quirúrgico

    El tratamiento con cirugía se reserva para el tratamiento de las complicaciones: perforación intestinal, hemorragia, fístulas, etc. En ocasiones, especialmente cuando la enfermedad no se controla con tratamiento médico, la cirugía permite mejorar la calidad de vida, pero no es curativa como en el caso de la colitis ulcerosa, por lo que debe indicarse de forma meditada y con prudencia. Aunque se elimine un trozo de intestino, la enfermedad recurrir y aparecer en cualquier parte del tubo digestivo.

    Información de interés: Asociaciones de pacientes

    Esta enfermedad inflamatoria intestinal suele aparecer en personas jóvenes de entre 15 y 30 años, aunque puede comenzar a manifestarse a cualquier edad, incluso en niños. Se estima que cada año se dan 116,5 casos por cada 100.000 habitantes en España.

    ¿Qué es la Enfermedad de Crohn?

    Es una enfermedad crónica que causa inflamación e irritación en el tubo digestivo. Afecta con más frecuencia al intestino delgado y al comienzo del intestino grueso. Sin embargo, la enfermedad puede dañar cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano.

    ¿Cuáles son sus causas?

    Como en otras patologías inflamatorias intestinales se desconoce la causa exacta que la provoca, aunque sí se sabe que la afección se presenta debido a un trastorno autoinmune que se produce cuando el propio sistema ataca al tejido corporal sano del tubo digestivo. Existen, además, ciertos factores de riesgo relacionados con su aparición como los genéticos, los inmunitarios o los ambientales (alimentación, higiene, agentes infecciosos, tabaquismo pueden estar involucrados).

    ¿Cuáles son los principales síntomas?

    Cólicos, dolor abdominal, diarrea, fiebre, hinchazón, pérdida de peso, sensación frecuente de necesidad de defecar -aunque ya se haya evacuado-, aparición de fístulas, dolor articular y úlceras bucales y/o cutáneas.

    ¿Cómo se diagnostica?

    Además de la historia clínica del paciente, el médico puede solicitar una serie de pruebas entre las que se encuentran las sanguíneas, la endoscopia intestinal, el estudio del tránsito esofagogastroduodenal, la tomografía computarizada (TC), la colonoscopia o la resonancia magnética.

    ¿Cuál es el tratamiento?

    No existe una cura para la patología, pero la prescripción terapéutica inicial se basa en fármacos destinados a aliviar los síntomas: corticoesteroides, como prednisona y metilprednisolona y varios agentes antiinflamatorios. Otros usados en ocasiones son inmunodepresores (6-mercaptopurina y azatioprina). El metronidazol, un antibiótico con efectos en el sistema inmunitario, suele ser de utilidad para las personas que tienen la enfermedad anal. En los casos más avanzados o complicados puede recomendarse la cirugía. La intervención quirúrgica de emergencia es necesaria a veces cuando se presentan complicaciones derivadas de la enfermedad.

    Pautas dietéticas

    Es fundamental seguir una dieta que evite la desnutrición y la deshidratación. Además, es importante consumir alimentos fáciles de digerir y en varias tomas al día. Se debe evitar el tabaco, el alcohol, el café, las bebidas carbonatadas, las grasas y los fritos. Normalmente, los afectados suelen tolerar mal los lácteos y las legumbres por lo que deben restringirse, así como los condimentos y los picantes. Sin embargo, el consumo de huevos y otras fuentes de proteínas como el atún, la caballa o la sardina son recomendables además del aceite de oliva, las manzanas, peras o zanahorias. Es importante suplir las carencias de nutrientes como el ácido fólico, selenio, magnesio, zinc o vitaminas A, D, E, K.

    ¿Qué tratamientos existen para la Enfermedad de Crohn?

    Actualmente no existe un tratamiento que cure de forma definitiva esta enfermedad, aunque sí disponemos de medicamento que la controlan. El arsenal de medicamentos y procedimientos, que podemos usar ha ido aumentando con los años.

    Dentro de los tratamientos que podemos usar para controlar la inflamación encontramos:

    • Antibióticos.
    • Inmunomoduladores o inmunosupresores.
    • Terapias biológicas.
    • Granulocitoaferesis
    • Tratamiento quirúrgico

    ¿Qué son los salicilatos?

    También se llaman aminosalicilatos. Dentro de estos encontramos la mesalacina (5-ASA) y la sulfazalacina. Son medicamentos que reducen la inflamación intestinal a nivel del colon. Su papel en la Enfermedad de Crohn a diferencia de la Colitis Ulcerosa no está tan bien establecido. Se pueden emplear en aquellos casos con afectación de colon, no siendo validos en aquellas situaciones en las que exclusivamente se afecte el intestino delgado.

    Estos medicamentos se pueden usar por vía oral en forma de comprimidos, cápsulas o granulados o por vía rectal (a través del ano) en forma de supositorios, espumas y enemas. Las formulaciones rectales se suelen aplicar en aquellos casos donde la enfermedad esta limitada al colon izquierdo (colon descendente, sigmoide y recto). En algunas ocasiones puede ser necesario usar las dos vía de administración, precisando la vía oral y rectal.

    ¿Se pueden usar los antibióticos en el tratamiento de la Enfermedad de Crohn?

    El uso de los antibióticos en la Enfermedad de Crohn se suelen emplear en distintas situaciones:

    • La enfermedad perianal. En casos leves o iniciales de la aparición de fístulas a nivel perianal, se emplean antibióticos solos o en combinación con un tratamiento quirúrgico. Se suelen utilizar el metronidazol y el ciprofloxacino de forma individual o combinando ambos.
    • Presencia de abscesos intraabdominales o colecciones. Se suelen usar inicialmente por vía parenteral en pacientes que se encuentran en las salas de hospitalización, junto con otras medicaciones y medidas terapeuticas.

    ¿Qué papel tienen los corticoides?

    Los corticoide o glucocorticoides son fármacos antiinflamatorios muy eficaces en el control de los periodos de actividad o brotes de la enfermedad. Se pueden usar por vía oral, intravenosa y rectal durante algunas semanas, intentando la reducción progresiva de la dosis empleada hasta intentar suspenderlos.

    Los glucocorticoides usados con más frecuencia son la prednisona y la prednisolona.

    Estos medicamentos gozan de mala fama, debido a sus efectos adversos entre los que se encuentran, efectos cosméticos como son aparición de acné, aumento del vello corporal, estrías, entre otras. Otros efectos secundarios son el nerviosismo, el insomnio, diabetes, cataratas e incluso osteoporosis. La mayoría de los efectos secundarios desaparecen al suspender el tratamiento. Respecto a la osteoporosis, para evitarla, cuando se inicia tratamiento con estos medicamentos se suele administrar suplementos de calcio y vitamina D.

    Cuando usamos los corticoides, según si existe respuesta a los mismos o no y si se pueden dejar de usar se pueden definir unas situaciones:

    • Corticoresistencia: es aquella situación, en la que pese a la administración de los medicamentos no existe respuesta.
    • Corticodependencia: es aquella situación, en la que existe respuesta de la enfermedad inicialmente, pero reaparecen los síntomas inflamatorios al intentar suspender los corticoides o al poco tiempo de haberlos usado.

    Ante estas situaciones, se planteará el uso de otros tratamientos, que se describen más adelante.

    ¿Es cierto que existen corticoides que se toman por vía oral con efecto tópico?

    Se han desarrollado varias moléculas de la familia de los corticoides, que se toman por vía oral con escaso paso a la sangre, por lo que ejercen su efecto al liberarse en el intestino de una forma tópica como un “enema” y presentan escasos efectos secundarios propios de los glucocorticoides. En este grupo encontramos la budesonida y el dipropionato de beclometasona

    ¿Qué son los inmunosupresores?

    Los inmunosupresores o inmunomoduladores, son medicamentos que intentan regular nuestro sistema inmune para controlar de una forma duradera la actividad de la Enfermedad de Crohn. Se suelen usar en la evolución de la enfermedad según distintas situaciones:

    • Como un segundo escalón de tratamiento, cuando no existe respuesta a los corticoides (corticorresistencia) o cuando no podemos dejar de usarlos (corticorrefractariedad).
    • De manera temprana, cuando el debut de la enfermedad o el brote de la enfermedad tenga factores que nos indiquen una mayor agresividad o factores de mal pronóstico; como aparición en edad temprana, afectación extensa, etc.

    Los inmunosupresores que usamos son:

    • La azatioprina y la mercaptopurina. Son fármacos seguros, pero cuando se comienzan a usar se planifican visitas más frecuentes con estudios analíticos para prevenir la aparición de efectos no deseados como la anemia, la leucopenia (disminución del número de células defensivas en la sangre) o las alteraciones en el hígado (hepatitis). Otras aunque raras, no se pueden prevenir como son las pancreatitis aguda (inflamaciones del páncreas). Uno de sus desventajas es que su efecto no es tan rápido como los corticoides, siendo necesario esperar unas 12 semanas para apreciar efectos óptimos.
    • El metotrexato. Es un fármaco muy útil en la enfermedad de Crohn, sobre todo donde existe afectación inflamatoria articular asociada, aunque está menos difundido que la azatioprina. Este punto se puede debe a que, a diferencia de los anteriores, tiene un potencial teratogénico, es decir debe suspenderse antes de un embarazo (a diferencia de la mercaptopurina y la azatioprina), tanto en el caso de la mujer como del hombre por el riesgo de malformaciones en el feto. Dado que un alto porcentaje de pacientes son jóvenes y aún no han cumplido sus deseos de descendencia se suele reservar para un siguiente escalón de tratamiento.
    • A diferencia de la colitis ulcerosa la ciclosporina no se usa en la Enfermedad de Crohn
    • Otros inmunomoduladores como el tacrólimus y el micofenolato mofetil, no tienen un papel definido en la colitis ulcerosa.

    ¿Qué son las terapias biológicas?

    Desde la introducción de los fármacos biológicos en el tratamiento de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) ha cambiado el manejo de la misma. Se trata de una serie de nuevos medicamentos diseñados por ingeniería genética, a partir de cultivos celulares. Su peculiaridad radica en que actúan a nivel de algunos de los pasos concretos que intervienen en la inflamación de los tejidos del cuerpo, bloqueando la acción de moléculas claves de la inflamación. De una forma teórica , su acción es más fisiológica dentro del organismo con una diana concreta contra la que actúan. Con ellos no se consigue curar la enfermedad, pero se puede llegar a conseguir la desaparición o la reducción de la sintomatología y la desaparición de las lesiones mucosas.

    No solo se usan en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, sino que se usan en otras enfermedades con mecanismos inflamatorios como es el caso de la Artritis Reumatoide y la Psoriasis.

    ¿De qué fármacos biológicos disponemos?

    Actualmente disponemos de las siguientes familias de fármacos aprobados, según su mecanismo de acción para el tratamiento de la Enfermedad de Crohn:

    • Anti-TNF
    • Anti Integrinas

    Existen otros fármacos que no están aprobados formalmente para la Enfermedad de Crohn en España, pero que están concluyendo los estudios en pacientes o están aprobados en otros países y están en periodo de aprobación en nuestro país. Estos fármacos se pueden solicitar en algunas situaciones especiales tras la aprobación por los distintos organismos reguladores. Dentro de ellos tenemos:

    • Certolizumab pegol. Es de la familia de los anti-TNF. Su uso es subcutaneo, se desarrollo previamente a otros fármacos como los antiintegrinas, por lo que se usó de rescate, cuando fallaban Infliximab y Adalimumab. Hoy en día la tendencia es que cuando estos fallan se cambie a otro fármaco con otro mecanismo de acción.
    • Ustekinumab. Es una antiinterleukina (Il-12). Los estudios que existen actualmente dan datos que apoyan su uso. Aún no está aprobado en España.
    • Existen otras muchas moléculas que están en evaluación, lo que abre un escenario esperanzador.

    Fármacos biológicos de la familia anti-TNF:

    • El Infliximab, actúa contra el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α). Su administración se realiza por vía intravenosa en un centro hospitalario, habitualmente en las Unidades de Hospital de Día, donde se acude de forma ambulatoria, se aplica la dosis y se marcha a casa tras la misma. Se suele usar en un periodo inicial llamado de inducción donde se administra con esquema 0-2 y 6 semanas y posteriormente se administra cada 8 semanas. Según la evolución de la enfermedad puede ser oportuno aumentar dosis o reducir el periodo de administración del medicamento, usando cada menos semanas.
    • El Adalimumab (Humira®). Su mecanismo de acción es igual que el del Infliximab. Su administración se realiza con jeringas precargadas con la dosis oportuna de forma subcutánea. No es necesario su aplicación en un centro hospitalario, se puede realizar en casa. Se administra una dosis inicial de 160mg, con administración a las dos semanas de 80mg. Posteriormente el mantenimiento se suele hacer con una administración de 40mg cada 2 semanas. Si se considera oportuno se puede aumentar la dosis o acortar el intervalo entre las dosis.

    Fármacos biológicos de la familia de las antiintegrinas:

    • Vedolizumab (Entyvio®). Se trata de un anticuerpo monoclonal que bloquea la Integrina α 4β7 que se expresa en algunas poblaciones de linfocitos T. Se administra de forma intravenosa en las Unidades de Día de los Hospitales a dosis de inducción de 300mg en las semanas 0,2,6 y posteriormente un mantenimiento con 300mg cada 8 semanas. Dado su mecanismo de acción puede ser un poco más lento que los antiTNF en conseguir los resultados clínicos. Tiene un excelente perfil de seguridad con mínimo riesgo de infecciones oportunistas, pero tiene el inconveniente de que es muy poco eficaz para controlar las manifestaciones extraintestinales de la colitis ulcerosa. Actualmente se utiliza en pacientes en los que se ha perdido eficacia a los antiTNF o han presentado reacciones secundarias que imposibilitan su uso.

    ¿Dónde se usan los biológicos?

    Estos medicamentos se suelen usar por médicos expertos, en situaciones en los que la enfermedad no se controla con otro tipo de medicación como los inmunosupresores o estamos ante una situación de gravedad/agresividad que precisa una intervención más enérgica.

    ¿Son seguros los fármacos biológicos?

    Con la universalización de estos tratamientos, en las situaciones en las que están indicados, nos encontramos ante situaciones que no se nos presentaban hasta ahora, como es el riesgo de desarrollo y manejo de las infecciones, como es el caso de la tuberculosis. Por este motivo, previamente al inicio de la administración de estos medicamentos su médico realizará una radiografía de tórax y una prueba del Mantoux o tuberculina para valorar si padece una tuberculosis, debiendo tratarla; si ha tenido contacto y necesita administrar una medicación profiláctica previa al uso de biológicos o si se puede administrar sin problemas este tipo de medicamentos.

    En caso de que apareciera algún tipo de infección mientras el paciente recibe este tipo de tratamiento, debe contactar con su médico que le indicará la pauta de actuación a seguir.

    Pero no son únicamente complicaciones infecciosas, si no que existen manifestaciones que involucran a otros órganos y sistemas; siendo las manifestaciones cutáneas las más frecuentes. Suelen presentarse como erupciones, alopecia, eritema multiforme y psoriasis. No suele ser necesario suspender la medicación y suelen responder a tratamientos prescritos, por lo que se considera fundamental el seguimiento multidisciplinar de los pacientes.

    Con los datos actuales, podemos afirmar que son tratamientos seguros.

    ¿Qué es la granulocitoaféresis? ¿tiene papel en la Enfermedad de Crohn?

    La granulocitoaféresis consiste en realizar un filtrado de la sangre, como una “diálisis” donde se eliminan células (granulocitos y monocitos) que componen el sistema inmune al pasar por un filtro de Diacetato de Celulosa (ADACOLUMN®)

    La granulocitoaféresis se ha aplicado en diversas enfermedades. Inicialmente se desarrolló para el tratamiento de pacientes con cáncer. En el momento actual, además de la EII, la enfermedad con que se tiene mayor experiencia en la aparición de la granulocitoaféresis, es la Artritis Reumatoide.

    A diferencia de la colitis ulcerosa, no se ha demostrado tan buenos resultados y no está tan difundida.

    Las situaciones en las que se puede emplear en la Enfermedad de Crohn son:

    • Pacientes en los que estén contraindicados los corticoides o los inmunosupresores o los fármacos biológicos (por ejemplo en los pacientes con leucemia linfatica crónica). Esta suele ser la indicación más usada.
    • Casos de pacientes corticodependientes (aquellos que no pueden suspender el tratamiento con corticoides) en los que se inicia tratamiento con azatioprina, mientras esta hace efecto, se realiza este tratamiento como puente.
    • En pacientes en edad pediátrica.

    ¿Qué papel tiene el tratamiento quirúrgico en la Enfermedad de Crohn?

    La cirugía tiene un papel, muy importante y destacado en esta patología. Ante todo debemos hacer la aclaración que la cirugía en la Enfermedad de Crohn NO cura la enfermedad y lo que hace es resolver complicaciones, facilitando la recuperación del paciente y mejorando la respuesta a tratamientos posteriores.

    Los escenarios donde se suele indicar son:

    • Enfermedad perianal. Es cuando existe un afectacción por fístulas y/o abscesos a nivel de la zona alrededor del ano se suele usar la cirugía. Podemos encontrar distintas situaciones:
      • Absceso perianal sintomático, es decir con dolor, tumefacción y puede que fiebre, se suele realizar un tratamiento urgente para evacuar la pus.
      • Fistulas perianales con colecciones o abscesos perianales paucisintomaticos (pocos síntomas) para drenar las colecciones y eliminar la fístula (fistolectomia) o colocación de un sedal o “hilito” que se deja durante un periodo de tiempo para evitar la nueva aparición de abscesos y facilitar el uso de medicación.
      • Fistulas perianales que no responden al tratamiento médico. Se suele realizar la colocación de sedales. En casos muy graves en los que han fallado medidas anteriores, se puede llegar a recurrir a la realización de una ileostomia de descarga temporal o permanente para controlar una sepsis perianal. Esto consiste en avocar el ileon terminal (intestino delgado) a la piel para que las heces salgan por ahí evitando el paso por el recto y así facilitar la recuperacion de la inflamación.
    • Cuadros obstructivos. Es cuando existe una zona estrecha en el intestino delgado o en el grueso, que disminuye la luz y el contenido intestinal no puede pasar.
      • En presentaciones agudas o súbitas, se suele intentar un tratamiento médico con reposo dietético, fluidoterapia, soporte nutricional y corticoides intravenosos junto con otros tipos de fármacos como pueden ser los biológicos. Si esto no resuelve el problema se recurre a la cirugía que elimina la zona estrecha.
      • Situaciones crónicas donde periódicamente el paciente sufre este problema y han fallado los tratamientos médicos.
    • Cuando existe una perforación de un segmento de intestino. Precisa tratamiento quirúrgico urgente para eliminar el segmento dañado.
    • Fístulas entero cutáneas o colocutáneas. Es cuando aparece una fistula a piel desde el intestino delgado o el colon. Se suele intentar tratamiento médico pero cuando este falla se recurre a la cirugía.

    Las enfermedades inflamatorias intestinales han ido creciendo en España y en todo el mundo durante los últimos años: actualmente, y aunque no disponemos de un registro oficial, se calcula que entre 84.000 y 120.000 personas sufren de afecciones intestinales como pueden ser la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, y se prevé que este número siga aumentando con el paso de los años.

    La enfermedad de Crohn es una patología bastante desconocida: no sabemos cuál es exactamente la causa ni disponemos de una cura, aunque sí de tratamientos para mitigar los síntomas. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre la enfermedad de Crohn: cómo nos afecta y cómo se trata.

    ¿Qué es la enfermedad de Crohn?

    Como hemos dicho, la enfermedad de Crohn pertenece al grupo de las enfermedades inflamatorias intestinales, junto con la colitis ulcerosa. Esta patología es un proceso inflamatorio crónico del tracto intestinal que puede afectar a distintas partes del mismo, desde la boca hasta el ano, pero que suele afectar con mayor frecuencia a la porción más baja del intestino delgado y al intestino grueso.

    La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que suele darse y diagnosticarse en adultos jóvenes, entre 16 y 40 años, y que afecta por igual a hombres y a mujeres. Puede presentar períodos largos de remisión en los que no hay síntomas, pero los brotes no se pueden predecir ni es posible saber cuándo van a aparecer.

    ¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Crohn?

    Actualmente se desconoce la causa concreta que produce la aparición de la enfermedad de Crohn, si bien se barajan tanto causas inmunológicas como bacterianas, con un cierto componente genético y ambiental. Los pacientes que sufren la enfermedad de Crohn sufren un trastorno inmunológico en el que el propio sistema inmunitario es el que, por error, ataca al cuerpo destruyendo tejido corporal sano.

    Los factores inmunológicos, genéticos y ambientales se encuentran entre las causas de la enfermedad de Crohn

    Entre los factores genéticos implicados en la aparición de la enfermedad de Crohn, la historia familiar relacionada con esta patología es importante. Si tenemos un familiar en primer grado que ha padecido esta enfermedad, nuestro riesgo de padecerla es diez veces mayor.

    No podemos olvidar los factores ambientales: el tabaco es uno de los más importantes, ya que puede acelerar el avance de la enfermedad. También el abuso de medicamentos se ha barajado como una de las razones que ha impulsado el crecimiento de la enfermedad en los últimos años. Los episodios de estrés también influyen en la aparición de los síntomas de la enfermedad de Crohn.

    Los síntomas que presenta la enfermedad de Crohn

    Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden variar de un paciente a otro, dependiendo de la parte del tracto digestivo que se vea afectada por esta patología. Como hemos dicho, no se presentan siempre, sino que existen épocas de remisión en las que la enfermedad se mantiene latente.

    Los síntomas más comunes son el dolor abdominal y los cólicos

    Entre los síntomas más comunes podemos encontrar el dolor abdominal con cólicos, la diarrea acuosa o el estreñimiento, la pérdida de peso sin motivo aparente, la inapetencia, la fiebre, la hinchazón o las aftas bucales.

    Los síntomas no tienen por qué estar solo relacionados con el tracto digestivo, sino que también puede aparecer hinchazón en las articulaciones, fatiga, lesiones cutáneas, fiebre o la inflamación en los ojos.

    ¿Cuál es el tratamiento para la enfermedad de Crohn?

    Actualmente no existe una cura definitiva para la enfermedad de Crohn, sino que los tratamientos (terapia médica y tratamiento con fármacos en la mayoría de los casos) van encaminados a mitigar los síntomas y a mejorar la calidad de vida del paciente. Entre los fármacos más utilizados suelen encontrarse los corticoesteroides, las agentes antiinflamatorios y en ocasiones los inmunodepresores.

    Una dieta específica para los pacientes de Crohn es básica para mitigar los síntomas y para mantener una buena calidad de vida

    El cuidado de la dieta es uno de los factores más importantes a tener en cuenta para los pacientes de la enfermedad de Crohn, ya que es una patología que afecta al tracto intestinal. Como norma general se recomienda evitar aquellos alimentos que puedan empeorar los síntomas como la diarrea y los gases, tales como los alimentos muy ricos en fibra, los alimentos excesivamente grasos e incluso es conveniente limitar los lácteos u optar por las versiones bajas en lactosa. Además también se recomienda realizar pequeñas ingestas de alimento a lo largo del día (en lugar de comidas copiosas) y mantenerse correctamente hidratado con un consumo frecuente de agua.

    Debido a la mala absorción en algunas ocasiones de los nutrientes en el intestino, a algunos pacientes se les puede recetar suplementos de calcio, hierro, vitamina D o vitamina B12, según el criterio de su médico.

    En algunos casos, sobre todo si aparecen complicaciones derivadas de la misma enfermedad de Crohn, como por ejemplo perrforaciones u obstrucciones en el intestino o incluso hemorragias, puede ser necesaria una intervención quirúrgica. Estas intervenciones no son definitivas, pero sí son necesarias a la hora de intervenir en problemas mayores. Hasta el 75% de los pacientes de Crohn necesitarán en algún momento de sus vidas someterse a una cirugía.

    Imágenes | iStock
    En Vitónica | Valentía y normalidad ante la enfermedad de Crohn
    En Vitónica | Todo sobre la psoriasis: qué es, por qué se produce, cómo se trata y cómo puedes ayudar a su normalización
    En Vitónica | Conociendo el lupus: qué es, cuáles son sus síntomas y cómo se trata

    Definición e información sobre la enfermedad de crohn

    En esta sección:

    • ¿Qué es la enfermedad de Crohn?
    • ¿Es frecuente la enfermedad de Crohn?
    • ¿Quién tiene más probabilidad de tener la enfermedad de Crohn?
    • ¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad de Crohn?
    • ¿Qué otros problemas de salud tienen las personas con enfermedad de Crohn?

    La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica que causa inflamación e irritación en el tubo digestivo. La enfermedad de Crohn afecta con más frecuencia al intestino delgado y el comienzo del intestino grueso. Sin embargo, la enfermedad puede afectar cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. Aprenda más sobre el sistema digestivo y su funcionamiento.

    La enfermedad de Crohn es un tipo de enfermedad inflamatoria del intestino (IBD, por sus siglas en inglés). Otros dos tipos comunes de enfermedades inflamatorias del intestino son la colitis ulcerosa y la colitis microscópica.

    La enfermedad de Crohn a menudo comienza lentamente y puede empeorar con el tiempo. Puede haber periodos de remisión que pueden durar semanas o años.

    ¿Es frecuente la enfermedad de Crohn?

    Los investigadores calculan que más de medio millón de personas en los Estados Unidos tienen la enfermedad de Crohn.1 Los estudios muestran que, con el tiempo, la enfermedad de Crohn se ha vuelto más frecuente en los Estados Unidos y otras partes del mundo.1,2 Los expertos no saben la razón por la que se está volviendo más frecuente.

    ¿Quién tiene más probabilidad de tener la enfermedad de Crohn?

    La enfermedad de Crohn se puede presentar en personas de cualquier edad, pero es más probable en personas:

    • de 20 a 29 años de edad2
    • que tienen un familiar, por lo general padres o hermanos, que tienen una enfermedad inflamatoria del intestino
    • que fuman cigarrillos

    ¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad de Crohn?

    Las complicaciones de la enfermedad de Crohn pueden incluir:

    • Obstrucción intestinal. La enfermedad de Crohn puede hacer más gruesa la pared de los intestinos. Con el tiempo, las áreas donde las paredes del intestino están más gruesas pueden hacerse más estrechas, lo que puede bloquear los intestinos. Una obstrucción o bloqueo intestinal parcial o completo puede bloquear el movimiento de los alimentos o de las heces a través de los intestinos.
    • Fístulas. En la enfermedad de Crohn, la inflamación puede atravesar la pared de los intestinos y crear túneles o fístulas. Las fístulas son pasajes anormales entre dos órganos o entre un órgano y el exterior del cuerpo. Las fístulas pueden infectarse.
    • Abscesos. Cuando la inflamación atraviesa la pared de los intestinos, también pueden formarse abscesos. Los abscesos son cavidades hinchadas e infectadas, llenas de pus que causan dolor.
    • Fisuras anales. Las fisuras anales son pequeños desgarros en el ano que pueden causar picazón, dolor o sangrado.
    • Úlceras. La inflamación en cualquier lugar del tubo digestivo puede resultar en úlceras o llagas abiertas en la boca, los intestinos, el ano o el perineo.
    • Desnutrición. La desnutrición se presenta cuando el cuerpo no recibe la cantidad correcta de vitaminas, minerales y nutrientes que necesita para mantener los tejidos sanos y la función de los órganos.
    • Inflamación en otras áreas del cuerpo. Se puede tener inflamación en las articulaciones, los ojos y la piel.

    ¿Qué otros problemas de salud tienen las personas con enfermedad de Crohn?

    Si usted tiene enfermedad de Crohn en el intestino grueso, puede tener mayor probabilidad de llegar a tener cáncer de colon. Si recibe tratamiento continuo para la enfermedad de Crohn y permanece en remisión, puede reducir sus probabilidades de tener cáncer de colon.3

    Pregúntele a su médico con qué frecuencia que debe hacerse la prueba de detección de cáncer de colon. Estas pruebas ven si tiene ciertas enfermedades cuando no tiene síntomas. Las pruebas de detección de cáncer de colon pueden incluir una colonoscopia con biopsias. Aunque estas pruebas no reducen su probabilidad de tener cáncer de colon, pueden ayudar a encontrar el cáncer en una etapa temprana y mejorar la probabilidad de curar el cáncer.

    Infografía «10 Claves para mejorar la calidad de vida de los pacientes con EII». ACCU Catalunya

    La aparición de los síntomas, duración e intensidad depende de la localización y extensión de la zona afectada. Se manifiesta de manera discontinua sin que la zona deteriorada tenga que estarlo de principio a fin. De hecho es frecuente encontrar «parches» de inflamación que se intercalan entre porciones sanas de intestino.

    Los síntomas más frecuentes en la enfermedad de Crohn son los intestinales y los que se derivan de ellos:

    • Dolor abdominal
    • Diarrea con o sin moco y sangre, a veces estreñimiento
    • Fisuras y úlceras
    • Cansancio y fatiga
    • Fiebre
    • Falta de apetito y pérdida de peso
    • Malestar general y debilidad

    También puede haber manifestaciones fuera del intestino (extraintestinales) como, inflamación en los ojos, dolor en las articulaciones, placas rojas en la piel, piedras en el riñón o la vesícula.

    Sin embargo, y aunque la enfermedad de Crohn es una patología crónica, las personas que la tienen experimentan los síntomas intermitentemente. Es decir, en períodos de brote (fase activa) que se intercalan con etapas en las que los síntomas están en remisión (fase inactiva).

    ¿Se puede curar?

    No hay cura para la enfermedad de Crohn. Todavía.

    Aunque no nos conformamos. Por eso desde ACCU, como Confederación, y sus asociaciones de pacientes adheridas promovemos la investigación en la enfermedad inflamatoria intestinal, y con la ayuda de nuestros donantes, socias y socios, además, prestamos servicios para limitar el impacto en la calidad de vida que provocan estas enfermedades.

    ¿Necesitas más información?

    ACCU es una fuente veraz de información sobre el cuidado de nuestra salud en relación a la enfermedad inflamatoria intestinal.

    Además de la información en nuestra web, en tu sede más cercana podrás incluso acceder a experiencias de primera mano de pacientes que conocen cual es la situación por la que estás pasando y compartir con ellos y los profesionales y voluntarios que nos acompañan, alternativas que te permitan superar los desafíos que se te presentan como paciente a nivel personal, social, educativo y laboral.

    Desde aquí te invitamos a consultar cuales son los servicios y actividades que se realizan en tu zona.

    Texto revisado por Santiago García López. Responsable de la consulta monográfica de enfermedad inflamatoria intestinal. Servicio de Aparato Digestivo. Hospital Universitario Miguel Servet. Zaragoza.

    • Quienes somos
      • La Asociación
      • Filosofía y objetivos
      • Bienvenida del Presidente
      • Estatutos
      • Junta Directiva
      • Transparencia económica
        • Transparencia económica 2015
        • Transparencia económica 2016
        • Transparencia económica 2017
        • Transparencia económica 2018
      • Consejo asesor
        • Miembros
        • Documentos
        • Galería de fotos
    • Enfermedades
      • Enfermedades Inflamatorias Intestinales (EII)
      • Enfermedad de Crohn
      • Colitis Ulcerosa
      • Las 10 claves para mejorar la calidad de vida de los pacientes con EII
      • Carta de derechos y deberes de la ciudadanía en relación con la salud y la atención sanitaria
      • Nutrición de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII)
      • Presentaciones de ponencias
      • MII pediátrica
    • Proyectos
      • No puc esperar! – ¡No puedo esperar!
      • Deportistas EII ACCU Catalunya®
        • Objetivos
        • Comisión
        • Competiciones
        • Álbum de imágenes
      • Deixa’m Aprendre – Apoyo educativo EII
        • Apoyo educativo EII (niños y adolescentes)
        • Comisión S.E. (niños/as y adolescentes)
        • Apoyo educativo EII (jóvenes y adultos)
        • Comisión A. E. (jóvenes y adultos)
        • Selectividad – PAU
      • Apoya a la investigación
        • Desarrollo de una innovadora terapia para la enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa
      • Presencia en el Consejo Consultivo de Pacientes de Cataluña – CCPC
        • Objetivos
        • Comisión de ACCU en el CCPC
        • Comités y grupos de trabajo
        • Proyectos
        • Actividades
      • Actividades Sociales ACCU Catalunya
        • Comisión
      • Cocinando con EII ACCU Catalunya
        • Comisión
    • Servicios
      • Prestación servicio de Abogado Laboralista
      • Prestación servicio de Coaching
      • Prestación servicio de Psicóloga
      • Prestación servicio para atender las necesidades relacionadas con ostomías
      • Descuento en comercios para socios
        • Libreria y Papeleria MIzar
    • Día Mundial EII
      • Vídeos
        • 2014
        • 2015
        • 2016
      • Álbum de fotos
    • Noticias
    • Agenda
    • Videos ACCU Catalunya
      • 2012 «Join the fight against IBD» – Subtitulado en español
      • 15 de Junio 2012 – Presentación Manel Rivero (Presidente de ACCU) Hospital Vall d’Ebron
      • 25 noviembre 2012 – «EII, ¿Qué estamos dispuestos a hacer para mejorar nuestra calidad de vida?
      • 20 febrero 2014 – Join the Fight Against IBD Subtitulado en Español
      • 22 febrero 2014 – El proyecto «¡NO PUEDO ESPERAR!» – GIRONA
      • 11 marzo 2014 – El proyecto «NO PUEDO ESPERAR! GIRONA Subtitulado en español
      • 12 noviembre 2014 – Día Mundial de las EII 2014 – Leandro, un «Deportista con EII»
      • 20 noviembre 2014 . Día Mundial de las EII 2014 – Dr. Xavier Aldeguer
      • 5 diciembre 2014 – Día Mundial de las EII 2014 – Dr. Xavier Calvet.
      • 19 diciembre 2014 – Día Mundial de las EII 2014 – Dr. Eugeni Domènech
      • 29 mayo 2015 – UCIEII-P de Sant Joan de Déu – Dr. Javier Martí de Carpi
      • 4 junio 2015 – Dia Mundial EII 2015 Resumen de la celebración.
      • 31 julio 2015 – Dia Mundial EII 2015 – Resumen del Acto Institucional.
      • 21 febrero 2016 – Sumemos lavabos en el proyecto «No Puc Esperar!»
      • 1 marzo 2016 – Dr.Julià Panés (Hospital Clínic) y Tanit Tubau. Acto benéfico
      • 6 junio 2016 – Dia Mundial EII 2016 – Resumen de la celebración.
      • 14 enero 2017 – Hablan los voluntarios del proyecto «No Puc Esperar!»
      • 13 febrero 2017 – Reunión de socios, familiares y amigos de ACCU Catalunya.
      • 8 mayo 2017 – 1a Jornada del Crohn y Colitis Ulcerosa. Dia Mundial EII 2017
      • 6 oct 2017 Proyecto «No Puc Esperar!» y las enfermedades inflamatórias intestinales
    • Tienda
    • Donaciones
    • Contacto

    Tratamiento para la enfermedad de crohn

    ¿Cómo se trata la enfermedad de Crohn?

    Los médicos tratan la enfermedad de Crohn con medicinas, reposo intestinal y cirugía.

    No hay un solo tratamiento que funcione para todos los casos de la enfermedad de Crohn. El tratamiento intenta disminuir la inflamación intestinal, evitar brotes de los síntomas y mantenerlo en remisión.

    Medicinas

    Muchas personas con la enfermedad de Crohn necesitan medicinas. Las medicinas que recete su médico dependerán de sus síntomas.

    Muchas personas con la enfermedad de Crohn necesitan medicinas. Las medicinas que recete su médico dependerán de sus síntomas.

    Aunque no hay ningún medicina que cure la enfermedad de Crohn, muchas medicinas pueden disminuir los síntomas.

    Aminosalicilatos. Estas medicinas contienen ácido 5-aminosalicílico (5-ASA), que ayuda a controlar la inflamación. Los médicos usan aminosalicilatos para tratar a las personas recién diagnosticadas con la enfermedad de Crohn que tienen síntomas leves. Los aminosalicilatos incluyen:

    • balsalazida
    • mesalamina
    • olsalazina
    • sulfasalazina

    Algunos de los efectos secundarios comunes de los aminosalicilatos incluyen:

    • diarrea
    • dolores de cabeza
    • acidez estomacal
    • náuseas y vómitos
    • dolor en el abdomen

    Corticoesteroides. Los corticoesteroides, también conocidos como esteroides, ayudan a reducir la actividad del sistema inmunitario y disminuyen la inflamación. Los médicos recetan corticoesteroides a las personas con síntomas moderados a severos. Los corticoesteroides incluyen:

    • budesonida
    • hidrocortisona
    • metilprednisolona
    • prednisona

    Los efectos secundarios de los corticoesteroides incluyen:

    • acné
    • pérdida de masa ósea
    • nivel alto de glucosa en la sangre
    • presión arterial alta
    • mayor probabilidad de tener infecciones
    • cambios del estado de ánimo
    • aumento de peso

    En la mayoría de los casos, los médicos no recetan corticoesteroides para el uso a largo plazo.

    Inmunomoduladores. Estas medicinas reducen la actividad del sistema inmunitario, dando como resultado menos inflamación en el tubo digestivo. Los inmunomoduladores pueden tomar entre varias semanas a 3 meses para comenzar a tener efecto. Los inmunomoduladores incluyen:

    • 6-mercaptopurina o 6-MP
    • azatioprina
    • ciclosporina
    • metotrexato

    Los médicos recetan estas medicinas para ayudarle a entrar en remisión o si no responde a otros tratamientos. Es posible tener los siguientes efectos secundarios:

    • bajo recuento de glóbulos blancos, lo que puede llevar a una mayor probabilidad de infección
    • cansancio
    • náuseas y vómitos
    • pancreatitis

    Por lo general, los médicos no recetan ciclosporina a menos que usted tenga un caso grave de la enfermedad de Crohn debido a los efectos secundarios graves de la medicina. Hable con su médico acerca de los riesgos y beneficios de la ciclosporina.

    Terapias biológicas. Estas medicinas atacan las proteínas producidas por el sistema inmunitario. Cuando se neutralizan estas proteínas, la inflamación en los intestinos disminuye. Las terapias biológicas funcionan rápidamente para ayudarle a entrar en remisión, sobre todo si no responde a otras medicinas. Las terapias biológicas incluyen:

    • adalimumab y adalimumab-atto
    • certolizumab
    • infliximab y infliximab-dyyb
    • natalizumab
    • ustekinumab
    • vedolizumab

    Los médicos suelen dar a los pacientes infliximab cada 6 a 8 semanas en un hospital o en un centro de atención ambulatoria. Los efectos secundarios pueden incluir una reacción tóxica a la medicina y una mayor probabilidad de tener infecciones, particularmente la tuberculosis.

    Otras medicinas. Otras medicinas que los médicos recetan para los síntomas o complicaciones de la enfermedad de Crohn pueden incluir:

    • Acetaminofén para el dolor leve. Debe evitar el uso de ibuprofeno, naproxeno y aspirina porque estas medicinas pueden empeorar los síntomas.
    • Antibióticos para prevenir o tratar infecciones, como abscesos y fístulas.
    • Loperamide para ayudar a retardar o detener la diarrea severa. En la mayoría de los casos, las personas sólo toman esta medicina por periodos cortos de tiempo, ya que puede aumentar la posibilidad de desarrollar megacolon.

    Reposo intestinal

    Si los síntomas de la enfermedad de Crohn son graves, es posible que deba reposar el intestino durante unos días o varias semanas. El reposo intestinal implica beber sólo ciertos líquidos o no comer ni beber nada. Durante el reposo intestinal, su médico puede:

    • pedirle que beba un líquido que contiene nutrientes
    • darle un líquido que contiene nutrientes a través de un tubo de alimentación insertado en el estómago o el intestino delgado
    • darle nutrición intravenosa a través de una sonda especial insertada en una vena en el brazo

    Tal vez tenga que quedarse en un hospital o quizás pueda recibir el tratamiento en su casa. En la mayoría de los casos, los intestinos se curan durante el descanso intestinal.

    Cirugía

    Aun con medicinas, muchas personas necesitan cirugía como parte del tratamiento para la enfermedad de Crohn. Un estudio encontró que casi el 60 por ciento de las personas necesitaban cirugía antes de los 20 años de tener la enfermedad de Crohn.8 Aun cuando la cirugía no cura la enfermedad de Crohn, puede tratar las complicaciones y mejorar los síntomas. Los médicos a menudo recomiendan cirugía para tratar:

    • fístulas
    • sangrado que pone en peligro la vida
    • obstrucciones intestinales
    • efectos secundarios de medicinas que son un riesgo a la salud
    • síntomas cuando las medicinas no mejoran su salud

    Los cirujanos pueden hacer diferentes tipos de operaciones para tratar la enfermedad de Crohn.

    Para cualquier cirugía, usted recibirá anestesia general. Es probable que esté hospitalizado de 3 a 7 días después de la cirugía. Una recuperación completa puede tomar de 4 a 6 semanas.

    Resección del intestino delgado. La resección del intestino delgado es una cirugía para extirpar o sacar parte del intestino delgado. Cuando se tiene una obstrucción intestinal o un caso grave de la enfermedad de Crohn en el intestino delgado, tal vez sea necesario que el cirujano le saque esa parte del intestino. Hay dos tipos de resección del intestino delgado:

    • laparoscópica: El cirujano hace pequeñas incisiones de media pulgada (1.3 cm.) en el abdomen e inserta un laparoscopio a través de ellas. El laparoscopio es un tubo delgado con una pequeña luz y una cámara de video en el extremo. La cámara envía una imagen ampliada desde el interior del cuerpo a un monitor de video, dando al cirujano una vista detallada en primer plano del intestino delgado. El cirujano observa en el monitor mientras inserta herramientas a través de las pequeñas incisiones y elimina la sección dañada o bloqueada del intestino delgado. El cirujano volverá a conectar los extremos del intestino.
    • cirugía abierta: El cirujano hace una incisión de aproximadamente 6 pulgadas (15.2 cm.) de largo en el abdomen. El cirujano localiza la sección dañada o bloqueada del intestino delgado y la saca o la repara. El cirujano volverá a conectar los extremos del intestino.

    Colectomía subtotal. Una colectomía subtotal, también llamada resección del intestino grueso, es una cirugía para extirpar parte del intestino grueso. Cuando se tiene una obstrucción intestinal, una fístula o un caso grave de enfermedad de Crohn en el intestino grueso, puede ser necesario que el cirujano le saque esa sección del intestino. Hay dos tipos de colectomía subtotal:

    • laparoscópica: El cirujano hace varias pequeñas incisiones de media pulgada en su abdomen. Mientras que mira el monitor, el cirujano le quita la sección dañada o bloqueada del intestino grueso. El cirujano volverá a conectar los extremos del intestino.
    • cirugía abierta: El cirujano hace una incisión de aproximadamente 6 a 8 pulgadas (15.2 a 20.3 cm.) de largo en el abdomen, localiza la sección dañada o bloqueada del intestino grueso y la saca. El cirujano vuelve a conectar los extremos del intestino.

    Proctocolectomía e ileostomía. Una proctocolectomía es una cirugía para extirpar todo el colon y el recto. Una ileostomía es un tipo de estoma o apertura en el abdomen, que el cirujano crea usando una parte del íleon. El cirujano saca el extremo del íleon a través de una abertura en el abdomen y lo adhiere a su piel creando una abertura fuera del cuerpo. El estoma mide entre alrededor de ¾ de pulgada (1.9 cm.) a un poco menos de 2 pulgadas (5 cm.) de ancho y generalmente se encuentra en la parte inferior del abdomen debajo de la cintura.

    La bolsa de ostomía, o el dispositivo de ostomía, es una bolsa que se conecta al estoma y se coloca en la parte exterior del cuerpo. Sirve para recolectar las heces y se puede retirar para vaciarse. Las heces pasan a través del estoma en lugar de pasar por el ano. El estoma no tiene músculo, por lo que no puede controlar la evacuación de las heces y la evacuación ocurre cuando ocurre.

    Si tiene este tipo de cirugía, tendrá la ileostomía por el resto de su vida.

    ¿Cómo se tratan las complicaciones de la enfermedad de Crohn?

    Su médico puede recomendar algunos tratamientos para las siguientes complicaciones de la enfermedad de Crohn:

    • Obstrucción intestinal. La obstrucción intestinal completa pone en peligro la vida. Si tiene una obstrucción completa, necesitará atención médica de inmediato. Los médicos suelen tratar la obstrucción intestinal completa con cirugía.
    • Fístulas. La forma en que su médico trata las fístulas dependerá del tipo de fístula que tenga y su gravedad. Para algunas personas, las fístulas sanan con medicinas y cambios en la alimentación, mientras que otras personas tienen que tener cirugía.
    • Abscesos. Los médicos recetan antibióticos y drenan los abscesos. Los abscesos se pueden drenar insertando una aguja a través de la piel o con cirugía.
    • Fisuras anales. La mayoría de las fisuras anales sanan con tratamiento médico, incluyendo ungüentos o pomadas, baños calientes y cambios en la alimentación.
    • Úlceras. En la mayoría de los casos, el tratamiento para la enfermedad de Crohn también trata las úlceras.
    • Desnutrición. Es posible que necesite recibir hidratación y nutrición artificial intravenosa o a través de una sonda de alimentación para reponer los nutrientes y líquidos que ha perdido.
    • Inflamación en otras partes del cuerpo. Su médico puede tratar la inflamación cambiando sus medicinas o recetándole nuevos.

    INTRODUCCIÓN

    La Enfermedad de Crohn (EC) forma parte de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) y se caracteriza por una inflamación crónica, de etiología desconocida del tubo digestivo, donde existe una desregulación del sistema inmune en el reconocimiento de ciertos antígenos bacterianos en el lumen intestinal que gatilla una respuesta inflamatoria. El proceso inflamatorio a su vez, produce un daño progresivo que avanza en el tiempo y genera alteraciones que pueden afectar severamente la calidad de vida de los pacientes1.

    Las estrategias terapéuticas para la EC deben apuntar a modificar el curso clínico, logrando remisión de la enfermedad, evitando de este modo progresión a fenotipos penetrantes o fibroestenóticos que podrían requerir mayor necesidad de hospitalizaciones, cirugías y que pueden finalmente inhabilitar a los pacientes para las actividades de la vida diaria2.

    En el contexto de un equipo multidisciplinario dedicado a tratar pacientes con EII, hemos elaborado algoritmos de tratamiento para aquellas situaciones clínicas que con mayor frecuencia presentan pacientes con EC. La meta es entregar una medicina personalizada, donde a cada paciente se le deben plantear y discutir los objetivos terapéuticos, que deben acordarse en conjunto, explicándoles las opciones de tratamiento y los potenciales riesgos y beneficios de estas estrategias. Una vez realizada la evaluación inicial, donde eventualmente y según sea necesario, participan profesionales de la psicología, nutrición, kinesiología y otras especialidades médicas como reumatólogos, dermatólogos, infectólogos, obstetras, entre otras, se deben considerar las medidas de cuidado general y de prevención de complicaciones asociadas a la enfermedad y/o al tratamiento.

    En los algoritmos que se presentan a continuación se deben considerar siempre los siguientes elementos:

    • 1.

      Confirmación diagnóstica adecuada (Figura 1).

      (0,37MB).

    • 2.

      Establecer al comienzo del diagnóstico, la extensión y severidad de la enfermedad3,4.

    • 3.

      Identificar factores de mal pronóstico que permitan elegir estrategias que eviten complicaciones de la enfermedad.

    • 4.

      Una vez iniciada una estrategia de tratamiento, considerar plazos para evaluar la eficacia de ésta y realizar ajustes o cambios en la estrategia si no se han logrado los objetivos terapéuticos.

    • 5.

      Optimización de terapia: se debe optimizar el tratamiento, en el caso de no alcanzar los objetivos terapéuticos. Idealmente posterior a la evaluación de los niveles plasmáticos de los medicamentos anti-factor de necrosis tumoral alfa (anti-TNF) y sus anticuerpos. Actualmente en Chile hay acceso a infliximab, adalimumab y certolizumab para EC. En el caso de que el paciente se encuentre con tiopurínicos, se recomienda medir los niveles de sus metabolitos en sangre, con el objetivo de ajustar dosis según el resultado. Si se considera que ha fracasado la terapia, evaluar cambiar a otra familia de biológico según disponibilidad y experiencia local5,6.

    • 6.

      Tener un adecuado monitoreo; además del monitoreo clínico y de los exámenes generales, los pacientes con EII y por lo tanto, aquellos con EC, requieren elementos objetivos para determinar la actividad de la enfermedad, como calprotectina fecal (CF), estudios endoscópicos, biopsia y/o imágenes según la localización y condición de severidad establecida al diagnóstico7,8.

    • 7.

      En pacientes que se controlen con estudios de imágenes, preferir el ultrasonido o Entero-Resonancia Magnética (E-RM) por sobre Entero-Tomografía Computada (E-TC) con el fin de reducir exposición a radiación9. La evaluación imagenológica debe ser realizada por un radiólogo con experiencia en EII.

    • 8.

      Debido a la influencia en el pronóstico y eficacia de los tratamientos, en un paciente con EC que fume, siempre se debe considerar no sólo el consejo de suspensión del hábito tabáquico, sino que se le deben ofrecer terapias de apoyo para lograrlo10.

    FACTORES DE RIESGO DE PROGRESIÓN DE COMPROMISO INTESTINAL Y DISCAPACIDAD ASOCIADOS A ENFERMEDAD DE CROHN (FIGURA 2)

    En los pacientes con EC existen numerosos factores que se han asociado a un mal pronóstico y se enuncian en la Figura 2. Debemos mencionar que hemos incluido junto a los otros elementos clínicos, las manifestaciones extraintestinales más severas como artritis, pioderma gangrenoso y uveítis como factores a considerar al momento de decidir el inicio de la terapia Anti-TNF, idealmente combinado con inmunomoduladores (IM) (azatioprina o metotrexato). El compromiso extraintestinal representa un nivel de inflamación de otros órganos o tejidos los cuales inhabilitan severamente a los pacientes con EII. La decisión de utilizar terapia combinada con IM depende de factores como el tipo de Anti-TNF (existiendo mayor evidencia de su impacto positivo en la eficacia para infliximab (IFX) en comparación a adalimumab (ADA) o certolizumab (CTZ)), los potenciales riesgos (ej. en hombres jóvenes de preferencia evitar azatioprina o en mujeres en edad fértil evitar metotrexato) y la tolerancia del paciente11,12.

    (0,52MB).

    En aquellos pacientes que no presenten estos factores de mal pronóstico, se podría inducir con corticoides, con o sin IM y observar respuesta clínica, CF, endoscópica e histológica en un período no superior a 6 meses.

    EVALUACIÓN DE TRATAMIENTO EN RELACIÓN A OBJETIVOS (FIGURA 3)

    Una vez iniciada la estrategia terapéutica, se debe considerar los plazos adecuados para evaluar la eficacia, considerando en general que la respuesta clínica dependiendo el tipo de fármaco a usar, se observa en unas 2 a 4 semanas para los 5-ASA derivados y anti-TNF y de 12-16 semanas para los agentes inmunomoduladores. Independiente de la respuesta clínica, es necesario el uso de parámetros objetivos como biomarcadores (calprotectina), endoscópicos y/o imágenes y en función de la clínica y estos parámetros definir ajustes o cambios en la estrategia de tratamiento si no hubieran sido alcanzados los objetivos.

    (0,31MB). ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE ENFERMEDAD DE CROHN ILEOCECAL (FIGURA 4)

    En los pacientes con EC ileal o ileocecal leve, se recomienda el uso de budesonida por 3 meses (9mg/día por un mes, reducir a 6mg/día el 2° mes y luego 3mg/día el último mes y suspender). Si el paciente responde adecuadamente y los controles de CF son adecuados (<200μg/g), se recomienda el seguimiento clínico y con CF cada 4 meses. De no haber respuesta se debe considerar inducción con corticoides e IM para la mantención.

    (0,46MB). ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE ENFERMEDAD DE CROHN COLÓNICA (FIGURA 5)

    Si bien la evidencia es negativa para el uso de 5-aminosalicilatos (5-ASA) derivados en la EC y su uso no está recomendado, la excepción podrían ser pacientes con EC con compromiso leve y de ubicación exclusivamente colónica. De optarse por esta estrategia de tratamiento, consideramos absolutamente imprescindible un monitoreo estricto, seguimiento con CF y colonoscopía con biopsias a los 6 meses de iniciado el tratamiento. De lograrse la remisión de la enfermedad el seguimiento debe ser con CF cada 4 meses. En caso de elevar CF >200μg/g de manera repetida (1 mes entre ambas determinaciones en paciente asintomático), se recomienda reevaluar el colon con colonoscopía y de resultar normal, considerar estudio de intestino delgado por cápsula o E-RM.

    (0,39MB).

    En los pacientes con EC de colon moderado a severo, el tipo de tratamiento dependerá de la presencia o no de factores de riesgo de progresión, como se indica en el algoritmo.

    ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE PÉRDIDA DE RESPUESTA AL TRATAMIENTO EN ENFERMEDAD DE CROHN (FIGURA 6)

    En los pacientes con EC inflamatorio que se encontraban en remisión e inician síntomas gastrointestinales, se debe considerar como una posibilidad la pérdida de respuesta al tratamiento una vez que se han descartado otras condiciones como falta de adherencia (suspensión o interrupción del tratamiento), infecciones intercurrentes donde siempre se debe descartar Clostridium difficile por PCR y citomegalovirus (inmunohistoquímica ó PCR, ambas en biopsia). Se debe objetivar la actividad inflamatoria con CF, colonoscopía con ileoscopía, biopsias y de ser necesario estudio de imágenes (idealmente ultrasonido o E-RM). Es importante la objetivación de la actividad inflamatoria, pues la sola presencia de síntomas podría no deberse a la EC, sino a otras entidades patológicas como síndrome de intestino irritable, sobrecrecimiento bacteriano intestinal, intolerancia a la lactosa, enfermedad celiaca, diarrea por sales biliares, entre otras.

    (0,43MB).

    Una vez confirmada la pérdida de respuesta, que puede ocurrir hasta en un 40% de los pacientes, el algoritmo plantea la medición de niveles de fármacos (metabolitos de azatioprina, niveles de IFX y ADA) y anticuerpos antidrogas biológicas para definir los ajustes necesarios. Es importante destacar que, en una publicación reciente, la presencia de anticuerpos anti-TNF pudo ser evitada con el incremento de dosis y acortando el intervalo de administración del fármaco6.

    ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE CROHN CON FÍSTULA PERIANAL (FIGURAS 7 Y 8)

    La evaluación a través de la historia y el examen físico sobre la búsqueda de Enfermedad de Crohn con fístula perianal (ECp) debe hacerse de manera sistemática en todos los pacientes con EC conocida o recién diagnosticada, pues puede llegar a afectar hasta un 20% de los pacientes y tiene implicancias en el tratamiento y pronóstico.

    Frente a la sospecha de ECp, se debe contactar al coloproctológo para un examen físico de la región ano-rectal acucioso, estudiar con RM pelvis y definir la necesidad de exploración bajo anestesia para la confirmación del diagnóstico (Figura 7).

    (0,72MB).

    En el caso de fístulas complicadas con abscesos, el manejo considera el tratamiento quirúrgico urgente con destechamiento, drenaje e instalación de sedal(es) antes de cualquier tratamiento farmacológico. Una vez realizado el manejo quirúrgico de la fístula, el tratamiento médico en pacientes vírgenes a tratamiento (Figura 8) debe incluir el uso de antibióticos (ciprofloxacino 500mg cada 12hrs. + metronidazol 500mg cada 8hrs. por 1 mes)13 más terapia combinada de IM y anti-TNF. En este escenario se prefiere el uso de IFX por sobre ADA como primera línea de anti-TNF en dosis de inducción de 5 a 10mg/kg a las 0-2-6 semanas, buscando niveles séricos más elevados de IFX que en pacientes con EC de fenotipo inflamatorio. La evaluación de la respuesta se realiza a la semana 13-14 (antes de la primera dosis de mantención de IFX) con colonoscopía y biopsias. Si se observa una respuesta favorable con ausencia de proctitis, se puede proceder a retirar los sedales y observar la evolución. En caso de que la fístula no cierre en esas condiciones, se considerará tratamiento quirúrgico con avance de colgajo endorrectal, inyección de células madre (CM) y plasma rico en plaquetas (PRP), o la combinación de ambos en centros especializados14.

    (0,51MB).

    En caso de que no haya respuesta adecuada al tratamiento inicial con IM + IFX, se dejan los sedales in situ y se procede a optimizar tratamiento según metabolitos de tiopurínicos y niveles/anticuerpos para IFX. Hay que considerar que para el tratamiento de ECp, niveles elevados de IFX pueden ser favorables para el cierre de las fístulas.

    En el caso de que el paciente ya esté bajo tratamiento previo al diagnóstico de la fístula (Figura 7), la modificación del tratamiento depende del esquema terapéutico en curso. En pacientes en tratamiento con IM se optimiza la terapia según metabolitos y se agrega terapia biológica con IFX; en pacientes que desarrollan la fístula bajo tratamiento con IM + terapia biológica, se requiere optimización del tratamiento con metabolitos y niveles/anticuerpos como se señala en el “Algoritmo de pérdida de respuesta al tratamiento en enfermedad de Crohn” (Figura 6). En casos de difícil manejo, una desfuncionalización mediante ostomía temporaria puede ser útil para apoyar el cambio de tratamiento, y en casos refractarios a toda terapia, una proctectomía con ileostomía definitiva puede ser necesaria para brindarle al paciente una mejor calidad de vida.

    Si en la evaluación inicial no hay presencia de absceso (fístula no complicada) (Figura 7), la fístula se puede manejar inicialmente con antibióticos (ciprofloxacino 500mg cada 12hrs.+metronidazol 500mg cada 8hrs. por 1 mes) más IM. Si no hay respuesta en ese plazo, se debe considerar la exploración bajo anestesia, drenaje de la fístula con instalación de sedal y el inicio de terapia biológica.

    ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE ENFERMEDAD DE CROHN FENOTIPO ESTENOSANTE (FIGURA 9)

    En este algoritmo, se distingue la situación clínica de la obstrucción intestinal aguda, que habitualmente hace consultar al paciente en el servicio de urgencia, donde el examen de elección es la tomografía computada (TC) de abdomen y pelvis que confirma el diagnóstico y de encontrarse elementos inflamatorios, la terapia de elección será el uso de corticoides por vía parenteral (hidrocortisona en nuestro centro) y se observará su respuesta clínica. Si no hay elementos inflamatorios en los exámenes de imagen se optará por la cirugía.

    (0,59MB).

    Es importante considerar que independiente del curso de acción, se requiere un manejo multidisciplinario con la participación del coloproctológo y nutriólogo desde el ingreso.

    En aquellos pacientes que presenten un curso clínico más prolongado con síntomas sub-agudos de obstrucción (distensión abdominal, dolor abdominal post-pandrial, náuseas y baja de peso), la sospecha de obstrucción parcial crónica debe estudiarse por E-RM (evitar cápsula por el riesgo de retención) y de haber componente inflamatorio por sobre el fibro-estenótico se debe preferir optimizar la terapia médica. En caso de predominio del factor estenótico se puede optar por tratamiento endoscópico si la estenosis es inferior a 5cm, mientras que se plantea la opción quirúrgica con o sin ostomía en caso de ser superior a 5cm o fracaso en el intento endoscópico.

    ALGORITMO DE TRATAMIENTO DEL PACIENTE CON ENFERMEDAD DE CROHN POST-QUIRÚRGICO (FIGURA 10)

    La cirugía en la EC no cura la enfermedad, ya que la historia natural de la misma señala que reaparece endoscópica y/o clínicamente en la mayoría de los pacientes. Se han identificado factores que se asocian a un mayor riesgo de recurrencia entre los que destacan el tabaquismo, la edad menor a 30 años al momento de la cirugía, fístula perianal e historia de cirugía previa. Estos factores son importantes al momento de definir la mejor estrategia terapéutica para prevenir la recurrencia post-quirúrgica.

    (0,94MB).

    A los 6 meses post cirugía debe realizarse una colonoscopía para evaluar la actividad endoscópica en el íleon de acuerdo al índice descrito por Rutgeerts3. Según los hallazgos, la decisión terapéutica deberá determinarse de acuerdo a lo descrito en el algoritmo.

    El seguimiento posterior a la colonoscopía dependerá del riesgo de recurrencia determinado por el índice de Rutgeerts; score <2, CF cada 4 meses y colonoscopía cada 1 a 3 años, score >3, CF cada 3 meses y colonoscopía cada 6 a 12 meses.

    ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE CROHN FISTULIZANTE O PENETRANTE CON CUADRO AGUDO (FIGURA 11)

    Los pacientes con EC con fenotipo fistulizante se pueden presentar con un cuadro agudo con dolor abdominal y la clínica propia de un absceso con una respuesta inflamatoria sistémica. En este escenario se requiere del manejo multidisciplinario desde el primer momento. Para aquellos con compromiso sistémico leve se debe mantener el tratamiento para la EC, agregar antibióticos y de acuerdo a los hallazgos de la TC de abdomen y pelvis, definir punción y drenaje percutáneo versus el drenaje quirúrgico con o sin la necesidad de una ostomía.

    (0,46MB).

    Para aquellos con peritonitis y/o compromiso sistémico moderado a severo, se recomienda suspender el tratamiento IM, suplementar corticoides en dosis de estrés si estaba bajo terapia con corticoides, uso de antibióticos y el apoyo con nutrición parenteral y aseo quirúrgico con ostomía con o sin resección.

    ALGORITMO DE TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE CROHN FISTULIZANTE O PENETRANTE CON CUADRO CRÓNICO (FÍSTULAS ESTABLECIDAS) (FIGURA 12)

    En los pacientes con fístulas intraabdominal se debe distinguir si es un hallazgo en un paciente que se encuentra con una EC inactiva, asintomático, en cuyo caso sólo se recomienda observar. En pacientes con síntomas secundarios a la fístula, sin actividad inflamatoria luminal, la recomendación es el tratamiento quirúrgico (que considera la resección quirúrgica que puede o no requerir de una ostomía).

    (0,42MB).

    En pacientes con EC activa, se puede considerar optimizar el tratamiento médico con anti-TNF más IM y el uso de ciprofloxacino o considerar de manera primaria la cirugía para inducir remisión de la enfermedad.

    COMENTARIO FINAL

    Los algoritmos aquí expuestos, representan la visión de manejo práctico de la EC por el equipo del Programa de Enfermedad Inflamatoria Intestinal de Clínica Las Condes donde participan gastroenterólogos, coloproctológos y enfermeras, quienes incorporan los conceptos de tratamiento en función de objetivos (treat to target) de monitoreo moderno de la EII y de medicina personalizada, los cuales no pretenden ser una guía clínica ni pauta general de la EC.

    Estos algoritmos se revisarán de manera periódica realizando las modificaciones en función de nuevas evidencias científicas y de la aparición de nuevas estrategias terapéuticas. Es necesario considerar que el objetivo final de toda estrategia terapéutica debe ser mejorar la calidad de vida del paciente, por lo tanto, las decisiones en estos escenarios y en otros menos frecuentes pueden variar en función de factores como efectividad, disponibilidad, costos y riesgo de cada uno de ellos.

    Declaración de interés

    PI: Abbvie speaker y financiamiento de asistencia a un congreso. Janseen speaker. Biotoscana speaker

    JL: Abbvie speaker

    GP: Abbvie y Ferring speaker

    LF: Abbvie speaker

    CF, RQ, UK y DS declaran no tener conflictos de interés.

    Natalizumab para el tratamiento de la enfermedad de Crohn activa

    Se incluyó un total de cinco ECA (1771 participantes). Cuatro estudios (1692 participantes) compararon una, dos o tres infusiones de natalizumab (300 mg o 3 mg/kg o 6mg/kg) con placebo. Un estudio (79 participantes) comparó tres infusiones de natalizumab (300 mg) e infliximab (5 mg/kg) con infliximab y placebo. Cuatro estudios se clasificaron como de bajo riesgo de sesgo. Un estudio se consideró tener un riesgo de sesgo de informe selectivo incierto.

    Una, dos y tres infusiones de natalizumab fueron superiores a placebo para la inducción de la remisión y la respuesta clínica. Las infusiones se administraron a las cero, cuatro y ocho semanas. Después de una infusión, el 76% (849/1117) de los participantes con natalizumab fracasó en entrar a la fase de remisión a las cuatro semanas en comparación con el 83% (411/494) de los participantes con placebo (CR 0,91; IC del 95%: 0,86 a 0,96; tres estudios, calidad alta GRADE). A las cuatro semanas, el CR para la respuesta clínica fue 0,78 (IC del 95%: 0,66 a 0,92; tres estudios, 1611 participantes, calidad moderada GRADE). Después de dos infusiones, a las ocho semanas, el 66% (693/1049) de los participantes con natalizumab fracasó en entrar a la fase de remisión en comparación con el 77% (382/494) de los participantes con placebo (CR 0,85; IC del 95%: 0,76 a 0,95; tres estudios, calidad moderada GRADE). A las ocho semanas, el CR para la respuesta clínica fue 0,73 (IC del 95%: 0,58 a 0,91; tres estudios, 1543 participantes, calidad moderada GRADE). Después de tres infusiones, a las 12 semanas, el 61% (596/983) de los participantes con natalizumab fracasó en entrar a la fase de remisión en comparación con el 73% (313/431) de los participantes con placebo (CR 0,85; IC del 95%: 0,78 a 0,92; dos estudios, calidad alta GRADE). A las 12 semanas, el CR para la respuesta clínica fue 0,76 (IC del 95%: 0,67 a 0,86; dos estudios, 1414 participantes, calidad alta GRADE). Un estudio (507 participantes) informó el cambio en el CDAI a partir del momento inicial. Los participantes con natalizumab tuvieron una disminución más grande en las puntuaciones medias del CDAI que los participantes con placebo a las cuatro, ocho y 12 semanas.

    El estudio que comparó el tratamiento de combinación con natalizumab e infliximab con infliximab y placebo demostró tasas similares de remisión a las diez semanas. El 64% (33/52) de los participantes asignados a natalizumab e infliximab no lograron la remisión en comparación con el 70% (19/27) de los asignados a placebo e infliximab (CR 0,90; IC del 95%: 0,65 a 1,24; calidad moderada GRADE). Las tasas de EA (evidencia de calidad moderada), los retiros debido a EA (evidencia de calidad baja) y EA graves (evidencia de calidad baja) fueron similares a través de los grupos a las diez semanas. Los eventos adversos incluían cefalea, exacerbación de la EC, náuseas y nasofaringitis.

    El natalizumab se asocia con el desarrollo de leucoencefalopatía multifocal progresiva (LMP), lo que provoca la muerte de algunos pacientes. En la actualidad, no hay pruebas para predecir de manera fiable que pacientes están en riesgo de desarrollar LMP.

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *