El taller no me arregla el coche

Una de las preocupaciones del propietario de un vehículo cuando lo lleva al taller es saber cuánto tardará en recuperarlo totalmente arreglado. El tiempo desde que lo deja hasta que lo puede ir a recoger debe ser razonable teniendo en cuenta el volumen de trabajo del taller y la necesidad del conductor de disponer de su coche lo antes posible. Llegados a este punto, uno se puede preguntar si existe un plazo máximo establecido.

La ley no fija exactamente un límite de tiempo para la reparación, aunque sí especifica que el plazo de entrega deberá estar relacionado con la magnitud de la avería (art. 14.8 Real Decreto 1457/1986). Si la avería es sencilla y el taller ha prolongado la reparación en exceso, el cliente podría reclamar una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados al no disponer de su vehículo.

Los talleres deben reparar bien una avería para evitar que aparezcan otras derivadas de la original (uatp2 / Getty Images/iStockphoto)

Así lo asegura la Asociación de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM), que determina que las reparaciones en garantía deben completarse en 20 días hábiles desde la entrega del vehículo al taller, descontando el tiempo que tarden en llegar los recambios necesarios. ¿Y cuánto pueden tardar en llegar los repuestos?

Según el portal del Consumidor de Madrid, las piezas de vehículos de importación deberían facilitarse en un plazo máximo de un mes desde la fecha de solicitud -siempre y cuando hayan existencias de esos recambios-, y de quince días cuando se trata de repuestos correspondientes a vehículos nacionales. Mientras el coche se está reparando, hay talleres que ofrecen vehículos de sustitución, una atención que ayudará a mejorar la experiencia del cliente, pero que el profesional no está obligado legalmente a prestar.

El tiempo de reparación del coche en un taller dependerá de cuánto tarden en llegar los recambios (vladru / Getty Images/iStockphoto)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) asegura que cada reparación tiene su propia garantía, generalmente de tres meses o 2.000 kilómetros. Si el arreglo se realiza dentro del periodo de garantía del coche, ésta será de seis meses, que se superponen a lo que reste de la garantía legal.

Además, advierte que hay averías que de no repararse bien pueden provocar después otras distintas. De ahí que recomienda guardar todas las facturas del taller, que han de estar bien detalladas, para poder reclamar después por cada avería concreta.

Los fabricantes están obligados por ley a disponer de piezas durante al menos cinco años desde que el coche deja de fabricarse. La instalación de otro tipo de piezas puede suponer una indemnización al cliente por daños y perjuicios. En la reparación se pueden utilizar piezas reconstituidas siempre que le sea comunicado al cliente y éste lo autorice, y también tendrán garantía.

Hay talleres que ofrecen vehículos de sustitución, una atención que ayudará a mejorar la experiencia del cliente, pero que el profesional no está obligado legalmente a prestar”»

PUEDO DENUNCIAR AL MECANICO?

Buenas tardes ,

Le explico brevemente mi situacion
tengo un OPEL CORSA del 2011 que compre nuevo y la unica conductora he sido yo durante todo este tiempo .
Hace 4 meses se me encendio una luz indicadora de color amarillo en la pantalla que previamente ,al llevar el coche al mecanico , me confirman que se trata solamente de un calentador del motor que esta fundido, y que esto no supone una averia grave ni urgente ya que esto solo repercutira en el momento de arrancar el motor en frio ya que podria costar mas !! No realizo la reparacion entonces ya que no disponia de dinero y al saber que no es urgente lo aparque.

No he tenido ningun otro problema mecanico desde entonces hasta antes de ayer cuando a las 8 de la mañana y despues de conducir 20 km en carretera , desde el motor se empieza a escuchar UN RUIDO FUERTE Y REPETIRIVO COMO de algo ALETEANDO , preocupada paro al momento y al levantar el capo comruebo que salia un poco de humo y veo como al accelerar el ruido augmenta. Llamo a la grua y me derivan a un taller .
A la misma tarde me llama el mecanico y me explica el diagnostico . Me dicen que mi averia se derivaba del desgaste de las arandelas de 2 injectores del motor .
Entonces pago la reparacion y me arreglan el coche .100€
El dia siguente dia procedo a recoger mi coche a la hora acordada y compruevo como todavia salia un poco de humo y me dicen que es la suciedad que hay en los injectores y que eso se ira .
Arranco y me dirijo hacia mi casa . Al tratarse de un taller que se encuentra en una ciudad grande , hasta que no llegue a la carretera no pude darme cuenta de que el coche todavia hacia un PEQUEŃO RUIDO , ADEMAS Al ACCELERAR TEMBLAVA EL COCHE y no tenia mucha potencia en subidas como conozco y se que mi coche tenia previamente a este episodio!!!!
Procedo a llamar al taller al instante y me dicen que mañana por la mañana traiga el coche .
Accedo y al siguente dia cuando a las 8 de la mañana salgo para dirigirme al taller noto como mi coche no tiene potenia y aunque el motor funciona , a mas de 100 no acceleraba aunque este pisando el pedal a fondo ( en autopista)
al cabo de 25 km de conducir empiezo a notar ademas estupefacta UNA INMENSA CANTIDAD DE HUMO BLANCO SALIENDO DEL TUBO ESCAPE .
Paro el coche ,levanto el capo y observo una pieza en la parte inferior del coche al ROJO VIVO , y el tubo de escape con una gruesa capa de ceniza blanca acumulada en el interior del tubo!!!
Llamo a la grua … me llevan al mismo taller y al explicarle al mecanico la situacion y que a menos de 50km despues de salir de su taller mi coche presenta un estado mucho peor !!!! Este me dice que la averia no tiene nada que ver con la reparacion que el ha efectuado y que pase lo que pase el problema es mio ya que el valora que es un problema en el filtro de particulas y el solo toco injectores .
Como es posible? Yo cuando le lleve mi coche en ningun momento le señale que el me tiene que reparar solo los injectores , el diagnostico del problema lo hizo el que es el mecanico qualificado , ahora bien como es posible que me haga una reparacion incompleta derivda de una observacion de la situacion incompleta ,y que yo al primer viaje despues de salir del mecanico me encuentre con dicho problemon, una averia que ha empeorado ya que la reparacion no se habia completado y que ahora este sujeto quiera afirmar que son 2 problemas aislados sin relacion ninguna!!!!
Yo subrallo que hasta que no tuve el problema del ruido no habia tenido ni humo ni problemas para accelerar , entonces considero que el mecanico no diagnostico correctamente el estado de mi coche y hizo una reparacion incompleta y que me llevo a mi conducir mi coche potencialmente en un estado que se agravaba por momento ,ademas sospecho que me entrego el coche sin haber hecho una prueba por carretera ya que huviera sido evidente que el ruido y la imposibilidad de accelerar a mas de 100km/h no son problemas faciles de ignorar !!!

Le dije que me diagnosticara el problema actual para saber que tengo que hacer , me llama y me dice que resulta el este problema viene derivado a no haber reparado ese calentador ya que eso ha afectado al filtro de particulas y por esto la averia , que el no tiene la culpa.
Y ahora Necesito la opinion de un experto …
cree que estas dos averias ( la segunda a menos de 50 km de salir del taller ) tienen relacion?

Puedo dejunciar mi caso y exigir que se aga cargo de la reparacion ? Ya que Por culpa de un diagnostico incompleto la averia de mi coche ha podido agravarse considerablemente y causar desperfectos muchoo mas caros !!! El taller deberia de afrontar la situacion y tener algun tipo de responsabilidad civil ya que yo he conducido el coche porque me EL EL TITULADO EN MECANICA me ha dicho que mi coche estaba bien ahora !!

Los calentadores pueden tener algo que ver xon el filtro de particulas?

Necesito ayuda ya que me enfrento a una reparacion de 3000 euros por un coche con solo
800000 km a bordo
Help !!

La edad media del parque automovilístico español ya supera los 12 años, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), uno de los más viejos de toda Europa. De hecho, en España se venden cada año 130.000 utilitarios con más de 20 años, lo que hace cada vez más habituales las visitas al taller.

Como consecuencia, los conductores gastan unos 322 euros anuales en reparaciones. Y aun cabe peor suerte todavía: ¿qué se puede hacer si tras unos días en el taller el coche se vuelve a parar en la esquina del mecánico?

Si el arreglo de un coche no ha sido eficiente y se nos para a los pocos kilómetros o el fallo vuelve a aparecer al salir del mecánico, se puede y se debe reclamar de nuevo la reparación del vehículo, sin coste alguno. La petición se debe realizar en el taller al que se acudió puesto que la garantía debe ser de, al menos, 3 meses o 2000 kilómetros recorridos.

Por otro lado, se indicará al usuario si el nuevo arreglo será efectuado por el propio taller o por otro que actúe en su nombre. Es importante negociar todas estas condiciones antes de una reparación y tenerlas por escrito, siempre y cuando sea posible.

El periodo de garantía de una reparación empieza a contar a partir de la fecha de entrega del vehículo y tiene validez siempre que el vehículo no sea manipulado o reparado por terceros. Esta garantía se entiende como “total” según la abogada especializada en consumo de ARAG, Adriana Hibernón, ya que “afectará a todos los gastos que puedan derivar de la reparación, como podría ser la petición de un recambio hasta el desplazamiento de los operarios cuando el vehículo averiado no puede moverse”.

Según Hibernón, la garantía también debe incluir el coste de la mano de obra y material de cualquier clase, así como el IVA que grave esa nueva operación. En caso de que las piezas incluidas en la reparación sean nuevas, la garantía de las mismas será por un plazo de 2 años.

El resguardo de depósito

Siempre que el vehículo se deja en el taller, según Hibernón, “se le debe entregar al propietario un resguardo que acredite que el coche se queda en ese mismo sitio”. En el documento, tienen que aparecer los siguientes datos:

• Número de identificación fiscal y el domicilio del taller.
• Nombre y domicilio del usuario.
• Identificación del vehículo (marca, modelo, matrícula y número de kilómetros recorridos, así como el motivo por el cual se deja en el taller).
• Descripción detallada de la reparación y/o servicios a prestar.
• Fecha prevista de entrega.
• Fecha y firma del prestador del servicio.

Si no estás satisfecho, reclama

En caso de no estar satisfecho con la reparación y de que el taller no acepte su responsabilidad, se puede solicitar la hoja de reclamaciones en el mismo establecimiento. Una vez rellenada debidamente, se debe llevar a la Oficina del Consumidor, la cual mediará para intentar que las partes lleguen a un acuerdo.

También se puede solicitar el arbitraje de consumo. Pero hay que tener claro que se trata de una vía de resolución de sometimiento voluntaria y que, por tanto, el taller puede aceptarla o no. En caso de que no prosperen estas vías de reclamación, siempre nos quedará el recurrir a los tribunales.

Consejos para evitar sorpresas

Para evitar problemas con un mecánico, es vital fijarse en su especialidad, ya que no todos están preparados para realizar las mismas operaciones, por eso es muy importante las referencias que podamos tener del profesional que se hará cargo de nuestro vehículo. Una vez decididos, es imprescindible pedir el presupuesto por escrito, así como también la factura, que tiene que ser clara y con todos los gastos detallados.

Otra cuestión a tener en cuenta es la antigüedad de las piezas utilizadas en la reparación. Es habitual, sobre todo en coches con una cierta edad, reutilizar elementos de otros vehículos, pero hay que vigilar que no nos las cobren como si fueran de primera mano. En caso de que provengan de otros coches en desuso, se debe contar con nuestra autorización y se debe reflejar en el precio.

Como conclusión, una muy evidente: si el coche se te para en la esquina del taller no tienes porqué preocuparte. Echa el freno, marcha atrás y luz verde para reclamar al mecánico.

SUMARIO:

1.- El Caso

1.1.- Supuesto de Hecho

1.2.- Objetivo. Cuestión planteada

1.3.- La estrategia del Abogado

2.- El Procedimiento judicial

2.1.- Partes

2.2.- Peticiones realizadas

2.3.- Argumentos

2.4.- Normativa

2.6.- Resolución Judicial

3.- Jurisprudencia relacionada con el caso

4.- Documentos jurídicos

5.- Biblioteca

El caso

Supuesto de hecho.

Madrid, 12/09/1997

D. Miguel llevó su vehículo a un taller de reparaciones para que le realizaran una serie de trabajos. Cuando dicho taller le devolvió el vehículo le comunicó que tenía en mal estado el coche puesto que los discos y pastillas de freno estaban desgastados, las llantas oxidadas y los rodamientos, sobre todo el trasero izquierdo, también estaban en muy mal estado.

Miguel solicitó que le cambiaran tan solo el rodamiento más dañado, el mismo día en que recibe el vehículo sufre una avería por lo que intenta ponerse en contacto con el taller pero no lo consigue por lo que manda a reparar el vehículo a otro taller, dicha reparación asciende a 266.800 pesetas que D. Miguel abona íntegramente, cantidad que solicita que sea devuelta por la demandada.

Objetivo. Cuestión planteada.

El objetivo de D. Miguel es conseguir una sentencia que condene al taller demandado al pago de los daños y perjuicios sufridos por la reparación defectuosa que efectuó en su vehículo, en concreto 266.800 pesetas, más intereses legales así como las costas del proceso.

La estrategia. Solución propuesta.

La estrategia de la defensa de D. Miguel consiste en demostrar que la avería sufrida por su vehículo fue consecuencia de una mala reparación por falta de diligencia del taller demandado.

El procedimiento judicial

Orden Jurisdiccional: Civil

Juzgado de inicio del procedimiento : Juzgado de Primera Instancia Nº39 de Madrid

Tipo de procedimiento : Juicio declarativo Ordinario

Fecha de inicio del procedimiento : 05/12/1997

Partes

  • D. Miguel

Demandante, propietario del vehículo.

  • El taller

Demandado.

Peticiones realizadas

  • El demandante solicita en la demanda:

Que se admita su demanda y se dicte sentencia en la que se condene a la sociedad demandada a pagarle la cantidad de 288.600 pesetas que adeuda además de los intereses legales y las costas del procedimiento.

  • La sociedad demandada solicita en su contestación a la demanda:

Que se desestime la demanda contra ella interpuesta y se condene en costas a la parte actora.

Argumentos

  • Don Miguel basa su demanda en los siguientes argumentos:

-Que los daños fueron consecuencia de la reparación defectuosa que el primer taller le realizó por su falta de diligencia según se desprende del informe emitido por el taller que repara la avería.

-Que el taller demandado se desentendió de los hechos, no pudiendo ser localizado de ninguna manera.

  • El demandante argumenta en la contestación a la demanda:

-Que no es cierto que el demandante se intentara poner en contacto con el taller puesto que este llamó al servicio de asistencia a las 13.25h y el horario de apertura del taller es de 9 a 14h.

-Que el demandante traslada su vehículo a otro taller situado en la misma calle que el taller demandado sin que se produzca ningún tipo de comunicación.

-Que no se le ha permitido comprobar el estado de las piezas sustituidas, tan solo se le ha presentado factura y requerimiento de pago.

Normativa

  • D. Miguel, demandante, apoya su demanda en las siguientes normativas:

Procesal:

-Ley de Enjuiciamiento Civil, art. 62.1º, 486, 523.

-Decreto de 21 de Noviembre de 1952, artículos 26 y ss.

Fondo:

-Código Civil, artículo 1583, 1101, 1100, 1108.

-Constitución Española en relación con el art. 1 de la Ley 26/1982 de Consumidores y Usuarios.

-Ley de Consumidores y Usuarios, arts. 11, 25.

-Real Decreto de 10 de Enero de 1986, art. 16.

  • La parte demandada cita la siguiente normativa en su contestación a la demanda:

Procesal:

-Ley de Enjuiciamiento Civil Art. 533

Fondo:

-Real Decreto 1457/1986, art. 16.

-Real Decreto 2/1995 de la Consejería de Economía de la Comunidad de Madrid, art. 15.7 y 16.

Documentación

La parte demandante, adjunta a la demanda los siguientes documentos:

-Copia del permiso de circulación.

-Resguardo de entrada del vehículo en el taller demandado.

-Copia de las facturas de las reparaciones efectuadas por el taller demandado.

-Copias de los informes que emitió el servicio de asistencia que llevó al vehículo y del taller donde fue trasladado provisionalmente.

-Factura de la reparación de la avería realizada por otro taller.

La sociedad demandada aporta los siguientes documentos junto a la contestación a la demanda:

-Poder General para Pleitos.

-Resguardo de entrada del vehículo en su taller.

Presupuesto y factura de la reparación realizada.

Prueba

  • La parte demandante, solicita los siguientes medios probatorios:

1.Confesión judicial del representante legal de la Sociedad demandada

2.Documental, consistente en tener por reproducidos todos los documentos que acompañan a la contestación de la demanda. Que se libre oficio para que se acredite que el vehículo fue depositado en un taller provisionalmente cuando sufrió la avería apreciándose entre otros desperfectos que tenía suelta la pinza del freno de la rueda trasera izquierda. También se libre oficio que acredite que el vehículo fue asistido por su socio por una avería consistente en la rotura de la pinza de freno y latiguillo de la rueda trasera izquierda.

3.Testifical.

  • La parte demandante intenta valerse de los siguientes medios probatorios:

1.Confesión judicial del demandante.

2.Documental con reproducción de los documentos Nº3 a Nº6 ajuntados a la demanda.

3.Testifical.

Resolución Judicial

Fecha de la resolución judicial: 29/05/1998

Fallo o parte dispositiva de la resolución judicial:

El Juzgado de Primera Instancia Nº39 de Madrid, dicta sentencia en la que estima la demanda presentada por la defensa de D. Miguel contra el taller que realizó la primera reparación al vehículo, condenándolo a que pague a la parte demandante la cantidad de 266.800 pesetas, más el interés legal de dicha suma desde la fecha de emplazamiento de la demandada. Además le impone el pago de las costas del proceso.

Fundamentos jurídicos de la resolución judicial:

La Sentencia del Juzgado de Primera Instancia Nº39, fundamenta su fallo en que tras la reparación del vehículo por el taller demandado, el vehículo sufre una avería que tiene como causa que se dejó suelta la pinza de freno de la rueda trasera izquierda según se indica en la certificación del taller al que el vehículo fue enviado en un primer momento, el gerente como testigo declaró que había perdido uno de los tornillos de fijación de dicha pinza de freno y el otro estaba suelto lo que produjo el deterioro de los discos, pinzas y pastillas de freno, lo que conlleva a suponer que todo se deriva de la incorrecta intervención al efectuar la sustitución del rodamiento trasero. Según el art. 25 de la Ley 16/1984 de 19 de julio, General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, el consumidor y usuario tienen derecho a ser indemnizados por los daos y perjuicios demostrados que el consumo de bienes o la utilización de productos o servicios les ocasionaran, salvo aquellos que sean causados por su culpa exclusiva o por la de las personas que civilmente deban responder. También se apoya en el art 26. La parte demandada no ha probado haber realizado la reparación correctamente, sino que las pruebas indican que la avería fue producida por la negligencia. Según los arts. 1100, 1101 y 1108 CC, procede condenar a la parte demandada al pago del interés legal de la cantidad reclamada desde la fecha de su emplazamiento.

Jurisprudencia relacionada con este caso

Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid Nº 452/2008, de 01/07/2008. BDI Economist&Jurist. Civil. Marginal 307915.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz Nº 166/2008, de 13/06/2008. BDI Economist&Jurist. Civil. Marginal 310396.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Valencia Nº 43/2008, de 29/01/2008. BDI Economist&Jurist. Civil. Marginal 300141.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Barcelona Nº 478/2007, de 05/09/2007. BDI Economist&Jurist. Civil. Marginal 301274

DOCUMENTOS JURÍDICOS DE ESTE CASO

Documentos disponibles en: www.ksolucion.es

Nº de caso: 6618 [email protected]

1. Demanda de Juicio de Cognición.

2. Contestación a la demanda.

3. Proposición de prueba por parte de la demandante.

4. Proposición de prueba por parte de la demandada.

5. Sentencia del Juzgado de Primera Instrucción Nº39.

6. Demanda de embargo.

7. Declaración de insolvencia.

Formularios jurídicos relacionados con este caso

Modelo de demanda Juicio Ordinario

Biblioteca

-Sabelotodo de Derecho Civil. 2ª Edición. Actualizada a 2014

-Temario práctico de derecho civil. Parte general

Has ido al mecánico y has dejado tu preciado coche en el taller. Esperas pacientemente apretando la mano sobre el bolsillo. Próximamente, la cartera se va a sentir más ligera, y lo sabes. Pero bueno, son los trámites de tener un coche. Como el hecho de poseer una vivienda o tener un hijo, el coche es un pozo sin fondo que rara vez te dará dinero en vez de quitártelo.

Vuelves a casa, triste –o enfadado– por no disponer de tu vehículo particular. Hoy tendrás que hacer piernas o coger el transporte público. Con suerte, podrás ser un afortunado y, al llegar a tu domicilio, un segundo medio de transporte podrá hacerte el apaño mientras tanto. Pasa el tiempo. Horas, días, semanas, todo depende de la causa por la que tu coche esté moribundo entre cuatro paredes junto a otros de la misma calaña.

Te llaman del taller. Con cierto alivio y júbilo, acudes a recoger tu máquina para disfrutar de las bondades del transporte privado. Sacas la tarjeta bancaria –o el efectivo– y procedes a cumplir como buen ciudadano al pago de los servicios ofrecidos por el establecimiento. Subes al coche, giras la llave del contacto –o pulsas el botón de encendido– y ves en el cuadro de instrumentos más kilómetros de los que esperarías.

¿Cómo? Dejaste tu querido tesoro en manos de unos desconocidos y confiaste en ellos. ¿Por qué traicionarían tu confianza? Uno espera profesionalidad en estas situaciones, ¿no? Podemos presuponer entonces que el mecánico de turno encargado de mantener la salud e integridad de nuestro coche ha posado su trasero en el asiento del conductor más tiempo del recomendado. Tal vez, simplemente, condujo el vehículo con la finalidad de hacer las correspondientes comprobaciones para el aseguramiento del buen funcionamiento del mismo. O se ha ido a por un helado.

Pero el run run no está en el coche, sino en tu cabeza. “Son demasiados kilómetros de más solo por una merca comprobación”, piensas en silencio. “En ningún momento di mi consentimiento para que circulasen con él, y encima no me dieron ninguna hoja que indicase los kilómetros en el momento de dejar el coche. ¡Qué hijos de fruta!”. Y con cierta lógica. Porque lo cierto es que a nadie le hace especial gracia que abusen de nuestra confianza, y menos cuando se trata de algo tan importante y personal como es el coche.

¿Es ilegal que un mecánico conduzca mi coche?

Sin embargo, aunque no diste tu consentimiento explícito para conducir el susodicho automóvil mientras estaba siendo trabajado en las instalaciones del taller, no es un hecho necesariamente ilegal. Por lo general, tú, o el otro conductor codicioso de manejar los coches ajenos, debéis tener el seguro pertinente para cubrir cualquier daño que pueda ser causado mientras se hacen cargo de tu propiedad. Mínimo el seguro de responsabilidad civil obligatoria.

Algunos talleres tienen un seguro especial que les permite “mancillar” y acceder a la intimidad de nuestro vehículo personal. Por ejemplo, pueden conducirlo para propósitos de prueba de manejo que impliquen asegurarse de que los problemas se hayan solucionado por completo antes de que sea devuelto. También pueden tener una póliza que dé el visto bueno para que sujeto sea manejado siempre y cuando sea motivado por nuevas piezas o nuevos neumáticos.

En caso de duda, vale la pena preguntar, ya que es posible que no hayan hecho nada malo a efectos legales. Aunque eso no quita que el taller debería haberte notificado que han tenido que usar tu vehículo mientras estaba en el garaje. Porque, aunque no haya accedido ningún hecho negativo per se, nada en la vida tiene vuelta atrás. Por ejemplo, aumenta el kilometraje y, por ende, el desgaste general del vehículo. Ambos factores pueden tener un efecto en cadena si deseas vender el coche más adelante.

Ausencia de permiso y delitos de circulación

Si no diste tu permiso para conducir el coche y el seguro correspondiente no está en su lugar, existe la posibilidad de denunciarlo como “robo”. La posición legal sobre esto considera que la falta de permiso es similar a robar el vehículo. Si le ocurre algo como resultado de un accidente, no tendrías por qué hacerte cargo de los gastos de reparación. En caso de presentar una demanda contra el mecánico es importante tener en cuenta lo siguiente:

Puedes ejercitar el derecho de repetición que otorga el artículo 10 b) del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 Octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor, así como el artículo 43 de la Ley 50/1980, de 8 Octubre, de Contrato de Seguro. En virtud de este derecho, el asegurador podrá repetir contra los terceros causantes del daño –y la aseguradora de estos, si tuvieran– y hacerles cargo de la responsabilidad de los daños causados, con la correspondiente devolución de la indemnización satisfecha

Si se comete un delito de circulación vial como es el exceso de velocidad mientras otra persona está conduciendo tu coche, es el propietario del automóvil el responsable de pagar la multa y de comerse una retirada de puntos en la licencia de conducir. Esto puede parecer muy injusto si no eres quien conducía en ese momento, pero es muy difícil –o incluso imposible– demostrar que no eras el conductor.

Resguardo de depósito

Parece una tontería, pero este documento puede salvar tu bienestar mental y el de tu coche para evitar todo lo contado. Un sencillo papel que el taller te entrega como propietario del vehículo que dejas en sus manos, independientemente de sea una mera elaboración de presupuesto o para llevar a cabo una reparación. Al igual que lo recibes al dejar el coche en el taller, es igualmente importante presentarlo a la hora de recogerlo.

El resguardo del depósito consta de:

  • El número del taller en el Registro Integrado Industrial de cada comunidad autónoma, así como su identificación fiscal y la dirección de su localización.
  • Nombre, domicilio y DNI del propietario del vehículo.
  • Identificación del vehículo. Es decir, marca, modelo, matrícula y número de kilómetros registrados en el odómetro.
  • Descripción de la reparación y/o servicio que va prestar el taller, así como los costes que serán acarreados.
  • Fecha prevista de la devolución del vehículo. En caso de demorarse el plazo por circunstancias imprevistas y ajenas al taller, y el tiempo de reparación sea igual o superior a la semana, el establecimiento deberá comunicarlo con 48 horas de antelación.
  • Fecha y firma del taller.
  • Posibles gastos adicionales, si procede.

Antes de efectuar una reparación, conviene pedir un presupuesto por escrito en el que figure de forma detallada el coste de las piezas, la mano de obra y demás asuntos relacionados con la reparación del coche. Así, en caso de detectar otras averías o piezas rotas, el taller no podrá cambiarlas sin consentimiento. Por Ley, el plazo es de 48 horas para comunicarlo. Si el taller establece un presupuesto y lo rechazas, la Ley contempla la posibilidad de pagar el tiempo que hayan invertido los mecánicos en detectar la avería.

Como muchos documentos, el resguardo de depósito puede tener letra pequeña al final. En ocasiones, existe una cláusula donde se indica que el cliente renuncia al presupuesto decretado. Firmar esa condición no es aconsejable, pues las consecuencias pueden motivar una ingrata sorpresa en la factura final. De esta forma, el taller podrá sustituir piezas sin tu permiso, y será legal. Ahí sí que te acordarás del mecánico y de su familia, tanto de la viva como de la difunta, aunque no los hayas conocido.

Piezas nuevas, piezas usadas y garantía

Por norma general, el taller siempre deberá utilizar piezas nuevas con su respectiva referencia de la marca. Pero imaginemos que tu coche ya está entrado en años, y es muy difícil encontrar repuestos nuevos o es una pieza demasiado cara. En ese caso, tú, como propietario del vehículo, tendrás que reflejar por escrito que autorizas al taller a usar piezas ya usadas o reparar la ya instalada. Elementos de la dirección, del sistema de frenos o de la suspensión quedan exentos de esta posibilidad por motivos de seguridad.

La garantía de las reparaciones o instalaciones efectuadas sobre el coche son de, mínimo, tres meses o 2.000 kilómetros (15 días o 2.000 km en vehículos industriales). En la factura escrita (obligatoria de emisión) deberá constar explícitamente dicha duración de la garantía y la siguiente leyenda: “La garantía se entiende total, incluyendo mano de obra, piezas sustituidas, servicio de grúa, desplazamiento de operarios e impuestos y su cumplimiento se realizará sin que quepa postergación”.

Aunque siempre existe un matiz. Aquellos componentes que tengan que ser reparados o sustituidos y no sean elementos sometidos a desgaste, tienen dos años de garantía desde que se entrega el vehículo ya reparado. Si es un defecto de fabricación y el coche aún permanece en garantía, sigue siendo recomendable pedir la factura completa. Si el problema persiste, ya tendrás algo para reclamar y no perder en el intento. Y si estás muy descontento con el taller por el motivo que sea, siempre estarás en tu derecho a rellenar una hoja de reclamaciones.

¿Tu coche sigue roto y el taller te quiere cobrar?

Nos preocupa la salud de nuestro coche cada vez más. Las consultas sobre talleres, mantenimiento y reparación de vehículos remitidas por los socios de la OCU a nuestra Asesoría Jurídica en 2012 coparon el 23% del total de las recibidas sobre Servicios de Consumo.

Si a este dato unimos que las consultas sobre coches usados supusieron el 10% del total, las de coches nuevos más del 6% y las relativas a Piezas de Repuesto y Accesorios algo más del 2%, lo tendremos aún más claro.

La crisis ha propiciado que tratemos de alargar al máximo la vida de nuestro automóvil, y en el taller surge en ocasiones una discrepancia frustrante para el cliente: ¿qué hacemos si no nos han arreglado nuestro coche convenientemente, pero se nos cobra por trabajos realizados y piezas?

Garantía de tres meses

Mencionaba uno de nuestros socios en su consulta: “La única opción que me da el taller para sacar mi coche de allí es llevármelo exactamente igual que entró, sin funcionar, pero pagando los 800 euros que me piden por algunas piezas nuevas que no solucionan la avería y la mano de obra”. No debemos conformarnos, sino defender nuestros derechos.

Las reparaciones de talleres mecánicos están cubiertas por una garantía de tres meses en caso de que se vuelva a detectar la misma avería. Si no han sabido detectar correctamente la avería y la reparación resulta inútil, debemos solicitar la devolución y/o anulación de la factura, pues no ha servido de nada. Mecánicos y talleres están sometidos a una responsabilidad civil por mala práctica o negligencia profesional.

Pero, ojo, la legislación también permite a estos comercios retener el vehículo si no se paga la factura. Por ello, nuestro consejo es negociar con los responsables del taller una reducción de la misma y, si no accedieran, solicitar en el taller una hoja de reclamaciones para iniciar una tramitación administrativa de la reclamación, vía ayuntamiento o comunidad autónoma.

Consejos para acudir al taller

Recuerda que lo que te digan de palabra no sirve como prueba en caso de conflicto y que como consumidores tenemos derechos. Exige y conserva toda la documentación: resguardo de depósito completo, presupuesto detallado por escrito, factura desglosada…

No olvides que no estás obligado a efectuar el mantenimiento en los talleres de la marca para conservar la garantía. Puedes hacerlo en cualquier taller de reparación de coches que cumpla unos criterios de calidad establecidos por el fabricante, y que esté debidamente autorizado e identificado mediante una placa en la fachada del local.

Si eres socio de la OCU y necesitas reclamar por una reparación mal realizada, puedes utilizar el formulario de mala reparación.

Cómo reclamar a un taller mecánico. Obligaciones de un taller.

Es conveniente que los usuarios de los talleres mecánicos conozcan cómo actuar cuando dejan el vehículo en el taller para evitar problemas y para ello facilitamos las obligaciones que los talleres deben cumplir.

  • Tiene que existir publicado el coste por hora de trabajo y por servicios concretos.

  • El taller tiene obligación de facilitar el presupuesto de reparación por escrito. El usuario tiene derecho a obtener este documento, que tiene una validez mínima de 12 días hábiles, y este presupuesto si no se repara el vehículo puede cobrarlo.

  • El taller debe entregar el coche en las mismas condiciones en que se dejó, (revisar chapa, gasolina, limpieza, kilómetros, etcétera).

  • Facilitar un resguardo de depósito. En los casos en que exista presupuesto, debidamente firmado por el taller y el usuario, hace las veces de resguardo de depósito. Este documento es la prueba necesaria ante cualquier incidencia que pudiese ocurrir al vehículo.

  • El taller tiene que utilizar para la reparación sólo y exclusivamente piezas nuevas de repuesto. Únicamente si el cliente da su conformidad, se pueden instalar piezas reconstruidas o usadas. En este caso, es importante exigir al taller que se responsabilice por escrito que esas piezas se encuentran en perfecto estado.

  • Facilitar factura por escrito, firmada, sellada y desglosada por conceptos y operaciones realizadas, piezas utilizadas, horas empleadas de trabajo, así como impuestos que correspondan. Sólo se pueden cobrar gastos de estancia cuando, sabiendo que el coche ya está reparado el usuario no pase a retirarlo en tres días hábiles, o bien si está informado de que tiene el presupuesto a su disposición y no se pronuncia en ese plazo de tiempo.

  • La garantía de las reparaciones tiene un plazo de tres meses o 2.000 kms. recorridos. La garantía se entiende total y se incluyen materiales y piezas, así como mano de obra, y afecta a todos los gastos que se produzcan (transporte, desplazamiento de operarios, etc.). Si durante el periodo de garantía se avería el vehículo en las partes reparadas, el taller debe arreglar gratuitamente el problema.

En Abogados CEA te ofrecemos un asesoramiento personalizado y te ayudamos frente a cualquier problema legal; Llámanos al 91 557 68 46 o contrata ahora los servicios: pago por consulta sólo 20 € o pago anual por sólo 85,80 €.

Cómo presentar una reclamación en el taller reparador

Si no está conforme con el servicio prestado, porque finalmente no le entregan el vehículo en el tiempo establecido y si su coche queda inmovilizado más tiempo exija por escrito que le faciliten uno de sustitución y reclame, o cuando la factura no se ajuste al presupuesto o simplemente por el trato recibido, o si el vehículo no ha quedado reparado de la avería o tiene alguna deficiencia, no dude en exigir la correspondiente hoja de reclamaciones, que el taller tiene obligación de facilitarle como consumidor la deber rellenar por triplicado conservando una copia sellada después de presentarla en la Oficina Municipal de Consumidor que le corresponda, para el caso de que se nieguen a entregarla el consumidor puede llamar a la Policía Local, siendo motivo de infracción para el taller. Finalmente, si antes de un año no ha obtenido resolución satisfactoria puede presentar demanda ante los juzgados de primera instancia de la localidad reclamando el importe de la reparación si finalmente el taller no acertó a realizar la reparación solicitada y el vehículo no quedó reparado correctamente.

Ana María Amador. Abogado CEA.

Etiquetas: Hoja de reclamaciones, Taller mecanico, reclamar a taller mecanico, relamacion taller mecanico, obligaciones taller mecanico, derechos consumidor, garantia reparaciones, oficina municipal consumidor, reclamar a un taller, reparacion coches, coste por hora de trabajo taller

Moterus

Con la factura de reparación deberia servir para reclamar una reparación defectuosa…..en teoria, porque en la practica todo es diferente, normalmente todas las reparaciones tienen un tiempo de garantia….por aquí vienen las obligaciones que tienen los talleres frente a un cliente y derechos…..

La mejor garantia es la confianza donde llevas tu moto a reparar……

Servicios Jurídicos

TALLERES DE REPARARACION DE VEHÍCULOS:CONOZCA SUS DERECHOS

La reparación de un vehiculo, está sujeta a una serie de garantías que el consumidor no siempre conoce. CEACCU le recomienda que no se confíe, conozca cuáles son sus derechos como consumidor y, SIEMPRE, defienda sus intereses.

OBLIGACIONES ESENCIALES

  • Además, el taller tiene obligación de exhibir al público, en castellano, y de forma perfectamente visible:
    • Los precios que aplica por hora de trabajo y por servicios concretos, servicios que realice fuera de la jornada laboral, con expresión de los impuestos aplicables.
    • Carteles informativos donde se indiquen: el derecho al presupuesto y coste del mismo, existencia de hoja de reclamaciones a disposición del consumidor que las solicite y garantías de las reparaciones.
    • Horario de prestación del servicio.

COMO CONSUMIDOR SIEMPRE TENDRÁ DERECHO, Y DEBERÁ EXIGIR:

  • Presupuesto previo por escrito, con una validez mínima de doce días hábiles. Exija que se reflejen claramente las reparaciones a efectuar en el automóvil, así como los elementos o piezas a sustituir o reparar, precio a abonar y fecha prevista de entrega del vehículo. NO OLVIDE CONSULTAR al taller el coste del presupuesto, en el caso de que decidiera no realizarla reparación en el mismo. .Sólo en este supuesto, podrán cobrarle su elaboración. Y SOBRE TODO, lea atentamente la información que le suministran, y si renuncia al presupuesto, sea consciente de lo que ello implica.
  • Que le devuelvan el coche en las mismas condiciones en que lo dejó en el taller, en el caso de que Ud. no acepte el presupuesto.
  • Que le entreguen un resguardo de depósito cuando deje el coche en el taller. Sepa que si existe presupuesto, este hace las veces de resguardo. Este documento es la prueba necesaria ante cualquier incidencia que pudiere ocurrirle a su vehículo.
  • Una vez dejado el vehículo para su reparación, que le comuniquen las averías o defectos ocultos, así como el importe de la reparación de los mismos. Recuerde que sólo si Ud. presta su conformidad, el taller podrá efectuar la reparación de dichas averías no incluidas en el presupuesto inicial.
  • A que el taller use para la reparación sólo y exclusivamente piezas de repuesto nuevas. Sólo si Ud. Da su conformidad podrán instalarle piezas reconstruidas o usadas, pero en este caso exija del taller que se responsabilice por escrito de que dichas piezas se encuentran en perfecto estado.
  • Desistir del encargo realizado en cualquier momento, abonando al taller el importe de los trabajos realizados hasta la retirada del vehículo.
  • Exigir factura escrita, firmada y sellada y desglosada por conceptos y operaciones realizadas, piezas utilizadas, horas de trabajo empleadas, así como impuestos que correspondan. En la factura sólo podrán cobrarle gastos de estancia, cuando confeccionado el presupuesto o reparado el vehículo, y conocidos estos hechos por Ud. , no se pronuncie o no retire el vehículo en 3 días hábiles.
  • La garantía de las reparaciones efectuadas, cuyo plazo es de 3 meses o 2.000 km. Recorridos. La garantía se entiende total, incluye materiales y piezas, así como mano de obra y afectará a todos los gastos que se produzcan (transporte, desplazamiento de operarios, etc.) y recuerde si durante el periodo de garantías se le avería el vehículo en las partes reparadas, el taller deberá reparar gratuitamente dicha avería.

Reparación |
Un taller, condenado por realizar una reparación defectuosa

Hace unos días la Audiencia de Palma dictó una sentencia en la que condenó a un taller mecánico de Manacor y a su compañía de seguros a pagar entre ambos 19.025 euros al propietario de un vehículo al que realizaron una reparación defectuosa.

En la resolución se señala que los condenados instalaron de forma defectuosa un inyector, provocando una avería en el motor que no consiguieron diagnosticar ni reparar.

La sección tercera del Tribunal Provincial ha desestimado el recurso interpuesto por el taller y la compañía de seguros contra una sentencia anterior del Juzgado de Primera Instancia número 1 de Manacor que les había condenado a pagar 9.662 euros al primero y 9.362 a la segunda, y la ha confirmado, según publica el Diario de Mallorca.

En dicha sentencia se especificaba que las cuantías se fijaron teniendo en cuenta que la avería del vehículo se debía a la instalación defectuosa de uno de los cuatro inyectores que llevó a cabo el taller demandado en una campaña técnica gratuita.

No obstante, los acusados la recurrieron, según la mencionada información, por entender que el juez pasó por alto un informe pericial que concluía que la avería no era consecuencia de los inyectores sino de una mezcla de aceite y gasóleo en el depósito por avería interna de la bomba tándem.

Asimismo, añadieron que no se explica cómo es posible que el vehículo hubiera circulado unos 6.000 kilómetros desde que se instalaron los inyectores. Por ello, la defensa solicitó una reducción del 37% del valor reclamado por el conjunto del motor, ya que había consumido un tercio de su vida media.

Por otro lado, el Tribunal recalca que el taller demandado no supo detectar en dos meses cuál era el motivo de la avería e informó al servicio oficial de que «revisado el combustible, todo se hallaba correcto».

Además, el Tribunal indica que la evidencia de que uno de los cilindros estaba dañado es un hecho cierto a simple vista, apoyado por un experimento realizado por un perito en el propio juicio, que despejó todas las dudas.

La sentencia añade que un mecánico admitió la instalación defectuosa de uno de los inyectores o que, en el caso de que uno de ellos fuera defectuoso, no tendría que provocar necesariamente que el vehículo no pudiera circular durante un número considerable de kilómetros, tal y como ocurrió antes de la avería total del motor.

El juez subrayó que el afectado tuvo que pagar 2.017 euros después de que el taller no lograra averiguar el motivo de la avería e indicara que el motor «se había pasado de vueltas».

Facebook Twitter WhatsApp

El abogado Iñaki Iribarren García, del Bufete Alberto Picón de Pamplona, nos indica cuáles son los principales derechos del consumidor y las obligaciones del taller, unas pautas a seguir a la hora de contratar y las principales vías para conseguir solventar el problema devenido por un servicio irregular

Pamplona/Iruña, 29 de octubre

La mayoría de los consumidores tenemos un vehículo que utilizamos para ir a trabajar o para ocio, utilitario que tenemos que llevar periódicamente al taller, ya sea para una revisión o porque hemos tenido una avería y necesitamos que lo reparen.

La vida útil de un vehículo se alarga con el mejor mantenimiento y cuidado del vehículo, siendo necesario hacer cada año o cada unos determinados kilómetros una revisión periódica.

En estos tiempos de crisis, es más difícil comprar un vehículo nuevo, por lo que intentamos cuidar al máximo el que tenemos para alargar su utilidad. Por ello, la flota de vehículos existente en España es muy extensa, pero sobre todo muy envejecida. Esto quiere decir, que hay más problemas mecánicos o electrónicos, que conllevan gastos extraordinarios de reparación.

En verano o en temporadas de festividad como navidades, es cuando más utilizamos los vehículos para desplazamientos, por lo que suele ser habitual que lo llevemos al taller para que hagan una puesta a punto y revisión antes de salir a nuestro lugar de destino.

Si todo va bien, perfecto. Pero si no es así. En muchos casos, y puede comprobarse estadísticamente en los temas más reclamados por los consumidores y usuarios del año anterior, se producen irregularidades en el servicio prestado por los talleres al realizar una reparación o un mantenimiento.

Dado el caso de que se produzca esta mala experiencia, ¿qué puedo hacer?, ¿dónde me dirijo?, ¿qué pasos debo dar?, ¿puedo exigir que me lo vuelvan a reparar?, ¿qué documentación debo guardar?, ¿podré conseguir que me indemnicen por mala praxis? o ¿qué derechos tengo?

En este artículo intentaremos dar un poco de luz a las cuestiones jurídicas que se plantean cuando se contrata un servicio en un taller e intentaremos indicar con claridad cuáles son los pasos a seguir para iniciar el procedimiento de reclamación y conseguir de forma satisfactoria resolver el problema que se nos plantea.

  1. Obligaciones del taller y Derechos del cliente.

Las obligaciones del taller y los derechos del cliente se regulan en el Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero, por el que se regula la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes. Ha sido modificado en parte por el Real Decreto 455/2010, de 16 de abril.

Un taller debe cumplir una serie de obligaciones que se exigen de forma taxativa por la normativa reguladora de la gestión de talleres.

Deben exhibir al público en castellano y en lugar visible la tarifa de precios que aplica por hora de trabajo y por servicios concretos.

Una obligación importante, que no siempre se cumple, es la obligación de darnos presupuesto previo por escrito con una validez de 12 días. Es conveniente que preguntemos el coste de la confección del presupuesto si luego decidimos no contratar sus servicios, ya que suele ser uno de los mayores problemas que surgen en los talleres. El presupuesto debemos guardarlo, porque una vez realizado el servicio y nos emitan la factura, debe existir una homogeneidad entre ambos documentos.

Si decidimos no aceptar el presupuesto deben devolvernos el vehículo en las mismas condiciones que lo dejamos. Es muy importante que nos den un resguardo de entrega del vehículo cuando lo dejemos en el taller, con el cual lo retiraremos posteriormente.

Si decidimos que nos miren el vehículo, deberán indicarnos en cuanto tengan constancia de los vicios ocultos o irregulares extraordinarias que observen, así como el coste de los mismos. Puede ser que al revisar el vehículo encuentren irregularidades con las que no se esperaban porque a simple vista eran difíciles de localizar, pero si es así, deben siempre indicarlo porque tendrá un sobrecoste.

En el cambio de piezas deben utilizar piezas nuevas, no pudiendo utilizar piezas de segunda mano o de otro vehículo que hayan utilizado. Deben enseñarnos la pieza que nos han retirado y las piezas que han utilizado para su cambio.

Una vez realizado el servicio, el consumidor debe exigir factura escrita, firmada y sellada. En la factura, debe aparecer desglosada los trabajos realizados, horas, piezas e impuestos. Es importante que guardemos la factura por si surge algún imprevisto posteriormente, para poder aportarlo como documento en la reclamación o queja que formulemos.

No pueden cobrar gastos de estacionamiento del vehículo, salvo en caso de que no se retire el vehículo tras 3 días desde que se entregó el presupuesto y no se haya aceptado.

La garantía de las reparaciones efectuadas tiene un plazo de 3 meses o 20.000 kilómetros. La garantía incluye piezas, mano de obra y los gastos derivados del transporte del vehículo. La garantía es un tema que expondremos a nivel genérico en otro artículo posterior, ya que es un punto extenso e interesante para debatir.

  1. Negociar una solución de forma amistosa con el taller.

El primer paso que debemos dar cuando se produce un servicio irregular por parte de un taller de reparación o mantenimiento de vehículos, es dar noticia al taller del problema para intentar llegar a un acuerdo para que lo solucionen.

Es un paso que para fallos evidentes generalmente suele ser satisfactorio, ya que suelen aceptar volver a revisar y reparar la avería.

El taller suele evitar tener que entrar a disputas con los clientes que generen procesos largos, mala imagen, mala reputación y por deferencia con los clientes suelen aceptar revisar el fallo que han cometido antes de que se inicie ningún procedimiento de reclamación externo.

Por tanto, es una vía sencilla y eficaz en alguno de los casos, donde el taller puede proponer soluciones coherentes y justas, sin necesidad de iniciar un procedimiento de reclamación.

  1. Hoja de reclamaciones.

Este trámite se regula por el Decreto 142/2014, de 1 de julio, de hojas de reclamaciones de Consumo y del procedimiento de atención de quejas, reclamaciones y denuncias de las personas consumidoras y usuarias.

Cuando hayamos intentado llegar a una solución con la empresa o profesional y no hayamos obtenido un acuerdo satisfactorio y decidamos continuar con nuestras pretensiones, tendremos derecho a solicitar Hoja de Quejas y Reclamaciones para expresar la insatisfacción y reclamación.

Todos los talleres de reparaciones de vehículos tendrán a disposición de los clientes el Libro de hojas de Quejas y Reclamaciones, conforme al modelo oficial establecido en la normativa reguladora de las mismas en la Comunidad Autónoma correspondiente.

Cuando solicitemos la Hoja de Quejas y Reclamaciones la entrega será obligatoria, inmediata y gratuita, incluso aunque la empresa o profesional no haya llegado a realizar la entrega de bienes o la prestación de servicios.

La Hoja de reclamaciones deberá ser entregada en el mismo lugar donde se solicite o en el lugar identificado como información o atención al cliente, sin remitir al reclamante a otras dependencias u oficinas centrales distantes del lugar en que se han producido los hechos.

Si la venta o prestación del servicio se realiza fuera del establecimiento o centro, incluyendo los servicios a domicilio, el profesional deberá llevar consigo un Libro de Hojas de Quejas y Reclamaciones y poner a disposición del reclamante la Hoja de Reclamaciones tras su solicitud.

Cuando solicitada la Hoja de Quejas y Reclamaciones y esta no sea entregada porque la empresa o profesional no dispongan de la misma o no deseen entregarla, podremos solicitar el auxilio de los agentes de la autoridad competente en materia de consumo, a fin de que hagan constar la negativa a la entrega de la Hoja de Quejas y Reclamaciones o la inexistencia de la misma.

La Hoja de Reclamaciones la debemos rellenar indicando los datos personales y exponiendo de forma clara y concisa la queja. Al original de la reclamación, el consumidor unirá cuantas pruebas o documentos sirvan para el mejor enjuiciamiento de los hechos, especialmente facturas, presupuestos y resguardos.

Las hojas de reclamaciones se componen de tres copias, una de color blanco para el Organismo Competente, una amarilla para el consumidor o usuario y otra rosa para la empresa o profesional al que reclama. Debemos quedarnos con las dos primeras.

La de color amarillo debemos guardarla como prueba del trámite y la de color blanco debemos presentarla al organismo competente, cuanto antes. Por lo general pone la dirección en la propia hoja de reclamaciones.

Lo ideal es presentar la hoja de reclamaciones en persona, porque de este modo sellarán la copia quedando constancia de que la hemos presentado. Si no podemos presentarla personalmente podemos enviarla por correo certificado solicitando que sea sellada copia en correos por dirigirse a la administración.

El problema de las hojas de reclamaciones es que no podemos llegar a obtener un resarcimiento económico, pero no por ello debemos dejar de plantearla, pues, la hoja de reclamaciones representa una buena forma de evitar que se vuelva a repetir dicha experiencia y constituye prueba de llegar a reclamar finalmente mediante arbitraje de consumo o demanda judicial. Generalmente es más para conseguir una sanción al taller por una mala praxis que la resolución particular del problema.

  1. Arbitraje de consumo.

El Sistema Arbitral de Consumo se regula por el Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero.

No es necesario esperar a que respondan a la Hoja de Reclamaciones para poder iniciar el trámite del Arbitraje de consumo.

La Junta Arbitral de Consumo (JAC) es un Organismo de Consumo que se encarga de la gestión de los conflictos de consumo que se gestionan a través de Arbitraje de Consumo.

Los usuarios pueden solicitar el arbitraje de consumo de la Junta Arbitral más cercana a su domicilio.

Es importante conocer que para reclamar mediante un arbitraje de consumo se requiere que la empresa se encuentre adherida al Sistema Arbitral o se someta voluntariamente.

El formulario de arbitraje podemos adquirirlo en las oficinas donde se encuentre la Junta Arbitral competente o en internet en las páginas webs de consumo del organismo público correspondiente de gestionarlo en cada Comunidad Autónoma.

El formulario debemos rellenarlo indicando los datos del reclamante, los datos del reclamado, los hechos de forma clara y concisa, la petición concreta que queremos realizar, pruebas y documentos a aportar, y por último, poner la fecha de entrega y la firma.

Una vez interpuesto la solicitud de arbitraje, debemos estar atentos de que nos entreguen copia del formulario o resguardo de la entrega.

Una vez registrada la Solicitud de Arbitraje, la documentación llega a la Junta Arbitral que informatiza los datos y genera un expediente de Arbitraje que entra en turno de espera hasta iniciarse el procedimiento arbitral.

Llegado el turno del expediente, el Presidente de la Junta Arbitral estudia la Solicitud de Arbitraje y los documentos adjuntos y admite la Solicitud a trámite o no.

Si no se admitiera se notifican las causas y el archivo del Expediente a la persona reclamante y si es admitido se resolverá en el plazo máximo de 6 meses desde que se admita a trámite.

Una vez la Solicitud de Arbitraje es admitida a trámite, el Secretario/a propone a la empresa reclamada una mediación previa antes de resolver el expediente mediante un Laudo Arbitral.

La empresa, tras recibir la propuesta de mediación de la Junta arbitral podrá aceptarla o no. Y en caso de aceptarla el procedimiento arbitral no continuará y se notificará a las partes el acuerdo alcanzado y la notificación del archivo del expediente de arbitraje.

En caso de no aceptar la mediación y si la empresa está adherida al Sistema Arbitral de Consumo, el conflicto será resuelto mediante el Laudo Arbitral que emita el Órgano Arbitral.

Si la empresa no está adherida al Sistema Arbitral la Junta Arbitral, le solicita su adhesión puntual y voluntaria para resolver el conflicto. Y en caso de no aceptar, se notifica el archivo del expediente a las partes, informando sobre la posibilidad de acudir al Juzgado.

Estando la empresa adherida o aceptando el arbitraje puntual del conflicto, la Junta Arbitral solicita a la empresa que emita alegaciones a la reclamación, que en caso de ser positivas nos serán remitidas, ya que si estamos conforme con las mismas se archivaría el expediente. Además, junto con la petición de alegaciones, la Junta Arbitral da la posibilidad a la empresa de reconvenir, es decir, de reclamar contra la parte reclamante.

En caso de que la parte reclamante no acepte las alegaciones emitidas por la empresa, la Junta Arbitral designa un Órgano Arbitral para realizar el trámite de audiencia o vista oral entre las partes, donde podrán presentar las alegaciones y pruebas que estimen necesarias para hacer valer sus pretensiones.

Aunque no es necesario, las partes podrán ir acompañadas, asesoradas o representadas por profesionales si lo estiman conveniente.

Celebrada la vista oral y finalizada la misma el Órgano Arbitral delibera y toma una decisión: el Laudo Arbitral. El Real Decreto 231/2008, de 15 de febrero, por el que se regula el arbitraje de consumo indica que este laudo es de obligado cumplimiento para las partes.

5. Vía Judicial.

Si no conseguimos una solución satisfactoria con los anteriores procedimientos, solo nos quedará interponer una demanda o denuncia en los tribunales ordinarios para poder dilucidar la problemática que tenemos con el taller.

Espero les haya sido útil el artículo. Pronto publicaremos más artículos que pueden ser de su interés relacionados con el derecho del consumidor y derecho bancario.

Iñaki Iribarren García
Abogado MICAP 2327

Si están interesados en más información pueden visitarnos en la página web del bufete, donde podrán conocernos y ver la metodología de trabajo, pudiendo informarse sin compromiso de nuestro servicio de Asesoramiento Jurídico Anual para particulares con una amplia variedad de temas (AJA), así como las materias que dilucidamos en Defensa Judicial.

A través del correo Iñaki Iribarren García les atenderá encantado a cualquier consulta jurídica que tengan en

Iñaki Iribarren García Abogado MICAP 2327

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *