El aquarius tiene azucar

¿Qué bebidas saludables puedes pedir en un bar?

En verano salimos más veces a tomar algo, y también comemos con más frecuencia fuera de casa, pudiendo estos hábitos influir de forma negativa en nuestra alimentación, y en consecuencia en nuestra salud.

Si lo que queremos es cuidarnos y comer de forma saludable también en verano, es esencial que aprendamos a tomar mejores decisiones alrededor de la mesa.

Dentro de esas elecciones, aprender a escoger bebidas saludables es clave, ya que salvo el agua, todas las demás nos aportarán otros ingredientes, que podrán ser más o menos beneficiosos para nuestro cuerpo.

¿Quieres saber qué bebidas saludables puedes pedir en un bar?

¡Quédate conmigo un ratito y descubre cuales son las más recomendables!

Antes de nada, mi primer consejo es que si esos momentos de consumo se van a dar en tu casa o en la de algún familiar o amigo, la mejor opción es que preparéis unos refrescos caseros, que no dejarán indiferente a nadie. De hecho, podrás conseguir que incluso muchos se despeguen de la coca-cola o el gintonic. ¿Te imaginas? 🙂

Si lo que te faltan son ideas para elaborarlos, este verano estás de suerte, ya que mis compañeras Griselda Herrero de Norte Salud Nutrición y Victoria Fagúndez, nos han regalado una guía completa para aprender a preparar refrescos caseros. Os la podéis descargar pinchando aquí.

Sin embargo, sé que a algunos os puede resultar difícil disfrutar de una bebida rica y saludable cuando estáis en un bar. Y por ello, a través de este artículo, he querido recoger unas recomendaciones sencillas para que podáis vencer este obstáculo.

Mis primeras recomendaciones van más allá de la propia bebida, y tienen que ver con nuestra motivación, deseo y actitud. Y es que lo primero antes de nada es querer ¿Y tú?, ¿Quieres elegir bebidas saludables?, ¿Has identificado los propósitos que hay detrás de esa elección? Hazlo ahora si aún no lo tenías claro, ya que te ayudará en el momento de la elección 😉

Mi segunda recomendación es…perder el miedo a pedir y preguntar. Sí, es habitual que muchas personas en consulta, me digan que por no molestar al camarero y no liarle con tanta variedad de bebidas, optan por pedir lo mismo que el de al lado aunque no es la bebida que más les apetecía.

¡Qué importante es respetar nuestros derechos! ¿Lo hacéis?

Tenemos que pensar que si le preguntamos al camarero por algún ingrediente de los que tenemos en mente…¿Qué podemos perder? ¡Nada!, ¿Qué podemos ganar? ¡Nuestra bebida preferida!

Por lo tanto dejemos a un lado el miedo a…”me van a mirar como un bicho raro”, “no quiero liar al camarero”, “van a pensar que que cosas pido”…y pensemos más en satisfacer nuestros deseos para sentirnos bien con nosotros mismos.

Y ahora sí, una vez vistos estos dos primeros consejos, a continuación os dejo con mis propuestas e ideas.

Si realmente tienes sed, pide agua, ya que es la mejor opción para cubrir esta necesidad, y después, si te apetece opta por alguna otra bebida. ¿No te gusta el agua?, ¿Notas que te sienta mal?

Muchos me decís que os cuesta mucho beber agua. Si eres una de esas personas, toma nota de las siguientes opciones saludables.

Agua con fruta troceada; agua con gas, hielo y fruta; e infusiones* con mucho hielo y hierbas aromáticas.

*Si tenéis mucha sed y/o no toleras bien la cafeína/teína, opta por alguna infusión sin cafeína/teína como el poleo menta, el rooibos y la manzanilla, entre otros.

Si os dais cuenta, las frutas serán nuestras aliadas, y normalmente las rodajas de naranja y limón no faltan en ningún lado, pero siempre podemos preguntar si tienen alguna otra como manzana o frutos rojos, e incluso pedir medio limón para poder exprimirlo.

También las hierbas aromáticas para aportar aromas a la bebidas. Estas sí pueden estar en bares, cafeterías y restaurantes, ya que suelen utilizarlas muchas veces para decorar, o para condimentar algún postre o comida. La menta, hierbabuena y albahaca suelen ser las más frecuentes…¡Pedirlas!

Si no os apetece ninguna de estas opciones, aún no hemos terminado, ya que los zumos de verduras u hortalizas sin azúcares añadidos pueden ser una buena opción, el de tomate es el que suele haber sin problemas, pero en algún sitio podréis encontrar en la carta zumo de zanahoria, pepino o espinacas, por ejemplo.

Es importante que os aseguréis que los azúcares presentes en estos zumos sean los contenidos de forma natural en las frutas, hortalizas y verduras.

Además, si es gusta el café y os sienta bien, una buena opción puede ser pedir café con hielo, café con leche/bebida vegetal y hielo o descafeinado con hielo.

¿Necesitáis endulzar estas opciones que os he propuesto?

Lo mejor sería que os diéseis la oportunidad de probarlas sin nada, ya que aunque al principio os parecerán amargas, será cuestión de acostumbrarse a nuevos sabores, y disminuir así vuestra apetencia por los sabores muy dulces. No obstante, si no podéis evitar añadir algún endulzante os recomiendo que añadáis un poco de miel (con una cucharadita pequeña será más que suficiente).

Estas cuatro opciones son para mí las bebidas más saludables que podréis pedir con más frecuencia fuera de casa.

Eso sí, si esperáis que que estén igual de dulces y/o palatables que los refrescos, el vino o la cerveza, será difícil. Pero se trata de reeducar a nuestro paladar y empeñarnos en disfrutar plenamente de su sabor natural, que sí es posible.

Después de estas cuatro opciones, sí me gustaría mencionar que la cerveza 0,0 (sin nada añadido), podría ser una bebida más saludable que cualquiera de las que voy a detallar a continuación, pero me inclinaría por elegir alguna de las anteriores.

¿Qué bebidas no son saludables?

  • Bebida de cola*
  • Bebida de naranja/limón*
  • Nestea*
  • Tónica*
  • Sprite*
  • Néctares y zumos con azúcares añadidos.
  • Cerveza.
  • Vino.
  • Destilados.

* Tampoco sus versiones sin azúcar.

¿Por qué no son saludables los refrescos sin azúcar? Porque contienen ingredientes de baja calidad nutricional y no nos aportan nada interesante. Algunos como las bebidas de cola, contienen ácido fosfórico, un compuesto muy relacionado con alteraciones renales y óseas. Además, todas ellas tienen un sabor muy dulce porque aunque no tienen azúcar, están cargadas de edulcorantes.

El consumo habitual y elevado de edulcorantes, se está asociando con diversos efectos negativos como la alteración de nuestra microbiota (bacterias que viven en nuestro intestino), la estimulación del apetito, y la mayor apetencia por dulces, siendo todos estos, factores de riesgo para nuestra salud.

Por todo ello, aunque sean opciones que no aportan calorías ni azúcar, no se pueden considerar como bebidas saludables, y por tanto si lo que quieres es cuidarte, su consumo debería ser excepcional y cumplir la regla de “Solo es un día”, y no la de “todos los días” y “a todas horas”.

Antes de despedirme, y para todos los despistados, os recuerdo que durante el pasado mes de junio, dentro de la iniciativa #12meses12hábitossaludables hemos estado promocionando la práctica de una hidratación saludable. Podéis encontrar en mi perfil de facebook otros consejos que he ido dando para conseguir incluir esta conducta en nuestro día a día.

Como sabéis, cada hábito viene acompañado de un reto, y en esta ocasión el reto propuesto fue preparar un refresco casero saludable con el propósito de que la propuesta ganadora (puedes votar hasta el domingo 9 de julio a las 23:59), llegue a las cartas del mayor número de bares/cafeterías posibles, mola ¿no? ¡Vota por tu versión preferida pinchando aquí y aporta tu granito de arena! 😉

Aprovecho para desearos a todos un feliz, refrescante y saludable verano 🙂

Si te ha parecido interesante la entrada y crees que puede ser útil para otras personas, no dudes en compartir. ¡Muchas gracias!

Saludables, orgánicas, bajas en calorías: 6 bebidas refrescantes de nueva generación 

El boom por lo saludable también llega al sector bebidas, que responde a las demandas de los consumidores, cada vez más comprometidos con la salud y el medio ambiente, con bebidas y refrescos de nueva generación que resultan más ligeras, naturales y bajos en azúcares y calorías, sin aditivos y con una clara conciencia eco. Como muestra, estas seis referencias que ya pueden encontrarse en algunos locales hosteleros.
Maytea, infusión de té frío

MayTea se ofrece en tres sabores
‘Beber bien para sentirte mejor’ es el lema de esta marca que representa una nueva categoría de bebidas: la infusión de té frío con diferentes sabores. A diferencia de otros refrescos, que utilizan extracto de té, MayTea está elaborado con infusión de hojas de té natural, zumos de frutas frescas o menta y la cantidad justa de azúcar, buscando el equilibrio entre placer y salud.
Partiendo del conocimiento del mundo del té y los refrescos del grupo japonés Schweppes Suntory, MayTea es la primera bebida de infusión de té, con sabores 100% adaptados al consumidor español. Contiene un 94% de té de alta calidad, previamente infusionado a 90° y filtrado; un proceso que permite conservar intactas todas sus cualidades.
Sin edulcorantes, colorantes ni conservantes, MayTea es una bebida baja en calorías, con menos de la mitad de azúcar que otros de refrescos a base de té. Se ofrece en formatos de 1 l y 33 cl y se ofrece en tres sabores: Té Verde Limón, Té Verde Menta y Té Negro Melocotón. Ha de servirse muy fría.

Komvida, la kombucha premium española

Dos jóvenes emprendedoras extremeñas, Nuria Morales y Beatriz Magro, se encuentran detrás de Komvida, la primera kombucha premium y ecológica de España. En sólo un año están popularizando en el país esta saludable bebida probiótica que se obtiene de la fermentación de una colonia simbiótica de bacterias y levaduras llamada scoby que, mezclada con té verde, azúcar de caña, agua mineral y zumos naturales, da como resultado un sabor intenso y exquisito y una fina burbuja natural, fruto de la propia fermentación.
Elaborada en Frenegal de la Sierra, provincia de Badajoz, la kombucha Komvida es una bebida natural, alternativa, digestiva, saludable (sin alcohol, gas carbónico, azúcar añadidos ni cafeína) y elaborada con ingredientes ecológicos, que «da vida» a todo el que la prueba: no en vano era la bebida que tomaban los samuráis antes de la batalla.
Para no alterar sus propiedades naturales Komvida no se pasteuriza; es un alimento vivo, esto es, con microorganismos que permanecen activos en el intestino. Su consumo mejora el sistema inmunológico, la digestión y la flora intestinal, y equilibra el metabolismo. Solo aporta entre 29 y 31 calorías por cada 100 ml.
Komvida Organic Kombucha, producida de manera sostenible, cuenta con certificado ecológico y con el aval de la Kombucha Brewers International, la asociación de productores de kombucha más prestigiosa del mundo. Se ofrece en varios sabores: Berryvida (con frutos rojos), Gingervida (con jengibre y limón) y Greenvida (con té verde), en botellas de 250 y 500 ml y que hay que beber bien frías.
La marca ha renovado recientemente su imagem, haciéndola más vibrante y luminosa, bajo el lema «Dale brillo a tu vida interior» («Let your inner life shine»).

Umaicha, la primera infusión de té no dulce

Umaicha, «té delicioso» en japonés, se presenta como la primera infusión de té verde embotellada 100% natural y no dulce, sin extractos de té ni aromas añadidos. Es el resultado de una infusión directa de hojas de té verde de alta calidad importadas desde Japón; éstas provienen de la primera cosecha de primavera, lo que permite obtener una bebida que no no resulta amarga, a pesar de no ser dulce.
Los tés Umaicha, sin azúcar y sin calorías, combinados con los beneficios del té verde como sus antioxidantes y aminoácidos, proporcionan una hidratación saludable en cualquier momento del día y pueden acompañar cualquier comida, del desayuno a la cena.
Es el proyecto de Umai Drinks, una startup barcelonesa decidida a crear nueva categoría de bebidas que no es agua ni un refresco, sino una “near-water” o un “agua de té”. Han querido hacer una bebida de té fiel a las fórmulas de lo té japoneses, por lo que no se le añaden ni aromas ni zumos de frutas.
Umaicha se ofrece en tres variedades, en botellas de 500 ml:

  • Ryoku Cha (té verde) : el clásico té verde japonés, con un sabor poco amargo gracias a sus hojas de la primera cosecha “ichibancha”
  • Houji Cha (té verde tostado) :con bajo índice de teína y un ligero sabor a tostado. Muy refrescante y perfecto para acompañar la comida.
  • Genmai Cha (té verde con arroz integral tostado) con un sabor único resultante de la combinación de hojas de té verde “ichibancha” y del arroz integral tostado.

Este producto recibió en Alimentaria 2018 el Premio Innoval 2018 en la categoría de aguas y refrescos

Indi Organic: refrescos eco y biosaludables

Indi Essences es la marca de los refrescos elaborados artesanalmente en la última destilería clásica de El Puerto de Santa María, Cádiz. Con su último lanzamiento, Indi Organic, entra de lleno en el mercado de bebidas «biosaludables», en plena expansión mundial.

Ha llevado un año localizar los botánicos Eco con certificaciones de garantía por todo el planeta. Así, han dado con la corteza de quino eco que proporciona una quinina especial, de gran purez; azúcar de caña eco procedente de Extremo Oriente y así hasta un total de 17 diecisiete botánicos, todos procedentes de agricultura ecológica: piel de naranja, piel de limón, piel de lima Kalamansi, kalonji, cardamomo, yuzu japonés, azahar de Sevilla, violeta, fresa de Andalucía, sauco, jengibre, cúrcuma, clavo, vainilla y mandarina.
Esta materia prima, junto a la maceración natural en garrafas de cristal y la destilación en alambiques centenarios, ha posibilitado la consecución de las certificaciones más rigurosas en el ámbito eco: las de la Unión Europea y del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, USDA.
La destilación “gota a gota” da paso a la combinación con agua de gran pureza y zumos de frutas también ecológicos, para finalizar el proceso con la carbonatación a temperatura muy baja, que produce burbujas finas y estables.
La gama Indi Organic nace con siete especialidades: Tonic Water, Lemon Tonic, Strawberry, Black Cola Nut, Seville Orange, Ginger Beer y Ginger Ale, todas aptas para vegetarianos y veganos. No contienen ni colorantes ni conservantes.

Coco Wilson, primera agua de coco verde en España

La firma española Coco Wilson 426 lanza la única agua de coco verde fresca 100% embotellada del mercado, de la exclusiva variedad Nam-Hom, considerada la más aromática y floral del mundo, cultivados en plantación de agricultura ecológica.
Esta bebida certificada ecológica, que se presenta en formato de 240 ml, se caracteriza por un sabor único, dulce y floral, y unas excepcionales propiedades saludables que le otorgan estos cocos verdes de la región tailandesa de Ratcchaburi.
Para obtener esta bebida con todas sus propiedades intactas, el coco se somete a un proceso de altas presiones durante 3 minutos para preservar todos los nutrientes y su sabor fresco característico.
El producto resultante, que requiere conservación en frío (1-4 grados) hasta su consumo, tiene una fecha de caducidad de 60 días tras su embotellamiento en España.
El agua de coco verde fresca tiene muchas propiedades saludables: fortalece el sistema inmunológico, mejora la digestión y es una fuente de vitamina C y vitamina A, además de ser antioxidante y acelerar el metabolismo. Baja en calorías y rica en minerales, es una bebida isotónica natural con más electrolitos que cualquier bebida isotónica artificial del mercado. En definitiva, una alternativa 100% natural para beber salud.
El agua agua de coco Wilson puede cambiar a un agradable tono rosa, un proceso natural causado por la oxidación de los polifenoles propios del agua de coco fresca, y la mejor prueba de que no se le añade nada.

Lo nuevo de Red Bull: nueva línea de bebidas orgánicas refrescantes

Red Bull lanza Organics, una nueva gama de bebidas orgánicas refrescantes hechas a partir de ingredientes que provienen al 100% de fuentes naturales.

En contra de lo que pueda parecer no son bebidas energéticas, sino bebidas orgánicas refrescantes ligeramente carbonatadas con un sabor característico. Tal y como marca la regulación orgánica europea, los productos orgánicos no deben contener sabores artificiales, colores artificiales, conservantes o aditivos como el ácido fosfórico. Por ello, las cuatro variedades de Organics by Red Bull (Simply Cola, Bitter Lemon, Ginger Ale y Tonic Water) han sido certificadas como orgánicas de acuerdo con las regulaciones de la Unión Europea, y llevan la etiqueta de «orgánico».
Una alternativa orgánica a los refrescos tradicionales que se presenta en la icónica lata de Red Bull de aluminio 100% reciclable. Son perfectos para tomar a cualquier hora del día y en todo momento
El refresco de cola, con extractos de plantas cafeína natural y concentrado de zumo de limón orgánico, no es demasiado dulce. El de limón, con extractos cítricos y zumo concentrado de limón orgánico, tiene un amargor herbal derivado de extractos de plantas. El ginger ale, con extractos de jengibre y concentrado de zumo de limón orgánico, es de color ámbar y con aroma especiado, y la tónica, con concentrado de zumo de limón orgánico, extractos de plantas y quinina, es mezcla armónica de dulce, amargo y seco.

Bebidas Sin Azúcar: alternativas de sabores para todos los paladares

¿Sabías que el 21% de la energía que consumimos a lo largo de todo el día proviene de las bebidas? Por eso, una estrategia para equilibrar nuestra ingesta calórica es optar por las bebidas endulzadas con edulcorantes artificiales, que ayudan a mantener un estilo de vida saludable.

Los endulzantes artificiales son empleados desde hace más de 100 años y la Food and Drug Administration (FDA), organismo encargado de aprobar todos los medicamentos y sustancias para el consumo humano, ha determinado la seguridad de los edulcorantes artificiales como el neotame, sucralosa, acesulfame K y aspartame.

Para adoptar una rutina que sintonice con un estilo de vida equilibrado, ¿por qué no darle una oportunidad a las bebidas sin azúcar? Coca-Cola de Uruguay ofrece diversas opciones sabrosas y saludables para todos los paladares.

  • Coca Cola Sin Azúcar. De las favoritas de nuestro portafolio, con el característico sabor de Coca Cola, no aporta ninguna caloría y sigue siendo igual de refrescante.
  • Coca-Cola Light.
  • Sprite Zero. Probá la deliciosa versión sin calorías y baja en sodio. Su refrescante y ligero sabor lima-limón marida perfecto con la comida mediterránea.
  • Fanta Zero. La gaseosa sabor naranja favorita en el mundo entero, ahora también disponible sin calorías. También la podés encontrar en sabor Guaraná.
  • Schweppes Zero. Un clásico del portafolio, reformulado sin calorías para que puedas seguir disfrutando de su refrescante sabor.
  • Aquarius Cero. Podés encontrarla en sabor Limonada, Naranja, Pomelo y la recientemente lanzada al mercado uruguayo: Limonada con Jengibre.

Ahora que ya conocés algunas de las muchas opciones que ofrece Coca-Cola, el desafío está de tu lado ¿cuál de ellas vas a elegir?

¿Cuáles son las bebidas más refrescantes y que menos engordan?

La nutricionista asturiana Susana Sánchez recomienda tomar “una clara o un vino tinto con gaseosa” cuando se sale para reducir las calorías

ÁNGELA LÓPEZ Jueves, 11 julio 2013, 21:47

El verano es la época del año en la que nuestro cuerpo reclama más hidratación, suben las temperaturas y, además, pasamos mucho más tiempo expuestos al sol. Esto nos produce mayor sensación de sequedad en la boca y rápidamente buscamos una bebida refrescante que nos calme la sed, pero a veces no elegimos la correcta. Los refrescos, la cerveza o los granizados suelen ser las bebidas más atractivas en la época estival pero, ¿cuántas calorías contienen estas bebidas?

Los refrescos ‘light’ son una de las alternativas cada vez más solicitadas en las terrazas de los bares, según la nutricionista asturiana Susana Sánchez, las bebidas ‘light’ no engordan como las normales porque están hechas con edulcorantes que sustituyen a los azúcares, y de esta forma no consumimos calorías, aunque no tenemos que olvidar que siguen siendo bebidas con gas y por tanto, no debemos abusar mucho de los refrescos, los podemos tomar de vez en cuando para darnos un capricho, pero no por costumbre. Otra de las alternativas que nos da la nutricionista para acabar con la sed, sobre todo durante el día, son las infusiones con hielo, son muy refrescantes porque es todo agua y le viene muy bien al organismo.

Cuando llega la noche y queremos salir con nuestros amigos a cenar o a tomar algo se complica la situación, y más aún en Asturias, por la tradicional costumbre veraniega de salir a tomar unas sidras. Susana Sánchez siempre les dice a sus pacientes que no dejen de salir por no caer en la tentación, pero que se propongan beber una sola copa y nunca bebidas en común, como una botella de sidra o vino, ya que se corre el riesgo de beber más cantidad de la recomendada. Un tinto de verano o una clara es una buena opción para acompañar una cena o una reunión de amigos, aunque siempre se debe hacer combinándolo con gaseosa, si el tinto va con gaseosa disminuimos la cantidad de alcohol que es lo que más engorda y, en el caso de la clara, la gaseosa sustituye al refresco de limón que también tiene muchas calorías.

Uno de los motivos por el que las dietas fracasan es el consumo de alcohol. De nada sirve comer sano y hacer deporte durante toda la semana si llega el sábado y se decide tomar unas copas. El alcohol solo aporta calorías al organismo, se denominan calorías vacías, llegan al estómago y este rápidamente las absorbe, convirtiéndolas directamente en grasas, explica Susana Sánchez, que afirma que lo más importante a la hora de beber alcohol o cualquier refresco es controlar la cantidad.

Los zumos son otra de las bebidas más apetecibles en verano pero también contienen muchas calorías procedentes de la fruta, podemos sustituirlos por zumos más naturales como el de tomate, o incluso por un granizado, que contiene más hielo que zumo y por tanto, menos calorías, aconseja la nutricionista.

Existen varias opciones para calmar la sed en verano pero, sin ninguna duda, el agua es la mejor de las opciones, la más sana y la más refrescante en cualquier época del año. Susana Sánchez recomienda llegar a beber durante la época estival 3 litros, un poco más que en el resto del año, además también aconseja beberla siempre sin sed, no debemos de esperar a tener sed para beber porque en ese caso llegaríamos a la deshidratación.

(CNN) — Cuando se toma en sentido literal, las gaseosas dietéticas parecen ser una opción saludable. Te ahorran las 140 calorías extra que encontrarías en una bebida sin alcohol azucarada mientras a la vez satisfaces tu necesidad de algo dulce con endulzantes artificiales como aspartame, sacarina y sacarosa.

Pero este cóctel químico va más allá de lo que ves a simple vista.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Confunden a tu cuerpo

Los endulzantes artificiales tienen un sabor más intenso que el azúcar tradicional; por lo tanto, con el paso del tiempo, los productos como la gaseosa dietética disminuyen nuestra capacidad de saborear las comidas endulzadas naturalmente, como las frutas, dice Brooke Alpert, autora de “The Sugar Detox” (La desintoxicación del azúcar). Aún más preocupante es el hecho de que se ha demostrado que estos sustitutos tienen el mismo efecto que el azúcar en tu cuerpo. “Los endulzantes artificiales desencadenan la insulina, la cual pone tu cuerpo en modo de acumulación de grasa, y esto lleva a un aumento de peso”, dice Alpert.

Podrían llevarte a subir de peso y no a la pérdida del mismo

La gaseosa dietética no tiene calorías, pero no necesariamente ayudará a que bajes de peso. Investigadores de la Universidad de Texas encontraron que durante el transcurso de diez años, los bebedores de gaseosa dietética tuvieron un 70% de mayor incremento en la circunferencia de la cintura comparada con los no bebedores.

Y presta atención a esto: los participantes que bebieron dos o más gaseosas al día experimentaron un incremento mayor del 500%. La forma en que los endulzantes artificiales confunden al cuerpo pueden jugar un papel, pero otra razón podría ser psicológica, dice Cassie Bjork, dietista establecida en Minnesota. Cuando sabes que no estás consumiendo calorías liquidas, podría ser más fácil justificar esa hamburguesa doble con queso o una porción extra de pizza.

Están asociadas con un aumento en el riesgo de padecer diabetes tipo 2

Tomar una gaseosa dietética al día se asoció con un aumento del 36% en el riesgo de padecer el síndrome metabólico y diabetes, según un estudio de la Universidad de Minnesota. El síndrome metabólico describe un grupo de condiciones (entre ellas presión sanguínea alta, niveles de glucosa elevados, colesterol alto, y un ancho diámetro de cintura), que pone a las personas en alto riesgo de sufrir enfermedad del corazón, apoplejía y diabetes, explica Bjork.

No tienen valor nutricional

Cuando bebes gaseosa dietética, no estás tomando calorías, pero tampoco estás ingiriendo algo que beneficie a tu cuerpo. ¿Cuál es la mejor bebida sin calorías? Simplemente agua, dice Bjork. “El agua es esencial para muchos de los procesos corporales, por lo tanto remplazarla con gaseosa dietética es algo negativo”, dice. Si lo que ansías es la efervescencia, prueba con agua carbonatada.

Su endulzante está vinculado a dolores de cabeza

Estudios iniciales sobre el aspartame y evidencias anecdóticas sugieren que este endulzante artificial puede desencadenar dolores de cabeza en algunas personas. “Tengo varios clientes que solían sufrir de migrañas y señalaron que la causa era la gaseosa dietética”, dice Bjork.

Con el tiempo, arruinarán tu sonrisa

Beber gaseosa en exceso podría hacerte ver como un extra “Breaking Bad”, según un estudio de caso publicado en la revista General Dentistry. La investigación comparó las bocas de un usuario de cocaína, un usuario de metanfetaminas, y un bebedor habitual de gaseosa dietética, y encontró el mismo nivel de erosión en los dientes en cada uno de ellos. El culpable aquí es el ácido cítrico, el cual debilita y destruye el esmalte dental con el paso del tiempo.

Hacen que beber sea más peligroso

Usar la gaseosa dietética como un mezclador de cóctel bajo en calorías tiene el efecto peligroso de que te embriagues más rápido que las bebidas endulzadas con azúcar, según una investigación de la Universidad del Norte de Kentucky. El estudio reveló que los participantes que consumieron cócteles mezclados con bebidas de dieta tuvieron una concentración mayor de alcohol en el aliento que quienes bebieron alcohol mezclado con bebidas azucaradas. Los investigadores creen que esto se debe a que nuestro torrente sanguíneo logra absorber el endulzante artificial más rápido que el azúcar.

Están asociadas a la depresión

Un estudio reciente presentado en una reunión de la Academia Estadounidense de Neurología encontró que en el transcurso de 10 años, la gente que bebió más de cuatro tazas o latas de gaseosa en un día tenían un 30% más de probabilidades de desarrollar depresión que quienes no consumieron bebidas azucaradas. La correlación fue verdadera tanto para las bebidas regulares y de dieta, pero los investigadores se aseguraron de notar que el riesgo pareció ser mayor para quienes principalmente bebían gaseosas dietéticas y ponches de frutas. Aunque este tipo de estudio no puede probar la causa y efecto, vale la pena considerar sus hallazgos.

Podrían ser dañinas para tus huesos

Las mujeres mayores de 60 años ya tienen mayor riesgo de sufrir osteoporosis que los hombres, y los investigadores de la Universidad de Tufts encontraron que beber gaseosas, incluyendo las gaseosas dietéticas, agrava el problema. Descubrieron que las mujeres que bebían gaseosas tenían casi 4% menos densidad mineral en los huesos de sus caderas que las mujeres que no bebían gaseosas. El estudio incluso controló el consumo de calcio y vitamina D de los participantes. Además, un estudio realizado en 2006 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que el consumo de cola (de todos los tipos, no solo de dieta) se asoció con una baja densidad en minerales en los huesos en las mujeres.

Pueden perjudicar tu corazón

Sólo una bebida sin alcohol de dieta al día podría incrementar el riesgo de tener un accidente vascular, como un derrame, un ataque al corazón o muerte vascular, según investigadores de la Universidad de Miami y la Universidad de Columbia. Su estudio encontró que los aficionados a la gaseosa dietética tenían un 43% más de probabilidades de experimentar un accidente vascular que aquellos que no las bebían. Los bebedores de gaseosa regulares no parecieron tener un aumento de riesgo de sufrir accidentes vasculares. Los investigadores dicen que se debe llevar a cabo más estudios antes de sacar conclusiones definitivas respecto a los efectos que las gaseosas dietéticas tiene en la salud.

Dejé las bebidas con gas y el alcohol durante un mes y esto es lo que aprendí

20/06/2018 05:00 – Actualizado: 20/06/2018 19:24

¿Te has preguntado cómo sería estar sin beber alcohol y bebidas gaseosas durante 30 días? Solo tomando agua, zumos o tés. Déjanos decirte que no es tan difícil como parece, pero que tu cuerpo te lo agradecerá. La Unión Europea (UE) es la región del mundo donde más se bebe, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un 10% de los españoles bebe a diario; entre los hombres, la cifra sube al 15%, según las estadísticas de 2015 del Observatorio Español de las Drogas y las Toxicomanías. En ellas se observa, por ejemplo, cómo la población más adulta masculina, entre 45 y 64 años, es la que más instituido tiene el hábito. Además, después del tabaco es la droga más consumida.

Danny Allen dejó de fumar, beber alcohol y bebidas de soda durante un mes sin ninguna razón de peso. Sentía que su cuerpo necesitaba un descanso de tanto azúcar y calorías, sin mencionar que las resacas empeoran exponencialmente a medida que envejeces.

¡Despídete de los dolores de cabeza y las bolsas de debajo de los ojos y di hola al ahorro de dinero y a sentirte fresco!

Ahora no ingiere ningún tipo de licor por las noches, pero sí toma un par de cervezas o cócteles todos los fines de semana cuando sale con amigos. Lo mismo ocurre con los refrescos: «Soy de las que abren una lata de refresco, tomo unos sorbos con mi comida y luego la tiro (sí, sé que es un desperdicio). Probablemente bebo una o dos a la semana, lo cual era suficiente para que mis dientes se vieran amarillos y mi cuerpo se ralentizara».

Primero días

Allen asegura que fueron interesantes porque todo era mental. Si veía a alguien tomando una cerveza o un refresco y pensaba «estaría bien, pero no se puede». Después de aproximadamente una semana continuó con esa mentalidad y se centró solo en consumir agua. Después de quince días notó que se sentía menos cansado y más fresco. «Me quedaba todos los fines de semana tranquilo y leía libros o veía películas. Me di cuenta de que le estaba dando a mi cuerpo el descanso que necesitaba. Mi piel definitivamente obtuvo un brillo más reluciente y algunas de mis arrugas desaparecieron», asegura.

Fue al gimnasio al menos cuatro veces por semana, y como una ventaja adicional, no cogió ni taxi ni Uber ningún día: caminó al trabajo a diario (esto fue una victoria también de forma económica). «Diré que beber solo agua puede ser bastante aburrido, así que para condimentarlo compré limones frescos y naranjas para aderezarlo y obtener un poco de sabor», explica.

Nada fue igual

Después de terminar el mes probó una lata de Coca-Cola y le supo como si hubiera abierto una bolsa de azúcar y se la hubiera echado directamente en la boca. Estaba tan sorprendido de cómo dejar algo durante un corto período de tiempo puede alterar la forma de su sabor. «Me hizo darme cuenta de lo poco saludable que es la gaseosa para los dientes y el cuerpo en general», comenta.

Un 10% de los españoles bebe a diario; entre los hombres, la cifra sube al 15%

Además decidió continuar con el reto. «Puede que no lo haga el resto de mi vida, pero definitivamente seré más consciente de la cantidad de alcohol que consumo semanalmente. En cuanto a los refrescos de soda, me complace informar que he hecho un trabajo bastante bueno y casi los he dejado por completo; sin embargo, admito que a veces tomo uno de vez en cuando, o al menos algunos sorbos para quitarmelas ganas», confiesa.

Si estás buscando una limpieza gratuita de tu organismo prueba esta desintoxicación. «Casi puedo garantizar que tu cuerpo se sentirá mucho más relajado y fresco. Si renunciar a ambos a la vez te parece intimidante entonces probaría con el alcohol primero. ¡Despídete de los dolores de cabeza y las bolsas de debajo de los ojos y di hola al ahorro de dinero y a sentirte fresco! Confía en mí, ¡tu interior te lo agradecerá!», concluye.

Cantidad de azúcar en los refrescos más comunes

¡Entérate de cuántas cucharadas de azúcar tienen los refrescos más comunes!

Click en la imagen para ver tamaño completo.

Te sorprenderá la gran cantidad de azúcar que estás bebiendo en un refresco de 600ml.

Piénsalo: ¿acaso añadirías esa misma cantidad de azúcar a tu taza de café o la beberías en un vaso de agua fresca?

Refresco de 600 ml

Gramos de azúcar

Cucharadas de azúcar

7 up 70 g 14
Coca Cola 63 gr 12
Delaware Punch 75 g 15
Dr. Pepper 62.4 g 12.48
Fanta 56 g 11
Fanta sabor fresa 78 g 15.6
Fresca 53 g 10.6
Fuze tea 75 g 15
Mirinda 78 g 15.6
Orange Crush 21.3 g 4 *contiene sucralosa
Peñafiel sabor fresa 27.5 g 5.5 *contiene sucralosa
Pepsi 68 g 13.6
Sangría Señorial 66 g 13.2
Senzao Guaraná 63 gr 12
Sidral Mundet 60 g 12
Sprite 54 g 10

*La sucralosa es un endulzante artificial que no aporta energía, su consumo no es recomendado para niños y en adultos es controversial . La marca comercial más común es Splenda

¿Más información? Puedes consultar:

Las etiquetas de los refrescos 7up, Coca Cola, Delaware Punch, Dr. Pepper, Fanta, Fanta sabor fresa, Fresca, Fuze Tea, Mirinda, OrageCrush, Peñafiel sabor fresa, Pepsi, Sangría Señorial, Senzao Guaraná, Sidral Mundet y Sprite fueron consultadas en abril 2013 en las tiendas de la Ciudad de México.

¿Sabes lo que hay en una lata de refresco?

Me gustaría empezar esta entrada con una pregunta: ¿Consumes refrescos habitualmente? Seguro que sois bastantes los que soléis tomar este tipo de bebidas prácticamente todos los días, incluso varias veces al día. Por este motivo, quiero hablaros de estos productos, para que cuando los toméis al menos sepáis qué os aportan estas bebidas.

Sabemos que hay una gran variedad de refrescos en el mercado, pero de forma general todos ellos coinciden en que están compuestos por agua y azúcar, y algunos de ellos pueden contener, en muy pequeña cantidad zumo de frutas. Estas bebidas no nos aportan nada más, sólo calorías vacías, es decir, nos aportan una cantidad importante de energía pero muy pocos nutrientes más.

Por este motivo, hoy quiero que veáis la cantidad de azúcares y energía que tienen los refrescos que comúnmente se consumen y cómo pueden repercutir en nuestra salud.

Comparativa de los refrescos más comúnmente consumidos

En esta tabla podéis ver la energía y la cantidad de azúcar de algunos de los refrescos que más se consumen. Los datos están sacados de las páginas webs de los fabricantes, vosotros mismos podéis entrar en sus páginas y comprobarlo, así como ver otras de las bebidas de estos fabricantes. En las páginas aparecen los datos por 100ml, pero en esta tabla he querido recogerlos por 330ml, es decir, el volumen de las latas que se comercializan.

Aparte de la tabla, como una imagen vale más que mil palabras, aquí tenéis una imagen donde podéis ver de forma gráfica la cantidad de azúcar que lleva cada lata de refresco. Cada terrón de azúcar pesa 4g, así podéis comprobar qué volumen de cada lata corresponde al azúcar.

Antes de continuar, quiero aclarar que he incluido en este análisis el Aquarius porque la empresa que lo fabrica ha pasado a considerarlo como un refresco, y lo publicitan como tal, aunque en verdad es una bebida para la rehidratación en deportistas y así lo considero yo. Por tanto, no olvidéis el fin de esta bebida y tomadla sólo como bebida rehidratante después de hacer ejercicio físico.

Pero no nos vayamos del tema. Como podéis ver, todas las bebidas azucaradas tienen una alta cantidad de azúcar, y por tanto de calorías, a excepción de las versiones light y sin azúcar, donde está sustituida por edulcorante.

Una simple lata de Seven Up, Pepsi o Coca-Cola nos aportan prácticamente las mismas calorías que un desayuno, o que una merienda, con la diferencia que estas bebidas lo único que nos aportan es azúcar, es decir, calorías vacías.

¿Qué repercusiones puede tener el consumo habitual de refrescos para nuestra salud?

Pues bien, una vez hemos visto la cantidad de azúcar que contienen los refrescos, así como la energía que aportan, hay que recordar los problemas de salud que nos puede conllevar el consumo de estos productos.

Para empezar, se ha visto que el riesgo de padecer obesidad aumenta en personas que toman refrescos de forma habitual. Es lógico, viendo las cantidades de azúcar que nos aportan, entender esta relación. Hay que tener en cuenta que este azúcar se encuentra en forma libre, es decir, son hidratos de carbono simples. Esto quiere decir que están formados por moléculas muy sencillas que son muy fácilmente digeridas, lo que nos da una energía instantánea (gran cantidad de energía) que si no se quema se almacena rápidamente en forma de grasa en nuestro organismo, para su posterior utilización. Respecto a esto, me gustaría comentar que actualmente hay muchos estudios que en los que se demuestra que las bebidas azucaradas no aumentan el riesgo de padecer obesidad. La pregunta es ¿quién financia esos estudios? Sobre este tema os recomiendo esta entrada del dietista-nutricionista Julio Basulto para Ser Consumidor.

Otra de las razones por las que se ha visto que el consumo de estas bebidas aumenta el riesgo de padecer obesidad es de la que se habla en este estudio en el que se concluye que “los adultos y los niños que toman bebidas azucaradas tienen más probabilidad de picotear y consumir más calorías a partir de aperitivos que los que no toman bebidas azucaradas”.

Siguiendo con el tema de la obesidad, al hecho de la gran cantidad de azúcar que nos aportan estas bebidas hay que sumarle que no nos aportan fibra, otra de las razones de que su absorción sea tan rápida, provocando además altos picos de glucosa en sangre, lo que puede llevar a hiperglucemia y a un aumento del riesgo de padecer diabetes mellitus tipo 2, como podemos comprobar en este estudio que corrobora la asociación entre la incidencia de incremento de Diabetes tipo 2 y el alto consumo de bebidas azucaradas en adultos europeos.

Además de los estudios que hablan del aumento de riesgo de padecer obesidad y diabetes tipo 2 en personas que consumen bebidas azucaradas, en 2012 se llevó a cabo un estudio en el que se observó que el consumo de bebidas azucaradas se asocia con un mayor riesgo de enfermedades del corazón y algunos cambios adversos en los lípidos, factores inflamatorios y leptina. De este estudio también os habla el dietista-nutricionista y biólogo Juan Revenga en esta entrada de su blog.

Para finalizar, de forma más específica, hay que destacar los refrescos de cola, que son ricos en ácido fosfórico (E-338). Este compuesto hace que el calcio que se ingiere precipite, reduciendo así su absorción, por lo que provoca desmineralización de los huesos y de los dientes.

En resumen

Debemos consumir agua durante las comidas y repartida a lo largo del día, ya que esta es la opción más saludable, pues nos hidrata sin aportarnos energía, azúcares o cualquier otro compuesto perjudicial.

Las bebidas azucaradas deberían consumirse de forma ocasional y en muy pequeñas cantidades, sin que formen parte de nuestra dieta habitual, y siendo preferible consumir sus versiones sin azúcar o light, ya que no nos aportan calorías ni azúcares. No obstante, hay que tener en cuenta que las bebidas light contienen edulcorantes, que aunque los estudios llevados a cabo hasta ahora dicen que no son perjudiciales, no son concluyentes, hay que seguir investigando al respecto. Pero sin duda, si en alguna ocasión tienes que elegir entre una bebida azucarada o su versión light, elige siempre el refresco light.

Otras opciones mucho más saludables son por ejemplo el agua con gas y limón, el té helado con limón o la cerveza sin alcohol.

Y tú, ¿qué tomas para beber? ¿Conoces alguna otra opción saludable?

¡Hasta pronto!

Guardar

En el mes de la diabetes (noviembre) creemos que es importante entrar en conciencia sobre la cantidad de azúcar innecesaria que a veces, por ignorancia o por costumbre, consumimos de forma cotidiana.

Es un hecho: en Venezuela no todas las bebidas especifican la cantidad y el porcentaje que representa el azúcar añadida en cada una de ellas, por lo que puede ser un problema a la hora de las compras y al final, el consumo excesivo de los mismos podría ser más perjudicial que beneficioso para la salud.

Muchos creemos que darle a nuestros hijos una rica chica o un «juguito» de cartón, es súper natural y sus beneficios son mejores. La verdad es que no siempre es así.

Para que no queden dudas compartimos un aproximado de la cantidad de azúcar que se presenta en cada refresco, jugos y malteadas que consigues en casi todos los abastos, mercados, tiendas y kioskos:

Refresco de «colita»

Cuando escuchamos ese nombre, sabemos exactamente de qué se trata. No existen marcas que se le asemejen, aunque sí hay productos que le hacen la competencia. Podríamos atrevernos a decir que no importa cuál vayas a consumir, ya que es una de las bebidas con más azúcar que conseguimos en el radar.

Según William Dufty:
El cerebro es el órgano más sensible del cuerpo. La diferencia entre sentirse animado o decaído, consciente o insano, calmo o irritado, inspirado o deprimido depende en gran medida de lo que llevamos a la boca.
Para la máxima eficacia de todo el cuerpo, del cual el cerebro es meramente una parte, la cantidad de glucosa sanguínea debe estar en equilibrio con la cantidad de oxígeno sanguíneo.

Aunque el cuerpo necesite azúcar, un desequilibrio del mismo supone consecuencias inmediatas (no evidentes) y a largo plazo (enfermedades) en nuestro cuerpo, el que, fue contaminado con estos productos si abusamos mucho de ellos.

La malta

Consumida por todos los venezolanos, la malta casi representa un símbolo patriótico. Esta bebida tipo gaseosa, es un recuerdo fiel de las cantinas en los colegios y uno que otro encuentro familiar. No pasa desapercibida y aunque tengamos un profundo deseo por que pase por nuestro torrente sanguíneo, esta bebida de malta carbonatada también entra en la lista de exceso de azúcar. Lo cierto es que, además del endulzante, se prepara con cebada, lúpulo y agua, tal como lo es la cerveza, por lo que no queda duda del por qué de nuestra obsesión con esta bebida.

La cuestión está en tener mucho cuidado al consumirla como si fuera un café por la mañana. Hay que pensar por un momento: ¿cuántas cucharaditas se le agregan al café? seguro que no más de tres (y ya es un exceso). Ahora, sugerimos hacer el ejercicio e imaginar que en 355 ml (lata) o 250 ml (botella) de bebida se colocaran entre 10 o 12 cucharaditas de azúcar aproximadamente. ¿Es una locura, cierto?

La clásica cola

El segundo puesto se lo lleva la «cola de jarabe». Todos sabemos de qué se trata, hemos caído en su adicción o simplemente reconocemos su sabor. Vienen en distintas presentaciones (marcas) pero el azúcar sigue siendo la misma. La cantidad podría variar de producto en producto, pero el exceso de azúcar sigue ahí y lo que sucede en nuestro cuerpo al consumirlo es igual de alarmante. Los doctores E.M Abrahamson y A.W Pezet (en Body, Mind and Sugar) explican lo que sucede en nuestro organismo cuando consumimos azúcar refinada y de forma desequilibrada:

Cuando tomamos azúcar refinada (sacarosa), se convierte rápidamente en glucosa, por lo que escapa en gran medida al proceso químico en nuestro cuerpo. La sacarosa pasa directamente a los intestinos, donde se convierte en glucosa predigerida. Esa a su vez es absorbida por la sangre, donde el nivel de glucosa ha sido ya establecido en un equilibrio preciso con el oxígeno. De esta forma el nivel de glucosa de la sangre aumenta de forma drástica. Se destruye el equilibrio y el cuerpo está en crisis.

Bebida con base de chocolate

Estos son los típicos «cuarticos» que no mencionan la cantidad de azúcar que tienen. Los productos más comunes pueden ser las bebidas achocolatadas, chichas, jugos, entre otros, que se consumen desde muy temprana edad de forma muy inocente. La verdad es que tienen suficiente azúcar para que sean descartadas de la cotidianidad de nuestras vidas. Mejor será imaginarlas como lo que son: bebidas tipo postre, con mucha azúcar.

Según Rosina Albano, en Salud y Vida Natural, el azúcar que consumimos a partir de su refinación supone un trágico proceso en nuestro cuerpo, que de otra forma no nos proporciona energía (lo que de verdad deberían hacer los azúcares) ella cuenta que:

El azúcar que nos da la naturaleza no es pura. Viene acompañada de complejas combinaciones de enzimas, vitaminas y minerales, que permiten que el azúcar pueda ser asimilado y quemado fácilmente en el organismo y así darnos energía. Todo esto se pierde cuando se refina el azúcar (de lo cual queda la sacarosa). Entonces, el organismo se ve obligado a ceder reservas propias de vitaminas (en particular tiamina), enzimas y minerales, para asimilar la sacarosa o azúcar blanco; con la consiguiente alteración del metabolismo y funciones normales de los órganos.

Es en ese sentido, pues, que el azúcar blanco no solo no proporciona nutrición alguna, sino que según esta afirmación, le roba nutrientes al cuerpo para que pueda ser asimilada.

«Té» en botella

Creemos que son sanos porque vienen del té, sin embargo, contienen muchísimos más ingredientes de lo que imaginamos, unos de ellos es la azúcar. Para que el sabor astringente del té (como lo conocemos en sus presentaciones de bolsita) pueda ser retirado y sea muy agradable, el uso del azúcar es primordial. Es por ello que, aunque sabemos que el té puede ser una fuente importante de cafeína para mantenernos activos de forma natural, debemos pensar si es necesario consumir todos los días o en grandes cantidades estas bebidas.

Jugos de «lonchera»

Los conocemos por ser muy prácticos a la hora de un refrigerio o hacer la lonchera de los más pequeños. Lo cierto es que, ¿quién no recuerda su niñez tomando un jugo de estos a la hora del recreo? Estamos tan acostumbrados a tomar estos productos como si fuera papelón con limón, cuando en verdad nada tienen de papelón, si acaso una fuente remota. Según Rosina Albina, el azúcar refinada no solo puede provocar que el sistema use sus reservas sino que el producto en sí, supone un proceso de refinado que dista de lo natural:

Por si fuera poco, el blanqueo y pulitura del azúcar blanco requiere de algunas sustancias químicas como el ácido fosfórico (usado en la industria como corrosivo), de efectos perjudiciales para la salud.

La seven..

Esta bebida gaseosa con sabor a limón y preferida por muchos, nada tienen de «verde» aunque en todo su esplendor esté presente este color y por el contrario, es una bebida que entra en la lista de los más buscados en cuanto a exceso de azúcar. No solo por la cantidad de este ingrediente, sino también lo que supone el refresco, en todas sus presentaciones. Si supiéramos a lo que exponemos nuestro cuerpo al consumirlo, lo más probable es que no lo hiciéramos de nuevo o al menos muy poco. La doctora Gloria Gilbert, de True Activist expone de forma detallada lo que sucede en nuestro organismo al consumir gaseosas azucaradas:

Después de 20 minutos se produce un aumento de los niveles de insulina en el torrente sanguíneo. El hígado transforma todo el azúcar en grasa. A la hora, la ingestión de la cafeína ya se ha completado. Las pupilas se dilatan. La presión arterial aumenta, ya que el hígado libera más azúcar a la corriente sanguínea. Los receptores de adenosina se bloquean, impidiendo así la somnolencia. El cuerpo incrementa la producción de dopamina, una hormona que estimula el centro de placer del cerebro y que tiene el mismo principio de funcionamiento que la heroína.

Bebidas energéticas

Las bebidas energéticas más comunes contienen principalmente agua, azúcar y cafeína. Tienen un efecto revitalizador que nos ayudan al aumento de nuestras habilidades físicas y mentales, funcionan muy bien para momentos donde el cuerpo necesita más exigencia energética del que está acostumbrado, por ello no es una bebida que ayude a quitar la sed. No solo hay que tener cuidado al ingerirla por las cantidades de azúcar que tiene, sino por el elevado contenido de cafeína, que corresponden casi a una 80 mg de café por cada 250 ml de una bebida de estas.

Bebidas isotónicas

Por último pero no menos importante, están las bebidas isotónicas, conocidas por ayudar a hidratar mientras se hace ejercicio y la verdad es que es una de las que menos azúcar contienen. De todas formas, la colocamos en la lista para que tengas en cuenta la cantidad de azúcar que aportan. Aportan las sustancias que perdemos durante una actividad física. Por ello es importante recuerdes que se deben tomar cuando realmente las necesites, lejos de consumirlas en tu día a día.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *