Donde comprar rueda de repuesto tipo galleta

Contenidos

Rueda de repuesto tipo “galleta”: ¿Un timo?

Me acabo de comprar un Nissan 350 Z de segunda mano. He pagado 20.000 € por él y estoy emocionado, creo que es la compra de mi vida. Me encanta: corre, frena bien, tiene buena estabilidad y es divertido de conducir. Pero un día, de viaje de fin de semana, pinché, y todo se fue a la mierda, con perdón. Con la rueda de galleta ni puedo correr, ni frena bien, ni tiene buena estabilidad, ni es divertido de conducir; es más, yo diría que es hasta peligroso. Creo que es un timo, ¿no estáis de acuerdo?

Federico ( Alicante )

Quizás decir que es un timo sea excesivo. Tú mismo dices que estás encantado con el coche. El argumento de las marcas es que las ruedas de tipo galleta ahorran peso y espacio y que hoy en día se pincha muy poco. Ambas cosas son ciertas, pero si te pasa a ti, las estadísticas no cuentan.
No obstante déjame que te haga cinco categorías:

  1. Los coches que llevan rueda de repuesto de verdad. ¡Chapeau! Los diseñadores han encontrado el espacio y el fabricante ha decidido poner rueda de verdad. Nuestros favoritos en este ranking.
  2. Los que tienen espacio para una rueda «de verdad» y llevan una de galleta. En este caso, nos cuenten lo que nos cuenten, el fabricante ha tratado de ahorrar dinero. Si hay sitio para una rueda de verdad, ¡pon una rueda como Dios manda!
  3. Los que llevan rueda de galleta, pero tienen el espacio justo. Si se trata de un coupé o algo así, tiene más sentido. Pero en coches convencionales es la forma de tener más maletero o más capacidad de depósito de gasolina. Porque una cosa es cierta: las ruedas de los coches cada vez son más grandes y ocupan más.
  4. Los que no llevan rueda de respuesto, pero sí neumáticos antipinchazo. Problema: estos neumáticos pesan más, cuestan más y no te los arreglan en cualquier sitio. Y si pinchas, puedes seguir rodando, pero despacito y por unos cientos de kilómetros.
  5. Los que no llevan rueda de repuesto, pura y simplemente. Y no te creas que es cosa de coupés de estilizada línea, en esta categoría encuentras todo tipo de coches, desde berlinas a monovolúmenes (por ejemplo, el C4 Picasso). Llevan kit de reparación de pinchazos, pero como ruedes unos cientos de metros con la rueda pinchada y dañes el neumático, sólo queda una solución: llamar a la grúa.

Tu coche pertenece al tercer grupo, así que, como ves, podría ser peor. Solución de Perogrullo: Procura no pinchar. ¡Es broma!

¿Cuáles son las alternativas a la rueda de repuesto convencional?

¿Sabías que, como media, se produce un pinchazo cada 75.000 kilómetros? Es cierto que en la actualidad los pinchazos ya no son tan comunes como antes ya que los neumáticos son mucho más resistentes pero es un riesgo que sigue latente para todos los conductores, por lo que es mejor estar preparados para enfrentar ese imprevisto, en cuyo caso, la rueda de repuesto se convertirá en nuestra mejor aliada.

De hecho, la ley indica que los coches deben llevar una rueda de repuesto o una de uso temporal, así como las herramientas necesarias para poder cambiarla si se produce un pinchazo. Obviamente, no vale cualquier rueda, debe estar en perfectas condiciones para circular, lo cual significa que no puede estar defectuosa ni pinchada.

Sin embargo, en los últimos tiempos los fabricantes están apostando cada vez más por incluir en los coches las ruedas de emergencia, dejando de lado las ruedas de repuesto tradicionales. La razón es muy sencilla: estas son más ligeras y ocupan menos espacio, por lo que el peso del vehículo es menor y se logra una mayor eficiencia. De hecho, no debemos olvidar que una rueda de repuesto completa puede pesar unos 20 kilos.

¿Qué opciones existen para sustituir las ruedas de repuesto?

– Ruedas galleta. Estas ruedas son más pequeñas y ligeras que las ruedas de repuesto tradicionales, lo cual significa que no se corresponden con las medidas que monta el coche. Por otra parte, como no están concebidas para un uso normal sino tan solo para resolver una situación de emergencia y desplazarse hasta el taller más cercano, cuentan con menos capas o mallas, por lo que son menos resistentes y no se puede circular con ellas a más de 80 km/h. De hecho, si superas esta velocidad es probable que el neumático se sobrecaliente y aumente el riesgo de sufrir un reventón. También es importante que conduzcas con extremo cuidado ya que esta rueda no está preparada para soportar grandes baches. Y debes tener en cuenta que no se recomienda montarlas en caso de lluvia o nieve.

– Neumáticos run flat. Al igual que la rueda galleta, estos neumáticos solo permiten conducir a una velocidad máxima de 80 km/h, pero tienen la ventaja de que no es necesario utilizar el gato en caso de pinchazo. Básicamente, se trata de un neumático reforzado que, en dependencia del fabricante, puede seguir rodando hasta 150 kilómetros. Gracias a sus flancos reforzados la llanta no se apoya directamente sobre el pavimento, como ocurriría si un neumático normal se pinchase.

Además, estas ruedas cuentan con un soporte interior más resistente, un anillo de sujeción para que el neumático no se desprenda de la llanta y un material de refuerzo capaz de soportar las altas temperaturas que genera la fricción de la goma. Si tienes montados estos neumáticos en tu coche y sufres un pinchazo, solo tendrás que reducir la velocidad y dirigirte al taller más cercano. Sin embargo, las características de estos neumáticos hacen que la conducción sea más firme, aumenten las vibraciones, se produzca más ruido y brinden menos apoyo ya que son menos flexibles.

¡Cuidado con los kit reparapinchazos!

Estos kit, que la ley también contempla como una alternativa a la rueda de repuesto, son cada vez más comunes ya que permiten ahorrar mucho espacio, de manera que se puede disponer de un maletero más grande, además de reducir el peso y mejorar la eficiencia del vehículo.

Generalmente contienen una espuma, que se debe introducir en el neumático en caso de pinchazo. Sin embargo, esta solución tiene varios inconvenientes, el primero es que solo sirve para reparar pinchazos pequeños, ante un pinchazo grande tendrás que esperar la asistencia en la carretera. Otra desventaja es que tendrás que parar cada pocos minutos para comprobar que el neumático no haya perdido presión. Aunque el principal problema es que esa espuma suele tener una fórmula muy agresiva que puede dejar completamente inservible el neumático, obligándote a comprar otro para sustituirlo o incluso los dos.

En cualquier caso, contar con unos neumáticos de calidad siempre minimizara posibles accidentes, puedes consultar en nuestra tienda toda nuestra oferta de neumáticos.

VÍDEO | Cómo usar el kit antipinchazos del coche

7 fotos

Ampliar

Rubén Fidalgo 11 de abril, 2019

  • 2

En la actualidad, la mayoría de los coches carecen de rueda de repuesto y en su lugar llevamos un kit reparador de pinchazos. Vamos a ver cómo tenemos que hacer para seguir nuestro viaje si pinchamos y tenemos que hacer uso de este kit.

Para reducir el peso y ahorrar espacio y dinero, la mayoría de los fabricantes ya no equipan a sus coches con la tradicional rueda de repuesto, ni siquiera de las de emergencia. En la actualidad cada vez más coches llevan un kit antipinchazos para salir del paso en caso de quedarnos sin aire en una rueda.

La verdad es que, estadísticamente, la probabilidad de pinchar es muy remota y no merece la pena cargar con la rueda, el gato y las herramientas en el maletero, además de que tampoco es muy seguro ponerse a cambiar una rueda en el arcén. Sin embargo, estos kits sólo nos sacan del apuro si es un pinchazo leve, pero si el agujero es grande o si el problema es que hemos cortado el neumático en uno de los abundantes baches de nuestras carreteras, no podremos hacer nada más que llamar a la grúa.

Para saber cómo usar estos kits de reparación de pinchazos hemos hecho este vídeo y este reportaje. Lo primero que debemos hacer es consultar en el manual de usuario de nuestro coche dónde está el kit, normalmente en el hueco donde solía ir al rueda de repuesto o en un cofre en el lateral del maletero. También nos darán algunas indicaciones de seguridad que siempre conviene tener en cuenta.

Qué encontramos en el kit antipinchazos

7 fotos El kit está compuesto por una resina especial selladora, un compresor y, en algunos casos, una llave para desmontar obuses.

Ampliar

El kit de reparación de pinchazos que traen los coches se compone de varios elementos:

  • Un compresor de aire eléctrico para hinchar el neumático
  • Un bote con una resina especial que sella la fuga de aire
  • Un útil para retirar la válvula del neumático
  • Una cánula para introducir la resina en el neumático

Es importante que revisemos antes de cada viaje que tenemos todos estos elementos y que su estado es correcto. No sirve de nada echar el líquido en la rueda pinchada si luego el compresor no funciona o si nos falta algún útil.

Cómo usar el kit antipinchazos

7 fotos En este caso el bote de resina se conecta al neumático y la boquilla libre al compresor, que es el que intruduce el sellante en el neumático.

Ampliar

En cuanto el sistema TPMS nos alerte de que una rueda ha perdido presión debemos parar y comprobarla. Si rodamos con la rueda baja de aire lo más seguro es que el orificio se haga más grande debido a la mayor deformación que sufre un neumático con la presión baja, lo cual aumenta el riesgo de que el kit no funcione correctamente.

Una vez detenidos en una zona segura y tras comprobar que en efecto tenemos la rueda pinchada, procederemos siguiendo las instrucciones del sistema. Mi consejo es que lo primero que hagas (después de haber señalizado el vehículo y puesto el chaleco) sea sacar el compresor, conectarlo a la toma de corriente del coche y comprobar que funciona. Si no funciona, no sigas.

Con el coche detenido en una zona segura, el chaleco puesto y todo señalizado, empezamos el proceso, que puede ser de dos maneras. La primera:

  • Retiramos el tapón de la válvula como cuando vamos a mirar la presión
  • Con el útil del kit retiramos el obús de la válvula con cuidado de no perderlo, porque nos va a hacer falta después
  • Colocamos la cánula del liquido antipinchazos en la válvula
  • Vaciamos el líquido antipinchazos en la rueda
  • Ponemos de nuevo el obús en la válvula
  • Conectamos el compresor a la válvula y, antes de encender el compresor, encendemos el motor del coche para no quedarnos sin batería
  • Retiramos el compresor y recogemos todo
  • Rodamos unos kilómetros con precaución para que el producto se esparza bien por toda la rueda
  • Paramos para volver a comprobar la presión

El segundo tipo de kits antipinchazos en lugar de tener que quitar el obús de la válvula para que el líquido sellante entre bien, éste es impulsado por el compresor y debemos hacer como en el vídeo que os ponemos a continuación de la siguiente manera:

  • Retiramos el tapón de la válvula del neumático
  • Conectamos la boquilla del bote de la resina al compresor del kit antipinchazos
  • Conectamos la boquilla del compresor a la válvula del neumático
  • Encendemos el coche
  • Encendemos el compresor e inflamos el neumático
  • Retiramos el compresor y recogemos el kit
  • Ponemos el adhesivo que nos advierte del límite de velocidad en un lugar visible para el conductor
  • Circulamos con precaución

Para que sea más fácil de entender aquí te dejamos este vídeo práctico.

Y después de reparar el pinchazo… ¡PRECAUCIÓN!

7 fotos Después de reparar el neumático se debe circular con precaución y el neumático queda inutilizable.

Ampliar

Como ves en el vídeo, reparar el neumático es muy sencillo y se hace sin mancharnos las manos y de forma más segura que cambiar una rueda. Sin embargo, la resina que sella las fugas de aire estropea la válvula y también obliga a tener que cambiar el neumático. No se trata de una reparación eterna, es sólo para salir del paso.

Para empezar, no debemos superar los 80 km/h una vez reparado el pinchazo, para recordárnoslo, el kit lleva esta pegatina que deberemos poner en un lugar visible como recordatorio.

Además, lo conveniente es cambiar el neumático en cuanto tengamos oportunidad. Como ves no es la mejor solución, aunque sí la más cómoda para muchos usuarios y, sobre todo, para los fabricantes.

¿Rueda de repuesto o Kit antipinchazos?Kit antipinchazos, no es oro todo lo que reluce

Desde hace unos años, el kit antipinchazos es cada vez más común en los vehículos. Una de sus mayores ventajas es el poco espacio que ocupa, lo que permite tener maleteros de mayor capacidad. Ahorramos también el peso de la rueda de repuesto, lo que se traduce en un menor consumo del vehículo (siempre y cuando no lo llenemos de cosas innecesarias, porque a veces el maletero parece una prolongación del trastero).

Desde mi punto de vista, estos dos pros son mayores que las típicas contras que alguna vez he escuchado. Quizás también es que desde siempre era la única forma de arreglar un pinchazo inoportuno en la moto, que no destacan precisamente por su capacidad de carga. Sí, ya sé que el kit no sirve si en vez de pinchar rajamos la rueda pero, como se suele decir, también podemos pinchar dos veces y con una rueda de repuesto tampoco solucionaríamos nada por lo que al final, es como jugar a la lotería.

La sorpresa vino hace unos meses cuando me tocó renovar el kit antipinchazos. En mi caso caducan a los cuatro años, pero ojo, a los cuatro años de su fabricación, no a los cuatro años de edad del vehículo. No es lo mismo. Encargué uno en el concesionario y esperé a que llegase, dando prácticamente el asunto por zanjado… hasta que tuve que pagar…

Y entonces fue cuando me llevé la sorpresa. Un kit antipinchazos original cuesta la friolera de casi 50 euros y mi cerebro monetario calculador se puso en marcha. ¿Por cuánto me puede salir un mísero pinchazo si utilizo el kit? Pues por mucho más de lo que pensaba. Aunque hoy día podemos encontrar soluciones mucho más económicas como este Kit Antipinchazos de Amazon.

Pongámonos en situación: circulas con tu coche y pinchas. Te detienes en una zona segura, chaleco, te bajas del coche, triángulos de señalización y te pones a repararlo. Localizas el clavo o lo que sea, lo sacas con los alicates, introduces el producto, hinchas con el compresor y reanudas la marcha. Un poco más adelante, en una gasolinera o área de descanso, vuelves a parar y compruebas la presión y que todo está en orden.

Al final del día o al día siguiente, acudes al taller a reparar el neumático correctamente. Allí, lo desmontarán y limpiarán por dentro. Sellarán el agujero y lo volverán a montar. Dependiendo del taller el precio podrá oscilar entre 12 y 30 euros ya que la limpieza lleva su tiempo. Aprovecho para recordaros que no se estropea el neumático con el producto, como se dice por ahí. Que no os digan cuentos chinos.

Como nos hemos quedado sin kit, tendremos que encargar otro. Este sumado a la reparación hará que el pinchazo nos salga por unos 65 u 80 euros, en algunos casos lo mismo que cuesta el neumático. Asusta, ¿eh?

¿Solución? Llamar a la grúa cuando pinchemos y que nos lleven el coche a un taller a reparar la rueda. Nos lo harán por el precio más barato, unos 10 – 12 euros porque no hay que desmontar el neumático para limpiarlo y no tendremos que comprar otro kit. Habrá que valorar si la pérdida de tiempo merece la pena en comparación con la pérdida de dinero. Habrá momentos en los que sí, y habrá momentos que no pero por lo menos, que seamos conscientes de lo que afectará a nuestra cartera.

Kit antipinchazo: qué son y por qué preferimos una rueda de repuesto

Desde hace unos años, las ruedas de repuesto de los coches se han convertido en una especie en peligro de extinción. Hace unos años todos los coches equipaban de serie una rueda de repuesto a tamaño completo, si era un 4×4 la montaban en el portón del maletero y si era un turismo generalmente la podías encontrar bajo el maletero o bajo el coche, en la zaga. Desde hace años, cada vez más vehículos han reemplazan la rueda de repuesto completa por una rueda de tipo «galleta», y en muchos casos, por un kit antipinchazos. Te explicamos qué es el kit antipinchazo, y por qué preferimos una rueda de repuesto.

Las ruedas de repuesto tipo «galleta» son más estrechas que un neumático normal, y no permiten al conductor superar los 80 km/h. Suponen una reducción drástica en agarre y seguridad con respecto a un neumático convencional. En estos momentos tenemos en las calles SUV que montan neumáticos de más de 285 mm de sección sobre llantas de 20 o incluso más pulgadas. Reemplazar una rueda pinchada por una galleta de 155 mm de ancho y 16 pulgadas va a alterar la dinámica del coche necesariamente. Pero en muchas ocasiones, serán lo único que nos permita continuar con una mínima garantía nuestro viaje.

¿Por qué son tan populares los kit antipinchazo?

En primer lugar, a causa de los costes. Una llanta más y un neumático adicional a tamaño 1:1 es bastante más caro que una rueda de galleta. Es un argumento relativamente flaco, ya que algunos fabricantes, por precios que nunca superan los 200€ ofrecen una rueda de repuesto completa, pero ya es una opción sobre el precio de compra y más dinero a desembolsar por el cliente. Otro de los motivos es el espacio. Un cliente demanda más maletero en su coche, y una rueda de repuesto grande roba espacio que podría estar destinado a la carga.

En muchos coches las ruedas de repuesto son elementos opcionales. En algunos ni siquiera existen como extra, reemplazándolos por un kit antipinchazo.

Comparando los maleteros de dos coches, vamos siempre al más grande, y francamente, para el marketing es mucho más sustancioso un maletero más grande que una rueda de repuesto de mayor o menor tamaño. La rueda de repuesto es aquí una víctima colateral. Con el tiempo nos hemos ido acostumbrando a estas ruedas de menor tamaño, y aunque sean en cierto modo un incordio, las «galletas» permiten proseguir el viaje y llegar de manera cómoda a nuestro destino, donde nos haremos con un nuevo neumático.

Por mucho que critiquemos su límite de velocidad, o el hecho de que no es recomendable rodar más de 200 km con una rueda de galleta montada, siempre serán mejores que los kit antipinchazo. Los kit antipinchazo cada vez están más presentes en todo tipo de coches, desde utilitarios diésel hasta todocaminos de más de 100.000€ de precio. Suelen estar compuestos por un pequeño compresor de aire y una espuma que debemos introducir en el neumático pinchado.

Los kit antipinchazo son muy baratos y ocupan poco sitio, que puede ser usado para carga, baterías u otros elementos.

Ocupan mucho menos espacio que una rueda de repuesto de galleta, caben en uno de los paneles laterales del maletero y para el fabricante son muy baratos. La principal ventaja para el comprador es clara, mayor espacio de almacenamiento. En algunos vehículos es una solución necesaria, pues algunos montan bajo el piso del maletero el subwoofer del equipo de audio (el caso de los que llevan equipos Bose), la batería o en el caso de algunos híbridos, un gran rack de baterías.

¿Cuáles son los inconvenientes de los kit antipinchazo?

Sin embargo, los kit antipinchazo tienen bastantes inconvenientes. El primero es el tiempo que se tarda en “reparar” un pinchazo: si es la primera vez que lo usamos puede ser un gran incordio y consumirnos un buen cuarto de hora, que pasaremos en el arcén de la carretera, un lugar no demasiado seguro. En segundo lugar, sólamente sirve para reparar pinchazos de poca importancia, ante un reventón un kit antipinchazo no puede hacer nada. Tendremos que llamar a la asistencia en carretera del seguro.

Muchos conductores no saben cambiar la rueda de repuesto. Pero muchos más no saben usar los kit antipinchazo, y acaban llamando a la asistencia en carretera.

En tercer lugar, es necesario comprobar cada poco tiempo que no hemos perdido presión en el neumático después de repararlo, parando cada pocos minutos y circulando con cuidado. En último lugar, la espuma o el líquido reparador tiene una fórmula agresiva que puede dejar el neumático inservible, siendo imposible de reparar en un taller. En dicho caso, tendremos que comprar un neumático nuevo – o dos, para tener el mismo dibujo en el eje – y además una recarga del kit antipinchazos.

Si tenemos un pinchazo en un coche que sólo tiene uno de estos kit puede salir más a cuenta llamar a la asistencia en carretera, es el mal menor. En cuanto a mi opinión personal, cada vez valoro más los coches que aún montan una rueda de repuesto a tamaño completo. Si tengo un pinchazo o un reventón, puedo yo mismo cambiar la rueda en menos de cinco minutos, y continuar mi viaje como si nada hubiese pasado, con todas las garantías y la confianza en la seguridad de mis neumáticos.

Si tenemos un reventón o un pinchazo serio, el kit antipinchazo no nos solucionará el problema.

¿Cómo reparar un pinchazo con spray?

Anteriormente os hemos explicado como arreglar un pinchazo con los conocidos kit reparapinchazos, de los que también os contamos las “contrapartidas que tienen. En esta ocasión os traemos una opción que nos permitirá arreglar rápidamente un pinchazo sin tener en cuenta si nuestra rueda es con cámara de aire o si por el contrario es tubeless no es otro que el spray antipinchazos. Este sistema es muy rápido y fácil de utilizar ya que no hay que desmontar la rueda y tampoco localizar el pinchazo (a no ser que haya algo clavado, por lo que en ese caso habrá que quitarlo), por lo que nos ahorrará quebraderos de cabeza en comparación con otro kit.

Cuando suframos un pinchazo debemos proceder de la siguiente manera. Basta con conectar el spray con la rueda a través de la válvula de inflado y a continuación, apretar el pulsador hasta que toda la carga del bote se haya introducido en la parte interna del neumático. El segundo y último paso es el de volver a inflar el neumático para que la presión sea la correcta.

Una vez completados estos pasos, nuestra moto estará lista para continuar la marcha, aunque no todo son ventajas en este sistema. La parte negativa es que es una reparación temporal para salir del paso y debemos circular a baja velocidad tras la realizarla. Además, una vez rellenemos el neumático con el spray habrá que cambiarlo a la mayor brevedad posible. En el caso de que nuestra moto equipe cámaras de aire con cambiar la cámara será suficiente.

Además, hay que tener claro que este método solo sirve para pequeños pinchazos y no será efectivo si el agujero es demasiado grande o si se hace una raja de gran tamaño. Aun así, lo mejor que podemos hacer es seguir al pie de la letra las instrucciones del fabricante del producto.

12 claves del kit antipinchazos

¿Tiene tu coche un kit antipinchazos en vez de una rueda de repuesto? ¿No sabes exáctamente cómo funciona? Lee estos consejos para saber qué hacer cuando pinches.

Si tu coche tiene kit antipinchazos, llamar a la grúa es una buena alternativa. Si te atreves a reparar el neumático sigue estos consejos.

Las medidas de rueda cada vez más grandes y la necesidades de espacio en el maletero han hecho que sea completamente normal que muchos coches de altas ventas vengan sin rueda de repuesto, ni siquiera una de emergencia fina, en su lugar montan un kit antipinchazos. Estos sistemas son de reducido tamaño y bien usados –y con un poco de suerte- permiten que una rueda pinchada pueda volver a ser funcional para seguir la marcha hasta un taller de neumáticos. El problema es que muy poca gente sabe exactamente cómo funcionan, como se utilizan y en que casos no funcionan.

Claves del kit antipinchazos

  1. Los kits se basan en un producto que al introducirse dentro del neumático sellan el pinchazo y en algunos casos hinchan la rueda.
  2. Sólo funcionan si el pinchazo es por un clavo, tornillo o cualquier objeto puntiagudo que haya creado un pequeño agujero. No funcionarán si el neumático ha sufrido una raja. Tampoco funcionará si el pinchazo es en el perfil.
  3. La espuma caduca a los 3 o 4 años, si tienes un kit en tu coche revisa la caducidad de vez en cuando.
  4. La seguridad es lo primero. A la hora de utilizar el kit para en una zona segura, deja el freno de mano echado y una marcha engranada, señaliza la posición del vehículo y ponte un chaleco reflectante.
  5. Como no hay que cambiar la rueda, no haría falta un gato, pero usarlo ayuda a la rueda sin aire a no estar aplastada y la espuma cubrirá antes el interior del neumático.
  6. Antes de empezar a echar la espuma hay que buscar en el kit la llave que quita la parte interior de la válvula llamada obús. Busca bien en las instrucciones del kit para saber cómo quitarla.
  7. Ponte guantes. La espuma es un poco corrosiva y hay que utilizarla con precaución. Unos guantes te ayudarán a evitar el contacto con la piel.
  8. Una vez colocado el tubo del bote de espuma en la válvula, vacía el bote entero. No te dejes nada en el bote para asegurar que la espuma cubre el pinchazo y ayudar a aumentar la presión.
  9. Pon el bote bocabajo para que se vacíe entero. También ayuda tener la válvula en la parte inferior de la circunferencia de la rueda.
  10. Hay dos tipos de espuma antipinchazos, el que necesita además aire y el que es suficiente para hinchar el neumático. El primer tipo necesita tener un compresor de aire a mano. El segundo no suele hinchar del todo el neumático, así que hay que ir directo a una gasolinera para meter más presión.
  11. Si usas un compresor, hazlo con el motor encendido para no perjudicar la batería. Si el neumático no acaba de hincharse bien (presión superior a 2 bares) recorre unos metros de distancia con el coche para que la espuma se reparta mejor. A continuación vuelve a conectar el compresor para aumentar la presión.
  12. Si has tenido suerte y el kit antipinchazos ha funcionado, recuerda que ese neumático no está en las condiciones óptimas, está lleno de espuma y debes circular con precaución y a una velocidad máxima de 80 km/h hasta que puedas acercarte a un taller de neumáticos.

En los últimos tiempos, a las marcas de automóvil les ha dado por no instalar la eficaz rueda de repuesto. Cosas de consumo y espacio. En su lugar instalan kit reparapinchazos, pero ¿son fiables? AUTO BILD te da la respuesta. Eso sí, recuerda que si pinchas sin tener rueda de repuesto, no dejes que tu paciencia se desinfle. Toma aire y aprende primeros auxilios: así funciona un kit de reparación.

En los 80’, Michael Night decía eso de “Kitt, te necesito”, cuando llamaba a su coche fantástico para salir de cualquier apuro, aunque su Pontiac Trans AM parlante no pinchaba ni cuando le disparaban a los neumáticos. Lo malo es que ahora, si te quedas de pronto sin aire por ahí y no tienes rueda de repuesto normal o de galleta, puede ser el propio kit -el de reparación- el que te necesite a ti. Porque su uso requiere un cursillo intensivo de primeros auxilios que no se improvisa un sábado a las cuatro de la mañana en una carretera secundaria de la España más profunda. ¿Pero es efectivo? AUTO BILD ha probado distintos modelos y el resultado no ha sido precisamente para tirar cohetes.

Fugas de paciencia
El pinchazo siempre es inoportuno y peligroso. Cuando sufras uno, debes actuar con celeridad sin perder la calma. Busca un lugar seguro en el que detenerte con cuidado de no desllantar; ponte el chaleco reflectante; señaliza la zona con los triángulos homologados; conecta el warning (con las luces de posición si la vía está insuficientemente iluminada) y, con la bata de médico de urgencias abrochada, haz un rápido diagnóstico de la situación: ¿merece la pena meterle mano a la rueda con un kit especial, tal y como se muestra en el recuadro?

– Si la rueda afectada está demasiado expuesta al tráfico, llama a una grúa y no arriesgues tu integridad.

– Si es posible acceder a ella, trata de poner la de repuesto. Parece más engorroso, pero es más efectivo y seguro que cualquier aerosol antipinchazos.

– Por último, si tu coche no tiene quinta rueda o descubres que no está en buen estado, atrévete con un kit de reparación de espuma con o sin aire comprimido.

Sin la llanta, se ve cómo la espuma de este kit invade el interior del neumático

El aire es oro
El agujero puede estar en el flanco de la goma (más difícil de arreglar) o en la banda de rodadura. En ambos casos tienes que actuar de distinta manera:

– Si no hay nada de presión. Te costará más localizar la fuga y, si lo consigues, necesitarás inflar el neumático después de sellarla.

– Si queda algo de aire. Esto sucede cuando el agujero es pequeño o el objeto que lo ha provocado sigue allí haciendo de tapón. Aquí los kit son más efectivos y debería bastar con aplicar uno de espuma sin compresor de aire. Cuando el causante del pinchazo esté aún clavado (un tornillo, una piedra), puede extraerse y tapar el hueco con un parche con la rueda en el aire, para que el peso del coche no la vacíe del todo. A veces es mejor no tocar nada y rodar despacio hasta el taller para no quedarte totalmente a cero.

El último paso es cosa de los profesionales: podrán salvar el neumático con máquinas especiales siempre que la goma pinchada no se haya deteriorado mucho al rodar.

Más vale prevenir… que reparar
La rueda de repuesto lleva algunos años agonizando, desde que las firmas automovilísticas descubrieron que desterrarla ahorraba espacio en cada vehículo fabricado y, sobre todo, un buen puñado de euros. El primer paso para hacerlas desaparecer fue limitar su tamaño y su velocidad máxima (50, 80 o 100 km/h). El segundo, cobrarlas como extra y montar en su lugar los kit antipinchazos como los de esta prueba.

Sin embargo, los fabricantes de neumáticos no parecen muy convencidos con los kit y, lejos de comercializar este tipo de productos, prefieren que los pinchazos no comprometan la seguridad del conductor (con el Run Flat, por ejemplo, que permite rodar sin aire durante 100 km a 80 km/h) o, directamente, pasen a la historia para siempre.

El PAX System de 1996 permite rodar sin presión durante 200 km a 80 km/h.

Los no-neumáticos Airless no necesitan aire ni mantenimiento y se investiga su uso también en las motocicletas

Las gomas Tweel funcionan sin aire: no tienen flancos y se pueden recauchutar

Pinchazo
Con un tornillo se consigue un pinchazo real, pero… ¿fácil de reparar?

Paso a paso
Kit con compresor

Abre con cuidado el kit sin perder las piezas pequeñas

Quita la válvula con la herramienta de plástico

Abre el envase y monta el surtidor, sin tirar nada

Vierte el líquido, hincha con el compresor y pon el tapón

Resultado

En la cubeta, las burbujas delatan pérdidas de aire

Aerosol de espuma

Agita el bote. Quita la válvula si es necesario (según modelos) y vacía totalmente el aerosol. Tapa rápido la abertura y deja secar unos minutos

Antes de apoyar de nuevo la rueda en el suelo, gírala hasta que la fuga quede en la parte superior, para controlarla mejor; si al bajar el coche no pierde mucha espuma, empieza a rodar hasta el taller; si no, espera un poco y repite la operación

Resultado

Sin aire comprimido, es aún más difícil reparar una fuga

Conclusión

Si en tu maletero sólo hay un kit antipinchazos, échate a temblar. Durante la prueba, su capacidad para reparar fugas ha sido muy dudosa, bien por su escasa calidad, bien por su dificultad de uso. Cuando funcionan, son un apaño temporal para llegar al taller, pero pierden la partida en seguridad respecto a la rueda de repuesto, un elemento que siempre debería ofrecerse, al menos, como opción.

Fotos: AUTO BILD España. Agradecimientos: talleres Norauto

Rueda de repuesto de tipo galleta. Todo lo que tienes que saber

¿Cómo montar una rueda de galleta?

Por si alguno busca un manual rápido de como montar una rueda de galleta. Es bastante fácil pero con un par de trucos que debes saber para no cometer los típicos errores de novato.

  1. Freno de mano con la primera marcha engranada. Lo primero es asegurar el freno de mano puesto, normalmente con el reventón uno se pone nervioso y realmente es algo muy común. También tienes que engranar la primera marcha.
  2. Señalizar. Otra de las cosas que se nos olvida es poner el chaleco, activar las luces de emergencia y las de posición si es de noche, poner el chaleco reflectante (multa si no lo haces) y colocar los triangulos de señalización de peligro. ¡Ojo! Si es carretera secundaria lo tienes que hacer delante y detrás.
  3. Aflojar. Lo segundo que debes hacer es aflojar los tornillos de la rueda que quieres sustituir. Si lo haces después de levantar el coche con un gato perderás al menos 15 minutos de tu tiempo.
  4. Levantar. Después de aflojar los tornillos tienes que levantar el vehículo poniendo el gato que tienes junto a la rueda de repuesto. Ojo tienes que poner el gato en el lugar indicado apoyando en el chasis, junto a la rueda.
  5. Quitar la rueda. Después de levantar tu coche tienes que quitar los tornillos previamente aflojados. Con los tornillos quitados solo tienes que quitar la rueda. Generalmente hay que aplicar algo de esfuerzo incluso sin tornillos, dar unos golpecitos… etc.
  6. Colocar la rueda pinchada debajo del coche. Es decir, si por alguna razón el gato esta mal puesto y se cae el coche lo haría sobre la rueda pinchada. Así no te cargas el disco de freno, suspensión… etc.
  7. Repetir el proceso a la inversa. Colocar la rueda de galleta y atornillar las tuercas. Evidentemente hay que tensar las tuercas con el gato quitado.

El error mas común al cambiar una rueda es levantar el coche sin aflojar los tornillos. Es un error que se paga caro en tiempo. Donde mas se pierde tiempo es en levantar y bajar el coche ya que el gato es manual…

Función de la rueda de repuesto tipo galleta de tu vehículo

A todo conductor le ha pasado alguna vez en su vida. Un pinchazo en uno de los neumáticos te obliga a parar durante varios minutos hasta que viene la grúa o hasta que tú mismo procedes al cambio de rueda. La solución ante un pinchazo si no llevas neumáticos run-flat es una rueda de repuesto tipo galleta y un kit antipinchazos que debes llevar siempre en el maletero. Pueden salvarte de quedarte tirado y podrás continuar tu camino hasta el taller más cercano.

Qué es una rueda de repuesto tipo galleta

Una rueda de repuesto tipo galleta es una rueda de emergencia que se diferencia de un neumático normal por su tamaño. Las ruedas de repuesto tipo galleta son algo más pequeñas que el resto de neumáticos y por ello permiten obtener más espacio en el maletero. Los coches con poco maletero son los más interesados en el uso de este tipo de rueda de repuesto, pues pueden ganar bastante espacio para las maletas o elementos que deseen meter en el maletero.

Por este motivo son unas ruedas de repuesto más ligeras, pero no corresponderán con las medidas de los neumáticos de tu vehículo. Es decir, si llevas unos neumáticos 195 65 R15, la rueda de repuesto tipo galleta no tendrá esas medidas, porque es de emergencia y debes acudir al taller más cercano para un cambio de neumáticos urgente.

Cómo utilizar una rueda de repuesto tipo galleta

Todas las características de una rueda de repuesto tipo galleta van a condicionar su uso. Debes tener muy en cuenta las limitaciones de este neumático y lo más importante es saber que su rendimiento no es el de un neumático normal.

  • La velocidad máxima que puedes alcanzar con la rueda de repuesto tipo galleta es de 80 km/h. Si sobrepasas esta velocidad, corres el riesgo de que la rueda se caliente demasiado y es más probable un nuevo pinchazo. Además, debes tener muy en cuenta los baches, tendrás que conducir con mucho cuidado cuando haya uno en la carretera.
  • Si te has visto obligado a cambiar uno de tus neumáticos por la rueda de repuesto tipo galleta sólo podrás conducir hasta el taller más cercano para que puedan realizar el servicio de montaje de neumáticos. Este tipo de rueda de emergencia tiene menos capas que un neumático normal, por lo que es menos resistente y no soportará grandes distancias.
  • Vigila que la presión de la rueda de galleta es óptima no solo cuando la colocas, sino también antes de sacarla del maletero. Si llevas la presión inadecuada, quizá no puedas utilizarla cuando tengas un pinchazo.
  • No debes utilizar la rueda de repuesto tipo galleta con lluvia o nieve.

Ya hace años que hicieron aparición las ruedas “galleta”, unas ruedas de repuesto con un tamaño más pequeño que las que monta el vehículo y algunas limitaciones, por ejemplo, que no se puede sobrepasar determinada velocidad y hacer más de un numero de kilómetros determinado.

Nunca han gozado de buena fama ni han sido aceptadas y siempre se ha interpretado como un recorte económico por parte de los fabricantes o bien para ganar espacio. Pero los motivos son otros; de hecho los primeros vehículos en usarlas eran de alta gama.

Rueda repuesto

La rueda de repuesto tipo “galleta” surgió por circunstancias que nada tenían que ver con motivos económicos… Aparecieron las cubiertas sin cámara, con lo que la posibilidad de pinchazos prácticamente desapareció. Desde ese momento, llevar una rueda de repuesto “de verdad” dejó de ser tan necesario como cuando se pinchaba a menudo. Por otro lado, al llevar años la rueda de repuesto en el maletero, lo normal es que al echar mano de ella, no tenga presión y lo que es peor, que este cuarteada o agrietada con los consiguientes riesgos de reventón. Y lo cierto es que esto ha ocurrido en más de una ocasión. También se ha dado el caso de haber pinchado, olvidar la rueda sin reparar en el maletero, y al siguiente pinchazo uno se encuentra con que no tiene forma de sustituir la averiada.

Todos estos inconvenientes quedan descartados con la rueda tipo “galleta”, que es una rueda de circunstancia, de repuesto, es decir de emergencia y una vez concluida su misión debe pasar a su sitio: el maletero. Si pinchamos, al sustituir la rueda averiada por la “galleta” no podemos sobrepasar los 80 km/h, lo cual nos obliga a reparar rápidamente la rueda que se pinchó, devolver ésta al maletero, tenerla siempre a punto y no encontrarnos con un neumático normal sin presión, cuarteado, etc. con los riesgos que ello conlleva. Las cuatro ruedas del coche son para andar con ellas y la de repuesto es sólo eso: de repuesto. Lo que nos obliga a llevar las cuatro ruedas siempre en perfecto estado.

En definitiva, las ventajas son, un maletero más aprovechable, más manejable por su menor tamaño y peso, y principalmente una seguridad que siempre deberemos tener en cuenta.

Neumáticos runflat: La seguridad, ante todo

Los neumáticos runflat son una de las mejores opciones del mercado porque te proporcionan seguridad prácticamente del 100%, especialmente en los pinchazos ¿quieres tener más información sobre este tipo de ruedas? En esta sección, la obtendrás.

¿Te imaginas poder circular aunque tengas un pinchazo sin que eso suponga un problema a la hora de circular por la carretera? ¿eres consciente de que tu seguridad estaría por encima de todo? Pues eso es lo que te proporcionan los neumáticos runflat.

Tienen la capacidad de circular perfectamente en la calzada aunque sufran un pinchazo porque el interior del neumático no contiene aire.

Más bien llevan los flancos reforzados que le permiten no desllantar ante una pérdida de aire repentina, evitando accidentes de tráfico.

Características especiales de los neumáticos runflat

Es evidente que los neumáticos runflat son diferentes, y se demuestra en el momento que ofrece la prestación de circular con total garantías pese que existan adversidades.

Pero las ruedas runflat no solo tiene esta característica, sino que tiene además características especiales que permite ofrecer otras prestaciones interesantes.

Entre ellas, se encuentran las siguientes:

  • Te permite rodar pinchado
  • Puedes controlar tu vehículo aunque las ruedas no tengan presión
  • Sus flancos están reforzados
  • Son aptos para todo tipo de vehículos
  • Puedes disfrutar de neumáticos para invierno runflat

Sin lugar a dudas, con todas estas características especiales las llantas runflat se constatan como una de las mejores opciones del mercado.

Sin embargo, es posible que tengas preguntas. Y te gustaría que fueran respondidas.

Para ello, haremos una serie de secciones con varias preguntas para solucionar todas las dudas que tengas.

¿Te parece bien? Pues ahora más que nunca no pierdas el hilo de esta sección:

¿Se pueden montar los neumáticos runflat en todos los vehículos?

Se pueden montar los neumáticos runflat en cualquier vehículo siempre y cuando venga con una llanta especial de fábrica y que además esté equipado con un sistema de monitorización de presión del neumático.

Esto se hace básicamente para informar al conductor el estado actual de la rueda.

¿En las llantas runflat se pueden montar neumáticos tradicionales?

Sí que es posible montar neumáticos tradicionales a una llanta runflat, pero debes tener en cuenta que este tipo de vehículos no suelen venir con una rueda de recambio ni el espacio suficiente para tenerlo.

En ese caso, deberías comprarte un kit de reparapinchazos que es obligatorio por las leyes actuales.

¿Se pueden reparar los pinchazos producidos en neumáticos runflat?

Esta es una de las preguntas más frecuentes de nuestros clientes y hemos considerado oportuno dar una respuesta.

Y la respuesta es sí. Es posible reparar los pinchazos en ruedas runflat, siempre y cuando el fabricante no diga lo contrario.

¿Dónde reparar los neumáticos runflat?

Tarde o temprano tendrás que reparar los neumáticos runflat, aunque seguramente tardes en hacerlo.

Pero cuando llegue el momento, tienes dos opciones:

  • Reparar la rueda con tu kit especializado en el lugar del suceso
  • Ir a un taller especializado en neumáticos runflat.

En Neumáticos Porpoco somos un taller especializado en neumáticos runflat.

Así que si necesitas que te ayudemos, puedes contar con nosotros.

Los mejores neumáticos runflat del mercado actual

Ahora que conoces los aspectos más importantes de este tipo de rueda, ha llegado el momento de que conozcas los mejores neumáticos runflat del mercado actual según nuestra propia experiencia.

Con más de 20 años en el sector, hemos conocido los suficientes casos para saber, en todo momento, cuáles son las mejores alternativas del mercado.

Siempre buscamos soluciones. Y, gracias a nuestra filosofía, hoy te podemos mostrar las mejores alternativas.

¿Te gustaría conocerlas? En ese caso, comenzamos.

Neumáticos Runflat Bridgestone Potenza RE050A

Estos neumáticos destacan por sus altas prestaciones deportivas, su excelente tracción y estabilidad en suelos mojados, por su precisión de respuesta y excelente agarre en la calzada.

Neumáticos runflat Michelin Primacy HP ZP

Estos neumáticos se le considera el producto estrella de los modelos runflat de Michelin.

Destacan, entre otras cosas, por su marcaje, “GREEN X”, que no tiene otro significado que ruedas de bajo consumo de carburante y las emisiones CO2.

Otras de sus características más destacadas son su capacidad de agarre en curvas.

Neumáticos runflat Pirelli Cinturato P7

Estas ruedas runflat son ideales para verano, ideal para turismos BMW y destacan por su baja emisión de sonidos mientras circula además de ofrecer una buena respuesta de frenada, equilibrio y confort.

Neumáticos runflat Kumho Ecsta SPT KU31

Este es un neumático ideal para épocas de verano y, con la innovación que le caracteriza en cada producto de esta prestigiosa marca, te deleitará con este modelo runflat en la seguridad y confort en la carretera.

Tiene un buen agarre en las curvas y su rendimiento simplemente es excepcional.

Neumáticos runflat Goodyear EfficientGRIP ROF runflat MOE

Estas llantas runflat son ideales para turismos Mercedes y te ofrece una conducción confortable, silenciosa, buenas frenadas en suelos mojados, es respetuoso con el medio ambiente, ahorra carburante y puede circular pinchado hasta 80 km.

Sin lugar a dudas, estas ruedas, son una buena opción.

Neumáticos runflat Continental PremiumContact SSR

Estas ruedas runflat son ideales para suelos mojados y ofrece una respuesta extraordinaria de frenada, por lo que tendrás seguridad al máximo.

Además, evitarás la aparición del aquaplanning en caso de lluvia intensa.

Sin lugar a dudas, esta opción es una de las mejores del momento.

Con estas opciones que te hemos recomendado, sería más que suficiente para que puedas elegir tu mejor opción, aunque nosotros podemos ofrecerte otros modelos.

Pero al menos ya no tienes que buscar las mejores opciones porque las tienes delante de tus ojos.

¿Dónde comprar neumáticos runflat baratos?

Ahora ya conoces los mejores neumáticos runflat del momento según nuestra experiencia pero ¿es posible comprar estas ruedas a un precio barato?.

Teniendo en cuenta que en la mayoría de talleres de neumáticos los precios se pueden disparar un poco, es una pregunta totalmente lógica.

Y nuestra respuesta es clara y contundente: sí es posible comprar ruedas runflat baratas. Puedes hacerlo a través de nosotros.

¿Por qué podemos ofrecer ruedas runflat baratas?

Tras nuestra dilatada experiencia en el sector de unos 20 años aproximadamente, sabemos perfectamente cómo ofrecer calidad en nuestros servicios sin disparar los precios.

Nosotros trabajamos de esta manera:

  • Elección del neumático
  • Montaje del neumático
  • Paga solo por el neumático, no por el montaje

Sí, como lo lees: solo pagarás por el neumático, pero no por el montaje.

Teniendo en cuenta este aspecto, podrás ahorrar mucho dinero ¿no lo crees?.

Este es uno de los motivos, entre otros, porque somos un taller de neumáticos referente de Fuenlabrada, Madrid.

De mientras, te dejamos con este interesante vídeo para que puedas aprender más acerca de los neumáticos runflat:

Otros tipos de neumáticos y sus caracteristicas que te pueden interesar son:

Neumáticos de Verano o invierno

Neumáticos de Invierno

Neumáticos Todo tiempo

Neumáticos 4X4

Neumáticos coche

Neumáticos Furgoneta

Neumáticos Moto

Neumáticos Segunda mano

Así que si necesitas más información o simplemente quieres solicitar tu rueda, puedes llamarnos al teléfono 916 979 590, enviar tu solicitud o consulta en nuestro formulario de contacto o dirígete a la C/Atienza 12 de Fuenlabrada, Madrid.

Literalmente run flat se traduce como correr plano. Aplicado a los neumáticos es la forma de explicar que permiten recorrer muchos kilómetros sin parar. Es el objetivo de los neumáticos RunFlat seguir circulando a pesar de que se haya producido un pinchazo. Eso sí, con condiciones.

No te pierdas: 50 neumáticos de verano, a examen

Los neumáticos RunFlat, también conocidos como neumáticos antipinchazos, cuentan con una tecnología especial que evita que, en caso de pinchazo, el neumático estalle o pierda gran cantidad de aire.

Pero vayamos por partes…

¿Cuándo y gracias a quién aparecen los neumáticos RunFlat?

Hay que remontarse a 1986 para llegar al origen de los neumáticos RunFlat.

Según la fuente que consultes, te dirán que el primer fabricante que apostó por los neumáticos antipinchazos fue Bridgestone que los montó en el Porsche 959 (el de la imagen). Otros afirman que el primer coche con neumáticos RunFlat de la historia fue el Chevrolet Corvette. Cuenta la leyenda que los ingenieros de General Motors, al no encontrar suficiente espacio para incorporar una rueda de repuesto se decidieron a equiparlo como experiencia piloto con la tecnología RunFlat.

Fue Goodyear quien popularizó la tecnología hace aproximadamente tres décadas.

¿Cómo funcionan los neumáticos RunFlat?

Aunque se le conozca como neumáticos antipinchazos, es importante aclarar que los RunFlat sí se pueden pinchar.

Lo que les diferencia de los neumáticos convencionales es que aunque aunque hayan sufrido un pinchazo pueden seguir circulando, eso sí, con condiciones:

  • a no más de 80 km/h
  • no más de 80-150 kms (dependiendo del modelo)

Ahora bien, ¿cómo consiguen seguir rodando a pesar de estar pinchados?

Las cubiertas RunFlat cuentan con una tecnología de refuerzo colocada en los flancos que consigue que tras un pinchazo ni estallen ni pierdan aire de forma acelerada. Es decir, los neumáticos RunFlat se pinchan y pierden aire, pero de forma muy gradual.

neumáticos baratos

(4 imágenes)

Entonces, ¿cómo saber que un neumático RunFlat ha pinchado?

Es importante saber en qué momento se produce el pinchazo para respetar las condiciones de los neumáticos RunFlat. Para ello, los antipinchazos equipan la tecnología TPMS (Tire Pressure Monitoring System) que alerta del momento en que el neumático sufre una pérdida de presión. A partir de ese momento se empiezan a descontar los kilómetros que puede resistir el neumático, circulando a no más de 80 km/h, hasta que deba ser sustituido o reparado.

Ventajas y desventajas de los neumáticos antipinchazos

La gran ventaja de los neumáticos con tecnología RunFlat es que no desllantan con lo que evitan la pérdida del control del coche en caso de pinchazo.

Comparadas con las cubiertas convencionales, las RunFlat tienen tres desventajas:

  1. son más caras
  2. son más pesadas
  3. penalizan el consumo

Sumamos a esta una cuarta y es que aunque son reparables como cualquier otro neumático (es decir, solo cuando el daño se ha producido en la banda de rodadura y no en los flancos), los fabricantes no lo recomiendan.

Otro inconveniente es que muchos de los modelos en el mercado requieren llantas especiales de manera que solo podrás montar neumáticos RunFlat si tu coche lleva este tipo de llantas. Si podrás hacerlo a la inversa, es decir, un coche equipado de serie con neumáticos antipinchazos puede montar en la misma llanta cubiertas convencionales.

¿Qué son los neumáticos Runflat ?

¿Qué son los neumáticos Runflat?

Los neumaticos Runflat, también conocidos popularmente como neumáticos antipinchazos, permiten rodar una determinada distancia, que suele rondar los 80 kilómetros como máximo tras producirse un pinchazo.

Como si de una vida extra para nuestros neumáticos se tratara, este tipo de neumáticos, nos dan la posibilidad continuar nuestro recorrido pese a haber pinchado, ofreciéndonos autonomía suficiente para poner nuestro automóvil a resguardo y poder cambiar la rueda. Eso sí, una vez se ha producido el pinchazo, no se recomienda superar los 80 km/h ni rodar durante más de 80 km. De lo contrario, lo más probable es que el neumático termine por quedar inservible.

Por ello, es importante que los vehículos en los que se haga uso de este tipo de neumáticos incorporen la tecnología TPMS (Tyre Pressure Motoring Sysytem), siendo capaces de detectar cualquier cambio significativo de la presión de los neumáticos y alertando al conductor en caso de pinchazo para que tenga en cuentas las recomendaciones anteriores durante el resto de su recorrido.

Este tipo de neumático suele ser algo más pesado que los convencionales y en ocasiones, pueden penalizar levemente el nivel de consumo de combustible del vehículo.

¿Dónde puedo encontrar neumaticos Runflat baratos?

Lo primero que has de saber es que los precios de los neumáticos Runflat por lo general, suelen ser algo más altos que en el caso de los neumáticos convencionales. Ten en cuenta que este tipo de neumáticos integran una composición más compleja aportando un plus de seguridad y comodidad ante situaciones de emergencia. Esto hace por ejemplo, que se haga mucho menos uso de la rueda de repuesto, lo que a su vez conlleva cierto ahorro que a largo plazo puede llegar a compensar el coste inicial.

De todos modos, en ocasiones es posible encontrar neumáticos Runflat baratos respecto a la media. Nuestra recomendación si estás pensando a cambiarte a este tipo de neumáticos, es que permanezcas atento a las ofertas en neumáticos online de Euromaster o acudas a tu centro o taller de confianza.

¿Cuáles son los mejores neumáticos Runflat?

Haciendo caso a las opiniones sobre neumáticos Runflat de los expertos del sector, podríamos decir que actualmente los Michelin Primacy son los mejores neumáticos Runflat del mercado.
Esta gama de neumáticos es una de las más recomendadas por los fabricantes de vehículos debido a sus altas prestaciones y al uso de tecnología puntera para reducir el tiempo de frenada en mojado y mejorar el control de la trazada.

Otra de sus cualidades principales es su alto nivel de durabilidad, notablemente superior a la media y su reparto más equitativo de la presión, que permite una trazada perfecta prácticamente ante cualquier situación.

En términos de calidad, durabilidad y seguridad, la mejor elección posible en estos momentos.

¿Cómo elegir entre neumáticos Runflat o convencionales?

Si estás dudando sobre instalar en tu vehículo neumáticos Runflat o convencionales debes saber que hay una serie de condicionantes importantes a tener en cuenta:

  • #1. Para poder instalar neumáticos Runflat, tu vehículo debe disponer de un sistema de control de presión automático de los neumáticos.
  • #2. También debes asegurarte de que existen neumáticos Runflat homologados para tu fabricante y modelo de automóvil.

  • #3. Ten en cuenta que algunos neumáticos Runflat sólo pueden instalarse sobre llantas que cuenten con un diseño específico para adaptarse a este tipo de neumáticos.
  • #4. Aunque aportan un nivel de autonomía y seguridad superior, los neumáticos Runflat no son neumáticos impinchables y si circulas una distancia demasiado larga con la rueda pinchada, también pueden sufrir daños irreparables que te obliguen a cambiar la goma. Debes usarlos con responsabilidad y respetando la autonomía en kilómetros y el nivel de velocidad máxima indicado por el fabricante en caso de pinchazo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *