Dieta paleolítica para adelgazar

  • Bio
  • Ultimos Post

Contenidos

Marta Rey

– Blogger Salud de IMEO – Blogger especializada en Salud de IMEO

Ultimos post deMarta Rey (ver todo)

  • ¿Qué es una banda gástrica? – 03/02/2020
  • ¿Depresión postvacacional?, afróntala mejor tomando estos alimentos. – 02/02/2020
  • El caldo depurativo de la Dieta de los días alternos – 01/02/2020

No se trata de una dieta de moda, ni la nueva dieta milagro, se trata de basar la alimentación en los alimentos que nos han acompañado en nuestra evolución como especie para elaborar un plan nutricional acorde con nuestras características evolutivas.

Según los defensores de esta “dieta”, nuestros ancestros hace 10 mil años, llevaban un estilo de vida y una alimentación que les hizo sobrevivir hasta nuestros días. Es un estilo de vida para el que la evolución nos adaptó. Ellos creen que abandonar ese estilo de vida es lo que ha generado enfermedades como la hipertensión, la diabetes, la diverticulitis, apendicitis, úlceras, colitis, cáncer…. En fin…

Seguramente, estos hombres de las cavernas, que según se sabe no llegaban a vivir más de 20 años, tendrían otras enfermedades que les hacían morir a edades tan tempranas…. Y podríamos decir que la culpa era de la dieta y de las costumbres… Con esto, quiero decir, que la paleodieta, puede presentarse como una opción muy saludable, pero no asegurar que el haber dejado esas costumbres son lo que nos ha llevado a padecer ciertas enfermedades, porque eso no es en absoluto cierto ni riguroso.

¿En qué consiste la paleodieta?

La paleodieta consiste en comer lo que comía el hombre del paleolítico. En esta etapa el hombre era cazador y recolector. Su alimentación se basaba en carne, pescado, fibra, frutas y verduras. Aún no había comenzado con la ganadería, por lo que el acceso a la leche , lácteos en general era prácticamente nulo. Los huevos tampoco estaban muy presentes ya que sólo tendría acceso a los que encontrase en sus cacerías, y en determinadas épocas del año.

La característica más importante de los alimentos que se consumen en la paleodieta es que son alientos sin procesar, es decir, en estado natural.

Según los defensores de la paleodieta, nuestro intestino está preparado para alimentos con fibras. Si comemos comida procesada, sin fibra, a nuestro intestino le cuesta mucho trabajo digerirlas y movilizarlas porque ocupan menos espacio y le cuesta más trabajo moverlos, y por ello, aparecen pequeños globos en las paredes del intestino que generan la enfermedad conocida como diverticulitis, además de que al esforzarse tanto el intestino, presiona el apéndice provocando su hinchazón… y además es la causa del colon irritable y cánceres de intestino y de colon.

Bueno, el ingerir alimentos con fibra es muy beneficioso para el organismo pero no podemos generalizar y decir que el no comer fibra produce todas estas enfermedades.

La paleo dieta, es una forma de comer, pensando en nuestro pasado evolutivo. Según defienden, las principales causas de muerte y enfermedad podrían evitarse gracias a una alimentación adaptativa que sea coherente con cómo hemos evolucionado. Además es necesario hacer ejercicio que de siempre se sabe que es beneficioso para el organismo.

Esto es parecido a la conocida dieta basada en el grupo sanguíneo. Que se basaba en que cada grupo sanguíneo fue apareciendo en distintos momentos de la evolución del hombre, y que por ejemplo el grupo 0, que fue el que primero se creó, debía limitarse a comer sólo lo que comía el hombre de aquel periodo evolutivo, concretamente el Crogmanon que solamente comía carne… (Otro día haremos un artículo referente a esta dieta).

¿Por qué funciona?

Teniendo en cuenta que los hidratos de carbono se ven muy reducidos en esta dieta, y que tampoco se pueden tomar lácteos, ni los productos refinados, azúcar, pasta, pan… se reduce ampliamente nuestro consumo de calorías por lo que se produce una pérdida de peso.

También se incrementa el consumo de proteínas considerablemente, cuestión que se ha demostrado que ayuda bastante a la pérdida de peso.

Eliminar los lácteos a muchas personas les da buenos resultados, ya que producen bastantes intolerancias que aunque algunas personas no presentan síntomas muy evidentes, al eliminarlos totalmente de la dieta, muchas personas presentan una mejoría muy grande. Esta es la razón por la que a muchas personas les funciona. Pero si no se padece ninguna intolerancia, renunciar a los beneficios nutricionales que nos ofrecen no está justificado.

En el fondo no es una dieta demasiado perjudicial, porque los hidratos de carbono no se eliminan, ya que se pueden obtener de las verduras como las patatas, pero los argumentos con los que la defienden no son lo suficientemente poderosos.

Hay que tener en cuenta, que hemos abandonado la vida de nuestros antepasados, por la propia evolución de la especie. Es cierto que la comida procesada no es del todo saludable, pero no es la causa de la mortalidad actual, ya que también es cierto que la esperanza de vida actual es muchísimo mayor que la de entonces. Si ellos llevaban ese tipo de dieta, era porque no podían mantener otra.

¿Qué podemos hacer?

Podemos cambiar un poco nuestra dieta, para acercarnos un poco a esta dieta paleolítica, aunque basándonos en su esencia es decir, evitar los alimentos procesados y que los alimentos que tomemos, estén en el estado más natural posible.

Es cierto que abusar de los alimentos procesados no es bueno, y deberíamos intentar evitarlos en la medida de lo posible.

Aumentar un poco el consumo de proteínas a la hora de intentar perder peso es una muy buena opción ya que como hemos visto varias veces, esto ayuda a incrementar la masa muscular y que se acelere el metabolismo.

Los cereales que tomemos, deben ser preferiblemente integrales, que aportan más fibra y nuestro organismo invierte más energía en digerir y otra cosa muy importante es que contienen más nutrientes que los refinados. No hay que olvidarse de las legumbres que también aportan mucha fibra y proteínas con igual cantidad de calorías que los cereales.

Los lácteos desnatados son muy importantes también. Son otra gran fuente de proteínas sin grasa que tienen un poder saciante superior al de los hidratos de carbono y nos ayudarán a calmar el hambre con menos calorías.

Es muy importante beber mucha agua y decirle adiós a los refrescos y bebidas alcoholicas, si queremos que nuestra alimentación sea lo más natural posible.

Otra cosa que podemos hacer es intentar que nuestra vida sea un poco más activa. Caminar un poco más, o realizar algún deporte o ejercicio dos o tres veces por semana.

Cambiando pequeñas cosas en nuestros hábitos diarios, podemos poco a poco ir perdiendo peso sin darnos cuenta o si no nos hace falta, mantener una vida más saludable.

Si quieres información sobre cualquiera de nuestros tratamientos para perder peso, puedes pedir información sin compromiso rellenando este formulario de contacto y aprovecha las excelentes posibilidades de financiación que ofrecemos. También puedes contactar con nosotros en el 91.737.70.70 o en [email protected]

1.647 Visualizaciones desde Febrero 2018. –

Comenta en «¿En qué consiste la dieta paleo?»

La dieta paleo está basada en la alimentación que tenían los habitantes del paleolítico. Hay que tener en cuenta que antes de la Revolución Industrial las personas consumían alimentos que eran materias primas de origen natural, casi sin ser procesadas. Fue entonces cuando todo cambió y las grandes fábricas empezaron a procesar los alimentos.

Esta evolución trajo consigo tanto ventajas como desventajas. Hasta ese momento, se evitaban los aditivos y los conservantes, pero los alimentos se tenían que consumir casi al momento, en cantidades más elevadas, pero menos veces al día. Por ejemplo, la carne, las frutas o las verduras en pocos días comenzaban a pudrirse.

Así que, la base de la dieta paleo es no consumir ningún alimento que no venga directamente de la naturaleza.

Por lo tanto, hay una serie de alimentos que están permitidos y otros tantos prohibidos.

¿Qué alimentos están permitidos en la dieta paleo?

La base principal de la dieta paleo son las verduras, después el pescado, la carne y los huevos y, finalmente, la fruta, los frutos secos, los aceites, las especias, las hierbas y las semillas. Es decir, productos vegetales y animales.

La dieta paleo se suele realizar cuando se quiere perder peso, aunque muchas personas la hacen como una manera de alimentarse, porque consideran que es la más saludable. Tanto en un caso como en otro, lo habitual es que buena parte de la dieta se base en frutas y verduras, de las que se obtienen una gran cantidad de vitaminas y minerales, y una mínima de carbohidratos.

Por otro lado, será el aceite junto con las semillas y los frutos secos los productos que aporten las proteínas y las grasas saludables.

Para muchas personas puede ser un gran cambio pasar de una dieta con un alto porcentaje de hidratos de carbono y con alimentos procesados y envasados, a la alimentación que estás viendo.

Pero tampoco es tan complicado, la cocina es muy versátil y con los alimentos que tienes a tu disposición puedes hacer una gran variedad de platos, utilizando diferentes cocinados.

¿Qué alimentos están prohibidos en la dieta paleo?

Seguro que ya tienes claro llegados a este punto los alimentos que están prohibidos, ya que son todos aquellos que están procesados o envasados. Los defensores de esta dieta dicen que son extraños a nuestro cuerpo y que alteran el que debería ser su funcionamiento normal.

Los primeros que descarta esta dieta son los los refrescos, las comidas procesadas, las grasas tratadas de forma química, los azúcares… Pero las limitaciones no terminan aquí, ya que eliminan alimentos que para muchos son saludables, como los cereales procesados o las legumbres.

También recomiendan eliminar otros como los lácteos, el café, el chocolate, el arroz blanco…

Para concluir, si quieres seguir esta dieta, lo más importante es consultar con tu médico/a, ya que es quien sabrá aconsejarte de la mejor manera.

La dieta Paleolitica es la manera más saludable de comer, porque es el UNICO enfoque nutricional que funciona con tu genética para ayudarte a mantenerte delgado, fuerte y lleno de energía! La investigación en biología, bioquímica, oftalmología, dermatología y muchas otras disciplinas indican que es nuestra dieta moderna, llena de alimentos refinados, grasas transfat y de azúcar, la raíz de enfermedades degenerativas como la obesidad, el cáncer, la diabetes, las enfermedades del corazón, la enfermedad de Parkinson , el Alzheimer, la depresión y la infertilidad. – Robb Wolf

Consume Evita
Frutas Lacteos
Vegetales Grainos
Carnes magras Alimentos procesados
& Azucares
Mariscos Legumbres
Nueces y Semillas Almidones
Grasas saludables Alcohol

La Construccion de una dieta Paleolitica sana

Proteinas magras

Las Proteínas magras soportan unos músculos fuertes, huesos sanos y la función inmune óptima. La proteína también te hace sentir satisfecho entre comidas.

Frutas y vegetales

Las frutas y verduras son ricas en antioxidantes, vitaminas, minerales y fitonutrientes que nos han demostrado que disminuyen la probabilidad de que padecezcas una serie de enfermedades degenerativas como el cáncer, la diabetes y el deterioro neurológico.

Las grasas saludables de los frutos secos, semillas, aguacates, aceite de oliva, aceite de pescado y la carne de pastoreo

La investigación científica y los estudios epidemiológicos muestran que las dietas ricas en grasas monoinsaturadas y grasas omega-3 reducen drásticamente los casos de obesidad, cáncer, diabetes, enfermedades del corazón y el deterioro cognitivo.

La grasa saturada ha sido demonizada por nuestras autoridades de salud y los medios de comunicación. ¿Cuál es la base para esta posición en contra de las grasas saturadas? ¿Son las recomendaciones actuales de un bajo consumo de grasas saturadas justificadas? La cantidad de grasa saturada (y de qué tipo), si hay alguna en todo caso o si se deberian de consumir o no ? Sin una perspectiva histórica y científica esta pregunta puede ser casi imposible de responder. En este trabajo el Prof. Cordain examina las cantidades y tipos de grasas saturadas que se encuentran en la dieta ancestral: el consumo de grasas saturadas en la dieta humana ancestral: implicaciones para el consumo contemporáneo.

Una de las grandes desviaciones de nuestra dieta ancestral es la cantidad y el tipo de grasa que se encuentra en los animales actuales alimentados con grano frente a la cantidad y tipo de grasas que se encuentran en los animales que estan alimentados con pasto o son silvestres como aves y peces. Lo que observamos es que la carne de animales de caza es muy magra, y tiene relativamente pocas cantidades de grasas saturadas, mientras que suministra cantidades significativas de grasas beneficiosas omega-3 como el EPA y DHA. En este trabajo el Prof. Cordain y su equipo analizan el perfil de ácidos grasos a partir de varias especies de ciervos y alces salvajes. El mensaje principal es que la carne alimentada con pasto (animales criados al aire libre) es mucho más saludable que la carne convencional: el análisis de ácidos grasos de los tejidos de rumiantes salvajes: implicaciones evolutivas para la reducción de la dieta relacionados con las enfermedades crónicas.

Graphica: Food Lovers’ Primal Palate

Beneficios para la Salud

Para la mayoría de la gente el hecho de que la dieta Paleolitica ofrece los mejores resultados es suficiente. La mejora de los lípidos sanguíneos, la pérdida de peso y la reducción del dolor en enfermedades autoinmunes es prueba suficiente. Mucha gente sin embargo, no está satisfecha con seguir ciegamente las recomendaciones, ya sean de nutrición o relacionados con el ejercicio. Pero a algunas personas les gusta saber por qué están haciendo la Dieta. Afortunadamente, la dieta de Paleolitica se ha destacado no solo por la prueba del tiempo, sino también a los rigores de la investigación científica.

Con un cambio muy simple, no sólo eliminamos los alimentos que están en desacuerdo con nuestra salud (cereales, legumbres y lácteos), pero también aumentamos nuestra ingesta de vitaminas, minerales y antioxidantes. Aquí hay un gran papel del profesor Loren Cordain explorando cómo construir una dieta moderna

Paleolitica: Las características nutricionales de una dieta contemporánea basada en los grupos de alimentos paleolíticos. Asimismo, este documento ofrece una visión significativa en cuanto a las cantidades y proporciones de proteínas, carbohidratos y grasas en la dieta ancestral.

¡Por favor! Nuestros antepasados vivieron una vida corta y brutal! ¿Verdad?

El concepto de Paleolitico es nuevo para la mayoría de las personas y la novedad puede provocar muchas preguntas. Nos gusta que la gente no sólo lea y se eduque sobre este tema, sino también que “entre y lo haga.” La experiencia es tal vez el mejor maestro y, a menudo nos asegura de cualquier confusión que rodea a esta manera de comer. Ahora, considerando lo anterior, todavía hay algunos argumentos comunes en contra de la dieta Paleolitica que ocurren con la debida frecuencia suficiente que existe un documento completo que fue escrito precisamente para esto. Disfrutalo en: Promoción de la Salud evolutiva. Una consideración común de argumentos en contra.

¿Funciona para la diabetes?

Una gran pregunta para hacerse es “¿Funciona la dieta Paleolitica”? Aquí tenemos una comparación frente a frente entre la dieta Paleolitica y la Dieta Mediterránea en la resistencia a la insulina, diabétes tipo 2. Los resultados? El grupo de la Dieta Paleolitica REVIRTIO los signos y síntomas de resistencia a la insulina, diabetes tipo 2. La Dieta Mediterránea mostro poca o ninguna mejora. Vale la pena señalar que la dieta mediterránea es generalmente sostenida por nuestro gobierno como “la dieta a imitar” a pesar de existir mejores alternativas. Puedes encontrar un resumen y el documento completo aquí.

Enfermedad Cardio Vascular

Según el CDC*, la enfermedad cardiovascular es la causa número uno de muerte en los Estados Unidos. Es interesante sin embargo, mencionar que nuestros antepasados del Paleolítico y al mismo tiempo los estudiós de los cazadores-recolectores no mostraron prácticamente ningún ataque al corazón o derrame cerebral mientras comían dietas ancestrales. Las siguientes referencias exploran estos hechos para ayudarle a entender mejor los beneficios saludables que tiene para el corazón una dieta Paleolitica.

Autoinmunidad

La autoinmunidad es un proceso en el que nuestro propio sistema inmunológico “nos ataca”.” Normalmente, el sistema inmune nos protege de las infecciones bacterianas, virales y parasitarias. El sistema inmune si identifica a un invasor extranjero, lo ataca, y lo ideal sería que la infección desaparezca. Una buena analogía para la autoinmunidad es el caso de rechazo de tejidos implantados después de la donación de órganos. Si alguien necesita un nuevo corazón, pulmón, riñón o hígado debido a una enfermedad o lesión, el órgano de un donante puede ser una opción. El primer paso en este proceso es tratar de encontrar un tejido “compatible”. Todos tenemos moléculas en los tejidos que nuestro sistema inmune utiliza para reconocer nuestro propio tejido de otros. Si un órgano donado no es lo suficientemente cercano a nuestro tipo de tejido el sistema inmunologico ataca y destruye el órgano. En la autoinmunidad, un proceso similar se produce cuando el propio tejido del individuo se confunde como ajeno y el sistema inmunológico ataca a este tejido “mal etiquetado”. Las formas más comunes de autoinmunidad son la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide, el lupus y vitiligo por citar sólo una pequeña fracción de las enfermedades autoinmunes. Los Elementos de la autoinmunidad podrian afectar la severidad de condiciones no relacionadas aparentes, como la esquizofrenia, la infertilidad y diversas formas de cáncer.

Curiosamente, todas estas enfermedades aparentemente no relacionadas comparten una causa común: el daño a la mucosa intestinal, que permite que partículas grandes como alimentos no digeridos tengan acceso directo en el cuerpo. Esto se llama “síndrome del intestino agujerado y la respuesta autoinmune”. Aquí hay una serie de videos de 7 partes filmado por el profesor Loren Cordain describiendo la etiología de la esclerosis múltiple.

Y por favor ve este video de TED talk by Dr. Terry Wahls, MD. La Doctora Wahls nos describe como revirtio su esclerosis múltiple con una dieta paleolitica. Si tienes una enfermedad autoinmune, considera pobrar el protocolo autoinmune de la dieta paleolitica. Si lo haces, por favor, cuéntanos sobre tu experiencia.

Al momento de perder peso son muchas las estrategias que podemos poner en práctica, siendo el cuidado de la dieta clave para ver resultados. Así, entre las dietas más famosas se encuentran aquellas reducidas en hidratos como es la dieta keto o bien, la dieta paleo. Te contamos sobre esta última opción en qué consiste, los alimentos permitidos y recetas que se adaptan a la misma.

De qué se trata la dieta paleo: los alimentos permitidos

Se denomina dieta paleo o paleodieta a una en la alimentación que intenta imitar la dieta que llevaban nuestros ancestros, en el Paleolítico cuando predominaba la caza y recolección de alimentos.

Por supuesto, es una dieta sin procesados de ningún tipo y como hemos dicho, reducida en hidratos ya que en ella predominan los alimentos proteicos tales como carnes, pescados, huevos y mariscos.

Las frutas, verduras y hortalizas son todas admitidas y esta es una gran diferencia con la dieta keto, pero no se permiten legumbres ni cereales de ningún tipo.

Así, las principales fuentes de hidratos son tubérculos, frutas, raíces y demás vegetales.

Las grasas en la dieta paleo se obtienen de aceite de oliva extra virgen, aguacate, coco rallado, aceitunas y en menor medida de frutos secos y semillas.

Además del aceite, el coco rallado y las aceitunas, se aceptan otros ingredientes mínimamente procesados tales como las hierbas y especias.

Se trata de una dieta rica en proteínas y reducida en hidratos, pero que no llega a inducir cetosis. Asimismo, ofrece nutrientes de mucha calidad para el organismo permitiéndonos entre otras cosas, perder peso.

Lo que la ciencia dice sobre la dieta paleo

Debido a que nos aleja de los ultraprocesados y los nutrientes insanos que estos contienen, científicos estadounidenses concluyeron que la dieta paleo o paleodieta es una opción muy recomendable y con beneficios sobre los lípidos y el control de glucosa en sangre, siendo por ello positiva para quienes tienen diabetes tipo 2.

Un estudio realizado con adultos sanos arrojó similares resultados encontrando que además, la dieta paleo permite reducir los niveles de presión arterial, algo muy beneficioso para la salud cardiovascular.

Por otro lado, una investigación de la revista International Journal of Exercise Science ha observado mejoras en la composición corporal, es decir, reducción de peso y grasa corporal. Sin embargo, se ha observado un aumento de lípidos en sangre que podría perjudicar la salud.

Todo esto nos lleva a pensar que si queremos beneficiar la salud más allá de perder peso, la dieta paleo (como todas) requiere de una adecuada planificación y de elección correcta de los alimentos a ingerir, siendo prioridad las fuentes de proteínas magras, las grasas de calidad y una abundante cantidad de frutas y verduras cada día.

21 recetas para incorporar a la dieta paleo

Si quieres poner en práctica la paleodieta y así disfrutar sus beneficios, estas son algunas recetas que recomendamos poner en práctica:

Platos con carnes y pescados o mariscos

  • Rollito de sardinas con verduras al horno
  • Salmón al horno con hierbas
  • Redondo de pavo y manzana en olla a presión
  • Pechuga de pollo asada con patata y zanahoria al limón
  • Conejo con zanahorias y champiñones

  • Anillas de calamar salteadas al limón con brócoli
  • Redondo de ternera asado
  • Chuletitas de conejo al horno
  • Pulpo a la gallega

Preparaciones con huevo

  • Tortilla esponjosa para el desayuno
  • Cloud eggs
  • Huevos al horno con calabacín
  • Sartén de granada y huevos
  • Espárragos al vapor con huevo poché
  • Aguacates con huevos al horno

Recetas con frutas y vegetales varios

  • Tortitas de plátano con dos ingredietes
  • Ensalada de brócoli y fruta con pollo a la parrilla
  • Galletas de plátano y coco con pipas de girasol
  • Sartén de brócoli con especias y coco
  • Falsos tallarines de zanahoria en salsa de tomate y champiñones
  • Tartar templado de verduras con aguacate y huevo

Imagen | iStock y Directo al Paladar

La dieta actual tiene grandes diferencias con la dieta paleolítica que llevaban nuestros antepasados, quienes se mantenían saludables y lejos de la obesidad. Y si bien hoy no podemos reproducir idéntica alimentación, si podemos utilizar las bases de la dieta paleolítica para adelgazar.

Es decir, no estamos proponiendo erradicar por completo los cereales refinados, los dulces o algunos alimentos industriales que sólo hoy poseemos, pues si así fuera, la paleodieta sería poco real en la actualidad, sólo estamos intentando utilizar las bases de esta dieta para adelgazar.

Las bases de la dieta paleolítica que podemos emplear para adelgazar de manera efectiva, sin pasar hambre y sin riesgos para la salud son:

Proteínas magras a diario

Las proteínas dan saciedad y demandan al cuerpo gran trabajo para metabolizarse, lo que implica un gasto calórico por digestión y un plus de saciedad al mismo tiempo que este nutriente nos ayuda a conservar masa magra en el cuerpo que sabemos, es metabólicamente más activa.

Por eso, para cumplir con este principio de la dieta paleolítica, debemos consumir a diario lácteos desnatados, carnes magras y clara de huevo, pues nos ayudarán a incrementar levemente las calorías ofrecidas por proteínas, algo que caracterizaba a la dieta paleolítica, donde más del 30% de las calorías totales diarias derivaban de este nutriente.

Nosotros no debemos ascender a esta proporción la ingesta de proteínas, pero si podemos obtener un 15-20% de las calorías de nuestra dieta para adelgazar, baja en calorías, por medio de las proteínas.

Elevada presencia de fibra

El la dieta paleolítica se consumían más de 40 gramos de fibra cada día, pues nosotros apenas alcanzamos la recomendación 25 a 30 gramos, por eso, si queremos adelgazar poniendo en práctica este principio, debemos consumir más frutas y verduras crudas y con piel e incorporar semillas y legumbres a nuestra dieta.

Algo fundamental, cambiar los cereales refinados por integrales, que brindan más micronutrientes y dan más saciedad al organismo.

Reducida presencia de grasas buenas

Las grasas deben estar presentes, pero en proporciones menores a las que consumimos actualmente y escogiendo siempre aquellas de mejor calidad, para ello, es importante utilizar aceite de oliva pero reducir el consumo de frituras.

Asimismo, podemos reducir el consumo de embutidos y fiambres a una ingesta ocasional y elegir productos bajos en grasas como el jamón serrano o el pavo, por ejemplo. También es importante evitar el agregado de aderezos y salsas a la dieta y consumir más pescado y menos carnes rojas.

Y por supuesto, emplear siempre carnes magras para incluir en nuestra dieta.

Los hidratos no pueden faltar

Si bien los hidratos estaban presentes en la dieta paleolítica, en aquella época no existían los refinados ni procesados industriales, es decir, no había azúcares. Por eso, hoy podemos poner en práctica este principio no eliminando los hidratos pero si reduciendo o moderando la cantidad consumida y sobre todo, escogiendo muy bien el tipo de alimentos que lo contienen.

Es decir, podemos echar mano a más frutas y verduras, incluir cereales integrales, legumbres, granos enteros y derivados y no emplear azúcar para endulzar sino algún edulcorante artificial o acalórico en su reemplazo.

Sólo agua como bebida

Como es de imaginar, en el paleolítico no existían zumos industriales, refrescos, bebidas alcohólicas ni nada similar, por lo tanto, nosotros si queremos poner en práctica las bases de la dieta paleolítica para adelgazar, debemos sólo utilizar agua como bebida.

Además, como ya hemos dicho, que el agua sea la bebida principal es un principio básico en una dieta de adelgazamiento y será de gran ayuda para hidratarnos sin sumar calorías innecesarias al cuerpo.

Conclusión

Podemos utilizar las bases de la dieta paleolítica para adelgazar, sin obsesionarnos por imitar al pie de la letra este tipo de alimentación que dista mucho de ser sostenible en la actualidad, en que disponemos de métodos de cocción diferentes, un estilo de vida distinto y además, existen muchos productos con procesamiento industrial que antes estaban muy lejos de la sociedad.

Por supuesto, estas bases pueden ayudar a encaminar una dieta para adelgazar, pero además, es importante no dejar de movernos, volvernos más activos y cuidar nuestra salud contando, de manera ideal, con asesoramiento profesional.

Imagen | Charlotte Astrid, Theswedish y Cookbookman17

Dieta Paleo: Come como un Cavernícola

A menos que estés viviendo dentro de una cueva, probablemente hayas escuchado sobre la dieta Paleo o del hombre paleolítico, como muchos la llaman. A lo mejor incluso la has probado. Un poco de carne por aquí, un poco de vegetales por allá… Probablemente hayas probado también eliminar los granos o comida procesada totalmente.

Es un concepto atractivo, que llama la atención. Pero, ¿es saludable? ¿funciona? ¿ayuda efectivamente a perder peso?

Eso es lo que vamos a explorar en este artículo.

Tabla de Contenido

La Dieta “Paleo” En Resumen

La dieta paleo, o primitiva, se basa en 2 conceptos fundamentales:

  1. Nos hemos adaptado a comer algunos alimentos en particular.
  2. Para mantenernos sanos, fuertes y en forma (y evitar las enfermedades crónicas de la era moderna) necesitamos comer como nuestros ancestros.

Un poco de historia sobre alimentación

Nuestros primos lejanos, los primeros primates, vivieron hace más de 60 millones de años. Y como todos los primates de hoy en día, ellos subsistieron principalmente a base de fruta, hojas e insectos.

Hace alrededor de 2.7 millones de años, en el nacimiento de la era Paleolítica, las cosas empezaron a cambiar.

Nuestros ancestros humanos empezaron a desarrollar sus pulgares oponibles y a desarrollar más el cerebro. Empezaron a usar herramientas hechas de piedra y fuego, y, como resultado, fueron gradualmente cambiando sus dietas.

Para la época en que los humanos modernos entramos en escena (hace 50.000 años), nuestros ancestros ya llevaban una dieta omnívora cazador-recolector.

La Dieta Paleo Básica

Y así llegamos a un modelo de dieta paleolítica que incluye:

  • Animales (carne, pescado, reptiles, insectos, etc. – y generalmente, casi todas las partes de los animales, como órganos, huesos, cartílagos)
  • Productos animales (como los huevos o la miel)
  • Raíces/tubérculos, hojas, flores y ramas (en otras palabras, vegetales)
  • Frutas
  • Frutos secos que pueden consumirse crudos

Recientemente, muchos defensores de la dieta Paleo han sugerido que hay que empezar con lo mencionado arriba, y luego poco a poco ir introduciendo lácteos (mayormente yogur y otras opciones), y pequeñas porciones de legumbres “preparadas de forma adecuada” (refiriéndose a legumbres que han sido puestas en remojo la noche anterior).

¿Que tienen de Especial los Cazadores-Recolectores?

Hace unos 10.000 años, la mayor parte del mundo descubrió o inventó la agricultura. Y por tanto, pasamos de la era Paleolítica a la Neolítica.

Plantar y cosechar nos ofreció una forma constante y relativamente fiable de suministro de comida, lo que hizo posible que nos pudiéramos desarrollar como civilización.

Sin embargo, el período de 10.000 años desde la era Neolítica solo representa un 1% del tiempo que llevamos existiendo los humanos sobre la tierra.

Muchas personas creen que el cambio desde una dieta de caza y recolecta (rica en frutas salvajes y vegetales) a una dieta basada en agricultura (rica en granos y cereales) dio inicio a las enfermedades crónicas modernas como la obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares.

Este es la idea fundamental de la dieta Paleo, y la razón principal por la que sus defensores dicen que debemos volver a la carne y llevar dietas como nuestros antepasados.

¿Como Comían Nuestros Ancestros?

Por supuesto, aunque compartimos semejanzas en nuestro esqueleto, hemos encontrado sitios donde cocinaban y otros tipos de evidencia, no tenemos registros médicos detallados sobre nuestros ancestros cazadores-recolectores.

Sin embargo, disponemos de ejemplos de poblaciones que aún existen, en los que nos podemos fijar.

Un mundo diverso de dietas

Las pocas poblaciones cazadores-recolectores que han sobrevivido, han subsistido por una gran variedad de dietas, desde los africanos !Kung basados en nueces y demás, hasta los vegetarianos Kitavans cerca de Papua (Nueva Guinea), y los Inuit del Ártico, amantes de la carne y grasa.

Todas estas dietas son diversas y probablemente reflejan la gran variedad de dietas que llevaban nuestros ancestros, simplemente porque la alimentación de las personas dependía de la zona en que vivían: principalmente plantas en el trópico, mayormente carne en el Ártico, y todo lo intermedio.

Sin importar la variedad de sus dietas, es probable que la mayoría de los humanos paleolíticos consumieran 3 veces más producto cultivado que el típico hombre moderno.

Comparado con el hombre promedio de hoy en día, los humanos paleolíticos consumían mas fibra, proteína, ácidos grasos omega 3, vitaminas y minerales, y mucho menos grasa saturada y sodio.

Un ejemplo moderno

Los residentes de la Isla Kitava, cerca de Papua, Nueva Guinea, son probablemente los sobrevivientes cazadores-recolectores modernos más estudiados y populares.

Según el Dr. Staffan Lindeberg, quien ha estudiado sus hábitos de forma extensa, los Kitavans viven exclusivamente a base de:

Los Kitavans son saludables y robustos, libres de obesidad, diabetes, ataques de corazón, derrames y acné (ignorando el hecho de que la mayoría de ellos fuma!)

Todo pinta bien para alguien que sigue la dieta del hombre cavernícola.

Qué Promete la Dieta Paleo

La idea principal de la dieta primitiva (como probablemente te hayas imaginado) es que nuestro código genético ancestral no encaja con nuestro estilo de vida y dieta del siglo 21.

Como resultado, nuestra salud y bienestar sufren constantemente.

La dieta Paleo también plantea algunas suposiciones claves:

  • Los cazadores-recolectores paleolíticos eran robustos y sanos; si no morían jóvenes por un accidente o enfermedad infecciosa, su esperanza de vida era la misma de hoy en día.
  • Cuando estos paleolíticos hicieron el cambio a la agricultura neolítica, se volvieron más enfermizos y pequeños.
  • Los cazadores-recolectores modernos están sanos, y su salud declina cuando estos cambian a la dieta moderna.

¿Existe prueba de esto?

Aunque tiene sentido viendo la tendencia de nuestra evolución, de hecho, los cazadores-recolectores no fueron modelos prístinos de la salud.

Para empezar, sin duda albergaban muchos parásitos. También fueron víctimas de muchas enfermedades infecciosas.

Además, un estudio reciente tomó a 138 momias de diferentes sociedades alrededor del mundo (desde Egipto, Peri, América del Sur y las Islas Aleutianas) para buscar señales de arterioesclerosis.

Detectaron arterioesclerosis probable o definitiva en 47 de las 130 momias de estas 4 regiones, sin importar si estos habían sido agricultores o cazadores-recolectores, campesinos o elites de la sociedad.

Todos tenían las arterias endurecidas, sin importar el estilo de vida que llevaron. De hecho, los cazadores-recolectores de las islas Aleutianas tuvieron la mayor predominancia, con un 60%, sus momias tenían evidencia de arterioesclerosis.

Para reflexionar…

Enfermedades de Afluencia e Industrialización

Aunque la arterioesclerosis puede que fuese algo común en los humanos independientemente de su dieta, las “enfermedades de afluencia” (obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares) sin duda han aumentado de forma dramática en los últimos 50 años en países industrializados como los EEUU, especialmente cuando lo comparamos con países no industrializados.

Durante el último siglo (un periodo que sin duda es bastante corto cuando hablamos de adaptación genética) la industrialización y la tecnología han cambiado radicalmente la forma en que vivimos y nos alimentamos.

Hoy en día, el americano promedio subsiste a base de alimentos empaquetados y comida rápida. Con alto contenido de azúcares y almidón, grasas altamente procesadas, y sodio, estos alimentos han sido diseñados para ser tan deliciosos que pasan desapercibidos ante la señal de saciedad del cuerpo, y por lo tanto hacen que comas más.

Por ejemplo: Las 6 fuentes principales de calorías en los EEUU en su dieta actual son postres basados en harina (bizcochos, galletas, etc), pan y levadura, bebidas azucaradas, pizza y bebidas alcohólicas.

Estos no son alimentos ancestrales. Ni alimentos que cualquier experto, sin importar sus principios dietéticas, se atrevería a recomendar.

Por tanto, cuando los defensores de la dieta Paleo afirman que nuestra dieta moderna occidental no es saludable para nosotros, tienen toda la razón.

Pero, ¿Es la dieta Paleo realmente Paleo?

Recuerda, no existe una única dieta “Paleo”.

Nuestros ancestros vivieron en diferentes lugares del mundo, en increíblemente diversos ambientes, llevando dietas increíblemente diversas.

Sin embargo, en la mayoría de casos, las dietas primitivas sin duda incluían más vegetales y frutas que lo que consumimos hoy en día de media. Así que si queremos estar saludables, deberíamos hacer lo mismo que hicieron nuestros ancestros y comer mucho de estos alimentos, ¿correcto?

A lo mejor… pero no necesariamente por las razones que proponen los defensores de la dieta Paleo.

Antes que nada, la mayoría de frutas y vegetales de hoy en día no son iguales a las que nuestros ancestros consumían.

Las frutas de aquella época eran muchos mas agrias, mas pequeñas, difíciles de recolectar y a veces incluso tóxicas.

A lo largo del tiempo, hemos cultivado plantas en base a nuestras preferencias y gustos generales (las frutas más grandes, los colores más llamativos, las pieles más dulces, las que tienen menos toxinas naturales, y las que tienen mayor rendimiento).

También hemos diversificado los tipos de plantas – creando nuevas variantes a partir de las originales.

De igual manera, la mayoría de alimentos animales de hoy en día tampoco son iguales.

El filete de ternera (de animal alimentado a base de plantas) no es lo mismo que el filete de bisonte o la carne de venado. Y así sucesivamente…

Esto no quiere decir que el producto moderno o la carne modera sea buena o mala. Simplemente son diferentes a muchas de las que estaban disponibles en la era paleolítica.

Así que el consejo de que deberíamos llevar una dieta rica en vegetales, frutas y carnes sólo porque estamos diseñados para consumir exclusivamente esos alimentos, no tiene sentido. ¡Los alimentos que comemos hoy en día ni siquiera existían en aquella época!

Evolución de Tracto Digestivo

Dentro de los grupos Paleo, se ha dicho alguna vez que aunque el mundo ha cambiado en innumerables formas en los últimos 10.000 años, nuestros genes han cambiado muy poco. Y también, que solo prosperamos en un mundo con condiciones similares a la de la era paleolítica.

Siendo honestos, no es así como funciona la evolución.

Si los humanos solo pudieran prosperar en un entorno similar o igual que el de nuestros ancestros, nuestra especie no hubiera sobrevivido por mucho tiempo.

Los ejemplos de formas en que hemos evolucionado en los últimos 10.000 años abundan.

Por ejemplo, en los últimos 8.000 años, cerca del 40% de los humanos han desarrollado la capacidad de consumir lácteos diariamente durante toda la vida. Como especies, hemos desarrollado una mutación que nos permite continuar produciendo la encima lactasa para poder procesar y desglosar la lactosa en periodos mayores a lo que pudieron nuestros ancestros.

Es cierto que no todo el mundo puede digerir bien la lactosa, pero la mayoría de nosotros puede hacerlo mejor que nuestros antepasados.

Y estudios han demostrado que incluso las personas que no digieren bien la lactosa, son capaces de consumir cantidades moderadas de lácteos, tolerando una media de 12 gramos de lactosa a la vez (cantidad aproximada a una taza de leche) con pocos o cero síntomas de intolerancia.

Adicionalmente, la ciencia emergente de la epigenética está demostrando que un solo “diagrama” no es suficiente, los genes pueden ser “activados” o “desactivados” por una serie de factores psicológicos y del entorno.

Investigación Moderna de la Dieta Paleo

Sin importar como intentes verlo, los argumentos evolutivos que proponen los defensores de esta dieta no tienen buena base.

Pero esto no necesariamente quiere decir que la dieta en si sea mala.

Puede que sea una buena dieta, pero por razones totalmente diferentes a las que estas personas argumentan.

Para descubrir si esto es cierto, un gran número de investigadores han estado poniendo a prueba las dietas Paleo mediante ensayos clínicos controlados. Y hasta ahora, los resultados son prometedores, aunque incompletos.

Conclusiones y Recomendaciones

Descartando la teoría evolutiva en que se basa esta dieta, a fin de cuentas, la dieta Paleo tiene mas ventajas que desventajas.

  • El estilo de dieta paleo hace énfasis en alimentos enteros, proteínas magras, vegetales, frutas, nueces, semillas, y otras grasas saludables, lo cual es una mejora bastante importante sobre la dieta promedio occidental.
  • Esta dieta también ha sido extremadamente efectiva para mejorar muchas enfermedades crónicas. Solo eso suma muchos puntos.
  • La dieta Paleo nos ha hecho mas conscientes de que tan procesada y dañina es la gran mayoría de alimentos del siglo 21.

Sin embargo, necesitamos mas pruebas rigurosas (y controles médicos) antes de que podamos llegar a conclusiones definitivas.

A pesar de los beneficios evidentes sobre la dieta occidental promedio, la dieta paleo tiene algunos defectos:

  • Los argumentos sobre excluir los lácteos, legumbres y granos no son lo suficientemente fuertes.
  • Los argumentos evolutivos no hacen ningún sentido.
  • En la mayoría de casos, seguir estrictamente una dieta donde tienes alimentos “buenos” y “malos” o alimentos “permitidos” y “prohibidos” suele ser problemático para la mayoría de personas.

Es por esto que vemos que la propia dieta Paleo en si ha ido evolucionando.

Todo se trata de Evolución

Muchos defensores de la dieta Paleo recientemente se han dado cuenta y han empezado a recomendar la adición de cantidades moderadas de almidón (aunque menos opciones de las que nos gustarían), así también como chocolate negro, vino tinto y licores no basados en granos (como la tequila), y lácteos de animales alimentados con plantas.

Estas adiciones hacen que la vida sea mucho más cómoda. Hacen que comer saludable sea más atractivo y posible.

De hecho, esta nueva “flexibilidad” podría explicar por qué la dieta Paleo sigue cogiendo tracción y popularidad en los medios.

Por que al final, la moderación, sensatez y tus preferencias personales son más importantes que cualquier listado de alimentos específicos, evasión de anti-nutrientes, o teoría evolutiva.

Menú Semanal para Dieta Paleo

En el menú de la dieta paleolítica podemos encontrar alimentos bajos en carbohidratos o altos en carbohidratos, como nuestros antepasados, cuya dieta variaba teniendo en cuenta el momento en el que se encontraban y lo que había disponible.

Como alimentos básicos dentro de este menú podemos comer: carne, pescado, huevos, verduras, frutas, frutos secos, aceites. Lo que debemos evitar son comidas procesadas y alimentos refinados, como: refrescos, el azúcar, edulcorante artificial, etc. Aquello que quizás puedes comer varía.

La comunidad paleo ha ido desarrollándose durante estos últimos años y, por tanto, hay muchas interpretaciones de esta dieta. Ciertos grupos aceptan determinados alimentos como paleo, es decir, aptos para el consumo dentro de este regimen. Entre estos alimentos, encontraremos: el tocino (si los cerdos han pastado en campos verdes), o la mantequilla, procedente de animales que también son alimentados con pasto, e incluso ciertos cereales que no incluyan gluten.

En cuanto a caprichos que te puedes permitir en pequeñas cantidades, se encuentran:

1. El vino En concreto, el vino tinto. Este, es abundante en antioxidantes y rico en nutrientes.

2. El chocolate El chocolate negro, ya que es muy reconstituyente y sano. Entre las bebidas que nos podemos permitir, el agua es primordial. Existen ciertas bebidas, que aunque no sean del menú, nos podemos permitir igualmente, como son el té verde y el café. Ambos son ricas en antioxidantes.

Ejemplo de Menú Paleo de una Semana

Lunes

  • Desayuno: un par de piezas de naranja, nueces y salmón a las finas hierbas.
  • Comida: ensalada de pollo con un poco de aceite de oliva.
  • Cena: escalopines de ternera, unas verduritas a la plancha y un poco de melón.

Martes

  • Desayuno: una infusión y unas lonchas de jamón serrano con tomate.
  • Comida: hamburguesas con un poco de salsa.
  • Cena: un par de huevos duros con pimientos asados acompañado por una ensalada de aguacate y unas cuantas fresas.

Miércoles

  • Desayuno: una infusión y huevos revueltos con bacon.
  • Comida: carne con unas verduras frescas.
  • Cena: merluza y nueces.

Jueves

  • Desayuno: huevos revueltos, jamón ibérico y un zumo de naranja.
  • Comida: variado de verduras y lomo de cerdo.
  • Cena: arroz blanco, gambas peladas y nueces.

Viernes

  • Desayuno: un par de huevos cocidos y lonchas de pavo. Zumo de naranja.
  • Comida: variado de verduras y carne de ternera.
  • Cena: bacalao a la plancha y nueces.

Sábado

  • Desayuno: huevos revueltos con jamón ibérico y un zumo de naranja.
  • Comida: champiñones y carne de hamburguesas.
  • Cena: langostinos y frutos secos.

Domingo

  • Desayuno: carne con verduras.
  • Comida: un emparedado con lechuga, carne y verduras frescas.
  • Cena: alas de pollo a la plancha con verduras.

Suplementos Recomendados para esta dieta:

  • Precio: EUR 50,90 Consíguelo en Amazon

Ventajas e inconvenientes de este menú

En cuanto a las ventajas que nos aporta este tipo de dieta, podemos destacar las siguientes:

  1. Nos ayuda a mantenernos sanos, ya que evitamos todo lo que sea procesado.
  2. Las calorías no se cuentan y los alimentos no hay que pesarlos. Podemos comer hasta saciar el hambre.
  3. No se establecen comidas mínimas ni máximas al día.
  4. Dicha dieta nos ayuda a evitar algunas enfermedades provocadas por la dieta actual, por el consumo de comida refinada, el azúcar, que causan enfermedades como son la diabetes, la obesidad, el cáncer, el Parkinson, entre otras.
  5. No está compuesta por alimentos con gluten, por lo que es apta para celíacos.
  6. Merma nuestro apetito e incrementa la eficacia del metabolismo sin que pasemos hambre.

Los inconvenientes que podemos experimentar son:

  1. Posible deficit de vitamina D a corto plazo.
  2. La cesta de la compra puede incrementar de precio, ya que las carnes suelen ser el alimento más caro de la compra. Comer sano es caro.
  3. Es una dieta restrictiva, por lo que puede causar abandono dependiendo de la persona.

Video resumen de la Dieta Paleolítica

Otras dietas para adelgazar:

  • Dietas alcalinas
  • Dieta disociada tabla
  • Dieta keto
  • Dieta dukan fases
  • Dieta blanda
  • Dietas para adelgazar gratuitas
  • Cenas ligeras para adelgazar

El increible régimen Seignalet

  • Crítica: «Esta dieta no le evitó tener cáncer de páncreas». Respuesta: Esta es ciertamente la crítica más clara, pero es fácil de explicar para quien conozca el funcionamiento de esta hermosa glándula que no respetamos lo suficiente tanta es su fragilidad. Nuestro páncreas tiene dos funciones principales. Primero, regular el nivel de azúcar en la sangre gracias a su fabricación de dos hormonas: una hormona que aumenta el nivel de azúcar cuando falta, el glucagón; otra hormona que la baja el azúcar cuando es demasiado alta, la insulina. Su segunda función es fabricar un litro de líquido pancreático para ayudar a digerir las grasas de nuestra dieta. Este líquido contiene enzimas que son en su mayoría pre- o pro-enzimas que se activan solo por la acción del jugo gástrico.Jean Seignalet sabía todo esto; y sabía que comer casi exclusivamente alimentos crudos podía forzar su páncreas. Por esta razón tomaba pastillas de enzimas (traídas desde el extranjero) para aliviarlo y ayudar a digerir la parte proteica de la carne y la grasa más o menos oculta que contienen. De hecho, muy probablemente se intoxicó con pre-enzimas que fatigaron su páncreas hasta el punto de estimular células durmientes que se habían multiplicado en exceso, extendiéndose al hígado y a los ganglios del área alrededor del páncreas.

Todo esto no impide que Jean Seignalet haya sido un profeta de la medicina moderna y haya propuesto un método que, lo afirmamos, ha sido ampliamente probado desde su lanzamiento.

Por eso acepté participar en el programa de televisión “Le quotidien sur France 5” acerca del tema del régimen de Jean Seignalet. Le recomiendo encarecidamente y se puede ver en el canal de Youtube.

No me queda más que lamentar la partida prematura de nuestro querido y original colega que a pesar de llegar a la edad de jubilación decidió continuar su investigación durante muchos años.

Muy Cordialmente,

Pr Henri Joyeux

El método de Seignalet, puesto a punto en 1985, es ante todo una dieta de la salud, encaminada a sanar. Es completamente equilibrada y no conlleva peligro alguno. Preconiza una alimentación variada y lo más parecida posible a la de nuestros ancestros cazadores-recolectores. Por esta razón, a veces, también se la denomina “dieta ancestral”.

Además, el método de Jean Seignalet tiene en cuenta la forma molecular de los alimentos y su calidad. Y no sólo su cantidad, como hacen las dietas clásicas.

Los alimentos que consumimos sufrieron numerosas transformaciones moleculares. Algunos de ellos, comúnmente, se consideran “sanos”. Pero, para algunas personas, se han vuelto completamente indigestos. En particular: numerosos cereales (entre los que figuran el trigo y el maíz) – los productos lácteos de origen animal (en todas sus formas) – y las cocción excesiva (en especial, cuando cocinamos grasas y proteínas animales).

Por consiguiente, es un método»sin gluten ni caseína». Recomienda ingerir alimentos frescos y crudos y cocinar a fuego lento. Es completamente variado y equilibrado. También se lo conoce con el nombre de “dieta hipotóxica», porque excluye los alimentos que, para algunos, terminan por resultar «tóxicos» a largo plazo.

Lo que marcó el éxito de este método es su eficacia. Sus resultados se perciben tanto en los trastornos levescomo en numerosas enfermedades crónicas. (Véase la sección Eficacia de la dieta). Entra en acción en un plazo que varía de 1 mes a 1 año. Sin embargo, la mayoría de las personas perciben sus efectos rápidamente. Por ejemplo, digieren mejor, se despiertan reposados y mejora la moral. Quienes han acumulado una gran cantidad de toxinas, pasan por un período durante el cual se agravan los síntomas. Es la etapa de eliminación de las toxinas. Cuando terminan de eliminarlas, comienzan a percatarse de los beneficios del método.

Resultados y efectos

Los pacientes del Dr. Seignalet padecían, en total, más de 115 enfermedades.

91 de las mismas reaccionaron bien a la dieta. Ello les permite nutrir una esperanza a numerosos enfermos. Dichos pacientes aplicaron estrictamente la dieta Seignalet. Los efectos se percibieron al cabo de un período variable. Los primeros efectos del cambio de alimentación se dejan sentir en un plazo que varía considerablemente: entre unos meses y 2 años.

Los efectos

·

  • El Dr. Seignalet atendió gratis, durante casi 20 años, a más de 2500 pacientes que sufrían enfermedades, a veces, denominadas “incurables”. 2250 de ellos experimentaron una mejoría gracias al método Seignalet..

«Por lo que atañe a las enfermedades para las que pude reunir a más de 15 pacientes, la frecuencia de los éxitos terapéuticos es indudable. Es el caso de la poliartritis reumatoide, la espondiloartritis anquilosante, el síndrome de Gougerot-Sjögren (también conocido como síndrome del ojo seco), la hipercolesterolemia, la colopatía funcional, las infecciones ORL que se repiten en el niño y el acné. En lo tocante a las otras enfermedades, controlé a menos pacientes. Y, a priori, parece razonable que seamos más cautos: hay que aguardar hasta contar con un número mayor de personas y de años, antes de expresar nuestra postura definitiva”.

  • Los éxitos terapéuticos, cuando se consiguen, son claros. Hay que hablar de remisión y no de curación. Porque, cuando se abandona la dieta, generalmente, se produce una recaída después de unas semanas o unos meses.
  • Cuando la dieta es eficaz, hay un período de eliminación que puede durar desde unas semanas hasta unos meses. Se presentan varias molestias que corresponden a las moléculas nocivas que salen del organismo: dolor de cabeza, aftas, diarrea, pérdida de peso, etc. Este período desagradable es pasajero a la vez que alentador, pues corresponde a la primera fase del tratamiento: nos desembarazamos de las moléculas que se acumulan en el organismo. Las personas frágiles y debilitadas tienen que tener cuidado para no adelgazar demasiado rápidamente. Si tal es así, conviene interrumpir la dieta durante un tiempo y, luego, reanudarla paulatinamente.
  • Con frecuencia, el éxito terapéutico de la dieta permite eliminar gran parte de los medicamentos. No obstante, su ingesta no obstaculiza la eficacia del método. Cuando el estado de salud mejora, los medicamentos se pueden eliminar progresivamente, si el médico de cabecera está de acuerdo.

Hoy en día, los pacientes mencionados y todos los que pudieron constatar personalmente (o a través de sus pacientes) los efectos positivos de esta dieta son los mejores embajadores del método Seignalet.

La clasificacion de la enfermedades

La clasificación del Dr. Seignalet distingue 3 mecanismos fisiopatológicos. Por otro lado, algunas enfermedades complejas pueden sumar varios de estos procesos.

El método hipotóxico deriva de este razonamiento científico. Explica, paso a paso, por qué una mala alimentación puede afectar a nivel microscópico a algunas personas (predisposición genética). Y, en particular, a quienes padecen una enfermedad crónica.

El primero de dichos mecanismos se refiere a las enfermedades autoinmunes. Toma en consideración el funcionamiento de las moléculas HLA. Jean Seignalet era una de las autoridades mundiales en la materia. Las moléculas HLA contribuyen a defender el organismo. En opinión de Seignalet, las mismas permiten explicar por qué el sistema inmunitario se altera en numerosas enfermedades autoinmunes.

La teoría de la acumulación y la teoría de la eliminación derivan de esta primera hipótesis, con las diferencias del caso. El método Seignalet también resulta muy exitoso con estas enfermedades. La dieta es la misma en los 3 tipos mencionados. Lacausa estriba siempre en la hiperpermeabilidad del intestino delgado. Difieren los “protagonistas” de dichos mecanismos y la concatenación de los acontecimientos, que desemboca en enfermedades que se ponen de manifiesto de dos maneras distintas:

  • las moléculas nocivas «vagantes» se acumulan en las células, dificultan su comunicación y hasta pueden «penetrar» en las mismas. Provocan las denominadas enfermedades de acumulación.
  • El cuerpo intenta eliminar los desechos que han penetrado en los órganos, «expulsándolos» a través de uno de los emuntorios (filtros). Así nacen las enfermedades de eliminación.
  • Las enfermedades autoinmunes

“Considero que las enfermedades autoinmunes propiamente dichas, conforme a la definición clásica, son raras. Son una pequeña minoría. En este grupo coloco la Púrpura trombocitopénica idiopática (PTI) y, acaso, la miastenia. La dieta original, en estos casos, carece de eficacia. La única salida consiste en seguir tomando medicamentos.

La inmensa mayoría de estas enfermedades, en realidad, son aloinmunes. Es decir, corresponden a una respuesta inmunitaria normal, a la que sigue otra respuesta inflamatoria normal contra ciertos tejidos. Estos, al principio, están sanos pero albergan a un huésped indeseable; a saber: un péptido antigénico proveniente del entorno”.

  • Las enfermedades de acumulación

“En 1991, una reflexión sobre los desechos de origen intestinal, a los que considero culpables del desarrollo de numerosas dolencias, me llevó a diferenciar entre los péptidos y las proteínas (que pueden generar una patología autoinmune) y las demás substancias (que no son capaces de desencadenar una respuesta inmunitaria pero que resultan nocivas, cuando se depositan en los tejidos). Su acumulación progresiva en el medio extracelular, en las membranas plasmáticas y en el medio intracelular acaba por perturbar el funcionamiento de algunas células”.

  • Las enfermedades de eliminación

“Los glóbulos blancos desempeñan una función clásica, que consiste en luchar contra los agresores del cuerpo humano y, en particular, contra las bacterias y los virus. Pero, probablemente, tengan otra misión que se suma a la de luchar contra los gérmenes. Aparentemente, desempeñan la función de ‘basureros’: son los encargados de depurar el organismo de los desechos indeseables”.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *