Descongestionante nasal niños

Contenidos

Cómo destapar o descongestionar la nariz naturalmente

La congestión nasal ocurre cuando los vasos sanguíneos de la nariz se inflaman o cuando hay exceso de producción de moco, causando que la nariz se tape y se dificulte la respiración.

Este problema puede ser causado por gripes, resfriados, sinusitis o alergias respiratorias y, por lo general, desaparece por si solo al cabo de 1 semana. El uso de descongestionantes nasales sólo deben ser utilizados bajo orientación y prescripción médica, ya que pueden empeorar la congestión nasal debido a que causan un efecto rebote.

Sin embargo, existen algunas medidas caseras que ayudan a destapar la nariz como:

1. Realizar un lavado nasal con agua tibia y sal

El lavador nasal remueve el exceso de moco y secreciones de los senos paranasales, ayudando a destapar la nariz. Además de esto, como la solución contiene sal, permite eliminar las bacterias que pueden estar empeorando la producción de secreciones.

Como puede causar una ligera molestia, el lavado normalmente no es utilizado por los niños, siendo más práctico para los adultos. Este dispositivo debe colocarse en una de las narinas para introducir el agua con sal y dejar salir el líquido por la otra narina, arrastrando así mucosidades e impurezas presentes en las vías nasales. Otra forma de lavado nasal, más común, se realiza con el uso de una jeringa y suero fisiológico al 0,9%. Vea cómo se debe realizar un lavado nasal.

Este tipo de lavador nasal puede comprarse en cualquier farmacia o por internet.

2. Inhalar vapor con eucalipto

La inhalación con vapores es una excelente técnica que no provoca ninguna incomodidad, pudiendo ser utilizada en niños bajo supervisión de un adulto. El vapor fluidifica las secreciones y el eucalipto es descongestionante, ayudando a destapar la nariz.

Para realizar la inhalación basta colocar 3 gotas del aceite esencial de eucalipto en un recipiente con 500 ml de agua hirviendo e inhalar el vapor durante unos 5 minutos, colocando una toalla de baño sobre la cabeza para que el vapor se mantenga.

3. Humidificar el ambiente

Humidificar el aire ayuda a dejar los tejidos de las vías respiratorias más hidratadas y menos irritadas, aliviando la incomodidad y facilitando la extracción de las secreciones.

Para humectar correctamente el aire se pueden utilizar humidificadores, colocar una toalla mojada o un balde de agua caliente en la habitación, o abrir la ducha del baño con agua caliente y respirar el vapor

4. Beber 2 a 3 litros de agua por día

El agua es muy importante para mantener las secreciones más fluidas y fáciles de eliminar, así no se utilice ninguna otra técnica.

Además de beber agua, también se puede comer gelatina, ingerir jugos naturales o sopas. Además de esto, también se puede sustituir el agua por tés, principalmente por aquellos que poseen propiedades descongestionantes como el eucalipto o la menta.

5. Consumir alimentos ricos en Vitamina C

La vitamina C es una sustancia muy conocida por estimular el sistema inmune y fortalecerlo, previniendo el surgimiento de gripes y resfriados, permitiendo que el organismo se recupere más rápido.

Algunos de los alimentos que pueden ingerirse son la piña, naranja, limón, fresas, kiwis o mandarinas. Vea una lista más completa de alimentos ricos en vitamina C.

Cómo destapar la nariz del bebé

Es común que a los bebés se les tape frecuentemente la nariz, debido al pequeño diámetro de sus narinas,pudiendo causarles mucha incomodidad, ya que no saben cómo eliminar el moco para respirar mejor.

Para descongestionar la nariz del bebé se puede:

  • Utilizar suero fisiológico para lavar las narinas del bebé o incluso agua de mar, pudiendo ser comprados en las farmacias o supermercados. Para fluidificar las secreciones se debe aplicar unas gotas en cada narina y a continuación se debe extraer el moco con un aspirador nasal;
  • Realizar un masaje suave desde la parte superior de la nariz hacia la parte inferior;
  • Elevar el colchón del bebé con un pedazo de madera, por ejemplo, para que la inclinación le permita respirar más fácil;
  • Nebulizar con 5 mL de suero fisiológico, durante 20 minutos, 3 a 4 veces al día, esto ayuda a fluidificar las secreciones nasales.

No se debe utilizar aromaterapia con eucalipto en niños porque puede provocar una crisis de bronquitis y, además, si el aire del ambiente está muy seco, se recomienda el uso de humidificadores de aire o dejar una toalla mojada extendida dentro de la habitación del bebé, evitando baldes para prevenir accidentes.

Conozca otros remedios caseros para destapar la nariz del bebé.

Descongestivos nasales

Rinorrea o congestión nasal en adultos: causas

La mucosa nasal es un tejido muy vascularizado, donde hay vasos arteriales, capilares, vasos venosos y un tipo de vaso capilar denominado sinusoides: estos vasos sinusoides son los responsables de la congestión nasal. Cuando están llenos de sangre e hinchados sufrimos de congestión nasal, y cuando están vacíos y deshinchados, nos descongestionamos.

Medicamentos contra la congestión nasal

La primera opción ante la congestión suele ser recurrir a un descongestivo nasal, en forma de spray o gotas, que se aplica directamente en las fosas nasales.

Los descongestionantes o descongestivos nasales, básicamente, lo que hacen es estimular la contracción de las células vasculares, es decir, hacen que los vasos sinusoides se contraigan: al contraerse se vacían de sangre y se deshinchan para obtener el efecto buscado. Pueden ser de dos tipos:

  • De larga duración, que mantienen la descongestión nasal entre 8-12 horas, y contienen como principios activos nafazolina, oximetazolina y xilometazolina.
  • De más corta duración, que mantienen la descongestión nasal entre 4-6 horas, y sus principios activos son la fenilefrina y la tramazolina.

A menudo estos componentes van acompañados de un antihistamínico (como la clorfenamina): se recurre a este tipo de principio activo en los medicamentos descongestionantes porque inhiben la secreción mucosa.

Además de en los descongestionantes nasales, la fenilefrina y la clorfenamina también se encuentran en medicamentos orales contra el resfriado. Actúan normalmente sobre varios síntomas, pero en general su acción es más lenta.

No abuses de los descongestivos nasales

Lo malo de los descongestionantes es que si se abusa de ellos, producen efecto rebote: es decir, cuando se dejan de usar vuelve la congestión nasal.

En esos casos suele suceder que el paciente cree que ha recaído de nuevo y vuelve a utilizar otra vez descongestionantes, incluso en más cantidad que la última vez, cayendo en un círculo vicioso. Sin embargo, la única forma de evitar el efecto rebote de estos medicamentos es utilizarlos a la menor dosis y durante el menor tiempo posible.

Riesgos abuso de descongestionantes nasales

Los descongestivos nasales son medicamentos, y como tales no están exentos de riesgos. Por eso, antes de comprar uno, te recomendamos consultar con el farmacéutico y comprobar si puedes usarlo sin problemas.

  • Aunque los descongestionantes en forma de spray nasal tienen acción básicamente local, están contraindicados en cardiopatías graves, diabetes no controlada o en personas que toman un tipo concreto de antidepresivos.
  • Además, pueden interaccionar con otros medicamentos.
  • Los descongestionantes por vía oral no suelen producir efecto rebote, pero al producir vasocontricción periférica (no solo local) pueden dar lugar a subidas de presión arterial que en personas con hipertensión pueden causar un serio problema.

Asimismo, tienen un efecto vasoconstrictor sobre la nariz. Es decir, reducen el aporte sanguíneo contrayendo las arterias y determinando una reducción del volumen de unas estructuras cavernosas nasales que se llaman cornetes y tienen como misión regular el flujo de aire nasal, calentándolo, humedeciéndolo y filtrándolo. El efecto de estos fármacos es mejorar la permeabilidad nasal, por lo tanto, a través de la reducción del volumen de todo el tejido cavernoso de los cornetes y la mucosa nasal.

Sin embargo, además de los posibles efectos adversos que tienen (como la posibilidad de subir la tensión arterial o de provocar taquicardias), se ha demostrado que los descongestivos/vasoconstrictores nasales generan tolerancia y efecto rebote. Esto significa que para conseguir el mismo efecto se requiere cada vez más dosis y, sobre todo, que cuando se pasa el efecto del fármaco se produce una congestión/obstrucción nasal de rebote más intensa que la que inició la necesidad de tratamiento, y que es independiente de la causa original. “Este síndrome se conoce como rinitis medicamentosa, debida a la adicción a este tipo de espráis nasales y motivada por la necesidad continua, y cada vez más frecuente, de aplicarse el medicamento para conseguir tener una nariz despejada; lo cual, pasado un tiempo de evolución, no llega a producirse de forma satisfactoria para el paciente que sufre la enfermedad”, detalla el vocal de la Seorl-CCC.

Un uso compulsivo lleva a la cronificación de la rinitis

Del Cuvillo continúa contando lo que les demuestra su experiencia: “Los pacientes que se automedicaron de esta forma, sin consultar con su médico para que les recomendara el mejor tratamiento para sus síntomas, acuden a nuestras consultas con una gran afectación de su vida diaria. Tienen que llevar el spray vasoconstrictor encima para estar tranquilos, lo usan de forma compulsiva y la mayoría de las veces sin conseguir el efecto deseado, a la vez que cronifican la enfermedad, quejándose de una congestión/obstrucción nasal casi continua”.

Se trata de un problema que “vemos prácticamente a diario. Estos pacientes refieren que se ahogan, que no pueden respirar”, añade María Ángeles Ruiz Vázquez, del grupo de trabajo de Respiratorio de la Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (Sefac).

Motivos que llevan al paciente a ‘engancharse’ a los espráis nasales

Sin embargo, puntualiza el otorrinolaringólogo, “no todos los espráis nasales causan adicción; solo los que contienen un principio activo con efecto vasoconstrictor pueden causarla y no de la misma manera en todos los pacientes. Es curioso que por una cuestión temporal estos medicamentos fueron autorizados para su comercialización en una época en la que los requisitos eran mucho menos estrictos que actualmente, y dado que esta autorización para la comercialización no se revisa de forma estricta periódicamente, se mantienen a la venta de forma libre en las farmacias”.

Los pacientes que padecen rinitis medicamentosa siempre tienen un motivo justificado para iniciar el tratamiento. El motivo más frecuente es el catarro nasal que no se cura en el periodo habitual, pero otros pacientes inician el tratamiento para aliviar la congestión/obstrucción nasal de la rinitis alérgica, la rinitis no alérgica, las sinusitis crónicas u otras patologías como la desviación del tabique nasal.

Sustancias responsables

Las sustancias responsables de la adicción a los espráis nasales se denominan descongestivos adrenérgicos -un grupo de fármacos de los cuales los más usados son la oximetazolina, la xilometazolina o la nafazolina-. “Hay que subrayar que estos fármacos no son perjudiciales en sí, sino que lo que los hace peligrosos es el uso inadecuado, sin control médico y en las dosis y frecuencias incorrectas. Cuando se usan correctamente ayudan a controlar las enfermedades para las que fueron estudiados”, aclara Del Cuvillo.

¿Su uso habitual puede provocar o agravar alguna patología?

“Es importante resaltar que el paciente que inicia por su cuenta un tratamiento con un spray descongestivo nasal siempre tiene una causa y el uso incorrecto del tratamiento termina por agravar la causa que lo generó. Es también clave subrayar que, aunque poco frecuentes, los descongestivos adrenérgicos pueden causar efectos adversos importantes en pacientes con patología cardiovascular o isquémica (falta de riego)”, resume el vocal de la Seorl-CCC.

Respecto a las patologías propiamente otorrinolaringológicas, Ruiz advierte de que “el uso prolongado puede producir rinitis crónica, atrófica e incluso puede necrosar estructuras nasales y perforar el tabique nasal. Los pacientes con desviación del tabique, infecciones del tracto superior o rinitis alérgica presentan un riesgo aumentado de sobredosificación si utilizan descongestivos nasales tópicos”.

Qué hacer para ‘superar’ esta adicción

“Lo primero y más importante es acudir al médico. Éste evaluará la causa inicial que motivó la necesidad de usar el spray descongestivo, analizará la sintomatología del paciente y determinará cuál es el mejor tratamiento para interrumpir el círculo vicioso generado por el uso incorrecto de esta medicación”, señala Del Cuvillo.

Consejos para no recurrir de manera habitual a estos fármacos

Los expertos ofrecen las siguientes recomendaciones para no tener que utilizar de forma frecuente estos fármacos:

  • “Es importante no usar estos espráis descongestivos nasales más de una semana continuada”, dice Del Cuvillo. A lo que Ruiz añade que hay que seguir la pauta posológica, no aplicándolos más veces.
  • Realizar lavados nasales con agua de mar o solución salina.
  • Mantener unas condiciones de humedad y temperatura adecuadas, evitando el exceso de humedad, los cambios bruscos de temperatura, así como las temperaturas extremas.
  • No fumar.
  • Beber abundantes líquidos.
  • Como la congestión empeora al estar tumbado, mantener la cabeza más elevada, durmiendo con una almohada alta.
  • “Si los síntomas nasales tienden a prolongarse en el tiempo, es mejor consultar con el médico para buscar un tratamiento sin los efectos secundarios ni los riesgos de estos espráis descongestivos nasales. El médico investigará la causa del síntoma y buscará un tratamiento específico que controle los síntomas de forma segura”, concluye el otorrinolaringólogo.

Cómo aliviar la congestión nasal (bien)

  • Lavados con agua de mar o soluciones salinas: sirven tanto para la higiene nasal como para descongestionar la mucosa y se pueden utilizar sin problemas en niños y mujeres embarazadas. Se recomienda hacer lavados 3-4 veces al día.
  • Si el motivo de la congestión y/o rinitis es la alergia (lo que se conoce como rinitis alérgica estacional), aparte del tratamiento oral, el médico puede prescribir antihistamínicos nasales (azelastina, levocabastina) o corticoides nasales en spray o gotas (budesonida, beclometasona, fluticasona…).
  • Los corticoides nasales también estarían indicados en caso de pólipos nasales o tras la cirugía para extirparlos.
  • Pueden ser útiles las tiras adhesivas para dilatar las fosas nasales, por ejemplo si existe desviación del tabique nasal.
  • Descongestionantes nasales: son ampliamente utilizados y no siempre de forma correcta. De hecho, paradójicamente, el mal uso o el abuso de descongestionantes es una causa frecuente de congestión nasal. Estos principios activos (nafazolina, fenilefrina, etc.) son vasoconstrictores, es decir, actúan disminuyendo el tamaño de los vasos sanguíneos, en este caso de la mucosa nasal. Esto reduce la hinchazón de forma rápida e intensa y el efecto puede durar hasta 4 horas. Sin embargo, al término de este tiempo, por un mecanismo compensatorio, los vasos sanguíneos vuelven a aumentar su diámetro y se produce de nuevo congestión «de rebote». Esto puede llevar a algunos pacientes a sobredosificar el medicamento, e incluso a depender de él para respirar bien, en un círculo vicioso. Por este motivo, no debes utilizar descongestionantes nasales durante más de 3 días y siguiendo siempre la posología indicada en el prospecto. Aunque no necesitan receta médica, no están exentos de contraindicaciones y efectos adversos. Los pacientes con diabetes, glaucoma, cardiopatía, arritmia, hipertensión arterial y otras patologías no deben utilizarlos y pueden interaccionar, por ejemplo, con algunos antidepresivos (IMAO).

Descongestionantes Nasales

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal o rinorrea es un problema común cuando las temperaturas descienden bruscamente, dado que el clima cambia y produce la dilatación de los vasos sanguíneos presentes en la nariz y provoca la inflamación de la mucosa nasal. En este punto, se produce el estrechamiento de los conductos nasales y aumenta la producción del moco, por lo cual aparece la nombrada al principio. Para estos casos, las personas precisan, en ocasiones, de un medicamento descongestionante nasales que contribuya a la disolución de la mucosidad.

Esta congestión nasal puede ser síntoma de una infección patógena de las vías respiratorias o ser la consecuencia de una reacción alérgica, que puede ser de tipo estacional o perenne, según su duración en el tiempo. La razón de la congestión nasal muy habitualmente se debe a una infección, dado que la mucosa está expuesta a la contaminación de agentes externos del medio ambiente y eso hace que no sea estéril sino que pueda ser alcanzada por diferentes gérmenes. En muchas ocasiones, la congestión viene acompañada del estornudo.

¿Cómo actúa un medicamento descongestionante nasal?

El descongestionante nasal basan su actuación sobre los receptores adrenérgicos del tipo a, encargados de la vasoconstricción del tejido diana, en este caso, los de los conductos nasales, para evitar que esta se produzca y así reducir la inflamación nasal. Su acción es capaz de conseguir aumentar la eficacia a la hora de respirar, pero su composición no reduce el picor que aparece en la zona, la rinorrea o el estornudo.

El formato de descongestivo más cómodo para su aplicación es el tópico, dado que no produce efectos secundarios y actúan localmente sobre las paredes vasculares de los conductos nasales, consiguiendo de manera inmediata mejorar lo expuesto anteriormente, pero deben usarse siguiendo las indicaciones del prospecto o del farmacéutico. Generalmente, se usan aguas de mar o sueros fisiológicos que contribuyen a diluir la mucosidad y que son productos inocuos, puesto que no producen efectos secundarios, pero, en ocasiones, estos no son suficientes y se recurre a los descongestionantes nasales que añaden en sus fórmulas diferentes principios activos. Aparte de estos, se pueden encontrar las inhalaciones de vapor como las de Vicks que contienen eucalipto o mentol para mejorar el proceso respiratorio.

El efecto prolongado de los mismos dependerá de la concentración de los mismos en la disolución y se recomienda que no se usen durante más de tres días pues pueden causar un efecto rebote. Para los más pequeños es preferible el uso de gotas porque sus fosas nasales son más pequeñas y no admiten el uso de aerosol, mientras que en los adultos es preferible este segundo. Antes del uso de cualquiera de estos remedios, se debe acudir al médico o farmacéutico para que evalúe la congestión e indique el mejor remedio entre los expuestos.

Existen dos tipos de descongestionante nasal, por un lado, aquellos de larga duración que la mantienen entre ocho y doce horas y contienen principios activos como la oximetazolina, la ximetazolina o la nafazolina; y, por otro lado, aquellos de corta duración que la mantienen entre cuatro y seis horas y contienen principios activos como la tramazolina o la fenilefrina. En ocasiones, el descongestionante contiene clorfenamina, un antihistamínico presente en los medicamentos que inhiben la secreción mucosa y que actúan contra el resfriado.

¿A quiénes están destinados los descongestivos nasales?

El descongestionante nasal de tipo tópico está indicado para el tratamiento directo del foco de la inflamación. Se puede hablar de Rhinospray, con tramazolina hidrocloruro, que contiene el principio activo y una base de suero indicada para descongestionar la mucosa nasal y es apto para niños a partir de seis años. En su prospecto de debida consulta, se indica que la nariz debe estar sonada antes de su aplicación y cómo debe aplicarse, matizándose que existe la posibilidad de aplicarse como gotas, en el caso de los niños, o como pulverización, en el caso de los adultos.

Se puede comprar descongestionante nasal en DosFarma sin receta. Otro descongestionante es Couldina, cuyo principio activo contiene ibuprofeno, clorfenamina y fenilefrina, indicado para los procesos gripales que causan congestión nasal, porque alivia los síntomas de la fiebre y la secreción nasal. Está indicado para niños a partir de 12 años. Para más información, consultar su prospecto.

Para acabar, se puede hablar de la pomada de Vicks Vaporub, indicada para el alivio sintomático de la tos y la congestión nasal con raíz en el resfriado y la gripe, como dice su prospecto de debida consulta. Este tipo de Vaporub se puede aplicar sobre la piel de pecho, cuello o espalda, repitiendo su aplicación hasta tres veces al día o añadiéndola en agua caliente para realizar inhalaciones.

¿Dónde comprar descongestionantes nasales?

En el catálogo de DosFarma, se puede encontrar descongestionante nasal a precio de farmacia, para aliviar los síntomas de la congestión nasal y volver a respirar correctamente, permitiendo un mejor sueño durante la noche, siempre de la mano de marcas seguras como Cinfatos, Almirall, Couldina o Utabon.

Concentración iónica. La mucosa nasal tolera mal las soluciones hipotónicas al 0,5% peso/volumen de cloruro sódico y al 0,3% peso/volumen de glucosa, respectivamente. Se recomienda utilizar formulaciones hipertónicas porque procuran una mejor aclaración mucociliar.

REACCIONES ADVERSAS DE LOS DESCONGESTIVOS TOPICOS

Las reacciones adversas de los descongestivos de uso tópico varían en intensidad de un individuo a otro y se clasifican en:

Frecuentes (aparecen en menos de 1 de cada 10 pacientes, pero en más de 1 de cada 100): sequedad y escozor nasal, picazón en la zona de instilación, estornudos; con el uso excesivo o prolongado puede aparecer congestión nasal de rebote.

Raras (aparecen en menos de 1 de cada 1.000 pacientes): cuando se aplican cantidades excesivas puede aparecer dolor de cabeza, temblor, sudoración excesiva, insomnio, palpitaciones, nerviosismo e hipertensión.

En general, se prefiere la utilización de los descongestivos tópicos frente a los sistémicos, ya que tienen una acción más rápida y con menos efectos secundarios sistémicos.

La eficacia de los descongestivos nasales en los cuadros de resfriado ha sido estudiada en ensayos clínicos controlados, habiéndose encontrado una reducción significativa del 13% de los síntomas subjetivos en relación al placebo. Sin embargo, el empleo subsiguiente de nuevas dosis de descongestivo produce efectos que no difieren de los obtenidos con placebo. La combinación con agentes antihistamínicos parece ser más efectiva.

Estos medicamentos son eficaces para aliviar la congestión nocturna.

Bibliografía general

Consejo General de COF. Catálogo de Especialidades Farmacéuticas. Madrid: Publicaciones del CGCOF; 2005.

Eccles R, Jawad MS, Jawad SS, Angello JT, Druce HM. Efficacy and safety of single and multiple doses of pseudoephedrine in the treatment of nasal congestion associated with common cold. Am J Rhinol. 2005;19:25-31.

Kallen BA, Olausson PO. Use of oral decongestants during pregnancy and delivery outcome. Am J Obstet Gynecol. 2006;194:480-5.

Reinecke S, Tschaikin M. Investigation of the effect of oxymetazoline on the duration of rhinitis. MMW Fortschr Med. 2005;147:46.

Bibliografía de consulta a texto completo en www.doymafarma.com

* López Amado M, Plaza G, Sanabria J. Paciente con sinusitis. FMC. 2002;9:22-5.

* Martín AJ, Romero E, de Mier M. La obstrucción nasal crónica. FMC. 2006;13: 112-21.

Los descongestionantes a veces pueden hacer más mal que bien

ESTIMADA MAYO CLINIC:
Escuché que los descongestionantes de venta libre pueden tener efectos secundarios importantes. ¿Es verdad?

RESPUESTA:
A pesar de que muchas personas confían en los descongestionantes nasales como ayuda para aliviar los síntomas de un resfriado o gripe, esos medicamentos a veces pueden hacer más mal que bien, sobre todo cuando se toman repetidamente. Entre los ejemplos de los descongestionantes más usados están la fenilefrina y la pseudoefedrina. Esos ingredientes, a menudo, están incluidos en los preparados para resfriado y gripe que tratan varios síntomas, tales como el Mucinex D de máxima potencia (Maximum Strength Mucinex D®), el Robitussin para varios síntomas del resfriado, (Robitussin Multi-Symptom Cold®) y el Tylenol para congestión sinusal y dolor (Tylenol Sinus Congestion & Pain®).

Tomar un descongestionante puede aliviar temporalmente la congestión, pero también puede aumentar ligeramente la presión arterial. Eso potencialmente es un problema cuando alguien ya padece de presión arterial alta, especialmente si no está bien controlada. Los descongestionantes también pueden interferir con la eficacia de ciertos medicamentos para la presión arterial. Si usted toma medicamentos para la presión arterial, consulte con el médico o con el farmacéutico antes de tomar ningún descongestionante nasal.

Los descongestionantes de liberación extendida pueden ser menos propensos a elevar la presión arterial que los del tipo de liberación inmediata, pero igual causan problemas. Las personas que padecen afecciones como diabetes, hiperplasia prostática benigna (BPH, por sus siglas en inglés), problemas de isquemia cardíaca, trastornos de la tiroides, glaucoma y convulsiones, por lo general, deben evitar los descongestionantes nasales.

Además, usar descongestionantes nasales de venta libre y en forma de espray (Afrin®, Dristan® y otros) durante más de tres o cuatro días puede provocar incluso peor congestión nasal, toda vez que pasa el efecto del descongestionante (rinitis de rebote). Muy a menudo, las personas resfriadas empeoran y por ello usan más el espray, lo que les lleva a caer en una espiral descendente con el medicamento y a que empeore la congestión. Otros efectos secundarios ocasionales del espray nasal pueden incluir sangrados de la nariz, agitación e insomnio.

Afortunadamente, los síntomas no suelen durar más de una semana y media. En caso de que la congestión continuase, sería oportuno acudir al médico para explorar otras alternativas de tratamiento que quizás sean más eficaces. (Adaptado de Mayo Clinic Health Letter).

Lisa Buss Preszler, Farmacéutica diplomada de la Farmacia de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.

Medicinas para la tos y el resfrío

Estornudos, dolor de garganta, congestión nasal, tos; todos conocen los síntomas del resfrío. Quizá sea la enfermedad más común. Los adultos sufren entre dos y tres resfríos cada año, y los niños aún más.

¿Qué puede hacer con su resfrío o su tos? Además de beber mucho líquido y de descansar bastante, tal vez quiera tomar medicinas. Hay muchos tipos de medicinas para la tos y el resfrío, y hacen distintas cosas:

  • Descongestionantes nasales: Destapan la nariz congestionada
  • Antitusígenos: Calman la tos
  • Expectorantes: Aflojan el moco para que pueda eliminarlo cuando tose
  • Antihistamínicos: Paran la congestión nasal y los estornudos
  • Analgésicos: Alivian la fiebre, los dolores de cabeza y otros dolores menores

Antes de tomar estas medicinas, lea las etiquetas con cuidado. Muchas de ellas contienen los mismos ingredientes activos. Por ejemplo, consumir muchos analgésicos puede provocar lesiones serias. No dé medicinas para el resfrío o la tos a niños menores de cuatro años, y no le dé aspirina a niños. Por último, los antibióticos no curan el resfrío.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

Descongestivos: Medicamentos de Venta Libre

Camino hacia una mejor salud

¿Cómo funcionan los descongestivos?

Los virus, las infecciones o las alergias hacen que el revestimiento de la nariz se inflame. Esto la hace sentir tapada. Los descongestivos funcionan estrechando los vasos sanguíneos. Esto reduce la cantidad de sangre que fluye en la zona. El tejido inflamado dentro de la nariz se contrae y el aire puede pasar más fácilmente.

¿Cómo puedo tomar de forma segura los descongestivos de venta libre?

Antes de tomar descongestivos de venta libre, lea las instrucciones en la etiqueta de información del medicamento. Esto le dirá la cantidad de medicamento que debe tomar y la frecuencia con que debe hacerlo. Si tiene alguna pregunta sobre qué cantidad de medicamento tomar, llame a su médico de cabecera o farmacéutico. Lleve registro de los medicamentos de venta libre que utiliza y cuándo los toma. Si necesita ir al médico, lleve esa lista con usted.

Siga estos consejos para asegurarse de que está tomando la cantidad correcta de medicamento:

  • Tome solo la cantidad recomendada en la etiqueta. No suponga que más cantidad de medicamento funcionará mejor o más rápido. Tomar más de la cantidad recomendada puede ser peligroso.
  • Si está tomando un medicamento recetado, pregunte a su médico si puede tomar también un descongestivo de venta libre.
  • No tome más de un descongestivo de venta libre a la vez, a menos que su médico lo autorice. Pueden tener ingredientes activos similares que, sumados, resultan demasiado.

¿Cómo puedo almacenar con seguridad los descongestivos de venta libre?

Almacene todos los medicamentos fuera del alcance y de la vista de los niños pequeños. Mantenga los medicamentos en un lugar fresco y seco. Esto evitará que sean menos eficaces antes de las fechas de vencimiento. No almacene medicamentos en el baño o en los armarios del baño. A menudo son calurosos y húmedos.

Aspectos que se deben tener en cuenta

Como cualquier medicamento, los descongestivos a veces pueden causar efectos secundarios. Pueden provocar nerviosismo, mareos y problemas para dormir temporalmente. Pueden causar palpitaciones cardíacas (sentir que su corazón está acelerado) o hipertensión arterial. Los adultos sanos que solo los usan de vez en cuando generalmente no experimentan efectos secundarios.

Si los descongestivos lo hacen sentir inquieto o le dificultan el sueño, reduzca el consumo de cafeína. Si no, suspenda el medicamento.

¿Quién no debería tomar descongestivos?

No tome descongestivos si tiene hipertensión arterial y esta no está controlada.

Hable con su médico antes de usar un descongestivo si tiene alguno de los siguientes problemas de salud:

  • diabetes
  • glaucoma
  • enfermedades cardíacas
  • hipertensión arterial
  • problemas de próstata
  • problemas de tiroides.

No administre descongestivos a niños menores de 6 años.

¿Los descongestivos de venta libre pueden causar problemas con cualquier otro medicamento que tome?

Los descongestivos pueden interactuar con muchos otros medicamentos que tome. Si toma alguno de los medicamentos enumerados a continuación, hable con su médico antes de tomar un descongestivo:

  • píldoras para adelgazar
  • medicamentos contra el asma
  • medicamentos para controlar la hipertensión arterial.

Los descongestivos, con frecuencia, se combinan con antihistamínicos o analgésicos. Es importante entender cada uno de los ingredientes activos al combinar medicamentos. Podrían causar interacciones con otros medicamentos que tome.

Por las dudas, trate de evitar los productos combinados que traten muchos síntomas a la vez. Solo use una combinación de descongestivos si no está tomando otros medicamentos que contengan los mismos ingredientes activos. Esto lo ayudará a evitar tomar una cantidad excesiva de algún ingrediente.

¿Cuándo debería hablar con el médico?

Llame a su médico en los siguientes casos:

  • Si su congestión dura más de dos semanas
  • Si tiene fiebre
  • Si tiene dolor intenso en la cara o los senos paranasales.

Si usa regularmente un aerosol nasal descongestivo de venta libre para mantener la nariz despejada, hable con su médico. Existen otros tratamientos que son más seguros de usar.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Qué tipo de descongestivo es el mejor para mí?
  • ¿Estoy tomando otros medicamentos que interactuarán con un descongestivo?
  • ¿Necesito un descongestivo recetado o puedo comprar uno sin receta médica?
  • ¿Puedo usar un descongestivo combinado con otros medicamentos, como el acetaminofén?

Tratamiento de la congestión nasal

Es importante determinar la causa de la congestión nasal para el tratamiento de la afección a la que está asociada. En el caso de que se haya producido a consecuencia de una gripe, el tratamiento con medicamentos antigripales que le prescribirá su médico contribuirán a que los mocos fluyan al exterior, aliviando la obstrucción. Por el contrario, si el taponamiento se debe a una reacción alérgica, los antihistamínicos pueden paliar los síntomas.

Existen también medicamentos especialmente indicados para descongestionar la nariz, que actúan constriñendo los vasos sanguíneos situados en el revestimiento interior de la nariz. Estos fármacos alivian el taponamiento, aunque no influyen sobre otros síntomas como la rinorrea (exceso de mocos). Sin embargo, no es conveniente emplearlos durante más de tres días seguidos porque de lo contrario se puede producir un “efecto rebote” que haría empeorar la congestión. En este grupo existen múltiples agentes farmacológicos como son la oximetazolina, los antihistamínicos intranasales y los corticoides. Algunos dispositivos llevan aparejados dos fármacos lo que potencia su efecto. Su administración debe realizarse por la mañana y antes de dormir. No son recomendables durante un período prolongado.

La congestión nasal se puede aliviar también con otros productos que, además, no interfieren en la acción de otros medicamentos utilizados para tratar la afección que ha originado este síntoma. Se pueden emplear, por ejemplo, soluciones salinas de agua de mar, que han demostrado su eficacia para descongestionar la nariz y, además, no presentan contraindicaciones ni efectos secundarios, por lo que se pueden administrar a mujeres embarazadas e, incluso, a bebés.

Las soluciones salinas de agua de mar, que se comercializan generalmente en forma de spray, sirven para humedecer y limpiar la mucosa nasal, disminuir su inflamación, aliviar la sequedad y el ardor, y facilitar la expulsión de las secreciones nasales, lo que permite al paciente respirar con normalidad.

En casos de cuerpo extraño la extracción debe realizarse por un profesional médico, preferentemente el otorrinolaringólogo o pediatra, para evitar complicaciones mayores. En el caso de la poliposis nasal, debe considerarse su extirpación por el otorrino.

Consejos para prevenir y aliviar la congestión nasal

Otras medidas que puedes adoptar para respirar mejor son:

  • Al dormir, no te coloques en posición horizontal, sino en una postura que permita mantener la cabeza algo elevada (con la ayuda de cojines, por ejemplo).
  • Anticípate a la congestión alérgica en las estaciones del año donde sabes que se inicia la floración de los agentes de tu alergia. Usa mascarilla si es preciso cuando camines por la calle y aplícate los descongestionantes y antihistamínicos por anticipado.
  • Bebe mucho líquido para mantenerte hidratado.
  • Reduce la sequedad del ambiente (sobre todo en el dormitorio) con la ayuda de un humidificador.
  • Respira vahos de eucalipto, especialmente antes de acostarse.
  • No fumes ni permanezcas en ambientes con humo.
  • Evita el contacto con sustancias que te puedan producir irritación nasal (pelo de mascotas, polvo, productos con olores fuertes…).
  • Lávate las manos con frecuencia.

JUEVES, 11 de octubre de 2018 (HealthDay News) — La escuela ya comenzó, y trae consigo una plétora de resfriados que los niños se transmiten los unos a los otros.

Pero lo mejor sería que los padres que deseen aliviar el sufrimiento de un niño enfermo eviten los remedios de venta libre para la tos y el resfriado.

No se deben administrar descongestionantes a niños menores de 6 años de edad, porque no hay evidencias de que hagan algún bien, según una nueva revisión publicada en la edición en línea del 10 de octubre de la revista BMJ.

Esos medicamentos de venta libre no alivian de forma efectiva síntomas como la congestión o el escurrimiento nasal, pero sí conllevan unos efectos secundarios peligrosos para los niños, advirtió la investigadora sénior, la Dra. An De Sutter, directora de medicina familiar y atención primaria de la salud en la Universidad de Gante, en Bélgica.

Ciertos descongestionantes «pueden tener efectos secundarios graves, como hipertensión, excitación o convulsiones», señaló De Sutter.

La nueva revisión de las evidencias da más credibilidad a una advertencia emitida en 2008 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. de que no se debe administrar ningún producto para la tos o el resfriado a los niños menores de 2 años de edad, y que solo se deben usar con precaución en los niños de más edad.

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) también desaconseja el uso de los remedios de venta libre para la tos y el resfriado en los niños menores de 4 años de edad, apuntó el Dr. Jeffrey Gerber, director médico del Programa de Gestión Antimicrobiana en el Hospital Pediátrico de Filadelfia.

«En términos generales, en el mejor de los casos, en los adultos, los riesgos y los beneficios probablemente sean más o menos iguales. Y en los niños los riesgos superan a los beneficios», apuntó Gerber.

El resfriado común usualmente es provocado por virus, y en general los síntomas desaparecen en 7 a 10 días, apuntaron los autores del estudio en las notas de respaldo. Los niños contraen de seis a ocho resfriados al año, en comparación con entre dos y cuatro al año entre los adultos.

Las evidencias actuales de los ensayos clínicos muestran que los descongestionantes proveen poco o ningún alivio a los niños, dijeron los investigadores.

Los autores del estudio concluyeron que los descongestionantes o los medicamentos que contienen antihistamínicos no se deben administrar a los niños menores de seis años, y que se deben usar con precaución en los niños de 6 a 12 años.

El balance simplemente no vale la pena, apuntó Gerber, incluso si las probabilidades de un efecto secundario grave son mínimas.

«Por ejemplo, se pueden sufrir interacciones que aceleran el ritmo cardiaco», explicó. «Si alguien tiene algún tipo de afección subyacente, de la que puede ser consciente o no, se podría exacerbar y provocar una arritmia. No sucede con frecuencia, pero es una posibilidad».

Los remedios de venta libre no funcionan mucho mejor en los adultos, encontró el estudio. Usar descongestionantes solos o con antihistamínicos o analgésicos puede tener un efecto pequeño en la congestión o el escurrimiento nasal, durante tres a siete días, dijeron los investigadores.

Pero los adultos tienen un mayor riesgo de efectos secundarios como insomnio, somnolencia, dolor de cabeza o molestias estomacales, mostraron los hallazgos. Irónicamente, el uso a largo plazo de los descongestionantes puede conducir a una congestión nasal crónica.

También hay evidencias inadecuadas que respalden a otros tratamientos de venta libre o caseros comunes, como el vapor, los humidificadores de aire caliente, los analgésicos, las fricciones, la equinácea o los probióticos, según el informe.

La forma más segura para los padres de aliviar el congestionamiento nasal de un niño son las irrigaciones nasales con solución salina o las gotas, pero éstas quizá no funcionen.

Los padres pueden usar acetaminofén (Tylenol para niños) o ibuprofeno (Motrin para niños) para reducir la fiebre y los dolores en los niños, y un humidificador de vapor frío puede ayudar a desinflamar los conductos nasales para facilitar la respiración, sugiere la FDA. Además, los niños deben beber bastantes líquidos para mantenerse hidratados.

La Administración de Alimentos y Medicamentos ofrece más información sobre los productos para la tos y el resfriado y los niños.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *