Desarrollo de un bebe

A los dieciocho meses los bebés están preciosos. Es una etapa mágica, cada día aprenden algo nuevo y no a veces bueno. El pequeño está forjando su carácter e incluso sonríe ya antes de cometer un acto picaresco.

La mayoría ya saben que cuando algo se les cae o se lo escondemos está en alguna parte y lo buscan pese a no verlo. Algunos bebés empiezan a entender el tema de las limitaciones y lloran si no pueden hacer aquello que tanto quieren.

El desarrollo físico del bebé de 18 meses

El bebé ya anda por toda la casa, en el parque, y le encanta salir al parque y jugar con la arena, subir al tobogán y sentirse libre en los columpios. Esas actividades le ayudarán a desarrollar mejor su motricidad y forjarán su carácter el día de mañana.

En los libros, también reconoce a los animales y los relacionan con los sonidos que emiten. Y, gracias a su creciente habilidad con los dedos y las manos, él consigue pasar dos o tres páginas de una revista de cada vez.

El bebé demuestra claramente lo que quiere y lo que no, durante las comidas, los paseos, y en sus actividades. Ya no quiere estar en su sillita con el cinturón. Intenta salir de ella como sea. En casa, demuestra que quiere participar de las tareas domésticas, como barrer la casa, quitar el polvo, etc.

El lenguaje de un bebé de dieciocho meses

El bebé entiende lo que le pides si se trata de órdenes sencillas. Escucha una historia, mirando los dibujos y nombrando los objetos que ve y conoce. Puede avisar cuando el pañal está mojado.

El bebé reconoce a sus padres, hermanos, amigos, y otros familiares más cercanos, si os ve en alguna fotografía. Sabe quiénes son, incluso, es capaz de decir sus nombres.

La alimentación del bebé de 18 meses

Es conveniente que el bebé se siente con el resto de la familia a comer y se sienta integrado en las comidas familiares. Es también una forma de aprender.

Ya puede beber en su propio vaso por lo que hay que ir retirando progresivamente el uso del biberón. También puede comer utilizando la cuchara.

Estimular al bebé de 18 meses

A esta edad, él también contestará positivamente a los estímulos artísticos. Juega con él a pintar con los dedos. Le gustan los juegos y las pinturas, pero también las canciones, prueba con él a jugar a los cinco lobitos ¡les encantará!

El raciocinio del bebé empieza a evolucionar. Para coger algún objeto que se cayó debajo de la cama, por ejemplo, ya no empleará solamente sus manos. Si es necesario, buscará algún palo o algo parecido para poder alcanzarlo. Puedes ayudarle a emplear el razocinio con sencillos juegos como el esdondite.

Desarrollo del bebé mes a mes

Primer año Segundo año
Mes 1 Mes 7 Mes 13 Mes 19
Mes 2 Mes 8 Mes 14 Mes 20
Mes 3 Mes 9 Mes 15 Mes 21
Mes 4 Mes 10 Mes 16 Mes 22
Mes 5 Mes 11 Mes 17 Mes 23
Mes 6 Mes 12 Mes 18 Mes 24

La revisión de su hijo cuando tenga 18 meses

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

¿Qué puede esperar durante esta visita?

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atienden a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud (o estatura) y el perímetro cefálico de su hijo y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Administren a su hijo pruebas de detección que ayudan a identificar de forma precoz retrasos del desarrollo o el autismo.

3. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su hijo:

Comida. Dé a su hijo tres comidas principales y dos o tres tentempiés nutritivos al día. El crecimiento se enlentece durante el segundo año de vida; por lo tanto, no se sorprenda si su hijo tiene menos apetito que antes. Su hijo ya puede beber de una taza (o vaso con asa) y utilizar la cuchara, aunque lo más probable es que prefiera comer con las manos.

Orina y deposiciones. Es posible que perciba que los pañales de su hijo están secos durante períodos más largos; de todos modos, la mayoría de los niños aprenden a ir al baño cuando son un poco mayores, entre los 2 y los 3 años. Informe al pediatra si su hijo tiene diarrea, estreñimiento y/o le cuesta expulsar las heces.

Sueño. Hay un amplio abanico de variabilidad dentro de lo que se considera normal, pero generalmente los niños de esta edad necesitan aproximadamente de 12 a 14 horas de sueño al día, lo que incluye una o dos «siestas» durante las horas de luz. En torno a los 18 meses, la mayoría de los niños dejan de hacer la «siesta matutina».

Desarrollo. Alrededor de los 18 meses, es habitual que muchos niños:

  • digan de 10 a 20 palabras
  • señalen varias partes del cuerpo
  • corran
  • suban escaleras mientras los sostienen de la mano
  • tiren una pelota
  • ayuden a ponerse o sacarse la ropa
  • garabateen con lápices de colores
  • participen en juegos de simulación

4. Hagan una exploración física a su hijo desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del niño, examinarle los dientes, auscultarle el corazón y los pulmones y prestar atención a las habilidades motoras y al comportamiento del niño.

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los niños de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

6. Soliciten pruebas. Es posible que el pediatra solicite evaluar la exposición al plomo, la anemia o la tuberculosis, si su hijo está en situación de riesgo.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que se llevará a cabo cuando su hijo tenga 2 años:

Alimentación

  1. Dé a su hijo leche entera (no leche semidesnatada ni desnatada, a menos que el médico se lo recomiende) hasta que cumpla los 2 años.
  2. Sírvale la leche y el jugo en taza y limite su consumo de jugo a no más de 120 ml (o 4 onzas) al día.
  3. Siga ofreciéndole una amplia variedad de alimentos. Ofrézcale alimentos ricos en hierro, como los frijoles, la carne, los vegetales y la fruta. Deje que sea su hijo quien decida qué come y cuándo ha comido suficiente.

Aprendizaje

  1. Los niños aprenden mejor interactuando con la gente y explorando su entorno. Resérvese un tiempo para hablar, leer y jugar con su hijo cada día.
  2. Limite el tiempo durante el cual su hijo se expone a pantallas (televisión, vídeos, teléfonos, tabletas y otros medios). Lo mejor es que su hijo se exponga menos de una 1 hora al día, y elegir programas de calidad para verlos con él.
  3. Tenga un área de juegos segura y dé abundante tiempo a su hijo para la exploración y el juego activo.

Cuidados cotidianos y seguridad

  1. Esté pendiente de las conductas que indican que su hijo está preparado para empezar a aprender a utilizar el baño, como mostrar interés por el váter (inodoro) cuando estén en el baño, tener secos los pañales durante periodos de tiempo más largos y subirse y bajarse los pantalones.
  2. Coloque un orinal en el baño y deje que su hijo entre con usted en esta habitación.
  3. Cepille los dientes de su hijo con un cepillo blando y una pequeña cantidad (el tamaño de un grano de arroz) de pasta de dientes dos veces al día. Si todavía no lo ha llevado al dentista, programe su primera visita.
  4. Los niños de entre 1 y 3 años buscan la independencia y ponen a prueba los límites fijados por sus padres. Asegúrese de establecer unas normas razonables y coherentes.
  5. Las rabietas son habituales a esta edad y tienden a empeorar cuando los niños están cansados o hambrientos. Intente evitarlas antes de que ocurran, distrayendo a su hijo o alejándolo de situaciones frustrantes.
  6. No le pegue a su hijo. Los niños no establecen ninguna conexión entre el hecho de recibir una bofetada y el comportamiento que se intenta corregir. Si es necesario, utilice una breve «pausa obligada» (o «técnica del tiempo fuera») para disciplinar a su hijo.
  7. Tenga una rutina para irse a dormir. Si su hijo se despierta por la noche y no se sabe tranquilizar solo, asegúrele que usted está ahí pero haga que sus interacciones sean breves.
  8. Siga sentando a su hijo en una silla de seguridad orientada en el sentido opuesto al de la marcha colocada en los asientos traseros del coche hasta que tenga 2 años o hasta que alcance los límites de peso o estatura establecidos por el fabricante de la silla.
  9. Aplique protector solar, con un FPS -factor de protección solar- de 30 o superior, sobre la piel de su hijo por lo menos 15 minutos antes de salir al exterior para jugar y vuélvaselo a aplicar aproximadamente cada dos horas.
  10. Proteja a su hijo del humo de los fumadores, ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y pulmonares. Exponerse al vapor de los cigarrillos electrónicos tampoco es bueno.
  11. Asegúrese de que su casa es segura para un niño dominado por la curiosidad:
    • Mantenga fuera del alcance de su hijo cualquier objeto con que se podría atragantar, las cuerdas, los objetos calientes, afilados o quebradizos y las sustancias tóxicas (guarde bajo llave o con pestillo los medicamentos y los productos químicos de uso doméstico).
    • Tenga los números de teléfono de emergencias, incluyendo el número de teléfono del centro de toxicología de su localidad cerca del teléfono.
    • Utilice vallas de seguridad y observe atentamente a su hijo cuando esté en las escaleras.
    • Para evitar posibles ahogamientos, cierre las puertas de los baños, baje las tapas de los inodoros y supervise siempre a su hijo cuando esté cerca del agua (incluyendo los baños).
    • Proteja a su hijo de las heridas por arma de fuego evitando guardar este tipo de armas en su casa. Si tiene un arma de fuego, guárdela descargada y bajo llave. Las municiones deberían guardarse en un lugar distinto. Asegúrese de que los niños no pueden acceder a las llaves.

Estas listas de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o «Bright Futures Guidelines» en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD Fecha de revisión: julio de 2017

El desarrollo de tu hijo de 18 meses

Siempre en movimiento

Tu hijo de 18 meses cada vez camina mejor. Puede subir las escaleras sin ayuda y le gusta encaramarse a todos tus muebles.
Intentará darle una patada a una pelota, pero es posible que no siempre lo consiga.
Probablemente le guste bailar si le pones música y tocará todos los botones e interruptores que estén a su alcance.

¿Está listo para ir al baño?

Antes de que un niño aprenda a ir al baño solito, debe desarrollar un sentido de la percepción de sí mismo que le permita controlar su orina o sus deposiciones.
La mayoría de los niños no aprenden esto por lo menos hasta que tienen 18 meses de edad. Tendrás mucho más éxito si esperas hasta que tu bebé muestre señales de estar listo.

Desarrolla su memoria y su imaginación

En algún momento entre los 18 y los 24 meses de edad, tu hijo comenzará a mostrar que puede pensar acerca de cosas que no estén presentes.
Por ejemplo, ya no se sentirá confundido si escondes un objeto mientras él observa y luego lo mueves a otro lugar cuando él no está mirando. Cuando descubra que no está donde pensaba que estaba, seguirá buscando.

Objetos y hábitos de consuelo

Para un niño, un juguete favorito es una gran fuente de consuelo. Puede que también tenga algunos hábitos que le calmen, como darle vueltas a un mechón de su cabello con un dedo, balancearse o chuparse el dedito.
La mayoría de los niños dejan estos hábitos para cuando tienen cuatro años; por eso, no hay necesidad de intervenir ahora.

Disciplina

Si recompensas un buen comportamiento y no recompensas el mal comportamiento, tu hijo aprenderá rápidamente a distinguir lo que está bien de lo que está mal.
Puedes intentar modelar el comportamiento que deseas que adopte tu hijo, ya que éste aprende copiándote.
Pero si decides imponer una regla, como por ejemplo no permitirle que salga nunca al jardín sin un adulto, entonces mantenla y no lo dejes salir. Pronto recordará que esto está prohibido.

¿Se está desarrollando mi hijo de forma normal?

Todos los niños son únicos y se desarrollan a su propio ritmo. Las pautas de desarrollo simplemente muestran lo que tu hijo puede lograr, si no ahora, pronto.
Si tu hijo fue prematuro, ten presente que los niños que nacen antes de término por lo general necesitan un poco más de tiempo para llegar a ciertas etapas de desarrollo. Lee más sobre el desarrollo de bebés prematuros.
Si tienes alguna pregunta respecto al desarrollo de tu hijo, consulta con tu doctor.
El desarrollo de tu hijo de 17 meses
El desarrollo de tu hijo de 19 meses
Revisado en agosto 2019

Los primeros años de un bebé son fundamentales para su desarrollo físico, emocional y psicológico. Durante estos primeros doce meses, los cambios que experimentará tu bebé son espectaculares, ya que duplicará su peso y su talla y crecerá más rápido que en toda su vida.

Aunque todavía es muy pequeño, en estos primeros meses de vida comienza a forjarse su personalidad, empieza a desarrollarse su inteligencia y aparecen las primeras bases de su comportamiento. A modo de pequeños detalles podrás vislumbrar cómo será tu pequeño cuando cuando sea mayor.

El crecimiento por etapas del bebé

Los bebés crecen por etapas. Cada una de ellas lleva su tiempo y tiene su proceso. Estas etapas, unas veces son más rápidas y otras más lentas, pero todas son igual de importantes y bonitas. Por este motivo, los padres deben saber disfrutarlas cada una en su momento. Ten en cuenta que cada niño marca la pauta de su desarrollo evolutivo y, por eso, el proceso de aprendizaje de cada pequeño será distinto. Evita hacer comparaciones por un lado y por otro, forzar o presionar al bebé o al niño para que consiga sus objetivos. Al contrario, trata de ser paciente y comprensivo con ellos. Cada bebé tiene su propio ritmo.

Todas las etapas del bebé, mes a mes

Por esa razón, GuiaInfantil.com ofrece una serie de artículos y reportajes sobre la evolución del bebé: su crecimiento físico y su evolución cognitiva paso a paso. Con nosotros descubrirás lo que tu bebé puede hacer en cada momento según su edad, sus habilidades y cuáles son los logros que puede alcanzar cada mes y año que cumpla. Es necesario dejar claro de que los datos aquí publicados no son, de ninguna forma, más importantes que la palabra del pediatra. Cada bebé o niño es un mundo distinto, y sus habilidades y capacidades dependerán de la educación y de los estímulos que reciban. Y recordamos: las informaciones que ofrecemos son de carácter meramente orientativo para los padres.

Desarrollo del bebé mes a mes

Primer año Segundo año
Mes 1 Mes 7 Mes 13 Mes 19
Mes 2 Mes 8 Mes 14 Mes 20
Mes 3 Mes 9 Mes 15 Mes 21
Mes 4 Mes 10 Mes 16 Mes 22
Mes 5 Mes 11 Mes 17 Mes 23
Mes 6 Mes 12 Mes 18 Mes 24

El bebé mes a mes

  • Embarazo
    • Quedar embarazada
    • Problemas de fertilidad
    • Síntomas del embarazo
    • Sexo en el embarazo
    • Semana a semana
    • Complicaciones embarazo
    • Cuidados en el embarazo
    • Parto
    • Post parto
    • Herramientas de embarazo
    • Trimestres de Embarazo
    • Calculadora de Parto
    • Calculadora de Ovulación
  • Nombres
    • Nombres para niños
    • Nombres para niñas
    • Nombres compuestos
    • Nombres populares
    • Nombres extranjeros
    • Galerías de nombres
    • Dibujos de nombres
  • Bebés
    • Lactancia materna
    • Alimentación del bebé
    • Salud del bebé
    • Sueño del bebé
    • Cuidados del bebé
    • Bebés prematuros
    • Desarrollo del bebé
    • Peso y estatura
    • Bebé mes a mes
    • Juegos para bebés
  • Ocio en casa
    • Dibujos para colorear
    • Manualidades
    • Libros y cuentos
    • Canciones infantiles
    • Cuentos en inglés
    • Adivinanzas
    • Experimentos
    • Chistes para niños
    • Juegos para niños
    • Recetas de cocina
    • Tarjetas virtuales
    • Cumpleaños
  • Educación
    • Actualidad para niños
    • Lectura y escritura
    • Colegio
    • Aprendizaje
    • Comportamiento infantil
    • Adolescentes
    • Educar en valores
    • Familia
  • Tareas escolares
    • Tareas por edades
    • Lectoescritura
    • Matemáticas
    • Estimular la inteligencia
    • Conocimiento del medio
    • El cuerpo humano
    • Lenguaje
  • Salud
    • Enfermedades
    • Alimentación
    • Enurésis
    • Dientes
    • Niños celíacos
    • Accidentes, golpes y caídas
    • Homeopatía
  • Lectura
    • Para niños de 1 a 3 años
    • Para niños de 4 a 6 años
    • Para niños de 7 a 9 años
    • Consejos sobre lectura
    • Libros recomendados
  • Planes
    • Espectáculos
    • Cine para niños
    • Rutas en familia
    • Parques temáticos
    • Museos para niños
    • Centros culturales
    • Granjas escuela
    • Talleres infantiles
    • Campamentos
    • Vacaciones
    • Cumpleaños
    • Televisión
    • Especiales
  • Registro

El segundo mes del bebé

Estrechamente ligado a esto llega para muchos padres la tan ansiada sonrisa. La llamada «sonrisa social» la regalan los bebés a la mayoría de personas que hablan con ellos, les sonríen o les resultan simpáticas. Además, los bebés dejan asombrado a su entorno durante el segundo mes con las fases de desarrollo que explicamos a continuación.

Las habilidades motoras a partir de la cuarta semana

Movimientos activos, un remo rápido con brazos y piernas y los primeros intentos de hablar caracterizan el desarrollo físico en el segundo mes de vida. Estando boca abajo, algunos ya pueden levantar brevemente la cabeza. Además, algunos se apoyan con las piernas tan fuerte cuando están de espaldas que se pueden desplazar hacia atrás. No obstante, estos todavía no son actos deliberados.

El bebé en el segundo mes está intentando entender el mundo poco a poco. Te darás cuenta de que hace muchos intentos de agarrar cosas en el aire. Poco a poco, su capacidad de agarrar mejorará y será más intencionada. Los bebés deben aprender que agarrar va asociado con soltar, ya que el reflejo de agarrar innato al principio dificulta la acción de abrir las manos. El pequeño también aprende el juego de los dedos por sí solo.

Asimismo, a partir del segundo mes ya puede seguir personas u objetos de confianza con los ojos.

Ganas de colores y patrones

Las primeras semanas de vida, a los bebés les gusta mirar patrones sencillos de dos colores. Esto cambiará ahora. Las formas coloridas y complejas ahora causan gran fascinación a la mayoría de bebés.

Oír, ver, oler, degustar y sentir: todo esto lo practica un bebé de dos meses día a día, con lo que aprende a percibir su entorno cada vez con más claridad y curiosidad. Mientras que los bebés se quedan mirando caras fijamente el primer mes de vida, a partir de entre la sexta y la octava semana empiezan a sonreír. Lo hacen tanto a personas conocidas como a desconocidas y pintadas. También los peluches reciben alguna que otra sonrisa social, así como las primeras palabras en idioma bebé.

Por fin, épocas de sueño más largas

El porcentaje de bebés que duermen toda la noche aún es muy bajo el segundo mes de vida. En contra de lo que opinan muchos, dormir toda la noche es muy raro hasta que el bebé se convierte en niño pequeño, pero eso no significa que el niño tenga ningún déficit. No obstante, los periodos de sueño de un bebé de dos meses son notablemente más largos.

Al elegir el entorno para dormir del bebé, piensa en su seguridad y recuerda que, debido a sus fuertes movimientos, siempre existe el peligro de que se caiga si no está protegido. Muchos bebés tienen ahora entre dos y cuatro fases del sueño al día y utilizan unas diez horas diarias para descubrir el mundo con los ojos abiertos.

Las visitas con el médico el segundo mes de vida

Al final del primer mes de vida o al principio del segundo se lleva a cabo otra revisión. Aquí existe la posibilidad de que se le haga una ecografía de la cadera, que es indolora y que sirve para detectar un desarrollo defectuoso en el sistema motor del bebé. Si se detectan y tratan las malformaciones de la cadera a tiempo, las restricciones de movimiento resultantes se pueden prevenir por completo.

Alrededor del cuatro por ciento de los neonatos presentan un mal desarrollo de la cadera, que también se conoce como displasia de cadera. Esta puede aparecer con distintos grados de gravedad. En los casos más leves de displasia se recomienda colocar una toalla enrollada en un segundo pañal entre las piernas del bebé. En casos más graves se necesita el arnés de Pavlik (cinturón pecho-pantorrilla) o una escayola para la cadera (en raras ocasiones) como medida terapéutica.

Una manera natural de favorecer el desarrollo de las caderas es llevar al bebé en el fular portabebés muy a menudo, ya que la postura de la ranita es ideal.

La dieta el segundo mes de vida

También el segundo mes, la leche materna o de fórmula es el único alimento posible para el bebé. Su sistema digestivo aún no puede procesar otros alimentos.

Los pañales

Los pañales ya se han convertido en una rutina y muchos padres ya eligen el paquete de la talla siguiente. A menudo, las variables de protección premium aún valen y en general la talla ideal es la 3 (para entre 4 y 7 kilos). Para los bebés más pequeños, la talla 2 suele proteger mejor. Además del tamaño de los pañales, también cambia la talla de la ropa. Así, el segundo mes la talla suele ser de la 56 a la 68.

Si le sale un sarpullido en el culito que no mejora cambiándole el pañal más a menudo ni poniéndole una crema protectora, enséñaselo al pediatra. Algunos bebés tienen lo que se conoce como dermatitis o eritema del pañal, que es una infección fúngica fácil de tratar, pero muy desagradable. Se puede curar con una crema especial. Si te interesa criar a tu bebé sin pañales, échale un vistazo a nuestro artículo al respecto.

Un consejo para cambiar el pañal a los bebés varones: si el bodi o el pelele están húmedos muy a menudo, procura que el pene quede hacia abajo al cerrar el pañal.

Cómo jugar con el bebé el segundo mes

Ahora es el momento de darle algún que otro juguete interesante. Los móviles, por ejemplo, son ideales para que los miren y se queden embobados. Al elegirlo, procura que los animalitos, estrellas u otras figuras que cuelguen miren al bebé con caras agradables. Esto aumentará su interés por el móvil y hará que sonría.

También es conveniente que le extiendas una manta para gatear. Ponlo boca abajo para que practique levantando la cabeza y, más tarde, para que aprenda a levantarse con los brazos. El fortalecimiento de la musculatura de la nuca es uno de los requisitos más importantes para que pueda empezar a gatear en pocas semanas.

Información práctica sobre el segundo mes del bebé

Mochila o fular portabebés

Los bebés siempre quieren estar lo más cerca posible de su mamá. Percibir el olor familiar de su madre los tranquiliza. Un fular o una mochila portabebés son ideales para llevar a tu hijo contigo en cualquier actividad que realices. Para los recién nacidos se suele utilizar un fular y, a partir del tercer o cuarto mes, una mochila. También hay mochilas portabebés adecuadas para recién nacidos.

Sonajeros

Los sonajeros ayudan al bebé a descubrir el mundo. Pueden practicar el acto de agarrar y sostener y aprender a distinguir diferentes formas y sonidos. Para los niños muy pequeños son adecuados los más blanditos, como de algodón, mientras que los más mayores se divierten a tope con sonajeros de madera.

Cuna de viaje

Cuando el pequeño por fin ha llegado, es normal que la familia quiera conocerlo. Con una cuna de viaje, visitar a los abuelos o incluso hacer las primeras vacaciones es mucho más fácil, ya que, en cuanto se siente cansado, el bebé puede dormir cómodamente en su propia camita.

El desarrollo de su hijo: 9 meses

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Los niños de nueve meses tienen una nueva comprensión del mundo que les rodea. Aprenden que el hecho de que no puedan ver a mamá o a papá en un momento determinado no significa que no existan. Por eso, ahora su bebé puede empezar a echarle de menos cuando usted no está a su lado. Esto puede llevar a la ansiedad de separación, la tristeza o angustia que experimenta su bebé cuando usted se aleja de él.

Aunque pueda parecer algo negativo, de hecho, se trata de algo muy bueno y que marca un importante avance en su forma de pensar. Consuele y tranquilice a su hijo para ayudarle a sentirse querido y seguro.

Los médicos se basan en ciertos hitos evolutivos para saber si un bebé se está desarrollando según lo que cabe esperar. Hay una gran variabilidad en lo que se considera normal, de modo que algunos bebés adquieren habilidades antes y otros lo hacen después. Los bebés que nacieron de forma prematura alcanzan los hitos evolutivos más tarde. Hable siempre con el médico de su hijo sobre el desarrollo de su pequeño.

He aquí algunas de las cosas que puede estar haciendo su hijo:

Habilidades comunicativas y lingüísticas

  • comunica que «no» cerrando la boca o apartándose cuando acaba de comer
  • entiende la palabra «no»
  • dice «mamá» y «papá» (pero no solo a sus padres)
  • dice adiós con la mano y también con la voz
  • empieza a señalar objetos
  • se sienta sin apoyarse en un respaldo, se incorpora hasta ponerse de pie, y camina apoyándose en los muebles.
  • empieza a agarrar trozos pequeños de alimento (como trozos de cereales en forma de «O»)
  • pude sostener un objeto en cada mano al mismo tiempo

Desarrollo social y emocional

  • puede tener miedo de los desconocidos
  • echa de menos a sus cuidadores cuando se van
  • busca la seguridad de sus cuidadores (un bebé que está empezando a gatear, por ejemplo, volverá a menudo con su mamá o su papá mientras desarrolla esta nueva habilidad)
  • establece relaciones de apego con «objetos de transición» en busca de seguridad, como su peluche o su sábana favoritos
  • entiende la «permanencia de objeto», la idea de que un objeto o persona está en algún lugar aunque él no los pueda ver en ese momento (por ejemplo, un bebé que entienda la permanencia de objeto buscará un juguete que haya escondido su cuidador debajo de una sábana)
  • disfruta de los juegos interactivos como «cu-cu tras» y «cinco lobitos»
  • mira las páginas de un libro mientras usted se lo lee
  • golpea objetos contra el suelo o la mesa para crear sonidos

Cuándo hablar con el médico de su hijo

Cada bebé se desarrolla a su propio ritmo pero, si hay algo que le preocupa, por pequeño que sea, compártalo con el médico de su hijo. Infórmele también si su bebé:

  • no reacciona cuando usted sale de la habitación donde está él
  • es incapaz de darse la vuelta para ponerse boca abajo
  • no ha perdido los reflejos primitivos propios de los reciñen nacidos, como el de Moro (o de sobresalto)

Asimismo, si alguna vez percibe que su bebé ha perdido habilidades que antes tenía o da muestras de debilidad en un lado del cuerpo, informe a su médico.

Revisado por: Rhonda S. Walter, MD Fecha de revisión: junio de 2016

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *