Dar de baja agua

Por Alberto Gigante, abogado de Medina Cuadros Abogados

En esta época en la que vivimos, en la que son constantes las compraventas de viviendas y locales, los desahucios, los arrendamientos como alternativa a la compraventa, así como los traslados de vivienda por motivos laborales, debemos tener muy en cuenta qué sucede con los diferentes contratos de suministro (electricidad, agua y gas) que habíamos suscrito, con el fin de evitarnos un innecesario disgusto.

Así la mayoría de las personas legas en derecho piensan que una vez abandonan el inmueble, por la causa que sea, los contratos de suministro pasan a ser objeto de uso y disfrute de las terceras personas que se han hecho cargo del inmueble, y son éstas, las que deben hacerse, no solo cargo de las facturas que se generen, sino que además deben responder de cualquier consecuencia que de dicho contrato se pudiere derivar, como si una suerte de novación tácita se produjere.

Muy al contrario, la jurisprudencia, en virtud de los artículos 1089, 1091, 1256 y 1257 del Código Civil, señala de forma casi unánime, y entre ellas citamos la de la Sección 3ª de la Audiencia Provincial de Palma de Mallorca de 9 de Septiembre de 2010, referente a un contrato de suministro de gas, pero que se puede extrapolar a cualquier contrato de suministro, “que los contratos de suministro de gas constituyen una modalidad del contrato de compraventa, en virtud del cual una empresa se obliga a suministrar al consumidor el gas que necesite según los términos contratados, durante el período de tiempo fijado, mientras que el consumidor se obliga a abonar su importe según las tarifas aplicables. Por ello, en tanto el consumidor no resuelva el contrato está obligado a pagar el gas facturado según las mediciones o lecturas realizadas por la suministradora, pues, frente a ella, en tanto no se produzca alguno de los hechos extintivos, cuales son la resolución o traspaso consentido, el único obligado es el titular del contrato y esto con independencia de que sea otro el usuario o beneficiario del suministro”.

Esto significa, que los contratos de suministro tienen una naturaleza obligacional, es decir, están vinculados a la persona que los suscribió, y no real, por lo que no se vinculan al inmueble sobre el que presta el servicio, y es por ello que el titular del suministro puede dar de baja el contrato o cambiar la titularidad del mismo libremente, y en cualquier momento, con la mera comunicación a la empresa suministradora.

Por tanto, resulta necesario que con anterioridad al acto de abandonar un inmueble, cualquiera que fuere la causa, comunicar a la empresa suministradora, la decisión de dar la baja del referido contrato, o al menos manifestar la identidad de la persona que se hará cargo de ese suministro a partir de ese momento, siempre que se cuente con el consentimiento expreso del que será el nuevo titular.

Esta recomendación resulta de aplicación a los contratos de suministro eléctrico, de gas y de agua potable por ejemplo, sin olvidar que el contrato de suministro eléctrico además, cuenta con regulación propia a través del Real decreto 1955/2000, de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica, de los que merece destacar el artículo 79.3 que señala que “el contrato de suministro es personal, y su titular deberá ser el efectivo usuario de la energía, que no podrá utilizarla en lugar distinto para el que fue contratada, ni cederla, ni venderla a terceros” y su artículo 83.1 que igualmente manifiesta que “el consumidor que esté al corriente de pago, podrá traspasar su contrato a otro consumidor que vaya a hacer uso del mismo en idénticas condiciones. El titular lo pondrá en conocimiento de la empresa distribuidora mediante comunicación que permita tener constancia a efectos de expedición del nuevo contrato”, siguiendo la línea argumental que hemos expuesto.

Por último, y para el caso de que no se haya seguido la anterior recomendación, nuestro ordenamiento no deja desprotegido a la persona que debe pagar una deuda por un suministro que no ha consumido, sino que le ofrece la oportunidad de repetir frente a ese consumidor real, y así la Sentencia de la audiencia Provincial de Madrid de 4 de Marzo de 2009 reza que “Mientras el contrato esté a su nombre, él es el obligado al pago, dejando a salvo su derecho de repetición frente al que efectivamente consumió”.

En conclusión, una vez se toma la decisión de abandonar un inmueble, debemos ser precavidos y dar de baja o cambiar la titularidad de los contratos de suministro suscritos, ya que de lo contrario nos podemos encontrar, al cabo de los años, con la situación de que nos reclamen una deuda por un suministro en un inmueble del que nos creíamos absolutamente desligados.

1. Cumplimente, imprima y firme el formulario ‘Solicitud Cambio de Titularidad’. Obligatorio cumplimentar Lectura de Contador.
2. Prepare la siguiente documentación en uno o varios ficheros en su ordenador (formatos permitidos: pdf y jpg):

  • Formulario firmado y escaneado (punto 1)
  • Fotocopia DNI/Pasaporte/Tarjeta de Extranjería del solicitante, en caso de empresas, copia CIF, escritura de constitución y autorización del administrador único.
  • Fotocopia completa Escritura de Propiedad, contrato de alquiler o cualquier otro documento que acredite el derecho de disponibilidad sobre el inmueble para el que se solicita el cambio de titularidad.
  • Los contratos de alquiler que no incluyen la obligación del inquilino de hacer el cambio de titularidad, deben adjuntar la autorización expresa firmada con copia del DNI del propietario del inmueble aprobando dicho cambio.
  • Para los contratos de uso comercial o industrial: Código CNAE y Fotocopia Declaración Responsable.

3. Rellene los siguientes campos, adjunte la documentación, valide el seleccionando las imágenes coincidentes y pulse ‘enviar’.
4. Recibirá un correo electrónico con el nº de registro que hemos asignado a su solicitud.

Solicitud para dar de baja un contrato de telefonía fija, móvil e internet

Este documento permite que cualquier abonado o cliente de un contrato de telefonía fija o móvil, de internet y/o de televisión digital solicite poner fin o darse de baja de los servicios inicialmente contratados.

Si bien el abonado tiene, en todo caso, derecho a realizar esta gestión por teléfono y a que se le proporcione un número de referencia, puede ser útil enviar un escrito que deje constancia de dicha solicitud.

El contrato puede extinguirse, además de por las causas generales de extinción de los contratos (transcurso del plazo previsto, incumplimiento, etc.), por voluntad propia del abonado. Para ello, deberá comunicárselo al operador con una antelación mínima de dos días hábiles al momento en que desee que la baja comience a surtir efectos.

En cualquier caso, antes de redactar esta solicitud, se debería revisar el contrato firmado al suscribir los servicios, prestando especial atención a los términos y condiciones aplicables, y a la existencia de otros contratos conexos -pero independientes- como los contratos de permanencia ligados a ofertas o ventajas ofrecidas por el operador.

Este documento solo está adaptado para finalizar o dar de baja los servicios de telefonía fija o móvil, de internet y/o de televisión digital contratados. Si no se desea dar de baja estos servicios, sino reclamar por el cobro de una factura con la que no se está de acuerdo, se debe redactar una reclamación sobre una factura.

¿Cómo utilizar este documento?

Antes de empezar, es necesario tener a mano todos los documentos que tengan relación con los servicios que se quiera dar de baja; especialmente, el contrato firmado. Es muy importante que toda la información que se proporcione sea lo más rigurosa posible.

Al rellenar la solicitud, se deberán indicar los siguientes datos:

  • datos de identificación y de contacto del cliente que da de baja los servicios (nombre completo o denominación social, dirección, correo electrónico, teléfono);
  • datos de identificación y de contacto del operador que presta los servicios que se dan de baja (nombre o razón social, dirección);
  • datos acerca de los servicios que se dan de baja (tipo, número y nombre comercial del contrato y, en su caso, número(s) de teléfono asociado(s) al mismo).

Una vez que se complete el documento, el cliente o titular del contrato lo debería firmar a mano.

La principal ventaja de la utilización de este documento es que deja constancia por escrito de la voluntad del cliente de cancelar un servicio, independientemente de que en el transcurso de la baja reciba o negocie una contraoferta que posteriormente deje dicha baja sin efecto. Sin embargo, para que esta constancia sea total, se debería enviar esta solicitud utilizando un medio fehaciente, por ejemplo, el burofax (bien mediante copia física u online). También se puede remitir el documento a través de fax o envío postal con acuse de recibo, aunque esto otorga un menor grado de constancia que el burofax.

Legislación aplicable

La solicitud para dar de baja un contrato de telefonía fija, móvil o internet se rige por lo previsto en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias y en el Real Decreto 899/2009, de 22 de mayo, por el que se aprueba la Carta de Derechos del Usuario de los Servicios de Comunicaciones Electrónicas.

Ayuda de un abogado

También tienes la opción de consultar a un abogado si necesitas ayuda.

El abogado puede contestar a tus preguntas o ayudarte en tus trámites. Al final de la creación del documento, se te ofrecerá esta opción.

¿Cómo modificar el modelo?

Rellenas un formulario. El documento se va redactando ante tus ojos, en función de tus respuestas.

Al finalizar, lo recibirás en los formatos Word y PDF. Puedes modificarlo y volver a utilizarlo.

  • RT @Rayo_Verde: #FakeYou Fake News y desinformación de @X_net_ Un manual para la acción dirigido por Simona Levi, una herramienta… t.co/KQ6fJA8VLZ Responder – Retweet – Favorito
  • RT @cscolari: @wongmjane se dedica a analizar la letra pequeña del código de las apps («reverse engineering»). Acaba de descubrir… t.co/Iy4cF7K1Nq Responder – Retweet – Favorito
  • RT @data_ctive: Have you checked our Big Data From the South blogposts? t.co/Jm77wIGiNt We already have a few interesting pieces of writing! Responder – Retweet – Favorito
  • RT @javisamo: @camiladuitama1 @DrSyedMustafaA1 @freixa_g @ana_valdi I think one reference of a multi language project is Big Data… t.co/xIxQlJqyA9 Responder – Retweet – Favorito
  • RT @annliffey: 4 anni senza #GiulioRegeni. Chiedendo a gran voce a questo paese timido di fronte agli interessi economici di ritir… t.co/iEjCFBaCAL Responder – Retweet – Favorito
  • #FakeYou Rarezas. Encontrar a alguien que como nosotras defiende que las fake news son los padres: @miquel_urmeneta… t.co/rVwjGEoyHQ Responder – Retweet – Favorito
  • RT @CortioMalties: @X_net_ @musicradarclan Ya lo han retirado. Responder – Retweet – Favorito
  • RT @jpereztriana: «Por si acaso». Qué dramáticos. 🙄 Y entonces voy a ver el vídeo con calma y ya no está…. 😧 t.co/d3JTAPDOlV Responder – Retweet – Favorito
  • RT @musicradarclan: Hola a todos, cuando hice el vídeo supe que no estaría mucho tiempo publicado, ya que no existen vídeos en YouTube… t.co/7NwXmWZFRt Responder – Retweet – Favorito
  • RT @24symbols_es: #FAKEYOU: El libro que desmonta los mitos que rodean al debate actual sobre las fake news, ¡nuestro… t.co/HCdspf3jN0 Responder – Retweet – Favorito

Imagen Protocolo y Etiqueta protocolo.org

Cartas comerciales.

Retiro de un socio.

Barranquilla, Colombia. 15 de mayo de 19__.

Sres. Rodrigo y Casares,

Calle Real, 18,

Bogotá, Colombia.

Muy Sres. nuestros:

Tenemos el gusto de anunciar a Vds. por medio de la presente, que deseando nuestro socio el Sr. Peró abandonar los negocios para atender al establecimiento de su quebrantada salud, se separa de esta sociedad a partir de este día, sin que esa separación implique (1) cambio alguno en la marcha de nuestras operaciones, puesto que continuaremos girando en el mismo ramo y con el mismo capital primitivo.

Les suplicamos, por consiguiente, que se sirvan (2) otorgamos la misma confianza que en el pasado, y nosotros por nuestra parte continuaremos haciendo lo posible (3) para seguir mereciéndola.

Sírvanse aceptar, (4) con la expresión de nuestra consideración más distinguida, las gracias anticipadas de sus Attos. S.S.,

Molina, Rigal y Cía.

Notas:

(1) sin que implique. See letter «El idioma español», note (20).

(2) sirvan. The subjunctive is used after expressions of entreaty.

(3) lo posible: what is possible, See letter «En busca de empleo», note (2).

(4) Sírvanse aceptar: serve yourselves to accept; i.e., please accept. The subject of «sírvanse» is an understood «Vds».

BAJA DEL SOCIO COOPERATIVO

Las cooperativas son entidades en las que cualquier persona que quiera entrar a formar parte de su masa social lo puede hacer, siempre y cuando cumpla con los requisitos exigidos estatutariamente. De la misma manera en que una persona puede ser socio de la cooperativa, puede dejar de serlo, es decir, un socio es completamente libre para dejar de ser socio en el momento que crea oportuno. La baja de cualquier socio supone el abandono definitivo de la cooperativa, además, cesará también en la prestación de su trabajo, aunque esto no impide que ese socio trabaje para la cooperativa como un trabajador por cuenta ajena, es decir, sin ser socio cooperativo. Para solicitar la baja será necesario que el socio ponga en aviso escrito al Consejo Rector con un plazo de preaviso no superior a un año. Al contrario que ocurre en otro tipo de sociedades, en las cooperativas no hay ningún sustituto para el socio que causa baja, ni siquiera el resto de socios tiene la obligación de cubrir las aportaciones del socio saliente, por lo que un mal control por parte de la cooperativa de estas situaciones la puede poner en una tensa situación de escasez de capitalización.

Tipos de baja cooperativa Dependiendo de la forma en que se produzca la baja del socio, la Ley 27/1999 establece dos tipos de regímenes aplicables. – Baja voluntaria: el socio que lo desee podrá darse de baja en cualquier momento mediante preaviso al Consejo Rector.

Plazo de preaviso máximo Periodo max. permanencia Plazo de recurso
Andalucía 6 meses 5 años Según Estatutos
Aragón 3 meses 5 años 1 mes
Cataluña 6 meses 5 años 1 mes
Castilla y León 1 año 5 años 1 mes
Castilla la Mancha 6 meses 6 años 40 días
Comunidad de Madrid 6 meses 5 años 2 meses
Comunidad de Murcia 1 año 5 años 3 meses
Comunidad Valenciana 1 año Según Estatutos 1 mes
Galicia 1 año 10 años 2 meses
Extremadura 3 meses 5 años 3 meses
Islas Baleares 6 meses 5 años 1 mes
Navarra 3 meses 10 años 1 mes
Euskadi 3 meses personas físicas1 año personas jurídicas 5 años 3 meses
La Rioja 6 meses 5 años 1 mes

– Baja obligatoria: causaran baja obligatoria todos aquellos socios que dejen de cumplir los requisitos necesarios para serlo según la Ley 27/1999 y los Estatutos de la propia cooperativa. Esta baja obligatoria será acordada por el Consejo Rector a petición del afectado o de cualquier otro socio.Calificación de la baja La calificación de la baja será competencia del Consejo Rector en un plazo de tres meses desde la fecha de efectos de la baja, tal y como establece el artículo 17 de la Ley 27/1999. Dependiendo de la calificación determinada hablaremos de distintos efectos. – Baja justificada: la consecución de determinados acontecimientos puede dar al socio la oportunidad de causar baja y que esta sea justificada. La baja justificada resultará efectiva desde el momento en que se produce la causa que la origina. Son causas de baja justificada: a) Que el socio hubiese salvado su voto o estuviese ausente y disconforme con algún acuerdo de la Asamblea General el cual implica la asunción de obligaciones o cargas gravemente onerosas, sin estar estas previstas en los Estatutos. b) Acuerdo por parte de la Asamblea General de la exigencia de nuevas aportaciones obligatorias. c) Cuando se produzcan modificaciones sustanciales en la cooperativa, como por ejemplo una modificación del objeto social o una fusión entre cooperativas. d) Etc. – Baja no justificada: serán todas aquellas bajas que se produzcan por motivos no recogidos en los Estatutos como justificados. El trato económico que puede tener la baja dependerá directamente del Consejo Rector. Este tipo de baja surte efecto desde la fecha que diga el socio en su comunicación de la misma, sin embargo, los Estatutos puedes establecer que la baja no se producirá hasta que no acabe el ejercicio económico en curso.Responsabilidad del socio que causa baja Una de las primeras problemáticas que surge con la baja de un socio es saber en qué posición queda el socio en cuanto a las deudas y obligaciones contraídas por la cooperativa durante el tiempo en que este ha sido socio. La Ley 27/1999 establece en su artículo 15 que todo aquel socio que cause baja responderá personalmente por las deudas sociales durante cinco años desde la pérdida de la condición de socio. Por otro lado, de los contratos y obligaciones asumidos con la cooperativa mientras era socio sigue estando obligado a su cumplimiento. Para asegurarse el cumplimiento de estos, la cooperativa puede retener la totalidad de las aportaciones del socio. El Consejo Rector tendrá un plazo de tres meses desde la aprobación de las cuentas anuales para realizar la valoración de los contratos y obligaciones. Si el socio que causa baja no está de acuerdo podrá reclamar en el plazo de tres meses desde que el Consejo Rector le comunique la decisión. Todo aquel socio que cause baja tendrá derecho al reembolso de sus aportaciones obligatorias, siendo estas susceptibles de actualización conforme al artículo 49 de la Ley 27/1999. En lo que respecta a las aportaciones voluntarias, se atenderá a lo estableció en el momento de emisión. Para liquidar las aportaciones obligatorias, y ver cuál es la cantidad a percibir por el socio que causa baja en concepto de reembolso, se deberá sumar o restar el valor de las deudas y créditos que mantuviese el socio con la cooperativa, como por ejemplo las pérdidas imputables al socio. El Consejo Rector tendrá un plazo de tres meses desde la fecha de aprobación de las cuentas anuales para realizar el cálculo del importe a retornar al socio. El plazo para hacer efectivo el reembolso, tal y como establece el artículo 51 de la Ley 27/1999, no podrá ser superior a cinco años desde la fecha de la baja.Tratamiento fiscal de la baja Como es de esperar, todas las acciones o decisiones tomadas por una cooperativa en particular, o cualquier sociedad en general, tendrá una serie de repercusiones fiscales que afectaran al devenir de la cooperativa o del socio que causa baja. Para este caso concreto de baja de un socio distinguimos dos figuras tributarias: – Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITPAJD): puesto que este es un impuesto que grava las operaciones societarias, el reembolso de aportaciones al socio podemos encuadrarlo dentro del hecho imponible de este impuesto. La base imponible será valor real de los bienes entregados al socio, siendo el 1% de esta base imponible la deuda tributaria. El obligado al pago será el propio socio. – Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF): el reembolso de las aportaciones, puesto que se va a considerar una ganancia o pérdida patrimonial, afectará al IRPF por la diferencia entre el valor de reembolso y el valor de adquisición. Además, el artículo 30 de la Ley 20/1990 establece la existencia de dos partidas que incrementan el coste de adquisición y reducen la ganancia o pérdida patrimonial. a) Las cuotas de ingreso satisfechas. b) Las pérdidas atribuidas al socio.Art. 15 Ley 27/1999 LGC. Obligaciones y responsabilidades de los socios.Art. 17 Ley 27/1999 LGC. Baja del socio.Art. 49 Ley 27/1999 LGC. Actualización de las aportaciones.Art. 51 Ley 27/1999 LGC. Reembolso de las aportaciones.Art. 30 Ley 20/1990 LGC. Tratamiento de determinadas partidas en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.Escrito de solicitud de baja del socioAndalucía …………….Artículo 23 Ley 14/2011 Artículo 24 Ley 14/2011Aragón ……………….Artículo 22 D.L. 2/2014Islas Baleares ………..Artículo 24 Ley 1/2003 Artículo 25 Ley 1/2003Castilla La Mancha …….Artículo 27 Ley 11/2010 Artículo 28 Ley 11/2010Castilla y León ……….Artículo 20 Ley 4/2002 Artículo 21 Ley 4/2002Cataluña ……………..Artículo 31 Ley 12/2015 Artículo 32 Ley 12/2015 Artículo 33 Ley 12/2015Comunidad Valenciana …..Artículo 22 D.L. 2/2015Extremadura …………..Artículo 25 Ley 2/1998 Artículo 26 Ley 2/1998Galicia ………………Artículo 20 Ley 5/1998Comunidad de Madrid ……Artículo 20 Ley 4/1999 Artículo 21 Ley 4/1999Murcia ……………….Artículo 30 Ley 8/2006 Artículo 31 Ley 8/2006Navarra ………………Artículo 23 Ley Foral 14/2006Euskadi ………………Artículo 26 Ley 11/2019 Artículo 27 Ley 11/2019La Rioja ……………..Artículo 22 Ley 4/2001 Artículo 23 Ley 4/2001– Por la baja del socio.Asiento Cuenta 1710 Deudas a l/p con los socios por baja.Asiento Cuenta 5210 Deudas a c/p con los socios por baja.- Por el reembolso de las aportaciones.Asientos Cuenta 1145 Fondo de Reembolso o Actualización.Asientos Cuenta 1710 Deudas a l/p por reembolso de aportaciones a los socios.Asientos Cuenta 1712 Acreedores por Fondo de Reembolso o Actualización a l/p.Asientos Cuenta 5210 Deudas a c/p por reembolso de aportaciones a los socios.Asientos Cuenta 5212 Acreedores por Fondo de Reembolso o Actualización a c/p.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *