Cuanto tardan en entregar un coche nuevo seat

Ya has elegido a tu nuevo fiel compañero de viaje que te llevará a todos los lados durante los próximos años. Ya has ido al concesionario, has cerrado el acuerdo y por fin ya puedes alardear de haber adquirido un nuevo vehículo. Ahora lo único que queda es esperar a que te lo entreguen. Aunque lo peor ya ha pasado, y a partir de este momento solo es cuestión de tiempo el poder disfrutar de tu nuevo “juguetito”, la espera cabe decir que se puede hacer un poco larga, independientemente de si se trata de días, semanas o incluso meses. Y es que las ganas de poder conducirlo cuanto antes puede hacer que cada hora se nos haga eterna. Para no vivir con esta incertidumbre, en este artículo podéis haceros una idea de cuánto se tarda en entregar un coche nuevo, un momento de lo más anhelado.

¿Cuánto tardan en darte un coche nuevo en stock?

Lo primero de todo, queremos recalcar que los plazos de entrega de un vehículo nuevo son variables, no existen unos tiempos establecidos para dicho momento. También hay que tener en cuenta que existen factores diversos que influyen en que la entrega se haga antes o después. Uno de estos factores es el stock. No es lo mismo un coche que se encuentra en stock que uno que está pendiente de ser fabricado. En algunas ocasiones, ya sea por impaciencia o por necesidad, los compradores renuncian a comprar un determinado modelo porque en ese momento no está disponible y se encuentra aún por fabricar. En este sentido, el tiempo juega un papel crucial para decantarse por un uno u otro vehículo.

Si el coche se encuentra en stock por lo general el tiempo promedio para su entrega es de 2-3 días hábiles. Con los trámites correspondientes al seguro, la matriculación, etc., el plazo hasta salir con el coche nuevo del concesionario se puede alagar un poco más. Esto claro está, siempre que lo hayamos elegido un modelo de fábrica. Porque otro factor que influye en esta entrega es el grado de personalización que le hayamos querido otorgar al coche. Y es que dependiendo de los extras seleccionados puede que los días de espera sean se vayan acumulando.

Plazo de entrega del coche nuevo sin stock y/o personalizado

Puede que el modelo que hayamos seleccionado no se encuentre en esos momentos en stock, o bien porque la demanda del mismo ha sido muy alta, o porque se trata de un modelo del que no se fabrican demasiadas unidades. En cualquier caso, si no se encuentra en stock puede tardar de media entre 2 y 3 meses en ser entregado. Lo mismo puede ocurrir si decidimos equipar el nuevo automóvil con diversidad de extras, y si además estos son poco demandados, entonces súmale más tiempo todavía. También debes tener en cuenta si has elegido la mejor época para comprar un coche nuevo según la ley de la oferta y la demanda.

La demanda, como acabamos de mencionar, puede hacer que el plazo de entrega del coche nuevo se extienda aún más de lo normal. Han llegado a haber casos de vehículos con largas listas de espera y, que no han podido ser disfrutados pos sus nuevos dueños hasta pasados 9 meses, o incluso en alguna ocasión 11. Se trata sin duda de casos excepcionales, pero que sin duda pueden perfectamente tirar para atrás a más de un comprador.

¿Cuánto se tarda en matricular un coche nuevo?

El concesionario ya dispone de tu vehículo, sin embargo, aún no puedes llevártelo y recorrer libremente la ciudad. Antes de ser matriculado, el coche debe haber sido pagado en su totalidad, es decir, entregas la suma total del vehículo (independientemente de si se trata del dinero proveniente de un préstamo o no). Anteriormente, con el justificante de pago en mano, conforme la suma del vehículo ha sido abonada, se debía ir a la gestoría y presentar dicho documento, además de realizar el correspondiente pago del impuesto municipal y el de la tripulación. A partir de aquí el gestor se encargaba de llevar a cabo toda la tramitación de este papeleo. Este proceso por lo general solía tardar entre 2 y 3 días aproximadamente.

Actualmente el proceso de la matriculación del coche se ha agilizado de gran manera. Una vez que has realizado el pago, el concesionario ya se encarga de llevar a cabo toda la demás tramitación que se efectúa telemáticamente. Por lo tanto, es posible que en cuestión de horas puedas tener tu nuevo vehículo matriculado, eso siempre y cuando no haya habido ningún contratiempo y toda la documentación esté en regla.

Y llega el momento de la entrega del nuevo coche

Después de quedarte sin uñas esperando ansiosamente este momento, por fin se te entrega el coche. Sin duda es un instante que se vive con una enorme ilusión, pero ante la avalancha de emociones que puedas tener en ese momento, queremos darte algunos consejos como sobre proceder a partir de aquí. En primer lugar, asegúrate que el concesionario te entrega toda la documentación necesaria. Entre estos papeles debe haber: una factura completa; la documentación del coche (tarjeta de inspección técnica, el permiso de circulación, y la declaración de alta en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica); la garantía en la que se detalle con exactitud las coberturas, su vigencia, las exclusiones, limitaciones, etc.; información del vehículo (libro de revisiones, manual del usuario, manual de mantenimiento, etc.); información del contacto para las revisiones oficiales. A parte te deben entregar los correspondientes juegos de llaves, herramientas y todos aquellos objetos adicionales que deben acompañar la compra de un nuevo vehículo.

Una vez salgas del concesionario con tu nuevo bólido, procura ir con precaución, sobre todo durante los primeros kilómetros. Aún no conoces tu nueva máquina, piensa que se trata de la primera cita donde las prisas no resultan buenas. Además, el automóvil recién estrenado aún no tiene el rodaje suficiente como para responder a la perfección. Tú te tienes que adaptar a tu nuevo coche y el coche se debe adaptar a la circulación. Con el paso de los días le irás cogiendo más soltura y tendrás el conocimiento de cómo actuar de la mejor manera ante todo tipo de circunstancias. Y aunque hoy en día muchos fabricantes afirman que el rodaje de un coche nuevo ya no es necesario, nunca está de más realizarlo adecuadamente para que el rendimiento de nuestra máquina en un futuro sea el óptimo.

¿Al comprar tu nuevo automóvil has decidido también vender el antiguo? En ese caso asegúrate de tener todo en regla y todos los pagos. como el de impuestos, al día, y es que resulta posible averiguar el propietario de un coche por la matrícula gracias a la información proporcionada por la DGT. Si te gustan este tipo de artículos relacionados con el mundo del motor, no dejes de visitar nuestro blog, donde publicamos todo tipo de novedades, curiosidades y consejos, como el de cada cuánto cambiar los neumáticos. ¡Te invitamos encarecidamente a dar una vuelta por aquí y descubrir por ti mismo todo el contenido que tenemos por ofrecer!

Además si estás interesado en adquirir un nuevo coche, estás en el lugar adecuado, porque en TopConcesionarios tienes la posibilidad de probar tu futuro automóvil… ¡sin moverte de casa! ¿Estás buscando un concesionario Peugeot en Barcelona? ¿O tal vez estés interesado en adquirir un Nissan? Nosotros tenemos la mejor oferta para el modelo que buscas, infórmate sin compromiso.

¿Cuál es el plazo máximo de entrega de un coche nuevo?

¿Cuál es el plazo máximo para que un concesionario entregue un vehículo nuevo? La respuesta a esa pregunta es que el tiempo máximo que tiene el vendedor para entregar un coche nuevo es, por regla general, un mes, aunque se puede alargar en algunos supuestos. En caso de incumplimiento, el comprador tiene derecho a percibir el doble de la cantidad que haya abonado hasta la fecha de cancelación del contrato de compraventa.

Derecho a percibir compensación por retraso en la entrega de un coche

El plazo de entrega de un vehículo nuevo depende mucho en función de las marcas y los modelos, pero en muchos casos es superior al tiempo máximo de un mes previsto para vehículos que tengan como destino actividades empresariales. Por tanto, sobre el papel muchos consumidores tendrían derecho a percibir la compensación prevista en la normativa, aunque generalmente pocas veces se exige por desconocimiento y resignación de los clientes.

Ampliación acordada del plazo para entregar un vehículo

El mes para entregar un coche nuevo se puede alargar si existe un acuerdo entre el comprador y el vendedor, según explica la Asociación de Vendedores de Automóviles (Ganvam) en un comunicado. «En la venta de un vehículo nuevo los plazos de entrega están condicionados por el fabricante, por lo que se puede acordar un periodo más amplio y establecer bajo qué circunstancias se pueden alterar esas condiciones», indica Ganvam. En el caso de un incumplimiento de un plazo de entrega pactado superior a un mes, el cliente también tendrá derecho a recibir el doble de lo que haya abonado hasta la fecha de cancelación del contrato y podrá reclamar daños y perjuicios. Por todo ello, «el vendedor debe ser extremadamente cuidadoso y fijar en el contrato un plazo prudente para la entrega del vehículo», explica la Asociación de Vendedores como medida para curarse en salud por retrasos en la producción y envío del vehículo por parte de la marca.

Las marcas más rápidas y más lentas en entregar un coche

La rapidez en la entrega de un coche se ha convertido en un argumento de marketing para algunas marcas que presumen de un envío rápido. Sin llegar al extremo del Tesla Model 3, que acumula meses de retraso para unos 500.000 pacientes clientes a la espera de que les llegue su coche eléctrico, algunas marcas generalistas destacan en la lista de los fabricantes que tardan más en servir al cliente. Peugeot, DS y Skoda están al frente de la lista con unos plazos que van de 69 a 62 días. en cambio, Mitsubishi, Hyundai y Ssanyong son las marcas que tardan menos en entregar el coche, con una media de 15 a 20 días.

¿En cuántos días me tienen que entregar mi coche nuevo?

Normalmente se suele llegar a un acuerdo entre el vendedor y el comprador, pero hay una ley que marca los días para realizar la entrega.

Vivimos en un mundo en el que la inmediatez cada vez se valora más. Queremos internet de alta velocidad o envíos que lleguen en el mismo día a nuestro destino acordado. Pero esta velocidad no se consigue a la hora de comprar un coche, sobre todo si lo pedimos personalizado o con algún extra, ya que como comprador dependeremos de los ritmos de producción de las fábricas.

Pero, ¿qué dice la ley ante la pregunta de en cuántos días me tienen que entregar el coche nuevo? Pues según la normativa actual (revisar art. 66 bis RDL 1/2007) los vendedores tienen 30 días naturales para entregar el coche nuevo, siempre que no se vaya a destinar a una actividad empresarial.

Este tiempo se suele antojar bastante corto dado que conocemos ejemplos de marcas que han llegado a dar plazos de hasta seis meses para la entrega de un coche. Por ello es importante que para poder reclamar alguna compensación deberá estar reflejado el plazo de entrega en el contrato de compra-venta con el concesionario en cuestión.

Lo normal teniendo en cuenta los plazos en los que se mueve la industria es acordar entre el comprador y el vendedor una fecha concreta por encima de esos 30 días que marca la ley. En esta negociación se pactarán bajo qué circunstancias se podrían alterar dichas condiciones para cualquiera de las dos partes.

De todos modos, si un vendedor incumple el plazo de entrega reflejado en el contrato o los 30 días que señala la ley, tendrá que devolver al comprador todo el dinero que haya adelantado para la compra del coche nuevo. En casos de un retraso injustificado, se podría obligar al vendedor a devolver el doble de la cantidad adelantada, pudiendo el comprador reclamar también daños y perjuicios.

La tarde del jueves 12 de septiembre, a los 48 años de edad, Francisco Marcos Bañuls volvió a nacer. El CEO del Grupo Marcos, en una tregua que concedió en la Comunidad Valencia el episodio de lluvias torrenciales que causó la DANA (depresión aislada en niveles altos), decidió coger su coche para intentar llegar a su residencia familiar en la ciudad oriolana. Salió de las oficinas con precaución, fue directo a su vehículo para coger la carretera nacional N-340 y cuando se disponía a adentrarse en el conocido túnel de Orihuela, en la sierra se produjo un fuerte desprendimiento de tierra y piedras que impactó contra el asfalto. “Me podía haber pillado a mí y a los cuatro coches que llevaba detrás, pero ese no era mi día”, reflexiona en tono de broma el empresario de la automoción, cuyo holding es el segundo que más factura en la provincia de Alicante, restando importancia al grave accidente que pudo haber sufrido.

Bañuls terminó el 12-S ileso en lo que respecta al apartado físico, pero la madre naturaleza encarnada en la gota fría le propinó un grave varapalo profesional y económico: el mayor que ha registrado el sector de la automoción en la Comunidad Valenciana por culpa de la DANA. Las lluvias torrenciales inundaron la campa que su compañía tiene en Orihuela y sobre la que empezaron a flotar a la deriva 1.200 vehículos nuevos, de ocasión y de cortesía. “Gracias a Dios nadie de nuestra plantilla ha sufrido daños personales”, afirma mientras atiende a EL ESPAÑOL en la sede central que tiene en la ciudad oriolana el Grupo Marcos. Al empresario no le quitan el sueño esos turismos, furgonetas y todoterrenos siniestrados, cuyo valor en el mercado oscila de 24 a 28 millones de euros, para él lo más importante es que no hubo víctimas mortales aquel jueves.

En cuestión de minutos, el primer diluvio de 250 litros por metro cuadrado que registró Orihuela dejó sumergida la rotonda que hay frente a las oficinas del grupo de automoción y el empresario no dudó ni un segundo en cancelar la jornada laboral de aquellos empleados que residen en Elche, en municipios de la Vega Baja… “Decidí enviar a sus casas a la gente que está desplazada y tiene que hacer carretera”. Francisco Marcos Bañuls se quedó al pie del cañón, junto a otros trabajadores que residían en Orihuela, pero las precipitaciones llegaron a los 300 litros y comenzaron los problemas serios. “Llovió tanto que nos quedamos encerrados en la central”, relata el magnate de la automoción que está al frente de un conglomerado de 46 concesionarios distribuidos entre Alicante y Murcia.

El antes y el después del concesionario de Francisco Marcos Bañuls, en Orihuela.

Mientras el agua inundaba el sótano y subía hasta la planta baja de la sede central, alcanzando 40 centímetros de altura, la información que llegaba del exterior no pintaba mejor: se desplomó la loseta del techo de un taller, un centro de chapa y pintura se inundó… “Entonces empezaron a llegar noticias de la campa de coches, allí hay un empleado que se encarga de verificar la entrada y salida de vehículos y comenzó a llamarme”. La primera conversación telefónica entre el trabajador y el CEO del Grupo Marcos fue breve:

Empleado: Está entrando agua por la parte de debajo de la campa. ¿Qué hago?

Francisco Marcos Bañuls: Mueve los vehículos hacia la parte de arriba.

Se produjo una segunda llamada pasados unos minutos, en un tono dramático, porque el nivel del agua crecía sin control anegando los terrenos que la firma tiene pegados a la carretera de Alicante-Murcia y el trabajador no sabía qué hacer para evitar que acabasen sumergidos todos los vehículos.

Empleado: Oye, los coches no puedo colocarlos ni arriba ni abajo ni en ningún sitio. Esto es un desastre, el agua ha entrado.

Francisco Marcos Bañuls: Vete.

Estado desolador que presentan la mayor parte de los cerca de 1.200 vehículos de distintas marcas que el Grupo Marcos tiene en una campa.

El ‘piticlín’ del WhatsApp

Francisco Marcos Bañuls, CEO del Grupo Marcos, en su despacho.

Cada vez que le sonaba el piticlín del WhatsApp eran más catastróficas las fotografías y vídeos que recibía de los vehículos de las ocho marcas que comercializa el Grupo Marcos: estaban varados, a la deriva, amontonados unos encima de otros o engullidos por un mar de lodo, cañas y todo tipo de basura. “La situación de impotencia era para llorar”, admite Francisco Marcos Bañuls. Y no exagera puesto que no pudo acceder a la campa hasta el domingo porque entre el jueves 12 y el viernes 13 de septiembre, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la DANA dejó a su paso por Orihuela la friolera de 425 litros por metro cuadrado. “Cuando llegué allí me sentí desolado”, confiesa.

Este jueves, una semana después de la gota fría, EL ESPAÑOL accedió a la campa y comprobó que el empresario no exageraba ni un ápice en sus palabras porque unos operarios, con una grúa, todavía seguían trabajando pescando vehículos que permanecían en el agua o que habían sido arrastrados a varios kilómetros de distancia de los terrenos del Grupo Marcos. Los trabajadores los iban colocando en hileras y en cada pasillo se repetía, como un bucle, el mismo olor a humedad procedente de las tapicerías y maridado con el color marrón de la capa de lodo que presentaban carrocerías y chasis del Kia Sportage; el Nissan Qashqai; el Peugeot 2008…

Operarios trabajando con una grúa para sacar del agua los coches del Grupo Marcos afectados por el temporal.

La campa se ha convertido en una exposición de vehículos con desperfectos que dejan en mantillas los daños que sufren los coches que participan en las violentas persecuciones de la película Mad Max: las lunas delanteras están reventadas o el peso del fango las ha aplastado contra los asientos del conductor y el copiloto, los airbags han saltado, los paragolpes están doblados, los techos y las puertas están hundidos, los capós levantados con decenas de cañas incrustadas en los motores…

Gabinete de crisis contra las especulaciones

Los vídeos que inmortalizaron con sus móviles los conductores que pasaron por la zona el 12-S y que posteriormente se viralizaron y abrieron informativos de televisión obligaron a la compañía a montar un gabinete de crisis. “Nuestra mayor preocupación es que se especule en las redes sociales que vamos a limpiar los coches y repararlos para venderlos”, lamenta Paloma Carbajosa, directora de Marketing del Grupo Marcos. “El 99% están para ir al desguace porque nosotros somos una extensión de las marcas que comercializamos y estamos obligados a cumplir unos protocolos y unos estándares de calidad”.

A lo largo de la carretera de Alicante-Murcia se extiende el cogollo del negocio de la automoción en Orihuela y por allí merodean chatarreros ávidos de hacer caja con los daños que han sufrido casi todos los concesionarios, así como de recoger las señales y los quitamiedos que el temporal de agua arrancó a su paso por esta vía. En unos terrenos alejados de la campa del Grupo Marcos hay ‘varado’ un Audi A-1 que corre serio peligro de ser desguazado.

Imagen de las oficinas del Grupo Marcos el jueves pasado, 19 de septiembre.

El parque móvil de Francisco Marcos Bañuls ya no se enfrenta a ese riesgo porque la viralización de la campa despertó una oleada de solidaridad espontánea con el empresario de la automoción: “Mucha gente me llamó para colaborar moviendo coches porque algunos acabaron esparcidos a varios kilómetros al ser arrastrados por el agua. Tengo que dar las gracias, por ejemplo, a Desguaces Mora, yo no tengo grúas y me retiró vehículos de la carretera”.

También hubo empleados que se plantaron en las oficinas oriolanas de la empresa para limpiar voluntariamente con el objetivo de retomar la actividad el lunes y todas las marcas de automoción que comercializa el Grupo Marcos se pusieron en contacto con su máximo accionista para comunicarle que flexibilizarían sus objetivos de ventas de 2019. “Estas son las cosas que hacen que uno siga empujando y que valga la pena seguir luchando por tirar para adelante”, subraya agradecido el CEO de la compañía.

Las oficinas: un hospital de campaña

Otro de los gestos solidarios se vivió en la sede central porque durante el jueves 12 de septiembre se convirtió en un improvisado hospital de campaña. “Las oficinas fueron utilizadas como refugio por los conductores que se encontraron cortada la carretera Alicante-Murcia, a uno de ellos, un chico marroquí le atendió aquí dentro la Cruz Roja”, ejemplifica Pedro Gámez, administrativo del Grupo Marcos, y uno de los empleados que se quedó atrapado en la sede central junto al empresario Francisco Marcos Bañuls. “También se resguardaron aquí varios clientes y unos turistas ingleses”, detalla Pedro mientras da un sorbo a su café. “Era una familia, con un bebé y un niño, que se vieron sorprendidos por la gota fría cuando estaban visitando Orihuela y fueron rescatados en estas oficinas por una embarcación de Protección Civil”.

Un conductor se resguardó en las oficinas del Grupo Marcos de Orihuela después de abandonar su coche en la carretera.

Todo eso quedó esta semana en una anécdota para la compañía porque en la actualidad todo el departamento de seguros, reforzado por el área de administración, y bajo la supervisión personal de Francisco Marcos Bañuls, trabajan a contrarreloj en la peritación de los daños que ha sufrido el Grupo Marcos: los 1.200 vehículos de la campa con un valor total en el mercado de entre 24 y 28 millones de euros, el taller de chapa y pintura y el mobiliario, equipos informáticos y maquinaria que destrozó el torrente de agua, el concesionario Peugeot de Orihuela que sufrió daños… Las calculadoras y los ordenadores echan humo haciendo números y gestionando papeleo por vía telemática.

— ¿En los últimos días ha pensado sobre lo que le pudo haber pasado el 12 de septiembre si el desprendimiento de la Sierra de Orihuela cae sobre su vehículo cuando iba a entrar al túnel?

— Estaba tan absorto con todo este tema que no lo he pensado: me podía haber matado a mí y a unos cuantos más porque cayó un buen cacho de montaña. (…) Soy una persona que no me gusta ser el foco de atención ni para lo bueno ni para lo malo, por desgracia, los hemos sido por todo lo que ha sufrido Orihuela. Nadie se esperaba esa cantidad de agua.

En enero de 2020 el Grupo Marcos celebrará su cincuenta aniversario y la DANA pasará a formar parte de otra de las muchas dificultades que está empresa ha superado desde que fue fundada por Francisco Marcos Ferrer, cuando comenzó a comercializar en Orihuela camiones, tractores y coches de la casa Ebro. Esos fueron los inicios de un holding que ahora cuenta con 1.200 empleados repartidos en oficinas, concesionarios y talleres de Alicante y Murcia. “Mi padre siempre ha pensado que el negocio tenía que mamarlo desde pequeño y siendo un adolescente, si aprobaba el curso me tocaba trabajar en verano un mes y si suspendía dos meses: empecé por lo más bajo, limpiando y entregando piezas al departamento de recambios, después administración comercial…”, detalla Francisco Marcos Bañuls orgulloso de conocer al milímetro cada área de la compañía que fundó su progenitor.

“Con 21 años estaba estudiando en la universidad la carrera de Económicas, pero a mí esto me tiraba mucho y un día le dije a mi padre: me gusta vender y me gustaría estar en el negocio”. Comenzó su carrera profesional como un comercial hasta que se ganó la oportunidad de situarse al frente de la concesión de Nissan en Orihuela, como gerente. A los 26 años sucedió a su progenitor como director general del Grupo Marcos. “Mi padre quiso impulsar los sectores inmobiliario y agrícola que tiene el grupo, al principio me equivoqué bastante, pero fui aprendiendo: cuando mi padre me dejó el negocio vendíamos 7.000 coches al año y ahora comercializamos 20.000 vehículos nuevos y 8.000 de ocasión”, resume sobre su gestión. Los números le avalan al frente del holding que cerró 2018 con una facturación de 349,1 millones de euros, un 15% más que 2017, situándose como la segunda compañía con mejores números del sector de la automoción de la provincia de Alicante.

Vehículos de la empresa afectados por la DANA.

“Mi abuelo era ganadero y la filosofía que siempre hemos tenido en mi casa es la del esfuerzo como una constante”. Esa es la máxima que Francisco Marcos Bañuls piensa aplicar a pies juntillas para que los estragos del temporal no afecten al Grupo Marcos. “Soy la segunda generación de esta empresa familiar de la automoción”.

DANA superó a la riada de Santa Teresa de 1879.

En la ciudad oriolana y en el resto de la Vega Baja tardarán años en olvidar la DANA que entre los días 12 y 13 de septiembre, según la Aemet, dejó las mismas precipitaciones que en todo un año: con una máxima de 521 litros por metro cuadrado. Esta gota fría ha superado a la del día de Santa Teresa que se produjo en 1879 y que causó más de mil muertos por el desbordamiento del río Segura a su paso por Murcia y por los municipios que componen la citada comarca alicantina. La riada de 2019 será recordada por todos los vecinos de la Comunidad Valenciana por la devastación que causó: 12.000 siniestros en viviendas, comercios, industrias y obra civil, así como en automóviles.

Desde la Delegación del Gobierno avanzan que el importe de daños sufridos en infraestructuras, como carreteras, líneas ferroviarias y redes de abastecimiento y conducción de agua, “muy probablemente”, superará los 1.300 millones de euros. Las mismas fuentes detallan que hay unos 200.000 habitantes afectados por la gota fría a lo largo de la provincia de Alicante, en municipios de la Vega Baja, como Orihuela, y localidades del Baix Vinalopó, así como en la Comarca de La Costera y el Valle de Albaida, pertenecientes a la provincia de Valencia. El Consejo de Ministros acordó este viernes declarar a la Vega Baja como «zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil», dentro de un decreto que no concreta el importe de las ayudas que le corresponderá dentro de los 774 millones de euros que el Gobierno central destinará a una veintena de provincias asoladas por la DANA.

En la carretera nacional N-340 a su paso por Orihuela hay decenas de remolques de camiones ‘varados’ en la cuneta.

— Francisco, ¿cómo se siente usted al escuchar estas cifras?

— A partir de octubre comenzaré a destinar una parte de las ventas de los vehículos de mis concesionarios a la compra de enseres de primera necesidad para las familias afectadas de Orihuela y de la Vega Baja. Lo haré de corazón porque hay necesidad de ayudar. Hay mucha gente mayor con casas de huerta que lo ha perdido todo.

¿Preferimos pedir coche a fábrica o elegir de una campa?

Las marcas de alta gama suelen funcionar bajo pedido, dado el alto nivel de personalización que ofrecen – Fotografía: Tom Wolf (Flickr) CC BY SA

El fenómeno de las colas de gente para encargar el Tesla Model 3 es harto inusual en Estados Unidos, pero también en Europa. No es frecuente que la gente encargue un coche que, en el mejor de los casos, le van entregar en un año y medio. Las esperas normalmente no son tan altas.

En el modelo europeo, aproximadamente la mitad de las ventas son bajo pedido. Esto es, el cliente va al concesionario y no encuentra una unidad exactamente igual a la que quiere. Se configura un coche a su gusto, y se pide a fábrica, normalmente con una fianza no reembolsable.

Si, en cambio, está un coche con el color, motor y opciones que quiere, se lo puede llevar muy rápido si está en el mismo concesionario, o si está localizado en una campa donde sus congéneres esperan a tener un hogar y un dueño. Pues este es el sistema imperante en Estados Unidos.

Un concesionario de coches en Florida – Fotografía: Daniel Oines (Flickr) CC BY

Al otro lado del «charco» la gente es, por lo general, mucho más impaciente. Los grandes fabricantes tienden a reducir el número de opciones y a producir lo que más fácil salida tiene en el mercado. Las fábricas no suelen producir lo que quieren los clientes, sino lo que se supone que les gusta. Cuando los stocks no se venden bien, las fábricas tienen que hacer paros.

3,8 millones de vehículos esperan comprador en las campas de EEUU

Esto obliga a los concesionarios a tener más stocks para no perder una venta, y una gran variedad de coches. Cuantos más coches haya esperando, más activo inmovilizado, más costes de almacenamiento, y más habrá que apretar los descuentos para opciones poco demandadas o exóticas. Se calcula que en EEUU hay 100.000 millones de dólares en coches en campas.

Si un estadounidense no encuentra en el concesionario el coche que quiere, tiene dos opciones: se va a otro concesionario, o encarga a fábrica. Tan solo el 6% de las ventas de ese país corresponden a pedidos a fábrica, de acuerdo con los datos de la consultora ICDP citada por Automotive News.

Configurador de Ferrari

Fijémonos en las políticas de equipamiento de constructores europeos y de otros países. Los europeos suelen dar más libertad de elección, más colores, más extras y más motores para elegir. La logística es bastante más compleja, y todo lo que no es habitualmente vendido acaba encargándose a fábrica.

Sin embargo, los asiáticos y americanos tienen una panoplia de modelos más reducida, niveles de equipamiento cerrados, y una logística más simple. Mediante ese sistema, se favorece la venta de stocks, la casuística se reduce, y es más fácil encontrar el coche deseado sin necesidad de pedirlo a fábrica. Esto es muy importante si la fábrica está muy lejos, fuera del continente.

Una excepción es, por ejemplo, Tesla. La marca de Elon Musk funciona bajo pedido, y con reservas formalizadas con fianzas reembolsables. Más que concesionarios, lo que tienen son lugares para configurar coches y pedirlos a fábrica, las Tesla Stores. Este modelo está teniendo dificultades en algunos estados, donde se protege mucho la figura del concesionario.

Estos Mitsubishi Outlander se han bajado del barco. Aproximadamente la mitad no tiene dueño asignado aún

En Europa, los concesionarios intentan trabajar con stocks más pequeños, e incluso recurren a la figura de la automatriculación. Esto es, el concesionario paga los impuestos y tasas para tener coches esperando, con matrícula, a un precio inferior, para que puedan tener salida rápida. También se hace esto para inflar los datos de ventas en momentos determinados, lo cual es mala táctica a largo plazo.

Cuando hablamos de coches con mucha demanda, si la fábrica no da más de sí, elegir una unidad en stock es la alternativa a estar esperando varios meses a que la fábrica pueda atender nuestro pedido. Puede que tengamos que conformarnos con un color raro, o con un automático, o con más extras de la cuenta. Cada caso es un mundo.

¿Cuál sistema es mejor? Depende, cada uno tiene sus ventajas e inconvenientes. El sistema Tesla de reservar, esperar y sacar a la calle no va a implantarse de forma masiva a corto plazo. Además, no siempre un coche se puede querer para ya. Se puede reservar una unidad y ahorrar para la entrada hasta que llegue al concesionario. De hecho, todos los que han reservado su Tesla tienen año y medio por delante para ahorrar…

  • El cliente se lleva el conocimiento profundo de su vehículo y una experiencia de compra inolvidable

  • A esto hay que sumarle que los coches cada vez son más tecnológicos y la mayoría de los clientes necesitan ayuda extra para entender la nueva equipación tecnológica con la que cuentan. Solo vincular los teléfonos al coche, nos estresa a todos.

    Es importante no dejar de lado que muchos clientes de hoy, compran un salto histórico. Un ejemplo lo tengo en mi misma. Mi coche actual tiene 10 años y adolece de sistemas de seguridad activa, tecnología connect- multimedia y de modos de conducción. Si me comprara un coche en el momento actual, sería lo más parecido a un coche fantástico. Está claro, que necesitaría a un experto que me aclarara todas las dudas que me surgirían para poder utilizarlo desde el primer día a pleno rendimiento y disfrute de los sistemas y estoy dispuesta a pagar por ello.

    Y no quiero terminar sin mencionar, ya que me dedico a ello, que sería efecto wow que durante este proceso, el comercial, el coche y yo interaccionáramos teniendo en cuenta mi motivación de compra y me vendiera pasión por la marca, me reafirmara mi decisión de compra y fidelizara, por supuesto, con otros servicios postventa que surgieran durante este encuentro. ¡Tengo claro que algún accesorio me llevaba! LA VENTA: NUNCA TERMINA, SIEMPRE ESTÁ VIVA.

    Retraso en la entrega de mi coche nuevo ¿qué puedo hacer?

    Respuesta

    El plazo de entrega del vehículo por parte del concesionario será el acordado por contrato. Si se estableció por escrito un plazo inferior a tres meses y ese tiempo ya ha transcurrido, el establecimiento está incurriendo en un incumplimiento de contrato. En caso de no haberse pactado un plazo en concreto, siempre cabrá atenerse al uso del sector en cuanto a lo que se considere un «plazo razonable».

    Si su concesionario ha incumplido el plazo pactado, en esta situación la normativa le legitima a usted para reclamar, bien el cumplimiento, bien la resolución del contrato, pudiendo exigir además una indemnización por daños y perjuicios siempre que éstos se hayan producido, traigan su causa en este retraso y pueda usted probarlos y cuantificarlos. No obstante, a falta de acuerdo con el concesionario, solo un juez podría obligar a indemnizar. Para hacer valer sus derechos debería usted presentar la correspondiente reclamación por escrito. La hoja de reclamaciones es el conducto ideal; debe estar a su disposición en el propio concesionario. Otra opción sería reclamar por escrito del que le quedara constancia fehaciente su presentación, como el envío de un burofax. Posteriormente podría trasladar su reclamación a los organismos de consumo competentes y, en su caso, a la vía judicial. En la práctica lo habitual sería instar el cumplimiento, cursando para ello la correspondiente negociación o reclamación, en función de los casos.

    Legalitas

    ¿Qué puedo hacer ante el retraso de entrega de un vehículo?

    ¿Has comprado un vehículo y no te lo dan o se están retrasando en dártelo?. Esta situación, por desgracia, suele ser habitual y es una de las causas por las que se acude a nuestro despacho.
    A continuación os contamos qué es lo que se puede hacer en estos casos y que derechos tiene el consumidor ante ello.

    FOTOGRAFÍA AUTOR: FREEPICK

    ¿Hay un plazo legal para entregar un vehículo?

    Cuando compramos un vehículo a través de un contrato de compraventa, en éste se establece un plazo de entrega del vehículo al comprador, que en algunos casos no se cumple o es muy amplio.

    Es por ello que muchos compradores se preguntan si legalmente existe una Ley que establezca un plazo máximo para la entrega de vehículos.
    Pues bien, en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, en su artículo 66 bis, se establece que:

    » salvo las partes acuerden otra cosa, el empresario entregará los bienes mediante la trasmisión de su posesión material o control al consumidor y usuario, sin ninguna demora indebida y en un plazo máximo de 30 días naturales a partir de la celebración del contrato.”.

    Como vemos, la legislación establece un plazo de entrega del vehículo de 30 días. No obstante deja abierta la puerta a que puede ser un plazo más amplio si lo acuerdan las partes. A este resquicio se suman los concesionarios, dado que la entrega del vehículo depende de los fabricantes, por lo que los plazos son más amplios y siempre hay que estar ante lo que se establezca en el contrato.

    FOTOGRAFIA AUTOR: FREEPICK

    ¿Qué puedo hacer si se retrasan en entregarme el coche?

    Muy bien, sabemos que el plazo de la entrega del vehículo va a ser el que se establezca en el contrato de compraventa o un mes, pero: ¿Qué sucede si pasa ese plazo y seguimos sin que nos entreguen el vehículo?

    En este caso, si el empresario incumple el plazo de entrega, el consumidor podrá solicitar otro plazo de entrega, pero si en este tampoco se le ha entregado el vehículo tendrá derecho a resolver el contrato de compra venta de inmediato.

    Esta resolución causará que el empresario tenga que devolver al comprador, sin demora indebida, todas las cantidades que hubiese abonado por la compra del vehículo.
    En caso de incumplimiento de un plazo de entrega pactado superior a un mes o injustificado, el cliente tendrá derecho a percibir el doble de lo que haya abonado y podrá reclamar daños y perjuicios.

    Asimismo puede suceder que en el contrato no se establezca un plazo, sino que se establezca una fecha en concreto de entrega del vehículo. Pues bien en estos casos, si llega dicha fecha el vehículo no es entregado, el comprador puede resolver el contrato de inmediato sin necesidad de tener que solicitar otro nuevo plazo.

    ¿No te entregan tu coche?

    ¡Asesórate con nosotros!

    ¿Y si no me entregan el coche que he comprado?

    En caso de que no se entregue el vehículo de ninguna manera, el comprador tiene el derecho de resolver el contrato, basándose en el artículo 1124 del Código Civil que establece:

    “La facultad de resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe.
    El perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos. También podrá pedir la resolución, aun después de haber optado por el cumplimiento, cuando éste resultare imposible.”

    Es decir, el comprador podrá exigir el cumplimiento del contrato o la resolución con indemnización por daños.

    ¿Qué ocurre si el coche que he comprado era destinado para realizar una actividad laboral?

    Otro de los casos con los que nos podemos encontrar es que el vehículo que se ha comprado fuera destinado a una actividad laboral, es decir, que sea necesario para realizar un trabajo, como puede ser, por ejemplo, un taxi.

    En estos casos, si el vendedor se retrasa en la entrega del vehículo, el comprador no solo puede resolver el contrato y solicitar la devolución de las cantidades abonadas, sino que también puede solicitar una indemnización por daños y perjuicios, puesto que el no traerle el vehículo le ha impedido desarrollar su actividad laboral.

    Todo ello lo corrobora reiterada jurisprudencia que se basa en el lucro cesante que está regulado en el Artículo 1106 del Código Civil.

    Leave a Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *