Contadores calefacción central

En España, según un estudio realizado por la Universidad de Alcalá para AERCCA (Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción) una media de 24,7% en viviendas de edificios disponen de sistemas con calefacción central para las comunidades de vecinos. La implantación de contadores individuales de calefacción, repartidores de costes y válvulas termostáticas permite realizar la medición individual del consumo de calefacción, es una medida que representa una oportunidad de ahorro ya que contabilizando el consumo de calefacción de manera individual, cada vivienda de una comunidad de vecinos pagará realmente por lo que consume, y de esta manera se evita el derroche energético que producen las calefacciones centrales.

En el 2018 se aprobó el Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumo individual de calefacción, una norma que fomenta el ahorro de energía por parte de los usuarios.

Si tu casa está entre el más de 1 millón de viviendas que ya han empezado o que pronto comenzarán a hacer este cambio de calefacción central a individual, no dejes de leer el siguiente artículo en el que te explicamos qué debes hacer.

Contenidos

Pero… ¿cómo se consigue el cambio de calefacción central a individual?

Un apunte importante: la individualización de la calefacción central queda en manos de los propietarios de las viviendas, que deberán realizar la inversión y contratar a los profesionales para que adapten su sistema. Las medidas a tomar serán distintas dependiendo del tipo de instalación central de la vivienda.

Si tu calefacción central tiene instalación en anillo: Instalar contadores de energía en cada piso

Si la distribución de la calefacción se realiza en anillo, es decir, existe un único punto de entrada y un único punto de salida de las tuberías de agua caliente para cada vivienda la contabilización individual se realizará instalando contadores de energía (o calorímetros).

Estos contadores miden por una parte el caudal de agua en el retorno, y por otra, las temperaturas de entrada y de retorno, calculando la energía en kWh consumida por la vivienda en un periodo de tiempo determinado.

Si tu calefacción central tiene instalación en columna: instalar repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas en cada radiador

Si la distribución de la calefacción en su edificio se realiza en columna –lo que ocurre en el 60% de los edificios antiguos con calefacción central- la única forma de individualizar su sistema es mediante la instalación de un repartidor de costes de calefacción.

Un repartidor de costes es un pequeño aparato que se coloca en cada radiador y que mide dos temperaturas: la de la superficie del radiador y la temperatura ambiente de la habitación donde el radiador está instalado.

El contador entiende que la calefacción está encendida cuando la diferencia de temperaturas entre el radiador y la habitación es muy elevada, y cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado, y por tanto el consumo será mayor.

Los distribuidores de costes de calefacción constan de una carcasa, dos sensores de temperatura, un dispositivo de cálculo, una pantalla, una fuente de alimentación (batería), los elementos de instalación y un precinto anti-sabotaje.

Los repartidores de costes no pueden ser manipulados por el usuario y la medición de los consumos de cada radiador y del total de la vivienda corresponderá a la empresa contratada para ello. Esta lectura puede realizarse sin necesidad de acceder a la vivienda, ya que los datos se envían por radiofrecuencia.

Los repartidores de costes son elementos de medida y no ahorran energía por ellos mismos. Por eso, y para permitir un control real de la instalación de calefacción, la normativa obliga también a instalar válvulas con cabezal termostático en cada radiador, lo que permite regular la temperatura de cada uno de ellos.

¿A quién debo llamar para individualizar mi calefacción central?

Generalmente la comunidad de propietarios elige una empresa que proporcione la instalación de repartidores de costes y se encargue de la contabilización de los consumos. La Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA) presenta en su web un listado de empresas a las que puede solicitar presupuesto.

¿Cuánto me va a costar el cambio de calefacción central a individual?

Cada empresa especializada en repartidores de costes y medición de consumo deberá realizar un presupuesto que variará según las condiciones de su comunidad o su vivienda. La empresa se encargará de instalar y mantener los equipos, sin coste extra para la comunidad y tiende a cobrar por la lectura y emisión de los recibos una cuota mensual a negociar por cada comunidad.

En el caso de las válvulas termostáticas, de venta libre en el mercado, los precios de cada una varían entre los 30 euros a los 80 euros en el caso de las digitales (instalación aparte).

Según estudios realizados por la Asociación Europea de Repartidores de Costes de Calefacción (EVVE), la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), y según las recomendaciones del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético), el ahorro potencial que se obtiene en una instalación de calefacción central en un edificio de viviendas, tan sólo por la instalación de un sistema que permita la contabilización individual de la calefacción puede llegar a ser de hasta un 30%.

En España, datos concretos de ahorros obtenidos en edificios de viviendas en las que se ha instalado este sistema de reparto de costes de calefacción, según estudios realizados por la empresa gestora del sistema en cinco edificios, la media de ahorro energético obtenido ha alcanzado un 23%.

La inversión en equipos de medición, puede amortizarse por tanto en un corto plazo de entre 18 meses y 2 años. Una apuesta común por la eficiencia energética con la que terminará ganando también su bolsillo.

A partir del 1 de enero de 2017, según la Directiva Europea de Eficiencia Energética 27/2012/UE, todos los edificios que cuenten con un sistema de calefacción central tendrán que instalar dispositivos de medición individual. Si tu casa está entre las más de unas 1,7 millones que hay en España en esta situación, a continuación encontrarás información sobre los diferentes sistemas de calefacción central existentes y cómo se debe cambiar de calefacción central a individual para estar dentro de la legalidad.
Con esta medida se logrará que cada vivienda pague realmente lo que consuma y comporta, también, un ahorro energético importante. En las fincas con calefacción central, hasta ahora, el consumo se pagaba a través de los gastos de comunidad y se trataba de una cantidad fija anual que variaba en función de los metros cuadrados de la vivienda. A partir de ahora, esto va a cambiar: cada hogar pagará en función de su consumo.

Para poder hacer posible este cambio hay que tener presente que existen dos tipos diferentes de instalación de calefacción central: la de anillo y la de columna. Y que, en función de si se trata de un tipo u otro, la instalación que se debe realizar para poder convertirla en individual es diferente.

La individualización de la calefacción central correrá a cargo de los propietarios de las viviendas, que deberán realizar la inversión y contratar a profesionales para que adapten su sistema de climatización. La conversión de calefacción central a individual será distinta en función del tipo de instalación original de la vivienda.

Tipos de calefacción y cómo cambiar de calefacción central a individual

Instalación de calefacción central en anillo

Como puede observarse en la ilustración derecha de la infografía, la calefacción central en anillo se caracteriza porque existe un único punto de entrada y un único punto de salida de agua caliente para cada una de las viviendas del edificio. En este caso, la contabilización individual se realizará colocando calorímetros o medidores de energía.

La función de estos contadores es medir la temperatura de entrada y salida de las tuberías, y, por otra parte, el caudal del agua en el retorno. De esta manera, se calculan los kilovatios hora que una vivienda consume en un tiempo determinado de tiempo.

Instalación de calefacción central en columna

Este tipo de instalación predomina en la mayoría de casas antiguas con calefacción central y la manera de individualizarlo es instalar un repartidor de costes de calefacción en cada uno de los radiadores del hogar. Este sistema consiste en instalar un aparato en cada radiador que se encarga de medir la diferencia de la temperatura del radiador con la de la estancia en la que se encuentra.

El consumo será mayor cuanto más grande sea la diferencia de temperatura entre el radiador y la estancia; es decir, cuando el radiador tenga que realizar un alto esfuerzo para llegar a la temperatura deseada, el consumo será más elevado.

Es importante tener en cuenta que los repartidores siempre deben ser manipulados por un profesional y que la medición de consumo también será realizada por una empresa especializada contratada para ello. Para poder realizar esta lectura no siempre es necesario que se desplace un técnico al domicilio, ya que puede realizarse remotamente.

Para asegurar que el ahorro de energía es efectivo –puesto que los repartidores de costes solo tienen la función de medir el consumo- también se instalan termostatos en todos los radiadores.

¿Cómo llevo a cabo el cambio de calefacción central a individual?

A partir del 1 de enero de 2017 será obligatorio adaptar el sistema de calefacción central de las viviendas para poder contabilizar los consumos de forma individual. La normativa que afectará a la calefacción central en 2017 procede del artículo 9 de la Directiva Europea de Eficiencia Energética y lo que pretende es fomentar el ahorro energético de las viviendas. Contabilizando el consumo de calefacción de manera individual cada vivienda pagará realmente por lo que consume, terminando con los derroches.

¿Cómo se consigue el cambio de calefacción central a individual?

La individualización de la calefacción central queda en manos de los propietarios de las viviendas, que deberán realizar la inversión y contratar a los profesionales para que adapten su sistema. Las medidas a tomar serán distintas dependiendo del tipo de instalación central de la vivienda.

Si tu calefacción central tiene instalación en anillo debes instalar contadores de energía en cada piso

Si la distribución de la calefacción se realiza en anillo, es decir, existe un único punto de entrada y un único punto de salida de las tuberías de agua caliente para cada vivienda la contabilización individual se realizará instalando contadores de energía.

Estos contadores miden por una parte el caudal de agua en el retorno, y por otra, las temperaturas de entrada y de retorno, calculando la energía en kWh consumida por la vivienda en un periodo de tiempo determinado.

Si tu calefacción central tiene instalación en columna debes instalar repartidores de costes de calefacción.

Si la distribución de la calefacción en su edificio se realiza en columna –lo que ocurre en el 60% de los edificios antiguos con calefacción central- la única forma de individualizar su sistema es mediante la instalación de un repartidor de costes de calefacción en cada radiador.

Un repartidor de costes es un pequeño aparato que se coloca en cada radiador y que mide dos temperaturas: la de la superficie del radiador y la temperatura ambiente de la habitación donde el radiador está instalado.

El contador entiende que la calefacción está encendida cuando la diferencia de temperaturas entre el radiador y la habitación es muy elevada, y cuanto más elevada sea esta diferencia de temperaturas, mayor será el esfuerzo del radiador por dotar a la habitación del confort deseado, y por tanto el consumo será mayor.

Los distribuidores de costes de calefacción constan de una carcasa, dos sensores de temperatura, un dispositivo de cálculo, una pantalla, una batería, los elementos de instalación y un precinto anti-sabotaje.

Los repartidores de costes no pueden ser manipulados por el usuario y la medición de los consumos de cada radiador y del total de la vivienda corresponderá a la empresa contratada para ello. Esta lectura puede realizarse sin necesidad de acceder a la vivienda, ya que los datos se envían por radiofrecuencia.

Si su comunidad tiene calefacción central puede individualizar los consumos con repartidores de costes o contadores de energía y pagar según el consumo real

Cada empresa especializada en repartidores de costes y medición de consumo deberá realizar un presupuesto que variará según las condiciones de su comunidad. La empresa se encargará de instalar y mantener los equipos, sin coste extra para la comunidad y cobra por la lectura y emisión de los recibos una cuota mensual.

Según estudios realizados por la Asociación Europea de Repartidores de Costes de Calefacción (EVVE), la Asociación Española de Repartidores de Costes de Calefacción (AERCCA), y según recomendaciones del IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético), el ahorro potencial que se obtiene en una instalación de calefacción central en un edificio de viviendas, tan sólo por la instalación de un sistema que permita la contabilización individual de la calefacción puede llegar a ser de hasta un 30%.

En 2018 el Ministerio de Energía había hecho pública una propuesta de Real Decreto por el que se regulaba la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas centralizadas de edificios (calefacción central). La inestabilidad política de los últimos años hizo que este Real Decreto no llegara a ver la luz.

Como principal novedad con respecto a lo que se esperaba, el texto establece la obligación de los clientes finales de calefacción y refrigeración de instalar contadores individuales, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable, de manera que se permita a dicho cliente final conocer y optimizar su consumo real de energía. De esta forma, aquellos inmuebles ubicados en zonas climáticas más benignas es decir las definidas en el CTE como A y B (islas, zona de Levante, Guadalquivir, Ceuta y Melilla) quedarán exentos de la aplicación de estas medidas por considerarse no rentable.

También quedarán excluidas de la obligación de instalar sistemas de contabilización individualizada, por inviabilidad técnica, las siguientes instalaciones térmicas:

Sistemas de emisión de calor calentando la placa sin medición posible
Sistemas de calefacción equipados con emisores de calor conectados en serie (monotubos en serie)
Sistemas de climatización por aire
Sistemas de calefacción equipados con transmisores de vapor
Dispositivos de calentamiento/enfriamiento equipado con baterías o tubos con aletas, convectores de agua o fancoils

El resto de inmuebles tendrán un plazo en función de las características del edificio y la zona climática en la que estén ubicados.

Artículo patrocinado por:

contadoresdecalefaccion.com

¿Cómo se determinará la viabilidad técnica y la rentabilidad económica?

Para la determinación sobre si una instalación se encuentra excluida de la obligatoriedad de instalar estos sistemas de contabilización individualizada se deberá recurrir a la empresa mantenedora de la instalación térmica centralizada que será la que asesore a los propietarios del inmueble sobre su situación particular.

En el caso de que dicha instalación esté exceptuada por una de las causas mencionadas, la empresa mantenedora deberá emitir un certificado siguiendo el formato incluido en el Anexo II del Real Decreto.

Si por contrario, la instalación no se encuentra incluida entre las excepciones, los titulares o propietarios deberán proceder a determinar la rentabilidad de la instalación siguiendo una guía técnica de aplicación que será aprobada por Orden del Ministerio de Transición Ecológica, de quien depende la Secretaría de Estado de Energía y que se publicará en el Boletín Oficial del Estado con el fin de realizar una primera evaluación de la rentabilidad económica de la instalación de equipos de contabilización individualizada de calor y frío y, en el caso de los sistemas de calefacción, cuando así proceda, de repartidores de costes de calefacción o sistemas alternativos.

En caso de que en esta primera evaluación se concluya que es económicamente rentable la instalación de equipos de contabilización individualizada o, en su caso, de repartidores de costes o sistemas alternativos, los titulares tendrán la obligación de solicitar, al menos, un presupuesto, cuya emisión será gratuita, a alguna de las empresas instaladoras o mantenedoras habilitadas para tal fin.

El presupuesto para la instalación deberá incluir el siguiente contenido:

  • Información sobre los costes reales de la instalación de los sistemas de contabilización individual y obras anejas necesarios para cumplir con la obligación establecida por la Directiva, así como el coste correspondiente a la lectura y facturación de los consumos.
  • Deberá concluir, positiva o negativamente, sobre la viabilidad técnica y rentabilidad económica de la instalación de los equipos de contabilización individualizada, esto es contadores individuales o, cuando así proceda para el caso de calefacción, repartidores de costes de calefacción o sistemas alternativos.
  • En el caso de resultar positiva la valoración de la viabilidad técnica y rentabilidad económica, el presupuesto deberá incluir el periodo estimado de recuperación de la inversión de la instalación de sistemas de contabilización individualizada y el compromiso de ofrecer la instalación de los sistemas de contabilización individualizada referidos en el apartado anterior en régimen de pago aplazado. En todo caso, incluirá la opción de pago aplazado en 10 años. La cuota máxima del pago aplazado no podrá exceder de un límite, que se calculará en función de la cuantía del presupuesto repartido en un determinado número de años, tal y como se establece en el Anexo IV.
  • No podrán incluirse clausulas distintas a las previstas en el modelo de presupuesto incluido en el Real Decreto.

Se considerará que la instalación de sistemas de contabilización individualizada es económicamente rentable, cuando el periodo estimado de recuperación de la inversión calculado en el presupuesto, sea inferior al número de años de retorno de la inversión fijado en la Orden Ministerial que será aprobada por el Ministerio de Energía y publicada en el BOE con posterioridad.

Si el resultado de este presupuesto, en los términos referidos, acredita la viabilidad técnica y rentabilidad económica, el titular deberá proceder a la instalación de los sistemas de contabilización individualizada en un plazo máximo de quince meses a contar desde las fechas previstas en el documento del Real Decreto.

Obligaciones de lectura, información al consumidor y reparto de costes

Con respecto a las obligaciones de lectura de los equipos, la información al consumidor y el reparto de costes, la norma indica lo siguiente:

  • Los sistemas de contabilización de consumos instalados desde la entrada en vigor del presente real decreto, ya sea en el tramo de acometida o por medio de repartidores de costes de calefacción o sistemas alternativos, deberán disponer de un servicio remoto de lectura y adquisición de los datos de consumo.
  • Los sistemas instalados con anterioridad a la entrada en vigor de esta norma deberán disponer de un servicio remoto de lectura y adquisición de los datos de consumo a partir del 1 de enero de 2028.
  • La información sobre la lectura de los equipos de medida se proporcionará al cliente al menos 1 vez cada 2 meses durante el periodo de servicio de la instalación.
  • Las empresas encargadas de las lecturas de los equipos ofrecerán gratuitamente a los consumidores un sistema de consulta electrónica de su consumo y dispondrán en su página web de un sistema que permita acceder de forma telemática y gratuita a sus facturas de, al menos, los dos últimos años o del tiempo en que se venga dando servicio al consumidor, si el periodo fuera inferior.
  • Se garantizará que con la factura se facilite gratuitamente información apropiada para que los consumidores reciban una relación completa de sus costes energéticos, con al menos el siguiente contenido:
  1. los precios reales del momento y el consumo real
  2. la comparación del consumo del cliente final en ese momento con el consumo durante el mismo período del año anterior, preferentemente en forma gráfica
  3. la información de contacto de las organizaciones de clientes finales, las agencias de energía u organismos similares, incluidas sus direcciones de internet, donde se puede obtener información sobre las medidas disponibles de mejora de la eficiencia energética, los perfiles comparativos del usuario final y las especificaciones técnicas objetivas de los equipos que utilizan energía
  4. Además, siempre que sea posible, en sus facturas, o acompañando a esta documentación, se señalará o se facilitará a los clientes finales, de manera clara y comprensible, información comparativa con un cliente final medio, normalizado o utilizado como referencia comparativa, de la misma categoría de usuario.
  • En los edificios que hayan instalado contadores, repartidores de costes de calefacción o algún sistema alternativo que permita el reparto de los consumos, los datos de consumo proporcionados por el sistema de contabilización individual servirán para determinar el coste variable que corresponde a cada unidad de consumo, el cual se completará con un coste fijo derivado del mantenimiento y las pérdidas energéticas de los elementos comunes de la instalación del edificio.

Lo que dirá la modificación del RITE

E RD para la modificación del RITE modificaría el artículo 12 punto 4 que resulta de la siguiente forma: “las instalaciones térmicas deben estar equipadas con sistemas de contabilización para que el usuario conozca su consumo de energía, y para permitir el reparto de los gastos de explotación en función del consumo, entre distintos usuarios, cuando la instalación satisfaga la demanda de múltiples consumidores”.

Además, Se modifica la IT 1.2.4.4. aunque haciendo referencia al citado Real Decreto que regulará la contabilización de consumos individuales en instalaciones de edificios, aún sin aprobar. El texto dice así:

«Toda instalación térmica que dé servicio a más de un usuario dispondrá de algún sistema que permita el reparto de los gastos correspondientes a cada servicio (calor, frío y agua caliente sanitaria) entre los diferentes usuarios, en el caso del agua caliente sanitaria podrá ser un contador volumétrico.

El sistema previsto, instalado en el tramo de acometida a cada unidad de consumo, permitirá regular y medir los consumos, así como interrumpir los servicios desde el exterior de los locales. Las instalaciones térmicas que suministren calefacción y/o refrigeración a un edificio a partir de una instalación centralizada que abastezca a varios consumidores y a los titulares que reciben dicho suministro desde una red de calefacción y/o refrigeración urbana, definidas en el apéndice 1 de este Reglamento, cuando dichas instalaciones térmicas no dispongan de un sistema que permita el reparto de los gastos correspondientes a cada servicio (calor y frío) entre los diferentes consumidores, deberán cumplir con las obligaciones establecidas en el RD XXX/2019 por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones de edificios.

Los sistemas de contabilización de consumos instalados desde la entrada en vigor del RD XX/2019 por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios, ya sea en el tramo de acometida o por medio de repartidores de costes de calefacción, deberán disponer de un servicio de lectura remota que permita la liquidación individual de los costes de climatización en base a dichos consumos.

El instalador, o en su caso la empresa encargada del servicio de medición, reparto y contabilización, deberá informar de forma previa a la firma del contrato, si las tecnologías utilizadas para los servicios de lectura de consumo permiten la posibilidad de un cambio en el proveedor de este servicio sin necesidad de incurrir en gastos adicionales. Los sistemas de contabilización ya instalados en la fecha de entrada en vigor del RD XX/2019, deberán permitir realizar lecturas remotas o ser sustituidos por otros sistemas que sí lo permitan, antes del 1 de enero de 2027, tal como se establece en el citado RD XXX/2019.

Recordamos que el contenido de las normativas que hemos analizado en este artículo aún puede variar hasta su aprobación definitiva y su publicación en el BOE. Quedaremos a la espera de conocer el contenido definitivo del citado RD de contabilización de consumos individuales y sobre todo, su fecha de publicación que obligará a individualizar miles de instalaciones de calefacción central que funcionan en nuestro país.

Artículo patrocinado por:

contadoresdecalefaccion.com

Si tienes calefacción central, te esperan cambios

Las pautas para tarificar la energía que consumimos varían cada cierto tiempo y la consecuencia suele ser siempre la misma: la mayoría de los consumidores se pierde y no entiende qué le están cobrando. En el caso de las comunidades que funcionan con calefacción central, resulta bastante injusto que todos los propietarios paguen «a escote».

Por ello, el Parlamento y Consejo Europeo aprobaron en 2012 una directiva que está prevista que se ponga en marcha en nuestro país (Directiva 2012/27/UE) y que regulará técnica y económicamente la individualización de consumos de refrigeración y calefacción central.

La mayoría de los sistemas de calefacción central actuales derrochan energía y, además, no logran la temperatura requerida en todos los puntos de la vivienda. Con la individualización de consumos se pretende que los vecinos paguen por lo que realmente consumen, además de consumir lo que realmente necesitan.

Modificación de las instalaciones

Para que 1,7 millones de hogares españoles con calefacción central cumplan con esta normativa, será necesario que modifiquen sus instalaciones. La forma más sencilla de hacerlo es poner un contador a cada vecino, pero esto solo es técnicamente posible en las calefacciones dispuestas en anillo (el 40 % del total). En España hay más de un millón de viviendas cuyas instalaciones son más antiguas y están distribuidas en columna, con los radiadores de los distintos pisos unidos entre sí de arriba a abajo. Estos sistemas requieren la instalación de un aparato de medición en cada radiador y de una unidad que centralice las lecturas.

Sea cual sea el sistema empleado, deberá acompañarse de algún dispositivo que permita a los usuarios regular la temperatura de forma individual, para hacerse responsables de su consumo. En el caso de las instalaciones en anillo, se regulan con un único termostato y una válvula a la entrada de la vivienda. Si la instalación es en columna, hay que regular cada radiador por separado con una válvula termostática en su entrada. Estas válvulas pueden ser mecánicas o electrónicas e, incluso, estar dotadas con control remoto. Su precio oscila entre 15 y 40 euros dependiendo de cuál de estas tecnologías se utilice.

Si bien es cierto que cada vecino podría ajustar la temperatura de su casa abriendo y cerrando las válvulas, la presión del agua en las tuberías de muchas de las comunidades reformadas sufriría frecuentes variaciones y muchas de las instalaciones actuales no están listas para funcionar de esta manera, ya que las bombas que hacen circular el agua son de velocidad fija y mantienen un caudal constante. Por ello, en esos casos habría que cambiar esas bombas por otras de velocidad variable, que hicieran subir más o menos cantidad de agua según la demanda de los vecinos. Asimismo, consumen entre 3 y 8 veces menos energía y disminuyen la generación de ruido. Otra cosa que también se recomienda es volver a equilibrar el circuito hidráulico.

¿Cuánto cuesta todo esto?

Todos estos aparatos tienen un coste elevado. La instalación de los repartidores de costes (o el calorímetro) y las válvulas termostáticas, junto con la derrama por adaptar las instalaciones comunes, supone un desembolso de entre 700 y 1.100 euros por vivienda. Este gasto equivale a un año de calefacción para un piso antiguo en una zona bastante fría.

La única buena noticia es que, si todo se hace bien y si los hábitos de uso mejoran, con este cambio se puede ahorrar entre un 20 % y un 30 % de la energía que antes se consumía. En principio, la inversión quedaría amortizada en unos 5 años.

¿Comprar o alquilar?

Para no tener que afrontar estos costes, se pueden alquilar los equipos a una empresa especializada, que suelen cobrar entre 6 y 7 euros al año por cada radiador, incluidos los costes de lectura y facturación. La ventaja de alquilar es que se evita el desembolso inicial, pero a la larga no es una opción interesante. En los 10 años de vida estimada que tiene la pila de un repartidor de costes, el alquiler de cada dispositivo habrá costado 66 euros frente a unos 25 euros que supone comprarlo.

La adaptación a la normativa debe acordarse en una junta de propietarios. Al tratarse de una medida de eficiencia energética, requiere el voto favorable de las tres quintas partes de los propietarios, que tendrán que decidir qué sistema usan y con qué empresa lo contratan. Habitualmente, el administrador o el presidente de la comunidad se encarga de procesar los repartos que le remite la empresa de gestión energética para emitir las facturas de cada vecino, lo que suele suponer un aumento de su trabajo.

Ya hemos hablado en anteriores artículos de los cambios en la normativa para calefacción central que se habían previsto y que de momento no están implantados, como la implantación de los contadores individuales para calefacción central, que de momento aún no son obligatorios.

Así que vamos a recapitular cómo está, a día de hoy, la calefacción central en nuestro país.

¿Necesitas un certificado de calefacción? Contacta con los mejores profesionales de tu zona PIDE PRESUPUESTO en menos de 1 minuto y gratis

Normativa sobre calefacción Europea y Española

La última normativa al respecto es el Real Decreto 56/2016, publicado el 13 de febrero, que transponía la directiva europea 2012/27/UE. Este Real Decreto, finalmente, no obliga al uso de contadores individuales para calefacción central, en ningún caso.

Así que, de momento, no son obligatorios. Se prevé que en algún momento lo serán, pues es necesario adaptarse a la mencionada normativa europea que sí obliga a su uso.

El uso de los contadores individuales, también llamados repartidores de costes de calefacción o calorímetros, sirve para lograr una calefacción central individual, es decir, aprovechar las ventajas de la calefacción central pero repartir los gastos de una manera más justa.

Así, cada vecino pagará solo por lo que consume, y por tanto se evitarán las situaciones de derroche de calefacción solo por el hecho de que se paga entre todos. Se calcula que, solo por este hecho, se ahorrará de media un 20% en cada casa en calefacción.

Por desgracia, todavía no será obligatorio tampoco para 2017 y tendremos que esperar aún a que se implante. Dependiendo del tipo de sistema de calefacción del edificio, la instalación de los contadores individuales será más o menos complicada.

Sistemas de contadores individuales para calefacción central

Existen dos tipos de sistemas; en anillo o en columna.

  • El sistema en anillo dispone de un único punto de entrada y salida para cada vivienda, así pues, se puede instalar un único contador para cada vivienda.
  • El sistema en columna consiste en una conexión vertical entre todos los radiadores que están en la misma posición en cada planta. En este sistema será necesario un repartidor de costes de calefacción en cada radiador, sumando posteriormente el consumo de todos los radiadores de cada vivienda para obtener el consumo total de esta.

¿A qué hora encendemos la calefacción?

Otro aspecto bueno del uso de los contadores individuales es que ya no habrá peleas por el horario de encendido de la calefacción. Con ellos, la calefacción podrá estar encendida todo el tiempo o, al menos, en un período de tiempo mayor, y ser cada vecino el que decida cuando quiere hacer uso de ella o no.

Actualmente, en las comunidades se suele encender la calefacción central por la tarde y apagar por la noche. A veces, también se enciende a primera hora de la mañana, cuando la gente se suele levantar.

Estos horarios se aprueban en junta por mayoría y la mayoría de la gente hace un horario tradicional de salir de casa por la mañana y permanecer en ella por la tarde. Los vecinos que trabajen, por ejemplo, por la tarde, desperdician ese calor, pero lo tienen que pagar igualmente.

En resumen, hemos de recalcar otra vez que, aunque todavía no son obligatorios los contadores individuales para calefacción central, es muy recomendable el uso de estos para un reparto más justo de la calefacción y un ahorro general por parte de todos.

¿Cuánto cuesta un certificado de calefacción ? 101€Es el precio más barato hasta ahora 200€ 299€Es el precio más alto hasta ahora

Estos precios son una media obtenida de 293 presupuestos solicitados en Certicalia.

Contacta con los mejores profesionales de tu zona:

PIDE PRESUPUESTOS en menos de 1 minuto y gratis ¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes REGÍSTRATE GRATIS

Precios de cambiar o reparar radiador calefaccion

¿Cuánto cuesta cambiar o reparar radiador calefaccion? Conoce los precios de todos los presupuestos realizados por Reparatucoche.com en el pasado

¿Cuál es el precio de cambiar o reparar radiador calefaccion?

¿Quieres cambiar o reparar radiador calefaccion? Si necesitas que tu coche pase por el taller y no quieres que tu bolsillo sufra, desde Reparatucoche.com te ayudamos a conseguir los mejores precios.

Arreglar y mantener un vehículo a punto es algo necesario por nuestra seguridad, pero puede ser algo costoso para nuestro bolsillo. Por eso desde Reparatucoche.com queremos que conozcas el precio que han pagado otros clientes en el pasado. A continuación, te mostramos los precios de las reparaciones para diferentes modelos de coche. ¡Busca tu modelo para conocer más detalles sobre el precio de la reparación que necesitas!

Las reparaciones que ves forman parte del histórico de operaciones realizadas por nuestros técnicos. Muchos de los precios son de presupuestos completos y a veces incluyen varias reparaciones en un único presupuesto. Entra en «Ver presupuestos» para conocer todos los detalles. Los presupuestos mostrados son orientativos y no suponen vinculación contractual.

¡Solicita ahora tu presupuesto de cambiar o reparar radiador calefaccion de forma gratuita y sin compromiso con nuestros técnicos!

  • ALFA ROMEO Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    ALFA ROMEO 147 248,61€ 248,61€ Ver 1 presupuestos
  • CITROEN Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    CITROEN C 729,87€ 729,87€ Ver 1 presupuestos
    CITROEN XSARA PICASSO 217,35€ 217,35€ Ver 1 presupuestos
  • FIAT Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    FIAT 500L 379,87€ 379,87€ Ver 1 presupuestos
    FIAT PANDA 481,34€ 481,34€ Ver 1 presupuestos
  • FORD Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    FORD TRANSIT 220,11€ 220,11€ Ver 1 presupuestos
  • HONDA Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    HONDA ACCORD 706,20€ 706,20€ Ver 1 presupuestos
  • HYUNDAI Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    HYUNDAI TUCSON 457,38€ 457,38€ Ver 1 presupuestos
  • OPEL Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    OPEL KADETT 253,37€ 253,37€ Ver 1 presupuestos
    OPEL ZAFIRA 184,26€ 184,26€ Ver 1 presupuestos
  • PEUGEOT Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    PEUGEOT 308 259,17€ 304,89€ Ver 2 presupuestos
  • VOLKSWAGEN Ir arriba
    Precio minimo Precio medio En base a
    VOLKSWAGEN TIGUAN 298,74€ 298,74€ Ver 1 presupuestos

El termocambiador de calor tiene la función opuesta del sistema de refrigeración del radiador, a medida que calienta el aire que pasa a través de ese. Para asegurar la máxima eficacia del intercambiador de calor, se establece en la salida del refrigerante calentado del motor del coche. Este detalle se fija con pernos al lado de la cabeza del cilindro, lo que asegura un funcionamiento fiable del motor, incluso bajo temperaturas extremas. Generalmente, el combustible es alimentado mediante el intercambiador de calor y depende de la posición del regulador de termostato. Cuando la temperatura del refrigerante está por debajo de 18 grados, el combustible pasa a través del intercambiador de calor cuando la temperatura es superior a 18 a 30, en este caso se incluye el modo de fusión. Cuando la temperatura está por encima de 30 grados, el combustible no pasa por el intercambiador de calor.

También cabe señalar que en los vehículos modernos los radiadores son un intercambiador de calor, que están transportando el calor. Están instalados en la parte delantera del vehículo. Este detalle muy a menudo falla. Normalmente, el problema surge en el núcleo del depósito del intercambiador de calor. Para evitar el sobrecalentamiento del motor, debe inmediatamente eliminarlo. La mejor opción sería reemplazar el termocambiador. Los principales motivos del reemplazo son el funcionamiento a largo plazo del radiador, el daño mecánico y la elevada presión interna. Además, el uso prolongado del refrigerante conduce a la corrosión, que a su vez lleva a la obstrucción del sistema de refrigeración y detiene el proceso de mantenimiento de la temperatura de funcionamiento.

La sustitución del intercambiador de calor no es un proceso muy complicado, pero junto con la sustitución del condensador, el radiador y otras partes del sistema de refrigeración, sería mejor reemplazar todo eso al taller mecánico. Al procurar en nuestra tienda en línea el recambio original, puede ahorrar en otro.

Radiador de calefacción para TOYOTA 4 Runner (_N1_), SKODA OCTAVIA (1U2), PEUGEOT 206 Fastback (2A/C)

Fallos del intercambiador de calor

  • Destrucción de las tiras del intercambiador de calor;
  • Bloqueo del intercambiador de calor;
  • Incumplimiento del suministro de combustible y del sistema de escape;
  • Fallo del termostato;
  • Daño al cabezal del cilindro;
  • Fuga externa.

Síntomas de fallos del intercambiador de calor

  • Entrada de aceite en el anticongelante;
  • Dificultad en cambiar de marchas;
  • Reducción de la eliminación de calor;
  • Olor de aceite quemado;
  • Oscurecimiento del depósito;
  • Insuficiente nivel de volumen de fluido.

Causas de fallos del intercambiador de calor

  • Obturación del intercambiador de calor;
  • Impacto de la temperatura;
  • Baja calidad del refrigerante;
  • Deterioro de la válvula;
  • Reducción del área de contacto de las aletas con el aire;
  • Acumulación de residuos.

Diagnóstico

El diagnóstico de fallos se realiza examinando la superficie exterior del intercambiador de calor para suciedad. Puede diagnosticar el fallo del intercambiador de calor inspeccionando el depósito. Su oscurecimiento indica el fallo. Examine los manguitos y tubos, no deben estar doblados, ni otros obstáculos. Para un diagnóstico más detallado requiere un taller especial.

Reparación del intercambiador de calor

  • Para reemplazar los anillos y las juntas debe quitar el intercambiador de calor del motor quitando los tornillos del bloque y la brida. Entonces quite la tapa y quite el tubo interior. Reemplace los anillos, los nuevos se deben lubricar. Para reemplazar las juntas necesitará desmontar el intercambiador de calor. Entonces instale el intercambiador de calor, y limpie varias veces con agua.
  • Limpiar la parte interior requiere equipamiento, que fuerza fluido limpiador a través del intercambiador de calor. Los tubos del aparato están conectados en lugar de los manguitos, el fluido presurizado empieza a fluir por dentro del intercambiador de calor y circula. El secado se realiza con un compresor.
  • Para limpiar la parte exterior del intercambiador de calor necesitará equipamiento profesional.

Reemplazo del intercambiador de calor

La vida útil del intercambiador de calor es 150 mil kilómetros. Para reemplazar el intercambiador de calor es necesario quitar el catalizador y la protección térmica del colector. Desconecte el sensor, entonces desatornilles los tornillos del catalizador, esto abrirá el acceso del intercambiador de calor. Quite intercambiador de calor del motor desatornillando los tornillos. Quite los tubos y el tapón del depósito, drene el refrigerante. Reemplace la pieza, monte todo en el orden inverso, y entonces enjuague el sistema con agua. Entonces puede rellenar de nuevo con anticongelante.

¿Qué es la calefacción central por columnas?

Si vives en un edificio con sala de calderas comunitaria, quizá hayas oído el término calefacción central por columnas ¿Qué significa? ¿Influye en la forma en la que funcionan los radiadores? Intentaremos dar respuesta a estas y otras preguntas en este artículo. ¡Sigue leyendo!

¿Cómo funciona la calefacción central por columnas?

La calefacción central con distribución por columnas es aquella en la que las tuberías generales de distribución de las viviendas están configuradas por columnas verticales. Es decir, que los radiadores de todo el edificio se conectan de abajo a arriba, y no existe ninguna unión entre los distintos radiadores de cada vivienda.

Frente a este modelo, existe otro, el de calefacción central con distribución en anillo, donde las tuberías generales de distribución están dispuestas por planta (y no por columnas verticales) y en cada vivienda existe un circuito de calefacción independiente que conecta todos los radiadores y a su vez está conectado con la general del edificio.

¿Cómo se usa la calefacción central por columnas?

Antiguamente, en las instalaciones de calefacción central por columnas no se solía instalar ningún sistema que permitiera contabilizar el consumo de calefacción de cada vivienda.

Sin embargo, las cosas están cambiando. En favor de lograr un reparto de los costes de calefacción más equitativo y eficiente, muchas comunidades están optando por la individualización del consumo de calefacción, es decir, instalar algún sistema que permita determinar cuál es el gasto que realiza cada vivienda, para que cada vecino pague en función del consumo realizado.

Esta medida se complementa con la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores, que permiten a cada vecino regular la calefacción en función de las necesidades de cada estancia.

Por su configuración (las tuberías generales de distribución de las viviendas están configuradas por columnas verticales), en las instalaciones de calefacción central con distribución en columnas no se puede instalar un contador de energía. Por ello, para determinar cuál es el consumo de cada vivienda, es necesario instalar repartidores de costes en cada radiador.

El repartidor de costes es un pequeño dispositivo que se coloca en la superficie de los radiadores y que permite estimar el calor que emite cada radiador. Mide dos temperaturas: la de la superficie del radiador y la temperatura ambiente.

Imagen: repartidor de costes

El uso de radiadores de calefacción central en columna

Gracias a la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores de sistemas de calefacción central en columna, los vecinos tienen la posibilidad de regular la temperatura de los radiadores en función de las necesidades de cada estancia.

Para que los radiadores de calefacción central funcionen de manera óptima, se recomienda realizar un purgado antes de que comience la temporada de calefacción. Gracias a esta sencilla acción que puede llevar a cabo cada usuario, se expulsa el aire que haya podido acumularse en los radiadores durante los meses en los que la calefacción ha permanecido inactiva. Una vez sin aire, el agua circulará por los radiadores con normalidad.

Dado que los radiadores son parte de una instalación de calefacción central, antes de realizar el purgado conviene que se avise al responsable del mantenimiento de la instalación.

Si el usuario percibe que tras hacer el purgado los ruidos extraños persisten, o que han aparecido manchas de óxido o humedades, lo mejor es consultar con una empresa especializada para que revise el radiador y evitar daños mayores.

Reparto de gastos

En las instalaciones de calefacción central individualizadas, la regulación que cada usuario realiza de los radiadores influye en la factura que ha de pagarse a fin de mes.

En estas instalaciones, existen dos tipos de gastos:

  • Costes fijos. Son aquellos derivados de la existencia de un sistema de calefacción central y, en consecuencia, se reparten entre todos aquellos usuarios que se benefician del mismo. En este capítulo se suelen incluir las pérdidas de energía (ej. debido al rendimiento de la caldera) y aquellas inversiones necesarias que afectan a la sala de calderas tales como limpieza, mantenimiento, consumo eléctrico…
  • Costes variables. En instalaciones en las que se ha individualizado la calefacción, una parte de los gastos es variable y depende del consumo realizado por cada usuario. Estos costes se calculan a partir de la lectura obtenida de cada radiador gracias al repartidor de costes. El gasto de combustible se distribuye en función de los porcentajes que correspondan y los consumos indicados por los repartidores de costes.

¿Por qué hay que individualizar la calefacción central?

En una instalación de calefacción central en columna sin sistemas de regulación individual, suelen producirse desequilibrios del caudal de agua que llega a cada uno de los pisos que conforman un edificio de viviendas. Esto provoca generalmente desigualdades en la temperatura que los radiadores emiten en cada piso, lo que se traduce en propietarios con demasiado calor en los pisos más bajos y cercanos a la caldera y propietarios que incluso pasan frío en los pisos más altos.

Índice de contenido

  • ¿Por qué hay que individualizar la calefacción central?
  • ¿Qué pasos seguir para convertir la calefacción central en individual?
  • ¿Qué problemas conlleva la falta de equilibrado hidráulico?
  • ¿Qué son los repartidores de costes de calefacción?
  • ¿Por qué es obligatorio convertir la calefacción central en individual?
  • ¿Cuándo hay que convertir la calefacción central en individual?

¿Qué pasos seguir para convertir la calefacción central en individual?

1- Sustitución de las válvulas de radiador por válvulas termostáticas con ajuste de la temperatura. Estas válvulas van a permitir ajustar el caudal necesario para cada radiador.

2- Instalar válvulas de equilibrado para realizar un equilibrado hidráulico de las columnas verticales colocando válvulas estabilizadoras de la presión diferencial.

3- Colocar una bomba de impulsión del circuito de calefacción, preferiblemente bombas de velocidad variable con regulación continua que se adaptan mejor a las variaciones en la carga de la instalación y reducen el riesgo de ruidos o caudales insuficientes.

¿Qué problemas conlleva la falta de equilibrado hidráulico?

Si no se ha realizado el equilibrado hidráulico, a los radiadores o, en general a los elementos terminales en una instalación de calefacción o de refrigeración que se encuentran muy alejados de la bomba, no les llega caudal suficiente. Otros que si están cerca están sobrealimentados. Esto no solamente cuesta energía y aumenta los costes, si no que también influye sobre el confort del recinto.

Problemas principales que se originan por una falta de equilibrado hidráulico son:

  • Consumo energético innecesariamente alto
  • Habitaciones sobrecalentadas o infracalentadas
  • Deficiente aprovechamiento del poder calorífico superior
  • Generación de ruidos en las válvulas
  • Sobredimensionamiento o ajuste erróneo de las bombas circuladoras

¿Qué son los repartidores de costes de calefacción?

Los repartidores de costes de calefacción son dispositivos de medición que recogen la información del calor que emite cada radiador de una vivienda, permitiendo transformar un sistema de calefacción centralizada en columna en calefacción central individual.

Estos aparatos de medición transmiten la información de la emisión de cada radiador mediante radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que permite a la empresa encargada de gestionar las mediciones de recoger de forma sencilla y rápida los valores de todos los Repartidores.

Los datos recogidos por el sistema se pueden exportar de manera sencilla a una hoja de cálculo para su posterior incorporación al sistema de facturación.

El repartidor de costes empieza a medir consumos cuando:

· La diferencia de temperaturas entre la superficie del radiador y el ambiente sea mayor de 4° C.

· En verano, cuando la temperatura del radiador sea mayor de 40ºC, y en invierno, cuando sea mayor de 29ºC

¿Por qué es obligatorio convertir la calefacción central en individual?

Aunque el día 1 de enero de 2017 entró en vigor la Directiva Europea de Eficiencia Energética 27/2012/UE, que teóricamente obliga a que todos los edificios dispongan de instalación de contadores individuales y sistemas de imputación de costes de calefacción para medir el consumo de energía, el hecho es que a día de hoy, la trasposición de dicha Directiva de Eficiencia Energética se ha realizado de forma parcial y dicha obligación no será tal hasta que España complete la trasposición de la parte aún pendiente.

Precisamente, el pasado 4 de octubre, en su paquete mensual de decisiones sobre procedimientos de infracción,la Comisión Europea ha emprendido acciones jurídicas contra diversos Estados miembrospor no haber cumplido las obligaciones que les incumben en virtud del Derecho de la UE.

El Ministerio de Energía publicó en marzo de 2018 la propuesta de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas centralizadas de edificios (calefacción central) con el fin de terminar de trasponer la Directiva 2012/27/UE, de eficiencia energética. Como principal novedad con respecto a lo que se esperaba, el texto establece la obligación de los clientes finales de calefacción y refrigeración de instalar contadores individuales, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable. Te contamos los detalles de este Real Decreto en el siguiente artículo.

Recordaremos que en España existen alrededor de 1.700.000 viviendas con instalaciones de calefacción centralizada en columna y que el hecho de individualizar los consumos de calefacción supone ahorros del 30% para el usuario.

La inversión realizada en convertir la calefacción central en individual (compra e instalación de válvulas y repartidores de costes) se amortizaría en menos de dos años y medio.

¿Cuándo hay que convertir la calefacción central en individual?

Los inmuebles con obligación de individualizar la calefacción central, tendrán de plazo hasta 2019 o 2020 para hacerlo en función de las características del edificio y la zona climática en la que estén ubicados, según el borrador del Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas centralizadas de edificios (calefacción central) con el fin de terminar de trasponer la Directiva 2012/27/UE, de eficiencia energética.

Sistema de calefacción central: todo lo que necesitas saber si quieres individualizar el consumo

Qué sistema de individualización se adapta mejor a tu instalación, qué beneficios obtendrás o a quién debes recurrir son algunas de las cuestiones que conviene plantearse a la hora de iniciar la individualización del consumo de un sistema de calefacción central.

Un sistema de calefacción central proporciona servicio de calefacción a varias viviendas situadas en el mismo edificio o en varios bloques de edificios. En España, se calcula que un 10% de los hogares dispone de un sistema de calefacción central frente a un 25% que cuenta con calefacción individual.

La manera tradicional de repartir el gasto en calefacción, si no hay individualización de consumo, es estableciendo una cuota de gasto cuyo porcentaje varía según lo acordado en la comunidad de vecinos. Esta cuota puede fijarse según el número de radiadores, los metros cuadrados de cada vivienda, etc. El no poder regular el consumo en cada vivienda provoca que en muchas ocasiones algunos vecinos pasen frío y otros, para combatir el exceso de temperatura, tomen medidas como abrir las ventanas con la pérdida de confort y despilfarro energético que esto implica.

El gasto en calefacción supone entre un 40% y un 60% en la factura energética de una comunidad de vecinos, según queda reflejado en la Guía para reducir el gasto en calefacción central manteniendo el confort publicada por la Comunidad de Madrid. Por ello, cualquier reducción en la misma supone un efecto positivo e inmediato en la factura.

¿Sistema de calefacción central en columna o en anillo?

Para conocer si al individualizar el sistema de calefacción central es técnicamente viable instalar un contador o si se deben instalar repartidores de costes, conviene saber si la red de distribución se estructura en anillo o en columna.

  • Sistema de calefacción central en anillo: Esta distribución de las tuberías se caracteriza por tener un único punto de entrada y salida por cada vivienda. El método para individualizar el consumo en los sistemas de calefacción central que tienen este tipo de distribución se realiza mediante la instalación de contadores individuales en la entrada de cada vivienda que miden el consumo de cada hogar de manera independiente dentro de la comunidad.
  • Sistema de calefacción en columnas: En esta distribución no existe una separación del sistema por viviendas sino por radiadores según las plantas, es decir, el radiador de una estancia comparte entrada y salida con el radiador de las demás plantas que ocupa la misma estancia en ellas. En este tipo de instalación la individualización del consumo del sistema de calefacción central se realiza a través de la colocación de repartidores de costes. La función de los repartidores de costes consiste en medir el consumo de calefacción de cada radiador, no necesitan labores de mantenimiento y su batería tiene una duración estimada de 10 años.

El IDAE en su Guía Práctica de la Energía expone que el gasto energético se puede reducir entre un 20% y un 30% mediante la medición individual de los consumos.

Ahorra energía, gana confort

La falta de confort es uno de los problemas más comunes que sufren los vecinos con sistema de calefacción central que no tiene individualizado su consumo. Muchos tienen frío y otros sufren un exceso de temperatura. Por ello, junto a la instalación de contadores o repartidores de costes, conviene instalar válvulas termostáticas en los radiadores que permitan a los usuarios regular la temperatura en función de las necesidades térmicas de cada vivienda.

De esta manera, se ahorra energía por ejemplo cuando una familia se marcha de vacaciones y durante su ausencia, cierra las válvulas de los radiadores, de modo que no se malgasta energía en calentar su casa.

Pero el ahorro no es solo energético, sino también económico. Tras individualizar el consumo los gastos se repartirán en dos partes: una fija (correspondiente a los gastos comunes derivados de tener un sistema de calefacción central) y una variable, que cada vecino pagará en función del consumo realizado.

Confía en profesionales

El paso de individualizar el consumo del sistema central de calefacción de tu comunidad es muy importante, pues de ello depende el ahorro futuro y la eficiencia energética del edificio. En Remica no solo nos ocupamos de realizar los cambios necesarios para individualizar los sistemas de calefacción central, sino también de lograr la máxima eficiencia energética de las instalaciones para así lograr el máximo confort de nuestros clientes por un lado, y por otro el máximo ahorro energético.

Remica cuenta con todas las garantías de calidad necesarias para llevar a cabo este proceso, por eso si en tu comunidad de vecinos estáis pensando en individualizar el consumo de calefacción puedes ponerte en contacto con nosotros a través del email [email protected] o en el teléfono 91 396 03 00 ¡Estaremos encantados de atenderte!

INSTALACION DE CALEFACCION

Vamos a estudiar los componentes y los diferentes tipos de instalaciones de calefacción que se pueden usar en las viviendas. Al final tienes un ejercicio de repaso.
Componentes de una Instalación de Calefacción
Las instalaciones de calefacción constan de los siguientes componentes que vamos a explicar:
Generador: Produce el calor que se utilizará después. Normalmente es una caldera, en la que se quema un combustible (gas, fuel, gasóleo, carbón, etc.) que transmite la energía calorífica de la combustión a un fluido (agua, vapor o aceites térmicos).
Distribuidores del calor: se realiza por un circuito cerrado formado por tuberías de acero, cobre y ahora las más utilizadas son las de polietileno reticulado, una especie de plástico que aguanta el calor. La tubería de ida conduce el agua caliente a los diferentes emisores (radiadores), y la de retorno lleva el agua enfriada de vuelta a la caldera para aprovechar el calor residual. Es un circuito cerrado.
Emisores: son los radiadores que pueden ser de fundición o de aluminio. Tienen conductos por los que circula el aire de la habitación calentándole. Suelen colocarse debajo de las ventanas para que el aire frió que entra en la habitación se caliente al pasar por las aletas.
Los siguientes 3 elementos vienen incorporados en la propia caldera:
Válvulas de seguridad: evitan sobrepresiones en el interior de la caldera, con el consiguiente riesgo de explosión.
Termostatos: en la caldera para mantener el agua de la caldera a una temperatura determinada. También se usan en las habitaciones para regular la temperatura del habitáculo a calentar.
Termómetro: todas las calderas disponen de uno para controlar la temperatura del agua, también tienen un medidor de la presión a la que se encuentra.
Tipos de Instalaciones de Calefacción
Instalación de Calefacción Monotubo
Los radiadores están en serie por lo que los últimos estarán mas fríos y deberán de ser más grandes.
En este tipo de instalación el montaje es mas barato por que se usan menos metros de tuberías. Ya está en desuso.
Instalación de Calefacción Bitubo
En este caso todos los radiadores estarán a la misma temperatura. Es más cara por que requiere más metros de tuberías pero es el sistema de calefacción utilizado en la mayoría de las viviendas por ser el más eficaz y fácil de controlar la temperatura general de la vivienda. Como vemos tiene una tubería de retorno del agua común para todos los radiadores.
Mira en esta presentación como funciona la calefacción. Pulsa la caldera para empezar la presentación.
Suelo Radiante
Son una serie de tuberías instaladas en el suelo por las que circula agua caliente o vapor de agua. También se pueden instalar tuberías por las paredes. Esta instalación se realiza cuando se está construyendo la vivienda. En este caso lo que se mantiene caliente es el suelo, por lo que el aire que se calienta desde el suelo asciende por la habitación calentándola. Es muy eficaz pero el gran inconveniente es la reparación de las averías en los tubos.
Calefacción Solar
En este tipo de calefacción se utilizan placas solares para calentar el agua mediante las radiaciones solares. El agua llega a la caldera a mayor temperatura y se ahorra energía en la caldera para calentarla. Es necesario igualmente caldera por que no se alcanza la temperatura adecuada solo con los paneles solares. Tienes más información aquí: Paneles Solares.
Planos de Calefacción
Veamos ahora los símbolos usados para realizar los planos de la instalación de calefacción y un ejemplo.
Seguridad y Mantenimiento de la Instalación de Calefacción
– No obstruir las rejillas de ventilación obligatoria de la cocina con muebles u otros objetos.
– Evitar dejar encendida la calefacción cuando no estamos en la vivienda.
– Evitar abrir las ventanas en lugar de regular la temperatura con el termostato.
– Aislar Paredes y Ventanas para evitar perdidas de calor.
– Instalar ventanas con doble acristalamiento y sellar adecuadamente los cristales.
– disponer de termostatos reguladores de la temperatura automáticos que permitan apagar la calefacción cuando se alcanza la temperatura adecuada.
– Purgar regularmente los radiadores para prevenir la formación de bolsas de aire que provoquen trastornos en el funcionamiento del sistema.
Instalación de un Termo Eléctrico
Aquí tienes un video muy interesante sobre las instalaciones de viviendas unifamiliares:

Ahora puedes ir hacer el ejercicio online sobre las instalaciones de calefacción para ver los que aprendiste: Ejercicio Instalación de Calefacción.
Si te ha gustado haz clic en Me Gusta, Gracias: Twittear Seguir a @TecnologiaArea

Instalaciones en Viviendas: Calefacción

Instalaciones en Viviendas: Calefacción

  1. 1.  Tipos de instalaciones: -Por el tipo de aparato por el que se propaga el calor. -Por fuente de energía.  Elementos del sistema de calefacción.  Ventajas e inconvenientes.  Mantenimiento y seguridad.
  2. 2. -Suelo radiante: es un sistema de calefacción por medio de agua caliente que emite el calor por la superficie del piso, al que conduce desde la caldera mediante una red de tuberías que se encuentran empotradas bajo el pavimento. El emisor del calor puede ser las paredes o el techo. Existen tres tipos: 1. Suelo radiante-agua 2. Suelo radiante-aire 3. Suelo radiante-electricidad
  3. 3. -Bomba de calor: son un sistema de climatización que tiene como objetivo aportar calor a un espacio. Su mecanismo se basa en un ciclo de refrigeración reversible, es decir, son capaces de aportar calor y calentar el agua sanitaria, como de aportar frío. Este sistema de calefacción absorbe el calor del aire exterior y lo transporta hacia el espacio interior. Existen cuatro tipos de bombas de calor: 1. Bomba de calor aire-aire 2. Bomba de calor aire-agua 3. Bomba de calor agua-agua 4. Bombas de calor geotérmicas
  4. 4. -Electricidad por acumuladores: los acumuladores de calor son sistemas de calefacción eléctricos que funcionan mediante unas resistencias que calientan unos ladrillos refractorios con una gran capacidad de almacenar calor. Durante un periodo de tiempo, normalmente por la noche, los acumuladores se cargan de calor y descargan esa energía durante el día.
  5. 5. -Electricidad por convectores: Estos aparatos se componen por un amortizador de ambientes, una mirilla, una perilla de encendido y regulación, una salida de aire caliente y una entrada de aire frío. Los artefactos más tecnológicos están equipados con un sistema que nos permite encender y regular el dispositivo de manera precisa y suave con una sola mano.
  6. 6. -Emisores termoeléctricos: son un tipo de calefacción fija que funciona conectándose a la red eléctrica. Son programables y funcionan repartiendo el calor gradualmente. Los emisores termoeléctricos se clasifican en tres tipos: 1. Los secos 2. Los de fluido 3. Los cerámicos
  7. 7. -Calderas con radiadores de agua: la calefacción caldea la casa mediante una caldera, que calienta agua que circula por tuberías que conectan radiadores adecuadamente repartidos. Estos dispositivos son intercambiadores de calor, concebidos para elevar la temperatura de una estancia. Una bomba de circulación impulsa el agua caliente procedente de la caldera hacia estos aparatos. Tipos de radiadores: 1. De aluminio 2. De hierro 3. De chapa y acero
  8. 8. -Biomasa: las calderas de biomasa son aquellas que utilizan combustibles naturales provenientes de fuentes renovables para su funcionamiento. Tipos de calderas de biomasa según combustible: 1. Calderas de pellets 2. Calderas policombustible 3. Estufas de leña
  9. 9. -Geotérmica: se trata de una energía de producción continua y gestionable que se encuentra almacenada bajo la superficie de la tierra en forma de calor a una temperatura constante durante todo el año. Es una energía limpia que aprovecha el calor del subsuelo para climatizar de forma ecológica, permitiendo una reducción de las emisiones de CO2.
  10. 10. -Solar: el sistema de un calentador solar usa la energía inagotable del sol para calentar agua sin la necesidad de consumir gas o electricidad. El calentador solar se componen de tres partes: el colector solar plano, el tanque térmico y el sistema de tuberías. El colector se instala, mayormente en el techo del hogar y debe estar orientado de manera que quede expuesto a la luz solar la mayor parte del día.
  11. 11. -Eléctrica: la electricidad es convertida en calor a través de un aparato eléctrico. Así, dentro de cada calefactor eléctrico hay una resistencia eléctrica por la que pasa la corriente. Esta corriente eléctrica convierte la electricidad en calor. Los aparatos de calefacción eléctrica siguen este principio, con la única diferencia en cuanto al método por el cual proporcionan el calor a la vivienda. Tipos de calefacción eléctrica : 1. Sistemas de radiación: Los que más se utilizan son los de radiación por suelo y techo. 2. Convección forzada. 3. Radiación (radiadores eléctricos) 4. Calentadores por convección
  12. 12. -Gas: para su instalación necesitaremos una caldera de gas conectada a un sistema de tubos por los que circula el agua. La caldera de gas calienta el agua que circula por el circuito de tuberías, y los radiadores irradiarán el calor. El agua que se enfría eventualmente vuelve a la caldera a través de una tubería de regreso. Así, repartidos por las habitaciones de la casa están colocados los radiadores. El gas puede ser gas natural, gasóleo C o gas propano.
  13. 13. -Generador: Produce el calor que se utilizará después. Normalmente es una caldera, en la que se quema un combustible (gas, fuel, gasóleo, carbón, etc.) que transmite la energía calorífica de la combustión a un fluido (agua, vapor o aceites térmicos).
  14. 14. -Distribuidores del calor: se realiza por un circuito cerrado formado por tuberías de acero, cobre y ahora las más utilizadas son las de polietileno reticulado, una especie de plástico que aguanta el calor. La tubería de ida conduce el agua caliente a los diferentes emisores (radiadores), y la de retorno lleva el agua enfriada de vuelta a la caldera para aprovechar el calor residual. Es un circuito cerrado.
  15. 15. -Emisores: son los radiadores, que pueden ser de fundición o de aluminio. Tienen conductos por los que circula el aire de la habitación calentándole. Suelen colocarse debajo de las ventanas para que el aire frío que entra en la habitación se caliente al pasar por las aletas.
  16. 16. -Termómetro: todas las calderas disponen de uno para controlar la temperatura del agua, también tienen un medidor de la presión a la que se encuentra.
  17. 17. -Válvulas de seguridad: evitan sobrepresiones en el interior de la caldera, con el consiguiente riesgo de explosión.
  18. 18. -Termostatos: se usa para mantener el agua de la caldera a una temperatura determinada. También se usan en las habitaciones para regular la temperatura del habitáculo a calentar.
  19. 19.  Suelo radiante: Ventajas: Ahorros en el consumo eléctrico. Inconvenientes: La instalación es costosa ya que hay que realizar obra para levantar el suelo de las instancias donde se quiera instalar.  Bomba de calor Ventajas: En el mismo aparato y con la misma instalación tienes frío y calor. Menos gasto energético Inconvenientes : El calor no es constante, reseca el ambiente, genera ruido. Este sistema requiere instalación y mantenimientos importantes como el cambio de filtros para no acumular residuos, ácaros y partículas que pueden provocar alergias.  Electricidad por convectores: Ventajas: No requiere grandes obras para instalar los paneles. InconvenientesTiene un consumo medio alto, y depende además de la fluctuación en el precio del kw/h.
  20. 20.  Electricidad por acumulación Ventajas: Son aparatos baratos, no requieren instalación ni un mantenimiento específico. Ideales para calentar una zona muy específica (Se colocan al lado de un individuo), o en ubicaciones con pocas horas de frío. Inconvenientes: No sirven para calentar a grandes distancias y tiene un consumo energético elevado. El calor suele ser demasiado fuerte en las distancias cortas, y resulta molesto.  Emisores Termoeléctricos Ventajas: Cada radiador es independiente, por lo que se puede controlar y colocar donde se necesite ; la temperatura es estable, sin alteraciones; se pueden programar; seguridad: el aceite no produce ningún tipo de riesgo ni alteraciones con la presión del aire. Inconvenientes: Si la superficie a calentar es muy grande, se requerirán varios radiadores y eso puede elevar el coste.
  21. 21.  Caldera con radiador de agua Ventajas: Puede dar calor a una inmensa cantidad de estancias Inconvenientes : No se ajusta a la normativa europea sin realizar cambios estructurales en el sistema. El calor que se genera desde la caldera llega mermado a las zonas de exposición, por lo que se consumen recursos energéticos que no se transforman en calor en su totalidad. Es un sistema de calefacción centralizada, por lo que no se puede trabajar con temperaturas.  Biomasa Ventajas: es una fuente de energía renovable, neutral respecto a las emisiones de carbono, mínimo precio, la biomasa es abundante. Inconvenientes : puede ser cara y requiere espacio.
  22. 22.  Geotérmica Ventajas: respeta el medio ambiente, renovable, gran potencial, estable y es ideal para calefacción y enfriamiento. Inconvenientes: inestabilidad del terreno, es cara y están muy localizadas.  Solar Ventajas: es un recurso natural prácticamente ilimitado, no contamina al usarse, tiene un bajo coste de aprovechamiento, es adaptable a las necesidades, es limpia, no hay contaminación por ruido y se encuentra en todos los lados. Inconvenientes: los costes de instalación son altos, los grandes proyectos de generación de energía solar a escala comercial pueden requiere grandes cantidades de tierra y dependencia climatológica.
  23. 23. Calefacción de Gas  Calefacción de Gasóleo C Ventajas: Calienta grandes superficies. Inconvenientes: El gasóleo hay que almacenarlo normalmente en tanques dentro de la casa o recinto. Es una energía contaminante y sucia.  Calefacción de Gas Natural Ventajas: El gas llega desde fuera, y no hay que preocuparse de su almacenamiento. Es una energía limpia y tiene un coste medio. Inconvenientes: Los suministros son escasos una vez que se abandona el casco urbano.  Calefacción de Gas Propano Ventajas: Es más potente que el Gas Natural. Inconvenientes: Hay que estar pendiente de ir cambiando o repostando los depósitos de propano.
  24. 24. El mantenimiento de las instalaciones de calefacción garantiza su seguridad y su buen funcionamiento. El titular o usuario tiene la obligación de tener contratado el mantenimiento de la instalación con una empresa mantenedora habilitada. Además, es obligatorio que realice las inspecciones obligatorias y que se disponga de toda la documentación de las actuaciones, ya sean de mantenimiento, reparación, reforma o inspecciones de la instalación térmica y de sus equipos.
  25. 25. Consejos de seguridad y mantenimiento en las instalaciones de calefacción: o No obstruya las rejillas de ventilación al exterior, ni los conductos de evacuación de los gases de la combustión. o Dé un buen trato a los aparatos e instalaciones y mantenga una limpieza adecuada. o No manipule los conductos. Avise al servicio técnico del fabricante o a una empresa instaladora autorizada, en caso que detecte anomalías, o quiera hacer modificaciones en la instalación o aparatos. o Contrate sus obras a profesionales cualificados. o Haga que empresas mantenedoras habilitadas revisen periódicamente sus instalaciones. No solo resultará más seguro sino que prolongará la vida de los equipos, mejorará la eficiencia energética y ahorrará dinero.

18/10/2016

En este artículo, os vamos a hablar sobre la regulación de instalaciones individuales de calefacción y agua caliente sanitaria

Regulación de Calefacción

Las instalaciones de calefacción se diseñan para proporcionar las temperaturas interiores de confort con las condiciones exteriores mas severas, por este motivo durante la mayor parte del tiempo de la campaña de calefacción la potencia instalada es superior a la demandada por la vivienda. Ello obliga a dotar a estas instalaciones de regulaciones que adecuen la producción de calor a las necesidades instantáneas de las viviendas.

Termostatos de Ambiente

Teniendo en cuenta que el objeto de la calefacción es mantener las temperaturas interiores en la consigna solicitada por el usuario, la forma mas sencilla, y extendida, de regulación son los TERMOSTATOS DE AMBIENTE, los cuales en su versión más simple, constan de un elemento sensible que para o arranca la caldera cuando se hayan alcanzado, o no, las temperaturas de consigna; con esta solución es el propio usuario quien debe poner en marcha la instalación en el horario en que desee servicio, esta última operación puede ser realizada por un programador horario incorporado en la propia caldera.

Cronotermostatos de Ambiente

Una opción mas avanzada son los CRONOTERMOSTATOS DE AMBIENTE que incluyen en el mismo equipo el termostato y el programador horario; con ellos se pueden programar al mismo tiempo los horarios y temperaturas de funcionamiento.

En cuanto a los horarios, los programadores pueden ser diarios, la programación es la misma para todos los días; semanales en los que se pueden determinar diferentes horarios para días laborables y fines de semana; los hay incluso anuales en los que además se pueden programar los días festivos y los periodos de vacaciones.

Hay versiones que permiten programar varios cortes cada día, e incluso diferenciar los mismos para cada día de la semana.

Respecto a las temperaturas los más sencillos solo permiten programar una temperatura; existen equipos que pueden fijar diferentes temperaturas en cada corte horario: CONFORT, REDUCIDA, ANTIHELADAS, etc.

Limitaciones del funcionamiento de los Termostatos de Ambiente

Con independencia de lo sofisticados o sencillos que sean, los termostatos de ambiente se ubican en un local determinado (habitualmente en el salón) por lo que puede suceder que desconecten la caldera al haberse alcanzado en ese local la temperatura de consigna, mientras que en otros aún no se hayan conseguido las temperaturas deseadas; por el contrario también pudiera suceder que no habiéndose logrado en el lugar de ubicación del termostato la temperatura indicada, haya otros locales en los que las temperaturas sean excesivas, sin que la caldera detenga su funcionamiento.

Este efecto puede paliarse regulando los detentores de los radiadores, de manera que se obtenga un correcto equilibrado hidráulico de toda la instalación; si bien las diferencias de temperatura entre los locales se pueden seguir produciendo debido a que en los mismos haya mayores o menores aportaciones gratuitas (personas, iluminación, electrodomésticos, etc) y también por efecto de la radiación solar a través de las ventanas.

Válvulas Termostáticas

Son válvulas de radiador que incorporan un elemento sensible a la temperatura de manera que cuando la misma se aproxima a la consigna, la válvula va cerrando el paso de agua al radiador reduciendo la emisión calorífica del mismo, llegando a cerrar completamente cuando se alcanza la consigna; de este modo se puede controlar la temperatura del local.

En el local donde se encuentre el termostato de ambiente no deben colocarse válvulas termostáticas, ya que si la temperatura de consigna de la válvula es inferior a la de consigna del termostato en el local nunca se alcanzará la temperatura fijada en este último porque la válvula termostática habrá cerrado el paso de agua con una temperatura inferior, la consecuencia de ello es que la caldera no recibirá la señal de parada y se elevará la temperatura del resto de los locales; en caso contrario, consigna del termostato inferior a la de la válvula, será la válvula la que no llegue a actuar por haberse detenido la caldera al alcanzarse la consigna del termostato.

Imagen: Radiador con válvula termostática

Requisitos mínimos del reglamento de instalaciones térmicas en los edificios (RITE)

El RITE en su instrucción ITE 09.4 indica que las instalaciones individuales tendrán un termostato situado en el local de mayor carga térmica y que además se instalarán válvulas termostáticas en todos los radiadores, no siendo preceptivo en los situados en locales como aseos, cuartos de baño, cocinas, vestíbulos, pasillos y, por supuesto, en los del local dotado de la sonda de temperatura de regulación general.

Como conclusión se instalarán válvulas termostáticas en los dormitorios y salones, en los que no se encuentre el termostato de ambiente.

Es conveniente no colocar válvulas termostáticas en todos los radiadores, de manera que la bomba de la caldera disponga de algunos radiadores por los que poder circular el agua, al margen de cuantas válvulas termostáticas hayan cerrado; las calderas individuales suelen incorporar válvulas de presión diferencial que eliminan este problema; con la proliferación del empleo de válvulas termostáticas cada vez es mas aconsejable seleccionar bombas con variador de velocidad.

Ubicación del termostato de ambiente

El RITE indica que el termostato de ambiente se colocará en el local de mayor carga térmica, que suele ser el salón, ahora bien esta ubicación a veces crea problemas de funcionamiento, por lo que es conveniente analizar mas detenidamente el punto idóneo.

Cuando se realiza el cálculo de calefacción no se tiene en cuenta la radiación solar, ya que las condiciones mas desfavorables se dan en días nublados; sin embargo en el funcionamiento habitual se tienen días con temperaturas bajas y despejados, lo que implica que en los locales con orientación sur se producen elevaciones de temperatura por la radiación recibida a través de las ventanas.

Si el termostato de ambiente se coloca en locales con orientación sur, los días despejados la temperatura en los mismos será mas alta y el termostato ordenará la parada de la caldera, al margen de que en los locales con orientación norte no se hayan alcanzado las temperaturas de consigna.

Un efecto similar se produce en locales con gran carga interna (iluminación, personas, equipos, etc), en los cuales, si se sitúan los termostatos de ambiente, las temperaturas se pueden elevar por las aportaciones interiores, parando la caldera antes de lograr las temperaturas de consigna en el resto de los locales.

Atendiendo a lo anterior la ubicación mas adecuada para los termostatos de ambiente es en locales de poca ocupación y con orientación norte, al margen de que sean, o no, los de mayor carga térmica; estos locales pueden ser dormitorios; en cuyo caso en los salones deben instalarse válvulas termostáticas.

Regulación de calefacciones individuales con varios circuitos

¿Qué sucede cuando una instalación dispone de varios circuitos de calefacción independientes?

Tomemos como ejemplo una vivienda unifamiliar en la cual la planta baja se destina a locales de uso diurno (salón, cocina, sala, etc.) y la planta alta a uso nocturno (dormitorios). Si el usuario quiere tener horarios de funcionamiento y temperaturas diferenciadas, esto no puede lograrse únicamente con termostatos de ambiente, por muy sofisticados que estos sean.

Supongamos que se colocan dos cronotermostatos de ambiente, uno en cada planta, con programaciones anuales incluyendo hasta días de fiesta y todas las sofisticaciones posibles (Figura 01).

Figura 01: Instalación con dos zonas de calefacción independientes. Se precisan otros elementos para lograr su regulación independiente.

Si no se adopta ninguna otra medida, la caldera únicamente puede actuar con las señales de uno de los termostatos y como máximo se podrían programar para que la caldera arrancase, o parase, cuando alguno de los termostatos demande calefacción o cuando los dos hayan alcanzado la consigna, o se encuentren fuera de horario; en las restantes situaciones puede suceder que el termostato de una planta ordene el paro de la caldera cuando la otra está muy lejos de las condiciones de confort; o bien que se siga demandando calor cuando en la otra zona la temperatura es excesiva.

Para poder obtener condiciones diferenciadas es preciso:

  1. Que la instalación disponga de circuitos hidráulicos distintos (tantos como zonas se quieran separar).
  2. Que cada circuito hidráulico cuente con un elemento que le permita conectarse o aislarse de la instalación común; esto puede lograrse bien con bombas de circulación independiente, bien con válvulas motorizadas de zona.
  3. Que en cada zona se coloque un termostato de ambiente (programable o no, según necesidades).

Regulación con bombas

En este caso el termostato de ambiente pondrá en marcha la bomba correspondiente hasta alcanzar la temperatura de consigna, momento en el que se parará la bomba y por lo tanto la calefacción de dicha planta. De este modo, las bombas pueden funcionar una, las dos o ninguna, según necesidades. Para evitar circulaciones provocadas por la bomba del circuito opuesto, es necesario colocar válvulas antirretorno en cada circuito (Figura 02).

Como mejora, es conveniente realizar las conexiones a la caldera de manera que la misma sólo se ponga en funcionamiento cuando haya arrancado alguna bomba.

Si se tienen calderas que incorporan bomba esta solución puede presentar problemas de acople hidráulicos, por lo que se debe realizar un colector que independice la caldera de los circuitos de calefacción (Figura 03).

Regulación con válvulas de zona

Una forma más habitual y sencilla es emplear válvulas motorizadas en lugar de bombas, en cuyo caso se permitirá la circulación hacia la zona deseada abriendo o cerrando la correspondiente válvula, comandada por la acción del termostato de ambiente. Como en el caso de las bombas, se puede optimizar el funcionamiento de la caldera programándolo, de manera que la misma quede fuera de servicio cuando las dos válvulas hayan cerrado (Figuras 04 y 05).

El ejemplo analizado se ha resuelto con válvulas de DOS vías, que abren o cierran el circuito.

Existe otra solución con válvulas de TRES vías que actúan permitiendo la circulación del agua hacia el circuito o retornándola hacia la caldera, según que el correspondiente termostato demande o no calefacción. Como en los casos anteriores es conveniente parar la caldera cuando los dos termostatos indiquen que no se precisa calefacción.

La solución con válvulas de tres vías asegura la circulación de agua por la caldera, mientras que con la de dos vías puede haber momentos en que esto no suceda; por el contrario, si se utilizan válvulas de tres vías es preciso colocar una válvula de equilibrado en el ramal de retorno de la válvula, ajustandola para una pérdida de carga similar a la del circuito de radiadores, con el fin para evitar que cuando un circuito esté parado el agua no vuelva directamente a la caldera, por la tercera vía, debido a la baja pérdida de carga que le ofrece el retorno, sin dar calefacción al circuito en servicio que presentará mayor pérdida de carga (Figura 06).

Las soluciones con válvulas de zona no crean problemas de acople hidráulicos con las bombas de caldera.

Instalaciones con mas de dos circuitos de calefacción

En instalaciones más complejas, con mayor número de circuitos, las soluciones son idénticas a las aquí analizadas, simplemente se deben incrementar el número de equipos; tantas válvulas, o bombas, como circuitos se requieran.

Instalaciones de calefaccion y ACS con acumulación

En viviendas con alto número de baños (3 o mas) como suelen ser las viviendas unifamiliares, la solución más adecuada para el servicio de agua caliente sanitaria (ACS) es con depósitos de acumulación; existen dos soluciones para los mismos:

  • Interacumuladores: incorporan el intercambiador en el propio depósito, los tipos de intercambiadores son bien con serpentín inmerso o bien depósitos de doble camisa, el agua de la caldera circula por el interior del serpentín o por la envolvente.
  • Acumuladores con intercambiador exterior, en este caso se requiere una segunda bomba que produzca la circulación del agua entre el depósito y el intercambiador, éstos suelen ser del tipo placas, siendo cada vez más utilizados los de placas electrosoldadas.

Al atenderse la Calefacción y el ACS con la misma caldera, los circuitos hidráulicos se deben diseñar de manera que en cada momento se atienda a los servicios necesarios; en los casos de calderas murales con acumulación, los propios fabricantes de las calderas lo resuelven internamente.

Sin embargo en las ocasiones en que la potencia total, o las necesidades de acumulación, son altas es preciso realizar las instalaciones “in situ”, por lo que el instalador deberá combinar todos los elementos.

A continuación se detallan algunas posibilidades, las más habituales se corresponden al funcionamiento en paralelo de ambos servicios Pudiendo resolverse con bombas independientes para cada servicio (Figura 07), o bien con bomba única y válvulas motorizadas de dos o tres vías (Figura 08). Estas soluciones son idénticas a las comentadas en el apartado anterior, sin más que considerar al circuito de ACS como uno de calefacción.

Un problema añadido respecto a las instalaciones exclusivas de calefacción es la de dar prioridad al servicio de ACS, lo que habitualmente se realiza parando el servicio de calefacción mientras se atiende al de ACS, tal como lo hacen las calderas instantáneas.

La forma más adecuada sería instalando un termostato (o sonda según la regulación que se disponga) en el retorno a caldera, el mismo parará el servicio de calefacción cuando las temperaturas de retorno sean bajas, de este modo se logra que en épocas intermedias se puedan cubrir los dos servicios a la vez y al mismo tiempo proteger a la caldera de condensaciones, condición imprescindible para calderas estándar.

Frecuentemente sucede que la potencia de la caldera es superior a la que es capaz de disipar el intercambiador de ACS en las situaciones habituales de trabajo con temperaturas del agua medias. Por ello a continuación se propone un tipo de regulación que aprovecha mejor la potencia de la caldera y es capaz de cubrir los dos servicios al mismo tiempo, la instalación consta de una bomba y dos válvulas de tres vías (Figura 09)

La primera envía el agua de caldera hacia la producción de ACS mientras se está solicitando este servicio, o lo deriva hacia la calefacción cuando el agua haya alcanzado la temperatura de consigna.

La segunda permite el paso del agua hacia la calefacción o directamente a caldera según que se requiera, o no, calefacción.

La primera válvula se gobierna por el termostato del depósito de ACS, mientras que la segunda la controlará el termostato de ambiente, utilizando los fines de carrera de las válvulas, o directamente las señales de los termostatos se puede conseguir que la bomba y, consiguientemente, la caldera solo estén en funcionamiento cuando se esté demandando algún servicio.

La forma de funcionamiento es:

  • Cuando se requiere sólo servicio de ACS, la válvula 1 envía el agua al intercambiador y la válvula 2, deriva el agua de retorno hacia la caldera.
  • Cuando se requiere servicio exclusivo de calefacción, l válvula 1 cierra y la válvula 2, envía el agua hacia los radiadores retornando de los mismos hacia la caldera.
  • Cuando se demandan los dos servicios el agua de la caldera primero se dirige al intercambiador de ACS y a la salida del mismo se envía hacia los radiadores; cuando el ACS está muy fría la temperatura hacia radiadores puede resultar insuficiente, pero los mismos emitirán parte de calefacción en lugar de nada, como sucede con las regulaciones tradicionales, lo que además proporciona un funcionamiento más homogéneo de la caldera.

Si para evitar las condensaciones en la caldera es preciso limitar la temperatura de retorno, la solución sigue siendo la del termostato en el retorno, el mismo actuará sobre la válvula de calefacción.

El sistema funciona del mismo modo si hay varios circuitos de calefacción, simplemente deberán instalarse tantas válvulas como circuitos, y todos en paralelo.

La solución propuesta es la más adecuada para calderas de condensación ya que al cubrir primero el servicio de ACS y posteriormente el de calefacción el agua siempre retorna a la caldera a la menor temperatura posible, lo que aumenta el rendimiento de este tipo de calderas.

Asimismo esta solución también admite otro tipo de regulaciones como la variación de temperatura en función de las condiciones exteriores, si bien en este caso la regulación debe actuar directamente sobre caldera, lo más adecuado sería instalar la sonda en el retorno a caldera y programar la curva sobre temperatura de retorno de radiadores, en lugar de la de impulsión.

Si estás interesado, pide un presupuesto gratis:

Pedir presupuesto

Artículo realizado por: Ricardo García San José, Ingeniero Industrial. FACTOR 4 Ingenieros Consultores S.L. y Vicepresidente Comité Técnico Atecyr

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *