Compro neumaticos usados

2 fotos

Ampliar

Curro San Miguel 11 de mayo, 2017

  • 26

Llega la temporada del año climatológicamente más adversa y es cuando descubres que tus neumáticos andan casi tan mal como tu cartera. Pero tranquilo, hay una solución oportuna y económica…

No falla. Justo cuando empieza a llover y a hacer frío caemos en la cuenta de que nuestras ruedas van necesitando relevo. Y lo pretenden con la Navidad a la vuelta de la esquina y tu presupuesto aún recuperándose de los excesos veraniegos. Es por ello que, dada la coyuntura, no dejan de aparecer con éxito los negocios que nos ofrecen neumáticos de segunda mano con los que salir del paso a buen precio… ¿Y con unas condiciones de seguridad razonables?

Vaya por adelantado que las cubiertas son, si no el elemento más crucial en el coche, sí uno de ellos: esas cuatro tiras de goma son las únicas que, una vez en marcha, nos mantienen asidos al asfalto. De poco sirve tener un control de estabilidad “chapeau” o unos frenos “de carreras” cuando el contacto entre el terreno y nosotros viene perjudicado por el estado de nuestras ruedas. Siempre recomiendo no escatimar en este apartado, lo que no quiere decir, necesariamente, que no tratemos de ahorrar lo posible. (Si quieres los mejores consejos, no te olvides de visitar el especial «Cómo ahorrar con tu coche».)

Es verdad que hay cauchos “low cost” vendidos por las llamadas “marcas blancas” que nos permiten optar a unas ruedas nuevas por una fracción de lo que vale su equivalente de la marca “de siempre”. Pero también es cierto que no los hay para todos los coches ni en todas las medidas.

¿Quieres saber cuáles son las ruedas ideales para tu coche? Pues visita nuestro especial de neumáticos.

Neumáticos de segunda mano: ¿cuál es su origen?

Para los que no encuentran el suyo o para los que quieren tener más margen de elección, están las ruedas usadas. Es un mercado que genera cierta desconfianza, lo sé. Conozco fieles creyentes en el mercado de coches de ocasión que, sin embargo, no se plantean la adquisición de ruedas de ocasión. Y yo les digo que su vehículo usado, cuando lo compraron, ya montaba neumáticos usados, ¿no?

Pero bueno, contradicciones aparte, lo que despierta mayor recelo a la hora de optar por esta alternativa es lo relativo a su origen, puesto que la mayor parte del mundo piensa que nadie va a cambiar unas ruedas aún en buen estado por otras nuevas. Así, estos neumáticos de segunda mano deben de tener una “dudosa” procedencia o un estado lejos de lo que el sentido común o la seguridad recomiendan. Bien, pues aquí está el error.

Las ruedas de ocasión que comercializan la mayoría de negocios “serios” del país proceden de establecimientos especializados en cubiertas nuevas, y las sacan de las más variadas operaciones. Por ejemplo, los coches de renting. Gran parte de los contratos de renting contemplan cambios de neumáticos “gratuitos” cada 20 o 25.000 km. Los cuatro. Y según la conducción del usuario o el tipo de vehículo, es muy probable que al menos dos de esas cuatro ruedas estén más que aprovechables.

2 fotos Un pinchazo puede provocar que la rueda del otro lado del eje, aún aprovechable, tenga una «segunda vida».

Ampliar

También vienen de “imponderables tontos”, de aquellos pinchazos o daños en un neumático que implican el cambio de su pareja al otro lado por igualar el eje.

Tan sólo una mínima parte proceden de accidentes, ya que últimamente o las piezas van directas al desguace o las aseguradoras afinan cada día más y te hacen reutilizar en la reparación los elementos que no hayan resultado “excesivamente” dañados.

Luego también hay caprichosos que cambian de medida de llanta o de marca de neumáticos para mejorar las cualidades dinámicas de su coche, entregando un par o dos de gomas aún solventes.

Aclarado el origen de estos productos, no se debe dudar de ellos, al menos, respecto a este punto.

Tampoco sobre la legalidad, pues mientras las ruedas de ocasión se atengan a la normativa que marca una profundidad mínima de 1,6 mm en la banda principal de rodadura (en el surco más centrado, no en los flancos) nuestro coche pasará sin problemas la ITV. Además, desde que se conoce el truco de medir el dibujo con la parte dorada de una moneda de euro y la mayoría de las firmas montan indicadores de desgaste, la posibilidad de que nos den gato por liebre se ha reducido bastante.

Ruedas usadas: fíjate en estos detalles

Ahora bien, tengamos claro lo que montamos. A la hora de sustituir nuestras ruedas gastadas por unas de ocasión, y contando éstas con las medias oportunas y la profundidad adecuada, hemos de considerar otros factores.

En el cambio de las cuatro cubiertas a la vez, parecería que con poner todas iguales ya estaría resuelto el asunto; sin embargo, debemos hilar más fino y atender al código DOT de los neumáticos (se distingue bien, pues son unos números grabados en el lateral de la goma que van detrás de la palabra DOT). Ellos nos marcarán la antigüedad de la rueda en semanas y años. Si por ejemplo pone 1602, lo que nos indica es que el neumático fue fabricado la semana 16 (finales de abril) del año 2002. Y si lo que aparece es 2409, pues se traduce como semana 24 (junio) del 2009.

Tomando como referencia este dato, podemos intentar que nuestras ruedas de ocasión no sean muy dispares en antigüedad. Casi nunca van a ser iguales, pero, al menos, que no haya mucho tiempo entre la más nueva y la más antigua. Los fabricantes hablan de un año de diferencia como máximo. Lo aceptable -que no lo ideal- es que al menos sean del mismo lustro (cinco años).

Por supuesto, los códigos de velocidad (V, W, X, Y…) e índices de carga (90, 91…) deben ser iguales. Eso también te lo miran en la inspección técnica y, si lo llevas distinto a lo que marca tu ficha, no la vas a pasar.

En los cambios de las gomas de un solo eje, tomando lo anterior también como válido, has de lograr asimismo que tus «nuevas-viejas» ruedas casen con las que ya llevas. No solo en medida, especificaciones, etcétera, sino también en dibujo. Esto se consigue buscando unas de la misma marca que ya tienes montada, aunque se trate de otro modelo. Hay una matriz base para la mayoría, respetada en muchos de sus modelos de calle (los más deportivos son harina de otro costal). Eso sí, debo advertirte que no es la solución ideal.

También se puede recurrir a estos establecimientos como solución -muy válida- de manera “incidental”. Por ejemplo, en el caso de un pinchazo en un neumático ya rodadito, en lugar de “aprovechar y cambiar el juego”, puedes optar por poner sólo uno (eso sí, idéntico al del otro lado, en este caso es imprescindible) con un desgaste muy similar, con lo que el eje queda compensado y tú te ahorras una pasta… Porque la cantidad de dinero que se salva recurriendo a estos proveedores oscila entre el 30 y el 60% del precio una rueda nueva.

La crisis ha hecho que en los últimos años hayan aparecido negocios y nuevas formas de ahorrar. Una de ellas es comprar neumáticos de segunda mano. Sin embargo, no siempre es una buena medida. El hecho de que los neumáticos del vehículo no sean nuevos puede suponer un ahorro económico en el momento de adquirirlas, pero no es la mejor a largo plazo ni la más segura.

Es cierto que son más baratos y que pueden ser muy seguros si se eligen bien, pero nunca serán como un neumático nuevo. Aunque hay muchos hogares que tienen el presupuesto mensual muy ajustado, el dinero destinado a comprar ruedas de calidad no debe ser visto como un gasto, sino como una inversión, ya que son las que realmente garantizan nuestra seguridad cuando vamos al volante. Además, debes saber que la competencia ha hecho que actualmente puedan encontrarse neumáticos a buen precio sin tener que recurrir a los de segunda mano.

El desgaste, la falta de adherencia y demás problemas que podemos encontrar en las ruedas de segunda mano son factores de riesgo que pueden poner en peligro nuestra vida. De hecho, el 75% de los accidentes de tráfico que están relacionados con los neumáticos se debe precisamente a que estos eran de segunda mano, como revela un estudio publicado por el Grupo Andrés, distribuidor de neumáticos en nuestro país.

Ventajas de las ruedas de segunda mano

Los meses de verano es una de las estaciones del año en las que más se usa el coche y en los que más atención le prestamos, ya que es cuando realizamos trayectos más largos. En este sentido, los neumáticos es uno de los elementos del vehículo que debemos revisar y asegurarnos de que se encuentran en buen estado. No obstante, el precio de cambiar los neumáticos del coche, hace que muchos conductores no lo hagan tan a menudo como deberían o se decanten por los de segunda mano. Sus ventajas:

  • Son baratos: el precio de los neumáticos de segunda mano es lo más atractivo. Por ejemplo, si un neumático nuevo suele costar entre los 100 y los 200 euros, una se segunda mano oscila entre los 25 y los 60 euros. No obstante, como ya hemos dicho, también es posible encontrar neumáticos a buen precio que no hayan sido utilizados nunca.
  • Son seguros si se eligen bien: las ruedas de segunda manos son por lo general ruedas como las que puede llevar cualquier coche que tenga más de dos años de vida, pero que en algunos casos terminan en el desguace o en un taller. Además, hay talleres en los que se pueden comprar neumáticos seminuevos con menos de un año de uso, importados normalmente del norte de Europa donde es necesario cambiarlos más que en España para utilizarlos de verano o invierno.

Inconvenientes de comprar neumáticos de segunda mano

  • No hay normativa sobre las ruedas usadas en España: esto significa que no hay un organismo que se encargue de garantizar la seguridad de los neumáticos usados con el objetivo de que lleguen al cliente en buen estado y sean fiables.
  • No se conoce la procedencia del neumático y el uso que se le ha dado: el desgaste de los neumáticos no siempre puede detectarse a simple vista. Y muchas veces al comprar estas ruedas se desconoce si han estado expuestas a cambios bruscos de temperatura frecuentes, si el coche esta en garaje o en la calle, si el propietario anterior los cuidaba, etc.
  • No todos son completamente seguros: la seguridad siempre debe ser lo primero cuando decidimos cambiar los neumáticos del coche y en el caso de las ruedas de segunda mano no siempre pueden garantizar que responderán al 100% cuando lo necesitemos: reducir la distancia de frenado sobre el asfalto mojado, conservar toda la capacidad de tracción, etc.

Así pues, aunque la compra de neumáticos de segunda mano pueda resultar atractiva en el momento, lo cierto es que los inconvenientes pesan mucho más. Si no hay un organismo que garantice la seguridad de los neumáticos y no conocemos la procedencia de los mismos ni el uso que han tenido, solamente estaremos poniendo en riesgo nuestra seguridad y aumentando las posibilidades de sufrir un accidente. Con lo cual, siempre es recomendable comprar neumáticos a buen precio nuevos aunque su precio sea más elevado.

Los riesgos de comprar neumáticos usados

¿Por qué no debemos comprar neumáticos usados?

A pesar de que los neumáticos usados ofrecen un precio más asequible que los nuevos, que sus vendedores aseguren haberlos revisado para ofrecer un producto fiable y que, alargar su vida útil sea una opción ecológica, existen motivos para no comprarlos. Una campaña realizada por la Comisión de Fabricantes de Neumáticos con la colaboración de la DGT advierte que pueden ser peligrosos y esgrime tres razones: porque se desconoce su procedencia, porque pueden presentar defectos ocultos y porque tienen una menor vida útil.

Ciertamente, lo más probable es que desconozcamos su procedencia y por ende su vida pasada. Si hubieran sido usados de manera no recomendable o si hubieran sufrido accidentes, podrían presentar daños internos, es decir, defectos ocultos que no serían detectados en un examen de su dibujo o su exterior.

Quizá en algún momento de su vida hubieran sido almacenados en malas condiciones, tal vez en un desguace, entonces habrían sufrido un deterioro acelerado que podría afectar a sus propiedades químicas, otro defecto oculto.

En cualquier caso, lo cierto es que todos los neumáticos se degradan con el tiempo, aunque no hayan sido usados, lo que nos lleva a considerar su vida útil.

Hay que tener en cuenta la profundidad de la banda de rodadura para determinar la vida útil de un neumático. Su sustitución dependerá de la recomendación del fabricante, pero unos neumáticos que no se hayan cambiado en 10 años, lo más apropiado es sustituirlos por unos nuevos, aunque no hayan llegado al límite de desgaste. Los neumáticos nuevos suelen tener una profundidad de 8 mm y la profundidad mínima permitida legalmente es 1,6 mm. Los usados tendrán, lógicamente, una profundidad menor que los nuevos. Lo sorprendente es que los mm utilizables en un neumático de segunda mano pueden ser más caros que los mm utilizables en uno nuevo. Así lo indica un informe elaborado por Race-Goodyear. Entonces ya no estaría tan claro que los neumáticos usados sean más baratos.

Por tanto, si compras neumáticos usados lo más probable es que estén cerca de su edad de jubilación recomendada, si es que no la han sobrepasado ya en el momento de la compra. Si a la edad le sumas que podrían presentar defectos ocultos, adquiridos en su vida pasada, entonces obtienes unos neumáticos con más posibilidades de sufrir reventones y de afectar a la estabilidad y frenada del vehículo. Son riesgos peligrosos que pueden desembocar en un accidente y no es mal consejo que, por seguridad, evites la compra de neumáticos de segunda mano.

Durante los últimos años han aparecido numerosos puntos de venta de neumáticos usados.

Aparentemente son talleres normales donde los neumáticos relucen más que en ningún otro sitio, pero no hay que dejarse llevar por las apariencias y conocer las ventajas e inconvenientes de comprar un neumático de segunda mano o segunda rueda.

De entre los factores meramente técnicos o de seguridad, no cabe duda que un neumático nuevo garantiza todas las atribuciones de ese neumático, tanto en sonoridad, consumo como en adherencia.

Las etiquetas, con entrada en vigor noviembre de 2012, permitirán a los fabricantes de neumáticos clasificar sus productos en función de tres indicadores clave de rendimiento: ahorro de combustible, agarre en mojado y ruido exterior.

EFICIENCIA ENERGÉTICA – Indica cuánto ‘contribuye’ el neumático a reducir el consumo de carburante del coche. Este apartado está dividido en seis categorías según el coeficiente de rodadura del neumático, que se calcula en función de los kilogramos de fuerzas necesarios para hacer girar un neumático sometido a una determinada carga. La clasificación es la reflejada en la tabla.

ADHERENCIA EN MOJADO – Indica cuánto agarra el neumático en mojado. Esta categoría califica a los neumáticos en función de su agarre en mojado. Cuanto más cerca de la A esté la calificación, mayor será su agarre en este tipo de superficie. Está medido de acuerdo con el reglamento nº 117 de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas.

RUIDO DE RODADURA – Señala cómo de ruidoso es un neumático. Este valor se emplea para definir cómo de ruidoso es un neumático en carretera. Se mide en decibelios y de acuerdo con el Reglamento nº 117 de la Comisión Económica para Europa de las Naciones Unidas. Para considerar que un neumático tiene un nivel de ruido bajo, su nivel debe ser inferior a los valores indicados en la tabla para cada categoría de neumáticos: C1=Turismos; C2=Comerciales ligeros; C3=Comerciales.

Los neumáticos usados, pueden tener vicios ocultos como deformaciones internas, e incluso y tirando mala fe, le pueden haber rebajado el grosor de la banda de rodadura para que la profundidad de los surcos de esta, sea mayor.

Aparentemente, el precio es el argumento de base para comprar neumáticos de segunda mano, notablemente más baratos…En un principio.

Si un neumático nuevo con un uso medio de 20.000 Km/año nos puede durar un par de años en muy buen estado. Un neumático usado desde su primer día estará en peor estado y nos durará mucho menos. Y es aquí donde deberemos pagar otra vez mano de obra de montaje y equilibrado. Por lo tanto, si sumamos precio del neumático, más mano de obra y lo tenemos que hacer con mayor frecuencia, el neumático barato nos sale caro y nunca llevaremos uno en perfectas condiciones.

Conclusión, monta neumáticos de gama media o baja, pero nuevos. Recuerda que detrás de muchos accidentes de coche, hay neumáticos excesivamente usados.

Valora el artículo y ayúdanos a mejorar

Comprar neumáticos usados Online de un desguace

Los neumáticos son uno de los componentes más importantes para la seguridad durante la conducción. Es muy importante que tengas esto presente a la hora de comprar neumáticos. En este nuevo artículo de Delfin Card vamos a abordar la opción de comprar neumáticos seminuevos o usados.

En Delfin Card Tu desguace Online somos un centro autorizado de descontaminación y despiece de aquellos recambios que aún tienen por delante muchos kilómetros de vida útil. Nuestras instalaciones están perfectamente adaptadas para realizar todo el proceso sin ningún tipo de riesgo, incluido el despiece de las ruedas o neumáticos de segunda mano.

Los neumáticos seminuevos o neumáticos usados en esencia son ruedas que se han sustraído a aquellos automóviles que han sido dados de baja permanentemente a causa de distintos factores como graves averías o un siniestro por ejemplo. Por lo tanto se trata de la compra de neumáticos que si bien han sido utilizados anteriormente, están en perfectas condiciones para volver a ser utilizados nuevamente. La utilización de neumáticos seminuevos una serie de ventajas sobre la compra de neumáticos nuevos:

  • Son tan seguros como los neumáticos nuevos (siempre que se compren en centros serios y especializados).
  • Son perfectos para aquellos automóviles que tienen un número considerable de años de vida y por lo tanto no tiene mucho sentido comprar unos neumáticos nuevos.
  • Precio de compra. Sin lugar a dudas, la compra de neumáticos seminuevos o de segunda mano es la opción ideal para aquellas personas o familias que disponen de menos recursos económicos. Ten en cuenta que los neumáticos seminuevos o usados tiene un coste aproximado del 50% más barato respecto a los neumáticos originales. Son una muy buena opción para ahorrar sin renunciar a la seguridad vial.
  • La relación calidad precio es muy buena. Te ponemos un ejemplo. Imagina que un automóvil relativamente reciente tiene un siniestro total. Este coche automáticamente se ha dado de baja a través del despiece en un desguace. Es muy probable que aún tenga más de un 80% de vida útil por delante y pague por él menos de la mitad de lo que cuesta uno nuevo.

Cómo comprar neumáticos usados Online de un desguace

Si buscas renovar las ruedas de tu coche, te explicamos los pasos para buscar Online nuestro stock de neumáticos usados:

  1. Paso 1. Entrar en el buscador. Para empezar a buscar recambios de ocasión accede apartado de búsqueda de nuestros neumáticos (http://delfincard.es/comprar-neumaticos/).
  1. Paso 2. Indicar medidas del neumático. A continuación, rellena los datos correspondientes al tipo de neumático que deseas con el ancho, el perfil, radio y opcionalmente el código V:

Paso 3. Escoger neumático deseado. En este ejemplo se muestran neumáticos que devuelve el buscador con las medidas que se han especificado

Paso 4. Añadir al carrito de compra. Una vez seleccionado el neumático seminuevo deseado, simplemente hay que añadirlo al carrito de compra y pasar a la pasarela de compra. Además si consigues benefiarte de alguno de nuestros cupones promocionales simplemente tendrás que rellenar la casilla inferior con el código y automáticamente se aplica el descuento.

Paso 5. Añadir datos personales. Es el penúltimo paso antes de efectuar la compra. Simplemente tienes que rellenar unos datos de carácter personal y escoger el método de pago que prefieras.

Factores a tener en cuenta con el recambio de un neumático

  1. Compra el neumático usado en base a los requerimientos del fabricante. Como sabes, el rango de precios de los neumáticos depende de las dimensiones de los neumáticos en sí. Siempre que vayas a comprar un neumático semi nuevo ten presente utilizar el tamaño recomendado por el fabricante ya que de lo contrario, puedes verte expuesto a riesgos en la seguridad i problemas en la ITV.
  2. La marca del vehículo es también influyente sobre el precio final del vehículo.Por ejemplo, los vehículos de gama más alta normalmente tienen las ruedas de repuesto más caras.
  3. La marca del producto. Todas las marcas de neumáticos tienen diferentes tamaños o dimensiones. En este sentido, el usuario tiene más capacidad de decisión ya que normalmente todas las marcas de neumáticos se adaptan a las dimensiones. La ventaja principal es que aunque el neumático a comprar sea usado, el precio es muy competitivo para primeras marcas.

Como puedes ver, la compra de neumáticos seminuevo o usados es una de las mejores formas de rentabilizar la vida útil de tu coche o automóvil. En Delfin Card te ofrecemos precio, calidad y servicio para que tu experiencia de compra sea satisfactoria. Para cualquier duda o consulta, puedes acceder a nuestro formulario de contacto, a través de o en nuestro teléfono 965 814 857

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *