Comprar gear fit

Puede que no todos queramos tener un reloj inteligente y preferimos continuar con aquel reloj de lujo que no queremos remplazar o que solamente queramos utilizar este tipo de capacidades de rastreo de salud solamente cuando estemos haciendo ejercicio. Es por eso, que Samsung no solamente presentó un reloj inteligente llamado Galaxy Watch Active, sino que además presentó una pulsera de fitness llamada Galaxy Fit.

La Galaxy Fit es la solución para aquellos que quieren una experiencia fácil de utilizar. Es ligera, y tiene una pantalla AMOLED que, según la empresa, te dará la información que necesitas de un solo vistazo. Lo bueno es lo inteligente que es, ya que, si te subes en una bicicleta, elíptica o empiezas una sesión dinámica de ejercicio, la Galaxy Fit empezará a rastrear tu actividad de forma automática sin la necesidad de tener que ajustar nada en la pulsera.

También puede rastrear tu sueño y darte actualizaciones sobre la calidad de tu descanso, monitorea tu ritmo cardiaco y se integra bien con el ecosistema de Samsung y el resto de sus productos.

Como se espera ya de la mayoría de pulseras de este tipo, puedes mirar tus notificaciones, mensajes y la información que llegue a tu teléfono móvil, mientras esté sincronizado con la pulsera. Una característica interesante es que, si estás viajando, la pantalla mostrará la hora del lugar al que viajas, pero también podrás ver la hora del sitio donde vives, para poder manejar mejor tu horario.

Con su resistencia al agua que te permitirá bañarte con el y hacer natación, esta pulsera busca competirle al Fitbit Alta HR.

Cuenta con una batería de 120 mAh que según la empresa dura hasta una semana, carga inalámbrica, sensor de giroscopio y viene en colores negro, blanco, amarillo y gris.

El Samsung Galaxy Fit costará $99 dólares.

Recomendaciones del editor

  • Las mejores alternativas a Fitbit para mantenerte en forma
  • Todo sobre el reloj Galaxy Watch Active y la banda Galaxy Fit de Samsung
  • Los mejores relojes inteligentes Android y iOS del mercado
  • ¿Ahora se llamará Galaxy S20? Esto es lo que esperamos del Galaxy Unpacked 2020
  • Solo una de cada cinco personas usa smartwatch o smartband

Hace unos meses os presentábamos la Gear Fit 2 Pro de Samsung: la última incursión de la empresa en el mundo de los relojes inteligentes y deportivos. Si ya habían pasado por nuestras manos con anterioridad sus otros monitores de actividad (con bastante éxito, por cierto), hoy os traemos la prueba y análisis de esta nueva pulsera cuya gran novedad es que es sumergible hasta 50 metros.

Manteniendo el característico diseño que Samsung lleva utilizando desde hace años y que le diferencia de sus competidores, con una pantalla alargada que se adapta fácilmete a la anatomía de la muñeca, Samsung ha incorporado pequeñas mejoras que consiguen que saquemos un mayor partido a la Gear Fit 2 Pro.

Samsung Gear Fit 2 Pro, características técnicas

PANTALLA

Super AMOLED curva de 1,5 pulgadas y 432 x 216 píxeles

DIMENSIONES

51,3 x 25 mm, 30 gramos de peso. Tallas S/M y L

SENSORES Y COMPONENTES

Acelerómetro, barómetro, giroscopio y sensor de frecuencia cardíaca

RAM

0,5 GB

MEMORIA

4 GB (2 GB disponibles)

CONECTIVIDAD

WiFi 2,4 GHz, GPS-Glonass y Bluetooth 4.2

RESISTENCIA AL AGUA

50 m (apto para natación)

AUTONOMÍA

Más de tres días; hasta 9 horas utilizando el GPS

PRECIO

229 euros

Diseño y pantalla muy similares a su predecesora

La nueva pulsera Gear Fit 2 Pro integra una pantalla super AMOLED curva de 1,5 pulgadas y con una resolución de 432 x 216 píxeles, muy adecuada para mostrarnos todos los datos que necesitamos en cada momento de forma nítida, aunque bajo el brillo directo del sol se hace un poco difícil de leer.

La pantalla, con protección Corning Gorilla Glass 3, es táctil y nos permite ir navegando por las diferentes esferas deslizando cómodamente nuestros dedos hacia los lados o hacia arriba o abajo, y además cuenta con dos botones discretos en el lado derecho que facilitan el acceso a aplicaciones y opciones.

El cierre de la pulsera, con hebilla con pitón y cierre de seguridad, ha mejorado respecto a anteriores modelos: la Samsung Gear Fit 2, por ejemplo, no contaba con el pitón y daba la impresión de quedar un poco suelta y desprotegida.

Conexiones, batería y almacenamiento

La conexión con nuestro teléfono móvil se realiza mediante Bluetooth 4.2 y, aunque podemos utilizarla de forma independiente a nuestro móvil, lo más interesante es conectarla con las aplicaciones Gear Fit (disponible de forma gratuita para android e ios) y Samsung Health (también gratuitas para android e ios). Además, la Samsung Gear Fit 2 Pro cuenta con conexión WiFi.

La batería de la pulsera se carga a través de un cargador especial de Samsung con conexión USB: la carga es bastante rápida, y en menos de dos horas la podemos tener totalmente cargada. La duración de la batería, de 200 mAh, dependerá mucho del uso que hagamos de la misma: si no utilizamos el GPS nos puede durar unos tres días sin necesidad de recargarla; sin duda una ventaja frente a otras competidoras.

La pulsera cuenta con 4 GB de almacenamiento, donde podemos guardar también nuestra música para escuchar con auriculares bluetooth, y 0,5 GB de memoria RAM. Utiliza el sistema operativo Tizen.

Novedades en la cuantificación deportiva: sumergible y apta para natación

Vayamos al tema deportivo: la Gear Fit 2 Pro cuenta con GPS y Glonnass como sistemas de posicionamiento, además de con un acelerómetro, barómetro y giroscopio para mejorar el posicionamiento y reconocer distintos movimientos. Además, gracias a su lector óptico de frecuencia cardíaca integrado puede medir nuestro pulso a lo largo de todo el día, no solo cuando estamos haciendo deporte.

El monitor de frecuencia cardíaca también funciona bajo el agua: un punto a favor para la pulsera de Samsung

La gran novedad en lo deportivo de la Gear Fit 2 Pro es el hecho de que sea sumergible hasta 50 metros y que integre el software de Speedo para cuantificar nuestros entrenamientos de natación. Es importante también destacar que el sensor de frecuencia cardíaca funciona también bajo el agua, algo que no hacen otras pulseras semejantes como Fitbit Ionic o el Apple Watch 2.

Puesta en marcha y función de smartwatch

La Gear Fit 2 Pro nos permite recibir notificaciones, pero no interactuar con ellas

Aunque lo interesante de una pulsera como Gear Fit 2 Pro es utilizarla integrada con nuestro teléfono móvil, también podemos usarla de forma independiente gracias a su conexión WiFi aunque, obviamente, perderemos algunas de las funciones que nos ofrece como los avisos de llamadas, por ejemplo.

Conectar la pulsera con nuestro móvil es bastante sencillo: solamente tenemos que descargar las aplicaciones Samsung Gear y Samsung Health y activar la conexión bluetooth de nuestra pulsera y nuestro móvil. Una vez se hayan «localizado» y hayamos introducido un código, la conexión se realiza de forma automática. La sincronización con la app se realiza de forma automática cuando la abrimos en nuestro teléfono.

Como decíamos, lo más interesante es usar la pulsera integrada con el móvil. La nueva Gear Fit 2 Pro nos permite recibir notificaciones de diferentes aplicaciones como whatsapp pero, igual que le ocurría al Fitbit Ionic, no nos permite interactuar con ellas: solamente podemos verlas en la pulsera pero no contestarlas. Sí nos permite recibir llamadas y aceptarlas, pero tendremos que utilizar el teléfono para poder hablar.

Panel de control de Gear Fit 2 Pro en la app, y pantalla principal de Galaxy Apps

En cuanto a las aplicaciones de las que podemos hacer uso, destaca sobre todo la integración de Spotify, que nos permite acceder a nuestras listas de reproducción y llevar nuestra música con nosotros en la propia pulsera, sin necesidad de utilizar nuestro teléfono. Esto es ideal para las personas que salgan a correr, por ejemplo, y que solamente quieran llevarse la pulsera y unos cascos bluetooth. Eso sí, para poder disfrutar de esta app tendremos que ser usuarios premium de Spotify.

Enorme cantidad de esferas para elegir y cambiar el aspecto de nuestro Gear Fit2 Pro

Algo que destaca sobre otras pulseras cuantificadoras es la enorme cantidad de diseños de esferas que podemos encontrar en la Samsung Galaxy App Store: un ingente catálogo de diseños con los que podemos cambiar el estilo de nuestra Samsung Gear Fit 2 Pro. Y los hay de todos los temas que os podáis imaginar: desde diseños minimalistas hasta retro, pasando por personajes de películas como Batman o el Joker, por ejemplo.

Cuantificación para mejorar nuestros hábitos saludables

Como la mayoría de pulseras del mercado, la Gear Fit 2 Pro nos ayuda a cuantificar todo en nuestro día a día: desde los pasos que damos, la velocidad, duración y distancia de nuestros paseos a nuestra frecuencia cardíaca, tanto en reposo como cuando nos encontramos en movimiento. Todos estos datos podemos verlos a través de la app Samsung Health y, de forma más esquemática, en la misma pantalla de nuestra pulsera.

Cuantificar todos los datos de nuestro día a día funciona como motivación para movernos más y para ser menos sedentarios

Desde la app podemos acceder al histórico de cada una de nuestras actividades para comprobar así si realmente estamos teniendo una evolución a la hora de mejorar nuestra forma física y nuestros buenos hábitos. Porque de eso trata toda esta historia de la cuantificación: tenemos acceso a nuestros datos sobre nuestro estilo de vida, los medimos, los comparamos y, a través del uso de estas pulseras cuantificadoras, nos motivamos para mejorarlos.

En este sentido, la Gear Fit 2 Pro puede ser una buena ayuda para aquellos que quieran mejorar sus hábitos saludables. Además de los recordatorios de movimiento que ya existían en versiones anteriores (y que nosotros mismos podemos decidir cada cuánto aparecen en nuestra pulsera), Samsung ha incluido una pequeña rutina de estiramientos que podemos realizar en cualquier lugar (no son muy escandalosos) y que nos ayudará a ponernos en movimiento, sobre todo si tenemos un trabajo sedentario.

Detección automática de movimiento y de sueño

Medición del sueño y medición de pasos diaria

Una de las cosas que más llaman la atención de la Samsung Gear Fit 2 Pro es que sea capaz de reconocer automáticamente los movimientos que estamos llevando a cabo y que los registre de forma automática como «ejercicio». Llama la atención porque no es algo habitual (con otras pulseras tenemos que poner en marcha la función de «ejercicio» antes de comenzar), pero sinceramente no creo que sea muy útil.

Por ejemplo, la Samsung Gear Fit 2 Pro detecta automáticamente cuando comenzamos a caminar a buen ritmo (a un ritmo normal, no de ver escaparates) y lo registra como «ejercicio de paseo». Cuando llevamos diez minutos caminando, una alarma por vibración salta en la pulsera para decirnos que, efectivamente, ya hemos caminado diez minutos y aparece un mensaje de ánimo en la pantalla. Recibir tantos ánimos constantemente por algo tan básico como caminar diez minutos puede llegar a ser incluso algo molesto.

Entrenamiento en bicicleta estática

Relacionado con la detección automática de movimiento, algo que Samsung no ha solucionado y que lleva ocurriendo desde sus primeros modelos es que confunde los desplazamientos en moto con desplazamientos en bicicleta. Siempre que he conducido la moto con la pulsera puesta me ha aparecido la alarma por vibración de la que os hablaba antes, esta vez relacionada con mi «pseudo-paseo en bicicleta» mientras circulaba en moto por la Gran Vía.

La detección automática del sueño y su registro, sin embargo, funcionan sorprendentemente bien. Como es habitual en estas pulseras, no solo detecta de forma automática cuándo nos vamos a la cama y cuándo nos levantamos, sino que también quedan registrados los ciclos del sueño y, a posteriori, nos ofrece información sobre la cantidad y calidad de nuestro descanso, otro de los pilares fundamentales de una vida saludable.

El uso deportivo de la Samsung Gear Fit 2 Pro

La Gear Fit2 Pro te indica, al terminar los entrenamientos, en qué zonas de frecuencia cardíaca te has movido

Valoremos ahora cómo se comporta la Gear Fit 2 Pro a la hora de cuantificar nuestros entrenamientos. De entrada disponemos de un widget nativo llamado «ejercicio», que nos permite registrar diferentes actividades deportivas tanto indoor como al aire libre: paseo, caminata, senderismo, ciclismo, bici elíptica, bici estática, máquina de step, carrera en cinta, pilates, yoga y máquina de remo, además de algunos ejercicios concretos (sentadillas, zancadas y abdominales).

Otras aplicaciones interesantes relacionadas con el deporte que podemos descargar son algunas de las más utilizadas por deportistas como Endomondo o Map my run, que registran nuestros entrenamientos al aire libre. En el caso de entrenamientos en casa o en el gimnasio, podemos descargar FitEvolution: una app que nos ofrece diferentes entrenamientos guiados con nuestro propio peso corporal.

Dentro de cada una de las actividades podemos fijar un objetivo distinto en función del deporte que vayamos a elegir: disponemos de diferentes objetivos de tiempo, calorías quemadas, ritmo (bastante útil en el caso de la carrera, por ejemplo), series y repeticiones o distancia.

Mientras entrenamos, la pulsera seguirá midiendo nuestra frecuencia cardíaca y nos ofrecerá una gráfica de la misma al final del entrenamiento. Hay que decir que, como en otros casos de pulseras con pulsómetro óptico integrado en la muñeca, este no siempre es todo lo fiable que podríamos desear, presentando algunas bajadas abruptas y picos de pulsaciones que no deberían figurar ahí.

Cuantificación de carrera (el primer medio kilómetro (del lago al punto de salida) se lo zampó

He probado la pulsera con diferentes actividades como Pilates, Yoga, bicicleta estática, entrenamiento de fuerza («otro ejercicio» en la pulsera: este tipo de entrenamiento suele ser siempre el gran olvidado en las pulseras cuantificadoras, entiendo que por las dificultades para cuantificarlo) y carrera. La estimación de calorías gastadas con el ejercicio parece bastante acertada, así como el registro de frecuencia cardíaca en las actividades que no suponen un gran esfuerzo aeróbico (yoga y pilates, por ejemplo).

A la hora de salir a correr con la pulsera, que será el ejercicio preferido por muchos de los usuarios, sí noté que el GPS tardaba bastante en coger la señal, a pesar de contar con el Glonass (el sistema de posicionamiento ruso que complementa al GPS americano y que, por tanto, cuenta con una mejor señal) y de que estaba en una zona al aire libre donde la señal llega perfectamente (Casa de Campo de Madrid). El GPS «se comió» prácticamente medio kilómetro, lo cual evidentemente falseó las demás estadísticas de la prueba. En general los relojes deportivos suelen ser bastante más rápidos ahora al detectar la señal GPS, así que eso es algo a mejorar.

Cuantificación de natación: la gran novedad de la Gear Fit 2 Pro

Pero si había algo que nos llamaba la atención por encima de todo lo demás, eso era la cuantificación de natación, sobre todo cuando Samsung ha integrado el software de Speedo, una marca de referencia en este deporte.

La Gear Fit 2 Pro es sumergible hasta 50 metros, algo que nos permite meterlo en la piscina sin ningún temor. Solamente tenemos que ponérnoslo en la muñeca, activar el entrenamiento de natación y seleccionar el objetivo que queremos realizar en esa sesión de entrenamiento: duración, número de largos, o simplemente nadar a nuestro aire. Una vez seleccionado, se activará de forma automática el modo «bloqueo de agua», que desactiva la pantalla táctil para evitar que apaguemos el entrenamiento de forma accidental (para desactivarlo solo tenemos que mantener pulsado uno de los botones laterales durante unos segundos).

Con todo esto, ya podemos comenzar a nadar: la Gear Fit 2 Pro irá contabilizando el número de largos y el número de brazadas en cada uno de ellos, además de seguir monitorizando nuestra frecuencia cardíaca durante todo el ejercicio. Mientras entrenamos, podemos ver estos datos en la pantalla de la pulsera, de modo que podemos despreocuparnos de esto y centrarnos únicamente en disfrutar o concentrarnos para entrenar.

La monitorización de nuestra frecuencia cardíaca mientras estamos nadando es una de las características más interesantes

¿Qué ocurrió al final del entrenamiento? Que la pulsera «se había comido» seis largos (hice 50 y se marcaron solo 44). En su defensa diré que hice el mismo entrenamiento con la Fitbit Ionic en el mismo brazo y tampoco contó todos los largos, aunque este solo «se comió» tres. Durante el entrenamiento estuve atenta y me di cuenta que los largos no se contabilizaban correctamente al cambiar de estilo: si combinaba ida a crol y vuelta a braza, un largo seguro que se perdía por el camino. Algo a tener en cuenta a la hora de entrenar (y bastante frustrante cuando terminas un buen entrenamiento y ves que no se ha contabilizado completo).

Aun así, la Gear Fit 2 Pro nos ofrece bastante información sobre nuestro entrenamiento de natación: ritmo medio en los largos, cuál ha sido el largo más rápido, cuál ha sido el largo con menos brazadas, cuál ha sido nuestro mejor SWOLF (un índice que nos habla de la eficiencia de nuestra brazada) y, sobre todo, el registro continuo de nuestra frecuencia cardíaca y en qué zonas nos hemos movido. Una información bastante completa a la que tenemos acceso una vez terminado el entrenamiento, pero que no iguala a la que nos ofrecen otras pulseras (como la Moov, que ya probamos en Vitónica) o relojes deportivos.

Samsung Gear Fit 2 Pro: la opinión de Xataka

Samsung lleva ya tiempo apostando por su gama Gear Fit y mejorándola poco a poco, buscando siempre acercarse a un consumidor que intenta mejorar su salud y llevar una vida más activa y motivándole a ello. Con el Gear Fit 2 Pro han dado un gran paso adelante al integrar el entrenamiento de natación y la música en streaming a través de Spotify, dos de las cosas más demandadas por sus clientes.

Como pulsera cuantificadora, la Gear Fit 2 Pro cumple todas las expectativas que podemos tener respecto a un wearable de estas características: medición prácticamente al milímetro de pasos dados, pisos subidos, calorías gastadas, sueño y prácticamente todo lo que sea cuantificable en nuestro día a día.

Su diseño curvo, además de actual y (esto es subjetivo) bastante bonito al mismo tiempo que práctico, le ayuda a diferenciarse de la competencia y quizás también a acercarse a un público que se fija un poco más en la estética del producto. No en vano, una de sus embajadoras en España es Paula Echevarría, actriz e it-girl relacionada con la moda y la actualidad. La pulsera es bastante ligera y cómoda (pesa solo 30 gramos) y gracias a la posibilidad de optar por un tamaño S/M o L podemos dar con la que mejor se adapte a nosotros.

Desde mi punto de vista, podría hacerse algo más en la integración con el teléfono: el hecho de solo poder recibir notificaciones en la pulsera pero no poder interactuar con ellas desde la misma puede hacer que nos planteemos la compra.

En lo deportivo, debemos tener en mente que se trata de una pulsera cuantificadora y no de un reloj deportivo, como hemos apuntado en anteriores ocasiones. Nos puede servir muy bien para registrar nuestra actividad física de forma ocasional o para incentivarnos y motivarnos a movernos un poco más. En el caso de querer ir un poco más allá y tomarnos más en serio el entrenamiento preparando, por ejemplo, alguna prueba deportiva, lo mejor siempre es optar por marcas estrictamente de deporte (Suunto o Garmin, por ejemplo) cuyos relojes están específicamente diseñados para ello y cubrirán de sobra nuestras expectativas.

En resumen, una buena pulsera cuantificadora con novedades interesantes a la hora de medir nuestra actividad diaria y con un bonito diseño, interesante para nuestro día a día.

La pulsera Gear Fit 2 Pro ha sido cedido para la prueba por parte de Samsung. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

REGISTRO A BOLETÍN DE NOTICIAS

Autorización para el Tratamiento de Datos Personales y Aviso de Privacidad

Autorizo en forma previa, expresa e informada, como Titular de los datos personales comunicados a Colombiana de Comercio S.A. (la “Compañía”), con NIT. 890.900.943-1, así como a todas sus Unidades de Negocio enunciadas en su Política de Privacidad, el tratamiento de mis datos personales para: (i) cumplir y hacer cumplir las obligaciones entre la Compañía y el titular del dato, tales como de garantía y servicio posventa, entre otras; (ii) comunicar información publicitaria y de mercadeo sobre los productos y servicios que ofrece, intermedia o comercializa la Compañía, a través de medios físicos, digitales y de nuevas tecnologías de la información, tales como redes sociales, mensajería instantánea y/o plataformas virtuales asociadas a los datos personales que comunico (como correo electrónico y número celular); (iii) evaluar preferencias, experiencias sobre productos y hábitos de consumo; (iv) entregar información a fabricantes y/o importadores sobre los productos adquiridos para análisis de calidad; (v) fidelizar clientes; (vi) realizar acciones de inteligencia de negocios, prospectiva de clientes y tendencias de mercado.

Los datos personales serán gestionados de forma segura y algunos tratamientos podrán ser realizados de manera directa o a través de encargados, quienes podrán estar domiciliados dentro o fuera de Colombia, en Europa y en países tales como los Estados Unidos, entre otros. El tratamiento de los datos personales por parte de la Compañía se realizará dando cumplimiento a la Política de Privacidad y Protección de Datos personales, publicada en www.alkosto.com.

El titular de los datos personales tiene derecho a (i) conocer, actualizar y rectificar sus datos sobre información parcial, inexacta, incompleta, fraccionada o que induzca al error; (ii) solicitar prueba de esta autorización; (iii) ser informado(a) sobre el Tratamiento dado a sus datos; (iv) presentar quejas a la Superintendencia de Industria y Comercio; (v) revocar la autorización y solicitar la supresión de los datos suministrados en los términos de la Ley 1581 de 2012; (vi) acceder gratuitamente a los datos objeto de Tratamiento. Estos derechos podrán ser ejercidos a través de los siguientes canales: (i) Calle 11 N° 31 A – 42, Bogotá; (ii) [email protected]

Ultimate Fitbit

Fitbit Charge 3

Built-in GPS

Samsung Gear Fit2 Pro

The Fitbit Charge 3 is by far the best fitness band Fitbit’s created to-date. It looks great, is comfy to wear, has a battery that refuses to die, and even comes with smarts like notification support and mobile payments via Fitbit Pay.

$150 – $170 at Fitbit

Pros

  • Ties into the Fitbit ecosystem
  • Waterproof
  • Up to seven days of battery life
  • Fitbit Pay (with Special Edition)

Cons

  • No built-in GPS
  • Monochrome display
  • No way to control or store music

If you’re okay stepping outside the Fitbit ecosystem, the Gear Fit2 Pro is one of the best fitness bands you can buy. Its OLED display is a joy to look at, it’s waterproof, and has GPS built right in so you can map your runs without a phone.

$180 at Amazon

  • Gorgeous OLED color display
  • Waterproof
  • Better notification support
  • Built-in GPS
  • Music controls + Spotify app
  • No Samsung Pay support
  • Samsung Health isn’t quite as robust as Fitbit’s platform

The Charge 3 is one of the best products Fitbit has ever made and ties in beautifully with the company’s ecosystem. However, if you need GPS or want to be able to store music right on your wrist, the Samsung Gear Fit2 Pro will be a better fit.

Fitness band showdown

While there are a few key differences between these two fitness trackers that I’ll dive into in just a second, I want to preface that by saying both gadgets do an excellent job with all of the regular fitness-tracking things you’ve come to expect. Both the Charge 3 and Gear Fit2 Pro can track your steps, distance, calories burned, heart-rate, and sleep.

Both wearables are also comfortable to wear with sleek designs, and each one uses a proprietary band system that can be used to change up the look of either one.

There are a couple notable differences on the health/fitness side of things, most importantly with built-in GPS. The Gear Fit2 Pro comes equipped with a GPS chip, meaning you can go running without your phone and still map where you went. The Fitbit Charge 3 doesn’t have GPS, meaning you’ll need to bring your phone with you on every walk, run, and jog if you want to keep a record of where you go.

If you’re a woman, the Charge 3 gets the upper-hand with a native platform for female health tracking. Using both the Charge 3 and the companion Fitbit app, you can keep tabs on your menstural cycle to know when you’re most fertile, detect any changes in your periods, and more.

Fitbit Charge 3 Samsung Gear Fit2 Pro
All-day activity tracking ✔️ ✔️
Companion app Fitbit Samsung Health
Sleep tracking ✔️ ✔️
Heart-rate sensor ✔️ ✔️
Built-in GPS ✔️
Reminders to move ✔️ ✔️
Female health tracking ✔️
Mobile payments (NFC) ✔️ (on Special Edition)
Local music storage ✔️
Display Grayscale OLED Color OLED
Waterproof ✔️ (up to 50 meters) ✔️ (up to 50 meters)
Battery life Up to 7 days Up to 4 days

In regards to other features, the Charge 3 is your only option if you want something that can make mobile payments via NFC like you can with Apple Pay on the iPhone and Apple Watch. The Charge 3 uses Fitbit’s own Fitbit Pay system, but it works nearly the same. Just bring up your card, hold the Charge 3 near the payment terminal, and you’re good to go (just keep in mind that only the $170 Special Edition Charge 3 actually supports this feature).

If you don’t care so much about paying for things with your fitness band and would rather use it as a device for storing music, the Gear Fit2 Pro will be the better choice. Not only can you load your own music files on the Fit2 Pro, but there’s also an official Spotify app. The Charge 3, on the other hand, has no options at all for music playback.

Fitbit’s best (and smartest) fitness band ever.

Whether you’re deep in the Fitbit ecosystem or looking to join it, the Charge 3 should be at the top of your shopping list. It’s extremely comfortable, has robust fitness tracking capabilities, week-long battery, and for an extra $20, you can get a model with Fitbit Pay.

Still one of the best wearables out there.

Thanks to its stunning curved OLED display and vastly improved Samsung Health platform, the Gear Fit2 Pro is one of the best fitness bands out there. There’s no Samsung Pay and battery life is only rated for 4 days, but GPS and waterproofing are great touches.

We may earn a commission for purchases using our links. Learn more.

Samsung

Samsung Watch

It’s time to smarten up your accessories with a Samsung watch. Explore the innovative brand’s collection of smart watches and accessories. Samsung’s latest smart watches tell the time, of course, but they also help you stay connected to all your phone’s notifications without having to keep the actual phone in your hand.
Smart watches are changing the way we stay connected. Samsung watches pair with certain AndroidTM and iPhone operating systems via Bluetooth for hands-free access to your cell. Here are some key features:
• Topnotch touchscreen displays. Easily navigate to what you’re looking for—from notifications, text messages and updates. You can even access your calendar, get weather alerts, access your favorite music streaming apps and so much more.
• Smart watch, traditional look. Samsung offers smart watches that look like traditional timepieces. Stainless steel cases, classic watch faces and leather watch bands contribute to the classic look.
• Track your fitness progress. Samsung fitness watches and activity trackers give you all the data you need to gauge the effectiveness of a workout. Think of it as your smart fitness assistant. Monitor your steps, heart rate and calories, or utilize maps to keep track of how many miles you’ve run.
• Switch up your bands. This time, it’s personal with interchangeable Samsung watch bands and straps. Switch up your tech look with a leather band for a distinguished vibe. Feeling sporty? A rubber strap in a bright color will freshen up your wrist game. There are so many color ways and styles to choose from.
• Keep your device charged. With the wireless charging dock, it’s easy to charge your phone on the go as needed. Some batteries can last up to three days once fully charged.
The clock is ticking. What are you waiting for? Shop for Samsung watches for men and Samsung watches for women (most styles are unisex) plus smart watch accessories at Macy’s.

more

All of the basics

Samsung Galaxy Fit

The bare essentials

Samsung Galaxy Fit e

If you’re dipping your toe into the fitness tracking pond for the very first time, the Galaxy Fit will serve you well. It tracks your steps, sleep, and heart rate, and it all comes in a simple, lightweight design with a bright color screen.

$100 at Amazon

  • Week-long battery life
  • Water resistance
  • Smartphone notifications
  • Wireless charging
  • No GPS
  • Minimal watch face options
  • Realtime OS

The Fit e is suitable for beginners and it’s cheaper, but you’ll only get the bare essentials here. A few of the sacrifices include an underwhelming monochrome screen, no wireless charging support, and no quick replies.

$50 at Amazon

  • Ultra-lightweight
  • More affordable
  • One additional band color
  • Water resistance
  • Tracks fewer activities
  • No wireless charging
  • No touchscreen

Most of the tracking features that come with the Galaxy Fit also come with the Fit E. There are a few exceptions to this, though. For example, the automatic tracking only covers a few activities, including walking, running, and dynamic workouts. The Fit, on the other hand, will automatically track when you walk, run, bike, row, use the elliptical trainer, or start a dynamic workout. Not to mention, the Fit also lets you select and customize up to ten preferred activities from a list of more than 90 workouts.

What’s the difference?

There are a couple of differences worth noting when it comes to specs. For starters, the Fit gives you a larger display that’s bright and colorful, additional memory, a gyroscope sensor, bigger battery, and wireless charging. Admittedly, these are some pretty nice perks to have in a standard fitness tracker.

In addition to a few internal features, there are also some noticeable physical differences between the two. Both don’t have the most fluid touchscreen, but the Fit e comes with a basic monochrome display while the Fit’s is colorful. It also isn’t a touchscreen in the sense that there’s no swiping or scrolling. Instead, you have to tap the device. You can swipe through the widgets on the Fit but other than that, it’s also fairly restrictive.

The realtime OS on both of these devices is meant to support the basics — nothing more and nothing less. This means you’ll be heavily relying on the Samsung Health app to view specific details. If you’ve set some strict health goals for yourself, you can go as far as tracking food, water, and weight in the app as well.

When it comes to notifications, you’ll have to settle for the very limited information the Fit e provides. You also won’t be able to reply to notifications from your wrist, so be prepared to take out your smartphone. This isn’t much of a dealbreaker considering you’ll need your phone for navigating the app anyway. You’ll also have to part with wireless charging, which is a benefit many users have gotten used to by now. Again, it’s not the end of the world, especially with the more affordable price tag of the Fit e.

However, with the Fit you can reply to notifications with preset responses and have access to wireless charging, so that’s something to keep in mind.

Finally, and probably the most important: the tracking. Both do basic tracking for activities like walking, running, and dynamic workouts, but only the Fit can automatically track more specific activities, like elliptical training — up to six. While both have heart rate sensors, the Fit can track your heart rate more specifically while the Fit e cannot, although both can be used for sleep tracking. Neither has GPS support (although as we previously mentioned you’ll probably be connected to your phone anyway).

That’s really all there is to it. It’s not uncommon to lose a significant chunk of crucial features when there’s a cheaper version of a certain fitness tracker. Fortunately, that’s not the case with the Galaxy Fit and Fit e, which are both basic fitness trackers to begin with. Sure, you compromise on a few things here and there but it’s not a bad deal given the lesser price.

Which should you buy?

When all is said and done, it will come down to your personal preferences and what you expect from a fitness tracker. You might be totally content with a device that provides very basic tracking and doesn’t come with a lot of bells and whistles. If this sounds like you, we think you’d be more than satisified with the Fit e. However, if you want the better screen, more activity tracking, wireless charging, and preset replies to notifications, go for the Fit. Neither model is expensive, so you might as well spend more for a few more features.

The Fit is currently available for sale in the U.S. and other select markets. Those in the U.K. can purchase both the Fit and the Fit e. There’s no word on when or if the Fit e will be available to purchase in the states. Anything is possible in the world of fitness trackers, so stay tuned.

The basics and then some

If you can’t live without the additional activity tracking, a crisp color screen, and wireless charging, then you shouldn’t have to. The Samsung Galaxy Fit offers all of that and more.

Keep it simple

Looking to keep it simple? Look no further. You’ll have the essentials with the Samsung Galaxy Fit e, like activity tracking, sleep tracking, and heart rate monitoring. Plus, it’s more affordable.

We may earn a commission for purchases using our links. Learn more.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *