Comparativas de coches

Uno de los segmentos de referencia hoy por hoy es el de los SUV compactos, en el que el Nissan Qashqai sigue siendo el rey. El todocamino del fabricante nipón, tras dos generaciones y más de diez años de vida, se mantiene como SUV más vendido en Europa y en España, registrando un total de 2,3 millones de unidades vendidas desde su llegada al mercado en 2007.

La categoría de los todocamino compactos es una de las más reñidas del mercado y quitarle el puesto al Qashqai como superventas sigue siendo todo un reto para sus rivales. Sin duda, uno de los que más argumentos tiene para seguirle de cerca es el Kia Sportage, que estrenaba su cuarta generación en 2015 y llegaba al mercado en la primavera de 2016.

Cierto es que las ventas siguen dando la razón al Nissan Qashqai: en 2017 se comercializaron 28.756 unidades en España del nipón frente a las 16.843 unidades del surcoreano. No obstante, el Sportage es el Kia más vendido en Europa estando en torno a un 30% de las ventas totales de la marca. Más allá de las cifras, ponemos a ambos todocamino frente a frente para comprobar de primera mano cuál de los dos es mejor opción de compra.

Contenidos

Diseño

El Nissan Qashqai estrenaba una actualización en 2017 sobre la segunda generación lanzada en 2012, que añadía algunos cambios estéticos en el frontal y en la zaga, pero que era bastante continuista con el nuevo modelo. Sin duda, la verdadera revolución estética la encontramos entre la primera y segunda entrega del SUV compacto.

Con este restying, el Nissan Qashqai ganaba en calidad percibida y diseño, reduciendo la presencia del plástico en las defensas. De hecho, éste se limita al bajo paragolpes, los faldones laterales y en los pasos de rueda. Esta tendencia estética la anticipaba el propio Kia Sportage en su última generación, limitando de la misma manera la presencia de los elementos exteriores en plástico.

El último de los Nissan Qashqai mantiene esa imagen musculosa, con predominio de líneas aristadas y afiladas, pero integra como novedad los faros Full LED diurnos en forma de boomerang tanto en las ópticas frontales como en las traseras.

Por su parte, el Kia Sportage incorporaba en su cuarta generación muchas novedades estéticas, siendo protagonista el nuevo frontal compacto que sigue la estela del nuevo lenguaje del fabricante coreano, materializado en la característica parrilla tiger-nose de Kia presente en otros modelos como el Niro o el Ceed. El todocamino surcoreano se aleja de la imagen del Qashqai y otros competidores con su capó de menor longitud a la par de ofrecer una imagen más campera gracias a las protecciones en las defensas traseras y delanteras, aunque las más amables líneas curvas le restan en parte músculo.

La trasera es dinámica y hace gala mucha personalidad si la comparamos con sus rivales, incluyendo el Qashqai. Asimismo, encontramos detalles cromados en todo el exterior, al igual que ocurre con el Qashqai, por lo que ambos comparten ese acento premium tan en boga actualmente.

Dimensiones

LARGO

ANCHO

ALTO

DISTANCIA ENTRE EJES

NISSAN QASHQAI

4.394 mm

1.806 mm

1.645 mm

2.646 mm

KIA SPORTAGE

4.480 mm

1.886 mm

1.595 mm

2.670 mm

Al tratarse de dos SUV compactos, no difieren mucho en lo que respecta a medidas, aunque el Kia Sportage es mayor tanto en longitud, como en altura, batalla y anchura. Esto se traduce en mejor habitabilidad respecto al Qashqai, aunque bien es cierto que el todocamino japonés, en su última actualización, ha crecido a lo largo unos mínimos 17 mm.

En la cuarta generación del Kia Sportage, el fabricante surcoreano ha puesto especial cuidado en mejorar la vida a bordo gracias a una distancia entre vías que crece en 30 mm, así como incrementando su longitud en 40 mm. De esta manera, en esta cuarta entrega, el Sportage supera al Qashqai en batalla, cosa que no conseguía en su anterior generación. No obstante, el SUV de Nissan, pese a contar con unas dimensiones más reducidas, consigue aprovechar al máximo el espacio interior, gracias a una optimizada distancia entre ejes de 2.646 mm (sólo 24 mm menor que la de su rival coreano).

Motorizaciones y precios

PRECIO

MOTORES

TRACCIÓN

TRANSMISIÓN

CONSUMO Y EMISIONES HOMOLOGADAS

GASOLINA

Nissan Qashqai DIG-T 115 CV

De 18.750 euros a 25.900 euros

1.2 DIG-T 115 CV

Delantera 2WD

Manual de 6 velocidades

De 5,1 a 6,6 l/100 km – 129 g/km de CO2

Nissan Qashqai DIG-T 115 CV XTRONIC

De 20.200 euros a 27.350 euros

1.2 DIG-T 115 CV

Delantera 2WD

Automática CVT de 7 velocidades

De 5,2 a 6,5 l/100 km – 129 g/km de CO2

Nissan Qashqai DIG-T 163 CV

De 20.950 euros a 28.100 euros

1.6 DIG-T 163 CV

Delantera 2WD

Manual de 6 velocidades

De 4,8 a 7,4 l/100 km – 134 g/km de CO2

Kia Sportage GDi 132 CV

De 17.240 euros a 23.490 euros

1.6 GDi 132 CV

Delantera 4×2

Manual de 6 velocidades

De 5,6 a 8,6 l/100 km – De 131 a 199 g/km CO2

Kia Sportage T-GDi 177 CV GT Line

28.655 euros

1.6 T-GDi 177 CV

Total 4×4

Manual de 6 velocidades

De 6,2 a 10 l/100 km – De 144 a 237 g/km CO2

Kia Sportage T-GDi 177 CV GT Line DCT

30.755 euros

1.6 T-GDi 177 CV

Total 4×4

Automática 7DCT de siete velocidades

De 6,5 a 9,2 l/100 km – De 152 a 216 g/km CO2

DIESEL

Nissan Qashqai dCI 110 CV

De 20.900 euros a 28.050 euros

1.5 dCI 110 CV

Delantera 2WD

Manual de 6 velocidades

De 3,6 a 4,2 l/100 km – 99 g/km CO2

Nissan Qashqai dCI 130 CV

De 22.450 euros a 29.600 euros

1.6 dCI 130 CV

Delantera 2WD

Manual de 6 velocidades

De 4,1 a 5,1 l/100 km – 116 g/km CO2

Nissan Qashqai dCI 130 CV XTRONIC

De 23.800 euros a 30.950 euros

1.6 dCI 130 CV

Delantera 2WD

Automática CVT de 7 velocidades

De 4,4 a 5,3 l/100 km – 122 g/km CO2

Nissan Qashqai dCI 130 CV XTRONIC 4×4

De 24.500 euros a 31.650 euros

1.6 dCI 130 CV

Total 4WD

Manual de 6 velocidades

De 4,5 a 5,7 l/100 km – 129 g/km CO2

Kia Sportage CRDi 115 CV

De 20.313 euros a 26.763 euros

1.7 CRDi 115 CV

Delantera 4×2

Manual de 6 velocidades

De 4,2 a 5,4 l/100 km – De 110 a 142 g/km CO2

Kia Sportage CRDi DCT 141 CV

De 25.990 euros a 29.740 euros

1.7 CRDi 141 CV

Delantera 4×2

Automática 7DCT de siete velocidades

De 4,7 a 5,4 l/100 km – 129 g/km CO2

Kia Sportage CRDi 136 CV GT Line

27.890 euros

2.0 CRDi 136 CV

Delantera 4×2

Manual de 6 velocidades

De 4,4 a 5,7 l/100 km – De 116 a 152 g/km CO2

Kia Sportage CRDi 136 CV 4×4 GT Line

29.890 euros

2.0 CRDi 136 CV

Total 4×4

Manual de 6 velocidades

De 4,8 a 6,0 l/100 km – De 126 a 158 g/km CO2

Kia Sportage CRDi 185 CV 4×4 GT Line

32.390 euros

2.0 CRDi 185 CV

Total 4×4

Manual de 6 velocidades

De 5,2 a 7,1 l/100 km – De 137 a 186 g/km CO2

Kia Sportage CRDi 185 CV 4×4 GT Line AUTO

34.255 euros

2.0 CRDi 185 CV

Total 4×4

Automática de siete velocidades

De 5,3 a 7,9 l/100 km – De 141 a 207 g/km CO2

En lo que respecta a la gama de motores, tanto el Nissan Qashqai como el Kia Sportage ofrecen varias versiones tanto en gasolina como en diésel. Por el momento, ambos todocamino no se suman a las mecánicas alternativas: Kia limita su gama eco al crossover concebido como híbrido, el Niro, así como al Soul EV y al Óptima PHEV, mientras que Nissan sigue sin lanzarse a por una versión híbrida del Qashqai pese a los rumores que llevan circulando desde hace tres años.

En cuanto a oferta mecánica gana el Kia Sportage, con hasta seis opciones disponibles en su todocamino: dos gasolina y cuatro diésel, aunque en el caso del gasóleo se ofrecen dos motores idénticos con diferentes niveles de potencia. En esta nueva generación se ha revisado el turboalimentado 2.0 CRDi, además de estrenarse el propulsor de gasolina 1.6 T-GDI de 177 CV. El tope de gama viene representado por el CRDi de 185 CV, mientras que la opción de acceso la encontramos en el también CRDi de 115 CV y 1.7 litros.

Por su parte, el Nissan Qashqai en su última actualización cuenta con cuatro variantes mecánicas: dos diésel y dos gasolina. La variante de acceso es el 1.5 dCi de 110 CV, mientras que la variante mecánica más potente es un gasolina y no un diésel, el 1.6 DIG-T de 163 CV. A nivel de potencia, como vemos, gana en opciones y rango el Kia Sportage.

Ambos todocamino pueden asociarse a opciones de tracción total o delantera, aunque en el caso del SUV nipón la opción 4×4 se limita al 1.6 dCi de 130 CV. Asimismo, los dos crossover incluyen tanto cambio automático como manual de seis velocidades. Si bien el Qashqai sigue manteniendo la conocida transmisión de variador continúo CVT, el Kia Sportage ha estrenado en su última generación el cambio automático DCT de doble embrague y 7 velocidades. Éste sólo está disponible asociado al propulsor de gasolina T-GDI de 177 CV y al 1.7 CRDi de 141 CV. En el caso del Qashqai, sólo dos opciones mecánicas están disponibles con cambio automático: el 1.6 diésel de 130 CV y el 1.2 gasolina.

Habitabilidad

El Kia Sportage mejora la habitabilidad tanto de plazas traseras como delanteras en su cuarta generación.

Gracias a su mayor longitud entre vías, el Kia Sportage ofrece mejor habitabilidad, pero por poco. En el Nissan Qashqai se ha aprovechado al máximo el espacio interior teniendo en cuenta que difieren bastante en longitud exterior, pero no tanto en batalla: sólo los separan 24 mm.

En ancho de vías entre el Qashqai y el Sportage sólo se diferencia en 2,4 cm

Tanto el Qashqai como el Kia Sportage están disponibles en una única configuración de cinco plazas, ya que la variante de siete ocupantes del todocamino japonés pasó a mejor vida con la llegada del Nissan X-Trail. En el actual Sportage la vida a bordo se ha cuidado bastante, aumentando el espacio para las piernas en 19 mm y 7 mm para las plazas delanteras y traseras respectivamente. La distancia entre los asientos y el techo crece también: 5 mm más en los asientos frontales y 16 mm en la segunda bancada.

El maletero del Kia Sportage ofrece una capacidad de 503 litros y de 1.492 litros con los asientos abatidos.

En lo que respecta al maletero, el Kia Sportage también gana: ofrece 503 litros sin rueda de repuesto y 491 litros si optamos por llevarla. Con la segunda fila de asientos bajada, pasamos a los 1.492 litros y 1.480 litros respectivamente. El Nissan Qashqai, por otro lado, cuenta con un maletero de 430 litros, que pasan a 401 con la rueda de repuesto, aunque con la segunda fila de asientos abatida supera en capacidad al Sportage con un máximo de 1.598 litros.

La capacidad del maletero del Nissan Qashqai es de 430 litros, aunque puede aumentarse a los 1.598 litros.

En ambos todocamino, la segunda fila de asientos se abate de forma independiente en dos y un asiento, pero el Qashqai tiene la particularidad de contar con bandeja posterior, que puede quitarse para obtener mayor espacio, mientras que el modelo coreano cuenta con la clásica cortina de maletero.

Conectividad y multimedia

La conectividad en el Nissan Qashqai viene de la mano del sistema de infoentretenimiento NissanConnect, que viene incluido de serie desde el acabado N-Connect. Éste se gestiona a través de una pantalla de 7 pulgadas ubicada en la consola central e integra los sistemas de audio y navegación, además de permitir la conexión para smartphone tanto por conexión USB como por Bluetooth.

A través de la app NissanConnect, compatible con iOs y Android, ofrece funcionalidades como la de «Enviar al coche» de Google, con la que podemos enviar una ruta desde la app de Google Maps al navegador del coche. Asimismo, en el Nissan Qashqai destaca el sistema de sonido BOSE Premium, con siete altavoces y un amplificador bajo el asiento del copiloto con hasta ocho canales de ecualización personalizable.

Por su parte el Kia Sportage dispone del sistema de infoentretenimiento Kia AVN, que aúna así mismo el sistema de audio, navegación y vídeo. El Navegador 2.0 de Kia toma los servicios de TomTom y permite escoger entre dos dimensiones de pantallas: una de 7 pulgadas y otra de 8. La primera viene de serie en el acabado Drive, mientras que la segunda sólo se incluye en el acabado más completo, Emotion, así como en la versión deportiva GT Line.

Además, en el SUV coreano encontramos opciones muy cómodas, como un puerto USB para las plazas traseras, y también podemos optar por un sistema de sonido premium: el JBL de ocho altavoces, con amplificador externo y sistemaClari-FiTM.

Tecnología de seguridad y asistencia

En materia de seguridad activa y asistencia a la conducción, el Nissan Qashqai es más completo que el Kia Sportage. El todocamino nipón estrena en su última actualización el sistema de conducción semiautónoma ProPilot capaz de controlar la dirección, la aceleración o la frenada, además de mantener al vehículo correctamente en el carril.

Asimismo, disfruta de otras tecnologías como control inteligente de cambio de carril, reconocimiento de señales, asistente de ángulo muerto, ayuda al aparcamiento sistema anticolisión frontal con reconocimiento de peatones y asistente de luz de carretera.

La tecnología ofrecida en el Kia Sportage, más allá del ProPilot, es muy similar: asistente de frenada de emergencia anticolisión frontal, detección de ángulo muerto, alerta de colisión por tráfico cruzado, asistente de aparcamiento, sistema de mantenimiento de carril y reconocimiento de señales de tráfico.

No obstante, a diferencia del Qashqai, a excepción de las dos últimas tecnologías mencionadas, estos sistemas se aglutinan en el Pack Premium opcional, con un precio de 2.700 euros, que no viene de serie ni en los acabados más completos.

Relación precio/equipamiento

El Nissan Qashqai parte de un precio de 18.750 euros, mientras que el Kia Sportage se ofrece desde los 17.240 euros. En el caso del SUV de Nissan, cinco acabados están disponibles (Visia, Acenta, N-Connect, Tekna y Tekna+). El todocamino de Kia también ofrece cinco acabados (Basic, Concept, X-Tech17, Drive y Emotion), pero cuenta con una versión deportiva, el GT Line, a diferencia del Qashqai.

Todas las opciones motrices del Qashqai pueden asociarse a los cinco acabados, lo que permite una mayor versatilidad a la hora de elegir: podemos dar prioridad a la potencia o al equipamiento según nuestras necesidades. No ocurre lo mismo con el Sportage, que limita sus versiones según los motores: las mecánicas de acceso sólo están disponibles en los acabados menos completos, Basic o Concept, mientras que las más potentes se limitan a las opciones más premium.

En lo que respecta al equipamiento de serie, en el Kia Sportage es más limitado, la mayor parte de bondades tecnológicas las encontramos en el tope de gama, el Emotion. Por poner un ejemplo, hasta el acabado Drive no se ofrece de serie climatizador bizona, mientras que el Nissan Qashqai ya lo incorpora sin sobreprecio a partir de la opción Acenta, la segunda disponible.

Desde su acabado Acenta, el Nissan Qashqai ya incluye el pack de seguridad activa «Escudo de protección inteligente», con las tecnologías anteriormente mencionadas. La variante intermedia, N-Connect, es mucho más completa que la X-Tech17 del Sportage, añadiendo de serie el sistema de entretenimiento NissanConnect, la cámara de visión trasera o las lunetas traseras tintadas.

Nuestra recomendación

Cierto es que el Kia Sportage planta cara al Nissan Qashqai en varios aspectos: más opciones mecánicas, mayor rango de potencias, el nuevo cambio de doble embrague o una habitabilidad ligeramente mejor. Asimismo, parte de un precio menor en cerca de 1.500 euros, con una mecánica de potencia superior: 132 frente a 115 CV.

Sin embargo, esa diferencia de precio la encontramos en los acabados y motores más básicos, a poco que avancemos hacia la gama media y alta, las diferencias no sólo desparecen, sino que el Sportage incluso supera en precio al Qashqai y más si comparamos el equipamiento que incluyen uno y otro.

Asimismo, el éxito del Nissan Qashqai reside en una gama muy equilibrada que se adapta a las necesidades del comprador: se puede optar por un motor básico y asociarlo al equipamiento más premium o viceversa, optar por la opción más potente e invertir menos en multimedia y tecnología.

Por otro lado, encontrar diferencias entre uno y otro se hace complicado: ambos modelos siguen una estrategia casi idéntica, con Kia intentando buscar algunos elementos de diferenciación para destacarse frente al SUV de Nissan. Y es innegable que a la marca surcoreana le funciona, el Sportage es su mayor éxito comercial.

No obstante, el Nissan Qashqai cuenta con un mayor beneplácito del público, lo que le favorece a la hora de inclinar la balanza y más si las diferencias son pocas. Al final, le avalan más de dos millones de unidades vendidas y repite primer puesto año sí y año también en su categoría. Este aspecto es crucial en la decisión final de compra: si se vende tanto, será por algo. Y esto es lo que le decanta como primera opción a pesar de encontrarse rivales tan duros como el Kia Sportage.

Nissan Qashqai

A favor:

  • Mayor versatilidad a la hora de combinar mecánicas y acabados
  • Equipamiento más completo desde las primeras versiones
  • Más tecnología de seguridad activa y asistencia a la conducción
  • Sistema de infoentretenimiento con más opciones de conectividad
  • Muy asentado en el mercado

En contra:

  • Parte de un precio mayor
  • Sólo una versión 4×4: 1.6 dCi de 130 CV
  • Cambio automático CVT de variador continúo

Kia Sportage

A favor:

  • Parte de un precio menor
  • Mejor habitabilidad y capacidad de maletero
  • Mayor rango de potencia en sus opciones mecánicas
  • Más versiones 4×4, cinco en total
  • Cambio automático DCT de doble embrague y 7 velocidades

En contra:

  • Diseño más arriesgado
  • Tecnología opcional y limitada a paquetes
  • Menos versatilidad al escoger acabado y versiones motrices
  • Equipamiento de serie más limitado

Generalmente, los pioneros cuentan con una ventaja respecto a los demás. La gente los concibe como la mejor opción, la más solida y con mayor experiencia. El Nissan Qashqai es un buen ejemplo: pasan los meses y sigue estando entre los coches nuevos más vendidos del país, pese a que su imagen quizás haya perdido puntos respecto a otros SUV más nuevos. Muchos son los coches que se le han intentado ‘subir a la chepa’, el Kia Sportage es uno de ellos: con un diseño que busca intimidar y un gran salto de calidad en el interior, este SUV le quiere poner las cosas complicadas. ¿Cuál comprar? Kia Sportage o Nissan Qashqai.

Kia Sportage o Nissan Qashqai: diseño

Duelo de superventas: Kia Sportage contra Nissan Qashqai

(5 imágenes)

Duelo de superventas: comparamos al Nissan Qashqai con el Kia Sportage

Los dos apuestan por un diseño atractivo, aunque cada uno le da su propio matiz. El Nissan apuesta por la sencillez y el conservadurismo, como buen japonés. No arriesga demasiado, pero su diseño es limpio y atractivo. No hay duda que frente al Kia, el Qashqai luce más compacto, más pequeño: mide casi 10 centímetros menos de largo, 5 cm menos de ancho y cuatro centímetros menos de alto. Pero eso le da su gracia. El Kia Sportage apuesta por una imagen más contundente, con tomas de aire más grandes, unos faros delanteros en una posición muy elevada y una zaga espectacular con los pilotos LED unidos entre sí. Da sensación de coche más grande: sin duda, salta a la vista que en Kia tienen que luchar con la imagen para intentar robar ventas al Rey de la categoría.

Kia Sportage o Nissan Qashqai: interior

La diferencia de tamaño se traslada también al interior. Pese a los 10 centímetros extra de largo, la batalla del Kia apenas es 3 centímetros superior, lo que se traduce en una mayor sensación de desahogo, pero que no supondrá un dato crucial para quien esté pensando en comprar uno u otro. A diferencia de lo que ocurre en el exterior, puertas adentro se consolida la funcionalidad y la calidad general. Del Nissan es esperable, del Kia no tanto: el salto de calidad general es muy alto y la verdad es que, salvo pequeños detalles, apenas hay diferencias en este apartado. Para gustos colores, pero sin duda, el interior del Kia luce sensacional en líneas generales y podría hacer decantar la balanza en este sentido. En cuanto al maletero, pocas diferencias teniendo en cuenta el extra de tamaño: 430 litros el Nissan, 439 el Kia. ¿Dónde se traducen esos 10 centímetros extra de largo?

Kia Sportage 2019

(9 imágenes)

Kia Sportage o Nissan Qashqai: equipamiento

¿Qué os voy a decir que no sepáis ya? Kia se ha puesto las pilas y ya no luce como aquella marca friki y desconocida, de calidad dudosa, de hace unos años. No solamente se ha puesto las pilas en términos de imagen o calidad, sino también en cuanto a tecnología en términos de conectividad y entretenimiento. Una cosa buena del Kia es que se acaba de renovar ligeramente, poniendo al día elementos clave en términos de equipamiento como en sistemas de seguridad o en infoentretenimiento. El Nissan siempre ha estado a la última en la materia por lo que no encontrarás grandes diferencias en este apartado entre uno y otro, más allá de las diferencias de precio entre los diferentes acabados disponibles. Los dos coches vienen de países lejanos y los dos cuentan con equipamientos bastante cerrados según los niveles de acabados: si eres de los que te gusta elegir el equipamiento de tu coche al detalle, quizás estos no sean tus SUV ideales.

Kia Sportage o Nissan Qashqai: comportamiento

Ambos coches cuentan con un comportamiento claramente enfocado al asfalto, pensando en la comodidad y en la seguridad de sus ocupantes. No hay grandes diferencias entre ellos, además, los dos pueden contar con tracción integral, algo que no siempre ocurre en este segmento como vimos al comparar al Nissan Qashqai con el Peugeot 3008. En este apartado, quizás el Nissan brille ligeramente más gracias a un aplomo general y a una suspensión algo más firme a la hora de tomar las curvas: el tamaño más compacto también ayuda, así como un peso ligeramente inferior. El Kia está pensado para viajar tranquilo, aunque en su interior encontramos altas cotas de confort, una buena insonorización y detalles que facilitan la vida a bordo. Si quieres eficacia en curvas, quizás el Nissan sea algo mejor, pero la diferencia no resulta clave para decantarse por uno u otro.

Nissan Qashqai 2018

(8 imágenes)

Kia Sportage o Nissan Qashqai: motores

Parece de broma pero es justo decir que el Kia tiene una gama de motores más amplia, especialmente cuando hablamos de diésel y de una potencia bastante elevada. El Nissan aquí se queda algo corto con 130 CV como opción diésel más potente, mientras que el Kia ofrece un nuevo motor con tecnología micro-híbrida de 185 CV, tracción integral y posibilidad de contar con cambio automático de ocho velocidades. Este motor me parece una grandísima opción ya que, además de ofrecer buenas prestaciones, arroja un consumo medio muy interesante: apenas 5,1 litros a los cien. Además, el Kia también cuenta con dos versiones más ‘tranquilas’, de 116 y 136 CV, que serán las que competirán con los motores diésel del Nissan, de 110 y 130 CV, este último con la posibilidad de contar con tracción integral. En cuanto a los gasolina, dos opciones en el Kia, de 132 y 177 CV y dos en el Nissan, de 115 y 163 CV.

Kia Sportage o Nissan Qashqai: precio

Seguro que estás pensando: qué buena pinta tiene el Kia, además seguro que es más barato. Pues siento decirte que no, que la evolución también ha llegado al precio y que la calidad se paga: ¡no hay duros a cuatro pesetas! El Kia Sportage está lejos de ser un todoterreno barato, pero su precio está acorde con lo que ofrece. No obstante, Kia juega mucho con los descuentos, suculentos en muchas ocasiones, pero que hay que analizar cuáles son las condiciones para conseguirlos. Por ejemplo, según el configurador, puedes comprar un Kia Sportage gasolina de 132 CV y tracción delantera por 16.899 euros. El Qashqai más barato, también con una oferta escandalosa, cuesta 17.990 euros y hablamos de la versión gasolina de 115 CV y también tracción delantera. Sin descuentos, el Kia es caro, pero con ellos, es tremendamente atractivo: por ejemplo, la versión diésel de 185 CV y 4×4, la más recomendable sin duda, cuesta 32.390 euros. Me parece un gran precio, aunque si lo que necesitas es un todoterreno con tracción integral y no necesitas tanta potencia, ojo porque el Qashqai 4×4 diésel de 130 CV está disponible desde 23.700 euros. ¡Otro gran precio!

Así pues, los pequeños detalles terminarán marcando la diferencia entre uno y otro. El Nissan es la apuesta segura, a priori: tiene más imagen (probablemente se depreciará menos), es más compacto y prácticamente no pierde habitabilidad interior ni maletero. El Kia tiene una imagen más extrovertida, el interior luce una gran calidad y sus descuentos son como para tenerlos en cuenta. Si te gustan los dos, te recomiendo que vayas a un concesionario, busques una versión con el equipamiento que necesites y preguntes precio, ¡te puedes llevar gratas sorpresas!

Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai, ¿cuál es mejor?

Las marcas generalistas compiten con dureza en el segmento de los SUV compactos, el más demandado hoy del mercado, generando una guerra sana que nos lleva a ver coches muy interesantes en los que encontramos una amplia oferta mecánica, buenos niveles de acabado, un generoso tamaño y, sobre todo, un funcionamiento muy satisfactorio. Hoy toca probar y comparar las versiones de acceso Diesel de Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai: las más demandadas de los tres SUV también más vendidos de la categoría. El cóctel, por tanto, es perfecto.

Tanto el Hyundai Tucson 1.7 CRDi 4×2 de 115 CV, como el Kia Sportage 1.7 CRDi 4×2 de 115 CV y el Nissan Qashqai 1.5 dCi 4×2 de 110 CV son tres SUV muy recomendables para aquel que no demande un nivel prestacional elevado y que busque una gran relación entre la calidad, el consumo, el precio (todos entre 23.000 y 25.000 euros) y, sobre todo, el tamaño. Hyundai y Kia aportan un coche que parte de una misma plataforma, pero hecho de dos formas diferentes. La base es la misma, así como las proporciones o la tecnología, si bien cada marca lo remata a su estilo, cambiando mucho más que el logotipo o los habituales detalles del interior. Como veremos luego, tienen similitudes, debido a que comparten mecánica y bastidor, pero se distinguen, además de en la estética, en la política comercial que puede llevarte a elegir uno u otro. El rival a batir es el Nissan Qashqai, que lleva liderando las ventas desde que salió su primera generación al mercado. Sin duda, Tucson y Sportage le van a plantar cara, y ya lo están haciendo, pero veremos si pueden con él o no.

Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai: sus motores

Probamos pues los tres SUV en versión de tracción delantera y con cambio manual, combinación sólo posible con los motores más pequeños Diesel. Kia Sportage y Hyundai Tucson con un mismo bloque de 1,7 litros de cilindrada, 4 cilindros y 115 CV, alimentado a través de common rail, con turbo de geometría variable y culata de 16 válvulas. Por su parte, el Nissan Qashqai recurre a menos cilindrada (1,5 litros) y potencia (110CV), con un motor de la Alianza Renault/Nissan muy contrastado, pero con culata de 8 válvulas. La diferencia de potencia en el Qashqai la contrarresta pesando hasta 168 kg menos (1.422 kg en nuestra báscula, ante los 1.591 kg del Kia Sportage y los 1.590 kg del Hyundai Tucson), con lo que al final el nivel de prestaciones es prácticamente idéntico en los tres SUV.

Incluso la mejor relación peso/potencia del Nissan Qashqai 1.5 dCi hace que sea ligeramente más rápido (saca unos 0,5 segundos a sus rivales en las mediciones de aceleración), diferencia que no es tan importante como para descartar a ninguno eso sí por velocidad. Los tres ofrecen prestaciones más que de sobra para transportarte con tranquilidad y sin grandes pretensiones; estarás obligado a bajar de marcha si quieres más brío, especialmente en los Kia Sportage y Hyundai Tucson, a los que les cuesta un poco más en marchas largas. Al final son coches que superan la tonelada y media de peso, con maleteros de gran capacidad y con un buen espacio para cinco ocupantes: por tanto, sus 110-115 CV están en el límite de lo adecuado.

Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai: consumo

Tema ya aparte merece el consumo de combustible, donde aquí sí hay una diferencia reseñable que puede ser motivo de decantarse por uno u otro. Tanto el Kia Sportage como el Hyundai Tucson, con sus 1.7 CRDi, ofrecen un gasto decente para lo que se espera de un coche así. Es cierto que con el motor 2.0 CRDi gastan incluso algo menos, pero no considero que hacer medias de 6,3 y 6,5 l/100 km, respectivamente, sea un consumo elevado. No es para tirar cohetes, pero es correcto para sus tamaños y potencias.

Sin embargo, el Nissan Qashqai 1.5 dCi de 110 CV hace, a su lado, lo de Kia y Hyundai parezca un consumo excesivo, puesto que en el mismo recorrido gasta hasta un litro y medio menos (4,9 l/100 km de media final), lo que dice mucho de su calidad mecánica. Los tres SUV llevan un buen sistema de arranque/parada, y así y todo en ciudad la diferencia de consumo se eleva también hasta los 2 litros a favor del Qashqai. Aquí se demuestra que su menor peso es fundamental.

Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai: comportamiento

El comportamiento dinámico de los tres tiene particularidades comunes: tiende al confort y va acorde siempre a sus niveles prestacionales. En una conducción normal tendrás tres buenos coches, no hay duda. Si vas a buscar defectos, puedes encontrar un mayor balanceo de carrocería en Kia Sportage y Hyundai Tucson, pero, al igual que las prestaciones, tampoco veo determinantes las diferencias de comportamiento teniendo los tres un nivel mucho más que correcto. La frenada es correcta (el Kia Sportage se detiene desde 140 km/h en 71,7 metros, igual que el Nissan Qashqai, mientras que el Tucson lo hace en 74,8 metros, un poco peor) y los controles de estabilidad que llevan de serie hacen bien su trabajo en caso de emergencia.

Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai: espacio

El espacio interior de estos tres coches nos termina de mostrar el marcaje directo que se hacen unos a otros, puesto que prácticamente ofrecen la misma habitabilidad. Hyundai Tucson y Kia Sportage miden 4,4 metros de longitud y el Nissan Qashqai algo menos, 4,3 metros. Esta diferencia exterior se deja ver únicamente en la capacidad del maletero, porque en el resto de cotas longitudinales la igualdad es máxima. El Nissan Qashqai ha pasado de tener un buen maletero a ser de los más pequeños del segmento a medida que se iban actualizando los rivales: con 455 litros reales de carga sigue ofreciendo una capacidad correcta para 5 ocupantes, pero se ha quedado obsoleto. Kia Sportage y Hyundai Tucson marcan los dos 540 litros, es decir hasta 85 litros más de capacidad, colocándose como el segundo mejor maletero de la categoría, teniendo en cuenta siempre que es superado por el del Honda CR-V y sus espectaculares 585 litros.

Delante hay buena postura de conducción en los tres. Todos los mandos están a mano y con buena ergonomía en general. Los asientos son agradables, aun en las versiones más económicas. El acceso a las plazas traseras es mejor en Kia Sportage y Nissan Qashqai. En el Sportage han querido diferenciarse de su hermano tanto –no comparten ni un solo panel de la carrocería- que han “cerrado el paso” a la altura de la cabeza. No llega a ser problemático, pero sí obliga a echar la cabeza un poco más hacia adelante al entrar y es más incómodo. La banqueta trasera es fija en los tres y se pueden abatir los respaldos. En los SUV coreanos además estos tienen siete niveles de inclinación, de los que sólo usarás tres como mucho. A pesar de ser el mismo coche, la anchura interior trasera también es diferente por cuestión de los guarnecidos. En los tres casos es buena, así como el espacio para las piernas, que permiten interiores aptos para que tres adultos entren relativamente cómodos.

Hyundai Tucson, Kia Sportage y Nissan Qashqai: precio

La calidad de acabado es alta en general, aun a pesar de ser las versiones de acceso (no se corresponde con las imágenes). Quizá el Nissan Qashqai sea el que más diferencie su interior en función del nivel de acabado elegido, debido también a que es el que más niveles ofrece. Con este motor, el Hyundai Tucson está disponible en tres niveles denominados Essence, Klass y Tecno, el Kia Sportage con los Concept, Drive y Emotion, y el Nissan Qashqai con Visia, Acenta, N-Connect y Tekna. Analizarlos todos llevaría varias comparativas, así es que, al margen de los acabados de los modelos probados, me centro en comparar las versiones más básicas Essence, Concept y Visia, cuyos precios son los que hemos comentado. Con campañas oficiales incluidas (sin las acciones comerciales que pueda hacer cada concesionario) tenemos un Hyundai Tucson desde los 24.500 euros, un Kia Sportage desde los 22.900 euros y el Nissan Qashqai desde los 22.950 euros. Por precio el Hyundai se descarta, salvo que busques su mayor equipamiento de la versión de acceso, y más teniendo un Kia, que es el mismo coche, 1.600 euros más barato. El Nissan Qashqai se iguala al Kia Sportage en precio con mejor consumo, pero peor maletero y equipamiento de serie en su versión baja. Ahora, te toca a ti elegir.

También te puede interesar:

Guía SUV: todo lo que comprar en 2016 y 2017

¿Qué SUV comprar? Te ayudamos

Revolución SUV: todos los pequeños nuevos que llegan

Cuatro utilitarios por los que merece la pena esperar a 2019 para comprar coche

El segmento B ha sido invadido por los pequeños crossover, y 2019 será uno de los años en los que este segmento adquiera más protagonismo. Ver artículo: los crossover pequeños que llegarán en 2019. No obstante, los utilitarios de siempre – el segmento B tradicional – ni mucho menos están en vías de desaparición. Es más, con las actuales restricciones al tráfico y los vaivenes legislativos de nuestros gobiernos, son coches con mucho sentido. Las nuevas generaciones de utilitarios vendrán acompañadas de versiones eléctricas, emisiones aún inferiores y un coste contenido. Seguirán siendo el vehículo elegido por muchos conductores. En 2019 conoceremos, entre otros coches, a los nuevos Renault Clio u Opel Corsa.

1. Opel Corsa F, ¡tendrá versión eléctrica!

El Opel Corsa es una institución en el mundo de los utilitarios. Desde su lanzamiento en 1982 se ha fabricado en España, en las instalaciones de Opel en Figueruelas (Zaragoza). Tras la venta de Opel a General Motors, el Corsa tiene por delante uno de los cambios más profundos de su historia. Su próxima generación – conocida como Opel Corsa F – será construida sobre una plataforma de origen PSA, la plataforma modular CMP (también llamada EMP1) para coches pequeños. Estéticamente empleará el lenguaje de diseño de los últimos lanzamientos de Opel, pero los mayores cambios los tendrá bajo su piel.

Compartirá plataforma con coches como el nuevo DS 3 Crossback o el Peugeot 208 de segunda generación, que también llegará en 2019.

Además de motorizaciones y tecnologías 100% PSA, el Opel Corsa será el primer Opel en tener una versión 100% eléctrica. Gracias al uso de la plataforma modular del grupo PSA, tendrá baterías de al menos 30 kWh de capacidad y una autonomía de al menos 250 km en condiciones de circulación realistas. Está por ver si montará la batería de hasta 50 kWh que tendrá el DS 3 Crossback E-Tense. ¿Cuándo llegará a los concesionarios? Esperamos que su presentación internacional acontezca en el importante Salón de Ginebra, y que sus ventas a clientes finales arranquen en los últimos compases del año. Ver ofertas del Opel Corsa.

Galería de fotos del actual Opel Corsa GSi

2. Renault Clio, el francés más chic

Otro de los superventas por excelencia que se renovará en 2019 será el Renault Clio. Fue lanzado al mercado en 2013, y ya ha recibido un lavado de cara. Renault tiene su desarrollo muy avanzado, y está listo para llegar a las calles de Europa el año que viene. La marca francesa ya ha confirmado que el Renault Clio tendrá una versión híbrida, posiblemente articulada en torno al sistema Hybrid Assist de 48 voltios que ya hemos visto en el Renault Scénic. Antes de ser arrestado, el propio Carlos Ghosn confesó que la nueva generación del Clio podría prescindir de mecánicas de gasóleo.

Es bastante probable que el Renault Clio pierda sus motorizaciones diésel.

Este abandono del diésel es común en varias alternativas del segmento, especialmente ante el veto al combustible por parte de muchas grandes ciudades y las inminentes restricciones a la circulación en muchas otras. A nivel de diseño se inspirará en los últimos lanzamientos, con un diseño que no se espera revolucionario. De hecho es muy posible que se parezca al Renault Eolab, un prototipo del segmento B en el que se daban la mano varias tecnologías ligadas a la eficiencia. ¿Cuándo llegará a los concesionarios? Con toda probabilidad a finales de año, tras su posible presentación en el Salón de Frankfurt.

Galería de fotos del Renault Eolab Concept

3. Audi A1: el hermano premium de SEAT Ibiza y Volkswagen Polo

De todos los coches de esta lista, es el único que ya conocemos. El Audi A1 es el hermano premium de los SEAT Ibiza y Volkswagen Polo, con los que comparte la plataforma modular MQB A0 del Grupo Volkswagen. De hecho, mi compañero David Clavero ya lo ha podido probar en su presentación internacional en Málaga. El Audi A1 apuesta por la tecnología y las calidades para diferenciarse de sus hermanos de grupo, aunque también puedan disfrutar de la instrumentación digital, por poner un ejemplo. Donde no consiguen alcanzar al A1 es en posibilidades de personalización, muy amplias en el alemán.

El Audi A1 solo se vende en versión de cinco puertas. Los tres puertas han prácticamente desaparecido del segmento B.

En nuestra prueba en vídeo puedes ver nuestras impresiones de habitabilidad, así como nuestras primeras impresiones al volante del Audi A1. Aunque puede llegar a tener 200 CV de potencia en su versión con motor 2.0 TFSI de cuatro cilindros la gama Audi A1 carece de opciones alimentadas por gasóleo. ¿Cuándo llega a los concesionarios? El nuevo Audi A1 ya está a la venta y ya conocemos sus precios – incluso los de su edición especial de lanzamiento, la Epic Edition. No obstante, las primeras entregas a clientes no se producirán hasta el año que viene, a lo largo del mes de enero. Ver ofertas del Audi A1.

Galería de fotos del Audi A1

4. Peugeot 208: el superventas francés se renueva

Otro de los grandes lanzamientos del año 2019 será el del nuevo Peugeot 208. El actual Peugeot 208 lleva con nosotros desde el año 2012 y en 2015 ha recibido un lavado de cara. Está al final de su ciclo de vida comercial, ciclo de vida en el que ha cosechado muy buenas ventas y críticas por parte de prensa y público. Fue el primer Peugeot en estrenar la instrumentación i-Cockpit, con los relojes en posición superior y un pequeño volante, ya característico de este francés. Su segunda generación – que no tendría por qué llamarse 208 – compartirá plataforma y tecnologías con el Opel Corsa.

Todo apunta a que sólamente se venderá en versión de cinco plazas. Los tres puertas han aglutinado muy pocas ventas.

Además de evoluciones de los actuales motores del Grupo PSA, se espera que este Peugeot 208 tenga una versión 100% eléctrica. El Grupo PSA está desarrollando a toda velocidad grupos propulsores eléctricos e híbridos enchufables. No nos sorprenderíamos si estos 208 tuvieran sistemas eléctricos de 48 voltios. Se ha llegado a rumorear el lanzamiento de un 208 GTi eléctrico. ¿Cuándo llegará a los concesionarios? Su presentación internacional debería tener lugar a lo largo del próximo año, y debería llegar a los concesionarios a finales del año. En unos meses podremos contaros todos sus detalles. Ver ofertas del Peugeot 208.

Galería de fotos del Peugeot 208

Ranking de ventas de utilitarios 2019

El incombustible Dacia Sandero se posiciona como el utilitario más vendido en España en 2019.

Los utilitarios son vehículos perfectos para moverse por ciudad. Los modelos de los segmentos A y B son los automóviles que presentan unas dimensiones más contenidas. Su tamaño permite maniobrar con cierta facilidad por entornos urbanos y hace que la tarea de encontrar aparcamiento no sea un reto titánico. Además, cuentan con un precio de partida más accesible.

La oferta de utilitarios es muy variada. La mayor parte de las marcas de coches cuentan con uno o varios modelos de esta índole. ¿Te preguntas cuáles son los más populares de España? Con nuestro ranking de ventas de utilitarios en 2019 podrás salir de dudas.

El incombustible y asequible Dacia Sandero se encuentra en primera posición. Hace tiempo que el Sandero se ha posicionado como una de las primeras opciones de compra entre los conductores españoles. Lleva tres años seguidos siendo el coche más vendido a particulares en España. Por ello, no sorprende que se encuentre en la primera posición de este ranking de ventas.

En segundo puesto encontramos a otro referente del segmento B, el Renault Clio. Uno de los turismos franceses por excelencia se encuadra en segunda posición. A pesar de la presentación de la nueva generación el veterano modelo sigue cosechando muy buenos resultados, siendo el mencionado Sandero uno de sus principales rivales.

Cerrando el podio se encuentra el SEAT Ibiza, otro de los modelos de segmento B que mayor tirón cosecha entre los conductores españoles. En cuarto, quinto y sexto lugar, a una distancia mínima, se encuentran el Opel Corsa, Citroën C3 y el Peugeot 208. Entre todos estos siete utilitarios se concentran la mayor parte de las ventas. Para encontrar al primer utilitario de segmento A debemos irnos hasta el octavo puesto, lugar ocupado por el Fiat 500.

Los modelos de los segmentos A y B más vendidos en el mercado español son:

COMPARATIVAS ACTUALIDAD MOTOR

Comparativa utilitarios: pisando fuerte

RevistaCAR 3 de febrero, 2019 | Tiempo de lectura 7-8 min

Cuatro ambiciosos super-compactos con motores que han sufrido el “downsized”, todos con el suficiente valor de plantar cara a sus hermanos mayores. ¿Quién será el alumno aventajado en el segmento de los utilitarios?

Mini Cooper

¿Te noto diferente, te has hecho algo en el pelo?

El nuevo Mini Cooper llega a escena con un lavado de cara en con este facelift. No solamente en el exterior, con la introducción de nuevos faros LED, sino un interior revisado con el mayor grado de personalización que te puedas imaginar. Detalles únicos como el grabado de la bandera británica en los grupos ópticos traseros le hacen todavía ser merecedor de nuestro respeto.

Mucha tecnología pero, ¿me dolerá en el bolsillo?

Sigue siendo uno de los modelos más caros de su categoría. Aún en el modelo que hemos probado presenta un acabado intermedio (siendo algo así como una clase media entre el One y el Cooper S) sobre pasa los 20.000 euros. Pero al menos se nota el porqué de su sobreprecio; sus acabados tanto dentro como fuera son remarcables, con un cuidado por el detalle brillante.

¿Es juguetón?

Debido a sus reducidos voladizos delantero y trasero las ruedas están situadas en las esquinas del vehículo, lo que le confiere la famosa sensación de “go-kart” que caracteriza a los MINI Cooper. Sin embargo, es cómodo como el que más, versátil y con un tacto del volante especial.

¿Suficientes cilindros?

Este Cooper utiliza un motor tricilíndrico, como en todos los modelos de esta comparativa, pero los 500 cc extra se notan y le confieren más potencia y par que sus competidores (así como una marcha extra). De largo es el más rápido, pero no el que más sensación de velocidad proporciona.

¿Interior destacable o mejorable?

Misma configuración que Mini lleva como estandarte desde que este modelo está bajo la tutela de BMW. Ahora recibe un “look” más actual con una nueva pantalla táctil, inserciones personalizadas creadas a partir de la impresión en 3D y carga inalámbrica para smartphones. La calidad percibida es alta, y la atmósfera que se respira permanece inimitable.

¿Me servirá como coche único?

Cuatro plazas en lugar de cinco junto con un maletero pequeño, pero debajo de este hay un segundo espacio que puede ser aprovechado. Los ocupantes de gran estatura pueden sentarse en las plazas traseras incluso si los que ocupan las delanteras también superan el 1,90 de estatura; por tanto, el espacio interior está más que aprovechado. En ciudad es muy cómodo, pero en autopista a alta velocidad se sienten las irregularidades del terreno, sin llegar a molestar.

Veredicto

De lejos, el que más personalidad exuda y el que más “look premium” presenta. Aunque claro, el precio lo dice todo…

Volkswagen Polo Beats 1.0 TSI 95 CV

¿Te noto diferente, te has hecho algo en el pelo?

La sexta generación del Polo ahora es más grande (más incluso que el primer Golf de la historia), más tecnológico y por el que han pasado los años muy bien. Esta es la edición Beats orientada a un público joven representa los nuevos tiempos que corren, así como las exigencias de los consumidores. Más conectado que nunca.

Intenta impresionarme…

Se asienta en una gama intermedia, entre el Polo Edition –gama de acceso- y el todopoderoso GTI . Menos de 18.000 euros por un coche que representa lo mejor del grupo VAG en una fragancia compacta que sorprende a todo el que lo pruebe. Tiene una larga lista de opciones a destacar el panel de instrumentos digital. Lo dicho, tecnología no le falta.

¿Es juguetón?

Un perfecto equilibrio entre dinamismo deportivo y conducción cómoda y serena –realmente se siente como un coche de mayores dimensiones-. El manejo es alocadamente divertido, con cambios de dirección rápidos y una suspensión muy versátil en todas las circunstancias. De hecho, no está tan lejos del Golf actual como cabría esperar…

¿Suficientes cilindros?

Una vez que lo pruebas, quedas enamorado del motor 1.0 TSI de 95 CV. Sé lo que piensas: “un motor tricilíndrico no tiene que tener fuerza como los bloques de antes”; posiblemente tienes razón, pero en este caso en particular es el que menos diferencias notas en una conducción diaria. A bajar vueltas empuja con contundencia unido a una transmisión manual de las mejores del segmento. Si optas por el cambio DSG, tienes la vida solucionada.

¿Interior destacable o mejorable?

Al tratarse de la edición Beats, equipa un equipo de audio de 300 W. Tiene un sonido muy bueno en altos y muy claro en bajos; pequeño equipo pero potente que proporciona una experiencia musical sobresaliente. El Salpicadero colorido levanta el ambiente interior, así como el panel de instrumentos digital –opcional- nos recuerdo que estamos dentro de un coche con la mayor tecnología de su clase. Los asientos lucen cómodos y con un acabado muy fresco.

¿Me servirá como coche único?

Dentro hay espacio para cinco ocupantes –siempre y cuando uno de ellos no sea Michael Jordan-; sin embargo, cuatro ocupantes van tan cómodos como en una berlina. La nueva plataforma modulable MQB ha posibilitado el aumento de batalla del nuevo Polo, lo que hace que el espacio interior gane mucho con respecto a su antecesor –incluido el del maletero, el cual se sitúa en los 351 litros-.

Veredicto

Práctico y fácil de conducir, se nota que ahora el Polo ha crecido y se acerca peligrosamente a su hermano mayor, el Golf. Conectividad 100%, maniobrabilidad 100%, satisfacción 100%.

Kia Rio 1.0 T-GDI Drive

¿Te noto diferente, te has hecho algo en el pelo?

La andadura de Kia por abarcar la mayor parte de los segmentos continúa; la cuarta generación del Rio es ahora más versátil que nunca. Más grande, espacioso, y con un diseño no tan agresivo como sus competidores, unido a la parrilla “tiger nose”, característica de los modelos de la marca coreana.

Intenta impresionarme…

Es el más asequible de la comparativa, partiendo desde los 11.000 euros en la variante más modesta. Nuestro coche de pruebas montaba el equipamiento Drive, añadiendo algunas funcionalidades como la cámara trasera o el control de crucero. Incluso en la variante más alta, el GT-Line, se queda lejos de llegar a los 20.000 euros.

¿Es juguetón?

Monta las ruedas más pequeñas de la comparativa también, lo que se traduce en un neumático con perfil alto, lo que hace que a bajas velocidades sea confortable, pero dinámicamente sufre frente a sus rivales. El balance de carrocería es más acusado en este, con un nivel de deportividad también por debajo.

¿Suficientes cilindros?

A pesar de que el motor T-GDi es de gasolina, se comporta muy parecido a cómo lo haría un diésel. Su sonoridad no es la mejor pero es bastante alegre para un uso cotidiano, rivalizando muy cerca con el Volkswagen en aceleración. La palanca de cambios manual tiene un tacto correcto, así como una dirección que goza de un recorrido corto.

¿Interior destacable o mejorable?

Algo desaprovechado el espacio del salpicadero, un poco desactualizado pero con un volante muy ergonómico y confortable. Plásticos con brillo aparentan una buena calidad percibida, aunque algunos se doblan al tocarlos. La pequeña pantalla del sistema de infoentretenimiento hace su trabajo; si quieres una más grande tiene que montar un equipamiento más alto.

¿Me servirá como coche único?

Su carrocería ha crecido en tamaño, por lo que ahora es un coche más convincente para albergar a cinco ocupantes, con diferentes espacios para albergar botellas de agua u otros objetos. El maletero es muy parecido al del Polo o el Ibiza, con un espacio extra incluido debajo del mismo.

Veredicto

Se ve, se palpa y se siente desactualizado, pero sigue siendo una buena compra si no quieres otra cosa que confort.

Seat Ibiza XCELLENCE 1. TSI 95 CV

¿Te noto diferente, te has hecho algo en el pelo?

El nuevo Ibiza destaca por varios motivos, y el primero es por su estética deportiva heredado de su hermano mayor, el León. El pequeño hatchback de la marca española también pide prestado varios elementos que podemos ver en el Polo, lo que le confiere un aspecto único y con toda la tecnología del grupo VAG.

Intenta impresionarme…

En general, el Ibiza tiene un precio inferior en la mayoría de acabados frente al Polo. El Ibiza parte desde los 13.560 euros en el acabado Reference; en nuestro caso el nuestro montaba el acabado Xcellence que eleva su precio hasta los 17.920 euros.

¿Es juguetón?

Y tanto que lo es, lo primero que nos sorprendió es la mordida de sus frenos –pocas veces hemos visto algo tan pequeño que frenara tanto-, así como una dirección deportiva y un chasis sencillamente brillante –el mismo que el Polo-. Su larga batalla hace que absorba los baches de forma muy fluida y suave.

¿Suficientes cilindros?

Lleva el mismo motor de tres cilindros y 95 CV que el Polo, con las mismas características. Quizás aquí se note menos el sonido del mismo, lo que hace pensar que está mejor asilado que el Polo. Empuja con contundencia y los consumos son de risa, solo hace falta ver si la fiabilidad sigue la misma senda.

¿Interior destacable o mejorable?

Aquí se nota el porqué es más barato que el Polo; se pueden ver una mayor cantidad de plásticos duros, aunque están usados de forma inteligente –excepto por algunos materiales de las puertas, que dejan un poco que desear-. La pantalla en la variante tope de gama es algo más pequeña que en el Polo, pero bastante más fácil de utilizar. En el acabado Xcellence disfrutamos de unos asientos de cuero que se ven y se sienten de maravilla.

¿Me servirá como coche único?

Como ocurre con su hermano del Grupo Volkswagen, este coche es bastante espacioso en el interior –la batalla es más que generosa si lo comparamos con la competencia-. También hay muchos espacio para dejar nuestro Smartphone, cafés, gafas de sol, llaves de casa y demás cosas que llevan nuestros bolsillos. El maletero, 355 litros con la segunda fila en su sitio; 1.165 si están abatidos.

Veredicto

Todos los atributos del Polo pero enfundado en un traje más “Racing” y carismático, además a un precio muy similar. A día de hoy, lo mejor del mercado.

Comparar coches. Comparador de coches nuevos

Aquí puedes comparar todas las características de las fichas técnicas de tres coches a la vez para que puedas decidir comprar un coche u otro.

Selecciona los coches que quieres comparar en los desplegables del comparador y pincha en «Comparar». Podrás ver todas las características de cada coche, agrupadas en tres importantes secciones: características generales, de seguridad y confort, que podrás ver de un solo vistazo para comparar y ver qué coche es mejor, cual tiene mejores prestaciones, qué coche es más económico ya que los precios están actualizados, además podrás ver cuál es el coche más respetuoso con el medio ambiente comparando las emisiones CO2 y mucho más!

Con el comparador de coches de Motorgiga podrás comparar hasta 3 coches nuevos y compararlos por diferentes características: por su precio, por consumo y por su ficha técnica. Si tienes dudas entre 2 o 3 coches, es la forma más rápida de consultar las diferencias y que puedas tomar la decisión más acertada sobre qué coche es mejor para ti. Y si después de comparar todos los datos, todavía te quedan dudas de compra, puedes hacerle una consulta gratuita a nuestros expertos y ellos te darán su opinión.

Últimos coches comparados:

Volkswagen Golf Variant Trendline 1.6 102 CV (2008-2008)

PVP: 20.236 €

Hyundai Santa Fe 2.0 CRDi 150 CV 4×2 5 plazas Essence (2015-2015)

PVP: 29.504 €

KIA Sorento 2.2 CRDi Concept 4×2 7 plazas (2015-2018)

PVP: 31.636 €

Volkswagen Golf 3p GTI 2.0 TSI 169 kW (230 CV) DSG 6 vel. (2016)

PVP: 34.184 €

Volkswagen Golf 3p Advance 1.4 TSI 92 kW (125 CV) DSG 7 vel. (2016)

El mejor SUV grande, en cifras reales: 5008, Kodiaq, X-Trail, Tiguan Allspace…

Apunta esta vez: Alfa Romeo Stelvio, Audi Q5, Ford Edge, Jaguar F-Pace, Kia Sorento, Mitsubishi Outlander, Nissan X-Trail, Peugeot 5008, Skoda Kodiaq, Toyota Land Cruiser, VW Tiguan Allspace y Volvo XC90. Todos estos SUV han pasado por nuestro Centro Técnico en versión Diesel. Eso sí, el corte lo hemos puesto en los 4,66 metros que delimitan el segmento de los SUV compactos a los grandes, y hemos tenido que contemplar también distintas potencias para coger el mayor espectro y que algún modelo tan importante como el Peugeot 5008, por ejemplo, no se quedara fuera. Los enfrentamos así ya en 5 mediciones reales (aceleración, adelantamiento, frenada, consumo y volumen de maletero) y, a continuación, te explicamos con más detenimiento vencedores y vencidos.

Los SUV grandes, en mediciones reales

Puedes deslizar la tabla hacia la izquierda para ver en móvil todas las mediciones.

SUV grandes: los más rápidos

Alfa Romeo Stelvio

Arrancamos por la velocidad, y máxima igualdad entre todos los SUV grandes Diesel que se mueven entre los 175 y los 200 CV, con un trío de modelos premium como destacados. En especial, triunfo absoluto para el Alfa Stelvio que, con 210 CV y su puesta a punto más deportiva, demuestra su carácter dinámico. Muy buen rendimiento también para Audi Q5 y Volvo XC90 (éste el más potente de todos, con 225 CV), y lógicamente peores registros para un Peugeot 5008 que en Diesel sólo lo tenemos probado actualmente en 130 CV. El Toyota Land Cruiser, obviamente un todoterreno más puro y pesado que sus rivales, también sale perjudicado en todas las mediciones de prestaciones.

SUV grandes: los que mejor frenan

Audi Q5

En el capítulo dinámico de frenada, victoria sin duda para el Grupo VW. El mejor claramente ha sido el Audi Q5, muy superior al resto, y con el Volkswagen Tiguan Allspace en segunda posición. En el polo opuesta, el Toyota Land Cruiser nuevamente paga su mayor volumen y peso, aunque para sorprendente el mal rendimiento en la misma medición del Nissan X-Trail: necesitó hasta 10 metros más para detenerse que el Q5 en la misma distancia.

SUV grandes: los que menos consumen

Entramos en los consumos, esa categoría tan comprometida en estos SUV ya de considerable tamaño. Obviamente, aquí los menos potentes se llevan la victoria, con un especial gran rendimiento del VW Tiguan Allspace TDI de 150 CV: es el único que baja de media de los 6 l/100 km. El menos potente Peugeot 5008 BlueHDi de 130 CV se queda a las puertas, pero también próximo a excelentes Skoda Kodiaq TDI o Alfa Stelvio, que con 190 y 210 CV, respectivamente, comparativamente resultan maravillosos. Nuevamente, el Toyota Land Cruiser paga su tamaño y concepto 4×4, como un Ford Edge más pesado que la mayoría de sus rivales.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *