Como desgravar hacienda

Contenidos

Si dono dinero a mi hijo para que se compre casa, ¿debe incluirlo en su declaración?

29/12/2017 05:00 – Actualizado: 07/06/2019 17:02

Estoy pensando en donar 50.000 euros a mi hijo para que se compre una casa. ¿Debe incluirlo en su declaración de IRPF?

La donación es un acto de liberalidad por el que una persona transmite una cosa a otra y la segunda la acepta sin entregar nada a cambio. Las personas físicas que reciben una donación de dinero u otros activos -donatarios- tienen que declararlo ante Hacienda y abonar el correspondiente impuesto de sucesiones y donaciones (ISyD).

En cuanto a las personas jurídicas que reciban una donación, estas no deben liquidar el ISyD, sino que deben tributar por ella en su impuesto sobre sociedades (IS). En este sentido, su hijo -donatario persona física- únicamente deberá declarar la donación de 50.000 euros que le efectúe usted mediante la liquidación del ISyD en el plazo de 30 días hábiles a contar desde el día siguiente a aquel en que se cause el acto.

Se trata de un impuesto trasferido en su totalidad a las comunidades autónomas, en su recaudación y en su gestión, y en gran parte en su regulación; y, al tratarse de una donación de dinero, la comunidad autónoma beneficiaria de la cesión será la correspondiente a la residencia habitual de su hijo en la fecha del devengo.

Prácticamente todas las comunidades establecen algún tipo de bonificación para las donaciones entre familiares de primer grado y habrá que acudir a cada región para conocer el porcentaje concreto.

Por ejemplo, en Andalucía se establece una reducción del 99% cuando se dona hasta 120.000 euros a un descendiente, o, en el caso de una donación en Madrid, también existen bonificaciones dentro del ámbito familiar, que afectaría a padres, hijos, cónyuges y parejas de hecho, y que exonera del pago del 99% de la cuota del impuesto.

Por otro lado, huelga indicar que con carácter general la donación afecta tanto a quien la recibe como a quien la hace, en este caso usted -donante-, que tendría que tributar en su impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) por la diferencia entre su precio de adquisición y el precio de transmisión del activo donado.

Sin embargo, cuando se trata de donación de dinero a favor de un hijo (como es el presente caso) no tiene la consideración de ganancia ni pérdida patrimonial a efectos de la declaración del IRPF del donante, de modo que usted finalmente tampoco tendrá que declararlo en su renta.

Beneficios fiscales para una vivienda de acogida

¿Qué beneficios fiscales son aplicables al arrendador de una vivienda para una entidad cuyo objeto será destinarla como vivienda de acogida cediendo su uso a los usuarios de los programas asistenciales que gestiona?

La cuestión a la que nos enfrentamos ha sido resuelta por la Dirección General de Tributos mediante una resolución vinculante. En virtud de dicha resolución, y de acuerdo con el artículo 20.1.23º, de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del impuesto sobre el valor añadido (IVA), están exentas, entre otras, las siguientes operaciones: «23º. Los arrendamientos que tengan la consideración de servicios con arreglo a lo dispuesto en el artículo 11 de esta ley y la constitución y transmisión de derechos reales de goce y disfrute, que tengan por objeto los siguientes bienes: b) Los edificios o partes de los mismos destinados exclusivamente a viviendas o a su posterior arrendamiento por entidades gestoras de programas públicos de apoyo a la vivienda o por sociedades acogidas al régimen especial de entidades dedicadas al arrendamiento de viviendas establecido en el impuesto sobre sociedades. La exención se extenderá a los garajes y anexos accesorios a las viviendas y los muebles, arrendados conjuntamente con aquellos”.

La regulación que se contiene en este supuesto de exención no es una regulación de carácter objetivo, que atienda al bien que se arrienda para determinar la procedencia o no de la misma, sino que se trata de una exención de carácter finalista que hace depender del uso de la edificación su posible aplicación, siendo esta preceptiva cuando el destino efectivo del objeto del contrato es el de vivienda, pero no en otro caso.

El uso efectivo del edificio o parte del mismo como vivienda, aun siendo requisito necesario para la aplicación del supuesto de exención que se discute, no es, sin embargo, requisito suficiente, ya que de acuerdo con la redacción del precepto ha de entenderse que el uso como vivienda de la edificación ha de realizarse necesaria y directamente por el arrendatario, consumidor final a los efectos del IVA, y no por terceras personas.

Por tanto, los arrendamientos de edificaciones, que a su vez son objeto de una cesión posterior por parte de su arrendatario, en el ejercicio de una actividad empresarial dejan de estar exentos en el IVA para pasar a estar sujetos y no exentos, y ello con independencia de que la ulterior cesión de los mismos se realice en virtud de un nuevo contrato de arrendamiento o en virtud de otro título.

Por el contrario, cuando el arrendatario de una vivienda no tiene la condición de empresario o profesional, pues realiza exclusivamente entregas de bienes o prestaciones de servicios a título gratuito, como señala el artículo 5, apartado uno, letra a) párrafo segundo, de la Ley 37/1992, o actúa, por cualquier otra razón, como consumidor final, ya sea persona física, ya sea una persona jurídica, el arrendamiento de la vivienda estará exento, sin perjuicio de que este consumidor final permita el uso de la vivienda a otras personas.

Por lo que, y a modo de conclusión, se ha de analizar en qué régimen cede la entidad las viviendas de acogida para poder determinar si puede o no beneficiarse de la exención del IVA.

*Gema Luna Extremera, abogada de Lean Abogados para idealista.com/news.

Si tiene alguna duda sobre la consulta resuelta y quiere más información, puede escribir un correo electrónico a: [email protected]

Asesor sobre Vivienda

El Confidencial pone a su servicio este consultorio jurídico inmobiliario. Un espacio que está destinado a resolver semanalmente las dudas legales de los ciudadanos sobre temas relacionadas con el sector inmobiliario: alquileres, compraventa, hipotecas, ejecuciones hipotecarias, etc.

En caso de divorcio ¿quién debe hacerse cargo del pago de la hipoteca? o, ¿puedo pagar una parte de la cuota mensual de la hipoteca sin miedo a que me embarguen la casa?

ENVÍE SU CONSULTA

Un padre podrá donar 250.000 euros en metálico a su hijo en Madrid sin tributar

  • El dinero tendrá que destinarse comprar una vivienda o poner un negocio
  • Una rebaja de 120 euros en los másteres tras el ‘caso Cifuentes’

Las donaciones en metálico entre padres e hijos, cónyuges y hermanos estarán exentas de tributación hasta un máximo de 250.000 euros cuando el dinero se destine a la adquisición de una vivienda habitual o la puesta en marcha de un negocio o una actividad económica. Así lo ha acordado este miércoles la Asamblea regional al aprobar la nueva Ley de Medidas Fiscales con los votos a favor del PP y de Ciudadanos y la oposición de PSOE y Podemos.

La que afecta a las herencias monetarias en vida entre familiares próximos -la cesión de propiedades ya está bonificad al 99% en la región- es sólo una de las novedades tributarias que se aplicarán desde 2019, en pleno año electoral. En conjunto, el Gobierno de Ángel Garrido calcula que los contribuyentes se ahorrarán 162 millones de euros anuales, una cifra que se eleva a 200 millones de euros si se suman a las medidas contenidas en la Ley de Presupuestos de 2018, que tendrán aplicación ya en la próxima declaración de la renta, y que bonifican el nacimiento y adopción de niños y al alquiler joven.

Sucesiones y donaciones

Se establece una reducción de la base imponible de las cesiones en metálico entre padres e hijos, cónyuges y hermanos, con un límite de 250.000 euros cuando el dinero se destine a la compra de una vivienda habitual o la puesta en marcha de un negocio o una actividad económica. Además se establece una nueva bonificación para las transmisiones entre hermanos, tíos y sobrinos, que será del 15% en el primer caso y del 10% en los otros dos, extendiendo así el ahorro impositivo que ya se produce en los primeros grados de parentesco.

La Comunidad quiere evitar con estas medidas, que estima que beneficiarán a 20.900 declarantes que se ahorrarán 38,3 millones en 2019, que «muchas familias tengan que volver a tributar por unos bienes que le corresponden por derecho o que tengan que renunciar a las legítimas herencias» de sus allegados.

Ejemplo. Un contribuyente madrileño que recibe una donación de su hermano de 300.000 euros para adquirir su vivienda habitual pagaría 7.852 euros, frente a los 88.035 euros actuales.

Adquisición de vivienda

Para facilitar la compraventa inmobiliaria se establece una bonificación del 10% en Transmisiones Patrimoniales Onerosas por la adquisición de una residencia habitual que tenga un valor inferior a 250.000 euros y otro 10% en el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados con las mismas condiciones. En este último tributo las familias numerosas tendrán una deducción del 95%.

Ambas medidas beneficiarán a 41.600 declarantes al año, con un ahorro estimado de 18,7 millones de euros.

Ejemplo. Una persona mayor de 40 años que adquiere una vivienda usada con un valor de 250.000 euros, en Madrid pagará 13.500 euros, mientras que en Cantabria, Valencia o Cataluña tendría que abonar 25.000 euros.

Se contempla además una bonificación del 100% por la adquisición de bienes muebles usados y semovientes (animales de compañía) de menos de 500 euros del valor real adquiridos por personas físicas, a excepción de los vehículos de segunda mano. Asimismo, se elimina la tributación de alquileres de vivienda en rentas anuales no superiores a 15.000 euros.

Reducción del IRPF

Se rebaja medio punto el tipo mínimo de la escala autonómica, que se situará en el 9%, «el más reducido de todas las comunidades», tal y como precisan en la Consejería de Economía. La medida beneficiará a 210.400 contribuyentes que se ahorrarán 48,6 millones de euros al año.

Ejemplo. Una familia con dos hijos en la que cada cónyuge gana 25.000 euros brutos pagará en Madrid 398 euros menos respecto a la carga fiscal que tendría que abonar en Cataluña.

Deducción por gastos de escolarización

Se aplicará a los padres de niños de cero a tres años matriculados en el primer ciclo de Educación Infantil en escuelas privadas. La bonificación será del 15% de los gastos con un límite de 1.000 euros anuales por descendiente y beneficiará a 44.000 menores con un impacto económico de más de 23 millones de euros. Además, vía enmienda, esta deducción se hace compatible con la percepción del cheque guardería.

Ejemplo. Una familia madrileña con un hijo menor de tres años de edad que paga 450 euros al mes por su escolarización (4.950 euros anuales descontando un mes de vacaciones) podría deducirse hasta 371,25 euros por cónyuge.

Contratación de cuidadores de niños

Se crea una nueva deducción para cubrir parte del gasto de cotización a la Seguridad Social de la contratación de las personas que se encargan del cuidado de menores de hasta tres años. La deducción para los beneficiarios será del 20%, con un máximo de 400 euros anuales por hogar. En el caso de familias numerosas, la deducción será del 30% hasta un máximo de 500 euros.

Se calcula que esta medida supondrá que la Comunidad de Madrid deje de ingresar 15 millones de euros que aliviarán el bolsillo de alrededor de 50.000 contribuyentes. Además, vía enmienda, se hará compatible con la deducción por gastos de escolaridad.

Ejemplo. Un matrimonio madrileño con un hijo menor de tres años de edad que contrata a una persona como empleada de hogar, a la que abona un salario cuya base de cotización a la Seguridad Social se encuentra en el máximo legal (896,94 euros en 2018) podría deducirse 400 euros al año.

Atención de mayores y dependientes

Se incrementa de 900 a 1.500 euros la actual deducción por acogimiento no remunerado de mayores de 65 años no vinculados por parentesco o personas con discapacidad.

Ejemplo. En una familia madrileña, con rentas individuales netas de 25.600 euros anuales, que tiene acogida en su domicilio a una persona mayor de 65 años sin parentesco con los acogedores y por cuyo acogimiento no perciben ayudas de la Comunidad de Madrid, cada uno de sus cónyuges puede deducirse 300 euros más en 2018 que el año anterior en cada declaración individual (600 euros más en total).

Economía social

Se deducirá el 50% de la aportación al capital de cooperativas y sociedades laborales, con un máximo de 12.000 euros. La medida beneficiará a 400 declarantes que en conjunto se podrían ahorrar 500.000 euros.

Ejemplo. Un contribuyente que constituye, junto con otras dos personas, una cooperativa aportando 3.000 euros cada uno, podrá deducirse hasta 1.500 euros en su declaración.

Tercer sector

Se bonificará el 15% por donativos a fundaciones, «potenciando con ello la participación de los ciudadanos en la actividad del tercer sector como elemento fundamental para su colaboración en el desarrollo económico y social de la región», según la Consejería de Economía. En este caso, la deducción se extiende, vía enmienda, a los donativos a clubes deportivos elementales y básicos.

Ejemplo. Un contribuyente que efectúa una donación de 500 euros a una fundación inscrita en el Registro de Fundaciones de la Comunidad de Madrid puede deducirse hasta 75 euros en su declaración.

Inversiones

Se mejora la deducción de la adquisición de acciones y participaciones en nuevas entidades o de reciente creación hasta los 12.000 euros.

Ayudas por nacimiento o adopción

Se amplía la deducción por niños nacidos o adoptados hasta 600 euros al año durante tres años a partir del 1 de enero de 2018. En los casos de parto o adopción múltiple el primer año la ayuda se elevaría a 1.200 euros. La deducción es compatible con la aplicable por adopción internacional

Ejemplo. Una familia que tiene su primer hijo en 2018 podrá aplicarse la deducción en su declaración individual por un importe total de 600 euros (300 euros por cónyuge) tanto en 2018 como en los dos años siguientes.

Alquiler para jóvenes

En la deducción por arrendamiento de vivienda habitual se amplía el porcentaje de deducción del 20% al 30% de la renta abonada en el periodo impositivo y también la cuantía máxima anual, que pasa de 840 a 1.000 euros. Además, se amplía el rango de beneficiarios de 35 hasta 40 años siempre que tales contribuyentes hayan estado en situación de desempleo (al menos 183 días del año fiscal) y, además, soporten cargas familiares (ados ascedendtes y/o descendientes).

Se establece un segundo límite de renta que impide la aplicación de la deducción por aquellos contribuyentes que, a pesar de tener una base imponible inferior a 25.620 euros, tienen una renta familiar (considerada como la suma de las bases imponibles de todos los miembros de la unidad familiar de la que puedan formar parte -con independencia de que presenten declaración conjunta o no-) supere los 60.000 euros.

Se estima que esta medida beneficiará a 80.000 jóvenes, respecto a los 5.000 actuales, que se ahorarrán en conjunto 71 millones de euros.

Ejemplo. Un contribuyente soltero, sin hijos y menor de 35 años, que obtiene una base imponible anual de 15.800 euros (equivalente a unos rendimientos brutos del trabajo de 19.000 euros, es decir, 1.357 euros mensuales en 14 pagas) y que paga un alquiler mensual de 275 euros (3.300 euros al año). podría deducirse 990 euros, que equivalen a 3,6 meses de alquiler.

Conforme a los criterios de

The Trust Project Saber más

  • Madrid
  • Ángel Garrido García

Seis trucos para pagar menos impuestos en la renta 2019

¿Quieres pagar menos impuestos en la renta 2019? ¿Te gustaria también haber ahorrado en la renta 2018 y en la de cualquier año? Ahora estás a tiempo de hacerlo, pero sólo tienes el final de año para lograrlo. Hay varias cosas que debes tener en cuenta al hacer la declaración de la renta. Entre otras cosas, la desgravación de planes de pensiones, compensar plusvalías con minusvalías si eres inversor, la deducción por vivienda (si tienes derecho a ella), las deducciones por gastos escolares y de guardería y muchas más cosas que pueden ayudarte a pagar menos impuestos en la renta 2019 y en las declaraciones fr IRPF del resto del año..

Aquí van algunos consejos para que te salga mejor la declaración de la renta:

– ¿Tienes plan de pensiones? Calcula si estás aprovechando al máximo la desgravación por planes de pensiones

– Desgravación por vivienda: si tienes derecho a ella utiliza esta calculadora

– ¿Tienes hijos en edad escolar? Hay deducciones por gastos escolares, uniformes, gastos de guardería… Lista de deducciones por comunidad autónoma por tener hijos.

– Revisa en tu borrador estas cosas: antes de confirmarlo, asegúrate de confirmarlo con los datos correctos. Esto es lo que hay que revisar en el borrador de la renta 2019.

Cómo pagar menos impuestos al hacer la renta

Hay dos cosas que te van ayudar a ahorrar de verdad en la declaración de la renta y que te salga a devolver. Se trata de dos estrategias fáciles de aplicar, especialmente la primera.

Revisa siempre tu borrador de la renta

Si hay un error repetido al hacer la declaración de la renta es aprobar el borrador sin prestarle casi atención. Una vez consigas tu referencia de borrador e ingreses en el programa Renta Web debes olvidarte de la prisa.

El borrador de la renta es solo como haría Hacienda el IRPF con los datos fiscales que tiene sobre ti. El problema es que estos datos no tienen porqué estar completos o actualizados. Si no lo tienes claro sólo tienes que ir al apartado de datos fiscales para comprobarlo.

Además, es fácil que Hacienda no aplique todas las deducciones a las que tienes derecho.

Por eso mismo, revisa en tu borrador antes de confirmarlo. Si no sabes por dónde empezar, aquí te damos las claves de lo que hay que revisar en el borrador de la renta 2019.

Qué desgrava en la declaración de la renta 2019

La mejor forma de ahorrar en la renta es tener claro qué gastos e inversiones puedes deducir. Repasa las deducciones a las que tienes derecho y pagarás menos impuestos.

Aquí van algunos consejos para que te salga mejor la declaración de la renta aprovechando las desgravaciones que puedes aplicar.

Planes de pensiones. El dinero que inviertas en tu plan de pensiones te permitirá reducir tu base imponible. En otras palabras, si aportas 4.000 euros y has ganado 30.000 euros, para Hacienda será como si sólo hubieses ingresado 26.000 euros. Calcula si estás aprovechando al máximo la desgravación por planes de pensiones.

Compra de vivienda. Si compraste casa antes de 2013 podrás desgravar por ella en la renta. Recuerda que puedes deducir algo más que la cuota de la hipoteca. Calcula cuánto puedes degravar por tu vivienda.

Alquiler de vivienda. Si vives de alquiler también puedes desgravar el dinero que pagas. Esta deducción se divide entre una parte estatal, sólo disponible para alquileres anteriores a 2015, y una autonómica, donde las ventajas varían en cada región. Descubre si tu comunidad cuenta con deducciones por alquiler de vivienda.

Donativos. Los donativos también tiene premio fiscal. Más abajo te explicamos exactamente la cuantía y cómo funciona esta deducción.

Deducción por maternidad. Tener hijos tiene premio fiscal. Gracias a los pequeños pagarás menos impuestos simplemente por aplicar el mínimo personal y familiar en la renta. Estos tres enlaces te van a ayudar a maximizar el resto de deducciones familiares y por tener hijos:

  • Deducciones por tener hijos
  • Deducciones por escolaridad en la renta
  • Deducciones por familiar numerosa

Por invertir en empresas. La inversión en empresas de nueva creación también tiene premio fiscal. En concreto, podrás desgravar un 20% sobre un máximo de 50.000 euros, a lo que se añaden las deducciones por invertir en empresas del MAB en algunas regiones.

Al margen de las deducciones hay un consejo más para ahorrar en impuestos. Se trata de acertar con la modalidad de tu declaración. El resultado de la renta puede variar mucho si la haces en pareja o separado. Aquí puedes ver cuándo compensa hacer la renta individual o conjunta.

Cómo pagar menos a Hacienda cada año

Además, para que no te lleves sustos por dejarlo todo para última hora, hay cosas que puedes hacer ya pensando en la declaración de la renta de 2019. De hecho, la mejor forma de ahorrar en la renta es planificarte. En otras palabras Si quieres ahorrar impuestos en la renta 2019 debes actuar antes de que termine el año. Después ya sólo podrás centrarte en rellenar bien el modelo 100 de IRPF 2019 (los trucos que hemos tratado hasta ahora).

Por fortuna, todavía estás a tiempo de pagar menos en el IRPF pensando en el futuro. Estas son algunas fórmulas de lograrlo:

¿Has perdido invirtiendo? Haz aflorar ganancias

Si has perdido dinero invirtiendo. Puedes cerrar una operación con ganancias y no pagarás impuestos por ella, ya que la fiscalidad del ahorro permite compensar pérdidas y ganancias patrimoniales. Para que lo entiendas mejor, podrás restar el dinero que has perdido al que has ganado y sólo pagarás impuestos por la diferencia.

A modo de ejemplo, si has invertido y perdido dinero en bolsa, podrás imputar esa pérdida patrimonial a efectos fiscales. Si tenías 1.000 euros invertidos en acciones y los perdiste, puedes sacar partido en la renta. Para ello debes buscar otra inversión diferente que esté en positivo y cerrar la posición con una ganancia patrimonial. Así, te ahorrarás pagar impuestos porque al dinero que has ganado restarás lo perdido con tus inversiones fallidos.

Repasa todas tus inversiones y aprovecha esta ventaja. Si tienes fondos en positivo, puedes pedir el reembolso, al igual que con las acciones. Hasta que la suma de tus ganancias con otras inversiones no supere los 1.000 euros no pagarás impuestos y es un dinero que te ahorrarás.

Este truco para pagar menos en la renta 2019 te va a permitir ahorrar entre un 19% y un 23%, que es lo que pagarías a Hacienda normalmente vía IRPF. Aquí puedes consultar la fiscalidad concreta de los principales productos de inversión.

Acuérdate las pérdidas de 2015

El truco anterior también se puede aplicar a las pérdidas registradas hasta cuatro años atrás que no hayas compensado anteriormente. De esta forma, si tuviste pérdidas en 2015 y no las has compensado hasta ahora, la renta 2019 será el último año en el que podrás hacerlo.

En línea con el consejo anterior, si acumulas minusvalías de 2015, ve pensando en qué posiciones en positivo puedes vender para cuadrar tu factura fiscal.

Invierte en un plan de pensiones

Una de las ventajas de los planes de pensiones es que permiten desgravar en la renta. En realidad, se trata de una reducción, ya que las aportaciones se restan a la base imponible general (todos tus ingresos que no computan como ahorro). La traducción es que si has invertido 5.000 euros en planes y tu base imponible es de 30.000 euros, a efectos de la renta será como si solo hubieses ganado 25.000 euros.

Dado que la renta es un impuesto progresivo, cuando mayor sea la base imponible, más beneficios fiscales obtendrás. Un simple vistazo a las tablas de IRPF te servirá para darte cuenta del ahorro fiscal por invertir en planes.

Esto mismo aplica para los PPAs, que son la versión aseguradora de los planes de pensiones y cuentan con las mismas ventajas fiscales en el momento de las aportaciones.

Tanto si estás aportando como si no lo haces, aquí puedes ver los mejores planes de pensiones de 2019.

Espera a rescatar tu plan de pensiones

¿Recién jubilado? No estás obligado a recuperar tu dinero nada más jubilarte. De hecho, hacerlo así puede hacer que pagues muchos más impuestos en la renta porque tu base imponible será, seguramente, mayor.

Descubre aquí el error de la mayoría de españoles al rescatar su plan de pensiones.

Amortiza parte de tu hipoteca

Si compraste casa antes de 2013, enhorabuena. Puedes desgravar por tu vivienda en la declaración de la renta a razón de un 15% de lo que aportaste sobre una base máxima de 9.040 euros al año. Esto hace que el ahorro fiscal máximo sea de 1.356 euros menos en el IRPF.

En caso de que hayas pagado menos de esos 9.040 euros por tu hipoteca y tu economía te lo permita, cubrir la diferencia te permitirá optimizar tu IRPF.

¿Estás deduciendo correctamente por tu vivienda?:

Esta última idea te permitirá gastar en lo que te importa para pagar menos impuestos. Hacienda premia los donativos con importantes deducciones dependiendo de la cuantía y la recurrencia, de manera que puedes desgravar hasta el 75% de lo que hayas pagado.

En concreto, la Agencia Tributaria distingue entre las donaciones inferiores a 150 euros y las superiores. Para las primeras, permite desgravar el 75% de lo aportado a ONGs y Fundaciones con carácter general. Cuando se supera esa cantidad, la cosa cambia.

Para el exceso sobre 150 euros Hacienda permite desgravar el 30% con carácter general, pudiendo elevar el porcentaje al 35% si has colaborado con esa misma ONG en los dos años anteriores. En cualquier caso, la deducción no podrá superar el 10% de la base liquidable general de IRPF.

Imagina que decides aportar 150 euros a Médicos sin Fronteras. Llegado el momento de hacer la renta podrás deducir 112,5 euros a tu base imponible y colaborar con tu ONG sólo te habrá costado 37,5 euros.

9 trucos para ahorrar en la declaración renta

Ya no queda nada para que termine el año y llegados a este punto es conveniente realizar un análisis de nuestras cuentas. El objetivo, como bien sabéis, es no tener que pagar a la Agencia Tributaria o, cuanto menos, reducir la factura fiscal de la declaración de la renta de 2016. Vamos a hacer un listado con 9 trucos para ahorrar en la declaración de la renta.

Índice de Contenidos

¿Cómo ahorrar en la declaración de la renta?

1. Aportación a nuestro plan de pensiones

La cantidad límite que se puede aportar es de 8.000 euros, siempre que no supere el 30% de los rendimientos del trabajo y actividades económicas, independientemente de la edad. Además, también desgravan las aportaciones a planes de pensiones realizadas por el cónyuge del contribuyente cuando la renta de este sea menor de 8.000 euros. En este caso, el límite de la aportación es de 2.500 euros.

2. Compra de vivienda

Todas las compras o pagos para la construcción de la vivienda habitual también desgravan. Eso sí, solo podrás beneficiarte si la compraste antes del 1 de enero de 2013 y hayan tenido deducciones por dicha vivienda en 2012 o años anteriores. Estos contribuyentes pueden deducirse hasta el 15% de las cantidades invertidas, con un límite de inversión de 9.040 euros.

En el caso de aquellos que hayan invertido antes de enero de 2013 para ampliar la superficie habitable de su vivienda habitual o para realizar obras de rehabilitación o adaptación para discapacitados, se mantiene la deducción de los importes pagados en 2016, siempre y cuando las obras terminen antes del 1 de enero de 2017. Esta desgravación asciende al 15%, con un límite de inversión anual de 9.040 euros, en los casos de ampliación y rehabilitación, y hasta el 20%, con un límite de 12.080 euros, para las obras de adaptación de personas con discapacidad.

3. Cambiar ciertas retribuciones por pagos en especie

Para los trabajadores, puede ser útil cambiar ciertas retribuciones por pagos en especie, como cheques guardería, cheques restaurante o abono transporte, que no tributan.

4. Donaciones a ONGs y fundaciones

Desgravan las aportaciones a las ONGs, a las fundaciones o cualquier entidad acogida a la Ley 49/2002. Pero recuerda pedir y conservar un recibo donde queden impresos tus datos identificativos, así como el importe donado por si Hacienda te los reclama. Podrás desgravarte un 75% de los primeros 150 euros donados y un 30% del resto de sus aportaciones, que aumenta al 35% si la cantidad donada a una misma ONG no ha disminuido en los tres últimos años. Además, están exentas las ganancias patrimoniales generadas si se donan bienes.

También es posible deducir un 10% por donativos a otras fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública no acogidas a la Ley 49/2002.

5. Cuotas de afiliados a partidos políticos y sindicatos

Podrás deducirte el 20% de las cuotas de afiliación y las aportaciones a partidos políticos con un límite máximo de 600 euros.

6. Compensación de las pérdidas con ganancias

Si inviertes en bolsa, es recomendable que hagas cuentas para compensar las pérdidas generadas por un fondo de inversión, acciones o derivados financieros con las ganancias patrimoniales obtenidas. Eso sí, recuerda que no podrás adquirir estos mismos valores o similares en los dos meses posteriores a la venta.

LEER MÁS: Qué puedo desgravar en la declaración de la renta 2018

7. Inversión en empresas de nueva creación

Se trata de un incentivo fiscal para aquellas personas que aporten capital a una nueva empresa, siempre que mantengan su participación en la sociedad entre tres y doce años.
Estas inversiones tienen una deducción del 20% de la inversión realizada al suscribir las acciones o participaciones de la sociedad. Los requisitos son los siguientes:

  • La base máxima de la deducción es de 50.000 euros anuales.
  • Está limitada a una participación, junto el su cónyuge y familiares hasta el segundo grado incluido, nunca superior al 40% del capital de la entidad.
  • Siempre y cuando los fondos propios de la empresa no superaran los 400.000 euros al inicio de la entidad, cuando el inversor adquiera las acciones.

8. Exención de tributar hasta 60.100 euros para los que trabajen en el extranjero

Los trabajos realizados para empresas ubicadas en el extranjero están exentos de tributar hasta un límite máximo de 60.100 euros al año. Aunque existen unas condiciones:

  • Se haya aplicado un impuesto similar al IRPF en el país donde se realicen estos trabajos.
  • No sea un paraíso fiscal.
  • Se trate de un desplazamiento temporal del contribuyente.

9. Venta de bienes para renta vitalicia

Las ganancias obtenidas por los contribuyentes mayores de 65 años por la venta de cualquier bien están exentas de tributación. Este beneficio solo se aplica cuando esas ganancias se destinen a crear una renta vitalicia, con un límite de 240.000 euros y en un plazo de hasta seis meses.

Se acerca 2017. Quedan unos días para que expire el año y un repaso a las cuentas de 2016 podría permitir ahorrar hasta 3.000 euros en la próxima declaración de la renta. Nunca es pronto para evitar sustos en la próxima cita con Hacienda. La clave es conocer las deducciones y saber cuándo computar según qué inversiones e ingresos. Conviene hacer balance a tiempo para que nuestra factura fiscal salga a cuenta.

Así, para los que ya están al borde de la jubilación y barajen vender algún bien, puede convenirles esperar a los 65 años y constituir la ganancia como una renta vitalicia. Eso sí, el importe máximo es de 240.000 euros.

data-youtube-vid>

Puede interesar hacer una aportación extra al plan de pensiones, si se tiene. Este año se ha rebajado hasta los 8.000 euros o el 30% de la renta percibida, la reducción de la base imponible.

Otro consejo es revisar los recibos si son propietarios que han comprado vivienda antes de 2013. Si no han pagado el máximo deducible de 9.040 euros puede venir bien una amortización extraordinaria.

Cambiar ciertas retribuciones por pagos en especie, una de las claves

Para los trabajadores, puede ser útil cambiar ciertas retribuciones por pagos en especie, como cheques guardería, cheques restaurante o abono transporte, que no tributan.

Desgravan también donaciones a ONG’s, hasta el 75% los primeros 150 euros donados y el 27,5% del resto de las aportaciones.

Es posible deducir el 20% las cuotas que pagan los afiliados de partidos políticos y sindicatos

También es posible deducirse el 10% de los donativos a fundaciones y el 20% las cuotas que pagan los afiliados de partidos políticos y sindicatos.

Al final, todo va suponiendo que poco a poco mejore nuestra factura cuando nos veamos con la Agencia Tributaria como cada año.

Nunca es pronto para empezar a ahorrar

¿Quién no ha tenido la tentación alguna vez de engañar al seguro del hogar y colarles un siniestro?

Romper un espejo viejo o el cristal de una puerta que ya no nos gusta, etcétera. Pues, a veces, estas cosas salen caras, y si no, que se lo digan a J.C.L.G., que fue condenado por engañar al seguro y simular un robo en su hogar.

La Audiencia de Valladolid condena con un año de cárcel a J.C.L.G. al considerar probado que en 2013 fingió un robo en su hogar para lograr cobrar una indemnización de la aseguradora donde tenía contratado su seguro de hogar.

La Sala 11 de los Juzgados de primer instancia de Valladolid, han condenado al sujeto por fingir un robo en su hogar.

El condenado alegó en su denuncia que estaba durmiendo en el momento de los hechos y que, mientras tanto, un individuo apalancó la puerta de entrada de su casa y robo un bolso que había dejado su mujer en un mueble. El mismo contenía dos tarjetas bancarias. Tras darse cuenta, accedió a sus cuentas por Internet y vio que le habían efectuado dos compras de 1.000 y 600 euros con una tarjeta y 600 más con la otra. Así mismo, J.C.L.G. aseguró que dentro iban también 700 € en efectivo, una caja de cigarrillos y un mechero de plata, un móvil y otros objetos personales como un portátil y unas gafas.

El Tribunal ha entendido que no tenía otro objetivo que el reclamar una indemnización a la compañía Catalana Occidente, con la que tenía contratado un Seguro de Hogar. La aseguradora, tras la actuación de los peritos, se dio cuenta de que los hechos eran falsos y rechazó el siniestro.

Un individuo finge un robo en su domicilio y demanda a la Compañía de Seguros por no indemnizarle.

J.C.L.G. no conforme con la respuesta de la compañía, interpuso una demanda de juicio verbal contra Catalana Occidente por valor de 2.551 €, que fue acogida por el Juzgado de Primera Instancia número 11 de Valladolid.

En el juicio, J.C.L.G., además de la copia de la denuncia, adjuntó dos facturas que él mismo había hecho para reclamar también el importe de los gastos de cerrajería por el cambio de cerradura de la puerta.

La Sala 11 del Juzgado de Primera Instancia, a la vista del posible fraude, decretó suspender el procedimiento civil y notificó los hechos al Ministerio Fiscal para continuar por la vía penal.

Finalmente quedó probado que todos los hechos eran falsos y ha condenado al sujeto a a un año de prisión y el pago de una sanción económica.

Las autoridades judiciales han considerado que simuló un delito y falseó un documento mercantil, en concurso con otro delito de estafa procesal en grado de tentativa, por lo que, en lugar de un año y 9 meses de cárcel y 6.480 € de multa que pedía el fiscal y la absolución de la defensa, ha resuelto condenarle a un año de prisión y el pago de una sanción económica de 4.050 €.

La moraleja de esta historia: Los seguros están para cubrir accidentes, no para conseguir dinero fácil. Porque corres el riesgo de que te cojan. Es una tentación, pero a veces, es mejor no tentar a la suerte tratando de engañar al seguro.

Si buscas un buen Seguro de Hogar, no lo dudes, compara entre varias compañías aseguradoras con nuestro comparador de seguros de hogar. Nunca se sabe cuándo vas a tener un percance real en tu casa.

Por si te interesa, te dejamos algunos consejos para evitar que los ladrones entren en casa en vacaciones.

Engañar a tu seguro tiene un precio

165.959 intentos de estafa al seguro en 2017, “casi uno cada minuto”. Es la cifra que arroja el informe ‘El fraude al seguro español. Año 2017‘ publicado por Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras (ICEA). ¿En qué ramos se comete más fraude? ¿Se pueden evitar? ¿Hay alguna penalización para quien engañe? Los intentos de estafa al seguro del coche son los más extendidos, seguidos por los de hogar. Y, sí, los pillos a veces tienen suerte… pero ¡cuidado! Como apuntamos a continuación, si se demuestra que un cliente ha estafado al seguro, puede haber incluso consecuencias penales.

Engañar al seguro: crece la tasa de fraude

El 94 % de la población española tiene contratado algún tipo de seguro, sobre todo de automóvil (es obligatorio circular con seguro), seguido de las pólizas de hogar y de deceso. En todos ellos, hay intentos de fraude de diversa consideración y cuantía, prácticas que perjudican a todos los asegurados, pues no se debe olvidar que “estafar al seguro es un perjuicio económico para todos”, explica Vicente Martínez, abogado de Voyadefenderte.com. Entre otras cosas, porque tiene efectos directos sobre el precio de las pólizas. Conviene destacar, sin embargo, que quienes utilizan estos engaños para obtener un beneficio que no es lícito son una pequeña minoría.

Pero ¿qué se considera fraude? Este tipo de estafa consiste en “realizar actos u omisiones conscientes que persiguen el engaño para obtener un beneficio económico de un tercero”. Los intentos de fraude a las aseguradoras varían en cantidad a lo largo de los años y, según concluye el ‘V Mapa Axa del Fraude en España‘ de 2018, la tasa de fraude nacional crece: pasa de menos del 1 % en 2012 al 1,73 % en 2017. Pero hay más cifras. En nuestro país 2015 hubo 306.000 intentos de estafa a compañías aseguradoras, con un impacto de 550 millones de euros, según datos de la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA), y en 2017 “un intento de fraude por minuto”.

¿En qué ámbitos del sector seguros se producen más engaños? “Los casos de intento de estafa más numerosos son los relacionados con el sector del automóvil“, como señala Eduardo González, desde UNESPA. Más de la mitad (el 63,6 % de los casos) se da en este ramo. La línea de diversos (hogar, comercio, comunidades, pymes y responsabilidad civil) ocupa el 29,4 % de los intentos de fraude y casi un 6 % se registra en las pólizas de vida, accidentes y salud, según recaba el informe de ICEA.

¿Cómo evitar estas prácticas? Las aseguradoras destinan bastantes recursos a la investigación de estos casos, que les hacen ahorrar mucho dinero, y hay incluso un Concurso sectorial de detección de fraudes, donde aparecen los casos de intentos de fraude evitados por el seguro, algunos sorprendentes.

Los intentos de engaño más frecuentes al seguro

El sector de automóvil es uno de los más afectados. Entre los intentos de fraude destaca la simulación de robo de vehículos (4 de cada 100 casos). Otras veces, se aprovecha la realidad de un siniestro para introducir daños preexistentes. En este último caso, en general, es un fraude inferior a 600 euros.

“Si se demuestra un delito de estafa, se puede penar con entre tres meses y seis años de cárcel”

A veces, los asegurados tratan de agravar los daños o lesiones corporales producidos en un accidente. La explicación del auge de este fraude se encuentra en que las indemnizaciones por esta causa son importantes. Y los ramos de seguro de vida y el de hogar tampoco se libran: en este apartado se intentan “colar” daños extra en los casos de un accidente eléctrico, si hay daños por agua o los derivados de un robo.

Según los expertos, en los últimos años han aumentado los intentos de fraude de pequeño importe y, además, han aparecido nuevas formas de estafa, como las falsas intoxicaciones alimentarias o las relacionadas con los móviles. Por ejemplo, según el informe de Axa, “en las semanas previas al lanzamiento de dos nuevos modelos, se produjeron los repuntes de declaraciones más importantes del año”.

Engañar al seguro: si hay delito de estafa podemos ir a prisión

Fingir una lesión en una pierna y estar, mientras, trabajando en el campo o intentar que nos paguen golpes y averías previas del coche cuando tenemos un percance, son acciones reprobables desde un punto de vista moral. Pero, además, intentar timar a una aseguradora puede tener consecuencias de mayor calado. ¿Cuáles?

Si se llegara a probar el fraude, en primer lugar tendría lugar la rescisión inmediata de la póliza. Esta acción se acompaña, por lo general, de la inclusión del tomador del seguro en una base de datos que se comparte con otras aseguradoras. De este modo, todas estarían advertidas de la condición de defraudador del asegurado en caso de que pretendiera contratar un producto con ellas.

Por supuesto, estafar a la aseguradora implica también perder todo el derecho a las indemnizaciones. Y, además, puede haber consecuencias más graves de tipo penal. Si se demostrara que existe un delito de estafa, punible, según la gravedad puede incluso llegar a ser castigado con prisión. Las penas que se establecen en estos casos son de entre tres meses y seis años.

Etiquetas:

estafas hogar motor seguros

RSS. Sigue informado

RSS sobre seguros

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Normas de publicación de los comentarios

Los comentarios de EROSKI CONSUMER están moderados para asegurar un diálogo constructivo entre los usuarios, por lo que no aparecerán inmediatamente.

Aquí explicamos qué criterio seguimos para publicar comentarios. Aquellos usuarios que no sigan estas normas de cordialidad no verán sus opiniones en nuestra web:

  • Envía, por favor, comentarios destinados a compartir opiniones en relación a los temas publicados en nuestro portal.
  • Evita los insultos o las descalificaciones para fomentar un ambiente en el que todos se sientan cómodos y libres, en definitiva, un tono que propicie la participación.
  • Al comentar, procura no ser repetitivo. En este sentido, no se publicarán comentarios de usuarios que utilicen otros perfiles para incidir en un mismo tema.
  • No uses este canal para anunciar contenidos comerciales.

Eroski Consumer no se hace responsable de las opiniones vertidas por los usuarios.

El número de fraudes en el seguro del hogar se incrementó un 31% en 2018

27 enero 2020

El número de fraudes en el seguro del hogar se incrementó un 31% en 2018, hasta representar un 2,6% del total de siniestros frente al 2% del 2017, con un coste medio por intento de estafa de 777 euros, según el barómetro del fraude en el seguro de Línea Directa.

El informe destaca que este seguro presenta unas características diferenciales, puesto que no es obligatorio, y hay «mucho menos» conocimiento del producto que en el seguro de autos.

En total, las primas imputadas por este fraude suponen un total de 4.156,5 millones de euros y un coste de 166,2 millones de euros al año en el ramo del hogar. Las prestaciones pagadas ascienden a 2.600,9 millones de euros.

Línea Directa señala que este seguro tiene unas características peculiares, ya que no es obligatorio, existen muchas dudas sobre su cobertura, tiene una menor frecuencia siniestral y una menor prima media.

Por último, la compañía recuerda que los requisitos para esta estafa son el engaño, el dolo y el beneficio económico, además de tener en cuenta un mayor foco en los casos flagrantes y la exclusión del desconocimiento y de la falta de cobertura.

La hipoteca es la carga financiera más pesada y duradera de las familias. Los préstamos medios para la compra de vivienda superan de largo los 100.000 euros a devolver en 25 años, un periodo en el que el hipotecado debe pagar religiosamente la cuota cada mes. Pero cabe la posibilidad de aligerar la deuda amortizando el crédito de manera anticipada. Esto permite o bien rebajar la cuantía de la letra mensual o bien acortar la vida del crédito –a elección del consumidor–, lo que en cualquier caso conlleva un ahorro de los intereses totales. ¿Con qué opción se ahorra más? ¿Compensa amortizar con los tipos en mínimos? ¿Y si se tiene una hipoteca fija? Ante el dilema de adelantar o no parte de la deuda hipotecaria, si se tiene un dinero extra, conviene tener en cuenta varias cuestiones.

Beneficio fiscal

Si la vivienda habitual se adquirió antes del 1 de enero de 2013, entonces se tiene derecho a la desgravación en el IRPF y, en términos fiscales, merece la pena hacer una aportación adicional a la hipoteca para sacar el máximo partido a la declaración de la renta. Además, amortizar sale más rentable que ningún otro activo sin riesgo del mercado, ya que la remuneración que actualmente ofrecen los depósitos a plazo fijo es baja –del 0,05% de media según el Banco de España–, mientras que Hacienda devuelve el 15% de lo aportado en el ejercicio hasta un límite de 9.040 euros. Así, es posible obtener hasta 1.356 euros de beneficio fiscal, o el doble si un matrimonio titular de la hipoteca presenta la declaración de forma individual en vez de conjunta.

Por ejemplo, si al cabo de 12 meses la suma de las cuotas mensuales de la hipoteca asciende a 5.000 euros, la deducción en el IRPF sería de 750 euros. El contribuyente tendría que amortizar otros 4.040 euros para obtener el máximo premio fiscal.

Paula Satrústegui, directora de planificación financiera de Abante, asegura que hay que valorar la situacion desde el punto de vista fiscal y también financiero una vez apurada esa ventaja en la declaración. “Cuando se tiene disponible un dinero y no se necesita para otra cosa, conviene amortizar la hipoteca siempre y cuando la rentabilidad de una inversión sea inferior al coste de financiación”. No obstante, Satrústegui aconseja mantener una inversión “si la cartera está preparada para darme más rentabilidad que el interés que pago por la hipoteca”.

Tipos al cero

El escenario de tipos de interés es relevante, sobre todo si se tiene una hipoteca variable referenciada al euríbor. Puede que este 2018 sea el último año con los tipos oficiales en el cero. Según los expertos, la primera subida podría llegar en la segunda mitad de 2019 o ya en 2020. Ya sea el año que viene o el siguiente, a nivel financiero, conviene esperar a que los tipos sean más altos si lo que se pretente con la amortización de la hipoteca es un mayor ahorro de intereses. El índice euríbor, aunque continúa en negativo, lleva ocho meses consecutivos al alza y las previsiones apuntan a que seguirá subiendo hasta regresar a tasas positivas a lo largo de 2019. A medida que aumente el coste de la financiación, será más rentable amortizar.

Así, en un préstamo en el que queden 150.000 euros de capital pendiente a 25 años con un tipo del 0,5%, los intereses globales equivalen a 9.600 euros. En el caso de amortizar 5.000 euros, esa cantidad se reduciría a 9.281 euros, de manera que se ahorrarían 319 euros en intereses. Si esa misma operación de amortización se efectúa con un interés más alto, del 1%, los intereses totales pasarían de 19.592 euros a 18.939 euros, esto es, 653 euros de ahorro.

En definitiva, cuanto más barato es un préstamo menor es el incentivo para amortizar antes de tiempo. En iAhorro sostienen en cambio que “aprovechar el euríbor negativo puede ser una buena opción para reducir la deuda y afrontar mejor la posible normalización del dinero en un futuro, cuando el índice hipotecario vuelva a subir”. El portal financiero apunta, no obstante, que “ante la situación que se vive de tipos de interés bajos hay que tener en cuenta diversos factores a la hora de escoger la opción de la amortización, además de las circunstancias personales de cada uno”.

Cuota o plazo

Al amortizar anticipadamente la hipoteca, el capital principal de la deuda se reduce y también los interes globales del préstamo, dado que ya no se tendrían que abonar por la cantidad devuelta antes de tiempo. Además, la entidad da dos opciones: rebajar la cuota que se abona todos los meses o reducir la vida del préstamo. ¿Qué es mejor? Volviendo al ejemplo de una hipoteca de 150.000 euros a 25 años, esta vez con un diferencial del 1% más el euríbor (tomando como referencia la tasa mensual de noviembre), si se amortizaran 20.000 euros y se eligiera reducir cuota, la mensualidad pasaría de 555,38 euros a 481,33 euros, lo que supone 74,05 euros menos al mes (888,6 euros al año). En concepto de intereses, el ahorro total sería de 2.215,38 euros. Sin embargo, si se optara por mantener la letra pero reducir el número de mensualidades, el crédito se pagaría tres años y siete meses antes, lo que equivale a 43 cuotas menos y 4.376,77 euros menos en intereses. La diferencia es considerable.

El comparador Kelisto señala que disminuir la cuota es “la mejor solución ante apuros económicos”, ya que se el esfuerzo económico es menor. Pero, en términos de ahorro, conviene más reducir el periodo de amortización.

La reducción del plazo del crédito en lugar de la cuota supone un ahorro en el pago de intereses mucho mayor

Interés fijo

Las hipotecas a tipo fijo han ganado adeptos en los últimos años y ya suponen el 40% de las nuevas operaciones, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El principal atractivo de este tipo de créditos es que ofrecen pagar siempre la misma cuota pase lo que pase con los tipos de interés, lo que aporta estabilidad y tranquilidad al hipotecado. Sin embargo, hay que tener en cuenta que elegir tipos fijos conlleva hoy por hoy pagar más intereses que con los variables, dado que, aunque están en niveles muy atractivos en torno al 3%, son superiores a los diferenciales, que rondan el 1%. Así, dado que el ahorro que se puede conseguir amortizando es mayor cuando los intereses son más elevados, la gran desventaja de las hipotecas fijas son las comisiones que penalizan al consumidor que quiera adelantar los pagos de la deuda.

Las comisiones de amortización son más elevadas en las hipotecas fijas, que además cobran también por el riesgo por tipo de interés

Por un lado, las comisiones de amortización anticipada son más elevadas que en las hipotecas variables. Actualmente, y hasta que entre en vigor la nueva Ley Hipotecaria –posiblemente el próximo mes de marzo– que abarata las comisiones, el máximo que puede cobrar el banco es un 4% sobre lo amortizado durante los primeros diez años del préstamo y un 3% si se realiza después. En las variables es un 0,5% en los primeros cinco años y un 0,25% a partir del sexto.

Por otro lado, además de la comisión de amortización, existe la de riesgo por tipo de interés. Esta última se aplica exclusivamente en los préstamos a tipo fijo cuando un reembolso anticipado de la hipoteca supone una pérdida para el banco, lo que, según el Banco de España, “normalmente ocurrirá cuando los tipos de mercado sean, en el momento de la cancelación, menores que el que está usted pagando”.

En tal escenario, si una hipoteca fija incluyera una comisión de riesgo por tipo de interés del 1% y se realizara una amortización total de los 50.000 euros que quedaran por pagar, se debería abonar un máximo de 500 euros por este concepto. “Eso sí, solo se nos aplicaría si esta cancelación generara pérdidas al banco, algo que calcularía la entidad en base a la publicación de los índices y tipos de referencia que realiza el Banco de España cada mes”, explican en HelpmyCash.com. El portal añade que el importe de esta comisión se suele pactar entre el cliente y la entidad y, por lo general, oscila entre un mínimo del 0,5% y un máximo del 5%.

Así, a la hora de amortizar anticipadamente el crédito también es importante tener en cuenta las comisiones por compensación que aplica la entidad.

Más variables que fijos. Actualmente, en España hay 5,6 millones de préstamos hipotecarios vivos, de los que la mayoría, el 79%, corresponden a viviendas. Además, la mayor parte (el 89,1%) tiene un tipo de interés variable, según los últimos datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), que señala, no obstante, que “de una parte, la política expansiva del BCE ha facilitado un clima de tipos muy competitivos donde los clientes atraídos por la seguridad de los fijos han preferido optar por esta modalidad de tipo, y, de otra parte, su previsible endurecimiento está poniendo de nuevo el foco en la volatilidad de los préstamos variables que están expuestos a movimientos de tipos de interés”.

Sistema de amortización francés. En la cartera residencial, una amplia mayoría (el 99,1%) amortiza mediante el método tradicional francés de cuota constante (amortización de principal más pago de intereses), mientras que un 0,4% lo hace a través de la fórmula de pago ‘bullet’ o solo interés y un 0,6%, mediante otra modalidad de abono distinta, como, por ejemplo, el sistema de cuotas crecientes o decrecientes, según la AHE. En el sistema francés, dado que las cuotas son constantes, cada mes el banco recibe los intereses en función del capital pendiente de amortizar. Es por ello que, durante los primeros años de la hipoteca, se paga una cantidad mayor de intereses que de capital y, en cambio, durante el periodo final del préstamo, se paga más capital y menos intereses.

Tipos de interés. Las hipotecas variables más competitivas del momento ofrecen diferenciales sobre el euríbor inferiores al 1%, aunque tienen un tipo fijo durante los primeros 12 ó 24 meses. Por su parte, el precio de las hipotecas fijas se sitúa entre el 2% y el 4% TAE. Según los últimos datos de Estadística, el tipo de interés medio al inicio de las hipoteas constituidas es del 3,24% en el caso de las fijas y del 2,35% en las variables.

Nueva Ley Hipotecaria. Amortizar la hipoteca será más barato con la nueva Ley Hipotecaria aprobada esta semana por el Congreso. La comisión máxima por amortización anticipada se reducirá a la mitad en los préstamos a tipo fijo, hasta el 2% durante los diez primeros años y al 1,5% a partir de este período. En los contratos a tipo de interés variable, la comisión será del 0,25% desde el tercer año y el 0,15% a partir del quinto año.

Ya en los últimos coletazos del año, y con todo el trajín de cenas, comidas y compromisos propios de estas fechas, conviene buscar un hueco y dedicar unos minutos a ver las opciones que tenemos para pagar menos impuestos en la próxima declaración de IRPF.

En España disponemos de dos formas muy extendidas para conseguir una desgravación. Los planes de pensiones, y las hipotecas, veamos esta última opción.

Lo primero es tener claro si puedes o no desgravarte lo aportado a la hipoteca, pues no es posible para todo aquel que tenga una. Podrás desgravarte si cumples estas condiciones:

1. Que la hipoteca sea para la adquisición de una vivienda.

2. Tienes que haber comprado la vivienda antes de 2013, es decir, como muy tarde el 31 de diciembre de 2012.

3. Sólo puedes desgravarte la parte que corresponde a la compra de vivienda. Si por ejemplo ampliaste la hipoteca para hacer unas obras, esta parte no puede desgravarse.

4. Debe ser tu vivienda habitual, por tanto, segundas viviendas no pueden desgravarse, ni tampoco viviendas compradas para ser alquiladas. Aquí hay la excepción de parejas separadas con hijos, si la vivienda donde residen los niños tiene hipoteca, el padre o la madre que no reside en ella (y la paga total o parcialmente) puede también deducirse los importes abonados.

¡Cumplo los requisitos! ¿Cuánto puedo desgravarme?

Puedes deducirte un 15% de todo lo que hayas pagado por la hipoteca a lo largo del año sobre los primeros 9.040 euros. Es decir, si has pagado 9.040 euros podrás deducirte 1.356 euros. Si la suma de los importes anuales ha sido de 15.000 euros, tu deducción será igualmente de 1.356 euros. Todo lo que esté por encima de los 9.040 no se puede desgravar.

«Si compartes hipoteca con tu pareja, tienes la opción de amortizar hasta 18.080 euros. Hacerlo o no depende obviamente de tu situación financiera»

Pero aquí hay una opción. Si la hipoteca es compartida con la pareja, y las declaraciones de IRPF se hacen separadas, cada miembro podrá deducirse hasta 9.040. Eso sí, entre los dos habrán tenido que aportar 18.080 euros a la hipoteca ese año.

¿Es mucho o poco lo que nos ahorramos?

Que te puedas desgravar el 15% de la hipoteca quiere decir que a la base imponible de tu declaración de IRPF le podrás restar ese importe. Dicho de otro modo, si has amortizado hasta los 9.040 euros no pagarás impuestos por esos 1.356 euros que representan el 15% de los 9.040; por los 7.684 euros restantes sí pagarás impuestos. El ahorro real dependerá de tu tramo más alto de IRPF, técnicamente se le llama tramo marginal.

A modo de ejemplo, suponemos que hemos amortizado el máximo 9.040 euros y que nuestra base imponible antes de desgravarte la hipoteca es de 23.000 euros. Partiendo de esta tabla de tramos de IRPF (cada comunidad autónoma tiene una propio, en este caso es la de Cataluña):

Como nuestra base imponible es de 23.000, los últimos 2.800 euros caen dentro del tramo de 20.200 euros a 33.007 euros. Por tanto, por ellos tributaremos al 29%. Así que por esos 2.800 euros pagaremos 812 euros.

Dado que nosotros nos vamos a deducir los 1.356 euros de la hipoteca, nuestra base imponible baja a 21.644 euros (23.000 – 1.356), así que ahora tributamos sólo 1.444 euros al 29% y pagaremos 418,76 euros. De este modo nos hemos ahorrado 393,22 euros (812 euros – 418,78 euros). En total, de los 9.040 euros aportados a la hipoteca te has ahorrado esos 393,22 euros, un 4,35%.

¿Te has dado cuenta que a mayores ingresos, mayor será el ahorro? Efectivamente, puesto que depende de tu tramo marginal de IRPF. Por ejemplo, para una persona que cobrara 190.000 euros, el ahorro obtenido por los 9.040 euros sería de 650,88 euros (el 48% sobre los 1.356 euros), un 7,20%.

¿Merece la pena amortizar el máximo?

La verdad es que para algunas regiones no suele ser una opción, a menos que compartas hipoteca con tu pareja, ya que la propia cuota mensual ya suma prácticamente los 9.040 euros máximos al año. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid la cuota media es de 829,3 euros, Baleares (760,9) y Cataluña (719,4).

Si compartes hipoteca con tu pareja, tienes la opción de amortizar hasta 18.080 euros. Hacerlo o no depende obviamente de tu situación financiera. Si la cantidad que vas a amortizar son todos o casi todos tus ahorros es una mala idea.

O si, por ejemplo, tienes pensado cambiar el coche el próximo año, es mejor que te guardes el dinero para pagar parte del coche y así evitar pedir un crédito por el que te pedirán un interés que estará entre el 7% y el 10%. En este caso, te ahorrarás más no pidiendo el crédito (7%) que amortizando (4,35%). No te ciegues con la desgravación a corto plazo y piensa en tus planes para el próximo año.

* Sergi Torrens es European Financial Advisor y socio fundador de ‘Quiero Asesorarme’ (quieroasesorarme)

Dentro de nuestra cultura financiera, existe la creencia de que amortizar la hipoteca puede suponer un beneficio fiscal.

En este artículo vamos a revisar esta creencia sobre la desgravación de tu hipoteca y para que puedas decidir hasta qué punto te interesa amortizarla anticipadamente, o existen otras opciones con las que puedes obtener más rentabilidad por tus ahorros.

Desgravación del contrato de hipoteca, ¿qué dice Hacienda?

Cuando se trata de la deducción por inversión de un inmueble, Hacienda te permite desgravar hasta un máximo del 15% de lo pagado en dicha hipoteca. Pero atención, sólo podrás beneficiarte de esta desgravación, si lo abonado anualmente no supera los 9.040€. Este límite será del doble, 18.080€ en caso de que la titularidad de la hipoteca sea conjunta con tu pareja y realiceis la declaración de la renta por separado.
Por ejemplo: si durante el año has abonado de 20.000€ en las cuotas de tu hipoteca, puedes ahorrar hasta 1.356€ en IRPF, es decir, el 15% del límite de 9.040€. Si tú y tu pareja realizais la declaración de la renta por separado, la desgravación se doblaría hasta los 2.712€.

¿Quién puede desgravarse la hipoteca?

Es muy importante tener en cuenta que este beneficio fiscal se suprimió en 2013, así que solo lo puedes aplicar si compraste tu vivienda antes de 1 de enero de 2013 y practicaste la deducción sobre lo pagado por la hipoteca con anterioridad a esa fecha.

¿Qué pasa con la amortización anticipada de mi hipoteca?¿También desgrava?

Si has amortizado anticipadamente tu hipoteca, es decir, si has adelantado el pago de todo o una parte del capital de tu préstamo hipotecario, Rafael Fernández Díez indica que también puedes beneficiarte de esta deducción, ya que se aplica sobre todo lo pagado por la hipoteca al año, incluyendo las amortizaciones anticipadas. Eso sí, la desgravación en este caso también estará limitada a los 9.040 o 18.080 euros mencionados.

Otros gastos hipotecarios que puedes reclamar a Hacienda

Ten en cuenta que además del capital del préstamo hipotecario, Hacienda entiende que también pueden deducirse los gastos y tributos originados por la adquisición en los que hayas incurrido, como los gastos de Notaría o del Registro de Propiedad.

Elena Martínez Fuentes, abogada del Colegio de Abogados de León, añade otra serie de deducciones que puedes hacer en el IRPF íntimamente relacionadas con la adquisición de vivienda, como es la prima del seguro de hogar y la del seguro de vida cuando están vinculados al préstamo hipotecario y ayudan a reducir el tipo de interés del mismo.

Al contrario, afirma la abogada, no podrías deducirte las segundas o posteriores hipotecas sobre tu vivienda, pues se entiende que la finalidad no es la de su adquisición. Un ejemplo podría ser una reforma, la compra de muebles, etc.

¿Te conviene amortizar anticipadamente parte de tu hipoteca?

Ahora que sabes todo lo que puedes deducirte por la adquisición de tu vivienda, te conviene valorar si te interesa amortizar una hipoteca anticipadamente (ya sea de forma total o parcial). ¿Te sale a cuenta superar ese límite de 9.040 euros anuales?. En el escenario actual de tipos bajos, el ahorro que puedes obtener con esta operación no será muy elevado, así que quizá te puede salir más rentable invertir ese dinero en un producto de ahorro/inversión durante el tiempo que te quede hasta el vencimiento de la hipoteca cuyo retorno será mayor que el dinero que te ahorrarías en intereses.
De este modo, si contrataste tu hipoteca antes de 2013, te conviene realizar la siguiente reflexión:

  • Por un lado, desgravar hasta el límite máximo de 9.040 euros anuales, ya que te vas a poder deducir el 15% de ese importe.
  • En segundo lugar, si estás en posición de amortizar anticipadamente una cantidad mayor, tendrás que comparar qué cantidad te desgravarás en intereses, frente a cuánta rentabilidad podrías conseguir invirtiendo ese dinero. Mientras los tipos de interés hipotecario se encuentran en mínimos históricos (con un Euribor en negativo y entre el 1 y el 2% de interés), con un producto de inversión puedes obtener rentabilidades de más del 5%. Parece que merece la pena hacer el cálculo, ¿no crees?

Si te encuentras entre las personas que contrataron su hipoteca con fecha posterior al 2013, entonces no tienes derecho a la desgravación, por lo que tu pensamiento debe dirigirse a comparar el ahorro en intereses de la hipoteca frente a la rentabilidad de otro producto financiero del mercado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *