Cobrar paro y trabajar

Contenidos

Cobrar el paro y a la vez trabajar a tiempo parcial

Es imprescindible haber cotizado al menos 360 días en los últimos seis años

E. C. Martes, 14 enero 2020, 22:03

Dos empleos para sobrevivir. Era muy frecuente en la España del desarrollismo, como bien recogen las películas de la época, y sigue siendo legalmente posible. También mientras se cobra el paro. Para poder trabajar a tiempo parcial mientras se percibe el desempleo, es preciso haber cotizado en la Seguridad Social al menos 360 días durante los últimos seis años y la última relación laboral deberá haber finalizado por causa distinta a la baja voluntaria o no superación del periodo de prueba.

«Existen dos opciones para trabajar mientras se cobra el paro. La primera es interrumpir el cobro de la prestación y reanudarla cuando finalice el contrato a tiempo parcial; y la segunda es compatibilizar el trabajo con el cobro de la prestación, que se percibirá en proporción a la jornada de trabajo que realice», explica Eva Gómez, abogada laboralista de Sanahuja Miranda.

El trabajador tiene derecho a solicitar al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) la interrupción de su prestación durante los meses que dure su contrato a tiempo parcial. Si se opta por la interrupción de la prestación y el contrato dura menos de 360 días, cuando este finalice, el trabajador podrá solicitar su reanudación. Sin embargo, si el contrato parcial tiene una duración igual o superior a 360 días, el trabajador puede elegir entre volver a cobrar su prestación interrumpida o solicitar una nueva prestación en la que se computen las nuevas cotizaciones.

El caso de los autónomos

Una persona que sea perceptora de la prestación por desempleo de nivel contributivo que cause alta como trabajador por cuenta propia, podrá optar entre solicitar la capitalización de la prestación, compatibilizar el cobro de la prestación con el alta de autónomo o solicitar la suspensión y, en su caso, reanudarla si la actividad por cuenta propia no prospera.

La capitalización o pago único es una medida destinada a fomentar y facilitar las iniciativas de empleo autónomo. Consiste en un pago único de la prestación que reste por percibir al solicitante, que deberá cumplir los requisitos genéricos así como tener pendiente de pago al menos tres mensualidades a fecha de solicitud, no haber optado por esta modalidad de pago único en los cuatro años inmediatamente anteriores e iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la resolución mediante la que se conceda el pago único (puede iniciarse, antes pero siempre con posterioridad a la solicitud).

Respecto a la segunda opción, la compatibilidad de la percepción mensual de la prestación que le corresponda será posible siempre que solicite la compatibilidad en el plazo improrrogable de quince días a contar desde la fecha de inicio de la actividad por cuenta propia y por un periodo máximo de 270 días (nueve meses).

En caso de optar por la suspensión, ésta deberá solicitarse antes del alta en el régimen de autónomos. Y en caso de que el trabajador decida darse de baja y hayan transcurrido menos de 60 meses (cinco años), podrá solicitar la reanudación de la prestación.

En estos momentos en los que encontrar y mantener un empleo es cada vez más complicado, no es difícil encontrar a personas que en innumerables ocasiones han de enfrentarse a situaciones de reducción de jornada o incluso de desempleo. Aun así, son todavía muy pocas las que conocen a la perfección el tipo de prestación que les corresponde en cada momento y cómo afectan las distintas situaciones a su cotización.

¿Puede una persona que no esté en situación de desempleo cobrar el paro?

Cuando una persona que está en situación de desempleo tiene la opción de comenzar a trabajar, se abren un par de opciones entre las que se debe decidir. Una de ellas consiste en interrumpir la prestación durante la duración del nuevo contrato. Aunque es interesante conocer de primera mano si será posible volverla a cobrar cuando finalice el mismo.

La segunda de las opciones consiste en compatibilizar el cobro del paro con llevar a cabo un trabajo de media jornada o trabajos eventuales, pero para ello hay que cumplir una serie de requisitos.

La conciencia y la norma general dicen que es incompatible trabajar y cobrar el paro. No obstante, la realidad actual es diferente a esto, ya que se puede cobrar una prestación por desempleo y realizar un trabajo a tiempo parcial o estar desarrollando diferentes trabajos esporádicos y no perder el derecho a percibir la prestación contributiva.

Una de las normativas más importantes de las restricciones que se han de tener en cuenta a la hora de querer cobrar el paro y poder realizar trabajos esporádicos, es que estos trabajos se lleven a cabo por cuenta ajena. Es decir, no es posible cobrar el paro si al mismo tiempo una persona desempeña una actividad profesional por cuenta propia. Esto es totalmente incompatible.

Por lo tanto y teniendo esto en cuenta, será necesario que exista un contrato mediante el cual se establezca una relación laboral entre el empleador y el parado. Además de esto, para poder percibir esa prestación y realizar la actividad, el contrato establecido debe ser siempre a tiempo parcial. Eso quiere decir que la actividad no puede ocupar toda la jornada laboral del parado. Si se diese esta circunstancia, se dejaría de percibir la prestación.

Los dos supuestos que contempla el SEPE, Servicio Público de Empleo Estatal, (antiguamente denominado INE), tienen también en cuenta las diferencias entre aquellas personas que perciben una prestación a nivel contributivo y quienes cobran una prestación a nivel asistencial.

Prestación a nivel contributivo

De forma general se puede decir que podrán seguir cobrando esta prestación quienes tengan dos trabajos a tiempo parcial y pierdan uno de ellos, quienes hallen un trabajo a tiempo parcial, o quienes pasan de un contrato de tiempo completo a otro de tiempo parcial. De hecho, esta última fórmula es de la que se valen muchas empresas en los últimos años como consecuencia de la crisis.

En función de la duración del contrato se pueden identificar algunas diferencias. Así, por ejemplo, si la duración del mismo es inferior a 360 días se podrá reanudar la prestación. En cambio, si es de cinco días más, es decir, a partir de 365 días, la persona tendrá que elegir entre reanudar en el cobro de la prestación tal y como la estaba percibiendo hasta la celebración de ese contrato, o solicitar una nueva prestación por el nuevo período en el que ha estado cotizando.

Con todo ello, y pese a que hay que tener en cuenta la compatibilidad que existe, aceptar un trabajo a tiempo parcial va a repercutir en la cuantía de la prestación percibida. Con esto se quiere decir que la cuantía disminuirá proporcionalmente a la jornada trabajada o, dicho de otra manera, que tan solo se cobrará el paro correspondiente al porcentaje de la jornada. Se puede entender mejor con este ejemplo:

Una persona cobra una prestación por desempleo de 1000 euros y encuentra un trabajo de cuatro horas diarias. A partir de ese momento, percibirá de prestación una cuantía de 500 euros porque 4 horas viene a ser el 50 % de cualquier jornada laboral habitual y normal.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el tiempo de la prestación no se alarga en el tiempo de manera proporcional a la cantidad que se deja de percibir. Los días de paro computan tal y como si se cobrase la totalidad de la prestación correspondiente. Esto quiere decir que trabajar a tiempo parcial y percibir un 25 % de la prestación no prolonga en el tiempo la situación de paro.

Prestación a nivel asistencial

Cuando el parado está percibiendo una prestación a nivel asistencial, las opciones que tiene en base a la duración del contrato son diferentes, aunque no lo es el dinero que cobrará del paro mientras trabaja a tiempo parcial. Esto es, la cuantía que esté cobrando de paro se reducirá en la misma medida que el número de horas en las que se trabaje.

También hay que tener en cuenta el importe del salario. Si dicho importe supera los 481 euros mensuales se podrá suspender el pago del subsidio, ya que se estaría superando el límite de las rentas que se permiten para percibirlo.

En caso de que el contrato sea inferior a 360 días y toque a su fin, se puede solicitar la reanudación del subsidio que se vio interrumpida. Si es superior a estos días, se podría solicitar una nueva prestación contributiva.

¿Qué ocurre con los contratos a tiempo completo?

Cuando una persona cobra un subsidio o una prestación por desempleo y tiene la suerte de que se le presente una oportunidad de trabajar a tiempo completo, debe saber que es incompatible continuar cobrando el paro si realizan dicho trabajo.

Es decir, mientras se esté trabajando a jornada completa por cuenta ajena se interrumpe al 100 % el cobro del paro. No obstante, una vez finalizado el trabajo, siempre y cuando el contrato suscrito con la empresa sea inferior a 360 días, se podrá activar de nuevo la prestación. En cambio, si supera el año será necesario tomar una decisión sobre reanudar la prestación anterior que se dejó de percibir al iniciar este trabajo, o si comenzar una nueva con la nueva cotización acumulada.

Preguntas frecuentes cuando una persona cobra el subsidio y se le presenta una oportunidad de trabajo

¿Se puede compatibilizar el trabajo con el subsidio?

Si se toma la decisión de continuar cobrando ese subsidio mientras se trabaja, hay que tener en cuenta que se va a reducir la cuantía de la prestación en proporción a la jornada laboral. No variará la duración de la prestación a la que se tiene derecho y, si se reanudase tras el contrato, se volvería a cobrar de forma íntegra si es que se sigue teniendo derecho a ella.

Aun así, para tener derecho a esta compatibilización, es necesario cumplir con los requisitos que se exigen a la hora de cobrar el subsidio. Para poder percibirlo, los ingresos no deben superar el 75 % del SMI (Salario Mínimo Interprofesional) que actualmente está fijado en 900 euros. Quedaría excluida la parte proporcional de las dos pagas extraordinarias, así como mantener el requisito de carencia en cuanto a rentas propias o responsabilidades de familia.

¿Se puede seguir cobrando el subsidio después del contrato?

En los casos en los que el contrato no ha superado los 360 días, es posible. En cambio, si los ha superado, se habrá generado un nuevo derecho a prestación, por lo tanto, no se reanudará el subsidio y será necesario solicitarlo de nuevo.

Entonces, ¿es compatible trabajar a tiempo parcial y cobrar el paro?

Cuando una persona que cobra el paro tiene la posibilidad de iniciar un nuevo trabajo por un período inferior a 360 días, posteriormente a la interrupción del cobro de la prestación por este hecho, podrá reanudarlo. Si el contrato supera este tiempo, de nuevo se abren dos opciones:

  1. Reanudar el cobro del paro que se ha interrumpido por la misma cuantía.
  2. Comenzar el cobro de una nueva prestación. Esta opción puede ser más interesante, ya que el empleo nuevo ha podido generar un derecho a cobro por un mayor tiempo del que restaba de la anterior prestación. En cualquier caso, la recomendación es pedir información y el cálculo de la prestación en la oficina del paro, ya que pueden variar según haya sido la cotización en el empleo que acaba de finalizar.

A pesar de esto, es necesario tomar una decisión cautelosa y meditada, ya que las cotizaciones que se tendrán en cuenta para la prestación por la que no se opte ya no se podrán aplicar en una prestación posterior.

Pero también queda, además de las opciones anteriores tras interrumpir el cobro del paro, la posibilidad de compatibilizar el cobro con el empleo. Hay que recordar una vez más que la cuantía de la prestación se verá reducida proporcionalmente a las horas trabajadas, y que el tiempo al que se tiene derecho de cobro de prestación no se alarga. Al finalizar el contrato, se podrá solicitar la reanudación, si es que se mantiene el derecho a cobro.

Caso práctico: Compatibilidad de desempleo y trabajo a tiempo parcial (pluriempleo)

PLANTEAMIENTO

Una trabajadora presta servicios en una empresa por 35 horas semanales en horario de mañana y en otra 5 horas en horario de tarde. En ambas tiene contrato a tiempo parcial.

Un compañero de la primera trabajadora presta servicios en la misma empresa compaginando un trabajo a tiempo completo con otro a tiempo parcial en otra diferente.

Otro compañero compagina tres trabajos a tiempo parcial de 2 horas cada uno.

La empresa en la que prestan servicios los tres les despide por causas económicas.

  • 1.- ¿Podrían solicitar prestación por desempleo a pesar de continuar prestando servicios en otras empresas? ¿La situación de pluriempleo permite el acceso a la prestación por desempleo?
  • 2.- Si a la trabajadora le correspondiese una prestación por desempleo a tiempo completo de 920 euros ¿Qué cantidad le correspondería?

RESPUESTA

Los 266,269 ,LGSS, de conformidad con la finalidad u objeto de la propia protección por desempleo, admiten compatibilizar la prestación o el subsidio cuando el trabajo que perdura se realice a tiempo parcial. En estos casos, se deducirá del importe de la prestación o subsidio la parte proporcional al tiempo trabajado. Sin embargo, si el fenómeno se produce a la inversa, esto es, cuando se pierde involuntariamente un trabajo a tiempo parcial, pero se conserva el empleo que se disfrutaba a tiempo completo, la incompatibilidad legal opera sin matices ni excepciones

ANALISIS

  • 1.- ¿Podrían solicitar prestación por desempleo a pesar de continuar prestando servicios en otras empresas? ¿La situación de pluriempleo permite el acceso a la prestación por desempleo?

Los 266,269 ,LGSS, de conformidad con la finalidad u objeto de la propia protección por desempleo, (…) admiten compatibilizar la prestación o el subsidio cuando el trabajo que perdura se realice a tiempo parcial, en cuyo caso, dice la norma, «se deducirá del importe de la prestación o subsidio la parte proporcional al tiempo trabajado». Sin embargo, si el fenómeno se produce a la inversa, esto es, cuando se pierde involuntariamente un trabajo a tiempo parcial, pero se conserva el empleo que se disfrutaba a tiempo completo, la incompatibilidad legal opera sin matices ni excepciones (STSJ Madrid 29-04-1997 (R. 1977/1997)).

  • Caso numero 1. TRABAJADORA QUE COMPAGINA DOS TRABAJOS A TIEMPO PARCIAL Y PIERDE UNO DE ELLOS

Tendrá derecho a compaginar el desempleo con el trabajo.

  • Caso numero 2. TRABAJADOR QUE COMPAGINA TRABAJO A TIEMPO COMPLETO CON TRABAJO TIEMPO PARCIAL Y PIERDE EL SEGUNDO

No tendrá derecho a compaginar el desempleo con el trabajo.

  • Caso numero 3. TRABAJADOR QUE COMPAGINA TRES TRABAJOS A TIEMPO PARCIAL Y PIERDE UNO DE ELLOS

La normativa hace referencia únicamente a la concurrencia de dos contratos a tiempo parcial, por lo que en este supuesto, por analogía, debemos entender, que de perder un trabajo a tiempo parcial, para tener acceso a la prestación por desempleo, el sumatorio de las jornadas de los otros dos ha de ser inferior a la jornada completa.

  • 2.- Si a la trabajadora le correspondiese una prestación por desempleo a tiempo completo de 920 euros ¿Cómo se calcula la cuantía de la prestación en este supuesto? ¿Se aplicaría algún tope máximo o mínimo? ¿Qué cantidad le correspondería?
  • A) ¿Cómo se calcula la cuantía de la prestación y su duración en este supuesto? ¿Se aplicaría algún tope máximo o mínimo?

La base reguladora de la prestación por desempleo será el promedio de las bases por la que se haya cotizado por dicha contingencia en ambos trabajos durante los 180 días (en el supuesto 920 €), en proporción al tiempo de jornada perdido.

La DURACIÓN de la prestación por desempleo estará en función de los períodos de ocupación cotizada en los seis años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar, con arreglo a la escala del apdo. 1, 269 ,LGSS. Siempre respecto al trabajo perdido

Las CUANTÍAS MÁXIMAS Y MÍNIMAS de la prestación se calcularán reduciéndolo en la cuantía proporcional correspondiente los límites del indicador público de rentas de efectos múltiples en función de las horas trabajadas (apdo. 3, 270 ,LGSS)

  • B) ¿Qué cantidad le correspondería?

Empresa 1: 35 horas semanales

Empresa 2: 5 horas semanales

—————————————–

TOTAL: 40 horas semanales

a) Calculamos el porcentaje de jornada que ha perdido:

= 87,5 %

b) Aplicamos el porcentaje a la prestación por desempleo que le corresponda

= 805 euros

En determinados casos es posible, legalmente, trabajar y seguir cobrando el paro al mismo tiempo.

Requisitos y trámites necesarios para conseguirlo.

Contenido de este artículo

Estoy cobrando el paro y me ofrecen un trabajo ¿qué sucede?

v
El objetivo de las ayudas por desempleo es que el trabajador desempleado tenga algunos ingresos mientras busca activamente empleo, pero ¿qué pasa si encuentra un trabajo? ¿se pierde siempre el paro?. Como veremos a continuación hay excepciones y no siempre trabajar implica que se tenga que renunciar a cobrar el paro.

Cada ayuda por desempleo tiene su propia regulación, y también depende del tipo de jornada que se vaya a realizar (jornada completa, jornada parcial), del tipo de trabajo (por cuenta ajena o como autónomo), o incluso de los ingresos que se vayan a tener. Hay muchas posibilidades, por lo que ante la duda, hay que consultar la situación particular en la oficina de empleo. Nosotros vamos a explicar los casos más frecuentes.

Lo primero de todo: si estás cobrando el paro y vas a trabajar, recuerda que siempre es obligatorio comunicarlo.

Siempre que se empieza a trabajar es necesario comunicarlo en la oficina de empleo. A pesar de que los Servicios Públicos de Empleo lo conocerán al cruzar datos con el alta en la Seguridad Social, el trabajador que cobra el paro siempre tiene la obligación de informar cada vez que empieza a trabajar.

La colocación en un trabajo se puede comunicar al Servicio de Empleo de tres formas:

  • A través de la sede electrónica del SEPE si se tiene certificado digital, DNI electrónico o usuario y contraseña de usuario.
  • Por teléfono, a través del 901 11 99 99 o los números provinciales, en horario de lunes a viernes, de 9 a 14 horas.
  • Presencialmente en las oficinas de empleo, pidiendo cita previa.

Ahora vamos a analizar algunas de las situaciones más frecuentes:

Estoy cobrando la prestación por desempleo y me ofrecen un trabajo

Si se está cobrando la prestación contributiva y ofrecen un trabajo por cuenta ajena y a tiempo completo, se tendrá que suspender el cobro de la prestación y al dejar de trabajar se podrá reanudar la prestación suspendida, cobrando lo mismo que antes de trabajar y sin que se hayan gastado días de prestación.

Si el trabajo es por cuenta ajena pero a tiempo parcial, se podrá elegir entre:

  • Suspender la ayuda, y reanudarla cuando se deje de trabajar, como si fue un trabajo a tiempo completo.
  • Compatibilizar la ayuda con el trabajo. En estos casos la cuantía de la ayuda que se cobra se reduce en proporción a la jornada que se realice (se trabaja media jornada, se reduce a la mitad la cuantía; se trabaja el 75% de la jornada, se recibirá el 25% de la cuantía…). Cuando la cuantía se vea reducida, el tiempo de prestación sigue corriendo igual. Al dejar de trabajar se volverá a cobrar la cuantía total de la prestación.

En estos casos, si se suspende la ayuda y se trabaja de forma seguida con un contrato más de 360 días, se genera el derecho a una nueva prestación por desempleo, por lo que surgirá el llamado derecho de opción que permite elegir entre la prestación nueva generada o la prestación suspendida, perdiendo la opción que no se elija.

En el caso de que el trabajo sea por cuenta propia, se tienen varias opciones :

  • Pedir el pago único del paro para financiar las inversiones y/o las cuotas de la Seguridad Social
  • Suspender la prestación por desempleo mientras se es autónomo. En este caso se podrá reanudar el paro siempre que no hayan pasado más de 60 meses (5 años) como autónomo. Durante los primeros 24 meses no habrá que justificar el motivo por el que se deja la actividad, y a partir de ese momento será necesario justificar el motivo.
  • La tercera opción es compatibilizar el paro con los primeros 270 días de autónomo. Durante este periodo como máximo, se cobrará el paro sin reducción. Si al finalizar estos 270 días sigue quedando prestación por desempleo, se suspenderá, como en el caso anterior.

Estoy cobrando un subsidio por desempleo y me puedo poner a trabajar

Salvo algunos casos excepcionales, que veremos en los epígrafes siguientes, cuando se está cobrando un subsidio y se empieza a trabajar por cuenta ajena a jornada completa, se tendrá que suspender el cobro de la ayuda. Cuando se deje de trabajar se podrá reanudar el subsidio que se tenía suspendido, salvo que se tengan cotizaciones suficientes para pedir la prestación por desempleo, 360 días o más, ya que entonces se tendrá que pedir esta prestación.

Si en cambio el trabajo es por cuenta ajena pero a jornada parcial, será necesario ver si con el salario se supera el límite de rentas , establecido en 675 (valor en 2018) euros al mes. Si se supera el límite, entonces se suspenderá el subsidio como si fuera a jornada completa. Si no se supera el límite, entonces se podrá elegir entre suspender el subsidio o compatibilizar el subsidio con el trabajo. En el caso de compatibilización la cuantía del subsidio que se recibe se reducirá en proporción a la jornada que se trabaja (si se trabaja al media jornada, la mitad del subsidio; si se trabaja un 25% de la jornada, se recibirá un 25% menos de subsidio…), en el momento en el que se deja de trabajar, se volverá a cobrar el subsidio completo.

En el caso de que el trabajo sea por cuenta propia, entonces será necesario suspender el subsidio. En el caso de que la actividad dure menos de 60 meses se podrá reanudar el subsidio que quedaba pendiente. Durante los primeros 24 meses como autónomo no se tendrá que justificar el motivo por el cual se deja la actividad, pero a partir de ese plazo, se tendrá que justificar por el motivo, que tendrá que ser por causas económicas, productivas, organizativas, técnicas, pérdida de la licencia, etc.

Voy a trabajar, pero estoy cobrando el subsidio para mayores de 55 años o tengo más de 52 años

Cuando se está cobrando el subsidio para mayores de 55 años se aplican las reglas generales de los subsidios, pero además hay algunas especialidades:

Si se tienen más de 52 años y se está cobrando un subsidio, en el caso de empezar a trabajar a jornada completa, se puede compatibilizar el trabajo y el subsidio siempre que el contrato sea indefinido o temporal con una duración de al menos 3 meses. Esta compatibilidad no es automática y tiene que ser aprobada por el Servicio de Empleo, y durante la misma se recibe el 50% de la cuantía del subsidio. La empresa puede descontar esa cuantía que se recibe del salario que se tiene que pagar, aunque tendrá que cotizar por el salario completo.

Esta compatibilidad no es válida en el caso de contratos de inserción, contratos del Programa de Fomento del Empleo Agrario, contratos de cargos directivos, para empresa que han hecho EREs, empresas para las que se haya trabajado en el último año, o si la empresa es del cónyuge o de un pariente de 2º grado.

Otras especialidad cuando se está cobrando el subsidio para mayores de 52 años es que si se llegan a acumular 360 días cotizados, se pude renunciar a pedir la prestación por desempleo que se ha generado, y seguir cobrando el subsidio para mayores de 52 años, como explicamos en este artículo.

Estoy cobrando el Plan Prepara ¿puedo trabajar sin perder la ayuda?

El Plan Prepara es completamente incompatible con todo tipo de trabajo, ya sea por cuenta propia o ajena, da igual que sea tiempo parcial o completa.

Si se empieza a trabajar, se deja de recibir la ayuda, pero no se detiene el tiempo de ayuda concedido. En el caso de dejar de trabajar antes de que haya pasado todo el tiempo de ayuda concedido, se podrá reanudar por el tiempo que quede. Por ejemplo, se tiene derecho a 6 meses de ayuda, y pasados 2 se encuentra un trabajo de 1 mes, al dejar de trabajar quedarán por cobrar solo 3 meses. Si en cambio el trabajo que se encuentra dura 7 meses, al dejar de trabajar no habrá ya ayuda que reanudar al haberse pasado ya el tiempo que quedaba.

Estoy cobrando la Renta Activa de Inserción y tengo la oportunidad de trabajar

Si se está cobrando la Renta Activa de Inserción (RAI) y se empieza a trabajar con un trabajo por cuenta ajena a tiempo completo, será incompatible y se tendrá que suspender la ayuda. Si el trabajo dura menos de 6 meses, se podrá reanudar la ayuda al dejar de trabajar. Si el trabajo dura más de 6 meses, se perderá lo que queda de ayuda, pero entonces es posible que se pueda pedir el subsidio por cotización insuficiente .

Cuando el contrato es por cuenta ajena a tiempo parcial, habrá que ver si se supera o no el límite de ingresos . En el caso de superarlo, habrá que suspender la ayuda. Si no se supera se podrá compatibilizar la ayuda y el trabajo, pero la cuantía de la ayuda se reducirá en proporción a la jornada que se realice, es decir, si se trabaja a media jornada se reducirá la cuantía la mitad; si se trabaja un tercio de jornada, se reducirá un tercio… En este caso es necesario seguir sellando la demanda de empleo.
Cuando se realiza el trabajo por cuenta propia, será como cuando se trabaja por cuenta ajena a tiempo completo.
Hemos visto que es incompatible seguir cobrando la RAI y trabajar por cuenta ajena a tiempo completo o por cuenta propia, pero sin embargo, se puede recibir una ayuda adicional por el valor del 25% de la RAI, durante 180 días. Esta ayuda que se recibe no se descuenta de la RAI que está suspendida.

Estoy cobrando el Programa de Activación para el empleo (PAE) ¿qué sucede si me contratan?

La ayuda del PAE tiene una regulación específica cuando se empieza a trabajar, que explicamos en esta guía.

Si el contrato es por cuenta ajena a tiempo completo o parcial, se podrá compatibilizar con la ayuda durante 5 meses, siempre que la empresa no sea del sector público y la empresa proceda a descontar del salario la cuantía que se cobra de la ayuda. Si el contrato es a tiempo parcial, este descuento se hará de forma proporcional a la jornada que se realice.

Si la empresa no reduce el salario, entonces la ayuda no será compatible. En ese caso si el trabajo dura menos de 90 días, la ayuda se suspenderá, pudiendo reanudarse cuando se deje de trabajar. Si el trabajo dura más de 90 días, no se podrá luego reanudar la ayuda cuando se deje de trabajar.

Cuando el trabajo es por cuenta propia se suspenderá la ayuda mientras dure la actividad. Si la actividad dura menos de 180 días, se podrá reanudar a ayuda al dejar el trabajo, si la actividad dura más de 180 días, se perderá lo que queda de ayuda.

El contrato de apoyo a emprendedores

El llamado “contrato de apoyo a emprendedores” tiene una particularidad, y es que si se lo ofrecen a una persona que está cobrando el paro y es un contrato a jornada completa, el trabajador puede decidir libremente seguir cobrando el 25 % del paro que le quedase por percibir (prestación contributiva) y al mismo tiempo trabajar con este contrato indefinido, de modo que paro y trabajar son compatibles.

Este contrato tiene además, otros incentivos para las empresas, que se explican en la guía informativa (+info). El principal inconveniente para el trabajador es que establece un periodo de prueba que puede durar hasta un año, durante el cual, si la empresa considera que el trabajador no lo ha superado, podrá rescindir el contrato sin derecho a indemnización.

Los trabajos de colaboración social

Los trabajos de colaboración social son otra de las excepciones a la norma general , ya que en ellos el trabajador seguirá cobrando la prestación o subsidio que recibía, más un complemento que en todo caso garantiza el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Otras cuestiones de interés sobre los trámites a realizar

Cuando deje de trabajar, ¿qué tengo que hacer?

Una vez se deja de trabajar, lo primero que hay que hacer es volver a darse de alta como demandante de empleo. Posteriormente se tiene un plazo de 15 días hábiles (ni sábados, domingos, ni festivos) para pedir la reanudación de la ayuda o la vuelta a cobrar la ayuda completa, dependiendo del caso.

Esta solicitud se puede hacer a través de la página web del SEPE, con certificado digital, DNI electrónico o si se tiene usuario y contraseña, o acudiendo personalmente a la oficina de empleo.

¿Qué son las reanudaciones agrupadas?

En el caso de trabajos puntuales, con contratos de poca duración, y repetidos en un mes, cuando se está cobrando la prestación o un subsidio se puede pedir la reanudación de forma agrupada cuando se suspende la ayuda por estos contratos. De ese modo, a final de mes se comunican todas las altas y bajas que se han producido, para evitar que el trabajador tenga que estar yendo y viniendo constantemente a la oficina de empleo con cada contratación de unos pocos días.

¿Qué pasa si dejo el trabajo de forma voluntaria?

Si el trabajo por cuenta ajena se deja de forma voluntaria no se podrá reanudar ni seguir cobrando ninguna ayuda por desempleo, aunque estuviera se hubiera suspendido para comenzar ese contrato. Tras una baja voluntaria, para que el trabajador pueda recuperar la ayuda que había suspendido será necesario que tenga un nuevo contrato y que éste se termine porque el trabajador sea despedido, finalice su duración o se deje de trabajar por voluntad de la empresa.

Abogado laboralista. Colaborador de Loentiendo.com

5 / 5 ( 1 voto ) Cobrar el paro y trabajar: ¿es posible?

La prestación y el subsidio por desempleo son dos medidas que tiene el Estado para paliar que una persona se encuentre en situación de no estar trabajando, y por tanto, con una falta de ingresos mínimos para poder vivir. No todas las personas que no están trabajando tienen derecho a la prestación o al subsidio. Y además, tienen ambos una duración determinada.

¿Pero qué ocurre si estamos cobrando alguna de ellas y encontramos un trabajo a tiempo parcial? ¿Se puede mantener? Vamos a descubrirlo.

¿Cuál es la diferencia entre prestación y subsidio por desempleo?

La prestación por desempleo se genera cuando el trabajador ha estado cotizando un mínimo de 12 meses. La cuantía a percibir dependerá del salario que haya estado recibiendo durante ese tiempo. Por contra, el subsidio por desempleo se podrá percibir cuando se haya cotizado un mínimo de tres meses (si se tiene cargas familiares) o seis (en caso de no tenerlas). En este caso, la cuantía será del 80% del IPREM independientemente de lo que se haya estado cobrando.

¿Puedo trabajar y estar cobrando el paro (prestación por desempleo)?

Si te ocurre que estás cobrando la prestación contributiva o paro, y empiezas a trabajar a tiempo parcial, por cuenta ajena, vas a poder elegir entre interrumpir la prestación el tiempo que dure el contrato, o seguir cobrándola:

  • Si optas por dejar de percibirla y el contrato dura menos de un año, podrás solicitar que se reanude cuando termine.
  • En el caso de que dure un año o más, vas a poder solicitar una nueva prestación por esas cotizaciones o reanudar la que interrumpiste. Si eliges esta opción, las cotizaciones que hubieran servido para una nueva prestación no se podrán tener en cuenta en el futuro.

¿Durante cuánto tiempo y cuánto cobraría?

Si decides compatibilizar la prestación y el trabajo, la duración de la prestación no cambiará. Sin embargo, la cuantía se reducirá en proporción a la jornada de trabajo que se realice. Si trabajas a media jornada, recibirás un 50% del paro.

En el caso de que decidas pararla, cuando la reanudes, la cobrarás íntegra.

¿Qué pasos tengo que dar para compatibilizarlo?

Es importante que si estás en esta situación la comuniques al SEPE lo antes posible, para evitar sanciones.

Puedes hacerlo de las siguientes maneras:

  • A través de la Sede Electrónica del SEPE si tienes certificado digital o DNI electrónico o usuario y contraseña [email protected]
  • El servicio de atención telefónica a la ciudadanía.
  • En una oficina de empleo, pidiendo> cita previa en la Sede Electrónica del Servicio Público de Empleo Estatal o en el teléfono de cita previa.

¿Y si estoy cobrando el subsidio por desempleo?

Si estás percibiendo el subsidio de desempleo la situación va a ser la misma. Vas a poder optar a pararla o continuar recibiéndola pero de forma reducida.

Si la paras, seguirás cobrando lo que te corresponda cuando finalices el contrato. Y si la compatibilizas, se reducirá proporcionalmente a tu jornada.

Si te han despedido

Cuando tienes un contrato a tiempo parcial de duración limitada, llega un momento en el que se produce un cese de la actividad. También puede ocurrir que te despidan antes de que finalice ese periodo. En ambos casos la legislación establece una indemnización por cese o despido.

Si te ha gustado el artículo sobre trabajar y cobrar el paro, compártelo en tus redes!

¿Es posible cobrar el paro y trabajar a tiempo parcial?

¿Es posible cobrar el paro y trabajar a tiempo parcial? Esta es una pregunta que se le pasa por la cabeza a multitud de españoles cuando se encuentran sin empleo y reciben una oferta para desarrollar una actividad remunerada a media jornada. Por este motivo, y teniendo en cuenta la cantidad de dudas que genera, aquí queremos ofrecerle una respuesta.

¿Qué dice la Seguridad Social respecto a cobrar el paro y trabajar al mismo tiempo?

Debe partir de la base de que la Seguridad Social es un órgano de protección. De hecho, su finalidad, en términos de prestaciones por desempleo, es la de proteger a aquellas personas que, queriendo y pudiendo trabajar, sean despedidas por voluntad del empresario o que, en su defecto, vean reducida su jornada laboral de forma importante. Para ello, les ofrece una prestación económica que, comúnmente, es denominada como paro.

Dicho esto, el cobro del paro es compatible con la posibilidad de trabajar a jornada parcial, aunque con ciertos matices. El más importante de todos es que debe tratarse de su modalidad contributiva, es decir, de la prestación por desempleo a la que se tiene derecho por haber cotizado, al menos, 360 días durante los últimos 6 años.

Opciones del trabajador respecto al cobro del paro y al trabajo a tiempo parcial

El Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) es el organismo que regula todo lo relacionado con la prestación por desempleo y el subsidio por desempleo. Cuando llega el momento en el que un trabajador, cobrando la pertinente prestación, recibe una oferta de empleo a tiempo parcial, le ofrece dos opciones. Eso sí, en ambos casos, tiene la obligación de informar en su oficina de empleo más cercana que va a empezar a trabajar.

Suspensión del pago de la prestación por desempleo

El trabajador tiene derecho a solicitar al SEPE la interrupción de la prestación por desempleo durante los meses que durará su contrato temporal a tiempo parcial con el propósito de reanudar el cobro una vez que expire. Aquí también hay que tener en cuenta dos supuestos:

  • El contrato a tiempo parcial tiene una duración inferior a un año: el sujeto que solicitó la interrupción volverá a cobrar el importe íntegro de la prestación durante los meses que le restasen en el momento de detenerla.
  • El contrato a tiempo parcial tiene una duración superior a un año: en estos casos, se produce el denominado derecho de opción, por el cual el trabajador puede elegir entre cobrar de nuevo la prestación interrumpida o, en su defecto, pedir que se recalcule su prestación teniendo en cuenta las nuevas cotizaciones realizadas durante la vigencia de dicho contrato.

Compatibilización de la prestación por desempleo con el trabajo a tiempo parcial

Un requisito indispensable para compatibilizar el paro con un trabajo a tiempo parcial es que la jornada reflejada en el contrato no sea superior al 50 % de la máxima reflejada en el convenio del sector que corresponda. Una vez certificado, el trabajador tendrá derecho a seguir cobrando su prestación por desempleo reducida en la parte proporcional establecida con el propósito de complementar el salario recibido por el desempeño de su actividad profesional.

Al finalizar el contrato, el interesado, en caso de no haber agotado la prestación por desempleo, deberá acudir a la oficina del SEPE más cercana y solicitar su reactivación total, por lo que empezará a cobrar de nuevo el importe íntegro que percibía antes de empezar a trabajar.

Es necesario echar números para comprobar si esta opción es realmente rentable. Esto se debe, fundamentalmente, a que, una vez iniciado, el reloj del paro no se detiene. Con esto queremos decir que, a pesar de haber cobrado durante un número de meses determinado la prestación por desempleo de manera parcial, ese tiempo computará en términos totales como si se hubiese percibido íntegramente.

¿Qué sucede en el caso de los autónomos?

El trabajo por cuenta propia, como siempre, está sujeto a unas regulaciones independientes al trabajo por cuenta ajena. Evidentemente, esto también afecta en el supuesto de querer compatibilizar el cobro de la prestación por desempleo e iniciar un negocio propio. Vamos a ver cómo.

En primer lugar, hay que decir que cobrar el paro como autónomo es posible en España. Es decir, cualquier trabajador que, después de haber sido despedido o de haber visto como su contrato finalizaba, empezarse a percibir la prestación por desempleo podrá compatibilizarla con el rendimiento obtenido si pone en marcha un negocio y se da de alta como autónomo.

Antes del mes de octubre de 2015, esta opción estaba reservada para los emprendedores menores de 30 años, pero, hoy en día, cualquier persona puede aprovecharse de ella. Eso sí, el período de tiempo máximo durante el cual se puede compatibilizar el paro con el trabajo autónomo es de 9 meses. Esto quiere decir que, transcurrido ese lapso desde el comienzo de la actividad, el trabajador dejará de percibir la prestación sin importar si le restan mensualidades por cobrar o no.

Por su parte, en caso de que el negocio no fuese como el emprendedor esperaba, tendrá derecho a reanudar el cobro de la prestación por desempleo suspendido por el inicio de la actividad por cuenta propia hasta 5 años después de haberse dado de alta como autónomo en la seguridad social.

Otras opciones disponibles para los trabajadores autónomos

Lo cierto es que, hoy en día, apostar por seguir cobrando el paro durante los primeros 9 meses de actividad autónoma no es la opción más frecuente. En este sentido, los trabajadores por cuenta propia suelen apostar por la capitalización de su prestación por desempleo, es decir, por el cobro íntegro y en una sola mensualidad de todo el dinero que tendrían derecho a percibir.

Sin duda, esta es otra forma de compatibilizar el paro con el trabajo autónomo, motivo por el que queremos hacer una breve alusión a ella. En concreto, se puede solicitar dicha capitalización en los siguientes supuestos:

  • Capitalización del 100 % de la prestación por desempleo para la apertura de un negocio: antes solo podían solicitarla las mujeres de edad inferior a los 35 años y los hombres con menos de 30 años (el resto solo podía pedir el 60 % del total) pero, hoy en día, cualquier persona tiene derecho a ella sin restricciones de edad. Eso sí, los gastos que se financien mediante la percepción de la cantidad correspondiente se deben justificar documentalmente en una oficina del SEPE.
  • Capitalización del 100 % de la prestación por desempleo para la constitución de una sociedad: esta opción, antes de octubre de 2015, tampoco era posible. Ahora sí que se permite siempre y cuando el solicitante vaya a ejercer el control efectivo de la sociedad que quiere crear.

Por su lado, aunque resulte muy poco frecuente, los autónomos que tuviesen derecho a percibir la prestación por cese de actividad podrán compatibilizarlo con el acumulado por su trabajo previo por cuenta ajena. Esto es válido tanto en lo que respecta a su capitalización como a su percepción prorrateada.

En definitiva, sí que es posible compatibilizar el cobro del paro con el trabajo a tiempo parcial. De hecho, la Seguridad Social, a través del SEPE, da facilidades para ello. Incluso se puede solicitar si lo que se desea es emprender un negocio. Una medida muy interesante y que deben tener en cuenta todos los trabajadores que se vean en situación de desempleo y reciban una oferta laboral que no sea de jornada completa.

Si quieres más información solicita una consulta con nosotros.

— publicidad —

Si estás cobrando el paro y te han ofrecido trabajar a tiempo parcial hay una serie de cuestiones que debes tener en cuenta, en relación a la ayuda para desempleados que estás recibiendo. ¿Se puede trabajar a tiempo parcial y seguir cobrando el paro? Descúbrelo a continuación.

En un momento en el que el mercado laboral dispone de una de las tasas de paro más elevadas, es frecuente que los trabajadores no deseen descartar ninguna oferta de empleo a pesar de estar cobrando algún tipo de prestación. La diferencia viene entre el tipo de ayuda que se esté recibiendo, si la prestación contributiva (lo que se conoce popularmente como paro) o bien el subsidio por desempleo, ya que entre ambos sistemas existen algunas diferencias.

Cressida studio ||

El derecho a paro en el trabajo a tiempo parcial

Si has recibido la prestación por desempleo y tienes la posibilidad de trabajar a tiempo parcial puedes optar por dos modalidades:

  • Antes que nada, comunicar al SEPE que estás trabajando y continuar recibiendo el paro de forma reducida en relación a las horas que vas a trabajar a tiempo parcial.
  • Detener la prestación mientras dure el contrato de trabajo y volver a solicitarla cuando vuelvas a la situación de desempleo total.

En este último caso, si el contrato a tiempo parcial tiene una duración inferior a un año puedes solicitar que te reanuden la prestación económica a la finalización del trabajo, y de este modo cobrar el resto de meses que se quedaron pendientes. Sin embargo, si el nuevo contrato mantiene una duración superior a un año, podrías solicitar una nueva prestación que contemple el periodo que has cotizado nuevamente durante el trabajo a tiempo parcial.

Sergey Nivens ||

¿Es incompatible la prestación por desempleo y el trabajo a tiempo parcial?

Has de tener en cuenta que con carácter general, no existe ninguna incompatibilidad entre el subsidio y el contrato de trabajo temporal. Sin embargo debido a su carácter de prestación, si es obligatorio comunicar de la existencia de ese nuevo trabajo a la oficina de empleo para evitar que el Servicio Público de Empleo Estatal conozca por parte de la Seguridad Social que estás ocupando un nuevo puesto de empleo, y que pueda percibir mala fe por tu parte debido a la ausencia de comunicación.

Si optas por el silencio y no decides comunicar tu cambio de actividad, sí es posible que a modo de sanción el organismo oficial te retire cualquier tipo de ayuda que estés recibiendo como desempleado. Este punto es importante, así que ante la duda, comunica cualquier cambio de actividad laboral al SEPE.

¿Puedo trabajar a tiempo parcial y cobrar el subsidio por desempleo?

Al principio del artículo comentábamos que existen diferencias entre la prestación contributiva y el subsidio. ¿Por qué? Muy sencillo. Si recibes un subsidio por desempleo, no podrás superar los 530,78 € al mes con el sueldo de tu nuevo contrato. En este caso, deberás optar por detener la ayuda y reanudarla una vez finalizada la contratación, siempre que no tengas acumulados más de 360 días de cotización. Si no, tendrás derecho a solicitar la prestación contributiva o paro, en puesto del subsidio por desempleo.

Es una práctica que entraña más riesgo del que te imaginas. No solo te puedan multar retirándote la prestación sino que, además, puedes acabar en la cárcel por fraude a la Seguridad Social. Un experto aclara tus dudas.

Una práctica ilegal

Recibir la prestación por desempleo y a la vez trabajar, ya sea por cuenta propia o ajena (en negro o en B), es ilícito. “Supone una infracción grave según la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social”, explica Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo.

De producirse esta situación, la primera consecuencia que tiene para el trabajador es que “tendría que reintegrar las cantidades cobradas. Además podría perder el derecho a percibir esta prestación durante cierto tiempo o de manera ilimitada”, detalla.

Se calcula que en 2016 se dará de baja por fraude en el cobro del paro a 410.000 demandantes.

Con pena de cárcel en algunos casos

“Efectivamente, el trabajador puede ir a la cárcel por cometer esta infracción”, confirma Jorge Guelbenzu. “A comienzos de 2013 se incluyó este aspecto en el Código Penal dentro del fraude a la Seguridad Social, un delito que se castiga con la pena de seis meses a tres años de cárcel”.

Eso sí, el trabajador “quedará exento de responsabilidad criminal si reintegra lo percibido incrementado con el interés anual legal del dinero más dos puntos porcentuales”, comenta el experto.

Esto es literalmente lo que dice la ley: “Quien obtenga, para sí o para otro, el disfrute de prestaciones del Sistema de la Seguridad Social, la prolongación indebida del mismo, o facilite a otros su obtención, por medio del error provocado mediante la simulación o tergiversación de hechos, o la ocultación consciente de hechos de los que tenía el deber de informar, causando con ello un perjuicio a la Administración Pública, será castigado con la pena de seis meses a tres años de prisión”.

El empresario también paga

También el empresario podría acabar con sus huesos en la cárcel si permite esta situación. “Si se trata de un delito podría ser castigado con prisión de seis meses a seis años y multa de seis a doce meses, tal y como recoge el artículo 311 del Código Penal (“cuando mediante engaño o abuso se impone a los trabajadores condiciones laborales o de Seguridad Social que perjudiquen, supriman o restrinjan los derechos que tengan reconocidos por la ley, convenios colectivos o contrato individual”), declara el director general de Infoempleo.

El sistema francés de protección social V – Seguro de desempleo

  • FR
  • EN
  • ES
  • DE
  • IT
  • PT

NB: Si desea más información sobre los numerosos cambios relativos al seguro de desempleo a partir del 1 de noviembre de 2019, consulte el sitio web del Unédic.

El régimen del Seguro de Desempleo emana de negociaciones entre los interlocutores sociales (organizaciones de patronos y asalariados nacionales e interprofesionales), que se concluyen con la elaboración de un convenio.

A continuación, si dicho convenio respeta la legislación vigente, los poderes públicos lo ratifican para que sea oficialmente aplicable.

El seguro de desempleo se aplica en Francia metropolitana, en los departamentos de ultramar, en San Pedro y Miquelón, San Bartolomé, San Martín, y Mónaco. No se aplica en Mayotte, que dispone de un régimen específico.

Organización

El Servicio Público de Empleo ha sido organizado con el conjunto de los interlocutores sociales en torno a dos estructuras: la Unión Nacional Interprofesional para el Empleo en la Industria y el Comercio (UNEDIC), administrada por los interlocutores sociales que siguen gestionando el régimen de seguro de desempleo y fijan las modalidades de indemnización, y el organismo «Pôle Emploi» (organismo nacional para la búsqueda de empleo).

El Polo de Empleo tiene por objeto concentrar en un mismo lugar todas las ayudas para encontrar trabajo: recibir, orientar, formar y colocar a los demandantes de empleo y abonarles una renta de sustitución.

Financiación

El régimen del Seguro de Desempleo se financia mediante cotizaciones calculadas sobre la base del salario dentro del límite de 4 veces el límite mensual máximo de la Seguridad Social, o sea 13.508 € en 2019. Desde el 1 de enero de 2019, solo los empleadores cotizan al Seguro de Desempleo, puesto que las cotizaciones salariales han sido suspendidas, salvo para los trabajadores del espectáculo, los asalariados monegascos y ciertos asalariados expatriados.

Se abonan las cotizaciones de desempleo al organismo de recaudación competente para el instituto del que dependan los asalariados: la URSSAF en Francia metropolitana, y la Caja General de Seguridad Social (CGSS) en los departamentos de ultramar (DOM).

Campo de aplicación

El régimen se aplica a todos los asalariados de las empresas incluidas en el campo de aplicación territorial del convenio.

Prestaciones

El principio, el importe y la duración de las prestaciones del Seguro de Desempleo dependen de la duración del período de afiliación al régimen y de las cotizaciones pagadas.

Requisitos para la atribución

Para poder ser beneficiario de prestaciones por desempleo (Subsidio de ayuda a la vuelta al trabajo o ARE), se requiere:

  • sufrir una pérdida de empleo involuntaria (despido, final de un contrato temporal o de un contrato por obra o servicio, ruptura convencional o dimisión por motivo legítimo);
  • gozar de aptitudes físicas para ejercer un empleo;
  • inscribirse a Pôle emploi como demandante de empleo dentro de los 12 meses siguiendo la pérdida del empleo y buscar activamente una actividad;
  • justificar de al menos 4* meses de actividad asalariada a lo largo de los últimos 28* meses o de los últimos 36 meses para los trabajadores mayores de 53 años, en el momento de la ruptura del contrato de trabajo;
  • no haber alcanzado la edad requerida o el número de trimestres requeridos para beneficiarse de una pensión de jubilación a tasa plena;
  • residir en un territorio cubierto por el Seguro de desempleo: Francia metropolitana, departamentos franceses de ultramar – DOM (salvo Mayotte), San Pedro y Miquelón, San Bartolomé, San Martín, y principado de Mónaco.

* En los períodos de desempleo que comiencen el 1 de noviembre de 2019, o con posterioridad a dicha fecha, es necesario justificar, como mínimo, 130 días de trabajo o 910 horas trabajadas (equivalente a 6 meses) en un período de referencia de 24 meses. El período de referencia aplicable a los asalariados de 53 años y más no sufre ninguna modificación (36 meses).

Las prestaciones por desempleo pueden ser suspendidas si los beneficiarios no cumplen con las obligaciones que les corresponden, a saber si:

  • no prueban sus búsquedas de empleo;
  • rechazan una oferta de empleo razonable en dos ocasiones;
  • no responden a las citaciones de Pôle emploi;
  • rechazan una formación, etc.

La duración del periodo de suspensión varía entre 1 y 4 meses según el tipo de incumplimiento, y puede ser definitiva en caso de falsa declaración.

Desde el 1 de noviembre de 2019, los asalariados que dimitan pueden cobrar la prestación de desempleo si justifican un proyecto de reconversión profesional. Debe tratarse de crear o retomar una empresa, o realizar una formación. La prestación, calculada en función de los salarios anteriores, sólo puede ser concedida a las personas que hayan trabajado como asalariadas un mínimo de 5 años consecutivos y que hayan solicitado consejo sobre su evolución profesional (CEP) antes de dimitir. También es imprescindible que una comisión regional valide el proyecto y apuntarse a Pôle Emploi en un plazo máximo de 6 meses a partir de dicha validación. Más información.

Renta de substitución

Las prestaciones por desempleo están sometidas a la contribución social generalizada (CSG) y a la contribución para el reembolso de la deuda social (CRDS).

El subsidio de ayuda de vuelta al empleo (ARE) garantiza una renta de substitución a los asalariados que perdieron su empleo de manera involuntaria y que cumplan las condiciones exigidas para su atribución.

Se calcula el importe de la ARE en base al salario diario de referencia (SJR, en francés). Este salario se compone de las remuneraciones íntegras sometidas a cotizaciones durante los 12 meses naturales inmediatamente anteriores al último día de trabajo remunerado (período de referencia para el cálculo o PRC) , dentro del límite de 4 veces el límite máximo mensual de la Seguridad Social (13.508 € por mes). Se calcula de la siguiente forma:

* El coeficiente de 1,4 que corresponde a 7/5° permite convertir el número de días trabajados en días naturales.

SJR = Salario de referencia / (Nº de días trabajados dentro del período de referencia para el cálculo X 1,4*)

El importe diario del ARE es igual al importe más elevado entre:

  • 40,4 % del SJR + una parte fija (12 €)
  • 57 % del SJR

Dicho importe no puede ser inferior a 29,26 € ni superior al 75 % del SJR.

A partir del 1 de noviembre de 2019, la prestación tendrá un límite máximo al cabo de 6 meses de indemnización. Así pues, los beneficiarios cuya prestación se calcule a partir de un salario mensual bruto superior a 4 500 € percibirán una prestación reducida en un 30 %, sin que pueda ser inferior a 84,33 € al día. Los solicitantes de empleo de más de 57 años, no se verán afectados por esta medida.

Inicio y duración de la indemnización

La indemnización se realiza al día siguiente del plazo de espera y de los períodos de aplazamiento.

El plazo de espera es de 7 días. Se aplica siempre que se tenga derecho a la indemnización de seguro de desempleo, y se añade a los eventuales:

  • Aplazamiento «vacaciones retribuidas», calculado a partir del importe de la indemnización compensadora de vacaciones que se paga al final del contrato,
  • Aplazamiento «específico», calculado en función de las indemnizaciones de ruptura extra-legales (superiores al mínimo legal) que se abonan al romperse el contrato laboral. Dicho aplazamiento se limita a 150 días como máximo, o 75 días en el marco de un despido por razones económicas.

La duración de pago del subsidio está fundamentada en el principio «un día trabajado corresponde a un día indemnizado». Para determinar esta duración, se multiplica los días trabajados contabilizados para el reconocimiento del derecho por 1,4. La duración es de, como mínimo, 122 días y, como máximo, de:

  • 730 días (24 meses) si el trabajador tiene menos de 53 años de edad,
  • 913 días (30 meses) para el trabajador de 53 años de edad hasta 55 años de edad,
  • o 1.095 días (36 meses), si el trabajador tiene más de 55 años (se toma como referencia la edad que tenía el trabajador a la fecha de finalización del contrato laboral).

Medidas incitativas para la vuelta al trabajo

Derechos recargables

Este dispositivo permite a un desempleado indemnizado retomar una o varias actividad/es laboral/es cuya duración total sea superior o igual a 150* horas, sin perder los derechos adquiridos en la fecha de su solicitud inicial de indemnización. De esta manera el desempleado puede acumular los nuevos derechos derivados de un corto período de actividad con aquellos que él no hubiera consumido en la fecha de su vuelta al trabajo.

* Si el último contrato laboral se termina tras el 1 de noviembre de 2019, la apertura de nuevos derechos sólo se produce a condición de haber vuelto a trabajar por lo menos otros 6 meses (910 horas o 130 días).

Derecho a optar entre antiguos y nuevos derechos

Bajo determinadas condiciones y como alternativa a los derechos recargables, el derecho a optar permite elegir el subsidio resultante del último período de trabajo sin esperar el agotamiento de los subsidios por desempleo derivados de un derecho anterior y no disfrutados. Esta modalidad puede presentarse cuando el trabajador desempleado retoma, a lo largo de su período de indemnización, una actividad cuya remuneración es superior a la que condicionó la apertura del derecho al subsidio inicial.

Si el trabajador desempleado elige dicha opción, renuncia definitivamente al beneficio de los subsidios que todavía le correspondían por titulo del precedente derecho ARE para cobrar unos nuevos subsidios más elevados.

Más información en la página web de UNEDIC

Acumulación salario y seguro de desempleo

Se puede acumular parcialmente el Subsidio de ayuda a la vuelta al trabajo (ARE) con una remuneración derivada de una actividad laboral, cual sea el número de horas trabajadas en el marco de dicha actividad.

En el caso de una acumulación, el importe de las prestaciones pagadas se calcula de la siguiente manera: Prestaciones que hubieran sido devengadas sin actividad laboral – el 70 % del salario bruto mensual devengado por la nueva actividad.

Cobrar el desempleo y el contrato a tiempo parcial

Concepto.

Recibir la prestación o subsidio por desempleo es con carácter general incompatible con la posibilidad de realizar un trabajo al mismo tiempo. No obstante hay una serie de supuestos en los que está permitido cobrar la prestación o subsidio por desempleo, de forma reducida en proporción al tiempo trabajado.

Compatibilidad de la prestación por desempleo con el trabajo.

¿En qué supuestos puedo compatibilizar la prestación/subsidio por desempleo con el trabajo?

La prestación o subsidio por desempleo es posible compatibilizarla con el trabajo, pero únicamente con el trabajo a tiempo parcial.

A esa situación de parcialidad podría llegarse de alguna de las siguientes dos maneras:

  • Se encuentra percibiendo la prestación o subsidio por desempleo y encuentra un trabajo a tiempo parcial.
  • Se produce una reducción de jornada.

Compatibilizar la prestación por desempleo con el trabajo a tiempo parcial.

¿Qué puedo hacer si estoy recibiendo la prestación por desempleo y encuentro un trabajo a tiempo parcial?

Cuando se esté recibiendo la prestación por desempleo y el trabajador tenga interés en iniciar un trabajo a tiempo parcial, se le abren dos posibilidades:

  • Seguir recibiendo la prestación por desempleo.
  • Dejar de recibir la prestación por desempleo.

¿Qué pasa si decido seguir recibiendo la prestación por desempleo mientras trabajo a tiempo parcial?

Cuando se esté recibiendo la prestación por desempleo y se inicie un trabajo a tiempo parcial y se desee seguir recibiendo la prestación por desempleo, dos son los aspectos negativos a tener en cuenta:

  • Reducción de la prestación de forma proporcional al número de horas que se trabajen. El inicio del trabajo a tiempo parcial tiene que ser comunicado por el trabajador al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE, antes INEM). El SEPE analizará las condiciones del nuevo empleo, especialmente el porcentaje de jornada trabajado en relación a la jornada completa establecida en convenio colectivo o legalmente, para posteriormente aplicar ese coeficiente de parcialidad a la cuantía de la prestación que se venía recibiendo con el objeto de determinar la cuantía que se seguirá recibiendo durante la compatibilización.
    • Ejemplo: Félix se encuentra recibiendo la prestación por desempleo en una cuantía de 1000€ mensuales. Cuando aún le quedaban 5 meses de desempleo, encuentra un nuevo trabajo a tiempo parcial, trabajando el 60% de la jornada a tiempo completo (es su coeficiente de parcialidad). Félix comunica al SEPE su intención de iniciar el nuevo trabajo, ante lo cual el SEPE procede a realizar el nuevo cálculo de su prestación. Como la jornada es el 60% respecto de la jornada a tiempo completo y la reducción de su prestación por desempleo es proporcional a su nueva jornada de trabajo, su prestación se verá reducida en ese 60%, pasando a recibir 400€ mensuales de prestación.
  • La duración de la prestación no se alargará con independencia de que vaya a cobrarse menos. Cuando se decide recibir la prestación por desempleo se pasará a cobrar menos cantidad y durante el mismo tiempo que restaba por recibir. El resultado de esto es que se agotará la prestación por desempleo que te correspondía habiendo recibido en total una cuantía menor.
    • Ejemplo: Félix estaba cobrando 1000€ mensuales de desempleo y le quedaban cinco meses de prestación cuando encuentra un nuevo trabajo a tiempo parcial con el coeficiente de parcialidad del 60%. Esto implica, como hemos indicado en el ejemplo anterior, que pasará a cobrar 400€ de prestación, pero la duración de la misma no se verá incrementada por lo que recibirá esos 400€ durante los cinco meses restantes y la prestación se extinguirá. Esto implica que si hubiera seguido desempleado en esos cinco meses, en concepto de desempleo tendría derecho a recibir 5000€, mientras que por haber compatibilizado la prestación con el trabajo a tiempo parcial y reducirse la cuantía de la misma sin verse incrementada su duración, la cantidad que le quedaría por desempleo sería de 2000€.

¿Qué pasa si decido paralizar el cobro de la prestación por desempleo mientras trabajo a tiempo parcial?

En este caso la prestación queda suspendida, y se podrá disfrutar con posterioridad a la finalización del contrato, en la cuantía y duración que quedaban por disfrutar al inicio del mismo.

No obstante hay que tener en cuenta una serie de precisiones al respecto, como son las siguientes:

  • Si el nuevo contrato a tiempo parcial dura menos de un año.
    A la finalización del mismo podrá reanudar la prestación en la cuantía y duración que le quedaban.
  • Si el contrato a tiempo parcial dura más de un año.
    Se abre lo que se llama “derecho de opción, debiendo el trabajador optar entre las siguientes dos opciones:
    • Reanudar la prestación en la cuantía y duración que le quedaban.
    • Optar por utilizar la prestación generada por las cotizaciones hechas durante este contrato que ha durado al menos un año (recordemos que para que se genere una prestación por desempleo se requiere haber cotizado al menos 365 días, de ahí que se abra esta nueva opción).

Compatibilizar el subsidio por desempleo con el trabajo a tiempo parcial.

¿Qué puedo hacer si estoy recibiendo el subsidio por desempleo y encuentro un trabajo a tiempo parcial?

Cuando se esté recibiendo el subsidio por desempleo y el trabajador quiera empezar un trabajo a tiempo parcial, tiene dos opciones respecto del indicado subsidio:

  • Seguir recibiendolo, aunque reducido.
  • Dejar de recibir el subsidio por desempleo.

¿Qué pasa si decido seguir recibiendo el subsidio por desempleo mientras trabajo a tiempo parcial?

En este supuesto se seguirá recibiendo el subsidio, pero en una cuantía reducida proporcional al tiempo trabajado.

  • Ejemplo: Juan se encuentra recibiendo el subsidio por desempleo y encuentra un nuevo empleo a tiempo parcial, con una jornada reducida al 50% ya que presta servicio durante 20 horas semanales cuando la jornada a tiempo completo es de 40 horas semanales. Juan ha decidido seguir recibiendo el subsidio mientras trabaja, aunque su cuantía se verá reducida en un 50%.

¿Qué pasa si decido paralizar el subsidio por desempleo mientras trabajo a tiempo parcial?

  • Si el contrato ha durado menos de un año:

En este supuesto se produce la reanudación del subsidio, por el tiempo y cuantía que correspondía.

  • Si el contrato ha durado más de un año:

Si el contrato ha durado un año y se ha cotizado a desempleo durante ese tiempo, implica que se podrá acceder a la prestación por desempleo pues el requisito básico es el haber cotizado al menos durante 365 días (lo que dará derecho a recibir 180 días de prestación).

¿Es compatible el subsidio para mayores de 52 años y el trabajo por cuenta ajena?

El miércoles 13 de marzo, entra en vigor el nuevo subsidio para parados mayores de 52 años, que ha sido publicado este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el decreto ley que lo regula.

Este subsidio, consistente en una ayuda mensual de 430 euros, eleva su duración máxima, ya que podrá percibirse hasta el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación, frente a la regulación anterior, que obligaba a dejar de cobrarlo en el momento en el que se pudiera acceder a cualquier modalidad contributiva de jubilación, dando lugar así a jubilaciones anticipadas forzosas.

Además de rebajar la edad de acceso de los 55 años actuales a los 52 años, este decreto suprime el requisito de tener cumplidos los 52 años en el momento del hecho causante y elimina los porcentajes aplicables a la cuantía del subsidio cuando el beneficiario proviene de un trabajo a tiempo parcial.

Compatibilidad del subsidio con el trabajo por cuenta ajena

Podrán compatibilizar, en general, los subsidios por desempleo con el trabajo por cuenta ajena los trabajadores desempleados mayores de 52 años, inscritos en las oficinas de empleo, beneficiarios de cualquier subsidio, siempre que sean contratados a tiempo completo, de forma indefinida o temporal, en cuyo caso, la duración del contrato debe ser superior a tres meses.

No se admite este supuesto de compatibilidad con el contrato de inserción, con el contrato subvencionado por el Servicio Público de Empleo Estatal al amparo del Programa de Fomento del Empleo Agrario ni con los contratos a los cargos directivos de una empresa o a los miembros de los órganos de administración de las entidades o empresas que revistan la forma jurídica de sociedad.

La empresa contratante no debe tener autorizado un Expediente de Regulación de Empleo de extinción, suspensión o reducción de jornada, ni haberle mantenido contratado en los últimos doce meses.

El empresario, los cargos directivos o los miembros de los órganos de administración de la empresa no pueden ser ni su cónyuge ni parientes suyos hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad.

También podrán compatibilizar voluntariamente el subsidio por desempleo en favor de los trabajadores eventuales incluidos en el Sistema Especial Agrario de la Seguridad Social, regulado por el Real Decreto 5/1997, de 10 de enero, con el trabajo por cuenta ajena, los trabajadores desempleados mayores de 52 años, inscritos en las oficinas de empleo y beneficiarios de dicho subsidio.

Una de las primeras alternativas que suelen plantearse cuando uno está en paro es si existe la posibilidad de trabajar y cobrar el paro al mismo tiempo para llevar a cabo trabajos eventuales o incluso aceptar un contrato de media jornada. La respuesta es afirmativa, aunque conviene hacer algunos matices.

La norma general grabada en la conciencia colectiva nos dice que cobrar el paro es incompatible con trabajar. Sin embargo, la realidad es bien diferente. Se puede trabajar a tiempo parcial y cobrar el paro y se pueden tener trabajos esporádicos y cobrar el paro, aunque para eso las ofertas de empleo deben ajustarse a algunas restricciones.

La más importante es que debe tratarse de trabajos por cuenta ajena. Es decir, cobrar el paro es totalmente incompatible con la función como trabajador por cuenta propia o autónomo. A partir de ahí, es imprescindible que exista un contrato laboral legal por el medio entre el parado y quien le contrata. Además, para que se pueda compatibilizar paro y trabajo, debe tratarse de un contrato a tiempo parcial, es decir, que no ocupe la plenitud de la jornada laboral de parado, ya que en ese caso se dejaría de percibir la prestación, como se explica más adelante.

SEPE prestaciones, todo lo que debes saber

Además, la página de SEPE, acrónonimo de Servicio Público de Empleo Estatal y antiguo INE, explica dos supuestos diferentes para quienes cobran la prestación de nivel contributivo y quienes cobran prestación de nivel asistencial.

Con la prestación a nivel contributivo

En términos generales, podrán beneficiarse de cobrar el paro y trabajar a tiempo parcial quienes estén cobrando la prestación por desempleo y encuentren un empleo a tiempo parcial o quienes contando con dos trabajos a tiempo parcial pierdan uno de ellos, así como quienes pasen de un contrato a tiempo completo a otro parcial, una opción que muchas empresas están utilizando para evitar despidos con la crisis.

Existen diferencias en función de la duración del contrato. En este sentido, cuando su duración sea inferior a 360 días se podrá reanudar la prestación, mientras que su se supera el año habrá que elegir entre reanudar la prestación o solicitar una nueva por el periodo cotizado.

El siguiente gráfico explica cómo es el proceso y la relación entre el contrato parcial y las prestaciones:

Lo que hay que tener en cuenta es que pese a ser compatibles, el aceptar un trabajo a tiempo parcial tendrá un repercusión sobre la cuantía de la prestación. De hecho, esta disminuirá en proporción a la jornada trabajar. Dicho de otra forma, sólo se cobrará el paro correspondiente al porcentaje de la jornada que no se trabaje hasta completar una jornada completa. Quizás la mejor forma de entenderlo es a través de un ejemplo: Una persona que cobre 1.000 euros de prestación y encuentre un trabajo por 4 horas diarias pasará a cobrar 500 euros de paro, ya que 4 horas representa el 50% de una jornada laboral normal.

Lo que además hay que tener en cuenta es que el tiempo de la prestación no se alarga en el tiempo de forma proporcional a la cantidad que se deja de percibir. Los días de paro computan como si se cobrase todo el paro. De esta forma, por estar trabajando a tiempo parcial y percibir sólo el 25% de la prestación no aumenta el ‘tiempo de paro’.

Oficinas SEPE Madrid

Con la prestación de nivel asistencial

Si, por el contrario, el parado percibe una prestación de nivel asistencial cambian las opciones que tiene en función de la duración del contrato, pero no el dinero que percibirá del paro mientras esté trabajando a tiempo parcial. Es decir, que la cuantía que cobre de paro se reducirá en la misma medida que el número de horas que trabaje.

Además, si el salario supera los 481 euros al mes se podría suspender el pago del subsidio por superar el límite de las rentas permitidas para su cobro.

Por otra parte, si duración del contrato menor a 360 días cuando finalice se puede solicitar la reanudación del subsidio que se interrumpió al comenzar el contrato. En caso de que el contrato se alargue más de 360 días o un año podrá volver a solicitar una nueva prestación de nivel contributivo.

Contratos a tiempo completo

La cosa cambia cuando hablamos de contratos a tiempo completo. Tanto es así que estos son incompatibles con el cobro del paro. Esto significa que durante el tiempo que se esté trabajando por cuenta ajena a jornada completa se interrumpirá totalmente el paro. Una vez finalizado el trabajo, es decir, al quedarnos en paro. si este ha durado menos de 360 días, se podrá solicitar que se active de nuevo la prestación. Si por el contrario supera el año, habrá que elegir entre reanudar la prestación que dejamos de percibir en su momento o comenzar la nueva con el tiempo cotizado que hayamos acumulado.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *